You are on page 1of 113

 

Este documento es proporcionado al


estudiante con fines educativos, para la
crítica y la investigación respetando la
reglamentación en materia de derechos
de autor.

Este documento no tiene costo alguno,


por lo que queda prohibida su
reproducción total o parcial.

El uso indebido de este documento es


responsabilidad del estudiante.
 

 
 
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Adiós al cuerpo David Le Breton

Traducción de Ociel Flores Flores

Ouvrage publié avec le soutien du Centre National


du Livre Ministére Francais Chargé de la Culture

Esta obra fue publicada con el apoyo del Centro Nacional


del Libro-Ministerio Francés de Cultura

LA CIFRA
,,,...,..
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Título original:
Adieu au corps
O Editions Métailié, Paris, 1999

Diseño de la colección: www.mostro.tv


Ilustración de portada: Diego Álvarez Zanollo
Diseño de interiores: Belem Romero García

MICH UNAM
O De esta edición:
Biblioteca
3 33
La Cifra Editorial 2007
Clacif
ISBN: 978-970-95326-0-9
1111
De la traducción: No. Sistema
Ociel Flores Flores
Don: .4.___Canie
O Fotografía: Enviado por
Daniel Mordzinski

Fecha
Ares

LA CIFRA

El logotipo de La Cifra está basado


en la obra Mano Piedra de César Rangel Ramos

Artemio Del Valle Arizpe 14-603


Colonia Del Valle C.P. 03100
Teléfono 5534 5881

www.lacifraeditorial.com

Impreso en México BIBLIOTECA


CENTRO DE INVESTIGACIONES
INTERDISCIPLINARIAS EN
CIENCIAS Y HUMANIDADES
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Presentación

La modernidad tardía, contexto del fin de las ideologías, es también el tiempo del
fin del cuerpo. Hoy en día se ve llegar con júbilo "el momento bendito" del tiempo
postbiológico, postevolucionista, postorgánico, es el adiós a ese "artefacto lamentable
de la historia humana que la genética, la robótica o la informática deben reformar
o eliminar". En estos términos expresa la temática que aborda en el presente libro
el antropólogo francés David Le Breton.

En las sociedades contemporáneas, el desprecio por el cuerpo viene acompa-


ñado de nuevas preocupaciones que responden en gran medida al consumo cultural
que gira en torno a satisfacer la demanda de "cuerpos perfectos". La producción
de la perfección corporal es una muestra del dominio que la ciencia y la técnica tienen
sobre la naturaleza y se manifiesta tanto en la materialización de dichos cuerpos
a través de, por ejemplo, la cirugía estética, como en la creación y composición
misma de los cuerpos de los sujetos mediante la manipulación genética y la clona-
ción. Esta sensación de reapropiación del cuerpo o del poder que los hombres supo-
nen tener sobre sí mismos, lleva a los sujetos a realizar otra serie de prácticas como
son el tatuaje, el piercing, al uso de implantes, las escarificaciones, entre otras.

Tales inquietudes sociales han despertado también, el interés de la acade-


mia por una necesaria explicación desde la perspectiva de las diversas cien-
cias sociales, como la antropología, la sociología, la demografía y la historia. Así,
David Le Breton, ampliamente conocido por sus reflexiones acerca del cuerpo
humano, inicia hacia 1990 con la publicación de una obra que ya es clásica,
Anthropologie du corps et modemité, Le Breton ha marcado la pauta en las discu-
siones contemporáneas acerca de este tema que cada día cobra mayor importancia
y acapara la atención. En este trabajo señero, el autor afirma que la modernidad
ha separado al hombre de sí mismo, propone que la ruptura entre los sentidos y la
realidad constituye una estructura fundadora de esa modernidad donde el cuerpo
se define desde un saber anatómico desarrollado a partir de las primeras disecciones
oficiales en la Italia del Quattrocento y ubica en De corporis humani fabrica de Vesalio
el origen de la dicotomía, propia de la modernidad, entre el hombre y su cuerpo.

Discute acerca de la diferencia entre las concepciones del cuerpo en socie-


dades tradicionales donde el cuerpo no se distingue de la persona, las materias que
componen el espesor del hombre son las mismas que le dan consistencia al hombre.
El cuerpo moderno, en cambio, pertenece a un orden diferente, implica la ruptura
del sujeto con los otros, con el cosmos, consigo mismo. El cuerpo occidental es "el
lugar de la cesura, el recinto objetivo de la soberanía del ego". Es la parte indivisible
del sujeto, "el factor de individuación" en sociedades reguladas por la división social.
Propone una especie de genealogía del cuerpo moderno que tiene que ver con
la filosofía mecanicista y anuncia que en la modernidad si existe un cuerpo liberado

5
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
sus cuerpos se puede observar en los testimonios que el antropólogo recogió
es el cuerpo joven, hermoso, sin ningún problema físico, La medicina entonces como
entre jóvenes, quienes señalan que han vivido una clase de renacimiento gracias
la ciencia preocupada por el cuerpo, la enfermedad y no por el enfermo; la medicina
a las modificaciones corporales que se practicaron, estos son, para él, signos de la
se ocupa de la máquina humana y no del hombre en su singularidad.
identidad. Algunas de esas marcas corporales se convierten en la manera de recu-
perar el sí mismo en el mundo; lo importante es notar la polisemia de las prácticas
De esta obra precursora del antropólogo francés se desprendieron algunas
de las temáticas que de manera sugerente aborda en libros subsecuentes. Así, como el tatuaje y el piercing, ya que están muy lejos de proporcionar formas unifica-
das del ser, cada persona que se marca, sigue una lógica propia.
en 1992 escribe La sociologie du corps, texto breve en el que brinda discusio-
nes y propuestas teóricas útiles para el análisis de este campo de estudio que es
"la corporeidad humana como fenómeno social y cultural, materia simbólica, objeto Finalmente, en Signes d'identité... aborda el papel que juega el tatuaje
en la prisión y señala que se da siempre en situación de sufrimiento, razón por la cual
de representaciones y de imaginarios". Plantea que la sociología del cuerpo se
también encontramos gran cantidad de automutilaciones, práctica que se convierte
enfrenta a un inmenso campo de estudio, cuyo objetivo es realizar un inventario
en una manera de protestar contra el cuerpo enfermo. En La peau... estudió
y avanzar en la comprensión de las lógicas sociales y culturales que costean el
el ataque contra el propio cuerpo de los prisioneros y observó que los tatuajes son
espesor y los movimientos del hombre. A lo largo de dicho texto el autor recupera,
una manera de tomar de nuevo el control de sus cuerpos y menciona que hasta hace
de manera esquemática, las etapas más relevantes en las que las ciencias sociales
poco tiempo, el tatuaje de las prisiones fue muy importante para los hooligans, para
se dedicaron al problema del cuerpo. Se cuestiona acerca de la "ambigüedad del
referente cuerpo", sobre el que no hay consenso, así, con datos históricos y etnoló- enfatizar la virilidad, para identificar bandas.
gicos muestra la diversidad de "las definiciones de un 'cuerpo' que sigue pareciendo
La muerte y el dolor son temas de los que la antropología tradicionalmente
esquivo". Propone reconstruir la evidencia originaria que se relaciona con las repre-
se ha ocupado aunque no desde la centralidad del cuerpo, David Le Breton desarro-
sentaciones occidentales del cuerpo, con el fin de elaborar "la naturaleza" del objeto
sobre el que el investigador pretende ejercer su comprensión. Insiste también en lla una investigación que ve la luz hacia 1995, Anthropologie de la douleur, donde se
enfrenta el problema de la relación defectuosa del ser humano con su cuerpo, esto
la necesidad de recuperar los resultados y las propuestas de los distintos trabajos
es, el dolor, Su análisis de la sociología y la antropología clásicas le permite cifrar en
de las ciencias sociales en este campo, así como los imaginarios sociales del cuerpo,
el cuerpo humano toda una encrucijada de significaciones en las que es posible apre-
como las teorías y diferentes enfoques.
hender la construcción social y cultural de una realidad irrefutable como es el dolor.
David Le Breton publica dos importantes trabajos, el primero titulado Signes
Así pues, el dolor es "un hecho personal, encerrado en el concreto e irrepetible
d'identite. Tautoages, piercings et outres marques corporelles (2002), y el segundo,
interior del hombre" y el sufrimiento, una experiencia incomunicable. Por esto, David
La peau et la trace. Sur les blessures d'identité (2003). En el primero, producto de
Le Breton censura el organicismo dualista de nuestra tradición occidental que reduce
una rigurosa investigación, se aproxima a los aspectos sociológicos del Body Art
el dolor a una mera sensación relativa a la maquinaria del cuerpo. Realiza un intere-
y trata de dar una explicación acerca del porque de la pasión por los tatuajes y el
sante análisis acerca de lo que el dolor pueda significar en nuestra sociedad contem-
piercing. Su objetivo es mostrar que existe una relación entre las marcas que los
poránea, en absoluto familiarizada con la idea de que la vida pueda aparejar dolor.
sujetos deciden imponer a sus cuerpos y la propia construcción de sí mismo. Las
marcas corporales se constituyen como una dimensión de la identidad. Sus reflexio-
Concluye Le Breton señalando que despojar al dolor de todo significado
nes parten de sus múltiples intentos por responder a la pregunta ¿cuál es el impacto
supone dejar al ser humano sin recursos, hacerlo vulnerable. Aunque parezca
existencial que tiene el hecho de cambiar el cuerpo? Su búsqueda es en relación
al hombre el acontecimiento más extraño, el más opuesto a su conciencia, aquel
a las modificaciones que se practican los sujetos como producto de su elección,
que junto a la muerte le parece el más irreductible, el dolor no es sino el signo de
en un establecimiento, son esas que vienen desde afuera.
su humanidad. Abolir la facultad de sufrir sería abolir su condición humana. La fanta-
sía de una supresión radical del dolor gracias a los progresos de la medicina es una
En cambio, en el segundo libro relata los casos de la gente a la que practican
imaginación de muerte, un sueño de omnipotencia que desemboca en la indiferencia
operaciones, en soledad y situación de gran sufrimiento, que han perdido el interés
de la vida (perder el dolor es también perder el placer y el gusto de la vida y preci-
por la vida y por supuesto, la capacidad de elegir. Dichas operaciones son para Le
Breton una técnica de sobrevivencia. Tatuajes y piercing son una manera de "este- pitarse en el hastío).
tizar" la presencia de los sujetos en el mundo y formar parte de una cultura de los
Con la mira puesta en sus objetivos y en su interés por comprender cómo
jóvenes. Las intervenciones son un recurso que se hace de cara al dolor, para hacer
se constituye en la modemidad el cuerpo como factor de individualización, en 1999
menos mala la existencia de los hombres.
publica Adiós al cuerpo, cuyo análisis propone que en el ámbito de ese individua-
lismo se dan procesos contradictorios, pues por un lado el cuerpo es el campo
Según sus propios planteamientos, las marcas del cuerpo (tatuajes)
de acción del sujeto, lo manipula, lo modifica, actúa sobre él para reforzar esa indivi-
tienen una función decorativa que coloca al ser humano en una escena lúdica,
dualización, pero el resultado final suele ser la asimilación a los otros cuerpos cuyas
o lo hace objeto de la erotización. La reapropiación que hacen los sujetos de

7
6
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
búsquedas son semejantes: es imperativo actuar para lograr el objetivo de ser igual ido desde los tatuajes, pasando por el consumo de esteroides, hasta la aplicación
a los demás.' Las formas de disciplinar el cuerpo, los estándares culturales para la de implantes que puedan simular la existencia de una "belleza" que para muchos
construcción de los cuerpos, conllevan la implementación de modelos más o menos justifica poner en riesgo la vida con tal de lograr esa apariencia promovida a través
rígidos. Muchos de los procesos de individuación derivan en otros de homogeniza- de los diversos medios de comunicación.
ción en los que se reproducen fielmente ciertos estándares culturales. En el afán
de destacar frente a los otros también existen reglas que cumplir: una de ellas Le Breton señala que el cuerpo es en nuestros días el lugar de la sospecha,
y quizás la más importante es que en ese proceso es preciso mantenerse dentro de del malestar y a veces se percibe como una falta, como un pecado original al que hay
los parámetros convencionales; salirse de ellos, subvertirlos o transgredirlos tiene que transformar y rehabilitar. Él reconoce que el individualismo contemporáneo lleva
como consecuencia la exclusión. a una individualización del cuerpo. Esto, de acuerdo con su perspectiva, se ha acen-
tuado en respuesta a la mercantilización de los productos para el cuerpo, a través
Cuando el cuerpo se transforma en posesión pasa a formar parte de los de los cuáles no sólo se pretende cambiar su apariencia, sino su existencia misma.
circuitos de consumo que las sociedades contemporáneas han generado. En ellas,
el consumo de bienes simbólicos y culturales es un proceso cuya acelerada dinámica Para Le Breton, en las sociedades actuales existe una voluntad de erradicar
ha estimulado la generación de nuevas prácticas socioculturales, las cuales siguen el cuerpo; de inspiración norteamericana y puritana, esta voluntad hace del cuerpo
la lógica establecida en las sociedades globalizadas, cuyos modelos se implantan sin una reliquia, los vestigios de una humanidad que ya habríamos sobrepasado, el cuerpo
considerar las diferencias individuales y sociales. sería algo superfluo, que está de más, que está de sobra. Propone en este sentido
acercarse al imaginario en el que se propone que el pensamiento sería algo así
Este análisis ha conllevado la necesidad de acercarse a temas colaterales como una superpotencia y con una fascinación por las tecnologías contemporáneas.
que resaltan por marcar las condiciones contemporáneas en las que se establecen Estos imaginarios del cuerpo son el resurgimiento laico de un imaginario religioso,
muchos de los valores asignados al cuerpo: belleza, juventud, salud, entre otros, gnóstico, que hace del cuerpo el lugar de la caída. Desde la visión de Le Breton
que marcan así muchos de los argumentos con los cuales las sociedades contempo- el cuerpo aparece como un representante del ser, un alter ego, un otro yo pero que
ráneas han establecido jerarquías entre ellos. se puede modificar a través de los estilos de vida o de las prácticas que llevan a su
transformación. En este sentido, el cuerpo es visto como una prótesis para el yo.
Le Breton ha incursionado en muchos de los ámbitos en los cuales el cuerpo
o su metáfora está presente a través de las nuevas tecnologías. Así, el autor no David Le Breton señala que el cuerpo exaltado no es el cuerpo en el que vivi-
pierde de vista al cyborg y a la vez observa lo que los modelos biomédicos están mos, sino un cuerpo rectificado, redefinido. El cuerpo como tal no es suficiente para
haciendo en muchos de los ámbitos en los que el cuerpo es intervenido con los más asegurar una existencia plena. Hace falta cambiarlo para alcanzar una dignidad que
diversos fines: el funcional, el de salud y hasta el estético. los sujetos no tienen. La misma lógica se encuentra en el culturismo, el transexua-
lismo, la moda de la cirugía estética, la importancia de los regímenes alimenticios,
En este volumen particularmente nos lleva hasta los más insospechados rinco- entre otros. El cuerpo es un objeto a someter, no a vivir como tal con alegría. Si el
nes como las nuevas prácticas de procreación que apuntan al desplazamiento de cuerpo fuera realmente libre, no se hablaría de él.
las mujeres de la gestación, o al Proyecto Genoma en un proceso de un mayor
control sobre la génesis y desarrollo humano, un mundo en el que el cuerpo sea Finalmente, debemos señalar que la presente obra inaugura la publicación
cada vez más un accesorio manipulable del que dependa cada vez menos la vida de los trabajos de David Le Breton en México. Gracias al interés de La Cifra Editorial
de los sujetos. y al grupo de investigadores que conforman el grupo de El cuerpo descifrado, quienes
también por primera vez invitaron a nuestro país al antropólogo francés a dictar una
Adiós al cuerpo, es un libro que muestra con rudeza la importancia que conferencia magistral durante la celebración del II Congreso Internacional de Ciencias
la sociedad ha dado al cuerpo y denuncia la estética esclavizante que continuamente Artes y Humanidades en octubre de 2005.
exige más de los sujetos y que los lleva a situaciones de riesgo como la bulimia y la
anorexia. En el que la intervención al cuerpo justifica las transformaciones que han
Elsa Muñiz y Mauricio List
°Nos resulta difícil fundar una moralidad rigurosa y principios austeros en el precepto de que debe- Invierno 2006
mos ocupamos de nosotros mismos más que de ninguna otra cosa en el mundo. Nos inclinamos
más bien a considerar el cuidamos como una inmoralidad y una forma de escapar a toda posible
regla. Hemos heredado la tradición de moralidad cristiana que convierte la renuncia de sí en principio
de salvación: Conocerse a sí mismo era paradójicamente la manera de renunciar a sí mismo° (Michel
Foucault, 1990b, p. 54) 'Cuando uno se preocupa del cuerpo, uno no se preocupa de sí. El sí no
es el vestir, ni los instrumentos, ni las posesiones. Ha de encontrarse en el principio que usa esos
instrumentos, un principio que no es del cuerpo sino del alma: ésta es la principal actividad en
el cuidado de sí. El cuidado de si es el cuidado de la actividad y no el cuidado del alma como sus-
tancia" (ídem, p. 59)

8 9
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Introducción: Un borrador del cuerpo


El odio al cuerpo 17
El cuerpo alter ego 19
La invención del cuerpo 21
El cuerpo superfluo 23
Itinerario de la obra 24

I. El cuerpo accesorio
Sobresignificar el cuerpo 31
Dominio del cuerpo 34
El transexualismo o más allá del sexo 35
Marcas corporales 37
Body building 43
Body art 46
El cuerpo compañero 54

2. La producción farmacológica de sí mismo


El órgano del humor 57
La medicalización del humor cotidiano 62
Producción farmacológica de sí mismo 66

3. La manufactura de un hijo
La asistencia médica en la procreación 69
El cuerpo indeseable de la mujer:
la gestación fuera del cuerpo 76
La mujer corregida médicamente 79
Útero en renta 82
Embarazo masculino 83
La invención del embrión 84
El examen de entrada en la vida 86
El derecho al infanticidio 96
Indecidible 96

11
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

4. Un borrador del cuerpo para las ciencias de la vida


La información como mundo 99
El Proyecto Genoma 101
Lo genéticamente correcto 103
La patente de lo vivo 115
El control genético 118
El demiurgo genético 123
La clonación o el hombre duplicado 127
Transgénesis animal 131

5. El cuerpo supernumerario del ciberespacio


El desdoblamiento del mundo 137
Fin a las limitaciones de la identidad 140
La economía del mundo 142
Dios virtual 146
El sí mismo informático 149
Criaturas artificiales 150
Ciencia ficción 154

6. La cibersexualidad o el erotismo sin cuerpo


Un erotismo fuera del cuerpo 157
El amor del androide 158
La cibersexualidad o el cuerpo en disquette 163

7. El cuerpo está de más


Inteligencia artificial o artificios de la inteligencia 173
La objeción del cuerpo 178
El androide sensible e inteligente 184
La pasión informática 188
Horno silicium 193
Cyborg manifesto 196
El fin del cuerpo 200

Obertura 209

Bibliografía 214

12
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Hacía tiempo que el hombre se había formado un ideal de


la omnipotencia y de la omnisciencia y lo encarnaba en sus dioses
1"...1. Ahora que se ha acercado considerablemente a este ideal se ha
convertido él mismo casi en un Dios. Pero solamente, a decir verdad,
en la medida en que los hombres saben en general alcanzar un tipo de
perfección, es decir, incompletamente: en algunos aspectos
de ningún modo, y en otros, a medias.
El hombre se ha convertido, por decir así, en una especie de Dios
protético, Dios ciertamente admirable cuando reviste sus órganos
auxiliares, pero éstos no se han desarrollado con él y con frecuencia son
fuente de inquietud.

Sigmund Freud,
Malaise dans la civilisation

15
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Introducción: Un borrador del cuerpo

No soy este ensamble de miembros que se llama cuerpo humano.


René Descartes, Meditations Metaphysiques

El odio al cuerpo
En el mundo occidental pervive, desde los presocráticos, una tradición
de sospecha dirigida al cuerpo, como puede verse en Empédocles o en
Pitágoras. Platón, por su parte, entiende el cuerpo como tumba del alma,
imperfección radical de una humanidad cuyas raíces no se encuentran
en el cielo sino en la tierra. El alma ha caído al interior de un cuerpo que
lo aprisiona. Ciertamente, los griegos no rechazan el placer; el gozo del
mundo no está prohibido, a pesar del lastre de la carne. Las diferentes
doctrinas gnósticas radicalizan el odio al cuerpo; arraigadas en lugares
y tiempos distantes, cada una de ellas guarda un núcleo de pensamiento
que reaparece fielmente en un sistema y en otro. Para los gnósticos,
el mundo sufre una indignidad radical; es malo por esencia; creado por un
demiurgo inferior que ha tomado a Dios por sorpresa o por una multitud
de entidades temibles que se han interpuesto entre Dios y los hombres.
El mundo sensible no es obra de un Dios de sabiduría y de verdad sino una
creación defectuosa, un simulacro. El hombre participa simultáneamente
del reino de la luz y de las tinieblas, desgarrado entre el mundo superior
y el mundo inferior. Su caída no es completa, puesto que posee a pesar
de todo una chispa divina. La gnosis manifiesta un realismo riguroso: por
una parte, se extiende la esfera negativa: el cuerpo, el tiempo, la muerte,
la ignorancia, el mal; por otra, la plenitud, el conocimiento, el alma, el bien,
etcétera. Como consecuencia de una catástrofe metafísica, el bien fue
absorbido por el mal, y el alma vuelta cautiva de un cuerpo sometido a la
duración, a la muerte y a un universo oscuro en el que ha olvidado la luz.
El hombre es lanzado a un mundo inacabado e imperfecto, acechado por
un mal menos moral que material.

17
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Los gnósticos llevan al extremo el odio al cuerpo, al hacer de él una El cuerpo alter ego
indignidad sin remedio. El alma ha caído en el cuerpo —ensomatosis— en el En el discurso científico contemporáneo, el cuerpo es pensado como mate-
cual se pierde. La carne del hombre es la parte maldita, destinada al enve- ria indiferente, simple soporte de la persona. Ontológicamente distinto al
jecimiento, a la muerte, a la enfermedad. Es la carroña, la materia. El mal sujeto, se convierte en un objeto manipulable que puede ser mejorado,
es biológico. La carne, dice Cioran, es "perecedera hasta la indecencia, materia prima en la cual se diluye la identidad personal, y ya no una raíz
hasta la locura, es no solamente sitio de enfermedades, es la enfermedad identitaria del hombre. Doble del ser humano pero no por su conciencia,
misma, nada incurable, ficción degenerada en calamidad... y me absorbe sino al contrario, por la evocación de los prejuicios del conservadurismo
y me domina de tal modo que mi espíritu no es más que vísceras" (Cioran, o de la ignorancia de aquellos que desean fijar límites a la fragmentación
1969, 54). El cuerpo produce asco. Cioran retoma un argumento clásico de la corporeidad humana. El cuerpo es normalmente concebido como
ya presente en Agustín, evocado por Holbein o Baldung Grien, y prolon- un alter ego, objeto del rencor de los científicos. Sustraído al hombre, que
gado por el tema de las "vanidades" en la pintura, para estigmatizar el encarna a la manera de un objeto desprovisto de su carácter simbólico,
amor o la debilidad por el cuerpo, sobre todo el de la mujer (evidentemente el cuerpo es despojado de cualquier valor (Le Breton, 1990). Envoltura
más cuerpo que el del hombre para esos imaginarios masculinos), y recor- de una presencia, arquitectura de materiales y de funciones, lo que funda
dar al hombre la humildad de su condición. "Para vencer los apegos y los su existencia no es la irreductibilidad de su sentido y de su valor, el hecho
inconvenientes que se desprenden de ello, dice Cioran, sería necesario que sea la carne del hombre, sino la permutación de los elementos y de
contemplar en un ser la desnudez última, perforar con la mirada sus entra- las funciones que aseguran su funcionamiento. El cuerpo se declina en
ñas y lo demás, rodar sobre el horror de sus secreciones, en su fisiología piezas separables, se fragmenta. Estructura modular de piezas sustitui-
de Macabeo inminente. Esta visión no debería ser mórbida sino metódica: bles y mecano que sostiene la presencia sin serle fundamentalmente nece-
una obsesión particularmente saludable dirigida los infortunios" (págs. 56, sario, el cuerpo es hoy reconstruido por razones terapéuticas que casi
57). El cuerpo aparece así como el límite insoportable del deseo, su enfer- no despiertan objeciones, aunque también es remodelado por motivos
medad incurable. De manera radical, el extremo contemporáneo2 retoma de conveniencia personal, en ocasiones incluso en la persecución de una
el proceso y condena a su vez el cuerpo anacrónico, tan por debajo de utopía técnica de purificación del hombre, de rectificación de su ser en el
los avances tecnológicos de las últimas décadas. El cuerpo es el pecado mundo. El cuerpo encarna la parte mala, el borrador que hay que corregir.
original, la mancha de una humanidad que algunos lamentan que no sea
de origen tecnológico. El cuerpo es un miembro prescindible que sería Para ciertas corrientes de la tecnociencia que estudiamos en esta
necesario suprimir (Le Breton, 1990). La religiosidad gnóstica va más allá obra, la especie humana parece mancillada por una corporeidad que re-
de sus múltiples formas doctrinales y reaparece hoy bajo una forma laici- cuerda demasiado la humildad de su condición. La reconstrucción del
zada, pero poderosa, en ciertos elementos de la tecnociencia. Es incluso cuerpo humano, incluso su desaparición, es la empresa a la cual se
un dato estructural del extremo contemporáneo que hace del cuerpo un consagran los nuevos ingenieros de lo biológico. Este imaginario tecn-
espacio que debe ser eliminado o modificado de una manera o de otra3. científico —pensamiento radical de la sospecha— instruye el proceso del
cuerpo fundado en la constante de la precariedad de la carne, de su
falta de resistencia, de su imperfección en la aprehensión sensorial del
2 Entendemos por "extremo contemporáneo" las iniciativas inéditas hoy en día, las que ponen ya un pie
mundo, de la enfermedad y del dolor que lo aquejan, del envejecimiento
en el futuro en el ámbito de lo cotidiano o de la tecnociencia, las que provocan rupturas antropológicas ineluctable de sus funciones y de sus órganos, de la ausencia de confia-
y que traen consigo el desconcierto de nuestras sociedades. Los discursos entusiastas acerca del mañana,
que cantan gracias al "progreso científico", ocupan desde luego un lugar privilegiado, especialmente aque- bilidad en sus capacidades y de la muerte siempre amenazante. Este
llos cuyo proyecto es eliminar o corregir el cuerpo humano.
3 Luden Sfez analiza el mito contemporáneo de la salud perfecta al ponerlo en relación con el de Adán antes discurso de denigración reprocha al cuerpo su inadaptación al mundo
de la Caída. Un Adán sin Eva, por lo tanto, sin sexualidad, sin enfermedad, sin muerte, sin pecado (Sfez,
1995, 371 ss.). Un Adán sin otro y sin cuerpo o, dicho de otro modo, un cuerpo absolutamente perfecto, y su vulnerabilidad; su disparidad demasiado evidente con una voluntad
un cuerpo libre del cuerpo, de alguna manera.

18 19
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

de dominio desmentida sin cesar por la condición eminentemente precaria tal como se ve en un cadáver, a la cual yo llamé cuerpo" (Descartes, 1970,
del hombre. Este último se vuelve con resentimiento hacia un cuerpo 39). Imagen tanto más perturbadora cuanto que es aquí menos necesaria.
marcado por el pecado original de no ser un objeto puro de creación tecno-
científica. El cuerpo es la enfermedad endémica del espíritu o del sujeto. La invención del cuerpo
Hoy en día, numerosos autores ven llegar con júbilo el momento bendito El momento inaugural de la ruptura concreta del hombre con su cuerpo
del tiempo postbiológico (Morabe) o postevolucionista (Stelarc), postor- ha sido analizado en otra parte en relación con la empresa iconoclasta
gánico, etcétera; en una palabra, el tiempo del fin del cuerpo, artefacto de los primeros anatomistas —quienes rasgan los límites de la piel para
lamentable de la historia humana que la genética, la robótica o la informá- llevar a su término la disección, el desmantelamiento del sujeto (Le Breton,
tica deben reformar o eliminar, como veremos en esta obra. 1993). Aislado del hombre, el cuerpo humano se convierte en objeto
de una curiosidad que ya nada detendrá. Desde Vesalio, la representa-
El cuerpo ha dejado de ser el ámbito de magisterio del biólogo ción médica del cuerpo se desliga de una visión simultánea del hombre.
o del ingeniero que se obstinan con frecuencia en tratarlo como un borra- La aparición de De humani corporís fabrica en 1543 es un momento simbó-
dor, para llevarlo a la última perfección que sólo esperaba la corrección lico de esta mutación epistemológica que orienta, en diversas etapas, a la
de la ciencia. Visión moderna y laicizada de la ensomatosis (la caída en el medicina y a la biología contemporánea. Los anatomistas, antes de Descartes
cuerpo de las antiguas tradiciones gnósticas), la carne del hombre encarna y de la filosofía mecanicista, fundan un dualismo que se ubica en el centro
su parte maldita, que innumerables dominios de la tecnociencia pretenden de la modernidad, y no solamente de la medicina: aquel que establece
felizmente remodelar, "inmaterializar", transformar en mecanismos contro- una distinción entre el hombre y su cuerpo. La medicina trata con mucha
lables para librar al hombre del molesto peso en el que maduran la fragi- frecuencia al hombre menos en su singularidad sufriente que como cuerpo
lidad y la muerte. Para remediar la desgracia de estar hecho de carne, enfermo. Los problemas que se exponían hasta hace unos años con rela-
el cuerpo es disociado del hombre que encarna y concebido como un en tiva discreción, adquieren una amplitud considerable con la acentuación
sí. Es sometido a innumerables subterfugios para escapar a su precarie- y el refinamiento de los medios técnicos, la especialización de los trata-
dad, a sus límites, para controlar esta parte inaprensible, para alcanzar una mientos, la pérdida de importancia del cuerpo, el mito de la salud perfecta
pureza técnica. Tentación demiúrgica de corregirlo, de modificarlo, ante (Sfez, 1995), y sobre todo la toma de conciencia y la información conside-
la imposibilidad de hacer de él una máquina realmente impecable. Subyace rables de los pacientes.
en tal tentación un fantasma, informulable en un esquema de pensamiento
laico: el de abolir el cuerpo, de borrarlo puramente y simplemente al subs- Con los anatomistas, el cuerpo humano es objeto de innumerables
tituirlo por una máquina de una perfección más alta. En este imaginario investigaciones, consecuencia de la puesta entre paréntesis del hombre
que tiende a redefinir las condiciones de existencia, el cuerpo es el medio que encarna. La formulación del cogito por Descartes prolonga históri-
cada vez menos necesario por el cual las máquinas se desarrollan y se camente la disociación implícita del hombre y de su cuerpo despojado
reproducen. La lucha contra el cuerpo revela cada vez más el móvil que de valor propio. No retomaremos aquí estos análisis (Le Breton, 1990;
la anima: el miedo a la muerte. Corregir el cuerpo, hacer de él una mecá- 1993). Recordemos, sin embargo, que Descartes formula con claridad un
nica, asociarlo a la idea de la máquina o adaptarlo a ella son intentos para tema clave de la filosofía mecanicista del siglo xvii que es cada vez más
escapar a esta suerte, para borrar la insoportable levedad del ser (Kundera). vigente: el modelo del cuerpo consiste en la máquina; el cuerpo humano
El cuerpo como lugar, como sitio de la muerte en el hombre, es esta la idea es una mecánica discernible de las otras únicamente por la singularidad de
que se le escapa a Descartes cuando, a manera de lapsus, elige en sus sus engranes. Esto no es más que un capítulo particular de la mecánica
Meditaciones la imagen de un cadáver para nombrar su condición corpo- general del mundo, una propuesta destinada a proliferar en el imaginario
ral: "yo me consideraba ante todo poseedor de un rostro, de unas manos, occidental, empeñado en reparar o en transfigurar esta máquina desgra-
de unos brazos y de toda esta máquina compuesta de huesos y de carne, ciada. Descartes separa la inteligencia del hombre de carne y hueso.

20
1
21
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
El cuerpo no es para él sino la envoltura mecánica de una presencia que fora mecánica resuena como una reparación del cuerpo, que le confiere
podría en todo caso ser intercambiable, puesto que la esencia del hombre una dignidad que no podría alcanzar como simple organismo. Nostalgia
reside primeramente en el cogito. Premisa de la tendencia "dura" de la de una condición humana que no le debería ya nada al cuerpo carnal, lugar
Inteligencia Artificial, el hombre no es sino su inteligencia, el cuerpo no es de la caída en la precariedad, pero que accedería por fin al cuerpo glorioso,
nada sino un obstáculo. creado en todas sus partes por la tecnociencia. El cuerpo es vestigio multi-
milenario del origen no técnico del hombre; cuerpo prescindible al cual
La biotecnología o la medicina moderna privilegian el mecanismo el hombre debe su precariedad, de ahí que se deba hacerlo refractario al
corporal, la combinación sutil de un organismo percibido como una colec- envejecimiento o a la muerte, al sufrimiento o a la enfermedad'.
ción de órganos y de funciones potencialmente reemplazables. El sujeto,
como tal, casi no aparece, como efecto de una visión que se enfoca en El cuerpo superfluo
la organicidad. Un moderno diccionario de las frases hechas escribiría hoy El hombre dispone del mismo cuerpo y de los mismos recursos físicos
en día acerca de la palabra cuerpo: "una máquina maravillosa". Pero la que el hombre del neolítico, de la misma fuerza de resistencia a las varia-
formulación es ambigua, encierra una ambivalencia. Réplica a la falta origi- ciones de su medio. Durante milenios, y aun hoy en día en gran parte del
nal que numerosos procedimientos se esfuerzan por corregir, la concep- mundo, los hombres han caminado para trasladarse de un lugar a otro;
ción mecánica del cuerpo humano ignora la dimensión del hombre y traduce han nadado; se han agotado produciendo cotidianamente los bienes nece-
en la modernidad la única dignidad que sea posible conferirle al cuerpo. sarios para su placer y su supervivencia. Su relación con el mundo se da
No se compara la máquina al cuerpo, se compara el cuerpo a la máquina. a través del cuerpo. Nunca antes, sin duda, como sucede hoy en nues-
El mecanismo confiere paradójicamente al cuerpo sus títulos de nobleza, tras sociedades occidentales, los hombres habían utilizado tan poco su
signo incontrovertible del origen de los valores para la modernidad. Si no cuerpo, su movilidad, su resistencia. La tensión nerviosa (estrés) ha reba-
es subordinado o acoplado a la máquina, el cuerpo no es nada. La admira- sado el gasto físico. Las capacidades musculares caen en desuso fuera de
ción de los biólogos o de los cirujanos por el cuerpo humano, cuyos arca- los gimnasios, relegadas por la energía inagotable que proporcionan las
nos intentan penetrar, o la admiración más cándida del profano se traducen máquinas. Aun las funciones más elementales del cuerpo como caminar
en la misma exclamación: "qué máquina tan maravillosa". Innumerables o correr retroceden considerablemente y no son sino raramente solicitadas
son en ese sentido los títulos de obras o de artículos que recurren a la en la vida cotidiana como actividades de compensación o de mantenimiento
metáfora mecanicista. de la salud. Subempleado, estorboso, inútil, el cuerpo se convierte en una
preocupación; pasivo, expresa su malestar. El auto se impone incluso para
De la admiración frente a la maravillosa máquina, el discurso científico- los desplazamientos menores, que podrían ser fácilmente realizados a pie
técnico pasa rápidamente a subrayar la fragilidad que la caracteriza. Para o en bicicleta. Habría que decir algo sobre la manera en la cual el auto-
una máquina, máquina y media. Para cierto discurso médico, el cuerpo no móvil suplanta el cuerpo y lo vuelve anacrónico, sobre la manera en que
amerita completamente tal apelación: envejece y su precariedad lo expone la asociación hombre-auto se ha convertido en una figura espectacular
a lesiones irreversibles; no tiene ni la permanencia ni la confiabilidad de la del cyborg5 (organismo humano hibridado a la máquina con el propósito
máquina, ni dispone de las condiciones que permiten controlar el conjunto de acrecentar su eficacia en un dominio particular). Casi nadie se baña
de los procesos que se realizan en él. La enfermedad y la muerte son el ya en los ríos o en los lagos (salvo en raros sitios autorizados). El anclaje
precio que se paga por la perfección relativa del cuerpo. El placer y el dolor corporal de la existencia pierde su poder. Innumerables prótesis técnicas
son los atributos de la carne; implican el riesgo de la muerte y de la simbó- contribuyen para reducir más aún el uso de un cuerpo transformado en
lica social. La máquina no siente nada puesto que es ajena a la muerte y a
4 El desprecio del cuerpo se traduce con igual violencia al cine o a la literatura gore en donde es compla-
lo simbólico. Para la tecnociencia, la carne del hombre es un estorbo, como cientemente destripado, lacerado, desmembrado, serruchado, desmantelado, etcétera. A este respecto
consultar nuestra obra La Chair á vif (1993).
si fuera necesario deshacerse de una realidad tan poco gloriosa. La metá- En inglés en el original, en adelante cuando esto ocurra se indicará con cursivas. (N. del T.).
5

22 23
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
vestigio: escaleras eléctricas, bandas rodantes, en los que el usuario casi Veremos, primeramente, el cuerpo vivido como accesorio de la per-
siempre inmóvil se deja transportar, no importa que deba multiplicar ense- sona, artefacto de la presencia, objeto de una escenificación de sí mismo,
guida sus caminatas o las horas de acondicionamiento. El cuerpo es una alentado por un deseo de recuperar su existencia, de crear una identidad
carga que se vuelve más penosa a medida que se atrofia. Esta restricción provisional más favorable. El cuerpo es entonces sometido a un design
de las actividades físicas y sensoriales incide en la existencia del individuo: a veces radical, que no deja nada indemne (body building, marca corpo-
reduce su visión del mundo; limita su campo de acción en la realidad; dismi- ral, cirugía estética, transexualismo). Expuesto como representante de sí
nuye la sensación de continuidad del yo; debilita su conocimiento directo mismo, origen identitario manipulable, el cuerpo se convierte en afirmación
de las cosas, y es causa permanente de malestar (Le Breton, 1990). Con de sí, puesta en evidencia de una estética de la presencia. No se trata ya
notable intuición, P. Virilio percibió en los años setenta este debilitamiento de conformarse con el cuerpo que se tiene, sino de modificar sus cimien-
de las actividades propiamente físicas del hombre y señaló, sobre todo, tos para completarlo o transformarlo conforme a la idea que nos hacemos
cómo "la humanidad urbanizada se convierte en una humanidad sen- de él. Sin los suplementos introducidos por el individuo en su estilo de vida
tada" (Virilio, 1976, 269). A excepción de los contados pasos que se dan o sus acciones deliberadas de metamorfosis física, el cuerpo sería una
para levantarse, entrar o salir del auto, los individuos permanecen, en su forma decepcionante, insuficiente para expresar sus aspiraciones. Con
mayoría, sentados a lo largo del día. Ese olvido del cuerpo en la vida coti- tan diversas apariencias, el cuerpo no responde ya a la unidad fenome-
diana no es nuestro tema, no lo abordaremos aquí, pero al inicio de esta nológica del hombre; es un elemento material de su presencia pero no
obra conviene subrayar que marca una profunda ruptura en la unidad del su identidad, puesto que el hombre no se reconoce en él sino de manera
hombre, cuya relación con el mundo es necesariamente física y sensorial. secundaria, después de haber efectuado un trabajo de sobresignifica-
Puesto entre paréntesis en la vida cotidiana, el cuerpo vuelve a atraer la ción que le permite reivindicarlo. Al cambiar su cuerpo, pretende cambiar
atención de los individuos bajo la forma del síntoma. su vida. Se trata en este caso del primer grado de la sospecha en contra
del cuerpo (capítulo 1). El bricolaje de sí mismo con ayuda de útiles técni-
En el mejor de los casos, algunos se programan regularmente sesio- cos se percibe ya en la vida cotidiana en el uso de psicotrópicos que regu-
nes de jogging o de acondicionamiento físico. Por medio de ejercicios lan la tonalidad efectiva de la relación con el mundo. La desconfianza hacia
de simulación, se retoma el contacto consigo mismo a fin de continuar una el cuerpo o, mejor dicho, hacia sí mismo, lleva al consumo psicofarmacoló-
vida cotidiana en la cual lo físico es mínimo. La denigración del cuerpo que gico de la molécula que debería producir el estado moral deseado; a recu-
analizamos aquí, en el discurso radical de ciertos científicos o adeptos de rrir a la psicofarmacología sin estar de ninguna manera enfermo. Se toman
la cibercultura, es también un hecho vivido a su nivel por millones de occi- productos para dormir, para despertase, para estar en forma, para tener
dentales que han perdido su relación con un cuerpo que no utilizan más energía, para acrecentar la memoria, para suprimir la ansiedad, el estrés,
que parcialmente. A fin de cuentas, el sueño de una humanidad liberada tantas prótesis químicas para un cuerpo que parece desfallecer frente
del cuerpo es lógico en un contexto en el que el auto es rey, y en un medio a las exigencias del mundo contemporáneo, para salir a flote en un sistema
tecnificado al extremo, contexto en el cual el cuerpo no es ya el centro irra- siempre más activo y exigente (capítulo 2).
diante de la existencia sino un elemento despreciable de la presencia.
La tecnociencia prosigue, a su escala (ilegítima), las pequeñas inicia-
Itinerario de la obra tivas artesanales que los individuos realizan a su nivel. El cuerpo es con
Las aventuras del cuerpo disociado de la persona y percibido como un ma- frecuencia considerado por la tecnociencia como un borrador que debe
terial accidental, inapropiado pero moldeable, es lo que nos proponemos rectificarse, si no a nivel de la especie, al menos a nivel del individuo: una
estudiar en esta obra, desde un ángulo antropológico. materia prima que hay que combinar de otra manera. Unos y otros afirman
el carácter disponible y provisional de un cuerpo sutilmente separado del

24
25
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
individuo, pero considerado el camino propicio para crear una presencia con el mundo. Lo virtual trae consigo rupturas simbólicas, inusitadas, cuya
a la altura de la voluntad de domino de los actores. La institución del cuerpo, naturaleza antropológica es cuestionada en su capacidad de establecer
ya sea en laboratorio público o privado, es uno de los elementos centrales vínculos y de dar sentido y gusto por la vida, a la escala del individuo, pero
de nuestras sociedades contemporáneas. El fantasma de un cuerpo libe- también a la escala de la sociedad en su conjunto.
rado de sus antiguos lastres naturales conduce notablemente al mito del
niño perfecto, fabricado médicamente y sellado como producto de buena Yen fin, el cuerpo es supernumerario sobre todo para algunas corrien-
calidad morfológica y genética. La asistencia médica para la procreación tes de la cibercultura que sueñan con su desaparición. Es transformado en
entraña una concepción del niño fuera del cuerpo, fuera de la sexualidad. artefacto, incluso en "carne", de la cual conviene deshacerse para acceder
Ciertos biólogos sueñan incluso con eliminar a la mujer del inicio al final de por fin a una humanidad gloriosa. La navegación en la Red o la realidad
la gestación, gracias a la incubadora artificial. La existencia prenatal del virtual da a los internautas el sentimiento de estar encerrados en un cuerpo
individuo no sería ya en esta utopía más que un proceso médico en el cual molesto e inútil que es necesario alimentar, cuidar, mantener, mientras que
la mujer ya no es indispensable. Una vez concebido, el niño es confron- la vida sería tan feliz sin estas preocupaciones. La comunicación sin rostro,
tado a una serie de exámenes en los que se verifica su calidad genética inmaterial, favorece las identidades múltiples, la fragmentación del sujeto
o su apariencia física; terrible examen de entrada en la vida que perpetúa inmerso en una serie de encuentros virtuales para los cuales adopta cada
la sospecha en contra del cuerpo, cuya perfección sería el resultado de un vez un nombre diferente, incluso una edad, un sexo, una profesión, elegi-
procedimiento técnico (capítulo 3). dos todos según las circunstancias. La cibercultura es a menudo descrita
por esos adeptos como un mundo maravilloso, abierto a los "mutantes" que
La medicina deja de preocuparse solamente por curar y, justificán- inventan un nuevo universo. Ese paraíso carece necesariamente de cuerpo
dose en "sufrimientos" probables, interviene para controlar la vida, controlar (capítulo 5). La cibersexualidad concreta este imaginario de la desapari-
los datos genéticos; se convierte en una instancia normativa, en un biopo- ción del cuerpo y, más aún, de la desaparición del Otro; con ella, el texto
der (Foucault), en una forma científica y cruel de enunciación del destino. substituye al sexo: se describe al interlocutor lo que se le hace en la panta-
A pesar de saberse incapaz de curar los males presentes, la medicina lla con numerosos signos gráficos que traducen el gozo o la emoción. El
enumera las enfermedades ineluctables o aquellas susceptibles de apare- erotismo alcanza un estado supremo de higiene, al eliminar el cuerpo físico
cer a los cuarenta o cincuenta años (corea de Huntington, por ejemplo). La en provecho del cuerpo virtual. No más temores de SIDA o de enferme-
medicina participa en la selección de los embriones o de los fetos, según dades sexualmente transmisibles, ni siquiera de acoso, en esta sexualidad
un procedimiento de selección que persigue la "vida digna de vivirse", con angélica, en la cual es incluso posible, debido al anonimato del sobrenom-
el consentimiento de los padres, eliminando así portadores virtuales de bre, adoptar los sexos y los estados civiles de su elección (capítulo 6).
enfermedades incurables. Una de las formas de prevención consiste en
la eliminación radical del enfermo potencial, antes de que haya tenido la Para numerosos adeptos de la Inteligencia Artificial, la máquina será
posibilidad de existir y de desarrollar su enfermedad. Al volverse predic- un día, sin duda, pensante y sensible, y suplantará al hombre en la mayo-
tiva, la medicina entra en la era de lo virtual; decide la suerte de un niño ría de sus tareas. Si la máquina se humaniza, el hombre se mecaniza.
que no existe aún y opera "desde el origen" la selección de aquellos cuya La "ciborgización" progresiva del humano, sobre todo en lo que se promete
existencia vale o no la pena permitir (capítulo 4). Es éste un procedimiento para el futuro, desvanece cada vez más las fronteras que separan a ambos.
socialmente más económico que aquél que consiste en cambiar las menta- Algunos reclaman para las máquinas derechos equivalentes a los derechos
lidades para volverlas aptas para aceptar la diferencia. Lo virtual, piedra del hombre, a fin de protegerlas de los abusos de sus usuarios. Si bien hay
de toque de la biología o del ciberespacio, marca por su influencia social, quien acepta que el cerebro es una versión inferior a la computadora, éste
cultural, científica o política, un nuevo paradigma en la relación del hombre se encuentra contenido, a pesar de todo, en la carne del hombre y eso es

26 27
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
una deficiencia. La computadora no tiene este defecto; algunos investiga- jamás su proximidad había sido tal): ambos se confunden. Si los puntos
dores radicales expresan su voluntad de suprimir el cuerpo de la condición de referencia culturales que dan sentido se pierden hoy en la profusión;
humana, de telecargar su "espíritu" en la computadora a fin de vivir plena- si las religiones han perdido su facultad de unir a los hombres en torno
mente la inmersión en el ciberespacio. La denigración del cuerpo alcanza a creencias comunes, no son pocos los científicos que se internan en la
entonces su plena medida. Para algunos, el cuerpo no está ya a la altura brecha y se erigen como nuevos padres dadores de certezas, anunciado-
de las capacidades que requiere la era de la información: es lento, frágil, res de mañanas que cantan alabanzas a los espectaculares cambios que
incapaz de memorizar, etcétera; conviene deshacerse de él y procurarse se producen en la genética o en el ciberespacio. La técnica y la ciencia,
un cuerpo biónico (es decir, ampliamente o completamente "ciborgizado"), en profunda crisis por otra parte, son consideradas por algunos como dado-
al cual se instalaría un disquete que contuviera el "espíritu". Se trata no ras de salvación. Estos discursos disparatados surgen a menudo de un
solamente de satisfacer las exigencias de la cibercultura o de la comunica- imaginario puro (incluso si el que los profiere está convencido de su verdad),
ción, sino de suprimir simultáneamente la enfermedad, la muerte y todos de una utopía, aunque todos coincidan en hacer del cuerpo un desecho.
los obstáculos ligados al lastre que es el cuerpo. El hombre cambia de Se supone que, cambiando el cuerpo, el hombre conseguiría su salvación.
naturaleza, se convierte en homo silicium (capítulo 7). Ciertamente, segui- No se trata, desde luego, de oponerse a la técnica o a la ciencia, sino más
mos siendo carne y finalmente esta obra es, ante todo, un elogio sin reser- bien de analizar un cierto tipo de discurso y de prácticas de contenido
vas del cuerpo; aunque los proyectos que pretenden el "mejoramiento" de inconscientemente religioso. Por otra parte, el hecho de que lo religioso
la condición humana mediante la rectificación o la supresión del cuerpo impregne empresas contemporáneas se explica bien por la extraordinaria
se multipliquen ante nuestras miradas y susciten en ocasiones cambios banalización de la actitud de algunos investigadores que se comparan con
temibles, especialmente en el dominio genético. Se escuchan fuer- Dios, después de haber creado una quimera biológica, criaturas artificiales
tes cuestionamientos antropológicos acerca del estatus del hombre, del u otros procedimientos virtuales. El hecho de creerse por un momento Dios
sentido de la diferencia. La voluntad de liquidar o de transformar el cuerpo se ha convertido en uno de los rasgos típicos de nuestras sociedades.
percibido como un borrador trastoca el universo simbólico que sostiene la
coherencia del mundo. Pero el hombre virtual es un hombre abstracto que Las fronteras del cuerpo, que son simultáneamente los límites iden-
no adquiere todavía plena existencia (Obertura). titarios del individuo mismo, saltan en pedazos y siembran el descontrol.
Si el cuerpo se disocia de la persona y no se vuelve, sino circunstancial-
Que se trate de la secuencia del genoma, de manipulaciones genéti- mente, un "factor de individuación", el claustro que es el cuerpo no asegura
cas, de fecundación in vitro, de exámenes prenatales, de supresión radical ya la afirmación del yo; en consecuencia, toda la antropología occidental se
de los cuerpos para ciertos adeptos de la cibercultura; de los performances oculta y se abre hacia lo inédito (Le Breton 1993, 298 ss.). El cuerpo es
del body ad, de la administración farmacológica de sí mismo; del consumo escaneado, purificado, administrado, remodelado, renaturalizado, artificia-
de anabólicos para adquirir músculos o de anfetaminas para incrementar la lizado, recodificado genéticamente, desarmado y reconstruido o eliminado,
fuerza -la lista podría continuarse ampliamente-, las empresas del extremo estigmatizado en nombre del "espíritu" o de un "mal gene". Su fragmenta-
contemporáneo inventan un nuevo mundo, no desprovisto de amenazas ción es la consecuencia de la fragmentación del sujeto. El cuerpo es hoy
en lo que se refiere al gusto y al sentido de la vida. Una voluntad de domi- en día una apuesta política mayor, es el termómetro fundamental de nues-
nio, de conducción autoritaria de lo vivo, no deja ningún detalle al azar. tras sociedades contemporáneas.
Las fronteras ontológicas se disuelven. Una ingeniería biológica que mani-
pula al sujeto de la procreación a la muerte, modificando su cuerpo, inter-
fiere con él en la producción de sí o del sentimiento de sí mismo. Artificio
y naturaleza no son ya categorías opuestas (claro, nunca lo han sido, pero

28 29
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

I. El cuerpo accesorio

Podemos U.] hablar actualmente de un sujeto fractal que, en lugar


de trascender a una finalidad o a un conjunto que lo rebasa,
se difracta en una multitud de egos miniaturizados, todos semejantes
unos a otros, que se multiplican de modo embrionario, como en un
cultivo biológico, saturando su medio por escisiparidad 6 al infinito.

Jean Baudrillard, L'Autre par lui-méme

Sobresignificar el cuerpo
En nuestras sociedades, el bricolaje simbólico se acrecienta; la cantidad
de conocimiento y de servicios a disposición de los individuos se ha exten-
dido desmesuradamente. La maleabilidad de sí mismo, la plasticidad del
cuerpo se vuelven lugares comunes. La anatomía no es ya un destino sino
un accesorio de la presencia, una materia prima que hay que trabajar,
redefinir, someter al design del momento. El cuerpo se ha convertido para
muchos contemporáneos en una representación provisional, un símbolo,
un lugar ideal para la escenificación de "efectos especiales". Desde hace
unos diez años, millones de actores lo transforman en un emblema. Entre
el hombre y su cuerpo se da un juego en el doble sentido del término. Esta
versión moderna de dualismo no opone ya el cuerpo al espíritu o al alma
sino, precisamente, al sujeto mismo. En nuestras sociedades contemporá-
neas el cuerpo no es únicamente la asignación de una identidad intangible,
la encarnación irreductible del sujeto, su ser-en-el-mundo; interpretado
como una construcción, un elemento de conexión, una terminal, un objeto
transitorio y manipulable susceptible de numerosos acoplamientos, el
cuerpo no es ya identidad de sí mismo, destino de la persona: se ha conver-
tido en un kit, una suma de partes eventualmente separables y puestas a la
disposición del individuo afanado en un bricolaje de sí mismo, y para quien

6 Forma de reproducción asexual distinta de la gemación. En la escisiparidad la reproducción se realiza por esci-
sión del individuo en partes más o menos diferenciadas (Diccionario de términos sanitarios). (N. del T.).

31
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
el cuerpo es justamente la pieza maestra de su afirmación personal. de manera visible sobre su cuerpo. Helena Velena, profunda conocedora
El cuerpo es hoy un alter ego, un doble, un otro sí mismo, pero disponible del medio italiano de la sexualidad telemática y del juego de las identidades
para todas las modificaciones, prueba radical y modulable de la existen- sexuales, escribe que "querer modificarse, querer poner el propio cuerpo
cia personal y exhibidor de una identidad provisional o permanentemente en relación con su propio self no es ni una enfermedad ni algo de lo cual
elegida (Le Breton, 1990). deba alguien avergonzarse, sino algo que hay que reconocer abiertamente
a la luz del día con orgullo. Un himno a la libertad, como lo enseñan el tran-
Los psicotrópicos matizan el humor; la cirugía plástica modifica las sexualismo o el `cibersexo" (Velena, 1995; 191). El cuerpo se convierte
formas corporales o el sexo; las hormonas o la dietética aumentan la masa en el emblema del self. La interioridad del sujeto se traduce en un esfuerzo
muscular; los regímenes alimentarios mantienen la silueta y los perforado- constante de exterioridad, se reduce a su superficie. Es necesario salir
res o los tatuadores imprimen signos identitarios en la piel. El doble ati de sí para llegar a ser sí mismo. Más que nunca, para retomar a Paul Valéry,
lleva al extremo esta lógica que convierte abiertamente el cuerpo en material "lo más profundo es la piel".
de un individuo que desea reconstruirlo a su antojo, según modas de crea
ción inusitadas. Algunos sueñan con incidir directamente en la fórmula La cirugía estética vive un desarrollo considerable, acentuado por
genética del sujeto para modelar su forma, incluso su comportamiento. la idea de la maleabilidad del cuerpo. Su transformación en objeto moldea-
Todas estas tentativas aíslan el cuerpo como una materia aparte que no ble se traduce desde el inicio en catálogos que los cirujanos colocan en la
da más que una imagen del sujeto. El cuerpo es el soporte de geome- sala de espera o que muestran a sus clientes para ilustrar una propuesta
tría variable de una identidad elegida y siempre revocable, una proclama- precisa. En ellos se ve el rostro o el fragmento del cuerpo que se va
ción momentánea de sí mismo. Si no se pueden cambiar las condiciones a modificar; luego, el resultado, una vez que la operación ha sido efectuada.
de existencia, se puede al menos cambiar el cuerpo de múltiples mane- Transmutación alquímica del objeto malo. El cliente elige, entre la gama
ras. También la industria del design corporal florece apoyada en la idea de intervenciones, aquélla que llevará su rostro o su cuerpo a la forma
que la relativa soberanía de la conciencia del individuo debe extenderse que le conviene. Senos inyectados con silicones, modificados por prótesis
a su apariencia, y no dejar la carne intocada. "Ser uno mismo se vuelve o construidos, rostro esculpido de diferentes maneras, labios remodelados
un performance efímero, sin mañana, un manierismo desencantado en por inyecciones, vientre o piernas liposuccionadas, esculpidas, cabellos
un mundo sin maneras" (Baudrillard, 1997; 22). El cuerpo se ha vuelto reinyectados, implantes subcutáneos para alcanzar las proporciones físicas
la prótesis de un Yo en eterna búsqueda de una encarnación provisional, deseadas. Una manera de reducir la distancia que se experimenta entre sí
que asegure un rastro significativo de sí; innumerables declinaciones de sí y sí mismo. Más allá de los imperativos de apariencia y de juventud que
mismo en el follaje diferencial del cuerpo; multiplicación de las escenifica- rigen nuestras sociedades, los usos de la cirugía estética son, con frecuen-
ciones para sobresignificar su presencia en el mundo. Es ésta una tarea cia, el recurso de individuos en crisis (divorcio, desempleo, envejecimiento,
imposible que exige trabajar sin descanso en el cuerpo, en una carrera sin muerte de un pariente, ruptura con la familia) que encuentran por este
fin para adherirse a sí mismo, a una identidad presencial efímera para sí medio la posibilidad de cortar de tajo con la orientación de su existencia,
y para un momento del ambiente socia18. Para propiciar una identificación cambiando los rasgos de su rostro o el aspecto de su cuerpo. Su volun-
plena de su cuerpo con su vida, el sujeto multiplica los signos de su existencia tad se sustenta en la preocupación de modificar la mirada sobre sí mismo
y la de los otros, a fin de sentirse existir plenamente; al cambiar su cuerpo,
el individuo desea cambiar su vida, modificar su sentimiento de identi-
7 Así se le conoce a la mutilación voluntaria del cuerpo, este término proviene de las prácticas realizadas
dad. La cirugía estética no es la simple metamorfosis de un rasgo físico
por Bruce Lauden. (N. del T.). del rostro o del cuerpo, opera primeramente en el imaginario y ejerce una
8 Los Estados Unidos descubren hoy en día una profusión de Multiple Personality Disorders (Desórdenes
de Personalidad Múltiple) en el terreno de la psiquiatría y de la justicia; es decir, una sucesión de perso- incidencia en la relación del individuo con su mundo. Al liberarse de un
nalidades que habitan el mismo individuo, que lo dominan y que lo empujan a acciones que no reconoce
posteriormente (Behr, 1995).

