You are on page 1of 302

Los elegidos de Dios

-r: -i

■-'i'
.-j

('.3)

i
mmi
i

wB
LOS ELEGIDOS DE DIOS

ETNOGRAFÍA DE LOS
MAYAS DE QUINTANA ROO
COLECCION

P^gSENCIl^

A Loly g/7
rr

QUINTANA ROO MOSTRANDO LA UBICACION


DE LA SUBTRIBU

QUINTA M ROO

/
f ■
r>;"

V. - .' .. - ' ■

i, ;.-; .-/':-: •- '


LOS ELEGIDOS DE DIOS

■'•"i;

:v^-' V--' ETNOGRAFÍA DE LOS


-'■v-c:',; ■;' V- ' MAYAS DE QUINTANA ROO

^.1-

'K- . ■ .'
■/f ALFONSO VILLA ROJAS

%■ Prólogo
MIGUEL LEÓN PORTILLA

Apéndice
HOWARD F. CLINE
Sobre la guerra de castas

#ir -V ■ -- w

. ^\; Vx.X

Imí- s-' ■
IS-^wrr -? " 1 :L •• : . 10

DIRECCIÓN GENERAL DE PUBLICACIONES


DEL CONSEJO NACIONAL PARA
LA CULTURA Y LAS ARTES
INSTITUTO NACIONAL INDIGENISTA
PROLOGO

Lamentable carencia ha sido que una obra como ésta, de


fundamental interés para la cultura mexicana, resultado de la
investigación de un antropólogo también mexicano, quedara
inédita en castellano por tan largo tiempo. En idioma inglés, en
cambio, circuló desde 1945, cuando apareció su primera edición
dentro de la serie de publicaciones de la Institución Carnegie de
Washington.^ Y no es que este trabajo de Alfonso Villa Rojas
pudiera haber pasado inadvertido en nuestro país. Recordaré aquí
que, desde varios años antes de que viera la luz la edición en
inglés, el propio Villa dio a conocer el enfoque y alcances de su
investigación. Me refiero a la exposición que formuló ante los
miembros de la Sociedad Mexicana de Antroptología, conferencia
que poco después se publicó en el órgano de dicha asociación.
Por otra parte, además de los numerosos comentarios que
mereció luego la publicación hecha por la Carnegie, en revistas
especializadas de los Estados Unidos, entre otras en menean
Anthropologist y en Hispanic American Historícal Review,
1 Salió bajo el título de The Maya of East Central Quintana Roo.
Washington, D.C.. Carnegie Institution of Washington, 1945, p-
Primera edición: 1978, Instituto Nacional Indigenista [Publication 559]. j n • ♦
2 Alfonso Villa Rojas, "Notas sobre la etnografía de los mayas de guintana
Primera reimpresión: 1987 Roo", Revista Mexicana de Estudios Antropológicos, México, t. III, num. á,
septiembre-diciembre, 1939, p. 227-241.
Segunda reimpresión: 1992 Fue este artículo una bien lograda síntesis de lo que presentaría luego el autor
en forma de libro.
Coedición: Dirección General de Publicaciones del
^ V^CdSC*
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes/
Instituto Nacional Indigenista Liníon Satterthwaite, American Anthropologist. v. L, 1948, p. 113-114.
D.R. © Instituto Nacional Indigenista
Av. Revolución 1279
Col. Alpes, CP 01010
México, D.F.

ISBN 968-29-4420-1

Impreso y hecho en México


10 los elefsidos de Dios etnoprafia de los mayas de Quintana Roo H

también fue objeto de análisis y valoración en órganos periódicos La obra sale ahora con un título que parece más afortunado. En
editados en México y de circulación en todo el continente. Como vez del que tuvo, The Maya of East Central Quintana Roo,
muestra citaré los comentarios incluidos en el Boletín Bihliográfl subraya ahora el atributo primordial del que se sentían dueños los
eo de Antropología Americana, la Revista de Historia de más aislados de los mavas en la península yucateca, los seguidores
América y en América Indígena, órganos, respectivamente, los del culto de "la Cruz que habla". Los elegidos de Dios.
dos primeros, del Instituto Panamericano de Geografía e Historia,
y el tercero, del Indigenista Interamericano.'* Inquirir sobre los porqués de la creencia en tal elección divina,
Justamente en América Indígena la reseña crítica estuvo a equivale, desde luego, a hurgar en los antecedentes arqueológicos,
cai^o del bien conocido antropólogo mexicanista, Georee M. históricos V etnohistóricos del grupo, cacicazgo o "subtribu maya",
conocida como la de X-Cacal, para adentrarse en seguida en la
librfde Vm r""- conclusión y pensando tal vez en que el investigación etnológica de su situación social, económica, política
^cnbio. esta obra es un modelo
escribió- "1 I k ^ ® de trabajotambién
aparecer etnográfico de campo
en castellano, y, en una palabra, cultural. Eso precisamente fue lo que llevó a
cabo Villa Rojas, en circunstancias más bien difíciles y, a la
Lt
entrelTT duda, ocupará importante lugar
los modernos estudios etnológicos''.^ postre, con notorio éxito. Mas, para valorar un poco mejor la
significación del presente libro —tarea que pienso no es ajena ni a
castelC'°rrtLdi''Tr de una edición en los lectores del mismo ni a quien escribe este prólogo- hablaré
acerca del propio Villa Rojas, las circunstancias que lo llevaron a
realizar esta investigación v el enfoque y alcances de ella.
Villa Rojas, oriundo de Yucatán, dominó desde niño el maya y
años acerca del pasado el castellano. Su contacto con el mundo indígena de la península
de Quintana rL Se WrCo e nunca se interrumpió. Como maestro —siendo aún muy joven
cambios, bastante espectaculares que se ha'™ ®Pcndice, de los pudo entrar en relación con varias comunidades nativas. Buena
comunidades objeto de su ludió al i. P'°duc.do en las fortuna fue para él —v por .supuesto también para la antropología
Villa Rojas en 1977. '
' 'I"" el propio mexicana- su encuentro, a principios de la década de los años
treinta, con el profesor Robert Redfield de la Universidad de
Chicago. Se hallaba éste empeñado en realizar una investigación
p.M- V. XXV,. 1945. dirigida a conocer los tipos de transformación cultural que se
habían producido, a lo largo del tiempo, en distintas comunidades
indígenas, en áreas diferente? de la península yucateca. La
p. 185-188. a-nericano de Geografía e Historia, v. viit. 1945. intención era precisar, al modo de los que se conocen en inglés
Ignacio Rubio Mané, Revista de Hictnrin .t, a - - t como "cross cultural studies —es decir en una amplia gama de
no de Geografía e Historia, v. XX, 1945 o 456 45ft' Instituto Panamerica- situaciones de contacto y transformaciones culturales— las realida
George Foster, América Indieena i des distintas, a partir de los grupos de más intensa aculturación
cano, V. V 1945, p. 334-336. ' Instituto Indigenista Interameri- hispano-mestizo-maya, es decir los que vivían ya en el contexto de
® Foster, op. rit., p. 336.
una cultura urbana, hasta abarcar luego a las comunidades
12 los elegidos de Dios ríNognifia dr Aw mavas de Quintana Roo 13

indígenas en mayor aislamiento y preservadoras en alto grado de ción económica. No era raro que aventureros blancos o mestizos,
elementos de su herencia autóctona. capturaran a indios mayas para venderlos luego, como esclavos, en
La península de Yucatán ofrecía para ello posibilidades en la isla de Cuba v en otros lugares. El aislamiento se rompió tan
verdad muy amplias. En su parte septentrional, a lo largo de una sólo cuando —como reacción imposible de detener- estalló la que
faja no muy ancha, paralela al litoral del golfo de México, se conoce como "guerra de castas". El norte yucateco estuvo
p^laciones como Campeche, Mérida y, un poco hacia el sureste entonces a punto de sucumbir.
peninsular, Valladolid, eran de tiempo atrás núcleos de intensa Varias décadas de sangrienta lucha trajeron al fin la derrota de
aculturación hispano-mestizo-indígena. De tales ciudades provenía los mayas. Duro en extremo fue el castigo. Muchos de los vencidos
además la influencia del poder político y económico, así como la hubieron de abandonar sus lugares tradicionales de residencia.
irradiación de índole religiosa y, genéricamente, de los elementos Chan Santa Cruz, donde se veneraba a la Cruz que habla
culturales de origen hispánico. Tal forma de penetración se dejó —aquella que había guiado a los indios en su rebelión— al quedar
^ntir así en muchas comunidades indígenas del norte yucateco. en manos de las fuerzas enviadas desde Méxi(*o, no fue ya más la
En ellas los procesos de aculturación que se desarrollaron a través capital de los mayas, aislados y tradicionalistas. Santa Cruz de
de siglos, desde los años que siguieron a la Conquista, habían Bravo" fue el nuevo nombre de la población, en honor del general
dejado honda huella. Ignacio A. Bravo, que había derrotado a los alzados. La dispersión
No sucedió lo mismo a lo largo del litoral del Caribe, donde tan llevó a los indios a refugiarse en agrupamientos menores, dentro
so tuvo existencia precaria e intermitente la villa de Salamanca de la que se siguió llamando "zona indígena . Allí, sobre todo en
de Bacalar. La historia muestra que en la mavor parte del ámbito la región centro-oriental de la península, todavía en los años
peninsular cercano al Caribe, así como en las regiones central v treinta del presente siglo subsistían, en renovado aislamiento, los
del sur, la presencia cultural hispánica fue notoriamente débil Los más tradicionalistas de entre los mayas yucatecos, seguidores
intercambios que sí hubo -en lo que toca a los grupos mavas del vencidos de "la Cruz que habla".
Bebcé"'"^™" establecidos en Pues bien, el va mencionado Robert Redfield, que se había
propuesto estudiar la gama de los diferentes tipos de aculturación
La consumación de la independencia en 1821, lejos de alterar que se habían producido en la península, consideró desde luego
k situación prevalente, agudizó la gama de las diferencias En iL pertinente atender a lo que había ocurrido y continuaba vigente en
pb aciones norteñas se consolidaron todavía más el pódrr poblaciones como Mérida, la capital, donde el mestizaje cultural
político, la riqueza y los elementos de cultura de era en extremo notorio. Igualmente dio entrada a la investigación
española, influidos ahora también por lo francés v lo norteaL-ri/a'^ en comunidades nativas donde estaba en incremento la influencia
no En manifiesto contraste, subsistían aisladas las tribus mavas del exterior. Chan Kom y Dzitas fueron lugares escogidos. Por fin,
del centro y sur, es decir en la gran extensión que aproximada era indispensable atender también a los gnipos mayas en
aislamiento, como los del cacicazgo o "subtribu X-Cacal, en
Ua autoridad
iradí delrV'
gobierno mexicano era allí a lo sumoQuimanTRoo.
nominal Tusik y otros sitios.
Involucrado Redfield en la planeación de estas investigaciones,
tuvo la buena fortuna de encontrarse con Villa Rojas. Ocurrió ello
vejaciones de quienes buscaban Pa^a
vejacünes ensanchar
impedirlaslaszonas de explota!v
intromisiones a principios de la década de los treinta. Colaboró ya éste con el
14 lo$ elepidos de Dios etnoprafia de los mayas de Quintana Roo 15

antropólogo norteamericano en su trabajo de campo entre los tarde, de 1938 a 1939. Precisamente en el lapso intermedio,
mayas de Chan Kom. Tan valiosa fue la aportación de Villa Rojas, 1935-1937, dedicó, en dos ocasiones, varios meses a su más
que, al publicarse en 1934 el libro intitulado Cfuin Kom: A Maya amplio trabajo de campo entre los mayas del grupo X-Cacal.
Village, aparecen como coautores Redfield y el maestro mexicano. Acerca del modo como realizó su nuevo acercamiento, el
Otro tanto ocurrió al salir a luz varios de los informes anuales que, método que siguió y los copiosos frutos que obtuvo, nos habla el
en torno a esta investigación, en su sentido más amplio, se propio Villa en el presente libro. Por ello me limito a destacar los
difundieron a lo largo de tres años.® que considero méritos más significativos de su obra. En ella, con
Villa Rojas había establecido sus primeros contactos con un enfoque diacrónico, destina la primera parte a los antecedentes
miembros del grupo X-Cacal a partir de 1932. Para ello se históricos. Abarcan éstos desde el pasado anterior a la Conquista.
introdujo actuando cual si fuera un comerciante. Su dominio del Insistiré de paso en la presentación del nuevo apéndice que
maya le fue de insustituible ayuda. En colaboración estrecha con sintetiza lo más sobresaliente de lo alcanzado en las ulterior^
Redfield, pudieron uno y otro entrever ya las posibilidades y el investigaciones arqueológicas hasta la actual década. La historia
enorme interés de una investigación a fondo sobre los anteceden abarca luego un análisis y valoración de lo que fueron los primeros
tes y la realidad cultural contemporánea de ese grupo, decidida contactos con los españoles; los fallidos intentos de conquista a
mente aislacionista, empeñado en preservar sus tradiciones, entre partir de las entradas por la costa del Caribe; la marginacion de os
otras cosas, el culto de "la Cruz que habla". mayas del centro y sur peninsular; su situación a lo largo de los
Considero entonces Villa Rojas que, para llevar a cabo una siglos coloniales y luego ya hasta el xix, la guerra de cast^ y a
investigación a fondo, con método adecuado, le era necesario violenta pacificación hasta el realiza la
capacitarse mas ampliamente como etnólogo. Para ello, becado por investigación, es decir hasta los años de 1932-1936. U inclusión
a Institución Carnegie, desde 1933 realizó estudios en la del otro nuevo apéndice, permite comparar las grandes transfor
maciones ocurridas poco más de cuarenta anos después, en 1977,
nTl-ff R
Radcl.ffe.Brown, niaestrosy Redfield.
Mal.nowsky, Lloyd Warner de la talla de
Varios cuando nuestro autor ha regresado para visitar a sus viejos amigos
anos consagro a su formación académica, de 1933 a 1935 y, más deTusik.
La segunda parte, o sea la propiamente etnológica, tiene por
® Véase: tanto, como apoyo, el trasfondo del acercamiento h^to"co^Cabe
Redfield, R.. Hansen A.J., Villa Rojas, A., "Sociological Studv" Annual afirmar así que Villa Rojas -al modo como lo había hecho Manuel
Gamio en su clásico trabajo sobre La población del Valle de
J. "" "/«''■Mnpon. Year Boodñm. 33. íób.mA. Teotihuacán- al reconocer la importancia de la historia en la
R^^rS" "a'alr;? "E'hnological and Sociologlcal investigación etnológica, hace aportación que, por su meto o y
enfoque, se sitúa en el terreno de lo que hoy se conoce como
etnohistoria. .„ r. • j -
SoStal Lel^h" r "'"w' "E'hnological and Ahora bien la exposición etnológica de Villa Rojas tiene ademas
1935-1937, p. 131-134, IUa" 'xsiiiuiion oj SCashingion. Year BooL 35-36. otra característica que importa mencionar. Fundamentalmente
CaSe'
negiefiJafiiwlon
tnstitution ofÜf Washington,
W '"'Hoge.
1935,395 p. jPublication 446].Washington, sigue el esquema adoptado por Redfield y por él mismo en el libro
del que habían sido coautores, acerca de la comunidad de Chan
16 los elegidos de Dios rlni^gnt/ia de los nuivos de Quintana Roo 17

Kom. La intención fue, como es obvio, facilitar las posibles otros trabajos. Hov on día son numerosos los investigadores que se
comparaciones entre los distintos grados de aculturación y cambio, valen de los logros de la etnología para iluminar aspectos oscuros
de uno y otro grupo maya. Son así objeto de pormenorizada del pa.sado de un grupo o que, a la inversa, acuden a la
descripción, tanto diversos aspectos de cultura material como
información arqueológica e histórica para ensayar una más atinada
cuanto se refiere a la economía y división del trabajo, formas de
comprensión de comunidades contemporáneas. Entre quienes así
organización social y política, fusión de elementos religiosos han procedido mencionaré a Eric J. Thompson, Julio de la Fuente,
pagano-cristianos, ceremonias agrícolas, tratamiento de las enfer
medades, ciclo de vida y creencias cosmológicas del grupo
Gonzalo Aguirre Beltrán, Evon Z. Vogt, Isabel Kelly, Edward
X-Cacal.
Spicer, Alain Ichon, Fernando Horcasitas, Rodolfo van Zantwijk,
Gary Go.ssen y Carlos Navarrete. Desde luego esta lista incluye tan
El análisis de cuanto integraba la cultura en alto grado sólo a algunos de los más conocidos en nuestro medio.
tradicionalista, de quienes, en aislamiento, mantenían vivo el culto
de "la Cruz que habla", es ciertamente revelador. Muestra la Doblemente estimable resulta así lo aportado por Villa Rojas.
capacidad que puede tener un grupo, aquí de hecho muy pequeño, De un lado su trabajo fue rescate de lo que era la cultura del
pues apenas llegaba a las 720 personas, para resistir al cambio, último grupo supervivi«mte de los mayas alzados, los elegidos de
salvaguardando aquello que es raíz de su propia identidad. Dios". De otro, es temprana v significativa contribución a la
Y volviendo ahora al tema de la etnohistoria, añadiré sólo que metodología dtí la (|ue hov se nombra investigación etnohistórica.
una investigación etnológica como ésta, se torna a su vez fuente Leer v analizar este libro es camino para juzgar la validez de estas
complementaria que, en ocasiones, ayudará a esclarecer -a través afirmaciones. Villa fue v penetró más allá de lo que originalmente
de supervivencias culturales- algo de lo que fueron determinados habían proyectado él v Redfield.
rasgos, instituciones, y aun ideas y creencias, en los tiempos Por mi parte me limitaré a citar aquí el parecer de Grant D.
anteriores al contacto. ^ Jones, editor de la reciente publicación Aníhropologry and History
Precisamente Villa Rojas ha podido reunir así, en otro trabajo in Yuratnn. Incluye él este libro entre los clásicos que han sido
suyo, un significativo conjunto de datos, tocantes a la concepción base de los modernos estudios en tales disciplinas, a la par que lo
de espacio y tiempo, con vigencia entre algunos grupos mayas hace con los trabajos do Rovs, Srholes, Chamberlain y Redfie .
contemporáneos. El propósito fue hacer posible la comparación Como en resumen nos dice, "la obra de Villa Rojas ha resistido a
con aquello que, gracias a la arqueología, los códices y otros la prueba del tiempo".*
textos, conocemos en relación con la visión del mundo de los Quien de .-ste modo, siendo aún relativamente joven, logro tan
mayas prehispánicos.^ importante contribución etnobistórica, ha proseguido hasta hoy en
El presente libro acerca de ¿o.s elegidos de Dios, el grupo su empeño de investigación, en términos siempre de un saber
X-Cacal, refugiado en la zona centro-oriental de la península científico V humanista. Para el etnólogo Alfonso Villa Rojas el
aportación reconocida como clásica, ha sido temprano modelo par¡ hombre v las sociedades indígenas, son acreedoras de admiración
por sí mismas, la personalidad que mantienen, y su carácter de
herederas de un gran legado cultural que pervive a pesar de toda
InvesiigacioU'Kc^Toót * Jones, Grant D., Anthmpohgv and History in Yucatán. Austin,
Universilv ofTexas Press, 1977, p. XII.

lI>IO I 1 1 V/
18 los vlvpidos (iv Dios
vlnografin tU' los nía vas <lr Quintana Roo 19

suerte de agresiones. Pero además, para él -Kjue ha convivido como él. Su actitud, abierta a apreciar lo valioso en las distintas
entre no pocos conglomerados nativos, principalmente de Yuca corrientes de pensamiento, da nuevo testimonio de su carácter de
tán, Chiapas, Oaxaca y Veracruz— constituyen dichos grupos auténtico humanista.
entidades diferentes, cuya plena participación en la vida económi Todo esto, V en especial su afinada experiencia, de varios
ca, social y política del país es requerimiento mu(;ho más que decenios, en comunidades indígenas, con un acercamiento profun
urgente. Así, en tanto que ha continuado hacitmdo nuevas do a sus formas distintas de concebir la vida, explica que Villa
aportaciones a los estudios antropológicos, ha coordinado proyec Rojas haya contradicho la postura de un grupo de antropólogos,
tos encauzados a propiciar, no la incorporación de la sociedad con frecuencia estudiosos de gabinete y eco de ecos de determina
indígena a una cultura diferente, sino esa requerida participación das ideologías. En tanto que para ellos casi todo lo emprendido en
que tiene que traducirse a la vez en la elevación de los niveles México, en punto a tareas etnológicas y de antropología social, ha
socioeconómicos del grupo. sido de signo negativo, con mucho mayor conocimiento de causa
Villa Rojas actuó, con tal actitud, entre los mazatecos de la Villa Rojas pone de manifiesto errores sí, pero también aciertos en
cuenca del Papaloapan,^ y asimismo, en su papel de antropólogo la investigación y logros en las aplicaciones en programas
del Instituto Nacional Indigenista, como coordinador del Centro determinados.^®
tzeltal-tzotzil, con sede en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. De Culminación de una existencia, rica ya en realizaciones, serán
esos años de nueva y larga convivencia con el mundo indígena, se las obras, que con interés aguardamos, y en cuya elaboración
derivaron realizaciones positivas en las respectivas comunidades y prosigue atareado. Por trabajos suyos, conio éste acerca e os
asimismo estudios, varios de los cuales han sido publicados en mayas de Quintana Roo, "los elegidos de Dios , y como aque os
revistas especializadas de México y del extranjero. Precisamente
por esta experiencia suya excepcional, de varias décadas de trabajo sobre diversos aspectos de la vida y pensamiento de grupos
dir^to en el campo, y de reflexión amplia y honda sobre la mazatecos, tzeltales y otros, con razón se le conoce, c^o uno
problemática que aflige a las sociedades aborígenes, a él se confió los grandes maestros de la antropología en México Que nos de
en 1962 la dirección del Departamento de investigaciones más aportaciones, que por igual resistan las prue as e
antropológicas, creado entonces en el Instituto Indigenista Intera- para Lneficio de todos, incrementen el elenco de nuestros
mericano. clásicos, es confiado deseo de quien suscribe estas lineas.
Empeñado en conocer lo más importante en la investigación Miguel León-Portilla
antropológica contemporánea, es lector asiduo que analiza, valora
y comenta ^an número de libros y artículos. Podría decirse que,
en materia de bibliografía antropológica contemporánea, tanto de
Ciudad Universitaria
tema mesoamencano como acerca de teoría y método, será muy
difícil encontrar en nuestro medio a otros tan informados y al día Año nuevo de 1978.

Véase, entre otros artículos suyos sobre este tema: Villa Rojas Alfonso.
J y 'I probUma
rfrf Papatoapan. Mex.co, Instituto Nacional indígena
Indigenista, 1955,de(Memorias
la cuenca "La resoonsabilidad
esponsabili a de los^científicos sociales.
¡_j:„pn¡etas" En torno a la México,
/Ímér/Vrt/ndígívirt. nueva tendencia
Instituto
ideológica de antropólogos e indigenistas ,
Indigenista Interamericano, v. 29, num.3,1969, p.
PREFACIO

El Territorio de Quintana Roo (ahora Estado) es la parte de la


República Mexicana que ocupa la sección oriental de la península
de Yucatán. Durante los tres siglos de dominación española, esta
región permaneció casi despoblada y al margen del desarrollo
económico y cultural que se operó en el resto de la península.
Posteriormente, sirvió de refugio a los indios Mayas que, en 1847,
se levantaron contra el dominio esclavizante de los blancos. A
partir de esa época, los indios citados se mantuvieron aislados y
disposición hostil a toda ingerencia extraña. Esta situación
comenzó a cambiar en la segunda década del presente siglt
cuando, con motivo de la industria del chicle, la región atrajo la
atención del mundo exterior por su riqueza en tal resina. Desde
entonces, únicamente los indios más reacios al trato con os
foráneos persistieron en su aislamiento, hasta e gra o e
disimular las veredas que conducían a sus caseríos ocu tos ^o os
bosques de la parte central del Territorio. Este grupo de Mayas,
ariscos y apegados a su tradición, fue el que, de acuerdo con los
propósitos que guiaron al que esto escribe, resultó e mas a ^ua o
para elegirlo como sujeto de estudio etnológico, os resu ta os e
la investigación son los que ahora se presentan en este volumen.
Más adelante se hará mención del tiempo empleado en el trabajo
de campo y del método seguido en la recopilación e atos.
Nuestro estudio fue realizado en conexión con un proyecto más
amplio de investigación sociológica y etnológica que, de 1930 a
1936, se llevó a efecto en la Península de Yucatán, bajo la
dirección del Dr. Robert Redfield. En términos generales, puede
21

J J ^ « a • ^
22 flcgidos (le Dios vtnofrmfia dv los mayas dr Quintana Roo 23

decirse que el objeto final de tal investigación, fue conocer, en seguido en el libro de Chan Kom, con el propósito de facilitar la
forma concreta, el proceso sociocultural que se opera al transfor comparación de los dos estudios. De este modo, el lector podrá
marse en civilizada o urbana una sociedad primitiva o rural. La notar con prontitud las semejanzas y diferencias existentes entre
importancia de obtener tal conocimiento ha sido indicada por el los mayas de Yucatán y los de Quintana Roo. También adoptamos
propio Dr. RedHeld al exponer que:" como este es un cambio de ese mismo libro el sistema ortográfico sobre palabras mayas;
que se ha verificado y que está efectuándose en muchas otras esto es, las formas th, pp, k, dz y ch, corresponden, respectivamen
partes del mundo, se espera que al comparar el caso de Yucatán te, a las formas glotalizadas de la t, p, c, tz y ch, del español. La
u" secciones, al fin se realizará una descripción más general sección sobre historia lúe escrita con cierta extensión, debido a
193r„1fi? P civili^ción" cjue la región era prácticamente desconocida y, además, a que
cn,írn I v\'j estudiaron por separado algunos aspectos de la vida indígena actual tenían sus raíces en
hechos del pasado.
del r desLrolio
Ou mi Roo,
Quintana Ro th^ta a sociedad civilizadanielado entre las
y compleja queselvas
tiene de
su
asiento en la ciudad de Mérida. Con la publicacL dé la prlnt" Las exploraciones modernas
AL TRAVES DE QuiNTANA RoO.

En las primeras décadas del siglo xix, cuando Yucatán había


wTrHl'Tr ^ .dlíe L'ltolrDr" declarado su independencia política de España, la región que
el lector int^^do sXmenTel cabe indicar aquí, que ahora comprende Quintana Roo estaba poco explorada y apenas
de toda la investigación puede conleXe sin"m visitada. Al llegar la Guerra de Castas en 1847, según se describe
provecho, a la lectura del libro "Ynclr ^ en los Capítulos III y IV, la Península toda se mantuvo en
transición" escrito por el Dr R u j cultura de turbulencia hasta mediados en 1850, y casi nadie se aventuro a
Cultura Económill Mélo '' penetrar la parte oriental de ella, donde los rebeldes mayas se
habían atrincherado, defendiendo celosamente sus renteras, n a
q"er?tutluTrÍnl
P '"''T de acuerdo^con ^''vertirse
lueron organizados el orden segunda mitad de ese siglo se atrevieron a penetrar esos lejanos
lugares unos poros viajeros extranjeros; los inlmmes breves y a
menudo incompletos de esos exploradores, vanan ampliamente,
siguen: aonTow"? investigación son los que tanto en exactitud como en penetración. No fue sino bien entrado
1934, Cambie Inslitution of Washinpfn" Alfonso Villa R.. el presente siglo, que la región comenzó a ser estudiada con mas
YucaUican Town, by Margaret Park R Hr u'Vn Liierature of a cuidado, según se podrá ver en el breve resumen que presentamos
ashington, Contributions to American ArcL I w Institulion of a continuación. , i i
Ihsease and its Treoiment in dZ^ p u Washington D. C.; Entre las pocas fuentes que describen la zona que rodeaba a
Redfield, 1940,CarnegieínstitutionofWa!h Park Bacalar en las primeras décadas del siglo xix, se cuenta un breve
Amer^-an Anthropology and History, vo| Vl'X"^9"w artículo publicado en 1845.2 Entre otras cosas, este artículo
Fo/k Cultun-oJ Yuvutan, by Roberl R Jr u V^* * Washington, D. C.; The
ress, Publications in Anthropology. University of Chicago 2 "La montaña de Bacalar, "por J. J. de l.-Rrgistro Yucatrro. 1:209-17
24 los elegidos de Dios etnogrqfia de los mayas de Quintana Roo 25

menciona el intento que se hizo de abrir un camino entre haber sido víctimas "de las más degradantes familiaridades tales
Valladolid y la Costa Oriental de la Península, el cual terminó en como las de haber sido empujados y arrastrados, ingerir pimienta
fracaso; igualmente malogrado resultó el intento de establecer una picante, obligados a beber grandes cantidades de anís, así como a
colonia de trabajadores en Nohbec. También son de citarse las bailar, cantar, abrazar y besar al jefe."® Más adelante, entre
notas cuidadosas, acompañadas de mapas, de un oficial naval 1867-68, visitó el mismo lugar, con mejor suerte, un joven
inglés, publicadas en 1841, las cuales hacen mención de algunas austriaco de apellido Aldherre, que formó parte de la corte del
ruinas, pero muy poco de los indios de la región.^ Emperador Maximiliano; sus notas fueron ampliadas por autores
Stephe.is, visitó varios lugares de la costa haciendo una breve yucatecos versados en la historia y costumbres de los mayas de
exploración de las ruinas de Tulum. Estas publicaciones unidas a Chan Santa Cruz, los cuales habían tomado parte en expediciones
un corto articulo sobre Bacalar^ publicado en 1846, constituyen punitivas enviadas desde Mérida.^
todo lo que se sabía sobre Quintana Roo en la primera mitad del Hacia fines d(d pasado siglo y principios del actual, recorrieron
siglo \ix. el interior de Quintana Roo diversos viajeros. Entre éstos, es de
Por lo que se refiere a la información correspondiente a la citarse la visita que hizo a Chan Santa Cruz y lugares circunvet i-
segunda mitad del mismo siglo, cuando ya los indios rebeldes nos, en 1888, el ingeniero inglés William Miller; aunque no
evitaban la entrada de todo tipo de extranjeros, salvo a comercian encontró mucha hostilidad de parte de los indios, vio frustrado su
tes y agentes del gobierno establecido en Belice, que les propósito de efectuar observaciones topográficas, debido al temor
proporcionaban armas y dinero.» Entre estos agentes son de de ser tomado por espía si hacía uso de sus instrumentos. Las
citarse al Teniente R. E. Twigg y al Sub-Teniente Plumridge notas que dejó con un bosquejo de mapa, son de gran utilidad.
En 1891 el anticuario austriaco Teoberto Maler se atrevió a
Chan Santa Cr^z (capital de los«"'oridades
rhr„"s' rebeldes) inglesas,
en 1861 con objeto en
estuvieron de penetrar la parte norte del Territorio con objeto de explorar las
skuadn abs^vieran de seguir asaltando pueblos ruinas de Cobá. Su viaje se realizó sin ningún obstáculo debido a
li corni l británica. En esta ocasión, que la región que atravesó se encontraba totalmente despoblada.
totalmente
to almen? en'
su misión. En el informe que'"«"era,
rindieron,fracasando
expresan Má,s adelante, entre 1894-95, el notable investigador Karl
Sapper hizo extensos recorridos por el interior de Quintana Roo.
Sus informes sobre los estados indígenas independient^ se han
números 3, 4, 5, 7, 10 y 11. han sido considerado clásicos por largo tiempo, especia mente desde que los
inédito e incompleto al escrihireo"'^ sobre la Guerra de Casias, más importantes de ellos fueron traducidos al ingles y publicados
autor, las i iias del Irabam de Cline'' ® ®aP"®'o no pudo ser eunsullado por el en 1895.10 Más breves y de menos valor son las notas de viaje que
en las referencias en uue se aoova «1 debido a que no se incluyen
inii iales HFC. ^ Además se identifican con lai ® Rügers 1938, pp. 29-34. ^
^ B. Alien, "Sketch of the eastPm F. Aldherre. "Los indios de Ymat» ' ' .. . "Amoüfieiciones"
Geographical Sociely, 11:76-89(1841) Central América", Royal Boletín lia ep.. 1:73-78. y ibid., M. Mend.olea, Amplificaciones .
78-8I-HF(:.
S Bríih"H^durZ. (184Ó). HFC. « Miller, 1889.
1931-35), esp. vol. 3-HFC, Burdon, Ed. (3 vols., London
'»"K.'sa¡,pef. ''Die unabbangigen Indianesrslaaten von Yucatán".(Mus.
26 los vh'pidos de Dios etnoprafta de ios ota vas de Quintana Roo 27

dejó el explorador francés Conde de Périgny, quien visitó Chan siempre confiables ni importantes. Este nuevo periodo de investi
Santa Cruz años más tarde; ese lugar estaba ya en poder del gación se inicia con el viaje que, a fines de 1916 y en comisión del
ejército mexicano, el cual lo llamó Santa Cruz de Bravo. gobierno mexicano realizaron los ingenieros Pedro C. Sánchez y
El periodo moderno se inicia, fundamentalmente, con la visita Salvador Toscano, con objeto de hacer un estudio de las riquezas
de Sylvanus G. Morley a las minas de Tulum en 1913. En su naturales de Quintana Roo. Los resultados obtenidos en esta
informe respectivo se asienta que: ocasión no fueron de mucha importancia debido, en parte, a que
los citados investigadores limitaron su campo de acción a Payo
"La costa oriental de Yucatán está ocupada por grupos pequeños de Obispo y lugares comarcanos. Entre las conclusiones a que
indios sublevados que, en los últimos sesenta y cinco años, han mantenido
su independencia mediante el sistema de guerrillas. Estos mayas llegaron merece citarse la que sigue, por razón de presentar un
independientes ven con desconfianza toda intromisión en sus tierras y punto de vista diametralmente opuesto al observado por nosotros
actúan en forma correspondiente. En un bosque tupido v difícil dé sobre el comportamiento de los indios; he aquí sus palabras.
penetrar, en el que todo rincón y vereda les resulta perfectamente
familiares, estos indios han podido mantener a raya a las tropas "A primera vista se ocurre que debería utilizarse a los mayas tratando de
mexicanas una y otra vez, cobrándose a muy alto precio en vidas siempre civilizarlos; pero al conocerlos, se comprende cuan inútil ^
que han sido atacados. En este odio hacia lés extranjeros, los americanos maya es más salvaje que las mismas fieras, en su ^
no quedan exentos".^2 arraigado el odio al mexicano, al cual asesinan sin
el maya es degenerado, no tiene otro placer que la
Ya por esta época, el arqueólogo inglés Thomas Gann había acaba por aniquilamiento, diezmada por
iniciado la exploración de las zonas adyacentes de Quintana Roo y su vida^ómada y del abuso del alcohol. Ademas, -
Behce, sobre las cuales habría de escribir importantes reportes. reducido; en toda la extensión del Territorio habra, cuando mas, cinco mil
Posteriormente el Dr. Gann amplió sus investigaciones basta indios que viven principalmente de la taza.
o ros lugares del interior de Quintana Roo.i3 £1 odio bacia el
blanco que había caracterizado a los indios del territorio, comenzó La siguiente exploración ^
de 1920 a 1924, estudió Va arqueología de ^ L^g
LnTf■■ r del chicle, territorio bajo los auspicios i que
LciresT'"'^ b^"^°='dad de algunos resultados de su labor fueron publicados en
e!fnrn"'se I?hicieron mas frecuentes,«"Ploi-^ciones y "viajes de
aunque con resultados no lleva por título 'Tulum, an archaelogical study
Yucatán.- A mediados de 1922, el a lemán A^na^^^
semanas en recorrer la parte norte don e a i ^ ^ amistad
V '"V" *■" ""í" Chunp,, du™„ .u .i.j. ...» r ™j S™
inslituto Cenlóir' d M-''" ^ I" (.'eoiogia (le Yucalón. con Juan Bautista Vega, cacique de la reg ,
S~n.. HFr ^ Sapper n„ visitó valioso material etnográfico.^^ . ^npnbpyada
En 1925 el gobierno mexicano envió otra Comisio
i3!l82"rrp: •" por el General Amado Aguirre, con objeto de a
13 Entre los libros v artículos
1936, pp. HpI
161-64.
Hr r i
vumiana noo,
Quintana Roo cabe
cahp citar los
1^ siguientes:
■ • 1918,
i Gann1926eny que
1935.se hace mención de Sánchez Toscano, 1919, p. 230.
Adrián, H., 1924-25.
ctnoprafia dr fos ninvns de Quintana Roo 29
28 i'lcpidos tlv Dios

integral de Quintana Roo. Esta Comisión recogió importantes producido algo más. En 1929, Moisés Saenz, entonces Subsecreta
datos geográficos, económicos y estadísticos, los cuales fueron rio de Educación Pública, encabezó otra expedición con el fin de
publicados en el curso del mismo año. Los datos etnográficos conocer los problemas económicos y sociales de Quintana Roo.
contenidos en este Informe fueron superficiales y no muy Los informes resultantes se redujeron a simples artículos periodís
confiables. Como ejemplo de esto, copiamos a continuación el ticos que no tuvieron mayor significación. En el mismo año
párrafo en que se presenta a los indios como flojos y borrachos: Charles A. Lindberg, acompañado de Oliver G. Ricketson, Jr., y
A.V. Kidder, realizó un reconocimiento aéreo de Quintana Roo y
"Pasadas las dos o tres horas de trabajo, el indio tiende su hamaca tejida del Peten, Guatemala, habiendo anotado unos seis o siete sitios
de cordón de hoja de palma, con una botella en el suelo y al alcance de su arqueológicos no registrados antes (Ricketson y Kidder, 1930).
mano; allí dormita todo el día y de tiempo en tiempo ingiere un brebaje Otros reconocimientos similares fueron los de Madeira y acompa
que ellos mismos preparan, compuesto de alcohol de caña, piloncillo o
panocha y un zacate que llaman anisillo, que está clasificado como el ñantes en 1930 y el de Platt cuyos resultados se dieron a conocer
tóxico iTiás^ nocivo de todas las bebidas alcohólicas conocidas en la en 1934.(ver Bibliografía).
República."^® En 1929, 1930 y 1931 recorrió la península la llamada
"Yucatán Medical Expeditions" bajo los auspicios de la menciona
Como es de suponerse, la citada generalización carece de todo da Institución Carnegie de Washington. Estuvo dirigida por el Ur.
apoyo factual. George C. Shattuck, quien, en mayo de 1929, hizo viajes breves a
Un año después, 1926, Herbert J. Spinden y Gregory Masón lugares del norte de Quintana Roo. incluyendo la Colonia de
exploraron con interés arqueológico una parte de la costa y, Santa María y Puerto Morelos. Poco después, visito 'o®
también el trayecto que conduce de Santa Cruz a Peto. Según de Xiatil V X-Pichil, situados en la zona indígena. En 1930 K. .
Masón n durante este viaje fueron descubiertos siete nuevos sLs Bennet hizo una corta visita a Cobá y exploró una parle e
arqueológicos. o antiguo camino maya que conectaba Yaxuna con dicho sit o
env^é 1929 y 1930 la Institución Carnegie arqueológico. Correspondió al autor de estas meas a ^
Darte n^T
parte norte del territorio,® en njinas
las quede participaron
Cobá, ubicadas
J Een Sla exploración completa de esta vía sacra por encargo especi
Thompson, H.E.D PollorW A V c ^
hizo la institución mencionada. La exploración ue _
Charlo! sñc A.V. Kldder, S.G. Morley y Jean 1933 y los resultados correspondientes se dieron a c
1934 en la obra "Tbe Yaxun-Cobá Causeway .
Thison Pon""! ru 1^32 en la obra de En 1931, Robert Redfield y quien esto escribe '"y;""®
1928 Frañs Blom a^traveTó°'elT 'a bibliografía. En primer contacto con los mayas de la parte centra e
como parte del derrotero oue P'"°<:edente del Peten, relato de este viaje y de otros que hicimos después, lo dejamos
Universidad de Tulane. Con efcéL L'"de" !' para más adelante. , .
publicado en los "Anales de U o .Pj°" "" breve articulo Empenado
1? - j elI gobierno
u- mexicano
míiviríino en obtener
uuir la mavor intorma-
de Guatemala", (1929 pp pp. 182 88WIgnoramos que se
e Historia
hubiese • Li sobre
cion posible 1- 1 región que
la niip nos ocupa,
nos \ I 'envío a ,
ella
. en ,
1- el señor Uiises Irieoven. Las
una nueva expedición oue encaDtzo ^ ■
Aguirre, Amado, 1925, p. 9.
" Masón, Gregory, 1927.
personas com^ionadas en esta ocasión hicieron el recorrido por
avión, permaneciendo sólo 48 horas en Chan Santa Cruz y un
30 loa flcgidoa dv Dios rtnofiro/io dr los mu vos i/r Qointano Roo 31

tiempo similar en Payo Obispo (hoy Chetumal) y alrededores. No Redfield, pasé entonces a efectuar la parte más difícil del
obstante la rapidez del viaje, se obtuvieron resultados bastante proyecto, cual era la de captarme la confianza y simpatía de los
aceptables, los cuales fueron publicados por Irigoyen en ese mismo nativos del cacicazgo. Para esta empresa, me fue preciso visitar
ano.
nuevamente la zona de X-Cacal en el papel de comerciante
La"Expedición Científica Méxicana"organizada porelseñor Luis ambulante, por ser éste el único modo de que los indios me
Rosado Vega en 1937, bajo los auspicios del Gobierno de dejasen estar unos días en cada pueblo. Fue así como, acompañado
Quintana Roo y de la Secretaría de Comunicaciones de México, de un arriero y llevando tres muías cargadas de mercancía, que
fue la Comisión inmediata que realizó estudios en esa entidad. Sus pudimos permanecer en el cacicazgo del 4 de diciembre de 1932
miembros permanecieron varias semanas en la selva, dedicados al 10 de enero de 1933. Al terminarse este periodo, los indios de
fundamentalmente a la investigación arqueológica, con resultados X-Cacal y yo habíamos quedado en buenos términos de amistad,
bastante significativos (Ver bibliografía: Lizardi Ramos, 1939, aunque no totalmente desprovisto de nuestro mutuo recelo.
1940; Rosado Vega, 1940; Escalona Ramos, 1940). Finalmente, Durante mi residencia entre ellos en esa ocasión, demostraron
en 1940, Lawrence Dame recorrió con interés periodístico gran interés por las cosas del mundo exterior y, con especialida ,
algunos pueblos de la zona de Chan Santa, describiendo luego sus por los referentes a esos "hombres colorados (los norteamerica
experiencias en un libro ameno y pintoresco (Dame, 1941). nos), que andaban por la selva buscando ruinas y que compra an
chicle en grandes cantidades. También se inteiesaron por a
situación política que entonces existía en ese país lejano ama o
Nuestra entrada al cacicazco
México, y por otros temas de menos importancia.
DE X-Cacal A partir de la última fecha citada, interrumpí esta investigación
en virtud de haber tenido que ingresar a la
Como ya dijimos, en abril de 1931, el Dr. Redfield y yo, Chicago, en donde permanecí hasta mediados e '" •
visitamos por breves horas los pueblos de X-Picbil y Xiatil situados mi ausencia, algunos jefes de X-Cacal hicieron dos o
en la parte central del territorio. Como es natural, en esta primera hasta el campamento de la Carnegie en Chichen Itza, J
ocasión sólo pudimos obtener una impresión superficial de la vida de ver si era posible entablar relaciones políticas y
indígena. Al año siguiente, hice otro recorrido en compañía de un los norteamericanos que allí residían témpora mente, .i
amero solamente; entonces pude visitar todos los pueblos labores científicas. En estas visitas, el Dr. Morley
comprendidos deiitro del marco que tiene por vértices a Peto de la mejor manera, ofreciéndoles interceder en su pam que
Chancah, Petcacab y Valladolid, empleando en ello del 13 de se les comprara chicle y para ayudarlos en cua qmer^ ,
marzo al 8 de abril. Durante este viaje atravesé por primera vez el d, poli.- S
cacicazgo de X-Cacal, notando que sus pueblos estaban mejor captarse el respeto y f . investigación a mediados de
organizados y mas alejados del contacto exterior. Estos detalles me luego de gran ayuda al reanudar mi mvesugaciu
hicieron suponer que su cultura podía ser más estable y sencilla 1935. En efecto bastó una carta del citado doctor en la que
que la observada en otros lugares del territorio, por cuya razón aseguraba estar de acuerdo con mi labor para que los jefes del
resu a a apropia o acer un estudio de ella, de acuerdo con el cackazgo me permitiesen residir entre ellos. Sin embargo, para
plan general de toda la investigación. Apoyada esta idea por el Dr. tomar ¿ta decisión, se hizo preciso que la carta fuese leída en una
\! lONOMA
/: • n: t w
^ ■ íliiLÁ'A B;itJ0TLCAR!0
etnogrofio de los nía vos de Quintoiio Roo 33
32 elegidos de Dios

asamblea general que se efectuó en la cabecera bajo la presidencia soldados mexicanos enemigos suyos y que, en cambio, el color
del Nohoch Tata o Sumo Pontífice. Posteriormente, los indios blanco les agradaba por ser éste el que habían observado entre la
hicieron otras visitas a Chichón Itzá con objeto de obtener llantas gente de Belice que siempre les fue amigable. Por esta razón,
de auto para sus sandalias, medicinas y otros artículos sem'ejantes. mientras estuve en Tusik vestí siempre de modo adecuado y
En todas estas visitas, el Dr. Morley y su esposa los trataron con sencillo. Quizá parezca superfluo citar aquí estos pequeños
afecto y con deseo sincero de ayudarlos. detalles; sin embargo, son ellos los que, en ocasiones, pueden
Mientras tanto, mi esposa y yo quedamos instalados en Tusik, influir adversamente en la labor del etnólogo. Respecto al modo de
en una casa construida especialmente para nosotros junto a la proceder al tratar de economía o de otros asuntos en que se
choza del Jefe del lugar. De este modo permanecimos allí de requieren datos estadísticos, el lector encontrará la información
septiembre a noviembre de 1935 y luego de enero a julio de 1936. correspondiente a medida que se vaya adentrando en la lectura e
Durante este tiempo, los indios fueron ayudados con medicinas este volumen.
que les proporcionaba gratuitamente y con mercancías que, Los resultados de esta investigación realizada entre os miem
llevadas desde Mérida, se les vendían al precio de costo. bros de la subtribu de X-Cacal, son los que ahora ofrecemos a la
Pasando ahora al aspecto etnológico de la investigación, consideración del lector. Es de indicarse que, en os años
diremos aquí unas pocas palabras acerca del método que seguimos inmediatos a mi separación del grupo en 1936, continué prestan o
en la recolección de datos. Ante todo, iniciamos nuestra labor especial atención a los hechos que ocurrían en la región, según
levantando un censo general del cacicazgo y preparando esquemas informaciones de la prensa y una que otra carta que intercambia a
genealógicos de todas las familias que lo integraban. Con estos con el Escriba del grupo Yum Pol Itzá, citado en parra os
datos pudimos luego entender mejor diversos detalles de la anteriores; los datos así obtenidos se han ido incorporan o a curs
organización social y del sistema familiar. También procuramos del texto.
entablar la mejor amistad con los individuos de más importancia o
mejor versados en ciertos aspectos de la sociedad, como eran el
ifío .el odos
curandero de Tusik,
ellos nos el Capitán
daban ideas Cituknos
que luego y elservían
EscribadeYum
guía
a tratar con las otras gentes. El uso de lápiz y papel al tratar con
algunos in ormantes, es cosa que tuve que abandonar bien pron-
to, debido a la desconfianza que parecía inspirarles; en su lugar
era yo qiuen sugería los temas que luego desarrollaban calurosa
mente todos los concurrentes. Más tarde, al quedar a solas, me
dedicaba a escribir lo que había aprendido en la reunión de ese
día. Ademas de esto, visitaba las casas, asistía a las ceremonias y
procuraba conducirme como miembro del grupo. Otro detalle que
me apdó bastante, fue el referente al color de mi traje; desde un
principio descubrí que la camisa y el pantalón obscuros les
disgustaba, en virtud de recordarles el modo de vestir de los
34 ios virpitios de Dios etnoprafia de ios mayas de Quintana Roo 35

múltiples facilidades que nos brindaron en la consulta de libros y


documentos de importancia conectados con la parte histórica.
En relación con el trabajo de campo, nos es grato reconocer de
Agradecimientos. manera especial lo mucho que debemos al Dr. Robert Redfíeld,
Director del Departamento de Antropología de la Universidad de
Chicago quien, con su ejemplo y sus enseñanzas, nos mostro los
Ahora, quisiéramos expresar aquí el profundo agradecimiento procedimientos a seguir en la difícil tarea de estudiar el
que guardamos a las numerosas personas que nos ayudaron con su comportamiento humano. Por otro lado, el estudio pudo llevarse a
apoyo mora! y material en la realización de este trabajo. Desde feliz término, debido en buena parte al constante interés que puso
luego, resulta de justicia repetir en esta ocasión la gratitud que en su desarrollo el Dr. Alfred V. Kidder, Direcmr General de la
guardamos a los Sres. Burton B. Lifschuitz, William McSurely v Sección de Investigaciones Históricas de la Institución Carnegie.
Snta. Isabel Sklow, de la Universidad de Chicago, que contribuye También ocupa lugar central en nuestro reconocimiento el Dr.
ron de rnanera eficiente en la preparación de la edición inglesa de Sylvanus G. Morley v su esposa Francés Rhoads, por sus muchos
este volumen; de manera especial, la Srita. Sklow levó el servicios prácticos v el gran empeño que pusieron en atender
manuscrito de modo cuidadoso y crítico, sugiriendo corree nuestro bienestar en el campo. Otra ayuda que, por su
Clones y adiciones importantes que fueron tomadas en l uenta. El magnitud, deseamos mencionar aquí, fue la recibida e r.
Ur Kobert S. Cbamberlain, autorida.l máxima sobre ,-l p.-riodo de Edilberto Cimé, vecino de Chan Kom;su eficiente labor como guia
la Conquista, tuvo la bondad de revisar cuidadosamente el primer y como asistente, contribuyó de manera significativa a que
capitulo. Lo mismo hizo con otros capítulos el Dr. Howard F nuestros viajes por la selva tupida y hostil, resu tasen ®
Cline, quien tuvo la fineza de contribuir con varias notas que vá menos difíciles. Finalmente, del gran número de nativos del
heanos incluido en paginas anterior.-s. El notable mavista Ralph í Cacicazgo de X-Cacal que ganaron nuestro afecto y amistad,
Roys nos ayudo en la traducción de las oraciones mavas que ocupan lugar sobresaliente los que ahora mencionamos: Capitan^^
mcluimos en el Apéndice A. Mi esposa, Dolores Gómez Izquierdo Concepción Cituk, Jefe Máximo de todo el Cacicazgo; Es^ri ^
^rmaneao conmigo durante todo el tiempo que duró la investiea' Apolinario Itzá; "Cabo" Marcelino Aké,Jefe de Tusik y A H-Men
Lorenzo Catzin. Fueron ellos los que, con paciencia y simpatía,
p.™ ijg.„.c,p,rr:irclrd.T:i: rrr. nos permitieron entender mejor los motivos básicos de su
existencia.

porsunnet denérmi? de México,


por su hermana, la
patronales del Santuario de X Cae I , 'as fiesta
ra Vázquez D¡rpp.t„ j i «.T ® señores Alfredo Barre-
Yucatán, y'Oswaldo Bao - '^''*l"''o'ógieo e Histórico de
greso de la
del Congreso Unión, de la ciudad de México,
Director por las
de la Biblioteca
PREFACIO A LA PRESENTE EDICION.

Como nota inicial deseamos informar al lector que, la obra <jpe


ahora se presenta, tuvo su origen en el programa de investigación
antropiológica integral que, en la década de los treintas, se llevó al
cabo en la Península de Yucatán bajo los auspicios de la
Institución Carnegie de Washington. En lo que se refiere al
aspecto de antropología social, correspondió al Dr. Robert
Redfield, Decano de la División de Ciencias Sociales de la
Universidad de Chicago, dirigir los trabajos de acuerdo con un
esquema general propuesto por él mismo; en este esquema
ocupaba lugar principal definir el método adecuado que permitiese
establecer de manera objetiva y concreta la sene de cambios que
ocurren en la conducta humana al progresar de lo rustico a lo
urbano. Es por ello que lo llamó "MéMo genético para el estu-
dio del cambio social" (1933, pp 110-123). Para ^te fin se
escogieron cuatro comunidades que mostraban gra ^ iversos e
evolución, desde el grupo semitribal de las se vas ®
con formas de cultura marcadamente tradicionales, hasta la ciuitod
de Mérida con todos los adelantos del mundo moderno; Chan Kom
y Dzitás fueron puntos intermedios. Los
ensayo metodológico fueron dados a conocer por RedfieW en su
obra de síntesis^e lleva por título "Yucatán: "na cultura de
transición", publicado por el Fondo de Cultura Económica.
Por lo que toca a nosotros, nos correspondió el estudio del
grupo semitribal guardado en la selva, al cual se refiere este libro.
Las primeras exploraciones fueron empren i
lograr instalarme durante un año comp eto — en e
pueblo de Tusik que era el más conservador de los nueve que
lo integraba. Mi último contacto con la región fue en 1937,ano en
37
38 /"■* fU'piitos ilf Dim etnografía de ios mavas de Quintana Roo 39

que, cumpliendo una promesa, nos presentamos con el Gral. las ¡>ersonas que, dentro de su campo, contribuyeron para que esta
Rafael E, Melgar, Gobernador del entonces Territorio Federal, edición en español se hiciera realidad. En primer Jugar, a los
con objeto de entregar a sus pobladores los títulos de propiedad de funcionarios del Instituto Nacional Indigenista, Lic. Ignacio Ovalle
sus ejidos. Cabe añadir que, con este acto se dio el primer paso en Fernández, Director General y antropólogo Salomón Nahmad,
firme para logra la total pacificación del último grupo rebelde que Director adjunto, por su iniciativa y buena disposición de incluir
aún quedaba desde los tiempos de la Guerra de Castas (1847-53) este libro en su prestigiosa serie de publicaciones. Al Dr.
cuando los mayas fueron vencidos, aislándose desde entonces en Edmundo Flores, Director General del Consejo Nacional de
las tupidas y solitarias selvas de Quintana Roo; fue allí donde Ciencia y Tecnología (del cual hemos sido asesores) por el apoyo
reorganizaron su vida sobre normas de antiguas tradiciones. Es así que nos concedió durante el periodo de preparar el manuscrito y
como surgió el culto de "La Cruz que Habla", a semejanza del hacer un último viaje a Quintana Roo. Al Dr. C.C. Lamberg-
Idolo parlante que existió en Cozumel en la época prehispánica. La Karlovsky, Director del Peabody Museum de Harvard, por el
Lruz era considerada como auténtica representación de Dios en permiso que nos otorgó, a nombre de la Institución Carnegie, para
la tierra y trataba a los indios como "sus hijos predilectos", sacar esta nueva edición. A nuestros buenos amigos Dres. Gordon
prometiéndoles tiempos mejores en que los blancos serían R. Willey y Harry E.D. Pollok, de la Universidad de Harvard, por
expulsados, quedando ellos como los únicos soberanos del Mayab. su afectuoso estímulo en el curso de la preparación. A la Sra. Irais
be creo una organización teocrático-militar que giraba en torno de Rodríguez y Sr. Luis Beltrán, del Departamento de Publicación^
^a Cniz; se construyó un templo monumental (que aún queda) en del Instituto Nacional Indigenista, que tuvieron a su cargo la
tequiosa y difícil tarea de cuidar la impresión y preparar las
1e Ctian
Chin Santa
Sai r""'
Cn«, convirtiéndose desde entonces en la canital gráficas y demás ilustraciones. A todos ellos, reiteramos, nuestro
agrada de los indios rebeldes. La forma de vida que' Z el agradecimiento más cordial.
lempo, llego a cristalizar, es la que narramos en el curso de este
libro, según tuvimos oportunidad de vivirla. Alfonso Villa Rojas.
Los resultados fueron dados a conocer desH.» lOd."; i Ciudad de México, diciembre de 1977.

similar de la región ^nor volvió a hacer estudio


edición en español vi'enl 11^ parece que este primera
nuestra etnografía Con efr estudiosos de
ocupamos de ampliar todn U r f ^ primero nos
en el segundo, presentamn I ^ ^ arqueología, en tanto que,
últimas cuatro décadas serfrTt Standes cambios ocurridos en las
en la última visita que
que hici^n
hicimos a la zonaoportunidad
en octubre dede 1977
registrarlos
"1° W ..oa,. p,otado ,o<«„oc™.„„ .
T

PRIMERA PARTE

antecedentes HISTORICOS
LA REGION DE QUINTANA ROO
EN LA EPOCA PREHISPANICA

Consideraciones Genera ij-s

La región que hoy ocupa el Territorio de Quintana Roo, parwe


haber sido siempre lugar impropio para el arraigo e g^ran es
poblaciones o para el desarrollo de centros de cultura.^ En esto
están de acuerdo tanto los datos arqueológicos de e^as remotas,
como los datos históricos de fechas posteriores De este modo
tenemos que, con excepción de Tulum y Coba que fueron ciudades
principales, no se encuentran en todo el territorio, sino sitios
arqueológicos que revelan haber sido de importancia secundaria.
> Las causas de laJ condición MuvU anual
pantanosa en una gran exienfflon y, lam Spinden. en su artículo
demasiado alta para una p|a„o del área maya con
PopulalionofAncientAmenra < ^ 'P ^ Península de Yucatán
referencia a su dislnbucion pluvial. ,. .. P términos generales, de
dividida en cualre
noroeste a sureste y a las cuales corrt»pY k ron el promedio
40, 60 y 80 pulgadas ^^'^Qu^ntana Roo que ha sido siempre el
mayor comprende casi Iodo el míe ,3 j^i pe,en. donde
menos poblado. Por otra parl^ 33^3^0 una densa
Só:sru»"dej.^
todas direcciones.

43
vinoprapa t/t' los niovos ilv Quintana Rao 45
44 iif Dios

Sobre esto és de hacer notar que la mayor parte de tales sitios está español y como lugar propicio para refugio de indios idólatras o
localizada a lo largo de la costa que fue, sin duda, la mejor rebeldes a la nueva Autoridad. Este estado se mantuvo inalterable
poblada; las exploraciones hechas hasta el presente^ a través de la durante las tres centurias siguientes, de modo que, al estallar en
extensa zona interior no han aportado ni un sólo grupo de ruinas 1847 la insurrección indígena que sacudió la estructura social de
que sea comparable a cualquiera de los antes citados; por otra toda la península, las selvas de Quintana Roo se ofrecieron a los
parte, existen diseminados por todos lados montículos artificiales insurrectos como campo adecuado para el asiento de sus madri^e-
que marcan, posiblemente, asientos de pequeñas poblaciones o de ras. Desde entonces, el aislamiento de la región fue aprovec a o
centros ceremoniales de mediana importancia. por los nativos para ensayar allí un nuevo modo de vida basa o,
El carácter marginal del Territorio en la época prehispánica, principalmente, en sus viejas tradiciones. Finalmente, a iniciarse
queda también manifiesto al revisarse los llamados **libros de el presente siglo, el Gobierno Federal llevó al cabo una campana
Chilam Balam y demás crónicas indígenas que se refieren a la militar que culminó con la derrota de los indios. partir e
historia vernácula. En ellos puede verse que los centros de fecha, el Territorio ha venido perdiendo su aislamiento hasta llegar
influencia política y religiosa estuvieron siempre en la parte norte a nuestros días en que el establecimiento de escuelas ha marca o
de la península que hoy corresponde al Estado de Yucatán; por lo el principio de una nueva era. , /-x . .
demás, las pocas veces que en ellos se hace mención de lugares Tal es, a grandes rasgos, el esquema histórico de Quin ana ,
situados en Quintana Roo, es en forma incidental. las páginas que siguen mostrarán sus detalles en a me i a que
Pasando ahora al estado de esta región en el momento de la permiían las fuentes documentales y demás medios de .nforma^
Conquista, cabe decir que los españoles la encontraron mejor ción. Sobre este punto debo decir que los datos in varias
poblada en su parte costeña, especialmente en su esquina noreste, sido bastante escasos y difíciles de recopi ar e'®
o sea, de Tulum para arriba. Fue por allí precisamente donde razones; entre ellas, es de mencionarse el poco
hicieron sus primeras tentativas de conquista con resultados historiadores por una región que siempre se man
movimiento social y político de la penínsu a, es o, , j j gj,
.T^ j de los ®nativos. Todo'"««'"bre
FTCia hosididad del suelo
esto, unido a la y meior
de la lug.,. 1.» ¿o. y
forma incidental entre el variad Yucatán Por lo que toca
Íort^'T," íui Pueblos situados hacia el mental que sirve de base a ^^^y seníejantes;
Tí»rr*t ' ? ^ los invasores desviaran su interés del al aspecto arqueológico las d^-hades^han s.do^^ y ^ ^
en este caso la ^ ,03 obstáculos que impedían su
su parte oriental) quedo al margen del dominio ínteres en los de indios hostiles.
acceso a una región poblada d nuestro
Por otra parte, conviene Jguinuna Roo, sino simplemen-
1930; eslos exidón L'e
proposito «scribir una Hi^t
te un bosquejo de la misma,
^ ^^tar al tanto de
por Lindbergh.-Alfonso Villa R loq/t
Lixardi Ramos, 1939 v Thomas Gann 1935
piloteado los antecedentes bistonco^ q P ,
corresponden a las Ppulilicaciones
iicacones resoL- ^ 9«*e
respectivas que aparecen en laaquí se expresan
Bibliografia.
etnografía de tos mayas de Quintana Roo 47
46 tos vti'gidos (tf Dios

adoptada en esta sección es la establecida por el Sr. Juan Martínez considerada como la primera que llegaba a la península.^ El
Hernández en su informe titulado "Significación Cronológica de cambio de opinión originado por el progreso de las investigaciones
los Ciclos Mayas". es expresado por Thompson (1932, p. 198) en los términos que
siguen: "por todo lo que sabemos en contrario, los mayas
yucatecos pudieron haber ocupado la parte occidental de Yucatán
Los primeros pobladores indígenas desde los tiempos del Ciclo 8 o, aún, antes. Es decir, a
de la Península colonización parece haber tenido lugar desde los prinieros
de la Era Cristiana, que son los que corresponden al Ciclo 8. La
Es todavía objeto de controversia el tema relativo a la identidad prueba a este respecto se basa, principalmente, en estudios de
de los primeros pobladores que ocuparon la Península de Yucatán. cerámica. En cuanto al estado cultural de los primeros pobladores,
Mercer en su estudio sobre las cavernas de esta región llega a la el citado autor añade que: "... aparentemente los ocupantes fueron
conclusión de haber sido los mayas los primeros que la poblaron.^ individuos que, aunque no erigieron estelas escu pi as, tuvieron
En relación con esta tesis existen discrepancias, pues, mientras un medianamente alto nivel cultural, según atestiguan os res o.
Morley concuerda con ella, Thompson la encuentra de dudoso de cerámica." (Ibid., p. 199). i r u Ko/tac
valor comprobatorio.5 La cuestión, sin embargo, con el aporte de Por otra parte, limitándonos a lo que dicen las fechas grabadas
nuevos datos arqueológicos, se ha venido aclarando en el sentido en las estelas, parece que las más antiguas son las que correspon
de haber sido poblada esa región desde épocas muy anteriores a la den a la región de Quintana Roo, en donde nos encongamos con
fecha 9.14.0.0^.(711 D.C.) en que, según las crónicas indígenas
o libros de Chilam Balam, ocurrió el "descubrimiento" de
las siguientes: 9.6.10.0.0. 8 Ahau (564 D.C.) en la f ^ J
Tulum, lugar ubicado al noreste, sobre la costa frente a ^
Lhichen Iteá por inmigrantes que,60 años antes habían entrado a
i^uintana Roo estableciéndose en Bacalar;^ esta inmigración era
9.8.0,0.0. 5 Ah» (593 D^.) » 1. riVloSBSaw"
sobre la costa, en la bahía de Chetuma » . , Tulum; cabe
Cobá, situada a unos 47 g j encontrada sobre un
3 H. C-Mercer, 1896, pp. 162-67.
* Mercer demcMlró claramente que no hubo ninguna ocupación anterior de
añadir la fecha 9.9.5.0 0.9 AhaMól^ ^
Yucatán que la de los Mayas, y presuponer que los Mayas esluvieton allí antes dintel de madera en el sitio de Rocalar* en ese lugar,
de lo que sus propias crónicas dicen respecto al descubrimiento del país es, sin 30 kilómetros al suroeste de la estelas de piedra,
todavía no bien estudiado, no ^ yjgitado varias
t
de esta cuestión .5S.rG. 1^' imaginarios
Morley, 1920. p.en532,
el plano de la simple solución lógica
nota 3 El arqueólogo Thomas haber tenido allí estelas
veces desde 1927, sugiere borrado con el paso
nenativTt ""a «cupaeión previa es, desde luego, estucadas y pintadas cuyos jerogli
haCn rÍurrm T '<» "«'y'"
riemor delnrr I"® recurrie^n a días solamente en del propuesto originalmente por Morley, también modificó su criterio
198 on y por motivos religiosos." J. Eric Thompson, 1932, p. com'; ir correct^para el citado que: "En lo
respecto a los primeros inmigrantes iiesaron en grupos dispersos
Abau!^d^urbTSó"denTm^!w
9.14.0.0.0.6 Aban, 13 Maun (Lrley ™ "" """" ^ pet^nal, creoV los 'Es5 mil añ«
procedentes de Guatemala o de Chiapas al
adoptar el sistema eronológieo
6 que ven Z;.siguiendo
q venimos / y que
'' difíere nielante, al
en 256 años ^ S. G. Morlev, 1920. p. 460.
etnografio tie ios niavos de Quintono Roo 49
48 lox elegidos de Dios
Oriente, y Poniente; y la poca gente de una parte y la mucha de la otra..."
del tiempo. Consideramos que los datos citados hasta aquí son (Lizana, 1893, pp. 3-4).
sufícientes para fijar la posición de Quintana Roo respecto a la
antigüedad de sus sitios arqueológicos. Es de advertirse que las palabras mayas debieron haberse
Pasando ahora a la parte occidental de la Península, o sea, la escrito dze-emal y noh-emal^ dado que dze significa pequeño, noh
que forma actualmente el Estado de Campeche, se tiene que, las grande y emal bajada.
fechas más antiguas resultan un tanto posteriores a las del Haciendo un resumen de todo lo antes dicho, se tiene que: a) la
Territorio; he aquí algunas de ellas: 9.110.0.0. 12 Ahau, 8 Ceh Península de Yucatán fue poblada desde tiempos muy remotos
(Octubre 14 del año 652 D.C.); en la Isla de Jaina, frente a la (posiblemente desde antes de la Era Cristiana) por grupos diversos
costa; 9.12.0.0.0. 10 Ahau, 8 Yaxkin (Julio 1 del año 672 D.C.) procedentes del Peten y otros lugares del sur, donde comenzaba a
en la estela 18 de Etzná; 9.16.0.0.0. 2 Ahau, 13 Tzec (Mayo 9 del alborear la Civilización Maya, b) que el nivel cultural de esos
año 751) en Santa Rosa Xtampac, y 9.16.13.0.0. 2 Ahau, 8 Uo grupos ya estaba algo adelantado, aunque no tanto como para
(Marzo 1 del año 764) en el sitio llamado Holactun. Por lo que se dejar estelas con huellas de su paso; debido a esto, todavía es
re lere al Estado de Yucatán, la fecha más antigua descubierta difícil señalar con precisión el rumbo por donde se inicio a
hasta hoy a937) es la de 10.2.10.0.0. 2 Ahau, 13 Chen (Junio 26 colonización, c) por último, que según las estelas descu lertas
de! ano 879) inscrita sobre el llamado "Dintel de la Serie Inicial" hasta hoy y lo que dicen las antiguas tradiciones, la región de
en Chichen Itzá. Quintana Roo pudo haber sido la primera en po arse por
La doble ruta migratoria que indican estas dos series de fechas, mayas de cultura superior.
concor ar con la que asientan las viejas crónicas y
'"Sún las cuales existieron dos diversas
Los antiguos centros ceremoniales.
numernct/ una que entró por el oriente y otra, más
relarión o posteriormente, por el occidente. En Los vestigios arqueológicos Quintana
Dor el PaHr" oportuno reproducir aquí lo dicho prehispánicos ocultos ® Jl¡e„cia menos espectacular
sTcaracS^^ Hu¡en llegó a Yucatán en 1609 y Roo, son menos , ¿(,^¿0 de Yucatán. Como ya
ios orimeroQ
los primeros ffrailes y los sabiosinclinación
indios; he aquí su texto:
a registrar lo ^que sabían que los que se encuentran en ¿rían ser comparados
quedó dicho, solamente Coba y ^ P i„„flrps del norte.
en Yucatán" antiguos, que primero plantaron la fé de Christo con Uxmal, Chichón LwL de conservación.
Oriente; y ¡8?en su len"*^ Poniente, y parte del En ellos pueden verse todavía, en g mencionar-
que oy Oy llaman I rí^- nombraban al Oriente de otra manera algunos edificios de aquellos tiempos, espue , j
íevanla el Y
mismo (pie caída, o rinal deí Sol o
«I"" fv se, Tancah, Xelha,
" y otr«
costa oriental a corta distancia diseminadas
antiguamente dezían al Oriente (W
quiere dezir la pequeña balad..'
.n «f® nosotros. Y
k ■ 'I Ponente, Nobenial; Cenial
que otro edificio en pie. En lo °'=%V¿Vdar noticia de las
que dizen que porrX'díbíie"„tr''- ^ ®' por el interior, quien e®'® i,a tenido oportunidad de
la del Poniente mucha, v con aquella aíl k® "a-"'® '' llamadas Okop y Huntichmul, que
T a silaba entendían poco o mucho al
etnografía de ¡os niavas de Quintana Roo 51
50 elegidos de Dios

visitar personalmente; sin embargo, por las exploraciones hechas ceremonial es el llamado Castillo, el cual se encuentra ubicado en
desde el aire por Kidder y Ricketson (1930), se sabe que existen el lado oriental, sobre las altas rocas que sirven de límite al mar.
unas seis o siete más, guardadas en lugares todavía no explorados El edificio, en su conjunto, está compuesto de varios cuartos
por arqueólogos. Otros sitios antiguos que cabe citar son los dispuestos en tres niveles, aunque no directamente superpuestos;
llamados Ciudad Mario, Ciudad de Las Moras, Edificio de las los cuartos del último nivel ocupan una terraza a la que se
Higueras y Núcleo de la Sahcabera, descubiertos recientemente asciende por una escalinata de 10 metros de ancho por 8 de alto.
hacia el suroeste de Bacalar. (Lizardi Ramos, 1939). Por lo Sobre esta terraza se encuentra, también, una piedra de forma
emás, es de añadirse que son raros los cenotes o aguadas en cuyas especial que, posiblemente, sirvió para los sacrificios. En la
cercanías no se encuentren montículos artifíciales u otros vestigios actualidad puede verse en el fondo de uno de estos cuartos
e antiguas poblaciones, las cuales, por lo poco que dejaron dan superiores, una pequeña cruz que es objeto de adoración de parte
razón para creer que fueron pequeños y de escasa importancia. de los indios de la región, inclusive de lugares tan lejanos como
^ hora bien, ¿De qué fecha datan los sitios aquí mencionados y Tusik y X-Cacal donde residimos, ubicados a unos 120 kilómetros
que pueden decirnos sobre la historia del Territorio? Para aclarar de distancia.
estas cuestiones resulta conveniente tomar como punto de Diseminados en torno del Castillo se encuentran los demás
referencia las rumas de Tulum y de Cobá por ser en ellas donde templos y estructuras que constituyeron el centro ceremonial, P^^^
los datos adquiridos permiten establecer una secuencia cronológica dar idea de su importancia y distribución, cabe hacer mención del
y cultural. Asi, pues, comenzando por Tulum, nos encontramos siguiente párrafo de Lothrop, incluido en su magnífico libro
que, en sus tiempos de esplendor este lugar debió ser un centro "Tulum: An Archaeologkal Sludv of the Ea.sl Coa.':! o/
ceremonial de gran importancia, según revelan sus templos y yucalatí'''* (p. 67):
pjcios ruinosos. El conjunto de estos edificios, o sea. lo que
de^o formar realmente el centro religioso y cívico, es todo lo que "Cincuenta yardas al Oeste de la Zona Interior, se
que corre de Norte a Sur entre las enf-adas
qu^a de aquellos tiempos; el espacio que ocupa junto a la niara de la Gran Muralla, Esta fue la calle distinguida
se congregaron las residencias de la ^ „Juchas plataformas sobre
métrdSchr' ^ por 6 grandes edificios de pi^ra, ^3535 Je material más
metros- esta m con una longitud total de 784 montículos en las cuales pudieron h conocido
«13^0 liZdi nT'
que corre paralelo al Cr fie^422 ^'0^'d^'l'"g". quedando el
!j
perecedero. Cuatn, de las
como palacios. Sus entradas «>" """P'" 7 estrechos con divisiones más
que cierran el i' 7 metros de largo; los otros dos interior se encuentran dos J y encuentra
pequeñas en sus extremos. En el centro oei
muralla tiene una s!in5r^*^^" cortos. La zona que encierra la un pequeño santuario o altar, ,ug<, dominante de la
a ella mediante ciLo'prSeTT'ÍLad-^ ^ nobles mayas fueron f® . de vigas de madera cubiertas
distribuyen a lo lar^o dp 1 pasadizos angostos que se religión. Los techos de estos j i,ido al deterioro de la
zona pudieron haber habít d ® calculado que en esta de mamposten-a, tod» los ^"f^talm un pequeño
de la población, que ha LVabe^ d^ ^ pobladores; la masa madera. El quinto ^ificio de pie
templo rectangular. En tres lados d
columnata
superior, se
contornos, en chozas de nalm ^ ^ ""'"^rosa, residió en los en cuyo interior se admiran frescos, en q
El edificio 2rLno?
mas importante que se observa dentro de la zona edificó un segundo piso".
52 elegidos de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 53

