You are on page 1of 31

La Tierra es el tercer planeta del Sistema Solar, considerando su distancia al Sol, y el

quinto de ellos según su tamaño. Esta situación orbital y sus características de masa la
convierten en un planeta privilegiado, con una temperatura media de unos 20º C, agua
en forma líquida y una atmósfera densa con oxígeno, condiciones imprescindibles para
el desarrollo de la vida. La Tierra ss el único planeta del universo que se conoce en el
que exista y se origine la vida.

El 71% de la superficie de la Tierra está cubierta de agua. Es el único planeta del


sistema solar donde el agua puede existir permanentemente en estado líquido en la
superficie. El agua ha sido esencial para la vida y ha formado un sistema de circulación
y erosión único en el Sistema Solar.

La datación radiométrica ha permitido a los científicos calcular la edad de la Tierra en


4.650 millones de años. Aunque las piedras más antiguas de la Tierra datadas de esta
forma, no tienen más de 4.000 millones de años, los meteoritos, que se corresponden
geológicamente con el núcleo de la Tierra, dan fechas de unos 4.500 millones de años, y
la cristalización del núcleo y de los cuerpos precursores de los meteoritos, se cree que
ha ocurrido al mismo tiempo, unos 150 millones de años después de formarse la Tierra
y el sistema solar.

Después de condensarse a partir del polvo cósmico y del gas mediante la atracción
gravitacional, la Tierra habría sido casi homogénea y relativamente fría. Pero la
continuada contracción de estos materiales hizo que se calentara, calentamiento al que
contribuyó la radiactividad de algunos de los elementos más pesados. En la etapa
siguiente de su formación, cuando la Tierra se hizo más caliente, comenzó a fundirse
bajo la influencia de la gravedad. Esto produjo la diferenciación entre la corteza, el
manto y el núcleo, con los silicatos más ligeros moviéndose hacia arriba para formar la
corteza y el manto y los elementos más pesados, sobre todo el hierro y el níquel,
sumergiéndose hacia el centro de la Tierra para formar el núcleo. Al mismo tiempo, la
erupción volcánica, provocó la salida de vapores y gases volátiles y ligeros de manto y
corteza. Algunos eran atrapados por la gravedad de la Tierra y formaron la atmósfera
primitiva, mientras que el vapor de agua condensado formó los primeros océanos del
mundo.

1. Estructura de la Tierra.
Se puede considerar que la Tierra se divide en cinco partes: la primera, la atmósfera, es
gaseosa; la segunda, la hidrosfera, es líquida; la tercera, cuarta y quinta, la litosfera, el
manto y el núcleo son sólidas. Otras capas importantes son la biósfera y la criósfera.
a. La Atmósfera:
Es la cubierta gaseosa que rodea el cuerpo sólido del planeta.
Aunque tiene un grosor de más de 1.100 km, aproximadamente la mitad de su masa se
concentra en los 5,6 km más bajos. La atmósfera de la Tierra está compuesta por un
77% de nitrógeno, un 21% de oxígeno y el resto por agua, dióxido de carbono y algo de
argón.
Es muy probable que en la época de la formación de la Tierra hubiera una cantidad
mucho mayor de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre, pero la mayor parte de él
se ha incorporado a las rocas carbónicas, y en mucho menor grado se ha disuelto en los
océanos o ha sido consumido por las plantas.
La pequeña proporción de dióxido de carbono existente en la atmósfera es de extrema
importancia para el mantenimiento de la temperatura sobre la superficie, debido al
efecto invernadero. Gracias a él, la temperatura media de la superficie se eleva en unos
35 ºC. En su ausencia, los océanos se helarían y la vida, tal como la conocemos, sería
imposible.
La presencia de oxígeno libre es muy notable desde el punto de vista químico ya que es
un gas muy reactivo, y en condiciones normales se combinaría rápidamente con otros
elementos.
El oxígeno de la atmósfera terrestre se produce y mantiene por los procesos biológicos.
Sin la existencia de la vida no habría oxígeno libre.
La masa total de la atmósfera es aproximadamente 5,1×1018 kg.
Las capas de la atmósfera son:
 La troposfera: es la capa donde se desarrollan todos los fenómenos que
determinan el tiempo y la circulación atmosférica. Es la primera capa de la
atmósfera, inmediata a la Tierra.
 la estratosfera, es la más estable. Aquí se encuentra la capa de ozono.
 la mesosfera
 la termosfera,
 la exosfera, es el límite superior de la atmósfera.

Sus alturas varían con los cambios estacionales.


a. La Litosfera

Compuesta sobre todo por la fría, rígida y rocosa corteza terrestre, se extiende a
profundidades de 100 km. Las rocas de la litosfera tienen una densidad media de 2,7
veces la del agua y se componen casi por completo de 11 elementos, que juntos forman
el 99,5% de su masa. El más abundante es el oxígeno (46,60% del total), seguido por el
silicio (27,72%), aluminio (8,13%), hierro (5,0%), calcio (3,63%), sodio (2,83%),
potasio (2,59%), magnesio (2,09%) y titanio, hidrógeno y fósforo (totalizando menos
del 1%). Además, aparecen otros 11 elementos en cantidades del 0,1 al 0,02%. Estos
elementos, por orden de abundancia, son: carbón, manganeso, azufre, bario, cloro,
cromo, flúor, circonio, níquel, estroncio y vanadio. Los elementos están presentes en la
litosfera casi por completo en forma de compuestos más que en su estado libre.
La litosfera comprende dos capas (la corteza y el manto superior) que se dividen en
unas doce placas tectónicas rígidas. La corteza misma se divide en dos partes. La
corteza siálica o superior, de la que forman parte los continentes, está constituida por
rocas cuya composición química media es similar a la del granito y cuya densidad
relativa es de 2,7. La corteza simática o inferior, que forma la base de las cuencas
oceánicas, está compuesta por rocas ígneas más oscuras y más pesadas como el gabro y
el basalto, con una densidad relativa media aproximada de 3.
La litosfera también incluye el manto superior. Las rocas a estas profundidades tienen
una densidad de 3,3. El manto superior está separado de la corteza por una
discontinuidad sísmica, la discontinuidad de Mohorovicic, y del manto inferior por una
zona débil conocida como astenosfera. Las rocas plásticas y parcialmente fundidas de la
astenosfera, de 100 km de grosor, permiten a los continentes trasladarse por la superficie
terrestre y a los océanos abrirse y cerrarse.
El denso y pesado interior de la Tierra se divide en una capa gruesa, el manto, que rodea
un núcleo esférico más profundo. El manto se extiende desde la base de la corteza hasta
una profundidad de unos 2.900 km. Excepto en la zona conocida como astenosfera, es
sólido y su densidad, que aumenta con la profundidad, oscila de 3,3 a 6. El manto
superior se compone de hierro y silicatos de magnesio como el olivino y la parte inferior
de una mezcla de óxidos de magnesio, hierro y silicio.
La investigación sismológica ha demostrado que el núcleo tiene una capa exterior de
unos 2.225 km de grosor con una densidad relativa media de 10. Esta capa es
probablemente rígida y los estudios demuestran que su superficie exterior tiene
depresiones y picos, y estos últimos se forman donde surge la materia caliente. Por el
contrario, el núcleo interior, cuyo radio es de unos 1.275 km, es sólido. Se cree que
ambas capas del núcleo se componen en gran parte de hierro con un pequeño porcentaje
de níquel y de otros elementos. Las temperaturas del núcleo interior pueden llegar a los
6.650 ° C y se considera que su densidad media es de 13.
 Núcleo