33
32
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

cuerpo viejo, mal querido, vive un nuevo nacimiento, un nuevo estado civil mismo es el maestro de obra que decide la dirección de su existencia.
(Le Breton, 1992). La cirugía estética ofrece un ejemplo impactante de la El mundo, a partir de entonces, es menos la herencia incontrovertible de la
consideración social dirigida al cuerpo, como artefacto de la presencia, palabra de los mayores o de los usos tradicionales que un conjunto dispo-
rector de una identidad que se exhibe. nible a su personal albedrío, que no exige más que el respeto de algunas
reglas. El extremo contemporáneo define un mundo en el cual el significado
Dominio del cuerpo de la existencia es una decisión del individuo y ya no una evidencia cultural.
La relación del individuo con su cuerpo se define en términos del domi La relación con el cuerpo depende menos de la evidencia de la identidad
nio de sí mismo. El hombre contemporáneo es alentado a construir su consigo mismo que de la identidad que se establece con un objeto externo.
cuerpo, a conservar su forma, a modelar su apariencia, a ocultar el enve- Es importante administrar su propio cuerpo del mismo modo que se admi-
jecimiento o la fragilidad, a mantener "su potencial de salud". El cuerpo es nistran otros patrimonios, de los cuales el cuerpo se diferencia cada vez
hoy en día un motivo de presentación de sí. Para Richard Sennett, el culto menos. El cuerpo se ha convertido en una empresa que hay que dirigir
del cuerpo es una forma moderna de la ética protestante (Sennett, 1979, lo mejor posible según los intereses del sujeto y su idea de la estética.
269). J.-J. Courtine ve en ello "una de las formas esenciales de compro- El sello del dominio es el paradigma de la relación con el propio cuerpo
miso que pasa por la ética puritana con las necesidades del consumo de en el contexto contemporáneo. Cualquier cuerpo contiene la virtualidad de
masa". Se descubre en ello, así, no una desaparición de las prohibiciones innumerables otros cuerpos que el individuo es susceptible de exteriorizar,
sino, precisamente, una nueva distribución de las obligaciones (Courtine si se convierte en manipulador de su apariencia y de sus afectos; la pérdida
1993, 242). El extremo contemporáneo elige el cuerpo como realidad en sí, de poder de los sistemas sociales de sentido conduce a una concentra-
en simulacro del hombre, a través del cual se evalúa la calidad de su ción identificada sobre sí. La vuelta al cuerpo, a la apariencia, a los afectos
presencia, y en el cual él mismo exhibe la imagen que quiere dar a los es un medio de reducir la incertidumbre, por medio de la búsqueda de los
otros. "Es por medio de su cuerpo que se le juzga y que se le clasifica", límites simbólicos cercanos a sí mismo. No le queda al individuo más que
dice en el fondo el discurso de nuestras sociedades contemporáneas. el cuerpo, en el cual puede creer, en el cual pueda apoyarse.
Nuestras sociedades sacralizan el cuerpo como un emblema de sí mismo.
De ahí que se le construya a la medida, para no faltar a la inclinación El transexualismo o más allá del sexo
por la mejor apariencia. Su propietario, con la mirada fija en sí mismo, El cuerpo del transexual es un artefacto tecnológico, una construcción
vigila que su cuerpo sea un representante de sí lo más ventajoso posible. quirúrgica y hormonal, un moldeamiento plástico apoyado en una volun-
Las condiciones sociales y culturales de los individuos matizan, cierta- tad firme. Jugador de su existencia, el transexual pretende revestir por
mente, esta afirmación, pero tal es, al menos, el ambiente de nuestras un momento una apariencia sexual conforme a su inclinación personal.
sociedades en relación con el cuerpo. Si en todas las sociedades humanas El sexo de elección surge de una decisión propia y no de un destino anató-
el cuerpo es una estructura simbólica (Le Breton, 1990; 1993), en nues- mico; el transexual vive a través de una voluntad deliberada de provocación
tros días se convierte en una escritura altamente reivindicada, apoyada en o de juego; suprime los aspectos demasiado significativos de su antigua
un imperativo de transformarse, de remodelarse, de aparecer en el mundo. corporeidad para abordar los signos inequívocos de su nueva apariencia;
La significación que perciben todas las sociedades, según sus usos cultura- se moldea cotidianamente un cuerpo siempre inacabado, siempre por
les, se vuelve aquí una escenificación deliberada de sí mismo, con innume- conquistar, gracias a las hormonas y a los cosméticos, gracias al vestido
rables variaciones individuales y sociales que hacen del cuerpo una materia y al estilo de la presencia. La feminidad o la masculinidad, lejos de ser
que hay que trabajar según las tendencias del momento. En una sociedad la evidencia de la relación con el mundo, son objeto de una producción
de individuos, la colectividad de pertenencia no provee ya, más que de permanente, basada en el uso apropiado de signos, en una redefinición
manera alusiva, los modelos o los valores que orientan su acción. El sujeto de sí conforme al design corporal. Masculinidad y feminidad se convierten

34 35
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
en un vasto campo de experimentación. La categoría sexual masculina, lo que los excita, la sensación de ser sodomizados por una mujer" (Cooper,
en particular, es profundamente cuestionada. "Para la imaginación mascu- 1997, 87). El transexual es un viajero de su propio cuerpo, cuya forma
lina, dice Cooper, el `trans' es una experiencia que trastorna, puesto que se y género cambia a su antojo, llevando a su término el estatus de objeto de
ubica en la tierra de nadie, entre la homo y la heterosexualidad que incuban circunstancias de un cuerpo modulable y asignable, no ya al sujeto sino
en cada uno de nosotros. Cuando juegas con un 'trans' es como si tú satis- al momentos.
ficieras una curiosidad infantil de ver y/o tocar, de sentir cómo están hechos
los hombres como tú, sin tener que sacrificar la excitación que produce Marcas corporales
el encuentro con una mujer" (Cooper, 1997, 86). H. Velena pondera el En los años setenta, los punk, en su deseo de ridiculizar las convencio-
transexualismo cuando lo describe en estos términos: "una identidad nes sociales de apariencia física y vestimentaria, se perforan a menudo el
de la no identidad, o mejor, una reivindicación de sí que nace de no sentirse cuerpo con alfileres, se cuelgan en la piel cruces gamadas, símbolos reli-
atado a una situación definida y definitiva, sino al contrario, en tránsito, giosos, toda clase de objetos heteróclitos. El cuerpo es quemado, mutilado,
en transformación, en relación, en flux. El transexualismo es para quien perforado, grabado, tatuado, envuelto en ropas inapropiadas. El odio hacia
tiene una barba y quiere salir en minifalda; quien quiere solamente lamer los lo social se convierte en un odio hacia el cuerpo, que simboliza justamente
pies de su pareja; quien gusta de hacerse amarrar o poseer senos magnífi- la relación obligada hacia el Otro. A la inversa de una afirmación estética,
cos pero también un pene perfecto..." (Velena, 1995, 211). importa expresar una disidencia brutal con la sociedad londinense y, ense-
guida, la británica. El cuerpo es una superficie de proyección cuya altera-
Deseo de conjurar la separación, de no tener sexo (del latín secare: ción ridiculizante testimonia el rechazo radical que hace una cierta juventud
cortar) ni un cuerpo ni un destino, sino una decisión y, sobre todo, deseo de sus condiciones de existencia. La cultura punk entra, sin embargo, en el
de liberarse para inventarse y para aparecer como uno mismo en el mundo. circuito del consumo, desviada, transformada en estilo. Las marcas corpo-
El transexual es un símbolo, casi una caricatura de la imagen del cuerpo: rales cambian radicalmente de estatus, absorbidas por la moda, el deporte,
una forma que hay que transformar. De la misma manera, va más allá de la cultura naciente y múltiple de las jóvenes generaciones, y se diversifican
la nostalgia de la indiferenciación que se encuentra detrás de numerosas igualmente en una búsqueda de singularidad personal: tatuaje, piercing,
prácticas de la modernidad; lo veremos de manera radical en el universo branding (dibujo o signo marcado sobre la piel con hierro al rojo vivo o con
de la procreación con asistencia médica o en los fantasmas que suprimen láser), escarificación, laceración, fabricación de cicatrices en relieve, stret-
a la mujer del embarazo en favor de la incubadora artificial. Delfer-Lang ching (agrandamiento de las perforaciones del piercing), implantes subcu-
habla de la importancia de la prostitución transexual en la ciudad de Lyon táneos, etcétera.
y señala el juego de signos que vuelve indefinible la identidad de un sujeto
en relación completamente lúdica con los otros: "¿qué decir de esta pros- El tatuaje es un signo visible inscrito en la piel gracias a la inyección
tituta que se presenta como mujer al inicio de nuestras conversaciones de una materia colorante en la dermis. A diferencia del maquillaje, efímero,
y habla en nombre de las mujeres, nos informa rápidamente que en reali- femenino y destinado al rostro, aquél es definitivo, destinado a hombres
dad estamos en presencia de un transexual y que, un año más tarde, y mujeres y se aplica sobre el conjunto del cuerpo (hombro, brazo, pecho,
afirma su identidad masculina y su calidad de travesti? Esto no le impide, espalda), muy rara vez sobre el rostro. El tatuaje fue asociado durante largo
por otra parte, vivir lo esencial de su vida social como una mujer" (Delfer- tiempo a la "primitividad" de quienes lo practicaban. Al inicio del siglo xx,
Lang,1994). Cooper, adepto de una sexualidad multiforme, explica bien su
9 El travestismo es, por otra parte, una dimensión esencial del body art que manifiesta la voluntad de tras-
éxito en la búsqueda de experiencias insólitas: "la trans, les parecerá extraña; pasar los límites de la identidad sexual (Journiac, Luthi, Molinier, Castelli). Cantantes conocidos juegan
igualmente con la ambigüedad de su apariencia: David Bowie, Boy George, Michael Jackson, quien se ha
a diferencia de la mujer que se prostituye, es una criatura deseante. En una hecho remodelar el rostro, alaciar los cabellos, aclarar la piel, etcétera, es un ejemplo impresionante de la
manera en que el cuerpo llega a ser una apariencia cuya escenificación es el equivalente a una venida al
noche de prostitución, muchos clientes le piden ser sodomizados. Es esto mundo.

36 1 37
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Lombroso y Lacastaño no tienen ninguna duda de que los individuos tatua- Europa. El mismo grupo crea la revista PFIQ (Piercing Fans International
dos son "salvajes"; es decir, para ellos, menos que hombres, poco civiliza- Quarterly). Las marcas corporales logran un éxito creciente asociado a la
dos y propensos a toda forma de delincuencia. Bárbaros de aquí y de allá idea implícita que el cuerpo es un objeto maleable, una forma provisional,
escogerían ellos mismos dar significado a su infamia mediante ese dibujo siempre modificable, de la presencia fractal de sí mismo. Las marcas van
voluntario que traduce su disidencia frente a los valores considerados como más allá de los lugares marginales del sadomasoquismo, del fetichismo,
aquellos de la civilización. Un tejido de prejuicios ensombrece largo tiempo o del punk, absorbidas por lo que se ha convenido en llamar las "tribus
el conjunto de las investigaciones sobre el tema. Doble desconocimiento: urbanas" (punk, hard rock, techno, grunge, bikers, gays, etcétera), y se
el del significado cultural de las marcas corporales en las sociedades tradi- propagan al conjunto de la sociedad por intermedio de la alta costura,
cionales, y el de la significación íntima de la marca voluntaria, en los medios especialmente las modelos de Gaultier, que muestran una predilección
populares; y doble desprecio: sentimiento de superioridad de la civilización por las jóvenes generaciones que crecen en el ambiente intelectual de un
"blanca", portadora de "progreso"; y temor frente a las clases trabajado- cuerpo inacabado e imperfecto, cuya forma el individuo debe completar
ras, percibidas como clases peligrosas. Hoy en día, el tatuaje sale de la con su estilo propio. Los estudios de tatuaje y de piercing se multiplican
clandestinidad y se aleja de la mala imagen que durante largo tiempo fue y acentúan esta demanda.
la suya; su valor se revierte, incluso, y se suaviza, al aparecer en el comer-
cio kits de tatuaje provisional. El entusiasmo por las marcas corporales La mitología de la marca corporal se manifiesta desde el inicio a través
abraza al conjunto de nuestras sociedades y, con el piercing, particular- de sus palabras clave: rivalismo y primitivismo. Fakir Musafar (nacido en
mente a las nuevas generaciones. 1930), uno de los principales forjadores del movimiento de los "primitivos
modernos", describe en estos términos la esfera de influencia del movimiento:
El piercing se efectúa en diferentes puntos de las orejas, de la nariz, "cualquier persona no tribal que responde a una urgencia inmediata y hace
de los labios, de la lengua; sobre los pezones, el ombligo, los órganos cualquier cosa con su cuerpo". El personaje merece que nos detengamos en
genitales masculinos. El piercing atraviesa horizontalmente el glande; él, puesto que es emblemático de las relaciones del extremo contemporáneo
el Príncipe Alberto lo atraviesa por debajo; el Dydoe'° alrededor de la base con el cuerpo. Desde su infancia, experimenta un número considerable de
del glande para los hombres circuncisos (en los órganos genitales femeni- modificaciones corporales que presenta a menudo en público. Apasionado
nos, se inserta en los labios internos o externos, el clítoris, etcétera) (Re/ por un reportaje del National Geographic, a los 12 años se aprisiona la cintura
Search, 1989; Zbinden, 1997). Estos últimos piercings están a menudo en un estrecho corsé para parecerse a un adolescente embarado en un cintu-
ligados a la voluntad de intensificar las relaciones sexuales al procurar rón ritual cuya fotografía lo impresionó. Al año siguiente, realiza su primer
sensaciones nuevas, aun sin estimulaciones particulares; por otra parte, piercing en el prepucio y establece simbólicamente, según él, el momento del
los órganos así marcados son percibidos a menudo de manera privilegiada nacimiento de los Modem Primitives. El piercing le toma horas: con la ayuda
por aquellos que usan alhajas. En lugares íntimos, intensifican la sensación de una grapa finamente afilada, vive esta metamorfosis de su cuerpo como
y el gozo de sí mismo. La estética del piercing nace en la Costa Oeste de una experiencia espiritual. Adolescente, continúa su búsqueda tatuándose
Estados Unidos, en torno a D. Malloy, quien es descrito por Fakir Musafar él mismo el pecho; se perfora la nariz, las orejas; se hunde agujas en el cuerpo;
como un "millonario excéntrico"; Malloy reúne a un puñado de personas el dolor no le afecta puesto que lo controla en favor de algunos momentos
perforadas entre las cuales se encuentran Fakir Musafar y Jim Ward, quien en que se aísla de lo ordinario y vive estados de conciencia alterada que
abre la primera tienda de piercing en 1975 en Los Ángeles, y comercializa reproduce cada vez".
alhajas específicas que tienen un éxito inmenso. Otras tiendas proliferan 11 "La negatividad del dolor (sensación fuerte e inesperada) existe únicamente para aquellos que carecen
de preparación. Si usted está suficientemente entrenado, si tiene el conocimiento y la práctica, puede
en los Estados Unidos, luego en Gran Bretaña y finalmente en el resto de evitarlo, transformado o cambiado en lo que quiera... Es lo que yo hago cuando me cuelgo de la piel con
ganchos. La gente dice: 'esto debe doler terriblemente'. Yo respondo: 'no: es extático, es bello'" (Re/
10 Tanto el Príncipe Alberto como el Dydoe son nombres con los que se designa a diferentes tipos de perfo- Search, 1989, 13). Encontraremos esta fascinación por el dolor en prácticas semejantes tratadas en
raciones en el pene. (N. del T.). este capítulo.

38 39
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
en signos cutáneos sobre la carne. Contrariamente, para los "primitivos
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
A los 17 años, ayuna, se priva de sueño y se amarra estrechamente
a un muro con una pesada cadena alrededor del cuerpo; en esa posición, modernos", su dimensión estética o su cualidad de performances físicos
baila durante horas, hasta alcanzar una especie de éxtasis, con los pies es prioritaria; aunque a veces su significado originario sea simplificado para
y los brazos entumecidos, al borde de la sofocación. Logra, sin embargo, hacerlo entrar en otro contexto social y cultural. Fakir Musafar no deja de
liberarse y derrumbarse, sin percibir la menor sensación en algunos de mencionar las comunidades tradicionales cuyas costumbres se apropia,
sus miembros; ese momento es, sin embargo, una iluminación. Multiplica desvirtuándolas, a fin de vivir momentos de éxtasis. Los ritos tradicionales
enseguida las experiencias corporales en situación extrema: recubre ínte- son folclorizados a la manera de la máscara de algún genio expuesta detrás
gramente su cuerpo con una pintura dorada que impide la respiración tegu- de las vitrinas de un museo, y se transforman en signos ajenos a su conte-
mentaria; con la ayuda de anzuelos se cuelga al pecho objetos; suspende nido, del cual importa sólo el valor de representación para nuestras socie-
pesos de sus piercings y sufre con todas sus implicaciones una operación dades occidentales contemporáneas. Tatoo Mike, cuyo cuerpo está casi
que le permite alargar su pene, con la ayuda de pesos que fija en él; acepta completamente tatuado, el rostro incluido, expone muy bien la filosofía del
así perder su facultad genética y vivir otras formas de sexualidad con primitivismo moderno cuando habla de sus numerosas marcas corporales
su pareja; se viste con corsés muy estrechos; se acuesta en una cama de tomadas de "dibujos que van de los samoanos a los indios, combinados
alfileres o de navajas; viste una estructura metálica, imitación de los discí- en una especie de psicodelia de diferentes culturas" (p. 39). Fakir Musafar
pulos hindúes de Siva, constituida de una serie de largas puntas de metal se ha encontrado, por otra parte, con los Indios mandanos de quienes
que penetran en su cuerpo y forman una especie de abanico alrededor tomó el término "Danza del Sol", cuando se suspendía con ganchos en
de él; se suspende de ganchos clavados en su pecho o sobre todo su el pecho y en otras partes del cuerpo. Éstos consiguieron que renunciara
cuerpo. Su piel está recubierta de tatuajes y de piercings. Interrogado a ese término12. Las marcas corporales entran en un sincretismo radical.
sobre el significado de este proceso, habla del placer que experimenta
en la realización de esas acciones y de los estados de éxtasis que vive Para Marc Dery, el primitivismo moderno es "una categoría 'abarca-
con ellas. Fakir Musafar es un ejemplo estremecedor del "Primitivismo todo' que comprende a los fans del techno-hard-core y del dance-music
Moderno"; es decir, de este collage de prácticas y de rituales descon- industrial; los fetichistas del bondage, los artistas de performance, los tech no-
textualizados que flotan en una eternidad indiferente, lejos de su esceni- paganos; en fin, los aficionados de la suspensión por medio de ganchos
ficación cultural originaria, a menudo ignorada por aquellos que los llevan subcutáneos y otras formas de mortificación ritual o de 'juego corporal',
a cabo, al transformarlos en performances físicos. Estas experiencias no destinados a producir estados segundos" (1998, 288). Flotamiento de
carecen de cierta sacralidad íntima que hace su realización particularmente signos que pasan así de una "tribu urbana" a otra, o se dan como pura
intensa. En numerosas sociedades humanas, las marcas corporales están estética paradójica en individuos que aprecian sus formas y se las apro-
asociadas a ritos de transición en diferentes momentos de la existencia pian, sin preocuparse por su origen, desviando de nuevo marcas venidas
o bien están ligadas a significados precisos en el seno de la comunidad. ya de otro contexto social y cultural. A algunos perforados les gusta la idea
de ver metal en su cuerpo. Los tatuajes biomecánicos componen una tecni-
El tatuaje tiene así un valor identitario: expresa desde el corazón cización metafórica del cuerpo: circuitos electrónicos, chips, máquinas
mismo de la carne la pertenencia del sujeto al grupo, a un sistema social; cibernéticas, formas geométricas e incluso dibujos de monstruos surgi-
confirma la fe religiosa; humaniza de alguna manera, a través de esta dos de la cibercultura y, sobre todo, de los juegos de video. A menudo, el
influencia cultural cuyo valor incrementa el de la nominación. En el seno estilo tribal se mezcla al estilo biomecánico, puesto que cualquier variación
de ciertas sociedades, la lectura del tatuaje informa sobre la inclusión del es posible: los signos se intercambian por el puro placer.
hombre en un linaje, un clan, un rango de edad; indica un estatus y confirma
la alianza. Imposible fundirse al grupo sin este trabajo de integración impreso
12 Sobre Fakir Musafar y sobre los Modero Primitives consultar el artículo de Re/Search (1989).

40 41
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

El signo tegumentario es en lo sucesivo una manera metafórica de Para el prisionero, el tatuaje simboliza una disidencia interior y subraya
escribir en la carne momentos clave de la existencia: una relación amorosa, que la pérdida de autonomía es temporal, que el cuerpo sigue siendo una
una convivencia amistosa o política, un cambio de estatus, un recuerdo posesión propia e inalienable: la marca no puede serle sustraída (Saunders,
bajo una forma ostentosa o discreta, en la medida en que su significado 1989, 40). A falta de ejercer un control sobre su existencia, el cuerpo es
permanece a menudo enigmático para la mirada de los otros, y por el un objeto al alcance de la mano sobre el cual la soberanía personal casi no
lugar más o menos accesible a su mirada en la vida cotidiana. Es recuerdo tiene límites. El estigma simbolizaba la alineación del Otro en la sociedad
de un evento significativo de liberación personal, de un suceso de la exis- griega antigua; hoy, a la inversa, la marca corporal exhibe la pertenencia
tencia del cual el individuo quiere guardar la huella; una reivindicación iden- a sí mismo: traduce la necesidad de completar, mediante una iniciativa perso-
titaria que hace del cuerpo una escritura dirigida a los otros; una forma nal, un cuerpo insuficiente en sí mismo y encarnar así la identidad personal.
de protección simbólica contra la adversidad; una superficie protectora
contra la incertidumbre del mundo. La marca tegumentaria o la alhaja Body building
del piercing son también modos de afiliación a una comunidad flotante, Contrariamente a las pretensiones de ciertas corrientes de la Inteligencia
a menudo con una complicidad que se establece desde el inicio entre los Artificial que niegan la importancia del cuerpo para hacer del hombre
que la comparten. Se inscriben también como atributos de un estilo más un puro espíritu-computador, el body builder reafirma con la misma radica-
amplio, que marca la adhesión a una comunidad urbana particular. Rito lidad (o ingenuidad) el dualismo entre el espíritu y el cuerpo, y le apuesta
personal para transformarse cambiando la forma de su cuerpo. El individuo a este último, en una forma de resistencia simbólica, para restaurar o cons-
juega con las referencias y las tradiciones, y construye un sincretismo que truir un sentimiento de identidad amenazado. El body builder transforma
se ignora; la experiencia de la marca se transforma entonces en experien- el cuerpo en una especie de máquina, versión viva del androide. El Yo
cia espiritual, en rito íntimo de pasaje (Jeffrey, 1998; Le Breton, 1991). emerge a la superficie del cuerpo en una forma hiperbólica; la identidad
adquiere forma en los músculos como una producción personal y controla-
Las marcas corporales implican igualmente un deseo de atraer ble. El body builder se reapropia su cuerpo y, al hacerlo, retoma el control
la mirada, de fabricar una estética de la presencia, aun si el juego se define de su existencia. En las fronteras inciertas del mundo en el cual vive,
según los lugares en que se localizan, ya sea permanentemente bajo impone los límites tangibles y poderosos de sus músculos, sobre los cuales
la mirada de todos los otros, o solamente de aquellos cuya complicidad ejerce un dominio radical, tanto en los ejercicios que se impone como en
se busca. Duran según los deseos del individuo y encarnan entonces su alimentación transformada en dietética meticulosamente calculada,
un espacio de sacralidad en la representación de sí. La superficie cutánea o en su vida cotidiana, siempre bajo la égida del control y de la economía.
irradia un aura particular; agrega un suplemento de sentido y de ludismo El body builder se preocupa sólo por adquirir masa muscular; la grasa
a la vida personal. Dado que la piel es vivida a menudo como la reapropia- es para él un parásito que desencadena una estrategia permanente de movi-
ción de un cuerpo y de un mundo que se esfuman, en ella se inscribe físi- lización. Desde luego, para que el principiante se forje una "base" suficiente
camente la marca del ser; en ella se toma posesión de sí; se marca un límite debe primeramente comer por cuatro, para desarrollar su volumen físico.
(de sentido y de hecho), un signo que restituye al sujeto el sentimiento En seguida, la grasa acumulada es convertida en alimento del músculo,
de su soberanía personal. La marca es una línea simbólica dibujada en la mediante un ejercicio riguroso y un régimen apropiado. Su alimentación,
piel que fija un límite en la búsqueda de significación y de identidad; es una pura materia para fabricar músculo, está basada en un sabio cálculo que
especie de firma de sí mismo por la cual el individuo se afirma en una iden- suma las proteínas que debe absorber. El body builder está constreñido
tidad elegida. En las prisiones, el tatuaje opone una resistencia personal a cinco o seis comidas diarias, en las antípodas de la gastronomía, asimi-
a la desaparición de la identidad inducida por la encarcelación que libra ladas como otra forma de trabajo obligatorio; el complemento nutricional
el cuerpo a la vigilancia permanente de los guardianes. es dado por la proteína en polvo, minerales y vitaminas. La alimentación

42 43
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
se convierte en una disciplina independiente que ocupa, en ocasiones, la discriminación de las series musculares, que se deben trabajar separa-
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

varias horas del día, mientras que el entrenamiento adquiere la forma ascé- damente, unas después de otras. El body builder construye su cuerpo a la
tica de una existencia consagrada a los músculos y a la apariencia, de una manera de un anatomista meticuloso, obsesionado por la apariencia subcu-
liturgia del cuerpo que se moldea sin descanso. A la indecisión de la perte- tánea. Una frase hecha dice que un cuerpo bien preparado es "cortado
nencia sexual que caracteriza a nuestras sociedades, el body builder opone a la navaja" (Stutz, 1998). La separación del cuerpo como alter ego se
la demostración inequívoca de su masculinidad. En la mujer comprome- hace evidente en la afirmación de este practicante que se ha lanzado
tida en una práctica intensa, la ingesta de hormonas masculinas, asociada a una operación metódica de escultura de sí mismo: "no hay que mirar un
a la dietética y a los ejercicios, tiende a borrar la feminidad y a producir un músculo como una parte de sí; es necesario, de hecho, mirarlo como si se
cuerpo nuevo en su forma, irreconocible, a no ser por el corte de cabe- mirara un objeto. Es necesario que tal parte sea más desarrollada, la otra
llo o por el vestido. Miles de hombres y de mujeres se agotan sobre su más afinada, etcétera; como un escultor, haces tus retoques, como si no
cuerpo concebido como un alter ego (de halter ego13), colocado siempre fueras tú" (Rahmouni, 1993). El body builder se forja un cuerpo de máquina
como un espejo frente a ellos, puesto que las salas de musculación están terminado a cincel, cuyo poder es realzado por los esteroides y la dieté-
cubiertas de éstos, y que los ejercicios requieren su presencia. Se trata tica: un cuerpo pacientemente fabricado trabajando sucesivamente haces
de fabricarse a sí mismo y hacer de su cuerpo una pieza de valor. C. Plaziat, de músculos y siguiendo una analítica meticulosa de la carne.
el decatlonista francés, como buen dualista, "expresa su orgullo de poseer
esta musculatura [...] de haber construido su cuerpo durante años y años. El uso obsesivo de las máquinas cumple lentamente su objetivo: éstas
Todo esto administrado por la cabeza que induce la voluntad y el valor" parecen penetrar en el cuerpo y entrar en su composición, hasta fundir
(Actual núm. 19, 1992). El léxico no guarda ambigüedades. En Francia, al body builder con el paisaje técnico de la sala de musculación14. En una
un sondeo de las SOFRES, efectuado en 1995, contabiliza cuatro millones relación de espejo que mediatizan las herramientas de modelación de
de personas que van de la frecuentación regular e intensiva de las salas sí mismo, el body builder se construye como una fortaleza de músculos
a una práctica más relajada de acondicionamiento físico mediante muscu- inútiles en sus funciones, puesto que no se trata para él de ejercer una acti-
lación. Se sabe que en los Estados Unidos (Courtine, 1993) o en Brasil vidad física en alguna obra o de contratarse como leñador en un bosque
(Malysse, 1999) el fenómeno toma una amplitud social considerable. canadiense. El poder muscular es buscado por él mismo, en su dimensión
simbólica de restauración identitaria. El músculo no tiene ninguna incidencia
Las funciones corporales son articuladas como máquinas para luchar en una sociedad en la cual las actividades que exigen fuerza tienden
contra el tedio o incrementar el ejercicio del control de sí mismo. Los instru- a desaparecer, desplazadas por las máquinas, paradoja (aparente) de
mentos de las salas de acondicionamiento físico se vuelven confortables una sociedad que tiende hacia la cibercultura y en la cual, como veremos,
e interactivos. La informática contribuye a dar a las máquinas las capaci- el cuerpo es a menudo considerado obsoleto. El body builder, el cons-
dades que las transforman en compañeros amigables y sinceros. Dichas tructor de cuerpos, marca sus límites físicos, los afronta cotidianamente,
máquinas no titubean en decir a los usuarios sus verdades, de los cuales en una ascesis física fundada en ejercicios repetitivos; en un mundo de
conocen las particularidades físicas y las capacidades habituales. Las incertidumbre, construye pie a pie un container que le permite continuar
máquinas se concentran en suscitar una motivación constante, en some- siendo dueño de sí mismo o, al menos, darse sinceramente la ilusión de ser
ter al cuerpo a la voluntad del usuario. El body building es un himno a los finalmente él mismo15. El body builder asume su cuerpo como una segunda
músculos, un retorno del cuerpo sin desolladura, puesto que las estructu-
ras musculares son tan visibles bajo la piel viva de los practicantes como 14 P. Schelde habla con ironía en este sentido del actor Amold Schwarzenegger, mucho tiempo modelo abso-
luto del body builder. "es como la pieza de una poderosa tecnología; usted lo lleva a cualquier sitio y pre-
sobre las planchas de Vesalio. Por otra parte, el entrenamiento implica siona un botón: él se pone en acción. Es el último cuerpo dócil, el cuerpo construido, realzado mediante
esteroides y que integra un espíritu igualmente dócil: la computadora inteligente que ejecuta los programas,
pero poca cosa aparte de esto" (Schlede, 1993, 203).
Juego de palabras proveniente del término halterofilia. (N. del 1). 15 Ver a este respecto los análisis de M. Dery (1998).
13

44 45
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
piel, un "sobrecuerpo", una carrocería protectora bajo la cual se siente por sobre sí mismo, y el procedimiento simbólico, en un deseo de perturbar
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

fin al abrigo, en un universo cuyos parámetros controla. El dolor reaparece al auditorio, de romper, de hacer añicos la seguridad del espectáculo. Los
aquí como confrontación simbólica en el límite y como obstáculo provisio- performances ponen en violento entredicho la identidad sexual, los límites
nal de una identidad por construir (Le Breton, 1995)16. La sala de acondi- corporales, la resistencia física, las relaciones hombre-mujer, la sexualidad,
cionamiento físico es a menudo comparada a una cámara de tortura. Entre el pudor, el dolor, la muerte, la relación con los objetos. El cuerpo es el sitio
más se sufre, mejor se desarrollan los músculos y se ponen de relieve. en el que es cuestionado el mundo. La intención no es ya la afirmación de
Al mismo tiempo, el dolor se convierte en un placer difuso que los body lo bello sino la provocación de la carne, la inversión del cuerpo, la impo-
builders suelen comparar con un acto sexual. La sensación reemplaza sición del asco o del horror; la exhibición de materias corporales (sangre,
al sentido; el límite inducido por el cuerpo substituye al límite que la socie- orín, excremento, esperma) dibuja una dramaturgia que no deja indemne
dad no proporciona ya y que es necesario definir de manera personal. a los espectadores y en la cual el artista paga con su persona para mostrar
con el cuerpo un rechazo a los límites impuestos al arte o a la vida coti-
Body art diana. El deseo de alcanzar físicamente al Otro está presente a menudo
El body art contemporáneo que abordaremos aquí, sobre todo en los ejem- en la exageración de las alteraciones o de la escenificación. El espectador
plos significativos de Orlan y de Stelarc, ilustra el estatus inédito de un se conmueve, participa indirectamente en los sufrimientos del artista (o lo
cuerpo transformado en objeto. El inicio del body art se inscribe en el difícil que imagina de ellos).
clima político de la presencia americana en Vietnam, de la Guerra Fría, del
descubrimiento de la droga, de la conmoción de las relaciones hombre- Para el body art, el cuerpo es un material consagrado a las fanta-
mujer, del cuestionamiento de la moralidad antigua, sobre todo a través sías, a los fantasmas, a las provocaciones, a las intervenciones concretas.
de la liberación sexual, del culto del cuerpo. Se pone de manifiesto una En un gesto ambivalente en que el desprecio se mezcla estrechamente con
conciencia aguda del distanciamiento entre las posibilidades de realiza- el elogio, el cuerpo es asumido como una fuente de creación. "En las antí-
ción individual y el enclaustramiento de las sociedades en un grillete moral podas de la abstracción y del arte conceptual, los cirujanos plásticos quie-
y, particularmente, mercantil. Las consignas de transformar la sociedad ren, de alguna manera, a través de este nuevo pathos, "ponernos frente
(Marx) y de cambiar la vida (Rimbaud) conjugan su fuerza crítica contra las a los ojos" lo que se pretendía olvidar o paralizar artificialmente: ese cuerpo
defensas de un mundo obstinado en durar, a pesar de sus desigualdades banal, feo, cotidiano, movedizo, doliente, más que un cuerpo estetizado
y sus injusticias. La conciencia infortunada de ciertos artistas permanece y, por consiguiente, distanciado con una especie de coraza" (Maisonneuve,
viva y conduce a formas radicales de expresión artística. El cuerpo entra Bruchon,1981,169). Sangre, músculos, humores, piel, órganos, son ex-
en escena en su materialidad. La corporización del arte como acto inscrito puestos, disociados del individuo y convertidos en elementos de la obra.
en lo efímero del momento, inserto en una ritualidad concertada o impro- "Cuerpo sin órganos", disponible para todas las metamorfosis, incluso para
visada, según las interacciones de los participantes, critica los engranajes su suplicio o su desaparición, su hibridación animal o sexual, cuando los
sociales, culturales y políticos, mediante un compromiso personal inme- artistas trabajan en el travestismo vestimentario o incluso corporal subvir-
diato. El body art es una crítica a través del cuerpo de las condiciones tiendo sus formas orgánicas. El dolor, sin embargo, no adquiere ningún
de existencia. Oscila, según los artistas y los performances, entre la radi- valor: no es redentor ni iniciático, ni siquiera un límite; es indiferente, se le
calidad del atentado directo a la carne, mediante un ejercicio de crueldad ignora. En el peor de los casos, es un recordatorio ridículo de la "carne",
la protesta de una carne vivida como una máquina corporal que las tecno-
16 Hemos abordado ampliamente la relación íntima con el dolor muscular en las actividades físicas y depor- logías modernas han vuelto obsoleta.
tivas del extremo (1991, 1995), no la mencionaremos aquí pero reencontraremos en numerosas activi-
dades este mismo paso obligado por el dolor para producir sentido. La cultura sadomasoquista que los
punks sacaron de sus cuarteles en Inglaterra en los años setenta y que la moda difundió igualmente tiene
un sensible desarrollo. En este caso se trata también de producir un dolor significante para el actor en una
relación ritualizada con un semejante.

46 47
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Las extracciones o los transplantes de órganos, los cambios hormo- mismo y dando forma a un "autorretrato, en el sentido clásico del término,
nales o quirúrgicos de sexo, las manipulaciones genéticas, el morphing, con los medios tecnológicos disponibles hoy. Oscila entre desfiguración
la informática, etcétera, han modificado los alcances y el contexto del body y refiguración; se inscribe en la carne, puesto que nuestra época comienza
art. Si el cuerpo de los años sesenta encarnaba la verdad del sujeto, su ser a ofrecer esta posibilidad" (Orlan, 1997, 1). La cirugía estética es un recurso
en el mundo, hoy no es más que un artificio sometido al design permanente destinado a clientes que no están enfermos pero que desean cambiar su
de la medicina o de la informática; es ahora autónomo del sujeto cyborgi- apariencia y así modificar su identidad; que quieren trastocar su relación
zado, etcétera. Otrora soporte de la identidad personal, su estatus es ahora, con el mundo sin sacrificar tiempo a la transformación de sí mismo, si no
con frecuencia, un accesorio. A diferencia de la primera fase del body art, es recurriendo a una operación simbólica inmediata que modifica un rasgo
en los tiempos del Internet o de los viajes espaciales, los artistas postmo- del cuerpo percibido como obstáculo para la metamorfosis. Medicina post-
dernos o posthumanos no toleran poseer el mismo cuerpo que el hombre moderna por excelencia, por su interés en la pura rectificación del cuerpo,
de la edad de piedra: pretenden elevarlo a la altura de las técnicas de punta se funda en un fantasma de dominio de sí mismo, por parte del cliente, y en
y someterlo a una voluntad de dominio integral, encuadrarlo, percibirlo como la urgencia de resultados. Orlan desvía en su provecho personal, sin refe-
una serie de piezas desmontables, hibridables a la máquina. rencia a la enfermedad o al sufrimiento moral, una cirugía que se adecua
a sus fantasmas: la tarea no consiste en acrecentar su seducción ni en
El cuerpo ocupa desde hace tiempo el corazón del trabajo de Orlan. luchar contra el envejecimiento o corregir una imagen repudiada de sí, sino
En una primera etapa, ella expone sus humores orgánicos, ignorando en experimentar, exclusivamente, con posibles corporales, en vestir una
lo obsceno. Con las sábanas que le regaló su madre como ajuar de boda, carne de ocasión maleable y deseada como tal, a la manera de ropajes que
acondiciona el lecho de sus numerosos amores, quienes lo manchan, impri- se toman prestados de un guardarropa infinito. La cirugía funciona aquí
miendo las huellas del deseo. Orlan cataloga éstos con plumón, con lápiz, fuera de la legitimidad médica y se convierte en un medio de transforma-
con bordados, etcétera; expone enseguida esas muestras del cuerpo, que ción de sí mismo y de creación de una obra de arte que se identifica con
transforman la intimidad en objeto de publicidad. Las manchas de esperma la forma física del sujeto mismo. Después de la anestesia, del dolor de una
de sus amantes, revuelto a veces con la sangre de sus reglas, forman peridural, el cirujano y los miembros de su equipo, unos y otros vestidos por
la trama de la obra. El cuerpo es material y es templo, es únicamente para los grandes modistos, se ponen a la obra, siguiendo una dramaturgia meti-
la profanación. Otro performance lucía su "sexo [con los vellos de un lado culosa. Una ceremonia barroca mezcla la danza con la palabra, la pintura
pintados de azul], en el momento de sus reglas. Un monitor mostraba con la imagen o la fotografía, el teatro con las artes plásticas, la carne
la cabeza de aquél o de aquella que iba a verlos; otro tomaba la cabeza y el cuchillo. El performance es tomado por sistemas de video y difundido
de aquellos o aquellas que estaban ya viendo" (Orlan, 1997, 35). En el simultáneamente a diferentes galerías o museos en París, Toronto, Nueva
"beso de la artista, cinco francos", Orlan besa a los hombres y a las muje- York y otras ciudades. El escenario operatorio se transforma en un taller
res que hayan pagado la suma. Tal era la obra del momento y la propuesta y la intervención quirúrgica en espectáculo, al igual que una parte de la obra
que hacía al público para entrar en lo efímero de la creación, compar- presentada. Fotografías, dibujos, pinturas, relicarios que contienen sangre
tiendo un momento de intimidad con la artista. En Lisboa, se viste con y grasa del artista prolongan el performance y su grabación en video.
una casulla de tela opaca sobre la cual ha hecho reproducir, en tamaño
natural, su cuerpo desnudo. Ostentación paradójica de una desnudez que Ella elige para sí una forma física; hace recortar su cuerpo a la medida
no es desnudez, pero que produce los mismos efectos de provocación por la cirugía o, mejor dicho, lo esculpe según un catálogo de citas corpo-
sobre los pasantes y las autoridades. Para Orlan, la piel es un vestido rales ligadas a la historia del arte (La Gioconda, Psyché, Diana, Venus,
usado cuyo design se modifica a capricho. El cuerpo es un ready made Europa, etcétera). La autora se describe física y gozosamente como un
que hay que retomar constantemente en busca de nuevas versiones de sí collage de citas, como una forma deliberadamente híbrida. Orlan reivin-

48 49
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
dica una inversión del objetivo habitual de la cirugía con el deseo de cons-
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
de la voluntad de utilizar a su antojo la forma corporal, de no contentarse y
truirse a sí misma, no en virtud de los criterios estéticos en vigor, sino de hacer del juego de vivir un juego del cuerpo. El sujeto se erige en meta-
según un arbitrario personal que no rinde cuentas a nadie. La forma corpo- física. Los cuernos de su frente son una publicidad para el moldeamiento
ral misma es autoritaria y conviene, por lo tanto, ignorarla para inscribir individual del cuerpo como antidestino. Más allá del sexo, más allá de lo
en ella una decisión propia. El cuerpo se declina en componentes que se biológico, el cuerpo original es algo fútil, un collage siempre en movimiento,
pueden modificar o reorganizar. En Le Mépris (Godard), Michel Piccoli al cual el individuo aporta sus retoques sin la menor consideración, puesto
declara su amor por diferentes partes del cuerpo de Brigitte Bardot: sus que ni el cuerpo ni el sexo son materia sagrada sino materia para la meta-
senos, sus piernas, su espalda, etcétera, en un momento en que los une un morfosis de sí. Orlan sueña, por otra parte, con una intervención quirúrgica
deseo cómplice. La enumeración no es mórbida, es un juego erótico que que le permita construirse una nariz lo más larga posible. La máscara no
responde a la búsqueda de una imagen en un espejo. Aunque, al percibir es ya un añadido del rostro: se convierte en el rostro mismo y se disuelve
al individuo como una serie de piezas carnales, es posible decir, al pie de la como máscara. Antropo-lógicamente, Orlan piensa recurrir a una agencia
letra según Orlan: "querida, amo tu bazo, amo tu hígado, adoro tu páncreas, de publicidad para obtener un nombre nuevo que corresponda a su nueva
y la línea de tu fémur me excita" (Orlan, 1997, 3). El espejo se ha roto, los identidad. Enseguida, iniciará un procedimiento administrativo para legiti-
órganos se separan, la materia es "carne". Se trata de provocar la locura mar un cambio de estado civil. Orlan lleva al extremo el deseo individua-
y la obscenidad. En otros performances, la artista mide edificios con la vara lista de ubicarse a sí mismo en el mundo, de construirse físicamente a su
de su cuerpo convertido en accesorio de geometría. Se extiende sobre antojo y de asumir provisionalmente una identidad deseada, en un rechazo
el suelo, se arrastra y traza un signo con tiza. Cuenta el número de "Orlan- radical de la asignación de una identidad. La elección de un cuerpo incluye
cuerpos" contenido en el espacio. Se quita enseguida el vestido, lo lava el contenido y, sobre todo, la forma; la anatomía ya no es un destino
en público, recoge muestras de agua sucia y las presenta enseguida sino una elección que la industria del design extiende a la vida cotidiana,
en las galerías, selladas con cera, numeradas, con las fotografías o el video como hemos visto, o al campo artístico, al aplicarla al propio cuerpo.
del performance. La muerte no detendrá a Orlan, puesto que su cadáver El principio de identidad se vuelve tan obsoleto como las formas corpora-
momificado deberá encontrarse un día en un museo formando parte de una les indefinidamente modificables. "Mi cuerpo, agrega Orlan, es un lugar
instalación con video interactivo. "Mi trabajo, exclama ella, es una lucha de debate público en el que se hacen preguntas cruciales para nuestra
contra lo innato, lo inexorable, la naturaleza, el ADN (que es nuestro rival época" (Orlan, 1997, 37). Orlan no se queda allí. Después de haber hecho
directo como artistas de la representación) y Dios" (Orlan, 1997, 41). del cuerpo un objeto de creación, concibe la idea de despedirse de él
como de un cascaron superfluo que no se puede rectificar sino simple-
Orlan no teme modificar su cara, es decir, el lugar mismo de la sin- mente tirar como desecho. En un irónico performance con Paul Kieve, su
gularidad personal, el lugar más sagrado del cuerpo (Le Breton, 1992), rostro aparece sobre una pantalla. A esta imagen virtual, sin cuerpo, Paul
según las citas estéticas que desea destacar. Ciertas zonas del rostro Kieve pregunta: "Orlan, ¿dónde está su cuerpo?". Ella responde: "Magia,
son incluso modificadas con el fin de salir de la dialéctica de lo mismo ilusión, simulación, virtualidad". La última etapa de la metamorfosis es la
y de lo otro que sostiene la cirugía estética. Así, decidió colocarse, al nivel decisión de prescindir temporalmente o definitivamente del cuerpo: "esto
de la frente, implantes subcutáneos que dan "una impresión de eflores- es un cuerpo, esto es un programa", concluye Orlan (Donguy, 1996, 210).
cencias, de cuernos demoníacos en potencia, cuernos de macho cabrío
cuya etimología recuerda sin cesar su parentesco con la tragedia" (Onfray, Stelarc, plástico australiano, comienza la serie Suspensiones en
1995, 24). Orlan borra, en la carne al menos, en la apariencia del rostro, los 1971, amarrándose primeramente en el espacio con cuerdas y con arne-
rasgos del sexo para enarbolar a la vez una feminidad y una masculinidad, ses, antes de radicalizar su propuesta, a partir de 1976, utilizando ganchos
reunidas en la forma radical del sátiro. Los cuernos son la firma ostentatoria clavados en la carne. Un asistente pica y levanta la piel mientras que otro

50 51
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

mete el gancho. La repartición del peso requiere entre 14 y 18 puntos tadoras. "Menos ser humano, escribe Dery, que centro nervioso orgánico
de inserción, según el performance previsto. La operación exige unos de un sistema cibernético" (Dery, 1997, 166). Colonización del cuerpo por
40 minutos, en promedio. Así alfileteado, sin el menor recurso antálgico, la técnica de lo fisiológico, por la electrónica y lo virtual. En The Third hand,
y gracias a la elasticidad de la piel, de los labios y de los párpados, con con una mano protética fabricada en Japón, multiplica la eficacia corporal,
frecuencia cosidos, Stelarc permanece colgado en el espacio por horas, al controlar una extensión física de sí mismo por medio de los estímulos
según las circunstancias. Para su performance de 1980 en Tokio, Event eléctricos de los músculos abdominales y de la pierna. La tercera mano,
for Rock Suspension, Stelarc flota en el espacio contrabalanceado por lejos de ser superflua, pellizca, atrapa objetos, gira sobre ella misma.
una pesada piedra. En 1981, en Seaside Suspension, es colgado por Es capaz de "sentir", gracias a un sistema de electrodos. Al tiempo que
encima de las olas, barrido por el viento y las salpicaduras del mar. En amplia los poderes del cuerpo, el brazo izquierdo del artista es violenta-
City Suspension, es atado a una grúa para describir grandes círculos en el mente estimulado con descargas eléctricas. Stelarc transforma igualmente
espacio. Stelarc realiza así unas 20 suspensiones entre 1976 y 1988, con los movimientos reflejos o provocados del cuerpo en sonidos, por medio
el cuerpo ensartado y atado con cables, en situaciones variadas. Cuando de una inteligente mediación electrónica. Mientras su corazón emite golpes
se le iza o cuando se le desciende, el dolor le abrasa y le lleva, en general, sordos, el artista puede comprimir una arteria e inducir, al relajarla, la salida
una semana para reponerse y para que las heridas cicatricen. Stelarc radi- del chorro de sangre, que corre de nuevo sin obstáculo. Stelarc produce
caliza la obsolescencia del cuerpo, su abandono de la especie, y su insigni- igualmente sonoridades específicas doblando la rodilla, los brazos, etcé-
ficancia frente a las tecnologías actuales. Para Stelarc, como para muchos tera. Ninguna zona de su cuerpo escapa al monitoring. En una experiencia
otros contemporáneos, el cuerpo es una especie de caparazón anacrónica semejante, una endoscopía de su estómago proyecta sobre una pantalla
de la que es urgente librarse. La mortificación, la transformación del puro una alquimia coloreada, al tiempo que delínea sus entrañas. Las estimula-
material es una etapa preliminar antes de su eliminación o de la necesaria ciones electrónicas que soporta con la acción del pequeño robot cilíndrico
fusión de un resto de carne con las técnicas de la informática. Para Stelarc inserto en su estómago, y que emite luces y sonidos, se hacen rápida-
la estructura fisiológica del hombre determina su relación con el mundo: mente insoportables. Después de una hora de acción, la tensión es cada
al modificarla, el hombre modifica al mundo. La obsolescencia del cuerpo vez más dolorosa. Para Stelarc, esta sensación es peor que las suspensio-
ratifica las condiciones de la subjetividad. "El artista, escribe él, es un guía nes. Como en el caso de Orlan o de otros artistas, la intimidad del cuerpo,
en la evaluación que extrapola e imagina nuestras trayectorias [...]; un escul- vuelta al revés como un guante, toma el lugar de la obra, entra en el domi-
tor genético que reestructura e hipersensibiliza el cuerpo humano; un arqui- nio del espectáculo, es decir, del espacio público. Mediante un acopla-
tecto de los espacios interiores del cuerpo; un cirujano primal que implanta miento informático, Stelarc virtualiza su cuerpo. Gracias al brazo artificial,
sueños y trasplanta deseos; un alquimista de la evolución que desencadena inventa innumerables formas físicas que interactúan con un doble digital,
mutaciones y transforma el paisaje humano" (en Dery, 1997, 166). llevando así al cuerpo a sus límites físicos y psicológicos, al tiempo que
amplía sus posibilidades técnicas. En un reciente proyecto (Ping Body)
A través del juego de la creación y del prejuicio de considerar el cuerpo Stelarc se conecta por Internet a varios interlocutores situados en diferen-
como un simple accesorio, condenado a una próxima desaparición, Stelarc tes puntos del mundo y libera, a través de una interfase, descargas eléctri-
coincide en sus últimos performances con el tema de la máquina humana. cas en los músculos, a fin de provocar movimientos involuntarios; por este
La tecnología viene a reemplazar las funciones fisiológicas y transforma medio, transforma físicamente la información en acción, en una especie
al artista en cyborg, en precursor de lo que él llama un "postevolucionista", de coreografía Internet.
avanzada radical hacia una humanidad modificada, que él desea y llama al
estigmatizar su cuerpo. Mundo de la posthumanidad, es decir, habitado por Para Stelarc, el cuerpo es obsoleto, desprovisto de valor y suscep-
una humanidad rectificada, realzada con prótesis, conectada a las compu- tible de cualquier apareamiento tecnológico o de cualquier experien-

52 53
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
cia extrema que amplíe sus posibilidades, lo suprime o lo transforme en ciario y víctima, el individuo busca en su esfera privada lo que ya no recibe
simple soporte. El cuerpo no es ya el espacio del sujeto sino un objeto en la sociabilidad ordinaria. El individuo descubre de alguna manera,
de su entorno. La era darwiniana, dice en resumen Stelarc, se borra; el al alcance de la mano, a través de su cuerpo, una forma posible de
hombre es liberado de la evolución desde el momento en que la tecnología trascendencia personal y de contacto con el mundo: el cuerpo no es ya
invade el cuerpo y lo reestructura según las circunstancias. El cuerpo viejo una máquina inerte sino un alter ego del que emanan sensación y seduc-
se vuelve anacrónico. En una época en que los individuos se comunican ción. Se convierte en el lugar geométrico de la reconquista de uno mismo;
a la velocidad de la luz por medio del Internet, el cuerpo no sirve ya para en territorio por explorar, al acecho de sensaciones inéditas (terapias corpo-
nada, piensa Stelarc; no es apto para acumular la cantidad de información rales, masajes, etcétera) (Perrin, 1984); en lugar de contacto con el medio
que circula. Por otra parte, observa Dery, Stelarc jamás habla de su cuerpo (jogging, marcha, etcétera), en sitio privilegiado de bienestar o de la buena
sino del cuerpo (Dery, 1997, 171). "Considerar el cuerpo como obsoleto, apariencia, gracias a la forma y a la juventud que se conservan (frecuenta-
dice Stelarc, puede ser visto como el sumum de la locura tecnológica ción de salas de acondicionamiento, gimnasia, body building, cosméticos,
o como la más noble de las realizaciones humanas; sin embargo, es cuando dietética). Se trata, por lo tanto, de satisfacer esta socialidad a minima,
el cuerpo toma conciencia de la precariedad de su posición que puede fundada en la seducción, es decir, en la mirada de los otros. El hombre
realizar estrategias postevolucionistas. No se trata ya de perpetuar la espe- alimenta con su cuerpo, percibido como su mejor activo, una clara relación
cie mediante la reproducción sino de reforzar al individuo remodelándolo maternal de benevolencia enternecida, de la cual obtiene a la vez un bene-
[...]. Ver el cuerpo como el núcleo del psiquismo o de lo social carece hoy ficio narcisista y social, puesto que él sabe que a partir del cuerpo, en cier-
de sentido; es necesario concebirlo más exactamente como una estructura tos medios, se establece el juicio de los otros. En la modernidad, la única
controlable, modificable [...]. La tecnología miniaturizada y biocompatible consistencia del Otro es a menudo la de su mirada, lo que le queda cuando
se instala en el cuerpo [...]. Es uno de los sucesos más importantes en la las relaciones sociales se hacen más distantes, más medidas. Esta pasión
historia humana [...]. La tecnología no es ya solamente conectada, inser- repentina por el cuerpo es consecuencia de la estructuración individualista
tada, también es implantada. Después de haber sido un contenedor del de nuestras sociedades occidentales, sobre todo en su fase narcisista, tal
cuerpo, pasa a ser un componente" (Bureaud, 1995, 30-31). Las declina- como lo analizan, por ejemplo, C. Lasch, R. Sennett o G. Lipovetsky.
ciones de la obsolescencia del cuerpo constituyen uno de los terrenos más
fértiles del arte contemporáneo. Al replegarse en sí mismo, el individuo ha ganado un mundo portátil,
cuya seducción se esfuerza por mantener, y cuyas sensaciones explora cada
El cuerpo compañero vez más, al tiempo que extiende más lejos los límites de su propio cuerpo,
El imaginario social contemporáneo atribuye un valor fundamental a ese promovido al rango de compañero privilegiado'''. Es ciertamente la pérdida
cuerpo entendido como compañero privilegiado, como el mejor amigo que de la carne del mundo lo que lleva al sujeto a preocuparse por su cuerpo,
se pueda tener, aun si las relaciones con él son a veces difíciles. Después para darle así solidez a su existencia. Encuentra en sí mismo al compa-
de un largo periodo de silencio, el cuerpo se impone hoy como el lugar ñero complaciente y cómplice que le falta a su lado. Simultáneamente,
predilecto del discurso social. La individualización creciente de nuestras los lugares en los cuales se atiende al cuerpo son espacios propicios
sociedades occidentales ha modificado profundamente la actitud colec- a los encuentros provisionales y cálidos en los que se pueden pasar horas
tiva hacia él. El individuo elige él mismo sus valores, orientados más por agradables sin mayor compromiso. La pasión del cuerpo modifica sin duda
las corrientes en boga que por la fidelidad a la importancia de las regula- el contenido tradicional del dualismo que lo concebía como la parte caída
ridades sociales. El individuo es hoy relativamente autónomo frente a las de la condición humana. En esta interpretación de la modernidad, el cuerpo
innumerables propuestas de la sociedad. Aislado estructuralmente por
la decadencia de los valores colectivos, de los cuales es a la vez benefi- 17 En la misma lógica del cuerpo alter ego, el cuerpo aliado se convierte fácilmente en cuerpo adversario
sobre todo en las actividades físicas y deportivas del extremo, que buscan también ejercer un dominio de
sí mismo (Le Breton, 1991, 1995).

54 55
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

es asociado a un valor incuestionable y se tiende a psicologizarlo, a trans- 2. La producción farmacológica de sí mismo


formarlo en un lugar felizmente habitable, agregándole una especie de
suplemento de alma (suplemento de símbolo). Esta preocupación por
la apariencia, esta ostentación, esta voluntad de bienestar que lleva al indi- La sociedad industrial sabe que para sobrevivir debe tomar
viduo a correr o a agotarse, no modifica en nada, sin embargo, la desapa- todas las medidas que permitan contener la angustia y sus
rición del cuerpo que reina en las relaciones sociales. El ocultamiento del
efectos en el comportamiento de los hombres. Esta evolución
cuerpo persiste y encuentra su mejor ejemplo en la suerte que corren los
es bastante paradójica si se considera que la seguridad
viejos, los moribundos, los minusválidos, o en el miedo que tenemos todos
material no ha sido nunca antes tan grande, que el hombre
a envejecer. Un dualismo personalizado se acrecienta de alguna manera;
nunca antes ha tenido, incluso en el pasado próximo, tantos
es necesario no confundirlo con una "liberación". El hombre no será libre
medios objetivos de alimentarse a saciedad, de reproducirse
en este sentido sino cuando haya desaparecido de él toda preocupación
sin perder a sus hijos y de defenderse contra la enfermedad.
acerca del cuerpo.

Henry Pradal,
Le marché de l'angoisse

El órgano del humor


En Blade Runner (1968), de Philip K. Dick, los personajes no permiten que
se manifieste naturalmente su estado de ánimo, lo programan según un
contenido y una duración, sin temer la ambivalencia de sus sentimientos.
Así, Deckard y su mujer Iran, una pareja al borde del paroxismo, entran en
una agria discusión cuyo origen es la ambigüedad inherente a cualquier
empresa de este tipo. "Frente al teclado él titubea entre un depresor talá-
mico que calmaría su rabia y un estimulante que lo pondría suficientemente
furioso como para concluir la disputa a su favor. [...] Iran lo observa.

"Si te programas una porquería, [...] yo haré otra.


Voy a bloquearme en la intensidad máxima y voy
a darte una bronca de la que te vas a acordar."

Iran se aplica regularmente seis horas de depresión y de autoacusación.


Como Deckard le hace notar que corre el riesgo de no querer privarse
de ella, pues esos estados se hacen permanentes, ella le responde que
graba previamente una corrección del programa con una visión más opti-

56 57
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
mista. Uno y otro evitan los azares de su humor, quieren controlarlo aun al La voluntad de producir estados afectivos sin que el problema del
precio de aplicarse horas de angustia y de depresión a intervalos regulares mal de vivir sea mencionado una sola vez revela la preocupación de decidir
para no dejar indemne ninguna de las fuentes de su afectividad, y porque sobre sí mismo. Sin obviar el uso médico de psicotrópicos por pacientes
la ambivalencia es una estructura de la conciencia. El "órgano del humor" que encuentran en ellos una respuesta a su padecimiento, es particu-
filtra su vida cotidiana, le administra su tonalidad, su estilo y favorece larmente interesante detenerse en los consumidores del segundo tipo,
el control de lo que hasta hace poco era aún lo inalcanzable por excelencia. es decir, aquellos que simulan farmacológicamente su existencia, y que
Hoy en día, el arsenal de los psicotrópicos pone la emoción a disposición eligen este medio con el fin de ser competitivos, de controlarse a sí mismos,
del sujeto. Una vez que la simulación química resulta eficaz, la elección etcétera.
del estado de ánimo se opera sobre una basta gama, siempre a iniciativa
del individuo. Los psicotrópicos (hipnóticos, tranquilizantes, barbitúricos, antidepre-
sores o estimulantes) se han vuelto técnicas banales de modelización del
Numerosas técnicas de la vida cotidiana concurren al disfrute del comportamiento y del estado de ánimo, productos de consumo corriente
individuo; se enfocan en una transformación deliberada del fuero interno muy a menudo fuera de todo contexto patológico. En Gran Bretaña
con una finalidad precisa: mejorar su influencia sobre el mundo; afinar sus un estudio evaluó en más de 500,000 el número de personas que se rehú-
capacidades de percepción sensorial; modificar su estado de alerta; sobre- san a detener su tratamiento con benzodiazepinas a pesar de que no lo
ponerse a la fatiga; darse los medios para un esfuerzo prolongado; evitar justifica ninguna patología (Zarifian, 1995, 219). De igual manera, miles
el sueño o, a la inversa, conseguir finalmente dormir. Nuestras sociedades de millones de dosis de tranquilizantes son compradas anualmente por los
contemporáneas conceden una extraordinaria importancia a esas técnicas franceses. Las benzodiazepinas (tranquilizantes, somníferos,) se venden
de administración del humor y de la vigilia, las cuales favorecen con esta en cerca de 115 millones de cajas. El Temesta, un tranquilizante, es uno
intención el despliegue de un imaginario de la omnipotencia sobre sí mismo de los medicamentos más vendidos en Francia, más que la aspirina.
ampliamente aprovechado por los individuos. Entregarse al humor "natu- El mercado de los fortificantes no es menor; por el contrario, experimenta
ral" del día traería como consecuencia ser menos competitivo en el trabajo también un formidable desarrollo. Es verdad que el producto comprado no
o en la vida cotidiana. Si la anatomía no es un destino, la afectividad lo es es necesariamente consumido; sin embargo, tales cifras no son anodinas:
menos, sobre todo cuando un amplio abanico de medios farmacéuticos no se puede pensar que esos productos sirvan solamente para llenar los
se hace indispensable. La clave de la relación con el mundo reside en botiquines familiares. Por otra parte, la administración intensiva de psico-
la voluntad que decide cuál es la molécula apropiada para rectificar trópicos entre los pacientes de los hospitales psiquiátricos o entre las
un cuerpo mal ajustado modificando su estado de ánimo. Es mejor trazarse personas de edad avanzada en ciertas instituciones son datos conocidos
bioquímicamente un camino que afrontar sin defensa el reto del mundo. que reflejan una regulación autoritaria de los comportamientos.

El consumo de psicotrópicos ligado a las enfermedades mentales no El dominio químico de lo cotidiano no excluye al niño. En los años 80,
nos interesa, pues forma parte del sistema clásico de atención médica. En en los Estados Unidos, un niño demasiado activo era considerado como
cambio, la atención farmacológica de los problemas existenciales corrien- paciente de una perturbación deficitaria de la atención, por lo que entraba
tes, de los cuales Freud decía que "no impiden existir", es manifestación en el registro de las patologías de la química cerebral y de la constitu-
de una intolerancia a las asperezas de la existencia por lo que se enmarca ción genética. Millones de escolares son tratados hoy con ritalina o con
en el extremo contemporáneo. otros medicamentos debido a sus dificultades de aprendizaje o a los desór-
denes que provocan en su sala de clase. Son medicados por ansiedad,
depresión, perturbación del comportamiento, etcétera. (Rif kin, 1998, 225).

