VIDA

Y

LIBERTAD

REVISTA DE REVISTAS Nº 8
OCTUBRE 8 DE 2010

SOLO LA LIBERTAD DA SENTIDO Y GARANTIZA LA EXPERIENCIA SAGRADA Y DIGNA DE LA VIDA

Sólo rompiendo silencios se puede hacer algo de luz

ESPECIAL: LAS MIRADAS DEL PRISMA
“LA VERDAD ES COMO UN PRISMA CON SUS CARAS CONTRAPUESTAS; SI MIRAS UNA SOLA PERMANECES EN LA OSCURIDAD, PERO SI DESPLAZAS TU MIRADA HACIA LA VARIEDAD MULTICOLOR DE LAS OTRAS, SE COMIENZA A HACER EN TI LA LUZ QUE TE ACERCA A LA VERDAD”.

CONFUCIO

POR LAS RUTAS DE MI LOCOMBIA MACONDIANA ESPECIAL: OYE, MEN. NO LE PEGUE A LA NEGRA

ESA NEGRA SE ME RESPETA

Las pruebas del Procurador contra Piedad Córdoba
Por La Silla Vacía

El Procurador destituyó a Piedad Córdoba y la inhabilitó durante 18 años para ejercer cargos públicos. La mayoría de las pruebas son relatos de conversaciones de guerrilleros supuestamente con ella. Pero no prueba que realmente ella haya dicho eso o que de sus declaraciones se pasara a actos concretos. Queda la duda si lo que está sancionando son sus opiniones políticas.

En abril pasado, el procurador Alejandro Ordóñez le dictó pliego de cargos.
―Cuando tomé posesión del cargo dije que era menester que el país llorase por los dos ojos‖, fue como el procurador Alejandro Ordoñez inició su rueda de prensa sobre el fallo contra Piedad Córdoba. El fallo [1] que destituye e inhabilita a la senadora liberal para ejercer cargos por 18 años es el primero que profiere un Procurador contra un congresista activo, que no ha sido condenado previamente por la Corte Suprema, y que es por Farc-política. La decisión reitera la mayoría de argumentos que el Procurador planteó en el pliego de cargos de abril pasado. La prueba principal son los correos electrónicos encontrados en los computadores de 'Raúl Reyes', después del bombardeo a su campamento en febrero de 2008. Todos estos mensajes reposan en documentos de Word. La evidencia que utiliza el Procurador para concluir que Piedad es 'Teodora', 'Teodora de Bolívar', la 'negra' o la 'negrita' mencionada en la correspondencia entre los guerrilleros es que los temas, fechas y lugares mencionados en los correos coinciden con la agenda de la senadora. Por ejemplo, cuando en un correo se menciona que 'Teodora' estuvo en Venezuela, el Procurador corrobora con el DAS que en esa fecha Piedad visitó el vecino país. Lo mismo cuando 'Teodora' dice que se reuniría con el guerrillero Simón Trinidad en su cárcel en Estados Unidos, Piedad Córdoba estaba allí. En lo demás, simplemente traza coincidencias. Lo que no prueba de manera contundente es si los mensajes que supuestamente suscribió Piedad efectivamente los escribió ella. La defensa de Córdoba considera que las pruebas en las que se basa todo el expediente son nulas. Por un lado, afirma que los computadores fueron sustraídos de otro país de manera ilegal y, por el otro, que no se siguió la cadena de custodia en el manejo de estos. El Procurador desestimó estos argumentos diciendo que la Interpol conceptuó que los archivos de los computadores no fueron modificados. Sin embargo, la certificación de la Interpol se dio pocos días después de

la Operación Fénix, pero de ahí en adelante, ha habido mucha polémica sobre la debida custodia de esta información que ha sido ampliamente filtrada a los medios. La mayoría de los mensajes que cita el fallo datan principalmente de finales de 2007, cuando Córdoba adelantaba una labor de mediación entre el Gobierno y las FARC. Pero el Procurador también aporta pruebas más recientes. Más allá de lo que dicen los mensajes y conversaciones, el Procurador no prueba qué de todo lo que los guerrilleros hablaban de Córdoba o decían que ella había dicho realmente sucedió, ni cómo se benefició ella de su relación con las Farc más allá de lograr las liberaciones de los secuestrados. La Silla Vacía leyó las 140 páginas del expediente y éstas son las pruebas del Procurador contra Piedad Córdoba, que suscitan un debate de hasta dónde la senadora realmente promovió y colaboró con las Farc como lo concluye el Procurador - y hasta dónde se trata de judicializar sus opiniones políticas, por más antipatriotas, chocantes y hasta subversivas que suenen.

Los cargos

Piedad Córdoba fue mediadora entre las FARC y el gobierno de Álvaro Uribe. Su misión terminó abruptamente, pero siguió participando en liberaciones. Uno de los correos que supuestamente Piedad, bajo el alias de Teodora, intercambia con Raúl Reyes, le habla sobre el "revuelo que ha causado la reunión" con él.
1. Haber instado a las Farc para que fuera hostil contra miembros de partidos políticos y demás servidores públicos y haber acordado con las Farc estrechar sus relaciones con miras a apoyar un nuevo gobierno, con la ayuda de gobiernos de otros países. El fallo hace referencia a un correo electrónico de 14 de septiembre de 2007 de Raúl Reyes al Secretariado: "Piedad (...) está feliz y considera llegado el momento de estrechar sus relaciones con las FARC con miras a apoyar un nuevo gobierno, donde La Negra contaría con la ayuda de Chávez y las FARC sería la parte principal. La Negra se reclama socialista, bolivariana, chavista y amiga de las FARC. Odia a Petro, Navarro y los dos Garzón por inconsecuentes (...)‖. Según el Procurador, la ―inconfundible y elevada apatía‖ de Piedad y ―los epítetos altamente descalificativos contra los miembros de la clase política y servidores públicos, muestran que son serias y directas sus aspiraciones de estrechar relaciones con el grupo de las FARC con miras a apoyar un nuevo gobierno, así como generar hostilidad del mencionado grupo insurgente contra las personas que se mencionan‖. En otro mensaje de 'Teodora' a 'Raúl Reyes', ésta le dice: "¿Tú sabes las puertas que se abren?, me explico, en términos de una gran constituyente de Colombia, si ustedes son en este momento los grandes protagonistas y eso lo sabe Uribe, el país está esperando quien lo redima. Pues sí, yo me molesto porque los ricos de Colombia se enriquecen más hoy, de cuenta de Venezuela, pero qué tal, que se volteara la torta y Chávez dejara de comprarle a Colombia y quebrara a todos esos tipejos. ¿Saben ustedes lo que tienen en las manos? (...) yo soy PATRIA O MUERTE". 2. Haber emitido consejos a las Farc relacionados con no enviar videos de secuestrados a cambio de

grabaciones de voz de los mismos con el fin de adoptar una mejor estrategia de las Farc en función de sus objetivos. Los actos de Piedad Córdoba también incluyeron – afirma el Procurador – consejos y asesorías a las FARC. "Es muy importante que pienses en no enviar videos, sino grabaciones de voz de los retenidos", habría escrito a las FARC sobre las pruebas de supervivencia de los secuestrados. Sin embargo, los mensajes de los secuestrados que a cuentagotas enviaron las Farc a medios de comunicación siempre llegaron con cartas, fotos y videos, nunca con mensajes de audio. En otro mensaje enviado por Raúl Reyes, éste asegura que Piedad le manifestó "que Ingrid está flaca pero siempre fue flaca y que no se va a morir de eso". Sobre esto, dice el Procurador en el fallo: "Se trató de una clara colaboración tendiente a instruir a este grupo para que aprovechara de mejor forma las pruebas de las personas secuestradas (...) Estas actitudes nada tienen que ver con gestiones en procura de la liberación de unos secuestrados. Por el contrario, corresponden a las de una persona que directamente colabora con el grupo armado insurgente".

3. Haber dado informaciones a las Farc sobre posibles donaciones de gobiernos extranjeros a departamentos extranjeros. En otro mensaje, Raúl Reyes cuenta que Piedad le mencionó una suma de dinero que Chávez donó al Chocó y la posibilidad de que 260 millones se consignaran para la organización. ―La Negra con gran felicidad me contó de una gruesa suma de dinero donada por Chávez para el Chocó, con lo cual pienso posible conseguir los 260 millones de nuestro plan (...)‖, le habría escrito el 13 de septiembre de 2007 Raúl Reyes a Iván Márquez. Para el Procurador, ―los comentarios que ella le hace conllevan a reales y efectivas expectativas para la organización delincuencial (...)". Sin embargo, no hay niguna prueba sobre si el dinero efectivamente entró a ese departamento. 4. Haber dado precisas instrucciones a las Farc respecto de su estrategia a seguir distintas a las que tenían que ver con la liberación de los secuestrados. De acuerdo con el fallo, Córdoba tendría un equipo de abogados asesorando a 'Simón Trinidad' y otros miembros de esa guerrilla que están presos. Nuevamente, la prueba de esta afirmación es un mensaje entre ella y las FARC: "El martes salgo para Washington, voy a lo de Sonia y Simón T., crean en mí, ya tengo en mi poder el fallo sin sentencia del primero proceso de Simón, me lo envió el Fiscal, ya lo estoy estudiando, me dijo que para hacer propuestas, tenemos en compañía de otra persona de la línea, tres abogados trabajando y me reúno el miércoles con ellos, más el abogado de Simón (...)". 5. Haber dado instrucciones y solicitado a las Farc que suministraran pruebas de vida de los secuestrados con el fin de favorecer gobiernos de otros países. ―Hay que catapultar a Chávez antes del 2 de diciembre, debe ganar sobrado la reforma constitucional POR ESO CON TODO RESPETO, YO, me atrevo a pedir pruebas de vida, para que mi comandante Chávez, se las muestra al mundo (...)‖, la sugiere Córdoba a Raúl Reyes en un mensaje de 27 de octubre de 2007.

Sus declaraciones
6. Haber efectuado declaraciones en diferentes actos públicos y ejercer actos de promoción con el fin de favorecer los intereses de las Farc. El Procurador destaca los siguientes hechos para concluir que aunque no entra a debatir si estas declaraciones son o no constitutivas de una falta disciplinaria sí demuestran ―un elemento común‖ entre las Farc y Córdoba y que la senadora ―siempre tuvo plena disposición para querer promover al grupo armado de las Farc así como colaborar con sus integrantes‖: a. El 11 de marzo de 2007, en México, en el simposio denominado ―Los partidos políticos y una nueva ciudad‖, Córdoba invitó a los gobiernos progresistas de Latinoamérica a romper relaciones diplomáticas con Colombia. ―Venimos a decirle que los gobiernos progresistas de América Latina tienen que cortar las relaciones diplomáticas con Colombia. No puede ser posible que no se dé el intercambio humanitario. Yo me pregunto cómo es posible que los gobiernos democráticos de América Latina se reúnan con un presidente elegido por la mafia, por el paramilitarismo, por un asesino… ", dijo en México. El Procurador explica que este hecho es significativo porque en un correo cuatro días después de esta alocución en el que Raúl Reyes le pide a una Tania que suba un editorial a la página de las Farc que se titulaba ‗Así se habla Piedad‘ y otro del 23 de marzo en que Reyes elogia la postura política de Piedad. ―Estos documentos muestran que las declaraciones proferidas por Piedad Esneda Córdoba son altamente significativas e importantes para las Farc‖, dice el Procurador. Y agrega que también demuestran una ―gran afinidad con la ideología del grupo‖ y que en todo caso ―sus declaraciones beneficiaban inmejorablemente los intereses de las Farc‖. b. Un pronunciamiento en Telesur, el canal de TV chavista, en el que la senadora ―hizo un llamado a la rebeldía reclamándolo como un derecho y agregando que los guerrilleros eran de nosotros, un producto de una sociedad cerrada y excluyente que asesina‖. c. Otro acto público para celebrar la independencia de Venezuela llamado Presente y Futuro del Nuevo Bloque Regional Latinoamericano en NY el 30 de junio de 2008, en el que invitó a las nacionales latinoamericanas a romper relaciones con el gobierno de Colombia: "Ustedes nos tienen que ayudar a derrotar ese sistema mafioso que no logra que en Colombia haya democracia", dijo. d. Su participación en el Congreso de la Federación de Estudiantes Universitarios en la Universidad Nacional el 4 de septiembre de 2008, donde invitó a los asistentes a ―la subversión y rebelión‖. Más adelante, el Procurador cita textualmente la cita de Córdoba: ―Quiero decir a los jóvenes que no se pueden quedar tranquilos, que no se pueden anestesiar, que no se pueden acostumbrar a que aquí pase mucho y no pase nada…Ustedes hacen parte además de los que padecen la política neoliberal de este país, son parte de los que padecen la guerra y la militarización de este país. Y yo lo quiero invitar a la subversión, yo los quiero invitar a la rebeldía‖. e. En un acto público en el Teatro Adida en Medellín, Córdoba dijo que el país necesitaba ―Muchas María Cano vivas, muchos Camilo Torres y muchos hombres que sean capaces de resistir la lucha así como lo hizo también Manuel Marulanda luchando contra el establecimiento‖. f. Una foto de noviembre de 2007, en que aparece Córdoba con tres guerrilleros, con un ramo de flores entregado por ellos, portando una boina y abrazándose con ellos. El Procurador reconoce que Piedad estaba

autorizada para reunirse con ellos pero que lo de las flores y abrazos ―constituye un evidente y claro compromiso de querer promocionar al grupo insurgente‖. Y la prueba de ello, según Ordóñez, es un documento del guerrillero Rodrigo Granda al Secretariado donde dice que esas fotos de Chávez abrazando a Iván Márquez y de Márquez entregando flores a Piedad ―muestran que el rostro de las Farc no es el de las fieras‖. ―Esto constituyó un manifiesto y decidido compromiso de querer promocionar la organización delincuencial‖, concluye el fallo del Procurador. g. Interceptaciones realizadas con orden judicial a 52 llamadas entre miembros de la columna móvil 'Libardo García' de las Farc. Son conversaciones entre un tal Rey y Gloria, en la que hablan de una reunión política a la que fue Piedad el 11 de febrero de 2010 y en donde estuvieron presentes guerrilleros de este bloque y en donde el sobrino de uno de ellos ―está cantando‖ antes de que la senadora hable. Del contenido de las conversaciones no se deduce que Córdoba y los guerrilleros hayan llegado a algún acuerdo. h. Testimonio de Viktor Tomyuuk Tomyuuk es un ucraniano que ingresó al país en 2006 y desde 2007 se infiltró en la guerrilla y tuvo contacto con el comandante del frente 30 de las Farc, alias ‗Mincho‘. A partir de sus delaciones, el Ejército capturó a tres personas que han negado ser guerrilleros y que aún no han sido condenadas. Según dijo al procurador Tomyuuk, que entró al país como un profesor de geografía pero que al parecer era traficante de armas, estas tres personas que pertenecerían a las milicias urbanas de las Farc en Buenaventura asistieron en febrero de este año a una reunión política de Córdoba en Palmira, Valle. En dicha reunión, Córdoba quiso organizar una marcha de protesta para el 20 de julio contra las bases militares y se habría comprometido a pagar la mitad de la marcha y que el guerrillero ‗Mincho‘ pagara la otra mitad. Según Tomyuuk se lo dijo a uno de los tres que fueron posteriormente capturados y que supuestamente es el hermano de Mincho. Aunque Tomyuuk dijo que no le constaba sobre contactos directos de Córdoba con miembros de las Farc ni que hubiera estado en campamentos guerrilleros sí lo oyó de terceras personas, por lo cual el Procurador afirma que ―se deducen elementos que corroboran los vínculos de las Farc con Piedad Esneda Córdoba‖. http://www.lasillavacia.com/historia/18333

Los argumentos de la defensa de Piedad
Inconsistencias en la cadena de custodia, interpretaciones subjetivas, interceptaciones telefónicas sin identificaciones, son algunos de los elementos del fallo con los que, según la defensa de la senadora, se armó “una composición literaria” en su contra.
Para el abogado defensor de la senadora Piedad Córdoba, Ciro Quiroz, es claro que el fallo de la Procuraduría que la destituyó y la inhabilitó por 18 años, tiene el objetivo de sacarla de la vida política. En su criterio, el origen mismo de lo que el Ministerio Público consideró como pruebas está viciado y, en segundo lugar, los hechos que menciona, ―no constituyen una extralimitación de sus funciones‖. La Procuraduría inhabilitó a Córdoba por haber ―colaborado y promovido al grupo ilegal denominado Fuerzas Armadas Revolucionarias d Colombia‖. La falta, según la Procuraduría, es la que describe el Código Único Disciplinario en el numeral 12 artículo 48: ―Son faltas gravísimas… fomentar o ejecutar actos tendientes a la formación o subsistencia de grupos al margen de la Ley; o promoverlos, auspiciarlos, financiarlos… o colaborar con ellos‖. El hecho ha generado distintas opiniones a favor y en contra, pues la senadora, como lo han dicho varios analistas genera tantos amores como odios. Sin embargo, una cosa es la opinión política y otra muy distinta la valoración de derecho, que es la que debe hacer un fallo como el de la Procuraduría. Para Quiroz, el fallo carece de ella. ―Es una composición literaria, basada en pruebas inválidas‖. La defensa de la senadora pedirá el recurso de reposición al que tiene derecho ante el Ministerio Público. Sin embargo, como este lo resuelve el propio Procurador, esta sobresegura de que el fallo será ratificado y Córdoba quedará inmediatamente destituida. El paso que dará después es pedir el recurso de nulidad en el Consejo de Estado, y si no prospera, acudirá a una instancia internacional.