La densidad media de la Tierra es 5515 kg/m3. Esta cifra lo convierte en el planeta más
denso del sistema solar. Si consideramos que la densidad media de la corteza es
aproximadamente 3000 kg/m3, debemos asumir que en el núcleo terrestre debe estar
compuesto de materiales más densos. Los estudios sismológicos han aportado más
evidencias sobre la densidad del núcleo. En sus primeras fases, hace unos 4,500
millones (4.5×109) de años, los materiales más densos, derretidos, se habrían hundido
hacia el núcleo en un proceso llamado diferenciación planetaria, mientras que otros
menos densos habrían migrado hacia la corteza. Como resultado de este proceso, el
núcleo está compuesto ampliamente de hierro (Fe)(80%), junto con níquel (Ni) y varios
elementos más ligeros. Otros elementos más densos, como el plomo (Pb) o el uranio (U)
son muy raros, o permanecieron en la superficie unidos a otros elementos más ligeros
(ver materiales félsicos)
Diversas mediciones sísmicas muestran que el núcleo está compuesto de dos partes, una
interna sólida de 1220 km de radio y una capa externa, semisólida que llega hasta los
3400 km. El núcleo interno sólido fue descubierto en 1936 por Inge Lehmann y se cree
de forma más o menos unánime que está compuesto de Hierro (Fe) con algo de Níquel
(Ni). Algunos científicos creen que el núcleo interno podría estar en forma de un cristal
de hierro[3] [4] . El núcleo externo rodea al interno y se cree que está compuesto por
una mezcla de Hierro (Fe), Niquel (Ni) y otros elementos más ligeros. Recientes
propuestas sugieren que la parte más interna del núcleo podría estar enriquecida con
elementos muy pesados, con mayor número atómico que el cesio (Cs)(trans-Cesio,
elementos con número atómico mayor de 55). Esto incluiría Oro (Au), Mercurio (Hg) y
Uranio (U)[5] .
Es generalmente aceptado que los movimientos de convección en el núcleo externo,
combinados con el movimiento provocado por la rotación terrestre (ver efecto Coriolis),
son responsables del campo magnético terrestre, mediante un proceso descrito por la
Teoría de la dinamo. El núcleo interno está demasiado caliente para mantener un campo
magnético permanente (ver Temperatura de Curie) pero probablemente estabilice el
creado por el núcleo externo.
Pruebas recientes sugieren que el núcleo interno podría rotar ligeramente más rápido
que el resto del planeta[6] . En Agosto de 2005 un grupo de geofísicos publicaron, en la
revista Science, que, de acuerdo con sus cálculos, el núcleo interno rota
aproximadamente entre 0.3 y 0.5 grados más al año que la corteza[7] [8] .
Las últimas teorías científicas explican el gradiente de temperatura de la Tierra como
una combinación del calor remanente de la formación del planeta, calor producido por
la desintegración de elementos radiactivos y el enfriamiento del núcleo interno.
 Manto

Vista esquemática del interior de la Tierra. 1. Corteza continental - 2. Corteza oceánica -


3. Manto superior - 4. Manto inferior - 5. Núcleo externo - 6. Núcleo interno - A:
Discontinuidad de Mohorovičić - B: Discontinuidad de Gutenberg - C: Discontinuidad
de LehmannEl manto terrestre se extiende hasta una profundidad de 2890 km, lo que le
convierte en la capa más grande del planeta. La presión, en la parte inferior del manto,
es de ~140 G Pa (1.4 M atm). El manto está compuesto por rocas silícias, más ricas en
hierro y magnesio que la corteza. Las grandes temperaturas hacen que los materiales
silícios sean lo suficientemente dúctiles como para fluir, aunque en escalas temporales
muy grandes. La convección del manto es responsable en la superficie del movimiento
de las placas tectónicas. Como el punto de fusión y la viscosidad de una sustancia
dependen de la presión a la que esté sometida, la parte inferior del manto se mueve con
mayor dificultad que el manto superior, aunque también los cambios químicos pueden
tener importancia en este fenómeno. La viscosidad del manto varía entre 1021 y 1024
Pa·s.[9] . Como comparación, la viscosidad del agua es aproximadamente 10-3 Pa.s, lo
que ilustra la lentitud con la que se mueve el manto.
 Corteza

La corteza terrestre tiene entre 5 y 70 km de grosor. Las partes delgadas corresponden a


corteza oceánica, compuesta por densas rocas máficas de silicatos de hierro y magnesio,
y que se encuentra en las cuencas oceánicas. Las partes gruesas corresponden a corteza
continental, que es menos densa y se compone de rocas félsicas de silicatos de sodio,
potasio y aluminio. La frontera entre corteza y manto se manifiesta en dos fenómenos
físicos. En primer lugar, hay una discontinuidad en la velocidad sísmica, que se conoce
como la "Discontinuidad de Mohorovicic", o Moho. Se cree que este fenómeno es
debido a un cambio en la composición de las rocas, de unas que contienen feldespatos
plagioclásicos (situadas en la parte superior) a otras que no poseen feldespatos (en la
parte inferior). En segundo lugar, existe una discontinuidad química entre cúmulos
ultramáficos y tectonized harzburgites, que se ha observado en partes profundas de la
corteza oceánica que han sido obducidas dentro de la corteza continental y conservadas
como secuencias ofiolíticas.
a. Es la capa de agua que, en forma de océanos, cubre el 70,8% de la superficie de
la Tierra. La hidrosfera se compone principalmente de océanos, pero en sentido
estricto comprende todas las superficies acuáticas del mundo, como mares
interiores, lagos, ríos y aguas subterráneas. La profundidad media de los océanos
es de 3.794 m, más de cinco veces la altura media de los continentes. La masa de
los océanos es de 1.350.000.000.000.000.000 toneladas, o el 1/4.400 de la masa
total de la Tierra.

La Tierra está realmente a la distancia del Sol adecuada para tener agua líquida
en su superficie. No obstante sin el efecto invernadero, el agua en la Tierra se
congelaría. Al principio el Sol emitía menos radiación que ahora, pero los
océanos no se congelaron porque la atmósfera de primera generación de la Tierra
poseía mucho más CO2 y por tanto más efecto invernadero.
En otros planetas, como Venus, el agua desapareció porque la radiación solar
ultravioleta rompe la molécula y el ion hidrógeno, que es ligero, escapa de la
atmósfera. Este efecto es lento, pero inexorable. Ésta es una hipó tesis que
explica por qué Venus no tiene agua. En la atmósfera de la Tierra, una tenue
capa de ozono en la estratosfera absorbe la mayoría de esta radiación
ultravioleta, reduciendo el efecto. El ozono protege a la biosfera del pernicioso
efecto de la radiación ultravioleta. La magnetosfera también es un escudo que
nos protege del viento solar.
b. La Hidrosfera

La Tierra es el único lugar del universo que se conoce con vida hasta la fecha.
Las formas de vida del planeta Tierra forman la "biosfera". La biosfera es la
parte de la corteza terrestre en la cual se desarrolla la vida, desde determinada
altura de la atmósfera hasta el fondo de los océanos. Este espacio vital abarca
unas zonas llamadas biociclos: el biociclo del agua salada (mares y océanos),
biociclo del agua dulce (ríos y lagos), y biociclo terrestre ( suelo y el aire).
El término biosfera, fue introducido por Lamarck y desarrollado por el geólogo
austriaco Edward Suess, en 1873. El término fue difundido gracias a una
publicación de Vladimir I. Vernadski, Según Vernadski, la materia viva está
distribuida sobre la superficie terrestre, formando una capa o envoltura más o
menos uniforme, aunque bastante continua, y relativamente delgada para poder
concentrar y aprovechar la energía química libre procedente del Sol.
La biosfera comenzó a evolucionar hace aproximadamente 3,5 mil millones de
años (3,5×10 9). La Hipótesis Gaia o teoría de Gaia es un modelo científico de la
biosfera terrestre formulado por el biólogo James Lovelock y que sugiere que la
vida sobre la Tierra organiza las condiciones climáticas para favorecer su propio
desarrollo.
El medio en que se desarrolla la vida, la biosfera, involucra a la troposfera,
hidrosfera, y la parte más externa de la corteza terrestre (litosfera)
c. La Biósfera
d. La Criosfera:

Se refiere a las regiones cubiertas por nieve o hielo, sean tierra o mar. Incluye la
Antártica, el Océano Ártico, Groenlandia, el Norte de Canadá, el Norte de Siberia y la
mayor parte de las cimas más altas de cadenas montañosas. Juega un rol muy
importante en la regulación del clima global. La nieve y el hielo tienen un alto albedo,
que no es más que la capacidad de reflejar la luz y el calor, por ello, algunas partes de la
Antártica reflejan hasta un 90% de la radiación solar incidente. Sin la Criosfera, el
albedo global sería considerablemente más bajo, se absorbería más energía a nivel de la
superficie terrestre y en consecuencia la temperatura atmosférica sería más alta.
Igualmente la presencia de la Criosfera afecta marcadamente el volumen de los océanos
y de los niveles globales del mar.