58 59
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
La educación familiar y escolar es protegida de esta manera de cualquier la utilización de sus capacidades personales de manera permanente con
cuestionamiento acerca de su funcionamiento con la seguridad de no equi- el desasosiego o la ansiedad que nace del temor de no estar a la altura.
vocarse jamás. Se diagnostica que el niño sufre de un "disfuncionamiento A la confusión de los puntos de referencia, a la incertidumbre que reina
cerebral ligero", aun si los exámenes neurológicos no muestran nada y sobre el porvenir, los individuos responden hoy en día con una produc-
si los niños bajo sospecha de esta patología son a menudo muy tranqui- ción personal de su identidad, bajo un modelo más individualista, a través
los durante las consultas; las obras sobre este padecimiento afirman que de una especie de bricolaje cultural en el cual las influencias sociales se
su comportamiento no es contradictorio y que el médico no debe titubear sustentan más en las corrientes del tiempo que en regularidades profundas
para prescribir los medicamentos apropiados para "calmarlo" (Lewantin, y duraderas. Ya no es la sociedad la que da un significado a la existencia
Rose, Kamin, 1985, 223 ss.). La biologización del síntoma del niño natu-
a través de la integración inequívoca del individuo. Este último tiende cada
raliza sus conductas, que a partir de entonces expresan una patología y ya vez más a autoreferenciarse, a buscar en él mismo, en las capacidades
no su sufrimiento por encontrarse inmerso en una situación en la que no que le son propias, lo que buscaba antes en el contacto con los otros,
encuentra su razón de ser. La escucha del niño, el apoyo afectivo, el cami- en las instituciones sociales, en la cultura. La variedad de sus elecciones
nar a su lado, la detección de violencias familiares o escolares pierden peso es considerable, aunque la paradoja de la libertad estriba en que se nece-
cuando se trata de atender estrictamente el síntoma (el niño transformado sita una brújula para orientar su uso. "Aterradora, decía Gide, una libertad
en terminal biológica) sin tener que analizar las causas (el sistema relacional que no es guiada por un deber". La libertad es siempre equívoca para el
en el que se encuentra inmerso). Esto revela, a su manera, una encuesta hombre cuyo sentimiento de identidad es ambivalente, ambiguo puesto que
aplicada en París en el 12° barrio, basada en 900 cuestionarios, por un requiere también de una dirección para hacer aceptable el hecho de vivir.
equipo de paidopsiquiatras cuyos resultados han sido publicados en los En realidad, esta autonomía despierta exaltación o miedo, según los indi-
recientes Entretiens de Bichat. La encuesta se enfoca en los medicamen-
viduos y los momentos de su existencia. El imaginario que define su uso
tos prescritos con mayor frecuencia por los médicos o administrados por hace e os psicotropicos uno de los medios simbólicamente eficaces para
los padres por iniciativa propia. En promedio, el niño acude a consulta tres producir su identidad personal, de modo tranquilizante, al buscar un estado
veces por año y, en 15.7% de los casos, se le prescribe un psicotrópico. psicológico adaptado a las condiciones de la vida: el individuo acostumbra
El Theralene, un tranquilizante en forma de jarabe, aparece en primer lugar;
su vigilia o su resistencia a la ayuda de psicoestimulantes o de fortifican-
siguen el Valium o un somnífero: el Nopron. Vienen enseguida otros produc-
tes o bien lucha contra los efectos del estrés consumiendo tranquilizantes
tos cuyo objetivo es "calmar" al niño. En este caso, se revela también una o somníferos para calmar sus tensiones. El individuo busca su mejor
administración del estado de ánimo que no corresponde a un estado pato- adecuación a la realidad social.
lógico, sino que contribuye más bien a mantener el orden de las cosas
a través del bienestar y de la eficacia. La edad del niño no es un argumento El consumo de medicamentos cuya finalidad es modificar la tonali-
para este tipo de prescripción, paradoja perturbadora si se recuerda que dad afectiva de la relación con el mundo se banaliza. El individuo recorre
durante largo tiempo (y aún hoy en día) numerosos médicos se han rehu- a su antojo la bioquímica de las emociones según la elección más o menos
sado a aliviar a los niños de sus dolores más fuertes con morfínicos, con el lúcida que hace de la molécula adecuada para suscitar el estado deseado.
pretexto de evitarles un riesgo de dependencia ulterior (Le Breton, 1995). La resolución farmacológica de las tensiones prima sobre cualquier otro
procedimiento de comprensión y de restauración, y manifiesta la intole-
Esta es una actitud mágica que asegura al menos una forma de control rancia creciente de las sensibilidades contemporáneas a toda forma de
de sí mismo en los casos en que el medio social se vuelve problemático. contrariedades. Estos productos participan de las técnicas de gestión del
En una sociedad en crisis, obsesionada por una continua reestructuración estado de ánimo y del uso de sí mismo; contribuyen, además, de manera
de sus valores y de sus fundamentos sociales, se exige a cada individuo creciente al mantenimiento de lo normal o a una aceleración de su ritmo

60
61
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
y de sus performances según la voluntad del individuo, a veces sin que el paciencia. El producto ingerido suprime el tiempo de espera para la obten-
umbral de la patología sea siquiera vislumbrado. No se tiene como ob'etivo ción del resultado: procura el estado anhelado en el momento deseado
la restauración de las funciones o la lucha contra una enfermedad. El indi- sin ningún esfuerzo particular del individuo, que no hace sino tender la
viduo usa los rinci lo de los medicamentos para asegurar mejor mano hacia su botiquín. El producto lo libera, por una parte, de su ansie-
una relación ordinaria con el mundo o para anticiparse a circunstancias vivi- dad o de su fatiga; por otra, le da la fuerza o la concentración que nece-
das como problemáticas. La medicación de lo cotidiano se sitúa en la línea sita. Economiza de esta manera un análisis más detenido del malestar: las
fronteriza de lo normal y de lo patológico; su meta no es yallsakJ
, , que no protestas del cuerpo son sofocadas; se fuerza su "funcionamiento" gracias
•■■■
•■
••

está necesariamente amenazada sino algo que va más allá: una intensifica- a una instrumentación bioquímica que lo amordaza. Todo esto hasta cierto
_
ción de las capacidades de reacción o de resistencia de funciones orgáni-
_ punto, dado que el consumo de esos productos no está siempre exento de
cas que no satisfacen ya al individuo. Esta postura busca la creación de un efectos secundarios o indeseados19, y su eficacia es a menudo limitada.
ángulo de aproximación al mundo, un mejor ajuste, y no el restablecimiento
de un equilibrio vital puesto en peligro; contribuye a "una gestación expe- Más allá de los efectos buscados intencionalmente, se perfila un
rimental de su fuero interno, a una medicación para funcionar mejor y rela- deseo de franquear las incertidumbres y la ambivalencia del mundo, subs-
cionarse adecuadamente" (Ehrenberg, 1995, 109)18. El fin de su búsqueda tituyéndole una voluntad considerada autónoma y soberana. A lo inapren-
es otro estado del cuerpo, no el retorno a sus límites habituales. El cuerpo sible de la vida moderna se opone lo manipulable del cuerpo, único objeto
no está amenazado, pero hay que modificarlo para alcanzar el estado de que pone al individuo en contacto con lo real (Le Breton, 1990). La relación
ánimo apropiado. En este sentido el dopaje que amenaza las actividades con el mundo, con todo lo que implica de ambiguo, de precario, de imprevi-
deportivas no es más que el aspecto visible de una actitud que afecta sible, está controlada temporalmente, es verdad, pero el consumidor tiene
profundamente a millones de occidentales, incluso en su vida cotidiana, la impresión de que la eternidad está a su alcance, y que ese mismo gesto
en una existencia que tiende a convertirse en competencia permanente. que lo salva instantáneamente puede ser reproducido tanto como se nece-
site para recuperar el estado deseado. La afectividad es así sustraída a la
La medicalización del humor cotidiano temporalidad; gracias a la acción de la molécula sobre el sistema nervioso,
La modernidad ha elevado las emociones a la dignidad (científica) de reac- se transforma en un espacio que puede ser recorrido según un programa
ciones químicas. El consumidor regular de psicotrópicos vive como una determinado. La duración es abolida: lejos de reconstruirse pacientemente
especie de consola conectada a un cuerpo cuyas posibilidades afectivas cambiando los elementos desfavorables de la existencia, lejos de darse
programa a su antojo. De manera general, las técnicas le enseñan una el tiempo de una meditación sin efectos secundarios y sin dependencia,el
moral pragmática de la mejor eficacia que no se preocupa realmente de individuo se entrega a una solución urgente. Sola! (1991, 211) evoca la
las consecuencias que pueda traer a más o menos largo término. Estas publicidad de un hipnótico que muestra un ave saliendo del objetivo de
técnicas inducen el sentimiento difuso de que hay soluciones para todo, una cámara, en el momento que hace clic. El producto está destinado
incluso para el deseo de multiplicar al infinito sus capacidades para a proporcionar un sueño inmediato. La duración misma del adormeci-
el trabajo o para conciliar finalmente un sueño apacible. Una amplia gama miento es percibida como superflua; es necesario dormir en el momento
de productos semejantes al "órgano del humor" de P. K. Dick se encuentra mismo en que se decide dormir. Las moléculas modelan los comportamien-
a disposición del individuo que desea cambiar su estado de ánimo o su tos según la imagen ideal que el individuo se forja de ellos. El sujeto administra
concentración sin tener que esperar para alcanzar el estado psicológico su estado de ánimo y sus capacidades con los medios sofisticados de
deseado o sin tener que desarrollar una disciplina para la cual no tiene
19 No hablamos de esto aquí. Nuestro propósito es asentar una especie de antropología del consumo de esos
medicamentos en el contexto de la vida cotidiana, comprender su desplazamiento fuera de su referencia
18 Los trabajos de Alain Ehrenberg (1995, 1998) analizan en detalle los usos sociales de los psicotrópicos, médica y su promoción como técnica de administración de la vida de cada día. Digamos, sin embargo,
muestran igualmente el carácter autoterapéutico de las drogas desde finales de los años setenta. La droga que los efectos secundarios inducidos por el consumo regular del producto reintroducen en contraparte la
se ha vuelto menos un instrumento de exploración de sí mismo que un remedio para continuar viviendo. ambivalencia que el individuo pensaba suprimir.

62 63
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
la tecnología molecular. No confía en sus propios recursos para enfrentar Desviado de su misión clínica inicial, es solicitado por sus propiedades
una situación; piensa que no alcanzará por sí mismo el estado psicológico psicoestimulantes. Hombres públicos llevados en las alas del éxito exigen
que requiere. Necesita una solución inmediata y previsible en sus efectos, su consumo regular para acrecentar sus capacidades. Ajuste técnico
y los comprimidos están ahí. El individuo se procura por este medio el de la relación con el mundo, dirigido hacia la eficacia deseada, más que
sueño deseado, tranquilidad para su angustia o ansiedad, una mejor esti- búsqueda de un modo de vida diferente en armonía con las propias capa-
mulación para el examen o la jornada de trabajo difícil, una inteligencia cidades. El psicotrópico se erige como prótesis del sentido. El abanico
o una memoria acrecentadas, el olvido de una fatiga persistente, el final de tratamientos con Prozac es amplio: anorexia, angustia, bulimia, dolores
de un nerviosismo que impide la concentración, etcétera. En este sentido, crónicos, celos, fobia, perturbaciones de la tensión, de la alimentación,
el consumo de productos para orientar el estado de ánimo o la concentra- de la presión. En una perspectiva casi religiosa, los adeptos del Prozac
ción forman parte de los hábitos corrientes de un gran número de occiden- no temen agregar a los padecimientos aliviados el autismo o la esquizo-
tales, aun en el caso en el que no exista ninguna patología. Las tecnologías frenia. Contrariamente a otros antidepresivos que suscitan efectos secun-
no se limitan a envolver la vida cotidiana, penetran en el corazón de la darios no menores, el Prozac bien dosificado suele tener muy pocos20.
intimidad para aliviar al individuo de su esfuerzo, para hacerle soportable Precisión, amplio cambio de acción y ausencia de efectos secundarios:
el hecho de vivir. Y éste se confía a ellas para lo que quiere experimen- todos los ingredientes reunidos, observa A. Ehrenberg, para alimentar el
tar del mundo que lo rodea. La programación farmacológica de sí mismo "mito de la droga perfecta" (1995, 145). M. Narden escribe, sin ironía, que
amplía los poderes del hombre sobre su extraordinario universo. Los psico- en nuestras sociedades contemporáneas el estilo de vida conduce a "una
trópicos se convierten en auxiliares técnicos de la existencia, modulan el deficiencia de Prozac". En los Estados Unidos, este medicamento tiene
ángulo de aproximación a lo cotidiano y crean un fantasma de dominio de sí un consumo netamente ajeno a los imperativos médicos y a la resolución
frente a la turbulencia del mundo; participan en la "cyborgización" del indi- química de los padecimientos mentales. Se convierte en un producto de
viduo y en el desvanecimiento de las fronteras entre lo que depende de sí consumo corriente como las vitaminas, una ingeniería química puesta a la
mismo en un comportamiento y lo que incumbe a una técnica exterior. discreción del consumidor. Es usado por individuos que quieren asumir un
dominio sobre sí mismos, preocupados por incrementar sus posibilidades
Recurrir a los instrumentos de administración de sí mismo supone personales, por optimizar sus recursos afectivos e intelectuales. La identi-
la confianza en una voluntad personal omnipotente, apta para dirigir las dad se define químicamente mediante el recurso minucioso a los productos
conductas y el humor. La paradoja de esta inclinación, está claro, consiste apropiados. Y el Prozac es un instrumento a elegir de la paleta disponi-
en abdicar cualquier deseo y abandonarse a la omnipotencia imaginaria ble para las modificaciones químicas del comportamiento. Arraiga al sujeto
o real del producto consumido. La decisión del individuo no interviene más desbrozando los rasgos que lo molestan y simulando aquellos que desea,
que para accionar el resorte que orienta la elección de la sustancia que a la manera de un cosmético afectivo. Proporciona control sobre sí mismo
provoca el estado deseado. Por lo demás, el individuo estará encarrilado: a través de una alquimia ideal: no ser más uno mismo para ser finalmente
seguirá las líneas de fuerza decididas con anterioridad. La afectividad es uno mismo; rectificarse a la manera de un apunte que llega por fin al texto
sustraída a la razón, a la vez subordinada al individuo y subordinándolo. final. P. Kramer, autor de una apología del producto, escribe que sus
pacientes tratados de esta manera "se sienten mejor que bien"21.
El Prozac es un antidepresivo de enorme éxito del otro lado del
Atlántico. Proveedor de una química de la felicidad, útil multiplicador 20 Usuarios más críticos señalan, sin embargo, manifestaciones de violencia, de tendencias suicidas, pertur-
baciones de la sexualidad en algunos enfermos. También se producen perturbaciones secundarias, dife-
de la energía, depurador de la relación con el mundo, su acción modifica rentes según los sujetos. Existe un "mito" del Prozac.
21 Otro medicamento, la melatonina, suscita el fantasma de ser el antídoto a todas las "debilidades" del
los niveles de serotonina; es relativamente eficaz contra la depresión pero cuerpo. Según dos médicos americanos, ésta podría "prolongar nuestras vidas en sudas décadas al man-
tener nuestro cuerpo joven, prevenir enfermedades cardiacas, cáncer y otras afecciones frecuentes, pro-
tiene igual aceptación en sujetos perfectamente integrados y equilibrados. teger de los efectos nefastos de estrés crónico, curar las alteraciones del sueño", y esto, según parece sin
dependencia y sin efectos secundados (Le Monde, 17-11-1995).

64 65
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Producción farmacológica de sí mismo restaurar la estima de sí; para dar una imagen positiva al Otro, al tratar de
El "órgano del humor" es una vía dorada en la cual el individuo se mantiene crear la ilusión de que se prolonga al infinito la juventud sexual. Fantasma
bien plantado, en un medio que esquiva sus esfuerzos. El sujeto consume del dominio del deseo. "Será tan natural para un hombre de cincuenta
sus productos para reforzar su voluntad, para anclarse sólidamente a una a sesenta años llevar en el bolsillo una de esas píldoras como lo es para
realidad fluctuante, siempre provisional, y para no abandonar la carrera. un joven tener un preservativo", dice un bioético americano. Algunos años
Ya no busca escapar a las condiciones de la existencia consideradas antes A. Rosenfeld escribía que es "fácil imaginar que en el futuro las
inaceptables o insatisfactorias. A la inversa, se arraiga en ella, ya sea personas llevarán electrodos estimulantes (lo cual podría incluso ponerse
anulando por medio de tranquilizantes las dificultades que le son inheren- de moda) que las harán sexualmente poderosas en cualquier momento,
tes o multiplicando sus fuerzas para ubicarse temporalmente y de la mejor que les permitirán dormir o permanecer despiertas según sus necesida-
manera en una sociedad en la cual la competencia se hace más ruda y en des, que disminuirán su apetito si desearan perder peso, que suprimirán
la cual el hecho de vivir no se justifica por sí mismo; en estas circunstan- la tristeza, que les darán valor cuando tuvieran miedo o las tranquilizarán
cias le es necesario sostenerse regularmente con apoyos farmacológicos. cuando estuvieran alteradas" (en Packard, 1978, 170).
La gama de estados psicológicos suscitados por los psicotrópicos está en
armonía con la identidad de geometría variable que conviene para mante- La administración de sí mismo bajo el modelo de la techné no se limita
nerse en una buena posición en nuestras sociedades. Más que hacer al hecho de recurrir masivamente a la psicofarmacología ante las dificulta-
de su estado anímico un efecto de la resonancia del mundo en sí mismo, des o sinuosidades de la existencia cotidiana, sino que se revela también
se quiere hacer del mundo una consecuencia de las propias intenciones. en otras prácticas sociales: en el consumo corriente de vitaminas, de forti-
La salud de la vida cotidiana se sustenta en una fórmula química que libera ficantes, en la dietética; en el moldeamiento de la forma del cuerpo: gym
una parte de la incertidumbre y del miedo. La ambivalencia del cuerpo tonic, el acondicionamiento físico, los regímenes alimentarios, etcétera,
es neutralizada. Los consejos para orientar la elección del medicamento cuyo éxifo conocemos igualmente hoy en día. Estas prácticas son modos
adecuado se multiplican en las revistas, especializadas o no, y en las obras voluntarios de producción de sí, de moldeamiento de la identidad personal,
de divulgación en las cuales se acumulan complacientemente recetas para que dan testimonio de un imaginario en el cual el individuo se desdobla,
la felicidad, para el descanso o para la competitividad. Innumerables guías hace de su cuerpo un alter ego y se planta frente a él como un bioengíneer
prodigan sus consejos y alientan una automedicación total o con el apoyo atareado en administrar su capital físico o afectivo, en rectificar los errores
de la receta del médico a quien se solicita el producto. No se trata sola- que cree detectar en su "máquina" y en optimizar o en explorar sus recur-
mente de una medicación para un padecimiento existencial sino también de sos. A su escala, numerosos individuos se convierten en artesanos de esta
una fabricación psicofarmacológica de sí; una modelización química de los visión desengañada del cuerpo y manipulan su humor desde el teclado ya
comportamientos y de la afectividad que manifiesta una duda fundamen- considerable del "órgano del humor", que complacientemente es puesto
tal en relación con el cuerpo, el cual conviene mantener controlado con a su disposición. ¿Pero un puñado de comprimidos puede disolver quími-
la molécula apropiada. camente la muerte? La fabricación bioquímica de la interioridad acoplando
el sujeto a la molécula apropiada hace del cuerpo la terminal de una progra-
La sexualidad no escapa al poder de la voluntad: se la disocia del mación del estado de ánimo, una forma inédita de cyborg, es decir, de la
deseo por medio de una estimulación exterior. El éxito mundial del viagra alianza irreductible del hombre y de la técnica incorporada."
da testimonio de esta preocupación por escapar a los azares del cuerpo
y del tiempo, y por transformarlo en una máquina confiable que responda
22 En su sueño de una humanidad biónica libre del antiguo cuerpo, gracias a procedimientos informáticos
inmediatamente a la demanda. El viagra ejerce un efecto mecánico en la y de ingeniería genética (Infra, capítulo 7), Hans Moravec concibe igualmente la programación del humor
erección, no es un afrodisíaco, no implica disfrute. Prótesis química para y describe en detalle las posibilidades de controlar el umbral de aparición del tedio para mantener un nivel
constante de concentración y de placer (Moravec, 1992, 40).

66 67
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

3. La manufactura de un hijo

Cómo es posible que médicos tan estrictos en la valoración


de los riesgos fisiológicos o biológicos sean tan poco
conscientes de los riesgos psicosociales ligados
al desmoronamiento de los fundamentos de la paternidad,
a la ruptura del tiempo lineal de la vida (congelación
prolongada de los gametos y de los embriones) y a la pérdida
de las referencias simbólicas que recuerdan que cualquier
poder y cualquier deseo no son a priori de derecho.

Catherine Labrusse-Riou,
"La procréation artificielle: un défi pour le droit",
en Ethique médicale et droits de I'homme

La asistencia médica en la procreación


Actualmente el nacimiento de un niño no es solamente el producto de un
deseo, con los imprevistos que trae consigo un encuentro sexual entre dos
amantes que intercambian placer. La existencia ya no comienza solamente
en las profundidades de un cuerpo de mujer sino también en las probetas
de la fecundación in vitro (FIV). Un día la existencia ocurrirá tal vez bajo
control médico, en una incubadora artificial que excluirá radicalmente a la
mujer. En el itinerario del proceso en contra del cuerpo, que pone en marcha
numerosas iniciativas del extremo contemporáneo, la procreación de un
niño se ha convertido en un reto sobrecogedor. En unas cuantas décadas,
una antropología radicalmente nueva se define y remodela profundamente
las representaciones y los usos que definían al hombre occidental.

El niño puede así tener tres madres (la genética, la uterina y la social)
y dos padres (el genético y el social), incluso tres, en la medida en que los

69
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

medios masivos de comunicación entronizaron al médico desde el naci- a menudo de una infertilidad temporal que el tiempo o la palabra liberan.
miento de Louise Brown. La asistencia médica en la procreación tiende, La ovulación y la espermatogénesis, la fertilidad del encuentro sexual, se
en efecto, a eliminar a los hombres (maridos o amantes). Reducidos arraigan no solamente en una fisiología, sino también en una fisiosemántica
a la posición accesoria de sostén afectivo de su compañera, no existen (es decir un cuerpo que tiene un sentido); se trata de una relación particu-
simbólicamente si no es bajo la forma de esperma23. En este sentido, es lar con el Otro que propicia un abrazo temporal o la apertura del cuerpo
clara la descripción que hace J. Testad, del momento en que una joven (Le Breton, 1990). Ciertos sucesos de la vida, el estrés, las relaciones
mujer descubre su embarazo: "Pronuncié dulcemente: señora está usted inconscientes con la madre o con el padre, las modalidades afectivas de la
encinta!'... No se pronunció otra palabra en esta ceremonia... Cuando pareja, etcétera, son con frecuencia decisivos en la "esterilidad" o la hipo-
se reúne con su marido algunos minutos más tarde, ella dice simple- fertilidad del hombre, de la mujer o de la pareja25 (Delaisi, 1982; Reboul,
mente: `hice el amor con los tres' (los tres especialistas)" (Testad, 1986, 1993; Chatel, 1993). De cien parejas infecundas, luego de seis meses
72-73). La recolección de espermatozoides exige la masturbación en un de espera, la casi totalidad se convierte en pareja fértil que concebiría sin
local del hospital y no deja ningún recuerdo imperecedero. La tecnología ayuda médica; después de dos años, la mitad de las parejas son fértiles
médica oculta al padre, simple progenitor, y pone frente a frente a la mujer y concebirán espontáneamente (Athéa, 1990, 50). Algunos médicos olvi-
y al médico en una poderosa relación imaginaria que ilustra el lugar dan estos datos y no se preocupan de estudiar la vida sexual de la pareja
en el que se fabrica al niño. Cuando se suscitan conflictos con su compa- solicitante (con todas las anomalías que esto trae consigo); la solicitud
ñera, algunos hombres convertidos en padres gracias a la inseminación es con mucha frecuencia satisfecha a pesar de la reducida tasa de éxito
con donador emprenden, con total conocimiento de causa, la búsqueda de la FIV (su éxito es de 14% por ciclo contra 25% para la fecundación
de la paternidad biológica y demandan enseguida, una vez obtenido natural) y de la prueba fisiológica y moral que inflige a la mujer, primera-
el resultado, un juicio de liberación de paternidad. mente, y a la pareja enseguida, durante los meses o los años que duran
las tentativas. La mecanización del cuerpo ignora la dimensión simbólica
Aun cuando la medicina se ocupa de la esterilidad, ésta no es una y propicia decisiones sin que los actores tengan la posibilidad de valorar la
enfermedad; además, el nacimiento de un niño por procreación in vitro adversidad que enfrentan ni su ambivalencia. Nada está dicho en cuanto
no es su alivio puesto que la esterilidad continúa. La fecundación in vitro a las razones inconscientes de la infertilidad y de una inducción orgánica
es un procedimiento humanamente costoso, no desprovisto de riesgos que se adelanta a ésta. Las esterilidades definitivas y médicamente consta-
médicos que justifica únicamente a un hombre o a una mujer infértiles traer tadas han justificado el perfeccionamiento de las técnicas de fecundación
al mundo a un niño. La "esterilidad" funciona como un maná para ese sector in vitro, pero es evidente que no son éstas la causa del desarrollo consi-
de la medicina contemporánea". Salvo contadas excepciones, esta práctica derable de esta técnica y de la fortuna que goza (Chatel, 1993). Como lo
no es cuestionada ni interrogada acerca de su significado. N. Athéa muestra escribe justamente J. Testad "las mismas actitudes que nos llevan cuatro
la manera sorprendentemente despreocupada como la esterilidad es ratifi- de cinco veces a aplicar el transplante embrionario a parejas susceptibles
cada por ciertos médicos, partiendo únicamente del testimonio de la pareja de tener un niño sin este procedimiento autorizan ya las prácticas por venir"
(1990, 62 ss.). Numerosos trabajos muestran, sin embargo, que se trata (Testad, 1990, 20).

23 Por el contrario, juegan un papel esencial para detener la FIV, al legitimar la decisión de la mujer a renun-
ciar, aliviándola de la culpabilidad de no haber intentado todo y reconociéndola plenamente en su feminidad
aun si no se convirtió en madre. 25 Un ejemplo entre otros: a pesar de no haberse embarazado en trece años, sin recurrir a la menor contra-
24 La asistencia médica para la procreación da lugar a su propia lógica de organización, justifica un desplie- cepción, Annie Duperey toma un día al pie de la letra una frase de su compañero: "yo recibo las palabras,
gue médico, la ampliación o la creación de servicios, puestos, créditos, alimentando en consecuencia una penetran en mí, actúan casi inmediatamente a la manera de un revelador; tres meses después yo estaba
solicitud social infinita. Según J. Testad, la mitad de las FIV se aplican a parejas no estériles. En el plan embarazada." (1992, 174). Jean Reboul, al exponer una práctica médica frente a un grupo de mujeres,
deontológico y ético, el nacimiento de Louise Brown, el primer niño concebido en probeta, planteaba ya declara: "puedo citar cerca de cinco mil casos de mujeres estériles... cuya esterilidad fue médicamente
numerosos problemas (Blanc, 1986, 391-393). Según la feminista G. Corea (1985), las mujeres han ser- determinada. Más de 2/3 partes de esas mujeres quedaron embarazadas sin tratamiento o con la ayuda
vido de material experimental a los investigadores y a los médicos en una carrera que nada justifica. de un tratamiento menor utilizado anteriormente sin efecto." (Reboul, 1993).

70 71
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

La asistencia médica en la procreación casi no toma en cuenta la engendra un porcentaje elevado de embarazos extrauterinos, de presenta-
dimensión simbólica de la paternidad. Una declaración de intención es ciones por el trasero en el parto. Los nacimientos prematuros son nume-
a menudo suficiente; razón muy diferente del deseo arraigado en el incons- rosos y exigen recurrir a servicios de reanimación neonatal. Algunos niños
ciente. La medicina del "deseo" olvida la ambivalencia de la mujer, la del nacen en el límite de su viabilidad, otros son sometidos a una reanima-
cónyuge, la de la pareja en su dinámica afectiva; ignora igualmente los ción con secuelas psicomotrices serias. Todo sucede como si esos niños
cimientos del deseo inconsciente que sostienen la fecundidad humana. concebidos fuera del cuerpo y fuera del deseo no consiguieran llegar
Al concebir esta última como una cuestión de gametos, se impone al mundo. "Cómo asociar al niño imposible de concebir y al niño imposi-
la respuesta técnica. Y cómo condenarla, por otra parte, si la medicina ble de terminar sin ayuda de ese tercero todopoderoso que es el médico"
no es ni psicoterapia ni búsqueda de sentido, sino la respuesta eficaz a las u
(Périnaud, 1998, 44).
presiones de pacientes intransigentes26. El lapso de tiempo que separa la
decisión de tener un hijo y el embarazo se transforma en síntomas y justi- Los nacimientos múltiples son frecuentes: entre 1986 y 1993, en
fica la acción médica. La simple petición se convierte en una indicación Francia, 27.2% de los embarazos obtenidos por FIV terminaron con
de FIV, sin otro proceso. Pero el niño del querer no es necesariamente el nacimiento de gemelos y 7.3% con el de trillizos28. Esos niños inespe-
el niño del desear. rados plantean cuestiones materiales y simbólicas de consideración para
los "padres" atrapados en un juego de solicitud de hijos que los rebasa.
Los riesgos para la salud de la mujer plantean otras cuestiones no Si varios embriones se desarrollan, la cuestión es su "reducción"; es decir,
menos incisivas. Primeramente, el estrés inherente a una prueba larga el control selectivo del desarrollo de varios de ellos a fin de evitar en lo
y marcada por episodios de ansiedad. Muchas mujeres la describen como posible un embarazo múltiple. Investigadores, como M. Auroux, señalan
"el itinerario del combatiente". Ellas tienen la impresión de "no existir más que la FIV viene acompañada de una elevación frecuente de anomalías
que para eso"; se quejan con frecuencia de la falta de consideración del tubo neural en el niño; esta circunstancia aumenta a razón de uno
de la que son objeto ("Ison solamente hombres!") y tienen la impre- por mil los casos de trisomia 21. Se ha notado con frecuencia un desa-
sión "de ser conejillos de Indias" (Santiago-Delefosse, 1998). La estimu- rrollo insuficiente del peso y de la talla de los niños. M. Auroux sugiere,
lación del ovario es un procedimiento doloroso que se traduce en meses
de inyecciones cotidianas de hormonas con efectos secundarios sensi- 1 al referirse a la experimentación animal, que la congelación de ovocitos
y de embriones podría alterar ciertas células; si bien subraya que "las esta-
bles (aumento de peso, náuseas, dolores abdominales, diarreas, embarazo dísticas no ponen en evidencia porcentajes significativos de malforma-
extrauterino, cesárea, etcétera). La estimulación del ovario suscita en ocasio- ciones mayores, no deja de insistir en que los cuidados a largo término,
nes accidentes graves y prepara el terreno para ciertas formas de cáncer, incluso por la vida entera de los niños nacidos con apoyo médico en la
para complicaciones circulatorias; puede inducir menopausias precoces. procreación, aparece ahora como una obligación" (La Revue du Practicien,
La toma del ovocito por coeliscopía expone a la mujer al riesgo de cual- no. 45, 1995). Georges David, fundador de la Federación Francesa de
quier anestesia general; se producen igualmente incidentes hemorrági- Centros de Estudios y Conservación de Espermas (CECOS), coincide
cos o infecciosos; la transferencia del embrión no está a salvo del riesgo en esto: "es necesario imperativamente instituir una vigilancia de los niños
de infección. En cuanto a los embriones supernumerarios, sumergidos nacidos por procreación médicamente asistida" (Le Monde, 3/2/1995).
en azote líquido, inmersos en el frío, liberados del cuerpo, escapan al
tiempo, fijos en su helada eternidad27. La implantación de varios embriones
28 95% de los trillizos nacen prematuros y 7% sufren secuelas neuronales, pulmonares y psíquicas. En 1996,
26 Podría, desde luego, reunir esas dimensiones en la persona de un médico gracias a la calidad de su pre- en Francia, 50.7% de trillizos (28.9% de gemelos) nacidos mediante FIV debieron ser hospitalizados en
sencia, a su sensibilidad al acompañar a las personas que llegan a consultarlo. un servicio de neonatología; 29.5% (6.6% de gemelos) debieron ser reanimados. J. Périnaux, al evocar

1
27 La Fivnat, asociación que agrupa a 89 centros de FIV, censa en Francia, en 1992, 68 000 embrio- su experiencia en reanimación neonatal, constata a menudo en el caso de la FIV, que la reanimación de
nes almacenados por este medio. Los más antiguos datan de 1985. Libération los evalúa entre 5 000 recién nacidos engendra "un fenómeno de despaternalización y de desmaternalización" (Périnaux, 1998).
y 15 000, en febrero de 1999. El niño es entonces afectivamente abandonado sobre todo si guarda secuelas.

72 73
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Una encuesta de Beatriz Koepel recuerda que la "mayoría de mujeres, La PMA3° crea una demanda, aviva una creencia que sería sin duda
52%, ha esperado seis años y más para conseguir un embarazo", 22% satisfecha de otra manera y por medios más propicios. La infertilidad
ha soportado un embarazo extrauterino. La mayor parte ha sufrido nume- se ha convertido en un problema mayor a partir del momento en que los
rosas intervenciones quirúrgicas ginecológicas (Koepel, 1996). El procedi- mass media dieron a conocer el nacimiento de Louise Brown, y difundie-
miento de fecundación in vitro es un reto psicológico; si fracasa, se provoca ron las posibilidades de la procreación in vitro. El hábito de administrar
en ocasiones una depresión. En un estudio inglés, 6 mujeres de 36 pare- la contracepción, ligado a una intención más tardía de embarazo o a la infer-
jas que vivieron tal fracaso desarrollaron síntomas depresivos (Frydman, tilidad, engendra un sufrimiento y una impaciencia por resolver estos males
1998, 44). La pareja tiene a veces dificultades para reencontrarse después que las generaciones anteriores ignoraban. Contrariamente a la pareja
de las manipulaciones médicas: sexualidad acabada, disociada del placer, que antiguamente esperaba durante años el nacimiento del hijo sin inquie-
planificada a causa de los exámenes médicos; obsesión por la eficacia; tarse demasiado, y con una sexualidad que formaba parte de la trama de su
extrema medicalización del cuerpo de la mujer; culpabilidad engendrada vida, la urgencia actual se intensifica y aparece la ansiedad. La medicaliza-
por el sentimiento de una esterilidad mantenida continuamente a lo largo ción de la procreación refleja una temporalidad que es propia a la moderni-
de los tratamientos; incapacidad de vivir el duelo del hijo difícil o imposi- dad y que no tolera la espera31. La contracepción y la IVG32 han modificado
ble debido al reavivamiento continuo de la esperanza que traen nuevos ontológicamente la relación con el cuerpo y con los hijos, haciendo al uno
intentos; años enteros consagrados a un deseo fracasado de engendrar. y al otro programables. El recurso a la contracepción suscita una rela-
La encuesta de B. Koeppel (1996) da fe de la crisis e incluso de la ruptura ción instrumental con el cuerpo que lleva a creer que, una vez terminado
de numerosas parejas después del nacimiento del niño. este proceso, la mujer debe quedar encinta desde las primeras relacio-
nes sexuales: el cuerpo es un instrumento del que se dispone. Su desaire
La asistencia médica para la procreación es objeto de innumera es percibido en consecuencia por la pareja como una anomalía, de ahí
bles críticas y suscita interrogaciones acerca de su éxito entre las parejas, que solicite apoyo médico, en lugar de armarse de paciencia o de recurrir
debido al costo humano de sus procedimientos, a su relativo peligro para la al diálogo. El tiempo se convierte en una patología.
salud de la mujer y a sus pobres resultados; sin ignorar por otra parte qu
muchas de las candidatas a la FIV quedan finalmente embarazadas antes La oferta de asistencia médica en materia de procreación ha traído
del inicio del tratamiento y muchas otras años después del fracaso de la. probablemente más sufrimiento que soluciones, al hacer de la paternidad
FIV. M. Vacquin señala una razón de peso por la cual se dejan reducir cier- una exigencia fundamental que debe ser satisfecha sin dilación y a cualquier
tas parejas, cuando escribe que "no es ciertamente por su porcentaje de precio. Ha sido una formidable fábrica de síntomas. Parejas que habrían
éxito que las procreaciones artificiales son solicitadas, es por su prodigioso previsto en otro tiempo la adopción de un niño, sufren ahora para tomar
contenido fantasmático" (Vacquin, 1989, 193)29. Con esos resultados tan esta resolución, puesto que las intervenciones médicas alimentan perma-
criticables resulta sorprendente la manera elogiosa y unívoca (como en el nentemente la esperanza de tener un hijo propio33. La fe en la omnipoten-
caso de los injertos) en que los medios masivos de comunicación rinden cia de la ciencia oculta el escaso resultado y la larga espera del nacimiento
cuentas de esas técnicas. El callejón sin salida está a menudo construido de un niño por estos medios. El cuerpo pierde su sentido, "funciona" o mani-
sobre el sufrimiento de las parejas y sobre todo el de la mujer; la duración fiesta una "descompostura"; se vuelve un obstáculo (Le Breton, 1990).
prolongada de los procedimientos y sus complicaciones, los resultados
a menudo críticos en cuanto a la salud del niño. Cerca de la mitad de las
30 Asistencia Médica a la Procreación, por sus siglas en francés. (N. del T.)
parejas terminan por renunciar después de múltiples tentativas. 31 Aun si, como hemos visto, la urgencia se enfrenta paradójicamente a la lentitud, la duración y la eficacia
muy parcial del procedimiento.
32 Interrupción Voluntaria del Embarazo, por sus siglas en francés. (N. del T.)
33 Es sorprendente el costo humano y material que requiere la PMA en comparación con el número de niños
29 La crítica de la PMA ha sido realizada de manera notable por los autores de la obra dirigida por J. Testart abandonados y el sufrimiento que podría atenuarse al concederles una oportunidad de encontrar padres, y
(1990), especialmente A-M. De Vilaine (150 ss.); J. Testart (16 ss.); N. Athéa (62 ss.), etcétera. a los padres de encontrar un hijo. Nuestras sociedades han elegido otra solución (Mattéi, 1994, 170 ss.).

74 75
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
En última instancia, se prefiere evitarlo para no exponerse a los imprevis- in vitro. Este tipo de fecundación es ya común, se sabrá muy pronto cómo
tos de la sexualidad y de una fisiología que causa temor. La maternidad se prolongar la vida del embrión in vitro hasta la gestación completa. No es
vuelve entonces un arcaísmo aun parcialmente corporal pero que no tardará solamente ciencia ficción: equipos de investigadores se encuentran compi-
en volverse completamente un hecho médico y técnico. Queda por verse tiendo para alcanzar este objetivo. La maternidad que constituía todavía
el compromiso de los interesados, que podría devolverle algún sentido, en el siglo xx la especifidad del sexo femenino, su saber propio, su digni-
al aceptar la PMA como un episodio de su historia. El niño puede ser dad, está a punto de fragmentarse, de hacerse trizas, de caer completa-
amado a su manera y el procedimiento funcionar rápidamente sin conse- mente bajo el control médico y social" (Le Monde, 19-04-1985).
cuencias. Un niño nacido en condiciones "naturales" puede ser rechazado,
mal amado. No existe ninguna certeza moral en la materia. No se trata La hectogénesis, es decir, la maduración del feto íntegramente en
de cuestionar el recurso a la procreación in vitro, legítima en situaciones incubadora artificial está a la orden del día. Gestación bajo control médico
consideradas de esterilidad, sino de observar el paso de esta técnica fuera que reúne las condiciones necesarias de vigilancia, de supervisión y de
de las prescripciones médicas y de ver en qué altera elementos fundamen- higiene. El privilegio de la maternidad es percibido como una injusticia
tales de nuestras sociedades: paternidad, maternidad, feminidad, mascu- cuya reparación es factible hoy en día gracias a los progresos médicos;
linidad o la relación con el hijo. Aplicadas a una mayoría de parejas que es posible ahora mantener a la mujer fuera de la fecundación y muy pronto
habrían podido prescindir de ellas, estas técnicas son un síntoma claro del embarazo. J.-L. Touraine escribe con entusiasmo a este respecto: "en
de una duda fundamental en contra del cuerpo. esta nueva era, el padre estará en igualdad de condiciones con la mujer.
Algunos hombres celosos de los lazos particulares que se establecen
El cuerpo indeseable de la mujer: entre la madre y el hijo manifiestan desde ahora su impaciencia" (Touraine,
la gestación fuera del cuerpo 1985, 227). De una manera que revela esta pasión puritana de un mundo
La procreación in vitro separa la fecundación de la maternidad y tiende sin cuerpo y sin sexualidad, en el cual el placer reside primeramente
a disociar al niño del embarazo para hacer de él una pura creación médica. en la fascinación por los procesos técnicos, no duda que "la madre y el
La madre es la portadora estorbosa cuya desaparición radical se sueña. padre podrán seguir visualmente el desarrollo fetal a medida que crece
Con el fantasma del útero artificial que anhelan ciertos médicos, la mujer su afecto por el nuevo ser" (227). J.-L. Touraine, ve en la exclusión radi-
es eliminada de un extremo al otro del proceso. El niño nacería sin madre, cal de la mujer el rasgo distintivo de las décadas por venir. En lo sucesivo,
fuera del cuerpo, fuera de la sexualidad, en la transparencia de una mirada importan solamente los gametos, la mujer es superflua. Tranquilamente,
médica que controla cada instante de su desarrollo. La mancha que es el él ubica los embarazos en la "poesía retro" de "la abuela" (226), y condena
cuerpo materno sería eliminada por la higiene de los procedimientos y la vigi- a ladesaparición alas mujeres que se dejan llevar por "sentimientos románticos
lancia sin descanso de máquinas que detectan cualquier anomalía. Trabajo y nostálgicos" y que "formularán objeciones de orden psicológico" (226).
y fantasma de hombres, no de mujeres, como si esto fuera la culminación Pero le parece inconcebible que esos argumentos puedan por un solo
de varios ciclos en que se tiende a transferir técnicamente a las manos instante pesar más que las posibilidades de "liberación" (isicl) de la mujer
del género masculino un proceso que no le corresponde orgánicamente. y de optimización de la atención médica del feto. A pesar de las añoranzas
Nostalgia oscura que introduce en la fecundación y en la llegada al mundo de las críticas, nada, según él, podrá oponerse a ese progreso próximo.
del niño la interferencia de la técnica, hasta controlar de un extremo al otro Para la mujer será un nuevo paso en la conquista de una libertad legítima
la gestación, provocando fuera del cuerpo el encuentro de los gametos. con una capacidad de trabajo y una disponibilidad por fin iguales a las del
Y. Knibielher ha notado muy bien la sospecha que pesa sobre la mujer: hombre (pp. 226-7)"°.
"el ideal de los ginecólogos, escribe ella, no puede ser sino el de alejar
34 La feminista americana S. Firestone (1970) considera igualmente que por este procedimiento las muje-
a esta mujer estorbosa y acceder tan pronto como sea posible a la gestación res serían liberadas de las restricciones de la reproducción.

76 77
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Tanta generosidad confunde. Jean Bernard está convencido que la "igual- sistema de protección muy particular en el que la placenta juega un papel
dad" de las condiciones del padre y de la madre gracias a esos "progresos" esencial" (Gavarini, 1990, 166)35.
harán a los niños "tal vez más felices que los de los siglos pasados" (Le
Monde, 7-2-1982). Magia afortunada que revela la omnipotencia religiosa La pasión de la mirada, lo que le queda al hombre o al médico de
asociada a la ciencia y a la técnica, al igual que el desprecio de las condicio- su relación con la maternidad, conduce a una voluntad de vigilancia sin
nes de existencia relegadas a la iniciativa de la sexualidad y de los padres. descanso que asimila el vientre materno a la "oscuridad", al salvajismo
implícito en un mundo que se resiste aún a la omnipotencia médica. La
Esta repulsión explícita hacia la maternidad (a la mujer?); este odio mujer se interna en el terreno del hombre y se adapta a una represen-
confesado del cuerpo que lleva a controlar, incluso groseramente, proce- tación del niño que colma la diferencia con el hombre borrando la suya.
sos naturales hace pensar que un día, en efecto, los niños nacerán de Al evocar el sueño de ciertos médicos que pretende que el niño, de la
esta manera, sujetos a modificaciones físicas o genéticas, a diferenciación fecundación a la gestación y al nacimiento, permanezca bajo una estricta
genérica, a la elección de su calidad genética. Niños sin madre, sin padre, vigilancia médica, excluido del cuerpo y, por lo tanto de la madre, J. Fletcher
elaborados en una probeta, incubados por máquinas antes de ser entre- escribe que "la perspectiva de tener una ventana abierta hacia un feto en
gados con garantía y servicio post-venta a los donadores de gametos. Los desarrollo es deseada por la mayor parte de los embriólogos, los placen-
habitantes de Breve New World de Huxley recuerdan con horror el tiempo tólogos, fetólogos [...]. La posibilidad que tendrán de seguir la vida fetal
en que los hombres eran vivíparos. En muchos aspectos, esta narración a la luz del día, fuera de la oscuridad del vientre, contribuirá significativa-
de 1932 es una premonición de los avances actuales de la biotecnología. mente a nuestro conocimiento y nos ayudará a reducir el azar al cual son
Con todo rigor, la hectogénesis es el complemento necesario de una medi- confrontados los obstetras y sus pacientes" (en Gavarini, 1990, 167).
cina predictiva que asegura así el dominio sin error del desarrollo embrio-
nario; es el punto de llegada de una concepción médica de la existencia La mujer corregida médicamente
humana en la cual el sujeto como tal es un hombre virtual, epifenómeno Gracias a la extracción de ovocitos de una mujer donadora y de espermato-
de caracteres físicos o genéticos, que deciden su existencia o su muerte zoides del marido, después de una fecundación in vitro y una implantación
bajo la égida de una voluntad normativa sin recurso. del embrión, mujeres de 60 años o más, con muchos años de menopausia,
sometidas a numerosos tratamientos médicos y a una vigilancia minuciosa
Para cierto imaginario médico, el útero de la mujer pone efectivamente de su embarazo, traen niños al mundo por medio de una cesárea. Estas
en peligro la seguridad y la salud del embrión. Mundo arcaico, no civilizado, mujeres le dan cuerpo al fantasma de la maternidad más allá de las normas
que escapa al control regular del médico, constituye para el vulgarizador fisiológicas y culturales, transformando la venida al mundo de un niño
científico G. Leach, por ejemplo, "el medio más peligroso en el cual [el ser en un logro deportivo. Esos "embarazos para sí" no se preocupan por el
humano] es llamado a la vida". El cuerpo de la mujer es ahora percibido significado que puede tener para un niño el ser, tal vez, huérfano dema-
como un medio de alto riesgo para el desarrollo del feto. L. Gavarini percibe siado pronto o de tener a los 20 años padres de 80, rompiendo así la
en ciertos médicos un vocabulario militar cuando describen las relaciones cadena de las generaciones; los embarazos son, además, peligrosos para
entre el feto y la madre; es asombroso que la madre no rechace a su feto, el organismo de esas mujeres obligadas a seguir un tratamiento hormonal
"es sin duda un cuerpo extraño puesto que la mitad de su material gené- para favorecer la implantación del embrión y amenazadas con un infarto
tico es de origen paterno... El conflicto inmunológico no puede evitarse o con accidentes vasculares. El embarazo, aun médicamente asistido, es
desde luego. Existe, pero es necesario admitir que se da en un estado de a su edad una prueba considerable. Se han presentado accidentes
paz; 'paz armada', podría decirse, puesto que la madre conserva su capa-
35 F. Laborie analiza el campo de la reproducción "medicalizada" como 'un lugar de posible revancha de la
cidad de respuesta inmunitaria normal mientras que su feto dispone de un omnipotencia médica y biológica masculina." (1986, 186).

78 79
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
graves que han dado como resultado, sobre todo, hemiplejías. El "padre" Este banco solicitaba especialmente premios Nobel. La ideología genética
está ausente, transformado en artefacto al igual que el niño. El deseo de y eugenésica da rienda suelta a sus fantasmas y olvida el hecho que se
un hijo es inteligible especialmente después de la menopausia puesto que trata sobre todo de esperma de hombres viejos. Otros centros han sido
se agrega la carencia de una feminidad plena asociada a la juventud y a la creados bajo el mismo modelo, es decir, haciendo del niño una mercancía
posibilidad de concebir. Lo preocupantes es, sin embargo, la realización de standing elevado y tanto más deseada cuanto que sus rasgos genéticos
de un deseo que se convierte entonces en la voluntad de tener un hijo para provienen de "sujetos de élite".
sí, para sí misma, un niño-prótesis de nostalgia o del anhelo de resucitar
su juventud. En este contexto, el niño es claramente un síntoma. El médico Mujeres de unos 20 años, preocupadas por la fertilidad que tendrán
prestador de servicios se ofrece como agente de realización del fantasma, a los 40 y deseosas de "disfrutar" de la vida antes de traer un niño al
y omite con toda buena conciencia su responsabilidad sobre la existencia mundo, se hacen extraer y congelar un óvulo y posponen eventualmente
del niño que va a nacer. Un médico italiano especialista en embarazos de su maternidad para más tarde, preservándose así de los "riesgos" liga-
mujeres menopáusicas confiesa fríamente haber inseminado a una mujer dos a su "envejecimiento". Desde 1995, en Gran Bretaña, las lesbianas
siciliana de 62 años con el esperma congelado de su marido muerto diez que reivindican con energía su virginidad, se convierten en las "padras"
años antes (Libération, 22-2-1993). Este equipo italiano declara abierta- de una niña obtenida gracias al esperma de un amigo y seleccionada entre
mente sus intenciones y no titubea en ofrecer sus servicios a las "estrellas" los embriones. Una mujer de 40 años de nacionalidad inglesa, virgen,
que desearan tener un niño tardío, después de haber consagrado su exis- es inseminada con todo cuidado para conservar su himen después de
tencia a su carrera. ocho años de tentativas infructuosas. El niño-prótesis colma las brechas de
la identidad personal con toda indeferencia a su destino de nacer delibe-
La procreación in vitro deja el campo libre a una profusión de fantas- radamente sin padre, mientras la madre se congratula por haberse mante-
mas. Ciertos aspectos del individualismo encuentran en la medicina técnica nido virgen. Solicitudes de mujeres solas comprometidas con su carrera
una incitación, inconcebible hace algunos años, al tiempo que la intensifi- o que no desean adquirir problemas con un hombre y que no quieren perder
can. En Estados Unidos, algunas lesbianas habrían financiado investiga- su posibilidad de traer un niño al mundo. Más aun, satisfacción pura
ciones con el fin de obtener la posibilidad de fecundar un óvulo con otro y simple de una petición que no se preocupa por las condiciones en que
óvulo, de tal manera que dos mujeres pudieran concebir juntas un niño habrá de realizarse: después del nacimiento de sextillizos por procrea-
sin recurrir a una pareja masculina (Blanc, 1985). Ciertas clínicas ameri- ción in vitro, se descubre que la pareja solicitante no vive en común, que
canas proponen a las parejas la compra de un embrión fabricado a partir el padre tiene por su lado tres niños de los cuales no se hace cargo
de óvulos y esperma de donadores; los caracteres de los "padres genéti- y que la mujer es ya madre de otro niño (Libération, 28-12-1993). La
cos" son minuciosamente detallados para evitar cualquier sorpresa; para procreación in vitro se ha vuelto igualmente un medio de conjurar la muerte
las donaciones de óvulo o de esperma hay catálogos que describen a los de un cónyuge, de fabricar una prótesis viviente, lo que da la posibilidad
donadores y que son actualizados regularmente, antes de ser propuestos a las mujeres cuya pareja ha muerto de utilizar embriones congelados
a los clientes que pueden entonces hacer su elección. En el Internet algu- para una tentativa de fecundación e incluso de tomar espermatozoides
nas sociedades comercializan óvulos. El cliente recorre el archivo de los del cadáver para una tentativa posterior o recurrir al esperma depositado
posibles donadores, ve las fotografías con informaciones precisas relati- con antelación en un CECOS. "Niño de refacción" del padre, denegación
vas a la "raza", la religión, el IQ, los pasatiempos, los gustos sexuales, del duelo, fabricación deliberada de un niño huérfano, "reliquia del padre"
los rasgos físicos particulares, etcétera. Lo mismo sucede con los donado- (Michael Hanus).
res de esperma. Ya en 1979, un banco de esperma americano ofrecía a sus
clientes donadores seleccionados que disponían de un IQ muy elevado.

80 81
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

En África del Sur, una mujer de 48 años da a luz a trillizos: los niñoS al recién nacido y enfrentan la ira de la justicia por romper su contrato.
genéticos de su hija y de su yerno. Una madre negra que recibió el óvulo En 1990, un juez americano rechaza la demanda de la madre portadora
de una mujer blanca inseminada con el esperma de un hombre blanco que desea conservar al niño considerando que "quienes somos nosotros
trae al mundo un niño blanco para, dice ella, protegerlo del racismo, y lo que somos, no es más que una combinación de factores genéticos"
En Gran Bretaña, algunos médicos experimentan la posibilidad de "tratar", y denunciando fríamente "la presunción que la persona que da nacimiento
ciertas formas de esterilidad, extrayendo de fetos femeninos abortados es la madre" (Testart, 1992, 84). El niño no es más que un conjunto
ovarios en maduración e implantándolos en mujeres estériles. Desde lo de genes que estructuran su identidad futura; la madre portadora es desig-
más profundo de su muerte, una mujer que jamás existió dona óvulos a una nada como "extraña sobre el plan genético", carente de cualquier derecho
mujer portadora. A pesar de ser un feto, será la madre biológica del niño' (Nelkin, Lindee, 1998, 216). Es el receptáculo de un producto que debe
que va a nacer. En 1996, una mujer que se sabía condenada, hace extraer restituirse a sus propietarios genéticos en tiempo útil, según los términos
sus óvulos, los hace fecundar con el esperma de un donador anónimo del contrato. De igual modo, los "padres" locatarios han llegado a recha-
antes de solicitar la congelación de los embriones. A fin de asegurarse zar un niño no conforme a sus deseos. Este recurso menosprecia igual-
una descendencia póstuma, ella pide en su testamento que esos embrio- mente las consecuencias que puede traer al niño cuando desee establecer
nes sean implantados en el útero de una mujer portadora (Libération, su origen y situarse frente a las circunstancias particulares de su llegada
17-2-1998). Dicha lista podría continuarse largamente y dejar en suspenso al mundo. Los abundantes datos psicológicos sobre el medio fetal son
el devenir del niño nacido en tales condiciones. Un universo de fantasmas aplastados en nombre de la omnipotencia genética. En 1998, cuatro mil
alrededor de la probeta busca actores que le den cuerpo. Pero contraria- niños nacieron en esas condiciones en los Estados Unidos.
mente a otros objetos, el niño-mercancía no puede ser jamás garantizado
y aún menos su aptitud para la felicidad, aunque esa preocupación jamás Al tiempo que los centros de procreación in vitro se multiplican en
se haya hecho escuchar. los Estados Unidos, numerosos grupos de presión se oponen a la adop-
ción argumentando que la genética es la base de la identidad personal.
Útero en renta La adopción sería una forma de traición de esta filiación. Numerosas
El bricolaje de la maternidad lleva fácilmente a la solicitud de una madre empresas proponen a las personas "adoptadas" identificar sus "lazos
portadora, sobre todo en Estados Unidos donde sitios de Internet propo- de sangre", y defienden la necesidad que tiene cada persona de cono-
nen una galería selecta de retratos de candidatas con sus tarifas. El cuerpo cer sus raíces genéticas. El responsable de un movimiento de adoptados
de otra mujer es un accesorio indispensable para la gestación, equivalente declara que "el niño acogido en una familia no es una página en blanco,
vivo de una incubadora artificial. Al entregar al niño objeto del contrato, sino que lleva sus cromosomas con él". El amor y los cuidados prodigados
ésta se separa de una parte de sí; se disocia de su cuerpo convertido al niño adoptado son una cosa, pero la herencia es otra y ésta "sufre un
en medio; ofrece a la pareja solicitante lo más íntimo de sí misma, más perjuicio, si los fundamentos genéticos de su personalidad no son restau-
allá de la conciencia que pueda tener de esta acción y sin medir, en todos rados" (Nelkin, Lindee, 1998, 107).
los casos, las consecuencias de su acto sobre ella misma y sobre el niño.
La aceptación de rentar su cuerpo y de llevar durante nueve meses al niño Embarazo masculino
de otra pareja es un acto voluntario que desconoce el inconsciente y lo que G. Groddeck ha realizado anteriormente lúcidos análisis de la añoranza del
puede traerle a una mujer el hecho de sentir el niño dentro de ella. Algunas hombre por no poder dar a luz. Este deseo, más o menos oculto, encuen-
madres portadoras están obligadas a seguir un apoyo psicoterapéutico tra simbólicamente (la creación artística) o ritualmente una vía de deriva-
al final del embarazo o más tarde, después de la "entrega" del niño, ya que ción. Groddeck veía este principio tan arraigado en el hombre que sugería
sufren un proceso de duelo culpable. Algunas de ellas se niegan a entregar incluso invertir la proposición freudiana: la mujer no es un hombre castrado,

82 83
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
atormentado por el deseo de un pene, es el hombre, a la inversa, quien es
"existir" y entregando a las manipulaciones médicas un embrión hasta
una mujer incompleta, atormentado por el deseo inconsciente de procrear.
entonces unido a la madre. Desde entonces, la cuestión de su estatus
Pero la ciencia no sueña, toma ese deseo al pie de la letra y se consagra
antropológico se abre de manera inédita.
a realizarlo; es decir, a eliminar a la mujer de la procreación, del embarazo
y del alumbramiento. Se habla ya de implante de embriones sobre la pared
El embrión humano in vitro es fuente de humanidad y no la promesa
abdominal de los hombres controlados médicamente durante todos sus
de un perro o de un gato. Nosotros somos todos embriones que tuvieron
"embarazos" y que darían a luz por cesárea. Médicos e investigadores
"éxito". Pero el embrión in vitro o congelado no es todavía sino un proyecto
consideran técnicamente posible tal realización (Silver, 1998, 195). Los
de él mismo; suspendido en un no man's land, test proyectivo moderno en el
voluntarios no faltan, especialmente ciertos transexuales definidos primera-
cual se cristalizan fantasmas y valores que vienen a justificar las intenciones
mente como "hombres" y deseosos de llegar al final de su anhelada iden- 1
manifestadas hacia él. Para unos, la vida humana está ya presente desde
de mujer. Ya en 1986, J. Testart notaba que durante los congresos
el encuentro de los gametos y exige un continuum cuyas etapas es artificial
FIVETE frecuentes discusiones de corredor versaban sobre el mejor lugar
aislar; para otros, inicia en la nidación en la pared uterina, en el momento
para implantar el embrión en el cuerpo masculino.
de la transformación del embrión en feto o en el momento en que la madre
percibe sus primeros movimientos; en el instante en el que se vuelve viable,
Para E. Badinter, tal evento significaría por fin la igualdad de los sexos.
cuando su sistema nervioso se desarrolla o incluso al nacimiento: la huma-
El cuerpo es hoy en día menos un destino, lo hemos visto, que un depó-
nización es gradual y sigue un orden marcado por etapas biológicas nece-
sito de elementos separables y manipulables para armar formas inédi-
sarias. Identificar el momento en el cual el embrión adquiere su humanidad
tas; para investigaciones de visibilidad social, para unos, o de legitimidad
está fuera de todo criterio científico y sugiere más una metafísica, un juicio
y de primicias, para otros. El individualismo democrático de nuestras socie-
de valor, una pregunta infinita con miles de respuestas. Según las legis-
dades libera los fantasmas. En materia de reestructuración de la condición
laciones, está protegido con diferente criterio: el plazo para la interrup-
biológica del hombre, los artesanos proliferan, listos a intentarlo todo para
ción voluntaria del embarazo varía, por ejemplo, de 10 semanas en Francia
alcanzar sus "quince minutos de fama" prometido a todos por Andy Warhol
a 28 en el Reino Unido; el embrión oscila del estatus de cosa indiferente al
en el extremo contemporáneo. El triunfo de la singularidad, cualquiera que
de persona en una posición incómoda que deja el pensamiento insatisfecho
ésta sea, como nueva forma de heroísmo. Este género de realizaciones
en ambos casos (Fagot-Largeaut. Delaisi, 1989; Testart, 1990; Caspar,
trastoca la antropología occidental de los géneros. Se llega por esta vía
1991; Folsheid, 1992).
a las raíces de la identidad y, primeramente, a la necesidad de cada humano
de reconocerse como hombre o mujer y de percibir al Otro en su diferencia.
La pregunta sobre el estatus del embrión nace de los usos médi-
cos de los que es objeto: definición sexual, DPI36, embriones supernume-
La invención del embrión
rarios que se acumulan, hipótesis de experimentación médica sobre él.
La fecundación fuera de la sexualidad e in vitro lleva a cabo una represen-
No es el embrión mismo lo que suscita dificultades sino el hecho que sea
tación de un proceso que tiene lugar naturalmente en la noche del cuerpo
proyectado fuera del cuerpo.' Fragmento de humanidad, persona poten-
de la madre. Gametos y embriones, aislados de los sujetos y transforma-
cial, pedazo de cuerpo, montón de células, el embrión contribuye al desva-
dos en satélites del cuerpo son puestos a disposición de las investigacio-
necimiento de las fronteras simbólicas, a la mecanización del hombre y a la
nes más perturbadoras. La experiencia muestra que los únicos límites en
la materia, más que morales son los de la "imaginación" de los investigado-
36 Diagnóstico Pre-Implantatorio. (N. del T)
res. El embrión está desnudo, a disposición de la curiosidad médica. Las 37 M-A. Hermitte sugiere plantear el problema de la humanidad del embrión y dejar a la jurisprudencia la tarea
"de decidir en qué medida este ser humano no tiene el mismo régimen jurídico que las personas adultas
PMA han abierto la caja de Pandora de la fecundación humana haciendo provistas de sus credenciales de elector". Igualmente recuerda que "no todos los sujetos de derecho son
personas, mucho menos personas humanas". Hermitte piensa que el embrión fuera del cuerpo podría ten-
dría tener "un representante para hacer valer sus derechos" (1990, 238 ss.).

84
85
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

humanización de la medicina. Creación médica pura, supernumerario con suscita la mirada y/o la interrogación, incluso la turbación, la estigmatiza-
las PMA, en reserva si la implantación o el embarazo fracasan, conservado ción (Goffman, 1975; Murphy, 1990). La fisonomía o la morfopsicología,
como objeto ritual en azote líquido. Inmóvil en el frío, fuera del tiempo, encubiertas en términos sabios, cargadas de los prejuicios corrientes más
fuera del cuerpo, fuera del mundo, fuera del deseo, el embrión hace a sus criticables asocian cualquier no conformidad anatómica o funcional a la no
"padres" (las palabras se resbalan y se muestran incapaces de nombrar conformidad moral. Toda distinción que separa a un hombre de sus seme-
lo insólito) preguntas temibles. La pareja tiene la facilidad de utilizarlo en jantes es un indicio nefasto que provoca desconfianza.
una nueva tentativa, de entregarlo a la investigación científica (las resisten-
cias son fuertes) o de proponerlo en "adopción"; la mayoría de las parejas Si la diferencia morfológica o funcional fuera socialmente insignifi-
no tolera la idea de "abandonarlo" a pesar de reconocer el carácter cante, no se la habría buscado a tal punto, almacenado, expuesto a la curio-
abstracto de su actitud. Sólo el 10% acepta entregarlo a la investigación, sidad de los aficionados en los museos anatómicos. Algunas anécdotas
a otras parejas o destruirlo (Libération, 13-1-1994). Ciertas mujeres termi- siniestras de la historia de la anatomía hablan, por otra parte, del exceso
nan por no soportar que esos embriones no empleados permanezcan. que podría provocar este frenesí de coleccionistas (Le Breton, 1993).
congelados. Hay parejas que se separan y se destruyen por poseerlos. La indiscreción de los transeúntes, de mirada siempre atenta a lo insólito
El conjunto de células se humaniza y provoca un dilema de conciencia. corporal, es la versión popular de una pasión mórbida muy compartida.
Destruirlos o abandonarlos es considerado entonces como una traición, El hombre es reducido moralmente al único estado de su cuerpo perci-
hacia esos "hijos" adormecidos y que han sido objeto de tanto dolor y de bido como absoluto; se le deduce en cierta medida de la manera en que
tanto deseo. La incapacidad para resolver ese dilema enquista la cuestión aparece a los ojos de los otros. La anatomía tiene aquí valor de destino.
(Mattéi, 1994). Y cuando los "padres" mueren y convierten sus embriones Se habla de "minusválido" como si estuviera en la naturaleza de la persona
en "huérfanos" la situación es aún más confusa. "ser un minusválido" más que de "tener" una limitación. Su sola presencia
engendra molestia, desasosiego en el establecimiento de las interacciones
El examen de entrada en la vida sociales más comunes. El entrelazamiento fluido de la palabra y del cuerpo,
En las culturas occidentales el cuerpo es el vector de individuación, de la distancia y del contacto con el Otro, chocan con la opacidad real
él establece las fronteras de la identidad personal. La igualdad del hombre o imaginaria del cuerpo y suscitan un cuestionamiento angustiado acerca
consigo mismo, su identidad implica la igualdad con su cuerpo. Quitarle de lo que conviene hacer o no hacer. Y el malestar es tanto más vivo cuanto
o agregarle algo coloca a este hombre en una ambigua posición inter- que los atributos físicos del individuo imposibilitan una identificación con él.
media, rompe las fronteras simbólicas. Aquél que reclama la humanidad La simbólica tranquilizante que preside las interacciones no es efectiva. Más
de su condición sin asumir las apariencias ordinarias a causa de sus muti- aún, el hombre que tiene una limitación visible recuerda con intensidad la
laciones, sus deformidades, sus acciones imprevisibles, o su dificultad precariedad de la condición humana, despierta el fantasma de la fragmenta-
para comunicar, está condenado a la sospecha, destinado a una existencia ción del cuerpo que acecha en muchas pesadillas (Le Breton, 1990).
de ficción, bajo el fuego de las miradas sin indulgencia de los pasantes
o de los testigos de su diferencia. A éste las sociedades occidentales La alteración del cuerpo evoca en los imaginarios occidentales una
le señalan implícitamente sin la menor humanidad su peculiaridad simbólica, alteración moral del hombre, e inversamente la alteración inmoral del
que lo hace acreedor al aislamiento o duras pruebas. En nuestras socie- hombre despierta el fantasma de que su cuerpo no es como debe ser
dades, el hombre que sufre de una limitación física no es percibido como y es conveniente corregirlo. Ese paso a otro tipo de humanidad justi-
un hombre completo; es visto a través del prisma deformante del distancia- fica la constancia de su enjuiciamiento o de la mirada despreciativa que
miento o de la compasión. Cualquier alteración perceptible en la apariencia se le dirige, incluso la violencia hacia él. Únicamente al hombre ordina-
corporal, cualquier limitación que afecta la motricidad o la aprehensión, rio le está reservado el privilegio aristocrático de pasear en una calle sin

87
86
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

suscitar la menor indiscreción. Si el hombre no existe más que a trave considerados como peligrosos. Algunos hospitales americanos realiza-
de las formas corporales que lo insertan en el mundo, cualquier modifi ron inmediatamente una detección sistemática en tanto que los medios
cación de su forma implica otra definición de su humanidad. Los límite masivos de comunicación alimentaban el rumor. Algunos años más tarde,
del cuerpo delinean, a su escala, el orden moral y significante del mund o' un estudio danés demostraba que un par de cromosomas Y suplementarios
(Le Breton, 1990; 1992). Y nuestras sociedades contemporáneas cultivan inducía solamente una ligera limitación mental, de ninguna manera compati-
una norma de las apariencias y una preocupación rígida por la salud. ble con una existencia social plena. Los hombres marcados genéticamente
con esta particularidad no presentaban ninguna agresividad anormal.
El embrión y el feto están en el centro de numerosos procedimientos
de control. Las diferentes formas de diagnóstico prenatal (DPN) permiten, El diagnóstico pre-implantatorio (DPI) es otro examen realizable a los
verificar su "buen estado" y someterlos a un atento examen que legitima embriones fecundados in vitro que tiende a prevenir el nacimiento de un
su existencia. El DPN fue aplicado por primera vez en los años setenta para niño expuesto a una enfermedad grave. Se realiza a partir de algunas célu-
la identificación de la trisomia 21, antes de extender su uso a las enfer- las de embriones obtenidas por este medio. Se trata de una versión mejo-
medades cromosómicas y a otras afecciones metabólicas. La ecografía rada del DPN, en la medida en que permite desde el principio la selección
abrió enseguida la vía a la detección de malformaciones morfológicas. Más del embrión considerado más propicio para la implantación, mientras que
tarde, los avances de la biología molecular hicieron posible el diagnós- el DPN opera una vez que el embarazo ha iniciado39. El DPI ofrece, pues,
tico prenatal de la miopatía de Duchenne o de la mucovisidosis y de otras un medio cómodo de selección de embriones y de retención de candida-
enfermedades genéticas38. El DPN se convierte en un examen de rutina tos según ciertos criterios genéticos. "Un defecto menor que no justificaría
al cual la medicina y los padres someten al niño por nacer a fin de verifi- detener un embarazo, dice J. Testart, podría ser considerado en la elección
car su normalidad genética y morfológica. En ocasiones, en ciertos países de los embriones, y el nacimiento del niño no sería diferido por ello" (1992,
se recurre a la amniocentesis o a la ecografía para establecer el diagnós- 97). El DPI da nueva vida al fantasma del "mejoramiento de la especie"
tico del sexo y eliminar enseguida los fetos normales de sexo indeseable. y del eugenismo, abriendo una brecha moral a escala colectiva y redu-
Si se detecta una enfermedad, el tratamiento terapéutico es accesorio, ciendo aún más al niño al papel de objeto. "El DPI ejercerá una fuerte atrac-
puesto que de todas maneras las afecciones diagnosticadas son rara vez ción en parejas que no quieren correr ningún riesgo en el contexto de una
susceptibles de ser tratadas. La identificación de una enfermedad gené- sociedad aseguradora y de seguridad" (Testart, 1992, 212)4°. La dificultad
tica que carece hoy en día de tratamiento curativo provoca una eventual de la fecundación in vitro les parecerá sin duda un mal mucho menor que el
decisión de interrupción terapéutica del embarazo (ITE). La medicina deja riesgo de un embarazo en el que se ignora la calidad "genética" del niño.
de tener un rol terapéutico y pasa a ser una actividad de supresión de
aquello que le señala sus limitaciones. A veces se trata de una simple Los métodos de selección fina de lo que llega a ser finalmente material
presunción, como en el caso del doble cromosoma Y, anomalía banal pero genético transforman, en ocasiones, de manera radical al niño mismo en
a la cual los rumores genéticos han atribuido el nombre de "cromosoma del una prótesis claramente definida cuando, por ejemplo, los padres lo conci-
crimen". Este nombre le fue adjudicado desde que un grupo de investiga- ben a fin de utilizarlo para una extracción de médula ósea destinada a otro
dores de Edimburgo descubrió un número importante de individuos porta- niño de la pareja que padece ciertas formas de cáncer (lo cual no impide
dores en un establecimiento especializado en el tratamiento de pacientes
39 Existe la tentación de activar el DPI para evitar el DPN; elegir la selección precoz e indolora en lugar de la
supresión tardía e hiriente° (Testart, 1992, 270-1). La ley francesa votada en julio de 1994 delimita el DPI
38 de manera rigurosa. Otras legislaciones son más laxas.
Las diferentes formas de diagnóstico prenatal son con frecuencia prolongadas. Una vez terminado el exa-
men, son necesarias varias semanas para conocer los resultados. Durante este tiempo, la mujer está en 40 La cuestión sigue vigente en un plan genético, en lo referente al efecto a largo plazo sobre la especie de
espera, su afectividad en vilo. El niño está allí sin estarlo, la madre lo siente a veces en su vientre pero tal selección de individuos a partir de la base de su anomalía cromosómica. Nadie puede valuar las conse-
debe contener su emoción por temor de apegarse a él y de descubrir enseguida que está potencialmente cuencias al nivel de la salud pública. Las propiedades de un gen son múltiples y están lejos de ser conoci-
afectado por una enfermedad grave o trisómica.
das en su totalidad.