¿Piedad es 'Teodora' o la 'negrita'?
Las pruebas principales de la Procuraduría son los correos electrónicos que, en su criterio, fueron extraídos del computador de alias ‗Raúl Reyes‘, de computadores que fueron hallados en su campamento el 1 de marzo de 2008. El cruce de correos, según la Procuraduría, entre alias ―Teodora‖ o ‗la negrita‘ y alias ‗Daniel‘, se refiere a Piedad Córdoba y a alias ‗Raúl Reyes‘ No obstante, como consta en el fallo, la Procuraduría no trabajó con base en los archivos directamente, sino en un informe que redactó la Policía Judicial. El informe fue elaborado por el policía Ronald Hayden Coy Ortiz,

quien según el abogado Quiroz, ―reconoció que no era un perito forense experto en archivos electrónicos. No ha hecho cursos de sistemas alguno‖. En otras palabras, las pruebas son extractos de un texto, que para la defensa de Córdoba, pudo ser manipulado pues no son los originales. ―¿Por qué no nos dejan ver el contenido de los computadores para hacer un análisis con ingenieros?‖, se preguntó Quiroz.

Y la cadena de custodia…
La cadena de custodia es el procedimiento con el cual se deben manejar los indicios o evidencias en un proceso judicial. Para casos disciplinarios, como el de Córdoba, el procedimiento debe ser el mismo que para los casos penales. Para el abogado de la senadora, esa cadena de custodia se rompió, pues los computadores pasaron de Ecuador a Colombia, tras el ataque al campamento de Reyes, sin la respectiva certificación que exigen los protocolos internacionales. El abogado argumentó que entre los dos países existe un convenio que dice que toda prueba se debe verificar en el país en donde fue hallada y estas salieron de un computador que fue hallado en Ecuador y luego ―manipulado en Puerto Asís‖. No obstante, la Procuraduría respondió que tras el 11 de septiembre el deber de los Estados es combatir el terrorismo y aduce que Interpol certificó que no fueron creados, modificados ni suprimidos archivos de esos computadores. Pero también reconoce que ―no tiene bajo su custodia los elementos incautados en la operación Fénix‖. ―No se puede, con base en el argumento de la Torres Gemelas, hacer un análisis de los hechos y concluir que no se deben aplicar los tratados internacionales. O si no para qué se suscriben esos protocolos y se integran en el bloque de constitucionalidad‖, dijo Quiroz. ―¿Quién nos dice que esos textos no fueron inducidos?‖, agregó.

Sobre los viajes de Córdoba al extranjero
La Procuraduría, con base en la transcripción de los correos dedujo que Córdoba era ‗Teodora‘ porque las fechas en las que menciona que viajará a Venezuela o a Estados Unidos, coinciden con sus viajes al exterior. Los viajes a Venezuela fueron para reunirse con el presidente Hugo Chávez, y en una ocasión con jefes guerrilleros, pero con la autorización del Gobierno colombiano, pues ella hacía tareas de mediación para la liberación de secuestrados. La Procuraduría también infiere de un correo extenso que ‗Teodora‘ es Córdoba porque la comunicación menciona el viaje de la remitente a Estados Unidos y un encuentro con Ricardo Palmera, alias ‗Simón Trinidad‘, y con Nayibe Rojas alias ‗Sonia‘, y Córdoba sostuvo el encuentro tres días después de la fecha en que se envió el correo: el 27 de octubre de 2007. ―Si Piedad hubiera ido en función de guerrillera, por muy senadora que fuera, no le hubieran dado visa‖, argumentó Quiroz. ―Si visitó a ‗Simón Trinidad‘ y a ‗Sonia‘ es porque el Gobierno de Estados Unidos lo consintió‖, agregó. Para la defensa, además de que esas pruebas son inválidas por lo ya expuesto, ―los integrantes del DAS, Fernando Tabares y Jorge Lagos –quienes le pidieron perdón por haberla interceptado ilegalmente- dijeron lo mismo que decían las pruebas. En el informe que hizo el DAS, los detalles de lo que hizo y dónde estuvo se

asemejan a los detalles acopiados por la Procuraduría. Entonces, ¿cuál es la veracidad de esas pruebas?‖, dijo Quiroz.

Las declaraciones en México y la polémica foto
Además, el fallo también menciona el hecho de que Córdoba pidió, en un simposio en México, que los países de la región rompieran relaciones con Colombia, y que en un correo alias ‗Reyes‘ diera la orden una mujer identificada como Tania de subir las declaraciones de la senadora en una página de internet. Según el fallo, de esto se infiere que para las Farc las declaraciones de Córdoba ―son muy importantes‖. En el Teatro Adida de Medellín, la senadora instó a estudiantes universitarios a ―luchar contra el establecimiento como lo hizo María Cano, Camilo Torres y Manuel Marulanda‖. Por esta razón, arguye la providencia, la senadora tenía el compromiso de ―promover y colaborar con el grupo insurgente‖. No obstante, según la defensa, Córdoba contaba con el respaldo del Partido Liberal para ese viaje. ―La internacional socialista existe para defender principios democráticos. Sancionarla por lo que dijo equivale a sancionar el derecho a opinar‖, dijo su abogado. Como parte del acervo probatorio la Procuraduría se valió de la foto en la que Córdoba aparece con los jefes guerrilleros Jesús Santrich, Rodrigo Granda e Iván Márquez, que fue tomada en noviembre de 2007, mientras ella mediaba para lograr las liberaciones de la guerrilla. El Ministerio Público enfatizó en que la senadora tenía una boina en la cabeza, es decir ―una prenda característica del grupo insurgente‖. ―Chávez también se pone una boina, y por eso no se puede decir que es guerrillero, o si no Colombia no tendría relaciones diplomáticas con Venezuela‖, respondió Quiroz. ―Cuando se hace el papel de mediador se requiere de acercamientos y de gestos de amabilidad, pero eso no implica ser apologista, ni integrante de un grupo guerrillero‖, agregó. Con toda lo criticable que pueda ser la manera como Córdoba se relacionó con los jefes de las Farc, ni el contacto personal, ni una fotografía, es per se causal de falta disciplinaria, a menos de que a Córdoba se le hubiera fotografiado combatiendo, agrega el abogado.

Las 52 llamadas
El fallo de la Procuraduría reúne las transcripciones de 52 conversaciones telefónicas, entre dos supuestos integrantes de las Farc. La Procuraduría infiere que en esas conversaciones se planeó la visita de Córdoba a unos guerrilleros. Según las transcripciones los que hablan son ―NN‖ y ―Rey‖. Es decir, no están identificados plenamente. Con estas pruebas pasa lo mismo que con los correos, la Procuraduría se basó en las transcripciones, pero según la defensa, nunca oyeron los audios. ―¿Dónde están los celulares y la titularidad de los mismos? No tenemos ni idea de dónde salieron esas llamadas‖. Por esta razón, Quiroz aduce que con nombres supuestos no se pueden formular cargos, porque tampoco se pueden impugnar. ―En el derecho, la responsabilidad es directa y personal‖.

El testimonio del ucraniano
La Procuraduría tomó como prueba el testimonio de Viktor Tomnyuuk. El fallo aduce que ingresó en el 2006 a Colombia y en el 2007 tuvo contactos en las Farc con el comandante del frente 30 alias ‗Mincho‘. En su testimonio, que hizo parte del proceso disciplinario, Tomnyuuk fue preguntado que si en una reunión en Palmira, sobre la campaña electoral al Congreso, él oyó que la senadora defendiera la lucha armada. Al respecto, el ucraniano dijo: ―Más que todo la escuché sobre su propaganda electoral, hablar de elecciones. Ella quería una ayuda… No escuché en palabras de la senadora, de meter bombas; la única cosa que escuché fue organizar una marcha de protesta para el 20 de junio donde la senadora se comprometía a pagar la mitad de los gastos… la otra mitad de gastos la pagaría alias ‗Mincho‘. Eso lo dijo la senadora al hermano de alias ‗Mincho‘ y los demás presentes; pienso yo que de eso sería la posterior reunión con alias ‗Mincho‘, para concretar quién pagaba, pero confirmar no puedo‖. Sin embargo, el abogado defensor dijo que el testimonio de Tomnyuuk no puede ser tenido en cuenta, pues ―el llegó al país con la intención de infiltrarse en la guerrilla para matar al comandante de ese frente y ganarse una plata‖. La reunión en Palmira a la que hace referencia el testimonio fue en un club social, al que según Quiroz, Córdoba llegó tarde y no ―podía saber si habían o no guerrilleros‖. Según la defensa, la supuesta marcha a la que hace referencia el testimonio ―nunca se hizo‖, pues la senadora estaba en campaña. Además, agrega Quiroz, cuatro guerrilleros que después fueron entregados por el ucraniano que llegó al país con una misión de espionaje, ―han desmentido su testimonio‖. Por último, la defensa no se explica cómo la Procuraduría basó su fallo en pruebas que fueron obtenidas de un proceso en la Corte Suprema de Justicia, ―cuando la Corte no ha abierto ninguna investigación formal. Además, ¿por qué compulsó copias, si se supone que la Corte ya las tiene?‖. ―¿No será que, en vista de algunas circunstancias que tienen que ver con él, lo que quiere es presionar al Alto Tribunal?‖, preguntó el abogado. http://www.semana.com/noticias-nacion/argumentos-defensa-piedad/145283.aspx

La Senadora, el Procurador y el Derecho Penal del Enemigo
El fallo contra Piedad Córdoba es un contrasentido. ¿Podría ser acusado el Procurador por Prevaricato?
Leopoldo Alberto Múnera Ruiz*

* Profesor Asociado Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. Coordinador del Observatorio Nacional de Paz y Conflictos de Planeta Paz. Ex Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional y ex Vicerrector de la sede Bogotá de la misma universidad.

Los contrasentidos de un fallo
Dentro de la vida política y jurídica colombiana resulta un contrasentido que Piedad Córdoba, la senadora que se ha distinguido por su labor incansable y obstinada por la paz, la liberación de los secuestrados y los acuerdos humanitarios, sea destituida e inhabilitada para ejercer cargos públicos durante dieciocho años por promover a las FARC y colaborar con esta organización armada. El contrasentido se acrecienta cuando tal decisión es adoptada por un procurador general que se ha distinguido por su falta de ecuanimidad y por supeditar el cargo que ejerce como principal agente del Ministerio Público, y las funciones correspondientes, a su ideología político-religiosa. En el fallo disciplinario, el procurador reconoce las labores realizadas por Piedad Córdoba, al menos en lo atinente a la liberación de los secuestrados, como algo evidente: "de público y notorio conocimiento"[1]. Desde luego, a renglón seguido, afirma que tal contribución no justifica los actos que le imputa y por los cuales condena a la Senadora. Al procurador Ordoñez no le interesa aclarar o explicar jurídicamente esta primera parte del contrasentido, pues en todo el fallo supone que el comportamiento que le atribuye a Piedad Córdoba está orientado a colaborarle a las FARC en su estrategia bélica y a promover su propuesta político-militar. Es obvio que dialogar con las FARC y ayudarles para que sean liberados los secuestrados o para que suscriban acuerdos humanitarios difícilmente puede ser considerado como una falta disciplinaria, un delito o un crimen de lesa humanidad. Aunque en el país de los contrasentidos todo es posible.

Porque lo digo yo
Al calificar el aborto (cuya legalidad es reconocida en forma amplia o restringida en más de noventa países del mundo) como un delito de lesa humanidad, el Procurador reveló el trasfondo ideológico de los fallos que profiere, dentro de la cruzada contra todas las causas que entran en el ámbito de su competencia y que considera contrarias a sus principios morales, religiosos o políticos. Los argumentos para considerar el aborto como un delito de lesa humanidad no tienen ningún fundamento jurídico, simplemente obedecen a sus íntimas convicciones político-religiosas[2]. No obstante, de acuerdo con el artículo 277 de la Carta Política de 1991, en primer lugar el procurador debe "vigilar el cumplimiento de la Constitución, las leyes, las decisiones judiciales y los actos administrativos"; "proteger los derechos humanos y asegurar su efectividad"; y "defender los intereses de la sociedad". La Constitución no lo autoriza en ningún artículo a utilizar su cargo público para defender sus convicciones personales. Esta es la segunda parte del contrasentido: un procurador general que en ejercicio de sus funciones privilegia la defensa de sus creencias personales y ataca jurídicamente a quienes no las comparten.

¿El totalitarismo ronda por ahí?
Las dos partes del contrasentido alrededor del fallo contra Piedad Córdoba adquieren coherencia con el uso que hace el Procurador de su versión particular del denominado Derecho Penal del Enemigo. Ésta forma parajurídica, muy utilizada por los regímenes totalitarios, e inspirada en la teoría política de Carl Schmitt, uno de los ideólogos del nacionalsocialismo, se distingue por tres elementos básicos: 1. Una ampliación evidente de la punibilidad, la cual no se aplica tanto por los hechos cometidos, sino por el peligro supuesto que representa un enemigo político, al pertenecer, colaborar o fomentar una organización que atenta contra el ordenamiento jurídico dominante; 2. Las penas establecidas o impuestas no guardan ninguna proporcionalidad con los hechos cometidos, sino con la peligrosidad del enemigo; 3. Las garantías procesales son relativizadas o suprimidas real o formalmente[3]. De acuerdo con esta doctrina, a los amigos políticos se les aplica el Derecho Penal del Ciudadano, en virtud del cual se justifican interpretaciones jurídicas flexibles y proteccionistas, no propiamente garantistas, pues este término tiene un carácter universal y se predica con respecto a todo el mundo, mientras que a los enemigos políticos se les aplican normas inflexibles y arbitrarias, legitimadas por un estado de guerra. Los amigos políticos resultan así titulares de todos los derechos y prerrogativas, mientras los enemigos políticos son convertidos en sujetos sin derechos o con los derechos totalmente disminuidos, en "no-personas". En diferentes medios se ha resaltado la benevolencia jurídica del Procurador en los casos de Mario Uribe, Ciro Ramírez, Álvaro Araujo, Mauricio Pimiento, Alfonso Plazas Vega y Sabas Pretelt de la Vega, antes de que la Corte Suprema amenazara al jefe del Ministerio Público con abrirle una investigación, y la malevolencia jurídica en el caso de Piedad Córdoba.

Sin fundamente jurídico
El fallo contra Piedad Córdoba puede convertirse en un arquetipo dentro de esta doctrina del Derecho Penal del Enemigo en Colombia. La prueba reina de todo el proceso disciplinario, el "computador de Raúl Reyes" (pues las otras, como el mismo procurador lo reconoce, son subsidiarias), fue practicada ilegalmente. Como ya se ha dicho, no se ajusta a lo establecido por los artículos 499 a 505 de la ley 600 del 2000 (Código de Procedimiento Penal) para la cooperación internacional en la práctica de pruebas. Además, en el fallo del procurador se intenta fundamentar su legalidad en cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, CSNU (1373 de 2001, 1535 y 1566 de 2004 y 1624 de 2005), que aunque hacen relación al terrorismo y a la amenaza contra la paz y la seguridad internacionales, en ningún momento autorizan a un Estado para invadir el territorio de otro Estado y mucho menos para recaudar pruebas que luego puedan ser utilizadas en procesos penales y disciplinarios. Por consiguiente, la garantía mínima de ser procesado en virtud de pruebas obtenidas legalmente no se cumple en el proceso contra Piedad Córdoba. ¡Y ni hablar de la cadena de custodia, pues se rompe en el primer eslabón!

Aunque sirviera la prueba...
La condena se le impone a Piedad Córdoba por promover supuestamente a las FARC y colaborar con ellas. Aún si se acepta lo inaceptable, la prueba ilegal, en ninguna parte del fallo el procurador se demuestra que la senadora Córdoba colaboró en la realización de actos criminales o terroristas de las FARC o promovió los mismos. Lo que se castiga es el supuesto apoyo y la supuesta colaboración con actividades o estrategias políticas del grupo guerrillero. Como afirma Luis Gracia Martín, en el Derecho Penal del Enemigo "se criminalizan, por ejemplo, comportamientos de mera colaboración con bandas u organizaciones terroristas e incluso la apología de las infracciones de terrorismo o de sus autores"[4].

Para quienes se sirven de él, "los enemigos son individuos que se caracterizan, primero, porque rechazan por principio la legitimidad del ordenamiento jurídico y persiguen la destrucción de ese orden y, segundo, a consecuencia de ellos, por su especial peligrosidad para el orden jurídico, dado que tales individuos no ofrecen garantías de la mínima seguridad cognitiva de un comportamiento personal, es decir, su comportamiento ya no es calculable conforme a las expectativas normativas vigentes en la sociedad"[5]. Como si fueran copiadas de un manual del Derecho Penal del Enemigo, esas son las consideraciones que animan el fallo del Procurador.