Criósfera
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
La criósfera, derivado de palabra griega Cryo que significa "frío" o "enfriar", es el
término que describe las partes de la superficie de la Tierra donde el agua se encuentra
en estado sólido, que incluye el hielo del mar, el hielo del lago, el hielo del río, la
superficie de nieve, los glaciares, los casquetes polares y las capas de hielo y terreno
congelado (que incluye permafrost). Por lo tanto hay una amplia superposición con la
hidrosfera. La criosfera es una parte integral del sistema climático global, con
importantes vínculos y reacciones generadas a través de su influencia en los flujos de
energía de superficie y la humedad, las nubes, la precipitación, la hidrología, la
circulación atmosférica y oceánica. A través de estos procesos de retroalimentación, la
criosfera juega un papel significativo en el clima global y en la respuesta al modelo
climático del cambio global.

LA GEOSFERA
Por mucho tiempo el hombre se ha preguntado cómo es la estructura interna de nuestro
planeta, para poder explicarlo ha elaborado diversas teorías.
En la actualidad los conocimientos que tenemos sobre el interior de la Tierra se obtienen
tanto de manera directa: por ejemplo, a través de las erupciones volcánicas,
perforaciones petroleras, cavernas y minas; así como de manera indirecta: cuando se
registran las ondas sísmicas, la gravedad, el magnetismo o la electricidad terrestre, por
ejemplo.

La Geosfera es la parte estructural de la Tierra que se caracteriza por ser la de mayores


temperaturas, presión, densidad, volumen y espesor. Comprende desde la superficie
hasta el centro de nuestro planeta (hasta los 6 470 km aproximadamente).
Está compuesta principalmente de Hierro (Fe) en un 35%, Oxígeno (O) en 25% y
Silicio (Si) en 18%.
En la Geosfera se produce el aumento continuo de la Densidad, Presión y Temperatura
en relación directa a la profundidad.
La Geosfera se divide en tres capas, que son de la más externa a la más interna:
Litosfera, Manto y Núcleo. Veamos a continuación las principales características de
cada una de ellas.

La Corteza
Es la capa superior de la Geosfera; llamada también Litosfera u Oxisfera (esfera de
oxígeno). Sobre esta capa vive el hombre y realiza muchas actividades como la
agricultura o minería.
En esta capa la gradiente geotérmica es de 1°C por cada 33m de descenso. Este aumento
de la temperatura es constante sólo en la corteza, pues en las otras capas es diferente.
Está constituida de rocas, que a su vez conforman las placas tectónicas y suelos. Su
espesor es de 60 km. Representa el 2% del volumen de la Geosfera.
Se encuentra dividida en dos subcapas:

· Sial (sílice y aluminio), es la corteza continental sobre la cual vive el hombre y realiza
sus actividades. La roca que más abunda es el granito.
· Sima (sílice y magnesio), es la corteza oceánica. Sobre ella descansan los océanos.

El Manto
Es la capa intermedia de la Geosfera, porque se ubica entre la corteza y el núcleo. Es
llamada también Mesosfera y está conformada por rocas cuyo estado varía entre el
semisólido y el líquido, debido a las altas temperaturas. Tiene 2850 km. de espesor
aproximadamente y está compuesta principalmente de magnesio, silicio y hierro.
Representa el 82% del volumen de la Geosfera. Está dividida en dos subcapas:

· Astenosfera, aquí encontramos magma formando corrientes convectivas (magma en


movimiento) sobre la cual flotan las placas tectónicas. Es por eso que las placas
tectónicas se mueven.
· Pirosfera, considerada el fondo de los volcanes.

El Núcleo
Es la capa más profunda de la geosfera. Es llamada también Nife, porque en su
composición se encuentra el Níquel y el Hierro.
Aquí se registran las más altas presiones y temperaturas, aproximadamente 6000°C.
Constituye el centro de la Tierra y posee un espesor de 3470 km. Representa el 16% del
espesor de la Geosfera. Se divide en dos subcapas:

· Núcleo externo: se encuentra en estado líquido.


· Núcleo interno: se encuentra en estado sólido, esto es debido a las fuertes presiones
que ahí se experimentan.

DISCONTINUIDADES
Son las regiones de transición ubicadas entre las capas y subcapas de la Geosfera. En
ellas se produce un cambio en composición. Además es en las discontinuidades donde
las ondas sísmicas varían de dirección y velocidad.
De acuerdo a su ubicación las podemos encontrar clasificadas en dos: discontinuidades
de primer orden (ubicadas entre las capas de la Geosfera) y las discontinuidades de
segundo orden (ubicadas entre las subcapas de la Geosfera).
A continuación describiremos brevemente cada una de ellas:
a) Discontinuidad de Mohorovicic, se ubica entre la Corteza y el Manto.
b) Discontinuidad de Gutenber, se ubica entre el Manto y El Núcleo.
c) Discontinuidad de Conrad, ubicada entre la Corteza Sial y la Corteza Sima. Es la más
cercana a la superficie terrestre.
d) Discontinuidad de Repetty, entre la Astenosfera y la Pirosfera.
e) Discontinuidad de Weichert, ubicada entre el Núcleo Externo y el Núcleo Interno. Es
la más cercana al centro de la Tierra.

1. Movimientos de la Tierra
La Tierra, como cualquier cuerpo celeste, no se encuentra en reposo sino que está
sometida a movimientos de diversa índole. Los principales movimientos de la Tierra son
los movimientos de rotación, traslación, precesión y nutación.
La órbita de la Tierra es elíptica: hay momentos en que se encuentra más cerca del Sol y
otros en que está más lejos. Además, el eje de rotación del planeta está un poco
inclinado respecto al plano de la órbita. Al cabo del año parece que el Sol sube y baja.
El camino aparente del Sol se llama eclíptica, y pasa sobre el ecuador de la Tierra a
principios de la primavera y del otoño. Estos puntos son los equinoccios. En ellos el día
y la noche duran igual. Los puntos de la eclíptica más alejados del ecuador se llaman
solsticios, y señalan el principio del invierno y del verano.
Cerca de los solsticios, los rayos solares caen más verticales sobre uno de los dos
hemisferios y lo calientan más. Es el verano. Mientras, el otro hemisferio de la Tierra
recibe los rayos más inclinados, han de atravesar más trozo de atmosfera y se enfrían
antes de llegar a tierra. Es el invierno.
 Movimiento de rotación:

Es un movimiento que efectúa la Tierra girando sobre sí misma a lo largo de un eje ideal
denominado Eje terrestre. Una vuelta completa, tomando como referencia a las estrellas,
dura 23 horas con 56 minutos y 4 segundos y se denomina día sidéreo.
Sin embargo, la primera referencia tomada por el hombre fue el Sol, cuyo movimiento
aparente, originado en la rotación de la Tierra, determina el día y la noche, dando la
impresión que el cielo gira alrededor del planeta. En el uso coloquial del lenguaje se
utiliza la palabra día para designar este fenómeno, que en astronomía se refiere como
día solar y se corresponde con el tiempo solar.
Como se observa en el gráfico, el eje terrestre forma un ángulo de 23,5 grados respecto
a la normal de la eclíptica, fenómeno denominado oblicuidad de la eclíptica. Esta
inclinación produce los largos meses de luz y oscuridad en los polos geográficos,
además de ser la causa de las estaciones del año debido al cambio del ángulo de
incidencia de la radiación solar.
 Movimiento de traslación
Esquema (sin escala) de la traslación de la Tierra alrededor del Sol.Es un movimiento
por el cual la Tierra se mueve alrededor del Sol. La causa de este movimiento es la
acción de la gravedad, originándose cambios que, al igual que el día, permiten la
medición del tiempo. Tomando como referencia el Sol, resulta lo que se denomina año
tropical, lapso necesario para que se repitan las estaciones del año; dura 365 días, 5
horas y 47 minutos. El movimiento que describe es una trayectoria elíptica de 930
millones de kilómetros a una distancia media del Sol de prácticamente 150 millones de
kilómetros o 1 U.A. (Unidad Astronómica 149.675.000 km). De esto se deduce que el
planeta se desplaza con una rapidez media de 106.000 kilómetros por hora o, lo que es
lo mismo, 29,5 kilómetros por segundo.
El Sol ocupa unos de los focos de la elipse y, debido a esta excentricidad, la distancia
entre el Sol y la Tierra varía a lo largo del año. A primeros de enero se alcanza la
máxima proximidad al Sol, produciéndose el perihelio, donde la distancia es de 147,5
millones de km [1] , mientras que a primeros de julio se alcanza la máxima lejanía,
denominado afelio, donde la distancia es de 152,6 millones de km.