88
89
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
abundantes declaraciones de amor hacia él). Algunos padres no titubean variaciones propias a cada enfermedad son a veces considerables. Así
en recurrir al aborto si el sistema inmunitario del embrión o del feto no por ejemplo, "de nueve niños que padecen anemia falciforme, uno puede
corresponde a sus expectativas. En el supuesto de que los padres recurran vivir una vida completa con síntomas menores y otro experimentar con
a la procreación in vitro para aprovechar el DPI, pueden por este medio bastante frecuencia crisis terriblemente dolorosas o morir a corta edad.
elegir el embrión compatible con el sujeto solicitante del implante (Testart, Un niño con el síndrome de Down puede ser moderadamente retardado
1992, 182-183). Algunos niños han nacido, así, después de la selección o, aun si lo es de manera acentuada, vivir una existencia enriquecedora
de los embriones, a fin de ser genéticamente compatibles con un hermano tanto para él como para otros miembros de la familia" (Duster, 1992, 93).
o una hermana que espera un implante de médula. Con la intermediación La spina bifida o la trisomia 21 tienen incidencias más o menos serias
de la FIV, el DPI es un seguro para el niño que va a nacer, una inversión y traen consigo diferentes niveles de invalidez. Muchas enfermedades
de tiempo y de dinero para tener la certeza de obtener un buen producto genéticas diagnosticadas se manifiestan con grados diversos de gravedad
terminado: un niño a la carta conforme a la voluntad "parental", validada y a veces permanecen sin expresión como resultado de la interacción con
por las normas de apariencia exigidas por la sociedad. Con el DPI es posi- el medio o con otros datos genéticos. Otro ejemplo: la policitosis renal,
ble matar en estado de huevo, antes de la implantación, los embriones la Corea de Huntington o ciertas formas hereditarias de la enfermedad
portadores de enfermedades genéticas tales como la miopatía, la hemofilia, de Alzheimer no se presentan antes de la segunda mitad de la vida. Con
la trisomia, etcétera, y no conservar más que los embriones indemnes. mucha frecuencia, los padres encuentran preferible para el que no existe
La selección del sexo se hace igualmente posible, lo que permite desde el todavía ahorrarle la eventualidad de un destino así; los cuarenta años ante-
inicio una elección satisfactoria o la eliminación de los embriones masculi- riores no pesan nada en comparación con esta posibilidad. Se habla ahora
nos en caso de una enfermedad que afecte a ese sexo. Las investigacio- del "derecho del niño a una dotación genética sana" (Dianoux, 1998, 11).
nes paralelas sobre el genoma humano dan a este método de selección La susceptibilidad a una enfermedad no significa fatalidad; no es la enfer-
una temible eficacia en el control normativo y eugenésico de la condi- medad misma: indica una probabilidad. Las condiciones del medio pueden
ción humana. El embrión se ha convertido en un objeto virtual sometido impedir que se desencadene; también otros genes interfieren entre ellos
a procedimientos de simulación. Antes de que exista como sujeto, se efectúa y contribuyen a la incertidumbre. B. Jordan toma el ejemplo de la diabetes y
en él una proyección imaginaria y se le susurra, si manifiesta alguna anoma- explica que el alelo de un gene que incrementa la incidencia de la diabetes
lía, que el sufrimiento que le espera después del nacimiento es mayor que a lo largo de la existencia de 0.5 a 3%, es etiquetado de manera reductora
el placer que le daría la vida, y se decide por él que en esas condiciones su como "gene de la diabetes", omitiendo el 97% de individuos portadores
desaparición es preferible a una wrongful life. que no desarrollan jamás la enfermedad. Ciertas enfermedades resultan
de la conjugación de varios genes. Se detectan por disposiciones genéti-
La discriminación genética41 al nacimiento que conduce a la ITG cas que no se desarrollan, tal vez jamás, como sucede con ciertas formas
es tanto más desconcertante cuanto que confunde a menudo genotipo de cáncer de seno o de útero. La enfermedad o la limitación se vuelven
y fenotipo, es decir, virtual y real, mensaje del gene y funcionamiento al
interior del organismo, estadística y realidad singular. Aparece así una
o errores de código que motivan el rechazo por vicio de fabricación.

nueva medicina que no trata ya al enfermo sino una categoría hipotética. La preocupación por preservarse de toda contingencia, la presión
En efecto, las enfermedades genéticas no tienen las mismas incidencias, de las aseguradoras que se rehúsan con frecuencia en esas condicio-
no pueden ser consideradas desde la misma óptica. De igual modo, las nes a proteger a un enfermo o a una persona minusválida cuya patología
ha sido identificada en exámenes prenatales provocan con frecuencia
41 La discriminación genética está muy presente en los Estados Unidos; engloba compañías de seguros, la elección de supresión del embrión o del feto. Ante la detección de triso-
servicios médicos, agencias de adopción, la administración pública, establecimientos escolares, el ejér-
cito, empresas privadas, etcétera (Rifkin, 1998, 216 ss.; Kevles, 1995, 367 ss.; Blanc, 1986, 347 ss.). mia 21 o de enanismo, qué solución elegir si una y otra son condenables:
En ciertos Estados americanos, la detección genética se ha vuelto obligatoria (Kevles, 1995, 400).

90
1 91
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
quien los hizo elegir, los niños no estarían libres del riesgo normal de varia-
traer al mundo al niño y exponerlo a la intolerancia social o eliminarlo
das imperfecciones" (Testart, 1992, 242)42.
sabiendo que la felicidad no le está de ninguna manera negada. El hombre
virtual decide la suerte del embrión (o del feto) real. Juicios de valor alre-
Algunos niños cuyos exámenes fallaron para determinar las enferme-
dedor de los rasgos genéticos, anatómicos o funcionales determinan la
dades o las limitaciones en el momento de su venida al mundo son llana-
decisión. El embrión se convierte en una figura mayor de la cultura virtual
mente considerados "errores médicos". En nombre de esos "nacimientos
que rige el estrato más avanzado de la modernidad tecnológica. La palabra
equivocados", los niños o los padres quejosos obtienen de los Estados
del experto es el evangelio de la sociedad laica. Se encontrará sin duda
Unidos compensaciones financieras de los médicos. Hay hijos que declaran
un test para detectar la susceptibilidad a la enfermedad de Alzheimer
que habrían preferido no haber nacido a soportar las malformaciones físi-
y surgirá entonces la pregunta de saber si la ITE es o no aplicable en esas
cas, las limitaciones sensoriales o las perturbaciones ligadas a su estado de
condiciones. Un día un investigador llegará con sorpresa a la conclusión de
salud. Inician contra sus padres o sus médicos acciones legales invocando
que la muerte es también una enfermedad genética y que no es, tal vez, útil
su derecho de gozar de la existencia sin esas limitaciones, que debieron ser
en esas condiciones destinar a los embriones a una muerte ineluctable aun
garantizadas a su nacimiento (Le Breton, 1990). La procreación con conoci-
a una edad respetable.
miento de causa de un niño enfermo o minusválido será tal vez considerada
un día como motivo de sevicia a un niño y se dará a este último la posibi-
La posibilidad de conservar o no el embrión o el feto según sus
lidad de proceder judicialmente contra sus padres. La responsabilidad del
cualidades provoca el vértigo de la elección y alimenta la tentación de no
médico o de los padres entra en juego de manera obsesiva. La medicali-
dejarse obnubilar por prejuicios. El DPI en su versión moderada amplía
zación ya intensa en el embarazo amenaza con apretar las tuercas para no
las posibilidades de control sin cambiar casi el procedimiento de la FIV.
dejar nada al azar.
Es suficiente con hacer su elección entre la docena de embriones artificial-
mente concebidos y precisar eventualmente el sexo. Los padres desean
IP Si los embriones o los fetos portadores de una anomalía son elimi-
legítimamente concebir un niño que disponga de todas sus posibilidades
nados, ¿cuál será el estatus de los niños que nacen con una limitación
en la vida, pero la reacción de esas miles de decisiones individuales trae
o una enfermedad? La detección in utero de cualquier anomalía acentúa la
graves consecuencias a la intolerancia de la anomalía o de la limitación.
sospecha que pesa ya sobre los niños o los adultos portadores de una dife-
Fetos portadores de labio leporino, de un defecto de la mano o de los
rencia física o mental. D. Kaplan, del Instituto Mundial del Handicap, teme
pies, de una particularidad insólita, provocan la mayor parte del tiempo
que el empleo de la detección prenatal difunda la idea de que "las personas
la decisión de la ITE, aun si la medicina es susceptible de corregir la malfor-
minusválidas no deberían normalmente existir" (Nelkin, Lindee, 1998, 246).
mación. Incluso antes de existir, el niño es sometido bajo su forma embrio-
Vivas polémicas han tenido lugar en 1991, en los Estados Unidos, cuando
naria y fetal a un examen de admisión a la vida. Un severo control genético
una animadora de televisión de quien se sabía que padecía una malforma-
y enseguida morfológico por mediación de ecografía sigue su desarrollo.
ción hereditaria de las manos y de los pies anuncia su próxima maternidad
El cálculo genético y la satisfacción a las normas de apariencia corren
y da a luz a un niño con la misma particularidad física. Años más tarde cuando
el riesgo de ser (ya en parte lo son) las dos temibles pruebas del examen de
queda de nuevo encinta, un periodista expresa su reprobación y lanza un
admisión de los embriones o de los fetos. "La libertad de elegir a nuestros
debate público preguntando a sus auditores si es legítimo como portador
hijos, recuerda J. Testart, podría no limitarse a la decisión de los expertos.
¿Y qué decir de la libertad de esos mismos niños lanzados a la existencia
42 Actualmente, escribe Duster (1992, 14), el debate público parece expresarse, por una parte, en términos
siguiendo el criterio de la satisfacción? A pesar de que no decepcionaran a especializados (genetistas, especialistas médicos, investigadores), y por otra, por medio de críticas que
han sido presentadas como ingenuas, estúpidas, limitadas de los Ludehitas listos a poner la cabeza bajo
el sable o a intentar bloquear la maquinaria del Progreso. Me gustaría ver otro nivel de discusión en el cual
ciudadanos mucho mejor informados entraran en un debate animado sobre cuestiones como el secreto
y la divulgación, las terapias o las detecciones, la nutrición o los genes.

93
92
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

de tal limitación asumir la responsabilidad de traer niños al mundo. "¿Es en cualquier parte del mundo. La reacción sobre el sistema de valores de
justo transmitir a sus hijos una malformación genética, antiestética?" Este nuestras sociedades es considerable y acecha como una trampa a cual-
tipo de debates y juicios categóricos ilustran muy bien el deslizamiento quier individuo que pudiera ser un día portador de diferencias para la mirada
de la enfermedad o de la limitación hacia la falta moral. La discriminación de del humano normal, después de un accidente, una enfermedad o simple-
la diferencia en el origen no hace sino acentuar la discriminación social al mente por las secuelas del envejecimiento (Le Breton, 1990, 145 ss.)43.
endurecer las normas de apariencia y de calidad genética. En los Estados
Unidos una compañía de seguros reembolsa los exámenes prenatales de la Para la biología, la normalidad de una especie se define por la lati-
mucovisidosis. Sin embargo, si el test es positivo, la madre debe interrumpir tud de su respuesta al medio y por consiguiente por una variedad que
su embarazo o renunciar a su seguro. En otro ejemplo, un niño de dos años confirma su flexibilidad. Esta última dice Canguilhem, "es una especie
recibe el diagnóstico del síndrome de la X frágil susceptible de provocar una de seguro contra la especialización excesiva sin la reversibilidad y sin la
tara mental. La compañía se rehúsa a prolongar el contrato con la familia flexibilidad que entraña una adaptación lograda" (Canguilhem, 1996).
a pesar de que ninguno de los seis miembros restantes padece este mal (Le A pesar de todo, muchos científicos, aun si son una minoría, expresan
Courrier International, núm. 419, 1998). El autor se pregunta si en un futuro continuamente su deseo de eugenismo, sin dudar un instante en su exce-
cercano, en caso de solicitud de divorcio, los padres no serán sometidos lencia personal. Esas proposiciones provocan la indignación de nuestras
a pruebas genéticas para evaluar su susceptibilidad para desarrollar tal sociedades democráticas. Sin embargo, los exámenes prenatales desar-
o cual enfermedad grave a fin de no confiar al niño más que al padre que rollan una forma sutil de eugenismo. El control de la calidad genética
dispone de la mejor esperanza de vida. y morfológica del niño, cuando se ejerce mediante una elección particu-
lar de gametos o a través de exámenes prenatales, así como la elección
¿Cómo serán percibidos los padres que decidan, a pesar de la eventual de la ITE o incluso, algún día, de intervenciones directas en los
presión social, concebir un niño con trisomia, con una incapacidad física genes, es el resultado de un procedimiento individual democrático soft,
o la probabilidad de desarrollar una enfermedad genética? ¿Los seguros familiar, que perpetúa sin embargo una forma inédita de eugenismo cuyos
aceptarán cubrir los eventuales gastos de escolaridad o los tratamientos? primeros pasos damos hoy en día. La normatividad genética se convierte
La ITE como medio de prevención radical de las enfermedades genéti- en las sociedades más ricas en una exigencia creciente. Pero el eugenismo
cas hace temer que las investigaciones terapéuticas sobre su atención brutal de aquellos que consideran que una parte de la población contamina
sean frenadas, incluso suspendidas, en detrimento de aquellos que las el patrimonio genético de una nación, y el otro más tranquilo de los que
padecen o las padecerán. ¿Qué consecuencias tendrá para el niño que desean solamente evitar sufrimientos al niño si nace, tienden a confundirse
crece sabiendo que la mayoría de las parejas prefieren la eliminación de en la realidad. Actualmente el eugenismo no entra "por la puerta delan-
un embrión portador de la misma limitación que la suya? No se trata aquí tera como con el proyecto lebensborn de Hitler. En lugar de esto entrará
de la aptitud para la felicidad del individuo sino de una definición normativa por la puerta de atrás con los diagnósticos, los tratamientos y las terapias.
del humano que no acepta ninguna derogación. El fantasma de omnipoten- Algunos serán admirables puesto que ofrecerán la salud, y ése es el primer
cia crece en una sociedad liberal que hace de la salud un mercado sin prece- paso. Pero tarde o temprano cada uno deberá enfrentar esta cuestión:
dentes, modificando sin cesar su definición para englobar nuevos rasgos ¿Cuándo cerrar al eugenismo la puerta de atrás?" (Duster, 1992, 15).
que producen nuevos sufrimientos y en consecuencia nuevas demandas
de corrección médica. En los aparadores se anuncia el kit genético del niño
"instalable" con asistencia médica. Una clínica de reproducción por FIV,
43 "¿En qué lógica nos apoyaremos, pregunta M. Delcey, si renunciamos a dejar vivir un recién nacido afec-
de elección de embriones y muy pronto de remodelación genética del niño tado de spina bifida, para no renunciar a reanimar un niño victima de una lesión medular accidental con
consecuencias similares, y por los mismos motivos: el temor al sufrimiento del individuo, de su familia,
por nacer es perfectamente concebible comercialmente y técnicamente al costo social?" (Delcey, 1998, 37). El mismo razonamiento se aplica, por otra parte, a la reanimación,
a terapias intensivas, etcétera.

94 95
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

El derecho al infanticidio logía inédita, que borra su diferencia para atribuírsela a un detalle biológico
La impresión de que el recién nacido es una especie de objeto manufac- técnicamente controlable; laboratorio en el cual se rediseñan la condición
turado lleva a ciertos filósofos a reivindicar una forma de legitimidad del humana, la sexualidad, la procreación, el cuerpo, la infancia, la genealogía,
infanticidio por razones "humanitarias" en el caso de enfermedades o de la filiación, la maternidad, la paternidad, la pareja, el lazo social y aun la
handicaps. Para el filosofo australiano Tooley, la persona debe poseer "un vejez o la muerte. "Todo sucede como si la reproducción no fuera ya un
deseo de existir en el tiempo" (1983, 103) para entrar con pleno dere- asunto de naturaleza sexual (los técnicos y los médicos de la reproducción
cho en la ética. El bebé no llena para él esta condición pues no tiene parecen ser neutros, incluso asexuados, porque son científicos), sino un
ni conciencia de su existencia ni la impresión de la duración. La responsabili- desafío lanzado a la naturaleza por las ciencias y las técnicas", escribe
dad hacia él no tiene consecuencias; la sociedad no está obligada a asumir L. Gavarini (1986, 197)44. Importan solamente los gametos disponibles;
el costo y la paciencia de los cuidados que deben rodearlo. El contrato la técnica hace el resto.
biológico continúa su acoso de la imperfección corporal aun después del
nacimiento. Para Tooley, el infanticidio al menos en las primeras semanas La modernidad biomédica flaquea frente a lo impredecible de los
de existencia no despierta ninguna objeción moral. Kuhse y Singer (1985) datos elementales de la condición humana que tienen reacciones consi-
retoman esta tesis y consideran que el recién nacido debería ser suprimido derables en el sistema de sentido. El niño entra en la era de la repro-
si sufre y si no está capacitado para llevar una existencia autónoma y razo- ducción industrial. Pero, al igual que la obra de arte analizada por Walter
nable. La imperfección no perdona. P. Kemp (1997, 167) denuncia este Benjamin, ¿no pierde unicidad, misterio, aura, diferencia? Lo mismo que
razonamiento y señala las contradicciones de esos autores que, en toda la paternidad. Sometida a manipulaciones técnicas, modalizado el pequeño
lógica, deberían legitimar el infanticidio al menos hasta los dos años si no se convierte en un objeto de inversión. Si todas las sociedades humanas,
más tarde, en el momento en que el niño se distingue de los otros al tomar como nos recuerda F. Héritier, utilizan formas de regulación social de la
conciencia de sí. Tal propósito no contradice la instrumentalización del infertilidad, esos modos de reajuste se inscriben en tradiciones fundadas
niño presente sobre todo en la versión americana de la asistencia médica en mitos. No sucede lo mismo en nuestras sociedades contemporáneas en
para la procreación; lleva solamente a su término, de manera cínica, una las cuales el abanico de las PMA y las fantasías que hacen posibles produ-
voluntad de control de calidad que no se preocupa del estado de ánimo. cen rupturas a nivel simbólico en las parejas y en los niños nacidos de esas
La reducción del sujeto a su cuerpo como una medalla sin reverso justifica técnicas, así como en los imaginarios sociales de nuestras sociedades.
sin objeción de conciencia el paso al acto. La perfección del cuerpo, como En el contexto del secuenciamiento del genoma y de juego con las gene-
cierta medicina la etiqueta, es la única salvación. raciones, de solicitudes insólitas de parte de parejas o de mujeres solas,
de niños a la carta, etcétera, las PMA liquidan referencias profundamente
Indecidible arraigadas en el anthropos e inducen paralelamente en muchos casos
Si se trata de un pedido con fines estrictamente utilitarios, cabe interro- un temor que atañe la aptitud para la felicidad de los niños que nacen en
garse sobre el lugar que ocupa la identidad propia del niño, como si las esas condiciones.
condiciones que rodean su origen carecieran de importancia. El silen-
cio o la revelación a este respecto tendrán incidencias en el niño, pero Si no podemos aprehender al embrión, las procreaciones sin sexuali-
también los padres se interrogarán largo tiempo sobre la actitud que deben dad, sin cuerpo, enmarcadas en la paciencia sin fin de las parejas infértiles,
tener, tal vez con cargos de conciencia: ¿qué dirán de las condiciones de esos embarazos médicamente asistidos en ocasiones, incluso después de
procreación, de la eventual selección de embriones? El cuerpo de la mujer la menopausia, con el bricolaje científico que los acompaña y la ruptura
es concebido como un laboratorio en el cual se da a luz técnicamente una
reformulación de sus funciones; un lugar en el cual se inventa una antropo- 44 H. Rouch (1995, 251) hace un análisis de la indeferenciación sexual "presente en esas técnicas de repro-
ducción artificial".

96 97
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

de filiación simbólica que traen consigo cuestionan igualmente el est 4. Un borrador del cuerpo para las ciencias
tus de la maternidad y, por qué no, el de la mujer. Las numerosas técni de la vida
cas de PMA instrumentalizan el embarazo y hacen a menudo de la madr
la simple portadora de una creación totalmente médica. El niño, finalmente,
escapa al entendimiento contemporáneo de ser comandado, manufactu- Nos enfrentamos a cuestiones últimas desde
rado, verificado antes de la entrega, eliminado si no responde a la solicitud
el momento en que nos proponemos intentar la fabricación del
de los padres, objeto de una voluntad y ya no de un deseo; ya no conce-
ser humano. Y todas convergen en una sola:
bido en el placer de la pareja sino en la programación médica. Como si el
¿cuál será su imagen?
inconsciente no existiera, como si no conociéramos los sufrimientos liga-
dos a la cuestión del origen o las patologías del secreto que pesan sobre
Hans Jonas, Philosophical Essays
la concepción del niño. La responsabilidad hacia el niño convertido en un
bello objeto técnico, no despierta casi ninguna inquietud en los padres
que anhelan tener un hijo de sí mismos para sí mismos. Para cierta racio-
nalidad médica el niño no es más que el cruce deliberado de gametos
y no la conjunción de un hombre y una mujer, lo demás no entra en su juris-
dicción; en este caso la medicina se desentiende sin perturbar su buena La información como mundo
conciencia. Algo es cierto: el cuerpo que no es producido por la técnica Existe una fuerte tendencia en el mundo contemporáneo que considera
es indigno, sobre todo el cuerpo de la mujer o del recién nacido; por ello, toda forma de vida como una suma organizada de mensajes. La informa-
los procedimientos de supervisión y de control vigilan que sean colmados ción regula los niveles de existencia, vacía las cosas de su sustancia propia,
sus defectos ontológicos.
de su valor y de su sentido a fin de hacerlas comparables. La información
opone a la infinita complejidad del mundo un modelo único de comparación
que coloca en el mismo plano realidades diferentes. H. Atlan lo dice muy
bien: "lo que la biología nos enseña acerca del cuerpo hace desaparecer
lo que la sociedad, la historia, la cultura nos han enseñado acerca de la
persona. Desde un punto de vista biológico, la persona no existe. Lo cual
no quiere decir que en la sociedad la persona no exista. La persona es
una realidad social y la sociedad uno de los elementos más importantes
de nuestra vida. La biología dice solamente: el cuerpo es un mecanismo
impersonal, resultado finalmente de interacciones entre moléculas" (Atlan,
1994, 56). Para F. Jacob igualmente "todos los seres vivos están consti-
tuidos de los mismos módulos distribuidos de diferente manera. El mundo
vivo es una especie de combinación de elementos de número infinito seme-
jante al producto de un gigantesco mecano armado en el incesante brico-
laje de la evolución. Es éste un cambio de perspectiva en el mundo de la
biología que tiene lugar a lo largo de estos últimos años" (Jacob, 1997, 12).
La biología penetra en el terreno de la informática y se apropia una metá-
fora fundadora de ésta: el organismo vivo es un mensaje. Para F. Jacob,

98
99
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
toda estructura material (viva o inerte) es comparable a un mensaje "en el nuestra mirada "como a la orilla del mar un rostro de arena" (Foucault,
sentido que la naturaleza y la posición de los elementos que la constitu- 1966, 398). La información no conoce fronteras de especies o de reinos;
yen, átomos o moléculas, resultan de una elección entre una multitud de es indiferente a lo singular, al mismo tiempo que elimina los cuerpos borra
posibles. Por transformación isomórfica, según un código, tal estructura todo rastro de ser. Su antropología se vuelve una física meticulosa de los
puede ser traducida a otro juego de símbolos" (1970, 271-2). F. Jacob elementos. Tal visión del mundo ya no permite desde el origen una moral,
cita a Wiener, fundador de la cibernética, quien insiste en que nada impide puesto que el rostro del Otro pierde consistencia para responder por sus
"considerar un organismo como un mensaje". La biología se convierte a su actos. Aun si no nos encontramos más que al inicio del camino, la figura
vez en una ciencia de la información. El sujeto se disuelve en sus compo- humana se desliza lentamente hacia el anacronismo.
nentes elementales, es un haz de informaciones, una serie de instrucciones
que guían su desarrollo. Las antiguas perspectivas de lo humano se disuel- El Proyecto Genoma
ven al no encontrar ya en su ruta un sujeto, sino genes e informaciones: una El Proyecto Genoma" consiste en identificar el encadenamiento de los
nebulosa significante pero cuyo rostro es indiferente. miles de millones de elementos que componen la estructura del ADN
y en determinar la localización del conjunto de los genes del hombre.
La reducción epistemológica es legítima, acompaña a todo desarrollo Esos elementos son bases parecidas a letras químicas que forman una
de la conciencia, pero en el discurso y los imaginarios de muchos cientí- palabra; el gene comanda las proteínas, y en consecuencia, la fabrica-
ficos ésta desborda su dominio de aplicación para englobar al individuo ción de un rasgo: el color de los ojos, la composición de la hemoglobina,
mismo y disolverlo, por ejemplo, bajo la forma de su programa genético. etcétera. El objetivo consiste en constituir una inmensa enciclopedia de
Esta disolución del sujeto tiene graves consecuencias en el plan práctico referencia para la biología y la medicina del mañana. Se trata de estable-
o moral puesto que elimina lo humano concreto. La noción de información cer la secuencia completa del genoma y de comprender la función y el
(en el dominio biológico o informático) derriba las fronteras entre el hombre desarrollo del gene. Este proyecto nació de la conjunción de la genética
y la máquina, y justifica la humanización de la Inteligencia Artificial o la meca- (con la progresión de la biología molecular) y del sostén logístico de la
nización del hombre y su institución médica en el contexto de las procrea- computadora sin la cual sería impensable". Biología e informática caminan
ciones médicamente asistidas o de las intervenciones génicas. Se rompen a la par dando vida a elementos fundadores del mundo contemporáneo,
así, los ontológicos clásicos y se destruyen las distinciones de valor entre perfilando el paisaje técnico de la nueva Génesis de la cual habla Rifkin.
el hombre y sus instrumentos, al tiempo que se introduce un cambio moral El proyecto concibe un banco de datos de más o menos tres mil millones
considerable. La resolución de lo vivo y de lo inerte bajo la égida de la infor- de entradas. Miles de investigadores son movilizados con recursos consi-
mación abre la vía a la indiferenciación, al fin de los reinos: el hombre, el derables para identificar el mensaje hereditario que contienen las célu-
animal, el objeto, el cyborg no son ya fundamentalmente opuestos como las humanas. Ese trabajo inmenso consiste en entender los mecanismos
en el humanismo tradicional. "Los seres vivos no son ya percibidos como de acción del genoma a fin de, tal vez, lograr un día atender mejor ciertas
entidades individuales, escribe Rifkin, pájaros, abejas, zorros, gallinas, sino enfermedades genéticas que afectan al hombre y algunas multifuncionales
como conjuntos de información genética. Todos los seres vivos son vacia- en las cuales la predisposición genética juega un papel relevante. Habrá
dos de sus sustancias y transformados en mensajes abstractos. La vida se que esperar, sin embargo, a que los resultados puedan ser interpretados.
convierte en un código en espera de ser descifrado. Se olvida su carácter Acerca de la historia de este proyecto y su inclusión en una vasta utopía de la salud: Sfez (1995, 131 ss.).
45
sagrado o su especifidad" (Rifkin, 1998, 282). El hombre mismo se borra Sin embargo mucho permanece, desconocido. Existen cerca de cien mil genes activos en el hombre y que
no representan más que el 5% del ADN. El significado de esta parte considerable de ADN no movilizado
en este sorprendente anhelo de denigramiento de sí. En la última línea de queda al margen de la investigación. Por otra parte, además de las relaciones entre los genes mismos, falta
comprender el tejido de relaciones que conecta el gene, los tejidos, los órganos, las funciones y el medio
Las palabras y las cosas, M. Foucault recordaba la invención reciente del exterior a fin de situar con precisión su eficiencia.
46 Es precisamente lo que rechazan los defensores del todo genético que hace posible esta empresa, es
hombre y tal vez su próximo fin. El sujeto del humanismo se difumina bajo decir, una interacción estrecha entre diferentes campos de investigación que se refuerzan cada uno con
sus aportes mutuos.

100 101
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

El secuenciamiento del genoma es solamente una etapa: la determinación y de condiciones internas propias. "Los organismos no encuentran un
del origen de la enfermedad suficiente para curarla, la búsqueda de trata-


mundo preconcebido completamente en cuyo seno se desarrollan. Ellos
mientos curativos es la consecuencia compleja que emana de ella. Aunque mismos construyen el mundo. De manera recíproca, las fuerzas internas no
algunos biólogos son criticados a este respecto. Para M. Veuille, una vez son autónomas sino que reaccionan en función de sus interacciones con
el secuenciamiento acabado, los biólogos estarán frente a un texto apenas el exterior. Una parte de la maquinaria química interna de la célula es fabri-
legible "un poco como un no francófono que se obstinara en leer a Proust cada cuando las condiciones externas lo requieren" (Lewontin, 1993, 135).
de la primera a la última línea, a sabiendas que es sutil, pero sin tener las La secuencia del ADN no es una parte de la existencia del hombre que se
claves... Ciertamente la lectura será interesante en sí y permitirá a la investi- haga transparente al sacarla a la luz del día; su importancia se determina
gación fundamental hacer descubrimientos sobre la naturaleza del genoma tanto por lo que es como por lo que el sujeto hará con ella durante su
pero no hay que creer, como tanto se repite, que esto será directamente muy particular vida, sin embargo, se elimina sistemáticamente la frontera
aprovechable en términos de biología aplicada a la medicina" (en Debru, entre la determinación de enfermedades genéticas y la determinación de
1991, 37). Muchos genes defectuosos son ya conocidos y más o menos comportamientos. F. Gros, por ejemplo, al manifestar su entusiasmo por
localizados, su secuencia de ADN identificada, pero las terapéuticas están el Proyecto Genoma, resume el alcance de éste: "someter el comporta-
aún lejos. "No solamente todas las tentativas por transformar el conoci- miento humano y los mecanismos vitales a un algoritmo gigantesco cuyo
miento de las secuencias de ADN en terapia eficaz han fracasado hasta programa sería el cromosoma y el cual estaría de tal modo bajo nues-
ahora sino que es difícil concebir tentativas futuras que pueden evitar este tro control que se prestaría a un tratamiento informático" (1990, 220).
fracaso" (Lewontin, 1993, 142). El genoma sigue siendo un continente F. Gros no establece ninguna distinción entre los "mecanismos vitales"
no explorado pero da lugar a ásperos conflictos de intereses y sobre y los "comportamientos" a pesar de que estos últimos no tengan nada
todo propaga un ambiente social deletéreo que da al público la impresión que ver con la genética. "Los científicos que se dedican a la promoción
de que todo comportamiento está genéticamente programado, entregando del Proyecto Genoma rechazan explícitamente un determinismo genético
al individuo sin remisión a su destino.
absoluto, pero no se puede evitar la impresión de que se trata de una
negación puramente formal que no procede de ninguna convicción verda-
El genoma humano es un dato evolutivo infinitamente complejo en dera. Si se toma seriamente la proposición según la cual el organismo está
el cual interactúan en ocasiones decenas de genes para una sola infor- codeterminado por fuerzas internas y externas en interacción constante,
mación; no es el repertorio de una fatalidad sino un conjunto de virtua- a idea según la cual la secuencia del genoma humano será el Grial que nos
lidades que se expresan de manera diferente según el medio social, revelará lo que significa el hecho de ser humano, que cambiará la concep-
cultural o ecológico del individuo. Para la biología contemporánea, cada ción filosófica de nosotros mismos o que nos develará el secreto del
individuo es una suma considerable de genes que han sido potencializados funcionamiento de la vida pierde toda credibilidad" (Lewontin, 1993, 136).
y modelados por condiciones de existencia particulares. La interacción El comportamiento es culturalmente determinado, no tiene que ver más
de los genes con el medio es la única realidad biológica a excepción de que de manera lejana y trivial con la biología, excepción hecha de la opinión
los rasgos físicos o de raras enfermedades cuyo determinismo genético de algunas formas particulares de integrismo genético.
es estricto. Por otra parte, los genes contienen una infinidad de instruc-
ciones necesarias para el desarrollo del ser vivo, pero no determinan de Lo genéticamente correcto
ningún modo su comportamiento. El "cálculo" del organismo a partir de La sociedad americana vive una formidable fascinación por los genes y
la secuencia completa del ADN es un fantasma cientificista o una manio- las interpretaciones biológicas de los comportamientos. Las referencias
bra que finge olvidar que la forma humana no se reduce al despliegue de a los rasgos genéticos son abundantes en las series, las películas para
su ADN sino que es la resultante compleja de interacciones con el medio la televisión, la prensa, las revistas femeninas, o en el discurso político.

102
103
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
El gene se ha convertido así en un "icono cultural", un equivalente laico del gene sería la transparencia del sujeto, un develamiento de su destino
de la concepción del alma en el cristianismo" (Nelkin, Lindee, 1995, 17). El en términos de enfermedades o de comportamientos. Los videntes se han
gene encarna la verdad escondida del sujeto a pesar de sus subterfugios quedado desempleados, los biólogos vaticinan ahora el futuro del indivi-
de apariencia. La creencia se difunde como una mancha de aceite bajo duo, sus probabilidades de carrera, sus gustos sexuales, sus posibilidades
la forma de una cultura de masa que explica mágicamente las situaciones de tener éxito en la vida, su inteligencia, etcétera. El gene define la atmós-
sociales. Se habla comúnmente de gene de la resistencia de la pereza, del fera de nuestras sociedades contemporáneas, una mitología moderna,
ahorro, de la celebridad, del éxito de las matemáticas, del hedonismo, de la una palabra clave y mágica de las conversaciones ordinarias en términos
felicidad, de la propensión a la toxiconomía (id., 16). irónicos o serios.

En 1997, investigadores ingleses creen haber descubierto un grupo Que la violencia sea de origen genético es, por ejemplo, una idea
de genes que favorecen las competencias relacionales de las mujeres jóve- popular hoy en día en los Estados Unidos, retomada no solamente por
nes. "La naturaleza femenina", asociada al dolor y a la sensibilidad, emerge la sociobiología sino también por los medios masivos de comunicación.
nuevamente mientras que otros biólogos explican el déficit de ternura El "cromosoma del crimen" y el "criminal nato" se vuelven lugares comu-
del hombre por su necesidad de combatir o de matar para sobrevivir (en nes. Y de tal modo que en 1986, en Sevilla, dos decenas de científicos
Rifkin, 1998, 201-202). Se afirma con sabiduría que los negros corren más de renombre bajo la dirección de J. Goldstein, se reúnen y denuncian en
rápido, que saltan más alto, tantas cualidades que no requieren ningún un texto de síntesis que la guerra se debe a un "instinto, a genes o a meca-
aprendizaje. Sin embargo, son menos inteligentes. Maravillémonos con nismos cerebrales" (Nelkin, Lindee, 1998, 132). De la misma manera que
un gene que ha sabido prever la invención reciente de la carrera de los cien en la época de la trata de negros se habría afirmado sin duda la exis-
metros o del básquetbol. Sin duda, existe un gene que favorece la creencia tencia de un gene de la esclavitud, los adeptos del integrismo genético
de que los genes son una respuesta a todas las preguntas. Ese fantasma consideran ahora que la criminalidad es hereditaria y que afecta de forma
de la omnipotencia del gene encuentra eco solamente en una minoría de desigual a las clases y las "razas". Las prisiones estadounidenses mues-
investigadores47, pero su discurso es con frecuencia escuchado por los tran un fuerte porcentaje de encarcelación de negros, de lo cual concluyen
políticos y difundido en forma de lugares comunes por los medios masivos la dimensión "racial" de la criminalidad. En 1992, un funcionario de la admi-
y las charlas de café; estos discursos ocupan fácilmente la primera página nistración Reagan dijo que los negros americanos han sido "condicionados
de los periódicos pero su refutación es más discreta incluso sin tener por diez mil años de selectividad en la batalla individual, y por la moral anti-
en cuenta esos mismos medios. Esta pasión por una interpretación fatalista trabajo que es corolario de la vida en libertad en la jungla" (Nelkin, Lindee,
de los comportamientos acompaña la mediatización de las investigacio- 1998, 166). Herrnstein y Murray (1994) atizan las polémicas trasatlánticas
nes del genoma humano y es consecuencia directa de las declaraciones al afirmar el carácter hereditario de la inteligencia y la inferioridad de los
de grandes biólogos que afirman que el desciframiento del genoma entraña negros: su dotación genética los conduciría en masa a las estadísticas
una promesa de revelación de esos comportamientos. De esta manera, de la pobreza, del desempleo, de la delincuencia, de los nacimientos ilegí-
se afirma la autoridad de las tesis del integrismo genético defendidas sobre timos. La organización social discriminatoria es así generosamente librada
todo por los sociobiólogos. de sus responsabilidades. T. Duster denuncia la biologización de proble-
mas sociales y subraya que esas investigaciones se enfocan siempre los
En las representaciones del público en general, alimentadas por cier- mismos grupos sociales y descuidan los estudios que podrían realizarse
tos científicos que rebasan el rigor de la disciplina, el ADN es la proyección acerca de los comportamientos criminales de quienes se encuentran
biológica de las estructuras mentales y físicas del sujeto. La transparencia en el poder o representan a grupos privilegiados. Cuando la criminali-
47 Investigadores que rara vez son genetistas, más bien etologistas (Dawkins), entomologistas (VVilson), psi-
dad de cuello blanco es mencionada en el medio en que los negros son
cólogos (Herrnstein, Jensen, Eysenck, Murray, Rowe, Mednick,...), etcétera.

104 105
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
minoritarios en relación con los blancos, autores como Wilson o Herrnstein cuales tienen predisposición (¿genéticamente?). Jensen no teme afirmar
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

señalan sutilmente que esa cifra se explica por el hecho de que la débil inte- que los resultados de los negros en las pruebas de inteligencia mejoran
ligencia de los negros hace posible para muy pocos el acceso a tal nivel. en función directa de la claridad de su piel (Jensen, 1974, 58).
Dicho de otra manera, reduce Duster, "cuando los blancos cometen más
crímenes en la cima, atribuyen esto a estructuras de oportunidad; cuando En 1994, Murray y Herrnstein vuelven a abrir el debate sobre el carác-
los negros comenten más crímenes, implícitamente predomina un rasgo ter racial de la inteligencia. Según ellos el IQ explica las diferencias socia-
de su raza" (Duster, 1992, 167). les; no está ligado al medio sino que es de origen genético y por lo tanto,
hereditario. Los negros generalmente abajo en la escala social son bioló-
En los años setenta en los Estados Unidos y en el Reino Unido, unos gicamente inferiores y ocupan una posición legítima. Murray y Herrnstein
cuantos psicólogos se inscriben en el ambiente político del momento se levantan contra las ayudas sociales que les son conferidas y que según
que tiende a la reducción draconiana de las políticas sociales. Afirman ellos perpetúan la miseria, la criminalidad y el nacimiento de numerosos
el carácter hereditario de la inteligencia y las disparidades raciales que niños condenados a un destino genético inevitable. Temen que los negros
la caracterizan. Las turbulencias tradicionalmente atribuidas al medio y intelectualmente desfavorecidos estén cada vez más aislados en la "versión
a la desigualdad social son percibidas por esos autores como resultado moderna de una reserva India", obligando a la "élite cognitiva" a prote-
de la genética de clases y de grupos. El famoso artículo de Jensen, profe- gerse permanentemente de su violencia. Su propuesta es clara: abando-
sor de pedagogía y de psicología en Berkeley, aparecido en 1969 en el nar los programas de educación especializada destinados a los escolares
Harvard Educational Review, explica que la diferencia de resultados en con dificultades, puesto que su IQ no les permitirá una buena escolariza-
las pruebas de inteligencia a favor de los blancos y en detrimento de los ción; suprimir las alocuciones familiares que alientan a las mujeres pobres
negros es esencialmente de origen genético. Conclusión perturbadora (que se considera tienen un IQ débil) a traer al mundo niños y, en sentido
y arbitraria que no justifica ningún elemento biológico sino al contrario. La inverso, promover la fecundidad de las mujeres de medios privilegiados
noción de "raza" no tiene ningún sentido para las ciencias de la vida. Esta (que se supone tienen un IQ elevado) para elevar la calidad genética de la
noción ideológica evidencia su óptica surrealista si se considera la particu- inteligencia en los Estados Unidos.
laridad de ciertos estados americanos que clasifican como "negra" a toda
persona que posea alguna traza de "herencia negra", aun si esta persona En Gran Bretaña, Eysenck defiende igualmente la desigualdad
es "blanca" por su apariencia. Jensen no se pregunta ni un sólo instante "racial" de la inteligencia. Sus contribuciones aparecen en un contexto
si las condiciones de existencia entre los negros y los blancos de una de campaña política contra la inmigración de los asiáticos y de los negros.
misma categoría económica son comparables. Las diferencias de calidad Organizaciones de extrema derecha encuentran en ellas una base teórica
de las escuelas frecuentadas por los negros y los blancos, la ubicación explícita para afirmar la inferioridad genética de los asiáticos o de los
de los negros en gustos, la confrontación al racismo cotidiano son siste- judíos (Lewontin, Rose, Kamin, 1985, 37-38)48. Aquellos que defienden
máticamente ignoradas para privilegiar mejor una hipótesis estrictamente una diferencia genética ineluctable entre "razas", como Eysenck o Jensen,
biológica. Los negros estarían desempleados no debido a las limitaciones son hostiles a cualquier programa de educación o de política social en
de sus condiciones de existencia, al racismo o su dificultad para encontrar favor de las poblaciones pobres. Si la inteligencia es innata, no cederá
un empleo a causa del color de su piel sino a su falta de iniciativa y a una nunca, aun frente a una movilización con medios sin precedentes. Y como
insuficiencia intelectual innata. El apoyo escolar ofrecido a los niños negros esto representa un costo para el contribuyente, es mejor no hacer nada.
es por lo tanto inútil a los ojos de Jensen. No se rectifican diferencias bioló-
gicas con buenas intenciones. Los negros deben en lugar de esto reci- 48 M. Webster, uno de los lideres del National Front, un partido de extrema derecha británico fundado en
1967, escribe que "la contribución más importante que estimuló a los racistas y desanimó a los multirracia-
bir una educación apropiada, centrada en las tareas mecánicas para las les fue la publicación en 1969 del artículo del Pr. Arthur Jensen en la Harvard Educational RevieW' (citado
en Billing, 1981, 65).

106 107
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Además, supone Jensen, esta ayuda puede serle reprochada más Él cita los trabajos de Dahlberg: "si un gene específico aparece como
tarde a los políticos culpables de favorecer que los niños negros no hayan responsable del éxito y de una mejoría del estatus, éste podrá fácilmente
tenido una política eugenista suficientemente previsora. En una frase de ser concentrado en las clases socioeconómicas más elevadas" (Wilson,
una rara marrullería, Jensen expresa su temor de que "la política social 1987, 539). Para el integrismo genético, el comportamiento humano se da
actual desprovista de perspectiva eugenista lleve a la esclavitud genética como el desarrollo social y cultural de una maquinaria genéticas'.
a una parte sustancial de la población. Las consecuencias podrían ser para
las generaciones futuras como la más grande injusticia de nuestra socie- La virulenta reaparición del debate entre lo innato y lo adquirido encuen-
dad hacia los negros americanos" (citado en Billing, 1981, 63). Eysenck, tra su sitio en un contexto marcado por la fascinación hacia la genética, por
más directo, teme que las ayudas aportadas a los negros sean nocivas el recrudecimiento de las ideologías de extrema derecha y por un nuevo
para los intereses "raciales" de los blancos: por cada admisión de un negro cuestionamiento de las ventajas políticas y sociales obtenidas por ciertas
apocado y con una instrucción pobre [...] se forzaría a un estudiante blanco categorías sociales. Si el mundo no es sino producto de genes, enton-
brillante provisto de una buena cultura a abandonar su formación" (citado ces cambiar el mundo implica solamente cambiar los genes o abstenerse
en Billing, 1981, 78). En una entrevista concedida a Newsweek, él defiende de cualquier intervención que pretenda corregir socialmente las desigualda-
una reforma profunda de la escuela a fin de que ésta tome en cuenta des. Hace algunos años, Shockley, el inevitable premio Nobel, afirmaba que
la inferioridad intelectual de los negros: "un número considerable de niños el sistema de protección social americano era una forma de eugenismo a la
no puede pretender más que un éxito escolar mediocre, debido a sus apti- inversa que contrarrestaba los efectos positivos de la evolución al proteger
tudes limitadas" (10-5-1971). La astucia consiste en pasar la posibilidad a los más débiles y a los "minusválidos genéticos" (en Rifkin, 1998, 209).
de herencia social ligada a condiciones de existencia a la afirmación de una Los problemas sociales serían anomalías corporales, carencias genéticas
herencia genética con el pretexto de que se encuentran rasgos cercanos y no lagunas del funcionamiento social; esos problemas no tendrían reme-
de una generación a otra. Como observa Lewontin, de seguir así, se podría dio y cada individuo ocuparía simplemente el lugar biológico que le corres-
ver en el protestantismo un dato genético". ponde en su sociedad. La política social es cuestionada. Los problemas
que acarrean los desprotegidos, la pobreza, las dificultades escolares,
Para los sociobiólogos o los defensores del integrismo genético la violencia, deben encontrar un tratamiento preventivo mediante una
en general, las desigualdades de estatus social están correlacionadas con discriminación genética y no con ayudas sociales condenadas al fracaso.
las desigualdades genéticas que afectan a cada quien en su justa medida. Si existe una naturaleza humana inmutable, genéticamente determinada,
Las disparidades sociales son para ellos naturales. Herrnstein critica los la sociedad debe aceptarla y no emprender nada para corregir artificial-
análisis sociológicos de la injusticia socia150. Su radicalidad lo lleva a concluir mente desigualdades sociales que están en el orden mismo de las cosas.
que "la tendencia al desempleo podría deberse a una transmisión heredi- La política no debería ser, según ellos, otra cosa que una genética aplicada.
taria familiar de la misma manera que lo es actualmente la tendencia a una El biólogo se vuelve el moralista de los tiempos modernos o mejor:
mala dentición" (en Kevles, 1995, 389). La sociedad es por lo tanto, siem- el jurista de lo ineluctable de los comportamientos. El mundo es simple-
pre "biológicamente justa". Wilson, por su parte, no teme hablar de "socie- mente el mejor de los mundos posibles. Para Wilson "tanto el compor-
dades que muestran una frecuencia alta de genes de "conformidad social". tamiento humano como las actitudes más profundas para las respuestas
emocionales que lo provocan y lo guían son una manera indirecta de
49 Un sociólogo californiano sugiere que la misma oposición a la sociobiología es de origen genético: "es asegurar la permanencia del material genético humano. La moral no tiene
posible que la desconfianza y el desprecio expresados por ciertos individuos hacia ciertas enseñanzas
de la sociobiología sean de origen genético. La lucha contra un destino predeterminado puede efectiva- ninguna otra función demostrable" (Wilson, 1979, 243)52. Visión del mundo
mente tener una utilidad para la supervivencia. Esta lucha implica tal vez el rechazo de teorías que cuentan
que estamos sometidos a un determinismo impuesto por nuestros genes" (en Thuillier, 1981, 216).
50 Congruente con su visión de lo social estrictamente biológica, reprocha con energía a las mujeres america- 51 En una obra precedente hemos denunciado la visión biológica de las emociones para recordar su carác-
nas de medios sociales privilegiados que tengan poco hijos, y teme que los Estados Unidos se conviertan ter socialmente y culturalmente codificado (Le Breton, 1998).
en una "República de cretinos" (Nelkin, Lindee, 1998, 244). 52 El primer capítulo de La Sociobiología de Wilson se intitula "La moralidad del gen".

108 109
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

que mantiene una lógica con la destitución de la cultura y la afirmación tiene solamente un significado biológico; para Wilson no sirve sino para la
perentoria según la cual "es necesario considerar el espíritu [...] como propagación óptima de los genes. En el escenario de la desaparición de las
un epifenómeno de los mecanismos nerviosos del encéfalo" (p. 277). ciencias humanas y de las políticas sociales, "la felicidad completa deberá
atender a la nueva neurobiología" y tener un "código de ética suficiente-
Si las dificultades sociales son de origen genético, la única solución mente preciso" (p. 580).
consiste en rectificar el cuerpo ya sea de manera radical mediante un euge-
nismo negativo que consistiría en prohibir la procreación a ciertas catego- Wilson está convencido de que los avances de la biología confirman
rías sociales o modificando el bagaje genético del individuo para hacerlo los fundamentos genéticos de los comportamientos humanos y ponen
genéticamente correcto. La moral colectiva, el llamado a la responsabilidad a disposición de los científicos los medios de modificar directamente
civil o personal, carecen de fundamento; sólo importa la "moral del gene". la condición del hombre, gracias a las intervenciones génicas. "Podrían ser
Los modos restantes de resolución de los problemas sociales mediante creados poco a poco nuevos tipos de relaciones sociales, escribe Wilson.
procedimientos de redistribución por reformas políticas o medidas educa- Será posible imitar genéticamente el núcleo familiar casi perfecto del gibón
tivas deben ser suprimidos. "llegó el momento de retirar momentánea- de manos blancas o la armoniosa comunidad de las abejas" (Wilson, 1979,
mente la ética de las manos de los filósofos para hacerla llegar a las manos 294). La ingeniería del gene es un refinamiento de lo biológico favorecido
de los biólogos", escribe Wilson (1987, 556). Llevando más lejos aun su por la lucidez de aquellos que como Wilson mismo creen iluminar los
inclinación por el poder, él afirma la base genética de la religión. "La socio- procesos fisiológicos de los cuales los hombres son un juguete incons-
biología puede dar cuenta del origen mismo de las mitologías basándose ciente e indiferente. Se trata solamente de ir en el sentido de la natura-
en el principio de la selección y en la manera como actúa en la estructura leza mejorando las condiciones de sus procedimientos. El fin que busca
material del cerebro humano a lo largo de su evolución genética" (Wilson, la moral consiste únicamente en maximizar la difusión de los genes egoís-
1979, 274). Wilson confiere al "naturalismo científico", la ambición de tas; y los biólogos deben simplemente ponerse a su servicio.
demostrar "la religión tradicional" al sacar a la luz sus fundamentos biológi-
cos disimulados. A partir de entonces, piensa él, la teología va desapare- Los sociobiólogos fingen confundir modalidades de educación
ciendo aunque no la "fuerza vital" genéticamente arraigada de sus adeptos. y desigualdades sociales con una determinación biológica; buscan natura-
Wilson afirma participar activamente en la recuperación de "esta fuerza" lizar la moral, darle una base universal y absoluta, ignorando la diversidad
en provecho de los científicos, quienes sustituirían a los sacerdotes para de las culturas y de los hombres. Justifican así las desigualdades sociales,
dar las indicaciones necesarias a la conducta de las sociedades. Wilson y políticas, puesto que la interpretación biológica implica pensar que
se siente en efecto contrariado porque a la ciencia le falte la "fuerza vital" la selección distribuye "naturalmente" y por lo tanto con toda justicia
que provoca la adhesión religiosa. El descrédito de los sacerdotes debería las competencias individuales y colectivas. La existencia sigue siendo
permitir transferir su antigua autoridad a las manos de los biólogos: "llegó una "lucha por la vida" en la que "los más aptos" son ganadores y sostie-
el momento, dice Wilson, de preguntarse si existe un medio de desviar el nen las riendas de la sociedad mientras que los otros están a su servicio.
poder de la religión para ponerlo al servicio de esta nueva empresa que
devela las fuentes de ese poder" (Wilson, 1979, 275). La biología es la La ideología para la cual todo es genético, que fascina a los medios
nueva religión consagrada al culto del gene. Para Dawkins, el sujeto se masivos, difunde en la sociedad la idea de un destino que se impone al indi-
disuelve en su ADN; no es sino la habitación construida por sus genes a fin viduo cualesquiera que sean sus tentativas para cambiarlo. Hay otros que
de reproducirse lo mejor posible. "Nosotros somos máquinas de supervi- esperan solamente que el descubrimiento de un gene de la depresión, del
vencia, robots programados a ciegas para preservar las moléculas egoís- alcoholismo, de la obesidad, o de la homosexualidad, por ejemplo, reduzca
tas conocidas bajo el nombre de genes" (Dawkins, 1996, 7). La moral el rechazo social del que somos víctimas. Algunos abogados defienden
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

ahora a sus clientes arguyendo una serie de fenómenos biológicos tales de violencia urbana mediante programas de educación o una mejor repar-
como "la influencia del porcentaje de azúcar sanguíneo (argumento llamado tición de la riqueza son empresas inútiles y costosas ya que no se puede
de la "baja de alerta"), el síndrome premenstrual, la depresión posparto, luchar contra la naturaleza. La genética es la forma moderna del destino;
e incluso la posesión de un cromosoma Y suplementario" (Nelkin, Lindee, 0 si las desigualdades de cualquier orden son repartidas biológicamente,
1998, 219). Estos argumentos son expuestos para explicar que sus clien- éstas son inmutables, consecuencia moderna de la aplicación sin piedad
tes actuaron fuera de sí mismos y, por lo tanto, no deberían ser acree- de la selección natural. El integrismo genético milita por una intervención
dores a una pena. Los defectos del cuerpo explican las anomalías de la biológica sobre el cuerpo más que por acciones sociales que tiendan
existencia, incluso las legitiman. Si el asesino es portador de un "cromo- a mejorar las condiciones de vida de los individuos53. La fetichización del
soma del crimen" él no es más que la inocente víctima de una maquinaria ADN es una mitología naturalista que intenta justificar la discriminación
genética que lo somete a su influencia. De la misma manera, los padres social y la exclusión.
"bien" cuyos hijos no tienen éxito en la escuela, o se deprimen, o tienen una
tentativa de suicidio, o se adhieren a una secta o caen en la delincuencia, Como consecuencia del discurso entusiasta, y en ocasiones casi
no serían responsables de ello. Ciertos genes defectuosos debieron empu- religioso que acompaña el Proyecto Genoma, de las sumas invertidas
jar a sus hijos a esos comportamientos sospechosos. No deben sentirse en él, de las justificaciones de sus promotores, se ha difundido cierto
culpables, ni interrogarse sobre su manera de vivir o de proteger o no determinismo biológico que rebasa el campo de la enfermedad para llevar
a sus hijos; no tienen ninguna responsabilidad en la elección de su exis- a la creencia que todas las turbulencias sociales se arraigan en defectos
tencia. Maravilloso antídoto a la responsabilidad individual o social. Si genéticos específicos, que con certeza serán descubiertos un día. De allí
la inteligencia es hereditaria, estimularla mediante una atención propicia surge el fantasma que afirma que los genes transparentan el perfil moral
carece de incidencia. Algunas revistas americanas destinadas a los padres, del individuo. La preocupación terapéutica con la que inició el proyecto
hablan ya del programa genético de desarrollo que el niño deberá seguir se transforma así en un deseo inconfesado de descubrir los fundamentos
cualquiera que sea la calidad de su medio. Si se admite que el desempleo, genéticos de las conductas humanas, tradicionalmente atribuidas al domi-
la delincuencia, la falta de éxito escolar son predisposiciones genéticas, nio de lo adquirido. Levi-Strauss no habría creído definirlo tan bien cuando
entonces, el Estado o la sociedad son descargados de toda preocupación escribió que los últimos refugios de la trascendencia encarnaban en la
a este respecto, tanto más cuanto que todo programa de ayuda social es biología. L. Sfez denuncia en este sentido que en las ideologías genéticas
inútil, puesto que está biológicamente infundado. La convicción de que los emerge una nueva religión (Sfez, 1995, 174). El genetista W. Gilbert, uno de
problemas psicológicos o sociales son de carácter genético favorece la los promotores del Proyecto Genoma, escribe que "el secuenciamiento de
pasividad o la resignación; libera al individuo o a la sociedad de cualquier la totalidad del genoma humano es el Grial de la genética humana". Gilbert
responsabilidad: es un formidable elogio del status quo. La lucha contra comienza sus conferencias sacando de su bolsillo un disco compacto
la injusticia y la desigualdad social o la redistribución de los recursos no y afirmando a su auditorio: "ustedes están aquí". J. Watson, el primer
es ya obligatoria puesto que aquello que modifica las formas sociales se jefe del Proyecto Genoma expresa permanentemente su convicción de que
reduce a efectos genéticos. El feminismo que se supone debe ir a contra- "nuestro destino está inscrito en nuestros genes". La portada de uno
corriente de los datos genéticos resulta ilusorio y biológicamente nefasto, de los números de enero de 1994 de Times muestra la imagen "crística" de
al igual que los logros de los derechos cívicos, puesto que los negros no un hombre con los brazos en cruz, el pecho bañado de luz, que enmarca
disponen de los mismos recursos genéticos que los blancos. Incrementar
la justicia social, estimular la escolarización de niños de medios sociales 53 Más que nunca, las ciencias sociales deben recordar la responsabilidad colectiva hacia las desigualdades
sociales y las numerosas injusticias que viven nuestras sociedades; frente a un sufrimiento social creciente
desfavorecidos, luchar contra la discriminación racial o contra la opresión no puede haber fatalidad. El hombre es el creador del mundo en el cual vive, es una invención del sentido
que construye y no de los genes como pretenden ideologías políticamente dudosas. El hombre no está
de los hombres y las mujeres, prevenir la delincuencia, conjurar las formas dotado genéticamente de una cultura y de una moral: tiene la posibilidad de adquiridas y creadas según su
historia; no es el producto de sus genes sino de lo que él hace con ellos.

