You are on page 1of 3

Parábola del rico insensato

Nombre:.................................................. Curso:................ Fecha:...........

«No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la


herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las
paredes y los roban. Acumulen, en cambio, tesoros en
el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los
consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde
esté tu tesoro, estará también tu corazón»

Mt 6, 19-21

La Palabra de Dios nos enseña que los bienes no son para acumular, sino para compartir. El anhelo de Jesús
es que vivamos en comunión, como hermanos. Y esa comunión también toca nuestros bienes. El amor de Dios
se hace visible entre nosotros en el compartir la vida y las cosa que administramos. El compartir los bienes con
los demás, es un signo contundente de la presencia de Dios en nuestras vidas. Nuestra opción por Dios, que
es amor y comunión, nos lleva buscar vivir la comunión de bienes y a denunciar el afán de tener, de acumular y
de dominar. ¿Con qué gestos concretos podemos construir y favorecer una economía fraterna, basada en los
valores de la caridad, la unidad, la solidaridad y la comunicación de los bienes? Nuestra opción por vivir el
Evangelio implica también una opción de comunión con los más desfavorecidos, con los olvidados y excluidos
de la sociedad. La propuesta de este encuentro es que juntos dejemos que la Palabra de Dios nos enseñe que
sólo en el compartir realizamos y hacemos plena la vida.

Primer momento:
trabajaremos en parejas con un listado de frases que expresan distintas ideas acerca del dinero y nuestra
relación con él. Luego de leer las frases iniciaremos un diálogo para analizarlas, guiados por las siguientes
preguntas:

 Analizar cada una de las frases.

 ¿Qué valores o antivalores encierra cada una?

 Agrupar aquellas con las que acordamos y aquellas con las que no.

 Elegir una o dos que mejor expresen cómo se vive la relación con los bienes en nuestra cultura.

 ¿Nos sentimos identificados con alguna? ¿Con cuál? ¿Por qué?

 Elaborar una nueva frase, que sea expresión de la propuesta del Evangelio en relación a los bienes.

1
Frases
- Dime cuánto dinero tienes… y te diré cuánto vales…
- El dinero no es nada, pero mucho dinero es otra cosa.
- No es más rico el que más tiene más, sino el que menos
necesita.
- Hay gente tan sumamente pobre, que sólo tiene dinero.
- El dinero solo trae problemas, por eso los animo a que
me lo den.
- ¿Quieres ser rico? Entonces no te afanes en aumentar
tus bienes, sino en disminuir tu codicia.
- Mi sueño es tener mucho dinero para vivir tranquilo como los pobres.
- Quien cree que el dinero lo hace todo, termina haciendo todo por dinero.
- El que no considera lo que tiene como riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.
- El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy
avanzado para ver la diferencia.
- Llevo dentro de mí mismo un peso agobiante: el peso de las riquezas que no he dado a los demás.
- ¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!
- Algún dinero evita preocupaciones; mucho las atrae.
- En la vida hay que escoger entre ganar dinero o gastarlo. No hay tiempo suficiente para ambas cosas.
- La riqueza es como el agua salada: cuanto más se bebe, más sed da.
- Muchas veces, el dinero lo compramos demasiado caro.
- Los avaros son como las abejas, trabajan como si fueran a vivir eternamente.
- El dinero es un buen siervo, pero un mal amo.
- Lo que tengo, cuando lo doy, se convierte en lo que soy.
- Todo necio confunde valor y precio.

Puesta en común y conclusiones.

Segundo momento:

Lectura de Lc 12, 16-21 («Parábola del rico


insensato»).

Les dijo entonces una parábola: «Había un hombre


rico, cuyas tierras habían producido mucho, y se
preguntaba a sí mismo: ¿Qué voy a hacer? No
tengo dónde guardar mi cosecha. Después pensó:
Voy a hacer esto: demoleré mis graneros,
construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma mía, tienes
bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vida. Pero Dios le dijo:
Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?». Esto es lo que sucede
al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios».

2
Luego se dialoga con el grupo sobre el mensaje de esta lectura y se van escribiendo en un afiche las palabras
clave: avaricia, egoísmo, insensatez, riqueza… El coordinador remarca las ideas que considera centrales e
invita a buscar qué valores estuvieron ausentes en esta situación: generosidad, compartir, solidaridad, pensar
en los demás…
Se propone trabajar en grupos para elaborar y escribir una parábola con el mismo mensaje del rico insensato
pero con personajes y situaciones de la actualidad. Se termina este momento grupal con una puesta en común
y el cometario de las parábolas.

Tercer momento:

Después de haber profundizado sobre el mensaje del texto y de recrearlo en los grupos, se propone un
momento de reflexión personal guiados con la siguiente ficha:

 ¿Qué cosas poseo?

 ¿De qué está lleno el granero de mi vida?

 ¿Qué otras cosas quisieran tener?

 ¿Qué cosas no comparto con nadie?

 ¿Qué cosas me animo a compartir con mis


amigos, mi familia?

 ¿Qué cosas puedo compartir con todos?

 ¿Qué significan para mí, las cosas que me


cuesta compartir?

 ¿Cuáles son mis temores?

 ¿Qué experiencias positivas tuve de compartir


mis bienes?

 ¿Cuáles fueron negativas y cómo influyeron en


mí?