You are on page 1of 12

MATERIA : DENUNCIA POR DESPIDO CON INFRACCIÓN A

GARANTÍAS CONSTITUCIONALES E INDEMNIZACIÓN

DE DAÑO MORAL. EN SUBSIDIO, DESPIDO

INJUSTIFICADO Y COBRO DE PRESTACIONES.

PROCEDIMIENTO : TUTELA LABORAL

DEMANDANTE : KARLA PAOLA VALDES TRONCOSO

RUT : 17.245.012-1.

DOMICILIO Pedro de Valdivia N°310, comuna de Copiapó.

ABOGADO PATROCINANTE : FRANCISCA BELEN HERNANDEZ CARVAJAL.

RUT : 16.623.999-0

DOMICILIO : Agustinas 814, oficina 805. Santiago

DEMANDADO : CLINICA ESTÉTICA AVANZADAS.P.A.

RUT : 76.780.783-K

REPRESENTANTE LEGAL : Luis Humberto Gutiérrez Rojas.

RUT 10.513.764-8.

DOMICILIO : Colipi N°488, oficina 205, comuna de Copiapo.

EN LO PRINCIPAL: Denuncia de tutela laboral por despido con infracción a garantías

fundamentales, y cobro de prestaciones adeudadas. En subsidio, demanda por despido

injustificado y cobro de prestaciones .EN EL PRIMER OTROSÍ: Acompaña documentos

EN EL SEGUNDO OTROSÍ:Solicita autorización para utilización de medios electrónicos e

indica correo. Acompaña documentos. EN EL TERCER OTROSÍ: Patrocinio y poder.

1
S.J.L. de Letras del Copiapo

KARLA PAOLA VALDES TRONCOSO, esteticista, cédula nacional de


identidad número 17.245.012-1, domiciliada en Pedro de Valdivia N°310, comuna
de Copiapó, a S.S. respetuosamente digo:

Que, de conformidad a lo establecido en los artículos 2º y 485 y siguientes


del Código del Trabajo, vengo en interponer denuncia por vulneración de dere-
chos fundamentales con ocasión del despido en procedimiento de Tutela Laboral
y demanda de cobro de indemnizaciones y prestaciones laborales, en contra de mi
ex empleador, CLINICA ESTETICA AVANZADA S.P.A, persona jurídica del giro de
su denominación, Rut 76.780.783-k, con domicilio para estos efectos en Colipi
484, oficina 205, comuna de Copiapó, en adelante e indistintamente, la “denuncia-
da” o la “demandada”, legalmente representada por don Luis Humberto Gutiérrez
Rojas, cedula nacional de identidad número 10.513.764-8, profesión u oficio igno-
ro, con domicilio en Colipi 484, oficina 205, comuna de Copiapó, a fin de que luego
del procedimiento de rigor S.S. declare que fui vulnerada en mis derechos funda-
mentales al ser despedida, condenando a la demandada al pago de las indemniza-
ciones y prestaciones que a su turno se precisarán o a las que U.S estime pertiene-
te.

Fundo esta demanda o denuncia en las siguientes consideraciones de hecho y de


derecho:

I.- Antecedentes de la relación laboral.

En agosto de 2017, me encontraba trabajando en la clínica estética avanzada, una


de mis supervisoras era la doctora Cathy Vásquez, en dicha oportunidad, la doctora
me comenta que iniciaría un nuevo proyecto de estética, acto seguido me ofrece la
oportunidad de ser parte del staff de trabajo de dicho proyecto, inmediatamente
me señala cuales serian las condiciones laborales, bajo las cuales me contratarían,
me indica que la jornada laboral se iba a dividir en dos turnos, uno de mañana y
otro de tarde y debiendo asistir un sábado al mes, el sueldo base seria mayor al que
ganaba actualmente y las comisiones serian sin tope. Al finalizar nuestra conversa-
ción me indica, queue una vez queue este constituida la nueva sociedad, se contac-
taría conmigo don Luis Gutierrez, para señalar el monto exacto de mi remunera-
ción y poder cerrar el trato.