112 113
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

una doble hélice. El ADN se transforma en una nueva religión, cercana La patente de lo vivo
a la gnosis. El cuerpo es igualmente el lugar de la Caída, el disfraz ridí- En 1981, algunos organismos internacionales se enfrentan a intereses
culo que encierra el alma, es decir, el ADN. Como una serie de instruc- privados, específicamente en relación con el perfeccionamiento de una
ciones programadas al nacimiento, una simple copia del fichero genético, vacuna contra el paludismo, elaborada por investigadores de la Universidad
el cuerpo es perecedero e imperfecto, sólo su ADN es inmortal y adoptará de Nueva York apoyados con un financiamiento de la OMS. La firma cali-
millones de formas durante su eternidad biológica. El hombre identificado forniana Genetech reclama la totalidad de los derechos inherentes a la
a una carne imperfecta encuentra su salvación únicamente en sus genes patente de la vacuna. La compañía debía proceder a su producción indus-
de los cuales no es más que el campo de ensayo. Si algunos de ellos trial con un margen de ganancias reducido de manera que estuviera dispo-
están alterados o son portadores de una anomalía, es necesario eliminarlos nible a bajo precio para los países del Sur. Finalmente, Genetech se retira
o corregirlos para no agregar más defectos corporales que se transfor- del proyecto (Blanc, 1986, 154). La participación de intereses privados
marían en limitaciones o enfermedades. en el Proyecto Genoma o en el marco más amplio de las biotecnologías
abre la cuestión de la salud pública. Por otra parte, la falta de solvencia
La selección genética, las terapias génicas son medidas draconia- de numerosos países de la zona sur lleva a privilegiar los trabajos que
nas que protegen el ADN. La antigua fórmula socrática de "conócete se centran en enfermedades que afectan a las sociedades ricas, en detri-
a ti mismo" no emana ya de una comprensión moral de sí, sino la de la mento de aquéllas que causan devastaciones en el resto del mundo (lepra,
lista de genes que se supone norman el comportamiento. La religiosidad paludismo, enfermedades parasitarias, tuberculosis).
del discurso se traduce también en la convicción de que la enfermedad
y el dolor van a desaparecer en lo sucesivo con la afinación genética del Las investigaciones sobre el genoma son costosas en tiempo y en
hombre. G. Venter, una de las puntas de lanza del Proyecto Genoma, prevé dinero; no son financiadas por organismos internacionales sino por institu-
incluso el fin próximo de la medicina: "la genética va a prolongar la vida ciones nacionales que siguen, cada una de ellas, un funcionamiento parti-
al mejorar las capacidades de la medicina. En un momento dado, será cular. En los Estados Unidos, los organismos públicos están a veces en
superfluo tratar las enfermedades. A partir del instante en que sepamos competencia en la búsqueda de créditos y, por lo tanto, en la afirmación
que alguna puede aparecer y al saber que podemos evitarla modificando de una eventual prioridad para los descubrimientos o sus aplicaciones,
nuestro estilo de vida o mediante una intervención directa en los genes, en medicina particularmente. Fundaciones privadas o sociedades inte-
ya no habrá lugar para la enfermedad" (Courrier International, no. 412, resadas en la comercialización del gene o sus aplicaciones en medicina
1998). Lyon y Gorner, al evaluar los avances genéticos y cediendo ellos predictiva o terapéutica complican más aún el paisaje de la investigación.
mismos al vértigo milenarista, prometen el fin próximo de "ciertas enferme- Los diferentes estados implicados en el Human Genome Project diver-
dades mentales, de la diabetes, de la hipertensión arterial o de casi cual- gen sobre la cuestión de la patentación de lo vivo. Francia, por ejemplo,
quier otra enfermedad [...] La forma última de terapia génica consistirá tal rechaza este principio mientras que Estados Unidos lo favorece. El Comité
vez en que nuestra especie llegue a sobreponerse a su herencia inferior Internacional de Biología de la UNESCO, reunido en noviembre de 1997,
para aprender a explicar su nuevo conocimiento con sabiduría y benevolen- considera que el genoma humano es "en un sentido simbólico, patrimonio
cia" (en Castells, 1998, 74). La visión religiosa de esos científicos incluye de la humanidad" y que "su estado natural no debería dar lugar a ganan-
la desaparición del mal biológico. Rectificado por la ciencia, nuestro cuerpo cias pecuniarias". Pero este texto que recuerda con energía que "los indi-
será necesariamente perfecto. viduos no se reducen a sus características genéticas" no tiene más que un
valor moral, carece de valor de ley. Las sociedades privadas esperan obte-
ner beneficios sustanciales a cambio de sus inversiones: no se dedican
a la filantropía. La aplicación de las reglas de la propiedad intelectual a los

114 115
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
genes no concierne solamente a las industrias biotecnológicas o farmacéu- las humanas y de una medida terapéutica. El único mérito de la empresa
ticas sino también a los investigadores que trabajan en las universidades consistía en haber aislado esas células y haberlas congelado. La patente
y a los organismos de Estado. Ciertos laboratorios, en particular trasatlán- es sin embargo otorgada a principios de 1997. Numerosos organismos
ticos, pretenden patentar genes secuenciados por ellos, a fin de ceder sus apelaron la decisión. Biocyte tiene, en efecto, el derecho de rehusar el uso
derechos de explotación a cambio de dividendos. Uno de los problemas de esas células a cualquier persona o solicitante que no le pague los dere-
mayores nacidos de la patentación reside en los obstáculos a la circula- chos requeridos. La sociedad posee la propiedad comercial de esta parte
ción de la información que se generan en tanto que la patente no ha sido del cuerpo humano. "Mientras tanto, escribe A. Kahn, ningún padre del
registrada. El miedo de ser rebasado trae consigo el secreto y una pérdida mundo puede impedir que las células sanguíneas umbilicales de su bebé
considerable de tiempo en la búsqueda de las posibilidades de aplicación se vuelvan propiedad intelectual de Biocyte y que esas mismas células
en el dominio médico. Viene después una carrera desaforada entre los sean extraídas en beneficio de la empresa" (Kahn, Papillon, 1998, 140).
diferentes equipos. Desde el momento en que un gene es secuenciado,
su "inventor" solicita una patente sin que se conozca todavía su utilidad. El cuerpo humano se fragmenta según las patentes, y sus partes entran,
"El resultado genético de millones de años de evolución, dice Rifkin, está así, en el ciclo de la economía. Un investigador americano se pregunta iróni-
a punto de ser transformado en propiedad intelectual privada y esta camente si no se va a patentar muy pronto la mano u otros órganos. Cuando
empresa de envergadura internacional marca a la vez el corolario de un organismos privados reclaman la propiedad de células humanas o de genes
medio milenio de historia económica y la desaparición de la última frontera y los explotan a cambio de un pago legal, se plantean numerosas preguntas.
del mundo natural" (Rifkin, 1998, 68). El cuerpo humano se convierte en un continente por explorar que los investi-
gadores analizan para aprovechar sus beneficios. En el tiempo de los anato-
Durante un tratamiento médico, un grupo de especialistas descubre mistas, éstos se contentaban con designar con su nombre tal fragmento
que uno de sus pacientes, Moore, posee una sangre enriquecida con anti- del cuerpo (Le Breton, 1993); hoy en día, se apropian de él para adminis-
cuerpos muy raros. Los cirujanos extraen su bazo y se lo comparten; las trar económicamente sus propiedades. La colonización no es espacial, se
células son cuidadosamente cultivadas, patentadas y cedidas enseguida centra en la corporeidad humana siguiendo intereses particulares nocivos
a un laboratorio que obtiene un medicamento que traerá ganancias sustan- para la salud pública que se ve confrontada a un alza de sus costos, lo que
ciales. Una indiscreción revela el asunto a Moore, quien reclama entonces acentúa vertiginosamente la desigualdad de los medios con que cuenta la
su parte en la explotación de sus propias células. ¿Tiene éste el dere- medicina de la zona sur. "Es probable, escribe Rifkin, que de aquí a diez
cho de comercializar productos de su cuerpo? Una primera decisión de la años cada uno de los cien mil genes que constituyen aproximadamente el
justicia es favorable a ese principio, pero la Corte Suprema de California patrimonio genético de nuestra especie sea patentado y reducido al estatus
rechaza finalmente a Moore el derecho de exigir la propiedad de sus célu- de propiedad intelectual exclusiva de multinacionales farmacéuticas, quími-
las. Esto ratifica paralelamente la falta de delicadeza de los médicos y de cas, agroalimentarias y biotecnológicas" (Rifkin, 1998, 95)54.
la firma farmacéutica, y legitima su derecho de continuar para su propio
beneficio la explotación de las células. Prohibido para fines personales, 54 Rifkin observa igualmente que el planeta entero es hoy objeto de una cacería de genes llevada a cabo
por organismos privados que los registran inmediatamente, Las sociedades se apropian de un derecho
el comercio del cuerpo humano es considerado lícito para intereses ajenos. sobre recursos naturales o animales , despojando así a las poblaciones que viven de ellas. En este caso
Algunos laboratorios farmacéuticos solicitan actualmente patentes para también, los países del sur son explotados como materia prima. La legitimación viene evidentemente de la
reivindicación de un esfuerzo de investigación por parte de las sociedades privadas que producen vegetales
células humanas o transgénicas. Así, recientemente, la sociedad Biocyte
modificados. Los países del sur recuerdan que el desarrollo de los vegetales es muy anterior a su llegada
reclamó una patente para el uso de células humanas del cordón umbilical y que es producto de la memoria colectiva amasada a lo largo de los siglos (Rifkin, 1998, 84). Un número

que permiten hacer implantes de médula a enfermos de diferentes afec- creciente de organismos internacionales o de Estados se inquietan porque un patrimonio de la humanidad
puede ser así dividido y usurpado por firmas privadas para una explotación comercial. "La privatización del
ciones de la sangre; procedimiento dudoso, puesto que se trata de célu- conjunto de las semillas del planeta anteriormente patrimonio común de la humanidad en un poco menos
de un siglo atrae apenas la atención de los media; ésta constituye, sin embargo, una de las evoluciones

116
117
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
El control genético
que los otros de desarrollar tal o cual afección. La medicina predictiva pone
"El genoma es el fundamento de la medicina del futuro" repite incansable- en evidencia predisposiciones genéticas relativas a centenares de enfer-
mente G. Venter, personaje controversial cuyos intereses personales son medades pero de ningún modo anuncia un destino inscrito en la célula;
considerables en la materia. El secuenciamiento del genoma acrecentará se trata solamente de una susceptibilidad que deja en suspenso la influen-
en lo sucesivo la posibilidad de revelar las predisposiciones de un individuo cia del medio y del modo de vida. Si la enfermedad ataca, su expresión
a centenares de enfermedades genéticas sin que se tenga, sin embargo, variará según las condiciones de existencia del sujeto. El material genético
la seguridad de que éstas se declararán un día. Sólo una ínfima mino- contenido en la célula no es el plan unívoco de la construcción de un orga-
ría de las anomalías genéticas detectadas son curables o susceptibles de nismo a partir de la suma de sus componentes, cada uno de ellos con un
ser controladas por medidas médicas o por un modo de vida apropiado. camino perfectamente trazado. La proyección mecánica de las proteínas
De manera general, la detección genética permite identificar a un indivi- no se concreta en una forma real. El fenotipo no es el genotipo: entre los
duo portador de una mutación asociada inevitablemente a una enfermedad dos se lleva a cabo una multitud de interacciones que combinan genética
grave (mucovisidosis, miopatía, hemofilia, etcétera), identificar a aquél que y medio. Numerosas enfermedades consideradas genéticas requieren de
posee un gene transmisor sin estar él mismo enfermo o hacer el diagnós- múltiples genes y de condiciones particulares en su medio. Una persona
tico de una enfermedad de aparición tardía mientras que el individuo goza susceptible de desarrollar un cáncer es solamente un poco más vulne-
todavía de buena salud (Corea de Huntington, poliquistosis renal). Se da rable que cualquier otra, al igual que un automovilista que conduce más
un amargo contraste entre las posibilidades de diagnóstico y la impoten- a menudo en la carretera corre más riesgos que otro de tener un acci-
cia para prevenir el desarrollo de las enfermedades graves detectadas. La dente. Numerosos factores interfieren en el desarrollo o el silencio de la
única alternativa, si se trata de un examen prenatal, es el aborto preventivo afección detectada. En ciertos casos, la detección plantea la elección de
o la llegada al mundo de un niño amenazado en el presente (trisomia 21, un tratamiento, de un régimen o de un modo de existencia apropiados para
espina bifida, miopatía, enfermedad de Tay-Sachs) o en el futuro o para limitar o hacer retroceder la enfermedad, si ésta es inevitable. El diagnós-
el cual la existencia se desarrollará sin problemas de salud a pesar de las tico permite precisar sin dilación el significado médico de los síntomas del
predisposiciones iniciales (ciertas formas de cáncer). La precedencia de niño o del adulto, refiriéndose desde el inicio a causas reconocibles. Pero
lo virtual sobre lo real, la reducción del hombre a un epifenómeno de su
la mayor parte de esas indicaciones genéticas dejan al médico desarmado,
cuerpo visto como un puñado de genes se traduce en la propuesta de puesto que no cuenta hoy en día con ninguna terapéutica. La deducción
J. Ruffié, quien sugiere que cada individuo se someta en su juventud a un genética plantea la cuestión de un etiquetamiento negativo cuyas profecías
test genético y determine su existencia entera en función de los resulta-
amenazan al sujeto con eliminarlo in utero o haciendo más pesada su exis-
dos. "El inventario de ese patrimonio, concluye, debe llevarnos a definir tencia con una angustia tal vez injustificada, si acaso escapa a la enferme-
un "capital-salud" cuya administración tendríamos que asumir, como admi-
dad en cuestión.
nistramos nuestro capital inmobiliario" (Le Monde,
1-2-1989).
Cuando se trata de un sujeto con un padre afectado por la enferme-
La medicina predictiva no es curativa, es una proyección hipotética dad de Huntington, el riesgo de desarrollar la enfermedad es de uno sobre
sobre el futuro del sujeto basada en ciertos datos genéticos que lo caracte- dos. Aquellos que temen poseer el gene se sienten aliviados al descubrir
rizan. Según ésta, cualquier hombre, aun con buena salud, es un enfermo que no lo portan. A la inversa, el anuncio de la predisposición provoca
que se ignora, puesto que posee sin duda una probabilidad más elevada aprensiones que afectan la existencia del individuo. El probable paciente,
gozando aún de perfecta salud, ve el horizonte de su libertad cerrado por
mayores de la era moderna. Hace apenas un siglo, centenares de millones de campesinos en el mundo
entero administraban sus propias reservas y las intercambiaban libremente entre ellos. Hoy en día, la mayor un muro de sentido. Los otros (sus patrones o los aseguradores, por ejem-
parte de la reserva de semillas es cultivada, manipulada y registrada por multinacionales que aseguran para plo) pueden percibirlo como un enfermo en potencia o como un condenado.
ellas la propiedad industrial" (Rifkin, 1998, 157).

118
119
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Es posible que el enfermo limitara en lo sucesivo sus proyectos en espera genética es desfavorable, la pareja puede renunciar a tener un niño o recu-
del desenlace fatal. El sentido de identidad es amenazado por una probabi- rrir a los exámenes prenatales para verificar su conformación genética.
lidad funesta55. Cuando el cuerpo peca por su mala salud o por los riesgos No es imposible que ciertos estados americanos intervengan para conce-
que corre el sujeto, es posible aplicar soluciones radicales para erradi- der o no una licencia de procreación (Duster, 1992, 202). Ya en China, una
car cualquier germen de muerte. Así, en los Estados Unidos se propone ley del 1° de junio de 1995 estipula que "si las pruebas efectuadas reve-
a mujeres expuestas más allá de la media a un cáncer de seno (y aceptan) lan que los futuros padres son vectores de una enfermedad de naturaleza
una quimioterapia preventiva o una doble ablación. Mujeres entre veinte severa, el hombre y la mujer deben ser advertidos que su matrimonio no
y setenta y cinco años que se han sometido a esta cirugía tal vez jamás será autorizado, a menos que cada uno de ellos acepte tomar medios anti-
habrían sido afectadas por ese cáncer o habrían tenido otro; no obstante, conceptivos a largo plazo o someterse a una ligadura para volverse esté-
ellas juzgan que dos precauciones valen más que una. En el editorial del riles" (Génétique et Liberté, núms. 9-10, 1999). La detección genética,
New England Journal of Medicine del 14 de enero de 1999, un médico asociada al culto de la salud y de la necesaria perfección corporal conduce
subraya "el costo de tal estrategia. Se obtiene desde luego una reducción lentamente a nuevas formas de discriminación biológica58. La ideología del
sin precedente del 90% de la incidencia y de la mortalidad por cáncer de todo-genético que pretende igualmente englobar la enfermedad mental
seno. Pero hay que notar que en este estudio 639 mujeres, por el miedo al propaga con frecuencia entre los padres de personas que sufren de una
cáncer, fueron sometidas a una intervención que las desfiguró y que puede afección psicótica el temor de que ellos mismos son portadores de genes
ser psicológicamente perjudicial" (Le Monde, 15-01-1999)56. De igual defectuosos y de que se vean obligados por diversas presiones (asegura-
manera, para los individuos predispuestos a cáncer de colon (que no lo doras, etcétera) a abstenerse de procrear, so pena de que les sea supri-
tendrán necesariamente), algunos pugnan por una ablación total del colon, mida su cobertura social o su seguro privado, amenaza que puede alcanzar
condenando a las personas a ser toda su vida diarreicos, y sin asegurar- a toda la familia (Nelkin, Lindee, 1998, 246).
les que el cáncer no se desarrollará. Si el cuerpo es el lugar de la muerte,
se terminará un día por extirparlo del hombre. La información así almacenada, aun si es en principio protegida en
numerosos países, no está completamente fuera del alcance de las asegu-
La detección de portadores de genes susceptibles de inducir una radoras, de los gobiernos, de las escuelas, de las empresas. El individuo
enfermedad genética comienza a extenderse en los Estados Unidos; en el asimilado a su genotipo corre el riesgo de ser excluido. Una forma de
estado de California, por ejemplo, parece tener un futuro próspero gracias discriminación genética puede guiar una política de formación, la contrata-
a la visión paneconómica que orienta la organización de los lazos sociales". ción en una empresa, el grado de ciudadanía o la concesión de una póliza
La detección tiene, entre sus objetivos, el de señalar la constitución gené- de seguros. Las solicitudes de las empresas para obtener los datos genéti-
tica de los individuos a fin de informarles de los riesgos potenciales que cos de sus empleados permitirían asegurar una contratación al mejor costo
corre su descendencia en caso de unirse a una pareja. Si la concepción al elegir solamente aquellos cuyo pronóstico de salud es favorable. Una coar-
tada con este fin consistiría en declarar que ciertas condiciones de trabajo
55 Un estudio americano ha solicitado a 208 personas de cuatro familias con riesgo de cáncer colorectal
hereditario participar en una sesión de información de la enfermedad y del test de diagnóstico. Una persona
de cada dos aproximadamente aceptó (43%) mientras que 47% de ellas resultó afectada. De la misma
manera, para la enfermedad de Huntington, la mitad de los pacientes abandona las consultas de genética 58 T. Duster da un ejemplo de efecto perverso en Orchomenos, una ciudad griega donde era realizada una
antes del resultado (Impact Medecin Hebdo, 28 de mayo de 1999). detección sistemática de la anemia falciforme, que a menudo traía como consecuencia, en los primeros
56 L. Sfez (1995, 64) narra un diálogo en el que una mujer le confiesa haberse hecho extirpar los ovarios, que años de la operación, la ruptura de noviazgos y, en consecuencia, la estigmatización social de los individuos
no tenían nada, como medida preventiva. Ya en 1995, L. Sfez señalaba la tendencia de ciertas mujeres involucrados (Duster, 1992, p. 147 ss.). Otros problemas políticos y sociales no menores nacen de
americanas a soluciones de prevención radicales. la distribución desigual de ciertas enfermedades al interior de grupos étnicos, más afectados que otros
57 La mitad de los Estados americanos ha emitido leyes que prohiben la difusión de los archivos genéticos por la enfermedad de Tay-Sachs; la comunidad judía norteamericana ha participado activamente en su
de los individuos y reprimen la discriminación de los empleadores o las aseguradoras. Pero esos textos detección. En cambio, la de la anemia falciforme que afecta a los negros americanos ha sido obligatoria
tienen solamente una incidencia muy formal. en ciertos estados americanos.

120 121
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

son nefastas para ciertos empleados. Numerosas formas de segregación Para Silver, la aparición de dos especies humanas es completamente
genética aparecen para simples virtualidades de enfermedad59. concebible, si se considera la aplicación ineluctable del genio genético
al embrión. La dignidad de los hombres será a partir de entonces la de
Pauling sugiere el tatuaje frontal de los portadores de genes "defec- sus genes. Según un sondeo March of Dimes/Louis Harris, más del 40%
tuosos" para señalar su potencial peligrosidad, sobre todo en caso de de los americanos interrogados manifiestan su voluntad, si las circunstan-
ayuntamiento. Él pregona una legislación en este sentido con exámenes cias se prestan a ello, de recurrir a la ingeniería genética para "mejorar" los
obligatorios antes del matrimonio considerando que algunos encuentros caracteres físicos e intelectuales de sus hijos. (Le Courrier International,
amorosos son desde el inicio errores biológicos. Una concepción puramente núm. 419, 1998). Estos padres desean concentrar todas las posibilidades
genética del hombre fundada en la detección es susceptible de desplazar de su lado. El mercado y la materia están asegurados. El niño no será un
a la antigua meritocracia bajo una forma aún más irrevocable. "Se ve venir producto terminado más que al término de las intervenciones correctivas.
el tiempo científico en el cual la computadora atestada de probabilidades La distancia ya inmensa entre los desposeídos y los otros se hará todavía
procederá a la evaluación de los méritos genéticos y a la prescripción de más grande, lo que proyectará el conjunto de las sociedades "en vías de
reglas de supervivencia personalizadas", escribe J. Testart (1992, 121). desarrollo" a una distancia astronómica. Unos manipulan los genes de sus
El cociente genético que mezcla diversos rasgos predecibles de la existen- hijos y, en otro lado, a lo lejos, otros tratan de impedir que un recién nacido
cia, asociado a una cierta calidad (socialmente determinada) de la consti- que padece diarrea muera ese día.
tución física puede imponerse un día como una condición de la legitimidad
del sujeto. La medicina in utero podría seleccionar los mejores "productos" El demiurgo genético
y eliminar los otros. Ciertas compañías de seguros rechazan ya a enfermos La terapia génica en el hombre es aún lejana; consiste en un brico-
o a personas minusválidas cuya patología o cuya limitación era previsible laje cuyo objetivo es reemplazar un gene portador de una anomalía por
al nacimiento. Se puede temer que en el futuro una empresa o una admi- un gene funcional para el desarrollo del organismo. Ahora bien, esta inserción
nistración contraten un candidato solamente después de un atento examen es aleatoria: es imposible saber actualmente si un gene se fija e igual-
de su potencial genético. El IQ (coeficiente intelectual) caería en desuso mente se ignora si puede bloquear otras funciones celulares. Además,
en provecho de un GQ (coeficiente genético). En la película Gattaca, de aun si el gene transformado se arraiga en el lugar deseado, no es seguro
Andrew Niccol, coexisten dos mundos. Una elite constituida de hombres que se manifieste. Las terapias génicas plantean numerosos problemas que
y de mujeres nacidos de fecundación in vitro, cuyos genes han sido cuida- contradicen el rumor que difunden tanto los mass media como el imaginario
dosamente tamizados con el fin de obtener un "producto" impecable por informático según el cual es posible "cortar" y luego "pegar" la información
la inteligencia, la salud, la belleza. Y los otros, nacidos sin control médico, pertinente en el software del individuo enfermo. El cuerpo humano no tiene
considerados como productos inferiores y destinados a tareas subalter- la transparencia de los bits. Después de varios años de tentativas en cerca
nas. Cuando el personaje central de la película se presenta a solicitar un de 600 pacientes, el National Institute of Health subraya la extrema incer-
empleo, la empresa no lo interroga sobre sus competencias o sus motiva- tidumbre de esta terapia y declara que hasta este día "ningún protocolo
ciones, se contenta con analizar la estructura de su ADN. L. Silver (1998, de terapia génica ha podido pasar la prueba indiscutible de su eficacia
244 ss.), biólogo molecular, imagina un futuro próximo en el cual una minoría clínica, aunque algunos resultados se hayan producido" (en Rifkin, 1998,
de individuos de genes meticulosamente seleccionados y mejorados domi- 178). Esta alternativa sigue estando llena de imprevistos, sobre todo si se
narán a una población "natural" y por lo tanto "inferior" en el plan biológico. considera que los genes de ciertas enfermedades parecen en ocasiones
conferir una forma de inmunidad a otros. Los descubrimientos actuales en
59 El presidente Clinton se inquieta por "el abuso de pruebas genéticas para practicar nuevas formas de
biología molecular casi no pesan frente a lo que sigue siendo desconocido.
discriminación" (Libération, 9-12-1998) Rifkin (1998, 216 ss.) y proporciona numerosos ejemplos en el La terapia génica se aplica hoy solamente a las células somáticas y no a las
contexto americano.

122 123
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
células germinales que modificarían el genoma de todos los descendientes mente perjudicial y no era materia de la medicina. Nadie sufría por ello
del individuo. En este último caso, cualquier error de cálculo tendría reper- puesto que la estatura baja no impedía vivir y no era percibida de ninguna
cusiones definitivas al infinito. manera como una enfermedad o una limitación. Se empieza a atacar esta
particularidad a partir del momento en que se hace posible actuar médica-
A pesar de la incertidumbre de tales procedimientos, cercanos toda- mente contra ella; de este modo, se extiende la noción de salud a un domi-
vía a la ciencia ficción, algunos biólogos expresan su preferencia por una nio inesperado.
terapia radical susceptible de curar por adelantado generaciones que no
han nacido todavía, en lugar de tratar las células somáticas de un individuo, La biología molecular sienta la posibilidad de modificar genética-
con el riesgo de aumentar a lo largo de los años el número de sobrevivien- mente la especie humana, de construir formas de existencia animal o vege-
tes de la enfermedad y, por lo tanto, de favorecer el desarrollo del gene tal nunca vistas. El fantasma de perfeccionamiento de la condición humana
defectuoso. El conocimiento se afina, sin embargo: muy pronto será sin abandona el dominio de lo político y encuentra una vitalidad entusiasta
duda posible desactivar un gene, recombinarlo con otros, producir deli- en el terreno de la genética. Si la abolición del mal ha sido socialmente
beradamente individuos según ciertas bases genéticas. Nuestras socie- imposible, si no se puede mejorar lo social como tal, queda actuar sobre
dades deberán determinar entonces las orientaciones éticas de tales el huevo, bajo la autoridad de los genetistas, y modelar un individuo que
intervenciones; serán confrontadas a formas de eugenismo que las sepa- reúna ciertas cualidades de salud, de apariencia, de existencia (¿pero
rará de manera inaudita del resto del mundo, en el que los hombres segui- quién decide esas cualidades?). Para Danielli, un genetista americano,
rán siendo afectados por innumerables enfermedades ligadas a la miseria, "considerando el peso de lo innato en la determinación de los compor-
desconocidas o controladas en los países ricos. Los padres de cada niño tamientos humanos, [...] es necesario imperativamente concebir otros
que padece una anomalía afrontarán la elección radical entre una interrup- medios, si se quiere que la civilización persista y pueda alcanzar un estado
ción terapéutica del embarazo o a una cirugía génica, con los riesgos que de relativa estabilidad. Esos medios son las manipulaciones genéticas"
entrañan una mala fijación de la célula o una no-activación del gene. (en Blanc, 1986, 441). La imperfección del cuerpo lleva entonces a la
humanidad clásica a la decadencia. Se impone la voluntad de un dominio
Si su hijo les parece demasiado pequeño, los padres suelen solici- de su constitución genética con el fin de remodelar su forma y sus capa-
tar a los médicos una receta de hormonas de crecimiento para mejorar cidades. El borrador desafortunado que es el cuerpo no esperaba más
su estatura, no a causa de una anomalía hormonal, sino por la preocupa- que el milagro de la ciencia para ser por fin corregido y concebido como
ción de mejorar su apariencia, para no afectarlo más tarde en el mercado un ideal técnico. La identidad última del hombre se confunde en lo suce-
del trabajo. Concebida inicialmente para ayudar a niños que sufrían sivo con la posesión de un código genético más o menos apropiado. Dado
de enanismo, la terapéutica se aplica ahora por razones de conveniencia que cualquier alteración particular es un bug de fabricación, nada prohíbe
personal. Padres que desean que su hijo esté dotado de una estatura alta cambiar su mensaje.
para figurar mejor en la existencia encuentran médicos que los complacen
con una prescripción. La estatura del niño es entonces la consecuencia La nanotecnología se enfoca a elaborar máquinas cuya talla es la de las
de una elección parental. En los Estados Unidos, es frecuente que los moléculas, capaces de reestructurar cualquier materia, incluido el cuerpo
adolescentes compren ilegalmente productos que favorecen su creci- humano. E. Drexler, pionero en la investigación de este dominio, piensa
miento. Una encuesta americana en un suburbio de Chicago revela que tales aparatos harán muy pronto a las personas capaces de modifi-
un consumo ilegal de hormonas de crecimiento en una taza del 5% entre car su cuerpo "de mil maneras, de la más triviales a las más extravagantes
los estudiantes de bachillerato. Antes del perfeccionamiento de la hormona [...1. Algunos abandonarán la forma humana como un capullo se trans-
del crecimiento y del desvío de su uso, la talla pequeña no era práctica- forma en mariposa; otros conducirán la simple humanidad a la perfección"

124 125
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

(en Dery, 1997, 306). La cirugía genética da lugar a numerosos fantas- cializadas con fines comerciales. Esto despierta el fantasma del bricolaje
mas como el de programar el genoma del individuo con el fin de adaptarlo de una humanidad finalmente perfecta (a los ojos de algunos) cuya unidad
a situaciones particulares. Para R. L. Sinsheimer, biólogo molecular, "el podría ramificarse para cumplir diversos fines, lo que plantea innumerables
viejo eugenismo tenía que conformarse con incrementar el número de los cuestiones de dignidad y de disparidades sociales.
mejores partiendo de los recursos genéticos existentes en las poblaciones.
[...] ahora no debería en principio ser restringido por ningún límite, puesto Al mismo tiempo que se desarrolla la voluntad de dominio del destino
que, deberíamos estar en condiciones de crear genes nuevos y funciones biológico del hombre, la medicina opone una terrible ineficacia a las enfer-
biológicas totalmente inusitadas" (en Kevles, 1995, 385-6). medades graves cuya emergencia está ligada justamente al medio social.
Pero la atención se centra rara vez en esos fracasos o en esas impoten-
Durante un coloquio en los años sesenta, en plena fiebre de explora- cias, y la medicina contemporánea da a menudo la impresión que es en
ción espacial, el genetista Haldane sugiere la inminente modificación gené- todo terreno triunfante, lo que está muy lejos de ser verdad. Las enferme-
tica de algunos hombres para adaptarlos a cápsulas espaciales. Al observar dades de la pobreza proliferan; las enfermedades infecciosas que se creían
que los gibones están evidentemente mejor "preparados" gracias a su cola en retroceso recuperan su fuerza; los padecimientos virales siguen siendo
para evolucionar en un medio de baja gravitación, Haldane pensó que poderosos y aparecen bajo nuevas formas. Las enfermedades nosoco-
muy pronto sería posible "dotar a la raza humana de semejantes rasgos". miales afectan a numerosos enfermos en los hospitales occidentales;
El teólogo protestante J. Fletcher escribe en el New England Journal se presenta resistencia a los medicamentos y sobre todo a los antibióticos.
of Medicine: "si es para el bien de la sociedad, sería legítimo especializar La esperanza de vida de numerosos países del hemisferio sur ha bajado
personas por medio de la ingeniería genética hasta construir seres huma- considerablemente estos últimos años; la mortalidad infantil hace estra-
nos quiméricos dotados en parte de órganos y de características animales gos en el tercer mundo. Se vive un trágico contraste entre la voluntad de
o hacer cyborgs-androides (es decir seres humanos dotados, mediante las sociedades occidentales de reformar el cuerpo humano y el abandono
implantes, de órganos electrónicos tales como microprocesadores)" (en sanitario de una inmensa parte del mundo. Los occidentales luchan contra
Blanc, 1986, 441). H. Moravec evoca también la ingeniería genética (capí- el peso excesivo o el colesterol o sueñan con modelar los genes para fabri-
tulo 7) e imagina el mejoramiento del cuerpo humano, luego su abandono car un hombre perfecto; en otros lugares, los niños mueren de hambre
gracias a la transferencia del espíritu humano a un cuerpo biónico que o por carencia de los medicamentos elementales para detener sus males.
alcance al fin su quintaesencia. "El genio genético, escribe él, puede pare-
cer una solución. Las generaciones sucesivas de seres humanos podrían La clonación o el hombre duplicado
ser perfeccionadas con la ayuda de cálculos, de simulaciones por compu- La clonación es la versión moderna del imaginario del doble. La célula
tadora y de ensayos como lo son hoy los aviones, las computadoras y los se convierte en espejo del donador, réplica aún infinitesimal pero destinada
robots. Estas generaciones podrían tener cerebros más eficaces y meta- a ser una copia fiel de él. En ese fantasma de omnipotencia, el individuo
bolismos mejorados que les permitirían vivir confortablemente en el espa- se transforma en su propia prótesis: sueña su multiplicación al infinito bajo
cio" (Moravec, 1992, 133). Moravec lamenta solamente que el cuerpo el modelo del dessueje vegetal. La reproducción a través de un cuerpo
humano siga estando atado a materiales tan irrisorios como las proteínas movido por el deseo, en la confrontación de la otredad y el gozo, cae
o las neuronas. La trasmigración del hombre a un habitáculo sin falla en desuso y desaparece frente a la multiplicación técnica del individuo.
implica, según él, el reemplazo del genio genético por la biónica y, por lo La sexualidad es inútil pues depende del Otro, de la incertidumbre que
tanto, el cruzamiento de lo biológico y de la máquina. Esas intervenciones es. Packard (1978) ubica la generalización de esta práctica en un futuro
aplican a la especie humana lo que la agricultura ejerce sobre el vegetal próximo. Los defensores de la clonación subrayan el control que puede
y la crianza sobre el animal: la creación artificial de especies vivas espe- ser ejercido por anticipado sobre la calidad genética del producto.

126 127
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

El encuentro sexual es, según ellos, demasiado aleatorio pues deja obrar a la de material genético único), su estatus es igualmente ambiguo. El fantasma
naturaleza; mientras que la fecundación in vitro, a partir de una sola célula de de omnipotencia del individuo sobre su clon, la dependencia moral del
un individuo cuyo patrimonio genético se conoce, ofrece la garantía de una segundo, su sensación de no vivir por sí mismo, sino como un débil eco
ausencia de vicios de fabricación. No se puede esperar ninguna sorpresa del Otro, hacen difícilmente pensable el sentido de su propia existencia. La
puesto que el modelo ha sido ya probado durante un cierto número de años. oscuridad simbólica entre sí y el Otro parece, para el doble, una prueba
Reproducción en laboratorio sin la mancha del sexo o del cuerpo, bajo moral difícil de resolver al buscar una identidad personal. ¿Cómo escapar a
la dirección de innumerables controles de calidad efectuados al producto. la fascinación mortal del espejo cuando no se existe sino a la manera de un
Hijo de calca, alter ego más o menos joven por una generación, aunque reflejo? El psicoanálisis deberá reescribir su trama conceptual puesto que
físicamente idéntico, reflejo de un narcisismo total. Edipo queda sin efecto en tal constelación familiar. J. Baudrillard imagina un
conflicto inesperado pero plausible: el del clon que "suprime a su 'padre",
Desde luego, más allá del fantasma de la réplica de sí mismo, el proce- no para ayuntarse a su madre (cosa ahora imposible) sino para reencontrar
dimiento es ingenuo, puesto que se centra estrictamente en el hombre y en su estatus original y su identidad explosiva" (Baudrillard, 1997, 228).
su programa genético ocultando el hecho que son las condiciones de exis-
tencia, los azares de sus encuentros y de las influencias recibidas lo que El Movimiento Raeliano Internacional, una secta presente en Francia
determina una identidad jamás terminada y susceptible de transformarse según un reporte parlamentario reciente, se ha lanzado oficialmente a la
según las circunstancias. Si el clon está al abrigo de una eventual enfer- competencia de la donación. Compuesto de 20 a 30 mil fieles, consi-
medad genética, no está necesariamente a salvo de otros padecimien- dera que el hombre ha sido creado por extraterrestres, los Elohim, seres
tos o de un accidente. Sus cualidades intelectuales o morales dependen prácticamente inmortales. Para ser a su imagen, los raelianos buscan un
de su educación y de su participación en ella, de la dinámica efectiva que modo de transferir su personalidad a un cuerpo nuevo en el momento
rodea su infancia: éstas son imprevisibles. La donación no es el medio de la muerte. Para ellos, la donación es uno de los medios de evitar la
soñado para ocultar la muerte; frente a las innumerables maneras que tiene muerte al eliminar el cuerpo. Para Raél, fundador del movimiento "la clona-
el hombre de morir, suprime sólo una o dos. No para sí, por otra parte, sino ción permitirá a la humanidad acceder a la vida eterna. La próxima etapa
para su copia. La donación encarna una ideología del cuerpo que postula consistirá en crear clones ya adultos sin pasar por el crecimiento y trans-
la igualdad del sujeto y de su patrimonio genético. Pero si éste influencia ferir la memoria y la personalidad como lo hacen los Elohim con sus 25 mil
sin duda en parte su salud, no tiene incidencia en sus comportamientos, años de avance científico. Después de nuestra muerte, podremos desper-
sus valores, en el hombre singular que será60. La historia de cada hombre tarnos en un cuerpo nuevo como después de una buena noche de sueño"
es única e inagotable; se trama en la singularidad, en su confrontación con (en Kahn, Papillon, 1998, 168). Para ellos, la resurrección de Jesús fue
el mundo y con los otros a lo largo de su historia personal. El clon jamás posible por una donación realizada por los Elohim. Raél anuncia la crea-
se parecerá a su donador si no es físicamente. Pobre consolación para ción de una compañía financiada por donaciones anónimas cuya tarea será
aliviar sus sentimientos en cuanto a sus orígenes instrumentales. El indi- efectuar investigaciones o reproducir experiencias susceptibles de concluir
viduo creado así sería la proyección personal de otro, un gemelo de su lo más pronto posible la donación humana. Los proyectos serán realiza-
donador y, por lo tanto, también su hermano o su hermana. Por otra parte, dos en países en los cuales la donación no es ilegal. La compañía ofre-
la madre es reducida en este caso al rol de una incubadora; es una madre cerá entonces sus servicios a los "padres afortunados del mundo entero",
"portadora" cuyo estatus está lejos de ser claro. En cuanto al "padre" sobre todo aquellos, escribe Raél, que "desean donar a su hijo de corta
(que podría ser también la mujer puesto que se trata de una duplicación edad, sobre todo cuando este último está a punto de morir". Convencido
del éxito del proyecto, Raél prevé para el año 2000 el primer niño conce-
60 La determinación genética estricta prácticamente no existe, el medio modela el desarrollo de los genes de
bido por este medio. Este nacimiento es ya considerado como la prueba
susceptibilidad.

128 129
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

irrefutable de la creación de los humanos por los Elohim (Kahn, Papillon, Otro posible uso de la clonación consiste en proveer órganos o teji-
1998, 160-190). El mercado de la duplicación humana provoca la codicia dos de reemplazo tomados poco a poco del doble quimérico para atender
de muchos. Después de la clonación de la oveja Dolly, algunos investiga- las lesiones del "original". Se podría hacer, por ejemplo, un cultivo selectivo
dores han afirmado su intención de producir próximamente clones sobre del elemento que requiere el "gemelo". La fragmentación esquizofrénica
todo para "ayudar" a parejas, a hombres o mujeres estériles. R. Seed, del cuerpo adquiere aquí una forma singular que el cine gore había apenas
un físico consciente de que no puede dejar pasar tan favorable oportuni- esbozado. La procreación natural de cada hombre sería acompañada
dad de certificar su saber y su espíritu de empresa en la materia escribe de la fabricación médica de un clon por transferencia nuclear. Mantenido
que la clonación "permitirá mejorar la civilización [...] vamos a asemejamos artificialmente en vida, el clon sería almacenado en lugares apropiados
a Dios. Vamos a tener casi tanto saber y poder que Dios" (en Kahn, Papillon, y requerido según las necesidades: cuerpo de refacción y depósito
1998, 176).
de piezas en caso de avería. A. Kahn revela una investigación inglesa
practicada en ranas con la intención no declarada de aplicarla al hombre.
La clonación ha sido asociada, desde luego, al eugenismo, por esen- Manipulando ciertos genes, los biólogos dieron vida a una rana sin cabeza.
cia discriminatorio; ésta se unirá, según Baudrillard, al "otro fantasma que Otros investigadores han tenido igualmente éxito en suprimir la cola
se encuentra detrás de toda empresa genética (detrás de toda empresa o el tronco de otros animales. Una recomendación genética ha dado vida
técnica en general): el de perfeccionar la fórmula ideal de la especie para a ratones sin cabeza o sin cerebro. "La idea de un depósito de órganos
ya no tener que reproducirla" (Baudrillard, 1997,224). No se clonaría humanos realizada gracias a la clonación encuentra una vía inesperada
evidentemente a cualquiera. Lederberg, biólogo americano, declara: "si un para justificarse: sin cabeza, por lo tanto sin espíritu, sería concebible culti-
individuo superior y probablemente un genotipo es identificado, por qué no var (no hay otra palabra) "bolsas de órganos" perfectamente biformes,
copiarlo directamente en lugar de correr todos los riesgos, como el de la privadas de cabeza y, tal vez, de miembros pero que conservarían corazón,
determinación del sexo o los imprevistos de la recombinación". El mismo riñones, pulmones y páncreas. Tales embriones podrían ser desarrollados
autor no titubea en decir: "tendríamos al menos el placer de poder contro- en úteros artificiales o en úteros de mujeres "rentadas" para la ocasión"
lar si un segundo Einstein rebasará o no al primero" (en Leach, 1970, (Kahn, Papillon, 1998, 197). Para los defensores de tal idea, este ser sin
121-124). Esperemos que la copia genética de éste comparta su entu- cerebro no sentiría ningún dolor, no tendría conciencia de sí mismo y servi-
siasmo por la experiencia. Lederberg sugería igualmente fabricar geme- ría para "salvar vidas". Se trata de ficción, pero hemos visto que hoy en día
los adaptados a tareas delicadas que implican una estrecha cooperación: lo real es el capítulo de una novela de ciencia ficción de la cual nosotros
misión espacial, cirugía, etcétera. La misma finalización del individuo por somos los protagonistas. Otro método: fabricar in vitro un embrión con
clonación, su reproducción en serie para tareas sociales exigentes ha sido el material genético del sujeto y cultivar el órgano o el tejido que se habrá
formulada por otros científicos que insisten, por ejemplo, en el interés de injertar con el corazón y el sistema sanguíneo neutralizando el desarrollo
de fabricar individuos de baja estatura para vuelos espaciales o de estatura
de los otros órganos.
alta para básquetbol u otros deportes. Conseguir al hombre físicamente
apto para la ejecución estricta de una tarea, determinar su fisiología y su Transgénesis animal
anatomía son intenciones que no se alejan de la transformación del hombre Se vive el auge de toda una industria del animal transgénico en interven-
en objeto, como se percibe en las prácticas de institución médica de lo ciones genéticas tales como transplante de genes o cruza de especies
vivo. La donación permite en efecto pensar en una reproducción en serie diferentes. El animal creado por la evolución se vuelve un objeto imper-
del mismo prototipo.
fecto, caduco, rediseñable, material montable y desmontable, susceptible
de ser genéticamente apareado a otros a fin de modificar uno de sus carac-
teres y suprimir o agregar informaciones genéticas para satisfacer una

130
131
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

solicitud particular. El animal se convierte en materia prima a disposición; por ejemplo) a animales para hacerlos más pesados y acelerar su desarro-
su esencia pierde su dimensión intangible; se modela su patrimonio gené- llo. Algunos animales transgénicos son fabricados como matriz de medica-
tico fabricándolo sobre medida. El reduccionismo biológico elimina las mentos de uso humano. Los puercos producen así hemoglobina humana.
fronteras de especies reduciendo todas las formas vivas (el hombre De la misma manera, algunas sociedades insertan genes humanos
incluido) a una reserva de genes modificables en laboratorio mediante a animales con el objeto de hacer sus órganos compatibles con el sistema
biotecnologías. "Para el transgenetista, los límites entre las especies inmunitario de los enfermos, para el futuro mercado de transplantes. La
no son sino etiquetas cómodas que permiten identificar entidades o relacio- biotecnología es uno de los sectores más avanzados de la industria contem-
nes biológicas familiares pero que no pueden de ningún modo ser consi- poránea (Rifkin, 1998, 35 ss.).
deradas como barreras infranqueables que separen a los animales de los
vegetales" (Rifkin, 1998, 60). El mundo vivo se reduce desde entonces Las variedades tradicionales son consideradas anacrónicas. A pesar
a una combinatoria de la rentabilidad que es determinada de manera arbi- de su larga historia genética de interacción con el medio, son suplantadas
traria. No estamos más que en las primicias, pero el fantasma de domi- por su doble transgénico cuya defensa ha sido confiada a un gene externo.
nio se afirma en la destitución de formas biológicas animales y vegetales. La memoria acumulada por la evolución y adaptada a un medio desaparece
La progresión del saber en materia de biología molecular no deja de ampliar frente a productos concebidos según una finalidad precisa, lo que fragiliza
su margen de maniobra. su inmunidad. El desarrollo próximo de la donación del ganado acentúa
aún más el empobrecimiento de un bagaje genético ya muy amenazado
Lo vivo se ve radicalmente instrumentalizado. Algunos investigado- por la crianza selectiva. La uniformidad biológica puede ser el precio de
res han desarrollado así, por cultivo de tejidos, vesículas de naranja o de esta actividad. Para Rifkin existe la "amenaza de una verdadera penuria
limón. Por este medio se obtiene el jugo sin pasar por el fruto. La noción de reservas genéticas; en ausencia de genes resistentes adicionales, no
de valor tiene un significado exclusivamente económico. Algunas formas de podremos defendernos contra las agresiones permanentes de las malas
vida nuevas nacen de la decisión del hombre (o mejor dicho de un puñado hierbas, de los insectos, de los virus y de otras plagas cada vez más resis-
de sociedades de biotecnología orientadas por una voluntad de rentabili- tentes" (Rifkin, 1998, 156).
zar lo vivo), distorsionando las fronteras entre los reinos de las especies.
Plantas alimentarias, productos agrícolas son genéticamente modificados El trabajo milenario de la evolución es reemplazado por un bricolaje
para adaptarse a terrenos particulares, para resistir a algunos insectos, genético que subestima que la lucha de las plantas (o de los animales) contra
para aumentar su productividad o acelerar su maduración. Se introduce en las enfermedades o las plagas del medio sean resultado de la interacción de
las plantas genes mortales para ciertos predadores. En ocasiones, se trata innumerables genes. Si los predadores, los insectos y los virus burlan un día
de producir fuera del suelo, de eliminar la producción agrícola; es decir, esas defensas, será necesario manipular de nuevo los genes en un proceso
de suprimir las plantas o los árboles sin renunciar a sus productos. Miles sin fin y muy imprevisible en sus resultados. Los agricultores dejan de ser
de animales transgénicos son ya fabricados por cruzamiento de genes guardianes de una memoria de especies salvo, desde luego, en los países
y eventualmente reproducidos por donación, siguiendo la planeación que de la zona sur y se convierten en clientes de sociedades que poseen los
definen los imperativos del marketing con el fin de aumentar el rendimiento registros del OGN (Organismo Genéticamente Modificado) y que amenazan
de la carne o de la leche (suprimiendo, por ejemplo, la panza de la vaca con ocupar muy pronto el paisaje agrícola. Exigencias de carácter econó-
para que acelere su digestión) o para reducir el porcentaje de grasa de mico transforman la estructura misma de la naturaleza con una ignorancia
la carne. Se neutraliza genéticamente el instinto materno de las pavas inquietante que tendrá consecuencias a largo o a mediano plazo.
para bloquear el proceso de incubación y hacerlas poner más huevos;
se transplantan hormonas de crecimiento de otra especie (las del hombre,

132 133
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

La peligrosidad de ciertas manipulaciones genéticas de animales ha ricos y pobres, sino para alimentar la avidez sin fin del mercado. Esos
sido puesta en evidencia en una investigación sobre el SIDA en la cual se imperativos económicos que distinguen a ciertas sociedades modifican la
introdujo el virus HIV en embriones de ratones. Esos ratones se conver- estructura misma de la naturaleza. "Las tecnologías genéticas que hemos
tían en portadores de una enfermedad humana. Si uno de ellos escapaba, inventado para recolonizar la biosfera son impresionantes pero nuestra
corría el riesgo de propagar al infinito el virus en el mundo animal. Fueron total ignorancia de los complejos mecanismos que la animan no lo son
tomadas precauciones extremas para evitar ese género de incidentes. menos [...] Esta segunda colonización se lleva a cabo sin brújula. Nos falta
Pero tales experiencias se multiplican y es difícil pensar que nunca, en una ecología predictiva que nos guíe en ese viaje y es muy poco probable
ninguna parte, pueda suceder una desgracia. La transgénesis es un juego que dispongamos algún día de una, puesto que la naturaleza es demasiado
peligroso cuyas consecuencias a largo término nadie sabría predecir. Un móvil, compleja y variada para que la ciencia pueda reducirla a un modelo
ejemplo: numerosas OGN han sido liberadas en la naturaleza; animales que autorice previsiones confiables" (Rifkin, 1998, 158). De golpe, la
o vegetales que se reproducen e interactúan de manera imprevisible con el ingeniería genética transforma ciertas especies animales o vegetales muy
conjunto de su ecosistema. La experiencia muestra que la introducción de pronto sin duda, al hombre mismo más profundamente de lo que hicie-
animales o vegetales fuera de su medio de origen ha tenido en ocasiones ron millones de años. El temor reside en que la transgénesis animal sea
efectos desastrosos para el medio ambiente. Y una vez iniciado el proceso, el preludio de la del hombre, de la transformación genética de lo humano.
es imposible dar marcha atrás. De esta manera son realizados cultivos trans- En todo caso, ya no es solamente despreciable el cuerpo humano, sino
génicos con el fin de producir medicamentos o productos químicos. Esas que se trata de una revaloración gnóstica del mundo mismo, que será revi-
plantas entran en interacción con muchos animales, insectos, aves que sado y corregido.
se alimentan de ellos, instalando tal vez en la cadena alimenticia sustancias
producidas en laboratorios (medicamentos, vacunas, enzimas industria-
les, etcétera). En este caso, también las consecuencias son imprevisibles.
El mundo se ha convertido en un laboratorio en el cual se hacen experimen-
tos irreversibles. "Estamos realizando una segunda génesis en laboratorio,
dice Rifkin, y corriendo el riesgo de una contaminación genética más grave
que las contaminaciones químicas o nucleares" (Libération, 26-5-1998)61.

Los laboratorios de biotecnología reinventan un mundo en el cual los


animales y los vegetales, transformados deliberadamente por transgénesis,
serán puras fabricaciones humanas, objetos técnicos manufacturados para
el mercado según determinadas finalidades. Se trata de una razón instru-
mental aplicada a lo vivo y a lo vegetal, no para vivir mejor, tampoco para
luchar contra la hambruna en el mundo al contrario, esas técnicas arruinan
la agricultura tradicional y acrecientan las desigualdades entre los países

61 La cuestión del sufrimiento animal rebasa esta obra; sin embargo, está presente en esas modificaciones
morfológicas relacionadas con la adjunción de genes exteriores que producen a menudo monstruosidades.
No se cede a una superstición cuando se dice que la evolución ha diseñado las especies con una
coherencia biológica que es difícil transgredir sin provocar efectos perversos. Cuando los hombres
desearon transformar algunas especies de animales lo hicieron con el tiempo, titubeando, en pequeña
escala y no con la brutalidad que consiste en fabricar genéticamente a un animal en todas sus partes.

134 135
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

5. El cuerpo supernumerario del ciberespacio

¿Es posible que existan en el futuro vestigios fósiles de lo real


como existen eras geológicas pasadas? ¿Un culto clandestino
de los objetos reales venerados como fetiches y que tomarán
repentinamente un valor mítico?

Jean Baudrillard, El crimen perfecto

El desdoblamiento del mundo


Al desdoblar la vida ordinaria, el ciberespacio se convierte en un modo
de existencia completo, portador de lenguajes, de culturas, de utopías.
Desarrolla simultáneamente un mundo real e imaginario, de sentido y
de valores que no existen sino a través de la colaboración de millones
de computadoras y del entrecruzamiento de diálogos, de imágenes, de
interrogaciones, de datos, de discusiones en foros: mundo virtual del
"entre nosotros", provisional y permanente, real y ficticio, inmenso espacio
inmaterial de comunicación, de encuentros, de información, de difusión,
de conocimiento, de comercio, que pone momentáneamente en contacto
a individuos alejados en el tiempo, en el espacio, y que ignoran con frecuen-
cia todo de ellos mismos. Un mundo en el cual las fronteras se diluyen,
en el cual el cuerpo se esfuma, en el que el Otro existe en la interfase de
la comunicación pero sin cuerpo, sin rostro, sin otro tacto que el que toca el
teclado de la computadora, sin otra mirada que la de la pantalla. El ciberes-
pacio es "celebración del espíritu [...]. Es un reino en donde lo mental está
liberado de los límites corporales, un lugar favorable a la omnipotencia del
pensamiento" (Bukatman, 1993, 208-209). Una definición clásica del ciber-
espacio concebida por Randy Walser subraya la dualidad de los mundos y
la evicción corporal que exige: "el ciberespacio es un medio que da a sus
usuarios la impresión de ser transportados corporalmente del mundo físico
ordinario a mundos de imaginación pura" (Walser, 1992, 264). El cuerpo
no cuenta ya como materialidad y menos aún como sustento de la identidad

137
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

puesto que todos los juegos con él son posibles. En el ciberespacio se da del cuerpo: la respiración, un movimiento de la mano, de la cabeza, del torso.
a las personas minusválidas o gravemente enfermas una oportunidad de Con guantes táctiles el individuo manipula objetos, moldea formas, inventa
moverse a su antojo sin preocuparse por obstáculos físicos, sin temor universos. Se proyecta en el cuerpo de la hormiga y aprehende el mundo
a la estigmatización. El peso del cuerpo se disipa cualesquiera que sean a su manera; hace suya la virtuosidad de la bailarina; asume los miedos
su edad, su salud, su conformación física. Los ínternautas se ubican en y las sensaciones extremas de un surfeador del cielo sin otro límite de iden-
un plan de igualdad justamente porque hacen a un lado el cuerpo. El cibe- tificación que la panoplia que encuentra a su disposición, pues su cuerpo
respacio es la apoteosis de la sociedad del espectáculo, de un mundo es solamente el maniquí que proporciona los diferentes roles. Liberado
reducido a la mirada62, a la movilidad del imaginario, pero también a la de las restricciones corporales habituales frente a un mundo simplificado
exclusión de los cuerpos vueltos inútiles y estorbosos. Es un sucedáneo de cuyas llaves son fácilmente manipulables, el viajero virtual conoce real-
lo real cuya apariencia desborda en ocasiones la aceptación de la realidad mente un mundo artificial, experimenta físicamente un mundo sin carne. En
física del individuo. La navegación en la Red, los intercambios en los foros, ese universo de síntesis, el juego proporciona todas las apariencias de lo
etcétera, les procuran a los internautas una "perturbadora sensación de verdadero sin correr los riesgos que esconde el mundo y con la posibilidad
presencia" (Dery, 1997, 16). de vivir mil experiencias nuevas (simulaciones de vuelo aéreo, de caída).
A pesar de su reducida movilidad, el sujeto experimenta una plenitud
El ciberespacio envuelve la relación con el mundo dando al sujeto sensorial que la sociedad no le prodiga con tanta generosidad. El indivi-
que se abandona apasionadamente a él la impresión de que la "verda- duo se desplaza concretamente en un universo reconstituido. Disociando
dera vida" está ahí, en la punta de sus dedos, y que le es dado cons- cuerpo y experiencia, restándole realidad a su relación con el mundo
truirse una existencia virtual según sus deseos, puesto que los límites y transformándola según ciertos datos, lo virtual legitima la oposición radi-
de la soberanía personal encarnada por el cuerpo, con constancia en cal entre espíritu y cuerpo y desemboca en el fantasma de la omnipotencia
la vida ordinaria, son radicalmente suprimidos. Durante el tiempo que del espíritu. La realidad virtual está más allá y más acá del cuerpo; éste
dura la conexión, el ciberespacio abre un mundo descorporeizado, permanece pasivo aun si vibra con los innumerables efectos de sensacio-
sin interioridad: superficie pura. Aun si el cuerpo permanece frente nes y de emociones provocados por la imagen. "El discurso visionario de
a la pantalla con sus imperfecciones eventuales, es provisionalmente olvi- aquellos que concibieron el ciberespacio abunda en imágenes de cuerpos
dado en "la exultación sin cuerpo del ciberespacio" (Gibson, 1985, 9). no reales liberados de las restricciones que la carne impone. Ellos prevén
Baudrillard habla de esas "verdaderas cajas de aislamiento sensorial que un tiempo en el cual se podrá olvidar el cuerpo" (Stone, 1991, 113)63.
son las pantallas y las redes" (Baudrillard, 1997, 65).
El ciberespacio es un "suplemento de espacialidad" (Jameson) ajeno
Lo virtual hace posible otros usos del cuerpo mediante la simulación a cualquier limitación física. Representa un mundo en el cual el tiempo,
de situaciones a través de instalaciones específicas. Provisto de un casco libre de la duración, se convierte en espacio de informaciones puras que
de visión y de guantes sensoriales, el individuo se sumerge en un universo no requieren ya la corporeidad humana. Lo inmediato no es ni el tiempo
compuesto de imágenes sintéticas, en relieve, simuladas por la computa- ni el espacio del cuerpo que permanece inmóvil. El aprendizaje no cuenta
dora; experimenta la sensación de lo real, vive emociones, pasiones o temo- (a menos que lo virtual sea concebido como una técnica de formación,
res que reproducen los de la existencia. Algunos dispositivos adicionales le como es el caso de un instrumento de simulación de vuelo para aprendices
permiten moverse, sentir objetos virtuales que pueblan el espacio o explorar
un lugar. El desplazamiento es facilitado en ocasiones por un uso inusitado 63 Si el cuerpo es destronado provisionalmente de sus prerrogativas en el proceso de la comunicación
(Le Breton, 1998), el ciberespacio lo reintroduce bajo una forma metafórica, pero sin la came, sin el
rostro y transformado en una figura. Para evitar la carencia de contacto visual o táctil, los cibernautas que
62 Investigadores americanos intentan remplazar al "ratón" por la mirada: para hacer clic sería suficiente con se comunican textualmente en los forums recurren a un código afectivo con signos repertoriados: los
parpadear. smileys. Se puede así codificar una sonrisa, un guiño, un beso, una contrariedad, un grito.

