You are on page 1of 58

Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Síntesis de ciencias sociales CUARTO periodo

La época colonial

La Colonia es el período comprendido entre 1550, cuando se organizaron las primeras


audiencias, y 1810, cuando se inició el proceso de Independencia. Durante este período,
las autoridades españolas administraron el territorio americano y organizaron la economía,
apoyados en el trabajo de los indígenas y de los esclavos africanos.

La sociedad que surgió en América se dividió entre los españoles, que eran el grupo
dominante; los indígenas, que eran controlados y protegidos por los españoles; y los
esclavos africanos, que no tenían derechos y estaban al servicio de los españoles y los
criollos.

La organización colonial

En el período colonial, la Corona española implantó en América un sistema de gobierno,


unas instituciones y unas costumbres que le permitieron controlar los nuevos territorios y a
sus habitantes.

La Colonia se organizó sobre los territorios descubiertos a partir de 1492, con la llegada de
Colón, y sobre las tierras conquistadas a los indígenas. En esta nueva organización,
participaron los nuevos habitantes, los indígenas y los esclavos africanos.

 Los nuevos habitantes: los españoles que participaron en la Conquista, y que luego se
establecieron en América durante la Colonia, eran principalmente soldados, campesinos
pobres y pequeños artesanos.

Estos españoles llegaron a América en busca de fortuna y poder, y se convirtieron en


el grupo más rico y poderoso: adquirieron las mejores tierras y ocuparon los mejores
puestos en la administración.

 Los indígenas: la población indígena que sobrevivió a las guerras de Conquista y a las
enfermedades que trajeron los españoles fue obligada a trabajar duro en la minería y la
agricultura.

Aunque eran reconocidos como súbditos del rey de España, los indígenas fueron
esclavizados y maltratados por los colonizadores. Solo hasta 1542, con las Leyes
Nuevas, se les garantizó la libertad y se dictaron órdenes para protegerlos de cualquier
tipo de abuso.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

 Los esclavos africanos: fueron traídos de África, para remplazar a los indígenas en algunas
labores. Eran considerados como un objeto, propiedad de quien los compraba y por ello
recibían maltratos y humillaciones constantemente.

Estándar: relaciones con la historia y las culturas

El gobierno colonial

Durante la Colonia, la principal autoridad era el rey de España, quien gobernaba a través
de unas instituciones que funcionaban en España y en América para administrar los nuevos
territorios.

Instituciones con sede en España

 El Consejo de Indias: empezó a funcionar en 1524. En él se elaboraban las leyes para las
colonias, se dictaban normas para proteger a los indígenas, se administraba la economía
colonial, se proponían al rey candidatos para ser los empleados del gobierno colonial y se
controlaba a los funcionarios coloniales, mediante los mecanismos de las visitas y los
juicios de residencia .
 La Casa de Contratación: fue creada en 1503 y estaba ubicada en el puerto de Sevilla. Era
la encargada de controlar el comercio entre España y América, por lo que vigilaba los
barcos, los pasajeros y las mercancías que se movían a través del océano Atlántico.
Además, cobraba los impuestos sobre los productos que se comerciaban, otorgaba los
permisos para viajar a América, y proporcionaba a los navegantes mapas y preparación
para el viaje.

Instituciones con sede en América

 La Real Audiencia: conformada por un presidente, por varios magistrados, llamados


oidores, y por otros funcionarios como escribanos, notarios y alguaciles.

Sus principales funciones eran: dictar leyes sobre el comercio, las tierras y los
caminos, juzgar y castigar los delitos, dirigir la economía y proteger a los indígenas.

 La presidencia: creada para solucionar algunos problemas administrativos.

Se encargaba de nombrar jueces y funcionarios en las ciudades, administraba las


finanzas coloniales y rendía informes al rey.
Después de su creación, la Real Audiencia se dedicó solo al manejo de la justicia.

 El virreinato: unidad administrativa encargada de los aspectos políticos, económicos y


militares.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Estaba dirigida por un virrey, quien era el representante directo del rey en las colonias, y se
creó para agrupar territorios más pequeños: las gobernaciones.

La Real Audiencia era el principal tribunal de justicia en las colonias.

Los gobiernos locales

Los españoles dividieron el territorio americano para gobernarlo y administrarlo más


fácilmente. Además de los virreinatos y las Reales Audiencias, que eran las formas de
organización más grandes, existían:
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

 Las gobernaciones: territorios conformados por varias ciudades, que cuando


correspondían a una misma región, se denominaban provincias. Estaban a cargo de un
gobernador.
 Las capitanías generales: regiones de frontera que se encontraban en conflicto. Los
conflictos se presentaron primero frente a grupos indígenas no conquistados y, luego,
frente a ataques de otras potencias europeas. Estaban a cargo de un militar o capitán
general.
 El cabildo: la institución con mayor autoridad en las ciudades y los pueblos del Nuevo
Mundo. Dependía de la Real Audiencia, y era el encargado de administrar cada población,
recaudar impuestos y hacer obras públicas. Tenía los siguientes funcionarios:
o El alcalde: jefe de gobierno y encargado de la administración.
o Los escribanos: encargados de registrar por escrito todos los actos oficiales.
o Los alguaciles: encargados de mantener la seguridad y el orden.

Los cabildos estaban compuestos por españoles o por criollos, descendientes de españoles.
Cuando se quería tratar asuntos importantes, se convocaba un cabildo abierto, que era una
reunión en la que participaban los habitantes más destacados de cada ciudad.

Durante la Colonia algunos cargos de la administración local como los de tesoreros,


escribanos y regidores o alcaldes, eran vendidos entre los españoles y los criollos más ricos.
Este fue un mecanismo de la Corona para recoger dinero.

El Patronato Regio

Fue un convenio entre el papa Alejandro VI y los Reyes Católicos de España, mediante el
cual el Papa proclamó a la Corona española como soberana de las tierras recién
descubiertas y le asignó la misión de difundir la religión católica entre los indígenas. Para
cumplir con su tarea, los reyes de España tenían los siguientes derechos:

 Escoger las comunidades religiosas que venían a América.


 Recaudar los diezmos, que eran unos impuestos para sostener al clero y a las iglesias en
América.
 Construir iglesias, catedrales y conventos.
 Vetar la elección de arzobispados u obispados.

Gracias al Patronato Regio, la Iglesia se vinculó a los asuntos del gobierno colonial y
adquirió mucho poder

La administración política de la Nueva Granada

El territorio que actualmente ocupa Colombia fue dividido en diferentes unidades


administrativas para facilitar su control. En un primer momento, y tras la fundación de las
primeras ciudades como San Sebastián de Urabá en 1509 y Santa María la Antigua del
Darién en 1510, los españoles crearon las gobernaciones de Nueva Andalucía y San Juan
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

en 1510, y la gobernación de Castilla de Oro en 1514.

Más adelante, aparecieron nuevas ciudades y gobernaciones:

 Gobernación de Santa Marta: fue creada, tras la fundación de Santa Marta, en 1524, por
Rodrigo de Bastidas. Agrupó los territorios de la costa norte y La Guajira que antes hacían
parte de Nueva Andalucía.
 Gobernación de Cartagena: fue creada luego de la fundación de Cartagena, en 1532, por
Pedro de Heredia. Ocupaba los territorios entre la desembocadura del río Magdalena y el
golfo de Urabá.
 Gobernación de Popayán: fue creada, en 1540, por Sebastián de Belalcázar, luego de que
conquistara varias regiones occidentales del territorio y fundara las ciudades de Quito,
Santiago de Cali y Popayán.
 Gobernación del Nuevo Reino de Granada: fue creada para administrar los territorios
descubiertos, por Gonzalo Jiménez de Quesada, y tuvo como centro administrativo la
ciudad de Santafé de Bogotá, fundada en 1538.

La Real Audiencia de Santafé

Para mejorar la administración de estos territorios, se estableció en 1550 una Real


Audiencia con sede en Santafé de Bogotá, la actual ciudad de Bogotá. Con esto se buscaba
tener una autoridad más firme sobre la gobernación del Nuevo Reino de Granada, o
Nueva Granada, así como sobre varias provincias cercanas.

Sin embargo, muchos de los magistrados no cumplían con sus funciones, sino que
aprovechaban sus cargos para explotar a los indígenas, adquirir mayores tierras o, incluso,
para robar el dinero destinado a la Corona. Además, debido a la gran extensión del
territorio y al mal estado de los caminos, resultaba muy difícil administrar eficientemente el
Nuevo Reino de Granada.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Territorio de la Real Audiencia de Santafé de Bogotá.