En septiembre de 2017, don Luis gutierrez me contacta telefónicamente, me cito a


las dependencias de Vitabella. En dicha reunión me señala el sueldo queue ganaría
y me comenta que debía realizar los mismos tratamientos queue realizaba en mi
empleo anterior, acto seguido le comunico que la oferta me interesaba, pero que
necesitaba vacaciones, don Luis accede a lo solicitado y cerramos el trato.
2
El 18 de octubre de 2017, comencé a trabajar en Viatabella, entre a trabajar con
muchas ganas de crecer como profesional y de aportar con todos mis conocimien-
tos a este nuevo proyecto. Mi compromiso con la empresa quedo demostrado, des-
de el primer momento. La primeras semanas, don Luis Gutiérrez me pidió que rea-
lizara una serie de llamados teléfonos, de una lista de personas que el mismo me
entrego, me indica que debía agendar horas con la doctora Cathy Vásquez y me di-
ce que por cada cliente agendado, me daría una comisión, agregando que él era un
hombre de palabra y queue iba a cumplir con las comisiones ofrecidas.

Al tiempo después, don Luis me dice, que si me gustaría ser representante de Vita-
bela en la sección de ventas y convenios, obviamente la oferta me intereso, al ver mi
gran interés la doctora Cathy, me señala que me capacitaría en ventas con una per-
sona llamada Paula. La doctora Cathy me indica, que cuando este en Santiago de va-
caciones, podía ir a la parva para que Paulina me capacitara.

Con estas ofertas, me sentía cada vez, más a gusto en mi trabajo, sentía que estaban
reconociendo mi esfuerzo e iniciativa.

II.- Acoso laboral y circunstancias que terminarían en mi despido.

Los problemas laborales comenzaron a partir del mes de enero del presente año,
durante dicho periodo, atendí a una paciente que presento moretones, luego de
realizarle, una sesión de radiofrecuencia en los brazos, dichos moretones son una
consecuencia esperables, es más los pacientes firman un documento previo al tra-
tamiento, donde se les indican las consecuencias adversas y dentro de estas esta-
ban los moretones. Al pasar los días don Luis Gutierrez, se entero de lo sucedido
con la paciente y me llamo a mi celular, cuando conteste solo escuche gritos, al fina-
lizar me señala queue bloquearía mi agenta de tratamientos corporales. Lo anterior
perjudico considerablemente mis comisiones y por consecuencia mi sueldo.

Esta fue la primera vez que no me sentí respaldada por mi empleador, porque no
considero mis explicaciones, en ningún momento me apoyaron, me desilusione
porque me empleador no estaba cumpliendo con las condiciones ofrecidas en el
trato inicial, incluso a la fecha aun no me hacían formar contrato, sin embargo, con-
tinúe trabajando con la mejor disposición.
A fines de enero, por problemas personales me tuve que cambiar de casa y para
firmar el contrato de arriendo, me pidieron justificar mi renta y empleabilidad, lo
cual se dificulto, porque aun no firba contrato de trabajo con Vitabella. Debido a lo
anterior le solicite a la encargada de recursos humanos y contabilidad, un borrador
del contrato que trabajo, señalando los motivos de mi solicitud, la encargada me
entrego el documento sin ningún problema.
Luego se solicitar el documento, en la empresa comenzó a correr el rumor de que
mi solicitud había sido fraudulenta, decían que había solicitado el borrador de mi
contrato para cambiar las condiciones contractuales, alterando la vigencia del
mismo y que lo habían firmado para todos los fines legales, lo que fue totalmente
falso.
3
A inicios de febrero Sali de vacaciones, incorporando nuevamente a mis funciones el
día lunes 17 de febrero del presente año, al llegar me señalan que debía asistir a la
notaria a firmar mi contrato de trabajo. Luego de llegar de notaria, alrededor del
medio día, don Luis Gutiérrez, entra al box donde me encontraba, me mira y me dice
que se había enterado del rumor, sobre el borrador del contrato y que él sabía que
yo había tratado de cambiar las condiciones de dicho documento, le explique inme-
diatamente que eso no era verdad, pero no me creyó y me señala que tomaría accio-
nes legales en mi contra, luego se retira y me señala que me dirija al box del médico,
insiste en que iniciara acciones legales y me dice que al iniciar las gestiones judicia-
les, yo no encontraría trabajo en ningún lugar de Copiapo. Quede totalmente asusta-
da y desilusionada del actuar de don Luis, quien en ningún momento me dejo acla-
rar la situación.