No obstante el adelanto que revelan estas construcciones, el algunos edificios que por carecer totalmente de tales elementos se
citado autor opina que, tanto en su estética como en su supone que antedatan a los primeros en uno o dos siglos, época a
arquitectura, Tulum fue una ciudad simplemente provincial. De la que se atribuyen los restos más característicos de la cultura
esto se exceptúan sus frescos considerados de calidad superior. maya en Yucatán. En Tulum solamente una o dos estructuras
Estos frescos se encuentran en el interior de algunos edificios, parecen pertenecer a ese periodo; en cambio, en otros lugares de
especialmente, en el llamado Templo de los Frescos. Al decir de la costa como Tancah, Xelhá y El Meco, existen edificios que, con
Lothrop, los frescos de Tulum, aunque enmarcados dentro de la mayor certeza, revelan tal antigüedad.
corriente general del arte maya, no se puede definir que hubiesen Finalmente, es de mencionarse la estela 1 de Tulum que, como
contribuido ni, tampoco, que se hubiesen derivado de. fuente ya dijimos, corresponde a la fecha 564 de nuestra Era. Esta estela
alguna bien establecida. Otro punto importante que señala, es que es lo único que queda de aquellos tiempos remotos; para explicar
en esos frescos se pueden encontrar paralelos con sujetos v temas esta carencia de construcciones, no obstante saberse que ya por
religiosos que se hallan en los códices. Por lo que toca a estilo, el entonces estaba poblada toda la costa, se supone que las
códice que se acerca más al de esos murales es el llamado poblaciones eran pequeñas y construidas de materiales [wco
Peresianus. duraderos. Además, existe la posibilidad de que Tulum hubiese
Por lo que toca a cronología, el mismo autor reconoce qu(?, casi estado abandonado temporalmente, pues, no se han encontrado
todos los edificios de Tulum y de las otras ruinas situadas sobre la vestigios que correspondan al intermedio comprendido del sig o vi
costa, corresponden al periodo comprendido entre los siglos xiii y al X de nuestra Era.
XIV de nuestra Era. Funda esta opinión en el hecho de encontrar en Pasando ahora a Cobá situado a unos 50 kilómetros al noroeste
esas construcciones elementos artísticos y arquitectónicos de de Tulum, nos encontramos con el núcleo arqueológico de mayor
carácter mexicano, el cual es sabido haber predominado en la amplitud que existe en toda el área maya. Los iversos grupos
Península precisamente por ese tiempo.» Existen, sin embargo, ruinas que lo forman, ocupan una superficie aproxima a e ^
curi»i«
fechadír„ parK. ,1,. un .lorunn-nlo cuatro lagos y vanas aguadas. El lugar in
oltn,L ; y® """"" ¡"-"igranles m«¡.anos a prácticamente ignorado, no obstante que o n '
wr un indi II *■" P~"«--i<'a mencionó desde 1843 en su clásica obra Inciden . /
dlceñlma L n J"»" Cáhuil con «bjelo ,1. proll .,uc era Yu^atan"-, estudios recientes efectuados por arqueólogos de la
Ipstigos El inmigrantes; su aserto fue corroborado por varios Institución Carnegie dieron a conocer su gran '™Frta"c.a e^ h
117)- "«• a'l"í la pane ,|u.. no. inleresa: obra que lleva por título Prelminary Studr oj
arr¡ba"mldonln.''^ ^ P^a'^liales decir (|ue los j;ru[)os Cobá, Quintana Roo, México" de Thompson, Pollock y Chariol.
objeto de fundar nT hl P^^gon'a. vinieron del Reino de México con De estos estudios se deduce que Coba alcanzo su mayo
ChlhénjJ dfnHe*^ ? pern.aneei..ron en
localidad; otros fueron"a los suntuosos edificios (|ue están en clieha ..i.
^das J a .las que «iiieción V Bobierno; v él escogió
Señor;a yunloscierto
de la
puebl os «bl la Iot a en i T "orte; y el que fue a fundar f""™"
oosta fué nombrado Zae I
a fundar
pueblos sobre la Cocom para regir en Chichen Itea, ^
esos que Isla de Gizumel estuvieron sujetos a — V traieron consigo."
<1 fttil
lormaron ,5,
tales t «I en lDon
divisiones para fundar pueblos Juan Kahull
as provincias antesv cuatro parientes o familiares con sus amigos y ge q
54 lo$ elegidos de Dios
etnogro/in de los moyos de Quintono Roo 55

actividad constructiva durante el segundo y tercer cuartos del Ciclo construcción consiste de una cama de piedras sin pulir, sobre la
9,o sea, del año 534 al 711 D.C. A este periodo corresponden, sin cual se extiende una capa de piedras menores y, finalmente, una
ninguna excepción, todas las inscripciones cronográíicas que hasta cubierta de sascab o tierra caliza bien apisonada; sus lados son
hoy se han descubierto en esa ciudad. Existen sin embargo, verticales y construidos de piedras grandes ligeramente t a as en
numerosos edificios que por su estilo de construcción revelan su cara exterior y unidas entre sí por una especie e cemento
haberse levantado en épocas posteriores. De hecho, los arqueólo hecho de cal y sascab. Las otras calzadas que atraviesan el recinto
gos citados han podido establecer que Cobá estuvo ocupada de la ciudad, presentan la misma
durante la mayor parte del Ciclo 9 y, también, en tiempos ya anchura, pues, en esta dimensión las hay des e as a .
avanzados del Ciclo 10. En cambio, todavía no se sabe con certeza Sobre este asunto de las calzadas hay mucho por decir, pe
si estuvo o no poblada en el periodo intermedio, es decir, en la nuestro propósito entrar en pormenores. j r- u'
primera parte de este último Ciclo. Según Pollock (obra citada, p. En la actualidad los templos y edificios ®
129). Existen aparentemente dos periodos de construcción encuentran en estado bastante ruinoso y cu ler ^ r
representados en el área de Coba. La gran mayoría de las vegetación; sin embargo, los nativos de la región
construcciones pertenecen al periodo más antiguo, en tanto que el todavía visitarlo con Espíritu religioso pam encender vela y
periodo posterior está representado por unos pocos edificios
daramente coetanes a los de las ruinas de la costa oriental de ñas conservan la creencia de que es «u :„,,«por on las
ucatán . Se espera que un estudio de la cerámica de la respuesta 1 1 u • « iftc niie es de ritual invocar en ta»
protectores de las abejas a tos q ^
de lo ocurrido en.ese periodo intermedio.
Su arquitectura presenta características del estilo maya que
ceremonias paganas. Es P^'"®^ ¡do el llamado Dios
de uno de tos templos «c encu ,^da de una abeja.
floreció en las ciudades del Petén, Guatemala, especialmente en descendente que tiene la Territorio, cabe hacer
d£la
deja Tr'lalT^"'® de menor
ver la influencia mexicana que prevaleció antigüedad
en la costa se
oriental. Pasando ahora hacia d i ^^^jes están ubicadas como a
mención de las ruinas de Dkop, u ^ -i camino que va de
que CÜ?'y ^ T' opina, en la misma obra. loo kilómetros al suroeste de C^a, estudiado con
Carrillo Puerto a Peto. El lugay Jq visitaron brevemente
en la escullo X ^7; culminación magistral cuidado; Masón y Spinden(1^7,p. lo
estela 22 '' ^^ ^ decaimiento evidente en la
en 1927, expresando después la siguiente opmion
nue las ciudades de la costa
"Okop es, indudablemente, J^res indicaciones de ligaree con
conectan^L's
con dWeL7groTO^^
sitios arqueológicof situada la magnífica
^ red de calzadas que oriental -dice Spinden- con las m j
Labná, en el occidente de Y-catan.^ Conquistador invadió
volumen tuvo oporfunidad Hp \ '''®'®ncia. El autor de este norecieron por el tiempo en que edificios de piedra
extiende de Cobá a Yaxuná fP ®n 1933, la calzada que se Inglaterra.(1066 D. C.). Es razonable pensa
Chichén Itzá. Esta calzada ® kilómetros de del centro ceremonial que c"
numerosas chozas de palma. bl lugar
un centro de arte ni
industriales, (^e
las siguientes dimensiones'Iffll
,un. nrr^roST-r^rr conocimiento, sino una buena ^
tomaron la religión seriamente y
^ pesados templos, sin pe er
56 ios t'lvfíuios (ir Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 57

tiempo en adornos y decorado y sin creer en la evolución. En suma: arqueólogos Miguel Angel Fernandez y César Lizardi Ramos que
quienes construyeron Okop fueron mayas fundamentalistas de carácter estudiaron de modo preliminar esas ruinas, opinan que son de
sólidamente burgués. mayor antigüedad que las de la costa, fundándose en que ninguna
En general, de acuerdo con los pocos datos que proporcionaron de ellas presenta elementos de influencia mexicana (Lizardi
los arqueólogos citados, Okop fue un lugar de mediana importan Ramos, 1939, p. 53). j ♦ - j •
cia en la que existieron varias pirámides, templos y residencias Con lo anterior termina nuestro breve recorrido a trav^ de las
asentados a la orilla de una laguna que ya se ha reducido que fueron ciudades y centros religiosos de la antigü^ad. Es de
considerablemente.
repetirse aquí que los sitios mencionados no son t os os que
existen en Quintana Roo, pero sí los principales y os que por su
Saliendo de este lugar con dirección al sur, nos encontramos, ubicación permiten tener una idea general de panorama arqueo o
como a 70 kilómetros de distancia, con las ruinas de Huntichmul. gico de toda la región. Es de subrayare que en
Sobre este sitio no sé que se hubiese escrito nada; por esta razón, léreo efectuado por Ricketson y Kidder en 1929, tuvieron
aunque de escasa importancia, incluyo aquí los pocos detalles que oportunidad de percibir la existencia de tres núcleos arqu«olog.c^
observar al visitarlo por breves horas en
1932. Ocupando la parte central se encuentra una pirámide de 30 de1 aparente - • citiiarlns como 3 50 kiloiTictros^ sproxi
Bacalar. Esperamos que, en
metros por lado en la base y de 10 a 15 metros de altura; tiene mudamente, el Oeste de la La^M Geographical
escaler^ por sus cuatro costados y, su parte superior remata en un futuro próximo se logre llegar lugares
una plataforma sobre la que descansa un edificio bastante Review, Abril de 1930; ver mapa con la ubicatio g
avistados, p. 179).
destruido compuesto de cuatro cuartos; cada uno de estos mide
^roximadamente cuatro metros de largo por 1.50 m de ancho.
errumbes recientes ocasionados por árboles que crecían sobre el Situación de Quintana Roo al Dividirse
la Península en Cacicazgos.
sní!^^' T T" P"*" g''®" parte de la estructura, dejando
DiSidT 'T u • Diseminadas en torno a esta La Península de Yucatán dcanzosjj mayor pr^^^ Mayapa'n
E^rLI T T ^er^e otras los dos siglos que tuvo de formada por la alianza
attTclí ít?' de edificios en (1263-1461). Como se Uxmal y Mayapán-
norTesL He p". P*" ^ ^oras a caballo al de los tres Estados P7^'P'''^™S ¿e este modo se pudo
movimiento de Lreal' que se disputaban la P ^ rovechado para establecer y
conservar una larga paz. santuarios; ya hemos visto
deflS^de er^r ^ ""'""¡etros en línea recta hacia la región desarrollar g"" ¡^3 Qfontana Roo datan de esa época,
dlXÍos recín. donde fueron que muchos de lo ^ mediados del siglo xv, cuando por
nombres de Ciudad El fin de esta al jg nuevo las viejas rivalidades,
de las Higueras y Núcleo de ? ' de las Moras, Edificio causas fo guerra civil. Mayapa'n fue destruido, su
peoueña iLorLeio ^ Sahcabera. Todos ellos son de
presentan, en algunos'ta^rrmos'^dr'"^
& ^ pirámides que
aoub, restos de superestructuras. Los nK"Sna.fa y la Península que, hasta entonces había estado
58 ios elegidos de Dios etnografía de los mavas de Quintana Roo 59

bajo el control de la Liga, <jpedó dividida en 19 cacicazgos, hierbas, en la que estaban los templos, mercados, juzgados,
teniendo cada uno sus propios reyezuelos. A la lucha civil centros de diversión y la fuente o piozo público. En las cercanías
siguieron epidemias, huracanes, sequías y otras calamidades que, de éste se agrupaban las casas de los sacerdotes, nobles y señores
en pocos años, agotaron la energía creadora de otros tiempos.(Ver principales, los cuales solían construirlas con los techos de paja y
Landa, 1928, pp.90-96). Las grandes construcciones pétreas los lados de cantería. El resto de la población habitadaba chozas
fueron sustituidas por humildes chozas pajizas. El esplendor maya más pobres, situadas tanto más lejos del centro^ cuanto más aja
ía pasado y pronto se harían realidad las profecías que fuese la condición social de sus dueños. Fue precisamente en a
anunciaban la llegada del hombre blanco. donde los españoles quedaron tan imprraioM os por su gran
De los 19 cacicatos mencionados, tres, por lo menos, tamaño que acordaron darle por nombre El Gran Cairo ; en su
guiaron dentro del actual Territorio de Quintana Roo, a saber el plaza se veían varios templos con íddos l^"l q)
cacicazgo de ^ab, el de Cochuah y el de Chetemal. Sus límites posiciones. Acerca de ellos, Bernal Díaz (1933, vol. I, p. )
respectivos solo es posible fijarlos con cierta aproximación, debido refiere que:
a que los datos existentes son escasos y poco precisos. He aqm'los
Tn idT!?''
dan Idea de su condición y características.® "«^as notas que ■y rjinr-
placeta v tres casas de cal y es" » ^ ^ demonios, v otros
Lían muchos ídolos de baroo. unos c^o eara^e
extentó^^J^^
extendía desde elDE
CaboEKAB.-El cacicazgo
Catoche hasta de deestela nombre
la Bahía se
Ascensión- como de mujeres, y of^ „„?s ¡riios con los oLs. y
parecer, estaban haciendo so om chicas de madera y en ellas
Lhetemal"rTy, al ^ r1los^ ^cacicazgos de^Chonac-há
oeste, el cac~^y dentro, en las casas, tenían unas ''^^^i'Las cobri, y unos
otros ídolos, y unas patenillas e j nescadillos v ánades de
en óí -j" T • ° I*" principal se llamaba también Ekab y pinjantes, y tres diademas, y otras pecezuelas p
la tierra y lodo de oro bajo .

eran los lugares que seívían H X l^®le; estos dos últimos Lo. Uio. * log" * """22","""2
de toda la península acudían^^Ta kía rc T *'-..con camiMiM de algodón J olios llaman
santuarios famosos Spín'.n n • a i asiento de
vergüenzas con unas mantas g que llevaban
contaban con~ar^ aún íM masteles..." En lo ^ . . je "... armas de algodón que
apariencia, Landa (Ibid p 124) nT. easas; en cuanto a su penachos de plumas e tban pr cédelas y arcos y flechas, y
pueblo se componía de una
un» plaza
I
les daban a las rodillas, ^ sus industrias ocupaban
mponia de espaciosa P®*"
*1"®' eada
y limpia de malas hondas, y mucha piedra... gunjercio de copal; esta
lugar principal la pesquena, gra artículo de gran
® Nuestra relación acerca dp potAo
Oviedo (1853, pp. 225-2461 n *^®cic^08 está basada en los informes de resina perfumada demonial. El mismo Díaz del Castülo
10.13), de MoZ VoL I, pp.
Relaciones" aparecen en la "rliÍJ; •' 7 ív' ^
11). En .o .pie se refiere"L,«
conquistadores cuyas
^998, Vol.
íst íí>"r52 ^ E
más enidito de los historiadoie,de ® S®"» <^896), el
rfnopra/ia de los nía vas de Quintana Roo 61
60 los elepidos de Dios
"Gobernaba esta provincia en tiempo de su gentilidad un cacique llamado
maderos gruesos y cavados de arte c[ue están huecos; y todas son Nacahun Cochoah, que tenía su asiento e morada en Tishotzuco.
de un madero y hay muchas dellas en que caben cuarenta indios." Tributábanle piedras verdes e maíz e frijoles. Adoraban un ydolo que
Los productos de esas labores eran llevados a los mercados tenían por alxjgado del pan, ques el nombre y apellido de esta provincia.
Sacrificábanle corazones de perros, y armados; quemaban una resina que
establecidos en ciertos pueblos; el más importante de ellos era el llaman ellos copal, que tiene buenn olor, que al presente incensan con
de Cachi, respecto del cual Oviedo (1853, Vol. III, pp. 229-30) ellos al Santísimo Sacramento."
nos hace el siguiente relato:
Juan Farfán (Ibid. Vol. II, p. 176), otro de los conquistadores,
Había mucho concierto en esta república, e tenían muy grande tiánguez que tuvo a su cargo los pueblos de Campocolche y Chocholá, nos
o p aza, con muc os tractantes e mercaderías, así de bastimento e cosas informa en su larga y jugosa Relación que, aparte del cacique a
de comer como de Us otras que entre los naturales allí compran e quien llamaban Batab, existían otros dos funcionarios con el titulo
urfañt"7T"i almotacenes e jueces en una casa junto e a de Ah-Cuch-Cabes, o sea "Encargados de Pueblos". En efecto: en
mdo?s,!l r ° donde se determinaban cada pueblo había uno de ellos con objeto de administrar justicia y
a iríy'"1 y abada ni apelación, sino del pie a de representar la autoridad del Batab en todos los asunt^ que
escribiese, ni dcrechlnAuertoT íl' requiriese su intervención. Por último, estaba e - in o
a cada uno lo .jue era suyo justalmeT"
' sacerdote que contaba, también, con gran autoridad, especialmen
te en asuntos conectados con la religión. En esta e ación se
en Ifl ''"'6®''"^ la gran actividad comercial que había describe una ceremonia para invocar las lluvias, a cua to avia se
el cumnl¡r'r ^ orden y policía que se practicaba en practica en Tusik con el nombre Cha-Chac.
en aZÍ'T'r"'" '"'y finalmente, es de añadirse que sólo Entre los muchos pueblos que integraban esta
mencionarse como principales los que siguen, c
debtdo a onef^r
debido que las t.erraspodía
de este cacicazgo
practicar eran pocoenpropicias
la agricultura para
gran escala, no., Ekpedz, Saban, Zaclac, Tituc, Poiyuc, Chunhuhub, Haazü-
chen, Tecuxché, Kampocolché y Tihobonche. Dentro de sus
límites quedaban, también todos los pueblos que "7®"
las^de?sS\aci?n^^ COCH-UAH.-En contraste con esas tierras,
debía su nombr^^^Cochl^T P™''"'^''^i.''nd, cualidad a la que actualmente el Cacicazgo de X-Cacal, al que se J"® '
abunda el pan" Era ■ n"®' significa "lugar donde
Los indios de esa provincia eran sumamente laboriosos, tejían
cubrían, posiblementrXrmá d extensión y sus dominios mantas de algodón" criaban pavos y otras —
dos. Estaba situado én I ''i'ñnietros cuadra- colmenares y en sus campos de labranza
convergen Quintana Roo y el eIT Tv® calabaza y algodón. En lo general, era una región bastante fértil y
al norte el cacicazgo de iL Cnn I t '''""ttes eran: saludable; sobre este punto nos informa, también, el Encomendero
Antonio Méndez cuya Relación ya hemos citado:
Chetemal y al oeste los cacicazgos I'
Respecto a su gobierlT c® ^ "La provincia de Cochua es sana porque todos los pueblos que allí están
Encomendero Antonio Méndez a9m"'vT''n poblados son asientos sanos y tierra abundante y fértil, tienen sus crianzas
1579,en la que asienta que: 'P' de gallinas v puercos y son indios granjeros, tienen sus labranzas de maíz
eínogrq/ta de ios mayas de Quintana Roo 53
52 ^elegidos de Dios

y frijoles y nunca tieneh hambre, porque el nombre de la misma 'Allí hallaron mucha muy buena miel, e colmenares grandes de a mili e
provincia se llama G)choa, que quiere decir en nuestra lengua castellana dos mili colmenas, en troncos de árboles, bien hechos, con sus cebaderos
nuestra comida de pan", que el entendimiento dellos es que dicen y entradas y es grande esta granjeria y contractación allí de la miel no es
"provincia que no se ha visto en necesidad". menos buena que la de Castilla en color e sabor."

Solamente en su parte sur existían terrenos pantanosos, Entre los pueblos que dependían de este cacicazgo se contaban
impropios para ser habitados. Es de añadirse que, en tiempos de los de Chinanté, Chequitaquil, Yumpeten, Bolonkak, Macanhá,
sequía o necesidad, los indios de aquí efectuaban ceremonias Macanché, Chanlacah, Chablé. Uaytibal, Puncuy y Zacluum. Las
especiales en las que, en ocasiones, se sacrificaba a un hombre, tierras en que estaban asentados no eran tan buenas como las de
extrayéndole el corazón; este órgano era ofrendado al ídolo Coch-Uah, debido a su excesiva humedad y a la existencia de
Itzamna, quei^ndolo en presencia. La práctica de sacrificios pantanos en algunas partes. Sus pobladores se ocupaban de la
humanos persistió por mucho tiempo en toda la Península, aiín agricultura, del comercio y de la pesca. Los de Chetemal
después de consumada la Conquista. exportaban para Honduras y otros lugares de la costa productos
CACICAZGO DE CHETEMAL.-La provincia así llamada tales como maíz, miel y mantas de algodón de diversas clases y
tamaños. Es de asentarse que toda la costa de Quintana Roo era
^ nombres de Bakhalal, Uaymil y Ziyancaan. recorrida constantemente por pequeñas flotas de barcos mercant^
iTipnrí!^ ^ 3sa en la Relación de Juan Farfán que ya hemos tripulados por chontales procedentes de Tabasco y sur de
^r textualmente que "..luimos a la Campeche, lo cual estimulaba grandemente el desarrollo de toda
Drovinria A ^ que por otro nombre es llamada la esa zona costeña. . j j • ^
fueron en e Bacalar, e yo fui uno de los soldados que En cuanto al modo de vestir de este cacicazgo, pu e
Era niurhn dicho Capitán Francisco de Montejo". que era muy similar al encontrado en Ekab; ademas,s^n Un a
dloZt r®" Coch-Uah, aunque bastante (1928, pp. 218-220),las mujeres de la costa eran ñus honestas
y Sir hWiPT «ur del Territorio el vestir, pues, se cubrían la parte del pecho; dada la importancia
de la cita viene al caso reproducirla a continuación.
Cupul; al noroestead
del Peten PnafAm i de C^ch^^"'l^' "°T
^"•Dah, al este el mar; al sur las "í®
tierras
se llamaba también Chet despoblados. Su capital "Las indias de la cósta y deK'""® fe "üíM de medio
honestas en su traje, porque allende jebaxo los sobacos con una
media entre eTXkCn/d
proporciones, T'.
pues,intabTci I?*"® P"®'''° T abaxo se cubrían los P^f
manta doblada; las demás t "
f v«tidura eo^^
metidas en el basta los quadiiles
de grandes colmenares v ni. , • Pi'ov's'as casi todas largo y ancho abierto por P. „ „o tenían más vestidura,
donde se Ira «P''®'"®" ^ duermen, usavan, quando ivan
salvo que la manta con que s P , . __j-van"
estaban las milpas donde L chT t .®® P"® ?, caminé llevar cubierta doblada o arrollada, y si andavan.
frijol boniato y alaodón I n ®" ®''""dancia maíz, ají,
españoles al eL^,^te LZ"f® ®'®"®'®" '^® Por último, existe el dato de que los indios de ^te cacicazgo
miel que constituía la base de Tu Y calidad de la usaban un dialecto diferente al de los mayas del interior, pero muy
punto, Oviedo (Ibid. Vol. III, p.2¿) similar al que se hablaba en Campeche, sobre la costa opuesta de
64 los elegidos de Dios etnografía de los mavas de Quintana Roo

la península. El dato procede de Fray Alonso Ponce, que recorrió llegaron extenuados unos piocos a las playas del cacicazgo de Ekab,
buena parte de Yucatán y Campeche en 1588; en su famosa donde fueron capturados y sacrificados casi todos; los únicos que
Relación (1875, Vol. II, p.467) nos dice que "...la villa de lograron salvarse fueron dos: Jerónimo de Aguilar y Gonzalo de
Salamanca de Bacalar, de diez o doce vecinos españoles, algunos Guerrero, que hallaron refugio en pueblos diversos del cacicazgo
de los cuales tienen en encomienda unos poblezuelos de indios de de Chetemal. Aguilar no pasó nunca de ser esclavo, en tanto que
la lengua Vaimil, que casi es como la de Campeche". La misma Guerrero, debido a su destreza en el arte de la guerra, se captó la
Relación asienta (p.452) que en esta región de Campeche, confianza del cacique hasta el punto de casarse con su hija. Desde
especialmente en Tixcheí, al sur de Champotóh, se hablaba la entonces residió en la capital de esa provincia, rehusando volver
lengua llamada putunthan o chontal que "en muchos vocablos se con los suyos no obstante haber tenido oportunidad de hacerlo
encuentra con la de maya, y así, sabida la una fácilmente se sabrá cuando Cortés mandó rescate por él; por el contrario, Aguilar
la otra . Añade que los indios de este lugar eran "...un poco mejor aceptó y se unió a la armada del Conquistador que o esper a en
ajestados y un poco más polidos y curiosos que los de maya..." En Cozumel en 1519.
general, parece que en muchos pueblos de la costa de Quintana Seis años después de ese naufragio, o sea, en ^17,aparecieron
Roo existían grupos que se consideraban superiores a los mayas frente adas costas de Ekab las primeras carabelas españolas que
del interior; así, en la Relación de Valladolid (1938, p.226-27) al mando de Francisco Hernández de Córdoba,^^
escrita por el Encomendero Juan Gutiérrez Picón en 1579, se lee
que: "Llamaban antiguamente los indios de la provincia de esclavos y riquezas. El primer punto q amistad
Chiquinchel a estos de esta villa de Valladolid, y las demás hoy Cabo Catoche, donde los indios, ^parent
provincias de los Copules y Cochuas (de Coch-Uah), Ah mayas, hicieron que los españoles bajaran a je ellos
ultrajándolos de gente soez y baja, de viles entendimientos y sorprendieron con una fiera batalla, ^ ñor retirarse,
inclinaciones . Como se sabe, Chiquinchel era provincia vecina de herWos. Ante esta actitud, los españoles optaron por
siguiendo la costa rumbo a occidente. ^ i
gente de la costa
^ con los barcos mercantes que la frecuente
recorrían dé
todoestael Al año siguiente, encabezada por Juan de Grqalva,ja^^^
otra expedición con objeto de ampliar as exp o ^ j g|(.¡tado
DroTiJñ®''
propiciado su mayor desarrollo. hubiese En esta ocasión fue descubierta la Isla de Cozumel donde e
Capitán tomó posesión de Jel edificio antiguo
constancia del acto, dejó un escrito i. ? aj cabo de cuatro
La llegada del hombre blanco. servía de adoratorio. ¡Cosa de recorrer las costas de
días de estar allí, abandonaron » ^P jg armada Uamado
Quintana Roo. En esta ocasion, el ^g-^^ formando así
Imtrií™'"".'"",'' ™«• anunciar a los indios de Juan Díaz, tuvo el buen tino d®^" arroja sobre
su valioso Itinerario (1939, pp- " jg ggas costas.
Darien a Santn n • Sucedió que, en 1511, viajando del condiciones en que se ofrecemos aquí lo
arrecifes de 'TarVíborrs"^(L''°H^® españoles, naufragó en los ^omo simple muestra de esta m «rps de la zona:
q ando ,in
ouedandn sin rumbo en un pequeño
(Landa, bajel.
Ibid. Trece
Vol. I,díL
pp.después
34-5), asentado al pasar frente a Tulum y otros lug
66 tos elegidos de Dios

"Llegando a la costa vimos tres pueblos grandes que estaban separados


cerca de dos millas uno de otro, v se veían en ellos muchas casas de
erim; y """Chas casas de paja, yuisiéramos en-rar
ZZT habiéndonoslo
rDOn;rT°I • P" V -I 'lía siguiente, cerca II
tdad dTsev^ """"a"'"' "" P"'*''" ° "i''''" -a" P™nde, que la
tórre muv nra^t P ''7'"' V ^e tía en él una EPOCA COLONIAL
que alzaban v h ' t ^ andaban muchos indios con dos banderas
TaplTán n„Vr "" P^'™
Primeros intentos de conquista
otrít'nsidern?" """í Lo.hrop, Chamberlain y Corría el mes de octubre de 1527 cuando arribaron a las costas
a rción coí^ '"S^^ 1"^ P"dc Ikmaries tanto la de lo que hoy es Quintana Roo, los primeros barcos de españoles
Se"„ueT « Sevilla fue Tulunt. La "torre tan que hacían el viaje con el fin exclusivo de conquistar la Península
Castillo" que, porTs'tt^en de "El de Yucatán. La expedición, compuesta de 400 soldados y 150
desde muy lejos por el mar. "" acantilado, se distingue caballos, estaba encabezada por el Capitán y Adelantado Francisco
cupo rescatar,''de^dVíf"¡si ^ '® de Montejo.(Molina Solís, 1896, p. 383). Formando parte de esta
quien ya hemos hechn al esclavo Aguilar de expedición se encontraba Alonso de Luján quien, catorce años
tener ya eTsa e "g" ''' Guerrero, por después, habría de hacer un relato minucioso de todo to que
Tampoco e^'^sm «ntre los indios. entonces sucedió al famoso cronista Gonzalo Fernán ra e vie o
Quintana Roo núes r*'t molestados los pobladores de y Valdés, con residencia en Santo Domingo. Tomando en cuenta
Anáhuac, no creyó'
^nahuac, el^*^caso F'^ocupado
creyó el ya con la conquista de la calidad del informante, hemos basado esta parte e re ato en
Península. detenerse en ningún lugar de la
dicho por Oviedo en su extraordinaria "Historia general y natural
de las indias" que es la más autorizada al respecto.
Volviendo a nuestro relato, diremos que el ^
lugar en un punto situado a dos kilómetros <lel pequeño de
Xdhá y no lejos de Tulum, entonces llamado Zama. '^os^
ese lugar, desconociendo, quizás, el proposito de los
se mostraron hospitalarios con ellos y aun los
chozas de palma que les sirviesen de alojamiento. De ese modo,
pronto qu¿ó formada una población que recibió el nombre de
SalamanL. Como se ve, la empresa no H'a tener mejor
principio; infortunadamente, la naciente población no hubo de
67
68 los fít'pidos tic Dios etnoprafia de los mayas de Quintana Roo 69

prosperar debido a las muertes y enfermedades que comenzaron a jornada. Por esta razón, se les dejó en dicho pueblo junto con las
causar entre sus habitantes las condiciones adversas del medio ropas y demás impedimenta difícil de llevar. Los otros continuaron
ambiente. Al tratar de tales condiciones,(Oviedo 1959. Vol. III p. su camino, siempre hacia el norte, sin sospechar que los indios
399) hace notar lo que sigue: habrían de matar inmediatamente a los enfermos que quedaron
E por no saber la tierra pararon allí en un palmar, junto a una ciénega, rezagados.
en lo peor de toda la provincia e gobernación, a causa de lo cual se murió En contraste con este infortunio los que seguían a Montejo
mucha parte de la gente de los españoles... Y entreoías otras causa de su tuvieron la buena suerte de encontrarse con Naum Pat, cacique de
muertes, asi como la falta de bastimentos e de todo lo necesario, e de las Cozumel amigo de los blancos, que a la sazón cruzaba a tierra
malas aguas e nuevos aires, los murciélagos mataron mas de los cuarenta, firme en compañía de cuatrocientos subditos, con objeto de asistir
que son tales y tan ponzoñosos..." a las bodas de una hermana suya. Como ya estaba familiarizado
Para remediar en parte esta dificultad, se acordó que uno de los con el modo de los blancos que habían pasado por su isla en años
navws saliese ense^ida para Veraeruz con objeto de comprar anteriores, el cacique procuró ayudarlos gestionando que os
ganado y tener asi una mejor alimentación. La medida, sin recibiesen de paz los nativos de un pueblo cercano llamado Mochi;
embargo, no calmo el descontento de los soldados, por lo que en este había como cien casas y varias pirámides con sus templos
n onces, Montejo, decidió desmantelar sus naves a fin de evitar u oratorios de piedra bien labrada. Los castellanos reci leron i
magnífico trato y buena alimentación, pues, fueron obsequiados
onió condiciones, el citado Capitán "con muchas gallinas de las grandes, que son como
rtln'^l f desde luego; un muchas tortillas e leche de maiz." Recupera a asi ag
ment.. I ° ® Comarca que trataba de conquistar. Unica- fuerza, la expedición reanudó su marcha con ireccion »
en pl ^ enfermos que eran como cuarenta, fueron dejados que por entonces era población de bastante j g|gg
primera'o"^rr®TjT de volver por ellos en la lugar se les recibió, también, de buena manera,
te nrocii j""' 1 . demás, se encaminaron hacia el nor- algunas prendas de oro entre las que había ^ joya ^
eaminar íima ° d® 'a costa. De este modo hubieron de calidad que correspondieron, una al Capitan o j y
regular llamad^''p *i^ hasta llegar a un pueblo de tamaño eoldado p!dro de Lasco; a este último lo
Sr nos^? í "' V P"""P®1 embarcadero para los por su habilidad de entenderse con ellos en su p P jj
foZ!aXaa'n"
' «I® Cozumel. Allí les fue En .i.,.*
falta de alimentos-"!?"itósm^M''*'"l'°' ® enfermedades y temporada de dos meses a fm concurrido por
grave. La situación A 7^ Montejo se vio, entonces, bastante pasadas. Durante ese t'empo, el p
fn aquel Cr q7e,s^ ^ indios de todas partes que hacia
conocer a los extranjeros y a su® an^a^^
J ^aravUlosos, los
hubiesen acabado cóndilos H? Z*®'^'°"®o de Luján, los indios
con sus relinchos sembraban el7 P"*" 1"® ^halles. En cierta ocasion en q ^ , consideró
modos, la columna se vio tan redt^T ""^°i sos caciques de '"Sf®®^L -njóles la fuei^ y habilidad de
lograrse alguna mejoría, se notó f ®"'®™edad que, al uportuno impresionarlos most ünete eiecutase
hombres aptos y veinte dem quedaban noventa estos animales. Para tal acto, hizo que un buen
^ 7 veinte demasiado enfermos para seguir la algunas pruebas con el mejor caballo que llevaban. La vista de
70 los elegidos de Dios einografta de los movas de Quintana Roo 71

«p^táculo produjo el efecto que se esperaba, pues, según Oviedo, ordenó que nuevos jinetes repitiesen el acto procurando caer
...fue tanto el espanto en ellos que algunos huyeron, en viéndole, intencionalmente. De este modo, los indios fueron convencidos de
e otros mas pusdánimes se cayeron, e amortesidos en tierra e que las caídas no eran sino parte del mismo juego.
oyéndole relinchar, tales ovo que ni ovieron menester pildoras ni El siguiente pueblo visitado por los españoles fue el llamado
mejor purga para despedir por baxo, de tal manera quel hedor era Cachi, situado a tres leguas de Conil; en todo ese trayecto los in
insoportable con que se acabó aquella fiesta". dios habían repetido el reparto de comidas y forraje. Como ya
En ese mismo lugar el capitán Montejo se vio en el caso de hemos dicho en el capítulo anterior, el pueblo de Cachi era el más
importante centro comercial de toda la región; a él concurrían
Alcacil Mayor
m" de la expedición,
® por el delito d^haber matado a
ape'lWo Palomino, mercaderes de todas partes llevando cuanto articulo o comestible
se producía en la Península. Paseando por su mercado, entre la
disciol^aría "Pan duro castigo sirvió de lección
uisciplinaria a indios y españoles. muchedumbre de indios allí presentes, los extranjeros quedaron
admirados de ver el orden y prontitud con que los tratantes
pu^irr*'" exploración, los españoles fueron pasando por arreglaban sus negocios o dificultades; en caso necesario se ^ía
lÍuno de^'" recurrir a unos jueces que tenían su despacho a un lado de la
fácitaente a atrevieron a quedarse por el temor de ser plaza; la sentencia que dictaban luego de escuchar a ambas partes,
S,Sa v"T haeía proceder era verbal y de carácter inapelable. La alta morbidad que existía
SL^es
enaerles 1los indios, por esta razón, no fue poca la sororeL
pudieran
de los en esta población se dejaba ver, también, en los uros c^tigos que
extranjeros cuando empezaron a notar oue a los l./t .i i se aplicaban a los adúlteros, ladrones, raptores y ® ^!!crr^#»c
que seguían, los indios del pueWoTe Co^t íl ^ "TT tes, a los cuales amarraban a un madero y azotaban hasta causarles
ahora está Río Lagartos) habL distribuido obÍ'Ídr f
cuatro leguas, grandes cantidades de comí v 10^/ ^Sos dos días de amena distracción
amena .
^¿ ,, 1

aai como agua y maíz para sus caballos ^ ,siguió su


expedición prosiguió En este
gran tamaño situado a solo dos g j-„vesar grandes
arandes vy
admiracirqueteílioí''^"'/'.'^'^®'^"'^'^® con trayecto los españoles productor de la resina de
extraordinario de habitante ^ "" "dmero bien cuidados plantíos de i„cienso en todas sus
Montejo estuviese indeciso de si quedíro no^ """'7 - *gual nombre que los indios empl
embargo, por no mn^tra^ n
alb' y mantenerse en guardiT^L "V
4"®Qarse o no en aquel sitio; sin ceremonias y funciones t*®® ^ Zinzimato, la expedición
Luego de una noche de de ^ Chouac-há, lugar de
indios, por su parte se^ost cualquier emergencia. Los sipio de largo otras tjes 1®^® „ ^ ^ye comenzaron a
que los españoles decidiera ^'"'S^Mes, lo cual dio lugar a tal extensión que,según Oviedo ... jwaron a la casa del
corresponder de algún mnde? dos meses. Para entrar en él, no dejando d® ®"*^®' jg vísperas sin salir
organizó en cierta ocasión un r el Adelantado cacique, donde el Adelantado po , „ntemente exagerado,
algunos jinetes tuvieron la ^ caballería, durante la cual de la población". Este informe, .P tener aquel
hilaridad entre la enorme mUledl'^í,® causando gr.in nos permite tener idea de I® ""P® provincia. Su población
esto hubiese podido restar Dresti<rin ? ""f, de espectadores; como pueblo que era, además, cabecera p
P *6 3 los blancos, el citado Capitán
72 lox firpidos de Dios elnopra/in de los mayas de Quintana Roo 73

estaba compuesta de hombres ricos, mercaderes, nobles y gente suponer, todo esto contribuyó a incrementar el odio de los indios
Btinguida y de mas alto entendimiento que la del resto de la de Aké, los cuales, organizados en fuertes batallones, volvieron a
su pueblo para trabar feroz batalla con los españoles. Según el
nZl^^'eUa .""f""! de hablar cronista Cárdenas Valencia (1937, pp. 15-16), la lucha se
prolongó por día y medio con un saldo entre los muertos de mil
en
en írtérml
IOS términos'
que siguen: describe esa cabecera doscientos indios algunos blancos y muchos caballos y perros de
pelea. La noticia de este nuevo triunfo le valió a Montejo el
prestigio suficiente para seguir su exploración sin encontrar más
FrancUco de hostilidad. De este modo, cuando llegó al pueblo de Zizia situado a
manera permanenlemeníP f j ® estaban en pueblo en alguna cuatro leguas de distancia, los indios lo recibieron con muestras de
cubiertas de paja donde piedra de albañería
no co.pasadLTastjll t^ndr. ^ paz y amistad. ^ ui ii
Cuatro leguas más adelante se encontró con otro pueblo llamado
j
grandes de madera muy fuerte
árbol a manera de palmi""^''^' que es la hoja de un Loche, en donde el cacique no demostró ningún ínteres por a
presencia de los castellanos. Tendido en su amaca reci lo a
No obstante sus buennc r« d.. C.p¡U„
primeros en dar guerra al Ad l T' nomento, su porte de gran señor. Luana
pueblo poco después n ® se salieron del asistentes interponían una manta fina entre e y,®j® ^
siguiente los cSn H
de acabarlos Sin
y'
sobre ellos con idea
modo que no se le viese el rostro. Tanta austeri a ^ nueblo
que los españoles se burlasen de aquel lugar llamándolo el pueblo
ataque con.4r»£.T;„1 '*'11"
grandes pérdidas oaraT "»'• repeler
' pudieron p"»- el de la gravedad."
Cansado ya el Adelantado y no crey
conveniente seguir
nimto de
blancos perdieron doce br.rrak nativos; por su parte loe hacia el interior con tan poca gente, optó por vol Je'muchos
paseando por el pueblo El bailaban distraído? dcemlareo, paMndo en el ifjee» P»'-yf ff"„7¿n»
fulminante de las armas Hn f.'"® ®*í'íí y el efect(
un día después buscando líf obligaron a los indios a volver sesenta, más diez o doce logrado sobrevivir gracias a la
.Con-síld. 1« «.iw. dejado en aquel punto y que h pueblos cercanos,
mas, pasando luego al r#»rn ' Capitan se estuvo allí dos días
otra batalla. Esta se debió a^"^ Pn®blo de Aké, en donde ocurrió ayuda proporcionada por lo elementos para proseguir su plan
los cuales hicieron creer indios de Chouac-há, Reducidos de '«1 mod» X X ,caba sin saber como salvar a su
preparaban una emboscada^v '®®P^"oles que los de Aké les de conquista, el momentos acertó a llegar, con
guerra para raptar a sus muie^ españoles les darían pequeño ejercito. En 'an cr ganto
llegó al pueblo lo encontró desh^K* razón, cuando Montejo víveres y municiones u" q^^ acontecimiento el
cargadores llevados de Chouac-lf' aprovecharon los Domingo para ser --eparad
con su botín impunemente- ntusiasmo ^jentejo con diez hombres se embarcó en
procuraron atribuir el robo a completar su estratagema
gente de Montejo. Como es de el n^rírrecoTot U Ja sur en busca de un mejor punto
74 ios elepidos de Dios etnoprajio de los moyos .de Quintono Roo 75

para poblar; Alonso Dávila y cuarenta hombres siguieron por las cosas no salieron como se esperaba, al año siguiente, o sea, en
tierra el mismo rumbo que el Adelantado con quien esperaban 1529, se embarcaron todos los demás en dos navios que por e os
encontrarse en algún lugar y, por último, los restantes, que eran mandó el Adelantado. De este modo toco a su fin, el pr
como veinte, se quedaron en Xelhá al mando de Alonso de Luján, intento serio de conquistar a los mayas de la región que n s
para construir otro barco que les permitiese hacerse a la mar.
Al cabo de muchos días de navegar, Montejo entró a la bahía de
Chetumal en donde ancló frente al pueblo del mismo nombre que La Hostilidad de los
se veía a lo lejos. Allí, aprovechando las sombras de la noche, hizo mayas orientales.
"f'uyuo ifi

que varios soldados se llegasen en canoas a la playa para intentar


un reconocimiento; de este modo se logró aprehender a tres No obstante los resultados gug propTsiXde invadir
indios, los cuales informaron que todavía vivía entre ellos, en el Capitán Montejo siguió ®"JP®"®^. • • gu autoridad. Para
dicho pueblo el español Guerrero ya mencionado en el capítulo la península e imponer en ella el expedición, lo
anterior. Al saberlo Montejo trató de aprovechar sus servicios alcanzar dicho fin se propuso organ ^^chas peripecias y
invitan o e a unírsele inmediatamente; para ésto, uno de los cual no pudo conseguir sino al ca o ^ base
indios le llevó una carta la cual devolvió al día siguiente con una dificultades. En esta ocasión, los espa ,«^0 de Campeche,
nota en su reverso, escrita con carbón en la que decía no poder de sus operaciones el lugar que hoy P ¿[g efectuar del
aceptar por ser esclavo casado y con hijos. Además, el propio Allí acordaron el plan de campana que i- por mar hacia
Guerrero para alejar de allí a sus paisanos, ideó la estratagema de
engañar ^ Montejo haciéndole creer mediante los indios, que el el norte de la península; su hijo, 11 Alonso Dávila al frente
gnipo de Davila había sido aniquilado y, a éste, cosa igual respecto Campeche con una pequeña guarnición, y , gg dirigió a
de una fueiza de cincuenta hombres
el doble objeto y 13 oro y^^ que ^siguen
de buscar
AdJ
Adelantado, pues, su
sm mas interés en aquel sitio, levó anclas y siguió el Quintana Roo con
español que residía en Chetuma • gg^^ita por el prieto
mX """■ f ^ t" «lesalentado por el ardid, dio hemos procurado apoyarnos en 1070 Vol. 14, PP-^^*1^^"
acídoííaiad" T Dávila ¿n Junio de 1533 (Ver Davila, 1»™ que
llamada Xamanl.-^'^ e campamento a una aldehuela de pescadores De todo este plan lo único gg cosa que tuvo lugar
corrió, el grupo de Dávila, pues, j^gcribiendo. De modo que,
luera de la región que decir que Dávila salió de
enduras, retornando a Cozumel al cabo de varias semanas En limitándonos a nuestro proposi Os dirigiéndose hacia
este lugar recibió la ^ata noticia de estar todavía con vTda Dávüa Campeche por ahí del mes de ju i penetró a la de los
y companeros, asentados en la costa r . t j • el oriente atravesó la provincia e^^^g llamado Tulmó.
pasó a tierra firme en donde - Sin perder tiempo Coch-uah y se estableció en un p , .^ buscar minas.
abra7íiron Inc mi« eo ^ efusión que es de suponer, se Desde aquí P^ocnró ¿g, g.pgrto Francisco
para México ron la "tuertos. Poco después, Montejo salió aprovechando para ello lo trahaios resultaron infructuosos
78 P te de SU gente. Sin embargo, como Vázquez; sin embargo, como es
etnografia de los mayas de Quintana Roo 77
76 /í»-' cfc^itios <ie Dios

y el lugar carecía de propiedades estratégicas, el Capitán Dávila desbaratar la incipiente rebelión; además, recogió un botín que
resolvió pasar con toda su gente al pueblo de Chablé, en donde incluía algunas piezas de oro valuadas en 600 pesos. Por otra
esperaba estar mejor protegido y con mayores posibilidades de parte, pudo averiguar, mediante los indios prisioneros, que aquel
encontrar oro; este lugar estaba situado como a cien kilómetros al español renegado que nunca quiso volver con los suyos había
norte de la actual ciudad de Bacalar. Su esperanza de encontrar el muerto meses antes de alguna enfermedad. Más tarde se pudo
precioso metal se vio totalmente frustrada, pues, por ninguna parte saber que tal versión era totalmente falsa y que el tal renegado
se pudo hallar huella del mismo. estaba todavía con vida.
En vista de tal resultado se acordó seguir hacia el sur a fin de De vuelta a Chetemal, los españoles tomaron el acuerdo de
explorar la región de Chetemal que, como ya sabemos, era uno de remitir a Montejo el oro del botín con una relación detallada de lo
los pueblos mas grandes y prósperos de aquellos tiempos. Para la que les había acontecido hasta entonces. Para cumplir este
la disposición en ^que seproyecto,
bailabanel Jefe
los español
indios de aquelsondear
procuró lugar, acuerdo salió hacia Campeche una comisión compuesta de tres
españoles y tres indios, a los cuales se dio un plazo de sesenta días
para volver con la respuesta. No obstante este plazo creyó
ealZrrÍ emisarios de Chablé la orden de remitirle conveniente salir en pos de los emisarios quince días después,
faircaL deV" de Chetemal, sin acompañado de 17 hombres de a pie y 3 de a caballo; la medida
Sar^ZÍ a contestar "que las gallinas resultó oportuna, pues, a poco andar los españo es comenzaron a
irtan f? ^ "«<=has" (Dávila, Ibid. p. notar que los caminos se hallaban cerrados y los indios en actitud
obligados Pospuesta dio lugar a que los blancos se viesen levantisca; la cosa se hizo todavía peor cuando supieron, p
otrofnueblrí'"'"'' ^ «n de evitar que los de un indio aprisionado que todos los pue os e ese
Dávila salió parl^aZZan&Í'consigo a la mitad de elsucitado
y cierto mímprn A • j- gente
estaban protegidos por defensas de troncos y ispues
guerra. Con la in?uie.ud que es de suponer, 1°®
,
ningún obstáculo^ ya sometidos. La travesía fue hecha sin siguieron avanzando hasta llegar a Macanha, pu ¡ j¡
combatir Cuando lie "icamente del cacique a quien se iba a
.S™™ p., 1. r,i wt»actitud. Cosa idéntica
de este modo pudieron ®®"?®f®'' ®®
»
con que £ indio r ' l"''f encontraron represalias en caso de reincidir en lemias más
pueblose defamado
ros repartterZ LAnro" abandono, losdejando
extranje-el adelante; aderaas, en este lug
encontraron, resolviend^adZá' ^ '°do lo que allí que iba hacia Canip® ubicado a trece leguas de distancia.
su buena situación y fertilidad P '®1 ■"g®'' debido a
habían quedado en Chablé v ®
Villa Real, en recuerdo del luiar^donín""/?'!'" 'I"® resolvZrZrnar^a Chetemal y esperar alh ocas.on mejor para
Por lo que toca a los indiné ® nacido. comunicarse con Montejo.
pueblo cercano llamado ChequitC.T ® 1"®' ®" "" De este modo pasaron dos meses sin que tal oportunidad se
dar guerra a los blancos y recunl. ' " organizando para presentara, por lo que, fomdo por lis circunstancias, el Jefe
Dávila se encaminó hacia ellos yv J j"?
atacándolos por sorpresa logro
eiiiogra/ia de los moyos de Quintana Roo 79
78 los elegidos de Dios

español se vio en el caso de efectuar un nuevo intento de lo que, dio la vuelta y regresó a Chetemal, siguiendo caminos
comunicación; para este fin se dirigió a Bacalar en compañía de escondidos que le evitaron nuevos combates. • i i
22 soldados (de los que tres eran de a caballo) y, una vez ahí, pidió Fallidas todas sus esperanzas de vencer la resistencia de os
a los indios le llevasen sus cartas a Campeche dándoles por ello
indios, el Jefe español resolvió apelar, como último recurso a as
muy buena paga y un plazo de treinta días para su retorno. La libras más sensibles del corazón humano. Para e o ^
respuesta fue esperada en vano, pues, los indios jamás se volvieron un joven mercader indígena y, llamando a pa re, e izo sa
a presentar. En vista de este engaño, los españoles resolvieron que solamente lo pondría en libertad si éste llevaba unas cartas a
intentar de nuevo la empresa y hacer lo posible por abrirse paso Campeche con promesa de volver en el term.no de ^emta d.a^
hasta llegar a Campeche. Puesto en práctica el proyecto, Por salir del paso el padre fingió aceptar P®'»
avanzaron sin obstáculos hasta Chablé, lugar donde habían de casa guardó las cartas y dio por '^^'"yjj/^nverso, apresando
tomar el camino para entrar al cacicazgo de Coch-uah. Desde ese esto por los blancos se acordo ensaya „s(.a,e. El ardid no
pueblo se dejó ver que los indios de Bacalar que iban como al padre y dando al hijo igual condicio ejemplo del
auxiliares, no eran francos en su amistad ni tenían buenos tuvo mejor efecto, pues el hijo, a mas g complot
propósitos; a pesar de esta actitud, los blancos continuaron su padre se asoció a los indios de su pu P
marcha y siete leguas más arriba encontraron el primer pueblo contra los invasores. creciente hostilidad que ya
Coch-uah, en el que tuvieron que pelear contra cerca de tres mil La noticia de este nuevo fracaso y • „ Dávila de la
indios que defendían la entrada. Esta superioridad numérica no se notaba por todas partes, camino que le-
impidió que los españoles, siguiendo su buena táctica, les cayeran conveniencia de salir de la tierra por con las que
por la retaguardia haciéndolos huir con grandes pérdidas; en quedaba: el mar. Para ésto ®®^®u®^joras poblado de españoles
cambio, los blancos sólo tuvieron un muerto y dos heridos. Es de pudieron llegar hasta un puerto Campeche, lugar al
añadirse que en la confusión de la lucha lograron escapar todos los y de allí, en un barco Pf"® incisamente cuando Montejo
indios de Bacalar que habían estado acompañando a Dávila. Por que arribaron en junio de »P expedición. Fue asi
otra parte, de nada sirvió a los españoles esta victoria, pues, retornaba, igualmente resistencia, los mayas de la
cuando entraron al pueblo ya todo estaba quemado y destruido; como al cabo de año y medio e j peligro de ser
además no encontraron agua suficiente para calmar la sed de península pudieron alejar por segunda vez e p 6
conquistados.
hombres y caballos. Al día siguiente, repuestos ligeramente de tan
dura prueba, acordaron seguir su marcha a través de caminos
extraviados para evitar todo encuentro con los indios. De este La conquista se consuma.
modo, llevados por un guía indígena, pudieron avanzar otras tres
leguas y entrar por sorpresa a un pueblo, cuyos defensores no ■ años Uhubieron
VVanos u- nn de
ae transcurrir
j g^nantes de que los
consumar susespañoles
sonados
pudieron sino escapar prontamente. Dos días después caminaron volviesen a la pe"'"®"'® ^ entonces ya los mayas se hallaban
dos leguas hasta llegar a un pueblo donde los indios presentaron propósitos de conquista- epidemias, sequías y disenciones
tan tenaz pelea, que no quedó a los blancos más remedio qn^ cansados a causa de nam . r gmpuje y
volverse al pueblo anterior con once de ellos heridos. Con esta "iternas, en tanto que los otan
derrota ya Dávila no creyó conveniente proseguir su marcha,
finopro/io de los movos de Quinlon(t Rwt 81
80 los vU'pidos dv Dios

mejores recursos bélicos. En esta vez la expedición estuvo a cargo estos"; y después lo había muerto, "Quan bien le df. Cortó muchos
pechos a mujeres y manos a hombres, y nances y orejas, y estacó, y a las
del hijo, es decir, de Francisco de Montejo, El Mozo, por arreglo mujeres atava calabazas a los piés, y las echaba en las lagunas a ahog^
que para ello hizo el padre pasándole todos sus poderes de Capitán por su pasatiempo; y otras grandes cnieldades que por abreviar las dexo .
General. (Cartas de Indias, 1877, Vol. I, p. 80).
El avance hacia el interior de la Península fue iniciado por el
puerto de Campeche en junio de 1541; pocos meses después, o De este modo, la campaña tocó a su fin un año después,
sea, en enero de 1542, se fundaba la ciudad de Mérida en el fundándose un pueblo que se llamó Salamanca sobre el asiento del
extremo noroeste y se conseguía el sometimiento espontáneo de antiguo Bacalar; en él quedaron solamente ocho vecinos españoles,
varios cacicazgos como los de los Xiu, los Pech y los Chel. Las pues, los demás, viendo lo pobre y despoblado de la comar^,
otras provincias vecinas se vieron en el caso de hacer lo mismo en prefirieron volverse a Mérida con la esperanza de alcanzar algo
el curso de ese año, después de perder la más grande batalla que mejor.
pudieron presentar a los invasores. A esto se siguió el avance hacia
el noroeste en donde, luego de algunas refriegas se pudo someter a
los indios y fundar otra población a la que dieron el nombre de Elfracaso del dominio español
Valladolid. Finalmente se acordó extender la conquista hasta la la región de Quintana Roo.
región que hoy constituye el Estado de Quintana Roo.
Para encargarse de esta empresa fueron nombrados el Capitán Consumada la Conquista, se proc^ió a g" acucio
aspar Pacheco y su hijo Melchor, los cuales encabezando buen participaron en ella las tierr^ e in Mediante
número de conquistadores, salieron de Mérida con rumbo a con lo establecido en la institución Fcnaña se esperaba
^a ar a mediados de 1544. El avance de esta columna fue lento esta institución, reconocida por la Corona ® P 'resolver el
y dificultoso, debido a que los indios de esa región, demostrando recompensar el esfuerzo de ajánente y s^ro;
mayor bravura que los del resto de la Península, procuraron problema de colonizar la tierra de mo ® P ^ ^ ^ cultivasen o
para esto último debía a los
iQ^oZ
» osus
. tierras con mucha
pp. 345-46). Los mayor
blancostenacidad (Eligióviendo
por su parte, Ancona,
tal b-abajasen los bienes recibidos y, -uronea y las enseñanzas
Obstinación, resolvieron imponerse por el terror apelando a medios indios los rudimentos de la civilizac ™edaban obligados a
tan ar aros que pronto lograron que los indios se desbandasen del cristianismo. Los indios, P- ^mendero o dueño
por los montes o escaparan hacia el Petén en busca de refugio. pagar tributo y a servir persona ^ gurgi,^ en diversas
del repartimiento. De este mo o, ] (aciones de españoles
Hablando de las crueldades cometidas en esa campaña. Fray parte de la Península, las granjas y p
Lorenzo ^"vejnda decía a Carlos V lo que sigue, en carta (Chamberlain 1939,PP; encomiendas resultaron
fechada el 10 de febrero de 1548:
Como es de suponerse ^ opusieron a ello
Y de esto huyen los indios, y no sembraron, v todos murieron pálmente productivas, pu ' 6
hambre; digo todos, porque avia pueblos de a quinientas casas v de a md
« , 1 M u a Is K 11 V. *
a calidad de la j „¡¿n de Quintana Roo donde, casi
y el aue afora tiene i
es mucho, provincia rica de cacao. Este
-
capitan (Melchor Pacheco) por sus propias manos, exercitava las fuersas.
con un garrote mato muchos y decía "este es buen palo para castigar -
etnoprafia de los mavas de Quintana Roo 83
82 los vli'pidos de Dios

al hablar de la mala condición de la encomienda que tenía en Durán. La información respectiva nos la proporciona el ya cit^o
Kampocolché (muy cerca de Tusik), hacia el centro de esa r^ión, Juan Farfán, quien escribió que: "Este pueblo de Kampoco c e,
el conquistador Juan Farfán (1938, p. 252) informa que "...es cuando se rebelaron los indios la postrer vez e mataron los diez y
pueblo enfermo, porque veinte años acá han ido en disminución ocho españoles en los pueblos de indios, en el dicho pue o est a
en más de la mitad de los indios que tenía cuando me lo un Juan Durán, conquistador, en quien estaba e ic o pue o
encomendaron..." encomendado, y durmiendo en su cama salvo y se^ro, e mataron
Tampoco tuvieron mejor suerte las encomiendas concedidas en los naturales del dicho pueblo de Kanr.pocolc e. re
el distrito de Bacalar, según se deduce de la pobreza en que embargo, no llegó a prosperar y los rebeldes fueron duramente
vivieron siempre sus encomenderos. En relación con esto, el castigados.
cabildo de Mérida se dirigió al Presidente de la Audiencia de c j ' "'="7°
«.JA ntra insurrección en el distrito de
Guatemala, en carta del 25 de julio de 1551, para informarle, Semanas después Chanlahcah Uamado
entre otras cosas, que: Bacalar, donde mataron al encome míe en un
Martín Rodríguez Para dominar ^^,¡5 Violentamente
En ^ta villa de Salamanca no hay sino ocho vecinos y viven con mucha principio se creyó de mayores propo 'nadóles de a caballo,
necesidad y si estos indios no se re[»arten a conquistadores no se podrían de Valladolid una columna de febrero de 1547.
sustentar porque son muy pocos."(Scholes, 1936, p. 26). los cuales llegaron al pueblo de Ba g,
Sin embargo, no se
Los indios que se pedían para repartir, eran los abandonados descontento, pues, el cacique de lo esposa que los
por elchor Pacheco al pasar a manejar la encomienda de su cah, ofreció deponer su actitud si e en reg jog ¡ndios se
padre situada en el hoy Estado de Yucatán. españoles tenían prisionera. Cump 1 a e (Coaolludo, 1845,
I^s pocas encomiendas que alcanzaron algún desarrollo dentro calmaron volviendo de nuevo la tranquilidad (Logoi
de Quintana Roo, fueron las situadas en los linderos del citado Vol. I, pp. 343-44). 1 0
sta o e Yucatán, o sea, las que quedaban dentro de la Como se ve, las condiciones no eran correr del
pueblos de Tihozuco, Saban, y Bacalada, desarrollo de poblados españmes, abandonada, casi
un u u , ituc y Polyuc, en los que el dominio español pudo tiempo la región de Quintana Roo ue q ¿^dios insumisos e
ejercer mejor control sobre los nativos. en su totalidad y sin más ^p^opias tradiciones. Ya por
Tal ctmdíción de pobreza se hizo permanente debido a 1® idólatras que seguían aferrados P ^
nseguro de la región, apartada y boscosa, y sobre todo, al carácter 1588, cuando Fray Alonso Vucatán "eran un pueblo
lavantisco de sus indios. Esto último se dejó nota; desde los Península, pudo notar .^.^na Roo (a donde no se atrevió
sublevaron los pocos indios de sus encomiendas. La primotivos,
por diversos mera vez selo piadoso", en tanto que los ^ renegados; las guaridas de
^ penetrar) eran idólatras ap región de la costa e islas
hi^ron los nativos de la zona Coch-uah por secundar la rebelión estos indios eran más parece oportuno reprodu-
originada entre los Cupules en 1546 (Ancona, Ibid, Yol. II. PP- próximas. Su especial signiii
28-36 ;en esa ocasion foeron asesinados dieciocho encomenderos, eir aquí la cita correspondiente.
ntre los cpie se conto el del pueblo de Kampocolché llamado Juan
84 ios elegidos de Dios
etnografía de los mayas de Quintana Roo 85
••Hay junto a esta bahía muchas islas, y en algunas dallas indios idólatras:
y aun dicen que hay entre ellos algunos apostatas y renegados, y aún en Infortunadamente, el propósito no se llegó a realizar, pues, a poco
una dicen que hay negros de unos navios de Guinea, que por allí se de haber doblado el Cabo Catoche se interpuso en el camino un
perdieron... Junto a esta mesma bahía (de la Ascención) hay mucha tierra barco de piratas que asaltó y despojó a los expedicionarios,
ime, muy montuosa y por conquistar, y dicen los indios que corre por dejándolos luego en una playa desierta (Cogolludo, 1845 Vol. II,
ella un no caudaloso (río Hondo), y que en sus riberas de una parte y de pp. 137-42).
o ra ay muc a gente poblada por convertir y conquistar, y que tienen
Frustrada la expedición, los mayas por conquistar siguieron
^br^khi^^^ '^ comunican con los indios de las islas gozando de autonomía y practicando, como siempre, sus viejos
usos y costumbres. Inclusive los indios de Cozumel, que ya se
Poco despuM de esa visita, o sea, en 1592, el Gobierno de la consideraban catequizados, siguieron efectuando abiertamente sus
bailes y prácticas idolátricas, sin que en ello se atrwiese a
onp'"»!"f conquistador Juan de Contreras para intervenir el cura del lugar por temor de ser asesinado (Sánchez
^iéto ^ ^ expedición, se dirigiese a dichas islas con <le Aguilar, 1937, pp. 120-21).
Sen éi La enrpresa tuvo Mientras tanto, los encomenderos del distrito de Ba^ar vivhn
nútnero dé ^ t^e corto tiempo retornó trayendo gran intranquilos, temiendo siempre que los indios se alzasen.
Chancenotp ñ" fueron trasladados al pueblo de inquietud subió de punto en 1609, cuando ^ .
ÜrrS ■ '^"®'°^«dos
g de los blancos por el1904,
(Molina Solfs, caciqueYol.Don
I, p.Juan
234).Chan. alzamiento era inminente; entonces se solicito aux ® .
In atemorizada villa de Bacalar se preparo para ® ® * yg.
tierra firme^M fue P'® 9"® embargo, como no sucedió nada, se procedió a ... yy
de tal alarma, poniéndose en claro que todo se había d®b do a^
diese autorizactón ®°"'®"»'.a gestionar, desde 1595, que se le eimple rumor Jropalado por un indio pr^o en la cárcel de esa
Quintana Roo. Los tráLiT"""^'^ conquista definitiva de villa (Molina Solis, I9I0, Yol. II, pp. 13-14). .
prolonear hasta 1601 fo u ^ ^ respecto se hubieron de Para dar idea de lo que era ^r V'"Relación de!
b«e. wiTvlS"r Viene al caso reproducir aquí lo
citada autorización Ent bajo ciertas condiciones, la Rachiller Cárdenas Valencia :
tierras por conquistar condiciones se estipulaba: que las
Tekab y parte del de ChetemallT^" antiguo cacicazgo de
iguales, de las que doQ Inesen repartidas en cuatro partes administra es bien I»'"'®- „ ^ybieria de azotea y el cueipo de su
capilla principal es de cal y ^ regidores, en
empleados en la campaña Pn y otra a los soldados Iglesia, de paja... Hay en a^ baber en una
tió a erogar de su nrnnm ^ Parte, el Capitán se comprome- quienes están depositados tratando. Los
república y lugar qye no pasan de diez; "pero es
Gobierno se limitó a aportaT^ todos los gastos, pues, el encomenderos son P»®" ^^beise menoscabado tanto aquella
preparativos, la expedición se hiVn subsidio. Concluidos los menos la renta que r conquista, con tantas
Lagartos en febrero de 1602 ^ desde el puerto de Río proyncia del estad «P despoblaron y
hasta la bahía de la intención de ir costeando dSr.X,W"d-r ■"Vdéndose los indios sin quedar rastro de
Clon donde esperaba desembarcar
86 los elegidos de Dios etnografía de ios mayas de Quintana Roo 87