Planeta Tierra
La Tierra es el tercer planeta del Sistema Solar, considerando su distancia al Sol, y el
quinto de ellos según su tamaño. Es el único planeta del universo que se conoce en el
que exista y se origine la vida. La Tierra se formó al mismo tiempo que el Sol y el resto
del Sistema Solar, hace 4.570 millones de años.
La Tierra posee un único satélite natural, la Luna.
La Tierra gira alrededor del Sol describiendo una órbita elíptica a una velocidad media
de 29,8 km. por segundo.
La distancia media que la separa del Sol es de 149.600.000 km.
La Tierra realiza, entre otros, los siguientes movimientos de forma simultánea:
.- Traslación alrededor del Sol siguiendo su órbita que se denomina Eclíptica.
.- Rotación sobre su propio eje con una duración de: 23 horas, 56 minutos y 3,5
segundos.
.- Precesión.
.- Nutación.
La Tierra es el tercer planeta del Sistema Solar. Esta situación orbital y
sus características de masa la convierten en un planeta
privilegiado, con una temperatura media de unos 20º C, agua en
forma líquida y una atmósfera densa con oxígeno, condiciones
imprescindibles para el desarrollo de la vida.

Hace unos 4.600 millones de años la corteza de la Tierra comenzó a


consolidarse y las erupciones de los volcanes empezaron a formar
la atmósfera, el vapor de agua y los océanos. El progresivo
enfriamiento del agua y de la atmósfera permitió el nacimiento
de la vida, iniciada en el mar en forma de bacterias y algas, de
las que derivamos todos los seres vivos que habitamos hoy
nuestro planeta tras un largo proceso de evolución biólogica.

La Tierra en su desplazamiento por la órbita solar realiza dos


movimientos principales, el de rotación sobre su propio eje y el
de traslación alrededor del Sol, que determinan la cantidad de luz
y calor que llega a cada lugar de la superficie terrestre a lo largo
del día y del año. Además, como causantes de la sucesión de los
días y las noches y de la alternancia de las estaciones del año,
estos movimientos han servido a los seres humanos para poder
medir el tiempo y hacer sus calendarios.

El movimiento de rotación
La Tierra da una vuelta completa sobre sí misma cada 24 horas, día solar.
Este movimiento de rotación se realiza de Oeste a Este, por lo que
el Sol aparenta salir por Oriente y se pone por Occidente, y da
lugar a la alternancia entre los días y las noches.

El conocimiento de la rotación terrestre y de sus consecuencias nos


permite localizar cualquier punto sobre la superficie terrestre y
dividir el tiempo en horas:

Los puntos cardinales

Para orientarnos o localizar un lugar se utilizan los puntos cardinales,


que poseen una relación directa con el movimiento aparente del
Sol en el cielo a lo largo del día, consecuencia del movimiento de
rotación de la Tierra.

Los puntos cardinales se sitúan siempre en cada uno de los cuatro lados
del rectángulo o cuadrado que contiene un mapa:
El Este corresponde al espacio de la parte derecha del mapa. Una
persona puede orientarse en función del movimiento del Sol en el
horizonte, si señala con el brazo derecho hacia donde sale el Sol
este lugar corresponde con el Este.

El Oeste corresponde al espacio de la parte izquierda del mapa. Cuando


nos orientamos en cualquier lugar de la Tierra, como en el caso
anterior, coincide con el brazo izquierdo, el que señala el lugar
donde se pone el Sol.

El Norte corresponde al espacio de la parte superior del mapa. Delante


cuando nos orientamos en cualquier lugar de la Tierra.

El Sur corresponde al espacio de la parte inferior del mapa. Detrás


cuando nos orientamos en cualquier lugar de la Tierra.

Además, el espacio que existe entre dos puntos cardinales puede


designarse mediante los denominados puntos cardinales
compuestos: Noreste, Noroeste, Sureste y Suroeste.

C) Las coordenadas geográficas

Para averiguar la localización exacta de un punto de la superficie


terrestre nos valemos de las denominadas coordenadas
geográficas, la longitud y la latitud, halladas a partir de una red
geográfica de líneas imaginarias llamadas meridianos y
paralelos.
La longitud es la distancia angular que existe entre un punto cualquiera
de la superficie terrestre y el Meridiano de Referencia o
Meridiano de Greenwich. Los meridianos son semicírculos
imaginarios que unen los Polos.

La latitud es la distancia angular entre un punto cualquiera de la


superficie terrestre y el Ecuador, que es el círculo máximo que
divide a la Tierra en dos hemisferios, el Norte y el Sur. Los
paralelos son círculos imaginarios paralelos al Ecuador y
perpendiculares a los meridianos, entre ellos destacan el Trópico
de Cáncer, el Trópico de Capricornio, el Círculo Polar Ártico y el
Círculo Polar Antártico.

La longitud es la distancia angular que existe entre un punto cualquiera


de la superficie terrestre y el Meridiano de Referencia o
Meridiano de Greenwich. Los meridianos son semicírculos
imaginarios que unen los Polos.

La latitud es la distancia angular entre un punto cualquiera de la


superficie terrestre y el Ecuador, que es el círculo máximo que
divide a la Tierra en dos hemisferios, el Norte y el Sur. Los
paralelos son círculos imaginarios paralelos al Ecuador y
perpendiculares a los meridianos, entre ellos destacan el Trópico
de Cáncer, el Trópico de Capricornio, el Círculo Polar Ártico y el
Círculo Polar Antártico.

Al ser medidas angulares la latitud y la longitud se miden en grados. Sus


valores máximos son: 90º de latitud Norte, 90º de latitud Sur,
180º de longitud Este y 180º de longitud Oeste.

D) Los husos horarios

Todos los lugares de la Tierra que están en el mismo meridiano tienen la


misma hora solar, ya que todos los puntos que atraviesa tienen al
Sol en la vertical a medio día.

Como la circunferencia de la Tierra tiene un total de 360º y el día solar se


divide en veinticuatro horas, la Tierra se puede dividir en
veinticuatro franjas imaginarias de una hora, los denominados
husos horarios. Por tanto, cada 15º de longitud hay una hora de
diferencia, una más hacia el Este y una menos hacia el Oeste. Sin
embargo, cada país tiene su propia hora oficial, que en muchas
ocasiones no coincide con la hora solar.
El movimiento de traslación
La Tierra en su viaje alrededor del Sol tarda en dar una vuelta completa
365 días y 6 horas, aproximadamente. Este es el denominado
movimiento de traslación, que corresponde con el año solar.
Las estaciones

Durante su viaje alrededor del Sol la Tierra describe una elipse llamada
órbita. El cambio de las estaciones a lo largo del año se produce
al darse la particularidad de que el eje de rotación de la Tierra se
encuentra inclinado respecto del plano de la órbita, esto hace
que los rayos del Sol incidan de forma diferente a lo largo del año
en cada hemisferio.

Debido a esta característica la Tierra pasa por cuatro momentos


importantes durante su movimiento de traslación:

En el Equinocio de Otoño, 22 ó 23 de septiembre, los días y las noches


tienen igual duración en todo el planeta, al situarse el Sol en la
vertical del Ecuador, comenzando el otoño en el Hemisferio Norte
y la primavera en el Sur.

En el Solsticio de Invierno, 22 ó 23 de diciembre, es el Hemisferio Norte el


que tiene los días más cortos que las noches, a la vez que los
rayos del Sol inciden de una forma más oblicua, al situarse el Sol
en la vertical del Trópico de Capricornio, comenzando en este
hemisferio la estación más fría, el invierno. En el Hemisferio Sur
se produce la situación contraria, iniciándose entonces el verano.