La presidencia

Debido al mal comportamiento de muchos magistrados de la Real Audiencia de Santafé, en


1564, se instauró la institución de la presidencia con el fin de controlar y vigilar a los
funcionarios corruptos. El primer presidente fue Andrés Díaz Venero de Leiva, quien tuvo
a su cargo las finanzas públicas, el nombramiento de autoridades locales y el control del
territorio. Mientras tanto, la Real Audiencia se siguió encargando de los asuntos
relacionados con la justicia.
Las instituciones de la Real Audiencia y la presidencia, así como su territorio, hacían parte
del Virreinato del Perú, que tenía como sede la ciudad de Lima. Sin embargo, a causa de
la enorme distancia entre Santafé y Lima, y debido a la dificultad de las comunicaciones, el
territorio de la Real Audiencia de Santafé se gobernó de manera autónoma durante la mayor
parte del tiempo.

El Virreinato de la Nueva Granada

En 1717, con el objetivo de tener un control más directo sobre las provincias, la Corona
española creó el Virreinato de la Nueva Granada, con capital en Santafé de Bogotá. Este
Virreinato estaba integrado por la Real Audiencia de Santafé, las Reales Audiencias de
Quito y de Panamá, y la provincia de Venezuela. Este Virreinato se tuvo que suspender
en 1724 por problemas económicos que impidieron su sostenimiento, pero se restableció en
1740 y continuó hasta 1810. Durante este período, el Virreinato de la Nueva Granada sufrió
algunos cambios. Por ejemplo, cuando la provincia de Venezuela pasó a depender
directamente de España en 1742, y cuando, luego, esta provincia se convirtió en la
Capitanía General de Venezuela en 1777.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Virreinato de la Nueva Granada en 1739

La economía colonial en la Nueva Granada

Durante la Colonia, se crearon varias instituciones con el fin de obtener mayores beneficios
económicos para la Corona española. En la Nueva Granada, al igual que en otras partes del
Imperio español, estas instituciones fueron la encomienda, la mita, el resguardo y la
esclavitud.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La encomienda

Era un sistema en el cual se le entregaba a un español, denominado encomendero, un


grupo de indígenas y unas tierras. Los indígenas debían trabajar la tierra y pagar un
impuesto o tributo en productos como algodón, maíz, gallinas, tejidos, oro o cacao. Este
tributo se dividía entre el encomendero, la Iglesia y la Corona. A cambio, el encomendero
tenía el deber de proteger y enseñar la religión católica a los indígenas. Sin embargo,
muchos encomenderos maltrataban a los indígenas y no entregaban los impuestos de la
Corona. Por eso, el sistema de la encomienda se suspendió.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La mita

En este sistema, los indígenas y los esclavos africanos debían cumplir con un período de
trabajo obligatorio, a cambio de un pequeño salario. Realizaban labores agrícolas, mineras,
en obras públicas o en servicio doméstico. Generalmente, estos trabajos se llevaban a cabo
en lugares apartados de sus familias.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

El resguardo

Era una institución que consistía en entregarles a las comunidades indígenas unas tierras
para que vivieran y trabajaran allí. En los resguardos, los indígenas podían establecer sus
leyes y nombrar sus jefes. A cambio, se comprometían a recibir las enseñanzas católicas y a
pagar tributos.

La esclavitud

Debido al descenso en la población indígena y las Leyes Nuevas de 1542, los españoles
trajeron de África a personas de raza negra para convertirlas en esclavas, y así disponer de
mano de obra suficiente. Los esclavos debían soportar un duro viaje hasta América, donde
eran vendidos, maltratados y obligados a trabajar durante largas jornadas.

Las principales actividades económicas en la Nueva Granada

Las principales actividades económicas en la Nueva Granada fueron la minería y la


agricultura. Otras actividades importantes fueron el comercio y, en menor medida, los
obrajes.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los esclavos fueron la principal mano de obra en las minas y las grandes plantaciones
coloniales.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La minería

El principal interés de los españoles en América fue la búsqueda de metales preciosos como
el oro y la plata. Estos metales le permitían a la Corona española sostener su economía y
costear las guerras contra otras potencias europeas. Para ello, en un primer momento, se
empleó a los indígenas, bajo el sistema de la mita. Sin embargo, al disminuir la población
indígena, los españoles recurrieron a los esclavos africanos.

La agricultura

La mayor parte estaba a cargo de los indígenas y su producción se destinaba al consumo


local. Solo una parte era llevada a los centros mineros y a las grandes ciudades. Desde
mediados del siglo XVII, algunos españoles y criollos crearon haciendas sobre grandes
extensiones de tierra, que eran trabajadas por los indígenas o por los mestizos más pobres, a
quienes se llamaba peones.

El comercio

Durante este período, España buscó asegurarse el mayor beneficio económico. Por tal
razón, prohibió el comercio de sus colonias con otras potencias. Este sistema se llamó
monopolio comercial. Los principales productos que salían de América hacia España eran
oro, plata, perlas, tabaco, cacao, cueros y maderas; de España hacia América se traían telas,
vino, herramientas, aceite de oliva y algunos artículos de lujo. El principal puerto de la
Nueva Granada era Cartagena, desde donde se transportaban las mercancías hacia el
interior del territorio por el río Magdalena.

Los obrajes

Eran pequeños talleres donde se fabricaban telas y ropa. Los tejidos eran de baja calidad y
se producían en grandes cantidades para la población más pobre del Virreinato. Los
españoles aprovecharon las técnicas que habían desarrollado los indígenas para la
elaboración de textiles en los obrajes.

Características de la sociedad colonial

Durante los primeros años de la Conquista, los españoles viajaban sin sus familias y se
mezclaban con las mujeres indígenas, lo cual dio origen a una sociedad mestiza. En esa
sociedad, cada persona ocupaba un lugar específico de acuerdo con el color de su piel. Los
primeros lugares de la pirámide social les correspondían a los blancos de origen español,
quienes tenían mayor poder y riquezas.
En la sociedad colonial de nuestro país se presentaron algunas características particulares
como el mestizaje, la discriminación de la mujer y la influencia de la Iglesia. Veamos.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

El mestizaje

Fue la mezcla que se dio entre las tres razas diferentes que convivieron durante la Colonia:
la blanca, la indígena y la negra. Aunque existían leyes que prohibían las mezclas raciales,
en la vida diaria, este proceso se presentó y dio origen a nuevos grupos étnicos. Observa, a
la derecha, cómo se formaban los grupos principales.

La discriminación de la mujer

En la sociedad colonial, la mujer dependía casi totalmente de los hombres. Cuando eran
menores de edad o solteras, estaban a cargo de sus padres o sus hermanos, y cuando se
casaban pasaban a depender de su esposo. Además, existían unas leyes que les prohibían
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

ocupar cargos públicos, comprar o vender propiedades, o divorciarse. Solo al quedar viudas
podían manejar por sí mismas sus propiedades. En cuanto a la educación, solo las mujeres
de clase alta podían adquirir algunos conocimientos de música, religión, pintura y
actividades relacionadas con el manejo del hogar, como bordados y tejidos. Su única
opción fuera de la casa paterna, además del matrimonio, era el servicio religioso como
monjas en un convento.

La influencia de la Iglesia

Gracias a su misión de evangelizar a las comunidades indígenas, los representantes de la


Iglesia católica y de las órdenes religiosas que llegaron a América, tuvieron gran influencia
sobre la sociedad colonial. Ellos se encargaban de explicar la religión católica a los
indígenas, los bautizaban y les daban los sacramentos. Además, destruían las imágenes
sagradas y los sitios de adoración indígenas, al tiempo que vigilaban que los españoles
mantuvieran intacta su fe.

Los grupos sociales en la Colonia

Durante la Colonia, los blancos españoles, que eran la minoría, dominaron a la mayoría,
que estaba conformada por los mestizos, los indígenas y los negros. Además, concentraban
el poder económico y político. Los demás realizaban las actividades productivas y pagaban
impuestos.