138 139
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

de piloto): el individuo se sumerge desde el inicio en un mundo que no En el ciberespacio, el sujeto se libera de las limitaciones de su identi-
le presenta amenazas y del cual se apropia mediante el juego, sin barre- dad para metamorfosearse provisionalmente o permanentemente en lo que
ras espaciales o geográficas. Frente a la pantalla, el sujeto es semejante quiere sin temer ser contradicho por la realidad. El sujeto se desvanece
al astronauta en su cápsula, su cuerpo es un volumen estorboso que le corporalmente para transformarse según una multitud de posibles másca-
impide conocer la perfección de la Red, al no convertirse él mismo en infor- ras; para convertirse en información pura, cuyos contenido y destinatarios
mación pura, ni deslizarse entre los intersticios de los mundos sin límite. controla con precaución. Privado de rostro, no tiene que temer no poder
El sujeto se hunde en otra dimensión de la realidad. Estar fuera del espacio mirarse de frente: está libre de toda responsabilidad pues no posee sino
y fuera del tiempo implica la sustracción del cuerpo, sin perder el estreme- una identidad volátil. En los channels, los caracteres sexuales y la edad
cimiento de las sensaciones fuertes, de los vértigos, de las sensorialidades son texto puro, rasgos, objetos de una descripción cuyo origen es inve-
reducidas pero intensas, del despegue, de la liberación, de la fatiga, etcé- rificable y que facilita cualquier licencia. La escritura inventa el mundo sin
tera. "Nuestro destino, dice McKenna, es convertirnos en lo que pensamos, tener que exhibir pruebas. Inmaterial, el sujeto se reduce estrictamente
ver nuestros pensamientos transformados en cuerpo, y nuestro cuerpo a las informaciones que da, encarna un cogito puro; es lo que piensa que
en pensamientos" (en Dery, 1997, 312). El deslumbramiento que se vive es cuando está conectado a un universo en el cual los nosotros son igual-
es, ciertamente, el de la ingravidez del cuerpo, de la ausencia de impre- mente jugadores. No corre el riesgo de que su cuerpo lo traicione o lo
siones sensoriales ordinarias con lo que implican. En el mundo virtual, delate. La Red favorece la pluralidad del yo, el juego, el escarceo virtual;
la sensorialidad es infinitamente simplificada, lo que protege de malas libera al sujeto de su identidad y favorece en todo momento la posibili-
sorpresas al tiempo que asegura la impresión plena de lo real. dad de desaparecer. La identidad se declina a la manera del follaje, es
una sucesión de "yo" provisional, un disco duro que contiene una serie de
Fin a las limitaciones de la identidad ficheros que se activan según las circunstancias. El sujeto es una licencia
En 1985, Julie aparece en un channel de discusión: vieja, severamente para experimentar posibles. Como lo dice un estudiante entrevistado por
minusválida, consigue con dificultad usar el teclado de su computadora. S. Turkle: "¿por qué conceder más importancia al YO del cuerpo que a los
Gracias a la Red, su cuerpo maltrecho no es ya un obstáculo para la comu- múltiples Otros que no lo tienen, si éstos últimos permiten vivir otro tipo de
nicación: afectuosa, empática recibe numerosas confidencias de otras experiencias?" (Turkle, 1997, 14) Ese mundo, por otra parte relativamente
mujeres inscritas en ese channel. Y luego, de pronto, el escándalo estalla: anónimo, es propicio a un ejercicio sin barreras de la libertad para bien
Julie es en realidad un hombre, un psiquiatra de cierta edad que pensó o para mal. Es una máscara formidable, es decir, un motivo de relajamiento
en esta estratagema para comunicar más a fondo con las mujeres. Un día, de toda civilidad (Le Breton, 1993). La responsabilidad se desvanece.
en efecto, al dialogar en la Red con un interlocutor que lo había tomado por Un crimen virtual no deja rastro. El ciberespacio es un útil de multiplicación
una mujer, se siente comprometido por la calidad de la relación que se había de sí mismo, una prótesis de existencia cuando es el cuerpo mismo el que se
establecido entre ellos. Asumir el personaje de una anciana minusválida, transforma en prótesis de una computadora todopoderosa. Ciertamente, el
le había parecido una manera ideal de renovar la experiencia y, sorpren- individuo penetra los mundos imaginarios que se despliegan en el monitor;
dido por su éxito, cayó en su propio juego. La revelación de su identidad vive a través de ellos aventuras sucesivas, dialoga, construye, pero no está
escandalizó a sus interlocutoras; algunas se dijeron "violadas", despojadas en posibilidad de conocer esta ubicuidad más que a través de la puesta
de su intimidad. La Red permite juegos de engaño, en los cuales uno de entre paréntesis de su cuerpo real. Inmerso en la realidad virtual, a la vez
los actores se empeña en hacerse pasar por otro, en cambiar de sexo, fuera del cuerpo y realmente presente en sus movimientos, que simulan su
de edad, etcétera. experiencia, está a la vez aquí y allá, en ninguna parte y sin embargo, ahí.
El ciberespacio es en este sentido una especie de sueño despierto para
aquellos que juegan profundamente con su identidad sin temer un choque

140 141
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

cuando la realidad esté de vuelta; el ciberespacio permite la construcción de personas muertas y los epitafios redactados por su familia o por
de innumerables mundos y de formas múltiples de encarnación virtual, internautas ocasionales. La página consagrada a cada desaparecido
ya no sometidos al principio de realidad sino completamente bajo la direc- contiene fotos o textos. Se pueden depositar flores virtuales en su tumba.
ción del placer y del imaginario. El abandono del cuerpo hace posible todas las metamorfosis: convertirse
en piedra que rueda, en piano, en pez volador, en salmón que remonta un
La economía del mundo río, en águila girando en la cumbre de una montaña o en piloto de avión.
Sin salir de su cuarto, siendo fiel a la máxima pascaliana, es posible cami- El principio de la separación es abolido; con las herramientas adecuadas,
nar en las gargantas del Verdón; surfear sobre las olas desencadenadas las fronteras del reino caen también. Y ese mundo de sueños en vigilia
de un spot de México; cazar leones en una selva ecuatorial; desnudar puede ser compartido con otros simultáneamente o por interacción. Si la
una mujer de sueño en un juego erótico antes de arrastrarla a un tórrido computadora es una oportunidad para la persona afectada por una limita-
encuentro virtual; dialogar durante horas con ciberamigos del otro lado ción motriz e impedida por lo tanto en sus movimientos, la inercia motriz
del mundo, de quienes no se conoce más que el seudónimo y las reac- que provoca en los otros usuarios es una fuente de ambigüedad. El cuerpo
ciones textuales que manifiestan; participar en un juego de roles con se convierte con el paso del tiempo en una cosa embarazosa, excrescencia
compañeros invisibles; convertirse en caballero medieval con un grupo desafortunada de la computadora.
de apasionados de la misma época, etcétera. Un paseo en bicicleta fija
con un casco de visión lleva al ciclista virtual por diferentes caminos, El retorno a este mundo sin atractivos y sin consistencia no es siem-
lo hace atravesar lugares diversos, lo confronta según la velocidad de su pre fácil. M. Heim narra una experiencia en la realidad virtual que lo sume
pedaleo a terrenos sucesivos. Si acelera lo suficiente, despega y sobre- durante horas en un estado de náusea perceptiva. Lo concreto le parece
vuela el paisaje. En un auto de carreras virtual, el sujeto vive las emocio- velado detrás de una fina película. Una experiencia de realidad virtual dema-
nes del pilotaje en el circuito de Le Mans; se une a la carrera; rebasa siado frecuente lleva a una extrañeza de la coenestecia y de la percep-
peligrosamente; se hace rebasar él mismo, inmóvil en el centro de su ción sensorial. El cuerpo vivo se encuentra en desfase con un medio real
instalación electrónica, y no vibra menos con todo su ser. Se puede vivir que no logra apropiarse, atrapado entre dos mundos sin saber cuál sentir:
en una ciudad virtual, en la que se posee un departamento, un oficio, "observe a alguien que sale de un sistema de realidad virtual, dice Heim.
entretenimientos, vecinos, amigos; dirigirse a una sala de espectáculos, Mire sus primeros movimientos. Invariablemente, el usuario permanece
pedir informes a otros internautas que se pasean también ahí, etcétera. en el sitio un momento [...], se asegura de su entorno, se golpea el torso,
La vida cotidiana completa es susceptible de entrar en la Red. Algunas se toca las piernas, como para asegurar su regreso en firme a la tierra
personas exponen sin inhibiciones su existencia a los internautas con los y a la presencia del cuerpo. El usuario experimenta una discordancia
que se cruzan, disolviendo cualquier frontera entre lo público y lo privado. al regresar al primer mundo. Esa inadecuación marca la diferencia entre
Su casa es vigilada por cámaras que transmiten sus desplazamientos el cuerpo virtual y el biológico" (Heim, 1995, 68).
y sus acciones y gestos a su sitio personal. Las cámaras live abundan
en Internet (Virilio, 1998, 76). Es igualmente posible integrar minúsculas Sentado frente a la pantalla, el individuo intercambia con sus ciberami-
cámaras y líneas de comunicación para la voz, reintroduciendo así una gos del mundo entero, interroga bancos de datos o dialoga durante horas
mejor simulación de la presencia en el angelismo corporal. La muerte con interlocutores dispersos en el espacio sin preocuparse por las fronte-
misma no escapa a la Red. Un sitio canadiense autoriza a los internautas ras. Si lo lejano se acerca infinitamente, la comunicación fuera del cuerpo
a seguir funerales en directo, gracias a una cámara conectada a la Red. aleja lo inmediato, produce un alejamiento de los lazos sociales, una amplia-
Otro sitio, el World Wide Cimetery, ha sido creado por enfermos y sus ción del espacio personal de reserva. Las comunidades virtuales delinean
allegados como espacio de sepultura virtual en el cual figuran imágenes un universo abstracto a menudo más íntimo que la familia o el vecindario.

142 143
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Los ciberamigos son en ocasiones más familiares que los familiares, puesto comunidades sociales tradicionales a lo largo del mundo" (Reinghold,
que no se les encuentra jamás y el misterio planea positivamente sobre ellos. 1993, 62). No son en todo caso comunidades reales sino la "sociedad
En última instancia, se puede imaginar que dos usuarios de un foro que de los espíritus" en una versión diferente a la que soñó Minsky. Agregue-
se apasionan uno por el otro sean vecinos de piso, que no se saluden jamás, mos que si la Red une a algunos, aleja a otros años luz, creando nuevos
y que se encuentren mutuamente antipáticos. La supresión del cuerpo guetos entre los que están conectados y los que no.
favorece los "contactos" con numerosos interlocutores. Todo a priori es
en efecto suprimido, toda molestia, todo prejuicio, cualquier timidez y esto Si bien el ciberespacio es una simulación del mundo, da una impresión
tanto más cuanto que la comunicación es simplificada, y que nadie sabe de la realidad física de su universo. Las percepciones son realmente expe-
quién está realmente al otro lado de la pantalla. No solamente el obstáculo rimentadas aunque reposen en una simulación, ya que el cuerpo de la reali-
geográfico o temporal es anulado sino también, de manera radical, el del dad virtual es incorpóreo. El cine proporciona también emoción y "olvido"
cuerpo, lo que permite el intercambio inmediato sin el esfuerzo de entrar del cuerpo, pero lo virtual propone pasar detrás de la pantalla y situarse
en materia". Es sintomático a este respecto el amor apasionado que nace en el corazón de la acción. Timothy Leary se regocija porque el ciberes-
entre dos nerds en la narración de Coupland. No se han visto jamás pero pacio libera al hombre de "la esclavitud del cuerpo". Según él, los próxi-
tienen una correspondencia regular por e-mail desde hace meses. Ignoran mos años van a alejar físicamente al Otro haciéndolo, sin embargo, más
incluso su sexo, puesto que uno y otro usan seudónimos. En cuanto llega cercano: "los intercambios directos, frente a frente, serán reservados para
el momento del encuentro, presa del miedo de ese primer "contacto", uno de las grandes ocasiones, para los eventos íntimos y preciados, casi sacra-
los dos envía un amigo a la cita (Coupland, 1996, 364 ss.). El cuerpo es vivido mentales. Los encuentros físicos serán raros, exaltantes. En un futuro
claramente como una penosa pruebadeverdad queamenazacon hacer añicos próximo participaremos en numerosas cyber-relaciones con personas que
la euforia del intercambio. En otro momento, un personaje elogia el e-mail: sin duda, no veremos, nunca en persona [...]. Mañana volaremos por la
"lo que hay de bueno en el e-mail es que no hay nadie al otro lado del cable. gracia de nuestros cerebros en las alas de los electrones para trabajar
Mejor que la contestadora: cuando te toca la contestadora se corre el riesgo en Tokio, degustar una deliciosa comida con una compañía encantadora
que el otro descuelgue y está uno obligado a hablar" (Id., 38). Sobreequipado en un restaurante parisino antes de hacer una breve visita a unos parientes
con medios de comunicación, sin tener que desplazarse (teléfono celular, de Seattle; todo esto sin abandonar físicamente nuestra sala" (Leary, 1996,
e-mail, Internet, etcétera), el individuo no necesita encontrarse físicamente 22-33). Para Negroponte, vivimos "el paso irrevocable e irreversible de los
con los otros; la conversación cuerpo a cuerpo en el silencio o en la tran- átomos a los bits", una transformación de la carne del mundo o del conte-
quilidad de un paseo parece hoy anacrónica comparada con el diálogo nido de las cosas en información. La frontera entre los mundos, los obje-
apasionado de los poseedores de un celular o de una computadora con tos y los hombres se borra; todo se vuelve conmutable en potencia puesto
sus interlocutores invisibles y elocuentes (Le Breton, 1997). Las conversa- que todo está regido en última instancia por las mismas unidades de base.
ciones virtuales, frágiles y efímeras son ahora síntomas más claros de las La confusión reside en ocasiones en el precio que hay que pagar, y que
carencias de lazos sociales. H. Reinghold señala a su manera: "las comu- puede ser la vida. Algunos individuos no perciben ya la diferencia entre
nidades virtuales pueden ser comunidades reales o seudocomunidades lo virtual y lo real, como esos niños que matan a una comerciante cuando
o variantes inéditas del contrato social. Pero yo creo que son una respuesta querían solamente disparar y no provocar la muerte. Esas confusiones son
a la sed de contactos que es consecuencia de la desintegración de las frecuentes. El hecho de vivir en un mundo sin cortapisas, en el cual los
muertos son relevados y en el cual los saltos al vacío no causan ningún
64 No se trata evidentemente de decir que la Red no favorece encuentros, sino de señalar algunas mal, amenaza con hacer olvidar las consecuencias reales de las acciones
tendencias. En la vida real, se organizan encuentros IRC (Internet Relay Chat). Algunas comunidades
virtuales se convierten en ocasiones en comunidades concretas, por el hecho que algunos de sus adeptos
en el mundo real. Los radaristas de un navío americano que confunden en
desean prolongar los intercambios en tomo a un café. Un programa permite, por otra parte, conocer las su pantalla la imagen virtual de un Airbus iraní con la de un Mig provocan
coordenadas de otros usuarios y de ponerlos eventualmente en contacto.
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

la muerte de centenares de pasajeros. Los ejemplos de este orden son (Quéau, 1993, 41). Él mismo cede, sin embargo, al canto de las sirenas
numerosos. "La generalización de las técnicas de simulación y de repre- algunas paginas después, olvidando sus resquemores; se extasía en un
sentación virtual vendrá seguramente de la mano de una miopía filosófica lenguaje religioso de navegador de la Red: "se viaja en sinfonías visuales
y moral que tenderá a ocultar la diferencia de naturaleza entre lo real y lo disfrutando la textura de su materia más o menos ilusoria. Esos mundos
virtual" (Quéau, 1993, 74). sin inercia sólida respiran, pulsan, circulan, se oxigenan. Son música
vuelta espacio, más que espacio traducido en música. Esos espacios son
Virtual viene del latín virtus que significa fuerza, energía (Quéau, 1993, Babilonias no confusas, jardines suspendidos de nuestros labios, de nues-
26). Lejos de ser una ilusión, la cibercultura es un campo de fuerza y de tros dedos, laberintos incrustados completamente en una inmensa comple-
acción, otra dimensión de lo real, susceptible, en este sentido, de movili- jidad que, sin embargo, es transparente, de acceso claro, cristalina, sin
zar poderosos afectos. Los internautas tienen con frecuencia la impresión dejar de ser densa, desplegada, renovada sin cesar" (Id., 43). Rheingold,
de vivir físicamente y afectivamente sus intercambios con los otros en la nos habla del embeleso que experimenta no al depositar una carta o al tele-
Red; un universo virtual desdobla la realidad trivial de un hombre sentado fonear, sino al enviar un e-mail. "Aquí en California envío mi clave mágica
detrás de su aparato, disueltos su cuerpo y su identidad pero intensa- desde el teclado y me recorre un ligero escalofrío la espalda al pensar que
mente comprometido con su juego. En la cibercultura, lo imaginario ligado en alguna parte de Suecia una lucecita titila simbolizando mi operación en
a la pantalla alimenta la relación con el mundo; no es un ensueño que se un disco duro local" (Rheingold, 1993, 306). Rheingold podría deslum-
desprende de las cosas sino otro principio de realidad, más fuerte incluso brarse al ver que Platón le envía hoy un mensaje, aún activo 2 500 años
que la relación viva con el otro, puesto que se realiza en una esfera que después de su muerte o al recibir una carta de cualquier lugar, pero lo
el sujeto controla totalmente y siguiendo un juego que despeja las limitacio- sagrado tiene sus propias razones y encuentra en estos días en la Red o la
nes de la realidad. Al simular lo real a su antojo y al alimentar un fantasma realidad virtual un mejor punto de arraigo.
de omnipotencia en su usuario, la cibercultura es con frecuencia una tenta-
ción terrible frente a la infinita complejidad y a la ambivalencia del mundo. M. Dery (1997, 43 ss.) desarrolla ampliamente la dimensión reli-
Lo real termina por escapar a cualquier control; se resiste a los intentos giosa de la Red presente en muchos de nuestros contemporáneos; entre
de someterlo, de hacerlo manejable, según una intención personal. Lo real ellos Mac Luhan y su idea de que la noósfera, la conexión de todos los
implica un debate permanente con sí mismo y con los otros. La ambigüe- campos de la conciencia humana concebida por Teilhard de Chardin,
dad del mundo se concentra en una ventana colocada frente a él. es realizada por el ciberespacio. Para K. Kelly, de la revista Wired, "cuando
seamos suficientemente numerosos los que nos reunimos de esta manera,
Dios virtual habremos creado una nueva forma de vida. Esto forma parte de la evolu-
Después de una experiencia virtual en un espacio de síntesis en la Red ción; a esto estaba destinado el espíritu humano" (en Déry, 1997, 58).
es difícil "aterrizar", volver a sentir el peso del cuerpo y las preocupaciones La Red no es solamente una tecnología, un modo eficaz de comunica-
de la vida cotidiana. En este contexto, el discurso religioso resulta parti- ción, se convierte en lugar de salvación, en el umbral del nuevo millenium
cularmente propicio. P. Quéau señala la fascinación de las jóvenes gene- en el cual no se espera ya la redención de Dios sino la de la computadora.
raciones por los mundos virtuales del Internet y las imágenes de síntesis En la novela de W. Gibson, Mona Lisa, uno de los personajes se pregunta,
que se ofrecen como alternativas a un mundo conflictivo: "es posible que durante una discusión acerca de la naturaleza del ciberespacio, si "la matriz
se decida cada vez más contentarse con esos simulacros de realidad, si el no es Dios". J. Campbell, fascinado por el interior de su PC, declara a un
mundo real parece de pronto demasiado hostil, demasiado inhospitalario, periodista: "es verdaderamente increíble. Toda una jerarquía de ángeles
o si sus vías de acceso parecen fuera de alcance. No hay duda de que en pequeñas laminillas de cobre" (en Déry, 1997, 83). T. Leary ha expre-
lo virtual se convertirá desde entonces en un nuevo "opio del pueblo" sado a menudo su entusiasmo por la Red o la realidad virtual. Para él,

146 147
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
"el cibernautismo es una tecnología adaptada a los mutantes que somos El sí mismo informático
nosotros, que permite a nuestro cerebro salir de nuestra envoltura carnal, El vocabulario informático penetra en las formas que expresan al hombre
exactamente como nuevos accesorios, del mismo modo en que las patas y a su cuerpo; de esta manera, se evaporan las fronteras entre la carne
y los pulmones permitieron al pez salir del agua. Gracias a la cibercultura, del hombre y el poder de la máquina, entre los procesos mentales y los
cada individuo estará muy pronto en posibilidad de saltar el muro de Berlín técnicos. La informatización del lenguaje acompaña la informatización de
y vivir la aventura del encuentro interactivo en el ciberespacio" (Leary, la sociedad. Formas recientes de expresión se aplican indistintamente
1996, 24). a la computadora y al hombre: éste "comprende" las informaciones que
se le dan y "asimila" los datos. Ahora que la computadora tiene una "memo-
La impresión de liberación experimentada por el cuerpo, la amplitud ria" uno se pregunta si el cerebro humano es capaz de "almacenar" tanta
de movimientos nacida de la experiencia de realidad virtual ha sido compa- información. Al mismo tiempo que el vocabulario computacional se huma-
rada con frecuencia a la de una droga euforizante. El guitarrista de los niza, en un movimiento recíproco, el hombre se mecaniza: alguien está bien
Grateful Dead, al vivir una experiencia virtual en 1989, dice enseguida: "formateado" para un empleo o una tarea; se está "conectado" cuando se
"han prohibido el LSD. Me pregunto lo que van a hacer con esto". El Wall integra una información; un error en un razonamiento, un gesto o una pala-
Street Journal, en enero de 1990, hace aparecer en primera plana un artí- bra inadecuados son percibidos como un bug o un "error de programa".
culo sobre la realidad virtual intitulado: "¿LSD eléctrico?". El periodista "Tienes que agregar megas a tu disco duro" dice un joven a su amigo
de la Whole Earth Review interroga a Jaron Lanier, uno de los pioneros de sofocado después de un ligero esfuerzo físico (Coupland, 1996, 297). Un
la realidad virtual, quien dice después de su primera experiencia: "¡estoy problema afectivo es percibido como un problema de "interfase". Si se trata
intoxicado!". Lanier le lanza entonces irónicamente: "por favor, no emplee de dificultades para establecer una relación con una mujer "es necesario
ese término, vea lo que pasó con los hongos [...1. Estoy realmente preocu- esperar la salida de una nueva versión más convivial" (Id. 262). Hablar con
pado porque la realidad virtual no se vuelva a su vez ilegal" (Lanier, 1989). un amigo suscita en ocasiones sorpresa: "no, no es que me aburra, viejo,
El mundo virtual permite la identificación con miles de formas posibles, pero mi ventana proteínica se va a cerrar"... y corre a la cocina a prepa-
rompe todo límite de hecho y de sentido. La virtualidad parece materia- rarse de comer (Id. 302). Los biólogos hablan normalmente de "programa-
lizar la omnipotencia del pensamiento. Se da vida a objetos inertes, se ción" genética o del "programa" contenido en el ADN. Del mismo modo,
inventa animales o formas humanoides, se entra en la experiencia del Otro; un "virus" destruye información, "infecta" datos. "Tales metáforas tomadas
el sujeto se transforma en sonido, en gaviota, en delfín. La exaltación de la virología son en parte resultado de la omnipresencia del reciente
del que vive tal experiencia le lleva a creerse en un mundo divino. Para discurso sobre el SIDA presente en todas partes" (Sontag, 1989, 91).
Sherman y Judkins, "algunos de entre nosotros estamos tentados a escon- A las precauciones que se toman para intercambiar disquetes o datos
dernos en la realidad virtual; después de todo no podemos hacer de nues- a fin de limitar los contactos y por lo tanto los riesgos de virus se les llama
tro mundo real lo que deseamos que fuera. La realidad virtual puede llegar el "safe hex" (Channell, 1991, 135). La metáfora del virus es una prueba
a ser un asunto más cómodo que nuestra imperfecta realidad". Para ellos, de la atención prodigada a la computadora, de la personalización que la
la realidad virtual es "la esperanza del próximo siglo; nos promete hacernos transforma a los ojos de los usuarios, al punto de medicalizar sus disfuncio-
mirar el cielo" (Sherman, Judkins, 1992, 127 y 134). Al igual que la droga, nes. De la misma manera, las aplicaciones contra los virus adoptan a menudo
trastoca en efecto el marco de la vida ordinaria, lo virtual se proyecta en un terminología de la medicina o de la farmacéutica. La informática contri-
universo menos complejo sin asperezas y aligerado del fardo del cuerpo. buye actualmente al desarrollo de la personalidad de un número creciente
El ciberespacio será tal vez algún día el paraíso gnóstico de un mundo sin de usuarios. Las fronteras identitarias entre el individuo y la herramienta
cuerpo y sin límite. se confunden con frecuencia; nuevas formas de intimidad salen a la luz
con una máquina percibida como un ser vivo, con sentimientos y suficiente

148 149
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

inteligencia para propiciar una interacción fructífera y de fácil acceso Los límites entre lo vivo y los productos de la técnica, percibidos por
a todo un universo de conocimiento y de comunicación. La computadora muchos como realmente vivos y autónomos, se diluyen. Al igual que la
se transforma en compañera de vida, en amigo, en ventana al mundo. existencia es amenazada por lo artificial, lo artificial penetra en el terreno
El internauta que la percibe como una máquina pensante y viva llega a tener de la existencia. Una morfología se construye lentamente sobre la tela de
la sospecha de que él mismo está encerrado en un cuerpo con capacida- fondo de la distorsión del sentido. Si se considera al hombre como una
des terriblemente limitadas; sueña una fusión con la máquina, disolverse en máquina y a la computadora como un cerebro, los límites se vuelven impre-
ella a fin de no estar ya sometido a la necesidad trivial de comer, de beber, cisos y ya no es ilegítimo considerar que la computadora está viva ni que
de dormir, de preocuparse por un cuerpo que le recuerda sin cesar sus se trae al mundo criaturas completamente dignas del estatus de seres
límites. Su hibridación con la máquina, si fuera un día posible, resolvería vivos. Los virus son programas piratas elaborados para afectar a otros
este problema. usuarios, borrando programas o archivos o perturbando el acceso a la
información. Inserto en la computadora, en el disquete o en la red, el virus
Criaturas artificiales es activado por un código personal, un comando, una palabra clave, etcé-
En 1920, una célebre narración, RUR de K. Capek (1997), imagina por tera. Para muchos investigadores, los virus informáticos están vivos, son
primera vez la reivindicación de la dignidad de los robots (Capek inventa formas de vida artificial creadas por el hombre, equivalentes a formas bioló-
el término de origen checo robota: trabajo forzado). Un biólogo llamado gicas con existencia propia en el espacio virtual.
Rossen descubre un material orgánico constructible que reproduce fiel-
mente la apariencia de la vida, e intenta en vano fabricar con él un hombre. Uno de los promotores de las criaturas artificiales es T. Ray, un biólogo
Su sobrino, un ingeniero, considera que se podría construir en masa cria- que construye animales numéricos autorreproductivos, que integran en su
turas, incluso imperfectas, para trabajar o hacer la guerra en lugar de los programa errores, mutaciones destinadas a producir una forma de evolu-
hombres. Su apariencia humana y su competencia intelectual se agregan ción a su escala. Ray concibe esta idea cuando un estudiante le cuenta que
a la carencia de afectividad y a su total indiferencia hacia el mundo. los peones de un mismo grupo del juego Go "morían si no lograban perma-
Se dedican a realizar lo mejor posible las actividades a las cuales las desti- necer en contacto con el espacio libre". Ray imagina entonces la ecós-
nan los hombres. Al inicio de la obra, una mujer encuentra a los responsables fera de las criaturas y simula su autoreproducción. Publica en el Internet
de la fábrica y se rebela para defender la dignidad de los robots y por la suerte un artículo basado en esta experiencia intitulado: "Jugué a ser Dios y creé
que les depara su explotación; ella busca en vano despertar a los robots- vida en una computadora"65. Ray describe el espacio conflictivo de coexis-
sirvientes, pero éstos la escuchan y le responden que no comprenden sus tencia de gusanos artificiales en torno a la información, la manera en que
palabras y que se encuentran muy bien como están. Los derechos cívi- ejercen su poder unos sobre otros, las técnicas de salvaguarda, etcétera.
cos o la dignidad no tienen casi ningún sentido para ellos. Pasan los años Lentamente, dice Ray, "la evolución borró los contornos del mundo origi-
y uno de los ingenieros de la fábrica tiene la idea de cambiar el modo nal". Incluso la sexualidad aparece bajo una forma rudimentaria que Ray
de fabricación de los robots para mejorar su comportamiento: sentirán se esfuerza por mejorar con el deseo de dar un "sistema nervioso" a sus
el dolor y las emociones humanas. A partir de entonces, los robots se criaturas. Su intención es liberarlas un día en la red a fin de que conti-
rebelan, toman el poder y destruyen a los hombres. El último sobreviviente, núen su existencia de manera autónoma. Algunos le hacen ver el peligro
un médico que busca el secreto de fabricación de los robots, cuya fórmula latente en los virus, pero el biólogo virtual considera que son inofensivos
ha sido quemada, comienza por hacer la disección de uno de ellos con el fin puesto que no se comunican más que entre ellos. No cabe duda de que
de analizar sus componentes. Pero renuncia, desgarrado, porque no puede
evitar la impresión de que comete un asesinato.
65 Miles de griois, de narradores, de escritores y de artistas han creado universos, pero ninguno se ha tomado
por Dios. Inversamente, es sorprendente ver cómo esta autoproclamación se banaliza hoy en día en la
biología, la medicina o la cibercultura.

150 151
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

los organismos biológicos o las realidades numéricas son percibidas como se manifiesta en favor de los derechos civiles de los robots. Piensa que es
pertenecientes al mismo orden, lo que alimenta en el creador del proyecto útil tratar a estos últimos como personas. Saltando algunas etapas, toma
la idea de haberse convertido en Dios, amo de la vida y de la muerte el ejemplo de un robot llamado Harry, capaz de "conversar inteligente-
(Libération, 14-4-1995). S. Levy, uno de los artesanos más comprometidos mente sobre cualquier tema, jugar al golf, escribir un poema aceptable,
en este dominio, explica que el tejido de la vida artificial es una materia no controlar su nerviosismo, con un amor apasionado comprobar teoremas
orgánica cuya esencia es la información. "Exactamente como los médicos matemáticos, asistir con entusiasmo a reuniones políticas". Harry siente
han reproducido in vitro los mecanismos de la vida, los biólogos y los infor- desde luego dolor y placer, es una criatura de síntesis, pero, escribe Lycan,
máticos de la vida artificial esperan crear vida in silico" (Levy, 1992,5). "si nosotros reprobamos la discriminación racial o étnica en la sociedad
actual, deberíamos rechazar la discriminación en contra de Harry, debida
El clon o los animales virtuales, como los virus, escapan en ocasio- a su origen" (Reichardt, 1978, 162). Los juegos de lenguaje que tienden
nes a la comprensión y al control de sus creadores, "reactualizando el anti- a calificar a las máquinas como inteligentes y con sentimientos llevan a la
guo mito del Golem de Praga", escribe P. Quéau, atribuyéndoles así una conclusión lógica de conferirles derechos y deberes, de protegerlas de
vida real salida de las manos del hombre. Una parte del ciberespacio está la arbitrariedad de los comportamientos humanos. D. Channell percibe
a punto de convertirse en un universo libre de cualquier forma de control que también un serio problema ético, nacido del desarrollo de la ingeniería
favorece "al contrario, la proliferación de los clones de los virus, de seres genética y de la inteligencia artificial. La "máquina viva" exige, según él,
simbólicos que viven en la red formando una jungla virtual en la que todo una nueva trama moral. Piensa que una "ética biónica" debe tomar en
es virtualmente posible" (1993, 71). Estas entidades llevan una existencia consideración a la vez los aspectos mecánicos y orgánicos de la ecología
propia en su medio específico, deambulan en el ciberespacio y contribu- cibernética de tal manera que mantenga una integridad, una diversidad
yen al efecto de sorpresa. Producen un estremecimiento en sus creadores, y una funcionalidad del sistema [...1. La tecnología y la vida orgánica deben
quienes se sienten autorizados a considerarse iguales a dioses. ser inteligentemente protegidas [...1. Nosotros no podremos construir una
nueva Jerusalén si no es encontrando una armonía entre la vida orgánica
Al otro lado del Atlántico, tiene lugar un debate en torno al estatus y la tecnología" (Channell, 1991, 151-154). En 1993, C. Langton declara
de las máquinas artificiales. ¿Éstas son instrumentos destinados a acti- a L. Sfez su convicción de que en "diez años construiremos máquinas auto-
vidades sociales o bien poseen un valor moral intrínseco, una dignidad organizadas. ¿Tendremos el derecho de matarlas a nuestro antojo? ¿Cuál
que convendría proteger como se protege a los animales cuya fragilidad sería nuestra legitimidad al hacerlo? ¿Pero si éstas cometen crímenes
los expone a malos tratos? Tal es el dilema, muy en la lógica del extremo o faltas, qué castigo infligir? ¿La muerte, la mutilación, la prisión? [...] Eso
contemporáneo. H. Putnam considera que la cuestión de los "derechos sucederá dentro de diez años. Es necesario prepararse para ello" (Sfez,
cívicos" de los robots es asunto de decisiones políticas y no de descu- 1995, 258). Los problemas sociales o políticos, los innumerables conflic-
brimientos científicos: "Me parece preferible extender nuestra noción tos étnicos del fin del siglo pierden importancia frente a la necesidad moral
de conciencia a fin de considerar que los robots son conscientes, puesto de proteger a las máquinas. S. Lem lleva irónicamente a su extremo lógico
que la discriminación fundada en el programa o el material de las partes tal preocupación justiciera hacia las máquinas inteligentes. Imagina un
de un organismo de "síntesis" parece tan estúpido como un tratamiento futuro próximo en el cual no será inconcebible que un hombre viole a una
discriminatorio fundado en el color de la piel" (Putnam, 1964, 691). Las máquina de coser. P. K. Dick responde que "la máquina de coser podrá
máquinas corren así el riesgo de ver su dignidad ultrajada y de ser despre- hacerlo arrestar, demandarlo, incluso con una actitud ligeramente histé-
ciadas de la misma manera que ciertos hombres sufren con el racismo. rica. Esta situación sugiere toda clase de refinamientos complementarios:
Los derechos del hombre deben extenderse entonces para integrar en lo falsos testimonios de máquinas de coser sobornadas que acusan injusta-
sucesivo a las máquinas a su dominio de influencia. En 1972, W. Lycan mente a hombres inocentes; pruebas de paternidad y desde luego aborto
: I

152 153
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

de máquinas de coser embarazadas contra su voluntad" (Dick, 1998, 25). a un cuerpo que no es ya más que "carne", obstáculo radical para la
No ha habido todavía manifestaciones de robots o de computadoras, pero inmaterialización indispensable para una navegación plena. La forma
ya muchos defensores se apresuran a apoyarlos previendo las inevitables humana es inadecuada, si no es suprimida o remodelada mezclándola
crueldades que los hombres les infligirán. En un mundo en el cual la insig- a la informática. El mundo mismo compite de manera desleal con los auto-
nificancia del hombre no deja de acentuarse, la dignidad y la importancia res de ciencia ficción, mejorando sus hipótesis o dando forma a un medio
de las máquinas adquieren también una dimensión también creciente. social y técnico que parece en ocasiones salido directamente de su imagi-
nario: humanización de la máquina, reificación del hombre, diseminación
Ciencia ficción o asimilación de los componentes corporales humanos, apropiación de la
Desde Dick, Ballard o muchos otros, la ciencia ficción no es ya un universo tecnología por empresas sin escrúpulos, digitalización del espíritu humano,
de sueños críticos acerca del mundo sino una experimentación de lo etcétera. No solamente la ciencia ficción no se opone a lo real sino que
contemporáneo, una proyección imaginaria de las cuestiones que acechan parece con frecuencia ejemplificar los fundamentos sociales de la exis-
a nuestras sociedades. El mundo mismo se ha convertido en un universo de tencia contemporánea. La fuerza de los imaginarios que determinan las
ciencia ficción (Bukatman, 1993), por no considerar más que el alucinante orientaciones colectivas que habrán de suscitarse encuentra en la ciencia
collage de prácticas e imaginarios analizados aquí y la realidad de socie- ficción una vía dorada de desarrollo y de proyección en la trama social;
dades destinadas a la exclusión, al desempleo, a la etnicidad, al abandono este género experimenta los escenarios del futuro próximo e ilumina ya los
en el dominio técnico y económico, a una miseria endémica y al subdesa- procesos que están en juego en el presente.
rrollo tecnológico. Jameson considera, así, la ficción cyberpunk como una
expresión literaria adecuada a los dilemas existenciales de nuestras socie-
dades occidentales (1991). La ciencia ficción toma el relevo de la sociedad
o de la antropología para expresar en forma narrativa las tensiones de lo
contemporáneo y plantear sus dilemas bajo una forma existencial que no
tiene, a menudo, el discurso de las ciencias sociales.

El mundo describe de manera particular la ficción cyberpunk, como


los relatos de Gibson o de Sterling: un universo tecnológico deshumani-
zado, en un paisaje de desolación, en donde grandes compañías libran una
lucha sin piedad por la posesión de la información, mientras que las calles
son ocupadas por una población al límite de la supervivencia y excluida
de la Red. Algunas castas sociales controlan las fuentes de información:
una aristocracia informática impone la ley. La ficción cyberpunk opone radi-
calmente un mundo de redención por la técnica a un mundo de perdición
(Bukatman, 1993,138). Vivimos en un mundo posthumano, postbiológico
(una acumulación de "post"), pero en un mundo orgullosamente darwiniano
en el cual la búsqueda de información ha suplantado definitivamente
la preocupación de maximizar los genes. Cualquier distinción entre
máquina y ser vivo es abolida. El cyberpunk representa la infósfera contem-
poránea que las redes permiten recorrer como algo radicalmente ajeno

154 155
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

6. La cibersexualidad o el erotismo sin cuerpo

Ya que nuestros dioses y nuestras esperanzas son ahora


solamente científicas, por qué nuestros amores no serían en
lugar de la era de la leyenda olvidada, de la era de la leyenda
despreciada les ofrezco una Eva científica dignos solamente
de esas vísceras martirizadas que por un sentimentalismo del
cual ustedes son los primeros en sonreír llaman todavía
"sus corazones".

Villiers de Lisie Adam, L'Eve future

Un erotismo fuera del cuerpo


El erotismo es una relación de gozo recíproco en el cuerpo del otro; rela-
ción que implica una confianza mutua suficie7te para aceptar perderse en
el otro y vivir con él un intenso momento de intimidad. El juego que consiste
en vivir del erotismo entraña una confrontación simbólica con la que
« ---
se extiende más allá de la "petite mort", que designa a menudo al placer.
Bataille, sobre todo él, ha mostrado en qué medida la sexualidad implica
la aprehensión de la muerte y un cuerpo a cuerpo radical en la alteridad:
desnudarse equivale simbólicamente a morir, al descubrir, detrás del velo
de la ropa, la infinita fragilidad del Otro. La desnudez implica ya la acepta-
ción de estar moralmente sin defensa (desnudo) frente a los ojos del Otro.
Ella se quita la máscara. "El erotismo, dice Bataille, está en la conciencia
del hombre" (1965, 34). Ruptura ontológica en el desarrollo tranquilo de la
vida cotidiana que proyecta fuera de sí; la sexualidad o el erotismo implican
la prueba del cuerpo del Otro66.

El extremo contemporáneo provoca una formidable ruptura en el


universo de la sexualidad. En lo sucesivo, con los medios telemáticos,

66 Acerca de la pornografía, y sobre todo de los usos sociales de los cuerpos fotografiados (revistas)
o filmados (videos XX><), es decir, de una sexualidad reducida a cierto tipo de mirada, reenviamos a Patrick
Baudry (1997),

157
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
la presencia carnal del Otro ya no es necesaria. La cibersexualidad trae cularidad. Ella les ha parecido "tiesa e inanimada"; su mirada, desprovista
consigo la desaparición sin equívoco de la carne. Por el hecho de ser de vida; su paso medido como marcado por un mecanismo. "Su canto y su
de manera privilegiada un himno al cuerpo, el erotismo no podía esca- interpretación musical tienen la precisión convenida, la exactitud monótona
par a las tentativas de extirparlo de un cuerpo perdido en el imaginario y sin alma de una máquina de cantar; lo mismo sucede con la danza. En fin,
de la denigración, cuyas variantes hemos mostrado. En las pantallas, esta Olympia nos ha causado una impresión penosa y ninguno de nosotros
el sexo se transforma en texto y espera las combinaciones sensoriales que desearía tener algo que ver con ella" (Hoffmann, 1994, 43). Es precisa-
permitan estimular a distancia el cuerpo del Otro, sin tocarlo. La indigni- mente la distancia de Olympia lo que fascina a Nathanaél, quien encuentra
dad corporal vive una forma de reivindicación en el androide, cibernético sospechosa la insensibilidad o los celos de sus amigos. El silencio de la
que será muy pronto capaz de interactuar sexualmente y de responder joven es para él la perfección misma del lenguaje; su inmovilidad, el colmo
activamente a todos los fantasmas de su propietario. Ciertamente, el tema de la gracia; él expresa en su presencia un arrebato que se repite con cada
es viejo: Ovidio, en Las Metamorfosis, cuenta los amores de Pigmaleón gesto de su compañera.
quien prefiere la compañía de una mujer de marfil a la mujer real para evitarse
cualquier confrontación. Moldear con sus propias manos su ideal del Otro Pero en una disputa entre Spallanzani y Coppola, en la que los
femenino es una manera de amarse a sí mismo, ocultando la confronta- dos hombres se arrebatan a Olimpia, ésta se rompe. La figura de cera
ción de la alteridad que es necesariamente el enigma del cuerpo del Otro, se esparce sobre el piso en una miríada de fragmentos. A lo imprevisible
comenzando por la de su rostro (Le Breton, 1992). El sueño de sustituir de la mujer y de su cuerpo, a su reductible alteridad, Nathanaél prefiere
el cuerpo por la máquina, de ahorrarse el miedo del desnudo, reaparece en la seducción del artificio, amar una mujer sin carne, sometida siempre
muchas narraciones de la literatura occidental, especialmente en la pluma a su voluntad y de una transparencia de cristal. Más tarde, en el clímax de
de Hoffmann y de Villiers de Lisie Adam. En sus relatos, que tienen valor la ilusión que hunde poco a poco a Nathanaél en la locura y en la muerte,
de mitos, cuentan el odio celoso del cuerpo, la indignidad de la mujer de incapaz de rehacer su amor por Clara, sus amigos buscan en las mujeres
carne, el gozo del dominio del Otro tanto más sometido cuanto que no que aman el error, las inconsistencias que los seducen y les confirman que
tiene alma, ni interioridad, ni historia. no se han prendado de una estatua: "más de un amante exigía a su amada
que cantara y bailara un poco fuera de ritmo, que tejiera o bordara o incluso
El amor del androide jugara con un perrillo, escuchando su lectura, y así con lo demás; pero
En El Hombre de Arena, de Hoffmann, al inicio de su fascinación por que no se contentara de ningún modo con escuchar y que hablara también
Olympia e ignorante de que se trata de una criatura artificial, Nathanaél algunas veces de manera que dejara entrever tras sus palabras que ella
manifiesta su odio por la mujer real. Desdeña a su amiga Clara y la trata pensaba y sentía" (49). Los amigos de Nathanaél comprendieron que
de autómata, de ser sin vida, puesto que ella no cede adecuadamente el deseo es contrario al dominio, que lo imprevisible prima sobre lo ineluc-
a sus solicitudes. En cambio, Nathanaél vive subyugado por Olympia, la hija table. La tentación del artificio es un canto de muerte, sin porvenir, puesto
de su profesor Spallanzani, que él descubre detrás de su ventana, siem- que no es inherente al cuerpo y busca justamente fuera de la condición
pre sentada, inmóvil con los brazos descansando en la mesa. Una noche humana una perfección que el cuerpo cambia por el encanto del deseo,
de fiesta en que baila con ella, le sorprenden sus movimientos faltos de y que no puede evitar la prueba de lo real y el encuentro de la otredad del
ritmo y las escasas palabras que pronuncia: "¡Oh, oh, oh!"; aunque es sedu- rostro.
cido por su encanto. Sin embargo, cuando él la besa, sus labios ardientes
encuentran los labios helados de Olympia. Si Nathanaél es seducido por las La Eva futura, de Villiers de Lisie Adam (1992)67 pone en escena
rarezas de una mujer muda y dócil que parece transparente a sus deseos, al inventor Edison y a un joven, Lord Ewald, quien quiere suicidarse por
sus amigos no son tontos y se interrogan acerca de su inquietante parti- 67 Lucien Sfez toma el relato de Villiers como un arquetipo del mito de la Gran Salud (Sfez, 1995, p. 11 ss.).
Es también una sorprendente narración sobre el odio hacia el cuerpo de la mujer.

158 159
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

amor. La mujer de sus sueños, Alicia, no lo rechaza, pero él la encuentra arrugadas, flacas y sombrías" (174). Sutilmente, el texto de Villiers es un
formidablemente tonta y de una "misteriosa miseria moral". "Su cuerpo, juicio definitivo en contra del cuerpo (fundamentalmente el de la mujer).
dice, ofrece un conjunto de líneas que sorprendería a los más grandes Evelyn engañaba con su apariencia mediante una serie de maquillajes, de
escultores". Lord Ewald experimenta un hiato sin remedio entre la mara- prótesis, de pelucas, de corsés, de mentiras. Sin artificio, el cuerpo de la
villosa seducción de la joven y su manera, según él, interesada, medio- mujer no es más que una piltrafa obscena e irrisoria.
cre, de comportarse en la vida. "Entre el cuerpo y el alma de Miss Alicia,
no había una desproporción que desconcertara o inquietara mi entendi- Para Edison, muchos hombres son, por estos medios, víctimas
miento: era un disparate... su ser íntimo revelaba una contradicción con su de esas mujeres inapropiadamente carnales que la ciencia no ha podido
forma..." (44). Ella parecía "encerrada en una suerte de castigo oculto en el todavía rectificar. Si Lord Ewald titubea para aceptar la maravillosa
engaño perpetuo de su cuerpo ideal" (44). Lord Ewald, quien no se cues- propuesta de Edison, debe recordar esta vez la imperfección del origi-
tiona evidentemente acerca de él mismo, considera a Alicia un desastre. nal que exige otra forma de artificio (esta vez "científico") para "recupe-
La joven mujer es para él el collage disonante de un cuerpo divino y de un rar el amor" (184). Finalmente, es la mujer de carne la que es una copia
espíritu mezquino, un "templo profanado". La imposibilidad de reconciliar inapropiada de la Andréide (tal es el término empleado por Villiers para
uno y otro, lo obsesiona y, en consecuencia, desea morir. designar a Hadaly). Retomando las actitudes del anatomista apasionado
por los arcanos que descubre pero que se inclina por las piezas de metal,
Edison, quien promete ayudar a Lord Ewald, se dice capaz "de Edison continúa su demostración: abre el pecho de Hadaly para describir
sacar el alma del cuerpo" de Alicia y de transformarla en una mujer ideal. a su interlocutor extático los materiales de los que está hecha. Cada argu-
Le presenta entonces a Hadaly, una criatura artificial con un mecanismo mento de Edison, quien insiste en la perfección de los órganos artificiales
construido meticulosamente para que aparentase gracia e inteligencia: de Hadaly, denigra paralelamente el cuerpo, falible y frágil: piezas en oro
"metal que camina, habla, responde, obedece, no imita a nadie en el o en acero, hilos perfectos, sutilmente anudados a mecanismos minucio-
sentido ordinario de la palabra [...1. Hadaly no es exteriormente más que una sos; los pulmones son fonógrafos de oro, cilindros que contienen la memo-
identidad magneto-eléctrica" (85). Edison explica a su sorprendido amigo ria de las palabras o gestos que alimentan la existencia; unas veinte horas
que los "instrumentos de copia de identidad se han vuelto de una precisión de grabación, de réplica para las conversaciones. Edison se regocija por
perfecta" (89). De manera que las "presencias-mixtas" (89) son ya posi- no tener ya el temor de ser atrapado en una discusión sin sentido, el domi-
bles. Su objetivo es dar a Hadaly la forma exacta del cuerpo de Alicia y de nio de la palabra queda asegurado: "no más tedios estériles. La palabra
proporcionarle un alma revisada y corregida conforme a las expectativas esperada cuya belleza dependerá de sus mismas sugerencias" (194).
de Lord Ewald. Hadaly, de hecho, es ya la replica de otra mujer, Evelyn,
la amante de un antiguo amigo de cuya pérdida ella fue responsable. Edison Las piezas artificiales de Hadaly son reparaciones, perfeccionamien-
la creó para conjurar su insignificancia con la perfección de su criatura. tos, sutilezas agregadas al cuerpo humano, enfermo por su condición,
El inventor muestra a Lord Ewald una proyección cinematográfica de pálida copia de las máquinas que la ciencia se encuentra en condiciones
la mujer en el tiempo en que vivía su amigo, maravillosa, seductora, y de construir. La carne es ignorada con desprecio y el cuerpo alcanza por
se extiende en los detalles al describir sus encantos. Pero hace esto fin la solidez del metal. La fineza de la piel es sustituida por la calidad
para denunciar mejor el escándalo que es cuerpo e incitar a Lord Ewald de la prótesis. La mano del hombre es menos evolucionada que la mano
a ver más claramente. Con la ayuda de otra proyección, Edison revela los construida por Edison: "la carne se marchita y envejece: esto es un
secretos de la joven mujer: "un pequeño ser exangüe, vagamente feme- compuesto de sustancias exquisitas elaboradas por la química, de manera
nino, de miembros mal formados, de mejillas huecas, de boca desdentada que confunden la suficiencia de la 'Naturaleza" (87). El olor es también
y casi sin labios, calva, con los ojos opacos y sumidos, de mejillas flojas, reconstituido por Edison, quien busca lá" más grande fidelidad posible

160 161
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

al cuerpo que corrige. Puesto que, sobra decirlo, si la Andréide tiene el


completamente sus átomos cada siete años aproximadamente. ¿El cuerpo
mismo olor que Alicia, hay en ella una particular suavidad que no tenía
existe todavía? ¿Nos parecemos en algún momento a nosotros mismos?
el modelo. Al no ser carnal, desprende maravillosos efluvios. Edison se
[...1 ¡Parecerse! ¡Qué prejuicio es ese de tiempos lacustres o trogloditas!"
propone "robar la presencia" de Alicia, efectuar una duplicación de la joven (95). Es por eso que la copia es tan superior al modelo: de esta manera,
que volverá a ésta superflua y cómica frente a la superioridad de la copia.
Hadaly será de hecho "mil veces más idéntica" a Alicia, puesto que escapa
Algunas semanas más tarde, Lord Ewald vive una terrible prueba que
a la temporalidad que destruye a esta última. En cuanto a la ilusión, Edison
lo enfrenta a la verdad. Se imagina vivir un encuentro perdido de amor por
la refuta considerando que toda relación con el mundo no es más que
una Alicia finalmente digna de su afecto: "¡Oh bien amada! ¡Te reconozco!
un engaño y que el amor no es más que un ejemplo entre otros de esto.
¡Tú existes! ¡Eres de carne y de huesos como yo! ¡Siento latir tu corazón!
Muy pronto, anuncia, "la manufactura de ideales producirá miles de sustra-
¡Tus ojos han llorado! ¡Tus labios se han estremecido al contacto con los tos como éste" (216).
míos! ¡Eres una mujer que el amor puede volver ideal como tu belleza!"
(284). Y trastornado, Lord Ewald se prepara para recriminarle a Edison La cibersexualidad o el cuerpo en disquette
su ingenuidad, que lo llevó a prestarse a ese juego y a creer por un instante
La seducción, dice Baudelaire, es siempre un artificio, un juego de signos
en su criatura. Pero la joven le revela que ella es Hadaly. El amor loco ha
y no la manifestación de una naturaleza. "No hay anatomía, no hay psico-
elegido los caminos del artificio, la mujer de carne ha perdido definitiva-
logía, todos los signos son reversibles" (Baudrillard, 1979, 20). La seduc-
mente la partida. El cuerpo humano carece de la gracia, irrisorio en su
ción aquí es radical, en el sentido en que elimina absolutamente la carne
forma y destinado a la putrefacción; su descrédito es el mismo que el de
para forjarse una forma de apariencia, un repertorio de signos que atrapan
la mujer (el cuerpo del hombre no es en ningún momento cuestionado
en sus redes a los hombres dispuestos a creer que la carne no es nada,
en el relato, aquí solo la mujer es cuerpo): "lo propio de la Andréide es
y que la necesidad del Otro en el deseo impide ignorar ese simple estatus
anular por algunas horas, en lo más apasionado de los corazones, lo que de signo. La obra de Bioy Casares, La invención de Morel (1973), prefi-
puede contener tal modelo de deseos bajos y degradantes; esto por el solo
gura los imaginarios telemáticos del amor sin cuerpo. En una isla desierta
hecho de saturarlos con una solemnidad desconocida y de la cual nadie, e inhóspita, un fugitivo se oculta de un grupo de hombres y de mujeres
yo creo, puede imaginar el irresistible efecto antes de haberlo probado"
instalados ahí. En varias ocasiones percibe a una joven, Faustina, de la cual
(183). Hadaly y Lord Ewald se embarcan para Inglaterra pero su barco
cae perdidamente enamorado. Pero ella parece no verlo jamás, incluso
es atrapado en una tempestad y se hunde. Lord Ewald muere tratando de
cuando él le declara su pasión apareciendo frente a ella en un sendero.
salvar a Hadaly del naufragio.
El fugitivo es igualmente transparente a las miradas de los otros isleños;
cuando es sorprendido por éstos: nadie da muestras de haberlo visto.
En los imaginarios del androide, la seducción es efecto del dominio
Él comprende muy pronto que esos hombres no existen en esta dimen-
sobre el Otro, de la conjuración de su presencia mediante el control y el
sión del mundo a pesar de sus movimientos, sus palabras, su materialidad.
perfeccionamiento de su cuerpo, que escapa por fin a la precariedad de
Son simulacros que emiten una intensa ilusión de vida. Morel, el propietario
la condición humana. "La Andráide no conoce ni la vida, ni la enfermedad,
de la isla, es el inventor de una máquina que graba y proyecta enseguida en
ni la muerte. Ella está por encima de todas las imperfecciones y todos los
el espacio momentos de la existencia con una apariencia completa de reali-
servilismos" (228). No podría nacer de los azares de la carne y ser como es
dad. Sin ser correspondido, él amaba a Faustina y, para asegurarse una
ella misma. El juicio del cuerpo es una continuación de la obra de Villiers.
eterna presencia a su lado, filmó a escondidas a Faustina y a sus amigos
Por otra parte, ¿existe? Edison explica con sabiduría a Lord Ewald que
obligándolos a la indeseada inmortalidad de una semana eternamente repe-
"no pasa ni un solo día sin que se modifiquen algunos rasgos del cuerpo
tida. Pero, lentamente, la máquina destruye lo que graba. Así, los protago-
humano y que la ciencia fisiológica nos demuestre que éste renueva
nistas de ese tiempo infinito mueren poco después de haber sido filmados.

162
163
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Desesperado, pero siempre enamorado, el fugitivo se mezcla entonces El texto substituye al sexo y prescinde del cuerpo, la excitación verbal
a las imágenes, cerca de Faustina, la sigue de sus desplazamientos. se comunica al cuerpo entero como a una terminal de placer. La sexualidad
En su deseo de ir más lejos, logra penetrar los mecanismos de la máquina se transforma en textualidad, intercambio de procedimientos cuya clave
y filmarse él mismo con el fin de entrar a su vez en el mundo de imágenes es el placer. Algunos de los que viven una experiencia sexual telemática
materiales y de unir para siempre su existencia a la de Faustina. El precio confirman su entusiasmo; "insisten en la veracidad del adagio según el cual
es la muerte, lo sabe, pero ésta no cuenta puesto que es "la condición lo esencial del sexo es mental" (Turkle, 1997, 21). Los foros de discusión
necesaria y la garantía de la contemplación eterna de Faustina" (119). El abundan; en ellos le es posible al internauta flirtear con una pareja virtual
sacrificio del cuerpo es poca cosa para este hombre que considera que el en su "recámara" y llevarla a otra parte para evitar el control de los "guías".
error en la búsqueda de inmortalidad "es mantener vivo el cuerpo entero. Una vez llegado a la recámara virtual, cada uno de los amantes describe
Sería suficiente con intentar conservar solamente lo que le interesa a la textualmente su acción y su emoción y metaforiza con exclamaciones
conciencia" (18). El cuerpo como lugar de la muerte, de la precariedad, el placer experimentado. "El sexo-texto, dice M. Dery, es amor furtivo,
como obstáculo al deseo, aparece en este cuento que adelanta la meta- hecho por amantes invisibles que no ven nada y cuya identidad es enmas-
forización de lo virtual. No hay deseo que valga, ni amor que dure sin la carada por un medium" (Dery, 1997, 213). Cuando un internauta encuentra
liberación del cuerpo. el modo de controlar a su interlocutor y de obligarlo a una relación sexual
(o más bien textual), llegan a producirse violaciones virtuales.
El extremo contemporáneo propone borrar el cuerpo convirtién-
dolo en datos. El cibersexo ofrece las condiciones ideales para satisfacer Ciertas parejas se producen recíprocamente escalofríos a través
el fantasma de erradicar de la condición humana un cuerpo imperfecto de la Red, lejos del intercambio o de las relaciones paralelas; viven con
y condenado a la temporalidad y a la muerte. Los CD-ROM interactivos toda conciencia adulterios virtuales al abandonarse a experiencias de sexo-
o los sitios Web de contenido erótico o pornográfico proliferan, dando texto con interlocutores desconocidos que comparten sus sueños eróticos.
libre curso a un fantasma de omnipotencia que se ejerce en personajes El amor en el ciberespacio justifica todos los fantasmas, puesto que los
cautivos. Todas las situaciones han sido previstas para no decepcionar la amantes no se conocen personalmente, ignoran su edad, su apariencia,
singularidad sexual del internauta, su curiosidad, su deseo de experimen- su sexo. En Internet, nadie sabe que usted es un perro. Por otra parte, las
tación (Springer, 1996, 53 ss). En Internet, circulan innumerables fotos supuestas operadoras del hotline son a menudo hombres, especialistas
pornográficas o pedofílicas cargadas por agencias que cobran un derecho de la comunicación provistos de numerosos seudónimos para responder
de acceso o por particulares que las envían a la Red o realizan intercam- a fantasmas sexuales diversos. Se trata, en efecto, de mantener a los clien-
bios con otros usuarios. Numerosos sitios proponen comunicaciones de tes en línea el mayor tiempo posible.
tema sexual, lugares de cortejo virtual, encuentros gay o lésbicos; a través
de diálogos o juegos de roles, ofrecen también la posibilidad de crearse En la Red, muchos internautas intercambian sexo, se dan la identidad
un avatar masculino, femenino o animal con los atributos de su elección que han soñado y se emocionan con la idea de jugarle una buena broma al
y llevar a cabo encuentros en un salón especializado reconstituido en tres Otro: juego de tontos, indiferencia hacia la tontería o sal extra para intensi-
dimensiones. Las cámaras live hacen posible los peep show o, más sutil- ficar el placer. Algunos hombres se hacen pasar por mujeres para vivir una
mente, permiten seguir durante horas cada detalle de la vida de hombres experiencia virtual con hombres; algunas mujeres adoptan una identidad de
o de mujeres, manteniendo la expectativa de una fantasía erótica al presen- hombre para encontrar otras mujeres. Esto es posible en los sitios de chat
ciar una postura interesante. Hoy en día, casi la mitad de las visitas en línea o en los IRC. La motivación se sustenta en la experimentación de pape-
desembocan en un sitio pornográfico. les que la vida real prohíbe debido a la determinación de la identidad que
preside a las acciones. Helena Velena piensa definitivamente que "si los

164 165
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
hombres fingen ser mujeres en el ambiente del ciberespacio es que desean Se trata, de hecho, de un elemento fálico, penetrante y vibrante, en el caso
ser tales" (Velena, 1995, 108). "Saber si el otro es realmente un hombre de que el traje sea vestido por una criatura que tiene órganos genitales
o una mujer se ha convertido en una forma de arte", dice S. Turkle (1997, femeninos, o de un falo cóncavo, si es vestido por una criatura con órga-
211) con más prudencia. El internauta, según S. Turkle, asume en ocasio- nos genitales masculinos. Un segundo vibrador, en este caso anal, se sitúa
nes rasgos de personalidad múltiple y se entrega "a diferentes rutinas, en la parte posterior del traje" (Velena, 195, 150). Lo táctil se convierte
diferentes amigos, diferentes nombres", (15) haciendo de la pantalla un en digital, el teclado reemplaza la piel, el ratón sustituye la mano. Y lo
terreno de juegos. Algunos MUD hacen posible la elección de sexo entre interactivo suplanta lo dialógico. Aun si técnicamente quedan mejoras por
hombre, mujer y neutro. Otros amplían la variedad de los géneros: hombre, hacer. "Si bien es fácil producir sensaciones en el cuerpo, dice B. Leeding,
mujer, plural, neutro, hermafrodita, etcétera. El paso al otro lado del espejo, la caricia sigue siendo compleja: no está reservada a una parte predeter-
que se hace posible por la ausencia de un rostro en la interacción, libera minada sino que cubre una gran superficie. Para simularlo, sería necesario
las fantasías sexuales y los juegos de identidad. El descubrimiento o la que el cuerpo estuviera casi completamente recubierto, a la manera de un
duda sobre el verdadero sexo del interlocutor generan a menudo violentos traje de hombre-rana con sensores continuos en el caucho" (Libération,
conflictos y solicitudes de prueba, incluso vía telefónica. Se pide entonces 19-1-1994).
a la pequeña parte del cuerpo que es la voz dar constancia de su identi-
dad sexual. En cambio, la edad o la apariencia son menos dudosas; hecho La sexualidad sin cuerpo es ante todo visual, hipertrofia la mirada;
curioso, si se piensa que en esas circunstancias la ilusión encuentra un la tactilidad es simulada por sensores, aunque puede también ser audi-
terreno singularmente propicio. tiva, mediante una grabación previa de sonidos o una programación que
asocie gestos y emisiones sonoras. No es olfativa, le falta esta dimensión
Muy pronto, gracias a los trajes de estimulaciones sensoriales (data del cuerpo que acompaña íntimamente el erotismo. Es digital y virtual, real
suits), dotados de sensores que pueden enviar descargas eléctricas modu- en un sentido metafórico, puesto que proporciona en efecto sensaciones,
ladas al cuerpo entero (sobre todo las partes erógenas), y a los guan- pero sin contacto con el Otro. Helena Velena, una de las especialistas
tes de reacción táctil (data gloves), el internauta sentirá físicamente las mejor enteradas de las novedades tecnológicas del cibersexo, menciona
estimulaciones que su pareja simule sobre la pantalla. El contacto virtual igualmente un sistema que libera las manos. El internauta cubre su cuerpo
datos contra datos sustituye el contacto cuerpo a cuerpo. Se anuncian ya completamente con un traje; se acaricia una parte del cuerpo y estimula la
múltiples procedimientos de conexión. Las parejas ceden su personalidad parte correspondiente de su pareja. Se toca los senos o el sexo y el otro
a un avatar cuya forma eligen según las propiedades físicas que desean. tiene la sensación de ser tocado en el mismo sitio. "Aprendemos a amar
Las caricias son prodigadas a través de los movimientos del ratón. Éste el cuerpo de la pareja al conocer sensualmente el nuestro. Como conse-
activa los zooms o modifica la posición del cuerpo del avatar del Otro. cuencia, el cuerpo mismo adquiere importancia al convertirse en el centro
Un repertorio de imágenes de torsos y de pubis femeninos y masculinos del sexo, desarraigando la idea del egoísmo solipsista. Incluso, entre más
escaneados simula una construcción telemática del cuerpo de la pareja. me masturbe, más me gusta mi pareja, quien recibe las estimulaciones
La piel es una pantalla; se puede incluso realizar una conexión bucal que yo me doy. De esta manera, amo más y me transfiguro en él o en ella
vía Internet para crear "la atmósfera alquímica de estimulación cerebral y viceversa" (p. 157).
y sensorial que provoca una excitación sexual más que mecánica" (Velena,
1995, 149). Será suficiente con seleccionar tal parte del cuerpo, definir la El casco de visión permite al internauta "inventar" en la realidad virtual
cualidad, la duración de la caricia o de la acción y validar la combinación la pareja de su elección, remodelar su cuerpo a su antojo; gracias a ciertos
de datos elegida por la pareja para no dejar nada al azar: "sus partes más programas, puede grabarla para tenerla disponible o modificar su forma
evidentes representan protuberancias negras, faliformes en la entrepierna. y su apariencia, según el humor del momento. Sin duda, en algunos años

166 167
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

será suficiente con conectarse al ciberespacio vestido con un traje de realidad. La sexualidad telemática inventa una dimensión elegante y post-
estimulación sensorial y dar al otro las informaciones con las cuales crear moderna del onanismo, al hacer de la imagen mental un residuo arcaico
una identidad eternamente modificable, obtenida de un vasto inventario suplantado por la simulación; es decir, un fuera de lugar, ni mental ni real,
de fantasmas; será suficiente con presionar tal o cual parte del icono que puesto que es lo uno y lo otro. Relación autista en la sexualidad, eliminación
simboliza a la pareja para que la estimulación virtual sea experimentada. del cuerpo y del Otro deseable a cambio de un juego de signos podero-
En última instancia, la criatura puede perfectamente ser un programa deter- samente presentados. Se puede imaginar que en el futuro muchos indivi-
minado, y la sensación será la misma. La seducción del Androide soñada duos posean programas sexuales personalizados, que les permitan vivir
por Villiers de L'Isle Adam está a la orden del día. Las identidades sexua- una sexualidad sin riesgo de contaminación con el Otro; oferta tentadora
les se disuelven puesto que nadie está ya seguro del sexo o de la aparien- en tiempos de SIDA y de higiene. El contacto exige, en efecto, salir de su
cia de su pareja en la interfase, puesto que cada uno es susceptible de reserva personal, someterse a la prueba del cuerpo y ser confrontado a una
asumir numerosas definiciones provisionales de sí mismo, según las circuns- difícil alteridad que puede esconder peligros físicos o morales. "Cuando
tancias. La identidad es de modulación variable; el ciberespacio permite los equipos para telesexo se hagan comunes, la mayoría de la gente los
un carnaval permanente: lleva la lógica de la máscara al extremo. Una utilizará para tener relaciones sexuales a distancia, en configuraciones
vez que se ha disimulado el rostro, todo es posible (Le Breton, 1992). La y combinaciones jamás imaginadas hasta ahora en los libros especializa-
Red libera los imperativos de identidad al liberar al sujeto de su cuerpo; dos u otras versiones más o menos inspiradas del Kamasutra", escribe
ya no hay temor de no poder mirarse de frente o de rendir cuentas de sus H. Rheingold (1993, 345). Los programas grabarán las experiencias vivi-
actos, puesto que el Otro es igualmente inmaterial. El interlocutor invisible das por otros, tal vez estrellas, personalidades públicas, y propondrán a los
no puede mirar más allá de toda moral y no tiene, por lo tanto, el poder usuarios una sexualidad propia llena de curiosidades poniéndose en lugar
de juzgar. La presencia mutua no es más que un haz de informaciones del Otro. El cliente de videos XXX ya no verá solamente las imágenes, las
desprovisto de carne. vivirá del interior; los actores colaborarán en este juego y la asociación de
las diferentes técnicas de lo virtual procurará sensaciones fuertes y reno-
El cibersexo es un lugar privilegiado de experimentación. Sin riesgo vables a voluntad. "Usted ve o renta un programa y se convierte en el actor
de enfermedades sexualmente transmisibles, el individuo puede descu- o la actriz; siente lo que ellos sienten. Ellos son usted mismo. Pero usted
brir sus preferencias en el espejo telemático, el cual sabe más que él. no les pertenece: queda libre de cualquier reciprocidad" (Piercy, 1995,
Su verdad interior depende de una buena conexión que lo revele 48-49). El único riesgo del cibersexo es el de un corto circuito en el
a sí mismo. El cibersexo es, según Helena Velena, un "psicoanálisis alter- dispositivo o de un alambre desnudo en los vibradores. Por otra parte,
nativo occidental y democrático en el cual los usuarios pueden despojarse la cibersexualidad asegura para el porvenir una multiplicidad de posibili-
de su coraza sin temer el juicio de los otros. Sin que a nadie se le ocurra dades erógenas que cambiará los usos actuales. Rheingold imagina una
reír de su sexo demasiado corto, delgado o torcido o que no se yergue en adaptación electrónica al cuerpo que traerá nuevas emociones. "Si puedo
el momento deseado, evitándole así las excusas clásicas del estrés, de transmitir los movimientos de mi mano a las piernas de mi cuerpo virtual
la mujer en la casa, de los pagos del auto o del hijo que tuvo malos resulta- de manera que pueda "caminar" en el ciberespacio agitando los dedos
dos en la escuela" (Velena, 1995, 197). Eliminar concretamente el cuerpo de mi mano física como se hace ya [...], es perfectamente concebible
de la sexualidad es el mejor medio de impedir que afecte a la sexualidad. conectar los sensores de las manos a vibradores genitales, por ejemplo,
y gozar con una estimulación genital cada vez que le estreche la mano a
En el cibersexo, el Otro no existe; reconocido radicalmente en su alguien" (Rheingold, 1993, 352). La ignorancia del sitio en que son situa-
dimensión de espejismo, es hecho a un lado en favor de signos, pura das las zonas erógenas del Otro le agregará sal a las relaciones sociales
imagen proporcionada por un banco de datos que da la sensación de la del ciberespacio.