En el Equinocio de Primavera, 20 ó 21 de marzo, los días y las noches


tienen igual duración en todo el planeta, al situarse de nuevo el
Sol en la vertical del Ecuador, comenzando la primavera en el
Hemisferio Norte y el otoño en el Hemisferio Sur.

Las zonas térmicas de la Tierra

Otra consecuencia del movimiento de traslación de la Tierra alrededor


del Sol es la división del planeta en grandes zonas térmicas y
climáticas, una cálida en la zona intertropical, dos templadas en
las latitudes medias de ambos hemisferios y dos frías o polares,
debido a que la cantidad e intensidad de radiación solar que
llegan a la superficie terrestre varían con la latitud y las
estaciones del año.

3. LITOSFERA, HIDROSFERA Y ATMÓSFERA


La composición de nuestro planeta está integrada por tres elementos
físicos: uno sólido, la litosfera, otro líquido, la hidrosfera, y otro
gaseoso, la atmósfera. Precisamente la combinación de estos tres
elementos es la que hace posible la existencia de vida sobre la
Tierra.
3.1. La Litosfera

La litosfera es la capa externa de la Tierra y está formada por materiales


sólidos, engloba la corteza continental, de entre 20 y 70 Km. de
espesor, y la corteza oceánica o parte superficial del manto
consolidado, de unos 10 Km. de espesor. Se presenta dividida en
placas tectónicas que se desplazan lentamente sobre la
astenosfera, capa de material fluido que se encuentra sobre el
manto superior.

Las tierras emergidas son las que se hallan situadas sobre el nivel del
mar y ocupan el 29% de la superficie del planeta. Su distribución
es muy irregular, concentrándose principalmente en el Hemisferio
Norte o continental, dominando los océanos en el Hemisferio Sur
o marítimo.
.2. La Hidrosfera

La hidrosfera engloba la totalidad de las aguas del planeta, incluidos los


océanos, mares, lagos, ríos y las aguas subterráneas.

Este elemento juega un papel fundamental al posibilitar la existencia de


vida sobre la Tierra, pero su cada vez mayor nivel de alteración
puede convertir el agua de un medio necesario para la vida en un
mecanismo de destrucción de la vida animal y vegetal.

A) El agua salada: océanos y mares

El agua salada ocupa el 71% de la superficie de la Tierra y se distribuye


en los siguientes océanos:

El océano Pacífico, el de mayor extensión, representa la tercera parte de


la superficie de todo el planeta. Se sitúa entre el continente
americano y Asia y Oceanía.

El océano Atlántico ocupa el segundo lugar en extensión. Se sitúa entre


América y los continentes europeo y africano.
El océano Índico es el de menor extensión. Queda delimitado por Asia al
Norte, África al Oeste y Oceanía al Este.

El océano Glacial Ártico se halla situado alrededor del Polo Norte y está
cubierto por un inmenso casquete de hielo permanente.

El océano Glacial Antártico rodea la Antártida y se sitúa al Sur de los


océanos Pacífico, Atlántico e Índico.

Los márgenes de los océanos cercanos a las costas, más o menos


aislados por la existencia de islas o por penetrar hacia el interior
de los continentes, suelen recibir el nombre de mares.

B) El agua dulce

El agua dulce, que representa solamente el 3% del agua total del


planeta, se localiza en los continentes y en los Polos. En forma
líquida en ríos, lagos y acuíferos subterráneos y en forma de
nieve y hielo en los glaciares de las cimas más altas de la Tierra y
en las enormes masas de hielo acumuladas entorno al Polo Norte
y sobre la Antártida.

C) El ciclo del agua

En la Tierra el agua se encuentra en permanente circulación, realiza un


círculo continuo llamado ciclo del agua.

El agua de los océanos, lagos y ríos y la humedad de las zonas con


abundante vegetación se evapora debido al calor. Cuando este
vapor de agua se eleva comienza a enfriarse y a condensarse en
forma de nubes, hasta que finalmente precipita en forma de
lluvia, nieve o granizo.

El ciclo se cierra con el retorno del agua de las precipitaciones al mar, la


escorrentía, a través de las corrientes superficiales, los ríos, y de
los flujos subterráneos del agua infiltrada en el subsuelo, los
acuíferos.
3.3. La Atmósfera

La Tierra está rodeada por una envoltura gaseosa llamada atmósfera,


que es imprescindible para la existencia de vida, pero su
contaminación por la actividad humana puede provocar cambios
que repercutan en ella de forma definitiva.
La atmósfera tiene un grosor aproximado de 1.000 km. y se divide en
capas de grosor y características distintas:

La troposfera es la capa inferior que se halla en contacto con la superficie


de la Tierra y alcanza un grosor de unos 10 km. Hace posible la
existencia de plantas y animales, ya que en su composición se
encuentran la mayor parte de los gases que estos seres necesitan
para vivir. Además, aquí ocurren todos los fenómenos
meteorológicos y actúa de regulador de la temperatura del
planeta, ya que el denominado efecto invernadero hace que la
temperatura no llegue a valores extremos ni aumente o
disminuya bruscamente, al ser absorbido el calor por las
partículas de vapor de agua de las nubes.

La estratosfera es la capa intermedia, situada entre los 10 y los 80 km.


En la estratosfera la temperatura aumenta y el aire se enrarece
hasta tal punto que los seres vivos no podrían sobrevivir en ella.
Sin embargo es fundamental por tener la función de filtro de las
radiaciones solares ultravioleta, gracias a la existencia en ella de
la denominada capa de ozono.

La ionosfera es la capa superior y la de mayores dimensiones, en ella el


aire se enrarece cada vez más y la temperatura aumenta
considerablemente. Es fundamental porque provoca la
desintegración de los meteoritos que llegan a ella desde el
espacio.

4. LA FORMACIÓN DEL RELIEVE DE LA TIERRA


El relieve actual de la Tierra es el resultado de un largo proceso. Según la
teoría de la tectónica de placas la litosfera está dividida en
diversas placas tectónicas que se desplazan lentamente, lo que
provoca que la superficie terrestre esté en continuo cambio,
teoría de la deriva continental.
l planeta Tierra es una esfera ligeramente achatada en los polos con una superficie de
unos 510 millones de kilómetros cuadrados, la longitud de su radio oscila entre 6.357
km. (radio polar) y 6.378 km. (radio ecuatorial). Los movimientos de la Tierra y la Luna
con respecto al sol, marcan la alternancia del día y la noche, al igual que la sucesión de
las estaciones y las mareas. El movimiento de rotación es responsable de la repetición
regular del día y la noche.

a) Movimiento de rotación: Es el movimiento que realiza la Tierra sobre sí misma


alrededor de un eje de rotación imaginario que pasa por los polos. La rotación terrestre
es de oeste a este y tarda 24 horas en dar una vuelta completa, este movimiento marca el
día sideral y es uno de los factores responsables del clima y por lo tanto las estaciones.

b) Movimiento de traslación: Es el recorrido en forma de elipse casi circular (orbita) que


realiza la Tierra alrededor del Sol. El Sol se encuentra prácticamente en el centro de la
elipse, el plano que la contiene se denomina plano de la eclíptica. La Tierra tarda
365,242 días para dar una vuelta completa alrededor del Sol.

Los movimientos de rotación y traslación terrestres son responsables de los cambios


climáticos y estaciones las cuales presentan rasgos particulares según la altitud y
coordenadas terrestres.

Las estaciones son consecuencia del eje de rotación de la Tierra, ya que éste no es
perpendicular respecto al plano de la eclíptica, sino que tiene una inclinación de 23º 27'.
En el Solsticio de Verano, 21 ó 22 de junio, el Hemisferio Norte se inclina hacia el Sol.
Los días son más largos que las noches y los rayos del Sol inciden de forma más
perpendicular, al situarse el Sol en la vertical del Trópico de Cáncer, iniciándose en este
hemisferio la estación más calurosa, el verano. Sin embargo en el Hemisferio Sur se
produce la situación contraria, iniciándose entonces el invierno.

