You are on page 1of 6

Doctrina

Razón y fe
San Agustín, a los diecinueve años, se pasó al racionalismo y rechazó la fe en nombre de la razón.
Sin embargo, poco a poco fue cambiando de parecer hasta llegar a la conclusión de que razón y fe
no están necesariamente en oposición, sino que su relación es de complementariedad. 17 Según él
la fe es un modo de pensar asintiendo, y si no existiese el pensamiento, no existiría la fe. Por eso
la inteligencia es la recompensa de la fe. La fe y la razón son dos campos que necesitan ser
equilibrados y complementados.17

Esta postura se sitúa entre el fideísmo y el racionalismo. A los racionalistas le respondió: Crede ut
intelligas ("cree para comprender") y a los fideístas: Intellige ut credas ("comprende para creer").
San Agustín quiso comprender el contenido de la fe, demostrar la credibilidad de la fe y profundizar
en sus enseñanzas.

Interioridad
Agustín de Hipona anticipa a Descartes al sostener que la mente, mientras que duda, es
consciente de sí misma: si me engaño existo (Se enim fallor, sum). Como la percepción del mundo
exterior puede conducir al error, el camino hacia la certeza es la interioridad (in interiore homine
habitat veritas) que por un proceso de iluminación se encuentra con las verdades eternas y con el
mismo Dios que, según él, está en lo más íntimo de la intimidad.

Las ideas eternas están en Dios y son los arquetipos según los cuales crea el Cosmos. Dios, que
es una comunidad de amor, sale de sí mismo y crea por amor mediante rationes seminales, o
gérmenes que explican el proceso evolutivo que se basa en una constante actividad creadora, sin
la cual nada subsistiría. Todo lo que Dios crea es bueno, el mal carece de entidad, es ausencia de
bien y fruto indeseable de la libertad del hombre.

Agustín también reflexiona sobre el tiempo desde la perspectiva de la conciencia subjetiva. El
interior del hombre, dotado de memoria, está disperso entre el pasado y el futuro y anhela lo
imperecedero. Es a través del examen de la propia trayectoria existencial y la introspección en la
propia alma, donde Agustín expresa sus convicciones.

Ciudad de Dios
En la historia coexisten la Ciudad del Hombre, volcada hacia el egoísmo, y la Ciudad de Dios que
se va realizando en el amor a Dios y la práctica de las virtudes, en especial, la caridad y lajusticia.
Ni Roma ni ningún Estado es una realidad divina o eterna, y si no busca la justicia se convierte en
un magno latrocinio. La Ciudad de Dios, que tampoco se identifica con la Iglesia del mundo
presente, es la meta hacia donde se encamina la humanidad y está destinada a los justos.

Lucha contra las herejías
Agustín acusa al pelagianismo de no creer en el amor gratuíto de Dios. La salvación para él no es
un merecimiento del hombre por sus buenas obras sino pura gracia.

Agustín también ataca al donatismo. Este no admite a los que en las persecuciones renegaron de
la fe. Agustín aboga por la acogida y el perdón.

Ética
Para Agustín de Hipona la ley moral se sintetiza en la célebre frase: ama y haz lo que quieras. Para
Agustín el amor es una perla preciosa que, si no se posee, de nada sirven el resto de las cosas, y
si se posee, sobra todo lo demás.

Como para otros Padres de la Iglesia, para Agustín de Hipona la ética social implica la condena de
la injusticia de las riquezas y el imperativo de la solidaridad con los desfavorecidos

Las riquezas son injustas o porque las adquiriste injustamente o porque ellas mismas son injusticia, por

cuanto tú tienes y otro no tiene, tú vives en la abundancia y otro en la miseria

Psalmos 48

Agustín de Hipona defendió asimismo el bien de la paz y procuró promoverla:

Acabar con la guerra mediante la palabra y buscar o mantener la paz con la paz y no con la guerra es un título

de gloria mayor que matar a los hombres con la espada

Epístola 229

Recepción
San Agustín tiene gran importancia en la historia de la cultura de Europa.
Sus Confesiones suponen un modelo de biografía interior para muchos autores, que van a
considerar la introspección como elemento importante en la literatura. Concretamente, Petrarca fue
un gran lector del santo: su descripción de los estados amorosos enlaza con ese interés por el
mundo interior que encuentra en san Agustín. Descartes descubrió la autoconciencia, que señaló el
inicio de la filosofía moderna, copiando su principio fundamental (cogito ergo sum/pienso luego
existo) no literalmente pero sí en cuanto al sentido, de san Agustín (si enim fallor, sum/si me
equivoco, existo: De civ. Dei 11, 26). Por otro lado, San Agustín va a ser un puente importante entre
la antigüedad clásica y la cultura cristiana. El especial aprecio que tiene por Virgilio y Platón va a
marcar fuertemente los siglos posteriores.