168 169
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Para A. C. Clarke, escritor de ciencia ficción, "el sexo tal como lo prac- Sexualidad sin cuerpo y sin Otro, de posibilidades ilimitadas puesto
ticamos hoy en día no existirá en setenta años" (Le Courier International, que el fantasma tiene la ventaja de no temer las decepciones de la realidad
16-12-1993). Ballard confirma: "creo que la sexualidad orgánica cuerpo ni los reproches de la pareja definitivamente muda y sin rostro. Sexualidad
a cuerpo, piel con piel, ya no es posible por el simple hecho que nada que protege de la prueba que es el Otro y de las debilidades del cuerpo,
puede tener la menor importancia para nosotros fuera de los valores además de proporcionar la gratificación nacida de la atracción por lo inusi-
y de las experiencias del paisaje tecnomediático" (en Dery, 1997, 204). tado y la impresión de participar como pionero en una nueva era. Algunos
El SIDA ha acentuado el desprecio hacia el cuerpo al convertirlo en un ansían el desarrollo del cibersexo como forma de prevención de las enfer-
lugar peligroso y lleno de sospecha. El Otro se ha vuelto un peligro poten- medades sexualmente transmisibles, como una alternativa a los azares
cial. "Conciencia infeliz de estar encerrado en un cuerpo que, de palacio psicológicos del encuentro o como un modo eficaz de evitar embarazos no
de los placeres se transforma en cámara de tortura... El sentido trágico de deseados (Springer, 1996, 89). El sexo virtual es, a fin de cuentas, pura-
la sexualidad reside actualmente en que es el escenario de una implosión mente cerebral; da a los fantasmas sólidos cimientos imaginarios; ofrece la
violenta y frenética marcada por una lógica de exterminio" (Kroker, 1987, ventaja de prescindir del cuerpo y de protegerse en una versión higiénica
14). En la América contemporánea se declara en ocasiones un franco asco y sin riesgo de placer, preservativo perfecto. En esas experiencias, el cuerpo
o una incomodidad profunda en relación con la sexualidad. "Se tiene miedo del sujeto es necesario únicamente como sitio de conexión; el cuerpo del
de contagiarse de SIDA, se tiene miedo de aficionarse al sexo simplemente Otro es superfluo. Un programa de realidad virtual o un disco grabado son
o se tiene miedo de contraer cualquier cosa que se parezca a una pasión, suficientes. El erotismo cambia de dimensión y oculta en esas prácticas la
a una seducción, o una responsabilidad" (Baudrillard, 1997, 133). La prueba simbólica de la muerte que lo constituye secretamente. No se corre
sombra del acoso sexual se agrega a esta situación y conduce a un formi- ya el riesgo de desnudarse, ahora se teme una falla eléctrica. La fragilidad
dable retroceso de la "liberación" sexual de los años sesenta. La sexuali- del cuerpo del Otro y del propio no existe ya, puesto que no hay un cuerpo
dad es percibida como un comportamiento bestial. "Solo los simios hacen cuya desnudez sea necesario cubrir.
el amor. Es un comportamiento animal", dice L. Sfez, citando una frase
que escuchó a menudo en Estados Unidos. Según él, ese asco es parte
de "la utopía del cuerpo perfecto, virgen si se puede, íntegro. El sexo es
en este caso para la reproducción y para los casados" (Sfez, 1995, 66-
312). Incluso Timothy Leary, quien alguna vez participó en el movimiento
americano de liberación sexual, piensa que "para muchas personas
el cibersexo el hecho de utilizar un teléfono o una PC para estimular
el cerebro es más práctico que correr en todos sentidos como un robot exci-
tado, cubrirse con ropas que es necesario quitar y volver a poner, compartir
su cama con extraños" (Leary, 1996, 170). El puritanismo se conjuga con
el mito de la salud perfecta. En la pluma de un Leary o de otros autores,
la sexualidad sin cuerpo del ciberespacio evita cualquier riesgo de conta-
minación sin disminuir el confort de la vida personal: ya no hay necesidad
de salir de su casa y de enfrentarse a los azares de la seducción y de los
encuentros fortuitos. El cuerpo del Otro será en lo sucesivo un disquete,
un archivo de disco duro, un sitio de Internet o un CD-ROM interactivo.
Eros electrónico que erige el onanismo en arte tecnológico.

170 171
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

7. El cuerpo está de más

"Vivimos al interior de una enorme novela, que hace cada vez


menos necesario para el escritor dar un contenido ficticio a su
obra. La ficción está ya aquí. El trabajo del novelista
es inventar la realidad".

J. Ballard, prefacio a Crash

Inteligencia68 artificial o artificios de la inteligencia


En Cybernetics (1948), N. Wiener es sin duda el primero en desvanecer las
fronteras entre el hombre y el ser vivo. De igual manera que diluye la especifi-
dad del hombre desde la perspectiva del mecanismo al prestarle a la máquina
un sistema de organización que lo asemeja al vivo: "los autómatas, dice,
contienen órganos sensoriales, modos de acción y el equivalente de un
sistema nervioso que completa el conjunto y que transmite información
entre unos y otros. Los autómatas se prestan muy bien a una descripción
en términos fisiológicos. Por lo tanto, no es de ninguna manera milagroso
que se pueda construir una teoría unitaria que dé cuenta tanto de tales
mecanismos como de los mecanismos de la fisiología" (en Guillaumaud,
1971,140). Considerando al ser vivo, al hombre en particular, en su
relación con la información y los mecanismos fisiológicos puestos en
movimiento para su existencia, Wiener sugiere la misma comparación:
"se encuentra una semejanza fundamental entre el sistema nervioso
y las máquinas electrónicas en el hecho mismo que sus decisiones son
tomadas del pasado [...1. La máquina, al igual que el organismo vivo, puede
ser considerada como un dispositivo que parece localmente y temporal-
mente resistir a la tendencia general del incremento de la entropía. Por

68 Empleamos el término "inteligencia" para referimos a la ambigüedad del término que contribuye
implícitamente a humanizar a las máquinas, a disipar las fronteras ontológicas con el hombre, a imponer
una visión del mundo; lo hacemos, sin embargo, para evitar la perífrasis y porque el término ha entrado en
el vocabulario corriente.

173
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

su capacidad de tomar decisiones, puede producir alrededor de ella una lar la concibe hoy. Al espíritu, único habilitado para tratar información, se le
zona de organización en un mundo cuya tendencia general se dirige hacia coloca en un sitio privilegiado, de ahí la posibilidad de decretar el fin de cual-
la desorganización" (Wiener, 1971, 90-91). Wiener expulsa de la esfera quier diferencia entre vivo y autómata. El cuerpo se vuelve superfluo: no es
del conocimiento cualquier característica propiamente humana suscepti- más que una máquina incapaz de hacerse cargo del espíritu. Para Wiener,
ble de limitar su ambición de incluir en la misma ciencia el conjunto de si el hombre es un haz de informaciones condensadas, si "la individualidad
los objetos del mundo, desde la perspectiva de la información. Una vez del cuerpo es la de la flama más que la de la piedra, de la forma más que
efectuada esta ampliación no hay ninguna razón que pueda oponerse a la del fragmento material" se puede telegrafiarlo de un lugar a otro, aunque
que las máquinas se asemejen a los seres vivos e inversamente. "Ahora este procedimiento exija los esfuerzos necesarios para mantener el cuerpo
que han sido observadas ciertas analogías de conducta entre las máqui- en vida (Wiener, 1971, 262-264). Si el organismo es un mensaje, debe ser
nas y los organismos vivos, el problema de saber si la máquina está viva posible sintetizarlo y reproducirlo fielmente, si se resuelven las dificulta-
o no, es una simple cuestión de semántica y nosotros somos libres de des materiales. Wiener anticipa de manera aun artesanal los fantasmas de
responder de una manera o de otra, a nuestro antojo" (Wiener, 1954, 32). un Moravec o de un Ross, quienes pretenden telecargar el espíritu del
hombre en una computadora de modo que abandone finalmente su cuerpo
Wiener expone bajo la égida de la información un paradigma crucial y experimente solamente las delicias del espíritu.
del extremo contemporáneo: para él, predomina una forma de identidad
entre los hombres y los mecanismos autorregulados. Sus respectivas cuali- Von Neumann y Turing, quienes concibieron la idea de la computadora,
dades son secundarias, si se considera la información que tratan. Su beha- prolongan las intuiciones deWiener. Para unoy otro, el cerebro es una máquina
viorismo radical no toma en cuenta más que los comportamientos y no inteligente cuyo equivalente técnico sería posible construir. Y ponen manos
retiene ninguna diferencia ontológica entre unos y otros. En su visión del a la obra, cada uno de su lado, para llevar la comparación a buen término. Von
mundo, vivo y máquina no se oponen, su valor y su funcionalidad son los Neumann construye la primera computadora con la idea de imitar con su obra
mismos. El hombre (o la máquina) "está compuesto de un soporte mate- el funcionamiento del cerebro humano (Von Neumann, 1992). Sus represen-
rial y de un modelo informacional" (Breton, 1995, 111). Un gato fabricado taciones a este respecto son incompletas pero no afectan de ningún modo
en todas sus piezas por un técnico genial gracias a productos de sínte- la eficacia de su proyecto que será, por otra parte, presentado al público
sis no difiere de un gato vivo si no es, sin duda, por la eventual superio- siempre a través de la misma referencia al cerebro humano (Breton,
ridad del primero para tratar información. "El último modelo de un gato 1991, 136-137). En 1948, el periódico Le Monde publica un artí-
es desde luego otro gato, y no importa que éste último haya salido de culo de D. Dubarle quien informa a los lectores la existencia de esas
un congénere o que haya salido de un laboratorio" (en Le Breton, nuevas máquinas: "así, la calculadora electrónica se revela sorprenden-
1995, 111). temente emparentada con el sistema nervioso [...] La analogía no es
solamente orgánica, sino también funcional y casi mental: las máquinas
Para Wiener, la cibernética es el estudio de los sistemas de infor- tienen, por decir así, sus propios reflejos, sus perturbaciones nerviosas,
mación integrados o de sus interacciones, que engloban vivos o máqui- su lógica, su psicología e incluso su patología. Una falla en el circuito
nas, considerando sus comportamientos y los mensajes que intercambian. se traduce en un resultado falso; errores en los circuitos de control pueden
La cibernética es no solamente un útil de análisis sino también una visión desorganizar todo el funcionamiento de un organismo parcial de cálculo;
del mundo que revela a lo largo de los años un temible poder de organiza- fallas en el programa pueden transformarse en una verdadera locura de
ción del mundo. Wiener no preludia solamente al cyborg y a esas máqui- la máquina, la cual realizará un trabajo absurdo hasta que se remedie la
nas para tratar información que son las computadoras, inaugura también avería" (en Breton, 1995, 16).
la metamorfosis general del vivo en información, tal como la biología molecu-

174 175
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
La humanización de la computadora inicia una carrera que duraría Enseguida, Tu ring enfrenta con energía el humanismo clásico al defender
mucho tiempo. Un texto famoso de Turing lanza el debate sobre el esta- una visión mecanicista e informática de lo vivo y al eliminar cualquier diferencia
tus de la máquina abriendo a manera de un temible contrapunto la cuestión entre el hombre y la máquina. En una especie de teología negativa que pone en
del hombre. Para Turing, el cuerpo es superfluo y tedioso. En un escrito de evidencia los límites del hombre, Turing critica sucesivamente que el hombre
juventud, considera la relación cuerpo-espíritu como un hecho accidental: tenga el monopolio del pensamiento; que las máquinas no tengan estados
"el cuerpo vivo puede 'aterrizar' y anclarse en un 'espíritu' y, en tanto que de conciencia (puesto que, cómo saber lo que piensa o siente el Otro, si yo
el cuerpo esté vivo y despierto, los dos se mantienen estrechamente unidos no soy ese Otro; no siendo máquina, cómo conocer lo que sucede en ella); si
[...]. En cuanto a saber por qué necesitamos de un cuerpo, por qué no existi- las máquinas se equivocan, el hombre también comete errores; las máquinas
mos como espíritus puros capaces de comunicarnos como tales, podríamos no saben hacertodo, desde luego, pero el hombretampoco, ysi varios hombres
probablemente llegar a este punto pero no nos quedaría nada por hacer. El resuelven problemas, varias máquinas reunidas podrían sin duda hacerlo.
cuerpo le da al espíritu algo en qué ocuparse" (Hodges, 1988, 63). Si el No hay diferencia entre el funcionamiento del cerebro y el de la computa-
hombre es doble y si el cuerpo no es sino una fantasía del espíritu, Turing dora. Turing revalora las ideas de Wiener sobre la inadecuación de las anti-
se cree autorizado para saltar las antiguas fronteras ontológicas estableci- guas ontologías. Y eleva la máquina a la dignidad del pensamiento.
das entre el hombre y la máquina. En 1950, se pregunta si "las máquinas
pueden pensar" continuando las intuiciones de Wiener y de Von Neumann. Al final de su artículo, imagina una computadora que simula el espíritu
La respuesta a esta cuestión no se preocupa por un análisis de la natura- de un niño más que el de un adulto que convendría educar. La tarea le parece
leza del pensamiento o por establecer la especifidad del hombre o de la fácil: "no hay que inquietarse demasiado por las piernas, los ojos, etcétera".
máquina. Se funda en una proeza: la acreditación de un examen susceptible La carencia de cuerpo en la máquina no es, desde luego, un obstáculo,
de constatar si la máquina (la computadora digital) piensa o no. Turing, fiel al contrario. Ytoma el ejemplo de Helen Keller, joven sorda, m uday ciega, que al
a Wiener, sigue un behaviorismo estricto: importan solamente los compor- principio del siglo fue una mujer realizada gracias a los esfuerzos de su educa-
tamientos observados. El dispositivo describe dos piezas unidas por un dora. El espíritu es lo único indispensable puesto que contiene la inteligencia
telescriptor. En la primera un observador (hombre o máquina) hace pregun- y ésta es un modo de tratamiento de información según marcos lógicos
tas a dos personajes instalados en la segunda pieza. Uno es un hombre, el que, para él, no distinguen al hombre de la máquina. El aprendizaje de
otro es una mujer. El observador, haciendo preguntas cuidadosas, debe ser la computadora podría colmar sus diferencias con el cerebro humano, el
capaz de identificar al hombre o la mujer con quien intercambia los mensajes. cual durante la infancia no lleva a cabo más que muy modestas realiza-
Desde luego, uno y otro disimulan su comportamiento mediante mil estra- ciones. Además, el cerebro está contenido en un cuerpo y esto es sin
tagemas y hacen creer que son el otro, dificultando las posibilidades de duda un lastre. Turing desecha este detalle mediante la analogía de la
reconocimiento; al mismo tiempo, dispositivos técnicos eliminan la tonalidad piel de la cebolla: "Al considerar las funciones del espíritu o del cerebro,
de la voz. Los cuerpos tampoco son finalmente nada; el observador debe descubrimos ciertas operaciones que pueden ser explicadas en términos
filtrar las informaciones puras para resolver el enigma. La sensorialidad puramente mecánicos. Decimos que esto no corresponde al espíritu real:
queda fuera del juego, solamente existe el espíritu en la materia. Si la máquina es una especie de piel que debemos desprender, si queremos encon-
logra establecer la distinción, entonces, concluye Turing, ésta se comporta trarlo. Pero en lo que queda encontramos una piel que hay que separar
como si pensara. Y la simulación del pensamiento vale lo que el pensamiento y luego otra, y así sucesivamente; ¿continuando de esta manera llegamos
mismo. Turing siente la necesidad de precisar que excluye de la categoría algún día al espíritu "real" o Ilegamosfinalmente a la piel que no contiene nada?
de las máquinas "a los hombres nacidos de manera habitual". Que ciertos En último caso, el espíritu es completamente mecánico" (Turing, 1983, 62).
hombres no hayan nacido de la "manera habitual" lleva a pensar que otros No hay nada detrás del espíritu del hombre, éste no es más que un juego de infor-
nacen de manera "inhabitual", ¿las computadoras, por ejemplo? maciones. "En el plan técnico, escribe, P. Breton, la cebollatomará un nombre:
la computadora" (Breton, 1995, 103).

176 177
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Simulando funciones intelectuales que parecen propiamente humanas, - El postulado epistemológico según el cual todo conoci-
la computadora se aparece a los ojos de ciertos teóricos de la inteligen- miento es formalizable bajo la forma de relaciones
cia artificial (e incluso en el lenguaje común) como un reflejo del espíritu; lógicas.
luego, un modelo para pensar la inteligencia de la misma manera que
ésta encontraba en ella un doble propicio. La computadora es elevada - El postulado ontológico según el cual todo lo que existe es
al rango de "cerebro" y el cerebro asimilado a una máquina pensante un conjunto sucesivo de datos independientes unos
mediante un juego retórico eficaz para los imaginarios sociales contempo- de otros.
ráneos. Wiener, Von Neumann, Turing, Mc Culloch, etcétera, fundadores
de la cibernética, asimilan el ser vivo a un sistema de tratamiento de infor- Dreyfus no encuentra dificultades para mostrar las diferencias irreduc-
mación bajo el modelo de las máquinas que construyen. Los teóricos de tibles de las relaciones que el hombre y la máquina mantienen con el
la Inteligencia Artificial como Simon o Minsky redondean ese principio al mundo. La computadora carece de la maleabilidad del espíritu humano
asociar mecanismos informáticos a los del cerebro y al reducir la inteligen- y no tiene su aptitud para transformar una información en significado.
cia a la capacidad de administrar información, de la cual el hombre no tiene No tiene la "conciencia marginal" que vuelve al hombre sensible a una
el monopolio. El espíritu es entonces un sistema que opera según reglas multitud de hechos de su medio ambiente, según el interés que repre-
formales semejantes a las que regulan a la computadora. En este sentido, senten para él, ni la capacidad de reducir la ambigüedad de una palabra,
la singularidad del sujeto casi no cuenta, puesto que el pensamiento es, insertándola en un contexto preciso, como tampoco posee la capacidad
para ellos, un proceso lógico impersonal. de generalizar por división intuitiva datos de la misma naturaleza a fin de
distinguir desde el inicio lo esencial de lo accesorio. La computadora
La objeción del cuerpo está concebida para realizar tareas precisas, aun si son inmensas y reba-
En una obra clásica, H. Dreyfus denuncia los postulados metafísicos de la san en ocasiones al infinito las competencias humanas, pero no posee
Inteligencia Artificial: la flexibilidad del espíritu humano que es susceptible de interactuar
en una infinidad de situaciones.
- El postulado biológico según el cual el cerebro humano
funciona como una computadora numérica que trata Si algunos teóricos de la Inteligencia Artificial se ven a sí mismos
información bajo el mismo modo binario y cuyas como máquinas pensantes, la computadora lo es, desprovista de cuerpo
conexiones neuronales son equivalentes de las para lo mejor de sus realizaciones y para lo peor de su asimilación defi-
conexiones de la máquina. nitiva al mundo. Para ellos, la inteligencia es primero y la materia viene
después como algo secundario e incluso inútil. Para pensar al hombre
- El postulado psicológico según el cual el espíritu humano como "espíritu", es necesario separarlo de su cuerpo y considerar éste
es una máquina para tratar información destinada último como un puro artificio. El dualismo repercute incluso en la primacía
a la aplicación de reglas neuronales susceptibles que se concede a los programas (software) sobre la computadora (hard-
de ser traducidas a fórmulas, postura que vuelve ware). La representación del hombre inherente a la Inteligencia Artificial se
superflua la psicología y suprime cualquier distinción mantiene fiel al desprecio del cuerpo, herencia de un Platón o, de manera
mayor con la computadora. La simulación de ciertos más contemporánea, de Descartes o de La Mettrie. El cuerpo no es más
mecanismos del pensamiento por la computadora que un obstáculo para la inteligencia del mundo; si el hombre no conociera
es equiparada al pensamiento real e inversamente. sus límites, no estaría destinado al error o al titubeo. Para la Inteligencia
Artificial importa solamente el espíritu, sobre todo si se trata del espíritu

178 179
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

de la máquina. La inteligencia es percibida como una forma etérea que


competencia técnica en algunos sectores particulares. Para la Inteligencia
flota alrededor del cuerpo, desligada de él; una especie de alma acciden-
Artificial, hay algo claro: es suficiente con que una situación sea reducible
talmente arraigada en las neuronas pero cuyo principio podría ser aislado
a un número suficiente de datos para que su formalización a través de la
no solamente del cuerpo sino también del sujeto mismo.
computadora se acerque a la de la inteligencia humana.

Uno de los nerds de la narración de Coupland considera su "orga-


Pero el hombre no se sitúa frente al mundo como frente a una serie
nismo como una especie de camioneta que transporta su cerebro, como
de parámetros que almacena. Los límites de su universo son los que
una madre de suburbio que toma el auto para conducir a sus hijos al
le proporcionan los sistemas simbólicos con los que cuenta. Como la
hockey" (Coupland, 1996, 17). Minsky percibe al cuerpo como un simple
lengua, el cuerpo es una medida del mundo, una red lanzada a la multi-
"teleoperador del cerebro" (Turkle, 1986, 221). Para él, "los seres huma-
tud de estímulos que asaltan al individuo en su vida cotidiana y de los
nos son esencialmente máquinas [...1, pero un día habrá máquinas tan
que no retiene más que aquellos que le parecen significativos. A cada
perfectas que nos entenderán perfectamente y dirán: las personas sí son
instante; a través de su cuerpo, el individuo interpreta su medio y reacciona
máquinas, no nosotras" (Minsky, 1989, 37). Surge entonces una cuestión
en función de las orientaciones que señalan su educación y sus costum-
acerca del papel del cuerpo en la puesta en obra de la inteligencia. Para
bres. La condición humana es corporal. Existe una conceptualidad del
Dreyfus, si el cuerpo es esencial para la aprehensión humana del mundo,
cuerpo, al igual que un arraigo carnal del pensamiento. Cualquier forma
la máquina esconde una limitación de difícil solución: la Inteligencia Artificial,
de dualismo desaparece frente a esta constatación fundada en la expe-
a pesar de sus grandes capacidades, no alcanzará jamás la del hombre.
riencia corriente de la vida. El cuerpo es "proyecto acerca del mundo",
La simulación seguirá siendo contigua a lo real sin jamás confundirse con
escribe Merleau-Ponty, quien observa que el movimiento es ya conoci-
él. Si el mecanismo abre la vía a la eliminación de las diferencias entre autó-
miento, sentido práctico. La percepción, la intención y el movimiento se
mata y hombre, Descartes mismo subraya, sin embargo, en qué medida
entrecruzan en las acciones ordinarias con una especie de evidencia que
la máquina difiere del hombre por su limitación relativa. Jamás podrá usar
no debe hacer olvidar la educación que se encuentra en su origen y la fami-
palabras, ni crear signos como hacen los humanos para externar sus
liaridad que los guía. "Mi cuerpo, escribe, es la textura común de todos los
pensamientos. Se puede concebir que una máquina esté tan bien hecha
objetos y es, al menos en relación con el mundo percibido, el instrumento
que profiera palabras e incluso que profiera algunas acerca de acciones
general de mi 'comprensión"' (Merleau-Ponty, 1945, 272). El cuerpo no
corporales que provocan algún cambio en sus órganos; por ejemplo, si se
1 es entonces una materia pasiva sometida al control de la voluntad, obstá-
le toca en algún sitio, que pregunte lo que se le quiere decir; si se le toca
culo para la comunicación sino, por sus propios mecanismos, es origi-
en otro sitio, que grite que se le está lastimando y cosas semejantes; pero
nalmente una inteligencia del mundo. Este conocimiento sensible sitúa
no organizará las palabras de manera diferente para responder al sentido
al cuerpo en la continuidad de las intenciones del individuo confrontado
de todo lo que se diga en su presencia, así como los hombres más embru-
a su medio; orienta en principio sus movimientos o sus acciones sin imponer
tecidos pueden hacerlo". Descartes desarrolla enseguida otro punto:
la necesidad de una larga reflexión previa. De hecho, en la vida cotidiana,
"aunque hicieran algunas cosas tan bien o tal vez mejor que nosotros,
los mismos movimientos que distinguen la duración del día se llevan a cabo
fracasarían infaliblemente en otras, en las cuales se descubriría que no
sin la medición profunda del cogito; se encadenan de manera natural en la
actúan con conocimiento de causa, sino solamente por la disposición de
evidencia de la relación con el mundo. En su medio habitual, el individuo
sus órganos" (Descartes, 1966, 79). Descartes formula así una especie
no está jamás, en principio (a menos de una falta de atención o de un paso
de paradigma, insistiendo en la multitud de sucesos que el hombre
en falso), en posición de ruptura o de incertidumbre debido a su cuerpo;
comprende y afronta en su relación con el mundo, contrariamente a la
el individuo se desliza sin perturbación en los meandros de su medio fami-
pobreza relativa de las máquinas dotadas, es verdad, de una formidable
liar. "Quiero ir allá y heme aquí sin haber penetrado en el secreto inhumano

180
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
de la maquinaria corporal sin que yo lo haya ajustado a los pormenores del sean las cualidades o las capacidades de la máquina, ésta no guarda la
problema ni, por ejemplo, haya definido la finalidad en relación a algún sistema misma relación con el mundo que el hombre. Mientras la máquina procesa
de coordenadas. Miro el objetivo, soy aspirado por él y el aparato corporal información, el hombre vive en un universo de sentido, lo cual no es lo
hace lo que se tenga que hacer para que yo me encuentre allí" (Merleau- mismo. La disociación del pensamiento y del sentimiento permite un
Ponty, 1960, 83). Tal fluidez es inaccesible al autómata inteligente, poderoso análisis de la inteligencia en términos de lógica computarizable y hace
en el dominio de su competencia pero envarado o inútil frente a otras situa- olvidar que el pensamiento humano está irreductiblemente impregnado
ciones, que no le plantean ninguna dificultad al hombre. de afectividad (Le Breton, 1998). Las formas en que el hombre se rela-
ciona con el mundo son inaccesibles a la computadora, la cual es exce-
Los seres humanos no perciben formas, efluvios indiferentes suspen- lente, en cambio, para las funciones especializadas que el hombre le
sos en el espacio, sino, de manera permanente, un universo de sentido asigna; la computadora no percibe el mundo, decodifica informaciones;
y de valor. La percepción es una toma de posesión simbólica del mundo; no comprende el texto que graba o que suscita y no establece diferen-
un desciframiento que sitúa al hombre en posición de comprender, a partir cias entre Proust o un formulario administrativo; no guarda una relación
de él. El sentido se instaura en la relación del hombre con las cosas y en sensible con el mundo. Desprovista de conciencia de sí, de sensibilidad,
el debate que entabla con los otros para definirse, con la aceptación o no es ajena al lenguaje y, limitada por sus programas, es un útil por el cual
de ese mundo para ubicarse o no en sus categorías. El mundo sensible transita el lenguaje pero no un sujeto de lenguaje. Soporte de conocimiento
es la traducción en términos sociales, culturales y personales de una reali- como la página de un libro, ignora el valor de éste o su contenido: no
dad inaccesible si no es a través de la percepción sensorial y afectiva de sabe lo que sabe. La computadora proporciona información que le deja
un hombre inscrito en una trama social (Le Breton, 1998). El mundo se da indiferente, en las situaciones en que el ser humano está comprometido
como una inagotable virtualidad de significados. La mirada del hombre está permanentemente en un movimiento afectivo. "No es una voluntad, una
poblada de intenciones, de expectativas, de emociones, de sensibilidad. necesidad reflexiva, sino el instrumento de una voluntad" (Kemp, 1997,
La inteligencia humana se da en situación, no está separada de una exis- 255). La computadora manipula signos pero no accede a su significado;
tencia singular y necesariamente carnal. Muchas de sus facultades prescin- no piensa puesto que no sabe que piensa; no tiene historia, vive sin Otro;
den de cualquier programación; la carencia de cuerpo de la computadora no ha nacido del pecado de la carne o de la mancha del cuerpo sino de
le impide a ésta alcanzar una inteligencia plena al no poder acceder a signi- la inteligencia humana. No muere, se detiene, se gasta, se descompone.
ficados. Ciertamente, esta ausencia de cuerpo es fácilmente percibida, No se le entierra ni se le incinera y termina en el tiradero. Si la computa-
en sentido inverso, por los partidarios de la Inteligencia Artificial quienes dora piensa por la gracia de una metáfora o de la metafísica de los teóricos
ven una ventaja decisiva en una máquina ajena a cualquier fuente de error de la Inteligencia Artificial, no conoce la dimensión moral de la existencia.
o de limitación. Pero el cuerpo es el grano de arena irónico que priva a la Notienesistemadevalores (sin unajerarquía de informacionesquetratar), sino
Inteligencia Artificial de un pensamiento real. La computadora funciona en una serie de objetivos por resolver. Sigue siendofundamentalmente un medio.
un universo abstracto en el cual el mundo se reduce a una serie de datos Su perfeccionamiento constante, aun si prosigue para algunos el mito mascu-
independientes unos de otros, de igual dimensión, cuyo ordenamiento lino de una creación ex nihilo de la vida a partir de la técnica, está destinado
depende de un programa. al fracaso69.

Las computadoras se han vuelto poderosas; cambian las modali- El impulso antropológico no tiene efecto, sin embargo, frente al poder
dades de comunicación, de trabajo, de enseñanza, de memorización, de de los imaginarios técnicos que alimentan discursos que terminan por
escritura, de concepción, pero no dejan de ser máquinas cuya "inteligen-
69 S. Turkle y P. Breton señalan la fuerza de ese mito que se encuentra detrás de numerosas afirmaciones de
cia" depende de un registro que no es el del hombre. Cualesquiera que los fundadores de la Inteligencia Artificial entre los cuales algunos se consideran descendientes del Rabbi
Loew, el creador del Golem (Turkle, 1983, 226; Breton, 1995).

182 183
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

imponerse, imágenes de sí, prácticas sociales, valores cuyas conse- en lo que concierne a sus entradas y salidas; podríamos, dicho de otra
cuencias provocan una resimbolización del mundo en términos técni- manera, construir un robot capaz de adoptar cualquier comportamiento
cos. Se impone una forma de religiosidad de la máquina en el fondo que se deseara, en cualquier circunstancia. Construir un robot susceptible
de la denigración del hombre y en el desprecio de la condición corpo- de comportarse de manera muy similar a la de John Jones o Henry Smith
ral que le es inherente. En 1965, Simon expresa, por ejemplo, su convic- no representaría ninguna clase de dificultad" (en Dreyfus, 1984, 241-242).
ción de que en menos de veinte años las máquinas "serán capaces de Como resultado del desmantelamiento del cuerpo, las fronteras entre lo
hacer todo lo que un hombre es capaz de hacer". En la misma época, humano y la máquina se confunden. "La mutación más espectacular que
Minsky piensa que "la próxima generación de computadoras será tan inte- trastoca nuestro universo es, sin duda, la reificación del hombre, escribe
ligente que seremos afortunados si aceptan tomarnos como mascotas" Philip K. Dick; pero esta mutación viene acompañada al mismo tiempo de
(en Searle, 1985). Para E. Friedkin, del MIT, "la Inteligencia Artificial es una humanización recíproca de lo inanimado por la máquina. No podremos
la próxima etapa de la evolución"70. Las consideraciones recípro- en lo sucesivo oponer las categorías puras de lo vivo y de lo inanimado, y
cas del hombre como máquina o de la máquina como equivalente inte- esto va a convertirse en nuestro paradigma" (Dick, 1989, 8).
lectual del hombre tienen algunas consecuencias en la manera como
la máquina o el hombre son tratados en nuestras sociedades: ponen La sociología imaginante de Dick plantea las cuestiones más descon-
en movimiento imaginarios colectivos; afectan su estatus respec- certantes del mundo moderno. Horkheimer veía al primer individuo
tivo, los lazos que mantienen uno y otro; entrañan una política y sobre moderno en los rasgos de Hamlet, y en las frases de éste la expresión
todo una ética. Las responsabilidades no son las mismas frente naciente de la cuestión ontológica. Las primicias de la disolución de las
a un hombre o una máquina, frente a un ser vivo o una cosa inanimada. fronteras entre el humano y el autómata llevan hoy en día a una interro-
gación ontológica de un nuevo género. En la era de la modernidad triun-
El androide sensible e inteligente fante, Philip K. Dick nos susurra irónicamente la pregunta que formula con
Al mismo tiempo que algunos autores se preguntan si la computadora es una más profundidad las dudas que el hombre occidental alimenta hacia su
criatura viva, otros se preguntan si finalmente el hombre no es una simple propia identidad: Do androids dream of electric sheeps? En esta obra,
computadora un tanto compleja, aunque de capacidades reducidas. Algunos la definición entre hombre y androide (o animal y simulacro) se ha hecho
más se atreven a afirmar con ligereza que muy pronto desaparecerá cualquier tan sutil que es necesario un examen particular para verificar la natura-
diferencia entre el hombre y el autómata. Para J. Culbertson, por ejemplo: leza de uno y otro. Los presuntos androides son sometidos a una prueba,
"si pudiéramos disponer de suficientes células centrales, si fueran suficien- el Voigt-Kampff, destinado a medir su grado de empatía, la única cualidad
temente pequeñas y si cada célula tuviera suficientes bulbos terminales, de la cual se cree que carecen. Sin embargo, en este sentido Deckard
si pudiéramos colocar bulbos en una cantidad idónea en cada sinapsis mismo no sabe muy bien dónde se encuentra. El personaje se enamora
y si tuviéramos bastante tiempo para acoplar esto, entonces estaríamos en de un androide, Rachel, hace el amor con ella y termina por dejarla partir
posibilidad de construir robots capaces de satisfacer cualquier exigencia en lugar de matarla, como debía. La película de Ridley Scott, Blade
Runner, radicaliza aún más la propuesta en la medida en que Rachel le
70 Lucien Sfez observa con justeza que ningún otro objeto técnico, además de la computadora, ha suscitado pregunta si él se ha sometido al Voigt-Kampff. La identidad misma de
tantas preguntas inquietantes, declaraciones eufóricas, tantos debates sobre la naturaleza del hombre. Deckard vacila, puesto que comprende que finalmente nada le asegura
Ni el teléfono, ni el auto, ni la conquista espacial. "La máquina de comunicar es la única que engendra
un retorno de la metafísica, considerada ayer todavía como una vieja rama de la filosofía" (Sfez, 1992,
que él mismo no es un androide. Los replicantes son, en efecto, construc-
360). Cuando leemos Proust en un libro de bolsillo, no nos extasiamos en la página del libro, puesto que ciones humanas que alcanzan la perfección. Se les ha inyectado quími-
sabemos que el libro no es el autor del texto. Cuando se escucha la retransmisión de un concierto uno no
camente una memoria ficticia que les da la certeza de haber tenido una
se entusiasma con el lector del CD, sino con los músicos. En el caso de la computadora, la relación es
inversa: se olvida a menudo al autor del programa. Reencontramos el mismo discurso religioso acerca de infancia, padres, una historia. En cuanto a su cuerpo, la síntesis no tiene
lo virtual.

184 185
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

defecto y nada los distingue ya del cuerpo humano, ni siquiera el dolor. del sentimiento íntimo que tenemos de ser la causa de nuestros actos y de
Solamente la empatía marca una línea divisoria radical, pero como los repli- nuestros pensamientos, del sentimiento íntimo de tener el poder de juzgar,
cantes la simulan a la perfección, solamente la prueba revela el secreto de de afirmar y de negar, la conciencia íntima de tener una voluntad que puede
su existencia. La película parece mostrar incluso que la mayor humani- ejercerse, ¿en qué medida podemos afirmar que por esencia la máquina
dad es la de los androides. ¿Soy un hombre, soy una máquina? He aquí y sus programas no tendrán jamás esa convicción?" (Chazal, 1995, 111).
la nueva cuestión ontológica. Recordemos el sorprendente apólogo de P.
K. Dick: "Vendrá tal vez el día en que un ser humano que haya disparado Para H. Putnam, el hecho de que el robot o la máquina estén compues-
sobre un robot al salir de las fábricas de la General Electric vea con gran tos de materia inorgánica y sea concebido en un taller de fabricación no es
sorpresa a éste último verter sangre y lágrimas. El robot agonizante podría una objeción a su capacidad de poseer conciencia de sí. La cuestión que
dispararle a su vez al hombre y, para su gran sorpresa, ver un hilo de humo se abre consiste en decidir si es la que une el espíritu al cuerpo. Putnam
gris elevarse de la bomba eléctrica que creía ser su corazón. He aquí lo (1983) retoma un argumento de Wittgenstein, cuando dice que nadie sabría
que sería el momento de la verdad para los dos" (p. 66). verificar la afirmación de alguien que dice: "me duele". Sentir dolor implica
un estado mental originado por la estimulación de ciertas fibras nerviosas,
"Creo que el sueño secreto de los nerds es llegar a hablar con las pero nadie puede afirmar que los nervios mismos son estimulados en ese
máquinas: "¿qué piensan ustedes, qué sienten ustedes?, ¿lo mismo momento. El dolor es, para Putnam, correlativo a un estado psíquico, pero
que yo?," dice un personaje de Coupland (1996, 215). Si una parte del no es idéntico a tal estado; existe un margen. D. Lewis (1980) usa la misma
discurso de la Inteligencia Artificial intenta asimilar la máquina al cerebro, metáfora para señalar toda una serie de posibles rupturas entre el estado
el programa al pensamiento, otro se empeña en disminuir la distancia que mental y el estado físico. El hombre que sufre no traduce necesariamente
separa al hombre de la computadora, arrancándole la conciencia de sí su dolor en un comportamiento observable. El "marciano" que sintiera
y la afectividad que sustenta como monopolio. Vaciar al hombre de sus dolor manifestaría una actitud acorde, pero carecería de la fisiología y esta-
atributos es una manera radical de reducir la distancia que lo separa de ría tal vez provisto de un dispositivo hidráulico. Sufriría pero se encontraría
la máquina. Desde esta perspectiva, la conciencia se vuelve una espe- en un estado psíquico muy diferente al del hombre". La posible ruptura
cie de artificio, una estrategia del lenguaje, pero sin otro fundamento. entre lo que se siente y lo mental abre una vía a mil probabilidades. Priva de
Para Minsky, la conciencia no es más que un mecanismo cognitivo que toda verdad a este respecto y, a la inversa, justifica la eventualidad de que
se ha convertido en una superstición para el hombre, el equivalente de un la máquina inteligente puedasentir unaforma de conciencia desí. Ciertamente,
falso Dios: "cuando se ve obligado a encontrar una causa a todo lo que la prueba no es radical pero "nada impide pensar de esta manera" y concebir
usted hace, usted busca darle un nombre, usted le llama 'Yo', le llama un "isomorfismo" entre la máquina y el hombre en el plano de la conciencia.
'usted"' (Minsky, 1988, 445). El "Yo" es una ilusión, un "simple centro de La objeción decisiva de Searle, según la cual el robot no sabe que piensa,
gravedad narrativo" dice D. Dennett. El pensamiento no es consustan- se disuelve en un juego de lenguaje y de lógica.
cial a un "Yo". Algunos investigadores niegan incluso la existencia de un
"cinismo", lo que hace más fácil concebir la máquina como "pensante". J.Bouveresse adopta un razonamiento cercano apoyándose sobre
Otros sugieren que la indecibilidad de la noción de "sí" autoriza a colocar todo en el cogito. Para Descartes, en efecto, la transparencia del
en el mismo plano las inteligencias "artificial" y "humana"; ésta última ence- cogito hace de mí, desde el inicio, un sujeto pensante. Contrariamente,
rrada en un "sí" cuya hipótesis es posible formular sin jamás demostrarla. al tratarse del Otro, se impone una demostración para percibir una
Para el milenarismo informático, todo será un día posible, la conciencia conciencia más allá de su cuerpo. No veo primeramente en el Otro más
afectará igualmente a las computadoras. "¿Qué significa tener conciencia
71 La sospecha dirigida al hombre que sufre tiene consecuencias morales; permite justamente retardar su
de sí, definirse como sujeto?" se pregunta Chazal (1995, 111). Si se trata auxilio con el pretexto que él probablemente "exagera" y que sin duda no sufre tanto como dice (Cfr. Le
Breton, 1995).
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

que el enigma de su presencia corporal; no puedo deducir su concien- dice un estudiante (Turkle, 1983, 184). Los apasionados de la informática
cia, puesto que ésta no es de ninguna manera una evidencia, puesto son solitarios pero jamás aislados; forman un grupo y su computadora es
que yo no soy él. En la relación con la máquina, explica Bouveresse, para ellos, más que un amigo, una fuente de existencia y de realización.
se tiene la misma incertidumbre y la misma impotencia para decidir.
La designación de un estado mental es un juego de lenguaje y no una La computadora es una referencia utilizada con frecuencia para denigrar
verdad incuestionable. "Ningún conjunto de enunciados que describa proce- las cualidades humanas en materia de inteligencia, incluso de sentimientos.
sos del comportamiento o fisiológicos implica lógicamente (y a fortiori no es Pero es también, en una estrategia inversa que tiende a eliminar las distin-
lógicamente equivalente a) el enunciado que afirma la existencia de un estado ciones, equiparada al hombre por la personalización de la que es objeto la
de conciencia correlativo" (Bouveresse, 1971, 418). Bouveresse mantiene la máquina. Ciertos usuarios le dan un nombre a su computadora, le atribuyen un
tensión entre los dos términos del debate: saber si las máquinas piensan o no sexo, interactúan con ella como si fuera un amigo íntimo y llegan a tener hacia
es para él indecidible. Pero al hacer esto le concede una legitimidad relativa ella arranques de cólera, como amantes traicionados, cuando no responde
a la atribución de una conciencia a la máquina inteligente. Sin embargo a sus expectativas habituales. S. Turkle habla de la computadora como
señala las implicaciones éticas de tal decisión: tratar a las máquinas a la de una "máquina metafísica" por la propensión de los usuarios a conferirle
imagen del hombre o bien, en el otro extremo, tratar a los hombres como sentimientos, intenciones, emociones, inteligencia. La computadora es una
máquinas. La confusión de las formas humanas y las de las máquinas, el compañera, una fuente de entrada a un mundo cuyos parámetros controla
dualismo reafirmado sin cesar de la Inteligencia Artificial, confirma los análi- y que se convierte en un modo de vida protegido de cualquier sorpresa.
sis de Bukatman, quien observa con pertinencia que "la dicotomía entre Turkle señala que las relaciones con los otros no son siempre fáciles, que la
el espacio y el cuerpo es reemplazada por la tricotomía 'espíritu, cuerpo, sexualidad es incierta y no confiere la misma seguridad que la relación con
la máquina (187)72. La sensualidad con los otros es más bien negada. Turkle
máquina" (Dery, 1997, 307).
subraya la importancia de la idea de telepatía con la máquina, el sentimiento
de estar tan ligado con ella que se transforma en una pura extensión del espí-
La pasión informática
En los años sesenta, en el MIT, se despierta una pasión informática cuya ritu. "Yo no creo que la computadora sea una persona, dice Alex, pero esto
cultura se difunde como una mancha de aceite, lentamente, a innumera- no quiere decir que no tenga la impresión de que es una persona. Sobre
bles adeptos. En su momento, este puñado de hombres (no hay ninguna todo desde que personalice mi interfase con el sistema a fin de adaptarla
a mis necesidades. Es un poco como si yo estuviera con otra persona que
mujer) se llaman los hackers, término que designa un truco de programa-
ción: trabajan sin interrupción hasta el límite de su energía; duermen cerca no conozco. Alguien que sabe exactamente cómo me gusta que el trabajo
de sus computadoras; se alimentan de sándwiches, su reputación les sea hecho" (182). Para describir a la computadora se utiliza con frecuen-
cia un vocabulario psicológico. El creador de una máquina para jugar al
viene de la austeridad de su existencia. Los hackers inventan un modo de
existencia alrededor de la computadora. La descripción de Weizembaum ajedrez dice acerca de su programa que, "si se siente amenazado, atacado,
(1981) es célebre: habla de jóvenes indiferentes a su apariencia corpo- quiere avanzar su rey. Confunde el valor y el poder, lo que lo conduce
ral o vestimentaria, despreocupados por el sueño, por la alimentación; a un comportamiento autodestructor" (12). Si el hombre piensa la máquina
incómodos fuera de sus salas pero invadidos cuerpo y alma por una en términos psicológicos, no se queda a medias tintas y termina por pensarse
pasión devorante que los absorbe completamente. "El hacking, es un él mismo en términos informáticos, creando así una simbiosis simbólica.
modo de vida, desde luego, pero una vez que se ha adoptado es difícil
abandonarlo. La vida entera se ilumina. Usted hackea, usted habla de otros 72 Anthony declara a S. Turkle: "Una historia sentimental es algo que acapara. Hace pasar a la computadora
hackers, etcétera. Los hackers forman un grupo social con una cultura y otras cosas que amo a segundo plano" (p. 188). Acerca de los apasionados de la informática, además

y un modo de vida. Es un mundo en sí. Es siempre un lugar de refugio", de S. Turkle (1983 y 1997) y S. Levy (1984), ver P. Breton (1990). El libro de Coupland (1996) es un
formidable documental sobre la existencia cotidiana de los nerds.

1RQ
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
El tema del espíritu como microprocesador es un leitmotiv de la desprovista de alma y de conciencia. El hombre es para él un compuesto
Inteligencia Artificial, que alimenta también una imagen maquínica del de tres partes distintas: la material, formada por el cuerpo y el cerebro; el
cuerpo en muchos de esos apasionados. S. Turkle encuentra a través programa, que comprende la memoria, las capacidades, el comportamiento;
de su encuesta sobre los usuarios individuales de la computadora un la conciencia, que cristaliza el sentido de sí, el alma, de alguna manera. Para
buen número de individuos para los cuales el espíritu no es una concien- Rucker, la modificación de cualquier aspecto del material o del programa no
cia sino una consecuencia de la activación de programas mentales. Para tiene ningún efecto sobre el conjunto. Algunos órganos pueden ser reem-
Ned, "la conciencia y el libre arbitrio son ilusiones creadas por miles de plazados; el cerebro humano sustituido por un cerebro artificial sin cambiar
millones de conexiones nerviosas que unen un gran número de procesos nada a la estructura. La conciencia es la operadora del conjunto; en ella
inteligentes con un gran número de procesos estúpidos". Para Mark, "en perduran los lazos que unen al sujeto consigo mismo; encara la existencia.
el cráneo no hay nadie. Simplemente un montón de pequeños procesa- Esta última es para Rucker un Absoluto, aunque no es un privilegio humano:
dores" (254-255). El "Yo" es un efecto técnico; los microprocesadores las máquinas participan igualmente de él; es posible que tengan un alma,
son la única verdad. El filósofo Pylyshyn imagina un personaje que habla "que sean tan buenas como los hombres" (Casti, 1991).
y habla al tiempo que son reemplazadas una a una las células de su cere-
bro por componentes electrónicos hasta que el cerebro no es más que una La ofensiva contra la conciencia, la ofensiva contra el sentimiento
combinación de circuitos integrados. Para los metafísicos de la Inteligencia en su intención de echar por tierra cualquier singularidad del hombre
Artificial el orador continuaría actuando de la misma manera y prosegui- frente a los microprocesadores. La ausencia de sensibilidad o de afec-
ría tranquilamente su discurso (en Crevier, 1997, 319)78. Norman teoriza tividad en la computadora o en el robot computarizado no detiene a los
el espíritu humano como "la perversión de un programa" y analiza los metafísicos de la Inteligencia Artificial, convencidos de que si la máquina
lapsus, refiriéndose al funcionamiento de una computadora, como un error está aún desprovista de sentimientos, nada prohíbe pensar que un día los
en el tratamiento de los datos, una falla de transmisión, etcétera. El incons- tendrá. Para Chazal, por ejemplo, "si hoy en día las computadoras no simu-
ciente mismo no es más que una disfunción en el programa del espíritu. lan emociones o no son capaces de producir comportamientos que se
Norman interpreta esto como un defecto de la maquinaría. Minsky, preocu- podrían llamar emocionales, no se debe tanto a una imposibilidad teórica
pado siempre por disminuir las capacidades humanas para realzar las de la que no ha sido nunca demostrada como al hecho de que las conside-
computadora, escribe que "la conciencia no es sino una memoria a corto raciones pragmáticas, las restricciones económicas que han pesado
plazo que contiene de manera general lo que nosotros hemos mencionado sobre la historia de la informática y la han orientado, favorecían el desa-
ahora. De hecho, esta memoria es muy frágil, puesto que no podemos rrollo de una Inteligencia Artificial útil en lo inmediato (Chazal, 1995, 68).
recordar muchos de nuestros pensamientos. Cuando podamos resolver La distinción entre la simulación y lo real se desvanece de nuevo en un
todos los problemas técnicos, será fácil fabricar máquinas mucho más juego de lenguaje; si la máquina manifiesta signos de emoción gracias
conscientes que nosotros mismos. Aumentar la memoria a corto plazo será a sus programas entonces no hay razón para pensar que no los tenga.
la primera medida" (Whole Earth Review, 37). D. Crevier abunda en este mismo sentido convencido de que las máqui-
nas inteligentes deberán desarrollar muy pronto sustitutos de sentimien-
Un programador reconocido, como Rucker, desarrolla también una tos humanos a fin de interactuar mejor con su medio. "Un robot deberá,
mística de la máquina al considerar que ésta no está necesariamente para asumir correctamente sus funciones, experimentar el equivalente de
73 Las perspectivas reduccionistas de J-P. Changeux transforman el espíritu humano en el recorrido de un la satisfacción por el trabajo bien hecho. Y el de la frustración cuando algu-
influjo electrónico en una Red de neuronas, Habla, por otra parte, de "máquina pensante" para designar nos obstáculos le impidan cumplir su misión" (Crevier, 1997, 374).
al cerebro como una máquina para tratar información. Ahora bien, no es el cerebro el que piensa sino el
hombre con toda su historia, su psicología singular, su pertenencia social y cultural; en resumen, un hombre
con su singularidad cuyo cerebro no es más que un instrumento, Aun si el cerebro es esencial para pensar,
carece de otro contenido que el de la conciencia viva del sujeto.
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
La metafísica de la Inteligencia Artificial se apoya en un juego de Horno silicium
lenguaje; pasa de una evidencia de simulación a la afirmación de lo verda- En 1810, en un texto sobrecogedor, Kleist hace una contribución mayor
dero; si la máquina parece pensar entonces piensa o bien nada nos impide a los imaginarios occidentales de la denigración del cuerpo. Su narración
pensar que lo hará un día. No experimenta ahora ningún sentimiento, pero pone en escena a un escritor y a un bailarín de ópera fascinado por un
accederá inevitablemente un día a la emoción. El mañana es el lugar en el teatro de marionetas instalado en la plaza del mercado. Para el bailarín, la
que todos los sueños se cumplen. "Ciertamente, es difícil concebir cómo marioneta articulada rebasa infinitamente al hombre por su gracia, esencial-
un pensamiento, incluso una conciencia, puede surgir del funcionamiento mente porque su alma se transluce en sus movimientos en armonía con su
de circuitos electrónicos, pero es igualmente difícil explicar nuestro pensa- centro de gravedad. El alma del bailarín vivo está, a la inversa, adelantado
miento y nuestra conciencia a partir de las neuronas, de las sipnasis, de o atrasado, siempre disociado del cuerpo. Los miembros de la marioneta
los neurotransmisores y del influjo nervioso" (Chazal, 1995, 77). Si la "son como deben ser, muertos, simples péndulos que se someten única-
Inteligencia Artificial tropieza al definir la conciencia, nada prohíbe pensar mente a la ley de la gravedad; una propiedad maravillosa que se buscaría
que ésta surgirá un día de una maquinaría sofisticada; que la chispa de vida en vano en la mayoría de los bailarines" (Kleist, 1993, 14). Y sobre todo,
tocará finalmente al cyborg, como lo hizo un día la criatura de Frankenstein. agrega el bailarín, la marioneta está no solamente libre del cuerpo, sino
La impotencia es en este caso el mejor instrumento de las maravillas que también de cualquier afectación, que es el peor de los pecados. He aquí
están por venir. una criatura refinada, destinada a ser graciosa por su carencia de cuerpo,
que prefigura con intensidad al cyborg. El bailarín de Kleist hace incluso un
Crevier considera, alimentando la religiosidad que distingue cier- elogio de la prótesis: "han ustedes oído hablar de esas piernas mecánicas
tas corrientes de la Inteligencia Artificial (y de lo virtual), que ésta última que ciertos artistas ingleses confeccionan para los desafortunados que
completa un proceso iniciado por Copérnico y prolongado por Darwin han perdido sus miembros [...] el círculo de sus movimientos es cierta-
y por Freud: demostrar de una vez por todas "el origen material del espí- mente limitado, pero aquellos que las tienen a su disposición ejecutan con
ritu". De ahí su procedimiento retórico: "si esto es cierto ¿no debería ser una calma, una gracia y una facilidad que sorprenden a los espíritus sensi-
posible recrear a partir de materia inerte, seres dotados no solamente de bles" (12-13). De Galatea a la Eva Futura, el llamado del cyborg resuena
pensamientos, sino también de conciencia, de sentimientos y de emocio- hace tiempo en nuestras sociedades como un ideal por alcanzar.
nes?" (Crevier, 1997, 313). En la Inteligencia Artificial, la inteligencia existe
solamente gracias a una operación del lenguaje, la palabra crea la cosa, En los años sesenta, en el contexto de la conquista espacial, Clynes
enturbia las antiguas referencias y permite entonces acercamientos ines- y Kline inventan el término cyborg (Cybernetic organism) para referirse a la
perados, perturbadores, como dar una conciencia o sentimientos a la creación de un hombre susceptible de sobrevivir en condiciones diferentes
máquina porque ésta manifiesta comportamientos que, por analogía con a las de la Tierra; un híbrido hombre-máquina cuyas cualidades fisiológicas
el hombre, podrían vagamente confirmar esos contenidos. El milagro de la son reforzadas con prótesis técnicas. El cyborg es "un sistema hombre-
lengua hace posible el de la máquina, a la que se atribuye de pronto una máquina auto-regulado" (Hables Gray, 1995) para adaptarse con preci-
incontestable humanidad, por el simple hecho que algunos autores prefie- sión a un medio extraño a las condiciones de existencia humana. Las
ren tomar las palabras al pie de la letra. Sin embargo, si se puede progra- propuestas de los dos investigadores siguen siendo artesanales: conju-
mar un robot para que se comporte como si estuviera cansado, herido gan la hipnosis con múltiples inyecciones farmacológicas con el objeto de
o aburrido, el mecanismo no se sentirá ni fatigado, ni herido, ni harto (Ziff, prevenir perturbaciones psicóticas en el astronauta, controlar el sueño, su
1983). No hay psicología de los robots sin una psicología singular de metabolismo, su regulación térmica, sus necesidades primarias, su gravi-
aquellos que pretenden borrar los límites simbólicos entre ellos mismos tación, su presión sanguínea, sus percepciones. El dolor es neutralizado
y los robots. mediante la inmersión del cosmonauta en un sueño artificial en espera de

192 193
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
su regreso a la Tierra. Regulación bioquímica del cuerpo a fin de mante- de reducirme a cenizas" (West, 1998, 89). El cyborg "no es solamente
nerlo permanentemente al mejor nivel de eficacia o de salud. El cyborg Robocop, es nuestra abuela con un bypass", concluye Hables Gray (1995,
apunta a disminuir las insuficiencias del cuerpo otorgándole a la voluntad 2). Es también el piloto de un bombardero que forma de tal modo un
una prótesis que permita superar las dificultades que encuentra; agrega o solo cuerpo con sus instrumentos que es capaz de disparar un misil con
sustrae a su naturaleza a fin de mejorar su rendimiento, de acrecentar su los ojos.
eficacia psicológica.
Del nacimiento a la muerte, el cyborg marca el retroceso del cuerpo
A lo largo del tiempo, el acoplamiento ser vivo-máquina ha ganado y su perfeccionamiento técnico en busca de mejores resultados en la
en extensión y en banalidad, extendiéndose al dominio médico o a la vida cotidiana o profesional, en la salud, en la guerra; en busca de efica-
vida ordinaria'''. Las tecnologías se vuelven omnipresentes: monito- cia en la acción o en el pensamiento. Las computadoras y sus progra-
rean lo cotidiano y reemplazan las actividades corporales; sacan prove- mas regulan fuera del cuerpo las funciones fisiológicas; las prótesis se
cho de la miniaturización y de los últimos avances informáticos e hibridan integran a las funciones y a los órganos desplazando lo biológico. La
al hombre con sus múltiples prótesis. El cyborg es un hombre en quien elisión de las fronteras entre lo artificial y lo vivo se traduce en la fabri-
la máquina interfiere profundamente para determinar sus comporta- cación de biomateriales o en la conexión de terminaciones nerviosas
mientos: un hombre vivo con una prótesis cuya existencia está sometida o musculares con materiales mecánicos o electrónicos. Las ciencias bioló-
a un control regulado de su funcionamiento. El hospital es el lugar de la gicas, la informática, la robótica diseñan un nuevo mundo de sentidos.
elección para el cyborg: la hemodiálisis, los aparatos de reanimación, Algunos elementos antropológicos fundadores de nuestras sociedades
los dispositivos para paliar una limitación, los embriones concebidos se separan: natural y artificial, hombre y máquina, vivo e inanimado, real
in vitro, las mujeres embarazadas que dan a luz en el hospital, etcé- y virtual, humanidad y animalidad, sí mismo y otro, vida y muerte. Sin la
tera. La medicina transforma incluso lo humano en cyborg, a través de prótesis, la vida se vería disminuida; la limitación y la muerte serían inevita-
las madres portadoras, los donadores de órganos con muerte cerebral y bles. El cyborg es una licencia que concede la técnica para la consecución
sus receptores". Las antiguas fronteras entre lo biológico y lo mecánico de la existencia individual.
se atenúan y se disuelven. La ciborgización incluye también modalida-
des técnicas más discretas como la programación cotidiana de la fertili- La supresión de todo obstáculo entre la computadora y sí mismo
dad mediante el recurso a la psicofarmacología. Entre mil, el escritor Paul despierta en algunos el deseo de una simbiosis con la máquina o de un
West describe con humor sus sensaciones con una prótesis cardiaca, que acercamiento a ella, bajo la forma soñada de una incorporación de chips
él teme pueda ser alterada por el medio técnico en el que vive: "estoy al cerebro. La interfase hombre-máquina será entonces interiorizada por
continuamente amenazado por los desfibriladores y otros cauterios eléctri- el sujeto puesto que la computadora se encontrará en él. Los chips incor-
cos de fuerte potencia, sistemas de alarma, arcos para soldar, máquinas porados al cerebro hacen soñar a algunos con una super-humanidad
de resistencia, hornos de inducción. Trato de poner atención, incluso en biónica cuyos saberes y competencias serán casi limitados subordina-
las bibliotecas cuyos dispositivos de control son en principio inofensivos, dos solamente al número de sus archivos en circulación. Muy pronto, dice
pero tengo la impresión de moverme en un espacio de no man's !and eléc- F. T. Hambrecht, "podremos utilizar emisiones del córtex motor para dirigir-
trico cuyos aparatos intentan enviarme poderosos mensajes susceptibles máquinas sin esperar la respuesta lenta de los músculos del cuerpo" (en
Dery, 1997, 301)76. La atmósfera del extremo contemporáneo funde
74 Hables Gray sugiere llamar semi-cyborgs a los innumerables instrumentos separados, desde luego, del
cuerpo pero que son hoy en día indispensables en la vida ordinaria y sin los cuales los individuos se sentirían 76 Ciertamente, la inserción corporal de chips electrónicos será de extraordinaria utilidad para muchas
minusválidos (auto, teléfono, televisión, computadora, etcétera) (Hables Gray, 1995). personas minusválidas a las cuales devolverán una parte de su movilidad o de su prensión; no nos referimos
75 En este sentido los órganos extraídos e implantados se convierten en las matrices que dan a luz a un nuevo aquí a esas prótesis necesarias, sino de aquellas que pretenden ampliar las capacidades del hombre
cyborg (Hogle, 1995, 209). normal para actuar en el mundo. Hambrecht habla de "lentitud" del cuerpo en sus reacciones, puesto que

194 195
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

orgánicamente al hombre y a la máquina. El cuerpo es reconfigurado bajo Implícitamente, para Haraway, el cuerpo es la fuente de todas las injusticias
un nuevo modo y expulsado fuera de él mismo. La carne es reinventada con y de todos los sufrimientos. Lejos de proponer otra forma de mirarlo, reivin-
materiales o con mecanismos que incrementan su resistencia. La tecnolo- dica su eliminación radical en favor de la máquina.
gía alimenta la totalidad de la relación del hombre con su mundo, de la
psicofarmacología con los medios de comunicación, de las prótesis médi- El manifiesto cyborg pretende construir, según los términos mismos de
cas con las técnicas de la vida cotidiana. Freud enumeraba tres heridas D. Haraway, un mito irónico y polémico propicio al feminismo, al socialismo
narcisistas infligidas al hombre moderno: la revolución copernicana arranca y al materialismo, alejado de un humanismo "sentimental". Si el debate polí-
la tierra del centro del mundo; la teoría de la evolución inscribe al hombre tico está a sus ojos contaminado por categorías morales, heredadas de una
en la continuidad del animal, y la salida a la luz del inconsciente sume al época de desigualdades entre los hombres y las mujeres, los grupos socia-
sujeto en una ignorancia acerca de las razones últimas de sus actos. Para les o étnicos, es importante ahora plantear esas cuestiones bajo una nueva
Mazlich, llegó el momento de agregar una cuarta ruptura ontológica que forma, purificada de los antiguos valores, que tome en cuenta la entrada
acentúe su humildad. La distinción entre el hombre y la máquina se justifica de nuestras sociedades a una era "posthumana", en la cual las fronteras
cada vez menos debido a que ésta no deja de mezclarse con el hombre, de géneros se disuelvan. Su texto, agrega, es "un argumento para el placer
de interferir en su funcionamiento (Mazlich, 1993). No podemos concebir en torno a la confusión de las fronteras y por una responsabilidad en su
ya al hombre sin referirnos a la máquina. El cyborg se ha convertido así en elaboración. Es también un esfuerzo para contribuir a una teoría y una
algunos años en un paradigma insoslayable para pensar el mundo contem- cultura socialista-feminista de un mundo postmoderno, de naturalista, y en
poráneo. Omnipresente en la lectura o en el cine de ciencia ficción, en las la tradición utópica de imaginar una sociedad sin género sexual, sin géne-
tiras cómicas, en los dibujos animados, las mangas, los juegos de video sis y sin fin" (Haraway, 1990, 150). Se apropia deliberadamente el poder
o incluso como juguete, el cyborg alimenta un imaginario poderoso, se del imaginario que envuelve al cyborg y concibe una máquina de guerra
convierte en figura emblemática de la posteridad y da lugar a una multitud cultural irónica y perversa cuya misión es la liberación de los hombres.
de análisis americanos (Harraway, 1991; Bukatman, 1993; Hables Gray, Organismo cibernético, el cyborg se convierte simultáneamente en condi-
1995; Springer, 1996), como en Francia a los de Baudrillard. ción de una humanidad cuya existencia se adapta ineluctablemente a la
máquina. El sí mismo es redefinido como un collape postmoderno a través
Cyborg manifesto de un equipo y de instalaciones microcibernéticas. Haraway prolonga
La humanidad del extremo contemporáneo se concibe mal fuera de sus esta afirmación en un mito crítico al hacer implícitamente del cuerpo un
innumerables conexiones internas o externas, con procesos técnicos que fósil del que brotan todas las desigualdades sociales. "Vivimos el paso
vuelven caduca la antigua ontología de un hombre entero definido a través de una sociedad orgánica e industrial a un sistema de información poli-
de su relación corporal con el mundo. El paradigma del cyborg alimenta la morfo, del trabajo al juego, un juego mortal" (1990, 161). El cuerpo es
fascinación por la máquina inteligente y casi viva, paralela a la imagen opuesta improcedente, demasiado asociado a las viejas dominaciones; el cyborg
de la obsolescencia del hombre, del anacronismo de un cuerpo cuyos elemen- se ofrece entonces como un formidable refugio, como un arma para dar
tos se degradan y exhiben una terrible fragilidad, comparados con la máquina. a luz un nuevo mundo. "En la víspera del nuevo siglo, nuestro tiempo, un
Dona Haraway propone en este sentido una utopía política en la cual el cyborg tiempo mítico, somos todos nosotros quimeras concebidas como híbridos
venga a conjurar todas las fracturas sociales e individuales que hacen hoy de máquina y de organismo, en una palabra somos cyborgs. El cyborg
dolorosa la existencia para muchos núcleos culturales. Oposiciones "racia- es nuestra ontología y nos da una política" (Haraway, 1990, 150). Otra
les", de género, de clase, de cultura, etcétera, serían resueltas de este modo. versión del mito mesiánico de las tecnologías de comunicación, la utopía
de Haraway propone armonizar las conciencias individuales en la libertad
se encuentra una fracción de segundo "retardado" en relación con la máquina. Se percibe cuál sería el y la autonomía.
formidable beneficio de tal conexión orgánica.

