You are on page 1of 7

40.

Formas farmacéuticas parenterales

19 Dec 2017

María Vicenta Tarazona Casany

Se define Forma Farmacéutica como el producto que resulta de un proceso tecnológico que
proporciona a los medicamentos las características adecuadas de dosificación, eficacia terapéutica
(respuesta), y estabilidad en el tiempo. Dicho de otra manera, es la presentación que tiene el
medicamento cuando está preparado para su administración.

Fundamentalmente en este tema hablamos de las características de las formas farmacéuticas


parenterales, también llamadas inyectables, que son las que requieren de aguja para ser
administradas (jeringas, plumas, ampollas, viales).

¿Qué características debe cumplir un medicamento de uso parenteral?


Las formas farmacéuticas parenterales entran directamente en el organismo, sin tener que pasar
barreras para absorberse, por tanto han de ser estériles y apirógenas. Son más difíciles de
preparar que un medicamento que se administra por vía oral

1.- Esterilidad

Se eligen distintos métodos de esterilización en función: de la cantidad y tipo de contaminación de


la que se parta; y de la estabilidad del medicamento frente a las altas temperaturas, por ejemplo:

El calor húmedo: consiste en altas temperaturas y presión elevada, en autoclave. Se utiliza para
esterilizar preparaciones líquidas.

Los filtros esterilizantes: el medicamento liquido pasa a través de poros de 0,22 micras que
permite separar los microorganismos. Se emplea para medicamentos que se estropean o
degradan con altas temperaturas.

Para elaborar estériles tanto en los laboratorios farmacéuticos y en los servicios de farmacia, se
trabaja en condiciones de asepsia en las salas limpias o blancas donde la calidad del aire que
circula en ellas se cuida mediante filtros que eliminan las partículas que hay en suspensión,
(absorben el polvo) consiguiendo una pureza del aire adecuada.

Estas salas están dotadas de cabinas de preparación de mezclas estériles, donde el flujo del aire
está controlado (cabinas de flujo laminar). Además las personas que las preparan han de estar
formadas, entrenadas y vestidas adecuadamente con mascarilla, bata, guantes, gorro, para no
contaminar la preparación.
El control del proceso de esterilización se realiza para detectar posibles fallos. Del preparado
estéril. se toman muestras, que se siembran en un lugar que tiene alimento (cultivo) para que
crezcan los microorganismos. Si hay crecimiento de microorganismos, significa que la muestra no
es estéril, y habría que repetir el producto por estar contaminado.

2.- Apirogeneidad

Las presentaciones parenterales han de estar libres de partículas pirógenas, es decir, de sustancias
que si las inyectamos en el torrente circulatorio de un paciente provocaría un proceso febril
(escalofríos, aumento de pulso, fatiga respiratoria, dolor muscular y de cabeza).
Estas partículas principalmente proceden de bacterias, pero pueden ser de origen mineral,
biológico y químico. Como no existe un método universal de eliminación de pirógenos; en cada
caso se usa el más idóneo, por ejemplo en el caso de las ampollas (envases de vidrio) y productos
termoestables se aplica calor seco a temperatura superior de 250 ºC durante media hora.

Tipos de formas farmacéuticas parenterales

1.- Inyectables líquidos (ampollas, viales con liquido, jeringas, plumas)

Los inyectables deben cumplir unos requisitos especiales, y asemejarse al máximo posible a las
características fisiológicas de la sangre y los tejidos; cuanto más se parezcan, mejor tolerados son
por el organismo.

Los inyectables se pueden presentar en forma de soluciones, emulsiones o suspensiones:

a) Inyectables en forma de soluciones


Estas soluciones han de ser trasparentes, no han de contener partículas. Hay que evitar que se
desprendan partículas de los recipientes, en la elaboración, en el llenado; o durante el
almacenamiento, o por degradación de los componentes del medicamento. Por ello se hacen
controles visuales con personal entrenado y con aparatos ópticos automatizados.

Los tipos de partículas que pueden aparecer son partículas de vidrio procedentes de la ampolla,
partículas de polvo introducidas en la fabricación, partículas procedentes de tapones, filtros,
materiales del contenedor.

Han de ser neutras mantener un pH lo más parecido al de nuestro organismo (entre 7,3-7,4), para
ello se pueden añadir soluciones reguladoras del pH que no produzcan toxicidad.

Han de mantener la isotonía con la sangre, de manera que al ponerlos en contacto con los
glóbulos rojos no provoquen su rotura. Por ejemplo el fisiológico 0.9% tiene una concentración de
9 gramos por litro, al igual que la sangre, si la concentración del fisiológico es menor los glóbulos
rojos se rompen dando lugar a la hemólisis.

b) Los inyectables en forma de emulsiones

Han de estar sus componentes ligados con la ayuda de una sustancia emulsionante que facilita su
unión, como ocurre con la mayonesa.
c) Los inyectables que se presentan como suspensiones

Han de dispersarse por agitación el posible sedimento en un medio acuoso. Se necesita cuando el
principio activo es insoluble en agua o se desea un efecto prolongado del fármaco. Son
generalmente formas farmacéuticas parenterales para la administración intramuscular y
subcutánea.

2.- Inyectables para perfusión

Tienen que cumplir las mismas propiedades que las soluciones. Se aplican directamente en el
sistema circulatorio a través de las venas. En este caso el preparado cae desde un gotero; y entra
poco a poco al torrente circulatorio

Se pueden presentar en forma de pequeños volúmenes (menor de 100 mL), que se administran en
los vasos sanguíneos más externos del antebrazo y en la muñeca.
Los preparados de mayor volumen se ponen en una vena grande, que llamamos vía central. Como
es el caso de las nutriciones parenterales.