Dos son las principales escuelas del pensamiento filosófico y teológico católico: la platónico-
agustiniana y la aristotélico-tomista. La Edad Media, hasta el siglo XIII y el redescubrimiento
deAristóteles, va a ser platónica-agustiniana.

Agustín y la ciencia
Según el científico Roger Penrose, san Agustín tuvo una «intuición genial» acerca de la relación
espacio-tiempo, adelantándose 1500 años a Albert Einstein y a la teoría de la relatividad cuando
Agustín afirma que el universo no nació en el tiempo, sino con el tiempo, que el tiempo y el
universo surgieron a la vez.18 Esta afirmación de Agustín también es rescatada por el colega de
Penrose, Paul Davies.

Agustín, quien tuvo contacto con las ideas del evolucionismo de Anaximandro, sugirió en su
obra La ciudad de Dios que Dios pudo servirse de seres inferiores para crear al hombre al
infundirle el alma, defendía la idea de que a pesar de la existencia de un Dios no todos los
organismos y lo inerte salían de Él, sino que algunos sufrían variaciones evolutivas en tiempos
históricos a partir de creaciones de Dios.19
Patronazgos
San Agustín es patrón en las localidades españolas de Serradilla (Cáceres) (donde están las M.
Agustinas Recoletas, guardianas del Cristo de la
Victoria), Avilés (Asturias), Erandio (Vizcaya),Fernán Caballero (Ciudad
Real), Ojós (Murcia), Linares (Jaén), Felanitx (Mallorca - Islas Baleares), Tordómar (Burgos)
y Cúllar (Granada). En diversas ciudades de América Latina, se encuentran iglesias y conventos de
la agustinos.

Obras
San Agustín ha dejado una gran cantidad de obras, elaboradas desde en 386 hasta el 419,
tratando temas diversos.20
Autobiográficas Polémicas

Escribe contra los maniqueos, los donatistas, los pelagianos, el
 Confesiones
arrianismo y contra herejías en general.
 Retractaciones

Filosóficas  Las herejías, dedicado a Quodvultdeo
 A Orosio, contra priscilianistas y origenistas
 Contra los académicos
 Réplica al adversio de la Ley y los Profetas
 La vida feliz
 Tratado contra los judíos
 El orden
 Réplica al sermón de loa arrianos
 Soliloquios
 Debate con Maximino, obispo arriano
 La inmortalidad del alma
 Réplica a Maximino, obispo arriano
 La dialéctica
 De las costumbres de la Iglesia Católica y de las costumbres de
 La dimensión del alma
los maniqueos
 El libre albedrío
 Las dos almas del hombre
 La música
 Actas del debate con el maniqueo Fortunato
 El maestro
 Réplica a Adimanto, discípulo de Manés, llamada "del
Apologéticas Fundamento"

 Réplica a Fausto, el maniqueo
 De la verdadera religión
 La utilidad de la fe  Actas del debate con el maniqueo Félix

 De la fe en lo que no se ve  La naturaleza del bien
 La adivinación diabólica  Respuesta al maniqueo Secundino

 La ciudad de Dios  Salmo contra la secta de Donato

Dogmáticas  Réplica a la carta de Parmeniano

 Tratado sobre el bautismo
 La fe y el símbolo de los
apóstoles  Carta a los católicos sobre la secta donatista (La unidad de la
 Ochenta y tres cuestiones Iglesia)
diversas
 Réplica a las cartas de Petiliano
 Cuestiones diversas a
 Réplica al gramático Cresconio, donatistas
Simpliciano
 El único bautismo (Resumen del debate con los donatistas)
 Respuesta a las ocho
preguntas de Dulcicio  Mensaje a los donatistas después de la Conferencia