Estaciones de la Tierra En el Equinocio de Primavera, 20 ó 21 de marzo, los días y las


noches tienen igual duración en todo el planeta, al situarse de nuevo el Sol en la vertical
del Ecuador, comenzando la primavera en el Hemisferio Norte y el otoño en el
Hemisferio Sur.
Otra consecuencia del movimiento de traslación de la Tierra alrededor del Sol es la
división del planeta en grandes zonas térmicas y climáticas, la zona intertropical que es
cálida, dos zonas templadas en las latitudes medias de ambos hemisferios y dos zonas
frías o polares. Estas diferencias de calor en las zonas térmicas mencionadas se deben la
variación en la cantidad e intensidad de radiación solar que llegan a la superficie
terrestre, la cual varía según la latitud y las estaciones del año.

La Luna también ejerce influencia sobre la Tierra, contribuye al cambio de clima ya que
tiende a generar movimientos en el mar denominados mareas. Estos movimientos
generan corrientes marinas que afectan de modo particular el clima en la Tierra.

Las mareas: Son fenómenos provocados por la Luna cuando se traslada alrededor de la
Tierra, la Luna sigue una órbita contenida en el plano de la eclíptica, la cual completa en
29,53 días. Las mareas son consecuencia de la atracción gravitatoria que la masa del
satélite ejerce sobre la masa de agua de los océanos. Las mareas oceánicas son
fenómenos muy complejos. Son distintas en diferentes lugares del mundo, no sólo
porque tienen mayores o menores diferencias de altitud entre las bajas y las altas, sino
también porque cambia la periodicidad.

Influencia de la Luna sobre la tierra. En la mayor parte de las costas del océano
Atlántico en un día hay dos mareas altas y dos bajas; pero en otros lugares la
periodicidad es distinta.

Los periodos y la altura que alcanzan las mareas van a depender de diversos factores. La
principal fuerza que levanta las mareas es la Luna, con un periodo (tiempo entre dos
altas) de 12 horas 24 minutos, que es la mitad de lo que tarda la Tierra en rotar alrededor
del Sol. Otro componente de las mareas es la atracción ejercida por el Sol. Su periodo es
de 23 horas. Y su intensidad entre el 20 y el 30% de la lunar. Se han identificado otros
muchos componentes, aunque el lunar y el solar son los principales. De la conjunción de
todos ellos se origina la marea real en cada lugar y tiempo.

Estructura de la Tierra: La tierra está formada por tres elementos físicos: la litosfera
(elemento sólido), la hidrosfera (elemento líquido) y la atmósfera (elemento gaseoso).
La combinación de estos tres elementos es la que hace posible la vida en nuestro
planeta.
Composición del Planeta Tierra
La litosfera está formada por un núcleo compuesto principalmente por hierro y níquel.
Rodeando al núcleo se encuentra el manto, compuesto por oxígeno, silicio y otros
elementos como aluminio, magnesio, hierro, calcio y sodio. La corteza es la capa más
externa, compuesta por silicatos, carbonatos y otras rocas sedimentarias. En la
estructura de la corteza se puede distinguir una corteza menos densa y más rígida que
forma las áreas continentales, mientras que por debajo de ésta y en los fondos oceánicos
se observa una corteza más plástica y más densa.

La capa líquida de la Tierra (hidrosfera), la gaseosa (atmósfera), las regiones cubiertas


por hielo o glaciares (criosfera) también conforman la estructura terrestre. La biosfera
forma parte de la hidrosfera, atmósfera y criosfera ya que se refiere a la todos los seres
vivos que habitan en la corteza terrestre.

Hidrosfera: La mayor parte de la Tierra está cubierta por el agua, y casi toda ella es
parte de los océanos salados. Solamente una pequeña porción del agua de la Tierra es
agua dulce, incluyendo ríos, lagos y las aguas subterráneas. El agua también se
encuentra almacenada como hielo en los polos.

La atmósfera: Rodea al planeta Tierra y nos protege impidiendo la entrada de


radiaciones peligrosas emitidas por el Sol. La atmósfera es una mezcla de gases que se
vuelve cada vez más tenue hasta alcanzar el espacio y se divide en seis capas: la
troposfera, la estratosfera, la mesosfera, la ionosfera y la exosfera.

La Criosfera: Se refiere a las regiones cubiertas por nieve o hielo, sean tierra o mar.
Incluye la Antártica, el Océano Ártico, Groenlandia, el Norte de Canadá, el Norte de
Siberia y la mayor parte de las cimas más altas de cadenas montañosas. Juega un rol
muy importante en la regulación del clima global. La nieve y el hielo tienen un alto
albedo, que no es más que la capacidad de reflejar la luz y el calor, por ello, algunas
partes de la Antártica reflejan hasta un 90% de la radiación solar incidente. Sin la
criosfera, el albedo global sería considerablemente más bajo, se absorbería más energía
a nivel de la superficie terrestre y en consecuencia la temperatura atmosférica sería más
alta. Igualmente la presencia de la criosfera afecta marcadamente el volumen de los
océanos y de los niveles globales del mar.

La Biosfera: Es la parte de la corteza terrestre en la cual se desarrolla la vida, desde


determinada altura de la atmósfera hasta el fondo de los océanos. Este espacio vital
abarca unas zonas llamadas biociclos: el biociclo del agua salada (mares y océanos),
biociclo del agua dulce (ríos y lagos), y biociclo terrestre (suelo y el aire).

El término biosfera, fue introducido por Lamarck y desarrollado por el geólogo


austriaco Edward Suess, en 1873. El término fue difundido gracias a una publicación de
Vladimir I. Vernadski, Según Vernadski, la materia viva está distribuida sobre la
superficie terrestre, formando una capa o envoltura más o menos uniforme, aunque
bastante continua, y relativamente delgada para poder concentrar y aprovechar la
energía química libre procedente del Sol. Esta envoltura constituye la biosfera.

El medio en que se desarrolla la vida, la biosfera, involucra a la troposfera, hidrosfera, y


la parte más externa de la corteza terrestre (litosfera)

Cambios geológicos en el Planeta Tierra: Cuando se compara la Tierra con otros


planetas como Marte o Venus se observan grandes diferencias, aunque el proceso de
formación ha sido similar. Todos los planetas se formaron por la conglomeración de un
grupo de rocas que posteriormente se fundieron, con el tiempo la corteza de los planetas
se secó y se volvió sólida. En la tierra a diferencia de los otros planetas del sistema solar
que se han estudiado, en las partes más bajas se acumuló el agua mientras que, por
encima de la corteza terrestre, se formó una capa de gases, la atmósfera. El agua, la
tierra y el aire empezaron a interactuar de forma bastante violenta, mientras tanto, la
lava manaba en abundancia por múltiples grietas de la corteza, que se enriquecía y
transformaba gracias a toda esta actividad. Mientras en la Luna o en otros planetas se
siguen observando claramente miles de cráteres originados por las gigantescas
colisiones que los formaron, el aspecto de la Tierra es totalmente distinto. Dos teorías
explican los cambios en la superficie terrestre:

La teoría de la Deriva Continental formulada por Alfred Wegener en 1912, y la teoría de


la Tectónica de las placas, considerada como una actualización de la teoría de Wegener,
buscan explicar los cambios sufridos por la superficie terrestre a lo largo de los años.
Ambas se basan en el movimiento de placas rígidas que flotan por encima de una zona
de materiales plásticos en el manto superior. También han influido en los cambios
geológicos las deformaciones de la corteza terrestre debidas a fallas, plegamientos y
basculamientos Zonas sísmicas, volcánicas, cordilleras continentales y oceánicas.

Las orogenias asimismo influyen de manera importante en estos cambios. Una orogenia
es la deformación compresiva de los sedimentos depositados en una cuenca
sedimentaria o geosinclinal, estos sedimentos son plegados y fracturados, creándose las
cadenas montañosas.

Los astronautas siempre describen la Tierra como "El Planeta Azul", debido a su color
cuando se observa desde el espacio. Los responsables de estas tonalidades son los
océanos que como ya hemos visto forman parte de la hidrosfera, igualmente los gases
que componen la atmósfera son responsables del color que visualizan los astronautas.
Las condiciones para el desarrollo de la vida que brinda el Planeta Tierra son
condiciones únicas y especiales, que hasta el momento sólo se conocen en este planeta
con respecto a otros de la Galaxia que ocupa.