El proceso de mestizaje y el desarrollo de la economía, dieron origen a una sociedad


dividida, por causa de las notables diferencias en el trabajo, la riqueza, los privilegios y,
sobre todo, por causa de la discriminación racial. Veamos cuáles son los diferentes grupos
en los que se dividió la sociedad colonial.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los españoles

Eran blancos nacidos en España y ocupaban el primer lugar dentro de la pirámide social.
Controlaban el poder económico e imponían sus leyes.
Eran propietarios de grandes extensiones de tierra, manejaban el comercio y eran los únicos
que podían ocupar altos cargos en el Gobierno, en la Iglesia y en el ejército. Por otra parte,
eran los únicos que tenían derecho a la educación.
Poco a poco, las familias españolas que basaban su fortuna en el comercio comenzaron
también a invertir en tierras, y así ambos grupos comenzaron a relacionarse y a originar una
élite de ricos y poderosos, vinculada entre sí por matrimonios y relaciones de parentesco.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los criollos

Eran los hijos de españoles nacidos en América. Aunque tenían poder económico y
reconocimiento social, no podían ocupar altos cargos en el Gobierno, en la Iglesia y en el
ejército.
Durante los primeros años de la Colonia, no existió mayor diferencia entre españoles y
criollos. Pero desde el siglo XVII, comenzó a llamarse peninsulares a los nacidos en
España, para distinguirlos de los nacidos en América.
Los criollos eran también propietarios de grandes extensiones de tierra y algunos se
dedicaban al comercio. Por ser hijos de los españoles conservaban ciertos privilegios
adicionales como el acceso a la educación.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

El pueblo

Este grupo era el que conformaba la mayor parte de la población. Allí se podían encontrar a
los mestizos, los blancos pobres, los indígenas, los zambos, los mulatos y demás grupos
raciales. Además, esta población también la conformaban los esclavos que habían obtenido
su libertad. La mayor parte se dedicaba a labores agrícolas y otros trabajaban como
artesanos, sastres, zapateros, cargueros o peones. Algunos de ellos lograron educarse y
pudieron hacer una carrera como sacerdotes o militares, aunque por lo general, solo
alcanzaban los menores rangos en estas instituciones.
La mayor parte de esta población era la que debía pagar los elevados impuestos que exigía
la administración colonial. Además, la población mestiza debía soportar una gran
discriminación debido a su origen racial.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los indígenas

Eran las personas que habitaban el continente americano desde antes de la llegada de los
españoles. Durante la Colonia, los indígenas fueron maltratados y obligados a trabajar en
actividades agrícolas, mineras y en oficios domésticos.
Se estima que a comienzos de la época colonial, la población indígena era de varios
millones de personas. Dos siglos después, esta población se había reducido a 600.000
personas.
Para controlar los abusos de poder que cometían los españoles con los indígenas, la Corona
dictó leyes para protegerlos, con el fin de utilizarlos de una manera más eficiente y
productiva para realizar los trabajos destinados a lograr el desarrollo de las colonias. Sin
embargo, a pesar de los esfuerzos de la Corona, la mayoría de estas leyes no se cumplieron.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los esclavizados

Eran las personas de piel negra procedentes de África, que fueron traídas a la fuerza por los
españoles para trabajar como esclavas. Fueron utilizados especialmente en la explotación
de minas, en el transporte de mercancías y en el servicio doméstico.
Los españoles los consideraban una propiedad, por lo cual no recibían remuneración por su
trabajo y no tenían derechos. Aunque algunos esclavos intentaron rebelarse, los españoles
los sometieron, a tal punto que, incluso, muchos de ellos perdieron la vida.
Sin embargo, la condición de los esclavizados no se mantuvo siempre igual. Algunos de
ellos podían liberarse porque su amo los autorizaba a realizar actividades independientes y
así, con el dinero reunido, podían comprar su libertad. Otros, huían al monte y se
convertían en cimarrones. Con el tiempo, estos negros libertos, como fueron llamados,
constituyeron un nuevo grupo social.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La vida cotidiana durante la Colonia

Durante la Colonia, la vida cotidiana de los neogranadinos se regía por las labores
agrícolas, los pequeños negocios y las celebraciones religiosas. Durante la semana, los
habitantes del campo se dedicaban a trabajar la tierra y a otras labores agropecuarias.

En las ciudades, algunas personas trabajaban en parcelas y otras se dedicaban a atender


negocios como tiendas, pulperías y fondas. Los domingos, los neogranadinos asistían a
misa y visitaban el mercado, donde adquirían los productos del campo.

Las divisiones sociales se veían reflejadas en las costumbres de la vida familiar, las casas
donde habitaban, en la forma de vestir y en los lugares que frecuentaban. Veamos con
mayor detalle cada uno de estos aspectos de la vida cotidiana en la época colonial.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los contrastes entre la opulencia de las clases altas, y la pobreza de las clases populares,
eran muy notorios.

La vida familiar

Uno de los hechos más destacables de la vida familiar colonial es que esta muchas veces se
compartía con una gran cantidad de personas entre los que se encontraban parientes lejanos,
esclavos y sirvientes. En los distintos sectores sociales, la familia no estaba conformada
exclusivamente por los padres y los hijos, pues, normalmente, la componían también
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

abuelos, tíos, primos, suegros, cuñados y ahijados.


En cada historia personal, existían diversas situaciones que conducían a que la vida familiar
fuera compartida con otros. La adopción de huérfanos y la hospitalidad hacia los menos
favorecidos era un hecho natural y practicado con regularidad. Así mismo, la costumbre de
la posesión de africanos esclavizados dedicados a tareas domésticas era algo más que una
inversión económica. Con demasiada frecuencia los esclavizados daban a sus amos,
compañía y afecto.

Los lugares de reunión

En la vida diaria se reflejaba la división social colonial, según los lugares que frecuentaban
las personas. En las ciudades, los españoles y los criollos se reunían en la plaza mayor, las
calles reales o la Iglesia. Allí comentaban los acontecimientos más importantes de la
ciudad, se organizaban y discutían los negocios.
Por su parte, los principales lugares de encuentro de las clases populares eran las galleras,
donde se entretenían con las peleas de gallos, y algunas plazas donde se organizaban
corridas de toros. También frecuentaban chicherías, lugares en donde se consumían
bebidas populares como la chicha y el guarapo.

Las viviendas

La casa de una planta fue el patrón común de las ciudades y las villas coloniales. Las
casonas de las familias adineradas por lo general tenían dos pisos y eran utilizadas como
depósito y como vivienda. En los cuartos del primer nivel se amontonaban los productos
que los indígenas pagaban como tributo y también se alojaba a la servidumbre. En el piso
superior se hallaban las alcobas de la familia.

Una forma más modesta de casa de una planta, difundida en todas las ciudades
neogranadinas, fue la construcción en forma de L alrededor de un patio central. En un
espacioso corredor se situaban el comedor, las dos habitaciones y los muebles que servían
de sala. En estas casas vivía la gente de condición social media.

El bohío de paredes de bahareque y techo de paja era la vivienda común de la gente pobre
de todas las ciudades coloniales. Estaba conformada por una sola alcoba que servía de
dormitorio y sala. Con excepción de las grandes casas coloniales, el común de las viviendas
de la época tenía muy pocas alcobas.

El vestido, símbolo de distinción social

En la época colonial, existían leyes llamadas suntuarias, que controlaban los lujos y
reglamentaban el vestuario según la clase social. Los hombres y las mujeres de las clases
altas se vestían con ropas importadas, chaquetas elegantes, capas, sombreros, camisas de
lino, vestidos de seda, joyas y piedras preciosas.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Las clases populares usaban ropas de telas sencillas elaboradas en talleres artesanales,
como faldas, camisas, ruanas, pantalones de algodón, alpargatas y sombreros de fique.

La religiosidad

Las numerosas fiestas religiosas tenían mucha importancia para la población. Sin embargo,
más allá de las iglesias y conventos, en los hogares se vivió una intensa religiosidad
doméstica.

Antes del amanecer, la familia se reunía a rezar, daba gracias por el nuevo día y
encomendaba las tareas que se debían realizar. En la noche, la familia se reunía para rezar
el rosario.

Las paredes de los salones y las alcobas eran decoradas con lienzos y retablos de imágenes
cristianas. Normalmente, eran representaciones de un santo, de Cristo, de la Virgen María,
o de un pasaje bíblico. En un rincón de la casa se situaba el altar doméstico.

Los contrastes entre la opulencia de las clases altas, y la pobreza de las clases populares,
eran muy notorios.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La cultura y el arte durante la Colonia

Durante la Colonia, la cultura y el arte recibieron una fuerte influencia de España y de la


Iglesia católica. Las principales expresiones de la cultura y el arte las encontramos en la
pintura, el idioma, la religión, la arquitectura, la música, la literatura y la educación.