 La fe y las obras  Sermón a los fieles de la Iglesia de Cesarea

 Manual de fe, esperanza y  Actas del debate con el donatista Emérito
caridad
 Réplica a Gaudencio, obispo donatista
 La Trinidad
 Consecuencias y perdón de los pecados, y el bautismo de los
Morales y pastorales niños

 El espíritu y la letra
 La mentira
 Contra la mentira  La naturaleza y la gracia

 El combate cristiano  La perfección de la justicia del hombre

 La catequesis a  Actas del proceso a Pelagio
principantes
 La gracia de Jesucristo y el pecado original
 La bondad del matrimonio
 Naturaleza y origen del alma
 La santa virginidad
 El matrimonio y la concupiscencia
 La bondad de la viudez
 Réplica a las dos cartas de los pelagianos
 La continencia
 Réplica a Juliano
 La paciencia
 Réplica a Juliano (obra inacabada)
 Las uniones adulterinas  La gracia y el libre albedrío

 La piedad con los difuntos  La corrección y la gracia

Monásticas  La predestinación de los santos

 El don de la perseverancia
 Regla a los siervos de Dios
 El trabajo de los monjes Homiléticas

Exegéticas
 Tratados sobre el Evangelio de san Juan (1º y 2º) 1-124
 Tratados sobre la primera carta de san Juan
 La doctrina cristiana
 El espejo de la Sagrada  Comentarios a los salmos (1º, 2º, 3º, 4) 1-150
Escritura
 Sermones (1º) 1-50: Sobre el Antiguo Testamento
 Comentario al Génesisen
 Sermones (2º) 51-116: Sobre los evangelios sinópticos
réplica a los maniqueos
 Sermones (3º) 117-183: Sobre el Evangelio de San Juan, Hechos
 Comentario literal al
y Cartas de los apóstoles
Génesis (incompleto)
 Sermones (4º) 184-272B: Sobre los tiempos litúrgicos
 Comentario literal al
Génesis  Sermones (5º) 273-338: Sobre los mártires

 Locuciones del Heptateuco  Sermones (6º) 339-396: Sobre temas diversos

 Cuestiones sobre el  Sermón a los catecúmenos sobre el Símbolo de los apóstoles
Heptateuco
 La devastación de Roma
 Anotaciones al libro de Job
 Sermón sobre la disciplina cristina
 Ocho cuestiones del
 La utilidad del ayuno
Antiguo Testamento
Cartas
 El Sermón de la Montaña
El extenso epistolario agustiniano prueba su celo apostólico. Sus cartas
 Exposición de algunos son muy numerosas y a veces extensas. Fueron escritas desde el 386 al
textos de la Carta a los 430. Se pueden haber conservado unas 800.
Romanos

 Exposición de la Carta a
los Gálatas

 Exposición incoada de la
Carta a los Romanos

 Diecisiete pasajes del
Evangelio de Mateo

 Concordancia de los
evangelistas

La ciudad de Dios, cuyo título original en latín es De civitate Dei contra paganos, es decir La ciudad
de Dios contra los paganos, es una obra en 22 libros de Agustín de Hipona que fue escrita durante
su vejez y a lo largo de quince años, entre el 412 y el 426. Es una apología del cristianismo, en la
que se confronta la Ciudad Celestial a la Ciudad Pagana. Las numerosas digresiones permiten al
autor tratar temas de muy diversa índole, como la naturaleza de Dios, el martirio o el judaísmo, el
origen y la sustancialidad del bien y del mal, el pecado y la culpa, la muerte, el derecho y la ley, la
contingencia y la necesidad, el tiempo y el espacio, la Providencia, el destino y la historia, entre
otros muchos temas.

A pesar de la designación del cristianismo como religión oficial del Imperio, Agustín expuso que su
mensaje es más espiritual que político. El cristianismo, según él, se debe referir a la ciudad mística
y divina de Jerusalén (la nueva Jerusalén) y no tanto a la ciudad terrenal. Su teología sirvió para
definir la separación entre Iglesia y Estado, algo que caracterizaría a las relaciones políticas
de Europa occidental, frente al Este bizantino, en donde lo espiritual y lo político no mostraba una
separación tan evidente.