Luego del episodio ocurrido, quedo muy mal anímicamente, una vez más me sentí
vulnerada por don Luis Gutiérrez, desde eso momento mi situación en la empresa
empeoro, después de la advertencia de don Luis, cada vez que llegaba a mis turnos,
mi agenda estaba vacía, sin embargo continúe asistiendo a mi lugar de trabajo con la
mejor disposición.

Durante uno de mis turnos, se acerca una compañera de trabajo y me pide si la po-
día reemplazar en el turno del día sábado, debido a que ella no tenia con quien dejar
a su hijo, con la mejor intención accedí a la solicitud, inmediatamente fuimos hablar
el cambio de turno con la encargada del local, quien nos señala que no había ningún
problema en realizar el cambio de turno. Al pasar unos minutos, le comunican a don
Luis el cambio de turno, esto provoco su enojo y se acerco a mi compañera advir-
tiéndole que si ella no asistía al turno del día sábado, el no renovaría su contrato, mi
compañera muy afligida le comente a don Luis, los motivos del cambio, finalmente
accede al cambio de turno.

Cuando llegue a la clínica a realizar el turno de mi compañera, revise mi agenda y vi


que había agendada una evaluación, la encargada de local me señala que luego de
realizar dicha evaluación me podía retirar, me indica que don Luis Gutiérrez dio esa
instrucción, muy sorprendida le señalo que necesito respaldo escrito de los dichos
de don Luis, de lo contrario me podían denunciar por abandono de mis deberos, la
encargada no supo contestar, por lo que decidí continuar en mi lugar de trabajo y
cumplir con el turno completo. En ese momento me di cuenta que don Luis no me
dejaría desarrollar mis funciones con tranquilidad, intentando una vez más blo-
quear mi agenda, mis temores se volvieron realidad, luego de que una clienta se co-
municara directamente conmigo, quien me señala que en más de una oportunidad
llamo a la clínica y solicito una hora conmigo, pero que en la clínica le decían que yo
no tenía horas, lo cual es totalmente contradictoria porque cada vez que llegaba a la
clínica y revisaba mi agenda, esta estaba vacía.

Para mí la situación se volvió insostenible, comencé con crisis de pánico cada vez
que tenía que ir a mi lugar de trabajo, no podría creer el actuar de mi empleador me
sentí totalmente vulnerada y amedrentada por don Luis, quien estaba perjudicando
día a día mis funciones en la clínica. Decidí pedir ayuda y acudir a los otros dueños
de Vitabella. Escribí una carta explicando mi situación y señalando los actos indebi-
dos que estaba realizando don Luis hacia mí persona, dicha misiva se le entregue a
don Roberto Masso, quien se negó a recibir mi carta, ni siquiera la quiso leer, una
vez más, nadie quiso escuchar lo que yo tenía que decir. Ya no sabía que hacer, como
última opción, recurrí a la doctora Cathy Vasquez y le envié la carta por correo elec-
trónico, quien me señala que me quede tranquila, que mi trabajo en la clínica está
asegurado y que mi contrato se renovaría el 27 de febrero.

4
El dia 28 de febrero, mis temores se volvieron realidad, luego de terminar mi jorna-
da laboral, alrededor de las 6 de la tarde, me comunican que mi contrato se había
terminado y que no lo iban a renovar, la funcionaria Cynthia Tara, me señala que el
motivo de mi despido, se debe al incidente que tuve con don Luis, sobre el borrador
del contrato y porque no era proactiva.