las dichas poblaciones... Todo se acabó y los pueblos que hoy tiene son vez más, se intentase la atracción pacífica mediante la obra de los
muy pequeños y así es el dicho lugar de Bacalar muy alcanzado y pobre.*' misioneros.
(1937, pp.9S96) ^ ^^ Para efectuar este nuevo ensayo fueron escogidos los religiosos
Precisamente por el tiempo en que se escribía lo anterior, franciscanos Fr. Bartolomé de Fuensalida, Fr. Juan de Estrada,
aumentaron los infortunios de esa apartada región, pues, los pocos Pr. Bartolomé de Becerril y Fr. Marü'n Tejero, quienes, además de
indios de sus encomiendas se alzaron al fin, quemando sus su experiencia en estos asuntos, hablaban con soltura el idioma de
pueblos, Iglesias e imágenes, para luego dispersarse por los montes los mayas (Cogolludo, pp. 502-3). Llegados a Bacalar en mayo de
a s^ir su vida de antiguo paganismo. El mismo Cárdenas 1541, se resolvió que el P. Fuensalida y Fr. Juan de Estrada
Valencia nos informa que, en realidad, la región había recibido saliesen para el sur hacia el lejano poblado de Tipu, que el P.
los misioneros. Lo poco que en este sentido se Becerril fuese hacia los pueblos de la costa y que el P. Tejero se
había hecho entre ellos, había estado a cargo de uno o dos quedase en la propia villa de Bacalar. Distribuidos de tal modo,
Melotes establecidos en la vUla de Bacalar, los cuales fueron las comenzaron su labor de acercamiento y persuasión enmedio de
•múltiples sufrimientos y dificultades, pues, los indios procuraban
los PoeWos causarles perjuicios o escapar de ellos. Esta hosti i a se izo
Ma «®'os,í"S"'^ectos estaban desperdigados en todavía mayor entre los indios de Tipú, los cuales expulsaron a los
cZoUul Tr"" ^ '«S"ss de Bacalar. frailes luego de hacerles sufrir cruel escarnio y agresión. Los otros
Oi>í>, se
ltó?2oÍr" tocupa de ese episodio en los términos que siguen:
escrita por padres tuvieron mejor suerte, dado que, al ca o e
Cehaké y reducir
lograron a algunos
Zulá; este indios
último en y repoblar
una isla os pue os e oi , f
así llamada.
huyéndose^mnl!«'á"^ ^ seis comenzaron a conmoverse aquellos indios Estos buenos resultados que los frailes
®e vieron de pronto destruidos por la presencia
1'"=
treinta v ñ^evr"Sgs™" «iel todo la obediencia
"-s <1-M son los más
"'"''""on'íoahasta que ¿I año de 'o® piratas. Ya sabemos que ellos fueron los ^i
1^.,
apostatando miserablemente de nuestra santa fó Dios y al rey V
i-r i • 'á\
laque
expedición
nii ya desde
de Argüelles
I I mediados
enciMn
1602;
!• j del siglo
ademas, espeninsular
anterior habían
^
(Pérez
hecho sentir su
vómito dp laa .vt^i .
' I . santa le católica, volvieron al
las imágenes vauem"^^l '"'"1^'^"^® antepasados, ultrajando amenaza en algunos lugares de P
d3rSr k" "TP'""" Divina consagrados, y Martínez
inez, 1937
/,L
pp. i17-8).
; En la ocasion que apresando
Cehaké, ahora nos ocupa,
ademaslos
al
1845,Vol. II, p. 500) ® s los montes retirados". (Cogolludo. PU-atas saquearon los pu®blo^ { noviembre de 1642,
P. Tej,
.ero y a otro español. Mas ade a ,p
S piratas al mana „-^ntraron en las casas y en la iglesia.
dando origen ^°"®'®"iación en Mérida, Bapalar robándose cuanto enco ♦ j*
los fraUes y no a los sSos'para acordaran recurrir a E®tos Llír
asaltos, Se
que hubieron de repetirse posteriormente,
aue aún residían dieronlo
en Bacalar,
razón se envió enmn aplacar a esos indios. Por tal ¡ígar a que los pocos ^p^^^-há, pueblo de indios
^eroa Zn'no nh^rr™ Ambrosio de «lujaran abandonado para pa^rse a raen P
rechazado por l'os indios!'Vnte^sta"aSd" ^ situado hacia el interior (Cogolludo Ibid. pp. 533-35)
Dor las armae 1r u 1
por las armas, pero el Gobernador sp se trato de someterlos .
opuso, sugiriendo que, una
Los piratas, por su parte, supieron aprovechar este abandono
lA

iS

88 los elegidos de Dios etnografía de los moras de Quintana Roo 89

estableciendo sus guaridas en la parte de la costa que, más tarde, notar la invariable persistencia de su anhelo autonomista. De esto
llegó a formar la colonia inglesa de Belice. La forma en que ésta dieron nueva prueba los indios de Chichanha (ubicado en a
logró establecerse allí es narrada por Bancroft (1883, p. 624) del esquina suroeste de Quintana Roo) al descubrírseles que
modo que sigue: ban un complot para eliminar a los blancos el día e
septiembre de 1695; en esa fecha esperaban mat^ al cura, a los
En la s^unda mitad del siglo XVII, esa porción de Yucatán que bordea pocos españoles que allí residían y a todos los nativos que a lan
la bahía de Honduras, fué abandonada por los españoles, debido a las demostrado alguna fidelidad a los extranjeros. El escu rimien o
depredaciones que indios y piratas hacían en la villa de Bacalar. Esta oportuno de la conspiración permitió aprehender a sus organiM
condición de abandono y aislamiento, unido a lo unfractuoso de los res, de los que el principal fue ejecutado en la pl^ del mism
contornos y a los inumerables bajos y arrecifes de la costa hicieron la
reglón especialmente adaptada para refugio de los bucaneros. Uno de pueblo (MoLa Solís 1910 Vol. II pp 349-50). El desconten^
estos e nombre Peter Wallace, escocés, desembarcó allí acompañado de sin embargo, subsistió, y no pudo evitarse que "techos .nd.c«
unos ochenta seguidores, precisamente en la entrada del río Belize, v abandonaran el lugar diseminándose por os mon
estableció en sus bancos unas pocas casas, las cuales circumbaló mediante
una rustica palizada. A este lugar y, también, al río, se le dió el nombre
«tuvieron viviendo hasta pñncip^ e o^
e citado Bucanero, ampliándose mas adelante a toda la r^ión. Para los
^pano es este territorio fué designado de varias maneras: Walis, Balis y
:r„°;ríír4r6'*i,.
w^ix, las cuales fueron finalmente convertidas en el nombre actual de de ellos. „ -i citado gobernante envió otras
Behce o Behze. Por ese mismo tiem^ e^ S ^ ¡os
expediciones a la región de Be g^ito y por
piratas continuaron ejerciendo su atrevida piratas que allí se refugiaban; la p amenaza (Molina
finieron a aumentar las dificultades que ya algún tiempo la península estuvo libre de tal amenaza
Solís, 1913, Vol. III, PP- 9-10) , algunos años, pues.
Fstadn ^ para colonizar la región que ahora forma el Esta ausencia de piratas solo u Rahía de la Ascención;
SosÍpI del interior, bastante en 1732, desembarcaron de nuevo en^^ ^
iS Lí r'i' ® de tales aventureros: así, en atravesaron toda la región de Q . ^^n Yucatán, los cuales
gente en la A del. ulícendónTT"' desembarcaron con su pueblos de Tela y Chunhuhub, i ^ Tihozuco, pero ya el
ascención y, atravesando como cincuenta asaltaron y robaron; ® ]D. Antonio de Figueroa se
donde lograron ^n°Tuen''^W°" n*" Tiho^co, Gobernador de la
Jos pudo impedir, env'«"do
.dios una fuerte expedición que
jig^a (Molina Solís,
Tixcacalcupul y, sin duda hubí*" n a continuaron haca
Valladolid, de no haber sido ñor 1^"!,^ a ó los batió con buen éxito h mencionado gobernante la
de ellos al creer erróneamente Ibid. p. 184). Este J^;„,onte con tal amenaza, destruyén-
brigada
Krifra/to de
Ao soldados
erwiri A (Molina
/\/t 1- Solís, 1910, Vol. aII batirlos
acercaba pp 317-18)-
fuerte posibilidad de acabar deíin organizó un batallón en
Como es de suponerse ya con estas audaces incursionerde piratas, ..»p"»'* "■s, a™ -I- >""• 1 "i'
la parte oriental de la Península resi.lt/ P'" , el que hubieron de py F infantes, estuvieron
establecimiento
Por lo que sederefiere
poblados
a losimporíTS
mayas de esa '
región, es de ^hacerse rjwlí pTSpSi» ri •"I"-
90 los elegidos de Dios etnografin de los mayos de Quintana Roo 91
mente por ambas fuerzas el 21 de febrero de 1733, fue de efecto estimular su desarrollo que había realizado el Mariscal de
arrobador, pues, los piratas fueron hechos prisioneros casi en su Figueroa. La imagen que de ese lugar nos dejó el Teniente Ccwk
totalidad, sus barcos echados a pique y sus casas y fortificaciones que pasó por allí en 1765, no puede ser más desoladora, dice asi.
destruidas e incendiadas (Molina Solís, Ibid. pp. 184-86- Eligió
Ancona, 1878, Vol. II, pp. 416-21). "Bacalar es un pueblo pequeño, pobre, aislado, de chozas mal constru
Alcanzado su propósito, el Mariscal de Figueroa se retiró con su Has, con estacas de palmeras enclavadas en el suelo.erabarradas con tierra
gente a la villa de Bacalar, la que, desde luego, se dedicó a y cubiertas con las hojas; donde no hay más de centenar hab.tant^
reconstrinr y ejar poblada con nuevos eolonos recién llegados de entre españoles e indios, siendo los primeros en su mayor
las Islas Cananas; la dotó, también de una buena fortaleza militar He la Guardia Nacional de la pmvincia. No "I"® "t
y, ademas, proeuro apaciguar a los indios de esa comarca que mas que su situación, que es en extremo agradable
cumbre de un cerm; p¿r el lado norte el lago
nuevo el pueblo de Chicbanbá que babíaEnquedado
tal ocasión
casiseabandona-
pobló de agradable pempectivia una distancia conven.ente en la onlla opuesta.
(1936. p, 9).
_ 1# 'o tríete In condición de cs3 vills.
Como se ve, no podta ser mas t extensión,
apoderar'de^ReP^' P'ra'as ingleses se volvieron a además, los montes que la circun ® g^igiía pueblo
eobierno de I 'í procuró hostilizarlos por el estaban prácticamente « conducía de Bacalar a
Srde tí, r ''e '"gar. P<"-
N jTmaica E,r autoridades inglesas de
al corte del n I j™"'. a""'ándose más seguros, pudieron dedicarse
alguno en todo el trayecto de J* legu q
Chunhuhub; lo único que se encentra ®
cobertizos de palma, ^-'^^-<1°®
^
camino eran unos
leguas, J
J S Sa de tí Tr '-•^a Lna y, también, a
^ ejerciendo, de vJ^n
es de mencionare I
7'? siguieron
'sus fechorías de piratas. Entre éstas,
para alivio de los pocos vtajeros que pas
En esta forma hubo de transcurrir e
r ^ si„ que
alcanzar mejoría
cando en íá deTa^Ásc"'""" desembar- 'a vasta superficie de Quintana ® ,^j„,¡entos que tuvieron
sobre pueblos de españoles- e^T' P"*" ®°''P''®®f alguna. Por otra parte,"
los bTme„eionar por su relación
dado que fueron batiH '• ^^nibargo. Ies salió mal, 'ugar durante ese periodo y q expediciones punitivas
con nuestro propósito, fueron as Península. Sobre este
gobierno,Solís,
(Molina aprisionando TiiTeTir^""^"'/fueron luegofueras
íbid. p. 224) del
ahorcados enviadas a Belice por el g"'"®"'" jieiones de los ingleses allí
punto, es de advertirse, que 'a relaciones de
establecidos estuvieron jg „,odo que, cuando estas se
Belice, hasta el año dTl763°en''^"*'° legalmente las tierras de fmistad entre España e Ingla e ' Yucatán que suspendie-
Inglaterra, se les concedió el de^repl,'"'Ii «""'e España e interrumpían, se ordenaba a expulsándolos de la zona
dedicarse a la explotación del nato f b^^darse en ellas para Se la concesión otorgada a España. La última de tales
ingleses de Belice pudieron comerd entonces, ¡os independiente del dominé entonces Gobernador y
pueblos vecinos expediciones fue la 1798 En esa ocasión, las fuerzas
Mientras tantodellasur de de
villa la Península
Bacalar h,K.-amistosamente
j. con los Mariscal D. Artui^ O J g jg^otadas y obligadas a volver-
estado de pobreza y abandono, a Ppesar de í*" k "ü""»
ar de las obras destinadas a
españolas fueron desastrosan
f—

92 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 93

se a Yucatán luego de sufrir fuertes pérdidas (Eligió Ancona, construcción, entre ellas tres de dos pisos, ricos y bien surtidos
Ibid. pp. 502-7). Desde entonces, los antiguos piratas comenzaron almacenes, una hermosa iglesia, aduana marítima y un comercio
a considerarse dueños de Belice por derechos de conquista. El de exportación admirable de maderas al establecimiento británico
punto de vista de las autoridades inglesas al respecto, es expresado de Belice". Pertenecían, ademas, a esta villa, que era cabecera del
por un miembro de las mismas que estaba en funciones en 1861, partido de su nombre, 2 pueblos, 31 rancherías y 3 haciendas, con
al decir que: una población total de 7,601 habitantes (Molina Solís, 1921, Vol.
l p. 295). Falta añadir que toda esta prosperidad se vino a lograr,
"memorable (1798) hemos conservado la posesión de precisamente, cuando el dominio español había dejado de existir
en la Península, de acuerdo con el plan de independencia
^uoaTn. ÍS.o'""' » mas del lítuio de proclamado en 1821. ,,
r el fuerte Joige en una isleta del
Lvado a la realidad del hecho. En 1862, el poblado fue Por otra parte, fuera del distrito de Bacalar y de los pueblos
aduanal» f"®™" uholidos los derechos colindantes con el actual Estado de Yucatán, todo el resto de
BrSs Z y ucualmenle Honduras Quintana Roo permaneció al margen de la civ X
avudildo no?
oficiales yv^e
de ncuatro
"i particulares." (Rogers.compuesto
'■^"'utivo,
pee un Gobernador.
1938, pp.de9-10).
cinco miembros
poblado por indios insumisos al dominio de los blancos. El
aislamiento de dicha región, unido a las practicas rebgiosas que
todavía se efectuaban en los templos de Tulum,
colonos de ^ mejor establecidos en su terreno, los
amias poblaciones un r ® ""oase entae
BtuT "'¡ss
\ tcphens, ii\"¿t.ioti.
1843, Vol. II, p- ' • • • j .!»«»"
iftd.7 dio lucsr fl
Roo, cuando la Guerra de Castas, iniciada c^DÍtulo de la
tiempo este k- intercambio comercial. Con el
villa de Bacalar fueTalíendo^V intensificarse de modo tal, que la que sus bosques sirviesen de escenario a un nuevo capitulo
historia maya.
de otras partes de la PenínsuU ^ poblador^
se incluían la caoba en tro» ' t que exportaba
sandías, melones, cabras, pueLf fi S®"'"®®'
artículos procedían del interior Hp muchos de estos
Bacalar por indios originarios de Tekax'"peto '
del actual Estado de Yucatán lo, »? l V - ^ ° poblaciones
atraídos por
ñor los buenos
hiionnc precios
• quenales
allí hacían
se pagaban L caminata
tan larga importa
ción, por otra parte, consistía de mantas y teS diverst Z por
entrar de contrabando muchas veces i j- adversas que, p
bajos entre los indios. De este mod^ la WlirdeTacalar a
adquirir importancia extraordinaria, y ya ñor ,.1 - A IfWó
contaba, segtín Acevedo (1846, p,^ 3^^ r ta!e^
y tres casas de mampostena y azoteas de sólida "y hermosa
III

LA GUERRA DE CASTAS Y EL AISLAMIENTO


DE QUINTANA ROO.

Antecedentes.
Se ha dado el nombre de "Guerra de C^tas" en la historia
peninsular, a la sangrienta insurrección indígena <|ue es ^
1847. Las causas de esa tremenda conmoción soaal «lu™
varios años y que llegó a extenderse a toda la ^
atribuidas a los rencores incubados en los mayas ® j
centurias de pesada servidumbre y,
especiales que dieron a éstos la oportunidad ^e
aprovechar en su favor 'e® c"i5>''e¡ pro^sito ostensibk
(Eligió Ancona, 1889, Vol. IV, pp- 5- )• P ^on los
de los insurrectos era recobrar su g„
extranjeros de toda la Pe"'"®"'®- Ouintana Roo con la parte
'os linderos del actual Estado de „u„iciones y demás
sureste del Estado de Yucatán, 1 ^j'¡lasamente de Belice.
pertrechos de guerra fueron imp^ insurrección.
Como es de suponerse, las primer
que estalló el 30 de Ichmut Sacalaca y
próximos a su foco, es decir, T p » Jestruídos y quemados. El
otros, los cuales no tardaron en ser implacable
fe..."¡M..™'".«-lí .... I.
tomarse en cuenta rebelde se vieron obligados
**iagnitud y ferocidad del movimiento rebel ,
95
96 los elegidos de Dios etnografio de los moyos de Quintono Roo 97
a abandonar sus pueblos para buscar refugio en la ciudad de organización, toda la zona que quedase hacia el oriente de una
Merida. El empuje de los indios era de tal modo incontenible (pje, línea recta trazada desde Bacalar hasta el Golfo de México, o sea,
en mayo del año siguiente ya los blancos estaban casi perdidos. La casi la misma superficie de lo que ahora constituye el Estado de
situación entonces reinante, según el historiador Serapio Baqueiro Quintana Roo (Molina Solís, 1927, Vol. II, p. 207; Carlos R.
(1878, Vol. I, pp. 442-43), es descrita del modo que sigue: Menéndez, 1939, pp. 21-6). Desechada esta pretensión, la lucha
prosiguió con gran rencor y graves pérdidas por ambas partes. Ya
Más de doscientos cincuenta pueblos con sus respectivas demarcaciones para 1850 los indios se hallaban bastante cansados y casi
a an ar i o. Las tropas habían marchado en retroceso hasta las puertas convencidos del fracaso de su esfuerzo. Parecía que la paz
nusmas e a ciudad (de Mérida). Los bárbaros levantaron su bandera
^terminadora en las dos terceras partes del país. El comercio, la comenzaba a aproximarse. Las cosas, sin embaigo, tom^on otro
in ustna y a agricultura, todo había acabado. Después de la pérdida de nimbo por obra de un milagro que vino a revivir la confianza de
izamal, cuya noticia se recibía al mismo tiempo que la de haber los insurrectos.
sucumbido también Bacalar, no le quedaba a Yucatán más que la Capital,
^nos pueblos de la costa y los del camino re;.! de Campeche. Todo lo
demás era de los indios." ^ Fundación de Chati Santa Cru^
En tan críticos momentos, los blancos, haciendo un supremo Fue un hecho de apariencia " a la
es erzo, reorgani^ron sus fuerzas y se dispusieron al contra- 1850, el que dio nuevo impulso caobo que crecía
® enemigo.
unfal reacción Esta decisión
del Gobierno, el cual marcó
comenzóel aprincipio de una
recobrar algunos niisma. Sucedió que, grabada en e tronc
^ la orilla de un manantial, j u palabra. Entre otras
r.K Contribuyó, en parte, a este buen éxito el <1. e.,.b. d«.d. dd don* p.,
buen niím ^ miciado la estación de lluvias, lo cual inclinó a expresiones, la crucecita decía s ^ „ para aconsejar y
iTfhI™ f a dejar las armas para irse a sembrar la orden del Padre había bajado a blancos. A este
protegerlos debidamente en su uc a todos sus combates
respecto, les aseguraba que estaría P*^®® £|lenguaje de la cruz
recibir• del
j^i ^exterior,
, • especi^mente
auxilio que,
delpoco después,
Gobierno empezaron
mexicano que lesa para evitar que fuesen heridos por as^^^ gegún el texto de una
remitió armas y dinero. De este modo, se pudo combatir con era, a la vez, autoritario y persuas ^ depositario de los
eficacia a los remides y obligarlos a retroceder hasta las zonas exhortación escrita que obtuvimos ^ amigo
menos pobladas. Es asi como las selvas de Quintana Roo se fueron papeles sagrados de la ® gj texto citado asienta;
poblando de indios sublevados que encontraban allí terreno nuestro; en la parte que nos inte
propicio p^a asentar sus campamentos. Con el paso del tiempo, la ., ..risüanos, yo ordeno a todos, pequeños y
situación de estos indios se fue haciendo cada v¿ más precaria, no "Así, pues, mis queridos ¿ ¿¡^ y gl año de que se levanten
optante lo cual persistían en su bélica actitud a Lar de las grandes, que sepan S"® . y^ncos de nuevo... Ordeno para que lo
ofertas de paz que les hacía el Gobierno. La esperanza de recobrar mis indios nacidos,
tengan presente en su co
y en su ánimo, que por más que oigan y
^ ocurrirá
su autonomía era punto que no querían perder; para esto, ofrecían vean el fuego de los entren a la pelea mis
deponer las armas si se les concedía, para su propio gobierno y ningún daño, porque ya
98 los elegidos de Dios etnograjía de los mayas de Quintana Roo 99
indios nacidos contra los blancos, de nuevo, como cuando se peleó importancia en toda la península y, aún, ñiera de ella, que se
antiguamente; porque habéis de saber ¡Oh pueblos cristianos! que yo
estare siempre con vosotros a todas horas; yo seré siempre el que vaya a la habían construido calzadas que atravesaban la tierra para terminar
en Polé, frente a Cozumel, de donde pasaban los peregrinos a la
ocurra ningún daño, mis queridos indios." Isla con objeto de consultar su oráculo. Según Cogolludo (1954,
Vol. I, p.547):
De este modo, la rebelión comenzó a tener un motivo sagrado,
''Estas calzadas eran, como caminos reales, que guiaban sin recelo de
tal J^rSa"Bárrela mestóVde ^ "" perderse en ellos, para que llegasen a Cozumel al cumplimiento de sus
promesas, a las ofrendas de sus sacrificios, a pedir el remedio de sus
había desertado 1' causas ignoradas,
Sel m!it reí I. d 7°' ^' bando de los indios. necesidades, v a la errada adoración de sus dioses fingidos.
£ setlS df M había recurrido a También existían ídolos de esta clase en la Isla de Haití.
parerri cier" SiTd'd
1889, Vol. IV, pp. 304-5^ f""""
-6^"
(E'igio Ancona, <Iescubrir el secreto, los españoles rompieron uno de e os cuan o
respuestas y conseios oiie I encargado de dar las hablaba, con lo cual pusieron en difícil situación al apena o
crucecita. El efecto de » <^r^yentes atribuían a la propia sacerdote encargado de dar las respuestas.
mente de TostdL7 modo en la Consumada la Conquista, no faltaron indios que ^
«vivir, a su modo, la artimaña que diera tanto ~hre^sJ
adoración el obscuro' P*?"'" *I"edó convertido en lugar de
nuevo ídolo. Fue así e^"" ^ ^ donde babía aparecido el oráculo de Cozumel. Así, en 1597, se logro 9^
Santa Cruz) la nohlpe^^ originó Chan Santa Cruz (Pequeña indios de Sotuta solían acudir, durante la "oc o, a ^j
convertirse en la Capital tiempo, llegaría a
André. Ctí.„„ d «bj... d. ln»«í.r d í.»
P agrada de los indios sublevados. rólo 8. podía percib. la vo^ seleccionado, que
del truco, se valía de un much ^
El culto de la cruz parlante. procur^a ocultar; de manera entonces, lo
techo. Descubierto su íCogolludo, 1868, Vol. II, pp.
castigaron con la pena de muerte ( g
de este culto 83-4). ,
experiencia religiosa de los ° nueva en la Por último, también los mayas de Tay^7°y7V £
prehispánica habían tenido
reputación. Entre éstos viene al P^*^ ®® *1"® guiaron de gran parlante, el cual, jescúbir que no babía
excepcional, el mte existió en la Ícl7° "'«"cmnar, por su fama destrozado a palos por los mismos entrasen a
Gomara, el ídolo citado era i S®gú" López de podido cumplir su palabra de impedir que los espano
barro y dispuesto de modo grande, hueco, hecho de ®o isla en 1697. „„npr<ie la predisposición en
secretamente el sacerdote encargaV meterse Por todo lo anterior, ya es ® ®"P ^ recibir con
creyentes pedían a la divinidad n ^ respuestas que los que se hallaban los "^V^reulío que habría de revivir
p. 45). De tan sencilla manta ''f Vol. I- gran fervor, el advenimiento e un fondo de sus viejas
' ^ culto llegó a ser de tanta prácticas e ideas religiosas arraigadas en ei lo j
100 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 101
tradiciones. De modo que, con esto en su favor, la creencia de la Diaz de la Vega; el párrafo en que se refiere al citado truco es el
cruz pelante pudo difundirse rápidamente y servir de apoyo a la ípie sigue:
población de creyentes que se fue formando en torno del caobo
milagroso. "En un galerón obscuro que les servia de iglesia, había en un extremo de
él, un aliar al que nadie se podía llegar más que el encarado de las
nr<w!i
pro^so destruirla de parte, al tenerPara
inmediato. noticia
esto,de seesaorganizó
población,una
se cruces. Encima del aliar se bailaban estas validas de hipil y fustán;
detrás del citado altar bahía una excavación en la que ataba coloado un
campamento de Kampocoiché, pudo barril que servía como de toma voz, dándole a a voz un ®
cavernoso. Todo ato se hallaba muy oculto a la
del 2"de ma^drifiS^T asalto el lugar en la madrugada hallaban en el cuetpo de la iglesia; dentm de la
no así el ventnl m l' ocasión. Barrera pudo escapar, encargado de babIaT lo que Barrera ^ería_^que
zos íSersóf R '"í"® «defendiéndose a macheta- Ignorante de ^ e^dos, dinei» y cuanto quería,
Tr^?!:, V®'- "• P- 390). logrado su trajesen en oblación maíz, gallinas,^ ce a,
pues la cruces hablaban sin cesar...
prudente'quédame
blancos.
^ campamentos por no creer
alejado de los pueblos de
Otra innovación- que se instauró más tarde fue la^
cruces de la capacidad de dictar cart^ en as que
los indU'^rercupIroni iT"*^" alejarse la amenaza de las tropas,
de la cruz narl;)nt P ^ reinstalaron nuevamente el culto de esta innovación fue un tal Juan elegido para
el siXÍr J®--® ®"'.®"®®a, a falta del ventrílocuo Nahuat, temperamento místico que se hacía P®®" r®® ®y^^ cartas
misterioso. El pri^er^^'^"^
una obscura iglesia de n^r
haciéndolo más solemne y
respecto fue erigir
pasar al papel lo que dictaban las ®™®®®;;'/^„"3^et??debían
eran enviadas a los pueblos para ®®'""" j que el citado Fue
madera, vestidas de h ^ pusieron tres cruces de someterse a la voluntad de las emees y, ¿cuitad de entrar al
la palabrrilwS ^ botadas, además, del don de había sido nombrado Ministro de e y Querubines. Las
crucecita. El altar de eot ®"®"ciadas como "hijas" de la primera cielo para conversar con Dios y sus seguido
un recinto especial al ou^^ cruces quedó situado dentro de cartas estaban ®'g°" ^ Baqueiro, 1879, Vol. II, p.
«.ta»,. pcSü. T*'",''' ci»™" -I de tres crucecitas simbólicas ( « ser considerado como el
del truco consistió en la forma P^® ingeniosa 391). Con el tiempo este personaje S (gg nombres
sonido imponente y sobrenatural- ^ ® '® ^®^ *'® ®™®®® mismo Jesucristo, debido a que, e cristianos", "Yo, Nuestro
dispuesto de cierto modo en i' ®®'®' ®® ^pcovechó un barril de "Hijo de Dios", "Creador de los Cristia
hueca, y el cual fue usado como l^stenor del altar que era Señor Jesucristo" o "La Santa ruz . destruir el
se metía en él para hablar a lo,^ '®P®'"lante por el sacerdote que No obstante el «""Pf®pF"^Sara'cruz, emprendiendo expedí-
santuario mencionado de Lhan «cunarlo y a renovar sus
"Memorias" de D. Felipe j. ^® «im'está basado en 1^ Clones hasta él, los mdios ™ ^ míe cada vez surgían de
Yucatán, septiembre 9 de 19281 m . davala (Diario de prácticas en torno de las cruces milagros^^
en febrero de 1852, como oficial
uncial de las tropas® del Gral. Rómulo nuevo diciéndose descender directamente
102 los elegidos de Dios einogrn/ia de ios moras de Quintana Roo 103

aprovechando la creciente devoción de los nativos, por un oratorio Como se ve, el espectáculo no podía ser más impresionante ni
de mampostena, al cual se le dio el nombre de Balam-Ná, que es niás eficaz para el logro de sus propósitos. Desde entonces, el culto
como decir "Casa de los Jefes o de los Sacerdotes". Al cabo de de la Cruz Parlante quedó convertido en el eje de la vida religiosa
a gún tiempo^ o sea, en 1860, se acordo construir una iglesia de de los mayas de Chan Santa Cruz.
mayores proporciones a base de cal y canto. Con este'fin, todos ios
pobladores quedaron obligados a prestar sus servicios gratuitamen
te, so pena e ser azotados y engrillados en caso de negarse; este ^os nuevos cacicazgos de
dato nos fue proporcionado directamente por Pedro Pascual Quintana Roo.
arrera, nieto del creador de la Cruz Parlante y, entonces, Nohoch
rata o Gran Sacerdote del Cacicazgo de X-Cacal. El edificio así
Con el paso de los años, la región de de
rw's costado oriente de la plaza de abandonar a los mayas sublevados, por ^ todas
sumamo^nl ^ actualmente Carrillo Puerto; sus paredes son ■r a batirlos hasta sus madrigueras dond consolidar su
20 de annh ^oximadamente,35 metros de largo, las ventajas. Debido a ello, los indios P"'í'fJ?X^'®'para
Stre^í ^ ^ "«6° -'Chinar (le faltan situación en esos lejanos sitios, desde os cu pacíficos
de domtnL f PC™i'e suponer el grado emprender ataques sorpresivos y argüían obteniendo
pueblos de Yucatán. Sus pertrechos -iQtar los terrenos que
<le Belice, a cambio de concesiones para explotar los
suntui^s TTrrf' templo, las ceremonias se hicieron todavía más ya consideraban como suyos. ^
TlSo deT"'"^ oocnta con el Por otra parte, desde que empeoren a^ ^ ^
Superintendente"h ingleses que, comisionados por el ahora constituye el Estado de \ saber: el de Chan
Santa Cruz en 1861^ -Oportunidad de visitar Chan existencia de tres grupos o Estos dos últimos,
fascinantrculto S tal ocasló'"'"
la sesión tuvo lugar en la ''T"!"
^ Santa Cruz, el de Ixkanhá y el de je Campeche,
lineados en los linderos con el ® g la obediencia del
indios los condufltasta el tí!r •. desistieron, al fin, de la lucha y -endientes se llevaron a
suavemente. Llegados frente af l/^'' creyentes que rezaba Gobierno en 1853. Los trámites cor P
sin que pudieserdTstS electo a petición de los entre los representari^
obscuridad. En estas con^cionef^I completa Convenio firmado en la cuidad gjg documento quMO
su relato que: oficiales citados agregan en del Gobierno citado y los de^ os i , quedasen sujetos a os
La suave música con cantn mío u » •
estipulada como condición bastea 1 ¿gmás condiciones
edificio, cesó en este momento v fu? esparcía por el •nandatos de las autoridades pe"'"®"'® Gregorio Cantón quien fue
prolongado semejante a un tnieño enTa ■ c-"" '' están contenidas en el Informe e incluye como Apéndice en
en meL del siieicio que lo ató Te ®1 representante del Gobierno 7^ jy^ pp 43442). ste
surgir
32)
de en medio deLre hSdren'^HM 1"® P?ífo?
naorando en dialecto maya."(Rogers, 10-38,
1® obra de Eligió Ancona g jos indios de Chan
®euerdo con el Gobierno dio motivo para qu
104 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 105

Santa Cnu los declarasen traidores y se convirtiesen en sus más iniciaban diariamente a las 4 de la mañana con una misa; horas
encarnizados enemigos. después se repetía ésta y, por la noche se realizaban rosarios o
Desde entonces, los mayas de Quintana Roo quedaron divididos novenas. Aparte de esto, había sesiones especiales en la que la
en dos Acciones que se conocieron con los nombres da "Indios cruz expresaba sus órdenes o anunciaba sus profecías. Salvo esto
S^vados Pacíficos e "Indios Sublevados Bravos" (Sapper, último que estaba a cargo de los altos jerarcas, las demás
S''h? 7 ° procuraron manlenLe ceremonias eran dirigidas por especialistas de carácter retraído y
- 'J y ^«"■•gani^ar su vida de acuerdo temperamento religioso a los que se daba el título de Maestros",
hechos yV
hech™ jwr el peso de la tradición. Laspor
notas oue ofrecemos
el desarrollo de losa quienes tenían ciertos conocimientos de las oraciones y de las
formas del ritual católico.
Otro aspecto importante de este culto a la cruz, fue la
institución de un sistema de vigilancia que tuviese a su cargo la
custodia del Santuario y, también la protección del grupo en caso
de ataques sorpresivos de parte de las tropas gubernamentales.
El cacicazgo de Chan Santa Cruz. Esta institución recibió el nombre de "La Guardia del Santo y
para desempeñarla se nombraron grupos o escuadrones de a lóU
hombres armados, los cuales habrían de turnarse cada 15 días en
\ dían desife h Sníde'fiacal ""1"''"'°® ®f® g™PO. compren- ese servicio
Por otra parte, debido al estado de guerra en que «e mamema
, '
ai norte GueS? I ™'nas de Tulum
PueM^sJ^Í u®". " Chan Santa Cruz, el eate grupo, habían adoptado una "'•g»n'®®!='°" adaten
poblaciól^ta z^a l — ""'"«'o dé su «^os los hombres casados o ^ "Compañías" o
que, en los primeros - .""Portante, pues, se ha calculado "Migados a pertenecer a una de las "Compañía"
cue^s de milicia que ® ®'® ^ados militares que
«taba dirigida por un grupo de jefes c g
variaban desde Cabo hasta Comandante^ „°i„cipal de la Cruz
«taba, como jerarca mayor, el mims ^^aización política y
Parlante. En general, puede ^^ía existe entre los
f"0'al era prácticamente igual a q „f:pre la segunda parte
hacia las cosas H#» la ml« • iri i orientación mística '"dios del Cacicazgo de X-Cacal al que se refiere la seg P
de este volumen. w=.rca Mayor de todo el grupo, era
hacer sin la voluntad de ¡a cruz milaero^ actividad, nada se podía La autoridad del cacique o Jerarca May • ¡j ¡os y se
las mejoras materiales que había de har' 1 indicaba «asi absoluta; gozaba, "demás, de gran ¿ n,orir^ Je
que debían pagarse; el trato que coresn contribuciones daba el título de "Gobernador . Se e^ p
guerra; los poblados que debíln asaltare^fa^ ^ prisioneros de ®ticediese el Jefe inmediato de mayor p «yes, en ocasiones,
^ «j dc-ü-xirr í sí« ^)- Esto, sin embargo, no
Ocurrían trifulcas sangrientas entre j
g^agresivos que aspiraban
106 t'lepUlos df Dios etnografta do los maros de Quintana Roo 107
al poder. Así, en 1885, ascendió a "Gobernador", mediante un
"Por los manuscritos tomados en Tulum, se comprende que todos los
golpe de Estado, el jefe llamado Aniceto DzuJ; en la trifulca indios sublevados están sabalternados a esa mujer, que llaman Santa
murieron los siguientes individuos: el entonces "Gobernador" Patrona" o "Reina" y no es aventurado presumir que, teniendo ella
Crescencio Poot, sus "Generales" más allegados y 67 miembros mucho menos poder que de los de Chan Santa Cniz, mantiene o perpetúa
de la tropa (Diario de Yucatán, febrero 16 de 1936) Poco la farsa de rendirle una especie de culto, ya sea para sostener el pr^tigio
después de ascender al poder, el nuevo "Gobernador" perdió un de su ridicula idolatría, siendo ella la que aparece interpretando la
OJO por lo que, sospechando que cierta familia lo hubiese voluntad de las cruces que hacen creer que hablan, ya para explotar ^r
hechizado, la mando asesinar en el acto (Miller, 1889, p. 27) aquel medio el prestigio o Influencia de ella en esa
centro princip/de los bárbaros". ("Diano de Yucalan , Abnl 28 de
1935).
la vida disoluta. Sus banquetes y borracheras eran frecuentes y
duraban vanos días (Rogers, 1938, p. 33) Al igual que en la época prehispánica era
en cuando, se organizacen peregrinaciones
conkptlalt' T"? Castigados de tres maneras: de uno en uno los diversos santuarios d® '® .^ruz Parlante^
Tcon la de tar atadas a los pies Respecto a esas per^rinaciones antiguas, an a
mismoi ea36»o, empleando los XXVII, p. 190), que escribió en 1566, informa que:
blancos (García rGarcír"l8^ D °
de muert#» nara ri i f ' Existía, además, la pena "Y que lenían a CuzmI.
hecbicen'a ^esin^i "mayores, entre los que se contaban los de veneración como nosotros a las «impnte a la de Cuzmil, como
Gann (1918 rCt ^ Sobre esto último, ivan a visitar y a ofrecer don« siempre enviaban sus
Sia c ada i,P; f - ^ indios que sufrieron la nosotros a lugares santos, y y ^ j también en templos
geñLttÍña s ' de
Lche,rz!>T norSs"" -'a™ autor, la pena era ejecutada a
dormida o dLuidada" ® ""^""'^a la víctima estaba a,.n s.» C»
excelencia. Sus fiestas religiosas c fiestas eran las cpie
dio^lugt!-Táue''surei¿"'^ Parlante como medio de control social,
dio tugar a que surgiesen cruces parlantes en diversas reaiones del
cacicazgo. Fue asi como se originaron los santuarTord?Chancah multitud de creyentes. La® . diciembre en honor de la
aiguen: la que se efectuaba el 8 de 3 3,
Chunpom, San Antonio Muyil y Tulum; este último esubísitui "Concepción de María" y a ® . yg^eg Je junio y 1<» días
como a una legua de la playa donde están 1^ !i mayo... También celebraban el P" Jg^ngijeradas como fiestas
nombre. Precisamente en este saninar- i i de Semana Santa. Las dos P"""®' j borracheras, banquetes y
D I 4. llego
Parlante II 'a estar maneiado n^..
^ütusrio
. g1 .culto
, dp la ruz
Racionales y daban lugar a g Durante su celebración se
Uicab a la oue los indine /í k i mujer llamada María escándalos que duraban (jaranas), juegos pirotécnicos
efectuaban corridas de toros, ¡giegia principal,
y. sobre todo, misas y rosar'os ¿ggte cacicazgo fueron
der a sus criados y a uno de sus hijos En el ínfn f j. . Como ya quedó dicho» os j^g armas. Su odio y su
los únicos que no quisieron e^ bicieron temibles en toda la
crueldad para con los blancos los hicie
108 los e/efiidos de Dios
etnografía de los mayas de Quintana Roo 109
península. De vez en cuando salían de sus madrigueras para caer
por sorpresa sobre pueblos de blancos en los que cometían salvajes ciencia mental, falta de sentido moral y otros estigmas degeneran
atrocidades. Sus prisioneros de guerra eran conducidos en rebaño tes (Gann, Ibid. p. 247).
a Chan .Santa Cruz, en donde sólo se salvaban de morir los que Para terminar, cabe decir, a manera de resumen, que la cultura
de este cacicazgo se originó del reacondicionamiento de elementos
fid ° ''Igún oficio de prehispánicos (ídolos parlantes, profecías, per^rinaciones, organi
dlS/ r- T" herrería o músicl También se zación teocrático-militar, oráculos, etc. etc.) en mixtura con otros
como ma°nclbas entreTos^aíto s"f ya existentes durante la época colonial, tales como: formas de
(1889, p. 28), S'nTr castigos, ceremonias católicas, sumisión al sacerdote y a la iglesia,
autoridad de los caciques, fiestas patronales, uso de guitarras y
violines, indumentaria y otros; a todo esto contribuyeron otros
elementos nacidos de las nuevas circunstancias e ins^uri a ,
puros, «n MbeSo personas que son blancos peligro y aislamiento, entre los que pueden citarse, e cu to e a
de familias de origen hisnano los f Z"® <l"e son descendientes Cruz Parlante, "La Guardia del Santo", división en Compañías ,
desde el tiempo de su inf '•' i- fueron capturados por los indios pena de muerte y algunos más de menor importancia.
en sus maneras e indi ^®^3S gentes hablan solamente maya y así formado dio origen a un producto nuevo e ap
son exactamente
ctamente las m' de los indios de
las m.<tmas donde pudeahora
quienes apreciar, sus ideas
dependen." marcadamente indígena.

uno que otro p^ebl^de nuestros días en


X-Ca^I, el auCde
varios individuos de ese nrí o^jortunidad de conocer a
cacicazgo de íxkanhá.
pv. origen.
D. con lo ,n. J-
varias docenas de ch^os P*"" 'a inmigración de nombre esr.ba situado sobm 'i^ ^ K,mib. Sus
Chan Santa Cruz por ahí ® Campeche, hacia el suroeste de cabecera el propio
estos chinos habían sido im (^926, p. 24Ó), tierras eran de poca extensión y existían en la
ser empleados en trabaios propósito de pueblo de Ixkanhá. Los bosques a protección contra
el trato fue de su aerado embargo, ni el trabajo ni parte oriental de este cacicazgo, indios de Chan Santa
tierras de los indios sublevadn'^r lueron escapando hacia las ataques imprevistos de sus enemig ,
a otros extranjeros de raza bl^ con el mal trato dado ^t^z. /1004) Que visitó esta zona a
recibidos y, con el tiempo Inmigrantes fueron bien En opinión de Karl y^os 8,000 habitantes
casarse con mujeres indias^ permitió principios de siglo, su po aci . investigador hace notar
derechos y obligaciones que concedieron los mismos aproximadamente. Sin una epidemia de viruela que
intercurso racial fue bastante d El resultado de este que, pocos años antes, ha tres cacicazgos,
(que conoció a varios de ellos eZr"''!®' ocasionó graves bajas en la p hubiesen
JOS de la primera generación oreseni k No existe noticia oe q p i nte* sus costumbres religiosas
como; abulia incurable, alcohol¡«m/, anomalíasepilepsia,
olismo, prostitución, diversas, tales
defi-
adoptado el culto de la Ci^ ¡dquirido bajo la influencia
eran muy semejantes a las q
110 los elegidos de Dios
etnograjia de los mavas de Quintana Roo 111
de los misioneros católicos. En el centro del pueblo estaba la luego a comerciantes de Campeche. No tenían relaciones comer
iglesia de palmas y troncos en las que diariamente se efectuaban
misas, rosarios y otras ceremonias bajo la dirección de sacerdotes ciales con Belice debido a la amenaza de ser asaltados en el
indígenas. trayecto por los indios del grupo de Chan Santa Cruz.
Su organi^ciAn política era bastante parecida a la del grupo de De acuerdo con el autor citado que pasó una temporada entre
Chan Santa Cruz; estaban divididos en "Compañías" militares que ellos, los indios de Ixkanhá eran hospit^arios, honrad^ y
se turnaban periódicamente en el servicio de guardia que se bacían cumplidos en sus promesas. Su vida familiar era tranqu* a y
en la cabecera. Durante este servicio los soldados se alojaban en honesta. Por otra parte, el vicio del alcoholismo era común entre
ellos.
H-r"™ ^argo de cacique no
de forma' enl" ^ por riguroso escalafón. Como asunto
cLfirmaha! r' Astado de Campeche lo cacicazgo de Ikaiché.
Sfe S.t enviándole un nombramiento oficial
Sado usaí, correspondencia, el cacique Los datos acerca de este cacicazgo son
mlÍLo
mexicano yv laía inscripción "Pacíficos
ág"iladelsimbólica
Sur". Su del Gobierno
autoridad era ahora presentamos proceden en buena p • g
anónimo intitulado "Ikaiché", que re^re
pues eraTi "imitares y, también, en cuestiones judiciales, misionero
Utiles católicodequeSapper
los informes lo visito
y deenGabriel ,A. ^^935).en
„„_„¡nai
debía dar cuent^H ocasiones el Cacique
Los miembros de este grupo tenían su pue o gj^
bastaba la palabra del J."® 'a ca rapida y eficiente, pues, Chichanhá, ubicado al suroeste de la lagu ^
terminado. Las penas ou?'í"''"'r''^k^ embargo, debido a la hostilidad de los na 'J."! peninsular,
solamente; la de mn? se aplicaban a los delincuentes eran dos originada desde 1853 en ^e se cLeceia en
ameritaban este últim^^'' y a de muerte; entre los delitos que se vieron obligados a alejarse mas y ® j frontera con
de prisión. de rapto. No existía la pena Ikaiché, situado al suroeste y muy próximo
tales como sal, armas^'^ívo procedencia extranjera, Campeche. je los cacicazgos y, en 1889,
más, los miembros de este ^®''''®'"'C"'as metálicas y algunos Su población era muy inferior a « después, en
cultivando las plantas necesari'eT^° bastaban a sí mismos Se componía de 1,700 habitan w yj^gia me lo redujo,según
indumentaria. Criaban ademác ,,.P®" alimentación y su
1892, el grupo sufrió una of^^^yajores aproximadamente.
cálculos de Sapper, a unos 5 P gotre una coUna
Ellos mismos hilaban y tejían a¡e?dÁ"'®K ^ El citado pueblo de Ikaic contomo, a manera
y hamacas de henequén. sombreros de palma como de 150 metros de elevación, 3^ entradas
haber sido escasií" p^es^setón P|'^""'^"°lde estos indios han de de cerca protectora, un seW mo de t«m ^ ^
navegables y de ot as Ss dfcom ^ fulamente: una hacia el '"'.'f"' p^„„eche. Las chozas del pueblo
con L JLr^ Ir™"SS; "n"'2 bacia el poniente, en dirección a rectas. Cada una estaba
•01.0.00,e okoo,.„ .Igon. rS^oIÍ" estaban alineadas en ^.«.ncos.
®Gparada de las demás por un
112 los elegidos de Dios

La organización política de este grupo era enteramente igual a


la de Ixkanhá; su cacique era reconocido oficialmente por el
Gobierno de Campeche y, también, un sello especial con el águila
mexicana. Fuera de este simple formulismo, el grupo se conducía
de modo completamente autónomo sin tomar en cuenta las leyes
mexicanas. Es por ello que el Gobierno de México nunca pudo
evitar que los indios de Ikaiché dejasen de hostilizar a pueblos
diversos de Belice. Esta hostilidad llegaba al grado de efectuar
asaltos sorprwivos, incluyendo la ciudad de Corozal que fue
Mcju^da en 1868 y más tarde, estuvieron a punto de hacer lo
msmo con la ciudad de Orange Walk en 1872. A partir de esta %
m
la ^ apaciguando debido, principalmente, a
Ibirp 627) Marcos Canul (Sapper,
/ eruDO justicia era impartida por el Cacique del
Trnuer^ Je 'ncuentes eran castigados con azotes o con la pena
de homicidio-^oí" aplicada invariablemente en los casos
«> *
mientras juntoTll sel I l 1 ®"
En lo Te se Jr i^*"
fueron adeptos al cuCde la'S ''"r
seguir las enseñan'» Parlante, sino que se limitaron a
iglesia del pueblo gwídlbr^^
de la Crucifixión, del SagraH®'®^ ^
Guadalupe. El servicio de l! ^ i° y 'a Vi""?®"
indígenas alienes se llamabatsir'? ^ sacerdotes
mencilarL"^ql*!^in
semanas un Mícmmar " ^ uvo entre ellos, durante tre^.
®'',1
Relación
f ";
que dejó, durant^d 'tkm^^
7'uurante et tiempo de su estancia en el lugar
efectuó 73
efectuó

73 matrimonios,
matrimonios, 200
200 bautfeL"!,,^
baiit^L ül"!:!®"
estancia en tVlL;
en 5
se VIO en elI caso de
1 1 1
celebrar ''«utizos y 300 confesiones' adenis®
diarismo . coniesiones, au
_a dar
j instrucción
• , • I. . uniente
religiosa a niños v j u /misas v rosarios
f •'asi con^
los
indi. ^
M„m,cro..pem,k ,p„d.b.ii«po p„, ^

iw
«a

l{»lesia de Chan Santa Cruz levantada por los iniiios en 1860.

r,

Tropas del gobierno siendo revisadas por el general F iancisco Cantón en


su visita a Chan Santa Cruz en Junio de 1901.
:.f-J jW r V

El general Francisco Cantón (centro) Gobernador del Estado de Yucatán


y el general Ignacio A. Bravo (a su izquierda), flanqueados por altos jefes
mUilares. (Cortesía del Museo Arqueológico e Histórico de Mcrida).
El eaanehé o huerto elevado.
Iglesia (le Tusik.

'\«r^irj4r*>/ vir' t

Máj'íf.ii'.'.. • ;7.'« ^v.^vyiiBIS


^ ¡(y' <4 í ;.',.I'; ', v^Ai^

'r'3 *:Jif

Choza donde habitaron H autor y su esposa durante su


í El Nohoh Tata o p...r««T--'"r'*"''""''
,,:„r,«ia df Helga Larsan).
permanencia en
Tusik.

I
etnografía de los mayas de Quintana Roo 113
En 1898 el Comandante Othón P. Blanco les hizo ima visita en
nombre del Gobierno Mexicano, encontrando que vivían en y
entregados al trabajo (Gabriel A. Menéndez, 1936, pp.
En nLstros días, el pueblo de Ikaicbé se encuentra abandonado,
pues, sus habitantes se trasladaron al pueblo de ^™
Hondo, en donde ya tienen escuela rural y o °® ,. i^^gp-ug
I 7;; de vida rural moderna; de hecho, ya cas. no se habla la lengua
niaya.

Tipo (Je gallinenys propicjs(Je la reígion.

{zjr:fi';y

d' lO- ' 'S-


-i

'i.'r ■ ■ d. ■■'■* .' '5 ••■, ,

rqueriza.
IV

LA PACIFICACION DE QUINTANA ROO

El tratado de belice

En 1887 los indios del Cacicazgo de Chan Santa Cruz se


pusieron en comunicación con las autoridades e
expresarles sus deseos de ponerse bajo la protección e a e
de Inglaterra y de que el territorio que ocupan
esa Colonia. El asunto que, desde lu^o, fue ^j
Reina, originó que el Gobierno de México y el
Inglaterra en este país entoblecieran platicas amistosa
de cooperar en la pacificación de los Indios y U®'".
Mes.los b*mit« definitiv^ facilitar esto último se
«ÍBcustón todo lo relativo a ^ ®de Belice. Los
educir para ejercer su dominio ,iempo.
Jí'ámites de este asunto se hubiero --x„oantes lleaaron a un
Ma que. en 1893. '-Gobiernos
Acuerdo, firmando el T'^'adp 1^ jgp,„i,iyos
Pnncipales de este Convenio estip -Usoiuta a los subditos de
entte Belice y México; 2) "«^^s de guerra a los
ambos Gobiernos de vender a™® ^ j g Gobiernos citados
'Udios insurrectos y. 3) rP«rTJrautesen su lucha (Mariscal,
para evitar que los indios citados prosiguiesen su
'bid. pp. 54-5).
115
116 tos elegidos de Dios etnografía de los mavas de Quintana Roo 117

Como es de comprenderse, el Acuerdo anterior fue de efectos pasos saliendo de Peto. Componían esta columna un número
desastrosos para la causa de los insurrectos, los cuales quedaron crecido de soldados, más 400 trabajadores, así como ingenieros y
así privados de todo recurso bélico. Fue por tal razón que ya no técnicos, los cuales tenían a su cargo el desmonte del terreno^ la
pudieron oponerse con el brío de otros tiempos a la campaña apertura de caminos, construcción de trincheras e instalación de
ofensiva que, más adelante, inició el Gobierno Mexicano con líneas telegráficas que los uniese ron Peto. Las operaciones, sin
objeto de reincorporar a sus dominios la región de Quintana Roo. embargo, se realizaban con marcada lentitud debido, entre otras
razones, a la inefíciencia de los jefes y al paludismo que mina a a
la tropa. Miguel Othón de Mendizábal, destacado etnologo
La campaña militar. mexicano, ha descrito esta campaña en los términos que siguen:
Esta campaña emprendida por el Gobierno de México "Y la campaña comenzó. Calché. Okop. San.a Mana.
para lograr el sometimiento de los mayas de Chan Santa Cruz, fue Nohpop, Sabacché. Chankik. Santa Ct^^.-cento
empresa que hubo de requerir largos preparativos y muy crecidos tros reLrridos en tres años de lucha. ¿Res.stenc,a ^
gastos. Entre las medidas preliminares que hubieron de tomarse, No, especulación criminal de '<» «I'®'
civiles. Unos cuantos heridos de bala y
■"''"TJllos de SÍs!!
j^„eales engorgoja-
se cuenta el establecimiento de una Sección Aduanera en la anófeles, amibas, latas de manteca rancia y . 2^29)
entrada del río Hondo con objeto de evitar que los colonos de dos." ("El Universal" de la ciudad de México, Nbre. 21 de IVJV).
Belice siguiesen proporcionando armas y parque a los indios a
cambio de concesiones para seguir explotando ilegalmente los Fue en estas circunstancias que, en 'l.'ic.eT^námico
montes de la Nación. Dicha Sección quedó instalada en enero de cantpaña el Gral, Ignacio A, Bravo, hontbre
1898 en un pontón de construcción especial que fondeo frente a e impulsivo. El cambio de Jefes tuvo lugar en e p
un punto llamado Cayo Obispo" por la gente del rumbo. a 3/kilómetros de Peto; desde se bi^
entonces, el temor que los indios infundían por su hostilidad haeja federales, reforzadas ya con hombres y ™ . ^ggisjencia de los
los de afuera era todavía grande, no obstante lo cual, la pequeña incontenible a pesar de la / procuraban defender su
tripulación del pontón se dedicó a desmontar y limpiar el pedazo mayas que, en grupos de algunos 'P jg |,ubo de
de costa inmediato, procurando, además, que con el tiempo terreno palmo a palmo. D® ®®2^qo1 fecha en que las fuentas del
fuesen estableciendo allí colonos originarios de Bacalar que habían prolongar hasta el 4 de mayo Cruz, capital sagrada
buscado refugio en tierras de Belice. Es así como tuvo su origen ^ Gobierno hicieron su 3 (o que se esperaba, la
moderna ciudad de Payo Obispo (ahora Chetumal), capital de los mayas insurrectos. C «rnpnte a la hora y día fijadas
Estado de Quintana Roo. Los datos que aquí hemos entrada a eL lugar se efectuó
por el Gral. Bravo. Refiérese ®
siguiendo un
^Tie habíalxtraviado,
sobre los orígenes de ese lugar proceden, en buena parte, del
del pontón mencionado. Teniente Othón P. Blanco, el cual los m caballerango las huellas abandonado que, a la postre,
a conocer en entrevista que concedió al periodista Gabne •ue a dar a un P"®''J?. ' c.„ta Cruz ("La Revista de Mérida",
Menéndez(1936).
Por otra parte, coincidiendo con la instalación de esta Aduana fiVb;ili~). vuelto a SeS
fronteriza, se reanudó el avance hacia Chan Santa Cruz de un larcrc—favorables, esperó dos
columna militar que, ya desde 1895, había dado sus primeros
etnoprajia de los mavos de Quintana Roo 119
118 los cicgifios de Dios
procedimientos que hubieron de seguirse para alca^r este
semanas para efectuar su entrada y, así, hacerla coincidir con las desmembramiento del Estado de Yucatán, están ranteni os en un
fiestas patrias del 5 de Mayo. Los mayas, agobiados y sin recursos estudio realizado por Paula Gómez Alonzo PP* , .
de ninguna clase, se habían desbandado por la selva, sin perder su El Decreto respectivo, publicado en Nbre. de 1902 causo p^ima
espíritu rebelde. impresión entre el pueblo yucateco, m ^""tu e a
Mientras tanto, otra columna que operaba en el sur al mando considerado atentatorio a la soberanía del Estada La Revista de
del Contralmirante Angel Ortíz Monasterio, había logrado apode Mérida" hizo patente ° De" todTs
rarse de Bacalar, entrando por el río Hondo y canal de Chac. El comentarios en su edición del 4- de
citado lugar había sido, también, refugio importante de los indios ^ .1D»»..«cijpK,'4 D*"SÍQurí:^1:1;
sublevados; sin embargo, en el momento de ser tomado por las
fuerzas del Gobierno, en Mayo de 1901, sólo se encontró en el a l'pir p.™ .. c,™ d,
un indio que cuidaba a un santo en el interior de una choza de I,J-p.nd,nci. mici.d.
Prosiguiendo el plan ya en mar
,| ^
de
palmas (Amado Aguirre, 1925, p. 7).
De este modo quedó consumada la invasión militar de wte Territorio, el Gobierno fe cabotaje.
Roo, pero no la sumisión de los mayas. lugares de la costa que P"^'.®®®" , ¿otó de un muelle de
Uno de ellos fue Vigía Chico, al cual se o
modestas dimensiones, bodegas a ecua p jg Bravo. El J
El Gral. Bravo en Chan Santa Cruz. comunicación telegráfica y ferroviaria ^el
otro lugar fue Xclhk, ubicado en el ..on de
Considerando de gran trascendencia el triunfo del Gral. Bravo, Caribe, entre las muchas mejoras qu metros de
el Gobierno de Yucatán acordó que, desde entonces, la capital de mencionarse: un muelle de de barcos
los mayas rebeldes llevara el nombre de Santa Cruz de Bravo, en largo; bodegas, talleres mecánicos p telegráfica; comuni-
onor de su conquistador. Por su parte, el citado militar de cabotaje; ««'^Dlecimiento e u ^ jg
propuso convertir este lugar en un centro militar de primera cación ferroviaria con La Agu , g ^ \q que
importancia, de modo que pudiese utilizarlo como base de la om® Chetumal que servía de em arca apertura del canal
pacificadora que esperaba llevar a cabo. Para ello hizo construir ahora es Chetumal; ggmo 8 kilómetros de largo y
cuarteles, almacenes, un hospital, casas de madera y lá"""® 'Zaragoza" que habna de . gj tráfico marítimo entre
dispuestas en calles rectas, servicios de agua y luz eléctrica, u» mediante el cual se espera proyecto nunca llegó a
parque central y servicio telegráfico con el resto del país. De est Xcalak y la Bahía 271-72). Se calcula que el
m^o fue surgiendo una modesta población de apariencia urbani terminarse (Irigoyen, G"®®®' '/^¡gan^ó k suma de treinta
za a, que más tarde llegó a estar comunicada por un P®*!"®'!, costo de las Aguirre, 1925, p. 37). También en
ferrocarril con el puerto de Vigía Chico, ubicado a 58 kilómetro® millones de pesos (Am® Rigieron algunas mejoras, aunque de
e istencia. Desde aquí, ya fue fácil para el nuevo gobier Payo Obispo (Chetumal sejimieron
comunicarse con diversos puertos de la República. menos importancia, puw, , estableció un campamento
capital del Territorio. En telegráfica con Santa Cruz
ti-at k"j ^ ejercer un mayor control sobre toda la zona 1"® militar, el cual quedó untdo por linea telegra.
tWa al país,
tirla en territorio federal el Ejecutivo
separándola nacionaldeacordó
del Estado conv®
Yucatán- Do®
120 ios elegidos de Dios etnografía de los mavos de Quintana Roo 121

de Bravo; se trató, además, de repoblarlo con familias yucatecas es de mencionarse el caso de unos soldados que, tomando un baño
que habían emigrado a Belice; el proyecto hubiese prosperado de en la laguna de Nohbec, fueron sorprendidos y muertos dentro de
no haber sido por el retiro de la guarnición militar en 1907, lo las mismas aguas, por indios que asomaron de pronto y se
cual determinó que los pocos pobladores con que co;itaba optasen aprovecharon de las armas y ropas dejadas en la orilla (Gabriel A.
abandonarlo por temor de ser asaltados por los indios. De los otros Menéndez. Ibid. p. 44). Como se ve las condiciones de vida que,
lugares del interior, solamente Santa Cruz de Bravo alcanzó alguna entonces existían, hacían imposible el proyecto de convertir
importancia como población semiurbana; tal cosa se debió, Quintana Roo en una entidad pacífica y progresista.
principalmente, a su carácter de residencia oficial del Gral» Con el tiempo, las anteriores circunstancias dieron origen a que
Ignacio A. Bravo, Comandante Militar de todo el Territorio. Eu esa región fuese utilizada como colonia penal, relegándose a ella a
términos generales, puede decirse que el proyecto de colonizar delincuentes de diversas clases y a políticos
Quintana Roo con familias procedentes de diversos puntos de la del Presidente Porfirio Díaz. Tales relegados hubieron
República no llegó a cristalizar nunca, a pesar del empeño que durezas de la despótica actuación que caracterizo d ^al. Bravo
para ellos puso el Gobierno federal. Es posible que este fracaso se durante el largo periodo de su actuación ( i PP-
u lese e 1 o, en buena parte, a los malos antecedentes que
siempre había tenido esa apartada región como lugar insalubre y La situación antes mencionada derrocó d
año de 1912 en que, triunfante ya la Revolución 9"® ^
de indios insurrectos.
Gobierno de D. Lfirio Díaz, se acordo rekv^ ^^®^"Xeñ é
Por lo que se refiere a estos últimos, es de mencionarse que Gral. Bravo y liberar a todos los P",®®^.^? g,\,af|cter de colonia
jamas se ogro someterlos al dominio de las autoridades federales- antiguo Territorio; de este modo se ^ Presidente de la
La persecución sistemática que ejerció contra ellos el Gral. Bravo penal. Para efectuar este plan, el Manuel
durante los once años de su administración, sólo sirvió para República D. Francisco I. M^d^í® ®®"'Ca Cmz de Bravo
acrecentar el odio hacia los invasores. Muchos de los indios con Sánchez Rivera, el cual ® j. poderes se efectuó sin
acompañado de 50 hombres. El cam ^ México
reciiprW todavía (1935) aquellos
r^uerdan nuestraañosíomo
larga permanencia en toda
los peores de Tusis"» ningún '"cidente,retornando e ,0^3 a los
imD !r»hl' TV
n !
las enfermedades y acech"
federales, los fueron diezmando sin
»sTiídio« .«bién. P..Í,,
de talpfi! ^ mismos nos contaron, grdp/'® En contraste con ios p
«í.id" r"O""-
Territorio trataron de acercarse
oue j "P®*"casas y las sementeras.
e" bnsca de Los
ranchenas
ind'"' Bravo, las nuevas 'Íln v ^Íor la fuerza; se les dejó
a los indios mediante ® platicas con algunos de sus Jefes,
las veredas constante de ser cazados como bestias al andar p® de perseguir y aun se logr ^
Los resultados, sin i ^jio v la desconfianza hacia
ninmna ®"P®''ccse, los perseguidos procuraban no perde' ir r'"g»
trecW deiri*" f ®^®''®®'" ""cpresalias, ya sea destruyend® •os de afuera. Esta s-
actitu «"T i-r
abandonada
a miír^ '^'^eráficas y férreas o. también, aniquilan^» años determinó que,^ ' • • jg 1915. La orden para
das o de manera lograban
manera puramente casual.sorprender mediante
Como ejemplo de estoembosc
últim®' por los soldados federales en |umo de ivr v
etnografía de los mayas de Quintana Roo 123
122 los elegidos de Dios

entregar este lugar a los indios fue dada por el Gral. Salvador El nuevo periodo de paz y bienestar que comenzaban a disfrutar
Alvarado, entonces Gobernador y Comandante Militar de Yucatán estos indios, se vio de pronto turbado por la aparición e una
y Quintana Roo. Fue así como las ofícinas de Gobierno fueron terrible epidemia de viruela que causó baj[M enorm^ ,
trasladadas al lugar que ahora es Chetumal, el cual paso a ocupar población. Muchos de mis amigos de Tusi que so revi
desde esa fecha la categoría de Capital del Territorio. ese mal, tenían el rostro picado como consecuencia de'
Desde luego, la epidemia fue atribuida a castigo divino
pecado de®h ber Jermitido que soldados
ciudad sagrada. En apoyo de esta creencia ftuvo el hecho djje
El retorno de los mayas a las primTras víctimL del mal fueron los
Chan Santa Cruz
derrotados por el Gral. Bravo, asi y^ea de
últimas fechas habían hablado con' aquí el relato
Antes de abandonar Chan Santa Cruz, las tropas del Gobierno los daños que ocajno Chancunché quien, por
hicieron entrega del lugar a los indios, anunciándoles, además, textual de un tal Mauricio oaab, vecino
quedaban en completa libertad de vivir donde quisieran sin tenior entonces, tenía 15 años de edad:
de sufrir más persecuciones. Dueños así de su antigua capital» os j • na/lrí» cuando la viruela. Entonces
nativos se creyeron de nuevo autónomos y se dedicaron a destruir "Yo ya tumbaba en la e mi p Chuncunché. La
las mejoras que había realizado allí el Gobierno Federal; el vivíamos en Yaaxkax. Recuerdo que e empezaron a morir todos.
enfermedad era tan fuerte, que pro pu„-eunché) tuvieron que salir
rnagnífíco aljibe público fue volado con dinamita; el ferrocarril de Entonces los de Yaaxkax (a dos leguas de Chuncun
igía Chico quedó inservible, pues, las locomotoras fueron cada día para enterrar a los de nronto se empezaron a morir.
descarriladas y los carros incendiados; por último, para aislarse Sin embaído, esto no duró e„uaba en una casa, casi áempre
totalmente del exterior cortaron las líneas telegráficas, utiliza"^® también los de Yaaxkax. Cuan viejos; de último los ,
el alambre para usos diversos. Por otro lado, para fijar mejor su los mataba a lodos. Primero pocos meses. Cuando el
sentimiento de solidaridad tribal, procuraron reorganizar sU muchas casas sólo quedaron con vida quién les di^
estructura teocrático-militar y darle nueva vida al culto de La mal se extendió, muchos los perros entraban en las
Cmz Habla". Por entonces, los Jefes principales eran lo® agua. Como tampoco había quien .«se ^^portar la vista
casas para comérselos.""'«^tXrse volvieron locos y huyeron al
q e s^uen: Do ores Cituk, que actuaba de "Sumo Pontífice . de estasde
monte, escenas
dondeen sus retornaron.
jamás prop ^.„ehen nal (elote
Juan Bautista Vega, que era el "Secretario" o "Escriba" X
Generales Guadalupe Tun y Silvestre May. Los tres último^ Algunos lograron sanar hana"^J „asa deU-meócn-naí
tierno). El baño se ^fresco de pepita de calabaza molida
Sadvo ria^"T^ i autoridades federales 1» crudo. También era bueno tomar
y disueita en agua. Cuando hab« q ^^
endiose, los enfermos eran
evitar que sej
rXe.a"X^i2rSic^- acostados sobre cogoUo "^ P - te en Yaaxkax murieron corrio 50.
pegase la ropa en las"aga^^^^/J f„e mandada por Dios, en castigo por
Muchos dicen que esta enf mexicanos que se adueñaron de
ese rcacicazgo...^Es^de''aLdiÍ
1 1 , que mucho sirvió a este inoi
no haber
Chan Santaseguido
Cru^ laCorno
gu ^ P ,,3 viejos, por eso fue que la
enfermedad se los Uevopnmero.
Ifluth H gran ascendiente"Gobernador"
disfrutaba de Felipe Yaniá q"®
entre la población.
etnograjfio de los mavos de Quintana Roo 125
124 lox elegidos de Dios
los indígenas y, también, por su afán de impedir que gente de
Los niños que durante esta epidemia quedaron totalmente fuera les hiciera la competencia en este negocio. Ellos quenan ser
Huérfanos, fueron adoptados por los vecinos que se salvaron, los los únicos responsables de extraer la resina. Para remediar este
cuales se encargaron de cuidarlos y educarlos como a hijos inconveniente, los contratistas y representantes de empres^
propios. extranjeras se ganaron la voluntad de algunos jefes mediante
€on la muerte de los Jefes y sacerdotes de más prestigio, la dádivas de dinero y mercancías. Fue de esta manera como,J cabo
solidaridad del grupo tribal se vio bastante afectada. Elementos de cierto tiempo, los mismos Jefes quedaron convertidos en
nuevos y ambiciosos comenzaron a surgir jx)r todas partes tratando contratistas o agentes de firmas foráne^
de alcanzar supremacía. Fue así como, aJ cabo de algún tiempo, El más afortunado de estos Jefes fue el ya ntencionado Genemt^
quedaron delimitados dos subgrupos con sus jefes y santuarios May- quien,aprovechando su alto ®S''° ^ q< j netsona
aparte: uno en la parte norte, con cabecera en el pueblo Chunpom» ch4 de toda la parte inmediaU a Chan Santa
donde quedó instalado el Santuario y, otro en el pueblo de
Yokdzonot-Guardia, llamado así por haber sido donde se hacía
oregión,
empresadebíainterLda en la extra^.on de
"La Guardia del Santo" o "Cruz Parlante". Chan Santa Cruz, la establecidas en Payo Obispo y con la anm^ 'Vnncesión" del
contar con el permis
antigua capital, quedó prácticamente abandonada por considerarse ;'General" May. La. Jfj^a ,a enÍX de clicleros de
que los soldados mexicanos la habían manchado con sus impurezas indispensable, pues, solo asi se p
y sacrilegios. El subgrupo del norte quedó bajo el control de Juan otras partes de la República.
Bautista Vega y el del centro por el "General" Francisco May. Por otro lado
miembros de este último subgrupo fueron los más obstinados en
conservar su aislamiento, así como los usos y costumbres que
habían tenido durante sus años de autonomía. El culto de
S:i:^Ts t¿^
ayuda para las tribus a su man o,
SS/qíSde
Cruz Parlante y la pena de azotes, alcanzaron nuevamente 1^ diese autorización oficial para gl manejo del
efícacia de otros tiempos como refuerzos de control social bosques sin pagar contribuciones ^ p yj Chico,
™S,0f^SrU W p. 78).
El negocio del chicle.
reparado ya por el P''"?"' . por este astuto cacique, basta
dar idea de las ganancias ob ¿e $40,000 del chicle
decir que, en 1925, logro Aguirre. 1925, p. 10). Es de
El auge de la costumbre norteamericana de masticar chicle en vendido por él directamen ( incluyen las sumas recibidas
pastillas, dio a Quintana Roo (cubierto del árbol productor de esa
resina), la inesperada oportunidad de ponerse en contacto con el por conceptos de conc
mundo exterior y quebrantar aquí el tenaz aislamiento en que se negocios. personaje de leyenda.
habían mantenido los nativos de la parte central. En efecto: fue Respecto a las carac e ., „pg jejó Moisés Sáenz
por ahí de 1917 que tuvieron lugar los primeros contactos entre
esos nativos y los forasteros que empezaron a invadir la región en
busca de chicle para explotar. El principio de estas relaciones se aS7.
aquí sus palabras:
í,b„ir.n„.¡«do.n 1929; h.
hizo un tanto dificultoso por razón de la habitual desconfianza de
126 los elegidos de Dios etnografía de los moras de Quintana Roo 127