La pintura

Al igual que otras expresiones artísticas, la pintura fue utilizada por la Iglesia católica como
un medio para evangelizar a los indígenas. Por lo tanto, predominaron los temas religiosos
como las historias de los Evangelios y la vida de los santos.

Otro tipo de pinturas fueron los retratos de las familias más adineradas o de los
funcionarios
coloniales.

En la Nueva Granada se destacaron los pintores Gaspar de Figueroa y Gregorio Vásquez


de Arce y Ceballos.

La adoración de los pastores, obra del artista criollo Gregorio Vásquez de Arce y
Ceballos.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

El idioma

Uno de los principales legados de la época colonial es el idioma español o castellano, el


cual, junto con los idiomas indígenas, es reconocido por la Constitución como la lengua
oficial de Colombia.

La religión católica

Tuvo un papel muy importante durante toda la Colonia. La Iglesia católica estaba presente
en todos los aspectos de la vida, como el arte, la educación y las costumbres de las
personas. En la Nueva Granada, toda la población practicaba la religión católica, aunque los
indígenas y los negros conservaron algunas de sus creencias.

En la actualidad, en nuestro país existe libertad de cultos, por lo cual ha aumentado el


número de personas que practican otras religiones.

La arquitectura

En la Nueva Granada, el ejemplo de la arquitectura española se manifestó principalmente


en construcciones de tipo religioso como catedrales, templos y conventos. Estas
edificaciones eran muy grandes y contaban con una decoración muy elaborada. Las casas
más grandes eran de dos pisos y se caracterizaban por tener un patio interior.

El resto de las casas eran más pequeñas y tenían pocos lujos. Una muestra de la arquitectura
colonial la podemos apreciar en pueblos como Villa de Leyva, en Boyacá; Barichara, en
Santander; o el centro histórico de Bogotá, Tunja o Cartagena de Indias.

La música

En este período, fue muy importante la música religiosa, como los cantos para las misas y
los villancicos. Los villancicos se cantaban antes, durante y después de la época navideña.
En los grupos sociales dominantes, se escuchaba música europea de compositores del
Renacimiento y del Barroco . Los indígenas y los negros conservaron parte de sus
creencias y su cultura gracias a su música tradicional, que siguieron interpretando con
instrumentos autóctonos en sus reuniones y festividades.

La literatura

Su temática principal era religiosa. También se destacaron los relatos de los cronistas que
narraban los acontecimientos de exploración, conquista y colonización de las nuevas
tierras. Entre los más destacados encontramos a Fray Pedro de Aguado quien, en su obra
Recopilación Historial, describió la conquista de Santa Marta y Cartagena; Juan de
Castellanos quien, en su obra Elegías de Varones Ilustres de Indias, narró en verso diversos
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

acontecimientos de la Conquista; y Juan Rodríguez Freyle quien, en su obra El Carnero,


relató algunos episodios de la Conquista y describió la vida en la Santafé de Bogotá del
siglo XVII.

La educación

Estuvo a cargo de las comunidades religiosas. Existieron algunas pocas escuelas públicas
para niños mestizos e indígenas, en las cuales estos podían aprender a leer y escribir, y
recibían clases de religión y urbanidad . En los colegios religiosos y privados, solo se
recibía a los hijos varones de los españoles y los criollos. Allí se les enseñaba literatura,
ciencias naturales, matemáticas y religión.
En cuanto a las mujeres, se abrieron unos pocos establecimientos donde solo las hijas de las
familias más adineradas recibían enseñanza de religión, matemáticas, bordado, tejido y
música.

La esclavitud

Los conquistadores y los colonizadores creían que había individuos que no eran personas y
que podían ser tratadas como mercancías. Esta creencia provenía de la idea de que lo
diferente puede ser maltratado y de que existe el derecho a disponer de un ser humano que
es considerado inferior. Con base en este concepto cruel, inició el recorrido por el camino
de la esclavitud.
La esclavitud en América surgió como respuesta a un problema práctico que enfrentaban
los europeos.
Debido al maltrato y las jornadas inhumanas de trabajo a la que fue sometida la población
indígena, esta comenzó a disminuir y escasear. Bajo estas circunstancias, los colonizadores
consideraron necesario buscar otra fuente de mano de obra porque ellos se negaban a
trabajar la tierra y a hacer las actividades que garantizaban su estilo de vida.

La revolución

Durante los siglos XVIII y XIX se produjeron grandes acontecimientos como la


Revolución francesa y la Independencia de Estados Unidos, los cuales cambiaron la
forma de vida de las personas en el mundo y en nuestro territorio. Aparecieron nuevas ideas
políticas como la república, la democracia y los derechos de los ciudadanos, que han
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

influido en nuestra sociedad hasta la época actual. Estos cambios se lograron gracias a la
participación de esclavos, indígenas, campesinos, gente adinerada, soldados y muchos otros
más.
Una revolución es un proceso que lleva a cambios rápidos y profundos en las sociedades.
Imagina, por ejemplo, que los gobernantes del lugar donde vives no trabajaran por su
comunidad, se aprovecharan de los habitantes y no permitieran las críticas o las discusiones
sobre los problemas que los afectan.
Esta situación produciría descontento y molestia entre los habitantes, quienes,
probablemente, comenzarían una revolución para buscar cambios en su forma de gobierno
y mejoras en sus condiciones de vida.
Esta fue la situación que se vivió en Europa, en América y en el Virreinato de la Nueva
Granada entre los siglos XVIII y XIX. Ahora, vas a conocer algunas de las ideas que
influyeron en los procesos de cambio que se dieron en estos lugares.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Muchos reyes de la época se interesaron por algunas de las nuevas ideas, aunque
mantenían su poder absoluto sobre el pueblo. Esto fue conocido como el “Despotismo
Ilustrado”.

Las ideas que influyeron en nuestra revolución

Durante el siglo XVIII, algunos pensadores europeos imaginaron nuevas ideas para
transformar las formas de gobierno, la cultura, la economía y todo aquello que tenía que ver
con la sociedad.

Así se dio inicio al movimiento de la Ilustración, llamado así porque sus filósofos y
promotores, como Rousseau, Voltaire y Montesquieu, querían iluminar al mundo con la
luz de la razón, la ciencia y el conocimiento.

Revoluciones e Independencia

Además de la Ilustración, ocurrieron algunos acontecimientos en otros países que


influyeron en la aparición de revoluciones en las colonias que tenía España en América,
llamadas colonias hispanoamericanas.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

George Washington, líder de la independencia de los Estados Unidos.

La independencia de los Estados Unidos

En el año 1776, los habitantes de las trece colonias del norte de América, que pertenecían a
la monarquía de Gran Bretaña, estaban inconformes porque tenían que pagar nuevos
impuestos. Por ello, comenzaron una revolución para separarse de Gran Bretaña, lo que
llevó a la formación de los Estados Unidos de América. La Declaración de
Independencia de los Estados Unidos tenía algunos principios de la Ilustración como la
libertad, la igualdad de todos los hombres y el derecho a gobernarse por sí mismos. La
Independencia de los Estados Unidos sirvió de ejemplo a las colonias hispanoamericanas
para pensar en separarse de España.

La toma de la prisión de La Bastilla, el 14 de julio de 1789, fue uno de los acontecimientos


que dieron inicio a la revolución.

La Revolución francesa

En el año 1776, los habitantes de las trece colonias del norte de América, que pertenecían a
la monarquía de Gran Bretaña, estaban inconformes porque tenían que pagar nuevos
impuestos. Por ello, comenzaron una revolución para separarse de Gran Bretaña, lo que
llevó a la formación de los Estados Unidos de América. La Declaración de
Independencia de los Estados Unidos tenía algunos principios de la Ilustración como la
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

libertad, la igualdad de todos los hombres y el derecho a gobernarse por sí mismos. La


Independencia de los Estados Unidos sirvió de ejemplo a las colonias hispanoamericanas
para pensar en separarse de España.

François Toussaint-Louverture, el más destacado líder de la Revolución haitiana.

