You are on page 1of 5

 Glúcidos o hidratos de carbono.

Un adulto promedio consume cerca de un cuarto


de kilogramo de hidratos de carbono al día. Muy a menudo, los alimentos portadores de
glúcidos contienen al mismo tiempo almidón, que es digerible, y fibra, que no lo es.

Los hidratos de carbono digeribles se descomponen en moléculas más sencillas por la acción
de las enzimas de la saliva, del jugo pancreático y de la mucosa intestinal. El almidón se
digiere en dos etapas: primero, una enzima de la saliva y del jugo pancreático lo descompone
en moléculas de maltosa; luego, la maltasa, una enzima de la mucosa del intestino delgado,
divide la maltosa en moléculas de glucosa que pueden absorberse en la sangre. La glucosa es
transportada por el torrente sanguíneo hasta el hígado, en donde se almacena.

 El azúcar común, constituido en su mayor parte por sacarosa, es digerido por una enzima
de la mucosa del intestino delgado llamada sacarasa, que lo convierte en glucosa
yfructosa, cada una de las cuales puede absorberse en el intestino y pasar a la sangre.

La leche contiene lactosa, otro tipo de azúcar que se transforma en moléculas fáciles de
absorber (glucosa y galactosa) mediante la acción de una enzima llamada lactasa, que se
encuentra en la mucosa intestinal.

 Proteínas. Las proteínas son moléculas grandes que deben ser descompuestas por
enzimas antes de que se puedan utilizar para fabricar y reparar los tejidos del cuerpo. Una
enzima del jugo gástrico comienza la digestión de las proteínas que comemos. El proceso
termina en el intestino delgado. Allí, varias enzimas del jugo pancreático y de la mucosa
intestinal descomponen las enormes moléculas en unas mucho más pequeñas,
llamadas aminoácidos. Estos pueden absorberse en el intestino delgado y pasar a la
sangre, que los lleva a todas partes del cuerpo para fabricar las paredes celulares y otros
componentes de las células.

 Grasas. Las moléculas de grasas son una importante fuente de energía para el cuerpo. El
primer paso en la digestión de una grasa es disolverla en el contenido acuoso del
intestino. Los ácidos biliares producidos por el hígado actúan como detergentes naturales
que disuelven las grasas en agua y permiten que las enzimas descompongan sus grandes
moléculas en moléculas más pequeñas, algunas de las cuales son los ácidos grasos y
el colesterol. Los ácidos biliares se unen a los ácidos grasos y al colesterol y les ayudan a
pasar al interior de las células de la mucosa. En ellas, las moléculas pequeñas vuelven a
formar moléculas grandes, la mayoría de las cuales pasan a los vasos linfáticos cercanos
al intestino. Estos vasos llevan las grasas modificadas a las venas del tórax y la sangre las
transporta hacia los lugares de depósito en distintas partes del cuerpo.
 Vitaminas. Otros integrantes fundamentales de nuestra comida que se absorben en el
intestino delgado, son las vitaminas. Estas sustancias químicas se agrupan en dos clases,
según el líquido en el que se disuelven: hidrosolubles (todas las vitaminas del complejo B
y la vitamina C) y liposolubles (las vitaminas A, D y K).

 Agua y sal. La mayoría del material que se absorbe del intestino grueso es agua, en la
que hay sal disuelta. El agua y la sal vienen de los alimentos y líquidos que consumimos y
de los jugos que las glándulas digestivas secretan. En el intestino de un adulto sano se
absorbe más de 4 l de agua con más de 30 g de sal cada 24 horas.

Disacáridos. Son un tipo de hidratos de carbono, formados por la unión de dos monosacáridos
iguales o distintos. Los disacáridos más comunes son la sacarosa, la lactosa, la maltosa, la
trehalosa.

Los péptidos (del griego πεπτός, peptós, digerido) son un tipo de moléculas formadas por la unión
de varios aminoácidos mediante enlaces peptídicos.

Los péptidos, al igual que las proteínas, están presentes en la naturaleza y son responsables de un
gran número de funciones, muchas de las cuales todavía no se conocen.