"May es un hombre más bien bajo de estatura; de cabeza redonda, rostro cigarros perfumados, dulces y comestibles enlatados, huípiles y
aperado y tez aceitunada. Cuando conversa no ve los ojos de su rebozos de seda, escopetas y pistolas costosas, fonógrafos, máqui
interlocutor; habla en voz baja, rápidamente, con ademanes nerviosos.
Pretende no entender el español, pero cuando le hablamos, aún antes de nas de coser, lámparas de mano, alhajas y otras mil cosas. Aunque
que el intérprete principie a traducir al maya, él lanza im rápido "está a precios elevadísimos, todo esto resultaba fácil de vender debido a
bien". Tiene el pie r^ordete; calza la sandalia del mestizo yucateco: una la avidez de los nativos por adquirir todas esas novedades.
especie de huarache fíno, de tacón alto Viste camisa europea sin cuello y Solamente unos pocos de carácter previsor procuraron guardar
pantalón blanco. Lleva a la cintura una pistola 45 reglamentaria, en algunos ahorros en monedas de oro o en dólares de plata. El
funda engalonada, y cinto bien provisto de cartuchos. No se nos quita la antropólogo Miguel Othón de Mendizábal dio a conocer en ameno
idea de que estamos frente a un general en pantuflas; un general artículo publicado en "El Universal" de la ciudad de México con
mongólico y ^iceitoso. Camina rápidamente, pero con cierto aire de
sufíciencia. Habla untuosamente, pero en el tono de quien no escucha fecha 28 de Nbre. de 1929 detalles pintorescos e interesantes
réplicas." sobre la forma en que se conducían los nativos durante este fugaz
periodo de bonanza.
Siguiendo su ejemplo, no faltaron jefes de menor jerarquía que El periodo citado se prolongó por vanos años hasta
se creyesen con los mismos derechos de cobrar "contribuciones" a punto culminante en 1929, fecha en que la f
los contratistas que deseaban extraer chicle en los montes de su en el Territorio se elevó a la cifra de 2.368,013 kilos ^ ^
feudo; fue así como el "Teniente" Evaristo Zulub de Dzulá y el otros, 1934, p. 264). A partir de esa fecha, la demanda comenz
Capitón Cituk, de X-Maben, establecieron su propio negocio decrecer en tanto que la . •. ^soecialmente
extorsionando a los cbicleros de afuera. En ocasiones, cuando no haciendo mayor en todos los asuntos de
obtenían la debida contribución", entonces, asaltaban el campa* en lo relativo a la explotación de la resina
mentó principal donde estaban almacenadas las mercancías y s® presión exterior debilitó grandemente a ^sicm p
llevaban lo que podían, inclusive las muías. Es justo decir que» "General" May y otros ^ /el CobLno se
nunca hacían asalto alguno sin antes rendir homenaje a la Santa oponerse en ninguna orm q ^ hicieran respetar las
Cruz de su propio lugar. wtablecieran de nuero en ,o<jas estas medidas
Otro Jefe^ que logró hacer buen dinero imponiendo su voluntad leyes de la nación. Como ® F quienes vieron
eiitre los chi^cíeros fue Juan Bautista Vega, cacique de la región de fueron causa de gran desconten p alcanzado. El rencor
Chunpom. En general, puede decirse que todos los indios, aún los así alejarse la autonomía c y^ ^ hombres del Gobierno
menos diestros en la técnica de extraer chicle, lograban percibir
por su trabajo no menos de 300 pesos men.suales durante los siete FvS T"'"" sus propios jefes, con May a la cabeza,
meses que duraba la temporada anual. aSraTribuShabeme vendido a los mexicanos bis rencillas
Este deiroma de dinero que, en forma inesperada, se volcó orCrSe.te ".<>-0
sobre Quintana Roo, fue aliciente poderoso para que sus tortuoso» d¡Wd¡^'2ueCm^te"L dos facciones: una que reconoció como
caminos comentan a ser traficados por Jan número cab^^ y santuario al pueblo de Chancah, y otra que .tablecio
comerciantes ambuUntes de diversa procedencia. Yucatecos, su "pueblo santo" en un l.«ar antes despoblado conocido con el
c mos, coreanos, españoles, siriolibaneses y otros, llevaron a lo»
indios mercancías y lujos nunca antes sospechados: licores fin®»' nombre de X-Cacal. Esta facción -objeto de nuestro estudien
etnografio de los mayos de Quintana Roo 129
128 los elegidos de Dios
requirió emprender para lograr establecer las primera escueto en
quedó integrada por las comunidades más renuentes a t^o el seno de comunidades marcadamente hostües a ellas. El pnmer
contacto exterior y más apegadas a sus viejos modos de vida, us esfuerzo serio realizado en ese sentido, fue el que em^ el
Jefes y el ''Sumo Pontífice" fueron los que todavía conservaban el Profesor Florentino Guzmán. entonces Dirwtor de Educacon
carácter y energía de los tiempos de franca rebeldía. Desde luego, Federal en todo el Territorio. En efecto,fue él quien, en compañía
se puso de manifiesto que el anhelo directriz de este pequeño de los maestros Castillo Calero y Antonio Placencia realizaron, en
grupo, fue el de aislarse en medio de la selva y revivir allí as 1928, la primera tentativa de establecer escueto en P"® ^
formas culturales del pasado. Es por esto que sus miem ros la Darte
pane central.
cenirai Para esto, recomeron toda de
Pnila- a nartir b alh,
zonavisitaron
citada,
empezaron a llamarse "Los Separados" y a mirar con desdén a os internándose por la playa de Bo^ » v^aifhin Chunoom
otros nativos de inclinación menos conservadora. Ya en la pa
etnográfica de este libro tendremos oportunidad de present^
detalladamente el género de vida que hubo de seguir este grupo cZs„.c„u.
mayas insumisos. Los poblados de la otra facción fueron m
accesibles y menos aferrados a sus viejas costumbres.
Por lo que se refiere al pueblo de Chan Santa Cruz que habw
servido de centro a las operaciones comerciales del'Gener "Después de Chunyaxché «.mienza
May, siguió teniendo esta importancia pero, entonces, para congregaciones indígenas, absoluta del español, por la
gentes de afuera que establecieron allí tiendas, fondas y otros Vida miserable que llevan, por g j ^j^^ieneia de formar parte de
negocios alentados por la industria del chicle. Los indios que antes
vivieron allí emigraron, casi en su totalidad, hacia lugares menos
traficados por fuereños.
Finalmente, la facción de la parte norte dependiente
En todos los pueblos ^^^es^íden al grupo de
Chunpom, tuvo también sus dificultades internas, perdiendo
mala manera, especialmente en ^
algo de su cohesión social. La malquerencia hacia los de afuera X-Cacal. En Turik, por nthe, el pueblo
casa para hablar con los visita y» vieron obligados
hizo menos marcada, dando eso lugar a que sus pueblos viviera^n adoptó una actitud tan hostil, que o ^ razones que los
sin los peligros que presentaban en años anteriores. Tal era a encapar en medio de la ..f maestros estaban
situación social y política que configuraba la llamada ^on indios aducían para oponerse a a costumbres de los
indígena" de Quintana Roo, al cerrar el año de 1930. las de que: las escuelas corroinpen j cuerpo y de los
Ojos"; que los fwoue todo se había puesto tan caro
Las primeras escuelas. <iue era pr maniobras de ell ^ gg„seguir, por ahí de
No obstante todo lo anten , „ ■ pueblos dependien-
Factor de gran importancia en la pacificación de la citada 1930, el es'®W®®''"'®"'°r,,®unpom y de Chancah; los miembros del
indígena", fue el que aportaron los maestros rurales con s tes de los subgrupos de Ch p j ^ en su oposición y,
esfuerzo civilizador. Sobre este punto, es de reconocerse que 1^^ Subgrupo de X-Qical se mantuvieron firmes P
tarea harto difícil y, hasta cierto grado, peligirrosa.'
la
130 los elepidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 131

todavía por 1940, seguían mostrándose reacios. En Chunpom, el creerse que se trataba de despojar a éstos de sus tierras. De todos
cacique del grupo llamado Juan Bautista Vega, propuso como modos, el Decreto se cumplió, quedando Santa Cruz de Bravo
condición básica para aceptar la Escuela que se le nombrase a él como cabecera de la parte anexada a Yucatán y Payo Obispo como
como profesor o, en su defecto, que el Gobierno le otorgase un asiento de igual categoría de la parte correspondiente a Campeche.
subsidio mensual. Para satisfacer esto último, se le concedió el El periodo que entonces se inició, fue de marcado decaimiento,
cargo de policía con el sueldo correspondiente. En Chan Santa pues, los Gobiernos de los Estados beneficiados no se preocuparon
Cruz (ahora Carrillo Puerto) se instaló una Escuela de las llamadas nada por el desarrollo de sus nuevas tierras. También contribuyó a
Internados Indígenas" en la que los nativos habrían de recibir empeorar esta situación de abandono y descontento, el hecho de
gratuitamente alojamiento, alimentación y vestido. A pesar de haber decrecido considerablemente el precio del chicle. Esta caída
estas ventajas, los indios se mantuvieron desconfiados y 6^ del chicle se inició desde 1930, año en que el fardo del mismo,
Internado" no llegó a consolidarse. con peso de 46 kilos (un quintal) se compró en los campament^a
Para terminar sobre este punto, es de añadirse que, no obstante razón de 30 pesos y no de 50 que se había pagado antes; en 1932
las deficiencias que han tenido las Escuelas en su función el precio bajó a S17.50, en tanto que, en 1934, hubo una ligem
estrictamente educativa, sí han contribuido de modo apreciable a mejoría y se pagó a $22.50. Posteriormente,
romper la hostilidad que siempre había caracterizado a esos mayas. quinan pagar $15.00, lo cual dio lugar a que indios y chileros
protestaran ruidosamente, consiguiendo al | p j
Notasfinales.
del Gobierno Federal, que se fijase el precio de $22.W. rara ios
indios era evidente que todas estas dificultades procedían
La historia de Quintana Roo a partir de 1930, fue de constante malquerencia que hacia ellos sentía el Go lerno.
acercamiento a las instituciones gubernamentales y de creciente Otro acontecimiento que vino a 'V2ü,«l,'fue el
mejoramiento en sus condiciones de vida. Sólo ocasionalmente se gente del Gobierno X las autoridades federa-
han enturbiado las buenas relaciones con el resto país, debido a siguiente, ocurrido en 1933. acus
eventos y circunstancias que, en forma somera, pasamos a referir. les el "Teniente" Evaristo Sulub, del P"eo'®
I 1 lerritorio^^g^r, fraguado el asesinato de indígenas j-Jg^e castigo
del comoes entidad
de mencionarse
federal, lapordesaparición
razón de tempoí*^
haberse aprehenderlo en su proP'" P"®** , ^ona. El asunto tuvo un
raccionado en dos partes que se anexaron a los Estados de que sirviese de escamiento a t^ajaj^^
ucatan y ampeche. Esta anexión, efectuada a fines de 1931» de desenlace trágico debido a que, de los nativos,
acuer o con un Decreto presidencial, estuvo ^iada por motiv^® soldados se encontraron c cinco muertos de
de economía, pues, se esperaba que, de ese modo, el entablándose un tiroteo que y gl resto de su
federal, entonces en malas condiciones, economizara el subsidi" parte de los indios y dos de ^.^acal, en tanto que
anual que pasaba al Gobierno de esa entidad. La noticia de esta pnte lograron escapar que, a partir de
medida fue causa de gran descontento en toda la extensión del los soldados saquearon e in tiempo. Los pormenores
lerritorio por considerársele altamente perjudicial para su® entonces, estuvo abandonado pc^r mucho i p F
intereses. En lo que toca a la parte central que siempre ha sido el de este evento nos fueron platicados por ei pr p j
habitat preferido por los indios, la noticia originó gran alarma po"" fammarlduiante el tiempo que estuvimos en Tusik en 1935.
etnografía de los mavas de Quintana Roo 133
132 los elegidos de Dios

Como es de suponerse, este choque sangriento produjo gran como, más adelante, se les fue dotando de ejidos y de reseiras
consternación entre los indios de toda la comarca central, forestales; cooperativas para la explotación del chicle por ellos
especialmente entre los miembros del subgrupo de X-Cacal, de mismos; instalación de dispensarios médicos gratuito^ construc
tendencias autonomistas y antigobiernistas. Como expresión de ción de la carretera Peto-Santa Cruz de Bravo-Payo Obispo con
este malestar, la gente se hizo más cerrada y hostil para con los ramales secundarios; mejoramiento del pequeño errocarri c
forasteros, en particular si eran maestros o empleados del Santa Cruz de Bravo a Vigía Chico y subsidios diversos a 1^
Gobierno. Para todos ellos, los miembros de este cacicazgo pueblos para obras de carácter público. Ahora len, no o ^an e
adoptaron una actitud de resistencia pasiva, rehusándoles la venta este cambio tan favorable, los indígenas de la zona cita a si^ieron
de comestibles o la respuesta a sus preguntas en los pocos casos en manteniendo su recelo y poca inclinación a integrarse a la vida
que se atrevían a pasar por sus tierras. nacional.
Las rosas empezaron a tomar mejor rumbo por el año de 1934, En lo que se refiere al cacicato de
cuando el Gobierno Federal tomó nuevamente interés en promo mantenido su aislamiento, es de referirse aquí qu , p
ver el progreso de Quintana Roo. En esta ocasión, se tuvo el la buena amistad que llegué a ^
:íuidado de hacer un estudio previo de las condiciones existentes, persuadirlos para que abandonaran ta y P Q^ijierno
de modo que los programas por aplicar tuviesen un apoyo faclual.
Los encargados de hacer tal estudio fueron siete altos funcionarios Federal. Conseguida su anuencia, entrevista con
del Gobierno Federal, los cuales, según su especialidad, fijaron su Gral. Melgar, acordándose de De este modo se
atención en temas diversos, durante los diez días (febrero 21 a los jefes mencionados en la ciuda «..«Ips se hubieron de
marzo 2, de 1934) que emplearon en visitar los lugares iniciaron las pláticas de acercamiento las cudesse^hubie
accesibles del antiguo Territorio. Los resultados fueron publicados prolongar por varios meses hasta cu ^ X-Cacal en
el mismo año en el libro intitulado "£"/ problema económico del •ierras ejidales. Este acto tuvo lugar en e Melgar a quien
^'Territorio de Quintana./?oo" ílrigoyen y otros, 1934). mayo de 1937, con la ® indígenas se mostraron
La nueva política administrativa que habría de seguirse en esa acompañó el autor de este h r ■ banquete a los 10 o
parte de la República, entró en su etapa efectiva al decretarse la hospitalarios e, inclusive, obsequiaron ^
restauración de la entidad como Territorio Federal en enero de
1935. Al mismo tiempo quedó nombrado Gobernador del misní^® Como complemento _ ^gsta entonces, se había
el Gral. Rafael Melgar, quien orientó su administración sobre amnistía al '^ente" K^st^a't^^rquel tiroteo
mantenido como fugitivo d J
que había
amnistía, se le
bases de honradez y dinamismo. Entre sus primeros actos se conto
una gira al través de todo el Territorio, a fin de tener una visión tenido con los soldados federal gp unión de toda su
personal de las condiciones existentes. A su paso por Santa Cruz concedió permiso para efectivas de buena amistad se pudo
de Bravo tuvo oportunidad de tratar con los jefes principales de la gente. Gracias a estí^ mu« aceptasen, por vía
zona indígena", con excepción de los del cacicazgo de X-Caca lograr, meses después, q J,^ jg sus pueblos. La
que se mantuvieron firmes en su actitud de retraimiento. En ta^ de ensayo, tener una ^ "Diario del
pasión, los nativos recibieron la promesa de ser ayudados por
Gobierno en la solución de sus problemas más salientes. Es asi
134 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 135
ai^ién el altivo Dzulub aceptó el establecimiento de una escuela concesión más para la explotación del chicle a empresas particula
res y que tal resina ya sólo sería aprovechada por los nativos del
que
mi#» el edifico destinado a ella fuese
^ origen, amplioeficaz
prestando y biencooperación
construido. para propio Territorio o por otros mexicanos que establezcan allí su
residencia. Con esta medida, se espera que la riqueza forestal de la
la co^on^7a#>^'^^^ 'o anterior, el nuevo Gobierno procúró estimular entidad contribuya al desarrollo económico de la misma y no para
facilidades dando apoyo económico y otras enriquecimiento de industriales extranjeros.
ReDÚblira r procedentes de diversos lugares de la Tales fueron las medidas más significativas tomadas por el
ción de al ®sta labor se consiguió la repobla- Gobierno Federal hasta fines de 1939, en que dimos por
Yucatán ubicados en las cercanías del Estado de terminada la búsqueda de datos sobre la historia de Quintana Roo,
nativos íífi ^ largo del río Hondo. De este modo, los la cual presentamos aquí como simple antecedente de la parte
conservador^ parte central que, como ya dijimos, son los más etnográfica que constituye el contenido fundamental de esta obra.
aislados
slados, aasi
'como menos diferentes
Territorio,
de ya
los se
de van
otrassintiendo
zonas. menos
conatrfi#!"-^'
con^ j
de^'"purtante
campos depara romperal ese
aterrizaje aislamiento,
través de toda lahaentidad;
sido la
Santa^í^'^^" oxiste servicio aéreo regular entre Payo Obispo,
m#»di/t ^ ^ Mérida. También se han estado tomando
eyfran^^* f^uer al alcance del turismo extranjero los
ouí» di sitios arqueológicos ubicados en Quintana Roo y
^así ha" llamado la atención de los especialistas;
de siií? ejemplo, ya se han reconstruido varios
V un ed'hcios, dotándolo, además, de campo de aterrizaje
con Coh'^"^- el proyecto de hacer lo mismo
sacras ^ usive, reconstruir algunos de sus sacbés o vías
vasta re/ffióü^'l demostrar su interés en el progreso de esa
un recomd i Cárdenas, Presidente de la República, realizó
visitTin 1939. Enenocasión
sita los indios de la parte central se reunieron de esta
Santa Cruz de
línír ^ Presidente y exponerle sus problemas;
nnbl^íT^" del cacicazgo
pobladores abstuvieronde de asistir,Entre
X-Cacal. por razones que ignoro,
los beneficios los
que dejó
1 visita, se cuentan los que siguen.
construcción
Indígena; $ 30,0TO.00 para la construcción de de
un unhospital.
Internado
Por
O, izo saber a los indios que ya no se expediría ninguna
SEGUNDA PARTE

ETNOGRAFIA

SOBRE LOS MODOS DE VIDA DEQUINTANA


LOS MAYASROO
DE

li
Fig. 2
MAPA DE QUINTANA ROO MOSTRANDO
SUS ZONAS CULTURALES

EL CACICAZGO
de X-CACAL
Leona Vjcor

YUCATAN

Cozumel CoNFrcURACION CULTURAL DE QUINTANA RoO.


P», ,1 en .F. - srlSS*
(1935.36). er. poiMe „!,«»») I» T"
'
Quintana Roo (sin . 4,3 cultural. Según su
Sto. Cruz de regiones diferentes desde el p resDectivamente, la zona
posición geográfica podríamos am ♦ Deteniéndonos
j,i
urevemente en cada una de est "=6
QUINTANA
ción los datos que las caracterizan:
fZono Norle y Estehobifado
por inmigrantes de Yucatán
Poyo Obispo^
— Zona central o nativa, habitod
¿ona del norte Territorio a partir.
por notivos de Quintono Roo. Esta zona ocupa toda la Je latitud norte; una vasta
aproximadamente, del para e o , llamada Colonia an
ono sur, habitado por
.J._. inmigrantes de varias partes superficie de esta región j. 630,679 hectáreas, era
de México y Yucotón María que, con una j recursos naturales (chicle y
GUATEMALA r
BELICE
monopolizada en la exp'»'®®'®" „:-„arios del Banco de Londr» y
maderas preciosas) por los con ..¡j „ 179). A últimas fechas
México (tabriel A- Mcnend^ anukr la citada concesión con
(1935) el Gobierno Federal acor ^ comunidades allí
objeto de otorgarlas en eji jg 1935^ ya
existentes. De esta manera, j pueblos de Leona
habían sido beneficiados con sus ejia
139
140 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 141
Vicario, Tulum, Puerto Morolos, Solferino, Playa del Carmen y 20000' de latitud norte y los meridianos y
Kantunilkin. Es de advertirse que estas dotaciones fueron longitud occidental. En esta zona se han 6™^
concedidas no sólo para el cultivo de la tierra, sino, además, para indígenas cuyos J aislamiento,
la explotación de sus bosques ricos en chicozapote del que se
extrae la resina del chicle y, también, en árboles de caoba. Por LTc\^ aí'a^nrde^a civSizacmn y, -^^al-n^yor .
esta razón, tomando en cuenta la abundancia de bosques y 1^
esws^ de población, se concedió a cada ejidatario una parcela de c~acrha"n contribuido a que la región permanezca todavía
420 hectáreas divididas en cinco secciones, cada una de las cuales en condición de marcado subdesarro o. ., r • on/in
só o podría ser explotada cada cinco años; de este modo se
esperaba favorecer la regeneración forestal. Las escuelas que en los "fr^aMS completos,
Los indígenas de esta región proceden, en su gran mayoría, del aquí han tenido muy f Chicleras"
Estado de Yucatán (especialmente de los municipios de Tizimin y Cosa igual puede decirse de las llam^^^^^^
adolid) y conservan todavía sus modos de vida, hospitalidad» que, no obstante perseguir el m j cuanto
impieza y demás cualidades que los caracterizan. Se muestran, nativos, no cuentan con ^gó^w^mienzan a tramitarse las
a eniás, nnarcadamente inclinados al progreso, recibiendo con al reparto ejidal, todavía ahora ( ) comunicación, apenas
a^a o la implantación de Escuelas, Cooperativas, Comités Agra- primeras dmaciones. En cuanto a caminé de
nos y emás medidas de reforma social que, para el caso, se han son de mencionarse, por sus m as c estaciones
veni o ictando. Su contacto con el exterior lo hacen al través de herradura que unen Santa Lmz e ^ kilómetros
I carreteros y de herradura que, partiendo de ferroviariJde Peto X Valjadobd. s^a^^ «
respectivamente. En iguales con Chico y Bacalar, ubicados
fe^i^üvi de la región), conducen a la estación Otro camino que conduce a an a * , Aunque de escasa
como 'Tizimin, situada a 130 kilómetros de distancia, junto a la laguna del mismo conecta Santa
entrp' ^ pocos lugares de la costa. Existe además, importancia, es de menci^arse costa. Como ya sabemos,
MoreloQ ^ ^j y punto costeño llamado Puerto Cruz de Bravo con Vipa expedicionarias
lonaiti.ri' sistema "Decauville" de 41 kilómetros de esta línea fue construida en F sus contoctos
camoamprif^^" kilómetros que conduce a del Gral. Ignacio A. JutÜizada principalmente para
c^sE n r'r Central". Sobre esta línea, con el exterior. E".Í':*tltlcTas en plataformas descubiertas
de ffasnlín j Londres y México", corrían tractores el transporte de ^ gasolina.
demás nm^ T exclusivamente, al transporte de chicle y arrastradas por tract j
'*"8'™- '■ «"lid..! i. .1. k. 1"^ En cuanto a la part , asiento de lugares repoblados
Estado de Yucatán, de ese Estado los cuales han
Zona del centro.
recientemente por '"^y^ P ^ costumbres. Entre tales pueblos,
conservado sus propios Tihozuco, Ichmul, Sacalaca y
son de mencionarse los
nte, la superficie comprendida indígena",
damentrí^im'" entre los paralelos 19°00' V
abarca, aproxima Sabán.
142 los elegidos de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 143

Pasando ahora a la zona del sur, nos encontramos que está cabecera por superiores, y esto no por vía de vasallaje, sino por
constituida por toda esa faja de pequeñas comunidades que se confederación y amistad; allende de esto tenía la dicha cabecera por sus
extienden a lo largo del río Hondo, sobre la ribera mexicana, subjetoe los pueblos siguientes... Estos eran subjetos a la dicha cabecera,
y como tales obedecían a los señores della en todo y por todo, y en lo que
desde la ciudad de Payo Obispo basta la pequeña congregación de estos indios subjetos servían heran en acudir con gente de guerra a la
Huanacastle situada a 123 kilómetros de distancia. El río, que dicha cabecera, para de allí hazer guerra a quien los señores querían; y la
tiene una anchura máxima de cien metros, resulta navegable basta ynjuría que a los subjetos se le hacia por jente de otros pueblos, la
ese punto por embarcaciones motorizadas y, también, de vela. Esta cabecera y subjetos pretendían henearla... también ayudaban los dichos
facilidad de comunicación con la capital del Territorio, aunada al subjetos a hazer la casa del señor y se hallaban en sus consejos, teniendo
carácter amigable y progresista de sus pobladores han determinado boto y parecer en todas sus fiestas y borracheras.
que las autoridades gubernamentales presten a esta zona mayor Concretándonos ahora al cacicazgo de X-Cacal, iniciaremos
atención que a las otras. Es f>or ello que, en la actualidad, varios nuestra entrada a la zona, presentando al lector una somera
de sus poblados cuentan ya con Escuelas, "Cooperativas chicle- relación de las comunidades que lo integran; de las conexión^ de
ras ,agua potable y Servicio Médico que proporciona una Brigada éstas entre sí y con el mundo exterior, así como una visión
Sanitaria de Higiene Rural que recorre constantemente el río. Es preliminar de su manera de vivir. Nuestros datos tendrán es^ial
de añadirse que buena parte de su población está compuesta por referencia a los pueblos de Tusik y de X-Cacal que, aparte de su
inmigrantes del interior de la República, que llegaron a la región importancia en la subtribu, fueron en las que permanecimos la
atraídos por las industrias del chicle y del corte de maderas
preciosas. Culturalmente, esta población de inmigrantes difiere de
las de otras zonas del Territorio en el uso generalizado del español
"XT'df í
y en su mayor familiaridad con los usos y modos de la ciudad» chicleros, comerciantes y demás se encuentra mondb
do el Santuario de X-Cacal que sirve de cap'íf|^ ^
sobre esto último, solamente 62 individuos de los 2,652 qn® Los nativos acostumbran llamarla'Santo Cah (
forman la población total, no visten de pantalón, camisa y por ser aUí donde se guarda a la cruz Uamada La Santísima ,^
huaraches propios del campesino mexicano. es la patrona de todo el cacicato. La rústica igl^ia en q"e tiene
su altar esta milagrosa cruz, difiere de todas las
El cacicazgo por dentro. por ser de construcción más esmerada, con suelo de cemento y
KleZ de S^e encaladas. En eUa se efectúan diariamente
Hemos dado el nombre de cacicazgo a esta subtribu que tiene
como capital sagrada el Santuario de X-Cacal, por razón de 1^
^e las primerTboras de la mañana, funciones
ístán a cargo de sacerdotes indígenas que se turnan pen^i^mem
marcada similitud que presenta con la organización política ® te; adem^esta iglesia es la única autorizada pwa •ajelebraci^
algunos de los Cacicazgos o Provincias en que estaba dividida ^ de bodas y bautkos. En ella oficia, ocasionalmente, el Sumo
península a la llegada de los españoles. En apoyo de esto viene ai Pontífice o "Nohoch Tata"(Gran Padre), que tiene su jacal junto
caso citar lo dicho por el conquistador Juan de Urrutia (Relaciones a esa iglesia. Durante nuestra estancia en la subtnbu, desempeña
de Yucatán, Vol. II, p. 66) sobre los pueblos de su encomienda. ba este cargo un anciano Uamado Pedro Pascual Barrera, meto de
aquel Ba^ra que inventó el culto de La cruz que habla . A ^lo
"Chancenote, cabecera de la provincia de los Tasces, donde los
pueblos de la dicha provincia reconocen a los señores de la oic
dos pasos de esta iglesia se encuentra una espaciosa construcción a
144 los elegidos de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 145

la que se designa con el nombre de Corredor, con techos de palma, número máximo alcanzado por ningún otro pueblo de la región.
piso de tierra y lados demarcados por una simple barandilla de Sin embargo, todavía se sigue considerando impropio que entren
troncos delgados; el local está destinado a la celebración de al lugar bestias de carga o ganado vacuno que ensucien con sus
asambleas, tertulias, bailes y otras actividades de carácter público. excreciones. A un lado de cada una de las dos entradas que dan
Por su estilo de construcción y usos a que se destina este edificio, acceso a este Santuario, existe un pequeño oratorio de palmas con
viene a la memoria lo asentado por Landa (1864, p. 178) al su cruz respectiva, en el que los visitantes acostumbran detenerse
referirse a los antiguos pueblos mayas: *'...se usava tener en cada un momento para rezar v persignarse antes de pasar adelante.
pueblo una casa grande y encalada, abierta por todas partes, en la Entrando ahora al través de estrechas veredas a los otros
cual se juntavan los mozos para sus pasatiempos." Según el pueblos que integran esta subtribu, viene al punto mencionar en
Diccionario de Motul, escrito en el último cuarto del siglo xvi, el primer lugar, por su mayor población, el de X^Maben, que cuenta
nombre de este edificio era el de popol-na y lo define como "Casa con 140 habitantes distribuidos en 18 casas. Tiene, ademas, una
de comunidad donde se juntan a tratar cosas de república y a choza grande que sirve de iglesia principal y dos capillas
enseñarse a bailar oara alguna fiesta del pueblo." particulares. En ese lugar residen dos jefes importantes, el
En torno de esos dos edificios se encuentran, sobre pequeños "Capitán" Concepción autonjd —
montículos de piedras, cuatro cruces distribuidas en los puntos asuntos civiles y militares y el Teniente
intermedios del compás y separadas una de otra por una distancia veremos después, esto es cosa de poca importancia e
de 50 metros aproximadamente. El objeto de estas cruces es CunkM/Su. .n in'~
proteger de aires e influencias nocivas al recinto del cuadriláte industriosos, y de ser inclinados a la b » ^
ro señalado por ellas; éste resulta así, lugar limpio y puro por de los comerciantes ambulantes recorren la región,
excelencia. Dispuestos en círculo fuera de este recinto de pureza, donde el aguardiente encuentra mejor salida.
^ encuentran otros cinco edificios o jacales grandes llamados BnándOTOS ^
Cuarteles, de construcción similar a la del Corredor, es decir, con
os ados abiertos y sin más protección que una simple barandilla.
En ellos se alojan las distintas "Compañías" o cuerpos de guardia otros pueblos de la zona, el agua q , protegerlo de
que se alternan periódicamente en el servicio y custodia del al cual se le ha hecho un brocal de ^jLbajo,
templo; también sirven de albergue a perlinos y caminantes de los animales. Este es ® por su solidaridad al grupo
paso. 1 espacio en que se encuentran todos estos edificios se religiosidad, temperancia y, piemplar dentro de la cultura
procura tenerlo siempre bien barrido y limpio de hierbas, de modo y su desprecio a lo fomneo, n,aiz y el frijol
que, el conjunto, presenta aspecto bastante atractivo. Este, que del cacicazgo. En las proporciona a los demás
podríamos llamar el Centro Cívico y Religioso del Cacicazgo, fue escasean, Tusik es el umco p Además la apariencia del lugar
lo que originalmente constituyó el "Pueblo Santo". Por entonces
no era permitido que en él residieran con objeto de no profanarlo
a cambio de trabajo en las mjpa. JdemaM
resulta atractiva y p gg
con las impurezas del trato humano. Posteriormente, circunstan* mayor limpieza ^ frecuentemente; a sus caanchés
cias especiales fueron debilitando esta medida hasta el punto de
que, en la actualidad, el citado lugar cuenta con 206 pobladores. E"p7e vtXntL dXltivos comestibles y, principalmente, a su
146 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 147
relativa abundancia de árboles frutales como naranjos, plátanos, aspecto y situación resulta el más arrinconado y pobre de todo el
anonas, chirimoyas, guanábanas, mameyes, ciruelos y tamarindos. cacicazgo.
Más adelante tendremos oportunidad de ir conociendo la persona Finalmente, sólo nos falta mencionar a Chanchén-Laz, que tiene
lidad de las familias que habitan sus chozas e ir deácubriendo los 20 habitantes,6 casas y una sola iglesia. Este es el poblado menos
hilos que mueven su existencia. solidario con el grupo; su inconformidad y, aun, oposición a los
El pueblo siguiente, llamado Señor, cuenta con 71 pobladores, acuerdos tomados por la subtribu lo han malquistado con los otros
13 casas, su iglesia principal y otras dos, de menor tamaño lugares.
correspondientes a dos grupos familiares. Los vecino.« de aquí, Los pueblos citados aquí son todos los que consütuyen el
aunque industriosos y fíeles a la tradición, son considerados por cacicazgo de X-Cacal que, junto con sus milperíos correspondien-
los otros pueblos como ventajistas e inclinados al chisme y a las tes, abarca una extensión de 750 kilómetros cuadrados aproxima-
rencillas. Este concepto ha dado lugar a que en Tusik se diga que damente. Esta es la región que los nativos consideran suya y a
"viene de Señor" a todo aquel que se muestra demasiado la cual se sienten ligados por los múltiples lazos emotivos que les
parlanchín y novelero. Por otro lado, la apariencia es ligeramente ha ido creando la costumbre; todo aquí les recuerda algo: un
semejante a la de Tusik. accidente del camino, una roca, un claro del bos^e, una cueva,
El pueblo inmediato recioe el nombre de Chuncunché y cuenta etc. etc., son cosas que tienen significación para ellos. Se s'enten,
con una población de 54 habitantes, 8 casas, una iglesia pública y además, mejor proteidos por losyumUÜob o
otra privada. Para los nativos de lugares circunvecinos, lo mas de esta región V por los de otras. Esta es
característico de aquí es la especialización de sus vecinos en la cuando se alejan demasiado se muestran algo temerosos y
manufactura de petacas de palma llamadas baaz. desconfiados de la selva. t la nro-
Después, es de mencionarse San José, pueblo de 45 habitantes, En cuanto a las relaciones sociales
7 casas, y una choza mayor que sirve de iglesia. Su aspecto es pia subtribu, es posible observar que, gi
misérrimo y sus pobladores bastante apáticos. Es muy semejante al intercambien visitas familiares o amigos e p
de otro poblado llamado Chanchén, que tiene 42 habitantes, 7 motivo comercial es casi nulo en estas ™~ Z
casas y una iglesia pública. La especial situación de este lugar
sobre el camino de herradura que va de Santa Cruz de Bravo a St"ngfn ?rrSf¿P Titesanías o producto
Valladolid, trafícado constantemente por viajeros de todas clases,
ha hecho que sus vecinos pierdan mucho de su hosquedad comunidades ya 'familia unidos por conveniencia y
habitual, hasta el punto de haber permitido por cierto tiempo la miembros de una sola y g , y jg pertenencia
instalación de una Escuela. Allí reside el anciano "Comandante por los otros ««f fJ L vistos con cierta
Eulogio Can quien, por su avanzada edad, se ha retirado del intf^rna Todos los extranos ai grupu o
servicio activo^ lo tratamos con frecuencia y nos dio la impresión "cadaicuando fuesen residentes de lugares circunvecinos.
de ser un hombre afable, no obstante la fama de valiente que tuvo
en sus buenos tiempos. El cacicazgo y sus relaciones con
A corta distancia de este lugar, está el pueblo de Yaxkaax, que el mundo exterior.
cuenta con 26 habitantes, 4 casas y una iglesia pública. Por su Los integrantes de la subtribu de X-Cacal tienen una idea
14S los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 149

bastante aproximada de los límites geográficos de toda la visitados ocasionalmente. Hasta hace unos 30 años, esta clase de
superficie que corresponde al Territorio de Quintana Roo; contactos se hacía normalmente con el poblado inglés de Corozal,
consideran que éste ha de ser de la exclusiva pertenencia de los Belice, ubicado a unas 70 leguas de Santa Cruz de Bravo. En
mayas, por razón de haberlo creado Dios con ese único objeto, fechas recientes, motivos de simple curiosidad y, tambín, de
según relatos narrados por los ancestros; es por ello que, en carácter político, movieron el interés del grupo hacia Chichén Itzá
ocasiones, se refieren al Territorio con el nombre de V luum y Mérida, puntos no visitados anteriormente. Más allá de lo citado
mazehualob o "Tierra de los Indios"; sin embargo, dada la hasta aquí se encuentran los lugares que forman el mundo
creciente concentración de los nativos en la parte central, se ha imaginario del nativo; México, Alemania, Italia, Japón, etc. de los
limitado a ella la denominación de "Zona indígena". Sus habitantes cuales han oído rumores por conducto de chicleros y comerciantes
se conocen mutuamente (en especial si son Jefes) unos a otros; es ambulantes. Es de añadirse que, por diversos motivos, algunos de
así como un jefe cualquiera de la subtribu de X-Cacal nos podía estos lugares tienen para los indígenas Ínteres extraordinario;
informar en todo momento los nombres y lugares de residencia de Inglaterra, por ejemplo, por ser residencia de la legendaria Reina
los jefes y habitantes más conspicuos en 20 leguas a la redonda. Victoria"; Estados Unidos por ser lugar del que se cuentan cosas
Los contactos del cacicazgo con los otros pueblos de esta zona fantásticas y del que proceden esos hombres rubios y extraños
resultan motivados por intereses de familia o de simple amistad; encontrados en Chichén Itzá; México por ser la tierra de sus
algunos vecinos de Tusik suelen visitar, por ejemplo, a sus enemigos irreconciliables; los soldados mexicanos. ^ e igu
familiares residentes en Yokdzonot; los de X-Cacal y X-Maben manera tienen ideas peculiares respecto de otros países, pero
hacen lo mismo con los que tienen en Chunyuy, X-Pichil y otros siempre en relación con los intereses particulares e pequeño
lugares ubicados a más de 10 leguas de distancia. Santa Cruz de mundo que los rodea.
Bravo es poco visitada desde su ocupación por las fuerzas del Los límites temporales del mundo
Gobierno. Propósitos de carácter religioso hacen que el cacicazgo
tenga contacto con lugares tan apartados como Chan-Cal^ aborigen.
Chunpom y Tulum situados, respectivamente, a 16, 24 y 3o El conocimiento del pasado llega a los miembros del cacicato
kilómetros de la cabecera o Santuario. Los dos primeros de estos únicamente por conducto de la tradición oral. Sus recuencos
lugares son considerados como cabeceras o centros religiosos de históricos resultan vagos a pesar de no alcanzar sino unas cuantas
otras subtribus, en tanto que el último, o sea Tulum, tiene décadas, es decir, al periodo en que vivían sus padres y abuelos.
renombre como lugar propicio a la oración y recogimiento, por La muerte de muchos de esos ancianos durante la epidemia de
suponerse que, en su recinto, permanece todavía el espíritu de los viruela en 1915, rompió la continuidad de la tradición verbd. U
antiguos genios mayas. Es de advertirse que los actos religiosos Guerra de Castas que ocurrió en 1847, es evento que se confunde
que allí se efectúan son de carácter católico y practicados ante una con los relatos míticos del tiempo en que Dios andaba entre
pequeña cruz de madera asentada sobre el altar de un antigüé hombres. Se recuerdan, sin embargo, con relativa claridad,
templo. algunos pasajes de la vida independiente ^e llegaron a disfnit^
Todavía más apartados de la cabecera o "pueblo santo" (a 38 y en las últimas décadas del siglo pasado. Las grandes fiestas de
40 leguas respectivamente), están Valladolid y Peto, lugares de Chan Santa Cruz: los ataques sorpresivos a pueblos de blancos; la
Estado de Yucatán de importancia comercial, los cuales son estricta disciplina de las "Compañías"; los oráculos de la "Cruz
150 los elegidos de Dios etnografía de los mavas de Quintana Roo 151

Parlante"; los viajes comerciales a Belice, etc, etc., son temas Procedencia y composición racial
que se escuchan siempre con marcado interés y ncstalgia. Se del grupo.
conservan, además, los nombres y aventuras de algunos de los
jefes que llegaron a distinguirse. Hasta hace unos 40 años, la zona que ahora habita la subtribu
Por otra parte, respecto de los sucesos acaecidos antes de la de X-Cacal estaba enteramente despoblada; los actuales pobladores
Guerra de Castas, apenas quedan memorias bastante vagas y llegaron de lugares situados en las proximidades del camino que
fragmentarias. Remontándose un poco más, entonces, apare siguieron los soldados federales en 1901 en su avance hacia Chan
ce el mito y la leyenda con sus milagros y fantasías. Es así como Santa Cruz. La mayor parte de esos inmigrantes tuvo su lugar de
se sabe que los primeros seres humanos que existieron en la tierra, origen en las aldeas de Dzoyalché, Chan X-Copoil, Jesús-Chen y
fueron llamados ppuzoby los cuales, luego de un largo periodo de San José (ver Figura). Casi todos ellos estuvieron coneriados
prosperidad y abundancia, se tornaron impuros y disolutos, por lo por lazos familiares o por pertenecer a la misma "Compañía" por
^e Dios los castigó con el Diluvio que acabó con todos ellos. el tiempo de su salida. Estos lazos de afecto contribuyeron, en
Después, aparecieron los Itzaes, hombres santos y sabios; se cree buena parte, a la selección y solidaridad de los pueblos que, más
que fueron ellos quienes, por medios mágicos, levantaron las tarde, llegaron a constituir el cacicazgo de X-Cacal.
pandes construcciones de Tulum, Cobá, Chichén Itzá y demás De los 720 habitantes que forman la subtribu, 406 nacieron
ugarp cuyas ruinas se admiran todavía. También se piensa acerca después de 1901 cuando ya los indígenas estaban establecidos en
de tales Itzaes que no han desaparecido definitivamente sino que los pueblos que ahora ocupan. Desde ese tiempo el numero de
subsuelo de las minas mencionadas y, además, en individuos que ha llegado al área del cacicazgo procedente de otros
algún punto desconocido ubicado en el oriente, para el cual se lugares alcanza la cifra de 185, los cuales pueden ser clasificados
ausento un gmpo de ellos cuando flegaron los blancos. Se espera de acuerdo con los motivos de su emigración del modo que sigue.
que a e legar el día en que retornen y en que todo vuelva a ser 161 personas salieron de Dzula cuando el pueblo fue destruido por
como antes: fácil y agradable. las fuerzas federales en 1933, encontrando refugio en el propio
Santuario de X-Cacal; 8 individuos se asentaron en la zona al
^es,aunque Iipdos
Itza^^anno?^ If a ellos por son
ciertaConsiderados
afinidad racial. La época
distintos de
de los través del matrimonio; 9 se asentaron allí por disputas que habían
tenido en su propio pueblo; 2 por razón de su edad avanzada que
eferida como la^de los 'tiempos
rpf#>riH hechobuenos" y la actual,
por medios mágicos,desuele
miseria.
ser los impulsó a residir con sus hijas y nietos establecidos en Tusik,3
Ignorancia y servidumbre, como la de los "tiempos malos". Estos que, como menores e hijos de los antes mencionados, acompaña*
ndipnas con ^lenes convivimos, se sienten de tal modo atraídos ron a sus padres; finalmente, 2 por razones desconocidas. Estos
inmigrantes (aparte de los de Dzulá) vinieron de Chan Santa Cruz,
V ftotalmente aparte del
olver a el y estar «"helo más grande
hombre blanco es e! de
y poder Yokdzonot, Xiatil, Tixcacalcupul y Oxkutzcab. De estos dos
reanud^ en toda su plenitud los antiguos usos y costumbres que últimos pueblos situados en Yucatán, llegaron tres chicleros que se
ya van desapareciendo. Es por ello, principalmente, que mira eon casaron con mujeres de la subtribu.
desprecio y desconfianza las innovaciones que, en nombre de la Además de los individuos de origen maya que forman la
implantar entre ellos por el Gobierno población, existen algunos que muestran claramente cruza con
blancos, o con chinos y aún con negros. 58 individuos, o sea, el
etnografía de los mavas de Quintana Roo 153
152 /os flepidos (le Dios
Alfabetismo.
8% de la población tienen apellidos españoles tales como Peña,
Barrera, García, Caro, Santos, Briceño, Velaz, Mendoza, Barza y
Perera. Este alto porcentaje no resulta sorprendente cuando El conocimiento de la lectura y la escritura es ""j?'
recordamos que los indios acostumbraban perdonar ja vida de los con excepción de los dos Secretarios o Escribas que pueden leer
prisioneros blancos que tenían algún oficio útil, como el de ^racion^n maya o escribir en esta lengua pequeños mensajes o
carpintero, herrero o músico; que las mujeres blancas eran cartas, nadie más alcanza ese saber
retenidas como amantes por los jefes y que algunos hombres del sacerdocio. En tiempos pasados, antes de
blant .s prefirieron quedarse con los indios durante el tiempo de la Sania Trii? en
banta Cruz en IW
1901, era costumbre queconocimiento
cada pueblo Pa Snativos
Guerra de Castas. En cuanto a los chinos, tuvieron su origen en un sueldo a quien pudiera 'Z®"® , servir de Escribas o de
grupo de cerca de ochenta fugitivos procedentes de Belice, que escogidos, de modo que '".a® "''^^^P|.jj,(es). En fechas recientes se
arribaron a Chan Santa Cruz por 1860 aproximadamente. En a Maestros Cantores (espec. e^jencia de extender este
actualidad sólo quedan dos descendientes de esos inmigrantes: los ha comenzado a P«"aar e aunque no tengan
hermanos Pablo y Prudencio Yamá quienes viven en Señor. conocimiento a mayor num P Escribas limitan su
Todavía menos aparente es la mixtura con negro; el único caso conexión con los asuntos sagra * , j^g santos y
que observé fue el de una mujer de Tusik, de pelo ensortijado, conocimiento del español a aparecen en el almanaque
labios gruesos y piel bastante obscura. Fuera del área del cacicazgo de las palabras lluvia y ambulantes que pasan
rumbo al sur, se encuentran más indígenas de este tipo cuya anual que traen de Meriaa prnoleado, principalmente,
apariencia indica la presencia de sangre negra. Este elemento por la región. Este conocimien o corresponde a
racial entró a Quintana Roo por conducto de la Colonia Inglesa e para consultar en ese ^ fiestas religiosas, los pronósticos
Belice, donde buena parte de la población es negra. un recién nacido, las jas Aea'as re^^g.os^^^^^
del tiempo y, en Sra^^¿°Jcaciones,el alfabetismo carece
lengua maya. Mas alia d también, una copia de la
Lenguaje. de importancia. Los Escr p maya y latín y pequeños
Biblia, folletos con
El maya es el único lenguaje hablado en el grupo. Como única cuadernos de notas man ^santos e, inclusive, un texto de
excepción es de mencionarse un nativo de Señor que balbucea
milagros fantásticos, aparición ganítulo IX del Chilam Balam
algunas frases en español; nadie más habla ni entiende esta
29 páginas manuscritas sum^ ^^P^ 88-98) _Todos
lengua. Los indígenas le conceden poca importancia y, aún» 1^ de Chumayel,se^ ^„„siderados de gran valor y guardados con
estos documentos son
consideran denigrante por ser la lengua de sus enemigos especial esmero. primeros
mexicanos. En cambio, el inglés goza de gran prestigio y existen Carecen de un mo P^ adelante el
muchos nativos que quisieran aprenderlo. Durante mi permanen
cia en Tusik, no pocos vecinos del lugar aprendieron algunas cuatro números canaces de contar por cientos y aún
palabras como resultado de sus preguntas insistentes. Inclusive» español. Muchos a u aritméticas con ayuda de los dedos.
entre los jefes principales se cuentan algunos con disposición a efectuar ,carecen por completo de esta habilidad.
aceptar Escuelas con a sola condición de que se enseñe en inglós- Las mujeres, sin emoaig
154 los elegidos de Dios einogra/ia de los mayas de Quintana Roo 155

Población. de la población y de falta de cooperación de los pobladores de la


"zona indígena", aún no se logra un Censo correcto.
Todavía resulta incierto el número de habitantes que puebla Además de la población radicada de manera permanente en
Quintana Roo. En diversas ocasiones se han hecho cálculos Quintana Roo, existe otra de carácter flotante que lo invade cada
aproximados de acuerdo con informes de personas familiarizadas año al iniciarse la estación de lluvias que propicia la extracción del
con la región y, aún, son simples conjeturas. Sapper da, para chicle. Durante siete meses, de julio a enero, habitan en la selva,
1894, la cifra de 18,500 habitantes distribuidos en las regiones de en jacales improvisados, de 5 mil a 6 mil hombres dedicados
Lakanhá, Icaiché, Chan Santa Cruz y Tulum (Sapper, 1904, pp. exclusivamente al corte de los gruesos troncos de chicozapote para
627-8); Gann (1918, p. 13) calcula para 1915 unos 5,200 extraer la resina que luego se convierte en chicle. Como están de
individuos, sin incluir la zona de Ixkanhá y, más recientemente, paso no logran formar sociedad alguna ni dejar otra huella de su
en 1936, la Secretaría de la Economía Nacional dio a conocer por presencia que los árboles con las marcas del machete.
la prensa ("Diario de Yucatán", 21 de octubre de 1936) los datos En cuanto a la población del cacicazgo de X-Cacal y de su
que siguen: distribución por sexo y edad, consiste en 720 pobladores, de los
Del año de 1910 al de 1930 la densidad de población en el Territorio de
que 379 son varones y 341 mujeres, según la tabla 1 que
presentamos:
Quintana Roo, solamente registró el aumento que va de 0.18 a 0.21
habitantes por kilómetro cuadrado, pues, la población fue de 9,100 y
10,620 habitantes, respectivamente diseminados en una superficie de Tabla 1
50,407 kilómetros cuadrados".
Población del Cacicazgo de X-Cacal por edad y sexo
Debe decirse que éstos incluyen hasta los referentes a las islas Mujeres Tota!
cercanas que cuentan con una población aproximada de tres mil Hombres

habitantes. El mismo Informe añade que: Número % Número Númertt %

15.4
Cuenta el Territorio con una ciudad y tres pueblos, como principales Menores de 5. 55 7.6 56 7.8 111
145 20.1
localidades, que al mismo tiempo son las cabeceras de las citadas 5-9 71 9.9 74 10.2
4.3 87 12.1
31
Delegaciones. Son las siguientes: Payo Obispo, ciudad con 2,791 iai4 56 7.8
4.7 25 3.5 59 8.2
habitantes; Cozumel con 1,599; Isla Mujeres, con 399, y Santa Cruz de 15-19 34
45 6.3 82 11.4
20-24 37 5.1
Bravo con 245". 18 2.5 53 7.4
35 4.9
25-29 5.4
2.8 19 2.6 39
30-34 20
Respecto al predominio del sexo masculino sobre el femenino 35-39 17 2.4 20 2.8 37 5.2
28 3.9 51 7.1
en todo el Territorio, hace notar que: 40-44 23 3.1
2.4 11 1.5 28 3.9
45-49 17
1.2 4 0.6 13 1.8
50-54 9
"En la población rural la proporción es de 117.68 hombres por cada 100 55-59
3 0.4 3 0.4
mujeres y en la urbana de 156.07 hombres contra 100 mujeres". 60-64 2 0.2 5 0.7 7 0.9
3 0.4 2 0.3 0.7
65-69
Conviene insistir en que los datos aquí citados no pueden ser Totales 379 52.6 341 47.4 720 lOO.O
sino aproximados, pues, debido a las circunstancias de dispersión
etnogrofio de los movos de Quimono Roo 157
156 los elegidos de Dios

Los datos aquí presentados se basan en un censo levantado por en el segundo año de matrimonio. Por lo común las madres
nosotros personalmente durante el mes de septiembre de 1935. esperan dar a luz cada dos años, razón por la que cuando este
Para este propósito contamos individualmente, en sus propios periodo se prolonga demasiado procuran ensayar todos los medios
domicilios, a los habitantes de los seis pueblos mayores; anotamos, posibles para volver al ritmo supuesto.
por referencia de los dueños de casa solamente, a los habitantes La población aumentó de modo excepcionalmente notable no
del pueblo de San José; y fx)r informes de algunos vecinos sólo en Tusik, sino en todo el grupo. El único caso de defunción
principales a los de Yaaxkax y de Chan-chen-Laz. Tomando en observado en Tusik fue el de una mujer de 53 anos victima de una
cuenta el reducido número de pobladores de estos lugares, las infección vaginal. Según los informantes la población so o a
probabilidades de error u omisión resultan prácticamente nulas. mostrado marcado decrecimiento durante dos
Respecto a las edades, están basadas en nuestra apreciación »I» üUin,,.20 r.TZedS
personal, por razón de que los nativos no conservan registro ni lo que pudimos ob^rvar, ¡ ,,¿0, ellos preseola-
memoria; sin embargo, es de advertirse que facilitó este cálculo el entre los niños fue la de brices posiblemente. En
recuerdo de dos fechas memorables para la región: la entrada del ban el abdomen abultado a causa de extrema palidez y
Gral. Bravo a Chan Santa Cruz (1901) y el paso asolador de la cuanto a los adultos, casi friendo de alguna forma de
epidemia de viruela (1915-16). su escasa resisfencia al trabajo, esta evidentes de
malestar palúdico; sin embargo, hu catarrales fueron
En cuanto al notable predomiíiio de los grupos de edad más esta enfermedad. Los resfriados y afecciones catarrales
baja, resulta explicable por los efectos destructivos de la guerra frecuentes. En dos ocasiones durante J ^ «eos
contra el Gral. Bravo y, especialmente, por la epidemia citada que, región una epidemia de conjun ivi is.
según los propios nativos,"acabó con todos los viejos". calos de posibles cataratas. Shattuck ,„gar
Con referencia a los cambios de población, nuestros datos sólo de también, algunos
permiten informar de los ocurridos en Tusik durante el año cercano a la región del cae g artritis v bronquitis,
emprendido del P de septiembre de 1935 al 1 • de septiembre de casos aparentes de llamada "úlcera del
1936. En este lapso tuvieron lugar 11 nacimientos, 1 deceso y 2 Solamente logramos detec tnpnores fueron frecuen-
matrimonios. Cambios de residencia originados por el patrón chiclero" en todo el grupo, orno ma ^joJores de muelas son
matrilocal (harwab), hicieron que Tusik ganase un vecino del
exterior y perdiese uno de los suyos.
tes las llagas y erupciones ^^^fano en asuntos
bastante comunes. Natur ^requerirían de examen profesional
médicos, los males aquí c 4
para ser confirmados.
Cifras sobre vitalidad.

En Tusik la natalidad alcanzó un promedio de 40.7 nacimientos


por cada 100 mujeres casadas no mayores de 45 años, en tanto
que el promedio de mortalidad apenas fue de 0.8 por cada 1^
habitantes. El promedio de edad de 27 madres al tener el pri^f''
ijo ue de 19 años; todas, sin excepción, dijeron haberlo tenido
158 los elegidos de Dios

LOoqCviWNqiOrj'TÍ'OOCvJOO^Oj
lO oí <-« IT) od co oí h-* lO cvi o o

VI
00 eo CO o o í-H Tt o* o CO vO
<-H I—( 1—4 l-H
LA CULTURA MATERIAL
c:

OcOCOiOON vOt^OCvJO^O^OjON
Nota preliminar.
O
od o ec vO CS¡ i-í o lo o C> o o (N

A semejanza de lo observado en Chan Kom, Tepoztlán, Mitla y


»< \r>
a>
en
>.
■o
ra
otros lugares indígenas de México, la cultura del grupo de X-Cacal
-o
o* resulta menos hispanizada en su aspecto material que
u
® /i..
CLCsI
Ocs|i/5 "»í'COeocNjr^vO^»-H<—' t-<
vO sociológico y psicológico. El alcance de este juicio po ra
'3J
ra
apreciarlo mejor el lector a medida que se vaya adentran o en a
3 ,!0
H H lectura de este volumen. Por de pronto, es de notarse que, en lo
a>
"3 general, el aspecto de los pueblos sigue siendo netamente indipna
C
•O
ojtooNt^r^o^r^Tí* vococ^ in y, prácticamente, igual al que encontraron los blancos hace mas de
J3
\ooívo>-Hf-« \o>-icdc4T]< >-H
cuatro siglos: chozas de palma diseminadas ure^larmente en
torno de cenotes o pozos; junto a ellas los pequeños uertos en a o
(cooncAé), las jaulas para sus aves domésticas y, como «tructura
00f-j00'Ncv|00Cs)rf' eoiOC^ j | lO importante, el apiario de troncos huecos; pavos y otras g inareas,
LO
árboles frutales plantados en terrenos comunales y, por ultimo,
S espacio central que hace veces de plazuela, siempre limpio de
«5 mLs hierbas. TaV^o ^ variado gran cosa el
ni los trajines hogareños, inclusive el modo de preparar los
lo
l- alimentos; la milpafal igual que hace un inilenio sigue siendo el
-3
eje de toda actividad; el modo de trabajada no ha vanado nada
o
B
<ü 0>
i-H 1-4 cn| co co
On ^
lO lO lO vp
0)
"ra
o
salvo el natural mejoramiento que ha traído consigo la introduc-
ción de implementos metálicos.
i/ii-Hi-HCacvjPOCO^rriOiO*© t-

Por otro lado, como es bien sabido, la ^e


elementos europeos en la cultura
las primeras décadas de la dominación española, de modo tal que,
159
160 los elegidos de Dios Fig. 3
PUEBLOS DE ORIGEN DE LOS HABITANTES
al correr el siglo xvi, ya el indio yucateco había tomado las DE LA SUBTRIBU DE X-CACAL
características básicas que habría de conservar, con ligeras
variaciones en el curso de los siglos que han pasado.
Lo que aquí decimos es más aplicable a la cultura de Quintana
Roo donde, debido a su aislamiento fue posible conservar por más
tiempo tales características. Aunque es cierto que desde 1855 los
indios de esta región habían tenido contactos comerciales con
varios lugares de Belice, los elementos introducidos fueron
mínimos; no fue sino hasta 1917 que los indígenas del Territorio Carretera a Valladolid
comenzaron a percatarse de nuevas ideas y cosas al través de los
contactos que tuvieron con los chicleros y comerciantes ambulan
tes que invadieron sus montes al iniciarse la explotación del chicle
en gran escala. Las páginas que siguen permitirán apreciar el X-Cacal
limitado efecto de tales contactos en lo que se refiere a la cultura
material. Señor
Chan chen
San José
Chanchen-Laz

Tipos de casas y técnicas de construcción.