La Revolución de Independencia en Haití

En el año 1804, Haití, una colonia francesa ubicada en el mar Caribe, declaró su
independencia. Haití contaba con una gran población de esclavos y mulatos, los cuales se
rebelaron contra la esclavitud y los malos tratos a los que eran sometidos por los franceses.
Las ideas de libertad e igualdad de la Revolución francesa llevaron a los esclavos a buscar
su libertad. La Revolución haitiana influyó en un gran número de esclavos en
Hispanoamérica para apoyar algunos movimientos de independencia.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Las reformas borbónicas

Fueron una serie de reformas políticas, económicas y administrativas, llevadas a cabo en el


siglo XVIII por la dinastía española de los Borbones.

Estas reformas, que fueron influidas por las ideas de la Ilustración, buscaban fortalecer el
poder de los reyes, mejorar la administración o el manejo del gobierno y aumentar el
dominio de España sobre sus colonias en América.

La dinastía de los Borbones, de origen francés, llegó a España a comienzos del siglo XVIII
cuando el rey español, Carlos II, perteneciente a la familia de los Austrias, murió sin dejar
herederos. Felipe de Anjou, nieto del rey de Francia y familiar de Carlos II, fue nombrado
entonces rey de España, con el nombre de Felipe V.

En el siguiente esquema podrás observar algunas de estas reformas.


Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

El movimiento comunero

El levantamiento de los comuneros fue un movimiento de protesta que se inició en 1781,


en la región de Santander. Se originó a causa de los elevados impuestos exigidos por el
gobierno virreinal en el marco de las reformas borbónicas.

Antecedentes

En 1778, el regente visitador de la Real Hacienda en el Virreinato de la Nueva Granada,


Juan Francisco Gutiérrez de Piñeres, llegó a Santa Marta y estableció una serie de
medidas que buscaban aumentar el control de los monopolios del aguardiente y el tabaco.
También instauró el impuesto de la Armada de Barlovento, para el sostenimiento de la
flota que cuidaba las costas e incrementó la alcabala o impuesto a las ventas.
Como estas decisiones afectaban la economía de la región, la reacción de los pobladores no
se hizo esperar. Por ello, en el año 1780, los habitantes de Simacota, Mogotes y Charalá
iniciaron una serie de protestas contra el alza en los impuestos. Sin embargo, el movimiento
adquirió su verdadera fuerza con el levantamiento en la población de El Socorro.

Etapas del movimiento

El movimiento comunero se desarrolló en tres etapas:

 Primera etapa. Estuvo comprendida entre el 16 de marzo y el 18 de abril de 1781. Para


desafiar a los recaudadores, Manuela Beltrán y otros vecinos de El Socorro, en el actual
Santander, arrancaron de la pared los carteles que anunciaban los valores de los tributos,
en especial los relacionados con el impuesto de la Armada de Barlovento que afectaba
severamente a los artesanos que fabricaban hilados de algodón y demás textiles. Lo que se
inició como una protesta espontánea, pronto se extendió por varios pueblos cercanos
como Simacota, San Gil, Mogotes, Barichara y Vélez.

Tras el éxito de la protesta, los rebeldes eligieron como líder al criollo Juan
Francisco Berbeo. En esta fase se presentó una alianza de varios sectores sociales:
los mestizos aspiraban a la igualdad social y a terminar con la discriminación que
recibían por parte de los peninsulares y criollos. De este grupo hacían parte José
Antonio Galán y Lorenzo Alcantuz. Los indígenas, en cabeza de Ambrosio Pisco,
aspiraban a conservar sus tierras y revindicar los derechos perdidos. Una vez
organizados, marcharon hacia Santafé para hacer oír sus demandas.

 Segunda etapa. Estuvo comprendida entre el 18 de abril y el 7 de junio de 1781. Cuando


los comuneros llegaron a las cercanías de Santafé, las autoridades acordaron nombrar una
comisión negociadora. En el encuentro entre el gobierno virreinal y los jefes comuneros,
estos últimos aprobaron los acuerdos o capitulaciones que proponía el virrey arzobispo
Caballero y Góngora. En consecuencia, la alianza entre los líderes y los sectores más
populares se desmoronó.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

 Tercera etapa. Estuvo comprendida entre el 7 de junio y el 13 de octubre de 1781. Al


regresar a sus sitios de origen, tras la firma de las capitulaciones, los sectores más
populares se sintieron traicionados por el gobierno virreinal y sus jefes criollos, de modo
que continuaron con la lucha.

Galán se dedicó entonces a promover la revuelta en distintos lugares del Virreinato,


con la intención de reformar el gobierno colonial pero sin buscar la Independencia. Su
consigna era: la tierra es para quien la trabaja. Sin embargo, Galán fue traicionado y
capturado. Posteriormente, fue ejecutado como escarmiento para quienes pretendieran
rebelarse.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Síntesis del movimiento comunero

El campo intelectual en la Nueva Granada

La búsqueda del conocimiento promovida por la Ilustración, influenció a la dinastía de los


Borbones, quienes impulsaron el desarrollo de actividades científicas como la Expedición
Botánica, y otras culturales como la creación de una biblioteca, nuevos colegios y
universidades.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La Expedición Botánica

La Expedición Botánica fue un proyecto que se encargó de elaborar un estudio de historia


natural del Virreinato de la Nueva Granada, y un mapa con la ubicación de su flora. Con la
Expedición Botánica se estudiaron las propiedades de las plantas y se clasificaron en un
herbario de aproximadamente 20.000 especies.

La Expedición Botánica comenzó en 1783, bajo la dirección de José Celestino Mutis, un


médico y sacerdote español que había llegado a la Nueva Granada en 1760 al servicio de la
Corte del Virrey. Además, Mutis era profesor en el Colegio Mayor del Rosario donde
enseñó a los jóvenes de la élite neogranadina, a interesarse en los recursos naturales del
territorio americano. Entre los miembros destacados de la Expedición Botánica estaban
Sinforoso Mutis, sobrino de José Celestino, Francisco José de Caldas, Francisco Antonio
Zea, Jorge Tadeo Lozano y Pedro Fermín de Vargas, entre otros.

Inicialmente, la sede de la Expedición Botánica funcionaba en la ciudad de Mariquita, en el


actual departamento de Tolima, pero fue trasladada a Santafé de Bogotá, en 1791. El
gobierno español decidió finalizar con esta institución en 1816 y trasladó todos sus archivos
a España. La importancia de la Expedición Botánica no estuvo solamente en el campo
científico, sino que también permitió la formación de un grupo de intelectuales que más
tarde se convirtieron en los líderes del movimiento de Independencia.

El fomento a la educación

En la segunda mitad del siglo XVIII, los estudiantes criollos que querían acceder a una
educación más allá de las primeras letras, debían estudiar en el Colegio Mayor de Nuestra
Señora del Rosario, en el Colegio de San Bartolomé o en la Universidad Santo Tomás.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

En estas instituciones, se adquirían nuevos conocimientos en las ciencias, las matemáticas,


el arte, la filosofía y, desde luego, el credo católico, pues estaban a cargo de comunidades
religiosas como los jesuitas y los dominicos. Sin embargo, se presentó un cambio
importante en cuanto al control de la educación que, durante muchos años, estuvo bajo el
poder de la Iglesia. Con las reformas borbónicas, la Corona asumió la dirección de la
instrucción con el fin de mantener el orden social, formar ciudadanos laboriosos y
respetuosos de la autoridad.

La difusión de las ideas y la cultura

En el año 1777 se creó la Real Biblioteca Pública de Santafé, que actualmente conocemos
como la Biblioteca Nacional. Este lugar albergó cerca de 4.000 libros que habían
pertenecido a la comunidad religiosa de los jesuitas. Además, la biblioteca se nutrió de
libros con temas científicos, como física y matemáticas, todos ellos traídos del exterior.

Por otra parte, algunos criollos formaron grupos de discusión informal conocidos como
tertulias, en los cuales se debatía todo tipo de temas. Así mismo, los americanos ilustrados
crearon los primeros periódicos del Virreinato. En la década de 1790 apareció el Papel
periódico de Santafé de Bogotá, a cargo del cubano Manuel del Socorro Rodríguez.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Las tertulias eran una costumbre española muy arraigada en América. A los asistentes se
les llamaba contertulios.

Los Derechos del Hombre

A finales del siglo XVIII, el santafereño Antonio Nariño realizó la traducción de la


Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, uno de los documentos
fundamentales de la Revolución francesa. Según esta Declaración, todos los hombres eran
iguales y tenían los mismos derechos. Pero estas ideas resultaban peligrosas en las colonias
españolas de la época.

Nariño era un criollo que se sentía muy atraído por las ideas de la Ilustración, las cuales
compartía en su periódico, La Gaceta de la ciudad de Santafé.