¿Está prevaricando el Procurador?
Finalmente, la sanción que se le impone a Piedad Córdoba no tiene la más mínima proporcionalidad con los cargos que se le imputan, pues pretenden excluirla definitivamente de la vida pública, debido a la peligrosidad que ve en ella el funcionario, de acuerdo con sus presupuestos ideológicos, y no castigarla por unos supuestos hechos que se basan en una prueba ilegal. De nuevo Gracia Martín nos ayuda a comprender el sentido del fallo del procurador: en el Derecho Penal del Enemigo "no se trata ya -como sucede en el Derecho Penal Generalde la conservación o mantenimiento del orden, sino de la producción en el entorno de condiciones soportables por medio de las cuales sean eliminados todos aquéllos que no ofrecen la garantía cognitiva mínima que es necesaria para poder ser tratados como personas. El Derecho Penal del Enemigo es la regulación jurídica de la exclusión de los enemigos, la cual se justifica en tanto en cuanto éstos son actualmente no-personas, y conceptualmente hace pensar en una guerra cuyo alcance, limitado o total, depende de todo aquello que se teme de ellos"[6]. Si bien el Derecho Penal del Enemigo explica el contrasentido que configura el fallo del procurador, constituye para la sociedad colombiana un problema político grave: no es compatible con los principios de un Estado Social de Derecho que rigen la Carta Política del 91, pues como dice Manuel Cancio Meliá, si "el derecho penal del ciudadano es un pleonasmo", el "derecho penal del enemigo es una contradicción en los términos"[7]. El funcionario que recurre a él, implícita o explícitamente, para tomar una decisión judicial o disciplinaria, puede estar incurriendo en el delito de prevaricato. El procurador debería ser investigado por la Corte Suprema de Justicia, previa acusación por parte del fiscal general. Sin embargo, en medio de los contrasentidos políticos y jurídicos del país, es probable que los investigados sean, o seamos, otros funcionarios, considerados como enemigos políticos de quien encabeza el poder disciplinario en Colombia, y de los partidos o movimientos políticos, o de las fracciones que los conforman, que lo eligieron sabiendo bien cuáles eran sus dogmas políticoreligiosos.

Notas

[1] . "En el presente caso debe resaltarse ‒toda vez que es una cuestión de público y notorio conocimiento‒, que la senadora PIEDAD ESNEDA CÓRDOBA ha contribuido en importantes liberaciones de secuestrados en poder de las FARC, flagelo que, en todo caso, ha sido causado por la absoluta e inexplicable voluntad en manos de este grupo ilegal al acudir a esta particular «forma de lucha» que tanto dolor, tragedia y daños irreparables han causado a un considerable número de familias colombianas." (Procurador General de la Nación, Fallo del 27 de septiembre de 2010, p. 91) [2] . « Materialmente el aborto es un delito de lesa humanidad: Procurador «El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, hizo una férrea defensa al proyecto de ley que busca proteger la objeción de conciencia, incluso, frente a los casos excepcionales que permiten el aborto. «"Desde luego que materialmente lo es, formalmente las normas no lo consideran así, pero sociológicamente, ética y moralmente atentar contra la familia es atentar contra la humanidad", aseveró Ordóñez Maldonado.

«Según su argumentación, esta tesis "es reconocida por los historiadores y la sufren las sociedades" y reiteró que, aunque ningún código lo establece como tal, "sociológica, histórica y éticamente, de manera indudable (el aborto) es un atentado contra la humanidad.» En: http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=1365170, consultado el 2 de octubre de 2010. [3]. Ver: Günther Jakobs y Manuel Cancio Meliá, Derecho Penal del Enemigo, Madrid: Civitas, 2003. Especialmente los artículos de los dos autores, comprendidos entre las páginas 25-33 y 57-102, respectivamente [4]. Luis Gracia Martín, "Consideraciones críticas sobre el actualmente denominado «Derecho Penal del Enemigo». En: Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología. RECPC 07-02 de 2005, p. 10. [5]. Ibídem, p. 7. [6]. Ibídem, p. 8. [7]. Óp. Cit., p. 8. http://www.razonpublica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1432:la-senadora-el-procurador-y-el-derechopenal-del-enemigo&catid=19:politica-y-gobierno-&Itemid=27

Piedad Córdoba, sanción con nombre propio
Los medios que supuestamente contienen las pruebas utilizadas fueron obtenidos, sin ningún respaldo jurídico, fuera del territorio colombiano. Eso es suficiente para dudar del sentido jurídico de la destitución y para asignarle, por el contrario, una evidente significación política.
Víctor Manuel Moncayo C.*

* Profesor emérito y ex rector de la Universidad Nacional de Colombia.

Más allá de la disquisición formalista y de las posiciones apasionadas
La decisión adoptada por el Procurador General de la Nación en relación con la senadora Piedad Córdoba, provocó en el país una intensa controversia política y jurídica. La senadora Córdoba se ha caracterizado por la abierta y vertical posición asumida frente a la organización social y económica que vive el país pero en especial por su actitud frente al conflicto. Ella ha sido la abanderada de una solución política que supere la sangrienta confrontación armada, que interrumpa la práctica del secuestro y las demás acciones contrarias al derecho internacional humanitario, y que permita transitar hacia la paz mediante mecanismos de diálogo y negociación. La sanción recae entonces sobre quien ha batallado de manera incesante por la paz y por quien ha obtenido resultados muy positivos en lo que se refiere a la liberación de los secuestrados, como lo reconoce la opinión pública, tanto la nacional como la internacional. Pero mi propósito es el de ir un paso más allá de las disquisiciones técnico-jurídicas y de las emotivas posiciones polarizadas sobre su opción política. Me propongo considerar las condiciones jurídico-políticas bajo las cuales se ha tomado esta decisión. En caso de confirmarse, ella privaría a la política de una de las voces críticas más significativas que se hayan oído en el país en los últimos tiempos. Y lo digo independientemente de cualquier valoración positiva o negativa sobre su compromiso y la forma en que lo ha enfrentado.

El Estado tiene un límite territorial que ha sido desconocido
La apreciación que quiero hacer es inseparable de algunas de las características propias de la ideología asociada a los llamados estados nacionales de derecho, bajo la cual quiere cobijarse el Estado colombiano. Dicha ideología se basa sobre la separación de poderes. En esa dirección ella busca conferirle al Procurador General y a quienes obran como representantes del colectivo popular, una condición de independencia y autonomía que, en el caso colombiano, se traduce en el principio universal de que sus opiniones son inviolables (artículo 185 de la Constitución). Sus actividades están protegidas por un fuero especial en materia penal y disciplinaria, por cuanto su juzgamiento es privativo de la Corte Suprema de Justicia y del propio Procurador General de la Nación, respectivamente. La intervención de un organismo disciplinario como lo es la Procuraduría esta reglamentada por la Constitución y la ley y, aunque sus decisiones se presumen ser la expresión del derecho y de la justicia, y tienen que ajustarse a ciertas reglas imposibles ignorar y mucho menos de desconocer. Una de ellas, propia de los Estados, es que su acción tiene como límite el territorio nacional, salvo que medien acuerdos o convenios bilaterales o multilaterales para operar o intervenir en otros Estados. Dentro de ese contexto es preciso establecer cómo ha procedido el Procurador General. Él le formuló dos cargos a la senadora: uno de traición a la patria, por el cual la absuelve; y otro de promover y colaborar con grupos armados al margen de la ley (numeral 12º del Código Disciplinario Único), que considera probado, y que da lugar a la sanción de pérdida de su investidura y de inhabilidad para el ejercicio de funciones públicas por dieciocho años.

Un computador sin mérito probatorio
Pero, ¿cuál es la fuente probatoria principal y única a la cual ha acudido el Procurador? Él mismo lo dice: los presuntos documentos contenidos en un computador o en memorias informáticas que se encontraron en el Ecuador el 1º de marzo de 2008 luego del operativo militar que bombardeó un campamento de las FARC en ese país. Sobra decir que Ecuador es un territorio extranjero. La intervención más allá de las fronteras no estuvo precedida de decisiones judiciales que la ordenaran. Fue, por el contrario, una acción autónoma que adoptó el gobierno de Colombia, cuyas autoridades incautaron en el exterior los medios materiales que, se dice, contenían las informaciones. Ellas fueron extraídas y obran como prueba en la Corte Suprema de Justicia, de donde fueron trasladadas a la Procuraduría. En el orden jurídico colombiano opera el "principio de custodia", conforme al cual los elementos materiales que son recaudados para fines judiciales deben ser protegidos de tal manera que no puedan ser alterados o modificados. Es evidente que los medios materiales (computadores o memorias informáticas) fueron recogidos en el escenario del bombardeo por autoridades nacionales, en territorio extranjero, sin que esa intervención haya contado con la autorización de la República del Ecuador, ni bajo el amparo de convenios bilaterales con esa nación, o de tratados multilaterales o decisiones de organismos internacionales de obligatoria observancia por los Estados. Siendo así, es decir, tratándose de una operación por fuera de toda decisión judicial y, más aún, en territorio extranjero, es difícil pensar que se haya respetado la custodia de los elementos materiales incautados.

La propia decisión del procurador admite la irregularidad probatoria
Esa particular circunstancia ha sido reconocida en forma expresa por la providencia sancionatoria en estos términos: "...no se trata de práctica de pruebas como las que regularmente se da en un proceso penal o disciplinario, de lo que se trató fue de un operativo militar encaminado a contrarrestar las actividades de un grupo terrorista; en el que se incautaron una serie de elementos electrónicos de los que posteriormente las autoridades nacionales extrajeron una información que comprometía a varias personas" (el subrayado no es del texto).

En consecuencia, así como desde el punto de vista militar se obró más allá de las fronteras sin la participación ni la aquiescencia del Ecuador, también se procedió de la misma manera por las autoridades colombianas a incautar unos medios materiales, que entraron luego a obrar como pruebas judiciales. A este respecto, acudiendo a la ley 6000 de 2000, aplicable al caso de la congresista como lo sostiene la Procuraduría, la justicia para operar en territorio extranjero debe someterse a estas reglas: "Artículo 500. Cooperación internacional. El Fiscal General de la Nación podrá celebrar con sus homólogos de otras naciones, actos dirigidos al intercambio de tecnología, experiencia, coordinación de entregas vigiladas, controladas o agentes encubiertos, coordinación de la cooperación judicial, capacitación, o cualquier otro que tenga propósitos similares". "Artículo 503. Solicitudes originadas en Colombia. Los jueces, fiscales y magistrados o los jefes de unidades de policía judicial, a fin de determinar la procedencia de la acción penal, de recaudar pruebas o información o cualquier otro tipo de asistencia judicial podrán concurrir o comunicarse directamente con autoridades extranjeras o por los conductos legalmente previstos. Siempre que la legislación del país requerido lo admita, podrán comisionar a uno de los funcionarios competentes del país requerido en los términos y requisitos previstos".

La anomalía manifiesta devela el verdadero carácter de la sanción
En este caso, no mediaron convenios especiales de cooperación con el Ecuador, ni se acudió a las autoridades de ese país para solicitar su colaboración, sino que se obró de facto en territorio extranjero recogiendo los medios materiales. La anomalía es manifiesta, y no se subsana por el hecho de que hasta la fecha "no ha habido organismo internacional que le haya impuesto sanción a Colombia", ni por "las disculpas que ha ofrecido Colombia", como lo aduce la providencia sancionatoria. La improcedencia de la intervención existe así el Estado colombiano no haya sido sancionado, ni se purga con la confesión y las excusas. Las autoridades colombianas (militares, policivas, de policía judicial, o judiciales) no podían incautar en territorio extranjero elementos materiales como los aludidos, y mucho menos hacerlos valer luego como pruebas en Colombia. No sólo se ha violado el "principio de custodia", sino que el recaudo de la prueba carece de todo respaldo jurídico. Tampoco es admisible afirmar que la conducta de las autoridades colombianas esté autorizada por Resoluciones del Consejo de Seguridad producidas con posterioridad al 11 de septiembre de 2001[1], pues ninguna de ellas autoriza a los Estados, en función de la persecución del terrorismo, a desconocer las fronteras territoriales para realizar acciones militares o para incautar medios probatorios. Ese aberrante desconocimiento de un principio esencial según el cual las autoridades sólo pueden operar en el ámbito de su territorio, demuestra, mucho más que las consideraciones sobre el contenido de las pruebas aducidas, que la decisión tiene un innegable alcance político, en este caso el de cercenar la inviolabilidad de la actuación de quien es miembro del Congreso de Colombia y quien, de manera ciertamente heterodoxa, tiene opiniones y adelanta acciones para alcanzar la paz por medios diferentes a la guerra.

Nota

[1] Resolución 1373 de 2001, 1535 y 1566 de 2004 y 1624 de 2005 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. http://www.razonpublica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1426:piedad-cordoba-sancion-con-nombrepropio&catid=19:politica-y-gobierno-&Itemid=27

Comunicado de la senadora destituida por la Procuraduría

"Es una muestra más de la persecución política que vengo sufriendo"
Piedad Córdoba

COMUNICADO:
Mientras realizaba mi trabajo diario como Senadora y pacifista, me he enterado nuevamente a través de los medios de información de la decisión del Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez, de destituirme e inhabilitarme por el término de 18 años para el ejercicio de mis funciones públicas. Considero que la investigación disciplinaria adelantada por el señor Procurador, no tiene respaldo probatorio, mérito jurídico alguno y menos aún valor moral y ético. Quien temerariamente me acusa y me sanciona se encuentra seriamente cuestionado por sus actuaciones contra los derechos de la mujer, la población LGBT; las operaciones ilegales del DAS; la absolución, desestimando pruebas válidas en el caso de la llamada ―Yidis Política‖, razón por la cual (en este último caso) se encuentra investigado por la Corte Suprema de Justicia, Esta actuación en contra de lo razonable, es una muestra más de la persecución política que se ha adelantado contra mí en los últimos 12 años, que ha implicado grandes lesiones a mi integridad personal y familiar, como mi secuestro, posterior exilio con mis hijos e hija, los atentados contra mi vida, las operaciones ilegales de interceptación y seguimiento de público conocimiento las cuales deberían ser la preocupación real de la Procuraduría General de la Nación. Mis abogados se pronunciarán sobre los aspectos jurídicos de forma y de fondo, ya que no puede ser este otro caso en que la Justicia quede en entredicho y al servicio de intereses ajenos a su necesaria imparcialidad. La sanción de la Procuraduría General de la Nación no modificará mis principios éticos, valores y acciones en la búsqueda de la paz con justicia social. Expreso mi gratitud a quienes han expresado su solidaridad y el repudio a la decisión, tanto a nivel nacional e internacional Piedad Córdoba Ruíz Senadora de la República Partido Liberal Colombiano Bogotá DC, 27 de septiembre de 2010 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=113829

La entrevista de Cecilia Orozco

"Asumo que me quieren lapidar"
En entrevista con El Espectador, Piedad Córdoba asegura que el procurador Alejandro Ordóñez había prometido "acabarla".

"Soy la persona más amenazada de Colombia", dice Piedad Córdoba.
A días de perder su condición de senadora por destitución del Procurador, Piedad Córdoba asegura que Alejandro Ordóñez había prometido ―acabarla‖. No acepta la autoría de ninguno de los correos en los que se basa el fallo y dice que esos mensajes contienen datos que ella le entregó a la Casa de Nariño. Afirma que por ningún motivo pediría asilo político y revela detalles asombrosos de la mediación con las Farc. Cecilia Orozco Tascón.- Usted ha rechazado tajantemente ser la ―Teodora‖ o ―Teodora Bolívar‖ que se cruza unos correos electrónicos, muy amistosos, con Raúl Reyes. ¿Cuáles y cuántos de los mensajes que están dentro del proceso de la Procuraduría reconoce como suyos? Piedad Córdoba Ruiz.- Ninguno. Para ser mediadora frente a la guerrilla, yo no tenía que mandarle correos a nadie. Fui, y el país lo supo públicamente, a una reunión con Reyes. Tenía tanta autorización del Gobierno y estaban tan enterados en la Casa de Nariño, que José Obdulio Gaviria, Bernardo Moreno y el funcionario que reemplazaba por esos días al comisionado Restrepo me ofrecieron un helicóptero para ir al encuentro con Reyes. Como no lo consideré conveniente, no solicité ese servicio. Pero hay algo clarísimo: traje un video de esa reunión para entregárselo a Luis Carlos Restrepo. C.O.T.- ¿Cuál es la fecha de inicio y de terminación de su trabajo como mediadora, con autorización del presidente Uribe? P.C.R.- Se inició en julio o agosto de 2007 y terminó el 21 de noviembre de ese año, cuando veníamos de París de la reunión con el presidente Sarkozy. C.O.T.- ¿Después de esa cancelación usted tampoco escribió correos?