196 197
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

Desde luego, el cyborg representa un punto álgido de tensión política. separada de la "simbiosis pre-edipiana", del "trabajo alienado", no sueña
Las imágenes violentas y guerreras de Robocop o Terminator manifies- con una familia y está lejos de la seducción de las "comunidades fusiona-
tan hasta la caricatura la nostalgia de una época en la cual "la suprema- les"; encarna en este sentido una poderosa autonomía que nada amenaza.
cía masculina iba de sí, en la cual un hombre que carecía de seguridad Preocupado solamente por sus conexiones, muestra de manera más que
podía apoyarse en la tecnología para restaurar su imagen de poder fálico" evidente una imposibilidad de hacerse pasar por natural. El mismo cuerpo
(Springer, 1996, 111). En la ficción, los cyborgs encarnan una sabia combi- humano está marcado por la ambigüedad debido a la educación recibida
nación de humanidad y de microprocesadores; son creaciones estricta- y a las formas de dominación política. "El cuerpo cyborg no es inocente,
mente masculinas; no nacen de una mujer sino de ingenieros y conducen no nació en un jardín; no busca una identidad unitaria y por ello no genera
un sistema de valores que tiende hacia la agresividad y el machismo. dualismos conflictivos sin fin (si no es el fin del mundo); toma la ironía
El cyborg de ficción es una afirmación "viva" del odio simultáneo hacia por evidencia [...] La máquina es nosotros mismos, nuestro proceso,
el cuerpo, hacia la sexualidad y los sentimientos. Aunque otras feminis- un aspecto de nuestra encarnación. Podemos ser responsables de ella,
tas, al igual que D. Haraway, insisten en la necesidad para las mujeres de ella no nos domina ni nos atemoriza, somos todos nosotros ella misma".
apropiarse esas técnicas para conjurar las dominaciones políticas, cultu- El cuerpo humano es caduco, no era eterno y su ambigüedad política
rales, sociales o sexuales. Informática o cyborg son entonces asociados actuaba contra él. "El género podría no ser nuestra identidad global,
a imágenes de dulzura, de alianza, de amistad, opuestas a los temas agre- después de todo, aun si tiene profundas raíces históricas" (1990, 160).
sivos que alimentan hoy en día de manera caricaturesca las puestas en Haraway concluye su manifiesto repitiendo cuánto prefiere ser cyborg
escena del cyborg en el cine o en otras partes. Para Haraway, en la era y no diosa.
de la miniaturización de los sistemas informáticos, el c
las ontologías dualistas de nuestras viejas §óciedades, es elevado al rango En D. Haraway la obsolescencia del cuerpo que se desliza en su análi-
de instruirrun o de liberacion en el seno de un mundo en el que los individuos sis hace pensar también de manera radical en la obsolescencia del género.
. no "temerían ya sur-ene:compartida por el animal ylámáquirini tendrían Sin cuerpo, no hay individualidades sexuales susceptibles al poder o a la
miedo de existir entre identidades siempre parciales y contradictorias". dominación. La política del cyborg es un laboratorio para pensar lo inusitado
de una condición compuesta, hombre-máquina, que realiza la utopía de una
Dona Haraway libera al cyborg de sus connotaciones misóginas sociedad sin poder, en la cual el lazo social se produce, si se solicita, bajo
y guerreras; trastoca el imaginario para banalizarlo y hacerlo interpretar una la forma de una conexión provisional. Sin la organicidad del hombre, no hay
figura de subversión radical dirigida a las desigualdades sociales construi- organicidad del poder. D. Haraway escribe finalmente un capítulo inédito
das actualmente entre hombres y mujeres o entre grupos socialesn. La sobre el odio del cuerpo; abre otro debate, ya no arraigado en las limi-
política del cyborg es un terreno inequívoco, sin disimulación posible pero taciones materiales de la carne bajo la óptica de la tecnología; para
exige que la mujer se deshaga de su tecnofobia y reciba con los brazos ella el cuerpo es una forma desafortunada que hizo posibles innume-
abiertos las posibilidades reales e imaginarias de un devenir-cyborg. Esta rables opresiones ligadas al cuerpo mismo, a las clases, a los grupos.
política marca igualmente una alianza entre naturaleza y cultura, ser vivo La disolución del cuerpo, o mejor dicho, su mejoramiento en el cyborg
y máquina, realidad y utopía. El cyborg es una criatura de "post-género", conjura cualquier imperfección y deja el campo libre, gracias a las técni-
cas de información contemporáneas, a una liberación política del sujeto,
77 Dona Haraway señala con lucidez que el cyborg es "la emanación de un capitalismo patriarcal y militarista" más allá de cualquier dualismo susceptible de volverse contra los unos
(p. 151); sabe que si las tecnologías de comunicación son propicias a unos, son una tragedia para aquellos o los otros en provecho de una cierta forma de poder. No hay injusticia,
que las producen en las fábricas de "Detroit a Singapur" (p. 153). Pero esto no hecha por tierra su
afirmación. Su preocupación es librar al cyborg de connotaciones políticamente dudosas para hacer de
si no es debido al cuerpo y el paso de la humanidad hacia el cyborg es un
él un instrumento de liberación, un simulacro reivindicado por su fuerza simbólica en el campo de las remedio radical.
operaciones políticas.

198 199
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
El fin del cuerpo El cuerpo no es solamente un accesorio que debe ser rectificado;
Una novela de Ballard pone en escena un futuro próximo en el cual todas percibido como un anacronismo indigno, como un vestigio arqueológico
las interacciones sociales, incluso las más intimas, se efectúan a través de atado al hombre, es condenado a la desaparición para satisfacer los
imágenes. Los hombres viven en un mundo de pantallas y de computadoras deseos de quienes buscan la perfección tecnológica. Se convierte en
que realizan la totalidad de sus actos y de sus gestos. Los contactos físicos miembro supernumerario (Le Breton, 1990), obstáculo para una condi-
están severamente prohibidos; nadie se acerca a nadie y la sola idea de tocar ción humana digna por fin de ese nombre (a menudo llamada posthu-
la carne del Otro es una abominación. La sexualidad se realiza por medio manidad). La tarea de esos nuevos gnósticos es combatir el cuerpo,
de pantallas interpuestas; la procreación se hace in vitro; las innumerables disociar el sujeto de su carne perecedera, inmaterializarlo bajo la forma
interacciones de la vida cotidiana; las invitaciones a comer, las discusio- de su espíritu, único componente digno de interés. En Neuromancer,
nes entre amigos, el ejercicio profesional se hacen igualmente por medio Case, culpable de haber deseado engañar a sus empleadores al escon-
de una cámara (incluso la medicina); las parejas salen juntas o duermen, derles algunos datos, es expulsado de la Matrice (el ciberespacio)
comparten sus comidas, guían a sus hijos, los ven dormir, sin jamás tener y condenado a su cuerpo; es decir, a ser solamente "carne". "Para Case,
que encontrarse físicamente. "La experiencia humana se veía inmensa- quien no había vivido más que para la exultación desencarnada del cibe-
mente enriquecida por este hecho. En mi caso, había sido criado en la respacio, esto fue la Caída. En los bares que frecuentaba en sus tiempos
guardería del hospital y en consecuencia me había encontrado al abrigo de de gloria, el elitismo exigía un cierto desprecio de la carne. El cuerpo era
una familia marcada por la promiscuidad física (sin hablar de los riesgos carne, materia. Case había caído en la prisión de su propia carne" (Gibson,
estéticos y otros de una higiene doméstica en común). Pero lejos de estar 1985, 7). Al recobrar su conexión con la Matrice, Case recupera su felici-
aislado, estaba rodeado de compañeros. Gracias a la televisión, jamás me dad en un mundo en el que es pura conciencia, libre del fardo del cuerpo.
encontraba solo. En mi recámara de niño jugaba durante horas [...] con Case no tiene existencia real si no es en el ciberespacio, solamente ahí
mis padres que me miraban en la comodidad de sus hogares, alimentando un individuo está completo. Su búsqueda se ve favorecida por un antiguo
a mi pantalla con una multitud de juegos de video, de dibujos animados..." pirata informático muerto, pero cuyo espíritu permanece vivo, sintetizado
(Ballard, 1984, 207). Los hombres de este mundo no están nunca aisla- en el seno de la computadora. Los otros personajes son a menudo seres
dos, están en contacto con un número considerable de amigos o de cole- cuyas fronteras corporales han sido redefinidas mediante intervenciones
gas, llevan una vida familiar que les satisface, su sociabilidad es intensa, genéticas, implantes, transplantes, circuitos integrados, etcétera. En esta
aunque puramente telemática. El médico héroe de la novela hizo sus estu- novela, los personajes son de hecho puras construcciones virtuales que
dios sin tocar jamás a un enfermo. La terminal de la computadora forjó su habitan por un momento un cuerpo cuando quieren aparecer físicamente
saber y sus consultas se efectúan de la misma manera gracias a cámaras ante los otros protagonistas. Wintermute es una Inteligencia Artificial que
ultra perfeccionadas que proporcionan las imágenes corporales necesarias orienta las acciones de un grupo de individuos que busca unirse a otro,
al diagnóstico. Un día, este hombre tiene la idea descabellada de encontrar Neuromancer, con el fin de fundirse en una nueva forma.
a su mujer y a sus hijos de carne y hueso.
El cuerpo ya no es una frontera identitaria, sino un morphing, una
Proyecto inaudito preparado durante largo tiempo cuya primera tentativa huella dejada en el espacio. La reducción del cuerpo a la "carne" (meat)
fracasa de manera siniestra: la pareja no soporta verse realmente sin la trans- vuelve en Mondo 2000 (1992, 170); ahí "esta expresión comunica la frus-
figuración de la imagen. Sus cuerpos les parecen feos y viejos, desagrada- tración que experimentan los usuarios de la indefinidamente extensible
bles. Se dan a la fuga. Una segunda tentativa con los hijos acaba en tragedia: infósfera, frente a las limitaciones que imponen a su espíritu vagabundo
se desgarran mutuamente y terminan por matarse unos a otros. La emer- las exigencias del cuerpo". Este término peyorativo usado para designar
gencia del cuerpo es mortal. el cuerpo aparece de manera natural bajo la pluma de un teórico mayor del

200 201
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
pensamiento artificial, Marvin Minsky78, pero aplicado esta vez al cerebro El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
se asombra de que le quede todavía un poco de energía al hombre para
(a meat machine). Conectados al ciberespacio, los cuerpos se disuelven. pensar. El guión de 2001: Odisea del espacio, evoca la probable desapari-
"Suspendido al universo de la computadora, dice Heim, el cibernauta aban- ción del cuerpo humano. Se cita a biólogos de la era espacial que no creían
dona la prisión del cuerpo y entra en un mundo de sensaciones digitales" que "seres evolucionados pudieran conservar cuerpos orgánicos. Tarde o
(Heim, 1991, 64). El viajero de la infósfera no está ya atado a un cuerpo temprano, pretendían ellos, con el desarrollo del conocimiento, esos seres
físico; lleva a cabo exploraciones sucesivas bajo identidades a menudo se despojarían de esa envoltura frágil, sometida a las enfermedades y a los
diferentes en un mundo inmaterial. Cualquiera que sea su edad, su sexo, accidentes, que les había sido otorgada por la naturaleza, envoltura desti-
incluso si está enfermo o discapacitado, es libre de moverse a su antojo nada a un fin cierto. Reemplazarían sus cuerpos originales en el momento
según sus competencias en un mundo de datos. Su cuerpo físico no es, que se usaran, y tal vez antes, por dispositivos de metal y de plástico que
comparado con sus múltiples cuerpos virtuales, más que un puerto de los volverían inmortales [...I. Y finalmente el cerebro mismo podría desapa-
amarre, una necesidad antropológica de la cual prescindiría a voluntad, si recer. Como sitio de la conciencia no era de ningún modo esencial. El
lo pudiera. desarrollo de la inteligencia electrónica lo había probado. El conflicto entre
el hombre y la máquina sería resuelto un día para siempre mediante una
El cuerpo electrónico del ciberespacio alcanza la perfección lejos de la total simbiosis" (Clarke, 1968, 148).
enfermedad, de la muerte, de la limitación física; hace posible el paraíso en
la tierra, en un mundo sin consistencia material, dando vueltas en el espacio Una comunidad virtual americana, los expropianos79 , desean prolongar
y el tiempo de manera angélica, sin que la gravedad de la materia impida al infinito su existencia gracias al perfeccionamiento de la técnica (trans-
su avance. Como el agua se mezcla al agua, la carne electrónica se disuelve formaciones genéticas, psicotrópicos, hibridación con recursos biónicos,
en un universo de datos que nada detiene. La Red se ha convertido en la carne donaciones). Si alguien muere a pesar de sus esfuerzos de inmortalidad,
y el sistema nervioso de aquellos que no pueden prescindir de ella y que expe- sus restos son colocados en hibernación en espera de que se descu-
rimentan frustración frente a su antiguo cuerpo que no deja, sin embargo, bra una manera de curar sus males y devolverlos a la vida. Los expro-
de estar allí, envuelto en la piel. Ciertamente, para concederle sus virtudes pianos trabajan en la posibilidad de transferir sus espíritus a la Red para
al cuerpo, es necesario olvidar caritativamente los virus. liberarse definitivamente del cuerpo y llevar una vida virtual y eterna. Para
su teórico D. Ross, es "suficiente" con construir en un programa computa-
A. C. Clarke, al inicio de los años sesenta afirma ya, con ironía, la obso- cional cada neurona y cada sinapsis de un cerebro particular para que se
lescencia del hombre y el triunfo próximo de las máquinas. Para subrayar efectúe la transferencia entre el espíritu con toda su memoria y la compu-
la vulnerabilidad de la forma humana, toma, desde luego, al cuerpo como tadora, dejando el cuerpo al abandono. Si el hombre no vale más que por
ejemplo. "Más allá de la fragilidad de los materiales que nos componen, su cerebro, la disolución del cuerpo no cambia en nada su identidad, y se
estamos limitados por una de las más sutiles ingenierías que existen. Qué libera al expropiano de su posible carga de enfermedades, de accidentes o
capacidades puede usted esperar de una máquina que debe crecer varios de la muerte. Éste se despoja de sus oropeles e inicia una vida regenerada.
millones de veces durante su fabricación y que debe ser reconstruida por Si se aburre en el ciberespacio tiene la posibilidad de dar marcha atrás
completo continuamente, molécula por molécula al cabo de unas semanas; y simplemente hacerse reconstruir un nuevo cuerpo a partir de su ADN,
es lo que nos sucede permanentemente [...1. Ciudades como Londres o o de otro cuerpo, o por donación, en el cual se recargará su espíritu.
Nueva York son de factura más simple que el hombre y les lleva centenares
de veces más tiempo para ser reconstruidas" (Clarke, 1962, 210). Clarke G. J. Sussman, profesor en el MIT, se lamenta por no conseguir desde
78
ahora la inmortalidad que le parece técnicamente tan cercana. Sueña
Minsky ha escrito en colaboración con H. Harrison una novela de anticipación The Turing Option (1992)
en la que imagina una sociedad en la cual los hombres pueden telecargar su espíritu a la computadora, la
"sociedad de los espíritus" con la cual él sueña. 79 Fuera de la entropía.

202 203
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
con deshacerse de su cuerpo: "si usted puede hacer una máquina que Review, 21). Un cuerpo más a la altura, según él, de los desafíos contem-
contenga su espíritu, entonces la máquina es usted mismo. Que el diablo poráneos no puede ser otro que una estructura biónica y diferente a las
se lleve su cuerpo físico, pues carece de interés. En la actualidad una antiguas formas humanas. Si la computadora es un lugar altamente propi-
máquina puede durar eternamente. Aun si se descompone, usted puede cio para abrigar el espíritu, es igualmente ascendida al rango de cuerpo
retirarse a un disco y ser recargado en otra máquina; nosotros desea- glorioso de liberación de un mundo biológico impuro. Leary y Gullichsen
ríamos todos ser inmortales. Desafortunadamente, temo que no seamos imaginan una inmersión del hombre, finalmente desprovisto de cuerpo,
la última generación destinada a morir" (Morse, 1994, 162). El imagi- al interior mismo de la máquina: "la forma de vida electrónica que tomará
nario milenarista de liberación del cuerpo gracias a la computadora es el hombre al interior de la máquina es ajena a nuestras concepciones
ampliamente compartido. R. Jastrow, investigador en el dominio espacial, actuales del ser humano. Si almacenamos nuestros pensamientos bajo la
piensa que finalmente "el cerebro humano integrado a una computadora forma de datos informáticos, y si los explotamos con ayuda de programas
es liberado de su carne mortal. Conectado a cámaras, a instrumentos, adecuados, nuestro sistema neuronal funcionará tan bien a través del sili-
el cerebro ve, siente y responde a stimuli. Controla así su propio destino: cón como lo hace actualmente en nuestra materia gris. Además, será más
la máquina es su cuerpo; él es el espíritu de la máquina. La unión del espí- rápido, más preciso, reproductible y, si se lo desea, inmortal" (Leary, 1996,
ritu y de la máquina crea una nueva forma de existencia para el hombre 215)80. M. Pauline, un artista fascinado por las máquinas que lleva a cabo
del futuro" (Mazlich, 1993, 220). performances espectaculares ejecutados por robots, confiesa su deseo
de transformarse un día en una máquina: "para mí, la consecución de mi
Minsky lleva al extremo su mística de la Inteligencia Artificial y su existencia estará determinada por las múltiples conexiones que preveo con
desprecio del cuerpo, y marca una fecha para la telecarga del espíritu máquinas. Si yo pudiera hoy transformarme en una máquina, no lo haría:
en la computadora: "la idea de morir después de haber acumulado lo sufi- desearía convertirme en máquinas, todas las máquinas" (Whole Earth
ciente para resolver un problema es desolador. Sin hablar de inmortali- Review, 40).
dad, sino de quinientos años de vida extra, ¿por qué no? Y no hay razón
para que el sistema se averíe, si usted utiliza una buena tecnología, ya Para H. Moravec, especialista en robótica, la obsolescencia del
que puede reemplazar cada parte [...1. Además, usted podría hacer una cuerpo humano es un hecho; la primera tarea consiste en despojarse
copia de su persona, si una no funciona ya. Tal vez incluso destinar varias de la carne superflua y estorbosa que limita el despliegue tecnológico
copias de usted mismo para vivir diferentes vidas" (Whole Earth Review, de una humanidad en plena metamorfosis. "En el estado actual de las
37). Hemos mencionado ya a Stelarc, el artista que considera al cuerpo cosas, escribe, somos infortunados híbridos, semibiológicos, semicultura-
obsoleto en el medio tecnológico contemporáneo. Para él, el cuerpo ha les: muchos rasgos naturales no corresponden a las invenciones de nues-
perdido cualquier utilidad, desplazado por máquinas más competentes tro espíritu. Nuestro espíritu y nuestros genes comparten tal vez objetivos
en la mayoría de sus funciones. Es, en lo sucesivo, un obstáculo para comunes a lo largo de nuestra vida. Pero el tiempo y la energía consa-
la recepción de las miríadas de informaciones que se ofrecen hoy al cono- grados a su adquisición, al desarrollo y a la difusión de las ideas contras-
cimiento del hombre, por no considerar más que la Red: "llegó el momento tan con los esfuerzos consagrados al mantenimiento de nuestros cuerpos
de preguntarse si un bípedo con un cuerpo que respira, que late, con una y a la producción de una nueva generación" (Moravec, 1992, 11). El
visión binocular y con un cerebro de 1 400 cm3, es aún una forma biológica cuerpo echa por tierra gran parte de los esfuerzos del espíritu. Por otra
adecuada. La especie humana ha creado un ambiente técnico e informá- parte, la muerte llega un día y destruye en un instante esos esfuerzos.
tico que ya no le es posible seguir. Por una parte, es aplastado por la velo- 80 Los mismos autores agregan: "En un futuro próximo, el hombre tal como lo conocemos hoy en día -esa
criatura perecedera- no será más que una simple curiosidad histórica, una reliquia, un punto ridículo perdido
cidad, la precisión y el poder de la tecnología; y por otra, es inundado por
en medio de una inimaginable diversidad de formas. Si algunos individuos o grupos de aventureros lo
la cantidad y la complejidad de informaciones acumuladas" (Whole Earth desean, podrán recuperar esta prisión de came y de sangre que la ciencia reconstruirá para complacerlos"
(Leary, 1996, 218).

204 205
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

El cuerpo es un límite intolerable, una pérdida de tiempo, un desperdicio tuales y afectivos del individuo a un nuevo habitáculo más apropiado que
de esfuerzos que podrían ser empleados con mayor tino. Entramos, según el antiguo cuerpo. Moravec imagina igualmente una computadora portátil
Moravec, en una era "postbiológica"; el mundo verá muy pronto el triunfo "programada con los universales del espíritu humano, su patrimonio gené-
de robots pensantes, infinitamente complejos y eficaces que no se distin- tico y todos los detalles de vida que se tienen normalmente disponibles
guirán ya de la humanidad corriente si no es por su perfección técnica [...] Usted llevará consigo esta computadora durante su vida: ella escucha
y su abandono del cuerpo. "Es un mundo en el cual el género humano y observa atentamente; vigila tal vez su cerebro y aprende a anticipar cada
será barrido por una mutación cultural y destronado por su propia proge- una de sus reacciones [...]. Cuando usted muera, ese programa es insta-
nie artificial" (p. 7). Es verdad que las máquinas contemporáneas se lado en un cuerpo mecánico que retoma inmediatamente y sin accidentes
encuentran todavía en la infancia, elementales, y que exigen muchas su vida y sus actividades" (135).
afinaciones antes de alcanzar el nivel último que haga del hombre bioló-
gico una criatura definitivamente obsoleta. Pero, afirma Moravec, a partir La posibilidad de transferir el sentido de identidad fuera del cuerpo hace
del siglo próximo se convertirán en entidades tan complejas como noso- posibles numerosas combinaciones que amplían al infinito los antiguos recur-
tros mismos; poco después, trascenderán todo lo que conocemos [...] sos de la humanidad. Así, la computadora portátil hibridada al espíritu posee
Libres de las pesadas restricciones de la evolución biológica, esas hijas un comando denominado "lento" para sincronizar la conexión con el viejo
de nuestro espíritu podrán enfrentar los grandes desafíos del universo cerebro. Al pasarla al modo "rápido", el individuo se vuelve de repente capaz
[...] irán a buscar fortuna por su propia cuenta, mientras que nosotros, de comunicar y de pensar "mil veces más rápido" (p. 137). Otra eventualidad:
sus viejos padres, nos apagaremos dulcemente" (p. 8). Esas máquinas el programa completo del espíritu es implantado a otras máquinas que confie-
inteligentes y autónomas sabrán asegurar su mantenimiento, su perfec- ren al individuo una ubicuidad que multiplica sus posibilidades de acción.
cionamiento, su reproducción, indiferentes a una humanidad condenada Privado de cuerpo, reducido a un software, nadie le impide al individuo circular
al desuso. "Nuestro ADN se verá desempleado: habrá perdido la carrera en forma de información al interior de las redes de comunicación, incluso,
evolutiva en favor de una nueva forma de competencia" (p. 9). sugiere Moravec, viajar enformade mensaje láser entredos planetas para estu-
diar un meteorito o una estrella de neutrones. El individuo recorrería el espa-
El desarrollo de la máquina es precisamente para Moravec la salva- cio sin barreras, completamente capaz de volver a casa, a su cuerpo biónico,
ción de la humanidad; gracias a la simbiosis que se anuncia entre la técnica cuando lo deseara. Moravec concibe la fusión de las diferentes memorias
y lo biológico, una nueva hibridación comienza a aparecer: ya no aquélla de las copias del mismo individuo, incluso las de varios individuos, mediante
rebasada entre lo biológico y lo cultural sino la nueva, entre la computadora 1 una transferencia de recuerdos que rompa esta vez los limites del fuero
y el espíritu. Para ello es necesario que el espíritu viva el duelo del cuerpo y interior. La muerte, la entropía o incluso la enfermedad, objeciones mayo-
se libere de toda forma de límite social y cultural. Moravec toma a Descartes res del extremo contemporáneo en contra del cuerpo, son igualmente elimi-
a la letra al disociar de manera radical el cuerpo y el espíritu, y al destinar nadas. Si la máquina que abriga el espíritu se deteriora después de un
al primero a no ser más que la máquina indiferente que abriga al segundo. accidente, es suficiente con transferir el programa a otra. El individuo no
De la misma manera que los hombres informatizados pasan sin dificultades es más que una suma organizada de informaciones; una buena copia de
de una computadora a otra, conseguiremos muy pronto transferir con la salvaguarda confiere un excelente remedio contra la muerte o las fragilida-
misma facilidad el espíritu humano a la máquina. El transplante del cerebro des de la existencia.
a un cuerpo robótico pero constituido de materiales biológicos liberaría al
hombre de sus condicionantes físicas. Moravec no duda que muy pronto Moravec no esquiva la delicada cuestión de la identidad individual.
se contará con numerosas soluciones. Sería ideal que un escáner de alta "¿Quién soy yo?", en este mundo en el que circulan varias copias de mí
resolución trasladara en una fracción de segundo todos los datos intelec- mismo o de mis semejantes, en el cual es posible inmaterializarse para viajar

tos 207
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
através de la Red, en donde la muerte es anulada gracias a la preservación del
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

software. Moravec distingue la identidad corporal que asimila erróneamente


Obertura
el espíritu humano al cuerpo de origen puesto que, evidentemente, la dupli-
cación de sí mismo es una tragedia. La situación cambia por completo para "No era sin alguna razón que yo creía que ese cuerpo

él, si se acepta oponer la identidad formal que defina la esencia del individuo (el cual por un cierto derecho particular llamaba mío)

como "el conjunto de las características formales del proceso que adviene me pertenecía más propiamente y más estrechamente que

en mi cabeza y mi cuerpo, y no como la mecánica que es el soporte de ese cualquier otra cosa. Puesto que, en efecto, no podía jamás

proceso. Si el proceso es preservado, yo soy preservado. El resto no son separarme de él como de los otros cuerpos; sentía en él y por

más que historias" (p. 142). La reducción de la identidad a una serie de él todos mis apetitos y todos mis afectos".

informaciones integradas elude, en efecto, la cuestión del cuerpo y justifica


fantasmáticamente la idea de una humanidad fuera del cuerpo. Por otra Descartes, Méditations metaphysiques

parte, descubre de pronto Moravec, ¿el cuerpo no es un móvil en vía de


incesante regeneración? Si los componentes del cuerpo se transforman
incansablemente, entonces "a medio camino de nuestra vida, hay una gran
probabilidad de que no comprendamos uno solo de los átomos que nos
constituían a nuestro nacimiento. Solamente nuestra forma, y tal vez sólo Ciertamente seguimos siendo carne. Hemos recorrido en esta obra
una parte de ella, nos acompañe hasta la muerte" (p. 143). Si el hombre es representaciones, utopías, fantasmas y en ocasiones, para numerosos
una cristalización finita de informaciones, la duplicación despierta tantos di- investigadores, el inicio de realizaciones de un mundo finalmente libre
lemas filosóficos como técnicos. El principio de identidad formal establece del mal que es el cuerpo. Pero lo sensible no cede. Abandonar el peso
del cuerpo sería abandonar la carne del mundo, perder el sabor de las
una cesura radical entre el cuerpo y el espíritu; este último es suscepti-
cosas; aunque, es verdad que algunos sueñan con ello incansablemente.
ble de acompañar diversas versiones técnicas. El individuo identificado al
La omnipotencia del pensamiento no deja de enfrentarse a la irónica
software pasa de una habitación física a otra, como cambiaría antes de
resistencia del grano de arena que es el cuerpo, un cuerpo que, desde
ropa, sin preocuparse por saber si seguiría siendo él mismo a pesar de
Platón, ha sido condenado a las Gemonías. El hombre está arraigado en
no estar vestido siempre como ayer. Solamente el espíritu es identificable
su cuerpo para bien y para mal. Si Moravec, Minsky o tantos otros porta-
con el sujeto, el cuerpo no es más que un artefacto. A la manera platónica,
dores de aspiraciones comunes en la cibercultura americana elevan un
el cuerpo es para Moravec la prisión del alma (del cerebro o del espíritu), pero himno al "espíritu" y conciben una próxima telecarga de su identidad en
los medios técnicos contemporáneos resuelven finalmente el dramay eliminan el seno de una computadora para abandonar por fin el viejo cuerpo, siguen,
el cuerpo. La vida ya no se opone ontológicamente a la máquina; a la in- ellos mismos, siendo a pesar de todo hombres de carne y hueso, como los
versa ésta es la medida de un espíritu liberado de sus oropeles de carne. demás, obligados a posponer sin cesar su convicción de que el cuerpo va
a desaparecer muy pronto. La metafísica de la Inteligencia Artificial se
enfrenta desesperadamente a la física del cuerpo. Otros sueñan con
un bricolaje genético o con la fabricación médica del "niño perfecto",
pero son también ellos incapaces de impedir los accidentes o la enfer-
medad o la muerte, incluso el mal de vivir. Y sobre todo incremen-
tan considerablemente el "biopoder". La perfección está allí, sólo para
consolar en la desgracia y no para ser alcanzada, lo que sería toda-

208
209
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.

vía un mal mayor. La etiqueta genética de los exámenes prenatales orden moral y significante del mundo. Pensar el cuerpo es otra manera
o de la medicina predictiva no es una garantía de inmortalidad. Es, desde de pensar el mundo y los lazos sociales: una alteración de la configura-
luego, una licencia abierta a la discriminación en todas sus variantes. ción del cuerpo significa una alteración de la coherencia del mundo (Le
Breton, 1990; 1993). Si el cuerpo no es ya la persona, si está separado
Si alguna forma de medicina se ilusiona con sus discursos triun- de un individuo cuyo estatus es cada vez más impreciso, si el dualismo no
fantes sobre los avances genéticos, la amarga realidad ve nacer nuevas se inscribe ya en la metafísica, aunque determina lo concreto de la existen-
enfermedades debidas a las fallas del sistema inmunitario (SIDA), a los cia y funciona como un modelo de la acción médica o de corrientes múlti-
efectos nefastos del medio (polución) en el hombre directamente o en la ples de la tecnociencia o de la cibercultura, entonces todo está permitido.
cadena alimenticia (enfermedad de Kreusfeld-Jacob), a los nuevos virus El cuerpo se vuelve un mecano biológico bajo el dominio potencial de un
que aparecen. En cuanto a esta sorprendente tecnificación del cuidado hombre reducido a esta sutil articulación. Enunciable en sus elementos
de la enfermedad (e incluso de la vida cotidiana) está lejos de contener sucesivos es susceptible de todos los arreglos, de combinaciones insólitas
solamente efectos positivos (aunque no es éste nuestro tema, cfr. Le con otros cuerpos o de experimentaciones sorprendentes.
Breton, 1990; 1995). Con el extraordinario recrudecimiento de la pobreza
en el mundo incluso en Europa que acompaña los efectos de la globali- Aun si se libera de sus atributos reales para asumir las identi-
zación económica, las enfermedades de la miseria vuelven con energía. dades múltiples del ciberespacio, al jugar con su sexo, su edad, sus
Las desigualdades frente a la salud y la enfermedad no dejan de acrecen- gustos sexuales, su nacionalidad, el internauta no está al abrigo de la
tarse. En cuanto al sueño de las máquinas que muy pronto serán iguales fatiga, del hambre, del sueño, de las enfermedades o de las limitaciones
al hombre en naturaleza, en dignidad y en derecho, M. Dertouzes, director físicas. La idea de la liberación del cuerpo, que distingue con frecuen-
del Laboratorio de Ciencias de la Computación en el MIT, entre otros, pone cia al discurso milenarista de algunos usuarios del ciberespacio, eviden-
muchas cosas en su sitio: "cuando digo que la máquina va a comprender cia el estatus desvalorizado del cuerpo en el extremo contemporáneo y,
y a dialogar con el hombre no hablo ya de Inteligencia Artificial. Las compu- por consiguiente, el despecho de ser uno mismo. El sujeto desaparecerá
tadoras van a comprender sus órdenes, le responderán con una gran perti- con su cuerpo, con la sonrisa burlona de éste flotando por un momento
nencia mientras permanezcan en un dominio muy estrecho: la meteorología, en el espacio, semejante al gato Cheshire, gozoso por la broma que
el tráfico carretero o la bolsa. Perderán pertinencia a medida que busquen acaba de jugarle al "espíritu". Pero el sujeto no estará ya allí para apro-
ampliar ese campo" (Le Monde, 23-02-1999). vechar la lección de filosofía. El discurso sobre el fin del cuerpo es un
discurso religioso que cree desde ahora en el advenimiento del Reino.
Esta visión del mundo que aísla y suspende al hombre como una hipó- En el mundo gnóstico del odio del cuerpo que subyace en una parte de
tesis secundaria, y sin duda despreciable, es confrontada hoy en día a la cultura virtual, el paraíso es necesariamente un mundo sin cuerpo, lleno
una resistencia social y a un cuestionamiento ético generalizados. Si el de chips electrónicos y de modificaciones genéticas o morfológicas.
hombre existe, únicamente a través de las formas corporales que lo ubican
en el mundo, cualquier modificación *de su forma implica otra definición La obsolescencia del cuerpo es, desde luego, un absurdo aun si es
de su humanidad. Si las fronteras del hombre son trazadas por la carne una de las palabras corrientes de/ extremo contemporáneo; pone en juego
que lo compone, suprimir o agregar otros componentes modifica su iden- un imaginario poderoso que tiene consecuencias en la percepción y las
tidad personal y los marcos que le conciernen a los ojos de los otros. En imágenes del hombre o de la máquina. Al destituir el cuerpo, se celebra
una palabra, si el cuerpo es un símbolo de la sociedad como lo sugiere a la máquina, a la Inteligencia Artificial o se asume el papel glorioso de
Mary Douglas (1984), cualquier juego que afecte su forma afecta simbó- corrector biológico de un cuerpo caído y ridículo que la ingeniería genética
licamente el vínculo social. Los límites del cuerpo dibujan a su escala el va a renovar. Pero las resistencias de esta nueva gnosis son también

210 211
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
esencial de nuestras sociedades debido a la fragmentación del sujeto, cada
poderosas. Citemos aquí algunas de las respuestas a la sorprendente
vez más aislado y más conectado, atrapado en nuestras sociedades en un
cuestión planteada en 1989 por la Whole Earth Review: ¿el cuerpo es
individualismo que alcanza un punto límite. El individuo asume una preocu-
obsoleto? "Cualquier persona que tenga orgasmos regulares puede
pación creciente acerca de su cuerpo como último apoyo, último lugar de
señalar el absurdo de pensar que el cuerpo es obsoleto", replica
soberanía personal. El cuerpo, no hay que olvidarlo, es un factor de indivi-
maliciosamente Nina Hartley (41). "No hay nada que yo ame tanto
duación. El alejamiento de los otros, el repliegue deseado o sufrido hacia
en este mundo como mi cuerpo y el de los otros, escribe Kathie Acker.
sí mismo hacen emerger su cuerpo como el Otro más próximo (Le Breton,
No puedo concebir que el cuerpo se vuelva obsoleto sin pensar simultá-
1990). Los procedimientos sociales de individuación y sus imputaciones
neamente en el suicidio" (51). Para Stephanie Milis: "es una actitud extraña
en el dominio del ocio o de la vida cotidiana, los de la biología o de la
considerar que alguna cosa viva sea insatisfactoria. Se dice que los soció-
medicina, que se enfocan en el cuerpo y en sus componentes, su nece-
patas verdugos o asesinos se distinguen por una ceguera, una imposibilidad
sidad de investigaciones y de aplicaciones o incluso los procedimien-
de imaginar que sus víctimas son reales. ¿Es posible que la noción de obsoles-
tos de aplicación de la cibercultura que fragmentan también la relación
cencia del cuerpo suscite tal actitud?" (45). Yaakov Garb se interroga sobre
del hombre con su cuerpo, todos esos procedimientos convergen final-
"la convergencia del abandono del compromiso con el cuerpo y con la
mente en una automatización del cuerpo para bien y para mal. El cuerpo
naturaleza y la extensión de las tecnologías industriales y militares que parti-
es simultáneamente lugar de salvación o de odio, suprimido como un
cipan hoy en día en su destrucción real" (53).
fósil o corregido como un borrador desafortunado. La utopía de la salud
(Sfez, 1995) implica una utopía del cuerpo; la salud perfecta exige si
El cuerpo, antiguo bastión del sujeto, centro de su identidad, obedece
no un cuerpo perfecto al menos un cuerpo glorioso, es decir, revisado
a la misma razón analítica que fragmenta al sujeto. Los componentes del
y corregido por las instancias religiosas del mundo postmoderno: los inge-
cuerpo se separan, se individualizan, se unen unos con otros según dispo-
nieros biológicos, médicos o investigadores, que encarnan la reluciente
siciones inusitadas; se sustraen o se agregan, son modificados o cambia-
mitología de entresiglos. Pero la contradicción de lo real frente a estos
dos, se mezclan a componentes técnicos, y el individuo se convierte en una
discursos exaltados que anuncian el fin necesario del cuerpo muestra
especie de fantasma que acecha un archipiélago de órganos y de funciones
con frecuencia su vitalidad y recuerda la infinita fragilidad de la condición
de los cuales él se convierte en terminal. La fragmentación del cuerpo hace
humana. Incluso los imaginarios más autoritarios y los mejor elaborados
eco al desmembramiento del actor, a la emergencia de identidades provi-
son incapaces de disolver la muerte en la maravilla de sus discursos.
sionales sometidas a un reciclaje regular. Parte maldita en vía de rectifica-
Felizmente seguimos siendo carne para no perder el sabor del mundo.
ción por las tecnociencias o vía de salvación que sustituye al alma en una
sociedad laicizada, la misma ruptura pone al hombre en posición de exterio-
ridad, de testigo en cierto modo, de su propio cuerpo. La salud se ha vuelto
una religión que participa de lo sagrado salvaje analizado anteriormente por
Roger Bastide (1975), a la vez religión personal (Jeffrey, 1998) producto
de un bricolaje íntimo, de un tejido de creencias, y simultáneamente reli-
gión colectiva debido a las esperanzas que suscita, los entusiasmos que la
rodean la investigación, los financiamientos que recibe, los discursos a los
que da lugar, las movilizaciones políticas en su favor. Se erige en impera-
tivo categórico, y el cuerpo se ubica en el centro de las apuestas culturales
y políticas, puesto que la medicina occidental es fundamentalmente una
apuesta por el cuerpo (Le Breton, 1990; 1993). Este último es un analizador

213
212
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
Bibliografía El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Bukatman, S., Terminal identity. The virtual subject in post-modem science-
fiction, Durham, Duke University Press, 1993.
Anderson A. R. (ed.), Pensée et machine, Seyssel, Champ Vallon, 1983.
Bureaud, A., "Sterlac, le bourdonnement de l'hybride", Art Press, núm. 207,
Andrieu B., Les Cultes du corps, Paris, L'Harmattan, 1994.
1995.
- Les Plaisirs de la chair. Une philosophie politique du corps. Pantin,
Caccia, F., Cybersexe. Les connexions dangereuses, Paris, Arléa, 1995.
Le Temps des Cerises, 1998.
Camaiti Hostert, A., Passing. Dissolvere le identitá, superare le differenze,
L'Art au corps. Le corps exposé de Man Ray á nos jours, Marseille, 1996.
Roma, Castelvecchi, 1996.
Athea N., "La stérilité, une entité mal définie", en Testart J. (1990).
Canguilhem, G., Le Normal et le pathologique, Paris, PUF, 1966.
Blandier, G., Le Détour. Pouvoir et modernité, Paris, Fayard, 1985.
Capek, C., RUR, Paris, Editions de l'Aube, 1998.
Le Désordre. Éloge du mouvement, Paris, Fayard, 1988.
Caspar, P., Penser l'embryon. D'Hippocrate á nos jours, Bruxelles, Editions
Blandier, G., Le Dédale. Pour en finir avec le XXe.Siécle, Paris, Fayard, 1994.
Universitaires, 1991.
Ballard, J.G., Crash, Paris, Presse-Pocket, 1985.
Castells, M., La Société en réseaux, Paris, Fayard, 1998.
- Mythes d'un futur proche, Paris, Calmann-Levy, 1984.
Casti, J., Paradigmes perdus. La science en question, Paris, InterEditions,
Bataille G., L'Érotisme, Paris, UGE 10-18, 1965.
1991.
Baudrillard, J., Écran Total, Paris, Galilée, 1997.
Changeux, J.-P. Ricceur P., Ce qui nous fait penser. La nature et la régle,
- Le Paroxyste indifférent, Paris, Grasset, 1997.
Paris, Jacob, 1998.
- Le Crime parfait, Paris, Galilée, 1994.
Channell, D. F., The vital machine. A Study of Technology and Organic Life,
- La Transparence du mal, Paris, Galilée, 1990.
Oxford, Oxford University Press, 1991.
- L'Autre par lui-méme, Paris, Galilée, 1987.
Chatel, M. M., Malaise dans la procréation, Paris, Albin Michel, 1993.
- De la séduction, Paris, Médiations, 1979.
Chazal, G., Le Miroir automate. Introduction á une philosophie de
Baudry, P., La Pornographie et ses images, Paris, Armand Colin, 1998.
l'informatique, Seyssel, Champ Vallon, 1995.
- Le Corps extréme, Paris, L'Harmattan, 1991.
Cioran, E. M., Le Mauvais Démiurge, Paris, Gallimard, 1969.
Beaune, J.-C., L'Automate et ses mobiles, Paris, Flammarion, 1980.
Clarke, A. C., 2001: Odyssée de l'espace, Paris, J'ai lu, 1968.
Behr E., Une Amérique qui fait peur, Paris, Pocket, 1995.
- Profiles of the future, London, Gollancz, 1962.
Bender, G., Druckrey T., Culture on the Brink, Ideologies of Technology, Bay
Cohen, J., Les Robots humains dans le mythe et la science, Paris, Vrin,
Press, Seattle, 1994
1968.
Benedikt, M., Cyberspace: the first steps, Cambridge, The MIT Press, 1991.
Cooper, W., Sesso estremo. Pratiche senza limiti nell'epoca cyber, Roma,
Billing, M., L'Intemationale raciste. De la psychologie á la "science" des
Castelvecchi, 1996.
races, Paris, Maspero, 1981.
- Sesso estremo. Nuove pratiche di liberazione, Roma,
Bioy Casares, A., L'lnvention de Moret, Paris, 10-18, 1973.
Castelvecchi, 1997.
Blanc, M., L'Ére du génétique, Paris, La Découverte, 1986.
Corea, G., The mother machine, New York, Harper and Row, 1985.
Body and Society, "Cyberspace, cyberbodies, cyberpunks. Culture of
Coupland, D., Microserfs, Paris, 10-18, 1996.
technological embodiment", núm. 3-4, 1995.
Courtine, J.-J., "Les stakhanovistes du narcissisme. Body building et
Bolter, J. D., Turing's man. Western culture in the computer age, London,
puritanisme ostentatoire dans la culture américaine du corps", en
Penguin, 1984.
Communications, núm. 56, 1993.
Bouveresse, J., La Parole malheureuse, Paris, Minuit, 1971.
Crevier, D., A la recherche de l'intelligence artificielle, Paris, Flammarion,
Breton, P., L'Utopie de la communication. Le mythe du "village planétaire",
1997.
Paris, La Découverte, 1995.
David, A., La Cybernétique et l'humain, Paris, Gallimard, 1965.
- Á I'image de l'homme. Du Golem aux créatures
Deitch, J., Posthuman, Amsterdam, Idea Books, 1992.
artificielles, Paris, Seuil, 1995.
Delaisi de Perceval, G., La Part du pére, Paris, Seuil, 1981.
- Historie de l'informatique, Paris, Seuil, 1990.
Janaud A., L'Enfant á tout prix. Essai sur la médicalisation du lien de
- La Tribu informatique, Paris, Métailié, 1990,
filiation, Paris, Seuil, 1985.
Buisine, L., L'Ange et la souris, Paris, Zulma, 1997.
Delcey, M., "Eliminer le handicap: jusqu'oú?", in Pratiques, núm. 1, 1998.

214 215
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Dery, M., Vitesse virtuelle. La cyberculture aujourd'hui, Paris, Abbeville, Gibson, W., Neuromancien, Paris, J'ai Lu, 1985.
1997. Goffman, E., Stigmate. Les usages sociaux des handicaps, Paris,
Descartes, R., Discours de la méthode, Paris, G-F, 1966. Minuit, 1974.
- Méditations métaphysiques, Paris, PUF, 1970. Grange, D., L'Enfant derriére la vitre, Paris, Encres, 1985.
Diana, S., WC net. Mito e luoghi comuni di Internet, Roma, Minimum Fax, Gras, A., Grandeur et dépendance. Sociologie des macro-systémes
1997. techniques, Paris, PUF, 1993.
Dianoux, L., "Les génes, le marché, I'éthique", en Pratiques, núm. 1, 1998. Groddeck, G., Le Livre du ga, Paris, Gallimard, 1973.
Diasio, N., Franceschini A., "La vie dérobée: images du corps, littérature Guillaumaud, J., Norbert Wiener et la cybernétique, Paris, Seghers,
cyber et X-Files", en Sciences humaines et fantastiques, 1971.
UNESCO, Besangon, 1999. Hables Gray, C. (ed.), The Cyborg Handbook, New York, Routledge,
Dick, P. K., Blade Runner, Paris, J'ai lu, 1968. 1995.
- Si ce monde vous déplait, Paris, L'Eclat, 1998. Halberstam, J., Livingston 1. (eds.), Posthuman bodies, Bloomington,
Donguy, J., "Les corps obsoléte", in L'Art au corps (1996). Indiana University Press, 1995.
Dreyfus, H., L'lntelligence artificielle. Mythes et limites, Paris, Flammarion, Haraway, D., Simians, cyborgs and women, New York, Routledge,
1984. 1989.
Duden, B., L'Invention du fcetus, Paris, Descartes, 1996. Heim, M., "The erotic ontology of cyberspace", en Benedikt M. (1991).
Duster, T., Retour á l'eugénisme, Paris, Kimé, 1992. - "The design of virtual reality", en Body and Society, núm.
Ehrenberg, A., La Fatigue d'étre soi, Paris, Jacob, 1998. 3-4, 1995.
- L'Individu incertain, Paris, Calmann-Levy, 1995. Herrnstein, R. J., Murray C., The Bell Curve. Intelligence and Class-
- Le Culte de la performance, Paris, Calmann-Levy, 1991. structure in American Life, New York, The free Press, 1994.
Ehrenberg, A. (ed.), Individus sous influence: drogues, alcools, Hermitte, M.-A., "L'Embryon aléatoire", en Testart J. (1990).
médicaments psychotropes, Paris, Esprit, 1991. Hodges, A., Alan Turing ou l'Enigme de l'intelligence, Paris, Payot,
- Ethique médicale et droits de l'homme, Paris, Actes 1998.
Sud-INSERM, 1988. Hoffmann, E.T.A., L'homme au sable, Paris, Zoé, 1994.
Fagot-Largeaut, A., Delaisi de Perceval G., "Qu'est-ce qu'un embryon?", Hogle, L. F., "Tales From The Cryptic: Technology Meets Organism in
en Esprit, Juin 1989. the Living Cadaver", en Hables Gray C. (1995).
Featherstone, M., "Post-bodies, ageing, and virtual reality", en Holland, S., "Descartes goes to Hollywood", en Body and Society, núm.
Featherstone M., Wernick, A. (eds.), Images of ageing, London, 3-4, 1995.
Routledge, 1995. Hottois, G., Entre symbols et technosciences, Seyssel, Champ Vallon,
Feuillet-le Mintier, B. (ed.), L'Embryon humain. Approche multidisciplinaire, 1996.
Paris, Economica, 1996. - Le Paradigme bio-éthique. Une éthique pour la
Finkelstein, J., The Fashioned Self, Philadelphia, Temple University Press, technoscience, Bruxelles, De Boeck, 1990.
1991. Hutin, S., Les Gnostiques, Paris, PUF, 1959.
Firestone, S., The Dialectic of Sex, Palasin, 1970. Huxley, A., Le Meilleur des mondes, Paris, Presses-Pocket, 1980.
Foucault, M., Les Mots et les choses. Une archéologie des sciences Jacob, F., La Souris, la mouche et l'homme, Paris, Jacob, 1997.
humaines, Paris, Gallimard, 1966. - La Logique du vivant, Paris, Gallimard, 1970.
Freud, S., Malaise dans la civilisation, Paris, PUF, 1971. Jameson, F., Postmodernism or the Cultural Logic of Late Capitalism,
Frydman, R., L'Art de faire autrement des enfants comme tout le monde, Verso, London, 1991.
Paris, Laffont, 1994. Jay Gould, S., La Malmessure de l'homme, Paris, Folio, 1983.
Ganascia, J.-G., L'Áme-machine. Les enjeux de l'intelligence artificielle, Jdanko, A., "Historiographie cybernétique: l'évolution considérée
Paris, Seuil, 1990. comme une étape de l'évolution cybernétique", en
Gavarini, L., "Experts et législateurs de la normalité de l'étre humain: vers Cybernetica, vol. xxvii, núm. 3, 1984.
un eugénisme discret", en Testart J. (1990). Jeffrey, D., ✓ouissance du sacra, Paris, Armand Colin, 1998.
- "De l'utérus sous influence...", en de Vilaine A-M, et al. (1986).

216 217
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Jensen, A., "How much can we boost IQ and scholatic achievement?", Le Breton, D., Les Passions ordinaires. Anthropologie des émotions,
en Harvard Educational Review, núm. 39, 1969. Paris, Armand Colin, 1998.
- "La guerre du IQ entre Noirs et Blancs", en Psychologie, - Anthropologie de la douleur, Paris, Métailié, 1995.
núm. 51, 1974. - La Chair á vif. Usages médicaux et mondains du corps
Jeudy, H.-P., Le Corps comme objet d'art, Paris, Armand Colin, 1998. humain, Paris, Métailié, 1993.
Jonas, H., Pour une éthique du futur, Paris, Rivages, 1998. - Des visages. Essai d'anthropologie, Paris, Métailié, 1992.
- Le príncipe responsabilité, Paris, Cerf, 1990. - Sociologie du risque, Paris, PUF, 1995.
- Philosophical Essays: from Ancient Creed to Technological - Passions du risque, Paris, Métailié, 1991.
man, Englewood Cliffs, Prentice Hall, 1974. - Anthropologie du corps et modernité, Paris, PUF, 1990.
Jones, S. G., (ed.), Cybersociety. Computer-mediated Communication - "P. K. Dick, un contrebandier de la science-fiction", en
and Society, London, Sage, 1995. Esprit, núm. 143, 1988.
Kahn, A., Papillon F., Copies conformes. Le clonage en question, Paris, Lemoine-Luccioni, E., La Robe. Essai psychanalytique sur le vétement,
Nil, 1998. Paris, Seuil, 1983.
Kemp, P., L'Irremplacable. Une éthique de la technologie, Paris, Cerf, Levy, P., Cyberculture, Paris, Jacob, 1997.
1997. - Qu'est ce que le virtuel?, Paris, La Découverte, 1995.
Kerckhove, D., Connected Intelligence. The Arrival of the Web Society, - L'Intelligence collective. Pour une anthropologie du
Toronto, Sommerville House, 1997. cyberspace, Paris, La Découverte, 1994.
Kevles, D.J., Au nom de l'eugénisme, Paris, PUF, 1995. - La machine-univers. Création, cognition et culture
Kimbrell, H., The Human Body Shop: the Engineering and Marketing of informatique, Paris, La Découverte, 1987.
Life, San Francisco, Harper, 1993. Levy, S., Hackers: Heroes of the Computer Revolution, New York,
Kleist, H. Von, Sur le Théátre de marionnettes, Paris, Mille et une Delta, 1994.
nuits, 1993. Artificial life. The quest for a new creation, Pantheon, New
Koeppel, B., Le Devenir psychologique des femmes ayant accouché York, 1992.
aprés procréation médicalement assistée, Paris, Mire, 1996. Lewontin, R., Biology as Ideology, New York, Harper Perennial, 1992.
Kroker, A., Weinstein M.A., Data Trash. The Theory of the Virtual "Le réve du génome humain", en Ecologie Politique, núm. 5,
Class, New York, St. Martin's Press, 1994. 1993.
Kroker, A. and M. (eds.), Body Invaders, New York, St Martin Press, Lewontin, R., Rose, S., Kamin L., Nous ne sommes pas programmés,
1987. Paris, La Découverte, 1985.
Kuhse, H., Singer P., Should the Baby Live?, Oxford, Oxford University Lifton, R.J., The Protean Self: Human Resilience in an Age of
Press, 1985. Fragmentation, New York, Basic Books, 1993.
Laborie, F., "La reproduction: les femmes et la science. Des Lupton, D., The imperativo of Health. Public Health and the Regulated
scientifiques en mal de maternité", en deVilaine A.-M. et al. Body, London, Sage, 1995.
(1986). - "The Embodied Computer/user", en Body and Society, núm.
Labrusse-Riou, C., "La procréation artificielle : un défi pour le droit", 3-4, 1995.
en Ethique médicale et droits de l'homme, Paris, Actes Sud- McCarron, K., "Corpses, Animals, Machines and Mannequins: The
INSERM, 1988. Body and Cyberpunk», in Body and Society, núm. 3-4, 1995.
La Mettrie, L'Homme machine (édition et présentation de Paul-Laurent Maisonneuve, J., Bruchon-Schweitzer M., Modeles du corps et
Assoun), Paris, Denoél, 1981. psychologie esthétique, Paris, PUF, 1981.
Lanier, J., "Virtual reality", en Whole Earth Review, núm. 64, 1989. Malysse, S., "A la recherche du corps idéal. Culte féminin du corps
Latour, B., Nous n'avons jamais été modernes, Paris, La Découverte, dans la zone balnéaire de Rio de Janeiro", in Cahiers du
1991 Brésil Contemporain, núm. 31, 1997.
Leach, G., Les Biocrates, Paris, Seuil, 1970.
Leary, T., Chaos et cyberculture, Paris, Editions du Lézaard, 1996.

218 219
Este documento es proporcionado al estudiante con fines educativos, para la crítica y la
investigación respetando la reglamentación en materia de derechos de autor.
Este documento no tiene costo alguno, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial.
El uso indebido de este documento es responsabilidad del estudiante.
Martin, E., Flexible Body, Boston, Beacon Press, 1994.
Reboul, J., L'lmpossible enfant, Paris, Epi, 1993.
Mattei, J-F., L'Enfant oublié ou les folies génétiques, Paris, Albin
Re/Search, Modem Primitives, San Francisco, 1989.
Michel, 1994.
Rheingold, H., La Réalité virtuelle, Paris, Dunod, 1993.
Mazlich, B., The Fourth Discontinuity. The Co-evolution of Humans and
Machines, New Haven, Yale University Press, 1993. - A slice of Life in my Virtual Community", en Harassin L. M. (ed.),
Merleau-Ponty, M., Phénoménologie de la perception, Paris, Gallimard, Global Networks, Cambridge, MIT Press, 1993.
Rifkín, J., Le Siécle bio-tech. Le commerce des génes dans le meilleur des
1945.
mondes, Paris, La Découverte, 1998.
Minsky, M., La société de l'esprit, Paris, Interéditions, 1988.
Robinet, A., Le Défi cybernétique. L'automate et la pensée, Paris,
Mondo 2000, A user's guide to the new edge, New York, Harper
Gallimard, 1973.
Pernnial, 1992.
Monod, J., Le hazard et la nécessité, Paris, Seuil, 1970. Robins, K., "Cyberspace and the world we live in", en Body and Society,
núm. 3-4, 1995.
Moravec, H., Une vie aprés la vie, Paris, Jacob, 1992.
De Rosnay, J., L'Homme symbiotique. Regards sur le troisiéme millénaire,
Morse, r i., "What do cyborgs eat?" en Bender G., Druckrey T. (1994).
Paris, Seuil, 1995.
Murphy, R., Vivre á corps perdu, Paris, Plon, 1990.
Nelkin, D., Lindee M.-S., The DNA Mystique: The Gene as a Cultural Rouch, H., "Les nouvelles techniques de reproduction", en Ducros A.,
Panoff M., La frontiére des sexos, Paris, PUF, 1995.
Icon, New York, Freeman and co., 1995.
Novaes, S., Les Passeurs de gamétes, Nancy, Presses Universitaires Santiago-Delefosse, M., "Arrét spontané des tentativas de FIV", en Le
Journal des Psychologues, núm. 158, 1998.
de Nancy, 1994.
- (ed.), Biomédecine et devenir de la personne, Paris, Seuil, Sánchez-Biosca, V., "Entre corps évanescent et corps supplicié:
Vidéodrome et les fantaisies postmodernes", en Cinema, núm.
1991.
1-2, 1997.
Onfray, M., "Orlan, esthétique de la chirurgie", Ad Press, núm. 207,
Searle, J., Sens et expression, Paris, Minuit, 1982.
1995.
Orlan, De l'art chame! au baiser de l'artiste, Paris, Jean-Michel Place, - L'intentionalité: essai de philosophie des états mentaux, Paris,
Minuit, 1985.
1997.
Schelde, P., Androids, Humanoids and Other Science Fiction Monsters,
Oudshoorn, N., The Making of the Hormonal Body, New York,
Routledge, 1994. New York, NYU Press, 1993.
Seltzer, M., Bodies and Machine, New York, Routledge, 1992.
Packard, V., L'Homme remodelé, Paris, Calmann-Levy, 1978.
Sennett, R., Les Tyrannies de l'intimité, Paris, Seuil, 1979.
Pearl, L. (ed.), Arts de chair, Bruxelles, La Lettre Volée, 1998.
Sfez, L., La Santé parfaite. Critique d'une nouvelle utopie, Paris, Seuil,
Pearl, L., Baudry P., Lachaud J.-M. (eds.), Corps, arts et société.
1995.
Chiméres et utopias, Paris, L'Harmattan, 1998.
Périnaud, J., "Du bébé machine au bébé mythique: les grands - Critique de la communication, Paris, Seuil, 1992.
Sherman, B., Judkins P., Glimpses of Heaven, Visions of Hell: Virtual
prématurés de l'AMP" en Le Joumal des Psychologues, núm.
Reality and its lmplications, London, Hodder and Stoughton, 1992.
158, 1998.
Silver, L. M., Pemaking Eden: Cloning and Beyond in a Bravo New World,
Perrin, E., Cultes du corps, Lausanne, Favre, 1985.
Piercy, M., He, She and lt, New York, Fawcett Crest, 1991. New York, Avon Books, 1998.
Sontag, S., Le Sida et ses métaphores, Paris, Bourgois, 1989.
- Body of Glass, London, Penquin Books, 1991.
Springer, C., Electronic Eros. Bodies and Desire in the Postindustrial age,
Pradal, H., Le marché de l'angoisse, Paris, Seuil, 1977.
- Practiques, "La société du géne", núm. 1, 1998. Austin, University of Texas Press, 1996.
Steele, V., Fétiche. Mode, sexe et pouvoir, Paris, A