Una vez más mi empleador vulnero mis derechos, cuando trate de hacer presente mi
problema nadie me escucho, sin embargo al momento de despedirme afirmar que el
motivo de mi despido se debe al problema que tuve con don Luis Gutiérrez. Concu-
rrí a la inspección a dejar el reclamo correspondiente el día 5 de marzo del presente
año.

IV.- Acción de tutela laboral.

Art. 485. El procedimiento contenido en este Párrafo se aplicará respec-


to de las cuestiones suscitadas en la relación laboral por aplicación de las
normas laborales, que afecten los derechos fundamentales de los trabaja-
dores, entendiéndose por éstos los consagrados en la Constitución Políti-
ca de la República en su artículo 19, números 1°, inciso primero, siem-
pre que su vulneración sea consecuencia directa de actos ocurridos en la
relación laboral, 4°, 5°, en lo relativo a la inviolabilidad de toda forma
de comunicación privada, 6°, inciso primero, 12°, inciso primero, y 16°,
en lo relativo a la libertad de trabajo, al derecho a su libre elección y a lo
establecido en su inciso cuarto, cuando aquellos derechos resulten lesio-
nados en el ejercicio de las facultades del empleador.

También se aplicará este procedimiento para conocer de los actos dis-


criminatorios a que se re ere el artículo 2° de este Código, con excepción
de los contemplados en su inciso sexto.

Se entenderá que los derechos y garantías a que se refieren los incisos


anteriores resultan lesionados cuando el ejercicio de las facultades que la
ley le reconoce al empleador limita el pleno ejercicio de aquéllas sin jus-
tificación suficiente, en forma arbitraria o desproporcionada, o sin respe-
to a su contenido esencial. En igual sentido se entenderán las represalias
ejercidas en contra de trabajadores, en razón o como consecuencia de la
labor fiscalizadora de la Dirección del Trabajo o por el ejercicio de ac-
ciones judiciales.

Interpuesta la acción de protección a que se refiere el artículo 20 de la


Constitución Política, en los casos que proceda, no se podrá efectuar una
denuncia de conformidad a las normas de este Párrafo, que se refiera a
los mismos hechos.

Forma en que los derechos fundamentales fueron vulnerados:

Todos los hechos relatados en el cuerpo de este libelo constituyen un evidente pro-
ceso de vulneración derecho fundamental a la integridad física y psíquica, y al res-
peto y protección de la vida privada y a la honra de la persona y su familia, en el
que mi despido vino a constituir el acto final o conclusivo del mismo. En definitiva,
mi separación transgredió el artículo 2 del Código del Trabajo, por lo que el despi-
do debe declararse lesivo.

5
Además, fuera de ser el despido lesivo, durante la relación laboral, los hechos ma-
teria de autos constituyen una vulneración de los derechos fundamentales de mi
persona, específicamente el derecho a la integridad física y psíquica, establecido en
el artículo 19 N°1 de la carta fundamental al derecho al respeto y protección de la
vida privada y a la honra de la persona y su familia, contemplado en el artículo 19
N° 4 de la Constitución, y ambos en el artículo 2° del Código del Trabajo en relación
con el artículo 485 de este.

El artículo 2 inciso 2° dispone: “Las relaciones laborales deberán siempre fundarse


en un trato compatible con la dignidad de la persona”. A continuación, en su segun-
da parte este artículo establece, que “asimismo es contrario a la dignidad de la per-
sona el acoso laboral, entendiéndose por tal, toda conducta que constituya agresión u
hostigamientos reiterados ejercidas por el empleador o por uno o más trabajadores,
en contra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio, y que tenga como resul-
tado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien que ame-
nace o perjudique si situación laboral o sus oportunidades en el empleo”.

Asimismo el artículo 485 del Código del Trabajo dispone que la acción de tutela de
derechos fundamentales en el ámbito del trabajo “ se aplicara respecto de las cues-
tiones suscitadas en la relación laboral por aplicación de las normas laborales, que
afecten los derechos fundamentales de los trabajadores, entendiéndose por es-
tos los consagrados en la Constitución Política de la Republica en su artículo 19,
numero 1°, inciso primero, siempre que su vulneración sea consecuencia directa de
actos ocurridos en la relacion laboral (…). Inciso 2° “también se aplicara este proce-
dimiento para conocer de los actos discriminatorios a que se refiere el artículo 2° de
este Código, con excepción de los contemplados en su inciso sexto”.