P.C.R.- No, nunca. C.O.T.- Los correos que aparecen en el fallo contienen información verdadera sobre ciertos momentos de la mediación. ¿Quién podía conocer tantos detalles para escribir con esa precisión? P.C.R.- Varias personas, entre ellas, funcionarios del gobierno Uribe, porque yo misma los enteraba. Al principio de la investigación de la Procuraduría, no le puse atención a la historia de los correos porque estaba totalmente tranquila, pero después empecé a hacer memoria. La verdad es que siempre fue muy difícil mi interlocución con Luis Carlos Restrepo y con los otros funcionarios de palacio, porque había desconfianza. Yo sentía que las conversaciones con ellos no tenían como objetivo lograr las liberaciones, sino recoger información a través de mí. Empecé a sentirme muy incómoda. C.O.T.- Si era así, ¿por qué continuó mediando? P.C.R.- Por no abandonar la tarea de las liberaciones. Le voy a contar una anécdota: cuando fui a ver al presidente Chávez para decirle que el presidente Uribe había autorizado la mediación, Chávez me preguntó: ¿Usted tiene alguna autorización por escrito? Le contesté que sí pero que no la había llevado, aunque se podía leer en la página web de la Presidencia de Colombia. Él le pidió al canciller Maduro, que estaba con nosotros, que la consiguiera. Cuando Maduro la trajo impresa, Chávez se quedó mirando la hoja y dijo: ―Esto puede ser una trampa‖. Pero para volver al punto, yo le daba a Luis Carlos Restrepo reportes con bastante precisión sobre lo que se estaba haciendo. El contenido de esas conversaciones se refleja en los correos que aparecen en el computador de Reyes. C.O.T.- ¿Quiere decir que Restrepo o los otros funcionarios de palacio inventaron los correos y los plantaron en el computador de ‗Reyes‘? P.C.R.- No puedo asegurarlo de esa manera pero, por lo menos, lo que yo les contaba a ellos sí aparece en los correos con pelos y señales. Por ejemplo, un día le conté a Restrepo que habíamos hablado de una constituyente en una reunión y lo puse al tanto de mi conversación en Estados Unidos con Simón Trinidad. Días después, me encontré con el Comisionado y me indicó, alterado, que Uribe estaba absolutamente energúmeno conmigo porque yo quería poner a Colombia al nivel de Venezuela, proponiendo una constituyente. Entonces le contesté que si acaso no era el propio Presidente el que me había puesto a hablar de esa opción con la guerrilla. C.O.T.- ¿El presidente Uribe le dijo a usted que les propusiera a las Farc una constituyente? P.C.R.- Uribe me lo dijo con toda claridad en su despacho de la Presidencia. Cuando quiera, se lo sostengo frente a él. C.O.T.- ¿Cuál fue la frase exacta del Presidente? P.C.R.- Me dijo: ―Piedad, estoy dispuesto a llegar a una constituyente. Dígaselos‖. C.O.T.- ¿Alguien lo oyó, además de usted? P.C.R.- Sí. Luis Carlos Restrepo y Bernardo Moreno. Lo mismo ocurrió con mis visitas a Simón Trinidad y a Sonia en Estados Unidos: esas reuniones no fueron clandestinas, porque yo no podía verlos sin permiso del Departamento de Estado. Pues bien, salió el Presidente a decir, públicamente, que Trinidad y yo dizque íbamos a dar un golpe de Estado mediante la constituyente. Las visitas en la cárcel siempre ocurrieron frente a los abogados de oficio de Trinidad, pagados por el Departamento de Justicia; frente a gente de la DEA, de la CIA y con dos cónsules de Colombia, uno de ellos la cónsul en Texas, enviada a la cárcel por el presidente Uribe. C.O.T.- Recuerdo que la idea de visitar a Trinidad y a Sonia consistía en explorar un intercambio de ellos por los secuestrados en la selva. ¿Eso también estaba autorizado?

P.C.R.- De intercambio también se habló delante de todo el mundo. Tanto es así, que el Departamento de Estado autorizó a los abogados de oficio de Trinidad a que vinieran a un campamento a encontrarse con las Farc. C.O.T.- Perdone: ¿Los abogados norteamericanos de Trinidad estuvieron en un campamento de las Farc? P.C.R.- Sí. Vinieron y contaron, unos tres días antes de que se supiera, cómo iba a ser la condena de Trinidad. En ese momento se discutía un proceso de negociación según el cual Francia recibiría a los dos guerrilleros que se encontraban en Estados Unidos a cambio de que las Farc entregaran a los tres gringos y a Ingrid. C.O.T.- ¿Cuántos abogados norteamericanos estuvieron con las Farc? P.C.R.- Dos: un hombre y una mujer. Y también había otros asesores. C.O.T.- ¿Por qué cree que el presidente Uribe la nombró como mediadora, si las relaciones con usted siempre fueron malas? P.C.R.- Después de todo lo que ha pasado, creo que Chávez tenía razón y que el Gobierno no quería realmente adelantar ningún proceso de liberación, sino que quería seguirme para saber dónde estaban las Farc, porque partían de la base de que yo era integrante de la guerrilla. Y si eso era lo que creían, también pensarían que a través mío iban a llegar a ella. C.O.T.- Al margen del proceso en su contra, muchos colombianos creen que usted está a favor de las Farc. ¿Qué les respondería? P.C.R.- Que he sufrido toda clase de persecuciones y que casi tengo la casa por cárcel porque ya no puedo ir a ninguna parte. Mis hijos y mi familia también han sufrido intimidaciones y ataques. Hemos pagado un costo muy caro. Pero que quede bien claro: a pesar de todo, no voy a cambiar de opinión, porque cada vez es más evidente para mí que aquí hay que escoger entre la democracia y la guerra. Yo tomé conscientemente el camino de la paz, que es el mismo de la democracia. Esas son mis convicciones y no las voy a cambiar por conveniencia o por quitarme problemas de encima. C.O.T.- Volvamos al fallo de la Procuraduría: usted está a punto de salir definitivamente del Congreso. ¿Cometió errores durante sus contactos con las Farc? P.C.R.- Mi ‗error‘ ha consistido en tener convicciones diferentes cuando la disidencia ideológica se convirtió en delito, porque las opiniones están siendo criminalizadas. Aquí lo que hay es una profunda discusión política disfrazada de justicia. Si eso no fuera así, yo no estaría pasando por estas circunstancias y el Procurador no actuaría, como lo ha hecho, dudando de la acusación de Mancuso contra Mario Uribe pero dándole, al mismo tiempo, toda la credibilidad a un mercenario extranjero a quien le dieron mucho dinero para que hablara contra mí. Entonces, asumo que me quieren lapidar, someterme al escarnio y meterme a la cárcel. C.O.T.- La crítica más corriente que oigo contra usted es que nunca ha dicho que las Farc son terroristas… P.C.R.- Y no lo voy a decir… C.O.T.- ¿Por qué no? ¿No es censurable que pongan bombas y maten gente? P.C.R.- Las Farc ejecutan acciones que dentro del Derecho Internacional Humanitario configuran actos de terrorismo, como el secuestro. Pero hay que admitir que también se viola el DIH cuando agentes del Gobierno desaparecen personas o las ejecutan extrajudicialmente, como ocurrió con los falsos positivos. A mí me preocupa la aplicación estricta del DIH en todos los casos. Y eso no me lo reconocen. Por ejemplo, nadie se pregunta por qué voy tan frecuentemente a Estados Unidos. C.O.T.- ¿Por qué va?

P.C.R.- Voy a reunirme con los paramilitares extraditados para ayudarles a sus familiares que están amenazados aquí. También he ido a la cárcel de Itagüí a hacer una tarea parecida. Nadie pregunta por ese otro lado en el que también me desgasto y nadie quiere entender que cuando se está buscando una mediación, el lenguaje es el del pacifismo y que uno no tiene por qué estar utilizando conceptos que no son jurídicos sino políticos. C.O.T.- Si a usted le pusieran un arma en la mano y tuviera a un paramilitar de un lado y del otro a un guerrillero, ¿a quién le dispararía primero? P.C.R.- A ninguno. Por nada del mundo mataría a nadie. C.O.T.- Si familiares de un paramilitar estuvieran en peligro, ¿los ayudaría? P.C.R.- Ya lo he hecho. Pregúntele a Báez, a Don Berna o a Mancuso. ¿Qué he hecho para ayudarlos? Enfrentarme a miles de dificultades para evitar que los asesinen. Las hijas de Don Berna estuvieron visitándome para contarme que no estaban seguras en ninguna parte. Don Berna me secuestró. ¿Por eso voy a dejar que maten a sus parientes, si puedo evitarlo? Yo, antes que todo, soy defensora de derechos humanos. C.O.T.- Usted ha recurrido ante el Procurador para que reconsidere el fallo contra usted de destitución e inhabilidad por 18 años. ¿Cree que echará atrás la decisión de su propio despacho? P.C.R.- No, en absoluto. C.O.T.- ¿Entonces para que presentó el recurso? P.C.R.- Por agotar los recursos legales y por respeto a unas instituciones en las que ni siquiera creo, porque no son imparciales y porque están al servicio de los intereses de unos cuantos. Y lo hago, porque quiero demostrar que hay que luchar cuando uno sabe que es inocente y que todo lo que ha hecho es limpio y dentro de la ley. C.O.T.- Si usted estaba convencida, como lo ha dicho, de que el procurador Ordóñez no iba a ser imparcial con usted, ¿por qué no lo recusó antes del fallo y ahora sí lo hace? P.C.R.- Porque, en medio de todo, no creí que llegara hasta donde lo hizo. A pesar de que mucha gente me contaba lo que el Procurador quería hacer, yo confié en la verdad. Hubo una reunión en la que se contempló la posibilidad de presentar una tutela por incompetencia contra él y no quise interponerla porque aunque no comparto sus ideas y él se expresa tan mal de mí, incluso asegurando que iba a acabar conmigo, pensé que actuaría en derecho. C.O.T.- ¿En qué basa sus dudas sobre la competencia del Procurador? P.C.R.- En que la competencia debe ser absolutamente taxativa: resulta que él me aplicó una sanción que implica pérdida de mi investidura de congresista. Y esa decisión sólo le corresponde al Consejo de Estado. C.O.T.- Me parece por lo menos paradójico que quien la reemplazará a usted en la presidencia de la Comisión de Paz del Congreso sea el senador Roy Barreras, un uribista furibundo. ¿Qué opina al respecto? P.C.R.- Que ese es el país y que ese es el Congreso. Se trata de la misma persona que me denunció unas tres veces en la Corte y en el Consejo de Estado por orden del uribismo. Nunca me he referido a él ni le he respondido absolutamente ninguna de sus acusaciones, porque me inspira pesar. C.O.T.- ¿Por qué? P.C.R.- Porque tiene que estar rindiéndole cuentas al doctor Uribe, que lo llama a que le presente informes sobre todo lo que pasa y lo que oye en el Congreso. Después le ordena lo que tiene que hacer el resto de la

semana. A él lo pusieron a hacer la tarea de perseguirme y desprestigiarme. Siento pesar de él porque sólo le quedan las boronas que caen de la mesa. C.O.T.- Usted ha dicho que es perseguida política. ¿Ha pensado en pedir asilo a algún gobierno? P.C.R.- No. A pesar de que el mismo Gobierno reconoce que soy la persona más amenazada de Colombia; a pesar de que están oficializados ante la justicia los documentos en que se ordena desprestigiarme, restarme credibilidad y legitimidad, perseguirme y hostigarme, tal como lo dijo la ex subdirectora del DAS Marta Leal y como lo ratificaron los ex jefes de inteligencia y contrainteligencia de esa misma entidad, no creo que deba salir corriendo. Este es mi país y tengo derecho a lucharlo, a vivirlo y a peleárselo a los que se lo raparon hace rato y creen que por eso sólo ellos caben aquí y nadie más. C.O.T.- ¿Qué pasa si la justicia penal decide meterla a la cárcel? ¿Ha considerado esa posibilidad? P.C.R.- Claro que la he considerado. Si lo logran, allá voy. Tendrán que construir una cárcel especial… C.O.T.- ¿Por qué? P.C.R.- Porque desde allá seguiré haciendo política y continuaré luchando por mis ideas y mis convicciones.

"A Mancuso le harían un busto; a mí me fusilarían"
Cecilia Orozco.- Usted es una de las dos personas más odiadas del país. La otra es Íngrid Betancourt. ¿No la agobia ese rechazo? Piedad Córdoba.- Ingrid puede doblar la página pasado mañana y convertirse en la más querida de los colombianos. En cambio a mí, que nunca se me ha ocurrido plantearle una demanda multimillonaria al Estado —a pesar de la persecución de que fui objeto por parte del gobierno pasado—, no me perdonarán jamás mi posición de pacifista y de enemiga de la guerra. Yo tengo conciencia de clase y de país. Por eso no me arrepiento de lo que he hecho y de lo que he dicho; tampoco me canso, aunque he pagado muy duro en materia de tranquilidad y libertad. Si estuviera pendiente del qué dirán y de lo que piensan sobre mí los sectores poderosos, seguramente cambiaría de ‗película‘. C.O.T.- ¿Por qué no lo hace? ¿No ha tenido suficiente ‗castigo‘ en mala fama? P.C.R.- Primero, también tengo amigos solidarios y mucha gente que cree en mí. Segundo, no me voy a resignar a la guerra como destino inevitable del país. Sé que soy una de las más odiadas, como usted dice. No me gusta, pero lo asumo. Y soy consciente de que si saliera a un escenario con Mancuso para que escogieran entre los dos, a él le harían un busto y a mí me fusilarían.

Un editorial lo dijo: “En el país de las fosas”
C.O.T.- Cuando usted aseguró en Europa que Colombia ―era una fosa común‖ se le vino el mundo encima. ¿Se le fue la mano? P.C.R.- No, para nada. En el marco de un foro, que fue convocado por varios eurodiputados, entre los cuales había un grupo significativo de los que vinieron a Colombia a mirar el caso de la fosa común de La Macarena, quise contextualizar el tema. Hablé del nivel de degradación humanitaria en el país. Y a raíz de que uno de los europeos se había referido a las fosas, dije que realmente aquí se estaba viviendo un problema terrible y pronuncié la frase que usted menciona. C.O.T.- Deme dos evidencias concretas que soporten su afirmación.

P.C.R.- El mapa oficial de la Fiscalía sobre la ubicación de las fosas comunes que han revelado los paramilitares desmovilizados es contundente. Allí se reporta el hallazgo de 2.867 fosas; se han encontrado 3.488 cuerpos y se han entregado 1.002. La misma Fiscalía les solicitó a los alcaldes que dieran cuenta de los N.N. que hubiera en sus municipios. Hasta hace unos veinte días, 300 alcaldes habían cuantificado cerca de 10 mil N.N. El segundo dato irrefutable es el editorial de El Tiempo del día 21 de noviembre de 2006. El titular rezaba así: ―En el país de las fosas‖. Cuando lo dice Piedad es un escándalo. Cuando lo indica El Tiempo, nadie lo pone en duda.

http://www.elespectador.com/impreso/cuadernilloa/entrevista-de-cecilia-orozco/articuloimpreso-227498-asumo-me-quierenlapidar