El ser humano sigue estudiando los diferentes aspectos de la litosfera, atmósfera e


hidrosfera para entender mejor la vida en el planeta Tierra y extrapolar estos
conocimientos para tratar de detectar si hay vida como la que conocemos en otros
planetas. Las maravillas que reserva el planeta Tierra son infinitas, cada uno de sus
movimientos y cambios buscan mantener el equilibrio y otorga las características
regionales y estaciónales que lo caracterizan. La humanidad aún sigue investigando para
descubrir el origen del planeta, teorías como las placas tectónicas, formación de
montañas y cuencas son formuladas para buscar el acercamiento cada vez más a la
realidad, hecho que puede ser muy útil para evitar catástrofes.

A continuación se presenta un cuadro que resume las principales características del


Planeta Tierra estudiadas en este Tema:

Diámetro: 12,753 km.


Masa: 5.98x1024 kilogramos
Densidad: 5.515 kg./m3
Distancia mínima al Sol: 146 millones de kilómetros
Distancia máxima al Sol: 152 millones de kilómetros
Eje Orbital semimayor: 1.0 UA
Período de rotación con referencia al Sol (duración del día): 24
horas.
Período de rotación con referencia a las estrellas (día sideral): 23
horas, 56 minutos.
Periodo de Revolución con referencia al Sol (duración de un año):
365 días con 5 horas.
Inclinación del eje terrestre: 23º 27'
Temperatura: -89 ºC a 57,7 ºC
Satélite: 1 (La Luna)
Plantas:
http://www.tercera.cl/medio/articulo/0,0,
38035857_152308961_188656391,00.html
http://www.astromia.com/tierraluna/

Las capas de la Tierra


Si hacemos un corte que atraviese la Tierra por el centro
encontraremos que, bajo la corteza, hay diversas capas
cuya estructura y composición varía mucho. La Tierra
es uno de los planetas sólidos o, al menos, de corteza
sólida, ya que no todas las capas lo son.

Por encima tenemos la atmósfera, una capa de gases a


los que llamamos aire, formada a su vez por una serie de
capas, que funciona como escudo protector del planeta,
mantiene la temperatura y permite la vida. En las
hendiduras y zonas bajas de la corteza, agua, mucha
agua líquida y, en los polos, helada. Por debajo de la
corteza, una serie de capas en estado pastoso, muy calientes, y con una densidad
creciente hasta llegar al núcleo de la Tierra, de nuevo, sólido, metálico, denso, ...

La corteza terrestre
La corteza terrestre tiene un grosor variable que alcanza un máximo de 75 km bajo la
cordillera del Himalaya y se reduce a menos de 7 km en la mayor parte de las zonas
profundas de los océanos. La corteza continental es distinta de la oceánica.

La capa superficial está formada por un conjunto de rocas sedimentarias, con un grosor
máximo de 20-25 km, que se forma en el fondo del mar en distintas etapas de la historia
geológica. La edad más antigua de estas rocas es de hasta 3 800 millones de años. Por
debajo existen rocas del tipo del granito, formadas por enfriamiento de magma. Se
calcula que, bajo los sistemas montañosos, el grosor de esta capa es de más de 30 km.
La tercera capa rocosaestá formada por basaltos y teniene un grosor 15-20 km, con
incrementos de hasta 40 km.

A diferencia de la corteza continental, la oceánica es geológicamente joven en su


totalidad, con una edad máxima de 180 millones de años. Aquí también encontramos
tres capas de rocas: la dedimentaria, de anchura variable, formada por las
acumulaciones constantes de fragmentos de roca y organismos en los océanos; la del
basalto de 1.5 a 2 km de grosor, mezclada con sedimentos y con rocas de la capa
inferior y una tercera capa constituida por rocas del tipo del gabro, semejante al basalto
en composición, pero de origen profundo, que tiene unos 5 kilómetros de grosor. Parece
que la corteza oceánica se debe al enfriamiento de magma proveniente del manto
superior.

Capa interna Espesor aproximado Estado físico


Corteza 7-70 km Sólido
Manto superior 650-670 km Plástico
Manto inferior 2.230 km Sólido
Núcleo externo 2.220 km Líquido
Núcleo interno 1250 km Sólido

El manto y el núcleo
La corteza terrestre es una fina capa si la comparamos
con el resto del planeta. Esta formada por placas más o
menos rígidas que se apoyan o flotan sobre un material
viscoso a alta temperatura que, a veces, sale a la
superficie a través de volcanes y que contínuamente
fluye en las dorsales oceánicas para formar nueva
corteza.

A unos 3.000 km de profundidad se encuentra el núcleo


de la Tierra, una zona donde predominan los metales y
que, lejos de resultarnos indiferente, influye sobre la
vida en la Tierra ya que se le considera el responsable de la mayoria de fenómenos
magnéticos y electricos que caracterizan nuestro planeta.

El manto y el núcleo son el pesado interior de la Tierra y constituyen la mayor parte de


su masa.

El manto terrestre
El manto es una capa de 2.900 km de grosor, constituida por rocas más densas, donde
predominan los silicatos. A unos 650-670 km de profundidad se produce una especial
aceleración de las ondas sísmicas, lo que ha permitido definir un límite entre el manto
superior y el inferior. Este fenómeno de debe a un cambio de estructura, que pasa de un
medio plástico a otro rígido, donde es posible que se conserve la composición química
en general.

La corteza continental creció por una diferenciación química del manto superior que se
inició hace unos 3.800 millones de años. En la base del manto superior la densidad es de
unos 5.5. En la zona superior se producen corrientes de convección, semejantes al agua
que hierve en una olla, desplazándose de la porción inferior, más caliente, a la superior,
más fría. Estas corrientes de convección son el motor que mueve las placas litosféricas.

El núcleo de la Tierra
Se trata de una gigantesca esfera metálica que tiene un radio de 3.485 km, es decir, un
tamaño semejante al planeta Marte. La densidad varía, de cerca de 9 en el borde exterior
a 12 en la parte interna. Está formado principalmente por hierro y níquel, con agregados
de cobre, oxígeno y azufre.

El núcleo externo es líquido, con un radio de 2.300 km. La diferencia con el núcleo
interno se manifiesta por un aumento brusco en la velocidad de las ondas p a una
profundidad entre 5.000 y 5.200 km

El núcleo interno tiene un radio de 1.220 km. Se cree que es sólido y tiene una
temperatura entre 4.000 y 5.000° C. Es posible que el núcleo interno sea resultado de la
cristalización de lo que fue una masa líquida de mayor magnitud y que continúe este
proceso de crecimiento. Su energía calorífica influye en el manto, en particular en las
corrientes de convección. Actualmente se considera que el núcleo interno posee un
movimiento de rotación y es posible que se encuentre en crecimiento a costa del externo
que se reduce.

Muchos científicos creen que hace 4.000 millones de años la Tierra ya tenía un campo
magnético causado por un un núcleo metálico. Su formación marcó la frontera entre el
proceso de consolidación y el enfriamiento de la superficie.

La capa de aire que rodea la Tierra


Llamamos atmósfera a una mezcla de varios gases que
rodea cualquier objeto celeste, como la Tierra, cuando
éste posee un campo gravitatorio suficiente para impedir
que escapen.

En la Tierra, la actual mezcla de gases se ha desarrollado


a lo largo de 4.500 millones de años. La atmósfera
primigenia debió estar compuesta únicamente de
emanaciones volcánicas, es decir, una mezcla de vapor
de agua, dióxido de carbono, dióxido de azufre y
nitrógeno, sin rastro apenas de oxígeno. A lo largo de
este tiempo, diversos procesos físicos, químicos y
biológicos transformaron esa atmósfera primitiva hasta dejarla tal como ahora la
conocemos.

Además de proteger el planeta y proporcionar los gases que necesitan los seres vivos, la
atmósfera determina el tiempo y el clima.
http://salvarelplaneta.blogia.com/2006/noviembre.php
¿Qué es la Atmósfera?

Es una envoltura de gases que rodea la Tierra, nos protege del Sol y contiene
el aire que respiramos , sin ella no existiria la vida.

