You are on page 1of 2

Sobre la serie Moisés y los 10 mandamientos

Santiago Castro Leguizamón

El día de ayer (13 de septiembre de 2016), leí una publicación en Facebook sobre la
vinculación de esta teleserie brasileña con Edir Macedo, el líder de la Iglesia Universal del
Reino de Dios, también conocida como "Pare de Sufrir". Junto con ello, se proporcionaba
datos acerca del gran negocio que rodea a esta serie y a otras semejantes, llamadas
"novelas bíblicas".

Ante tales argumentos, bien podrías decidir no verla ni recomendarla o hasta hacer una
campaña para que los creyentes en Cristo nos alejemos de esa mega producción televisiva.

PERO en lugar de hacer eso, te pido unos minutos para decirte por qué creo que vale la
pena verla y recomendarla.

Nunca antes vi una teleserie que retrate tan bien los valores bíblicos y que inspire tanto a
seguirlos. Es cierto que no todo es literalmente bíblico, ya que como dice la autora, se trata
de una novela y no de un documental, pero en el fondo siempre está presente la importancia
de la fe en el Único Dios, tal como es presentado en la Biblia.

Admiro la manera en que se exalta el valor de la familia, del matrimonio, de la fidelidad


conyugal, de la importancia de la espera antes de casarse. Hasta las escenas de expresión
del amor sexual son representadas con pudor, aptas para todo espectador, de modo que
cualquiera que las vea podrá quedarse con la idea de lo bello que es el deseo sexual entre
los cónyuges. Sinceramente, no recuerdo haber visto algo así en la televisión pública.

Recuerdo cuando quedaba tan claro el contraste entre la opulencia de los poderosos
egipcios versus la pobreza de los esclavos hebreos. A los ojos del mundo los primeros
serían envidiados, pero quienes realmente eran felices, quienes tenían bellas familias y
quienes tenían calidad de vida eran los últimos.

Hay muchos pasajes memorables, que reflejan muy bien lo que dice el Éxodo y otros libros
de la Biblia. Por ejemplo, me impresionó ver el clamor que hicieron los esclavos a su Dios
y cómo Él los oyó y envió un libertador, a quien estuvo preparando por años.

Al ver los capítulos sobre las plagas, quedó claro que el Dios de los hebreos era el
verdadero Dios, y que los dioses de los egipcios quedaron impotentes ante Él. Hasta varios
egipcios lo reconocieron como su Dios... pero la novela también muestra -recurriendo a la
ficción- lo que pasó con Uri, quien siendo hebreo, prefirió los deleites temporales de los
egipcios antes que sufrir -como Moisés- con los hebreos.

Otro aspecto que me impresiona es la sabiduría de los ancianos. Amran, Jocabed y Jetro,
son tres personajes llenos de sabios consejos, siempre basados en la voluntad de Dios. Sin
lugar a dudas, te digo que me encantaría llegar a ser como ellos. ¡Y qué bueno que en la
televisión se pueda ver tales ejemplos de vida! Ojalá muchos programas y películas
pudieran inculcar tales valores, en vez de tanta basura con llamados a la rebeldía, a la
promiscuidad, al ateísmo y al ocultismo, que abundan en los medios.
La serie retrata bien la mansedumbre de Moisés y la terquedad de Coré. Sí, esto también
me impacta. ¿Cómo puede ser que viendo tantas maravillas de Dios parte del pueblo siga
teniendo un corazón duro e incrédulo? La Biblia lo registra y esta serie es un medio para
que esta lección sea aprendida por nosotros.

Por eso y por mucho más, te recomiendo esta serie. Y lo hago, a pesar de la vinculación
con Edir Macedo; y a pesar de que considero que a ratos la escritora ocupó demasiado
tiempo en la ficción, y que en otros momentos pasó muy rápido por episodios de suma
importancia en la Biblia.

Por último, por las dudas, te digo que la escritora de la novela es Vivian de Oliveira, quien
es evangélica, asiste regularmente a la Iglesia Nueva (Nova igreja), cree en la inspiración
de la Biblia, y afirma "no me gusta la religión... soy apasionada por Jesús".