Las autoridades de Santafé de Bogotá, en cuyas manos cayeron algunos de estos


ejemplares, consideraron la publicación de este documento como un acto revolucionario
que buscaba desestabilizar el régimen virreinal y, en consecuencia, Antonio Nariño fue
enviado a prisión. Sin embargo, estas ideas de igualdad y libertad permanecieron muy
arraigadas entre los criollos de la época.

a Independencia del Virreinato de la Nueva Granada

La Independencia fue un largo proceso revolucionario en el que nuestro territorio se


separó del antiguo Imperio español. Siempre se ha dicho que la Independencia de nuestro
país comenzó el 20 de julio de 1810 con una pelea entre un español y un criollo por un
florero, y que los americanos eran los buenos y los españoles los malos. Sin embargo,
debes saber que la historia de la Independencia no es de buenos y malos, sino que en ella
participaron, además de los criollos y los españoles, afrodescendientes, indígenas y
mujeres, que lucharon en ambos bandos de acuerdo con sus intereses y necesidades.

La crisis de la monarquia española

El comienzo de la Independencia de nuestro país puedes ubicarlo en el año 1808, cuando se


produjo la invasión a España por parte del emperador francés Napoleón Bonaparte. El rey
de España, Carlos IV y su hijo Fernando VII, fueron apresados por los franceses y
retenidos en la ciudad francesa de Bayona. Allí, Carlos IV fue obligado a ceder el trono a
su hijo Fernando VII, el cual, presionado por los franceses, renunció al trono, lo que
ocasionó una crisis política.

Debido a la crisis, a la ausencia del rey y al rechazo a la invasión de su territorio, el pueblo


español se rebeló contra los franceses el 2 de mayo, dando inicio a la Guerra de
Independencia española. Ante esta situación, Napoleón nombró como rey a su hermano
José Bonaparte, pero este nombramiento fue rechazado por los españoles, quienes
lucharon con mayor decisión para alcanzar la independencia.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La Junta Suprema Central

La invasión francesa y la crisis de la monarquía condujeron a la formación de juntas de


gobierno en cada provincia de España y América. Estas juntas rechazaban la invasión y
buscaban gobernar el Imperio en nombre del rey Fernando VII, manteniendo la fidelidad a
la monarquía. Ante la gran cantidad de juntas se tomó la decisión de centralizar, es decir, de
unificar el gobierno y la administración de España y sus colonias en una sola cabeza, la
Junta Suprema Central, que estaba constituida solo por representantes de las provincias
españolas.
La Junta Suprema que inicialmente se instaló en la ciudad de Aranjuez, tuvo que
trasladarse a varias ciudades hasta ubicarse en la ciudad de Sevilla, en la provincia de
Andalucía.

La ciudad de Sevilla fue sede de la Junta Suprema hasta el año 1810.

Cómo se produjo nuestra independencia

Como puedes darte cuenta, la crisis de la monarquía española tuvo consecuencias directas
en el Virreinato de la Nueva Granada. Aquí, como en las demás colonias
hispanoamericanas, hubo manifestaciones que reconocían la autoridad de la Junta de
Sevilla y que apoyaban al rey Fernando VII, a quien comenzaron a llamar “El deseado”.
Como muestra del apoyo al rey, el 11 de septiembre de 1808, en la ciudad de Santafé de
Bogotá, se llevó a cabo un Juramento de fidelidad que luego se extendió por todo el
Nuevo Reino de Granada. Este acto representó un día muy importante, pues era la
reafirmación de la lealtad al Gobierno español.

La rebelión en Quito

Pero a pesar del apoyo que se dio al rey, en algunas colonias hispanoamericanas se
iniciaron movimientos de insurrección en contra del dominio español. Por ejemplo en
Quito, actualmente capital de Ecuador, el 10 de agosto de 1809, algunos criollos
reclamaron el derecho a gobernarse por sí mismos en lugar de acatar las órdenes de la Junta
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

de Sevilla. Para ello, destituyeron a los funcionarios españoles y establecieron una junta
local como la de Sevilla.
Aunque la revuelta en Quito fue controlada violentamente por los españoles, tuvo gran
influencia en el Nuevo Reino de Granada, pues allí, algunos criollos, entre los que se
destacó Camilo Torres, propusieron apoyar a los quiteños y organizar una junta
independiente a la de Sevilla mientras el rey Fernando VII regresaba al trono.

El Memorial de Agravios

El 20 de noviembre de 1809, Camilo Torres redactó un documento conocido como El


Memorial de Agravios, en el cual los criollos defendían su derecho a participar
directamente en el gobierno, a tener igualdad de derechos como españoles nacidos en
América y a participar en las decisiones que se tomaran. Aunque el Memorial pretendía que
los criollos obtuvieran una mayor participación en las colonias, en el fondo, lo que se
buscaba era establecer un sistema de gobierno representativo en América.

El documento, cuyo título verdadero es Representación del muy ilustre cabildo de Santafé a
la Suprema Junta Central de España, nunca se envió a la Península pero sirvió como base
ideológica a los movimientos de Independencia de las diferentes provincias del Nuevo
Reino.

Subir

Los acontecimientos de 1810

Desde 1810, se crearon numerosas juntas de gobierno en la Nueva Granada. Al comienzo,


estos organismos fueron leales a la monarquía, pero solicitaban la sustitución de las
autoridades españolas locales, por lo cual se afirma que eran autonomistas.

Las primeras juntas de gobierno

La primera junta autonomista en la Nueva Granada se instaló en Cartagena de Indias, el


22 de mayo cuando Antonio Villavicencio llegó enviado por el Consejo de Regencia que
remplazó a la Junta Central de Sevilla, para obtener el reconocimiento de los
neogranadinos. Los cartageneros aprovecharon esto para deponer al gobernador español y
establecer una Junta de Gobierno local. A cambio, aceptaron la autoridad del Consejo de
Regencia. Pronto, otras poblaciones del Virreinato siguieron el ejemplo de Cartagena. En
Cali, el 3 de julio de 1810 se formó una Junta Suprema de Salvación Pública; los
habitantes de Pamplona establecieron una junta el 4 de julio, y en la Villa del Socorro, las
élites y el pueblo establecieron su propia junta el 11 de julio.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

El 20 de julio ¿grito de independencia?

Usualmente, se piensa que el 20 de julio fue el día en que nuestro país se independizó
definitivamente de España. Pero, como hemos visto, varias juntas se formaron antes que la
de Santafé. Además, aquel día de 1810, los criollos tampoco pretendían independizarse
definitivamente de la Corona.

Aprovechando la llegada de Villavicencio, en la noche del 19 de julio, varios criollos


santafereños como Francisco José de Caldas, Camilo Torres, Antonio Morales y José
Acevedo y Gómez idearon un plan para hacer claras las diferencias entre ellos y los
españoles, y así formar una revuelta el día de mercado.

Antonio Morales sugirió que se pidiera prestado un florero al español José González
Llorente, con el pretexto de decorar el lugar de recepción del comisionado regio.

Como estaba planeado, en la mañana del 20 de julio, al solicitar prestado el florero,


González se negó, situación que aprovecharon los criollos para iniciar la revuelta. Durante
la tarde, una multitud asaltó las casas y los negocios de los españoles y en la noche, se
inició un cabildo abierto, es decir, una reunión de personas en la que se discuten temas de
interés para la comunidad. En dicho cabildo, el pueblo exigía nombrar una junta que
permitiera a los neogranadinos participar en las decisiones políticas.

Aunque el virrey Amar y Borbón se negó al establecimiento del cabildo, los criollos, en
presencia del pueblo, instalaron la Junta Suprema de Gobierno de Santafé.

Los españoles, a quienes los criollos llamaban chapetones, fueron atacados durante las
revueltas del 20 de julio
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La primera República

La Junta Suprema de Gobierno, donde tenía gran influencia Camilo Torres, declaró su
fidelidad al rey Fernando VII, pero no a las autoridades españolas del Virreinato. Por ello,
el 26 de julio de 1810, fueron expulsados el Virrey y los demás funcionarios. Además, al
proclamarse como Junta Suprema, se olvidó de que en muchas otras regiones también se
habían constituido juntas de gobierno autónomas. Esto reflejaba las disputas entre las
diferentes provincias, las cuales venían desde la época colonial.