La unión de un bajo número de aminoácidos da lugar a un péptido, y si el número es alto, a una


proteína
Glándulas salivales (Boca): Produce la AMILASA SALIVAL, tiene PH neutro, digiere los
polisacáridos (carbohidratos), los convierte en disacáridos y polisacáridos cortos.

Glándulas gástricas (Estómago): segrega pepsinogeno y HCl (el pepsinogeno se convierte en


PEPSINA al entrar en contacto con el ácido clorhídrico), tiene PH acido, la PEPSINA se encarga de
digerir las proteínas convirtiéndolas en polipéptidos cortos.

Intestino delgado (páncreas): (1) segrega AMILASA PANCREATICA, digiere los polisacáridos no
digeridos y los convierte en disacáridos y polisacáridos cortos. (2) TRIPSINA Y QUIMIOTRIPSINA
que se encargan de digerir los polipéptidos a dipéptidos. (4) LIPASA PANCREATICA degrada
grasas neutras, el triaciglicerol pasa a ácidos grasos+glicerol . (5) CARBOPEPTIDASA degrada los
polipéotidos a péptidos y aminoácidos libres.

Intestino delgado (intestino): (1) los disacáridos son hidrolizados a monosacáridos:


La Maltosa------por acción de la--------MALTASA-----pasa a----- glucosa + glucosa
(Disacárido) -------------- (Enzima) ----------(Monosacáridos) + (Monosacáridos)

Sacarosa-------- por acción de la--------SACARASA-----pasa a---glucosa + fructosa

Lactosa--------- por acción de la--------LACTASA-----pasa a-----glucosa +galactosa

(2) Los péptidos y dipéptidos se convierten en aminoácidos libres por acción de las PÉPTIDASAS
Y DIPÉPTIDASAS.

Proceso de absorción de nutrientes

El proceso de absorción de nutrientes se produce principalmente y con una extraordinaria eficacia


a través de las paredes del intestino delgado, donde se absorbe la mayor parte del agua, alcohol,
azúcares, minerales y vitaminas hidrosolubles así como los productos de digestión de proteínas,
grasas e hidratos de carbono. Las vitaminas liposolubles se absorben junto con los ácidos grasos.

La absorción puede disminuir notablemente si se ingieren sustancias que aceleran la velocidad de


tránsito intestinal, como la fibra dietética ingerida en grandes cantidades y los laxantes. Igualmente,
la fibra y el ácido fítico pueden reducir la absorción de algunos minerales, como el hierro o el zinc,
por ejemplo. En la enfermedad celíaca (o intolerancia al gluten), la destrucción de las vellosidades
intestinales puede reducir significativamente la superficie de absorción.

En el intestino grueso, donde se reabsorbe una importante cantidad de agua del residuo que llega
del intestino delgado, se almacenan las heces hasta ser excretadas por el ano. Las heces, además
de los componentes no digeridos de los alimentos, contienen gran cantidad de restos celulares,
consecuencia de la continua regeneración de la pared celular.

Una vez absorbidos los nutrientes son transportados por la sangre hasta las células en las que van
a ser utilizados.
Los ácidos grasos que pasan a la pared intestinal son transformados inmediatamente en
triglicéridos que serán transportados hasta la sangre por la linfa. La grasa puede ser transformada
posteriormente en el hígado y finalmente se deposita en el tejido adiposo, una importante reserva
de grasa y de energía.

Los hidratos de carbono en forma de monosacáridos pasan a la sangre y posteriormente al hígado


desde donde pueden ser transportados como glucosa a todas las células del organismo para ser
metabolizada y producir energía. La insulina es necesaria para la incorporación de la glucosa a las
células. Los monosacáridos también pueden ser transformados en glucógeno, una fuente de
energía fácilmente utilizable que se almacena en el hígado y en los músculos esqueléticos.

Los aminoácidos de las proteínas pasan igualmente a la sangre y de ésta al hígado.


Posteriormente pueden pasar a la circulación general para formar parte del pool de aminoácidos,
un importante reservorio que será utilizado para la síntesis de proteínas estructurales y enzimas.
Los aminoácidos en exceso también pueden ser oxidados para producir energía.