Un Procurador sin Piedad ni justicia
Daniel Samper
'Era imposible que el Procurador emitiera fallo justo contra Piedad, uno de sus mayores opositores'. Piedad Córdoba es divorciada, feminista, izquierdista; defiende la unión gay y el aborto; se opuso a Álvaro Uribe, atacó el nombramiento de Alejandro Ordóñez como Procurador y cree que su misión es lograr una salida pacífica del conflicto colombiano. Ordóñez, el Procurador, quemó libros en su juventud; es ultraderechista, fanático religioso, enemigo del aborto y los homosexuales; debe su cargo a Álvaro Uribe y piensa que su misión es perseguir a pecadores y comunistas. ¿Alguien imagina que Ordóñez podría dictar una sentencia justa contra Piedad? Evidentemente, no. De esta aberración judicial nace la condena que acaba de imponer Ordóñez a su enemiga, por la cual la destituye como senadora y la inhabilita durante 18 años para todo cargo público. La sentencia liquida la carrera política corporativa de Piedad: cuando ella se lance de nuevo a unas elecciones o acepte un empleo público tendrá 73 años. El mismo Ordóñez será quien resuelva el recurso jurídico de la afectada contra la condena y pronuncie la última palabra. Después de haber visto cómo la crucificó en la TV y la prensa, ¿qué suponen ustedes que dirá? Aparte del claro impedimento ético del juzgador, se pensaría que castigo tan severo corresponde a delitos gravísimos probados fuera de toda duda. Pues no. Una lectura crítica del expediente revela que los "crímenes" de Piedad son dos acusaciones acomodaticias y abstractas: promover a las Farc y colaborar con ellas. Una foto en la prensa con boina negra se considera "promoción" (los políticos se retratan con el gorro que les chanten: pululan los Presidentes disfrazados de caciques) y una reunión con guerrilleros para sacar secuestrados se valora como "colaboración" (decenas de políticos y empresarios se fotografiaron con Tirofijo). Pedí a uno de los mejores juristas colombianos su opinión sobre el expediente. "El fundamento del fallo es endeble, circunstancial y prevaricante", dictaminó. Yo agrego que respira sectarismo, pese a que, para proyectar una imagen imparcial, la absuelve de una insólita "traición a la patria" por criticar al Gobierno en el exterior. De no hacerlo, habría creado el delito de opinión. Ni pruebas lapidarias ni confesiones. Todo se enmascara en retórica jurídica. Las faltas no saltan a la vista sino que "se contextualizan del análisis de plurales elementos probatorios". Todo el país sabe que Piedad ha tenido contacto personal, telefónico y por correos con las Farc (también con el Eln y los paramilitares), gracias a lo cual rescató a doce secuestrados. Las víctimas lo agradecen, pero el Procurador vio allí ocasión de criminalizar la actividad humanitaria. Abundan los textos de Piedad contra la lucha armada, mas el expediente no cita ninguno. He aquí algunos recientes: en febrero del 2009 encabezó una carta colectiva de solidaridad con los indígenas por atropellos de los milicianos de las Farc; en marzo del 2010 condenó el secuestro como arma política; hace un mes divulgó su "profundo rechazo" a las Farc por "infringir

gravemente el derecho humanitario" al matar a diez soldados. ¿Es eso promover? ¿Por qué aquí la Procuraduría no "contextualiza"? Hay en el fallo parcialidad manifiesta. Del testimonio de un ucraniano, Ordóñez deduce que "los presuntos vínculos entre las Farc y la senadora continuaron en el 2010". ¿Por qué no destaca que el ucraniano declara no haber visto nunca a la senadora defender la lucha armada, sino la lucha electoral? Esa parte se soslaya. Alega el Procurador que Piedad solo estaba autorizada para tratar con las Farc del 15-VIII al 21-XI del 2007. Mentira. Me consta que en febrero del 2009 rescató rehenes con el beneplácito oficial. Piedad es a veces imprudente por desprevenida; le hace daño su fe en Hugo Chávez y hay frases suyas que le conviene explicar. Pero se ha jugado la vida por una solución humanitaria y democrática. ¿Es por ello promotora de las Farc? Para lograrlo, mantiene contacto con jefes guerrilleros y, ciertamente, al verlos no los escupe ni los golpea con el paraguas. ¿Es por ello colaboradora suya? Asistimos a una colosal infamia dirigida a descabezar el movimiento por una paz concertada. Desde hace varios años, el autor del texto recibe comentarios a su columna en cambalache@mail.ddnet.es

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/danielsamperpizano/un-procurador-sin-piedad-ni-justicia-danielsamper_8054541-4

Quien es el Procurador que ha inhabilitado a Piedad Córdoba
J. M. Álvarez
La senadora colombiana Piedad Córdoba ha anunciado que recurrirá la inhabilitación de 18 años que le ha impuesto el Procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado, alegando que se trata de un episodio más de la persecución política a la que está siendo sometida. Alejandro Ordóñez Maldonado, es el Procurador General de Colombia desde 2008 y se caracteriza por una conducta ultra-reaccionaria. En una ocasión en Bucaramanga (su ciudad natal) entró en la Biblioteca pública ―Gabriel Turbay‖ exigiendo, al más puro estilo nazi, que le mostraran los libros expuestos para comprobar si había literatura ―nociva‖ para los jóvenes. Escritos de García Márquez y Carlos Marx fueron requisados, incluso una Biblia fue víctima de su ira porque era protestante y no católica. Siendo magistrado, dio una conferencia en una universidad mexicana que versaba sobre la vida de un santo varón, conferencia que tuvo a bien titular ―San Ezequiel Moreno Díaz: Defensor de los Derechos de Cristo Rey‖. En el transcurso de la charla afirmó que las libertades modernas apartan al hombre de Dios y, en consecuencia, del orden, es decir: quien abandone los inescrutables caminos del Señor, sufrirán la hoguera eterna. Actualmente, Ordóñez está siendo investigado por la Corte Suprema de Colombia por permitir que los servicios secretos colombianos al mando del ex presidente genocida Álvaro Uribe, realizaran seguimientos y grabaciones a jueces, políticos opositores y periodistas ¿Quién inhabilitará a este ―inhabilitador‖? Sólo una Corte popular democrática. El régimen colombiano no va a arrojar piedras sobre su propio tejado. miguelalvarez.kaos@yahoo.es

http://jmalvarezblog.blogspot.com/ http://www.aporrea.org/internacionales/a108905.html

Acto de fe
Daniel Coronell
El Procurador cree que la ausencia de sanciones internacionales legaliza las pruebas. Es una interpretación de quien quiere condenar a un contradictor.
El fallo del Procurador General que destituye a la senadora Piedad Córdoba -y la inhabilita por 18 años- es un ejemplo de persecución política y de chapucería jurídica. El procurador Ordóñez les dio a algunos documentos un carácter que no tienen y en otros forzó la interpretación para convertir en falta disciplinaria lo que en realidad son exabruptos políticos cometidos por la legisladora. El documento de 140 páginas -estribillo repetido por algunos, como si la extensión acreditara la solvenciaempieza por tratar de disimular el hecho de que los computadores de Reyes fueron decomisados en territorio extranjero, donde no había jurisdicción de ningún miembro de la policía judicial. Ahí arranca la cadena de contradicciones. El fallo asegura inicialmente que la prueba reina del caso proviene "de unos computadores hallados en un campamento guerrillero en la zona fronteriza con el Ecuador". Una evidente falsedad, porque el campamento de Reyes estaba en territorio ecuatoriano y no en la frontera con ese país. La mentira es de tal dimensión que apenas unas líneas después el Procurador se corrige a sí mismo y aclara sobre el escenario de la operación: "Si bien la misma se adelantó en territorio ecuatoriano, lo cierto es que hasta este instante no ha habido organismo internacional que le haya impuesto algún tipo de sanción a Colombia". Es decir, el Procurador cree que la ausencia de sanciones internacionales legaliza las pruebas, y eso no es así. Es una interpretación de quien quiere condenar a un contradictor, similar a otros razonamientos suyos cuando ha querido absolver a sus copartidarios. La decisión menciona más de 40 veces el nombre del capitán Ronald Hayden Coy Ortiz. Él es el oficial de la Dijín que recibió -ya en territorio colombiano- los computadores de Reyes. Ahí están los llamados "correos" valorados por Ordóñez como la principal prueba contra la senadora. Lo que olvida comentar el Procurador es que el propio capitán Coy, en una declaración a la Fiscalía bajo la gravedad del juramento, aseguró que no encontraron correos electrónicos en el computador de Reyes, sino documentos Word. La diferencia es sencilla: mientras un correo electrónico evidencia que fue enviado y recibido e identifica a remitente y destinatario, un documento Word no puede probar que hubo intercambio de correspondencia

Más curioso aún es el razonamiento que llevó al Procurador a concluir que Piedad y Teodora eran la misma persona. Transcribo, sin comentarios, esta pieza jurídico-lingüística: "Y cuando según la remitente del documento asevera que la persona que recibió en su casa agregó que PIEDAD Y CHÁVEZ no han hecho nada, puede inferirse -por el contexto del documento- que la primera persona mencionada (PIEDAD) -que según se dice no ha hecho nada- que aquella denominada como 'esa vieja', que aquella que fue la anfitriona de la visita en su casa y que la personas como aparece como remitente del documento son una misma persona. En ese sentido, si la equivalencia final es el de Teodora (remitente) con la persona que no ha hecho nada (Piedad), quiere decir que Teodora corresponde a una persona de nombre Piedad‖. Con una deducción parecida, Ordóñez usa una interceptación telefónica entre un hombre llamado Rey, presunto integrante de las Farc, y un desconocido, para concluir que cuando hablan de "esa señora" se refieren -o, lo que es peor, "pueden referirse" - a Piedad Córdoba. Ustedes pueden ver ese documento, y todos los demás, en Semana.com. La última "prueba" es un testimonio según el cual el 15 de junio de este año, la senadora Córdoba acordó pagar los costos de una manifestación por mitades con el hermano de un guerrillero. El testigo dice llamarse Viktor Tomnyuuk y asegura ser ucraniano. Sin embargo, en la única entrevista que ha concedido el pretendido ucraniano dijo que no conocía el himno de Ucrania, sino el de la Unión Soviética, y cuando le pidieron recordar el de la extinta Urss replicó que no tenía talento para el canto. Decía San Agustín que fe es creer en lo que no vemos y que la recompensa es ver lo que creemos. Sin duda, Alejandro Ordóñez es un hombre de fe. http://www.semana.com/noticias-opinion/acto-fe/145435.aspx

VIDA

Y

LIBERTAD

REVISTA DE REVISTAS Email: nuevavidaylibertad@gmail.com revistavidaylibertad@yahoo.es AHORA ENCUENTRE TODAS LAS EDICIONES DE

REVISTA VIDA Y LIBERTAD
En:

www.scribd.com

El cobarde decide
Felipe Zuleta Lleras
Los primeros responsables de la destitución de Piedad Córdoba por parte del procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, son nada más ni nada menos que los congresistas del Partido Liberal y del Polo Democrático (exceptuando al senador Robledo) que eligieron a este funesto personaje para que ejerciera el cargo. Entonces que no vengan ahora a rasgarse las vestiduras. Siempre supimos las pésimas condiciones humanas de este sujeto, un godo recalcitrante, misógino, cobarde, dogmático. Estos calificativos se ven claramente reflejados en sus discutibles providencias en lo que se refiere al control disciplinario de los funcionarios públicos. Bien lo dijo Cecilia Orozco en su columna de esta semana al recordarnos que Ordóñez se especializó en pedir la absolución de los parapolíticos, cosa que hace con ahínco y entusiasmo, y en cambio se ensañó con la senadora Piedad Córdoba por sus supuestos vínculos con las Farc. La prueba más repugnante de eso es la solicitud que hizo el Procurador el jueves para que la Corte Suprema de Justicia exonere de sus vínculos con los paramilitares al ex senador Mario Uribe. Lo primero que debemos decir es que la providencia del Procurador está llena de suposiciones y falsas motivaciones. Eso por supuesto no importa, porque el Procurador ya tiene su torcida posición definida y no piensa resolver favorablemente el recurso de reposición que presentaron los abogados de la senadora. El señor Alejandro Ordóñez asume que la senadora Córdoba es auxiliadora de las Farc porque, supuestamente, se cruzó unos correos electrónicos con Raúl Reyes. Lo primero que debemos destacar es que ese computador estuvo bajo la custodia del gobierno de Uribe por más de un año, luego imagínense lo que le pudieron meter al disco duro. Si en ese gobierno fueron capaces de convertir al DAS en una maquinaria criminal para chuzar y hacerles seguimientos a los magistrados, políticos y periodistas, qué pudieron haber hecho con la información de ese computador. Recordemos que gracias a las gestiones de la senadora salieron de la selva más de diez personas que se encontraban secuestradas por las Farc y cuyo destino era podrirse allí. ¿Acaso cree el Procurador que la senadora podía lograr esas liberaciones sin tener algún tipo de contacto con las Farc? Por lo demás, esos contactos estaban autorizados por el Gobierno nacional. Personalmente, después de leer la providencia, creo que se está cometiendo una gran injusticia con Piedad Córdoba, una mujer dedicada por entero a buscar la paz en el país, que ha trabajado por eso sin desmayo, con entusiasmo y verraquera. Al procurador general de la nación sólo nos resta decirle que sus posiciones jurídicas no nos merecen ningún respeto y su actitud cobarde nos preocupa. ¿No será que más bien nos cuenta cuál ha sido su actitud aun en el propio seno de su familia? Porque si por acá llueve, por allá no escampa. ¿O no, Dr. Ordóñez?

http://www.elespectador.com/columna-227586-el-cobarde-decide

Savonarola y Piedad
Lisandro Duque Naranjo
Soy profano en derecho, pero al fallo del procurador Alejandro Ordóñez contra Piedad Córdoba le distingo a la legua su pobreza jurídica. Me ha ocurrido igual con otras sentencias chapuceras firmadas por el mismo doctor, quien se supone debería ser un jurista con idoneidad. La que promulgó, por ejemplo, a favor de la segunda reelección presidencial, y que en la Corte Constitucional ni siquiera la sacaron del sobre, pues les bastó con escuchársela por televisión. Me cuentan amistades que tengo por esos lados, que los magistrados no sabían si bostezar o reírse. Y es que el Procurador, cuando habla, pone un punto seguido entre una palabra y la siguiente, lo que le asemeja cada frase a un camión de veinte toneladas trepando una cuesta en tercera. Yo tuve trato periódico con él hace unos años, y el hombre hablaba de corrido y era muy simpático con sus dichos santandereanos, de modo que su excesiva parsimonia al expresarse es algo que apenas lo afecta cuando se mete con temas de jurisprudencia que desconoce, o que siendo de su dominio decide traicionarlos por imperativos ideológicos o teologales. Esa dicotomía entre la ciencia jurídica y el fanatismo de monasterio, es lo que se le pegotea en el ritmo de sus discursos, y por supuesto en el contenido de sus fallos, que sin excepción le salen prerrenacentistas. Él no redacta sentencias, sino que profiere anatemas. Desde su visión exaltada, no hay infractores, sino herejes. Si se internara en un convento, su fluidez sería óptima, estaría en su sopa, y el Ministerio Público se salvaría de la esquizofrenia. Que me perdone Piedad, pero es que ella encarna imaginarios que perturban la tranquilidad del Procurador. Contestona, libertaria, cosmopolita, estudiosa, afro, salsómana, y dejémoslo ahí. Suficiente para enervar la misoginia de un funcionario obligado contra su voluntad a ser recatado. De allí que sea la candidata ideal para la hoguera. A menos que no sea paja eso de que Colombia es un Estado social de derecho. Nada de raro tiene entonces ese fallo contra ella en el que lo que son conjeturas subjetivas se presentan como pruebas contundentes (eso, por ejemplo, del manoseado y póstumo computador de Raúl Reyes). Lo que son hechos anodinos y corteses, se valoran como indicios de traición a la patria (lo de las flores y la boina en el Palacio de Miraflores). Lo que fueron reflexiones académicas, se califican como actos punibles (el elogio de lo subversivo en los saberes, en la U.N.). Lo que fue una gestión humanitaria autorizada por el entonces presidente, adquiere carácter de iniciativa insurreccional emprendida por la senadora a favor de las Farc. O sea que Piedad, para no ―extralimitarse‖, debió negociar lo de la devolución de los 15 secuestrados, en cuatro momentos distintos a lo largo de dos años, sin cruzarse palabra con quienes los tenían. Complicado eso, salvo si se esperaba que ella los rescatara montando sendos operativos por cuenta propia. Ni a Piedad, ni a ninguno de los intrépidos ―colombianos y colombianas por la paz‖ los veo en esos trotes. En cuanto a las visitas a Simón Trinidad y a Sonia, en las cárceles norteamericanas, tuvieron como testigos al cónsul de Colombia y a una patota de miembros de la seguridad gringa. No faltó sino Rambo. Difícil armar una conspiración con tanto mirón. Sin esa charla con los dos extraditados, además, la devolución de los 15 rehenes hubiera sido imposible. Esa vuelta tocaba hacerla. Tanto ese contacto, como los otros tenidos por Piedad en los momentos y con las personas a que se refiere el fallo, pertenecen a la memoria pública, fueron cumplidos a la luz del día y divulgados a los cuatro vientos. Pero Ordóñez Valderrama, valiéndose de la supuesta (o real, no sé) amnesia nacional, alude a ellos con un tono falsamente revelador, intentando conferirles un aire clandestino que jamás tuvieron.
lisandroduque@hotmail.com http://www.elespectador.com/opinion/columnistasdelimpreso/lisandro-duque-naranjo/columna-227434-savonarola-y-piedad

¡Quiero ser un facho como el Procurador!
Daniel Samper Ospina
El Procurador vivía obsesionado con la reparación y la memoria. Pero no de las víctimas, sino de los computadores de la guerrilla. El mismo día que dieron la falsa noticia de que la ONU nombraría un embajador que nos represente ante los extraterrestres, el procurador Ordóñez inhabilitó a Piedad Córdoba. Hemos perdido una linda oportunidad, pensé. Piedad habría hecho un bonito papel allá, con su turbante. Probablemente el Procurador la habría perseguido hasta la sede espacial, pero, espantado por cualquier tipo de polvo, aun el polvo cósmico, se habría replegado a su natal Bucaramanga y habríamos salido de los dos, de Piedad y del Procurador, en una misma jugada. Pero eso lo pensaba antes, cuando no quería al Procurador. Ahora se ha vuelto mi faro. Reconozco que al principio no me gustaba: me parecía un bebé rollizo de 60 años al que es inevitable no imaginar en pañales. Hagan el ejercicio. Imagínense al Procurador en pañales, caminando por Unicentro. Es algo fácil y divertido y se puede hacer en casa. Después supe que en sus años mozos quemaba libros. Y entonces me pareció un mediocre: ¿cómo es posible que, ya puesto en ese plan, no les hubiera prendido candela a los de doña Amparo Canal de Turbay? ¿Cuáles quemó, entonces? Este país jamás saldrá adelante hasta que doña Amparo deponga el esfero: que lo deje en un lugar visible y se aleje de él lentamente, con los brazos en alto. Luego pude observar, con estupor, que, en épocas de posconflicto, el doctor Ordóñez vivía obsesionado con la reparación y la memoria. Pero no de las víctimas, sino de los computadores de la guerrilla, para condenar a Piedad Córdoba. Las pruebas eran lo de menos: todos sabemos que las únicas pruebas que le importan a Ordóñez son las pruebas de embarazo. Sin embargo, desde esta semana mi percepción sobre el Procurador cambió. Tuve que verlo tantas veces en televisión que descubrí ya no al troglodita impresentable, sino al tierno ser humano que merece mi compasión. Mírenlo: vive como contenido, como tenso. Ojalá un día se libere de verdad: se arranque las tirantas, cambie de sexo, aborte. Y respire aliviado. Sin darme cuenta salté de la compasión a la admiración. Y ahora sueño con ser como él y dar sendas clases de moral, ojalá en la Sergio Arboleda: —Aventuremos, pues, una definición de obsceno -diría con la tiza en la mano-: obsceno es lo que le produzca una erección al señor Procurador. Gracias a la influencia del doctor Ordóñez, hoy puedo decir que soy un facho feliz. Este relativismo moral me tenía podrido. Y no me refiero a que uno se haga el bobo ante pecados veniales como hacerse elegir con ayuda de los paramilitares, entregar notarías a cambio de votos o perseguir a la oposición. No. Hablo de que ya no nos indignan asuntos que de verdad atentan contra la sociedad: las minifaldas, los abortos. Los maricas. Este país necesita mano dura. Hay que torturar a los adictos; hay que endurecer las penas. Sugiero que en delitos mayores, como ser gay o fumarse un bareto, la gente pague de verdad: que al criminal lo pongan a disputarse una empanada de Andrés Carne de Res con el hijo de Javier Ayala, por ejemplo.