Chuncunché
En general, la choza indígena de Quintana Roo es muy Moben Dzonot-guordia
Corretera a Peto
semejante a la de Yucatán: ovalada, con techo de palmas, lados de ♦
Yoxkox
coloí-ché (varillas entrecruzadas) y suelo de tierra apisonada. Salvo Mocnól i
algunas diferencias de nombre, los elementos del esqueleto o ^^Tzucun ^S.José
armazón resultan los mismos: cuatro postes gruesos u horcones Ajesús-chei^ Juan /
fijos en el piso en cuyas cabezas van asentados los travesaños que -Uitz^íT ASahcobchpn
soportan las dos vigas principales (balo) dispuestas a lo ancho de Chon-X-
la construcción; apoyadas en los extremos de estas vigas se
aseguran otras dos llamadas pach-ná, de modo que, entre las
cuatro, forman un cuadrilátero; de esta armadura fundamental ha Pueblos de origen
de depender el peso de toda la techumbre. Es la que da su solidez LChan Santa Cruz
a todo el edificio. Sobre cada halo descansa un par de horquetas Pueblos actuales (D Pahtza,
(tiseras) que, en su parte superior, se cruzan para dejar una
apertura en la que se encaja cada una de las extremidades de
caballete (fionah-ché) que remata el edificio. Como vigas
refuerzo se añaden dos travesanos paralelos al pach-nah con sus
extremos ligados a los puntos medios de las tiseras y otros do
r

Fig. 4 etnografía de los mayas de Quintana Roo 163


ESTRUCTURA HABITACIONAL
paralelos a los balos y ligados de igual manera. Los dos primeros
se llaman caana-pach-nah y, los dos últimos, lanché o kabac\
paralelos a estos últimos y atado de los puntos medios de los dos
caana-pach-ná se pone otro pequeño travesano que recibe el
nombre de zinché: por último, atado de las tiseras al pach-ná corre
oblicuamente un travesaño llamado urbel-chó ( camino del
ratón").
El armazón de lo que ha de formar cada uno de los extremos de
la casa, se compone de 3 ó 4 postes llamados latmoy, dispuestos
1.—Posíe principol(ocom)
2.-Vigo transversal (balo)
en semicírculo; cada poste tiene en la parte superior una ranura de
4—r
3.—Vigas longitudinales(pochna) modo que pueda descansar en ellos un grueso manojo de bejuco
4.-Estructura en "A"(tisera)
5.-Palo de lo cresta (honoh-cho)
{copché); apoyadas en él descansan tres varillas que sirven para
3^ 12 ó.-Suspenscres longitudinales del soportar un segundo manojo nombrado de igual manera. P^^a
techo(coona-poch-na)
7.—Borros transversales(coboc o tcnche) terminar, el armazón del techo queda listo con una serie de vari as
8.—Ensambles transversales (zinche)
9.—Arco del techo (u-belchoo)
flexibles {liíls) dispuestas horizontalmente y sujetas de las
anteriores. Es de estas últimas {híls) que las palmas de guano
quedan aseguradas. Para mayor claridad en esta corap eja
explicación, reproducimos enseguida (Ver figura) dos aspectos e
armazón con los nombres respectivos de cada elemento.
Los lados de la casa, que jamás se «"^re" de^^^¿¿!
componen de estacas verticales entre las que se
'.—Postes verticales (lotmoy) ment^e varillas horizontales. Las puertas, sin excepción, son
2.-Suspensores flexibles del techo(copche)
3.—Vigos comunes(uinciche)
clase llamada x-makac, hechas de varillas y ejuc(w.
4.-Juncos paralelos (hil). Solo uno de los mostrados Las maderas más usadas en la construcción J
llamadas kanchacté (Caesalpima
citanché (Caesalpinia GaumerO, ®® "gstas son
inaoeras rojas y muy r j^g ¿gj^^s
O: Construcción de lo parte central de lo coso
b: Detolle interior del extremo de lo coso

clavos en esta clase de construcciones, sino únicamente bejuc


para todas las ligaduras necesarias. j u- j
n 'j o la rpírión cfue venimos describiendo y, en
i* »b. <.«1, u. «.i»
164 los elcpidos do Dios etnografía de los mayasde Quintana Roo 165

bastante amplias y hechas con esmero y buen gusto; sus Mobiliario y utensilios
dimensiones ordinarias son de trece metros de largo por cinco de domésticos.
ancho. Por lo general, constan de una sola pieza, uno de cuyos
extremos ocupa la cocina, con el fogón y demás implementos; sin Lo primero que se nota al entrar en cualquier casa, son las
embargo, en ciertos casos (como cuando se espera un nacimiento) hamacas de hilo de henequén extendidas al través de la pieza. La
es posible observar una división hecha de varillas y palmas, que importancia de este artículo se hace evidente al pensar que es en el
separa a la enferma del resto de la familia. No obstante la falta de que se pasa no menos de la mitad de la vida del individuo. Por lo
ventanas, la pieza resulta bien ventilada por las rendijas que común es en ellas que toman asiento los visitantes; para esto se
siempre existen entre las varillas que forman los lados de la casa; usan, también, banquitos de troncos ahuecados (kanche) bastante
la iluminación, sin embargo, es bastante deficiente, empeorándola parecidos a los que aparecen en los códices prehispámcos. Aunque
todavía más el color opaco de todo el material empleado. con menos frecuencia, se emplean, además, unas si as pequeñas
Entre las otras construcciones que se ven en torno de la casa, Uamaaas taburetes.
ocupa lugar importante el colmenar {yotoch-cab), cuya estructura Para guardar la ropa, abalorios y demás
es bastante sencilla; se compone de un armazón semejante al de usan cajas de madera o petacas de palma ( a p
las casas, con el techo cubierto de palmas y los lados abiertos. En irregularmente en cualquier rincón de postura v
su interior se levanta un armazón de madera en el que acomodan procedencia comercial es poco usado. Los cestos
los troncos huecos que constituyen las colmenas. Aunque de algunas ropas de uso diario, «e ^onsei^an^a^ eentímetros de
menores proporciones es la choza que se destina a los cerdos abiertos de forma circular (xac) de o fipvibles eme
(chiquero); por lo regular tiene 2 metros de alto, 2 de ancho y 4 de
largo; sus lados están cerrados hasta cierta altura con travesanos de
diámetro por 15 de fondo; se elaboran con las vardlas
madera. El gallinero (zooy) puede hacerse de dos maneras: ya sea
forman parte central de las hojas de palma.
en forma de jaula, de varillas delgadas o, también, en forma de
emplean, también, para poner las de forma
choza de proporciones adecuadas.
banquetes. Otra clase de cesta es la que
Circular, de igual diámetro que X . g emplea
Todavía más simple resulta la construcción llamada caarwhé: nu.«. 50,70 d ó» ~bl.V.
cuatro estacas clavadas en el suelo sobre las que descansa una caja solamente para ^„„a mesa alta de tablas mal
de troncos rellena de tierra; en ella se cultivan plantas menores a suele verse en algunos bogs'^'j® . Anconada como cosa
las que se cuida teniéndolas en alto para que no sean destruidas talladas que, por lo general, se las ofrendas
por los animales domésticos. de poca importancia; su uso es ^ gemida de las ánimas" (ha-
La troje, en la que se guarda por uno o más años el producto de ceremoniales, como en el caso de la comí
la milpa, se compone de una simple estructura hecha de estacas y ia(pixan). pi mobiliario que corresponde a
travesanos, protegida por un techo de palmas. Esta construcción es Más variado y numeroso r ^ j pQgdp (koben), están los
la única que se levanta en la propia milpa; las demás se a cocina; allí. Junto a las ^f' el
encuentran agrupadas junto a la casa. útiles de hacer tortdla.s: la , A
primero
f consiste en
imero consiste ci una rpequeña ,mesa de forma circular,presenta
ocasiones, de OU
centímetros de diámetro y d" ae a..o qu , y
166 los elegidos de Dios etnografía de los maras de Quintana Roo 167

una parte saliente, también circular, en la que se asienta la masa que se emplea para conservar la suavidad y calor de las tortillas.
{zacan) mientras se tortea; por lo común, este mueble se hace de Por último, se llama mayab-ché a la jicara agujereada que sirve de
cedro o de caoba. El comal es siempre de hierro y se adquiere de colador. Complemento de la jicara, que es vasija redonda, es el
los comerciantes ambulantes que vienen de la ciudad. chuyub o adminículo para portarla: consiste en una rodaja
Utensilio sumamente común en las cocinas indias de toda la pendiente de tres cordones; por lo común, la rodaja se hace de la
península es el que consiste en una especie de charola, hecha de corteza del habin y se le adorna con dibujos geométricos de vivos
bejuco, de forma circular, que pende del techo mediante cordeles; colores, formados con tiras de henequén y palma tejidas. Es una
sirve para preservar de los ratones las carnes, tortillas y demás especie de artesanía muy atractiva.
comestibles. Para mayor seguridad en este respecto se inserta una El cubo metálico de procedencia comercial ha reemplazado al
jicara volteada en la parte media de los cordeles, de modo que cántaro de barro; sin embargo, todavía se emplea para extraer
intercepte el paso de los roedores. agua del cenote el choy o cubo indígena, hecho con la tmrteza de.
Desde luego, los implementos más importantes de la cocina son árbol de igual nombre. Para conservar el agua en el hogar x
el metate {ka) y el molinillo metálico en que se muele diariamente utiliza una especie de artesa llamada canoba, hecha de una sola
el nixtamal. El metate descansa siempre en una mesa alargada pieza del tronco del cedro o del pich (Calliandra ^rtoncensis);
llamada banco, de 50 centímetros de largo y bordes laterales por lo regular este recipiente se mantiene en alto sohre un
levantados. de troncos para evitar que ensucien el agua os anim
En cuanto a los utensilios para cocinar, casi todos son metálicos muehle de tronco ahuecado es la batea <pe sure WU
y de procedencia comercial; consisten en ollas, calderos, platos, ropa: se le encuentra, invariablemente, en la parte po
tazas, potes, cucharas y cuchillos. De los pocos objetos de barro casa, asentado sobre un sostén de cuatro patas.
que aún se conservan, son de mencionarse las tazas {lac), de las La mayor parte de las familias utUiza para alumbrare veks de
cuales existe una variedad llamada cabecera, que tiene cuatro cera o linLnas de petróleo; las hay también que se
pequeños agujeros en el borde por los que se insertan flores u la escasa claridad del fogón. El uso de lámparas
hojillas de adorno; esta variedad de tazas se emplea, exclusivamen ha llegado a ser bastante común, lo mismo el d®
te, para poner las comidas ceremoniales dedicadas al Dios católico. carburo para la cacería nocturna. Los fosforas son de uso
Por otra parte, todavía son de importancia en el uso doméstico las inrpensSle- por otro lado, todavía Else recurso
maispensaoie, pui conservan, aunquefuego
de hacei sin
jicaras y vasijas similares; las hay de varias clases y formas, siendo emplearlos, el eslabón y el peder . ,,. ■.
las más usuales la de forma semiesférica (luch) y la forma alargada meLnte la frotación de dos maderos
o calabazo (chu) que sirve de cantimplora; esta última es rezagado, exclusivamente, para la ceremonia del fuego virgen
simplemente el fruto ahuecado del árbol de igual nombre; su
forma es peculiar, como de pera alargada y deprimida en su parte ^'"poTlotemás el interior de las casas está siempre en el más
media. Si la jicara es pequeña y casi globular, se le llama homá; su completo desorden; pendientes de postes y traveranos, o tirados en
uso se reserva para las bebidas ceremoniales; es objeto sagrado los
tes,rincones, pueden
sogas, bolsas versey otros
de lona ropas,trebejos.
morrales, hachas, coas, mache
desde muy antiguo. El lee es otra vasija de origen vegetal, de la
familia de la jicara sólo que más gruesa y de forma ovalada. Muy El equipo doméstico aquí descrito es el ®
parecida a ésta, pero de forma globular, es la llamada lac-í-uan sin embargo, durante el auge del chicle (1917-29) algunas
168 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 169

llegaron a adquirir fonógrafos y máquinas de coser; de los como en su preparación; entre ellos son de mencionarse el
primeros no existe en la actualidad ninguno en buen estado y, de buuli'uah o pan hecho de zacan mezclado con frijol tierno; las
las otras, sólo una está todavía en servicio. tortas de esta masa son envueltas en hojas de plátano y cocidas en
el pib u horno que se abre en la tierra o sancochados {chacbil) en
un caldero. Chanchan o polcan es el nombre de otro pan hecho de
Alimentos y modo de prepararlos. tortas de zacan arrolladas y rellenas de habas( ó) y semilla molida
de calabaza (zikil); se le cuece en el pib y, por lo regular, se
Al igual que en el resto de la península, el maíz es el elemento prepara para ofrecer en los rezos que, ocasionalmente, ha de hacer
fundamental de la alimentación. Se le prepara de muy diversas el individuo en memoria de sus padres. Una variedad del pan
maneras, especialmente en forma de tortillas, atoles y tamales. anterior es el chachac-uah, llamado asi porque la masa de que se
Para esto se le convierte primero en nixtamal (kuum) cociéndolo hace es coloreada con caldo de achiote; las tortas arrolladas llevan
en agua mezclada con una pequeña cantidad de cal; el grano asi en su interior pedazos de pollo o de cerdo guisado. Este pan es
suavizado y lavado en agua limpia, se pasa después por el molino reservado para los rezos de Todos los Santos que se hacen en
metálico y luego por el metate, de donde sale una masa bastante honor de las ánimas. Además de los panes mencionados, son de
fina llamada zacan. Esta masa se deja agriar por uno o más días señalarse otros que se reservan de modo especial para ciertas
antes de ser utilizada; los nativos explican que, de este modo, ceremonias paganas; se hacen de zacan y zíkil en forma y tamaños
resulta más digestiva. La mayor parte del zacan se destina a la distintos que serán detallados más adelante al tratar de as
preparación de tortillas («aA), las cuales son moldeadas sobre la ceremonias correspondientes.
banqueta, en pedazos de hoja de plátano y cocidas en el comal. Si Los tamales (lamali) son preparados ocasionalmente como
la tortilla es gruesa se le llama pimpim-uah y se utiliza para llevar platillo de fiesta; para hacerlos se cuela el zacan disuelto en poca
en viajes cortos; por el contrario, para los viajes de varios días, se agua, de modo que el producto resulte espeso; a este «e
prepara una tortilla extremadamente fina y sin hollejo llamada manteca y se pone al fuego hasta que adquiere
sajcpet que, en cualquier tiempo, conserva su buen sabor sin mas pastosa. Entonces, la pasta así obtenida se ivi e j ..„e
requisito que calentarla previamente. Es costumbre llevar esta porciones sobre las cuales se pone pequeños ^ ^
clase de tortillas en paquetes bien prensados que ocupan poco
lugar. La tortilla gruesa hecha de zacan mezclada con miel se
guisada de pollo o de ?chioteTsal'"Después, cada
salsa espesa sazonada con tomate, actiiot y
llama chtichuc-uah', se emplea como pan sagrado en el matan porción es cuidadosamente envuelta en hojas e p yP
o rosario que se efectúa en los oratorios o en la iglesia principal de Ler nuevamente en el pió o, menos frecuentemente, en el
cada pueblo; en este caso se le llama oxdias (de ostia). Otra clase caldero. , • • i i
de tortilla, por lo común gruesa, es la llamada íz-uah que se hace Entre las bebidas hechas de maíz ocupan lugar principal los
de maíz tierno; para esto se le muele crudo tal como se obtiene de atoles (za) de los que existe una gran variedad. El mas común,
la mazorca recién cosechada. Como es de suponerse, el iz-uali se llamado simplemente aa, es el que se hace del zacan ordinario
prepara durante el tiempo de la cosecha y se le considera como disuelto en agua y puesto a cocer con un poco de sab De igual
pan de calidad exquisita. manera se preparan los atoles llamados chacbilixim y cheche-ixm
Existen otros panes que difieren de la tortilla tanto en su respectivamente; para el primero se emplea la masa que resulta de
170 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 171

moler el maíz ligeramente cocido en agua sin sal y para el preparado se cuela y se vuelve a cocer con un poco de manteca y
segundo se emplea la masa que se obtiene del maíz remojado en cebolla, entonces se le llama tzahbil-buul o frijol frito.
agua durante 3 ó 4 días. Con esta misma masa se prepara otro Onzikil es el nombre genérico de una variedad de platillos que
atole llamado izi-zá por estar mezclada con camote molido. Por se preparan con la semilla de calabaza molida y puesta a cocer en
último, el ahzá es el atole cuya masa resulta de moler crudo el agua con sal, achiote, zacan, diluida en agua, a la que se añaden
maíz tierno. Este atole se prepara únicamente durante el tiempo de ciruelas; si a esto se le pone frijoles se llamará onzikil-buul\ si
cosecha y es costumbre tomarlo acompañado de iz-uah o de elote huevos, onzikil-hé^ etc., etc.
sancochado (chacbil-nal). Los huevos se preparan de varias manera.s: friéndoios con
El pozole {keyem) es otra de las bebidas importantes; para tomate y sal. cociéndolos entre la ceniza del fogón o sancochándo
hacerlo se cuece ligeramente el maíz en agua con cal y, después, los simplemente. Las carnes, por lo general, sólo se sancochan
en agua limpia hasta reventar o abrirse; la masa obtenida del grano {chacbil),, sazonándolas con sal, achiote, epazote y pimienta.
así cocido se deja agriar por uno o dos días antes de ser usada; Menos frecuentemente se hacen fritas (tzahbil) con achiote y sal.
para tomarla se disuelve en agua; a veces se le endulza con miel. El relleno o chimóle es la comida festal por excelencia; para
Según los indios esta es una bebida altamente alimenticia, por lo hacerle se requiere preparar con anticipación cierta cantidad de
que acostumbran llevar consigo la masa cuando van a la milpa o chiles de los llamados chaua-ic, los cuales se limpian de semillas,
en viajes cortos. se remojan durante dos o tres días en varias aguas y, finalmente,
El pinole {kah) es la bebida que se lleva en los viajes de varios se tuestan y muelen. Con el producto así obtenido se prep^a un
días; se le prepara moliendo maíz tostado, al que se añade canela, caldo que se sazona con sal, epazote y una pequeña cantidad de
anís en grano y pimienta grande; el polvo que se obtiene se zacan o masa de maíz con el fin de espesarlo, en él se cuecen as
disuelve en agua y se toma frío o caliente. Es bebida confortante. carnes destinadas para el guiso. Ofrecer esta comida en cua quier
Menos común que las anteriores es la bebida llamada x- ocasión es muestra de gran distinción.
tanchucuá, la cual se compone de cacao, zacan v azúcar, todo bien La yuca, calabazas, camotes, y macales, no se preparan de modo
batido y cocido en agua. Se toma caliente y, por las propiedades especial sino, simplemente, se sancochan o, también, se hornean
reconstituyentes que se le atribuyen, se acostumbra recetarla a en el pib. Por razón de que el término macal es maya y se refiere
parturientas y personas enfermas. Unicamente supera a esto el a un tubérculo poco conocido, añadiremos que según los cronistas
chocolate batido en agua; en Tusik registramos casos de individuos del siglo XVI, se trata de "una raíz que semeja a la raíz del lino. U
que hicieran viaje hasta la ciudad de Valladolid, a 40 leguaí de comen sancochada, porque cuando cruda despi ^ ®
distancia, con el solo proposito de comprar unas tablillas de leche que lastima y quema la epidermis de la boca .(Koys, lydl,
chocolate para la esposa próxima a dar a luz. p. 262). El mismo autor hace notar que existen dos variedades de
El zacá es la bebida reservada para ofrecer a los dioses y esa raíz: una importada del viejo mundo (Dioscorea alata, L.) y
espíritus paganos; se le prepara diluyendo en agua la masa del otra originaria de Centro América (Xantosoma violaceutn, Schott).
maíz cocido sin cal. Se le atribuyen propiedades altamente Aparte de todo lo anterior, los nativos suelen consumir artículos
refrescantes. importados de la ciudad, tales como carnes en conserva, galletas,
En cuanto a las comidas, la más común y sencilla es la llamada chocolate y azúcar.
kabax-buul o frijol sancochado con sal y epazote. Si el frijol así No obstante la posibilidad de hacer más variada su alimenU-
m.'iunov.a
etnoRrajla de los mayas de Quintana Roo 173
172 los elegidos de Dios
las sandalias o alpargatas (xanab), las cuales pueden ser corrientes
ción, ésta se limita, la mayor parte del tiempo, a tortillas, frijol, y de paseo; las primeras son planas, de manufactura local y atadas
salsa de chile y atole. Por otro lado, son algo desordenados en sus al pie mediante cordeles de henequén (tabil-xanab); las otras,
horas de comida; así, cuando es tiempo de ir a la milpa, se importadas de la ciudad, son de suela gruesa, tacón y trabas de
desayunan a las 5 de la mañana con atole y tortillas gruesas cuero en lugar de cordeles; se les considera de gran lujo.
{pimpim-uah); al medio día toman, a manera de refrigerio, una También los sombreros varían con la ocasión: los de uso
jicara de atole; de regrese a la casa entre 3 y 4 de la tarde, toman corriente son de palma y hechos en la casa; por lo regular llevan
su almuerzo que consiste en tortillas delgadas, frijol, salsa de chi e la parte superior, a manera de adorno, un tejido circular de varios
y, quizás, alguna legumbre como calabaza, chayóte o la raíz de éste colores. Los otros, de paseo, proceden de la ciudad y pueden ser
(chin-chayote); ya en la noche repiten más o menos lo mismo con de palma o de fieltro; estos últimos reciben el nombre de pa/wa.
una jicara de atole caliente. Si, por el contrario, no les urge ir a a Hasta hace algunos años los hombres acostumbraban llevar en la
milpa, entonces, las comidas pueden ser más frecuentes y oreja izquierda un arete de oro; en la actualidad, únicamente los
variadas; para ello se puede añadir al menú huevos duros, po o jefes principales lo siguen usando en días de fiesta. .. ,
cocido o carne de algún animal silvestre (venado, tepezcuint fí» Puede decirse que complementan el traje cuando se ®
faisán, etc.). Además, si por este tiempo pasa por el pueblo a gun machete (ma^cabl U escoV.a y la bolsa de
comerciante ambulante, entonces, la tentación de tomar ca e con (xablé) destinada a guardar mun.c.ones, cartuchos, fosfores
galletas se hace irresistible. También es de mencionarse a eslabón y pedernal. Las correas de cuero que atadas al cinto y
ingestión de frutas (mamey, papaya, plátano, chirimoya, naranj i cruzadas sobre el pecho sostienen tales objetos, dan a los nativos
guayaba, etc.) que hacen a toda hora cuando están disponi es. L^^to de soldados en servicio, cosa que les recuerda sus tiempos
de autonomía. , ..
Resnecto al traje en la mujer, consiste en enagua {p'c} y,
Indumentaria. ra,™ de fcn,eUyíí « í "*1°™
beries.. ™
En su? prendas de vestir los indios de la parte fiestas y paseos se reservan los hipiles de j ^
Quintana Roo difieren de otros grupos mayas bordados a mano sobre caneya (xocbil-chtiy), co
tan la península. En el hombre, el traje - corto colores. Además, cuando están de viaje, algodón
consiste de una especie de blusa o camisa y de giJas manteleta o rebozo {booch), generalmente roja de s^a o al^don
(cul-ex); la camisa es corta y holgada, de mangas botones,
en loe puños y, al frente, adornada con ""^h.lera de bo^
varias alforcillas verticales y dos bolsitas para I, el W María"'pórtate Tvalladolid. U
das. Otro traje de más calidad es el llamado de ixanab), aún en días de fiesta; las que se calzan, pretieren
adorno que lleva; se reserva para paseos y Je un
blusa y calzón largo (chouac-ex), adornado en a ^ p<"' pantufla que es baja y sin tacón.
tejido calado hecho a mano; este traje tiende a ser despica En aZlo a sus prendas de adorno, se componen de aretes de
la camisa y pantalón de procedencia comercia que • gon oro rcomo cosa imprescindible, de collares de chaquira azul o
comerciantes que pasan por la zona. De acuer o con e
174 los vlt'pidos de Dios vtnoprafla de los moyas de Quintana Roo 175

roja; toda mujer lleva de dos a tres docenas de estos collares en los somete a fuego hasta quedar perfectamente líquida entonces se
que lucen, a manera de medallas, pesos mexicanos, de Chile o del derrama una y otra vez sobre las mechas pendientes de un madero
Perú, que no sabemos cómo fueron a parar allí. Para el pelo se usa horizontal, hasta obtener el grosor de vela que se desea.
comúnmente una cintilla de algodón atada al moño que se forma Aunque ya casi olvidada merece citarse aqut la industria de la
atrás; cq;i menos frecuencia se lleva, además, una peineta caña de azúcar, de la cual se obtenía melaza, panela y alcohol. En
cualquiera. Es de añadirse que, como en los tiempos antiguos nuestros días (1936) solamente se obtiene panela en cantidad
estas indias conservan la afíción al buen olor,es por ello que en sus reducida. Para ello se extrae el jugo de la caña mediante un tosco
collares suelen llevar trocitos de la orquídea llamada zizbik trapiche compuesto de tres rodillos de madera que se hacen girar
(Vainilla Fragrans) u otra madera olorosa. Emplean, además, por los propios hombres. El jugo que se obtiene se recoge en pailas
brillantinas, esencias y polvos perfumados de origen comercial. y se le pone al fuego hasta lograr que quede bastante espeso;
El traje de los niños menores de cinco años se limita, entonces se le pasa en jicaras o en moldes especiales de madera de
generalmente, a una camisa larga; después, comienzan a vestir los que, al enfriarse, se extrae para ser consumida.
como los mayores.

Agricultura.
Artesanías e industrias.
Al igual que en Chan Kom y otras partes de la península, la
Las actividades de los indígenas en este respecto, son bastante vida de los mayas de esta zona gira en torno de la milpa. La
modestas; se limitan a la confección de los pocos objetos de palma tumba, la siembra y la cosecha, que marcan las etapas principales
ya mencionados y, además, a la de algunos artículos de fibra de del ciclo agrícola, absorben casi por completo su tiempo, sus
henequén. Para extraer la fibra se raspan las hojas de esa planta energías y sus preocupaciones. A este respecto, sigue siendo
mediante un madero de corte triangular {u-ka b-pacohe) que se verdad lo dicho por el fraile Thomas Gage en relación a los indios
frota sobre una tabla (paccbé) que se afirman en un extremo con de Chiapas y Guatemala: "Todo cuanto ellos hacen y dicen está
el vientre y se apoya en el suelo por el otro. Después de secar al tan conectado con el maíz, que ellos consideran a éste casi como
sol la fibra asi obtenida, se procede a corcharla sobre el muslo un Dios. El encanto y fruición con que cuidan sus milpas es tal,
hasta formar fino cordel, con el cual se hacen luego hamacas, que por ello olvidan hijos, esposa y otros placeres, como si la
morrales, mecapales (tab) para llevar cargas y algunos otros milpa fuese el propósito final de sus vidas y la fuente de su
artículos menores como los chuyebes que ya describimos. felicidad." (Citado por Thompson, 1954, p. 234). Es así como en
En la actualidad no se practica la alfarería ni tampoco el arte de el grupo que venimos describiendo, la milpa ocupa siempre la
hacer telas de algodón. Las únicas labores de aguja que se mente de los nativos, según veremos en los párrafos que siguen.
conservan son: el tejido de "rejilla" que hemos mencionado y los Por principio de cuentas, encontrar un buen terreno para
bordados de "hilo contado" que adornan los hipiles. iniciar la milpa, es cosa de suma importancia; para ello el
Muy ocasionalmente se hilan pequeñas cantidades de algodón conocimiento adquirido al través de la propia experiencia es su
para ser utilizado como pabilo en la fabricación de velas de cera. mejor guía. Es así como el milpero sabe que la tierra negra
La técnica de esta labor es bien sencilla: puesta la cera se (ek-luum) es más fértil que la rojiza (kan-luum) y, aún mejor si en
176 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 177

ella crecen palmas o plantas de cocoyol o coyol; los lugares de esta reseca que se extiende sobre los lados este o sur de la parcela, con
clase son llamados lab-cah (pueblo antiguo) por suponérseles el propósito de aprovechar así la dirección de los vientos.
asientos de viejos pueblos. La suposición no es infundada, pues, Poco después o, cuando mucho, a fines de mayo, caen las
frecuentemente se encuentran en ellos pozos, cenotes y, también, primeras lluvias y, entonces, comienza la siembra. Para esto se
vestigios arqueológicos más o menos evidentes. En la región de emplea una estaca (xut) con punta de hierro, con la cual se van
X-Cacal las tierras más fértiles sólo pueden ser sembradas con haciendo los hoyos en la tierra, procurando que esten a un paso de
resultados satisfactorios tres años consecutivos. El primer año, distancia uno de otro. En cada hoyo se deja caer 5 ó 6 granos de
cuando el monte que se tala es alto, la milpa se llama chacben\ maíz revueltos con semillas de calabaza y de los frijoles llamados
luego, cuando se ha chapeado y quemado la maleza de la anterior, espelon o x-coli-buul y otros llamados ibesy estas semillas son
la milpa se llama zakab. Después de dos o tres cosechas, la parcela llevadas en un morral colgado del hombro o en una bolsa hecha de
es abandonada por 7 u 8 años antes de volverla a sembrar; durante carapacho de armadillo. Por lo regular, la tarea de un hombre en
este tiempo el terreno abandonado y cubierto de maleza se llama esta labor de sembrar es de cuatro mecates diarios.
hubché. La fertilidad del terreno disminuye anualmente entre un Mientras la planta está en desarrollo, el milpero se ocupa de
30% y un 50% de la cosecha anterior; por otro lado, la milpa en deshierbar la parcela; para este propósito usa la coa o machete
hubché es más productiva que la llamada zakab. Por lo general, curvo (loob)y igual a la que es común en Yucatán. La medida
los milperos siembran cada año dos parcelas: una en terreno normal de esta clase de trabajos es de cuatro mecates díanos por
viigen (chacben) y otra en terreno ya trabajado (zakab o hubché). individuo en milpas que se siembran por primera vez, y de dos en
Una vez elegido el terreno, se procede a medir en mecates la Ids otríis»
parcela que se ha de tumbar o talar; para esto se hace uso de un Hacia fines de agosto o principios de septiembre es decir, 10 o
cordel, marcando cada mecate con un montón de piedras. Aquí en 15 semanas después de la siembra, queda listo para cosechar maíz
X-Cacal, el mecate es la medida de superficie que mide 20 brazas de mazorcas pequeñas llamado x-mehen-nal. Dos meses después
por lado; todavía se emplea este término braza que equivale a 1^ de esta cosecha, alcanza su completo desarrollo e\ x-nuc-nal o maíz
longitud que cubran los brazos extendidos. de mazorcas grandes que constituye la cos^ha principal. Entonces
La siguiente tarea consiste en talar el monte, para lo cual se se procede a doblar (uadz) el tallo de las plantas con objeto de que
emplean hachas de hierro que se importan de la ciudad. Con las mazorcas se vayan secando y, además según los milperos,
excepción de algunos árboles mayores que se dejan en pie, todos "para evitar que los pájaros la destruyan". Es de advertirse que la
son cortados por el tronco a corta altura del suelo; Esta labor mazorca se conserva mejor en la troje, cuanto ma^^a se
ocupa de diciembre hasta principios de abril; los que se atrasan
desprenda del tallo. Cuando llega diciembre la cosecha (ñoocA) se
corren el peligro de no poder quemar, pues, es creído que el 25 de puede iniciar, procediendo entonces a desprender los elotes con
este mes, día de San Marcos, han de caer las primeras lluvias de a todo y envoltura: de esta manera son recogidos en canastos
estación.
especiales (xux) y llevados a la troje (cAí7), hecha en la propia
Las dos primeras semanas de abril, cuando el sol es más fuerte,
milpa. Allí son estibadas verticalmente, en forma tan apretada,
se emplean en quemar el monte talado. En esta labor ayudan ^
que resultan invulnerables a los ataques de insectos y roedores.
De las varias clases de maíz que existen, el de color blanco
milpero algunos de sus amigos, los cuales, provistos de un (zac-íxim) es preferido al amarillo (kan-ixím) y éste, a su vez, al
largo y combustible (tahche) van prendiendo fuego sobre la hier a
178 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 179

morado {chob) y al rojo {chac-chob) estas dos últimas clases son maíz y se les recoge en gallineros para protegerlas de zorros y
cultivadas en muy pequeña cantidad. otros carnívoros. Al día siguiente, antes de que se desperdiguen,se
Además del maíz, se siembra en la milpa diversas clases de les repite la ración de maíz.
calabazas, frijoles y chiles, así como también, jicamas {chicam)y Los gallineros son pequeños, sucios y, casi siempre, infectados
camotes (íz), macal, yuca (dzin)^ tomates {ymk)^ sandía y piña; estas del piojillo antes citado. Las epizootias son frecuentes, principal
dos últimas suelen cultivarse, también, en parcelas cercanas a la mente de viruela (kak); el remedio más usual para esta enferme
casa. En estas últimas parcelas se plantan, además, en pequeña dad es el jugo de limón mezclado con pólvora, el cual se unta en
escala, henequén (cí), y chaya o chay que es una hoja alimenticia, las partes afectadas y, además, se les da para beber; también es
rica en hierro, semejante a la espinara. En los caanchés u recomendable la infusión de hojas de chacáh (Bursera simaruba,
hortalizas en alto ya descritas, se cultivan las especies que dan L.). Buena parte de las aves que se crían son para consumir en
sabor a la comida, tales como epazote, orégano, perejil y cebolla. ceremonias u ocasiones de festejo.
En cuanto a los árboles frutales son de citarse como más La cría de cerdos es todavía más reducida, siendo el promedio
frecuentes los que siguen: anona {op), papaya {puC)^ plátanos de 5 a 6 cabezas por familia; de ellos sólo dos o tres son criados
{h(iaz)^ mamey {chacal-haaz), chirimoyas y guanábana {poox)^ para vender; los demás son para engordar y utilizarlos en las
naranjas agrias {pakat) y dulces {chuhuc-pakal)^ guayabas (p/rAí)» grandes comilonas de banal pixan ("comida de las ánimas") y de
ciruela (uAa/), guayas {uayum)^ tamarindo y limones; estos la fíesta del santo patronal.
últimos carecen de nombres mayas. Es de advertirse que algunas
de estas frutas se producen en variedades que difieren, principal
mente en el color. La caña de azúcar se cultiva en algunos Cría de abejar.
N poblados, pero en cantidades limitadas.
La mayor parte de la miel que se consume en la zona es de
abejas domesticadas. Cada colmenar contiene unos 10 ó 20
Aves y cerdos. "corchos" (cab), o sea, troncos ahuecados de unos 50 centímetros
de largo por 20 de diámetro. Para ello se utiliza el tronco del
La cría de aves de corral es pobre y mal atendida, limitándose a yaxniCy que se corta en secciones; los extremos de cada corcho se
gallinas y pavos; 20 de las primeras y 3 de los otros constituye el cierran con tapas de madera que se aseguran con barro.
promedio que corresponde a cada familia. Cuando alguna de estas Las abejas que se prefieren para criar son las llamadas co/e/ cab
aves queda clueca se le encama en un rincón de la casa, sobre un ("g0PQj'g[-2[heja") o, por otros nombres, xnnatn'Cab y colmena cab\
nido de palmas de guano y hojas de anona; estas últimas con el éstas son las que producen la mejor calidad de miel y de cera.
propósito de evitar la invasión del piojillo llamado x-pah. En sus También suelen domesticarse en "corchos" separados, algunas
primeros días los polluelos son alimentados con masa de maíz o variedades de abejas silvestres, tales como las llamadas ehol
tortilla molida; después, se le deja correr su propia suerte. (xibi-cab)y kantzak y yax-ich, cuya miel resulta bastante acepta-
Durante el día las aves andan en libertad por todo el pueblo lale. Los "corchos" de estas abejas se han de conservar en posición
buscando insectos, gusanos y desperdicios diversos para comer; al vertical y los de las otras en posición horizontal. Otras clases de
anochecer, cuando regresan a la casa se les tira unos puñados de abejas silvestres son las llamadas bool, muul (de panales
180 tos elegidos de Dios

subterráneos), nUte-cib-cah y xiic; la miel de esta última se reserva


para usos medicinales.
Por lo regular, el colmenar se cosecha 2 y 3 veces al año,
siendo preferible hacerlo en los meses de noviembre y mayo. Las VII
colnienas silvestres son cosechadas por individuos que, de vez en
cuando, se reúnen en grupos para salir a buscarlas en el monte; a VIDA ECONOMICA
este respecto se cree que, quien coma viva una abeja de las
llamadas x¿b¿-cab, adquiere la facultad de encontrar fácilmente las
colmenas del monte. La miel se recoge en botellas de vidrio y no
en cántaros especiales como se hacía antes. Maíz y chiche

Como ya quedó dicho, el maíz es el centro de gravedad en la


Cacería. ecouomía del grupo. Su cultivo ocupa casi por completo las
actividades y pensamientos del nativo. La vida misma carece de
Generalmente, la cacería es un pasatiempo individual; cada sentido si no es en razón directa con el desarrollo de la milpa. Sin
quien se dedica a ella cuando mejor le parece, sin necesidad e ésta se desvanece el significado de las estaciones los astros, los
consultar a los otros. En ocasiones, cuando la milpa no exige vientos, las lluvias y, aún, de los propios dioses. El maíz es el don
mucho cuidado, el individuo se pasa el día cazando en los montes supremo recibido del Creador; por esta razón se le da el nombre de
cercanos; para esto, sabe imitar el canto de algunas aves y e "ffl-acia" y no "ixim" mientras conserva su pureza, es decir,
chiflido del venado. ntientras tío sea utilizado como medio de intercambio comercia
Menos frecuentemente se organizan grupos de cazadores para ir Su abundancia o escasez depende, en buena parte, de la conducta
a explorar, lugares lejanos. Por lo común, esta forma de cacería religiosa de los hombres.
grupo llamada puh^ se organiza, generalmente, antes de a El producto de la cosecha es empleado únicamente para a
grandes ceremonias en que se requiere preparar abun an subsistencia de la comunidad y de los animales
comida. Por otra parte, aun^e no vaya de caza, el indio circunstancias desfavorables, tales como
consigo su escopeta de municiones, atento siempre a los ruidos leianía de los centros de consumo, carácter hosco de los nativos, y
monte. Conoce, además, el empleo de trampas para la captura Smás, han determinado que la explotación comercial del maíz
tuzas (bá) y tepezcuintles (jaleb). aquí sea nula; de hecho, sólo en contadas
Los animales cazados con más frecuencia son: el venado {ce pLueñas cantidades a los arrier- o comerciantes ambulantes
el jabalí (citam) y el pavo montés (cutz); con menos frecuencia ^ lo requieren con urgencia para la manutención de sus bestias. En
cazan: el faisán (kambul), la perdiz, la codorniz (bech), la tales «sos, el precio de la "caiga"(46 kilos) fluctúa entre 6 y 10
(zacpacnl)^ la ardilla (cai/c), el pizote y el gato montes. pesos mexicanos, siendo fijado por e propio agr^ultor indepen
añadirse que, no obstante que los montes están bastante cja dientemente del precio corriente en los centros de consumo; las
de las grandes poblaciones, la caza resulta poco abundante. 181
etnografía de los mayas de Quintana Roo 183
182 los elegidos de Dios

especulaciones que en estos centros tienen lugar, es cosa que nu algunos de los pueblos del cacicazgo, impidió recoger los datos
interesa ni afecta a los nativos.
suficientes para conocer con exactitud la producción total de maíz
en la subtribu. Esta falta de cooperación ha de ser atribuida al
Otro producto que, en los últimos 20 años, ha venido cobrando hecho de que no todos los indígenas se mostraron igualmente
importancia en la vida económica de la región, es el Ghicle. En comunicativos con nosotros ni tuvieron el mismo grado de
contraste con el maíz, la trascendencia de este artículo es acercamiento que otros. Como es de suponeree, nu^tros mejores
meramente comercial; su explotación no está rodeada de creen amigos e informantes fueron los vecinos de Tusi ( on e tu^mos
cias, mitos ni ceremonias de ninguna clase, no obstante que su nuestra residencia) y de pueblos más inm^iatM. Los ponderes
extracción guarda íntima relación con la temporada de lluvias, u de lugares más distantes, como Chan-chén-Laz,San José y Yaxk^,
abundancia o escasez no tiene nada que ver con la conducta mora pocas veces nos visitaron y, además, nuestra amista nunca ue
o religiosa de los hombres. Además, como su extracción requiere tón cercana como para borrarles la habitual desconfiana que 1^
cierta destreza y conocimientos prácticos, los nativos encuentran ha caracterizado en su trato con los forasteros. Por todo esto
muy natural que algunos de ellos obtengan en su labor mayo muchas de nuestras preguntas sobre asuntos
rendimiento que otros, cosa que no sucede con el maíz, cuya tuvieron respuestas confiables para incluirlas en es a e p
exuberancia depende muchas veces del cumplimiento de normas No obstante lo anterior, los datos que ofrecemos
religiosas. j • c 4 a la 8 permiten apreciar con bastante aproximación el
Por otro lado el chicle es ahora la principal fuente de ingreso volumen de las cosechas. Estas tablas están basadas en el ano
pecuniarios del grupo y el eslabón que lo liga con la economía agrícola 1935-36, cuyos datos fueron
mundial. La fluctuación de precios que este artículo experimenta información de 52 jefes de familia de
en los mercados extranjeros, es cosa de gran importancia X Como jefes de familia, sus datos incluyeron el trabajo o
interés para el indígena. Si son altos, éste se muestra amigab e y
comunicativo con los de afuera por pensar que se le está tratan o
otros individuos (yernos, hijos o hermanos) que cooperan en el
cultivo de la tierra; de manera que el mate^ hoTue^
con honradez v justicia; si, por el contrario, los precios descien implica la actividad de 101 milperos. De este numero,
den, entonces son hoscos, en especial, con los hombres e menores de 12 años de edad y, por lo tanto, pueden ser
Gobierno a quienes atribuyen la maniobra como acto de malda . descontados por no haber contribuido en forma significativa en la
En épocas anteriores a las del desarrollo comercial del c ic c, producdfn Por lo tanto, el rendimiento registrado cubre el
los indígenas de esta región obtenían sus entradas pecuniarias Sairde 93 personas mayores de doce años de edad; o sea, que
mediante la cría de cerdos; una o dos veces al año, éstos eran éÍ93 represLtan algo menos
esos cinco pueblos.de laEnmitad
este del total dela tabla 3
respeto,
llevados en grandes partidas hasta la colonia británica de Be ice,
en donde se vendían o cambiaban con ropas y otras mercancías^ mLstra concretamente la distribución de tales individuos.
En nuestros días esta actividad ha decaído, limitándose Es de advertirse que, en esta tabla, las cifras que ap^ecen en la
familia a la venta de dos o tres cerdos por año. primera columna, representan no sólo el total de mdperos sino
Sién, el total de hombres y muchachos con ^pacidad para el
Volumen de la producción trabajo, dado que ningún varón mayor de 12 anos queda exen o
de maíz. del cultivo del maíz. Como veremos mas adelante, al tratar de la
La falta de cooperación que en este renglón mantuvie
184 los elegidos de Dios etnografio de los mavos de Quintana Roo 185
división de labor, no existe ninguna otra ocupación que permita al hectárea. La cosecha se mide por '^cargas', o sea la unidad de
individuo salirse del trabajo de la milpa volumen correspondiente a 46 kilos. Entre los 52 informantes, el
promedio de mecates por milpa fue el que sigue: chachen 43.3,
zakah 28.1 y huhché 39.4. En el mismo orden, las cifras de
TABLA 3 producción en cargas por mecate fueron: 1.46, 0.75 y 1.09
respectivamente. De acuerdo con estas cifras, la producción de
Número de agricultores representados en los milpas trabajadas el año anterior declino en casi la mitad de la
datos sobre producción de cinco pueblos obtenida en suelo virgen, en tanto que las milpas sembradas en
huhché sólo disminuyó en menos de un tercio. Esto explica que los
Agricultores cu- nativos siembran la tierra virgen sólo dos veces consecutivas. De
Total de Agricul Jefes defamilia va laborfue in los 52 informantes, 40 hicieron milpa en suelo virpn, 27 en
Pueblos tores en el pueblo que informaron formada en los datos tierras trabajadas el año anterior y todos, sin excepción, hicieron
milpas en terrenos conocidos con el nombre de hubché. El total
Tusik 33 20 26 cosechado en estas tres clases de milpa, alcanzó la cifra de 5,^2
X-Maben 42 6 12 "cargas"; por lo tanto, para la familia tipo, integrada por 6.4
X-Cacal 62 18 34 personas, correspondió un promedio de 103.3 cargas .
Señor 28 6 14 Ahora bien, tomando en cuenta que la"carga" equivale a ^
Chuncunché 16 2 7 kilos y que hubo un total de 336 personas en las familias los 52
Total 181 52 93 informantes, se tiene, entonces, un promedio anual de 735.4 kilos
para cada hombre, mujer y niño pertenecientes a tales tamilias.
Precisa advertir aquí, que este promedio resulta algo mas alto
(quizás en un 20%) del que corresponde al cacicazgo en general.
Antes de seguir adelante sobre este tema de la producción Esto se debe a que la mayor parte de nuestros informantes
agrícola, resulta oportuno indicar aquí algunos puntos importantes procedieron de Tusik y X-Cacal, que son los pueblos mas
para apreciar tal producción. Ante todo, ya sabemos que existen laboriosos de todo el grupo. Aparte de esto, es de recordarse que
varias clases de milpa, según la tierra en que se planten; así, la los vecinos de X-Cacal se habían visto oblipdos a multiplicar sus
milpa llamada chachen es la que se siembra en terreno virgen; la esfuerzos con objeto de compensar la pérdida de todo su maíz en
otra, zakab, es la sembrada en suelos trabajados 1 ó 2 años antes; 1933, al ser expulsados de Dzulá, su pueblo original. A todo esto
finalmente, la de nombre de chachen es la que se siembra c es de añadirse que las cosechas del año estudiado fueron
suelos que han estado ociosos durante siete u ocho años. La unidad superiores a lo normal, por razón de que las lluvias fueron
de medida que se emplea es la llamada mecate (de mecatl: cordel) oportunas y satisfactorias. Por lo común, se considera que la
que, en esta zona, tiene un promedio de 23 m.^ Para hacer el trazo cosecha es buena si el promedio por mecate es como sigue: 1
se emplea un cordel de 16 brazas; como se sabe, la braza es 1^ "carga" en milpa chachen; 0-6 de "carga" en milpa zakah y 0-8
longitud que corresponde a los brazos extendidos. Se puede de "carga" en huhché. Después de una buena cosecha, el milpero
calcular en cuatro mecates y un tercio el equivalente de una tiende a restringir el tamaño de su milpa, en tanto que lo aumenta
TABU 4

186 los elegidos de Dios Númrro cir mrratn m i-ullit» v númrro Hr rarjens ra>n'lui{a]i iluninlr rl rii-ln a^rb'nla I93.V36
rl lipo Hr mil|>a. núiirra <ir aninialr* HomñiN'O» « lamjño Hr|j faintlia Hr raila uno <{r
Ins 52 inriirmaRln.
cuando es mala; en este respecto, los nativos procuran tener
Líü» qur a|»afr<m itin «>lrri?<*» nvibirnin otmU
siempre una reserva para dos o tres años de adversidad. ili* uiu o mi*|>.T*ima*.

Pasando ahora a otro aspecto del asunto, cabe decir que, por Ti/mu tfr mif/Ht,
r.rf»/
cada individuo de las 52 familias estudiadas, se tumban unos 5.2 Infnnnanir: Charlim Zaiiilt Ilufmhr Mimhna par
famitia *
mecates por año y se siembran 13.5 mecates. Como ya hemos
el el
dicho, es costumbre sembrar dos veces consecutivas la misma íf. c ?c

parcela y, entonces, dejarla descansar por siete u ocho años. En ¿C SE si


50 63 17 6
base a estos datos resulta que, siguiendo el mismo nivel de vida y 2
It 26 39
12 12
24
40
24
40 52 52 12
14
6
3
*27 43 52
con las mismas técnicas que ahora se emplean, cada individuo ha 3
4t
'Í8 25
118
25
118 118 118
230
23
18
7
6
ióó isó 10 60 70 170
de requerir de 36 a 42 mecates de suelo cultivable todo el tiempo 5t
6 18 27
10
42 50 60 77 30
15
5
4
40 60 75
en el curso de su existencia. De haberse podido hacer esta cuenta 7
8
25
18
35
27
45
84
20
90
25
102
32
117
43
20
12
9
2
18
para todo el cacicazgo, la proporción resultante hubiese sido 9
10
12
5 7 11 11 28
48
30
55
44
48
48
55
15
10
2
4

ligeramente inferior a la señalada, por razón de ser menos 11


12t 90 Í35 180
70
200
80
270
70
335
80
25
12
12
7

laboriosos los pobladores de los otros pueblos. Con propósitos 13


14t
135 15 15
45
95
50
100
45
200
50
250
15
15
5
4

puramente comparativos, viene al caso mencionar que el promedio ISt


16t 60
30
18
30
20
35
58
50
80
65
16
25
5
4

requerido por habitante en Chan Kom es de 42 mecates; sólo que 17


18
52
67
60
70
52
89
60
92
15
30
3
6

aquí el mecate es de 20 metros cuadrados y no de 23 como en 19t


20 23 34
22 22
20
43
25
30
43
43
59
30
16
15
4
4

X-Cacal. También es de tenerse en cuenta que Chan Kom es 21


22 *20 'ió 12 12 15
40
17
40
47
70
59
85
12
22
6
8

mucho más laborioso que los pueblos que lo rodean. 231


24t
30
100
45
200
20 20
50
14
75
16
150
64
275
96
30
15
23
6

Las cifras detalladas en que se apoyan las generalizaciones 25


26
27t
30
25
200
60
37
200 25Ó Í2Í
15
20
17
20
40
470
54
345
16
28
•3
12
9
anteriores aparecen en las tablas 4-8, que se refieren exclusiva 28t
29
80
60
120
60
60
50
30
25
15
20
15
20
155
130
165
105
20
15
26
3
4
mente al rendimiento del maíz. Otros productos obtenidos de la 30
31t ¿Ó ¿Ó
10
15
10
8
25
20
25
20
35
55
35
48 20
16
6
4
milpa alcanzaron las siguientes cantidades por familia: frijol, 1-3 32
33 'Í5 22
25
12
25
12
15
20
15
20
40
47
40
54
57
20
20
5
6

cargas"; chile, 1-2 "cargas"; semillas de calabaza, 30-40 kilos. 34t


351
15
15
22
22
15
15
15
15
20
20
20
20
50
50 57
115
19
30
8
7
Artículos tales como el camote, macal y yuca, fueron cosechados 36t
37
30
20
60
20
20
15
30
8
22
20
15
20
25
15
25
70
SO
50
43
77
14
15
4
5
30 15
en cantidades menores. 38
39t
15
30 60 20 30 15 20 65 110
125
17
23
9
10
15 50 SO 105
40t 40 60 15 25 11
30 30 130 155
50 75 50 50 21 12
411 15 15 75 105
42t 60 90 96 23 3
5 7 51
43 40 80 60 20 5
50 60 50
44 45 66 18 4
18 20
45 'Í2 '24 30 54 74 23 5
15 30 25
46 60 58 60 12 4
58
47 35 90 115 36 7
*60 30
4Ó 90 100 160 205 30 8
70 105 21 8
50 60 80 105
15 30 17 9
35 35 135 185
Slt 100 150 22 14
70 70 170 170
52t 100 100

Gran 276 1,016 336


total 1.732 2,536 759 602 2,049 2,234 4,"540 5,372

* Excepto menore» de 1 ailo.


t Etfie milpero fue ayudad» por 1 o mi» peraona».
188 ^os elfgidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 189

TABLA 7

TABLA 5 Promedio de cargas cosechadas por milpa de


los 52 milperos
Promedio de hiccqícs de milps de 52 milperos.
Número de Número de
Número de Número de Tipo de milpa cargas milpas Promedio
Tipo de milpa mecates milpas Promedio
Chachen 2,536 40 63.4
Chachen 1,782 40 Zakab 602 27 22.3
43.3
Zakab 759 27 Hubché 2,234 52 43.0
28.7
Hubché 2,049 52 39.4 5,372 119 45.1
Totales
Totales 4,590 119 38.1

TABLA 8

Promedio de cargas cosechadas por familia


de los 52 agricultores
TABLA 6 Número de
Número de
Promedio de mecates por familia de cada uno Tipo de milpa vargas familias Promedio

de los 52 milperos
2,536 52 48.7
Chache^
Número de 602 52 11.5
Número de Zakab
Tipo de milpa 2,234 52 43.0
mecates
fn midas Promedio Hucheb

Totales 5,372 52 103.3


Chachen 1,782 52 33.3
Zakab 759 52 14.6
Hubché 2,049 52 39.4
Haciendo un resumen de todo lo asentado en estas cifras, se
Totales 4,590 tienen los resultados que siguen:
52 87.3

Promedio de individuos por familia 6.4


Promedio de mecates plantados por familia 87.3
Promedio de cargas cosechadas por familia 103.3
190 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quinti na Roo 191
Promedio de cerdos poseídos por familia 5.3 árbol con tronco de medio metro de diámetro por ocho metros de
Promedio de gallinas poseídas por familia 19.5 altura requiere alrededor de una hora de trabajo. Una vez
terminada la tarea del día, se traspasa el contenido de todas las
"recogedoras" a otra bolsa mayor llamada "chico", la cual es
La industria del chicle llevada al pueblo donde se deposita la resina en una paila de cobre
de 20 a 30 litros de capacidad; en Tusik había uno c dos vecinos
que poseían pailas hasta de 80 litros. Cuando al cabo de tres o
coccion del arjwl silvestrechicle al látex, deshidratado mediante
llamado chicozapote (Achras zapota, cuatro días de "picado" se cuenta con la sufíciente cantidad de
resina, entonces, se procede a su cocción en tales pailas. Durante
hasp H#» 1*^ ^ Clon comercial de este producto ha llegado a ser la este proceso la resina ha de ser agitada o movida constantemente
con un madero, a fin de evitar que se queme. Obtenida así la
consistencia adecuada, se le separa del fuego y, sin dejar de
lluvias la resina se realiza durante la estación de moverla, se espera a que se enfríe un poco para pasarla después a
de la reffión ^ ^ enero. Aparte de los nativos unos moldes de madera llamados "marqueteros'; en éstos
que procede'n^e hRetúbl ^ 1 adquiere el chicle la solidez y la forma de marqueta que hace tan
fácil su manejo. El peso normal de cada marqueta es de 9 kilos;
con cinco de ellos se forma el quintal que es la medida que sirve
ríZ- ' nación, las de base en las operaciones comerciales. El chicle así elaborado es
te el pZ deS-rL"^ ''f' <^»Wem<> median- almacenado en un rincón del jacal en espera de ser vendido o \
varios requisitos legales'Eríor'^"''^"'*® ^ cumplimiento de cambiado a los comerciantes ambulantes que se encargan de
alto los modos de vivir' y trabai^f transportarlo a lomo de muía a Chan Santa Cruz, Peto o
concentrarnos exclusiv^e i L.' Valladolid, donde tienen sus bodegas las compañías concesiona
rias. Durante el tiempo de estas observaciones, el precio del chicle
había bajado hasta 40 pesos el quintal.
convenwmáa y ÍÜLI2,!^d2w2f Í2 ^
que deja el trabajo de la milna «"<> ¡os periodos
en hacer rorfí»c Lr^f j *i ^®cnica de extracción consiste Volumen de la producción
WV niediante un de chicle
"picado"- se iniri procedimiento recibe el nombre de
SoL P"' procurando que las Todavía no se conoce sino aproximadamente la capacidad
Sos H? Tr• P°""nndo canales toerco- productiva del chicozapote que se explota en Quintana Roo; sin
Z Vf."' deslice con facUidad. Para embargo, para los efectos del cobro de derechos a las concesiona
que llaman'"'!• P'oando el chiclero hace uso de una soga rios, el Gobierno Federal ha calculado que cada hectárea produce
I n^ngnra al pie del un kilo de chicle.
canseM
capacidadJ de
J^ ««"no "recogedora",
tres o cuatro litros. Por lo regular, el "picado" decon
un La tabla 9 que aquí presentamos muestra la cantidad total de
192 los elegidos de Dios etnoprajia de los mayas de Quintana Roo 193

chicle extraído anualmente, según información dada a conocer causas, a la reducción de la demanda, así como a las nuevas
recientemente por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del medidas de control adoptadas por el Gobierno Federal. Es de
Gobierno Mexicano (Irigoyen, 1934, p. 264): indicarse que, casi toda esa producción fue comprada por
empresas norteamericanas, las cuales la utilizaron, exclusivamen
TABLA 9 te, para la elaboración de la goma de mascar. Recuérdese el auge
que alcanzó esta costumbre en los años inmediatos a la última
Cantidad de chicle producida en el Territorio de Quintana Roo Guerra Mundial.
durante 1917-1934.
Limitándonos ahora al chicle producido durante las temporadas
Chicle producido de 1935 y 1936 en el cacicazgo de X-Cacal solamente, entonces,
en kilos. podemos decir que fue relativamente poco, pues, en la primera se
extrajo únicamente 350 quintales y, en la segunda, 160, s^un
1917 45,291 datos obtenidos de los propios nativos. En ambos casos la
1918 325,123 producción fue vendida a razón de 40 pesos el quintal a los
1919 441,190 comerciantes ambulantes. De toda esta ganancia correspondió el
1920 721,322 60% aproximadamente al pueblo de X-Cacal y el resto a los demás
1921 861,364 lugares del grupo. Esta diferencia puede atribuirse a la mayor
1922 969,831 destreza y laboriosidad de sus pobladores (refugiados de Dzula) y,
1923 727,429 también, a la calidad de los montes explotados. En general, la
1924 573,478 región que abarca todo el cacicazgo es pobre en chicozapote; por
1925 1.099,067 esta razón, las pequeñas parcelas explotadas suelen originar
1926 1.192,754 rencillas entre las mismas comunidades del grupo.
1927 1.802,009
1928
Resulta oportuno añadir aquí, en cuanto a esta marcada
1.982,656 declinación de la extracción chiclera en la subtribu, que buena
1929 2.368,013
1930
parte de sus miembros estuvieron bastante desanimados para
1.102,370 emprender esa labor, debido a la caída de los precios y, además, a
1931 940,573
1932
que los comerciantes ambulantes hicieron circular el rumor de que
1933
era delito grave extraer chicle sin permiso del Gobierno. Este
374,230 rumor asustó tanto a los indios que, los pocos que se atrevieron a
1934 302,000 seguir sacando chicle, lo hicieron en forma clandestina y muy
Total 15.848,700 guardadamente. Esta situación fue aprovechada por los citados
comerciantes para comprar el chicle a un precio todavía menor del
entonces fijado. La situación aquí descrita cambió por completo en
Como se ve, el año de producción máxima correspondió al de 1937 cuando, por intervención de quien esto escribe, se entabla
1929; desde entonces comenzó a decrecer, debido, entre otras ron relaciones de amistad con las autoridades federales. Desde
194 los elegidos de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 195

entonces, los indígenas han podido dedicarse con entera libertad a tiempo y esfuerzo. Construir una choza, por ejemplo, es cosa que
la extracción de chicle. demanda, para un solo hombre, poco más de tres meses de labor.
Por otra parte, no obstante la importancia de las ganancias Contribuye a este gasto de esfuerzo la distancia que es preciso
obtenidas por estos indios en la industria del chicle, su nivel de recorrer (nunca menor de una legua) para obtener los materiales
vida sigue siendo inferior al de los mayas de Yucatán que carecen correspondientes, tales como postes y travesanos de madera
de ingresos semejantes; en otras palabras, los mayas de Yucatán especial, palma, bejucos y algunos otros elementos. También es de
viven mejor con menos dinero. Como punto de referencia es de tenerse en cuenta la falta de bestias de carga que faciliten el
mencionarse que su dieta es más variada, sus ropas más limpias y transporte. Durante mi permanencia en Tusik tuve oportunidad de
costosas; su mobiliario es, también, más variado, pues, incluye presenciar que un vecino del lugar se demore 11 meses en la
sillas, mesas, máquinas de coser, lámparas de petróleo, y otros construcción de choza. Según su propia información, sus días de
objetos importados de la ciudad. También es de hacerse notar el labor fueron distribuidos como sigue:
caso de Chan Kom (Yucatán) donde el deseo de progreso de sus
habitantes es más dinámico y efectivo que en X-Cacal. Este punto Corte y transporte de los seis postes principales 6 días
puede apreciarse mejor cuando se toma en cuenta que, las Corte y transporte de los travesaños principales 7 días
ganancias del chicle llegaron a la subtribu de modo providencial e Corte y transporte de 5 mil hojas de palma 50 días
imprevisto, hace apenas dos o tres décadas, tiempo demasiado Corte y transporte del bejuco necesario 2 días
corto para alterar substancialmente su manera de vivir. Es por ello Construcción de la armadura 17 días
que, no teniendo ambiciones de superación ni necesidades Techar la armadura
19 días
distintas de las que habían conocido en sus tiempos de mayor Empalizar los lados 5 días
^breza y aislamiento, dilapidaron su dinero en frivolidades y Apisonar el suelo 1 día
bagatelas carentes de utilidad práctica. Inclusive, aún comprando Hacer dos puertas de bejuco
2 días
cosas útiles como máquinas de coser, no pudieron aprovecharlas 109 días
debidamente, debido a su falta de conocimiento que los obligó a. Total
desecharlas en la primera descompostura. Otras familias que
almacenaron paquetes de telas o cajas de jabón, no lograron vestir Como es costumbre en estos casos, el interesado hizo el trabajo
mejor ni tener mayor limpieza. Los pocos previsores, procuraron solo, sin otra ayuda que la ocasional de algún pariente o amigo.
convertir sus ganancias en reservas de oro, ya sea en forma de
cadenas, aretes y otras prendas, así como en monedas que ahora Otro gasto de esfuerao es el que origina el corte de leña para d
esconden bajo el piso de la choza o en algún rincón de la milpa. servicio del hogar; por lo común son los muchachos de 10 a 15
años de edad los que se ocupan de esta labor, la cual requiere de 2
a 3 horas diarias, siempre que no se alejen del pueblo. Las demás
Otrasfuentes de labor. ocupaciones que podrían citarse por el gasto de esfuerao que
Además de los trabajos de la milpa y de los relativos a la
implican, tales como cazar, tejer hamacas, cosechar el colmenar y
extracción de chicle, y de los reservados a la mujer en el hogar,
algunas más, representan para el nativo más bien motivos de
esparcimiento que de trabajo, en el sentido común de esta palabra
existen otros que, aunque en menor escala, requieren también de algo que se tiene obligación de hacer.
196 los elegidos de Dios etnograjia de los mavas de Quintana Roo 197

Grupo de producción y de consumo. Sobre el costo de la vida.

Lo primero que se observa al tocar este tema, es el predominio Dado que el maíz es la base de la vida, resulta de suma
de la pequeña familia parental (esposo, mujer e hijos) como importancia el equilibrio entre su producción y el consumo. Lo
unidad económica y agrícola. En la gran mayoría de los casos, son primero ya nos es conocido; en cuanto a lo segundo, podría
os miem ros de esta familia los que se encargan de efectuar los calcularse con bastante aproximación en tres "cargas" mensuales
iversos tra ajos de la milpa y, también, de consumir el producto las que se requieren para el mantenimiento de una familia
e e a. e os 2 agricultores mencionados en páginas anteriores, compuesta de seis miembros y los animales domésticos correspon
d6 corresponden a este tipo de familia. Se sigue en importancia el dientes. En ocasiones, además de este maíz que se utiliza en la
grupo patrilmeal de familia doméstica extendida, en la que el alimentación, se emplean cantidades menores para el pago de
pa re y .us hijos casados, reunidos bajo el mismo techo, se trabajos efectuados en la milpa.
ocuparon de producir y consumir, sin divisiones de ninguna clase, Los otros artículos de primera necesidad, tales como ropa,
e maíz necesario para todo el grupo. En algunas ocasiones este jabón, sal, etc. son adquiridos de los comerciantes ambulantes
mediante dinero o a cambio de chicle y, también, de cerdos.
Por lo general, un hombre posee tres juegos de ropa ordinaria y
Íbs S2 T representada por 14 dos de paseo. Por lo que toca a la mujer, posee cuatro juegos de la
?rÍ a U De los dos milperos restantes uno primera y dos de la segunda; los niños tienen cuatro juegos de
ropa ordinaria y uno de mejor calidad. Todo esto puede ser
cLTo V r. ' j'°/u »" he™en» adquirido con un costo anual de 80 pesos, incluyendo sombreros,
cLÍ ll oar-IaTrl" E" emhos rebozos, collares y alpargatas. En cuanto a los otros artículos son
consumido separadamenTE°strtfDo°d'^"^ c»sechada y el producto de mencionarse con su costo respectivo anual, los cinco siguientes:
familiares de esa clase; »casionalm'ente!'X"t^uar^rnt: hilos para bordar 10.00;jabón S18.00(una caja de 150 unidades);
sal $3.75 (15 kilos a 25 centavos cada uno); pimienta $6.00 (2
kilos) y pólvora $3.00. Aparte de todo lo anterior, los indígenas
suelen comprar, aunque con menos frecuencia, artículos tales
contar con ninguno de estos apoyos, entonces, lo raperXes^qlle como: azúcar, café, pan, arroz, azafrán, velas y otros más en
se encargue de ella el pariente masculino más cercano. cantidad no mayor de 10 pesos anuales. En resumen: puede
decirse que, exceptuando los artículos de producción local (maíz,
la P»'*»®® cooperación antes citadas se refieren únicamente chile, frijol, leña, etc.) que están al alcance de todos, los demás
ch ^totalmente distinta, pues,»"anto
en él alcadatrabajo
quien del
es pueden ser adquiridos, para satisfacer las necesidades de una
dUMo de lo que produce individualmente; de esta manera, es familia de seis miembros, a un costo medio de 150 pesos anuales.
™'»'r'''ros varones de una misma
Ahora bien, el desequilibrio económico originado por las
ganancias imprevistas y abundantes que trajo la industria del
te nnr^p ^ »'"®»'''®® 7 gastadas separadamen- chicle, ha hecho que los nativos incurran en gastos mayores sin
en la crfe LTrdos. ganancias logradas provecho alguno; de esta manera, es rara la familia que no tiene en
198 fos elegidos de Dios elnogrujia de los mavas de Quintana Roo 199

reservas piezas de manta, cajas de jabón, etc., etc., en cantidad principal fuente de riqueza que es la extracción de chicle esta
superior a la necesaria. Es de añadirse cpie, durante las buenas abierta para todos, por lo que son las cualidades personales del
temporadas, lo superfluo de sus gastos anuales pueden alcanzar individuo las que realmente determinan su progreso económico.
cientos y, aún, miles de pesos, en la adquisición desmedida de Por otra parte, es de hacerse notar la importancia que tiene en
golosinas, baratijas, bebidas alcohólicas, y artículos de lujo. La el desarrollo de estas cualidades personales el estímulo que el
vuelta inevitable a la normalidad, según el costo de vida antes individuo recibe del grupo en que actúa; de este modo, es posible
citado, será algo que los pobladores de esa zona habrán de resentir juzgar al individuo con sólo saber el lugar en que reside; por
profundamente. ejemplo, ya sabemos que los vecinos de Tusik son laboriosos; que
los de Señor son díscolos y ventajistas; que los de San José son
apáticos, y así por el estilo con los de otros pueblos.
Bienes de riqueza y oportunidad También es de mencionarse que la igualdad de oportunidades
de adquirirlos. antes citada , es cosa reciente, pues, hasta hace algunos años,
cuando los jefes tenían mayor autoridad, los montes eran
Aparentemente todos los miembros del cacicazgo disfrutan de la distribuidos por ellos, reservándose a su favor las pairelas nia^res
misma condición económica; no se observa en la vida cotidiana y más productivas. Es así, como en el caso del General May,
nada que deje entrever la existencia de bienes de riqueza pudieron enriquecerse de modo extraordinario.
acumu a os. Sin embargo, un examen más detenido nos permitirá
^*^ 08 días de fiesta, algunas mujeres usan en el cuello
ca enas e oro en número mayor y de mejor calidad que las otras, Propiedad personal.
tsto es lo que constituye la cuenta bancaria de la familia. Su
posesión a prestigio, por lo que, conocer el monto de lo que cada Toda persona es dueña de lo que ha adquirido por
^len posTO en tal sentido, es motivo de curiosidad general. En esfuerzo personal o nrediante su dinero. De este P^'P"
usik, cualquiera podía decirme el nombre de las personas que no sólo los hombres sino, también, las h
mas poseían en todo el cacicazgo. En ocasiones, estas cadenas v menores de edad. El hijo de familia, por ejemplo, d^'^^o a la
otras alhajas que se exhiben en las fiestas llegan a valer varios extraeeión de ehiele, se guarda para sí la ^
miles de pesos. mujer que cría aves puede disponer de ellas
Aunque con menos frecuencia, también se suele acumular que planta un árbol es el único usufructuario del mismo, bobre
riqueza en forma de dinero. Sin embargo, esto sólo puede ito último resulta interesante observar que, desde pequeños, los
sospecharse, pues, quienes lo poseen procuran disimularlo y niños aprenden a respetar los árboles que no pertenecen a su
guardarlo en lugar bien seguro; a este respecto, suele decirse que familia. , i »• •i
quienes lloran miseria constantemente, tienen dinero guardado", Las alhajas que una mujer recibe en el arreglo rnatrimomid
a ad(|pisición de estos bienes de riqueza está en razón directa (muhuti quedan para siempre de su propinad, no asi 1^ (pe el
con ambición personal y laboriosidad del individuo, pues, salvo esposo le da después, las cuales son consideradas como fondo de
unos pocos jefes que pueden, daban "permisos" para extraer familia Sobre este punto es de indicarse que, como no existe el
c icle, todos los demás cuentan con las mismas oportunidades. La divoreio y la desereión es muy rara, los nativos sólo pueden
200 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 201

conjeturar (jue, en tales casos, lo justo sería dejarle a la mujer una de todo, menos de las alhajas, las cuales pasan a poder de las hijas
parte de los bienes habidos en el matrimonio, pero de acuerdo con de acuerdo con la forma que hubiese dispuesto la madre. Si todos
su comportamiento y con las causas que hubiesen originado la los hijos e hijas fuesen ya casados, los bienes de familia dejados
desavenencia. Sus puntos de vista sobre esta cuestión pueden por la viuda, serían heredados por el hijo o hija en cuya casa
resumirse en los términos que siguen: si la separación fuese hubiese estado viviendo. En caso de que una viuda se vuelva a
originada por faltas de la mujer, entonces el marido la privaría de casar, entonces, el nuevo espeso se hace cargo de los bienes y
las alhajas que recibió al casarse y le dejaría únicamente sus ropas. obligaciones dejados por el mando anterior, los hijos permanecen
1 ubiese cometido adulterio, la situación sería más grave, pues, indiferentes en cuanto a los citados bienes, aún en el caso de que
aparte de privarla de sus joyas, se le castigaría con 50 azotes por la el padrastro no los cuide. Si un viudo se casa por segunda vez, la
persona que designen los jefes quien, en ningún caso, podría ser el nueva esposa cuenta con los mismos derechos que la primera con
mari o. Por otro lado, si el culpable fuese el esposo, entonces el respecto a la herencia; los hijos del primer matrimonio no tienen
rega o e bodas le quedaría a la mujer, en tanto que el producto de derecho a exigirle nada en caso de que el padre muera.
la mUpa, junto con las otras pertenencias del hogar se partirían No se conoce el empleo de testamentos escritos, pero sí de los
por mitad. Tales sería las decisiones tomadas por los jefes de todo verbales; en tales casos la voluntad del testador es fielmente
el cacicazgo, pero para ello sería preciso que alguna de las partes observada y considerada como cosa sagrada.
presente su queja al Capitán Cituk, quien a su vez, citaría a los En general, los disgustos o litigios por causa de herencia son
demás jefes para discutir el asunto en el Corredor del Santuario. sumamente raros, debido a que los bienes adquiridos de tal
manera son poco codiciados y, también, a la fuerza moral que, en
todos los casos, ejercen las reglas de conducta sólidamente
Bienes de herencia establecidas por la costumbre.
y su distribución.