Qué es la biosfera

Biosfera
De Wikipedia, la enciclopedia libre
http://es.wikipedia.org/wiki/Biosfera
En ecología, la biosfera es el sistema material formado por el conjunto de los seres
vivos propios del planeta Tierra, junto con el medio físico que les rodea y que ellos
contribuyen a conformar. Este significado de "envoltura viva" de la Tierra, es el de uso
más extendido, pero también se habla de biosfera a veces para referirse al espacio
dentro del cual se desarrolla la vida.
La biosfera es el ecosistema global. Al mismo concepto nos referimos con otros
términos, que pueden considerarse sinónimos, como ecosfera o biogeosfera. Es una
creación colectiva de una variedad de organismos y especies que interactuando entre sí,
forman la diversidad de los ecosistemas. Tiene propiedades que permiten hablar de ella
como un gran ser vivo, con capacidad para controlar, dentro de unos límites, su propio
estado y evolución.
BIOSFERA: La parte de la Tierra en la que habitan seres vivos. También se aplica a la
porción de la Tierra y de la atmósfera donde puede existir vida. Está constituida por la
capa más superficial de la corteza terrestre (litosfera), por los océanos (hidrosfera) y por
las capas más bajas de la atmósfera. Es una de las nociones más antiguas de la ecología
aunque se asienta después de la publicación, en 1926, del texto "La Biosfera" del
geólogo ruso Vernadsky.
A la biosfera se la considera como la única zona donde es posible que se desarrolle la
vida en forma normal o por especies adaptadas a la misma. En ella, se encuentran todos
los elementos indispensables como el agua, aire, presión, suelo, alimentos, etc.
http://www.ambiente-ecologico.com/ediciones/075-10-
2000/diccionarioEcologico_B02.html

Biósfera espacio o esfera vital, donde es factible encontrar organismos vivos en su


estado natural; se incluyen las masas oceánicas, ríos y lagos, algunos metros
debajo de la corteza terrestre y los primeros kilómetros de la capa inferior de la
atmósfera.
http://www.inbio.ac.cr/ecomapas/glosario02.htm
http://www.inbio.ac.cr/es/default.html
http://www.inbio.ac.cr/inbioparque/es/index.html
http://www.inbio.ac.cr/es/calend/calendario2008.htm
Biosfera
Es una capa relativamente delgada de aire, tierra y agua capaz de dar sustento a la vida,
que abarca desde unos 10 km de altitud en la atmósfera hasta el más profundo de los
fondos oceánicos. En esta zona la vida depende de la energía del Sol y de la circulación
del calor y los nutrientes esenciales.

La biosfera ha permanecido lo suficientemente estable a lo largo de cientos de millones


de años como para permitir la evolución de las formas de vida que hoy conocemos. Las
divisiones a gran escala de la biosfera en regiones con diferentes patrones de
crecimiento reciben el nombre de regiones biogeográficas.

La biosfera terrestre contiene numerosos ecosistemas complejos que engloban, en


conjunto, todos los organismos vivos del planeta.

BIODIVERSIDAD: Este es el término utilizado para describir la riqueza de vida


animal y vegetal que existe en el planeta. Los científicos de vanguardia y los defensores
del ambiente consideran que el mantenimiento de la mayor variedad posible de formas
de vida no es solamente una cuestión moral relacionada con la protección de especies en
peligro sino que también es de vital importancia en términos de supervivencia misma
del planeta y de la calidad de vida de sus habitantes.
La tala masiva de bosques tropicales, la caza de especies con problemas de
reproducción, los vertidos incontrolados en ríos, lagos, mares y océanos, etc, están
provocando la desaparición de millares de especies y, por lo tanto, una grave
disminución de la biodiversidad. Actualmente, cerca del 90% de la vida silvestre del
planeta se halla en países del Tercer Mundo, que se ven obligados a salvaguardar su
riqueza biológica y proteger sus espacios naturales.
Sin embargo, su enorme deuda externa los lleva a tener que vender esos recursos
naturales. El 14 de junio de 1992, en Río de Janeiro, se firmó el Convenio sobre
Biodiversidad, cuyo objetivo es la conservación de la riqueza biológica del planeta. En
este convenio, firmado por 150 países, se reconoce la soberanía de cada estado sobre sus
recursos biológicos y se subraya la necesidad de que los países ricos ayuden a los
pobres a financiar los proyectos destinados a la conservación de la vida salvaje.
Sinónimo: Diversidad biológica.

La "biosfera" se define como a parte de la Tierra en la que habitan seres vivos. También se aplica a la porción
de la Tierra y de la atmósfera donde puede existir vida.

Está constituida por la capa más superficial de la corteza terrestre (litosfera), por los océanos (hidrosfera) y por
las capas más bajas de la atmósfera. Es una de las nociones más antiguas de la ecología aunque se asienta
después de la publicación, en 1926, del texto "La Biosfera" del geólogo ruso Vernadsky.

A la biosfera se la considera como la única zona donde es posible que se desarrolle la vida en forma normal o
por especies adaptadas a la misma. En ella, se encuentran todos los elementos indispensables como el agua,
aire, presión, suelo, alimentos, etc.

La biosfera ha permanecido lo suficientemente estable a lo largo de cientos de millones


de años como para permitir la evolución de las formas de vida que hoy conocemos. Las
divisiones a gran escala de la biosfera en regiones con diferentes patrones de
crecimiento reciben el nombre de regiones biogeográficas.
La biosfera terrestre contiene numerosos ecosistemas complejos que engloban, en
conjunto, todos los organismos vivos del planeta.

BIODIVERSIDAD: Este es el término utilizado para describir la riqueza de vida


animal y vegetal que existe en el planeta. Los científicos de vanguardia y los defensores
del ambiente consideran que el mantenimiento de la mayor variedad posible de formas
de vida no es solamente una cuestión moral relacionada con la protección de especies en
peligro sino que también es de vital importancia en términos de supervivencia misma
del planeta y de la calidad de vida de sus habitantes.
La tala masiva de bosques tropicales, la caza de especies con problemas de
reproducción, los vertidos incontrolados en ríos, lagos, mares y océanos, etc, están
provocando la desaparición de millares de especies y, por lo tanto, una grave
disminución de la biodiversidad. Actualmente, cerca del 90% de la vida silvestre del
planeta se halla en países del Tercer Mundo, que se ven obligados a salvaguardar su
riqueza biológica y proteger sus espacios naturales.
Sin embargo, su enorme deuda externa los lleva a tener que vender esos recursos
naturales. El 14 de junio de 1992, en Río de Janeiro, se firmó el Convenio sobre
Biodiversidad, cuyo objetivo es la conservación de la riqueza biológica del planeta. En
este convenio, firmado por 150 países, se reconoce la soberanía de cada estado sobre sus
recursos biológicos y se subraya la necesidad de que los países ricos ayuden a los
pobres a financiar los proyectos destinados a la conservación de la vida salvaje.
Sinónimo: Diversidad biológica.

http://burica.wordpress.com/2006/03/16/salvemos-la-reserva-de-la-biosfera-la-amistad-
y-la-cuenca-del-rio-changuinola/

BIODIVERSIDAD: Este es el término utilizado para describir la riqueza de vida


animal y vegetal que existe en el planeta. Los científicos de vanguardia y los defensores
del ambiente consideran que el mantenimiento de la mayor variedad posible de formas
de vida no es solamente una cuestión moral relacionada con la protección de especies en
peligro sino que también es de vital importancia en términos de supervivencia misma
del planeta y de la calidad de vida de sus habitantes.
La tala masiva de bosques tropicales, la caza de especies con problemas de
reproducción, los vertidos incontrolados en ríos, lagos, mares y océanos, etc, están
provocando la desaparición de millares de especies y, por lo tanto, una grave
disminución de la biodiversidad. Actualmente, cerca del 90% de la vida silvestre del
planeta se halla en países del Tercer Mundo, que se ven obligados a salvaguardar su
riqueza biológica y proteger sus espacios naturales.
Sin embargo, su enorme deuda externa los lleva a tener que vender esos recursos
naturales. El 14 de junio de 1992, en Río de Janeiro, se firmó el Convenio sobre
Biodiversidad, cuyo objetivo es la conservación de la riqueza biológica del planeta. En
este convenio, firmado por 150 países, se reconoce la soberanía de cada estado sobre sus
recursos biológicos y se subraya la necesidad de que los países ricos ayuden a los
pobres a financiar los proyectos destinados a la conservación de la vida salvaje.
Sinónimo: Diversidad biológica.