Me vuelvo del ala ultraderecha del Partido Conservador. Me pongo las botas de cuero y me voy a patear al padre Chucho, a Jota Mario, a todos los que me caen mal. No me avergüenzo de nada: ni siquiera de que el presidente de mi partido sea el ex canciller Araujo. Si Gadafi es líder eterno de su país, no veo por qué alguien con similares problemas de acné no puede dirigir un partido, por más huecos que tenga. Por más huecos que tenga el partido, digo, no el cutis. Porque debe tener huecos un partido que históricamente lanza consignas como esta: '¡Por la defensa de la vida, pena de muerte a las mujeres que aborten!'. Me harté. Yo también quiero ser un cavernario como ellos: un cavernario de lesa humanidad. Es el momento propicio para serlo. En el uribismo estábamos todos apiñados. Pero el Mono Jojoy dejó libres las cavernas donde se escondía y ahora vamos a caber todos cómodamente: en una, Enrique Gómez; en otra, Fernando Londoño; en la más grande, el Procurador; en una chiquita, Ernesto Yamhure. No puede ingresar nadie que no sea del partido. Si acaso Petro, que alguna vez nos ayudó. Me caía mal el Procurador, digo. Antes creía que la prueba reina de la inocencia de Piedad era que la hubiera sancionado este Procurador. Y aunque la senadora no era de mis amores, y detestaba su amistad con Chávez, me parecía que había una innecesaria persecución en su contra: llamarse Piedad Esneida, a mi juicio, ya es un castigo suficiente. Pobre senadora. Creo que la vivimos malinterpretando. Cuando dijo hace poco que en Colombia estaban las fosas más grandes de América Latina, lo decía porque tiene que ver a diario la nariz de Juan Lozano, su vecino de curul. Pero ahora que admiro al doctor Ordóñez, ya no la compadezco. Al revés: aplaudo que la sancionen. Hay que salir de los negros y de los comunistas. Ya daremos con otro embajador ante los extraterrestres. Puede ser Valencia Cossio, cuyo rostro es amigable para ellos. Mockus también lo haría bien porque vive en la luna. Pero si se trata de entenderse con seres alienígenas, el indicado es el modisto de reinas Alfredo Barraza, que es uno de ellos. Habrá que ver si Alfredo Barraza le parece obsceno al Procurador. http://www.semana.com/noticias-opinion/quiero-facho-como-procurador/145406.aspx

Regreso de Uribe, destitución de Piedad Córdoba, y baja de Jojoy, tres piezas de un mismo proyecto.
Emma Flood
Tres hechos que coinciden en el tiempo, tienen consecuencias políticas que hacen pensar que la continuación de la guerra es primordial en el proyecto político de este gobierno. La paz parece algo muy lejano en los planes del gobierno de Santos.

Álvaro Uribe- Llegó a homenajear a su amigo el ex ministro de transporte,
enfermo que, según él, dejó una gran infraestructura vial para Colombia. Pero el centro fue él, Álvaro Uribe. El mismo se encargó de serlo al anunciar su participación en la campaña de alcaldes y gobernadores 2011, con la invitación a colaborar en un libro sobre las hazañas militares de la seguridad democrática con su infaltable colaborador sentado junto a él, observando... Grandes aplausos a Uribe en un festejo que dicen fue hecho en honor al ex ministro. No por nada eligió al más débil de sus ex ministros para lanzar la Fase 2 de su proyecto político.

Destitución de Piedad Córdoba- Mientras tanto en
el Congreso los liberales, el Polo y los Verdes apoyaban a Piedad Córdoba, destituida por el procurador Ordóñez basándose en "correos" de los ya famosos computadores de Raúl Reyes, que según afirman los que saben, no hay tales correos sino archivos de Word. También se apoya en declaraciones de un "ciudadano ucraniano" que según un investigador del equipo de Daniel Coronell, no pudo responder a su pedido de cantar el Himno Nacional Ucraniano.

Las acusaciones de el procurador- El Procurador,
como muchos uribistas unidos por el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, cree que a los guerrilleros hay que saludarlos de lejos y con la mano y el brazo estirados como Uribe cuando saludaba a los efusivos presidentes del UNASUR que actúan representando a sus también efusivos pueblos. A Uribe lo saludaban de beso y él estiraba brazo y mano en un ambiente donde felizmente se desarrolla un nuevo protocolo amigable y más acorde con el espíritu latinoamericano. Saludarlos de abrazo y beso como hoy se estila incluso en Bogotá, le parece al Procurador que eso incrimina a Piedad por su carácter amigable. ¿Hay que negar el saludo o hasta rechazarlo de aquél con quien se quiere negociar? ¿Es un delito aceptar las muestras de cariño de otros a quienes se considera delincuentes políticos o comunes? ¿Es cristiano rechazar al prójimo? ¿Acaso el mandamiento de la caridad no es el más importante de todos los mandamientos, Señor Procurador?

¿Colaborar o negociar?- Hablar con los guerrilleros -- negociar aconsejando procedimientos y maneras
para hacer posible el entendimiento con el gobierno- le parece que es "colaborar con las FARC". Decirles que es mejor enviar pruebas de vida en audio y no en video ¿es un acto subversivo o es lo que hace cualquier negociador que debe hacer propuestas a las partes para facilitar el acuerdo mínimo en este caso de liberación de los secuestrados? Cuando se refiere a la reunión de Piedad Córdoba con Simón Trinidad en Estados Unidos, da la impresión de que el Procurador no se enteró de lo que fue un hecho público y que se estaba tratando de gestionar la liberación de muchísimos secuestrados a cambio de una acuerdo con Estados Unidos para la liberación de Trinidad.

Rebelarse y reclamar-¿Decirles a los estudiantes que se rebelen ante el estado de cosas, no es acaso
normal ante un estudiantado quieto que sólo conoce las papas bomba de los revoltosos y no se rebela reclamando sin armas ni capuchas lo que en justicia les pertenece? Es verdad que Piedad no es cuidadosa con su lenguaje, pero ¿es más importante eso que su honestidad y su generosidad al entregar su vida por la paz? ¿Una palabra pronunciada puede más que todos sus actos?

Ser amiga de Chávez no es un delito ni lo es viajar a cualquier parte del mundo. Cualquier senador tiene
derecho a hacer gestiones en cualquier país y de hecho forma parte de sus obligaciones. En el caso de Piedad que preside la Comisión de paz del senado de la República su trabajo es ese, ir donde haya alguien que pueda ayudar a la paz de Colombia. Hay más acusaciones que ya fueron publicadas y no viene al caso republicarlas aquí ya que figuran en la página de la Procuraduría General de la Nación.

Fichas del mismo tablero- Aniquilar a Jojoy, sacar del medio a Piedad y el libro de Uribe sobre las hazañas
militares son tres fichas del mismo tablero que indican que los que nos gobiernan no quieren que haya ninguna opción diferente a la guerra. No sabría decir si es un plan premeditado, pero sí son hechos coincidentes. El plan de restitución de tierras y de reparación de víctimas, un ambicioso plan en sentido contrario, es un proyecto a mediano plazo que tiene muchísimos enemigos que agitan el tema de la imposibilidad de asumir el costo "sacando los impuestos del bolsillo de los colombianos", argumento que nunca utilizan frente al gasto militar de Colombia (insisto) que este año es de 10mil millones de dólares (mil millones más que el año pasado). (El costo de la restitución y reparación es alto pero es la manera en que los colombianos pueden remediar lo que no hicieron cuando no votaron o votaron mal o lo que nunca reclamaron aunque fuera un derecho constitucional).

Con todo, Colombia tiene suerte al tener entre sus ciudadanos a alguien como Piedad Córdoba que no renunciará a su lucha por la paz.
emmaflood@etb.net.co http://www.eltiempo.com/blogs/el_analisis_de_emma/2010/09/regreso-de-uribe-destitucion-d.php

ESPECIAL: JOJOY - FARC

MÁS ALLA DE LA MORBOSA NECROFILIA

Elegía a “Desquite”
Sí, nada más que una rosa, pero de sangre. Y bien roja como a él le gustaba: roja, liberal y asesina. Porque él era un malhechor, un poeta de la muerte. Hacía del crimen una de las más bellas artes. Mataba, se desquitaba, lo mataron. Se llamaba ―Desquite‖. De tanto huir había olvidado su verdadero nombre. O de tanto matar había terminado por odiarlo. Lo mataron porque era un bandido y tenía que morir. Merecía morir sin duda, pero no más que los bandidos del poder. Al ver en los diarios su cadáver acribillado, uno descubría en su rostro cierta decencia, una autenticidad, la del perfecto bandido: flaco, nervioso, alucinado, un místico del terror. O sea, la dignidad de un bandolero que no quería ser sino eso: bandolero. Pero lo era con toda el alma, con toda la ferocidad de su alma enigmática, de su satanismo devastador. Con un ideal, esa fuerza tenebrosa invertida en el crimen, se habría podido encarnar en un líder al estilo Bolívar, Zapata, o Fidel Castro. Sin ningún ideal, no pudo ser sino un asesino que mataba por matar. Pero este bandido tenía cara de no serlo. Quiero decir, había un hálito de pulcritud en su cadáver, de limpieza. No dudo que tal vez bajo otro cielo que no fuera el siniestro cielo de su patria, este bandolero habría podido ser un misionero, o un auténtico revolucionario. Siempre me pareció trágico el destino de ciertos hombres que equivocaron su camino, que perdieron la posibilidad de dirigir la Historia, o su propio Destino. ―Desquite‖ era uno de esos: era uno de los colombianos que más valía: 160 mil pesos. Otros no se venden tan caro, se entregan por un voto. ―Desquite‖ no se vendió. Lo que valía lo pagaron después de muerto, al delator. Esa fiera no cabía en ninguna jaula. Su odio era irracional, ateo, fiero, y como una fiera tenía que morir: acorralado. Aún después de muerto, los soldados temieron acercársele por miedo a su fantasma. Su leyenda roja lo había hecho temible, invencible.

No me interesa la versión que de este hombre dieron los comandos militares. Lo que me interesa de él es la imagen que hay detrás del espejo, la que yacía oculta en el fondo oscuro y enigmático de su biología. ¿Quién era en verdad? Su filosofía, por llamarla así, eran la violencia y la muerte. Me habría gustado preguntarle en qué escuela se la enseñaron. El habría dicho: Yo no tuve escuela, la aprendí en la violencia, a los 17 años. Allá hice mis primeras letras, mejor dicho, mis primeras armas. Con razón... Se había hecho guerrillero siendo casi un niño. No para matar sino para que no lo mataran, para defender su derecho a vivir, que, en su tiempo, era la única causa que quedaba por defender en Colombia: la vida. En adelante, este hombre, o mejor, este niño, no tendrá más ley que el asesinato. Su patria, su gobierno, lo despojan, lo vuelven asesino, le dan una sicología de asesino. Seguirá matando hasta el fin porque es lo único que sabe: matar para vivir (no vivir para matar). Sólo le enseñaron esta lección amarga y mortal, y la hará una filosofía aplicable a todos los actos de su existencia. El terror ha devenido su naturaleza, y todos sabemos que no es fácil luchar contra el Destino. El crimen fue su conocimiento, en adelante sólo podrá pensar en términos de sangre. Yo, un poeta, en las mismas circunstancias de opresión, miseria, miedo y persecución, también habría sido bandolero. Creo que hoy me llamaría ―General Exterminio‖. Por eso le hago esta elegía a ―Desquite‖, porque con las mismas posibilidades que yo tuve, él se habría podido llamar Gonzalo Arango, y ser un poeta con la dignidad que confiere Rimbaud a la poesía: la mano que maneja la pluma vale tanto como la que conduce el arado. Pero la vida es a veces asesina. ¿Estoy contento de que lo hayan matado? Sí. Y también estoy muy triste. Porque vivió la vida que no merecía, porque vivió muriendo, errante y aterrado, despreciándolo todo y despreciándose a sí mismo, pues no hay crimen más grande que el desprecio a uno mismo. Dentro de su extraña y delictiva filosofía, este hombre no reconocía más culpa, ni más remordimiento que el de dejarse matar por su enemigo: toda la sociedad. ¿Tendrá alguna relación con él aquello de que la libertad es el terror? Un poco sí. Pero, ¿era culpable realmente? Sí, porque era libre de elegir el asesinato y lo eligió. Pero también era inocente en la medida en que el asesinato lo eligió a él. Por eso, en uno de los ocho agujeros que abalearon el cuerpo del bandido, deposito mi rosa de sangre. Uno de esos disparos mató a un inocente que no tuvo la posibilidad de serlo. Los otros siete mataron al asesino que fue. ¿Qué le dirá a Dios este bandido? Nada que Dios no sepa: que los hombres no matan porque nacieron asesinos, sino que son asesinos porque la sociedad en que nacieron les negó el derecho a ser hombres. Menos mal que Desquite no irá al Infierno, pues él ya pagó sus culpas en el infierno sin esperanzas de su patria.

Pero tampoco irá al Cielo porque su ideal de salvación fue inhumano, y descargó sus odios eligiendo las víctimas entre inocentes. Entonces, ¿adónde irá Desquite? Pues a la tierra que manchó con su sangre y la de sus víctimas. La tierra, que no es vengativa, lo cubrirá de cieno, silencio y olvido. Los campesinos y los pájaros podrán ahora dormir sin zozobra. El hombre que erraba por las montañas como un condenado, ya no existe. Los soldados que lo mataron en cumplimiento del deber le capturaron su arma en cuya culata se leía una inscripción grabada con filo de puñal. Sólo decía: ―Esta es mi vida‖. Nunca la vida fue tan mortal para un hombre. Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir? Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas.

1966
Fuente: Obra negra. Santa Fe de Bogotá, Plaza & Janés, primera edición en Colombia, abril de 1993, p.p.: 42 - 44.

http://www.gonzaloarango.com/ideas/desquite.html

Siete toneladas bombas fósforo contra un diabético
Hombres de fuerzas especiales de Colombia, Estados Unidos y con la asesoría de mercenarios militares israelíes. Fue la combinación perfecta de este gran “triunfo” del gobierno lacayo colombiano.