Conforme a lo expuesto, solicito a SS., que acoja la denuncia de tutela por acoso la-
boral que en este acto interpongo y que enconformidad a lo dispuesto en el artícu-
lo 189 inciso 3 del Código del Trabajo declare que mi despido fue vulneratorio y
grave conforme a los antecedentes que se aportaran en la etapa procesal corres-
pondiente.

Los hechos descritos ocurrieron en la relación laboral y con ocasión del despido.

V.- Acción por Acoso Laboral o “Mobbing”


Conforme a los hechos relatados, conjuntamente con la acción de tutela, confor-
me a lo dispuesto en el artículo 489 inciso final del Código del Trabajo, interpongo
acción de indemnización de perjuicios por acoso laboral o mobbing, porque los
maltratos que sufrí por parte de mis jefes, fueron de tal magnitud que su conducta
se enmarcó dentro de la figura de Acoso Laboral descrita en el artículo 2 inciso 2°
del Código del Trabajo, ya citado.
En efecto, de la conducta de mis jefes se desprende claramente su ánimo persecu-
torio, pretendiendo con el hostigamiento sistemático y cansante y así empujarme a
dejar mi trabajo y renunciar a mi empleo, constituyendo mi despido la última ma-
nifestación del acoso laboral del cual fui víctima.
Ahora bien, Juan Sagardoy e IclarÁlzaga, definen el acoso laboral como “aquella
conducta abusiva o de violencia psicológica que se realiza en forma sistemática en
el ámbito laboral a través de reiterados comportamientos, manifestaciones o acti-
tudes que lesionan la dignidad e integridad de la víctima.

6
Ha de tratarse, por tanto, de una conducta sistemática o reiterada en el tiempo pa-
ra que atente contra la dignidad del trabajador y persiga que el trabajador afectado
no pueda desempeñar su trabajo en forma habitual en lo que venía haciendo hasta
que se produjeron los ataques.” Por su parte Luelmo Millán lo define como “ una
reiteración de actos más o menos explícitos e intensos, pero que, en cualquier caso,
no pasan desapercibidos por el destinatario, que llega a darse cuenta de que le cri-
tica activa o pasivamente, y que se percata como va perdiendo peso específico n su
trabajo, donde se le margina en beneficio de otro compañeros o , simplemente, deja
de contar para la empresa, que mantiene o incluso va incrementando, esa actitud
de olvido o de clara reprobación o menosprecio del mismo a lo largo del tiempo (el
“ninguneo”) hasta que se rompe su equilibrio y le obliga a tomar una determina-
ción, o bien sea la baja médica por tener quebrantado el espíritu y la propia estima,
con repercusiones incluso físicas, bien sea la dimisión o cese, aparentemente vo-
luntario, en el puesto de trabajo, o ambas cosas.
Como lo señala el profesor Sergio Gamonal Contreras, el mobbing o acoso moral se
define conceptualmente mediante la descripción de conductas que han sido catalo-
gadas como acoso por los especialistas en el tema y puede perseguir distintos obje-
tivos, como eliminar al trabajador mediante una renuncia forzada, evitando el des-
pido y con ello el pago de las indemnizaciones legales, pero también puede tener
por objeto crear un ambiente que facilite el despido de la víctima o incluso la fina-
lidad del acosador puede ser simplemente dañar a la víctima a causa de las especia-
les características de su personalidad.
El profesor Gamonal ha dicho que el resultado objetivo general del acoso es produ-
cir un ambiente laboral hostil para la víctima y denigratorio de su dignidad de per-
sona que redunda en daños para la salud, como la depresión, el estrés o ansiedad,
además de trastornos psicosomáticos.
El acoso moral atenta contra la dignidad del trabajador y por ende vulnera sus de-
rechos fundamentales La dignidad constituye un valor inherente a la persona hu-
mana que supone la autodeterminación consciente y responsable de la propia vida
que lleva consigo la pretensión del respeto por parte de los demás. Así, la dignidad
es el fundamento y base de todos los derechos del hombre, los que no se ven limi-
tados por la existencia de la relación laboral, sino que mantienen en toda su dimen-
sión tanto para el trabajador como para el empleador.
Marco normativo del acoso laboral o mobbing