Egestion: es el proceso biológico por el cual un ser vivo elimina de su organismo las
sustancias tóxicas, adquiridas por la alimentación o producidas por su metabolismo. En
organismos unicelulares y animales muy pequeños la excreción es un proceso celular que
no requiere estructuras especializadas. En organismos cuyas células están dotadas de
pared, como plantas y hongos, los desechos suelen incorporarse a la composición de la
pared, quedando así fuera del medio fisiológicamente activo donde importa su toxicidad.

La excreción es un proceso fisiológico, que le permite al organismo eliminar sustancias de


desecho y tóxicas para el cuerpo, manteniendo así en equilibrio la composición de la sangre y
otros fluidos corporales. Las sustancias que se deben eliminar son enormemente variadas, pero
las más abundantes son el dióxido de carbono,y los nitrogenados que se producen por alteración
de grupos amino resultantes del catabolismo (degradación) de las proteínas

Órganos excretores[editar]
En muchos invertebrados, los órganos excretores son los nefridios. Los artrópodos terrestres
(arácnidos, insectos y miriápodos) tienen unos órganos especiales derivados del intestino
conocidos como tubos de Malpighi.

Los órganos del cuerpo humano y de los otros mamíferos que participan en la excreción:

 Pulmones. Expulsan al aire el dióxido de carbono producido en la respiración celular.


 Hígado. Expulsa al intestino productos tóxicos formados en las transformaciones químicas
de los nutrientes, estos desechos se eliminan mediante las heces.
 Glándulas sudoríparas. Junto con el agua filtran productos tóxicos, y eliminan el agua,
aunque es una respuesta a la temperatura.
 Riñones. Hacen una filtración selectiva de los compuestos tóxicos de la sangre. Regulan
la cantidad de sales del organismo. Los riñones junto a los órganos canalizadores de la
orina forman el aparato urinario.

Las Bacterias Simbiontes son importantes ya que la Simbiosis es una asociación entre
individuos de diferentes especies para beneficio de ambas. Las bacterias que viven en la
flora intestinal son importantes porque nos ayudan a digerir los alimentos y, a su vez, se benefician
devorando nuestros desechos. Las Bacterias del Nitrógeno que viven en asociación con las Raíces
de las plantas, son benéficas para ambos organismos ya que la bacteria fija nitrógeno y cede gran
parte de éste a la planta permitiendo su crecimiento. La planta, por su parte, fija carbono por medio
de la fotosíntesis y aporta gran cantidad de compuestos carbonados (principalmente azúcares
como la sacarosa) a la bacteria.
Por ejemplo:
- Las Bacterias NITROSOMAS y NITROBACTER, son un grupo importante de bacterias útiles
viven asociadas a las raíces de las plantas leguminosas (poroto, soja, etc.). Su actividad es de
gran importancia ecológica puesto que tiene la capacidad de absorber Nitrógeno y cederlo a las
plantas que no pueden realizar esa actividad y que necesitan el Nitrógeno para elaborar sustancias
orgánicas complejas como las Proteínas.

- Las bacterias RHIZOBIUM que se asocian con un grupo muy grande de plantas leguminosas
(chaucha, arveja, poroto, maní, lenteja, soja).

- La ESCHERICHIA COLI es una bacteria beneficiosa para el hombre ya que ayuda a metabolizar
los alimentos en el proceso de la digestión. Vive en Simbiosis con el organismo huésped ayuda a
la síntesis de vitamina K y en algunos casos la B12.

- Las Bacterias que viven en en las primeras dos cavidades del Estómago de Rumiantes. Allí el
alimento es Fermentado por microorganismos (bacterias, protozoos y hongos) anaeróbicos que
pueden utilizar la fibra (especialmente celulosa) para obtener energía. La fibra se degrada hasta su
constituyente principal que es la glucosa. La mayor parte de la glucosa es utilizada por las
bacterias generando ácidos grasos volátiles; principalmente ácidos acéticos, ácido propiónico y
ácido butírico. Éstos son la principal fuente de energía de los rumiantes.

Se las encuentra:
- Raíces de plantas
- Intestino Grueso del hombre y de mamíferos (Flora Intestinal)
- En el Retículo-Rumen de los Rumiantes

http://amesweb.tripod.com/nutricion_animales.pdf