John Jairo Salinas / Dirigente social
Esta es la pornografía y voyerismo de los MAS-MEDIAS con la muerte La más alta tecnología de punta utilizada por el pentágono norteamericano contra el campamento del ―Mono Jojoy‖ no deja de sorprendernos. Más de treinta aeronaves entre aviones, helicópteros, radares, sistemas satelitales y la utilización de bombas fósforo arma prohibida por la convención internacional de las Naciones Unidas. “La utilización de armas químicas está prohibida por natura y ley de los hombres; pero para los agresores eso poco importa con tal de salirse con la de ellos. Como tampoco tuvieron empacho en bombardear un territorio extranjero (Ecuador) para asesinar a civiles y guerrilleros; como tampoco lo tuvieron en utilizar el peto de la Cruz Roja Internacional para hacer una liberación, tampoco lo tuvieron esta vez para utilizar el fósforo”. (Juan Carlos Vallejo - Artículo: Para matar al ―Mono Jojoy‖ usaron fósforo) Hombres de fuerzas especiales de Colombia, Estados Unidos y con la asesoría de mercenarios militares israelíes. Fue la combinación perfecta de este gran ―triunfo‖ del gobierno lacayo colombiano. Qué vergüenza que para la misma seguridad nacional se haya tenido que utilizar toda una operación militar al estilo de la segunda guerra mundial para matar a un hombre de sesenta años y enfermo de diabetes que nos han querido mostrar ante los MAS-MEDIA como el hombre más ―sanguinario‖ del mundo, veamos algunos métodos ―sanguinarios‖ del ―Mono Jojoy‖ y hagamos la siguiente comparación: secuestro de civiles y militares, minas antipersonales, toma a bases militares, estos son los métodos que le han querido mostrar al mundo entero como lo más perverso de la humanidad. Nos hacemos una pregunta, ¿acaso los 7.500 prisioneros políticos que se encuentran en las cárceles del régimen y que no se les ha resuelto su situación jurídica no es un secuestro también?, ¿Las fuerzas militares de Colombia no siembran también minas antipersonales para protegerse del enemigo?, ¿la toma de objetivos militares por parte del ejército hacia los campamentos guerrilleros no son actos de guerra? Lastimosamente en el fragor de la intensidad de la guerra que vive el país y de cualquier otro conflicto del mundo se utilizan estos métodos, obviamente que como demócratas, como defensores de derechos humanos, no compartimos los métodos de cualquier guerra. No deja de ser una gran falacia y un gran relato macondiano por los más medias que han querido convertir esta acción militar como la más grande proeza ante el mundo, claro ―contra un enfermo diabético y sesentón‖, lo que queremos mostrar con este escrito es reflejar y mostrar la realidad que hay detrás de esta acción militar nacional con ayuda de la más grande potencia del mundo, los Estados Unidos. Esta operación se asemeja a un David enfrentado a 500 Goliat.

En esta operación en donde se ha mostrado toda esta tecnología de punta en últimas lo que nos demuestra es que fue más un éxito por delación, citamos en entrevista en el periódico el tiempo (Lunes 27 de Septiembre de 2010) María Isabel Rueda (MIR) al General de la policía Oscar Naranjo, MIR pregunta al General Oscar Naranjo “O sea que, más que localizarlo con algún instrumento satelital, ¿fue a través de información suministrada por fuentes humanas?”, el general Naranjo responde “Fuentes humanas con verificación técnica”. Los medios de comunicación de Colombia para ir montando todo un entramado al más fiel estilo de las novelas de capo que se proyectan en Colombia, quisieron mostrar ante la opinión nacional e internacional que al ―Mono Jojoy‖ le introdujeron microchips en las botas, en las medias e inclusive en los calzoncillos para hacerle rastreo por vías satelital, ¡valla que cosas que se inventan estos medios!, así es la forma como informan al pueblo al más fiel estilo farandulero de los medios de comunicación norteamericanos. En la misma entrevista del tiempo María Isabel Rueda le pregunta al General Naranjo “Pero ¿entonces la apasionante historia de que le pegaron a “Jojoy” una especie de localizador satelital en el cuerpo no es cierta?, responde el general “hace parte de las novelas que se tejen cuando se produce este tipo de golpes”. Es más, este mismo general reconoce que el ―Mono Jojoy‖ palabras textuales de él “el es hijo de esta violencia nuestra”. Ante estos mismos medios de des-información hacen parte del ritual de voyerismo y morbo con que se presentan este tipo de noticias en especial cuando se trata de un cabecilla de las FARC, recordamos algunos hechos de morbosidad: la entrega de la mano cercenada de Iván Ríos, que entre otras cosas esa sola manito nos costó al erario público nacional 5.000 millones de pesos, otro hecho, las imágenes del cadáver de Raúl Reyes y por último el féretro inflado del ―Mono Jojoy‖. Qué bueno sería que en aras de la parcialidad informativa revelaran también los videos de los jefes paramilitares en cuyas cintas están registradas las masacres más horrendas que se hayan cometido en Colombia por estos grupos de las fuerzas especiales y oscuras del estado. Citamos algunas de ellas: La masacre de Trujillo Valle año 1989 – 1992 donde los paramilitares en un contubernio maquiavélico con miembros de policía, ejército y narcotraficantes cogían a los campesinos de la región, les ataban las manos, los introducían en un costal, los colgaban en un arco de futbol con machetes, les cortaban la cabeza, las manos, los pies y por ultimo eran arrojados sus troncos al rio cauca mientras que con las extremidades alimentaban al león que era una de las mascotas de los jefes paramilitares y veinte años después este león descansa en su morada en el zoológico de Cali. O la forma como mataron al padre Tiberio coordinador de las granjas agrícolas en esa misma región. Lo llevaron al puesto de policía de Trujillo Valle, lo desnudaron, le desollaron la piel a punta de cortaúñas, y con una barbera le quitaron sus genitales, después le abrieron el vientre, le sacaron las vísceras, rellenaron su cuerpo con piedras y lo arrojaron al rio Cauca. Antes habían violado a su sobrina delante de él, después del violento acto carnal le introdujeron un palo de escoba por el ano. Sería bueno que RCN y caracol mostraran esta cinta ya que estamos en la semana de la memoria histórica. Los métodos sanguinarios de unos no pueden ser menos ―sanguinarios‖ que los otros. (Informe del CINEP – Memoria histórica de Trujillo) Ahora comparamos la forma como quedó el cadáver del ―Mono Jojoy‖: “Las fotografías del cadáver del “Mono Jojoy” volvieron a mi memoria las dantescas escenas en Faluya (2004) y la Franja de Gaza (2009), cuando los ejércitos invasores utilizaron, contra toda norma internacional, el fósforo como arma letal para hacer salir de sus túneles a los combatientes y civiles que se resguardaban en ellos. No hay lugar a dudas: con fósforo mataron al "Mono Jojoy". Los cuerpos inflados como globos y semiderretidos como si fueran de cera son la prueba fehaciente de la presencia de este elemento químico utilizado ilegalmente como arma de guerra.” (Juan Carlos Vallejo – Artículo: Para matar al ―Mono Jojoy‖ usaron fósforo)

¿Será que aún lo colombianos no nos vamos a ruborizar con estas escenas de cuya máxima obra pictórica es la muerte?, dejamos esto como una interrogación. Sería bueno que los MAS-MEDIA revelaran también los testimonios de cómo los jefes paramilitares narran la forma paso a paso como cercenaban, torturaban y por último arrojaban las personas vivas en hornos crematorios para no dejar rastro ni huella de este festín macabro. Esto es solo para citar algunos casos de la película y pesadilla de la horrible noche de que todavía no hemos despertado los colombianos. Qué tristeza, la muerte en Colombia se convirtió en un aliciente, se volvió un culto a la pornografía mediática de algunos medios. La operación Sodoma donde le arrojaron 7 toneladas de bomba fósforo a un guerrillero diabético sin defensa antiaérea servirá para construir el perfecto guion de una gran película al más fiel estilo de Hollywood y así mostrar ante el mundo que el ―Mono Jojoy‖ diabético y sesentón era el peor ―sanguinario‖ del mundo por encima de genocidas como George Bush, Benito Mussolini, Adolfo Hitler, Francisco Franco, Winston Churchill. Estos personajes que en él solo siglo XX para imponer su burguesía capitalista asesinaron cincuenta millones de seres humanos en la segunda guerra mundial, mejor dicho, los emperadores tiránicos, perversos del antiguo imperio romano son unos pobres tontos al lado del diabético ―Mono Jojoy‖. La única ideología que se está imponiendo en Colombia es la de la muerte impuesta por la burguesía capitalista nacional que no ha querido entender que es más fácil allanar el camino del diálogo y el entendimiento buscando la salida de ésta jaula de la muerte: preguntamos ¿Cuántos de los hijos de los altos generales, ministros, banqueros, senadores y del mismo presidente están marchando al campo de batalla a disque a defender la gran patria? Pues ninguno de ellos está yendo a este escenario de terror. Son los hijos de campesinos, de obreros, que se están matando entre sí para en últimas como carne de cañón defiendan los intereses de la economía traqueta, asesina, mezquina e intolerante de la élite gobernante. La paz que nos espera a los colombianos después de que sea ―derrotada‖ la insurgencia es la prosperidad de los Ardila Lule, Los Mario Santodomingo, los Sarmiento Angulo, los Nicanor Restrepo, los Pastrana, los Samper, los Santos, inversionistas extranjeros. Que seguirán engordando sus arcas financieras con el dinero que se deje de invertir para la guerra. Mientras tanto en millón de víctimas por la cruenta violencia en Colombia (cifra revelada por el mismo presidente Juan Manuel Santos) serán reparadas con una mínima indemnización y se estamparán con el sello de la impunidad sin que jamás se reconozca la verdad y la memoria histórica de ellas. No cabe duda que nos aprestamos a una nueva reingeniería del terrorismo de estado y el futuro para la gran mayoría de los pobres en Colombia seguirá siendo incierto.

Esa es la paz que nos espera en Colombia, entrega de todos nuestros recursos naturales, privatizaciones, entronización del modelo económico excluyente será la combinación perfecta del coctel siniestro de la unidad nacional, unidad que consiste en defender los intereses de la élite mafiosa colombiana que será menos estridente y más pragmática que la anterior bajo el híbrido ideológico de la tercera vía. A propósito del bicentenario hace doscientos años el yugo opresor español utilizaba los mismos métodos contra quienes se revelaban contra la corona española mostrando en la plaza pública la cabeza de los insurrectos y arcabuceando los cuerpos de hombres y mujeres que no comulgaban con los intereses de la nobleza española. La historia se repite. ¡Basta ya! Levantemos el puño contra la mentira la barbarie, engaño y rechazando la guerra con sus métodos sanguinarios dirigidos por las mentes más enfermas de un estado miserable de cosas. Lo que queremos en Colombia es una patria incluyente donde los cantos de sirena no sea la guerra, negros, indios, mestizos, blancos, seremos una sola raza, que es la raza de la virtud y de sabiduría, de entender que somos una sola nación donde no son los fusiles, bombas y metralla los que han de definir el resultado de esta lucha, sino la fuerza persuasiva de los argumentos y la autoridad moral de quienes los esgrimen.

http://www.kaosenlared.net/noticia/139166/siete-toneladas-bombas-fosforo-contra-diabetico

Así quedó escrito
Alfredo Molano Bravo
"La tierra del suelo natal, antes que nada, ha moldeado nuestro ser con su sustancia. Nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro pobre país". Simón Bolívar * (* Citado por William Ospina. „En busca de Bolívar‟.) ENTREVISTÉ EN 1990 AL MONO JOJOY en La Julia, sobre el río Duda, muy cerca de donde lo mataron. En el libro Trochas y Fusiles él es el narrador anónimo del relato ―Camino de Huyentes‖. La referencia a su vida es textual. ―Yo nací en uno de los repliegues del movimiento al alto Sumapaz, cuando todavía se luchaba contra la dictadura de los godos. A mi padre lo mataron durante la guerra con Rojas Pinilla y crecí oyendo hablar de los Vargas, una familia vieja de la Esperanza a la que don Juan (de la Cruz Varela) expropió la tierra. Don Antonio Vargas, el padre de todos, era conservador, y las haciendas le venían por herencia de su señor abuelo. No convino con los agraristas de don Juan y menos con nosotros. Mandó matar mucha gente, y a mí me contaron que por cuenta de él mataron a mi padre y a mi hermano mayor. Pisoteaba a cuanto compañero se le atravesaba, y llegó hasta atravesarse él mismo en Cabrera. No se podía pasar porque ahí mismo lo quebraba a uno. Después de la guerra de Villarrica, él era el motivo para mantener vivas las autodefensas. Estuve en la escuela hasta que me expulsaron por decir que la hostia era simple, que no sabía a nada y que sería más rica si se le echaba membrillo de guayaba. La maestra me acusó de hereje y el partido (comunista) respaldó la sanción. En cosas de educación, la dirección siempre respaldaba a las autoridades. Acepté la expulsión porque tenía oficio con las autodefensas, que era lo que me interesaba y porque siempre me han gustado las armas de combate. Cuando niño me sentía culpable de sólo mirarlas. Las autodefensas nos entrenaban matando pájaros con caucheras. El que más pájaros, más negros y más grandes, trajera, ganaba: y ganar era igual a que a uno lo miraran bien y no le tacañearan el dulce, la panela. Matábamos mucho pájaro: éramos unos expertos en volarles la cabeza con munición hecha con barro colorado secado al sol.

Cuando comencé a crecer y ya tenía unos doce años servíamos de guía a las guerrillas para ayudarles a hacer las travesías. Nosotros conocíamos todas esas hoyas, filos y páramos como nuestra propia casa y por eso los guerreros confiaban más en nosotros. En una de esas me ordenaron acompañar a unos compañeros desde la Hoya de Palacios hasta Sinaí. A uno no le decían sino lo que tenía que hacer: ‗Vaya y llévelos de tal parte a tal otra‘. Nada más. Pero entre silencio y silencio uno va haciendo conversa. A mí me dio la corazonada de que los compañeros eran camaradas, gente de mando. Los noté cansados, como si llegaran de pelear, pero no se había oído de encuentros en esos días. Venían ocho hombres muy bien armados y se trataban unos a otros con mucho respeto. Había un camarada, amplio de cuerpo y cara, con unos ojos muy finos y rápidos, que hablaba poco y que lo llamaba a uno ‗joven‘. Me gustó porque daba órdenes secas. Traté varias veces de hacerle conversación, pero el hombre tenía la cabeza en otro lado. Yo sentía que él pasaba y pasaba la misma película, aunque nada decía ni lado daba. Me le puse al corte y ni por esas. No fui capaz de saber a qué camándula le daba vueltas. Los dejé en El Sinaí y me devolví para la Esperanza. Mucho después me vine a dar cuenta de que el hombre era Marulanda y que la conferencia era la Segunda, de la que salió la fundación de las Farc. A los quince años me aceptaron en las autodefensas. Primero vino el entrenamiento militar: lo de armar y desarmar, lo de hacer catalicones y trincheras, vivir en el monte, pagar guardia, aguantar hambre, todo eso lo viene uno aprendiendo desde antes de nacer. Lo que a mí hacía falta era el título: miliciano‖.

http://www.elespectador.com/columna-226160-asi-quedo-escrito

Carta abierta del Comandante Jorge Briceño (Mono Jojoy)
Señor: Freddy Padilla de León. Compatriota: Escuché atentamente su alocución radial del día 21 de enero 2010 que me pareció inspirada más con fines de propaganda, de perdona vidas y de guerra psicológica, que en sincero ánimo reconciliatorio y de grandeza, invitándome a la entrega y a la rendición. No es pionero usted en este tipo de ―invitaciones‖. Nuestro insigne Comandante Manuel Marulanda Vélez, solía relatarnos cómo en los comienzos de esta lucha por la liberación de nuestro pueblo, el general Álvaro Valencia Tovar también acostumbraba dirigir mensajes de ese mismo tenor al Comandante Ciro Trujillo, incluso ofreciéndole dinero a modo de soborno, a tiempo que se concentraban las tropas, se estrechaba el anillo y se afinaban los mecanismos para dar comienzo a la agresión contra la población civil de las regiones de Marquetalia y Riochiquito, dentro del diseño del Plan LASO y en el medio de una situación política en que las Fuerzas Militares iniciaban su carrera como instrumento clasista de represión al servicio de los latifundistas para despojar de la tierra a los campesinos. Qué poco nos conoce usted señor Padilla de León: con toda sinceridad, sin odios ni resentimientos y con el respeto que todo revolucionario profesa por sus adversarios, le respondo: No, muchas gracias, general. En las FARC no tenemos alma de traidores, sino de patriotas y de revolucionarios.