La Junta Suprema de Gobierno planteó la adopción de un sistema de gobierno federalista,


es decir, donde cada provincia dirigiera sus propios destinos. Pero en 1811, Antonio Nariño
fue elegido presidente de la provincia de Cundinamarca y señaló que se debía seguir un
sistema de gobierno centralista, es decir, donde todas las provincias se unieran en un solo
Estado.

Este punto de vista contó con la oposición de algunas provincias como Antioquia,
Cartagena, Pamplona, Neiva y Tunja, las cuales firmaron, el 27 de noviembre de 1811, el
Acta de la Federación de las Provincias Unidas de la Nueva Granada para resistir la
oposición política de los centralistas.

En 1812, nuestro país estaba dividido en dos grupos claramente diferenciados: los
centralistas, comandados por Antonio Nariño, y los federalistas, dirigidos por Camilo
Torres. Las diferencias entre estos dos sectores, que puedes observar en los recuadros,
ocasionaron una etapa de guerras civiles que facilitó la reconquista de los españoles cuatro
años después. Por ello, al período de nuestra historia comprendido entre 1810 y 1816,
también se le conoce como la Patria Boba.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Antonio Nariño

Centralismo

 Establecimiento de un gobierno central y único que controle a toda la nación.


 Conformación de un Congreso que dicte las leyes para todo el territorio nacional.
 Unificación de todas las provincias del país alrededor de una sola Constitución.
 Creación de un ejército único nacional.

Federalismo

 Establecimiento de gobiernos provinciales, en los que el gobierno central no tenga mayor


decisión.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

 Conformación de Congresos provinciales que dicten las leyes exclusivamente para sus
territorios.
 Separación de todas las provincias del país, las cuales pueden establecer sus propias
constituciones.
 Creación de ejércitos en cada provincia.

Camilo Torres

Juramento de Nariño ante la bandera de Cundinamarca.

.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Para Camilo Torres Tenorio (1766-1816) los españoles americanos (criollos) y los
españoles peninsulares hacían parte de una misma monarquía.

La independencia absoluta

Entre mediados de 1810 y comienzos de 1811, numerosas juntas de poblaciones como


Tunja, Neiva, Santa Marta, Popayán, entre otras, promulgaron Constituciones en sus
territorios. La primera Constitución fue la del Estado de Cundinamarca, proclamada el 30
de marzo de 1811. Le siguieron la Constitución de la República de Tunja, del 9 de
diciembre del mismo año; la del Estado de Antioquia, del 21 de marzo de 1812; y la del
Estado de Cartagena, del 14 de junio del mismo año.
Poco a poco, las juntas que habían declarado su adhesión a Fernando VII, dieron paso a
declaraciones de Independencia absoluta. Es decir, ya no aceptaban ninguna autoridad de
España, pues se autodefinían como libres y soberanas. Cartagena lo hizo el 11 de
noviembre de 1811, y Cundinamarca lo hizo el 16 de julio de 1813.

Los realistas

Durante el período de la Primera República mientras algunos territorios se esforzaban por


mantener la recién obtenida Independencia, otros permanecieron siendo leales a la Corona
española.

 En el sur, en las regiones actuales de Nariño, Cauca y Valle varios grupos indígenas veían
como graves amenazas a los criollos, pues consideraban que una vez estos se
independizaran de la Corona española les serían arrebatados todos los derechos de
territorios y resguardos.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

 Estos sectores crearon guerrillas realistas para evitar la penetración de los ejércitos criollos
a sus regiones. El gobernador de Popayán, Miguel Tacón y Rosique les dio apoyo militar a
estas guerrillas para resistir a los ejércitos patriotas.
 En el norte, se dieron rivalidades entre Cartagena y Santa Marta. Los realistas se
agruparon en esta última ciudad y recibieron apoyo de Cuba y Maracaibo.

Los enfrentamientos entre ambas ciudades resultaron en la toma parcial de Santa Marta por
parte de las tropas patriotas el 6 de enero de 1813. Sin embargo, los realistas retomarían la
ciudad en marzo del mismo año, encabezados por el cacique Antonio Núñez.

Gracias a los sectores populares, los criollos lograron conformar las juntas de gobierno y
luchar por la Independencia.

La reconquista española

El rey Fernando VII retornó al trono español en 1814, tras derrotar a los franceses. Para
restablecer su Imperio y retomar las colonias americanas organizó la Expedición
Pacificadora bajo el mando de Pablo Morillo en 1816.

Morillo sitió Cartagena, que resistió durante 105 días, razón por la cual esta es llamada “la
ciudad heroica”. De allí cuatro divisiones de su ejército ingresaron al interior de la Nueva
Granada. Morillo llegó a Santafé el 26 de mayo de 1816 y fusiló a varios hombres y
mujeres que habían participado de las luchas independentistas, entre ellos, a Francisco
José de Caldas, Camilo Torres y Policarpa Salavarrieta. Durante la retoma fueron
restablecidas las autoridades españolas y el Virreinato. Este período se conoce como el
Régimen del Terror. Morillo fue reconocido por la monarquía española, que le otorgó el
título de Conde de Cartagena. La reconquista culminó en 1819, sin embargo, solo hasta
1821 el almirante José Prudencio Padilla expulsaría a la totalidad de la élite española que
aún permanecía en Santa Marta.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los mecanismos de represión

Morillo utilizó tres métodos de represión para luchar contra la resistencia criolla que
dejaron en la pobreza absoluta a muchas familias:

 Los Consejos de Guerra, en los que se juzgó y ajustició a los revolucionarios que fueron
capturados.
 El Consejo de Purificación, en el que se investigó a los funcionarios públicos y militares
activos y pensionados, sospechosos de haber colaborado con los rebeldes.
 La Junta de Secuestros que se encargó de embargar los bienes de los rebeldes y con los
que financió a sus tropas.

Se revelan los archivos del “Pacificador” Pablo Morillo

En este trabajo se muestran los documentos que narran las experiencias del General en Jefe
del Ejército Expedicionario, Pablo Morillo, en la Nueva Granada y en la Capitanía de
Venezuela entre 1815 y 1820. El libro, titulado Pablo Morillo: documentos de la
reconquista de Colombia y Venezuela, se convierte en un gran aporte para comprensión
de este proceso histórico conocido como la Reconquista. “Pablo Morillo dirigió la
expedición militar más numerosa que España enviara a América y se dedicó a tratar de
reconquistar lo que la Corona ya había perdido. Pase a sus esfuerzos, los resultados fueron
infructuosos”, comentó Heraclio Bonilla, profesor de la Universidad Nacional que participó
en la selección del material y dirigió la investigación.
Por su parte, el Embajador de España en Colombia, Nicolás Martín, señaló que “es muy
interesante ver la otra parte de los hechos que guardan estos archivos con datos muy
precisos de un hombre que apuntaba todo".
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Pablo Morillo (1775-1837) participó en batallas decisivas para la victoria de su patria


durante la Guerra de Independencia española.

La ruta de Morillo

El Régimen del Terror implantado por Morillo y la dominación española, aniquiló a la


mayoría de la generación precursora de la Independencia, entre otros personajes: Manuel
Rodríguez Torices, Jorge Tadeo Lozano y Antonio Villavicencio. Muchos criollos
patriotas murieron en estos años. Más o menos una treintena de mujeres que fueron
fusiladas por ayudar en la causa republicana, entre ellas Antonia Santos. Innumerables
campesinos, artesanos, gente común y corriente fueron asesinados y apresados. Muchos
curas acusados de servir a la independencia fueron desterrados y otros ejecutados. Todos
estos actos iniciaron cuando Morillo salió del puerto de Cádiz en España, junto con sus
tropas con la idea de modificar la situación en la Nueva Granada.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La campaña libertadora

Fue una campaña militar emprendida por el general venezolano Simón Bolívar con la que
se logró la independencia definitiva de nuestro territorio. Comenzó en 1815 y terminó el 7
de agosto de 1819 en la Batalla de Boyacá. En ella también participaron el general
neogranadino Francisco de Paula Santander, soldados del pueblo y algunos
colaboradores extranjeros.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Los actores de la independencia

El proceso de Independencia no fue un enfrentamiento exclusivo entre hombres realistas y


patriotas. También participaron mujeres y algunos niños, a los que se sumaron personas
afrodescendientes e indígenas que luchaban en ambos bandos.

Vamos a apreciar un poco las formas en que se produjo dicha participación.

