You are on page 1of 4

Cuando hablamos de ciencia, nos referimos a un conocimiento sólo si nos atenemos al

sentido etimológico de la palabra. Si indagamos en el sentido real del término, la ciencia


puede considerarse desde un punto de vista objetivo y desde un punto de vista subjetivo.

Objetivamente, se considera a la ciencia como “un conjunto de proposiciones lógicamente


encadenadas que forman un sistema coherente". Estas proposiciones deben ser
verdaderas, es decir, lo que enuncian debe responder a una realidad suficientemente
comprobada por la experiencia, o a la firmeza de los primeros principios lógicos, y a las leyes
fundamentales del razonamiento. En cuanto a la sistematización que debe caracterizar a
toda ciencia, ella es necesaria por el principio de unidad que vincula la pluralidad de las
proposiciones mediante nexos: éstos se fundan en las relaciones existentes entre los
objetivos propios de cada ciencia. Por ejemplo: la Química no sólo ha encontrado el número
atómico de los elementos, sino que además ha logrado elaborar una Tabla Periódica de esos
mismos elementos, comenzando por el hidrógeno.

Subjetivamente, se considera a la ciencia como el conocimiento mismo, es decir, el saber


del hombre que abarca todas las proporciones de la ciencia objetivamente considerada.

Se debe tener cuidado de no confundir el conocimiento con la tarea para producir ese
conocimiento, que es el resultado de un trabajo. Por eso, hay que diferenciar la
investigación científica del conocimiento científico.

Nos debe quedar claro que el conocimiento no siempre es científico. Existe un conocimiento
vulgar o precientífico, que se limita a saber que un objeto existe, o que tiene determinadas
cualidades sensibles fáciles de captar y de describir, o que es útil para lograr este o aquel
fin práctico de la vida. Por ejemplo: saber distinguir "un coche de un colectivo", "la luna del
sol", "que la escoba sirve para barrer", etc., constituye un tipo de conocimiento indiferente
a la captación de los porqués, a la comprensión de los elementos esenciales e integrantes
del objeto. A lo sumo puede llegar a ubicar un miembro "x" en tal o cual clase de objetos,
fundamentándose en la aparición superficial de estructuras puramente externas. En
cambio, el conocimiento científico define a la ciencia como un saber crítico que justifica
(dice por qué) la verdad y comprueba lo que dice.
A la ciencia se la podría definir, "como un sistema organizado para el estudio riguroso del
mundo natural".

Clasificación de las Ciencias:

Las disciplinas consideradas científicas, conocidas como ciencias, se diferencian entre sí por
los aspectos y ámbitos que cada una estudia, como así también por la metodología que
utilizan.

Los criterios que suelen considerarse para la clasificación son dos:

a) el objeto de estudio: la astronomía estudia el movimiento de los cuerpos celestes en el


firmamento, la biología estudia los seres vivos, etc.

b) los métodos que se utilizan, que pueden considerarse en dos sentidos: por un lado, como
procedimientos para el logro de conocimientos y por otro lado, como la forma que tienen
los científicos para justificar la verdad de los conocimientos que proponen.

A las ciencias se las clasifica en formales y fácticas.

En el siguiente cuadro se puede observar cómo se distribuyen cada una de las ciencias

Por último, podemos comentar que en la actualidad se están replanteando los límites de
cada una de las ciencias, pues existen múltiples relaciones entre ellas.

La ciencia y la sociedad:

La ciencia y la tecnología han producido un gran impacto en las generaciones pasadas y


presentes, e influirán enormemente en la Humanidad del futuro.

"[...] hay una interacción muy importante entre ciencia y tecnología, [...] el progreso de la
ciencia depende en parte del avance de la tecnología y viceversa. Existe, a pesar de todo,
una diferencia de naturaleza entre estos dos tipos de actividad. En una palabra, podría
decirse que el objetivo de la ciencia es el proceso del conocimiento, mientras que la
tecnología tiene por objetivo la transformación de la realidad dada. La ciencia tiende a
adquirir nuevas informaciones sobre la realidad, mientras que la tecnología tiende a
introducir la información en los sistemas existentes (tanto en los naturales como en los
artificiales). [...]"

Jean Ladriere, El resto de la racionalidad, Salamanca, Sígueme-UNESCO,1977.

Las conclusiones a que han llegado miles de científicos, han hecho posible nuestras rutinas
diarias, siendo muy distinta a las de nuestros antepasados.

Todos estamos de acuerdo en que la reciente aplicación humana del saber científico, ha
sido muy rápida e irregular. Por tal motivo la mayoría de nosotros mira al futuro con un
sentimiento mezclado de esperanza y miedo.

La pregunta que hoy nos hacemos es: ¿Nos llevará las futuras aplicaciones de la ciencia a
una utopía o a un mundo nuevo y magnífico?

"El hombre está predestinado a vivir con su intelecto y sus éxitos. Esto es a la vez su gloria
y su maldición, no existiendo ninguna escapatoria".

Philip Handler

Lo que si hoy podemos asegurar, es que el hombre, continuará explorando y aplicando sus
conocimientos científicos a pesar de los riegos existentes. La ciencia, se debe considerar
que no es la verdad absoluta, pues no está capacitada para emitir sentencias o decisiones
de nuestra conducta. Como veremos más adelante, los resultados científicos no contiene
por sí mismo ningún valor implícito, y no hay en la investigación científica ninguna etapa de
relevante valor.

Así, la ciencia que produce instrumentos para crear y curar e instrumentos para destruir y
matar, no puede por sí misma determinar si tales instrumentos son buenos o malos.
Tampoco debe ni puede imponer costumbres morales y sociales para su propia práctica. En
cada caso, el hombre es quien debe tomar la decisión moral.
arrollar únicamente una cabeza.