Propiedad de la tierra.
miVi^tra^ r^ular, los bienes de familia se mantienen sin dividir
de morir elpÍ hombre, la propiedadcónyuges.
conyugalDequeda
este en poderendecasola
modo, La tierra que abarca el cacicazgo se- considera propiedad
esposa, sin que, al^no, se la pueden disputar los hijos ni comunal del mismo. Disponer de la tierra para cambiar o vender,
te famdiares del difunto. Lo que sí resulta frecuente es que los es cosa que no tiene sentido para los nativos. Es por ello que
o je os propios e pa re, tales como hacha, machete, escopeta y cuando el Gobierno Eederal anuncio su política de dotar de ejidos
alguno mas, te herede el hijo mayor o, en su ausencia, el yerno, a los pueblos, los indígenas se mostraron altamente disgustados
siempre que residan en la casa y estén dispuestos a seguir al frente por considerar que era una interferencia con sus asuntos interiores
de la misma. Si la viuda falleciera sin haber vuelto a casarse, los y, además, porque no les pareció correcto que la tierra fuese
bienes quedan al hijo o al yerno que hubiese estado al frente del dividida por pueblos, como si se tratase de algo que pudiese ser
hogar y, a falta de ellos, entonces, quedan en poder de un manejado como propiedad privada. Esta idea persistió entre los
herinano o de un compadre que quiera encargarse del cuidado de miembros del grupo, aún después de haber aceptado acogerse a los
te huérfanos menores. El heredero, en este caso, puede disponer beneficios del ejido. Sobre esto último es de indicarse que, cuando
202 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 203

a insistencia nuestra decidieron solicitar tales ejidos, pusieron Santa Cruz de Bravo tropas federales para imponer la autoridad
como condición fundamentai que fuese un solo ejido para todo el del Gobierno, los jefes perdieron tales privilegios, quedando el uso
cacicazgo en vez de fragmentarlo en pueblos. En esta forma se les de los bosques de propiedad comunal como la encontramos
otorgó una superficie de 67,000 hectáreas. Dentro de esta nosotros en 1935. Las concesiones chicleras ya sólo pueden
dotación todos los miembros de la subtribu tienen los mismos obtenerse al través del Gobierno Federal.
derechos y oportunidades de trabajar la parcela que prefieran. Sin
embargo, es frecuente que los vecinos de un lugar se consideren
con más derecho de ocupar terrenos próximos, que los de pueblos Comercio y dinero.
distantes. Por razón de no haber bases legales para esta
pre^nsión, ocurren de vez en cuando conflictos entre milperos de El comercio exterior del cacicazgo se efectúa, exclusivamente,
pue os distintos. El secreto para resolver esta dificultad por conducto de los comerciantes ambulantes. Estos son mestizos
consiste en ofrecer a los yuntzilob o "dueños del monte" nueve de Peto y Valladolíd que acostumbraban recorrer periódicamente
Jicaras de zacá en el propio sitio que se pretende ocupar; mediante la región, llevando sus mercancías a lomo de muía. Durante mi
este acto de secreta devoción el indígena espera que los dioses residencia en Tusik, sólo dos de ellos mantuvieron esta clase de
citados le sean favorables y le otorguen su protección. Los comercio haciendo uno o dos viajes al mes. Ambos hablaban maya
os e ocupación se refieren solamente al tiempo de cultivo, y eran bien conocidos de todos los nativos de la zona. En contraste
con el trato brusco dado por éstos a otros forasteros, el
abi>rtTrtodos" cosecha, la parcela queda nuevamente comerciante ambulante goza de algunas consideraciones; desde
Dentro del pueblo mismo la tierra es, también, comunal. Los luego, se le permite ocupar cualquiera de las iglesias menores sin
lotra domésticos no son de propiedad privada y cualquiera puede más requisito que pedírsela al dueño, a quien le puede obsequiar
hacer su casa donde mejor le acomode; es esta construcción la que en recompensa algunas velas de parafína. En dicho local es donde
se considera propiedad privada. Los árboles frutales pertenecen al desempaca sus mercancías y realiza todas sus operaciones. Por lo
individuo que los sembró. Las casas no pueden venderse ni común, éstas tienen lugar en las primeras horas de la mañana o al
rent^e, al igual que los árboles frutales. La ausencia del anochecer, cuando los vecinos están libres de los trabajos de la
propietario no disminuye en grado alguno su derecho sobre la casa milpa. El uso del metro y de la balanza es corriente en todos los
y os arboles frutales, pudiendo cosechar éstos cuantas veces lo casos. Como medio de intercambio se emplea, generalmente,
desee. dinero mexicano; sin embargo, durante la temporada de extraer
^ En tiempos pasados, cuando la organización militar era más chicle, llega a ser normal el cambio de mercancía por marquetas
a y os jefes tenían mayor autoridad. Ies era posible de esa resina; también es frecuente hacer ese cambio por cerdos.
adjudicarse como propios grandes superficies de bosques. Como ya Como es de suponerse, el comercio alcanza su mayor auge durante
o asentado en el capítulo IV, dichos jefes se consideraban con la temporada chiclera. Entonces, es rara la familia que no cambia
derecho de extender concesiones chicleras a contratistas de afuera, uno o dos quintales de tal producto por algunas de las muchas
reservando para sí las ganancias correspondientes. La amplitud de cosas atractivas importadas de la ciudad.
a super icie así aprovechada, dependía solamente de la influencia Además de su función mercantil, los comerciantes ambulantes
y au acia e cada jefe. A partir de 1930 que se establecieron en tienen la de servir de excelentes medios de información. Son ellos
204 elegidos de Dios elnogra/ia de los mavas de Quintana Roo 205

los cjue, con algunas semanas de atraso, difunden por la región las cambio, para los de afuera lo normal es proceder a la inversa. Es
noticias más salientes publicadas por la prensa o platicadas en la así como el valor de un huevo para los foráneos es de 10 a 15
ciudad. Lo interesante a este respecto es que, casi siempre, las centavos, en tanto que para los vecinos es de medio centavo.
noticias son interpretadas de acuerdo con los intereses y anhelos Como quedó dicho, el uso del dinero es bien conocido en la
particulares del grupo. Es así como la caída de un avión mexicano, zona. Además de la moneda mexicana, los indígenas tienen
la guerra italo-etíope, o la muerte de Jorge V, son cosas que conocimiento del dólar y de la libra esterlina debido a sus
tuvieron un significado especial para los indios de esta zona. Es contactos con la colonia inglesa de Belice. El alto prestigio de
c aro que el avión cayó como castigo de Dios a los mexicanos que estas monedas hacen que sean preferidas a las otras, especialmente
constituyen los enemigos naturales de los indios; la derrota de los para tenerlas como ahorro; naturalmente que, para esto se prefiere
etíopes les causó gran pena por considerarlos un pueblo oprimido en metálico, dado que el papel es de fácil deterioro. Hasta hace
como ellos; en cuanto a la muerte del Rey Jorge V, podría dar algunas décadas se usaban, todavía, monedas de Guatemala, de
ugar a que su sucesor favorezca a los indios dándoles el apoyo de Chile y de Perú que eran de plata pesada. En relación con esto,
Belice como en otros tiempos. Esta función informativa favorece Sapper (1904, p. 630) informa que: "Las relaciones comerciales
as buenas relaciones entre los comerciantes y los nativos, pues, da tienen influencia decidida en el sistema monetario de los estados
lugar a tertulias de entretenimiento que suelen prolongarse por mayas independientes. Por razón de que las monedas menores de
horas. No obstante estas buenas relaciones, no se permite a los Guatemala, así como los dólares chilenos y peruanos tienen amplia
comerciantes permanecer en el lugar más tiempo del necesario: circulación en Belice, han llegado a adoptarse, también, entre los
para o, se pue e llegar a la adopción de medidas drásticas como
suspen er ^ a venta de alimentos. Es por ello que, hasta la fecha, indios de Chan Santa Cruz y de Ikaiche. En la actualidad, tales
no a ogra o ra icarse en ningún pueblo de la zona ni uno solo de monedas han quedado rezagadas para servir de adorno en los
collares de la mujer.
Por otro lado, el uso del dinero se reduce a las transacciones
hecho obstante los muchos intentos que han citadas; no se acostumbra darlo prestado al Ínteres ni en ninguna
En cuanto al comercio interior puede decirse que prácticamente otra forma. Sin embargo, en su trato con los de afuera, el indio es
no existe; desde luego, no existen lugares ni fechas determinadas bastante afecto a solicitar dinero prestado o como adelanto por
para tal actividad. Lo más que llega a observarse en ese sentido es algún trabajo futuro. También es inclinado a pedir fiado a los
que un vecino le compre a otro un cerdo, huevos, frijol, cierta (3Qfji0r(j¡2fjtgs; sus compromisos en este sentido son cumplidos con
cantidad de maíz o alguna otra cosa de producción local. Si el bastante honradez; solamente cuando la deuda se hace demasiado
nionto e estas operaciones es menor de un peso, la transacción se pesada, entonces, el indio empieza a evadirla con subterfugios
e ectua con dinero, pero, en caso de ser mayor, entonces, lo diversos o, aún, a negarla descaradamente. Casos como éstos sólo
recuente es el cambio con otros productos o con trabajo personal, supe de uno que me reportó el comerciante perjudicado; aunque lo
omo artículo de excepción comprado siempre con dinero, debe acusó al jefe del pueblo, éste no hizo nada por aclarar el asunto.
citarse as petacas de palma (baaz), cuya elaboración ha quedado Experiencia similar nos ocurrió a nosotros en 1932, cuando
imita a a una familia de Chuncunché. Por lo general, los precios penetramos a Is zona como comerciantes ambulantes; sucedió que,
que rigen estas transacciones son sumamente bajos, tanto que estando de paso en Tusik, dos mujeres nos pidieron fiado artículos
po na pensarse que sólo sirven para cubrir la fórmula de venta; en que alcanzaban un precio de cuatro pesos, ofreciendo pagar
206 ios elegidos de Dios

cuando pasáramos por su pueblo. Más tarde descubrimos que


residían en pueblo distinto del que dijeron y al recordarles la
deuda la negaron rotundamente, diciendo que las habíamos
confundido. Cabe decir que casos como éstos son bastante raros y
VIH
que se cometen más bien por muchachos poco conocidos o de
escaso prestigio. Los casos son todavía más raros de ocurrir entre
miembros del mismo cacicazgo, debido a los fuertes castigos que se LA DIVISION DE LABOR
aplican a los convictos de fraude y al ridículo público de que son
sujetos.
Nota preliminar.
Salarios.
Como es de esperarse en una sociedad de escasa movilidad y de
En general, los indios de esta zona son poco afectos a emplearse cultura homogénea, como es la que venimos describiendo, la
como peones o asalariados. Sin embargo, cuando por razones de división de labor resulta simple y bien defínida, especialmente en
extrema necesidad se ven obligados a proceder así, entonces, lo que toca a sexo y edad. Fuera de esto, todos los miembros de la
procuran hacerlo en trabajos de la milpa dentro del propio subtribu participan de las mismas actividades y de los mismos
cacicato. Los salarios que corresponden a estos trabajos se pagan, conocimientos técnicos. La especialización de labor en su aspecto
generalmente, con productos del mismo suelo, tales como maíz, secular, resulta prácticamente nula, ya que apenas se deja notar en
frijol, etc. El valor de estos salarios ha sido fijado por la costumbre los individuos que sirven de músicos en las fiestas y, además, en la
y vana poco; así, por talar un mecate (23 metros cuadrados) de familia de Chuncunché que conserva la tradición de hacer petacas
monte alto se paga dos almudes(8 kilos) de maíz corriente, o uno de palma. Los otros especialistas son todos de carácter sagrado,
de escogido para semilla; si el monte es bajo, el pago se reduce a la contándose entre ellos los llamados Secretarios, los chamanes y los
mitad. Por las tareas de sembrar o deshierbar se paga un almud de Maestros. La índole esotérica de sus conocimientos hace que sólo
maíz no seleccionado por cada cuatro mecates. Como durante la puedan adquirirse por aquellas personas de temperamento místico
cosecha todos tienen maíz, el numero de asalariados resulta o inclinados a lo religioso. Ademas, no obstante el prestigio de que
disfrutan tales individuos, sus funciones sólo ocupan parte de su
mínimo. Además, debido a lo fácil que es esta tarea de cosechar, lo tiempo, pues, con excepción del Gran Sacerdote o Nohoch Tatay
que^ se paga por ella se considera más bien como simple todos los otros se ven obligados a participar de las actividades
gratifícación; es por esto que entre amigos es costumbre que se comunes para el logro de su mantenimiento.
a^den mutuamente en tal labor sin recibir estipendio alguno. En
tiempos de escasez suelen internarse al Territorio en busca de En el curso del capítulo que ahora se presenta, trataremos de
trabajo algunos indígenas de Yucatán; a éstos se les paga con dilucidar las reglas y desviaciones que en este aspecto de la cultura
dinero en efectivo según la tarifa que, previamente, se hubiese nos muestra el comportamiento de la gente.
convenido. Es costumbre que, además de su jornal, el trabajador 207
reciba alimentación y lavado de ropa.
208 los elegidos de Dios
elnogrofia de los ntavas de Quintana Roo 209

La división de labor trajines del hogar, tales como preparar y moler el nixtamal,
según el sexo. tortear, cocinar, lavar la ropa, costurar, bordar los huípiles, hacer
la ropa del marido e ir por agua al cenote. Esto último es motivo
La actitud de los vecinos del cacicazgo acerca de este aspecto de de distracción, pues, da lugar a entablar buenas pláticas con las
la división de labor, encuentra su expresión ritual en la ceremonia vecinas y reir un poco; las mejores horas para ello son las de la
llamada hetzmek que describiremos más adelante. Mediante ella mañana y las del atardecer; procuran ir limpias y bien peinadas.
queda simbólicamente determinado, desde muy temprana edad, También es de la incumbencia exclusiva de^ la mujer atender la
que los trajines de la mujer han de estar, casi siempre, junto a las cría de aves y cerdos, cuidar los pequeños huertos en alto
tres piedras del fogón doméstico y, los del hombre dentro de las (caanchés) o en terrenos de la casa, hacer jicaras y portajícaras
cuatro esquinas de la milpa. En lo general, este arreglo es el que {chuyab) y, por último, hacer cigarrillos. Aunque muy de vez en
orienta las actividades de ambos sexos, aunque con desviaciones cuando, la mujer puede ocuparse, también, de hacer sombreros,
que merecen mención especial. Así, no obstante que la prepara canastas y velas. A falta de hombres o muchachos, la mujer puede
ción de la milpa es de la incumbencia del hombre, la mujer suele ir por leña al monte, aunque limitándose a recoger la que
prestar su cooperación en las tareas que no requieren marcado encuentre tirada; a esto se da el nombre de moloch y no es propio
esfuerzo físico; entre ellas quedan comprendidas las de sembrar, que lo haga el hombre.
deshierbar, doblar, cosechar y acarrear, en ocasiones, el maíz La división de labor aquí descrita pierde mucho de su rigidez en
necesario para el consumo doméstico. Sin embargo, esta coopera casos de ceremonias y ocasiones de fiestas. Entonces, ra posible
ción no es obligatoria y resulta menos frecuente en los casos en que los hombres, a manera de diversión, se ocupen de laborra
que la familia cuenta con hijos varones que ayuden al padre. Por propias de la mujer, tales como acarrear agua y moler nixtamal,
otra parte, cuando la milpa se encuentra alejada del pueblo y el sin que ello llame la atención. Es de advertirse, sin embargo, que
hombre ha de pasarse en ella varios días, entonces, sí es obligación en tales casos, el nixtamal no es molido en metate sino en molinos
de la esposa acompañarlo con objeto de prepararle sus alimentos y metálicos. Contribuye, también a esta alteración de funciones as
lavarle la ropa; en ocasiones, es la hija mayor soltera la que se prohibiciones religiosas que pesan sobre la mujer en asuntos que
encarga de esto en lugar de la madre. Es sumamente frecuente que conciernen a los dioses de la milpa; es por ello que la tarea de
la tarea de cosechar, que es fácil y entretenida, dé lugar a que, por preparar y cocinar los panes sagrados que se ofrendan en ciertas
pasatiempo, toda la familia se ocupe de ella. Lremoniis paganas, queda a cargo de los hombres, aunque
Todas las actividades que requieren el uso del hacha y del siguiendo técnicas distintas de la común. Asi, los trajines se han
machete, quedan bajo el dominio del hombre; también le
de efectuar en la iglesia y no en la cocina domestica; las tortas de
corresponden la búsqueda de miel silvestre, salir de cacería, cuidar
masa son hechas con ambas manos, sin emplear la banqueta m e
y cosechar el apiario familiar, curtir pieles, hacer velas, sombreros,
comal y, por último, su cocimiento se efectúa en un horno rapeci^
canastas y artículos de henequen; de esto último se exceptúa el
(pib) abierto en la tierra. Todo esto tiende a anular el fondo
trabajo de corchar la fibra que puede ser hecho por ambos sexos.
¿mocional que implican los trabajos culinarios propios de la
mujer.
El hombre es, también, el único encargado de efectuar todos los Pasando ahora a las funciones u oficios de carácter público y
trabajos relativos al chicle. religioso, cabe decir que, casi todos, son de la exclusiva
Las mujeres, por su parte, son las encargadas de todos los
210 los elegidos de Dios
etnografía de los mayas de Quintana Roo 211
competencia del hombre. Ninguna mujer puede ser jefe o tener SU sexo, comienzan a interesarse en los cuentos y chismes que se
jargo alguno en los servicios de la iglesia. Tanto el H-Men como
tos Maestros, que son quienes tienen a su cargo la conducción del oyen junto al cenote. Pocos años después les espera el matrimonio
nmal han de ser, sin excepción, hombres. El papel de la mujer en para seguir, desde entonces, la rutina que aprendieron de sus
es e respecto es siempre secundario, como parte del coro padres.
^lamente. No hay rezadoras profesionales como en los pueblos de También es de añadirse sobre el tema que nos ocupa, que los
lucatan; sin embaigo, no está vedado a la mujer que, en ocasiones cargos de prestigio corresponden a los hombres de edad madura
privadas, tome a su cargo la celebración de rezos o de ofrendas quienes, por su conducta ejemplar y su temperamento moderado y
tamiharra. También es de citarse que, el oficio de partera está conciliador, llegan a merecer tales distinciones.
reservado a mujeres solamente. Por otra parte, sólo hombres
de^n Mistu- a las asambleas públicas y, aún, durante los días de
Especialización de labor.
j uT'' oportunidad de asistir a los centros de
iiintíl°"i f' ^ ™3yor parte del tiempo, se la ha de pasar Como ya quedó asentado en párrafos anteriores, la especializa
última i r''-''®'? 'af viandas, atoles y tortillas. Por ción de labor, en su aspecto práctico o secular, es apenas
hombres ^ osion e músico sólo puede ser seguida por incipiente. De hecho, solamente la familia de Chuncunché que ya
nos es conocida por ser la única que se especializa en la
fabricación de petacas y la profesión de músico, son las únicas
División de labor por edades. actividades que podrían considerarse especializadas. Debe adver
tirse que los músicos no tienen noción de las notas y que su
conocimiento es adquirido de modo práctico mediante la observa
división de grados de edad que regulen la ción de otros más aventajados. Respecto a otras tareas existen
adulto llega a parttóo^ enT*^^ j gradual en que el diferencias de habilidad que, eventualmente, hacen destacar a una
en sus nrimprnl de la comunidad. Así, persona de las demás en la ejecución de ciertas labores; de este
Lr a süTmn f ^""bos sexos los dejan modo, en asuntos de armería ha llegado a sobresalir entre los
M^JehnTT '^'' ^ arboledas de todo el vecindario. vecinos de Tusik un experto que ya cobra por componer escopetas.
holtdas sob T"''".
' -"adre para llevar a Por lo demás, no se conocen todavía, en su aspecto profesional, ni
la partera ni el reparador de huesos (Kaxbak: amarra-huesos) que,
años ln« ' hermano menor. Por ahí de los 8
en d P°' 7 a interesarse en los pueblos mayas de Yucatán, ya actúan como especialistas
la mmilpa
1^1todavía;
T las mujercitas de esa«nedad
ocuparse de los atrabajos
comienzan de
mostrarse bien definidos.
En cuanto al aspecto sagrado, la especialización de labor cuenta
procurando quedarse en la casa la mayor parte del con mayor número de profesionistas con facultades y conocimien
spnplll ^ madre en pequeños trajines y hacer tos determinados. De ellos solamente el H-Men se dedica a las
van ^ ^1 ^'°®'ara. Pasados 4 ó 5 años, los muchachos ya funciones del ritual pagano; los demás, pertenecen a la iglesia y
es, P^ ^ quemilpa
en tanto parayaayudarlo
las niñas, en en
entrenadas laslas
tareas
tareasmás
de tienen a su cargo las funciones del culto católico. El papel
sobresaliente que cada uno de estos profesionales desempeña en la
212 los elegidos de Dios etnografio de los mayas de Quintana Roo 213

vida de la comunidad, amerita que se les describa por separado Santísima" es el escrito; en este caso, sus cartas o mensajes
con sus atribuciones y características personales. pueden ser hallados, de modo inesperado, sobre el altar o, también
inspirados a cualquiera de los Escribas que hubiese escogido dicha
divinidad como portador de sus deseos. El Nohoch Tata tiene,
El Nohoch Tata también, la facultad de nombrar, entre los individuos que
considere mejor preparados, a los Maestros o sacerdotes de los
El título de Nohoch Tata, que es como decir Gran Padre, se otros pueblos. Sin embargo, los así nombrados deben contar con la
aplica al personaje de más alta jerarquía en la organización de la anuencia de los jefes de todo el cacicazgo antes de entrar en el
Iglesia. En el lenguaje corriente se le llama, también, Ah-Kin o, ejercicio del cargo. El Nohoch Tata posee, por otro lado,
simplemente. Cura. Su función principal es la de cuidar la buena atribuciones de carácter político, tales como aconsejar a los jefes
administración de los servicios religiosos que corresponden a *'La en los problemas administrativos, juzgar en unión de ellos a los
Santísima o cruz protectora de toda la subtribu. Para esto, debe que hubiesen cometido algún delito y, por último, presidir las
estar pendiente de qué maestros o sacerdotes de turno en la iglesia asambleas públicas de más importancia. Como es de suponerse,
de la cabecera o Pueblo Santo", celebran diariamente las misas, todo esto tiende a hacer del Nohoch Tata un personaje de
rosarios y demás ceremonias del culto católico; también ha de prestigio excepcional; desde luego, resulta tabú tocarlo o criticarlo
cui ar que el altar se mantenga siempre bien arreglado y nunca en cualquiera de sus actos. No hace milpa ni se ocupa de los
Uiten velas, incienso ni agua bendita para el uso del ritual. trabajos comunes; todos sus gastos son erogados con el "dinero del
am ién corresponde al Nohoch Tata la celebración de bodas, santo" que se recauda en la iglesia por concepto de misas,
autizos y misas especiales en memoria de algún difunto o que casamientos, bautizos y otras funciones pagadas. Es de advertirse
correspondan a fechas determinadas del santoral católico; esta que este dinero no está al cuidado directo del Nohoch Tata sino
acu ta pue e ser delegada, ocasionalmente, a sacerdotes subalter de los maestros, quienes a su vez, sólo pueden disponer de él con
nos.
el permiso del Capitán o jefe militar de más alto grado.
Habitualmente el Nohoch Tata se mantiene retraído, a distancia
e ^ohoch
a" P^pel de suele
Tata intermediario
quedarsedea"La
solasSantísima" y loseldevotos,
con ella en recinto de la gente y cosas públicas. Es posible que contribuya a esto su
cerra o donde está el altar, con el fin de auscultar su voluntad y avanzada edad (70 años o más) y el crecido debilitamiento de la
coniunicársela luego a los hombres. Los mensajes obtenidos vista. Rara vez va de visita a los pueblos cercanos y, cuando lo
me lante esta comunión espiritual se refieren, por lo general, a hace, es para asistir a alguna fiesta religiosa o comprar maíz u
futuras calamidades (sequías, langosta, enfermedades, persecucio otros productos de la milpa. Como ya hemos dicho, su casa está
nes, etc.) y a los deseos de la Santa Cruz de contar con una mayor ubicada junto a la iglesia de * La Santísima ; allí reside en
devoción y disciplina de los creyentes. En épocas pasadas, cuando compañía de su esposa (la 5^ de las que ha tenido) y de un hijo
el culto de esta cruz estaba mejor consolidado, sus mensajes eran soltero de 17 años de edad; éste hace milpa y trabaja como
directamente a los fieles mediante sermones verbales. Los cualquier vecino, sin gozar de privilegio alguno. En relación con
artificios usados en este respecto, ya han sido descritos en el esto, es de indicarse que por tres generaciones el cargo de Nohoch
capítulo 111 de este volumen. Tata se había venido heredando por la vía paterna; así, Pedro
Otro medio de comunicación que todavía suele emplear "La Pascual Barrera, su actual poseedor, lo recibió de su padre Agustín
214 los elegidos de Dios etnograjta de los mavas de Quintana Roo 215

Barrera quien, a su vez, lo heredó del suyo de nombre José Ma. Como se ve, resultan realmente significativas las atribuciones
Barrera, quien fue el fundador de Chan Santa Cruz y el inventor del Gran Sacerdote de aquellos con las del Nohoch Tata de esta
de "La Cruz que Habla" mencionada en el capítulo III. Ahora subtribu de nuestros días.
bien, la sucesión así seguida tocó a su fin en 1937, cuando los
jefes y maestros acordaron en Consejo sustituir al Nohoch Tata en
funciones por otro de menos edad y más energías. Es posible que Los Maestros,
la juventud e inexperiencia del hijo en asuntos religiosos, hubiese
determinado que la elección recayese en uno de los maestros Se designa con este nombre a los sacerdotes auxüiares del
presentes, llamado Lorenzo Bé quien, por su juicio mesurado y su Nohoch Tata en los servicios de la Iglesia. Oficialmente cada
carácter especial, había gozado siempre de buena reputación. Este Compañía de las cinco en que se divide el cacicazgo, ha de cont^
Lorenzo Bé fue uno de los mejores informantes que tuvimos en con dos de estos especialistas, a efecto que durante sus periodos de
Tusik, tanto en asuntos de carácter católico como de la religión guardia en la cabecera, tenga quienes se encarguen de conducir
pagana. En cuanto al viejo Nohoch Tata se acordó seguirle los oficios religiosos que diariamente se han de efectuar en el
guardando toda clase de consideraciones y ayudarlo, como de Templo Mayor. Entre éstos son de citarse las dos misas que tienen
costumbre, con "los dineros del Santo". luear durante la mañana y el rosario que se realiza al anochecer.
En resumen, puede decirse que el cargo de Nohoch Tata reúne Además, por autorización especial del Nohoch Tata^ los maestros
funciones propias del sacerdocio católico y otras del sacerdocio pueden celebrar, ocasionalmente, bodas y bautizos. Estos maestros
maya de la época prehispánica. Para dar al lector una idea del con licencia para actuar en el Pueblo Santo, son los preferidos
alcance que tenían estas últimas, reproducimos a continuación lo para conducir los oficios de carácter católico que practican en
dicho por Landa Í1928, Vol. I, pp. 72-4) a ese respecto: iglesias de los pueblos; sin embargo, a falla de e os, P"
conducidos por algún aprendiz que ya tenga los
Que los de Yucatán fueron tan curiosos en las cosas de la religión como necesarios. Por lo demás, los maestros no fenen
en las del govierno, y que tenían un gran sacerdote que llamavan en ni ^
Ah-Kifi'May y por otro nombre Ahau-Can-MaY, que quiere decir el prestigio, hacen milpa y, en g retraimiento y
Sacerdote May o el Gran Sacerdote May, y que este era muy reverenciado cualquier vecino, salvo en lo que toca a su na. j
de los señores, el qual no tenía repartimiento de indios, pero que sin las austeridad.
ofrendas, le hazían presentes los señores y que todos los sacerdotes de los
pueblos le contribuían; y que a este le sucedían en la dignidad sus hijos o
parientes mas cercanos, y que en este estava la llave de sus sciencias, y
que en estas tratavan mas, y que davan consejo a los señores y respuestas Los Secretarios.
a sus pr^untas; y que cosas de los sacrificios pocas veces las tratava sino
en ñestas muy principales, o en negocios muy importantes; y que esto De funciones distintas a las de los especialistas ya mencionad^,
proveía de sacerdotes a los pueblos cuando faltavan, examinándolos en pero de per«.nalidad igualmente retrmda y rms ica, son los
sus sciencias y cerimonias y que les encargava las cosas de sus officios y el Ualdos Secretarios y, ocasionalmente. Escribas. Solo existen dos
buen exemplo del pueblo, y proveía de sus libros y los embiava, y t]ue
estos atendían al servicio de los templos, y a enseñar sus sciencias y
dHstos especialistas en todo el cacicazgo y siendo ellos los únicos
escrivir libros de ellas.
que saben leer y escribir en su propio idioma, su presencia es
f -

etnografía de los mavas de Quintana Roo 217


216 . elegidos de Dios

requerida cuantas veces se presenta la necesidad de utilizar sus "Hijo mío, traeme una bella muchacha de cara blanca, que tengo deseos
conocimientos. En las asambleas de jefes por ejemplo, en las que de ella. Aquí le quitaré su enagua y camisa huipil; aquí ante mi ha de
ser.'" "Así ha de ser, ¡oh padre!" Lo que pide es una guajolota para
hay que leer o dictar alguna comunicación, los Secretarios ocupan comer. Quitarle su enagua y su camisa huipil es desplumarla para asarla y
lugar principal y sus opiniones son escuchadas con gran respeto. comerla.
Además, corresponde a ellos guardar la correspondencia y los
llamados libros santos (Santo Huun)', estos libros consisten de "Hijo mío, traeme los huesos de tu padre, aquellos que enterraste ha tres
almanaques, doctrinarios, catecismos, un ejemplar de la Biblia y años; tengo muchos deseos de míralos." "Así ha de sei-, ¡oh padre! Lo
algunos cuadernos manuscritos en lengua sobre temas diversos,
que se le pide es la yuca cocida bajo tierra para comida del Halach Uinic,
Jefe. Habla es de Suyua .
tales como cuentos, leyendas, anotaciones personales, cortas
profecías acerca de los días del Juicio Final y, por último, En contraste con la importancia de este documento en los
pequeñas crónicas de hechos ocurridos en las últimas décadas. tiempos prehispánicos, en la actualidad carece de significación
Entre los citados manuscritos encontramos uno de suma importan
cia que es copia, hecha en 1875, de otro que presenta como fecha
especial para los mayas de X-Cacal; su actual poseedor, el
de redacción el año de 1628. El cuaderno se compone, en total, de
Secretario Apolinario Itzá (Yum Pol ), solo supo Jeor. «
29 páginas.
respuesta a mis preguntas, que "es un papel «""y
redactado por Dios". No deja de ser curioso
Limitándonos a este último documento, cabe asentar que, al cuestionario esté en poder de un sacerdote tza y"
hojearlo, nos dimos cuenta que, salvo algunas variantes, coincidía el otro Secretario que reside en el Santuario, es P° ^ capeles
con el contenido del Chilam Balam de Chumayel que, en la deba a aue el Xiu es ya viejo y no tiene ínteres alguno en p p
traducción de Roys (1934, pp. 88-98), ocupa el capítulo IX y Ím^guorEn cainbio,'Yum'"Pol" Itzá, solía hacer viapde^va^s
tiene el título de "La Interrogación de los Jefes". El hecho de
estar redactado en el llamado Suyua Than o Lenguaje figurado
horas desde Señor, P"®^°
con nosotros que residíamos en 1" » rhilam Balam de
que consiste en una serie de adivinanzas que no podían ser visitas era el de escuchar el contenido maya del Chilam Balam
entendidas sino por los iniciados, ha dado motivo para que Roys
(Ibid. p. 93, nota 2) exprese la opinión que "...este era
Chumayel que se acababa de P"hhc- í11^110 que él
interés subió de punto cuan o
originalmente un método por el que los Xius, un pueblo del poseía era una versión nueva P nan^lp?
occidente de Zuyua, pudiese eliminar a los Itzaes de la regencia de Los Secretarios procuran conservar estos libros
los pueblos sobre los que tenían control." per^LtaSnté envuehos en paños y guardados en lugary s^
papeleso
Como simple muestra de esa forma de preguntas enigmáticas Queda aTuil
Queda a juicio de
u ellos escoger a la persona que deba manuscrito
heredarte
que constituían el habla Suyua, reproducimos a continuación tres en caso de muer .. ( robado en 1970 por unos llamados
de sus acertijos: encontrado por nosotros, iue robado en p
perdistas que llegaron a Señor precisamente con ese proposito).
"Hijo mío, traeme una doncella de blancas y relucientes pantorrilas aquí, Al ieual que el Nohoch Tala, los Secretarte suelen servir de
quiero alzarle su enagua hasta los muslos." "Así ha de ser ¡oh padre!" Lo vehículo a Dios o "La Santísima" para expresar su voluntad a te
que pide es la jicama; alzarle la enagua hasta los muslos es quitarle la
cáscara. Habla es de suyua.
hombres En la mayoría de te casos, tal voluntad a dictar ordenes
218 tos elegidos de Dios rtiiografia de lo.s mavas de Quintana Roa 219

a los jefes o a medidas de carácter religioso o político; otras veces de ios dos estaba exento de hacer milpa, ni se diferenciaba en su
se trata de asuntos particulares que sólo interesan al propio estilo de vida del que correspondía al resto de la gente.
Secretario. Es común que los mensajes así obtenidos sean escritos
para entregarlos a quien corresponda. Algunos de estos mensajes
van firmados con el nombre de "Ten Don Cayum Tata Tres El H'Men o Chaman.
Personas ( Yo, Nuestro Señor Padre Tres Personas"). Algunas
de las cartas que nos fueron remitidas al Dr. Morley y al autor de De menos importancia que los anteriores es el H-Men o
estas líneas, estuvieron firmadas por "Mi Padre Señor Tres especialista de las cosas y ceremonias paganas. A cargo de él está
Personas . Al preguntar a Yum "Pol" sobre el significado de esa conducir todo lo referente a estas últimas; curar las enfermedades
fírma, nos explicó que los Secretarios lo hacían así por ser la voz y servir de adivino. En sus funciones sacerdotales el H-Men tiende
e Dios la que escuchaban al escribir y no sus propias ideas. Por lo a confundirse con el Maestro, pues, además de usar varias de las
expuesto en el Cap. III, ya sabemos que algunos Secretarios del oraciones de aquél, actúa, casi siempre, en el interior de la iglesia,
p^do llegaron a llamarse "hijos de Dios" y, aún "Creador de los aunque en altar aparte. De hedió, uno de los H-Menes es,
Cnstianos". también, reconocido como Maestro. Sin embargo, ambas profesio
1o ^icitan,
función de estos del
especialistas nes requieren entrenamientos diferentes. Por otro lado, en su
e nombre santo queescorresponde
la de informar a quienes
a los recién aspecto de curandero el H-Men puede ser sustituido, en casos de
nacidos; auprar el estado del tiempo; de las fechas en que han de poca importancia, por algún jefe de prestigio o cualquier otra
ocumr as ases e a luna; de los días propicios para la siembra de persona que hubiese demostrado tener conocimientos de herbdlá-
último, de los días que corresponden a la ria. En cuanto a su carácter de adivino, el H-Men resulta
insustituible en virtud de ser el único que posee y sabe manejar los
l ceremonias importantes del ritual católico, medios adecuados para ello; éstos consisten, principalmente, en
San Juan y otras
^an omingo e Ramos,
mas. Para Corpus
todo esto, Christi, la Natividad
los Secretarios hacen uso de canicas transparentes o tapas de cristal a las que se da el nombre
manaque que, desde hace más de medio siglo, se viene de zaztun (piedra luminosa) o, más comúnmente, el de xunan
ed^ndo anualmente en la ciudad de Mérida y el cual ha sido (señora, esposa); como explicación de este último, se dice que,
siendo el zaztun compañera inseparable del H-Men, resulta
de Yucatán^"'^ información agrícola en muchos pueblos apropiado llamarle su "esposa". También se llama así y resulta
más apreciado para ese fin los fragmentos de obsidiana de
si/LcTonéri^°sTcr™^^^^^^
la ...aoi r .
^ Pf la importancia de
gozan de muy alta distinción social,
procedencia arqueológica. Ninguno de los dos H-Menes residentes
en el cacicazgo conocía bien el procedimiento de adivinar con
al reservarles un lugar especial al lado de los
grandes jefes, durpte las ceremonias y fiestas más salientes. De granos de maíz; en contraste, uno de ellos emplea barajas
los d<^ profesionales de esta clase que existían en el cacicazgo españolas con ese objeto, arte que había aprendido en su pueblo de
^rante el tiempo de este estudio, uno contaba con 42 años de origen situado en.Yucatán.
edad y. el otro, con 65. De ellos, el primero poseía mayor Por lo común la gente se imagina que el H-Men puede adivinar
persoMhdad e influencia; además, solía ejercer funciones de lo que se quiera con solo mirar en su xunan\ sin embargo, en la
Maestro y, a veces, hasta de H-Men. A pesar de todo esto, ninguno práctica tal facultad se limita a descubrir la causa de las
etnoprnjia de tos moyas de Quintana Roo 221
220 elepidos de Dios
asistencia y cooperación de todos los hombres del lugar. Las
enfermedades, la voluntad de \os yumtzilob o "señores del monte" comidas y panes sagrados dedicados a los dioses y espíritus del
y en ocasiones al causante de aigún hechizo. Antes de usar sus Bien, son puestos sobre el altar improvisado para ello, en tanto
xunan el H-Men lo purifica remojándolo por un rato en ron, en que a los espíritus del Mal se les reserva, en un cubo viejo
halclié o en zaca\ estas últimas son bebidas "frías" y siiven para asentado en el suelo, los desperdicios de las gallinas utilizadas para
tranquilizar" al cristal. Llegado el momento de consultarlo lo las comidas, los cuales consisten en las tripas, uñas y pellejos de
saca y lo observa a la luz de una vela tratando de percibir la las patas. Todo esto es ofrecido por el propio H-Men mediante
estrellita que debe asomar cuando la respuesta es favorable. El oraciones y actos adecuados. Inmediatamente después se pasa a la
H-Men de las barajas me explicó que poseía un xunan en el que, purificación de la casa; para ello dos individuos designados como
en vez de la estrellita", se podían ver letras y signos especiales idzacs o acólitos proceden a barrer el interior, así como a los
que sólo él podía interpretar.
Para ejercer su profésión el H-Men no necesita pasar pruebas o muebles y personas presentes, con sendos manojos de hierbas
especiales; mientras tanto, el H-Men ha de permanecer en la
ceremonias especiales sino, simplemente, recibir las enseñanzas puerta con otro manojo igual, pronunciando palabras mágicas para
respectivas de otra persona versada en ese conocimiento. Para alejar a los vientos o espíritus del Mal. Para terminar el exorcismo
esto, lo más frecuente es que el aspirante se convierta, temporal se lleva a las afueras del pueblo los desperdicios citados, arrojando
mente, en ayudante del iniciado. Cuando £il cabo de cierto tiempo cillí mismo los manojos de hierbas ya infestados. Desde entonces,
los Yumtzilob consideran que ya está capacitado para tratar con el H-Men ha de permanecer recluido durante nueve días, en los
ellos, entonces, le envían por conducto de un balam los xunan cuales podrá tratar con hombres, pero no con mujeres. Al
que ha de emplear en el ejercicio de su profesión. El citado balam terminar este periodo deberá dirigirse inmediatamente a su milpa
protector que se describe como un viejecito que a fin de ofrecer zacá a los guardianes de la misma; cumplida esta
a a engua maya y de aspecto e indumentaria similar a la de
cua quier nativo, su encuentro con él es siempre imprevisto y en sagrada obligación, entonces, puede volver a su casa. Los dioses y
espíritus del monte no volverán a exigir nada del H-Men sino
algún lugar solitario de la selva. cabo de dos años. ,
Los emolumentos del H-Men son bastante modestos: varían Aunque el poder del H-Men podría extenderse P ^
entre 25 centavos a $1.50 como máximo. Además, corresponden a enviar males al prójimo, no lo hace por evitar que o t en e
e a mejor parte de las ofrendas. En cuanto a sus actividades
dianas, se dedica a la agricultura como todos los demás, dedicando brujo, que es el peor de los insultos que puede recibir una persona.
a su especialidad muy poco de su tiempo. El Pul-yá o Hechicero es considerado como el mas grande enemigo
Con el propósito de limpiarse de impurezas y malas influencias público. Durante nuestra permanencia en la región^, acaeció en un
que el H-Men hubiese podido captar en su trato con los
pueblo ajeno al grupo, que una mujer acusada de hechicena fuese
llevada al monte y ahorcada allí por un grupo de vecinos
sobrenaturales y, además, para congratularse con ellos, acostum exaltados. Con estas medidas, es fácil de comprender la actitud
bra someterse cada dos años a una ceremonia exorcística y de nuestro H-Men.
propiciatoria llamada U-Ltohol^Ah-Kin que es como decir "La Cabe añadir que los H-Menes de esta zona resultan de
Redención o Rescate del Sacerdote", la cual es seguida de un conocimientos menos amplios que los de sus colegas de Yucatán.
periodo de reclusión. Esta ceremonia se ha de verificar durante la No conoce sino un escaso número de oraciones paganas y, en
noche de un viernes en la iglesia particular del H-Men, con la
etnografía de los mayas de Quintana Roo 223
222 los elegidos de Dios

cuanto a ceremonias, hay algunas de las que apenas conoce el bio de labor mediante el cual un individuo queda obligado a
nombre. Sus ideas acerca de las cosas y seres del mundo invisible devolver a otro la ayuda que recibió de él.
son, también, poco profundas y apenas difieren de las de cualquier Existe, por otra parte, la cooperación compulsiva impuesta al
profano. individuo por el principio de autoridad, la opinión pública o el
temor religioso. Es sobre estas fuerzas que descansa esa institución
político-religiosa llamada Guardia o Servicio del Santo, de tan
Trabajo cooperativo.
grande importancia en la vida del cacicazgo. El propósito
inmediato de esta institución es atender los servicios religiosos de
La Santísima y proteger su Santuario de cualquier profanación.
En contraste con las costumbres de época prehispánica, los Para ello, cada Compañía ha de permanecer en la cabecera o
mayas de este cacicazgo son poco inclinados a ayudarse mutua pueblo santo periodos de quince días, que se repiten al turnarse
mente en sus trabajos. Sobre este punto, Landa (1928, Vol. I, p. todas las demás. Durante su permanencia allí, los miembros de la
164) nos dice: "Que los indios tienen costumbre buena de Compañía han de encargarse, por turno de a dos horas, de cuidar
ayudarse unos a otros en todos sus trabajos. En tiempo de sus La Gloría o recinto privado de La Santísima'., como es sabido,
sementeras, los que no tienen gente suya para las hazer, júntanse este lugar está separado del resto de la iglesia por un tabique de
de XX en XX o mas o menos, y hazen todos juntos por su medida bajareque, cuya entrada está siempre cubierta por una cortina de
y tasa la labor de todos, y no lo dejan hasta cumplir con lodos."En color obscuro. Es ante esta entrada donde el centinela ha de
la actualidad, la cooperación que existe en este sentido se limita al permanecer de pie, armado de una carabina y una delgada varilla
círculo de familiares más cercanos, como son los hijos, hermanos y de madera; esta última le sirve para tocar y, aún golpear a los que
yernos. Entre éstos sí es frecuente que formen pequeños grupos sin permiso intenten pasar la citada entrada. Esto sólo es posible al
para trabajar juntos una sola milpa cuyo producto se dividen luego Nohoch Tata y a los Maestros en turno; los devotos se han de
adecuadamente; también organizan pequeñas partidas para reco quedar en la parte anterior destinada al público y entregar al
cer el monte en busca de miel y, en ocasiones, para ir de cacería. centinela las velas y ofrendas para hacerlas llegar hasta el altar.
Esta cooperación resulta menos espontánea en lo que se refiere a Unicamente en muy contados casos se descorre la cortina para
la construcción de casas, la cual es realizado casi en su totalidad dejar el paso franco. El cambio de centinela se efectúa en
por el propio interesado. presencia del jefe de guardia y previo el juramento que hace el
El trabajo cooperativo presenta un aspecto especial en lo que se entrante de cumplir fielmente con su misión. Esta vigilancia es
refiere a la preparación de fiestas, ya sean familiares o públicas. practicada inclusive durante la noche. Por su parte, los Maestros
Entonces, como cosa de diversión, todos los vecinos se muestran de la Compañía toman a su cargo la atención del templo y de
deseosos de cooperar con el organizador o responsable de la fiesta todos los servicios religiosos que en él se efectúan. Mientras tanto,
en los múltiples trajines que implica, tales como cortar leña, los demás hombres de guardia permanecen en su cuartel
transf)ortar agua, moler el nixtamal, construir la enramada o acostados en hamacas o corchando hilo de henequén. Cuando el
corredor para el baile, etc. etc. sin esperar que se les recompense. caso lo requiere sirven de mensajeros para ir de un lugar a otro o,
En tales ocasiones lo único que el organizador ha de hacer es dar también, de policías para aprehender a los delincuentes o,
aviso con anticipación a los vecinos para que programen su simplemente, para cuidar el orden en las grandes fiestas. A
tiempo. Aunque poco practicado se conoce, también, el intercam-
224 los elegidos de Dios etnografía de los moras de Quintana Roo 225

nosotros nos fue permitido pasar temporadas de varios días en ese de X-Maben se ocupó de reconstruir el cuartel que servía de
lugar prohibido, gracias a la buena amistad que logramos entablai alojamiento en la cabecera. El trabajo se efectuó por iniciativa del
con todos los jefes de la subtribu y, en especial, con el capitán Capitán cuando los miembros de esa Compañía hacían su guardia
Cituk; también contribuyó a esta aceptación el hecho de que en el Santuario; el tiempo empleado en ello fue de dos días. Es
cumplíamos con todo lo que nos pedía La Santísima en sus posible que en otros pueblos o en otras Compañías hubiesen tenido
frecuentes mensajes, cosas tales como velas, incienso, cortinas, lugar otros casos de fajina. Por lo anterior puede verse que la
adornos para su altar, cohetes y algunos otros artículos. iniciativa de tal tipo de trabajo la toma siempre el grupo que
También es de hacerse notar que, por encima de todo el aparato resulta beneficiado; o en otras palabras, si el beneficio corresponde
ritual antes descrito, la institución de La Guardia del Santo a un pueblo, la fajina es realizada por sus vecinos sin distinción de
tiende a mantener la cohesión del cacicazgo al través de los Compañías y, a la inversa, cuando corresponde a la Compañía,
sentimientos de solidaridad que despiertan el culto de un símbolo entonces, el trabajo se realiza por sus miembros sin distinción de
común y el conjunto de prácticas y obligaciones qpie lo rodean. En pueblos.
puede decirse que la vida de la subtribu como entidad Finalmente, existe el caso en que el beneficio corresponde a
política y social depende, en gran medida, del sistema de ideas y todo el cacicazgo; de ser así, entonces, el trabajo es desempeñado
actitudes comunes que origina el culto citado. De suprimirse éste, por todos sus componentes sin distinción de pueblos ni CompO'
las Compañías perderían su razón de ser y, con ello, la ñías. Es en esta forma que se construyeron el Corredor o Sala
desintegración social de toda la estructura del cacicazgo. Pública de la cabecera; la iglesia de La Santísima y la casa que se
La obligación de cumplir los periodos de servicio resulta destinó en Tusik. Hasta donde pudimos ver, el individuo sólo
ineludible para todos los hombres casados; hacia ello se conjuran emplea en trabajos de fajina uno o dos días al año, aprovechando
as uerzas ya citadas que forman la base de tal institución. La para ello sus ratos de ocio o los periodos de descanso que pa^
persona o Compañía que llegase a rehusar el cumplimiento de esa durante su servicio en la cabecera. En cambio, hasta fines del siglo
obl^ación quedaría, de inmediato, excluido del sistema. pasado la fajina era una institución que exigía demasiado tiempo y
^a forma de cooperación compulsiva es la que tiene lugar labor del individuo. En relación con esto todavía es motivo de
cuan o, por iniciativa de los jefes, los individuos tienen que comentarios entre los nativos de más edad, el recuer o e os
aportar sus energías en trabajos de orden público, sin recibir en duros trabajos a que eran sometidos sus padrra y abuelos en los
retribución. Esta clase de cooperación recibe el días de fajina. La monumental iglesia de Chan Santa Cruz,
nom re e ajina y, en los últimos años, ha venido declinando construida de cal y canto por ahí de 1861, da idea del esfueizo
asta imitarse a las obras públicas más urgentes o que no enorme que algunos caciques indios llegaron a exigir de sus
requieren tanto tiempo ni esfuerzo. Los casos de fajina que subordinados en esa clase de labor.
tuvieron lugar durante nuestra residencia en Tusik fueron los que
siguen. ) os vecinos de este pueblo deshierbaron la plazuela
donde está el pozo público y, además, las entradas de los dos La división ocupacional del
caminos principales. El trabajo se hizo por iniciativa del Cabo tiempo.
Aké, jefe del pueblo, y sólo requirió cuatro horas de ejercicio. 2)
La Compañía del Capitán Cituk que integran vecinos de Tusik y Al revisar la forma en que estos indígenas emplean su tiempo
226 ios elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 227

en el curso del año, se hace notar con marcado relieve el gran Labor No. de días
numero de días que dedica al cumplimiento de fíestas y 15
Cosechar
obligaciones religiosas. La importancia de este dato se puede 6
captar más claramente en la tabla 11 que aquí presentamos, Levantar las trojes en la milpa
Acarrear maíz para el gasto doméstico 25
basada en las observaciones realizadas en Tusik durante el año que 10
estuvimos allí. Es de advertirse que los datos contenidos en esta Extracción de chicle
24
tabla corresponderían con igual validez a cualquier pueblo de la Cacería
5
zona que hubiese hecho milpa de acuerdo con el promedio dado en Atención del colmenar
6
páginas anteriores y, además, que cada uno de sus vecinos hubiese En busca de miel silvestre
extraído un quintal de chicle durante toda la temporada. Como se
podrá ver, las actividades religiosas ocuparon poco más de un
tercio del tiempo del nativo, sin incluir las horas del anochecer FIESTAS Y OBLIGACIONES RELIGIOSAS.
^e, con bastante frecuencia, fueron dedicadas a celebrar en la
Católicas
iglesia principal del pueblo las ceremonias católicas designadas
í'
con los nombres de matan y oxdias. También es de tenerse en De guardia en el santuario 75
cuenta que el tiempo dedicado a los trabajos de la milpa debe Fiesta de la cabecera
8
considerarse como máximo, pues, el promedio de trabajo de Tusik Fiesta de cruces locales 16
fue superior al realizado en los otros pueblos, según lo ya Fiesta de hanal-pixan
4
exp ica o en el capítulo anterior. En cambio, el tiempo empleado ''Octava" de hanal-pixan
2
en a extracción de chicle resultó mínimo debido a las dificultades Navidad
1
que para ello tuvieron los pobladores. Semana Santa
4
2
Rezos en memoria de los padres o abuelos 3
TABLA 11 Rezos particulares 1
Rezos en la milpa
Forma en que los nativos de Tusik emplearon su
tiempo en el curso de un año
1935-36 ^aganas:
1
Primicias
4
LABOR. No. de días
Okotbatam local (dos veces) 2
Medir el terreno de la milpa Okotbatam general
5 1
Tumbar
Tupkak
49 1
U-hanli-col
Sembrar 15 1
U-loh-men
Deshierbar 8
Doblar
21 Peregrinación a Tulum
5
228 los vlepidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 229

Pasatiempos y paseos: No. de días


de sucesión; sin embargo, su uso queda para los Escribas y jefes
encargados de llevar la cuenta de las fechas católicas que es
Ocio y pequeñas labores de la casa 20 costumbre conmemorar. Es así como se sabe el día que
Viajes a Chichén \\ziy a. Mérida 20 corresponde a cada uno de los santos "principales", los periodos
Visitas a parientes y amigos 8 de Cuaresma y de Semana Santa, o llegada de Navidad y Año
TOTAL 268 Nuevo. De especial interés para los pobladores son los días 25 de
abril y 15 de mayo que corresponden, respectivamente, a San
En suma: haciendo un recuento de los días resulta que seis Marcos y San Isidro, fechas que, según la creencia, marcan la
meses del año dedicaron al trabajo y los otros seis a fiestas, llegada de las lluvias.
ceremonias, paseos y descanso. Tardará mucho para entrar en En lo que se refiere a los días de la semana, todos los indios
ellos la idea dominante de los países industrializados de que el llevan cuenta de ellos y saben los nombres correspondientes. El
tiempo es dinero. Hasta donde pude apreciar, parece que viven objeto central de esta cuenta es el de cumplir con el sagrado
contentos y muy quitados de la pena de los múltiples peligros de precepto de no trabajar en domingo. Para no fallar en este
hambre y enfermedad que penden sobre ellos. respecto, procuran estar pendientes del cambio de guardia que
tiene lugar en la cabecera y que se efectúa cada tercer domingo.
! I
Al igual que ocurre en Chan Kom el curso rítmico de la vida se
El ritmo del ciclo anual. hace notar con más énfasis por esos periodos de actividad,
ansiedad y euforia en que coinciden todos los individuos del
Trabajo, fiestas, paseos y ceremonias se van desarrollando en el mismo pueblo. La siembra, por ejemplo, es labor en la que todos
curso del año, según el ritmo establecido por la costumbre y por la se ocupan al mismo tiempo en virtud de que ha de hacerse en los
marcha de las estaciones. El lector interesado en el aspecto primeros días de lluvias. Cosa igual sucede con las tareas de
comparativo de este estudio podrá notar que los altos y bajos de deshierbar y recoger los primeros frutos de la milpa para
^e ritmo son muy semejantes a los observados en la vida de Cban dedicarlos a los dioses en ceremonia especial. En cambio, existen
Kom, la aldea maya de Yucatán bien conocida en la literatura otros periodos en que las ocupaciones pueden variar sepn la
antropológica. (Redfield y Villa Rojas, 1934). Tal semejanza voluntad o conveniencia del individuo. Es así como de noviembre
resu ta explicable al tomar en cuenta la proximidad geográfica y a marzo, mientras unos talan el monte, otros pueden estar
cultural de los dos grupos. extrayendo chicle, buscando miel silvestre o doblando la milpa ya
Como es de suponerse, los indios de X-Cacal regulan su lograda. Ninguna de estas actividades requiere ser realizada en
existencia de acuerdo con las varias etapas del ciclo agrícola; son plazo perentorio. Por lo que toca a los periodos de ansiedad
ellas sus marcas básicas para llevar la cuenta del tiempo. Es general, ocurren en tiempo de quema y cuando el desarrollo de la
frecuente que, en lugar de citar el nombre del mes conectado con
milpa alcanza su punto crítico. En el primer caso, el problema
hechos determinados, se haga mención de las tareas agrícolas que consiste en escoger el momento preciso para quemar el monte
correspondían cuando ocurrieron; de este modo, si un hecho tuvo
talado, pues, si se hace antes de que esté bien seco, la operación
lugar por el mes de abril, se dice que "ocurrió por el tiempo de puede resultar defectuosa y, por lo contrario, si se espera
quemas". Algunos conocen los nombres de los meses y su orden demasiado, pueden llegar las lluvias y hacerla ya imposible. Este
230 los elegidos de^Dios etnografia de los mayas de Quintana Roo 231

problema se presenta en las primeras semanas de abril y cada SU fiesta respectiva durante ese periodo la cruz patrona del pueblo
quien procura rraolverlo según su propia iniciativa. El otro y tres de las cruces de las cinco cruces más importantes que allí
perico de inquietud es más serio; se presenta entre julio y existen. Además, como cosa excepcional, la fiesta de la cabecera
septiembre cuando una sequía de pocas semanas puede hacer que que no pudo efectuarse en diciembre fue pospuesta para la primera
el maizal se malogre. Es por ello que, como medio de aliviar la semana de marzo. Poco después, en abril, se conmemoró la
tensión gene^, se acostumbra efectuar por ese tiempo el Semana Santa dando ocasión, una vez más, a que los vecinos del
o a an o Rogación; más adelante veremos que ésta es la más pueblo se reuniesen y compartiesen las mismas actividades. En
u^ortante ceremonia agncola y la única que hace ineludible la total, cada vecino de Tusik gastó como treinta días de su tiempo
en estas fiestas y ceremonias.
/ '°i vecinos del mismo pueblo v, en En contraste con la plácida disposición de ese paréntesis de
cuanto a los periodos de alivio,
ciiaTio"^^' distinción
pueblos y euforia,
que integran se preLntan
el cacicazgo. En euforia, se presenta, desde principios de abril, la inquietud
lograrse cada una de las dos cosechas anuales. generalizada que trae consigo el tiempo de quemas. Como ya
dijimos, escoger el momento preciso para efectuar esa labor es
^^==70'^" más detallada de la forma en que cosa de suma importancia para el buen resultado de la milpa. Para
a observar mejor ello, el individuo no tiene más guía que su propio conocimiento
mo rete' «"'OS citados, así como la del tiempo o el que le proporciona el Escriba que posee un
la milpa. cZirpumfL^p'artida ^ ""«bajos de almanaque importado de la ciudad. Antes de iniciar la operación
el milpero ha de realizar un pequeño acto ritual con objeto de
noviembri^ n í'rv* k P ^ podríamos escoger los meses de
talar en oue han d cuando los hombres empiezan a obtener la ayuda divina. Cuando termina abril ya las parcelas
ría rerhacc másLnsada deben estar perfectamente quemadas, pues, se espera que las
como algunas veces"sTn^*^! ^ pequeñas jornadas; es así primeras lluvias lleguen al cerrar ese mes o a principios de mayo.
Antes de iniríarla i liasta abril del año inmediato, Mientras tanto, el.intervalo es aprovechado para salir de cacería y,
dioses, dedicándoles li obtener la anuencia de los también, para celebrar el tupp-kak y el u-hanli-col que teman
milpa seffún hah "T en el propio lugar de la pendientes algunos agricultores retrasados.
«Si ídíss,
meses el nativo J"*""-^"j®
ha de ocuparsrt'am'^h •' 0 «» » Por lo común las lluvias se acentúan en los últimos días de
mayo, dando origen a un cambio notable en el ambiente. jjOS
corresponden a la milpa anterior •«« "'"mas tareas que árboles resecos se van cubriendo de verde follaje, se multiplican
deben hacerse
k entre noviembre y febrero.
P anterior, Asegurada
tales como doblar y la coícha^e
cosechar oue las mariposas y el aire se hace fresco, agradable y oloroso a tierra
la milpa anterior ya adelantado el traba 1 r. 7 mojada. El contento .se deja ver en todos los rostros. La siembra se
.H.p».m. tjL,J.."í, generaliza en pocos días, ocupando el tiempo de todos los
hombres. De modo igual que en las otras tareas, la siembra ha de
estar acompañada de ofrendas religiosas de carácter individual.
Ses mieT ^ que sirven para expresar a -os Terminada la siembra, se inicia en la iglesia central de cada
irép^^a SrT'T".'««/"««='>««• También tienen lugar por pueblo una serie de siete * rezos que se distribuyen en las ocho o
diez semanas que tarda el desarrollo de la milpa. De este modo ya
"principales" de «da ppuebím
eblo, en que corresponden
Tusik, por ejemplo,a las cruces
recibieron
etnografio de los mayas de Quintana Roo 233
232 los elegidos de Dios

todo queda a la buena voluntad de Dios. Mientras crece la planta Dios que es costumbre celebrar en la noche del 24 de diciembre.
los hombres se han de encargar de cortar la hierba que, en forma Además, en tiempos normales, la fiesta general de todo el
rápida, invade las parcelas; la tarea se prolonga hasta julio. Por cacicazgo ocurre el 12 de diciembre día de la Santa Concepción. ^
entonces las lluvias tienden a disminuir, trayendo con ello la grave Para dar al lector una idea más concreta de lo dicho hasta aquí,
ansiedad de que resulten deficientes. Esta amenaza da lugar a presentamos a continuación la gráfica 5 en la que aparecen las
nuevas expresiones de fervor religioso, entre las que se cuentan: tareas, ceremonias y fiestas religiosas que dan sentido al ciclo de
rezos y ofrendas individuales en cada milpa; práctica del vida anual.
okotbatam en la iglesia central de cada pueblo y, como último
recurso, repetición de esta gran ceremonia en la iglesia de la
cabecera. El estado de ansiedad hace <t¡s¡s entre agosto y sept.,
cuando maduran las primeras milpas de x-mehen-nal, que es el
maíz de precoz desarrollo. La tensión se transforma en abierta
euforia, abriéndose nuevamente el gusto por vivir y disfrutar de las
cosas buenas que da la milpa. Se inician las ofrendas llamadas
primicias que corresponde efectuar a cada milpero; en ellas se
obsequian atoles especiales y elotes sancochados en reuniones que
se efectúan en el solar de las casas y que congregan a casi todo el
pueblo desde las primeras horas del amanecer. Como muestra de
amistdu nos tocaban a la puerta para avisarnos que ya era tiempo
de acompañarlos en tan grata actividad.
Por este tiempo maduran también las sandías, plátanos y las
ciruelas, largo tiempo esperadas. Durante este periodo de esparci
miento que se prolonga por dos o tres semanas, los hombres se
ocupan de pequeñas tareas, tales como corchar, hacer hamacas,
andar de cacería o, también, extraer algo de chicle.
Cuando Jlega octubre renacen las preocupaciones por las otras
milpas que, aun, no alcanzan su madurez; si las lluvias son
propicias, entonces, el temor desaparece y, poco después, las
tareas de doblar y cosechar cierran de modo placentero las
diversas etapas del ciclo agrícola. Cuando esto sucede, ya de nuevo
se ha iniciado el desmonte del terreno que se ha de emplear en la
milpa futura.
Las últimas funciones religiosas de interés general que tienen
lugar en el curso del año son: las que corresponden a los días de
hanal-pixam de octubre 31 a noviembre 7 y la novena del Niño
Fig.5
CICLO ANUAL DE ACTIVIDADES EN TUSIK
Aclividodes Agricolo» Ceremoncoí A gricolos
* - -
-~\r^ ■*>

Fiestas colendóricos 8 0 ^
X B o ^
- E ¿ J -2 ■É 5 S
■S u E -5 -g 2 ó £
¿ O .X á á 3 o £
IX

Enero ORGANIZACION SOCIAL Y POLITICA

Fiesta de la cruz de la
Febrero
familia Noh; 4-7 Familia y grupos domestigos.

Morio
Fiesta del Pueblo Sonto: I -6
Fiesta de la cruz patrono de En términos generales el concepto de familia es muy semejante
Tusik: 12-15
al que existe entre los mayas de Yucatán ya adaptados al sistema
Abril
Viernes de Dolores: 3
Domingo de Romos: 5 bilateral europeo, aunque mostrando todavía cierto en asís en e
Semana Sonto: 9-12
Fiesta de lo cruz de lo
aspecto patrilineal. Como punto inicial es de señalarse que, en
fomilio Be; 28-30
actualidad, la unidad social de más importancia en la estructura
Mayo
Día de lo Sonto
Cruz: 3
Dio de San Isidro: I:
Periodos del cacicai^o está representada por la pequeña 1"®^! la paren , ^
Dio de Son
Bernordino: 20 de sea, la que constituye un matrimonio con sus hijos. El grupo mi
Dio de Corpus Cristi:
20
Oxdios formado tiende a mantener su cohesión y su um a
Junio
Día de Son Juan
Boutisto: 24
en lo aún en los casos en que comparte el mismo techo c
Dio de San Pedro y Iglesia
Son Pcbio: 29 miembros de la familia mayor.
Julio
Fiesta de lo cruz de
lo fomilio
de codo

pueblo. En la época prehispánica el tipo de familia ^®


Dzidz: 29-31 llamado familia extensa, constituida por ''"■as familias empare
das entre sí y habitando
r . . .
bajo el mismo twho o en grupos d
f„rman unidad. La información mas
Agosto
viviendas pequeñas que torman nmnnrciónada
valiosa oue tenemos sobre esa organización es la proporcionada
Septiembre
por D c SndiM
V Adams de Cozumel
(1940, p. 14) enensu1570; lossobre
estudio autoresla
"d Vt de R'-enida, fechada en 1548,
Octubre Dio de Todos los Santos: 31 Tn la Te Mienta que: "Apenas existe una casa <pe contenga un
solo veTino (jefe de familia) ...cada casa tiene dos, tres, cuatro, seis
y algunas todavía más; y entre ellos existe un paterfamiliM que es
Noviembre Comida de las ónimas: 1,7,8
el ¿ representa la casa." Los autores citan otros documentos del
235
Diciembre Novena del Niño Dios: 24
etnograjia de ios mayas de Quintana Roo 237
236 elegidos de Dios

siglo XVI qiie muestran una situación similar entre los pueblos de la familia múltiple integrada por tres familias elementales, dos de
región de Tizimin, en la parte oriental de Yucatán. Desde luego, ellas pueden actuar como una sola unidad (es decir, como una
reproducen casa por casa, el Censo de Cozumel levantado en 1570 familia doméstica extensa) en tanto que la otra se conduce por
mostrando que cada una de las 39 casas que integraban los
pueblos de San Miguel y Santa María ubicados allí, estaban Tn análisis de la composición familiar de todos los hogares de la
ocupadas por grupos domésticos que variaban de dos a ocho subtribu, revela que de un total de 114 hogares, 78 «insisten de
parejas. Cosa similar se encontró en zonas vecinas, como la una sola familia elemental, 8 consisten de familias elementdes a
Chontal que ocupaba la parte sur del actual Estado de Campeche, ras que acompañan uno o más parientefí^lrmaTesTe
donde el Censo de Tixchel levantado en 1571 reveló el mismo tipo aue 28 están integrados por dos o mas familias elementales. Ue
de familia extensa (Roys, 1934. p. 107). Villagutierre (1933, Tos 28 hLares® solamente 6 representan una so a unidad
8:382), al referirse a los Itzaes de Tayasal, en la parte norte de e^LnómL, e'n el que el grupo doméstico de dos
Guatemala, nos dice que, al ser conquistados en 1697. "En cada actúan como una sola ^
casa vivía todo un grupo de parientes tan grande como se podía." consumo, en tanto que las otras 22 ^n hog^^
En general, puede decirse que este tipo de familia ha sido bastante múltioles en los que se mantiene la unidad econom • .
común al través de todo Mesoamérica.
La creciente reducción de ese patrón de habitar parentelas en
una misma casa en favor de la pequeña familia conyugal, puede 1 o,^
atribuirse a la marcada oposición que siempre tuvieron hacia ella que la situación normal de una (Tipo A) y
las autorieades coloniales, así como a la mayor adaptabilidad de la propio hogar, es vivir aparte como familia «s
pequeña familia citada a las cambiantes condiciones económicas y que este tipo de 'T/oTua^dT» viuda y carece de hijos
técnicas de los tiempos recientes. de los cónyuges (Tipos B y ' , 3^ familias elementales
Para una mejor comprensión de los diversos tipos de agrupa- solteros que la sostengan. De las t» tam^^ ^
miento doméstico que ahora encontramos en la zona de X-Cacal, clasificadas, erLprióTdebido a airólos transitorios,
ofrecemos a lector la Tabla 12 en la que se hace una clasificación porque fueron casos Pp, representa un hogar constituido
de todos ellos. Los tipos existentes son indicados con letras que Uno de estos dos c^ .^^^rmaña del marido y el hermano de la
van desde la A a la S inclusive, agrupados en tres categorías
principales, que son las que siguen: 1) hogares habitados por una
Tomún, ®-j¿°nrp::irso£í sir
sola familia compuesta de una pareja, con o sin parientes adultos
solteros; 2) familias domésticas extensas integradas por dos o más
^faÍÍtntteÍLrparSar no hay temor alpino dcbid® a la
familias elementales que actúan como unidad en asuntos de dbparidJd de ®dades, P^'
producción y consumo, y 3) familias múltiples compuestas de dos "vieja"
o más familias elementales, pero que difieren de la segunda hermano de la esP°® 3 sólo contaba con esa
categoría en que las familias componentes no actúan como una este último con ^ P .^ j ge refiere a comida,lavado de
sola unidad económica. En esta última categoría varía bastante el
grado de cooperación económica. Es así como en un hogar de
r r