a) El respeto a la dignidad del trabajador. El artículo 2 inciso 2° del Código


del Trabajo, establece en su inciso segundo: “Las relaciones laborales debe-
rán siempre fundarse en un trato compatible con la dignidad de la persona.
Es contrario a ella, entre otras conductas, el acoso sexual, entendiéndose por
tal el que una persona realice en forma indebida, por cualquier medio, re-
querimientos de carácter sexual, no consentidos por quien los recibe y que
amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el em-
pleo. Asimismo, es contrario a la dignidad de la persona el acoso laboral, en-
tendiéndose por tal toda conducta que constituya agresión u hostigamiento
reiterados, ejercida por el empleador o por uno o más trabajadores, en con-

7
tra de otro u otros trabajadores, por cualquier medio, y que tenga como re-
sultado para el o los afectados su menoscabo, maltrato o humillación, o bien
que amenace o perjudique su situación laboral o sus oportunidades en el
empleo.”.
El respeto de la dignidad de las personas en las relaciones laborales es una
obligación que recae principalmente en el empleador, por el poder de man-
do que detenta y la obligación de subordinación del trabajador.
Ahora bien, el mobbing definido como “un proceso conformado por un
conjunto de acciones y omisiones en virtud de las cuales uno o más sujetos
acosadores crean un ambiente laboral hostil e intimidatorio respecto de una
o más víctimas de acoso, afectando gravemente su dignidad personal y da-
ñando la salud de los afectados con miras a lograr distintos fines de tipo per-
secutorio en el ambiente del trabajador, transgrediendo con ello el artículo 2
inciso 2° del Código del Trabajo.

Sin perjuicio en que US. deberá determinar las infracciones cometidas por la

demandada conforme el mérito del proceso, desde ya hacemos notar que, se violó mi

derecho a la integridad física y psíquica por medio del acoso laboral sostenido de mi ex

jefe

El artículo 489 C.T. en su inciso tercero, señala que en caso de acogerse la

denuncia, el juez ordenará el pago de la indemnización a que se refiere el inciso cuarto

del artículo 162 y la establecida en el artículo 163, con el correspondiente recargo de

conformidad a lo dispuesto en el artículo 168 y, adicionalmente, a una indemnización

que fijará el juez de la causa, la que no podrá ser inferior a seis meses ni superior a once

meses de la última remuneración mensual.

8
Por ende, solicito que el banco demandado sea condenado al pago de las siguientes

prestaciones:

11 meses de remuneración mensual, o bien la suma que US. determine conforme al mérito

del proceso.

VI.- Indemnización por daño moral.

El artículo 2329 del Código Civil, establece que por regla general todo daño que pueda

imputarse a malicia o negligencia de otra persona, debe ser reparado por ésta, norma sobre la

cual nuestra doctrina y jurisprudencia nacionales han construido una una rica y profunda

elaboración de la indemnización del daño moral, tema que por cierto es de enorme relevancia

para la judicatura laboral.

Fluye del relato de los hechos antes expuesto, que mi jefe directo comenzó a acosarme

laboralmente, empeorando por cierto mi condición de salud mental: al mismo tiempo que debía

lidiar y aceptar los cambios laborales impuestos por mi jefe, debía entender que la carrera por la

que había luchado con tanta energía por años se estaba derrumbando y estaba siendo destruida

por el prejuicio de una persona, a la vez que enfrentaba un ambiente laboral hostil por parte del

Sr. Luis Gutierrez

El daño moral producido por este particular orden de cosas, se trata de una situación más

allá de las infracciones constitucionales y despido vulneratorio que nuestra legislación laboral

intenta proteger por medio del sistema de indemnización tasada del art. 489 C.T., existiendo en la

actualidad una ferviente discusión jurídica sobre si ésta comprende o no el daño moral causado

durante la vigencia de la relación laboral.