Indígenas y afrodescendientes

Aunque parezca difícil de creer, durante la Independencia, los afrodescendientes y los


indígenas apoyaron tanto a los realistas como a los patriotas. En cuanto a la población
negra, el principal motivo para que se uniera a las tropas fue la promesa de manumisión, es
decir, la libertad de los esclavos. Durante la reconquista, El Pacificador ofreció a los
esclavos su libertad a cambio de entregar a los criollos revolucionarios. Por el lado patriota,
Bolívar también fue partidario de la manumisión, aunque temía que esta generase una
“guerra de castas”. En el ejército libertador se reconocen por su valor los generales
afrodescendientes Juan José Rondón y Leonardo Infante, así como el almirante José
Prudencio Padilla.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Por su parte, muchos indígenas brindaron su respaldo a los realistas porque no les
convenían algunas propuestas de los criollos, como por ejemplo, acabar con los resguardos
donde vivían y convertirse en trabajadores asalariados.

Los niños

En la época de la Independencia, los niños realizaban tareas de adultos desde muy temprana
edad. Como la esperanza de vida era muy corta, la vida adulta de un niño podía comenzar a
los 12 años. Además, no existían leyes como los derechos humanos o los derechos del niño
que pudieran excluirlos de los combates. Algunos niños participaban como soldados, por
ejemplo, Pedro Pascasio Martínez quien se destacó porque el 7 de agosto capturó al
comandante español José María Barreiro. Otros niños ayudaban como informantes o
mensajeros.

Pedro Pascasio Martínez Rojas fue un soldado neogranadino que participó en la Campaña
Libertadora cuando aún tenía 12 años.

Subir
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Fueron muchos los mártires negros que buscaron su libertad, varios fueron pasados al
patíbulo por el Pacificador Morillo.

El papel de mujer

Generalmente se piensa que la independencia fue un asunto exclusivamente de los


hombres. Sin embargo, durante este proceso muchas mujeres tuvieron un papel activo,
especialmente en el bando patriota. Ellas desempeñaron diversas funciones como:
combatientes, informantes, auxiliares en los combates y chicheras.

En el establecimiento de las juntas de gobierno, las mujeres se mostraron tan activas como
los hombres del pueblo. Por otra parte, algunas de ellas que tenían negocios como pulperías
y chicherías, prestaron servicios a la causa patriota permitiendo que en sus establecimientos
se planearan conspiraciones y se organizaran revueltas. Como combatientes, las mujeres
hicieron parte de las tropas y colaboraron en el ejército patriota. Estas mujeres que, por lo
general, eran de clase media y mestizas, se llamaron juanas, cholas o seguidoras de
campamento. Las juanas ocupaban las partes traseras de los batallones durante los
combates, recogían a los heridos y hacían las labores de lavandería y cocina.

Las heroínas más conocidas de la Independencia son Policarpa Salavarrieta y Antonia


Santos. Policarpa, conocida popularmente como La Pola, por medio de cartas, mantenía
informados a los patriotas de los Llanos sobre las actividades de los realistas. Cuando estas
cartas cayeron en poder del virrey Sámano, fue acusada de conspiradora y, posteriormente,
fusilada el 14 de noviembre de 1817. Por su parte, Antonia Santos organizó y financió la
guerrilla patriota de Coromoro, la cual contaba con la participación de 40 hombres y
extendió sus operaciones a toda la provincia del Socorro. Murió fusilada el 28 de julio de
1819.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

No todas las mujeres se alinearon en el bando patriota. Es el caso de María Antonia, la


hermana del Libertador Simón Bolívar, quien era una defensora decidida de la Corona
española. Como ocurría entre los varones, en algunos casos, el apoyo a la causa realista o
patriota por parte de las mujeres no se debía a convicciones políticas sino a vínculos
familiares. Esto se explica porque había mujeres criollas casadas con españoles o miembros
de la burocracia colonial.

Los mitos fundacionales de la independencia

Tres mitos fundacionales de la nación han sido repetidos, de una u otra forma, por
generaciones de historiadores. El primero de ellos, predica que la Nueva Granada era, al
momento de la Independencia, una unidad política cuya autoridad gobernaba el virreinato
desde Santa Fe. El segundo consiste en la idea de que la élite criolla dirigente se levantó el
20 de julio de 1810 en contra del gobierno de España, impulsada por los ideales de crear
una nación independiente. El tercero sostiene que la Independencia de la Nueva Granada
fue obra exclusiva de los criollos. Los indios, los negros y las castas se aliaron con el
imperio o jugaron un papel pasivo bajo el mando de la élite dirigente. Es decir, participaron
de los ejércitos y murieron tan ignorantes como antes. Solo por excepción se registra la
actuación destacada de un mulato o de un mestizo.

En 1817 fue fusilada Policarpa Salavarrieta.


Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La Gran Colombia

La Gran Colombia es el nombre con el que se conoce la república creada por Simón
Bolívar y otros criollos después de la derrota y expulsión de los españoles. Comprendía los
territorios del antiguo Virreinato de la Nueva Granada y de la Capitanía de Venezuela, es
decir, los actuales territorios de Panamá, Venezuela, Colombia y Ecuador, y algunos
territorios de Brasil, Costa Rica, Guyana y Nicaragua.

La idea de crear esta nación surgió en 1819 en un congreso llevado a cabo en la ciudad
venezolana de Angostura. Allí, Bolívar propuso la formación de un Estado que tuviera la
suficiente fortaleza para mantener su independencia, y para lograr el reconocimiento ante
los países extranjeros. Sin embargo, la formación de la Gran Colombia se aplazó hasta
1821. Este año se realizó otro congreso en la ciudad de Cúcuta, en donde se elaboró una
Constitución para los territorios independientes, se decretó la libertad de vientres para los
esclavos y se otorgó la igualdad social de los indígenas.

La Constitución de Cúcuta determinó las primeras leyes para la nueva república. En ella
se acordó que el territorio de la Gran Colombia estaría compuesto por departamentos,
provincias, cantones y parroquias. Se estableció que la capital del nuevo país sería
Bogotá, se adoptó un sistema de gobierno centralista y se dividió el poder en tres ramas: la
ejecutiva, en cabeza de un presidente y un vicepresidente; la legislativa, conformada por el
Congreso; y la judicial, compuesta por los jueces. Además, se estableció la forma como se
llevarían a cabo las elecciones, se otorgó el derecho al voto para los hombres mayores de
21 años y se establecieron algunos derechos de los ciudadanos como la libertad de
expresión.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

La corta existencia
de la Gran Colombia

Aunque el sueño de Bolívar de formar una gran nación se había logrado, algunos problemas
económicos y políticos llevaron a que en 1830 la Gran Colombia se separara.

Bolívar fue nombrado presidente de la Gran Colombia y Santander, vicepresidente. Bolívar


dejó encargado del gobierno a Santander para dirigir la campaña que trajo la Independencia
definitiva de Venezuela, en la Batalla de Carabobo (1821); de Quito, en la Batalla de
Pichincha (1822); de Perú, en la Batalla de Junín (1824) y del Alto Perú, actualmente
Bolivia, en la Batalla de Ayacucho (1824).

Los gastos de esta campaña fueron muy altos, lo que obligó al Gobierno a endeudarse con
Inglaterra. Por otra parte, surgieron diferencias entre los seguidores de Bolívar y los de
Santander, a lo que se sumaba el interés de algunos dirigentes locales por controlar sus
propios territorios, como José Antonio Páez en Venezuela y Juan José Flórez en Ecuador.

Los problemas políticos se volvieron más graves en 1828, cuando Bolívar asumió el poder
absoluto. Esto ocasionó el rechazo de los seguidores de Santander, quienes organizaron una
conspiración para asesinarlo en septiembre de ese año. Bolívar sobrevivió, pero el destino
de la Gran Colombia era la división. Venezuela se independizó en enero de 1830 y Ecuador
lo hizo en mayo del mismo año.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián

Ante esta situación, Bolívar dejó el gobierno en manos del venezolano Rafael Urdaneta y
partió hacia Europa. Sin embargo, tuvo que detenerse en Santa Marta debido a sus graves
problemas de salud. Allí murió el 17 de diciembre de 1830 en la Quinta de San Pedro
Alejandrino, propiedad de un reconocido comerciante español llamado Joaquín de Mier,
quien le había ofrecido su amistad y sus cuidados.

Simón Bolívar. El uniforme de los oficiales patriotas, inspirado en el de los franceses, se


diferenciaba del español en el uso de la charretera en los hombros.
Colegio Gimnasio Campestre San Sebastián