238 los elegidos de Dios etnografía de fox mavas de Quintana Roo 239

excepcional (Tipo E) está representado por un matrimonio, más el cooperan en lo que toca a producción, pero no en los aspectos de
hermano y sobrinos del hombre: originalmente, este hogar se consumo y derechos de propiedad. Sobre este punto retornaremos
componía de dos hermanos casados, de los cuales uno quedó más adelante con datos más concretos; por de pronto, queremos
viudo. dejar sentado que los casos de unidad económica y social en
Pasando ahora a otro tipo de hogar en el que conviven dos o familias domésticas extensas, solamente ocurren cuando el hogar
más familias elementales, nos encontramos con que el arreglo más está integrado por una pareja mayor y las parejas de los yernos
frecuente es el compuesto por una pareja mayor con las que que cumplen su periodo de haancab. En estos casos el suegro y
conviven las familias elementales de los hijos o hijas. La los yernos hacen una sola milpa y consumen juntos la cosecha
frecuencia de esta forma de composición hogareña se debe, en correspondiente. Ademas, el dinero obtenido por las parejas
parte, a la costumbre matrilocal (haancak) que exige del hombre jóvenes en la cría de cerdos y aves de corral, es guardado y
pasar sus primeros meses de casado en la casa de sus suegros y, administrado por la pareja mayor. En suma: durante el periodo de
por otro lado, a la tendencia de convivir luego, transitoriamente, haancab, los yernos deben comportarse como simples componen
II con los suegros de la mujer. Es por ello que, al recoger los datos
que aparecen en nuestra tabla, encontramos 23 parejas viviendo
tes de la familia elemental representada por los suegros. Como
excepción importante en esta forma de conducta, debe explicarse
con los padres de la esposa y 11 con los padres del hombre. que no se acostumbra entregar a los suegros el dinero proveniente
Sucede, sin embargo, que cumplido el periodo de haancab el de la extracción de chicle; las utilidades así logradas se las reserva
yerno decida quedarse de modo permanente en la casa de los cada quien para gastar con su esposa e hijos. Es posible que esta
suegros, lo cual explica que de los 23 casos de residencia actitud se deba a que las ganancias de tal industria, ademas de ser
matrilocal anotados,9 sean de este tipo permanente. crecidas, dependen de la iniciativa y habilidad personal del propio
Existen casos de familias múltiples que aparecen en la tabla que interesado; de este modo, el dinero tiende a adquirir mayor
importancia para el individuo.
frecuentes o de corta duración; por lo regular, las La situación de esta clase de familias adquiere diversa
familias elementales que las componen tienden a separarse modalidad cuando el yerno decide permanecer en casa de los
formando su propio hogar. Por el ejemplo, el hogar en el que suegros. Entonces, la unidad económica tiende a desaparecer,
viven un hombre casado y su hermana casada (Tipo R)fue arreglo trayendo consigo que el grupo doméstico pase a convertiise en una
puramente transitorio que correspondió a un tal Santos May, de familia múltiple compuesta de vanas familias elementales. L1 ga -
Tusik quien, al terminar su periodo de haancab, pasó a vivir a do a este punto, suegro y yernos pueden seguir haciendo una sola
casa de su hermana; allí permaneció dos años, hasta que pudo milpa pero dividiéndose en partes proporcionales el producto de
establecer su propio hogar. Otro ejemplo es el que representan las la cosecha. La cría de animales domésticos deja de ser comunal, lo
familias de los hermanos Aké (refugiados de Dzulá), quienes mismo que las utilidades procedentes de ella. Cada pareja se hace
compartían el mismo techo solo provisionalmente, pues, espera* responsable de sus propios intereses, podiendo disponer de ellos a
han separarse en el momento que pudiesen organizarse mejor. voluntad. Aparte de esto, los yernos siguen tratando a sus suegros
(Tipo S). con el respeto y cortesía de siempre; además, en caso de apuros o
Por lo que se refiere al aspecto económico de estos hogares enfermedad procuran ayudarse mutuamente por todos los medios
compuestos de dos o más familias elementales, ya quedó asentado posibles. La situación aquí descrita corresponde a los nueve casos
que pocas veces se mantienen estrictamente unidas; por lo general
240 ios elegidos de Dios etnograjitt de los mayas de Quintana Roo 241

de tiaancab permanente registrados en todo el cacicazgo; los hogares, señalados como tipo K, compuesto de una pareja mayor,
demás eran de carácter meramente transitorio sus dos hijos casados y una hija casada, en total cuatro familias
Volviendo ahora a los casos de hogares de familias múltiples en elementales, consumen separadamente el maíz que producen en
que intervienen familiares de clase diferente, citaremos enseguida común; en el otro hogar, uno de los dos hijos mantiene su gasto
los casos concretos que registramos al respecto. El arreglo más aparte. En la misma tabla aparece un hogar (Tipo L)integrado por
común en estos hogares de familias múltiples es el de que sus una pareja mayor y las familias de un hijo y una hija casados; aquí
componentes cooperen en cuestiones de producción pero no en las el hijo mantiene sus gastos aparte, en tanto que el yerno (que
de consumo y derechos de propiedad en las que prefieren cumple su periodo de haancab) se mantiene unido a sus suegros.
mantener su individualidad. Muchas H#» las variantes que se En el hogar que integran una pareja mayor y los dos hijos
observan dependen del grado de cooperación existente. En casados de la esposa (Tipo M), el hijo mayor que tiene más hijos
algunos hogares se encuentran familias componentes que compar reserva para sí la parte de cosecha que le corresponde, no así el
ten tanto producción como consumo, en tanto otras en el mismo otro que forma una sola unidad económica con los viejos. De
hogar prefieren mantenerse separadas. Así, en dos hogares modo similar, en el hogar que forman una pareja mayor, el hijo
i, casado del hombre y el hijo casado de la mujer (Tipo N), es este
anotados en nuestra tabla (Tipo I) como integrados por una pareja último el que se mantiene aparte, debido, probablemente, a que
mayor y sus dos hijas casadas. En el primero, uno de los yernos
estaba cumpliendo su haancab y, por lo tanto, estaba compartien tiene mayor número de hijos. En el otro caso (Tipo O)formado de
do plenamente con sus suegros las actividades de producción y una viuda y sus dos hijos casados, es el mayor de éstos quien
consumo, en tanto que el otro yerno estaba viviendo allí de modo representa y sostiene a la madre.
permanente y mantenía aparte su consumo. En el segundo hogar El resto de los casos anotados en la tabla como hogares de
os os yernos estaban viviendo permanentemente con los suegros familias múltiples, están cdnstituidos por familias elementales que
producción haciendo una sola milpa,
cooperan en todos los trabajos, pero manteniendo sus gastos
dividían la cosecha y la consumían separadamente. En los dos
ogares que en la tabla aparecen como tipo J, y que están '^Er''todos los hogares compuestos (que incluyen familias
integra os por una pareja mayor y el hijo casado, la cooperación extensas y múltiples) los utensilios domésticos P
es manifiesta en todos los trabajos agrícolas y domésticos, pero las cubos, comal, etc.) son compartidos por todos, ^
dos parejas se mantienen separadas en lo que toca a consumo y dueños diversos. Cuando se presenta alguna excepción » P^eja
derechos de propiedad. En uno de estos hogares (que conocimos discordante es pronto corregida o eliminada del hogar al^través de
los comentarios adversos de las otras familias.
con bastante intimidad por residir junto a nuestra choza en Tusik) Limitándonos ahora a la pequeña familia parental, añadiremos
el hijo casado era el único que estaba físicamente capacitado para que, al establecer su propio hogar, el hombre procura hacer su
extraer chicle, reservándose para sí todas las ganancias. Por lo La junto a la de su padre; de aquí que, con cierta frecuencia se
tanto, podía adquirir mejores artículos y ropas que sus padres, encuentren grupos de casas habitadas por personas del mismo
contando con mejor escopeta e instrumentos de trabajo, así como apellido o que se comportan como hermanos. Esta es una
un violín al que era bastante aficionado. Sin embargo, compartía cLumbre que viene de los tiempos prehispánicos, según hace
con sus padres y hermanos menores los alimentos y dulces que notar Landa. En la actualidad, aunque este tipo de agrupamiento
compraba de los comerciantes ambulantes. En uno de los dos
242 ios elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 243

no se cumple siempre, sí resulta predominante; carecemos de existen en el sistema actual algunos aspectos de la nomenclatura
datos que indiquen su frecuencia al través de todo el cacicazgo; sin familiar que podrían interpretarse como vestigios del antiguo
embargo, en Tusik pudimos notar los siguientes casos: tres casas sistema prehispánico. En relación con este ultimo, se tiene la
de los hermanos Catzin, dos de los hermanos Nah, dos de Matías excelente información proporcionada por Fred Eggan quien,
Cocom y su medio hermano Santiago Chah, tres basándose en diccionarios pudo anotar los términos todavía en uso
casas de Lucas Pat, Cruz Tuz y Evaristo Yam (los dos primeros en el siglo xvi y reconstruir, tentativamente, la estructura familiar
hermanos de parte de madre y el último tratado como hermano de entonces, así como la forma de matrimonio correspondiente.
por ser hijo de un tío materno), dos casas de los hermanos Aké Por su especial interés, reproducimos enseguida la parte del texto
(considerados así por ser hijos de dos hermanos) y dos casas de que nos parece pertinente:
Felipe May y su hijastro Santos Poot. De las 22 casas que
componían el pueblo, 14 estaban distribuidas en grupos de dos y "El aistetna de parentesco maya -dice ese autoi- es del li^"cMcat^
rio" en el que el padre es clasificado con el hermano del padre y « madre
tres casas. Solamente en dos casos (hermanos Yam y hermanos con la h^aní de la madre. La tendencia a la estraldicacon
Dzidz) las chozas no estaba agrupadas del modo citado. generacional es fuertemente marcada, la cual se complica ^r la
Además de su hogar todo hombre casado debe poseer una cruz tendencia de ligar generaciones alternadas mediante el^del mis™
que le sirva de protección o representante de la familia; por lo término o de uno simUar. La diferenciación sexual es, ttmbien acentuad^
¡f : común, esta cruz es pequeña, de sólo 20 a 30 centímetros de alto y practicamente todos los términos important» en la
es de rigor tenerla siempre en el oratorio familiar donde se de más arriba (con excepción de idzm) "indica d sexo del
tanto que, en las generaciones descendentes, « el -.<o de ®
|í^
I I
(.
guardan las de los padres y hermanos. En el mismo oratorio se
guarda, también, otra cruz cpje recibe el nombre de "milagrosa",
indicado. En muchos casos es el sexo del panenle que cnlam d q «
acentúa. La senioridad o grado de edad es enfatizada '
la cual es costumbre transmitir por la vía masculina de una a otra generación de ego, peni se extiende a un
generación; la importancia de esta última cruz consiste en su
mayor eficacia, pues, su poder se extiende a todas las familias •í'niL sTuutl] no™ <me ciatos parientes por afinidad se designan
elementales del grupo patrilineal (En el capítulo inmediato ir nombré impuestosl términos fraternos, en tanto que otms son
ampliaremos este punto). En Tusik existían cinco de estas cruces términos independien™^ parentesco, pero, por lo
mi agrosas con sus respectivos oratorios particulares. Todo lo No son '\^„„ocido a primos del tercer» y cuarto grados,
antCTior tiende a crear en tales familias conciencia de grupo que menos, parece ^ ¡^^¡can una extensión todavía mayor
las hace mantenerse socialmente unidas y dispuestas a ayudarse Existen por medio del sistema de nombres,en tanto
en panentes de linra pa p <,„a„,a,
mutuamente en casos de dificultad. Mientras no se presenten tales
casos, cada hogar procura bastarse a sí mismo evitando, además,
interferir en los asuntos privados de las otras familias. D I a. co rpfípre al tipo de matrimonio, los datos de ese
Lazos de parentesco y obligaciones
precen inclitiarse en favor del llamado matrimonio
familiares.
Salí Fprimos cruzados, en el cual
hermanos el tnatntnon.o
de sexo es entre
distinto; es decir, en

Como se podrá ver al analizar la terminología de parentesco.


ritómonio el individuo sólo puede escoger cónyuge
244 loa f/ffiifios tlv Dios etnograjío de los mayas de Quintana Roo 245

entre los miembros de la prole de la hermana de su padre o de la de Yucatán, la gente de X-Cacal considera necesario que todo
prole del hermano de la madre. Ya tendremos oportunidad en el hogar o grupo doméstico cuente con un hombre que lo represente.
curso de estas páginas de ir señalando uno que otro detalle que
aún se percibe de la organización social de los mayas prehispáni-
eos. Términos de parentesco
Volviendo a los mayas actuales de la zona de X-Cacal, puede
decirse cjue, en lo general, es bastante similar al registrado por Los términos de parentesco de uso actual en la r^ión de
Redfield y Villa Rojas en Chan Kom (1934, capítulo VI), el cual X-Cacal presentan algunas diferencias con los que se encuentran
se encuentra ya adaptado al sistema bilateral europeo. Este entre los mayas de Yucatán. Entre esas diferencias son de anotarse
carácter bilateral se hace manifiesto en la extensión de términos las que siguen: uso del mismo término para referirse a la madre y
e parent^co, prohibiciones matrimoniales e igual participación a sus hermanas; uso del mismo término, por parte de la mujer,
de ambas líneas en los consejos familiares. para referirse a sus hijos y a los de su hermana; extensión de los
términos hermano y hermana a diversas personas; reciprocidad de
1 |,neas, asi, ellazos de parentesco se ve quemayor)
toman se
en extiende
cuenta lasa términos, por parte de un hombre, entre el hermano del padre y el
' t
término zucun (hermano hijo del hermano; igual reciprocidad de términos, por parte de un
rp« ín"""? grado de cualquier línea, cuando son mayo- hombre, para designar al hermano de la madre y a los hijos de la
n.»™ ^ ^ habla. Lo mismo se observa con los términos cic hermana; jjor último, extensión del término tata (padre), como
expresión de respeto, a diversas personas de edad avanza a.
También^ pT'd • ^ (hermano menor de cualquier sexo), Además, por la lista que se expone a continuación, puede verse
bilateral el he<^ en cuenta para apreciar este carácter que muchos de los términos de parentesco han perdido su
de seauñdo or J matrimonio entre primos (basta significado original para jjoder conformarse al sistema ami lar
europeo que ahora prevalece:
lí^a mié I ® fortalecer los lazos de familia por la
!adi i! ü. íí"' del apellido por parte del UAMA.^sAre. También se llama «í a la
Senetr a'de;
efe.
('^-"«""dda de iguaimaLra) de
Compañía, la tendencia a representar
notar •la diferencia
..í. • j
llama ma x thup <7''"
""e n nM si la hermana es menor que la maarc ic
„ nohoch-mama (madre mayor).
cuerda nue estos nombres se extendían a
"mdlZ" ' faepaso de las cruces llamadas Aunque ya CMi en
la esposa del
hermano fuese menor o mayor
aplica, además, a la suegra de cualquiera
irnin^h ^ en e
grupo basada " T' ^ fo""a®'ón
el estrechamiento de una conciencia
de las relaciones familiares de respectivamente. El termino mama^ap
hermanos casados. Es de recordarse aquí la costumbre de que los de los cónyuges y a las madrinas de bautizo y matnraonio.
hermanos levanten sus bogares junto al de sus padres, fortalecien- r.r. Pad,e.-7mbiénseta^^^^^^
do asi esa conciencia gnipal. Ya hemos dicho, también, que es
Obligación de los hombres el hacerse cargo de la madre o m'X, al"rpU seTíáma th«,.,hup o Mn/eMí» (padre menor), y á es
hermanas adultas que carecen de esposo; sólo en el caso de no mayor se le iiclnohorh-lata (padre mayor).Todavía qu^a memora de que.en
tener ningún familiar masculino, corresponde tal responsabilidad tiempos pasados, se usaion estos mismos términos para designar al hermano del
yerno o esposo de la hermana. Al igual que entre los mayas padre, s^ún que fuese menor o mayor que este. El termino l«t« se extiende.
etnografía de los mayas de Quintana Roo 247
246 los elegidos de Dios
IDZIN (utí/zm).-Hermano o hermana menor. El término se extiende al primo o
además, al suegro de cualquiera de los cónyuges, a los padrinos de bautizo y prima por cualquier línea y al hijo o hija de los padrinos de bautizo y de
matrimonio y a los jefes de la Compañía a que pertenece el que habla. Los jefes casamiento, cuando la persona referida es menor que el que habla. Se aplica,
de las otras Compañías son nombrados según sus grados y apellidos; también, al marido de la hermana y a la esposa del hermano cuando el panente
únicamente el Sumo Pontífice del Santuario (que ya es anciano) es llamado que conecta es menor que el que habla. Se usa, además, para design^ ^
nohoch-tata (padre mayor) por todos los miembros del cacicazgo. Es de añadirse hermano o hermana del esposo y al hermano o hermana de la esposa cuando la
que los términos su^ro y suegra son conocidos, pero poco usados. persona referida es menor que el pariente que conecta.
P/4L.—Hijo o hija.—Los términos hijo e hija casi no se usan, no obstante ser aC.-Hermana mayor. El término se extiende a la prinia por
conocidos. En su lugar se usa siempre pal que se aplica, también, a los sobrinos la hija de los padrinos de bautizo y matrimonio, cuan ® ® ^
de una mujer por parte de su hermana y, además, a los hijastros. mayor que el que habla. Se aplica, también, a la esposa e r ,j
Ocasionalmente una mujer emplea el término para designar al hijo o hija del mayor que el que habla y, además, a la hermana del mando y a la he^ana
hermano del esposo. esposa cuando la persona referida es mayor que el panente que co
COLEL o C///C/f.-Abuela.-Términos equivalentes, de los que el primero es r/O.-Hermano del padre; hijo del hermano. El término
más común, para designar a la abuela por cualquier línea. cuando es hombre; en caso contrario, el término para e o es . ' '
término se extiende al hijo del hermano del abuelo paterno e, inversamente,
CA COLEX..—Bisabuela por cualquier línea. los nietos por vía masculina del hermano del padre.
r///.-Hermana del padre; hija del hermrno. Como el
SEÑOR.-Ah\ie\o por cualquier línea. recíptx,co sólo euando es mujer la que nabla: en caso j
paralelo es iío. Por extensión se dice tío a la esposa ™
CA SEÑOR.—Bisabuelo por cualquier línea. inversamente, a la esposa del hijo del ^ ^ frecuentemente,
hermano del marido. Además, el término es usado, aunque no treeu
ABIL (uaAí7).-Nieto de cualquier sexo y línea. para designar a la esposa del hermano e a ma
MAHAN 7/í 7/í.—Padrastro. SOB.-Hermano de la madre; hijo o hija "a madre llama
término es reeíptceo y suele extenderse a todo aquel q
hermano.
MAHAN MAMA.-Madrastra. Los términos en español padrastro y madrastra
son prácticamente desconocidos. , c . Es
ATAN.(anMn).-Esposa. Fs Irecueme
frecuente qque, al referirse a su esposa, el hombre
diga in .van (mi señora).
LAK.—Hermano o hermana de cualquier edad; de uso común. Se usa por igual a I a.1 término es sustituido por leti (él)
primos y primas. ICHAN (uichan).-Esposo. Por lo comu ,
cuando una mujer habla de su esposo.
MAHAN LAK.-Hermano o hermana de cualquier edad, de parte de madre o
padre solamente. HAAN.-Yerno.

ZUCUUN.—Hermano mayor. El término se extiende al primo por cualquier lUB.{uilib).-Huera.


línea y al hijo de los padrinos de bautizo o matrimonio, cuando la persona marido de la hermana sin indicar diferencias de
referida es mayor que el que habla. Se usa, además, aunque con menos B^L.-Hermano de » poco usado,
frecuencia, para designar al hermano de la esposa y al hermano del marido, edad. El término cunado es conociao p p
cuando la persona referida es mayor que el pariente que conecta.
248 ios elegidos de Dios
Fig.6
CUÑADA. de la esposa: esposa del hermano. Poco usado lo común TERMINOS DE PARENTESCO PARA FAMILIARES
es emplear cic e irfzin s^n quedó indicado al hablar de estos términos.
CONSANGUINEOS
I I

Ca Colel Ca Colel Co Colel Co Colel


rauieres *'® ■'^'pelo con el que,, por lo común, se designa a las Ca Señor Ca Señor Co Señor Co Señor
eeneralizada enif^^ fent^ si son de edad madura. Es costumbre bastante A=o ^tO ^tO
Srrtón r comerciantes, arrieros, etc.) usar los
Snredad^rdrcLTnt'®"",^
n este caso los términos no implican respeto.
Señor ICoiel or Chich Señor IColel or Chich
I
como sp^r ' ® teononimia cuando, tanto hombres
i, una muchacha UaiMdrX-BdT/ hT" P®"*""?' NoliochJ, I
i!
de X-Bel" v «i ma/i ( sabel) sera referido como "el padre
^-Bel", esta forma de
a i=FOTío aJ)|T¡ 1 6
Tío T¡o I lio Tota Momo Nohoch
Ó=Q ,
ThuplMo-x Zoo (Tía)
i¡ Tato Mamo I Teto I TotolThup
del que habla Un h ''"P^ícación alguna de respeto de parte
¿ d°fet7" •"■"'i «« fom» n ñ m fj o
presente. Por lo generd es el hii^'^^ °
el que da nombre al término. g¥-'g¥- Wt Si '*§'¥• VW
Lazos de parentesco y
í
Tío Tío Tío Tío Pal PqlZob Zob
formas de conducta.

Abíl Abil Abll Abil


del padre el hijo se identíñca con el modo de ser
las actividades v rn^" ^ tendiendo ambos a imitar SI es moyor que el que hablo
es extraño ñor lo ^e sus respectivos modelos. No Si es menor que el que hablo
reflejarse én el hijo y h *'*' P®'*' ® "®®"1 ' •• SI es mayor que el pariente que conecta
SI es menor que el pariente que conecto
padres, no muestran el mismo ®" 'J®' ® ••

general; la educación y contiorde"í'T^ ®'j'®®'''^®®®" ()


completo, en manos de la madre í\ d ' ®®®' <M podre y del hermono del podre hocio el Nohoch-Toto o
indiferencia, siendo más abierto' '^® ™ ®®" Thup-Tota, Nohoch-Momo o Mo-x-Thup
hijos varones. En cuanto n lo. i,- Y afectuoso con los
marcado respeto aneiro procurando
P to y apego, nroo ''®ü estar
®'® '°® P®*'de
cerca "'®®ellos
muestran un
mientras
Fig.7 etnograjla de los mayas de Quintana Roo 252

TERMINOS DE PARENTESCO PARA FAMILIARES permanecen solteros. Lo que aquí decimos resulta más acentuado
POR AFINIDAD en los varones que han ^canzado doce o quince años de edad,
debido, quizás, a tener ya cierta estabilidad emocional y al mejor
conocimiento de sus deberes morales. En el capítulo XIV
trataremos más ampliamente de esto y se verá que la falta de
respeto hacia los padres constituye uno de los pecados más serios
Mujer que impiden a los humanos Uegar a la Gloria. Durante toda
nuestra convivencia con estos indígenas, jamás tuvimos conoci
Tota^ -r- O Mama miento de que un adulto faltase a sus padres. En cambio, en
tratándose de muchachos todavía traviesos ocurren, ocasionalmen
te, desobediencias de poca importancia. Contribuye a este modo de
.,A=0,A=0
lazm .Zucuuji
Idzin Cic*
1=0Ji?=p i=t=l ^
_
Zucuur
-uun Cic
^«c
^"1, .^90 Ichan
ídzin
Zucun**
Idzin** (?c**
Idzin**
comportarse la suavidad con que los padres ejercen su autoridad,
tratando a los hijos con demasiada condescendencia. Como simple
ejemplo, viene al caso mencionar la ocasión en que, charlando un
Bal Bal
indio con nosotros, ordenó a un hijo, como de once años, ^e
fuese a cerrar las puertas de la casa para evitar que los cer os
í!?bi
llib Pal ^A=o A=o
Haan Pal (Pal) T¡a
o
(Pal)
entrasen a ella y consumiesen el maíz allí almacenado; aunque a
casa estaba cerca, el muchacho se puso a refunfuñar, alegan o
Hombre
A =r=0 pretextos diversos para no obedecer. Agotados sus recursos
Tata Mama persuasivos, el padre dio fin al asunto y, a manera de excusa, nos
dijo: "este muchacho me está saliendo algo flojo .Desde luego, no
siempre es así, pues, existen padres y madrra mMos
A
que, al ser desobedecidos, castigan al hijo dándole de palmadas o
O
Atan
O
Zucüun#»
latigándolo con un bejuco; esto Stimo ocurre muy ,
Bal Bal
Cic**
Idzin** Idzin** Después de los padres es el hermano mayor quien merece m^
Bal obediencia y deferencias en el seno de la famdia. En
el padre, es él quien debe hacerse responsable de la ca^ y tomar a
O J
llib Pal
0=-A
Pal Haan
su cargo las obligaciones correspondientes. Aun después
bogaX otros^ermanos, el xucmm o hermano mayor sigue
Si es mayor que ego teniendo ascendiente sobre ellos. A falta del padre es esperado
Si es menor que ego
«

que el zucuun ayude a la hermana en su sostenimiento en caso de


Si es mayor que el pariente que conecta
No usado frecuentemente
•* quedar viuda o de tener dificultades conyi^les. I^d proceder
O
debe observar en caso de que su cunada (esposa del hermano)
quede viuda y carente de padres o hermanos En ambas
situaciones, ya se trate de la hermana o de la cunada, el hombre
rr-

252 los elegidos de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 253

debe representarlas en los trámites que se acostumbran al una ofensa que amerita represalia, los otros lo apoyan formando
presentárseles una nueva proposición matrimonial. La extensión un solo frente; si necesita dinero o maíz, los otros se lo facilitan
del término zucuun a personas distintas del verdadero hermano espontáneamente. Los trajines de fiestas y ceremonias se hacen
mayor, no está acompañada del mismo grado de respeto. siempre con la colaboración de los hermanos. En Tusik, donde
Enseguida del zucuun, merece respeto y consideración el esposo había cinco o seis grupos de hermanos, era fácil de notarse esta
de^la hermana mayor; también recibe cierta deferencia el primo de disposición de solidaridad. Cuando algún individuo disponía de
más edad; este patrón de conducta es apenas perceptible hacia el comida especial o de producto de la cacería, era normal que
hermano de la esposa. obsequiase de ello a sus hermanos. Es así como, pequeños
De manera semejante, la hermana mayor (cic) es objeto de obsequios, visitas frecuentes e interés de unos a otras, los
obediencia y atenciones especiales. En caso de morir la madre, mantiene siempre unidos.
e la toma a su cargo todo lo relativo al manejo del hogar. De las
otras personas a quienes se aplican los términos zucuun y cic, Matrimonio y selección de esposa.
solamente el esposo de la hermana mayor y la esposa del hermano
mayor son tratados con formas similares de respeto, aunque no Este es otro punto en que la cultura de Tusik revela marca^
enteramente iguales. En los primos y primas (en primer grado y similitud con la estudiada en Chan Kom, Yucatán. También
e cualquier línea) el trato citado resulta de escasa importancia, deseamos advertir que los datos reunidos en esta sección se
n cambio, puede verse que, cuando son del mismo sexo, estos limitarán a mostrar la importancia social del matrimonio y
pañetes se tratan con bastante intimidad y afecto; es decir, un cualidades preferibles en la mujer que se elige para esposa, as
om re se muestra más inclinado a intimar con sus primos que adelante, en el capítulo XIV, daremos una amplia descripción del
c quiw otro ainiliar ajeno al grupo doméstico. Cosa igual puede aspecto ceremonial del matrimonio y de las con iciones en qu
ecirse e as mujeres. En contraste con este comportamiento casi desarrollan las primeras etapas de la vida conyuga. cririal
La importancia del estado matrimonial en la
««o
p .' y casual resulta
erencia, un observador distante
que viese la formay en
de del cacicazgo, seA'
revela por el escaso número ® ® ,
I j. " j ine nprsonas de 18 años o más que
que un om re trata a sus primas o viceversa, podría pensar que que lo forman Asi, de ^28 perso solamente
wn en eramente extraños. Los tíos por ambas líneas manifiestan aparecen en el censo levantado por n ^
simpatía y am^able disposición hacia los sobrinos; cuando la 34 eran célibes. De este numero, ñoco
diferencia de edades no es muy marcada, las relaciones de estos avanzada; 4 viudos (de los que 3 encontraron mujer^
parlen ^ oman a orma de una espontánea camaradería: juegan, después); 3 mujeres entre los 18 y ^0 anos, una 'j
se burlan mutuamente, comparten de las charlas en que se hombre de 25 años y otros 13 cuyas edades fluctuaban entre los
cuentan cosas obscenas o picarescas y, en caso necesario, se
prestan mutua ayuda. Como en el caso de los primos, la conducta ^^CarecfmiÍ de datos que permitan asentar con exactitud el
es ta istinta cuando los citados familiares son de sexo diferente; promedio de edad en que se —""ir""'"TdTrar;"
el frato entre tío y sobrina es más recatado y serio. embargo, un promedio aproximado podna ser el de 16 anos para
.sentimiento de solidaridad entre hermanos casados se hace las mujeres y 17 para los hombres; es decir, dos o tres después de
manifiesto en situaciones diversas: cuando alguno de ellos recibe entrar a la pubertad.
254 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 255

Por lo regular, la selección de esposa es problema que queda a cobrar de uno a tres pesos por su labor. Si aparte de esto actúa
cargo de los padres, aunque tomando en cuenta la opinión del como padrino, su remuneración puede aumentar. En estos casos es
muchacho. Una vez seleccionada la muchacha, entonces, los el propio joven el que lleva la iniciativa en la elección de la
padres del joven escogen una pareja de edad que apadrine el muchacha.
futuro matrimonio. Los arreglos correspondientes se llevan a Las cualidades que se buscan en la futura esposa, son las de ser
efecto entre los padres del joven y los de la muchacha, sin joven, robusta y seria. Es creencia bastante extendida que la mujer
intervención de casamenteros. Estos arreglos se desarrollan en el de risa fácil e inclinada a platicar, resulta poco laboriosa y
curso de tres o cuatro visitas que los padres del joven hacen a los accesible a requiebros amorosos. El color de la piel es de poca
de la novia. En caso de llegar a un acuerdo, entonces se procede a importancia en relación a la atención que se de a la buena
fijar los artículos- que han de constituir el regalo de bodas (muhui) constitución física; la mujer demasiado gorda o demasiado
que los padres del primero han de entregar a los de la novia, así delgada, aunque sea de color claro, es poco solicitada en virtud de
como el periodo de tiempo ijiaancab) que el joven habrá de suponerse que envejece prematuramente. Tampoco es detalle de
rfóidir en casa de los suegros, ayudándolos en todo. En la última mucha importancia el referente a la virginidad; aún en el caso de
visita, cuando todo ha quedado listo, se cumple con el simple ritual que la muchacha hubiese tenido amante y que el asunto hubiese
de consultar a la muchacha *'pues, nadie se debe casar por la trascendido al vecindario, su demérito resulta insignificante si
fuerza ; naturalmente que es muy raro que la muchacha se oponga cuenta con físico atractivo. Como simple ejemplo, es de citarse el
a a ^ voluntad de los padres. Generalmente el regalo de novia caso de una muchacha que había tenido amante durante seis
consiste de dos huípiles de uso diario, dos enaguas, un "temo" o meses. El asunto se hizo público y dio lugar a que los jefes
traje e lujo, bordado a mano, compuesto de huipil y enagua; a interviniesen para dilucidar la responsabilidad de cada qui^,
esto^ se ^ade 13 metros de listones de color, un par de sandalias, concluido el juicio, uno de los jefes que intervino en el jurado
i o de bordar, un peine, espejo, cintas para el pelo, un solicitó allí mismo la mano de la muchacha para casarla con su
hijo. El fruto de los amores premaritales de la mujer fue adoptado
monejas e hile o delcuentas
Perú. Sidela vidrio
familiaazul y adornado
del novio cuenta con
con como propio por el esposo. Más adelante volveremos a tratar e
ursos su icientes, entonces, es posible que se incluya un par de este asunto en su aspecto judicial. Es de añadirse que este üpo de
we es y ca ena de oro. Aparte del muhuly se espera que los padres deslices premaritales es bastante raro. • ju
e novio se pr^enten llevando varios paquetes de cigarros, cinco No se permite el simple amancehamiento; toda pareja déte
o s«s ote as e aguardiente e igual número de gallinas vivas, con estar casada. Inclusive entre viudos y viudas se exige el
e in de preparar el banquete final; no se acostumbra incluir cumplimiento de todos los requisitos matrimoniales, exceprn^d^
dinero en efectivo en el muhul se de éstos la entrega del muhul y el periodo de servicio llamado
En caso de que el muchacho sea huérfano de padres, haancab. . . . j
coiT^onde al hermano mayor representarlo en los trámites Está prohibido el matrimonio entre primos de primer y s^ndo
nupciale^ de fdt^le éste, entonces, puede solicitar que lo grados, y también entre las diversas personas a quienes se
reprerente a cualquier hombre de prestigio e influencia, como son extiende el trato de hermano. Tampoco esta permitido el
08 je es, os maestros o el h-men. Aunque no existen casamenteros matrimonio de un viudo con la hermana de la que fue su esposa ni
profesionales, la persona Uamada a representar al joven suele de una viuda con el hermano del que fue su esposo. Estas uniones
ettiograjia de los mayas de Quintana Roo 257
256 los elegidos de Dios

son consideradas altamente inmorales, lo mismo que las relaciones mujer, hecho que mereció comentarios adversos entre el vecinda
sexuales entre compadre y comadre; el pecado es tan grande que rio.

las almas de quienes lo cometieron quedan condenadas a El marido es considerado como jefe del hogar y el que lleva el
permanecer en la tierra rodeadas de fuego, pues, se convierten en control de los asuntos familiares; sin embargo, la mujer goza de
esos remolinos de aire {kakal-moson-itc) que abanican el fuego al bastante consideración y se le consulta en casi todos los asuntos
quemar las milpas. En relación con lo anterior, se cuenta el caso domésticos. En buena parte, el respeto e influencia que la mujer
de un hombre que intentó casarse con la viuda de su hermano tiene en el hogar, pueden ser atribuidos al apoyo que recibe de loa
mayor, engañando a los jefes de guardia en el santuario en el suyos en los primeros meses de casarse, cuando el marido, en
sentido de que los jefes de su propia compañía lo habían cumplimiento del haan^ab, debe permanecer en casa de los
autorizado a ello; con este antecedente, los jefes permitieron que suegros como hijo de familia y, además, al hecho de que la mujer,
los maestros del templo dijeran la misa de rigor, acto que fue aún estando lejos de su familia, sigue contando con su apoyo.
seriamente reprobado por el Nohoch Tata o Gran Sacerdote. Al Mientras la pareja permanece en la casa de los padres de la mujer,
descubrirse el engaño, los pecadores fueron castigados con la pena el marido se mantiene en condición un tanto subordinada y
de azotes.
propicia un ajuste de relativo equilibrio que, luego, habrá de
Otra de las restricciones que se encuentra en materia nupcial conservarse en el hogar de la pareja. Aún después de que la mujer
es la de que los viudos puedan casarse con muchachas que nunca pasa a residir temporalmente en la casa de sus sueros, el apoyo de
han tenido marido; por lo demás, no se evita el matrimonio entre su familia sigue siendo manifiesto, intercambiándose X
[^rsonas del mismo apellido; de hecho, aparecen dos casos de este regalos. En casos de alumbramiento o enfermedad, la muje
tipo el censo que levantamos de todo el cacicazgo. Dadas las cuenta, de inmediato, con la ayuda de su madre o de,'"
r^tiicriones aquí citadas, resulta más frecuente que la mujer mayor, las cuales tomarán a su cargo los trajina
adecuada para esposa se encuentra en pueblos distintos al del cuidados que requiera hasta recobrar a s u . i e P
om re. s así como de 111 matrimonios registrados en 8 pueblos abandona o maltrata, la mujer acude a sus
e cacicazgo, 74 estaban compuestos por personas de pueblos albergue y de apoyo para lograr que sm
distintos; en otras palabras, sólo un tercio del total de matrimonios delincuente. Por lo regular, la autori a q"® . jg
había tenido lugar entre personas del mismo pueblo. sobre su esposa es moderada y vender
^ Las relaciones conyugales son sumamente estables, caracteri visitar a las vecinas En realidad, las
huevos y gallinas si se present^ ,.i ^ j lac snlteras las
zándose pw una especie de plácido compañerismo el que existe mujeres casadas 'gr algún miembro de la
entre marido y mujer; son discretos y moderados en sus muestras
de ternura. No obstante nuestra larga e íntima convivencia con fZ^a
milla, De"estTrruentr
ue ^ el hecho de que sób mujeres
y casadas
esta gente, nunca tuvimos oportunidad de observar una caricia ni
palabras de cariño, ni, mucho menos, besarse; de hecho no existe
una palabra para beso, pues, el término dzuudz significa, también,
tapomníK fiestas: además, les es permitido charlar y reir
chupar o fumar. Los pleitos entre parejas son bastante raros y Id®
más libremente en tales ocasiones, sin importar la presencia de
pocos que pudimos observar en el curso de un año, fueron breves No'^^e conoce el divorcio. Los casos de abandono son atendidos
y de escasa importancia; en un solo caso el hombre golpeó a 1^
258 loi elegidos de Dios etnografía de ios mayas de Quintana Roo 259

por los jefes y la parte culpable castigada con la pena azotes y y, en otréis, extenderse indefinidamente. En casos excepcionales se
o ^a a a retomar al hogar, sin importar la excusa que presente; pasa por alto esto del haancab y el muchacho se queda con los
única manera de evitar este retorno es abandonar la zona que suyos en la primera etapa del matrimonio; tales casos ocurren
con ro a e cacicato, es decir, romper con todos los lazos sociales cuando el padre del novio es un jefe o alguna persona de prestigio.
y am lares que formaban el mundo del desertor. Para explicar la En estas ocasiones se dice que la esposa fue obtenida "como
niiíJfrn^^ regalo".
s in^iste a lasexpresaron
orinantes autoridadesque:para"enactuar
casosendetaldisgustos
forma,
Durante su periodo de haancab el muchacho debe ayudar a su
ellos^f*^ ^ cuenta a los jefes con objeto de que sean suegro en todos los trabajos de la milpa y comportarse como hijo
sea arreglos pertinentes y evitar que el hogar de la casa prestando la debida obediencia a sus suegros. Además,
de vez en cuando debe contribuir con maíz de la milpa de su padre
extrem^a^ ^edó dicho, las relaciones extramaritales son para compensar lo que está comiendo con su esposa.
S í.' castiga a latigazos a Cuando las relaciones con el suegro han sido amistosas, el
muchacho puede llevcu* consigo, al separarse de la casa, parte de la
cosecha que ayudó a producir. De no ser así, el muchacho tendrá
="Jlí;í "" r.n"
al pecador f ®®'''®cha ventana que da paso al cielo, obligando
que depender de la milpa del padre mientras logra establecerse por
sí mismo. Se dan casos, aunque poco frecuentes, en que e yerno
isri » '.'r*' en forma de kakal.moson4k (el decide quedarse de modo permanente en casa de los suegros, ^n
í: destruya los «miraos al?h W 1"® ®' después de cumplir la obligación del haancab; de ser asi, puede,
tes no exísiP la r • tenido. Dados estos anteceden- cooperar en los trabajos de la milpa, pero separan o a parte
porlosmiembrosKte'Irli,!"'''"®'''®' concebir cosecha que les corresponde. Por otro lado, sucede, también, que
el suegro pretenda oponerse a la separación e yerno, aun
cumplido el haancab; en este caso, corresponde a los jefes e
El haancab o f^idencia matHlocal transitoria. cacicazgo fijar el procedimiento debido.
Com
pareja debe i*" primeros meses de matrimonio, la Residencia patrilocal transitoria.
la de la mujer. Dado que
convivencia
falta resultaque
de intimidad un 1^0 inIó""H
ee™edo para la pareja debido a la Una vez que se ha cumplWo con la obligación del haancab, el
deba la falta de exnrpQiV^n Es posible que a esto se muchacho queda libre para establecer su hogar donde desee, para
hecho notar en párrafo.^ /"^'eriales de cariño que ya hemos ello, los padres o representantes del joven deben presentarse a
constituye una de lasÍndiefo®"T - del haancab casa de los suegros y hacer los tratos pertinen es para que la
obligación se dé por terminada de mod., formal. En cuanto al
tramites preliminar^ Te cond ''T'® ^ lugar de su nueva residencia, lo más común es que la pareja elija
el h'mite fijado es de u2tóo» aím"
aunque en matrinionio. Por ser
ocasiones puede lo común,
menor permanecer un tiempo en la casa de los padres del joven, hasta
260 elegidos de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 261

que logre los medios para establecer su propio hogar en algún importancia de esta relación queda expresada mediante actos y
solar cercano. Durante este periodo de convivencia, la nuera sólo ceremonias especiales, las cuales daremos a conocer en el capítulo
tiene obligación de ocuparse de los trajines conectados con la XIV; en todas ellas se ponen de manifiesto la subordinación y
atención del esposo, podiendo despreocuparse de todo lo demás. gratitud de los que piden el favor a los que lo otoigan.
Por supuesto que este modo de actuar no siempre ocurre, pues, Los padrinos escogidos no han de actuar simultáneamente; lo
existen suegras exigentes que tratan de sacar el mayor provecho normal es que el hombre se encargue de apadrinar el bautizo y la
del trabajo de la nuera. En el caso que nosotros pudimos observar mujer el hetzmek. Ahora bien, cuando alguno de los padrinos
durante tantos meses, la suegra de la muchacha se mostró enviuda, entonces, queda a su caigo el apadrinar ambas ceremo
tolerante y evitaba intervenir en los asuntos de la pareja; en los nias. El ahijado debe mostrar el mismo respeto y subordinación a
pocos casos en que la suegra estuvo a disgusto, procuró los padrinos de esas dos ceremonias, llamando tata (padre) al
demostrarlo de manera indirecta, evitando enfrentamientos o padrino y mama (madre) a la madrina. Los padres, por su pme,
cambio de palabras. han de comportarse de modo similar, llamando tata^umpae
compadre y mama-cumale a la comadre. En caso e (j^e estos
sean a la vez abuelos de la criatura, entonces, b^ta con amar^
Padrinos y compadres. tata y mama simplemente; es decir, os erminitó e
parentesco entre hijos y padres siguen sien o os
La institución del compadrazgo da origen a relaciones sociales el caso
ci caso ae
de que
que exisia
exista ciiuc
entre ciiw
1
ellos la relación e^conya
j w *
mAn/^innanas. lOS Da
que forman parte importante de la estructura primaria de la Además de apadrinar las ceremonia
familia. La relación de compadrazgo ha de establecerse desde el tienen la obligación moral de ayudar a huérfano a
momento en que la pareja espera el primer hijo, pues, es de suma problemas y dificultades; además, en caso . r-Tnsik
importancia que, al nacer, éste cuente ya con las personas que han temprana eL.recogerlo y tratarlo como a >"1°
de apadrinarlo tanto en el bautizo de carácter católico, como en la tuvimos oportunidad de ano^ ®'c^fue^rM(Sdo y aniamantado
ceremonia del hetzmek\ esta última es de procedencia prehispánica perdido
perdido a la madre
a la madre a ^¿eSo
a poco uc ua^w, o . pam -yudar
ayudar al
y tiene^^por objeto abrir o despertar el entendimiento de la por su madrina. Años "^Jldre quiso tenerlo a su lado
criatura . Las personas seleccionadas para esta misión, deben padrino en los trabajos ' P séjJ^podrfa entibe al
reunir como requisitos esenciales los que siguen: ser pareja casada, pero entonces, el Pj"^"^ q„rservirían de compensación a
de buena reputación y de solvencia moral reconocida; es por esto muchacho a cambio de pesos, q j„-ante los años que lo
que se prefiere a los jefes y a los maestros cantores; sin embargo, te^g»».,
en caso de existir todavía los abuelos de la criatura por nacer (de había tenido a su cargo. Ant j demás, las
declinó de su propósito y por lo
preferencia los del lado paterno), entonces, el problema queda relaciones entre hijos naturales, el padrino
resuelto por ser ellos los más indicados para servir de padrinos. En menos en apariencia. Trate ^
la actualidad forman minoría los que cuentan con abuelos, debido puede extender su protección
a la enorme mortandad que causó la epidemia de viruela de 1915. propio nombre. los padres han
Desde el momento en que aceptan esta misión, las personas
escogidas pasan a ser compadres de las que solicitan el favor. La ->•I* «w ^"
262 los elegidos de Dios ftnograjlo de ios mavas de Quintana Roo 263

boda. Estos son de menos importancia y la relación se establece de todos los hombres casados; cada uno de éstos está ligado a una sola
modo mas bien sencillo. El requisito sobresaliente en la selección compañía, cuya pertenencia se hereda al través del padre. Con
de estos padrinos es de que sean casados y de reconocida solvencia excepción de una compañía que cuenta con dos jefes solamente,
moral. LfOs tratos correspondientes deben hacerse poco antes de cada una de las otras está jefaturada por un grupo de tres oficiales
buscar la novia; para ello, los padres del muchacho hacen una de distinta graduación que reciben el nombre de noh-chiíob ("los
visita a las personas elegidas, expresándoles en forma humilde el grandes"). Los jefes de todas las compañías reconocen como
favor que desean de ellas; como es costumbre en esta clase de superior a otro de mayor jerarquía, que viene a ser así el jefe
visitas, los padres deben llevar algún obsequio, tales como máximo del grupo. Las compañías carecen de nombres especiales;
cigarros, ron o café, de modo que el ambiente se haga grato y para designarlas se utiliza el nombre del jefe principal que las
congenial. Por regla general, la petición es pronto aceptada, pues, encabeza. De este modo, las compañías y jefes respectivos que
se considera cosa de gran honor ser distinguidos de esa manera. componían la subtribu durante el periodo de este estudio, fueron
Los deberes que corresponden a estos padrinos son desempeñados las siguientes:
conjuntamente por el hombre y la mujer; entre esos deberes se
cuentan los de acompañar al novio y a sus padres en la entrega del TABLA 13
muAul; verifíc^ si los contrayentes se saben de memoria las Lista de las compañías con sus jefes y rangos
oraciones cristianas que se exige de ellos en el momento del correspondientes.
enlace, así como estar presentes en la ceremonia nupcial. En esta
ceremonia queda a cargo de los padrinos extender un sarape en Com\panias Jefes Grados Residencia.
el suelo para que los novios se arrodillen y, además, entregar a ca X-Maben
da uno de éstos la vela que han de tener en la mano durante el Concepción Cituk Capitán
desarrollo de la ix^a. Posteriormente, en caso de desavenencias Compañía del Marcelino Aké Cabo' Tusik
X-Cacal
conyuga fó, os padrinos suelen ser requeridos para dar consejo a Capitán Ignacio Caamal Cabo
ios ahijados y procurar que armonicen de nuevo. Por lo que se Comandante Chan-chen
refiere a los ahijados, deben mostrar respeto y afecto hacia los Eulalio Can
Sargento Chan-chen
pa rinos, a los cuales dan el nombre de ¿a¿a al padrino y mama a Compañía del Rito Xequé
Cabo Chan-chen-Laz.
la madrina; además, como expresión de gratitud, es costumbre que Comandante Santiago Tiran
ios ahijados obsequien a sus padrinos de las comidas especiales Evaristo Sulub
Teniente X-Cacal
^e se preparan en los festejos y ceremonias familiares y, también, Sargento X-Cacal
de cuanto se obtenga de la caza. Compañía del Pedro Hu
Cabo X-Cacal
Teniente "Eb" José Reyes Noh
Teniente X-Maben
Pantaleón May Chuncunché
Saigento
Organización política. Compañía del Francisco Chac
Cabo Señor
Las Compañías. teniente "Panta' Feliciano Poot
Sargento Chuncunché
Compañía del Miguel Chan Yaxkax.
El camcaa^o^ de X-Cacal está dividido en cinco compañías o ^i*gento Miguel Tranquilino Nah Cabo
cuerpos e milicia, a las cuales tienen obligación de pertenecer
264 ios elegidos de Dios etnografía de ios mayas de Quintana Roo 265

Por esta lista puede verse que no existe una exacta correspon ser considerado como advenedizo por los componentes de la
dencia entre pueblo y compañía o, en otras palabras, que en un compañía adoptiva; ejemplo concreto de esta actitud es lo ocuirido
mismo pueblo pueden residir individuos pertenecientes a distintas al Cabo Ignacio Caamal, el cual, por su enemistad con el Teniente
compañías. Sin embargo, es de hacerse notar que, en cada lugar Sulub (su jefe inmediato), consiguió cambiarse a la compañía del
existe una mayoría que pertenece a una compañía determinada; es Capitán, contando para ello con la anuencia de los jefes Cituk y
así como, en Tusik resulta predominante la compañía del Capitán; Sulub y, también, del Nohoch-Tata, El citado Cabo conservó su
^ Chan-chen, la del Comandante; en Chuncunché, la del Sargento grado, aunque no igual prestigio, pues, ya se ha da o e (^so e
Miguel; en X-Cacal (salvo dos o tres excepciones) todos correspon que, compañeros suyos, le mencionen su calidad de arrima izo.
den a la compañía del Teniente "Eb". Por otro lado, los vecinos Los varios grados que forman
de X-Maben se dividen, casi por igual, entre la compañía del
Capitan y la del Teniente "Panta". Respecto a la significación de
pertenecer a una compañía o a un pueblo determinado, puede
irdlnt ^^alTnS" concede por^ión ^pul.de
los miembros de cada compañía, para es os
decirse que, en asuntos de disciplina lo que importa es la cabecera todos los miembros de la ®Xe de la persona
compañía y en cuestión de tierras lo que cuenta es el pueblo; para elección y se les propone, P»;; ¿ V ^^amblea lo aprueba,
mayor claridad sobre esto último, conviene añadir que, aunque con mas merecimientos para el P"®® ' , proponen otros
teóricamente la tierra corresponde a todo el cacicazgo, en la el asunto se da por terminado: de no ser asi. se pr p^
prac ica se nota que cada pueblo se considera con derechos nombres hasta encontrar al que cuente con j preciso
exclusivos para explotar las parcelas más cercanas. promoción de rango ¿f:—
cubrir una vacante, ya sea por m ' j el jefe principal
después de los jefes mencionados, se cuenta en dad u otras causas. La promocion es sug componentes;
se "maestros o sacerdotes auxiliares, los cuales de la compañía implicada en \ persona elegida
canitiiln Int^ funciones religiosas ya anotadas en el de este modo se entera la <^ornumdad
cuenta ya con otro grado. Como cMa de^ ifasamblea
^ efectúapara
en
Zstkuven t" de los hombres que
miiieres I P^^e activa de toda compañía, ésta incluye a las hacer estos cambios (eleccio y F inmediatos. No existen
comnañía que las primeras
compañía del padre mientra, son solteras y a la del pertenecen a la
marido cuando Año-Nuevo o en alguno de ^ ^ gg refiere al prestigio e
insignias ni distintivos de rango. observar que influyen
del padre. f"
La realidad depertenecen, sin excepción,
esta distribución a la compañía
se hace evidente en los influencia de los diversos je es, e ij^jiyiduo; es así, como un
di^ de grandes fiestas, cuando toda la gente se concentra en la mucho las cualidades oue un Sargento o que un
cabecera. Entonces puede verse que, en cada cuartel, se encuen- Cabo puede gozar de más distinción qu
ran reunidas, según su compañía, las personas que siguen: todos Teniente. yija social, política y
los miembros varones de un mismo linaje (padres, hijos, nietos, La importancia de las carácter realmente excepcional,
. y O as as mujeres ligadas a estos hombres por lazos filiales, religiosa de la un factor sobresaliente en el
raternales y conyugales. Ocurre, aunque no con frecuencia, que Como ya quedó /Jel grupo patrilineal. Además,
om re cam ie de compañía sin más requisito que obtener la mantenimfento de la en^ls las actividades del
anuencia e os jefes respectivos. En este caso, el individuo suele representa el centro de gravea
266 ios eiepidos de Dios etnof!rafta de ios mavas de Quintana Roo 267

cacicazgo. Corresponde a las compañías la responsabilidad de establecimiento de una escuela, no obstante la oposición de las
o^anizar y evar al cabo las dos grandes fiestas generales que se otras compañías; sin embargo, la opinión pública fue tan
efectúan anualmente en la sede del Santuario. Ya se sabe que son desfavorable que los jefes de esa compañía tuvieron que cambiar
as propias compañías las que hacen el servicio de guardia y su actitud y expulsar al maestro de escuela. También es de
mantienen en vigor las funciones del culto religioso. En las mencionarse que los jefes de una compañía sólo pueden dar
paginas que siguen, nos ocuparemos de examinar el papel de estas órdenes a los componentes de la misma; inclusive, el Capitán
ompanias en el mantenimiento del control social dentro del Cituk, que es el jefe máximo, debe observar la misma actitud al
cacicazgo. tratar con miembros de otra compañía.
Los casos de disputas o delitos diversos son ventilados por los
jefes de la compañía a que pertenecen las partes involucradas;
Forma de gobierno. ahora bien, si el asunto es de cierta gravedad, entonces, se pone en
conocimiento del jefe máximo para que, en Consejo de jefes, se
decida la solución. Para dar idea concreta de este modo de
reJdo'LT"'T'"
' Sobierno, el cacicazgo está proceder, citaremos el caso de un jefe de compañía que fue
Soiirnrc- "«'ámente regional, insultado públicamente por un subalterno de otra compañía, os
mavas Trir^r <1"« '"Vieron los primeros pasos para juzgar al ofensor fueron dados por os je es e
Vol. I Cao. "i^seribe Landa (1928, la compañía a que pertenecía; como no se llegó a un acuerdo,
establecieron entonces, se pasó a la jurisdicción del Consejo que ue e que
pues, al decir deen VillagutferreSa
Tavasar^L"^^ ^357» el fallo final adverso al agresor. j • ♦'
(sacerdote Canek^ f^ro ; i Ah-Kin Canek El Consejo de jefes se ocupa, también de
todas las cosas oue sp potestad con el rey Canek, en público que afectan a todo el cacicazgo, ue asi forma de
la actualidad el cuemn^*^ enaba y disponía en aquella tierra". En aceptar Jie el gobierno federal W^'':':®:;"tí^n t
integran los jefes deToH^ ornamental consiste de un Consejo que ejidos y, además, que un cuerpo de ingenier p j
siempre reoierido n ' y el JVobock Tata que es tirritorio para bacer los trazos °'"e^e eVs!
que se ocupó el «vitar que
maestros o sacerdotes LSel" ®"i fue el de examinar las medioas qu af„príi
religioso. Puede decirse que las comn*^- sus bosques fuesen explotados P"^ delicado, se invita
administrativos y judiciales Hp 1
de cierta indeJeUéS
® representan los cuerpos En ° ^ Ttodos los miembros casados de la
a participar en e Consejo a
conciernen subtribu, dándoseles opor "j"' jg gona y construir
de la misma;a es
unaasí,
compañía
comolsolaLnf
col !."? P"-- <1"®
dmdid. do.socilorJo 'í"'"" 'r "'r'wk'Z.TJsli:(u.
nu^tra casa «" " |^j foro que se babía establecido en tierras
SUS jefes; esta división tuvo por objeto r^'°" t
servicio de guardia que antes era de d^ Otro""'^ "T l ™r:¡r.rc:3"í"«,«.e» -w »i-dd i- «i-
cnp.,,. do, c».„d..,. d. ck..:i¿;v3'"'.dlílí rinTy se efectuó una misa cantada antes de iniciar la sesión.
268 ío.s vlfguins tic Ditt.s ctnograjío de hs moyos de Quintono Roo 269

Como ya sabemos, es el Capitán Cituk, que ostenta el grado mas 1.—Sospechando un hombre que su esposa había tenido relaciones
alto, es el unico autorizado para convocar a ese tipo de asambleas, prenupciales con un vecino, empezó a reprenderla con suma
cuaes tienen ugar en la cabecera o santuario. El sitio frecuencia y a mortificarla con alusiones sarcásticas. Los disgustos
rnn J\^ reuniones es el edificio público conocido no pasaban de palabras a la presencia de los suegros, con los
mueslTT' «i i-í-e citado no cuales residía el hombre cumpliendo su periodo de haancab. Sin
lleear a T ^^te puede quedar pendiente hasta embargo, enterado el suegro de lo que acontecía sacó al yerno de
eZr f T disputa suscitada la casa y se quedó con la hija. Meses después, cuando el hombre
aaravinc^ 'stintas compañías, los cuales presentaron sus quiso reconciliarse al través de gestiones realizadas por el
embqran de esas asambleas de Consejo; sin padrastro, el suegro puso como condición única la de que se le
conflictos vi^' ^ viera que podría dar origen a otros diese un castigo de 50 azotes. En vista de esto, el padrastro puso el
nuncl T decisión para otra sesión, la cual caso en conocimiento del Capitán, el cual, luego de discutirlo con
menores ^ 'zarse. Ocasionalmente sucede que los jefes los jefes de la compañía a que pertenecía el hombre, ordenó el
tienen muchoT^K^" ^ asistir a esas asambleas, alegando que cumplimiento del castigo. Desde entonces, el hombre quedo
casos los ipfc milpa o cualquier otra tarea; en tales tranquilo en unión de su esposa.
» -"P-".i»' ,I, d.. ,1 ,r,.„e 2.-J. B. P. vecino de X-Maben, de 25 años de edad, casado y con
hijos, llegó a tener relaciones sexuales con N.E. muchacha del
pública Los úní í-'ontrolada y limitada por la opinión mismo pueblo cuyo padre no sólo consintió tales tratos sino que,
di ."iTcXrrir
initrt. cmuniiario, ufa „Ju ~
""
aún, llegó a permitir que el amante se quedase a vivir en la casa.
La espL, entre tanto, quedó abandonada en la casa de sus
caminos, limpiar de hierbas el n "icnsajes urgentes, abrir propios padres donde bahía residido siempre Por espam de seis
cabecera. pueblo o construir cuarteles en la meses te cosas se mantuvieron en este estado
// ninguna autoridad hiciese algo por j„citado
ordenar'afpLZ''o" hT
cumplimiento del acto e,xViato"^"'n °
^ desfavorable del vecindario. El p ^
entonces por algunos vecinos,
Tanitán ouien
ofensa' moral!
condenan a recibir de doce a er° y los que lo considerando que ® nara juzgar a los responsables.
de castigo ya va cavpnrt "cuenta azotes. Esta última forma convocó a todos los jefes del y estuvieron
temor de entrar en "'nfl"^ principalmente, al El juicio tuvo J . jgg caso, a saber: ía esposa, su
establecidas en Santa Cruz d^^ R J autoridades federales presentes los personajes centra
han dado dos o tres caso« relación con esto, ya se padre, el marido, la amante y el pa re e e
han puesto su queja ante pqík!" T ^^le, después de azotados,
d.uUrit. i» Expuesta la historUjel^^unJ^^^ Los^^añtes
Para ilustrar las generalid»H ^ P°''escrito. Saron de inmedTato su culpa, no así el padre de la muchacha
anteriores, pasamos a referir los ca!L siguientes de administración qu?pre°endió justificarse arguyendo pretextos nada convincentes^
judicial: La seCrcia si dictó en el sentido de aplicar a J.B.(el amante)25
270 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 271

azotes y al padre de la muchacha 50, en virtud de que siendo de escuchada y convencidos de que había procedido mal, se le
mayor edad debió tener mejor juicio que el joven. A la muchacha condenó a recibir 25 azotes. Después, se le permitió regresar a su
no se le dio castigo alguno por considerar que, siendo hija de pueblo.
familia, su padre debió velar por ella. No obstante que en todos estos casos la pena impuesta fue la de
Cumplido el^ castigo, el Sargento F. Ch., componente del azotes, ello se debió a que las faltas cometidas ponían en peligro la
ri » expresó allí mismo ante los demás jefes, el deseo de casar estabilidad moral del grupo, que es en lo que^ se pone mayor
a su ijo J Ch. con la muchacha de la aventura. La petición fue control. En las otras ofensas de menor importancia, el castigo más
len reci i a por el padre de ésta quien, desde luego, se mostró frecuente que se impone es el kat-zipiU o sea, la obligación de
ispuesto a^ entablar los tratos correspondientes. Sin embargo, caminar de rodillas siete veces una distancia de siete metros frente
pasa o a gún tiempo, este último cambió de parecer, pues, al al altar del templo mayor de la cabecera.
presentarse el Sargento para iniciar las pláticas de ritual, le
expreso que todavía no estaba dispuesto a permitir el casamiento
Kl individuo y su posición social'
lala /]f nadie.
falta de seriedad conAnte esta alnegativa
respecto quesuponía
futuro de hija, alel Sargento
descubierto
se
Como es de esperare en una sociedad de nivel ^
ti ^ f poner el caso en conocimiento del Capitán. sencillo como ésta, no existen clases sociales. ^<>^<>5
acordflt7'° ^ r 7' ^ Capita^n, se del cacicazgo
mismos participan
intereses; de la misma
todos comparten as m,s™^
nueva raríif A discusión, aplicar al descuidado padre una
la moralidad dt P®** poner en peligro, con su terquedad, en la producción como en la di renten oara eme
rumbo Due«5 ^ ías cosas tomaron mejor consumo. No hay. propietarios de tierras ^.''Se
todas las form
loaas formalidades aígnn tiempo, la
acostumbradas. boda se llevó al cabo con trabajen otros, ni S®"—T.yygn^Zdos De acuerdo con lo
distribuir entre la población 1 ^ ropiedad común y los
que ya hemos hecho notór, depende del trabajo que
hermanof^i deseo de ayudar a su cuñada (esposa de su derechos de un hombre ®
Yokdzonot, J D.'vedno de X M V°"
acentara pnmr.
Senl eTel
t ^ ^"Maben, comenzó a insinuarle que
Ir y dos hijos, con
^e:;e^laHs"ta:
ni artesanos ni
del^l® ^C"rZ
lo'anterior, no todos los individuos
Ziernló s P^^blo de X-Maben. Ya'casi conveicida, la Ahora bien, no o s social* los hay, como el Nohoch
tratos Lrresnnnd "^. de facilitar así los d. i".I» K". T.C
hasta el ounto de f"^ ^ llevaron por buen camino Tata que son o j último, los que forman el
llegar Z
esta !
la t «i" «-«bargo,
mujer se arrepintió, retornando, ya casidelal
sin permiso merecen P® ° ^ especiales. En términos generales puede
pueblo sm p del cacicazgo se dividen en tr^
TtÍ"
otivo, íJ. dT " al Capitán
D se presento -'denteacusando
en Yokdzono^Un
a su cuñada este
del decirse qu (Nohchilob); la de los especialistas de lo
engano cometido Discutido el caso con los demás jefes de la
subtribu, se acordo hacerla comparecer ante ellos; una vez sÍrado?VoAocA Tata, escribas, maestros o sacerdotes y el h-men
272 los elegUlos de Dios etnograjia de los mavos de Quintana Roo 273

O chaman) y la del hombre común {gente o soldados). A ninguna la que están presentes los jefes, lo correcto es saludar primero a
e ^tas categorías se pertenece por herencia o distinción de ellos (según su orden de graduación) y luego al resto de los
nom re, sino por las cualidades personales del individuo. Entre asistentes. El saludo es el mismo en todos los casos: una ligera
estas ocupan lugar sobresaliente: la inclinación religiosa, el apego inclinación del cuerpo y la frase cih than tata, que es como decir
a a cu tura local y la facilidad de palabra. Durante nuestra "dulces palabras señor". Solamente en una ocasión me fue dable
permanencia en la zona fueron elevados a la categoría de jefes presenciar que, para saludar a la esposa de un jefe, un soldado de
cuatro personas que se habían distinguido por esas cualidades. La trato humilde, se puso de rodillas, pegó la frente al suelo y
posesión e riquezas (alhajas o dinero), aunque se cuenta, resulta exclamó: cih than colel que equivale a "dulces palabras, señora ;
de poca importancia en la valoración social; de hecho, ocurre que el caso fue excepcional y nunca mas lo vi repetirse con ningún
je es e categoría superior se vean obligados a trabajar como otro individuo. En las reuniones en que se hace obsequio de
asa aria os transitorios en la milpa de sus subordinados, sin que cigarros, licor o comestibles, el reparto debe hacerse empezando
f debilitarse
^s^crezcan en prestigio. En poner
cambio,eneste por los jefes de mayor jerarquía. En la fiesta patronal de la
podría seriamente con sólo dudaprestigio
su fe cabecera tienen lugar banquetes en los que sólo toman asiento os
ei^osa. ue e esta manera como se trató de desprestigiar al jefes y los escribas; además, en las corridas de toros
mente Sulub, atribuyéndole cortedad en sus dádivas a la entonces, se efectúan, se reserva un sitio especial para los jefes y
los dos escribas. Finalmente, en el trato diario, los je es y personas
'asi como a otros descuidos en sus deberes sagrados, principales procuran mantener su dignidad, evitan o actuar o
la énn^a ^ ^ la situación existente en cuanto a clases en hablar de modo vulgar o fuera de juicio.
exisTlr Cap. 6) asienta que sólo
Xbérs V T T (A/.mehen), la de los
Motul ílQaot esclavos. Sin embargo, en el Diccionario de Distinciones raciales y culturales.
» ro„,.b, d "'f"' Pasando ahora al examen de '®
y como con gran reverencié- "• ® ® ^ señores, relación con las cabe hacer mención de los
sacerdote y cacioue a .' <^<""0 majestad"; ah-ti-ol. tratos o simples motivos de i;ef respectivas
ah-ppetacnal "A - gente tienen miedo y respeto; ,érn.i.„ .«I» ir,:«.«p» i». .1
connotaciones. Esto nos P*^^
ah-tepuché," "camoesinn «^'st'nguian otras, tales como indio tiene de sí y, también, de os emas
huerta o iardin" t '"•'"'araz : ah-pakal-nal. "señor de Empezando por el propio término de in^
los había de condidrya"ry cf de Iec'"f' 1°' ®'''Td afuera, se considera tiene - ^
lomaya
quedetocala aantigüedad
división deeralabor
de esTn,cu I"® 'a sociedad
y form^r^erno.''''''''""" désTgne"con7l Zcabí 'mazehual (plural mazehualob) no
imZa idea alguna de subordinación. Ademas se entiende que el
sobre las fomMX''3uctf(^Thac^ "'S""®® """"f término incluye no sólo a los aborígenes de Quintana Roo, sino
ya seüalada. Desde lueg^cuando^X" una - también a los que, como los de Yucatán, presentan semejanzas
274 tos elegidos de Dios etnografía de ios mayas de Quintana Roo 275

con ellos. Sin embargo, la diferencia de traje (pie presentan estos costumbres, su crueldad y su falta de religiosidad. Algunos les
últimos, da motivo para (pie se les designe, ocasionalmente, con el atribuyen despedir vientos malos {kakaz-ikob) a su paso, originan
nombre de yucatecos que, en este (^so, viene a denotar menos do así enfermedades y epidemias en los lugares(pie atraviesan.
pureza en la calidad de mazehualob. La diferencia del apellido Otras clases de hombres conocidos de estos indios son los
(esp^ol y maya), aunque notada, es de poca importancia en esta negros (box-uinicob) y los chinos encontrados en Beüce; ambro
clasificación. Así, los descendientes de blancos (pie por tres son considerados más afines y congeniales con os n^e tta .
generaciones han crecido en Quintana Roo como miembros del Los negros, especialmente, son tratados con rfecto y famiharidad
grupo aborigen, son considerados de la misma calidad que los debido, posiblemente, al buen trato que recibían de ellos en sus
maze a pesar de (pie algunos de ellos presentan, además visitas a la citada colonia británica. En cuanto a os c ^
del apellido hispano, marcada diferencia física. ver que, aunque tratados con simpatía, se les ^nsidCTa de
es término que implica respeto, usado por los nativos para categoría inferior y de personalidad un "gs,¿n
re ^riree a los hombres de la ciudad, con idioma, costumbres y descendientes de inmigrantes chinos casa os
traje El color de la piel es de bastante importancia en expuestos a burlas a causa de ese origen y, también, por
esta clasificación siendo más legítimo el dzul mientras más clara peculiar manera de hablar el maya.
la tenga. El hombre rubio suele ser llamado nohoch dzul, o sea, Para cerrar el tema, sólo ^Ita mencmnar
u superior, es de indicarse (pie esta designación puede nal, a la de los amenoanos considerados
extenderse hasta al dzul que, sin tener la piel clara, da muestras de {hombns colorados). P^j^^f^ir que este concepto
status superior |K)r su estilo de vida y modo de comportarse. Para como amigos de los mazehua .. ^i„p;ones con el erupo de
ademá^^pn^' ^ enemigo natural, considerándolo, ya lo tenían desde ®"¡f,aeYóndeC^
americanos ocupados en ly originado del trato con los
mintiendo. entender que se nos esta es posible que esta actitud f ^^^^^g^^oras de chicle o,
agentes de las compañía jg unos
también, de la existencia «vistieron en el pasado y que,
deSaTu'rl! "ohoch-dzul está la de kaz-dzul que hombres rojos volver a la tierra para proteger a los
condtio'n hutír ■ ^e la ciudad'de según el destino, hahnan „gvicanos. También los mayas de
comerciantes ambuíames ™e vkitria'rr -''"'s '°® ^ mayas en su lucha contra o .p i«g]j y Villa Rojas, 1934, p.
Yucatán tienen un "3^,50 Cituk, jefe supremo de la
oí T
r HTst!r;rrnt.>Ttí:í;s
directamente,
signjfica hombre simplemente, sin ningunael término uiníc que
connotación. En
331). Sobre este punto, e' ^P^j gdificios de Tulum está
subtribu, nos refino que, americanos los que
mbio, en la ciudad se emplea en forma despectiva para referirse grabada en jeroglíficos para combatir a los
a los indios puros o a persona de este origen. Xunan es el término habrían Los americanos eran descendientes de
aestmado a la mujer casada ya sea india o blanca. mexicanos. Anadio q contemporáneos y que, fueron
Los soldados mexicanos y representantes del gobierno federal remotos antepasados ciudades arqueológicas de hoy. En
son llamados mexicanos o huachob (singular huach). Se les ellos los que cons^yemn las cuj^
considera como lo peor de la humanidad, por sus malas apoyo de esta luca
276 los elegidos de Dios

um^ente los americanos pueden descifrar lo escrito en las


paredw de los viejos templos. Es de recordarse que los indios de la
mna donde esta Tulum sirvieron de peones a los arqueólogos

EL COMPLEJO RELIGIOSO PAGANO-CRISTIANO

Nota prkli.minar.