A juicio de esta defensa, el art. 495 numeral 3 C.T. consagra claramente la plena

compatibilidad y coherencia de ambas indemnizaciones, al señalar dentro del contenido de la

sentencia que falla la acción de tutela: “la indicación concreta de las medidas a que se

encuentra obligado el infractor dirigidas a obtener la reparación de las consecuencias

derivadas de la vulneración de derechos fundamentales, bajo el apercibimiento señalado en

el inciso primero del artículo 492, incluidas las indemnizaciones que procedan”(destacados

son nuestros).

Por concepto de indemnización del daño moral ya mentado, solicito a US. la suma de

$40.000.000, sin perjuicio de lo que US. estime justo conforme el mérito del proceso.

VI.- Acción de despido injustificado subsidiaria.

En subsidio de la acción de tutela deducida en forma principal y fundada en los mismos

hechos y narración ya expuesta, interpongo demanda por despido injustificado, solicitando a US.

se condene a la demandada al pago de las indemnizaciones del art. 162 y 163 C.T., esta última con

recargo del 50% o en subsidio del 30% conforme la causal de despido que US. finalmente estime

aplicable.

VI.- Base de cálculo.

Para efectos de calcular las prestaciones enunciadas en este escrito, mi remuneración

mensual total era de$ 450.000.

POR TANTO,

SÍRVASE S.S.: tener por interpuesta denuncia por despido discriminatorio, o con infracción de

garantías constitucionales, acogiéndola a trámite, y declarando en definitiva:

10
1) Que el despido del que fui objeto fue discriminatorio y con infracción de mis derechos

fundamentales, condenando a la demandada al pago de las prestaciones que se señalan en

el art. 489 del Código del Trabajo, esto es: i) indemnización sustitutiva de aviso previo del

art. 162; ii) indemnización por años de servicio del art. 163, recargada en un 50% por no

haberse invocado causal de término (art. 168 letra b); en subsidio, en un 30% de

estimarse que se aplicó la causal del art. 161 (art. 168 letra a); iii)11 meses de

remuneración mensual, o bien la suma que US. determine conforme al mérito del proceso.

2) Que la suscrita debe ser indemnizada por el daño moral causado por el Banco demandado

en su calidad de empleador, por la suma total de $40.000.000, sin perjuicio de lo que US.

estime justo conforme el mérito del proceso.

3) En subsidio, que el despido de que fui objeto es injustificado, condenando al pago de al

pago de las indemnizaciones del art. 162 y 163 C.T., esta última con recargo del 50% o en

subsidio del 30% conforme la causal de despido que US. finalmente estime aplicable.

PRIMER OTROSÍ:Para efectos del artículo 490 del Código del Trabajo, vengo en acompañar los

siguientes documentos, con citación:

1) Informe médico elaborado por el Psicologo Alex Valdes Ramos, certificando

diagnóstico de la suscrita, de fecha 6 de marzo de 2018.

2) Copia de acta de comparendo de conciliación ante la dirección del trabajo de copiapo,

de fecha 15 de marzo de 2018.

11
SEGUNDO OTROSÍ: Ruego a US. autorizar a esta parte para la utilización de medios electrónicos

para actuaciones procesales, para las cuales se empleará el correo electrónico

asesoriajuridicahyc@gmail.com.

TERCER OTROSÍ: Sírvase S.S. tener presente que por el presente acto vengo en designar abogado

patrocinante y conferir poder para actuar en la presente causa, a la abogada habilitada para el

ejercicio de la profesión, doña FRANCISCA BELEN HERNANDEZ CARVAJAL, cedula nacional de

identidad número 16.623.999-0, con domicilio para estos efectos en calle Agustinas 814, oficina

805, comuna de Santiago, quien firma en señal de aceptación.

12