El mundo de lo sobrenatural domina de tal modo la mente de


estos indígenas que, dondequiera que éste se encuentre, cree ser
vigilado por alguna cruz, dios o espíritu de los muchos que rodean
su existencia. De aquí la importancia de las ceremonias, ritos y
deberes religiosos que le permiten est^ en buenas re acionra con
todos esos seres. En las páginas que siguen se hace un ana isis e
las funciones y atributos que corresponden a cada uno de ello®, mi
como del papel que juegan en el destino de M ®
luego, cumplen con la importante función social de darle senüdo a
la actividad grupal del ritual comunitario.
El peculiar desarrollo histórico de estos mayas y aisbmiento
en que se mantuvieron por tanto tiempo, dio origen al sistema
religioso que ahora
ciigiosu que OI los caracteriza; algunosladepenínsula
rntR habitan sus elementos son
yucateca,
compartidos por otros ^ yego se habrá
aunque con ligeras ® jy^es de origen católico
la distinción va acompañada de
difer^cuT de ritual. Naturalmente que los propios nativ^ no se
din cüel de tales distinciones ni de sus diferencias en términos
de orígenes históricos.
277
278 los elegidos de Dios etnogrojla de los moyas de Quintana Roo 279
Los dioses cristianos y sus intermediarios. cual se efectúa en casos de susto, temores o simples ceremonias
Las cruces. religiosas.
Siendo la cruz un símbolo realmente estereotipado en la mente
La cruz es el símbolo supremo de lo sagrado; representa al Dios del indígena, resulta explicable que, dondequiera que mire, se
supremo y le sirve de intermediaria para ponerse en contacto con encuentre con cruces que lo vigilan; tales son las que se orman
los hombres y observar la conducta cjue siguen aquí en la tierra. Es entrecruzarse los travesaños de la casa; la que aparwe en e cíe o en
^r esto que dondequiera que existe una cruz, allí están los ojos de la constelación de la Cruz del Sur; la que forman dos caminos que
Dios. Sin embargo, la cruz no se comunica directamente con Dios, se cruzan; la que se ve en los grabados de algunas -"on^as y.
sino al través de su hijo Nuestro Señor Jesucristo llamado, también en el plastrón de la tortuga terrestre; las que ^
también, Juan de la Cruz. formación natural en piedras, árboles y otras
Por lo general, las cruces en uso son de madera de cedro hechas te, cuando un hombre extiende los brazos, puede verse, en su
por el propio interesado; sin embargo, existe la creencia de ser estructura, que Dios lo creó en forma de cruz.
mas milagrosas las que se hacen de ébano o de caoba y, Precisa advertir que no todas las cruces son igudmente
especialmente, en Viernes Santo; además, resulta preferible que se poderosas ni desempeñan la
encarguen e este trabajo los ancianos de más experiencia e especie "t°„S^s de menor rango y Her son
inclinación reh^osa. Según Landa (1929, Yol. II, p. 66) los [¿"tienen por objeto la protección dd
mayas e a ant^edad tenían especialistas y tiempo determinado
para hacer sus ídolos de madera, la cual era siempre de cedro. cruces se obtienen desde el momen , ocasiones
Una vez terminada la cruz, se ha de llevar al templo de la
techo paterno para '^°™®y"^JjJ{!¡"excfpcÍonalmente milagrosa,
que alguna de estas C""®® especial veneración por
bendiga el Nohoch Tata rodándole de agua por lo que, entonces, se le h ¿ ella, suele añadir la
Klnca' ^ cspues, la cruz es vestida con una especie de huipil o parte del gnipo familiar, e coa > ® ^ j además, se le
alfnin tienen,
algunas usanademás,
as mujeres y adornada
espejitos condelistones
y cuentas vidrio.de color rojo;
[alabra "milagrosa" •''''Ta So y
construye su propia igte» " cruces, las cuales se
particular. En Tusik existen desde hace tres
indíQnl^e 3Ícja del Mal, su presencia se hace han venido heredando por la estas cruces corresponde,
al^n peligro.^ Es asi como, al iniciar laimportancia
tala del monte paraofrecen
o que hacer generaciones. Desde luego, ca a forman el linaje de
L a un grupo c^"milagrosa" viene a
ni r o accidentes;
proteja al individuo de culebras ^«rrenoenuna
los cruz
casosque
de los primeros poseed »
fortalecer los lazos de um miembros que constituyen la
corresponden a «tas cruces se
espanto o brujena, el remedio consiste en poner detrás de la famUia mayor. Las igtesi 4 o, también, oratonos.
puerta de la casa, pequeñas cruces de palma bendita o, también, llaman cha" iglesias (g«^ig,d3d;Landa (1928, Vol. I, p.
señalar en el suelo cruces con sal y hojas de la planta llamada Hablando de ^chedumbre de ídolos y templos
ruda; los ninos quedan inmunes al ataque de los malos vientos con 190) nos dice Que tem e , comunes templos teman
solo llevar en las muñecas o en el cuello, una o más crucecitas de suntuosos en su manera, y
madera. Por ultimo, la cruz se reduce al acto de persignarse, el
280 los elegidos de Dios etno'grajia de los mavas de Quintana Roo 281

los señores sacerdotes y gente principal oralorios e ídolos en casa mediante un cancel de troncos delgados. No tiene puerta y la cruz
para sus oraciones y ofrendas particulares". está a la vista de todos; sin embargo, se evita que se alojen en esta
Por otra paite, las cruces familiares que no llegan a sobresalir iglesia los comerciantes y demás forasteros de paso; para esto se
del ^po doméstico carecen de altar especial, conformándose sus dispone de las otras iglesias menores.
p opietarios con tenerlas depositadas en el altar de cualquiera de Aunque en teoría todas las cruces son intermediarias entre
as ig esias antes mencionadas, pues, no se permite tener en las Nuestro Señor Jesucristo y Dios, sucede que, una que otra llega a
casas cruces ni santos de ninguna clase. En ocasión de ceremonias tener prestigio tan extraordinario que alcanza el poder de actuar
y rezos domésticos sólo está permitido llevar a la casa la cruz por cuenta propia. Sobre este punto ya nos es conocido el po er y
fiadora, o sea, la que representa a la cruz "milagrosa". personalidad que llegó a tener la Cruz Parlante que io origen a
cniz patrona del pueblo es, generalmente, una de estas Chan Santa Cruz. Todavía en la actualidad es esta misma cruz la
"jJ^osas que ha obtenido el más alto prestigio entre los que sirve de patrona de todo el cacicazgo. Se le ^igna con e
nombre de "La Santísima" y se le guarda con «pecial reverencia
pertenecióla i r ejemplo, la cruz patrona en el santuario de X-Cacal. Ya hemos anotado algo sobre las
rrus m '
I ^ fundadoras del lugar y que, debido ceremonias y formulismos sagrados que se dispensan ® ?
ImLTYr w <^onsiáeró la más Licada para de cómo su'culto sirve de vínculo a todos los "i^mbros de la
diversos- alJinn ^ i actudidad se le atribuyen orígenes subtribu. Su carácter sacro es tal, que sus devotos rara vez tiene
cielo"- otrof^^'m! cuatro angelitos la bajaron del oportunidad de verla, pues, por lo común se le mantiene fardada
último no falt^^#» ^ madera fue lo único que vino de arriba"; por dLtrocubierto
frente de un tabernáculo de madera,
por una cortina de mant^deymas,
un r^'™¿ÍLe
los hombres con mS'dTuTá h?"
es la cruz a la que se deh^^ cualquiera. Desde luego esta que el altar de esta cruz este recinto
problemas de carácter I«r i '"y®®®"" en todos los asuntos y privado en un extremo de la ig » nermite el paso a los
calamidades- tflmh;' V como epidemias u otras
de que las cruces sacerdotes en procesiones religiosas u otros actos
estar en buenas relar' vecinos del pueblo procuran esta cruz sea expuesta e p .emulo; para estos actos de
velas y platillos de en e"®' llevándole con frecuencia públicos que tengan •"8®'' ^^túa como su representante y,
hacesUirconr^*'^'' Además, cada dos años se le exhibición se emplea otra q También cuentan con
e eeoperación de todos sus devotos.
vecinos se reLren"a elk cXo nombre especial; los "í 5.n«»-»'■ Tjií Til
cruz (santa cruz), expresión simplemente, ci/icá
religioso del Locura dar aviso, mediante alguna
distinción
igual de categoría.
material La iglesifmfí®
que las demá! choz^ ® cualquier cruz sin peligro o d:ficuUad.P^^^^^^^^
construcción; el terreno que la ^cñnd ^ señal, de 'f J . ^ gde consistir en hacer que se apague
bien barrido y limpio de hierbas prff ®j " falta es individ , pecador. El centinela que
parte de la iglesia a la que se da ll
pequeño recinto está separado de ia
la parte destinada
"gloria"; este
ita^^rarc-unSo enseguid^ al sacerdote de guardia
" al público
282 los elegidos de Dios
elnograjia de los mayas de Quintana Roo 283

para que, si lo cree necesario, proceda a averiguar el pecado del Gloria. No existe deidad, espíritu o fuerza alguna que no esté
devoto señalado. Aunque rara vez sucede, puede pedirse la ayuda sometido a su voluntad. Los problemas terrestres los arregla por
o chaman para que, mediante su zastun o bola de conducto de intermediarios, pues, debido a su carácter eneigico e
crist^, aclare lo que se desea. Por lo general, el pecador puede impaciente, no quiere tratar directainente J.°^
limpiar su falta pagando el importe de una misa o cumpliendo el
castigo llamado kat-zipil que ya hemos citado. En los casos más
delicados que atañen a toda la subtribu, "La Santísima" puede
expresar su enojo mediante castigos que varían desde simples conoce como YumU Jesucristo y, mas familiarmente, como Jua
epizootias, hasta sequías y epidemias serias; en estas ocasiones el de la Cruz Tata Tres Personas o, el
remedio más eficaz para recobrar el favor de la más alta patrona, Cruz. Reside en un lugar situado entre La Glona y
consiste en celebrar la ceremonia llamada okotbatam en la que que recite los informes ^ con su Padre los
participan todos los miembros; en esta ceremonia se le ha de frecuencia hace viajes a La Glor p
ofrecer, dentro de su propio templo, gran cantidad de comidas, asuntos delicados. ., r^.,,cristo con el llamado Juan de la
velas, incienso y oraciones. La identificación de T"" lo expuesto en el
Además de todo lo anterior, "La Santísima" suele expresar sus Cruz, es cosa que data del siglo p „_^^no era otro que Juan
eseos o aconsejar a sus devotos mediante cartas escritas en capítulo IV. Por entonces,e "J® me gozaba de alto
lengua maya que aparecen sobre su altar; también suele ocurrir de la Cruz Puc, indígena de ^han Santa
secretarios o escribas escriban la carta por
prestigio místico como ministro pn P ggj,j.ii,ía Jas cartas que
él quien hacía hablar a esta cimde.Jas^^^^^
DioVenviabaalosdevotos;alp.e y^ ^ ^.^s
siempre, a manera de
SeZ-'T •'p Tres Personas" (Mi Padre, ciucecitas para indiai su o^en d^^^
Seffún \nf seguida por la señal de tres pequeñas cruces. nombre (Serapio Baqueiro, conducto de la cruz parlante, se
"ooraue halkT^ l ®®cribas, "la Santísima" firma así sermones que y "Creador de los Cristianos ;
recordará p nombre de su Padre que es Dios". Como se presentaba como Hijo jg Cniz llego a
ír^alabr;T ^^^uvo dotada del don de para dar mejor idea e Jesucristo, reproducimos a continua-
devotos- Dor o posible comunicarse directamente con los ser confundido con el mism J manuscnto que
ción parte de uno de sus ae^o^^e de "La Santísima"; el
creyente a m.¡..n .! I." tiempos, la falta de un todavía conserva en su Apéndice B de esta obra:
la pena de azotes. ^® ™<ítimente castigada con texto completo lo presenUmos en Ap
.p.e habéis de^r
Juan de la Cruz, el Jesucristo texto- que ya "f®!'deírtimt yK. •'®''"'h"í?'
aborigen. con ustedes conseguí otra licencia para que yo h^le
que estuve con mi S®" „„„ deberia hablar con ustedes
con ustedes „ucha paciencia con ustedes, mis cnaturas.
Hahal Dios o Dios Yumbíl es el Dios Padre que gobierna el
universo desde su trono que está en la parte del cielo llamada
284 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 285
porque yo os crie, yo os redimí, yo derrame mi preciosa sangre por pensado, pues, el Maestro, adivinando la traición, repartió entre sus
vosotros. Asi, pues, mis amados hombres, estáis viendo como me
encuentro, con mis pies taladrados con dos clavos, estáis viendo como discípulos pañuelos rojos, de modo que, al salir, los judíos quedaron
confundidos.
está^ amontonada la soga con que estoy amarrado, y con las cuales me
castiga mi Señor por vosotros; me estáis viendo como estoy enclavado en Cosa igual sucedió al día siguiente cuando, advertidos por Simón, los
la Santísima Cruz, sustentado por innumerables angeles y serafines; a dos judíos esperaban conocer al Maestro por llevar un pañuelo verde en la
cuadras de distancia me encuentro de la casa de mi Patrón, y me pongo a mano. Esto se repitió una vez más, no obstante haberse cambiado en
morado el color del pañuelo.
hablar con ustedes criaturas de la tierra, porque si yo lloara a poner los Simón,, como último recurso para ganarse el oro de losyudíos, dijo a
pies en donde ustedes transitan, cuando llegue el amanecer ya no existiría éstos: "mañana no podremos fallar, pues, para conocer al Maestro botará
el mundo...
con fijarse en aquel a quien yo dé un abrazo al salir de la ^cuela. En
esta ocasión, los judíos pudieron reconocer al Maestro, iniciando, desde
Desde luego, es de reconocerse que el crucificado mencionado luego, su persecución. El Cirhvelem Yum logró escapar hasta los mont^
en este sermón es el mismo Jesucristo que los indios habían deteniéndose apenas lo necesario para pedir un poco de agua o go e
conocido desde sus primeros contactos con los misioneros comer a los que encontraba a su paso. Much<w de corazón malo lo
españoles, pero adaptado a la cultura aborigen y a las circunstan despreciaron; así, un hombre que sembraba su milpa, al ser interrogado,
cias del momento. Es así como los hechos y protagonistas de la le respondió de mala manera diciendo que lo que sembraba no era
pasión cristiana, han venido a tener perfiles y significación sino piedras. Esta falta de filantropía hubo de recibir muy fuerte castif^.
pues, como el hombre había dicho, la tierra se cubnó de rocas y no de
netamente regionales, esta adaptación puede verse con mayor mazorcas. , ,
relieve en la natación que sigue, proporcionada por el Cabo Aké, Cosa iffual le aconteció a otro hombre que, por mala respurata, dijo
nuestro vecino de Tusik, que gozaba fama de hombre religioso; he que sembraba cocovoles o coyoles y no maíz; su milpa no produjo sino
aquí sus palabras: ° '■''t^.trlo.horabros que por su bondad .ardieron lag
Maestro; enire éstos es de citarae a un milpero "I"*- «'7» ^3^;^^
correctamente al fugitivo, lo agasa^ con una
vívián iin"^ u' Yum era Maestro y que frente a su escuela todo lo que pudo; desde entonces la milpa de este hombre se vio siempre
dphirtn om >res perversos llamados judíos que lo querían matar, colmada de grocio (maíz).
hahrín de
habna A remar sobre laque, con el correr del tiempo, el Civiuelem Yum
tierra." Siete semanas anduvo el Or/i P nalos v aún
de la"esL'ela^a^'^"'°\'^^l^^®®^™ llamado Simón que, al salir fin! en mano de los yuM>s. Estos lo golpearon mucho con palos y,
con machetes. , lnaar en miércoles, fue
que hacTn ' hacia la casa de los yurím. para ver lo
asesinado clavándolo sobre una recuerda.
insinuarle\I!l^en?rai?a7a?asT
meior los oranrloc
^ empezaron a
hablar con ellos y poder apreciar
expiró a las doce del dm
Cuentan que un poc
1® acercó un ciego quien, azuzado
izquierdo una lanza; la sangre del
bueno y procuraba a^aTe T por los yuif/os, le clav calvado, los llenó de luz, haciendo pensar
moribundo, al locar 1^. g, |,„mbre clavado en la cruz no era
grandes cantidades de dinero y una silla de oro, le dijeL:"Simón, todo a los que presenta siguiente, los yudíos reinaban sobre la
esto sera tuyo sinos muestras quién es el Maest¿." otro que el mismo Lbos. /ij e
tierra entristecida. al amanecer del
iden^ldarqtf
itlentiticacion que, erMat^tro'^'f' r Tí'
el Maestro, al salir de la escuela llevaría un pañuelo
rojo en la mano. Las cosas, sin embargo, no resultaron como Simón había Sibl TSe/cm fum renació condenando desde entonces a los
etnografía de los mayas de Quintana Roo 287
286 los elegidos de Dios

judias a vivir para siempre en el metnal (infierno) situado en el fondo de Algunos de ellos andan por el mundo observando la vida de los
la tierra. hombres^ otros, llamados nohoch santos (santos principales)
El Cwhvelem Yum,en cambio,subió a los cíelos para juzgar desde allí a acompañan a Dios en La Gloria, en donde le sirven de ayudantes.
los buenos y a los malos. Dicen que cuando subía, San Simón quiso Se consideran de esta cat^ona San Pedro y San Pablo, San Juan
s^uirlo pero, el Maestro lo impidió empujándolo hacia la tierra; aquí fue Bautista, San Bernaidino, San Isidro, San Marcos y el llamado
llamado Simón Judas, siendo fácil de reconocer por haber quedado Corpus Christi. Estos son los únicos santos que se acostumbra
extremadamente flaco.
Como el camino de la tierra al cielo era largo, el Cichvelem Yum tuvo conmemorar en la fecha de su onomástico y en la víspera del
que hacer varios descansos, encendiendo cada vez su lumbre mediante el mismo: para eUo se celebran senciUas ceremonias en la igle^
hax-kax (frotando dos maderos) para prot^erse del frío." principal de cada pueblo. Es de indicarse que son r^as las efigi^
o imágenes de estos santos; en Tusik no existe nii^a; en k
Para muchos nativos de esta zona, los hechos aquí narrados se iglesia de la cabecera se guardan las de Jesucristo y k Virgen d^
han venido a confundir con otros acontecidos durante la Guerra de Concepción, ambas talladas en macera. En Kopchen y o^
Castas, cuando Juan de la Cruz Fue y demás devotos de la Cruz pueblos ajenos al cacicato algunas mas. También se ^
Parlante, eran tenazmente perseguidos por los soldados federales efigies ¿ santos entre las ruinas de 1^
que no eran otros que los mismos judíos. destruidos por los propios indios durante k G"®"®
Respecto al significado de la expresión de "Tata Tres Personas" en el leiano poblado de Tituc, abandonado y cubierto ae
que, como ya dijimos, es costumbre añadir al nombre de Juan de
la Cruz, el escribano Yum "Pol" Itzá nos explicó que se refiere a
la Trinidad que forman el Dios Padre, el Dios Hijo y el Dios acostumbran encender velas Pg^^ j Sebastián; el
Espíritu Santo, quienes, aunque actiían por separado, están relacionados con esta f®"" ® ^ lofvenados. Es a ellos a
sintetizados en la persona del Dios Padre, según la siguiente primero protege a los jababes y
distribución: la parte derecha representa al propio Dios Padre, la los hay que
IOS que nay q solicitar permiso para cazar • intimidad que las
izquierda al Dios Espíritu Santo y, la parte central, que constituye En general, aunque los ¡„fluencia en la vida de éstos
la Cabeza, al Dios Hijo. Desde luego, debe advertirse que esta cruces en relación con ^ q„e se
clase de explicaciones de naturaleza teológica, está al alcance de no deja de ®®v '"'®^ agricultores, festejan su onomástico con
muy pocos; nuestro informante era el intelectual más profundo de consideran como santos ag^ ^ temporada de aguas,
^a la zona y un auténtico estudioso de la historia de los suyos. lluvias oportunas, por se 4 . celebra el suyo con
En su poder encontré el nuevo libro del Cbilam Balam que se San Juan Bautista que no los maizales. Para
conoce ahora con el nombre de Tusik, por haber sido allí donde lo ciclones y tempestades que p el santo esté dormido;
rescatamos.
evitarlo. Dios P™^ pX'srencaiga de despertarlo y de evto
posteriormente, ^an re ^vnlica oue las temidas lluvias de
que se enoje. De ®®'®/""j" La^ vírgenes Magdalena, Verónica y
Los santos.
San Juan resulten m°<^® i relación con la agricultura, sus
Guadalupe, tienen tambie correspondientes. Fuera
Además de las cruces y de Yum Jesucristo, existen otros favores son invocados en la
intermediarios del Verdadero Dios (Hahal Dios): los santos.
288 tos elegidos de Dios etnografia de los mayas de Quintana Roo 289

de estas situaciones, los nativos se sienten poco ligados con la vida general, se tiene la creencia de que estas deidades ambulan por los
de los santos. bosques y que su modo de vida e indumentaria son bastante
similares a los de los humanos. El encuentro casual con alguno de
ellos es experiencia que muchos informantes dicen haber tenido en
Los dioses paganos, su niñez; he aquí uno de esos relatos:
ios Yumtzilob.
"Yo vi un Yumtzil cuando era niño. Sucedió que iba por el mv/nte
Ap^e de los santos y dioses ya descritos que habitan en "La acompañando a mi padre, cuando por ver si había agua en una cueva
entré en ella. Entonces, vi en su interior a un hombre sentado sobre una
ona y otros ugares remotos ajenos a este mundo, los mayas piedra que tejía un sombrero de palma. No parecía viejoj tenia los
^e nos ocupan están en relación con otro grupo de deidades que cabellos n^ros. Como estaba atento a su labor no se fijó en mi; por m¡
^■de aqu. en la tierra, en los propios pueblos y montes que parte, como no lo conocía, salí corriendo a decírselo a mi padre. Entone^
entramos de nuevo a la cueva, pero ya no había nadie. Mi^ padre me dijo
«dioses paganos que, aunque que el hombre que había yo visto era uno de \os yumtzilob .
SmZ^ P°der^obre laT/ue
Ellos son 1 ^ influyen en el destino del indio, Otro informante describió al yuTntzil que había visto como un
fertilidad d^ controlan la lluvia y el viento; los que cuidan la anciano, de cabello y bigote blancos, que usaba sombrero de ^a
pueblos V m*t los que protegen de malas influencias a ancha". Fuera de estas narraciones generales, los nativos sólo
dSmeL que ayudan al nativo más tienen ideas vagas respecto a las cualidades que distinguen en^ sí
a las diversas deidades que abarca el sector de los ytuntzi o . s
significativa Tod^" "? ^ j alcanzar una vida tranquila y
pSSica
de sus atributos y Ccionerírd'"' P^'^P'^" antigua cultura
V tod por ello que el personaje visualizado por nuestros informantes
pudo ser un chac lo mismo que un balam o un kuil-chac. tn
grupos de dpídaLcr / diversa procedencia de estos dos cambio, los informantes fueron más precisos en lo que se reitere a
pasan pordioses
alto, sinresfdan
pr^^l'eTInfe'^^T^®^ las funciones particulares de esas deidades y, así, nunca confunden
que unos en La ^gun®: tampoco les preocupa la procedencia de los favores que reciben de cada una de ellas. Por
consideran lógico dada 1 a- Í ^ en los montes; esto lo esta razón, la descripción detallada de tales funciones se hace
caracteriza a cada'grupo ^ de categorías y funciones que necesaria a fin de poder con más aproximación saber el significado
e importancia de esos elementos del mundo indígena.
interesan a estoITodior^'ÍTos*^!? ^ eyíritus paganos que más En primer lugar, los éa/amo¿, que se encargan de cuidar te
pueblos reciben el nombre de balam-cahob y, también, de
aquellos que tienen relación c i guardan mayor devoción, son
canan-cahob (guaidianes-puebte); para cumplir esta misión se
Según sus atributos y fungues nart" 1®""' estacionan durante la noche en cada una de las cuatro entradas de
grupos: los 6a¿amo6 (singular ®" *T pueblo de modo que puedan impedir el p^^o de las fieras del
protección de milpas hombree T*.® "®"®" ® ®" l monte y principalmente, de los espíritus y aires malignos que
vaoan en busca de víctimas. En ocasiones se escuchan a horas
VdcdClJI - • I» I

(singular/:ttí7-X:aA;)
(singular
V g chac)7 que que'vigilan
q t; manefan
manejan ¡al
vDrLp^"
las Ll
/°^' ^ kaxo
nubes y reparten las lluvias. En lo
avanzadas de la noche silbidos y ruidos raros que indican que los
290 los elefaldas de Dios etnograjia de los mayas de Quintana Roo 291

balamob están luchando con algún enemigo; por lo regular, los de estos espíritus y las mujeres y los niños por tres. En relación
silbidos indican que los balamob están pidiendo auxilio. En caso con esto, es bien conocido el cuento de un caminante nocturno
necesario los balamob hacen uso de ciertos proyectiles que ellos que, de modo imprevisto, se le disparó el arma que llevaba,
mismos fabrican con fragmentos de obsidiana o pedernal que se haciendo blanco en algún cuerpo que oyó caer; examinado el lugar
encuentran en montículos arqueológicos; el disparo lo hacen de un al día siguiente, se descubrió que la víctima había sido un tigre.
modo peculiar llamado piliz-dzoncaby que consiste en apoyar el Desde luego se comprendió que los ah'Canulob habían salvado al
proyectil en el dedo índice de la mano izquierda e impulsarlo hombre de una muerte segura. Todo lo anterior explica la razón de
mediante presión del índice de la otra mano. Estas piedrecitas, que el nativo suela escuchar ruidos y pasos que le siguen cuando
encontradas de vez en cuando en el monte, son muy apreciadas va por los caminos; sabe que junto a él van seres invisibles que lo
por los curanderos como objetos mágicos propios para hacer vigilan y lo cuidan de los mil peligros que encierra el bosque. Sin
sangrías. Por otro lado, es de indicarse que, aunque los pueblos embargo, a veces siente temor de que estos mismos seres lo
tienen un número indeterminado de entradas, los nativos creen, abandonen o lo castiguen por no haber sido suficientemente
de modo vago, (jue deben ser cuatro, distribuidas de acuerdo con cumplido en sus obligaciones para con ellos.
los puntos cardinales.
El balam-coí, es el que cuida la milpa; también se le llama Los kuilob-kaaxob (kuil: y ^
que cuidan los montes, evitando que ^an °^
canan-gracia o canan-era, describiendo así su función de cuidar
el maíz {gracia) o la sementera (era). Se supone que, en cada indebidamente. Es por ello que el "'f£""3
milpa, hay cuatro de estos guardianes repartidos en las cuatro se de terrenos mayores de los que puede utü.^
kuilob.kaa.ob residen en
esquinas. Para cumplir su misión, hacen ruido, si se trata de montes que tienen bajo su cui j- trntns e«Deciales, la
animales, o apelan a otros medios más efectivos si se trata de parcela, el milpero ha je informarles''la cantidad
a roñes, on el fin de contar con la cooperación de estos presencia de tales deidades, J j
guardianes, el milpero ha de ofrecerles con frecuencia la bebida Sue espera sembrar y pedirles P ofreciendo
refrescante llamada zacá y dedicarle otras ofrendas al concluir la con formalidad
cosecha; de otro modo, podrían abandonar la milpa y, ahí, castigar algunas jicaras dereligiosa,
zoco. Acon "P® muestra de devoción, los
cambmd^^^^^^
al milpero. ^ kuilob-kaaxob y, tambie » » ^ i-
Otra misión de los balamob antes mencionados es poner en del lugar a culebras, ^ oraciones paganas con
buen camino a las personas extraviadas; generalmente se cree que Estas deidades son mena canan-kaax, canan-peten y
si esta experiencia ocurre a un niño, el contacto con esos seres nombres descriptivos,' respectivamente, guardianes del
puede dejarlo desequilibrado o, al menos, de conducta un tanto canan-montaña, que signi » r
excéntrica. monte, de la comarca y de a ^ nombre de ah-hoyaob
De funciones que se confuden con las de los balamob, son las Los cÍMCob, conocidos 'a"""® ocupan mayor atención
que desempeñan ciertos espíritus conocidos con el nombre (los regadores), son los gomo ya sabemos, son los
ah-canulob, que es como decir los "guarda espaldas". Su función en la religiosidad de los ■ ^.jjr las lluvias cuando lo
principal es servir de guardianes a las personas que salen del encargados de manejar as _pi¡r su cometido, los chacob
pueblo en horas de la noche; los hombres van protegidos por dos desea el Cichcelem Yum. Para cump
ES

292 los elegidos de Dios etnografía de ¡os rnayas iré\tuintana Roo 293

en caballos muy flacos; el agua la de datos procedentes de Landa, Tozzer, Roys y otros se desprende,
Ti"" especial flamaclo zayab-chá (calabazo que tal palabra es una variante del antiguo término maya cankel
iT """f contenido. Se dice que el día que servía para designar la vara o insignia que llevaban ciertos
^m^. cosa^ dara origen al diluvio univemal. En ocasiones dioses relacionados con el agua, la lluvia y los vientos. De modo
va ZTt^d! T n 'S®" (Cichpan-Colel), la cual que, aún hoy, después de varios siglos de catequización, estos
calabazo- el ü" gordo y de color negro. No lleva mayas de Quintana Roo recuerdan vagamente lo que fue atributo
de los dioses de la lluvia.
® «iel eaballo. Con esta
La importancia y significación cosmogónica de los babatunob
enseguida Lbte"''^''"'"^®' ''1'^° *'"®' ^ ®® es expresada en el ritual pagano ofreciendo a ellos los cuatro panes
desconocidos que jamás se píZeTllenaÍ sagrados llamados noh-iiah (panes principales) que se distribuyen
en las cuatro esquinas del altar.
urimer Inrar^e!?" 'V'"'®"'®"® y están ordenados en jerarquía. En Después de estos chacob o chaqués vienen todos los otros que
princinall^ie cuatro nucuch-chacob (nucuch: grande o forman legión en número indefinido; cada uno de elliM tiene a su
uSÍet l"® distribuidos en las esquinas del cielo careo la producción de alguna de las múltiples van^des de lluvia
informantes lT '"'"'P® intermedios del compás. Según otros y de los diversos fenómenos meteorológicos que las acompañan;
cardinales tal e citadas corresponden a los puntos Lí, ah-thoxon.caaa-chac (repartidor-celeste de lluvias) ^ el que
YuS bilTT de Chan Kom, produce la lluvia fina y persistente; bulen-caan cimc (« «mc-
reciben losnomh^'^ ** ® "i"® corresponde a cada uno anegador-celestial) es el que trae los aguaceros copiosos; hokop.
aíguS fe Ibln chacbabatun-Lc al del oriente; caan-chac (el relampagueante-chac-celestial) el que ??®'°"® ®j
SZo deTSorí'"'rr^®'y ®® ®o"®iderado como el más rTampagueo; mizen-caLcha^ (el chacbarredor-del cielo) el que
WcAoc el dd ne„ ®' 'I®' "®rt®:
primera sílaba de y^^^'j*(íbatun chac el del sur. La podría continuar la listó, itacientlo mención de lea funciones /
colores rojo amarillo """"^res indican, respectivamente, los
duda, corrupción de naT"!^ término babalun es, sin
con el queTZiir ""•r""'"''®® ®"P'®'n®ntario de b<u:ab
TnÍnÍ ~ «t en eerelcio, lo. ciS.,.., d. menee ealeg^
j k 1 nnr los montcs guarcciéndosc en las cuevas y cenotes.
232), Tcal uirí',0^" <1929, Vol. II, p. 14, nota SZS Junto un infoí^nte de Tusik nos explicó que, a su
iobre este pu montes, pero en pueblos
distribuidos por las Genei
cuatro paTeZ°elí.TnH encontraban entender, los yiimtzUoO habiun los hombres. En
para que no cayese i ""undo, sustentando el cielo
ie ll pahuaín eSZL"T '"'f'""'irSt it^nX,
cuanto a '«f flugar ÍpnelMe
del cielo situado hacia ipe tengan losm
el oriente;
en los cuatro ángulos del mi.nri sustentaban la tierra residencia en a g g rumbo son considerados como
explicar que, años después de haber P®'"®'"®®'® P®""® risLben
cW rcíat"que
reuniiie enanejan los cba,ues.
tal lugar En general,
para recibir ordenestodos los
y tomar
encontramos que entre los enmo» presente estudio, nos
Chiapas se eZilea elZisT ieJdos antes de salir a regar el mundo El aviso para tal reunión
conectadas con el trueno
rueño y las nuhe"tv®
nubes (Vogt,P®/® ®'®'''®®
1969, deidades
p. 302) y que so^ os treenos que se escuchan por el oriente en las primeras
294 los elegidos de Dios
etnografía de los mayas de Quintana Roo 295
seiMn^ de abril. Sobre esta creencia, Carrillo y Ancona (1937, alguna con ellas; esto hace contraste con las ideas existentes entre
decimoctavo mes del año los mayas de Yucatán donde forman legión los guardianes paganos
hT amT fu significa "sonido o ruido de Dios"; de las abejas. En cambio, entre estos mayas de Quintana Roo se
LñX„ y' c'^Pinsión como de un liene la creencia de que comiendo viva la abeja llamada xibi-cab
(abeja-macho), el individuo adquiere el poder de encontrar
ouivá nn *1"® s® ny®' y al principio de las aguas producido
exoIosintiM I hienden al secarse o por las fácilmente los colmenares del monte.
iumh'j " j nirbonadas distantes. También llámanse En cuanto a los venados, están bajo el cuidado de San Joi^e y,
entre írni^'"" p O ruido de Dios." Esta creencia existe, además, especialmente, del animal sobrenatural llamado zip. Este es de
todavía míTl 'Hde su antigua
todavía, mucho . tradición.
Cbiapas y Oaxaca que conservan, apariencia idéntica a la de cualquier venado, pero pequeño y e
cuernos más desarrollados; el zip de más alto rango^ es uno que
mencionaHe niantiene hasta boy la idea que ya hemos Ueva entre los cuernos un nido de avispas. En ocasiones, el zip
Toinc2i:Tu d® qp® las primeras lluvias han de engaña a los cazadores haciendo que disparen ^bre ^anos con
San Isidro o el de San mScÓÍ apariencia de venados; por el contrario el hpmhre qu^a ^re d,i
este engaño cuando posee el talismán lUmado <P'^"
venado) el cual le permite ser certero en el disparo. La piedra
Los guardianes de los anímales. citada se encuentra ocasionalmente en el ®f
y es tenida en gran aprecio. Cuando el
Ltonces, el zip suele castigarlo con enfermedades que producen
los "aires" que deja al pasar.
al indíffena^tL^Ta°c '^^nción de las deidades que permiten
elementos de la nat " las fuerzas del mundo invisible, los
dar a ^ ^^mpo; cabe ahora,
obtiene dominio mundo sobrenatural de quienes
hohoch; ademas, la Daia n ¡ntroducir fragmentos de hojas
actos propiciatorios hacia lo2""" j- ® mediante cañón de la escopeta se han de „,¿o
también, mediante an /.guardianes de esos animales o, secas en el momento de de ser enfermado
protección de los mismos d21o'esp2LÍ'' rara vez hace uso de este F
cera y U miel'jrseTmpleTrc^TaX'fref con los "aires" ^^Ófjabah'es es Í5an Sebastián. Los pavos
El dueño o J y, también, por otro ser
religiosas y actos terapéuticos El j j®'^"®"®'^ ®n ceremonias silvestres son cuidad p llaman zoholcutz
están a cargo de la Virgen Mana- ^ protección de ellas sobrenatural cazar de modo igual que ú zip,
hacerle ofrendas a fm de noH ^ ^ a. I- b.i« ««)
productos de sus protegidas CuanL j
perdida, la Virgen María anid^ alguna de estas está herida o
lSiy ""'"-I» »bu.«
p tus paganos no tienen relación
'7;r<taS'S loa» I" »» IK.™ ü-orfi*" a.«.
296 fos elegidos de Dios
etnografía de los mayas de Quintana Roo 2SXI

clase; así, para el faisán se conoce el zohol-cojolítoj para la La enumeración de estos seres inquietantes cate iniciarla con el
chachalaca el zohol-bach, y de modo similar las demás. llamado ari« (en Yucatán se dice alwc) o, también, amsh, dado
Por último es de mencionarse el X-Juan-Thuly considerado que la x en maya suena sh. Estos arushes constituyen una ej^ie
como el dueño o guardián del ganado vacuno. Ante todo, es de d^ duendes que andan por las milpas v los montes haciendo
hacerse notar que la creencia está |)oco generalizada debido, travesuras a los hombres con el propósito de jie^
quizás, a que estos indios no se han interesado en la cría de esa les regalen su comida. De no conseguir sus des^, pu^en Uevar
clase de ganado, a partir de su aislamiento en esta zona. Respecto
a su apariencia y naturaleza, presentamos a continuación el relato
que nos hizo el Sargento Chac, de Chuncunché, que es hombre ya
entrado en años: algunas ofrendas, el a pumole esta función nadie puede
guardián del ^"'g ¿¿o el caso de que el amsk
^1 XJua/i'Thui es como un toro grande, de color negro y con mucho robar o dañar los frutos. iipvaba v las pegue de nuevo
pelo. Es el dueño de los toros y habita en las haciendas ganaderas. Dicen arrebate al ladrón la sequía se prolongue
ye el X'Juan-Thui es el que da permiso a los toreros para la ejecución en la mata. Ademas, en j;.-il situación capturando a uno
e BUS suertes. Yum Pa . Tamay, vecino de mi pueblo, cuenta que, en demasiado, el arush yede rem oblieándolo a que riegue la
cierta ocaaón que iba a su milpa, vio que el X-Jmm Thuí salga de un
mulsay (hormiguero subterráneo de amplias proporciones). Desde de los chacob que andan por el al^h no
^tonces, crTO que el XJuan-Thul es el mismo diablo, pues, es allí donde milpa a cambio de su libertad. C»™»^
duerme nunca y, si lo h»®®'P®™ ,¡„ jg duende, nos fue
Criada'* P®*"® 8cr alimentado por los hormigones que son sus La apariencia y personalidad de «te tipo
descrita por un nativo del modo que sigu . /
La amenaza del mundo invisible: "El «mv reside donde hay An"da"tñ X^«as y
duendes y seres adversos. que usaron los antepasados, bs coni ^ pgq„eno
Lbrero: también tiene „„„,e. suele oir disparos^
En ocasiones cuando un tom^ ^ U,
'<> sobrenatural, del que arush y los como él y como su peno .
animales que mata son de p
^ Dp 1n adversos, peligrosos o sólo inquietan- el arux procede de los viejos ídolos
r r"""' y" son los dioses y En general, es tlVecuentelente
debarroqueseencuenm ^ en paralos sitios
andararqueóle
^r el
^rll¿r I T P"® °'"®ner los favores de la gicos y que. de vez en cuand ^ ^exigencias y molestia
f" 7""' T pasamos a describir, Lndo haciendo «cura romper tales ídolos cuando
prevenir. En
Fn t^Miones ^^sible
^ lograrhombres
"P*® este propósito procedien
tratan de evitar o
de estos espíritus, ? j versión de que el orusA fae
do con los espíritus del Mal de igual manera ^e con los espíritus los descubre. Por "«^^íi^^^añaba en la lluvia. Es por eUo
del Bien, es decir, mediante oraciones y actos propiciatorios. Es algunos nativos ya no creen en esos
por eüo ^e,en ciertas ceremonias paganas, es costumbre separar
parte de las olrendas para los vientos malos".
298 los elegidos de Dios etnografía de los mayas de Quintana Roo 299

duendecillos, diciendo que fue cosa del pasado que terminó con su adelante, en el capítulo XIV, haremos una exposición más
muerte. detallada de lo que significan estos seres en la vida de los indios.
Hablando de duendes, resulta pertinente hacer mención de la Por el momento, sólo cabe hacer notar que existe un "viento" no
conducta que observan en la tierra las almas de los muertos. Desde maligno sino, mas bien, favorable a los hombres; éste es el
luego, es de asentarse que resulta muy raro que se aparezcan o kakal-mozoa-ik (quemante-remolino-viento) o viento fuerte que
espianten a los hombres, no obstante que las tumbas están en torno aviva el fuego de la milpa en tiempo de hacer la quema. El
de las chozas; aún en noches obscuras la gente pasa junto a estas agricultor le reconoce esta ayuda ofreciéndole algunas jicaras de
tumbas sin experimentar la menor zozobra. Es posible que tal zacá'j además, en las oraciones paganas se le invoca como espíritu
indiferencia se deba a la idea de que las almas residen en lugares servicial y útil. Ya hemos dicho en párrafos anteriores, que estos
especiales alejados de los hombres y que, únicamente en los "días vientos no son otra cosa que almas en pena que van por el mundo
difuntos gozan de libertad para volver a su pueblo y convivir con revolcándose en fuego, como castigo de algún pecado terrenal,
sus deudos. Sin embargo, ni en esta ocasión se aparecen ni especialmente, el de haber tenido relaciones carnales con la
espantan; el poder de verlos está reservado a los perros y a las aves hermana de la esposa.
de corral. La amenaza del mundo invisible se hace más inquietante en
La preocupación que las almas producen en los humanos es de tratándose de esos seres sobrenaturales que rigen el Mal y roban el
otro origen; se debe a la obligación moral de conservar latente su alma de los humanos. Desde luego, el cizin (diablo) ocupa el
memoria y hacerles rezos y ofrendas para mantener su bienestar primer lugar entre esos seres maléficos; la sola expresión de su
en el otro mundo y lograr que no se enojen con sus deudos. Tal es nombre podría dar lugar a su inmediata aparición; por esta razón
el significado de muchos rezos domésticos en los que se ofrecen se prefiere designarlo con el nombre de kakazbaal(cosa malísima).
atoles y comidas especiales; además, durante el tiempo que nos Se le imagina de varias maneras, pues, tiene el poder de cambiar
alojamos en las iglesias o ermitas familiares, pude observar la de forma a voluntad y según sus propósitos. La casa del cizin esta
costumbre de llevar atoles al altar y ofrecerlos, a manera de en el metnal (infierno) situado en el fondo de la tierra; sin
desayuno, a las almas de los familiares; el breve rezo que se embalso, se cree que permanece, casi siempre, en esos horinigue-
pronuncia quedaba a cargo de la dueña de la casa. El olvido de ros subterráneos llamados mukay,los cuales ^n como entradas al
este culto a los difuntos suele ser castigado con enfermedades y metnai Quizás influya en esa idea el hecho de que en tales
otros perjuicios. Es de recordarse que, en los tiempos prehispáni- hormigueros se encuentren ocasionalmente culebras venenosas,^
cos, el culto de los ancestros formó parte sobresaliente del cuales son consideradas como representaciones del propio diablo.
complejo religioso de los mayas (Landa, 1928, p. 228). Todo esto concune para que el nativo pase por esos lugares con
Pasando a otro género de espíritus, nos encontramos con los cierto temor. El cizin suele hacer pacto con los hombres,
llamados "vientos" o "aires", de los cuales viene a los hombres otorgándoles poderes sobrenaturales a cambio de que le enveguen
buena parte de sus enfermedades. Estos "vientos" son seres el alma Es así como les viene el conocimiento a los hechiceros,
malignos sumamente peligrosos que deambulan por todas partes toreros, prestidigitadores y demás gente que hace cosas fuera de lo
en busca de víctimas. No son visibles ni tienen forma determina natural. , i ji • • c
da; unas veces se les supone como seres diminutos de apariencia La x-tabai es otro ser de naturaleza semejante a la del cizin. bu
antropomórfíca y, otras, como simples ráfagas de aire. Más refugio habitual está en el tronco de las ceibas añosas. El alma de
300 ios elegidos de Dios etnografía de los niavos de Quintana Roo 301

los hombres es la única c[ue procura robar al través de engaños; La coerción de lo sobrenatural
para esto se aparece ante ellos con apariencia de mujer insinuante en la conducta de los nativos.
y hermosa; si el hombre cae en el engaño, es posible que quede
anormal, como enajenado, pues, la x-tabai se lleva el alma al Por todo lo antes dicho, resulta fácil de comprender que la
infíerno. Para dar idea de lo que piensa el indio sobre estas cosas, conducta del individuo está controlada, casi siempre, por la
reproducimos aquí el relato que nos hizo el cabo Aké, que fue influencia de los seres sobrenaturales. La acción práctica emanada
nuestro vecino en Tusik: de la propia voluntad ocurre en los hechos más sencillos de la vida
"Una vez que deshierbaba mi milpa mientras lloviznaba, cruzó ante mis diaria, pero no en los grandes eventos que señalan el desarrollo del
ojos, de manera violenta, un sonoro relámpago que, por un momento, me ciclo anual. Por ejemplo, en la extracción de chicle lo que vale es
dejó aturdido. Más tarde, cuando comencé a darme cuenta de lo que la habilidad e iniciativa personal y no el favor de los dioses; lo
había ocurrido, vi que de las ramas de un árbol cercano salía humo con mismo puede decirse de otras actividades como hacer una mesa o
olor de azufre o de pólvora. Cuando se lo conté a mis compañeros, me componer una escopeta. Fuera de éstos y otros actos similares, el
dijeron que fue el ehue quien azotó el árbol por ser refugio de la x-tabai individuo reconoce la importancia de estar en buenas relaciones
Muchos dicen que la x-tabai se origina de las culebras que, en forma de con los seres del mundo invisible a fin de prevenir o evitar
mujer, se oculta en los árboles para salir al paso de los hombres con el fin
de robarles el alma y llevarlas al limbo que está en el fondo de la tierra". fracasos. Tales relaciones se conservan al través de actos religiosos
o de ciertos recursos de carácter mágico. De este modo, ya
Por lo demás, es de anotar que las apariciones de la x-tabai son sabemos que el agricultor que quiere monopolizar el cultivo de una
bastante raras y que durante nuestra permanencia en la zona no parcela, puede lograr el apoyo secreto de los yuntzilob ofreciendo
tuve noticia de que se hubiese aparecido a nadie. a éstos, en sigilo, 9 jicaras de zacá que entierra en la propia
Otros seres adversos que ponen en sobresalto la mente del parcela. Para el indígena este es un ardid o secreto que tiene
indio, son esas bestias míticas que suelen alimentarse de carne más de magia que de religión. Sin embargo, en la mayoría de los
humana. Una de ellas es el boob, de cuerpo semejante al del casos lo que corresponde es la práctica de ceremonias o simples
caballo, con mucho pelo y cabeza parecida a la del "león" (?). Se actos de devoción; encender velas a la cruz y ofrecerle jicaras de
supone que habita en los montes cercanos a Guatemala que son atole es cosa de rutina. Dedicar a los dioses los primeros frutos de
más altos y despoblados. Todavía se cuenta que, por el camino que la milpa, es ceremonia que nunca se ha de pasar por alto; lo mismo
os atravesaba para ir a Belice, existían casas muy sólidas hechas cabe decir de las ceremonias como el tupkak y el u-hanli-col
de troncos, en las ^e los viajeros podían protegerse de los ataques (comida de la milpa) que se han de efectuar semanas después de
e 00b. Los nativos hablan, también, de culebras monstruosas recogida la cosecha; de este modo se reconoce el agradecimiento
cubiertas de pelo y de otros animales fantásticos que despiertan tales dioses por los bienes que dispensaron. En esas
temor y curiosidad. dos ceremonias lo que el individuo hace es dar parte de los dones
Conviene tener presente que ninguno de estos monstruos ya recibidos. En otras ocasiones (como en la del okot-batarn^ por
impi e que el indio se pase en el monte la mayor parte de su vida ejemplo) la ceremonia se anticipa al favor que se espera recibir y
activa, por lo común, la creencia en esas bestias sobrenaturales se tiene por objeto congraciarse con los seres buenos y malos del
eja para esas charlas en las que la fantasía jueca papel mundo invisible y predisponerlos a obrar en sentido favorable.
importante. J e rr Además de estas ceremonias que es de rigor cumplir, existe otro
302 los elegidos de Dios etnografía de los mavas de Quintana Roo 303

recurso no obligatorio para el nativo (jue desee mayor seguridad en grupo y en las diversas ocasiones que conviene invocarlas. Es así
su existencia: consiste en hacerle a Dios la promesa, con uno o dos como los indígenas recurren a unos o a otros o ambos a la vez,
años de anticipación, de contribuir para los gastos de las fiestas según la ocasión y los propósitos que lo guían. De este modo se
que se efectúan anualmente en la cabecera. Esta clase de promesas originan las dos clases de ritual que forman el complejo religioso:
resultan obligatorias para las familias que heredan cruces "mila el ritual de carácter católico y el ritual de naturaleza pagana. Todo
grosas ; entonces, la fiesta que les corresponde se ha de hacer esto es bastante similar a lo que observamos entre los mayas de
puntualmente, so pena de castigos en caso de olvidarla. Yucatán; sin embargo, la forma en que se han organizado estos dos
En muchas ocasiones las ceremonias son de carácter propiciato tipos de ritual es diferente. En casi todos los casos los dos
rio, es decir, tratan de calmar el enojo de los dioses y seres contextos del ritual se manifiestan simultáneamente, pero dejando
sobrenaturales; tales son las que se efectúan en los casos de entre ambos cierto espacio que permite notar la distinción; para
enfermedad, de sequía y de otros infortunios. También la ilustrar esto, cabe hacer mención de la ceremonia conocida con el
conmemoración de los difuntos es cosa de suma importancia para nombre okotbatam; en ella los indígenas expresan su devoción a
la tranquilidad de los deudos. los dos grupos de deidades, pero manteniendo aparte el ritual que
corresponde a cada uno; así, el de las deidades y santos católicos
•individual
ceremonias y actos
son los que religiosos
predominan. de carácter privado
La responsabilidad de elloso queda a cargo del Maestro Cantor o sacerdote auxiliar y se
desMnsa únicamente en el interesado y su familia; los demás desarrolla frente al altar que está en La Gloria; el otro se efectúa al
participantes, en caso de haberlos, se comportan con indiferencia mismo tiempo bajo la dirección del H-Men o chaman, pero ante
como SI asistiesen a un acto de simple distracción. un altar especial que se improvisa en el otro salón de la iglesia que
Respecto a las ceremonias religiosas de carácter comunal, la se destina al público. De este modo, aunque las dos formas del
ritual participan en la misma ceremonia y tienen en común
oAoíóatom que se realiza en cada muchos elementos, la distinción entre ellas es siempre observable;
pueblo por el tiempo en que se esperan las primeras lluvias; si podría decirse que los dos contextos se desarrollan en planos
estas se a rasan demasiado y la ansiedad sube de punto, entoncel semejantes que se mantienen siempre paralelos.
se repite la ceremonia en la cabecera, con la participación de los
vecinos de todos los pueblos que integran la subtribu. Es de Solamente los ritos agrícolas más sencillos que rediM el
advertirse que, tanto en esta ceremonia como en casi todas las milpero por sí mismo son los que se hacen al aire libre. Asi, las
demás, se procura tener en cuenta a los "vientos" y espíritus ofrendas que el milpero hace a los yuntzilob cuando selecciona la
adversos a los que corresponde tma porción reducida de las parcela que ha de sembrar, lo mismo que las que dedica al
ofrendas. anunciar la quema y las que corresponden a los primeros ocho días
de siembra, se hacen siempre en el propio terreno de la milpa. La
primicia que es la ceremonia en la que se dedican a los dioses los
El contexto de los dos rituales. primeros frutos del maizal, se compone de dos partes: una de
carácter católico, se hace ante el altar doméstico rezando las
Los nativos reconocen la distinción entre las deidades paganas y oraciones correspondientes; la otra, pagana, se efectúa al aire
términos de sus diversos orígenes históricos, libre, precisamente frente a la entrada de la iglesia familiar o de la
e os atributos y poderes especiales que caracteriza a cada propia casa.
304 los elegidos de Dios

Dado que los yunUilob o dioses paganos tienen como funciones


principales las de cuidar los montes y proteger las milpas, los
indígenas tienen tratos más frecuentes con ellos durante el ciclo
^grícola. Ya hemos visto que el ciclo de ceremonias paganas se
desarrolla de modo paralelo al crecimiento del maíz. Sin embargo,
en t^as estas ceremonias se tiene presente a Dios y santos
católicos, los cuales reciben, también, su parte de homenaje. Se
recitan las seis oraciones de la doctrina cristiana y la cruz está
siempre presente, recibiendo parte importante de las ofrendas; el
acto de persignarse al iniciar y al terminar toda ceremonia es
esencial.
Desde luego, es de reconocerse que resultan predominantes en
todas las ceremonias los elementos católicos. Es fácil de ver que
las oraciones cristianas entran en todas las ceremonias paganas en
tanto <,ue las oraciones mayas no se citan nunca en las ceremonias Troje de maíz mostrando la manera de acomodar las mazorcas con la
Mtdhcas; ademas, buen número de ceremonias católicas no punta hacia abajo.
incluyen elementos paganos de ninguna clase. Las ceremonias y
ntw catolices se practican en todo el curso del año con los m¿
en ^ enfermedad, en tiempos de sequía,
d^cirTT
del ciclo de vida, asi como en casos de aflicción o divei^as
peligro
de ayuda
A y de consuelo. La misa que
® se efectuó en aantos
y a lo® busca del
en
poyo divino antes de asaltar un campamento chiclero, es ejemplo
fl- f®?^"oiones
inminente.^ofrendasquede sevelastoman en ante
y atoles esoslacasos de peligro
cruz familiar son
artos de rutina diaria. El ritual cristiano ocupa lugar principal en
■ I ^o en
puertos lestas, pequeñasInclusive
la cabecera. y grandes, que se
los bailes efectúandeentoros
y corridas los
wnen ese carácter sagrado, pues, todos los participantes deben
j ritual católico
3ctos del iglesia antes
están de iniciar
siempre a careo sus
del
cri^anaa^^'^T ^ ^gulcn entrenado en recitar las oraciones
9" es el i'f"meo que sabe
oue Joslasdeloraciones
ritual maya corresponden
paganas al H-Men
correspondientes. Armazón en forma de toro que se emplea en las "corridas" de la fiesta del
Santuario.
Llevando las ofrendas al templo de La Santísima en X-Cacal.

Extrayendo los panes sagrados del pih u horno subterráneo que se


ofrendan en la ceremonia del okotbatam. Participan por igual jefes y
gente común según se ve en la foto; la indumentaria es la misma.

■'íPÍI®: '' • » t' >.VV«^Í '.IL-

Los "elegidos de Dios" orando de rodillas frente a la iglesia de "La


Santísima". (Cortesía de Helga Larsen).
Cuerf»o de músicos acompañando una procesión religiosa en el Santuario.
Pequeñuela con su collar de amuletos para
prevenirla de los "malos vientos".

El escriba Yum "Pol", el más intelectual de los hombres del


grupo. En su poder encontré la versión de un Chilam Balam al
que se ha dado el nombre de Tusik por ser allí donde se
guardaba. Veinte años después de tomada esta foto fue
asesinado por atribuírsele maleficios de brujo.
tili»-"
■tít" 1" í, ■"? ji
• ■■■^■ ■; v.'
Ji. i.r~'^'
"JU vj
■ -J

a •■

-•-■Ja'-.t

í': ' ji.i!ffiMwat^aiávh¿;r.w.N—..


< • ■ -' ''*1 • '''*• '"l »'T"^ '
i ■. . Jy] - f* t.
.t-.- -Vví' •••••^-' • ■ -V ' í. .i70:-:%-T V -'t y.

is*w«=^srsi?

^'.M

Plaza de Tusik moatrando la torre donde está el tanque de P.t n


^rsupe a todo el pueblo. La choza que ae ve al centro es la tgleata. El
Aspecto actual del templo de "La Santísima" en el Santuario. La choza antiguo pozo que se ve en primer término ha caído en desuso.
inmediata es El Corredor" que se emplea como sala de asambleas.

z -jí-/ • rt. o -ij-irv^Ar.- -■ v ;••..• ■/ • •: • .• ••.


.•v'-..-:f/0: v:íí: :-, .« ■.- .;• ,v.v
..V r,u ^ -L . Íí^ ;l_i -'.y^5^;- '¿^ •, ■"_ . ;•. ■; ; . iy

■y i^d
.^y;. mmm

Aspecto de los cuarteles que rodean el templo de "La Santísima' Postado de la plaza decon
Tusik. Nótiíse elCarrillo
Valladoíidv tipo deHuerio.
autobuses que lo conectan
etnografía de los mavas de Quintana Roo 305

El H-Men tiene también a su cai^o la atención de las enfermeda


des que se supone provienen de castigos que envían los dioses y
espíritus paganos.
Corresponde a los hombres mayor responsabilidad en todo lo
concerniente a la conducción de las ceremonias, tanto católicas
como paganas. Las mujeres participan en muchos casos, cooperan
do en la preparación de ofrendas y, a veces, en los propios actos
del ritual. Las únicas ceremonias en que se les excluye, son las de
carácter pagano que están a cargo del H-Men. No se practica la
continencia ritual en periodos ceremoniales, ya sea cristianos
como paganos. La única excepción de que tuvimos noticia fue la
que correspondió al H-Men de Tusik durante su aislamiento
Tipo de casas de Tusik que muestran el cambio entre lo tradicional v lo exorcístico que ya hemos mencionado.
moderno.

Los altares.
r»f p

Aparte de ocupar lugares distintos, los altares que forman el


centro del ritual, son adornados de manera diferente según que
correspondan al contexto católico o al pagano. En el lenguaje
ceremonial ambos altares son mencionados con el nombre de
sahuy-mesa (santa-mesa); en realidad, semejan una mesa rústica
de forma cuadrangular y hecha de troncos. Por lo común tiene las
siguientes medidas: 0.90 m. de alto, 0.80 m. de ancho y 1.50 m.
de largo. Están orientados de modo tal, que los devotos y
oficiantes miren siempre hacia el oriente. Dada la especial
significación de estos dos tipos de altares,^ nos ocuparemos a
continuación de dar una mas amplia descripción de ellos.

Los altares del ritual cristiano.

El altar que corresponde a los actos de carácter católico, puede


Escolares de Tusik. El que aparece a la izquierda es el maestro, nieto del ser de tamaño mayor e, inclusive, construido de mampostería; por
Teniente Sulub. lo menos, tal es el caso del altar que se encuentra en la iglesia de
306 elegidos de Dios etnografía de los mavas de Quintana Roo 207

X-Cacal. Además, estos altares del ritual católico son los únicos ''caliente". Las frases ziz u cuch (de carga fría) y chocó cttch (de
que se construyen de manera permanente en todas las iglesias y carga caliente) sirven para expresar esas categorías. Esta clasifica
oratorios; ocupan la parte más sagrada que recibe el nombre de ción no está basada en la temperatura real del objeto, sino en
"La Gloria". Es en ese altar que se encuentran las cruces y se conceptos tradicionales. Es así como una bebida o cualquier otra
depositan las velas y ofrendas que llevan los devotos. Además, se cosa puede ser "caliente" no obstante realmente revele lo
procura adornarlo de modo vistoso, utilizando para ello papeles y contrario. Por otro lado, se cree que las medicinas "fiías" son
cintas de color, espejitos y conchas marinas recogidas en las playas buenas para fiebres y las "calientes" para los estados de
de Tulum; algunos le añaden una especie de palio que se hace de enfriamiento; que los hombres de naturaleza "fría" no son aptos
manta y bejucos, dispuesto en forma de arco; los nativos le llaman para hacer fuego mediante la frotación de dos maderos o, también,
toldo. El que adorna el altar de la cabecera es el más elaborado y que los de naturaleza "caliente" ahuyentan a las abejas que gustan
suntuoso; allí la manta ha sido sustituida por tela ahulada y sedas de las cosas frescas. La clasificación suele basarse en la simple
de color rojo. En los días de ceremonias especiales, se les agrega observación y, además, en "pruebas" muy sencillas; así, como la
adornos de flores o ramas de las plantas llamadas chaczikirit sal es "fría", se considera que una persona es de igual categoría si
balaniy Xíaty albahaca y otras de olor agradable. En general, puede guardar en la mano un fragmento de ella sin que se derrita
pu^e decirse que el altar de estas iglesias no es sino réplica o humedezca. En el caso de las plantas ya citadas, se les considera
regional de los altares que existen en los templos católicos de "fiías" por conservar su verdor en tiempos de sol. Ya sabemos que
Yucatán. la razón de ser escogidas para adornar el altar de los yuntzüob, es
porque a éstos les gustan las cosas de frescura; de hecho, siempre
buscan para residir la frialdad de las cuevas y cenotes, así corno los
Los altares de los dioses paganos. lugares de frondosa vegetación. Finalmente, no obstante ser altar
de los yuntzilob se debe poner en él una cruz pequeña como
^En contraste con lo anterior, el altar de los dioses paganos es representante del Dios Supremo.
más bien humilde y descuidado. Se le construye de modo
improvisado en la parte de la iglesia destinada al público y, por lo
tanto, de menos ambiente sacro. Allí permanece solamente el Las ofrendas.
tiempo que dura la ceremonia; después se le desarma sin darle
^yor importancia. Su adorno consiste únicamente de ramas de Como en el caso de los altares, las ofrendas presentan algunas
habin y de xiat atadas en sus bordes en forma de arcos; además, diferencias según la clase de dioses a quienes se dediquen. En
en lo^ que forma la mesa se distribuyen profusamente hojas de general, consisten de comidas y bebidas diversas. También es
chaca, halal y kanan. Estas plantas son preferidas a todas las distinto el incienso que se emplea en cada contexto; en el de
demás no por su aroma o apariencia, sino porque pertenecen a la carácter católico se usan alucema y romero, en tanto que en el
categoría de cosas frías" que son las que gustan a los yuntzilob. contexto pagano se emplea el pom, que es el incienso nativo. Las
Sobre rato último, nos parece pertinente añadir que, en concepto jicaras y vasijas de barro son las preferidas para poner las
e los indígenas, casi todo cuanto le rodea (hombres, animales, ofrendas, no obstante disponerse de vasijas más vistosas de
p antas, comidas, etc.) está considerado de naturaleza "fría" o procedencia industrial.
etnografía de los mayas de Quintana Roo 309
308 los elegidos de Dios

Las ofrendcts a los dioses paganos. que se abre en la tierra. Según su importancia y modo de hacerlos,
se dividen en cuatro clases, a saber;
Las ofrendas que corresponden a los yuntzilob son más noh-uah (gran pan) es el 'pie se prepara sobreponiendo v^as
especializadas y preparadas con mayor esmero; algunas de ellas se tortillas gruesas que se cubren por un lado de una pasta de zikil^ el
consideran tan sagradas e importantes que requieren ser prepara número de estos panes se limita siempre a cuatro: el primero se
das por los hombres en la propia iglesia y de acuerdo con una compone de 13 tortillas y los demás de 9,8 y 7 respectivamente.
técnica culinaria distinta de la usual. Además, se procura que la Además, en la parte superior de cada pan se marca con el dedo un
mayor parte de la carne usada en estas comidas sea de anímales número igual de depresiones, las cuales han de estar dispuestas en
silvestres, como el venado, jabalí o pavo. La razón de esta forma de círculo, en el centro del cual se graba, de igual manera,
preferencia se debe a que tales animales (criados por guardianes una cruz y, finalmente, se rellena todo de zikil Los puntos
sobrenaturales y en contacto con los yuntzilob del monte) son
dispuestos en círculo se llaman los ojos del pan {u yic ua ).
considerados de mayor pureza que los criados por los hombres; es
por ello que, en el lenguaje ceremonial se les llama suhuy alakob, Yal-uah (pan en divisiones). De este pan se hacen bastantes en
que es como decir "animales domésticos sagrados". Para obtener número indefinido; difiere del pan anterior en que cada uno se
estos animales se organizan cacerías antes de cada ceremonia compone de seis tortillas solamente con igual numero de ojos ,
importante; en los casos de ceremonias privadas es posible pero sin la marca de la cruz.
posponerlas temporalmente hasta que el individuo logre cazar la
pieza que necesita. Ahora bien, en caso de no conseguirla y de que Tuti uah o noox uah (el pan que completa o si^e de
los dioses le estén pidiendo su "comida" con urgencia, entonces, cuña).-Como su nombre lo indica, estos panes
el interesado puede limitarse a ofrecer gallinas guisadas solamente. ofrenda completa. Son plenos y en
Las aves usadas en estas ocasiones deben ser purificadas, es decir, componen de una sola tortilla enrollada con ziktl en el centro.
convertidas en suhuy alakob antes de ser utilizadas; para ello se
les lleva frente al altar, donde el H-Men les echa en el pico un Nabal-uah. Estos son los panes de
poco de la bebida sagrada llamada cáliz o vino. con menos cuidado. Se hacen mezclando todo el zacan y el zikil
Para estas comidas ceremoniales, la carne es cocida en un caldo Xa"tes. Su número es variable y son los que se emplean para
espeso llamado kol, el cual se prepara con masa de maíz, preparar las sopas.
añadiéndole achiote, pimienta, clavo, orégano, ajo y sal. Este caldo
se aprovecha luego para desmenuzar en él unas tortas de maíz Todos estos panes se deben preparm dentro de la iglesia; su
Uamadas nabal uah\ la mezcla que se obtiene es de consistencia elaborrción ha de estar a cargo de hombres exclusivamente y bajo
pastosa, se le llama sopas y sólo se come en las ceremonias L Lección del H Men o chaman. Ademas, las tortdlas de que se
paganas. La carne se pone aparte, en jicaras o platos de barro. colonen se han de hacer a dos manos y no al modo común sobre
La comida anterior va siempre acompañada de ciertos panes de LTCqueta y en hojas de plátano. Las mujer^ tienen a su cargo
forma y calidad especial, los cuales se preparan con masa de maíz el trLai^de cocinar la carne y preparar el W; esto lo han de
(zacan) y pepita de calabaza molida (zikil). Estos panes son Ler aparte de los hombres en una casa cualquiera cercana a la
envueltos en palmas de guano y cocidos en un horno llamado pib iglesia.
etnografía de los mayas de Quintana Roo 311
310 ios elegidos de Dios

Las bebidas ceremoniales que acompañan a estas ofrendas son expresado en la figura 8 que aquí se incluye. Cada
dos: el zacá y el cáliz o vino, ambas de carácter "frío". La es representado por una columna pwalela a la "«r®- P.
primera se prepara diluyendo en agua fría masa de maíz cocido sin superior presentamos una tercera columna con os e ^
cal. El cáliz"o vino es una simple mezcla de agua y miel; para ello todo el complejo religioso. Desde luego, es fac.1 de ver
se prefiere la miel silvestre llamada ehol cah, la cual se considera
de clase fría . Esta bebida sustituye al balché usado entre los
predominio de los elementos católicos dentro del sistema.
mayas de Yucatán; los indios de Tusik explican esta sustitución
diciendo que se debe únicamente a la escasez de la planta
necesaria para su preparación. Sin embargo, es posible que sea un
rezago de la dura prohibición impuesta sobre el balché por las
autoridades eclesiásticas de la época colonial, que la consideraban
altamente intoxicante y ligada al viejo paganismo indígena
(Sánchez de Aguilar, 1937, p. 36).

Las ofrendas del ritual cristiano.

iUs ofrendas que corresponden al ritual cristiano consisten en


atoles y comidas preparados al modo común por las mujeres. La
c^e que se emplea en ellas puede ser de animales domésticos o
sUvestre^ la calidad de mhuy alak es cosa que no importa. Las
ceremonias que comprenden los dos tipos de ritual (como en el
okotbatam, por ejemplo), los dioses cristianos reciben como parte
de su ofrenda, algunos de los panes llamados yaluah que se
preparan para XoByuntzUob. Por otra parte, en algunas ceremonias
comunal^ se reseca para ellos, exclusivamente, y como cosa de
piámera importancia, una clase de tortilla gruesa hecha de zacatt y
mal; se le llama oxdias (de ostia) y, también, chuhux-uah (pan
dulce). Por lo regular, se prepara en número de tres o de cinco y,
^ terminar la ceremonia, se reparte en pedacitos entre los
asistentes.
La lanera ^ en que las dos clases de ritual participan en el
comp ejo religioso de estos indígenas, puede verse más claramente
Fig.8

RELACION DE LOS DOS CONTEXTOS RITUALES


DENTRO DEL COMPLEJO RELIGIOSO

XI

LAS CEREMONIAS AGRICOLAS

Doh'onal Ceremonias
Nota preliminar

Las ceremonias y ritos conectados con los montes y el


desarrollo de la milpa corresponden, principalmente, al contexto
del ritual pagano, aunque sin faltar en ella elementos dd ntu
católico que, como ya quedó asentado, intervienen en todo acto
religioso; desde luego, la cniz está siempre presente lo mismo que
las oraciones del culto cristiano. • * „ lo
Para estos indígenas es evidente que todo cuanto existe en la
naturaleza pertenece a los dioses, r^ón por la cual se ^
su permiso y ayuda para poder usufructuar ®
oue desde el inicio de las tareas de la milpa, invoca la presencia

les expresa
exoresa su gra acompañada
gratitud con ofrendas de unEn acto
especiales. religioso
realidad,
RTUAL CATOLICO
cada Jacíi se toman en cuenta, también, los
"V™" o" espíritus malignos con los que conviene estar en
buenos términos. j,„.„olla v el temor al fracaso genera
ansSni cer™lnias se hacen más elaboradas y las ofrendas
«ta;de importancia. Los ritos que acompañan las primer^
LrTr
tareas talar,
,4 quemar, semblar) seoraciones
limitan acristianas
simples ofrendas de
de parte del

Smüpero. Más adelante, conforme la milpa va llepndo a su


f3crítico, los ritos se hacen más complejos, hasta culminar con
313
314 los elegidos de Dios etnograjia de los mayos de Quintana Roo 315

el okotbatan comunal, que es la más costosa e importante de todas O guardianes del monte, quedan enterados de que ya el terreno
las ceremonias. estará ocupado por un hombre amigo y, desde luego, deberán
En general, las ceremonias a cargo del H-Men presentan cuidarlo y evitar allí culebras y otros animales dañinos; también
siempre ciertos aspectos fundamentales, como son: la esmerada deberán influir para que los árboles que se han de talar no
preparación de comidas y bebidas especiales que se ofrecen a los opongan tanta resistencia ni hagan daño alguno al agricultor. Por
dioses; la invitación a los yuntzilob y deidades cristianas para su parte, éste no ha de talar más superficie que la que espera
sisistir al disfrute de este banquete; la entrega formal de las sembrar. De lo contrario, los kuilob kaxob podrían (^tigarlo por
ofrendas mediante oraciones especiales; intervalo de unos veinte o haber cortado árboles que todavía pudieron s^uir viviendo.
treinta minutos para que los dioses y espíritus invitados consuman Por lo común, talar el monte es tarea fácü si se tiene la ayuda
la "gracia" o esencia inmaterial de las ofrendas y, finalmente, la de estos guardianes; de lo contrario, podrían ocurrir accidentes
distribución de lo ofrendado entre los participantes. Como sólo ocasionados por los árboles que caen. Sobre este punto, no faltan
existen dos H-Menob en todo el cacicazgo, las ceremonias que nativos que crean que los árboles pueden actuar a voluntad con
realizan presentan las mismas características en todos los pueblos. propósitos de maldad; así, un informante nos planeaba que, en
A diferencia de lo observado en Chan Kom, Yucatán, no se cierta ocasión, tuvo que recurrir a la ayuda del H-Men pai^ lograr
practica en X-Cacal el rito de purificación mediante aspersión de apaciguar a los árboles que talaba, pues, todos se e querían caer
agua bendita al terminar leis ceremonias, no obstante existir la encima y daban muestras de estar bastante molestos.
creencia de que los yuntzilob pueden causar enfermedades con los La simúeme ofrenda ceremonial es la que tiene lugar la
"aires" que dejan a su paso. Se efectúa, sin embargo, cada dos mUpa cmndo llega el tiempo de quemar el monte que se ha t^ado
años, la ceremonia exorcística llamada u-lohol ah-kín que sirve Entices la ofrelda consiste de siete jicaras
para limpiar al H-Men de toda la contaminación mágica que en el suelo, frente a una pequeña cruz de madera.
hubiese adquirido en el ejercicio de su profesión. Como este es un es hecha por el propio milpero, quien, puesto de reídlas, recito
asunto que interesa a la comunidad, todos los vecinos comparten L Semes oLLes cristianas: PadrenuesUo, Avemana, a
los gastos y cooperan en los trabajos correspondientes. Salvefdí Credo, Yo Pecador y Señor mío
de oraciones es conocido con el nombre de payalcla o rezo, y es
de rigor saberlo a toda persona a u ta. «1 CichceUm-
El ritual de la milpa. F1 nhieto fundamental de esta ceremonia es pedir al Uchcetem
Yul
. írmande®,. al kakal:.^zon-ik (fueg^remohno-mnto)
del monte talado. Como ya sabemos, eso