Hemos luchado y continuaremos haciéndolo, con valor, entrega y sacrificio por derrocar este régimen podrido de las oligarquías y construir otro orden social, o por alcanzar acuerdos que ayuden a construir una patria en donde quepamos todos. Jamás hemos proclamado el principio de la guerra por la guerra, ni asumido esta lucha como algo personal, ya que nuestros objetivos son los de lograr cambios profundos en la estructura social de Colombia, que por fin tengan en cuenta los intereses de las mayorías nacionales y de los sectores populares y que conduzcan al desmonte del actual régimen político criminal, oligárquico, corrupto, excluyente e injusto, como está consignado en nuestra Plataforma Bolivariana por la Nueva Colombia. Con la honestidad que corresponde a nuestro compromiso con el cambio social y la lealtad que le debemos a nuestro pueblo, le aseguramos, que no vamos a desistir después de más de 40 años de lucha, ni a aceptar una falsa paz. No traicionaremos los sueños de justicia de la Colombia que clama por la paz con justicia social, ni la memoria de los miles de muertos, ni a las víctimas de las innumerables tragedias que ha ocasionado esta cruenta guerra, declarada por la oligarquía al pueblo desde hace más de 50 años. Colombia necesita encontrar los caminos que conduzcan a poner fin a esta guerra entre hermanos, senderos de reconciliación que nos lleven a Acuerdos de Paz. Pero no será a través de una paz falsa donde una minoría oligárquica continúa acaparando todas las riquezas, a tiempo que las grandes mayorías nacionales quedan aplastadas por el peso de la pobreza, el terror militarista, la miseria y la degradación moral de una clase dirigente corrupta hasta los tuétanos, el camino más seguro para alcanzar la reconstrucción de la patria y la reconciliación de los colombianos. Una paz entendida como rendición o entrega es una fantasía de la oligarquía y solo sería un crimen de lesa traición al pueblo y a sus históricos anhelos por alcanzar, al fin, la justicia social para todos. Acuerdos de paz sí, pero, el punto cardinal es: ¿con o sin cambios estructurales en lo político y social? ¿Más Democracia o mas autoritarismo y más represión y arrodillamiento al imperio? Lo invitamos a reflexionar sobre estas serenas palabras plenas de sensatez y actualidad, contenidas en el mensaje que dirigió el comandante Manuel Marulanda Vélez a los miembros de las Fuerzas Militares: ―El futuro de Colombia no puede ser el de guerra indefinida, ni el de expoliación de las riquezas de la patria, ni puede continuar la vergonzosa entrega de nuestra soberanía a la voracidad de las políticas imperiales del gobierno de los Estados Unidos; nosotros estamos en mora de sentarnos a conversar en serio para dirimir nuestras diferencias, mediante el intercambio civilizado de opiniones hacia la solución definitiva de las causas políticas, económicas y sociales generadoras del conflicto interno, para bien de las futuras generaciones de compatriotas ‖. Hoy, queremos compartir este razonamiento con usted y también, como siempre, con los sargentos, los cabos, los tenientes, capitanes y coroneles, y con todos los hombres de experiencia que ponen el pecho en los combates, pero que a pesar de ello, les está vedado ascender a la oficialidad por su origen social, su color de piel o su raza. Le recuerdo general, que el paso por la milicia en defensa de intereses extranjeros u oligárquicos que hacen algunos de ustedes, así sea prolongado en el tiempo, es efímero, y que pronto será usted llamado calificar servicios, y de seguro el pueblo o la justicia internacional, le irá a reclamar su responsabilidad como comandante de las Fuerzas Militares en los crímenes de lesa humanidad contra nuestro pueblo, hipócritamente llamados ―falsos positivos‖ o, en su papel como jefe en un tiempo de la nefasta XX Brigada de ―inteligencia y contra inteligencia‖ (B I N C I), de tan ingrata recordación para los colombianos, así como el florecimiento y extensión del paramilitarismo tras su paso por la comandancia de la Segunda División del ejército, al lado del hoy presidiario general Iván Ramírez.

Hemos hecho reiterados llamamientos a todos los patriotas y demócratas de Colombia, a intercambiar sobre estos temas para impedir el establecimiento perpetuo en nuestra patria de una dictadura o un gobierno totalitario y despótico. Hoy las FARC queremos invitar a todos los militares e integrantes de la Fuerza Pública a retomar el camino de defensa de la soberanía patria, a trabajar por la formación de un ejército bolivariano patriótico, que no vuelva las armas contra sus conciudadanos, integrado a las luchas populares, y que trabaje en beneficio de alcanzar la paz, a la vez que por el intercambio humanitario y para a continuar la obra que dejó sin culminar el Libertador Simón Bolívar, para que Colombia no vuelva a sufrir jamás la afrenta de ver a los soldados que usted comanda, sumisos y despojados de sus armas, para ser revisadas por los representantes del ejército de la potencia extranjera que nos avasalla, como ocurrió en pasada visita del presidente Bush. Compatriota,

Jorge Suárez Briceño.
Integrante del Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC EP. Montañas de Colombia, Enero del 2010

http://www.aporrea.org/internacionales/a108593.html

Comunicado de las FARC
―Con profundo dolor, con el puño cerrado y el pecho oprimido de sentimiento, informamos a nuestro pueblo colombiano y hermanos latinoamericanos, que el comandante Jorge Briceño, nuestro bravo, altivo y héroe de mil batallas, comandante desde las épocas gloriosas de la fundación de las FARC-EP, ha caído, en su puesto de combate, al lado de sus hombres y al frente de sus responsabilidades revolucionarias, como resultado de un cobarde bombardeo al estilo de las blitzkrieg del ejército Nazi. Junto a él cayeron otros 9 camaradas a quienes también rendimos nuestro sentido homenaje. Ha dejado de existir un hombre excepcional, de singulares virtudes personales, gran amigo y Camarada de extraordinario talento organizativo y militar. Un revolucionario ejemplar que dedicó por entero su vida a la causa de los humildes, maestro, preceptor y conductor de guerrilleros revolucionarios. Combatiente indoblegable, que durante más de cuatro décadas hizo morder el polvo de la derrota al ejército de los falsos positivos, aliado de los paramilitares, vasallo del imperio yanqui y enemigo jurado de los cambios sociales y de nuestro pueblo. No nos quejamos. Como revolucionarios somos conscientes de los riesgos de una lucha como la que enfrentamos, obligados por las circunstancias, contra un enemigo implacable, en el tránsito por alcanzar la paz democrática con justicia social. Nuestro compromiso con el cambio social y la Nueva Colombia no se doblega por los golpes que podamos sufrir en la lucha por conquistarla o por la caída en combate de nuestras unidades, que aunque nos duelen profundamente, también nos comprometen y estimulan a continuar adelante con mayor ahínco como homenaje a su memoria, a sus enseñanzas, a su ejemplo heroico, a su entrega y sacrificio.

Desde muy joven, "el Mono", como fraternalmente le llamábamos, abrazó la lucha revolucionaria. Siendo un campesino adolescente se vio envuelto en la vorágine de la violencia oligárquica contra el pueblo, que devino después del asesinato de Gaitán en 1948. Desde 1968, empuñó las armas en defensa de su vida y de su pueblo. Aguerrido y audaz combatiente de primera línea durante toda su vida, fue, con Manuel Marulanda Vélez, Jacobo Arenas, Efraín Guzmán y una pléyade de revolucionarios, insigne constructor de las FARC-EP, por lo que siempre lo llevaremos en nuestro corazón al lado de ellos y de Jacobo Prías Alape, Isaías Pardo, Hernando González Acosta, Raúl Reyes, Iván Ríos y tantos otros que han ofrendado su vida en el altar de la patria por la liberación de nuestro pueblo de la opresión militarista y oligárquica, por una Colombia democrática con dignidad, paz y justicia social. Pasado el tiempo, se borrarán y olvidarán todas las calumnias, comparaciones e infamias difundidas sobre él, por sus enemigos de clase, por los gacetilleros y pirañas informativas al servicio de la desinformación y la guerra mediática, y será recordado eternamente por su pueblo, por los revolucionarios y los guerrilleros, como uno de sus más resueltos y firmes representantes, ejemplo de lealtad al ideario bolivariano, dignidad, transparencia, espíritu de sacrificio y valor a toda prueba. En instantes como el actual, con profunda emoción y plenas convicciones, el Secretariado, El Estado Mayor y la guerrillerada reiteramos nuestra fidelidad a la causa de las FARC - EP, firmeza con sus principios revolucionarios y bolivarianos de independencia, justicia, dignidad y cambio social, banderas que jamás arriaremos!

'Pastor Alape', nuevo miembro del secretariado de las Farc

Foto: Archivo / EL TIEMPO

Informamos que el Comandante Pastor Alape, es nuevo integrante pleno del Secretariado del Estado Mayor Central. También que el Bloque Oriental de las FARC - EP se llamará a partir de la hoy ―Bloque Comandante Jorge Briceño‖ que continuará el desarrollo de sus planes bajo el mando del Comandante Mauricio Jaramillo. Una vez más, como desde hace 45 años lo hemos manifestado, reiteramos nuestra disposición a buscar la solución política del conflicto que logre abrir caminos de convivencia atacando y superando las causas que lo generan. Pero, en el entendido que iniciar un dialogo no puede condicionarse a unas exigencias unilaterales y a unos inamovibles, que como la historia reciente lo evidencia, todo lo que logran es dificultar cualquier intento de acercamiento. A los combatientes revolucionarios del país los convocamos a redoblar la lucha y los esfuerzos por los objetivos de la libertad y los cambios. Los desesperados y mentirosos llamamientos de la oligarquía a abandonar nuestras convicciones, decisiones e ilusiones, solo pretenden llevar un mensaje de desesperanza a nuestro

pueblo, que siente en las banderas de lucha guerrillera revolucionaria la posibilidad real de un futuro amanecer que lo reivindique y colme sus aspiraciones. ¡Gloria eterna a los héroes caídos en la resistencia al opresor! ¡Gloria eterna a todos los combatientes que han entregado su vida por la causa de la liberación de nuestro pueblo! ¡Comandante Jorge Briceño, héroe de la Libertad, la Nueva Colombia, la Patria Grande y el socialismo: Presente, hasta siempre!

Secretariado de las FARC-EP Montañas de Colombia, Septiembre 25 de 2010‖

http://anncol.eu/noticias-del-mundo/4/extra..extra..farc950?templateId=950

La operación “Sodoma”, o el golpe al “corazón de la maldad”
Un análisis incisivo de cómo se divulgó y se recibió la noticia sobre la muerte de “Jojoy” y de lo que muestra este episodio sobre nuestra violencia.

Medófilo Medina

Celebración de la muerte violenta
Un lacónico comentario en El Tiempo: "¡Sodoma! Así bautizaron las Fuerzas Armadas la operación en la que murió el Mono Jojoy. La llamaron así porque, según dijeron, iban a atacar el corazón de la maldad en Colombia". También en un recuadro se llamó la atención "sobre los chistes y los comentarios sarcásticos relacionados con la muerte del jefe de las FARC" en Twitter. Y a renglón seguido se insertó una nota edificante: "...mientras que otros expresaron su solidaridad por la muerte de Sasha, la perrita que murió durante el bombardeo en la operación Sodoma". Una extraña jerarquía de sentimientos y valores. Antes de darle la vuelta a esta nueva página de la evolución del conflicto interno en Colombia es necesario leer de nuevo las noticias, las informaciones, las imágenes que pusieron a circular los medios de comunicación en el mundo y en el país. La exhibición una y otra vez del cuerpo ensangrentado, las tomas en primer plano de un rostro deformado, el cuello hinchado a punto de reventar, ¿son acaso los recursos iconográficos de la celebración procaz y revanchista de la muerte violenta? ¿Por qué en estos casos no se impone una elemental dignidad civilizada? ¿No median siglos entre los tiempos que corren y aquellos cuando, en picotas, se exponían a la entrada de las ciudades los miembros de los que habían sido descuartizados?

Una guerra ruinosa
Las cifras de la operación del 22, 23 de septiembre son dicientes:       Treinta aviones supertucano; Quince helicópteros del Ejército y de la FAC; Catorce helicópteros Black Hawk de la Policía; Seiscientos hombres que descienden sobre el lugar preciso en el sitio conocido como La Escalera; Cincuenta bombas "inteligentes" de 250 kilogramos suministradas por la "generosidad gringa"; Siete mil hombres que conformaron un gigantesco anillo para "...impedir ayuda de otros frentes".

Se trata de una impresionante máquina de guerra. ¿A qué suma llegó el presupuesto que se debió gastar en las 24 horas que duró la parte culminante de la operación? ¿Cuánto se invirtió en la larga preparación de las formaciones militares masivas y de élite que intervinieron en ella? Esta especie de corte transversal que fue la "Operación Sodoma" permite asomarse por un momento a las profundas oquedades de una guerra ruinosa en un país abrumado por altas tasas de pobreza, desigualdad y desempleo. Confrontación posible gracias a los recursos del narcotráfico y a un gasto militar cuyas estimaciones fluctúan entre el 4 y el 6,32 por ciento del PIB.

¿En dónde está, oh muerte, tu victoria?
Pero la "Operación Sodoma" se libró en el corazón de una zona de incalculable potencial económico, por la cual pasan las coordenadas de varios megaproyectos. Ese factor explica en no despreciable medida las prioridades militares. Se trata, además, de una región de inmensa significación ecológica por la Serranía de la Macarena ya de por sí devastada por la colonización y por la erradicación química de los cultivos ilícitos. La embriaguez que producen las victorias militares convierte en irrelevante o cándida cualquier pregunta que sugiera el sentido común. En tiempos de Felipe II se llevó a cabo una tala de bosques para la construcción de la Armada Invencible que de manera irreversible convirtió en eriales vastas extensiones de la Península Ibérica. En la España del siglo XVI la sociedad no poseía el conocimiento que permitiera plantearse de manera competente los interrogantes e hipótesis sobre impacto ambiental. En nuestro tiempo es distinto. No es la insuficiencia técnica sino la obnubilación emocional o el chantaje moral los que impiden formular ciertas preguntas que comenzarían por aquel inquietante interrogante bíblico: ¿En dónde está oh muerte tu victoria?

¿Qué sigue a Sodoma?
Quizás un camino para saberlo sea el de repasar las declaraciones con que se respondió a la noticia de la muerte del Mono Jojoy, empezando por las del gobierno. En un tinglado internacional que pareciera buscado ex profeso, el presidente Santos ponderó con desbordado entusiasmo el hecho y concluyó su alocución a los colombianos grabada en Nueva York con la sentencia perentoria a los dirigentes de las FARC: "¡Vamos por ustedes! ¡No ahorraremos esfuerzo alguno y ustedes saben que sabemos cumplir!" Por su parte el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera le espetó a Cano: "Entréguese, desmovilícese". Los políticos, comenzando por los ex presidentes César Gaviria, Pastrana Arango, Ernesto Samper, y los políticos, desde Rafael Pardo hasta Petro, no dieron cabida a expresión alguna a favor de la solución política ni a la negociación. El último encontró la manera de elogiar a Santos en nombre de la oposición: "Hay que decirlo con todas las letras: el gobierno de Santos superó militarmente en dos meses los ocho años de gobierno de Uribe". Tal postura no sería objetable si no fuera porque ha sido un lugar común de las fuerzas políticas alternativas el compromiso con una salida política al conflicto interno.

Ahora bien, ciertamente hubo matices, inclusive dentro del gobierno. Como bordeando abismos y después de esbozar toda suerte de condiciones a las guerrillas, el vicepresidente Angelino Garzón se permitió añadir que el gobierno "tendría toda la generosidad de construir escenarios de paz, perdón y reconciliación". Pero fue una mujer quien hizo las más valerosas declaraciones dado el ambiente de exaltación bélica: "Ya es el momento de parar el baño de sangre que ha enlutado la vida del país, dejando miles de hogares destruidos, mujeres viudas y huérfanos. Con la muerte de este líder de la guerrilla se abre una nueva opción hacia la paz". Fueron las palabras pronunciadas el 23 de septiembre por Alexandra Moreno, senadora del movimiento Mira.

Voces de afuera
No deja de llamar la atención que personajes ubicados más allá de la escena colombiana, aún los comprometidos radicalmente en la forma como la Seguridad Democrática y las Fuerzas Armadas conducen la guerra, no se dejaron llevar al cenagoso terreno emocional de la revancha y marcaron un cierto contraste con el discurso nacional. Se lee en El Tiempo del 24 de septiembre: "Tras felicitar a Colombia, el subsecretario de Defensa para el Hemisferio Occidental, Frank Mora, le dijo a El Tiempo que la muerte de Jojoy debe ayudar al país a encontrar una solución política al conflicto armado y social". Por su parte José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, sostuvo: "A partir de este hecho las FARC se deben convencer de que el camino armado que transitan se va cerrando cada vez más, y que liberar a los rehenes es paso previo a un proceso de diálogo y negociación"

Sancionar los discursos de paz
Por su parte el Secretariado de las FARC en el llamamiento del 25 de septiembre reiteró pasajes de su discurso típico: "En un instante como el actual, con profunda emoción y plenas convicciones, el Secretariado, el Estado Mayor y la guerrillerada reiteramos nuestra fidelidad a la causa de las FARC-EP, firmeza con sus principios revolucionarios y bolivarianos de Independencia, justicia, dignidad y cambio, banderas que jamás arriaremos!". Y luego, sin solución de continuidad, como cerrando un informe burocrático prosigue: "Informamos que el Comandante Pastor Alape es el nuevo integrante pleno del Secretariado del Estado Mayor Central. También que el Bloque Oriental se llamará a partir de hoy "Bloque Comandante Jorge Briceño, que continuará sus planes bajo el mando del Comandante Mauricio Jaramillo". El procurador Alejandro Ordoñez puso la coda a la pieza guerrera marcial a que ha estado expuesta la opinión pública desde el 23 de septiembre, con la sanción disciplinaria a la senadora Piedad Córdoba. También aquí la notificación es clara: los discursos de paz, los planteamientos sobre intercambio humanitario son judicializables. ¡El delirio de la guerra es redondo!

Perspectiva realista y alternativa deseable
Si se prolonga el sistema de coordenadas y no se identifican variables que obren en otra dirección, lo previsible es que el conflicto interno se prolongará por largos años. Con él se profundizará la degradación de la guerra. En el sector oficial, aparecerán nuevas modalidades en la práctica de las ejecuciones extrajudiciales por parte de la fuerza pública, se mantendrá la persecución a los líderes de los desplazados y a los activistas de Derechos Humanos, y se organizarán nuevos mercados de las armas oficiales para las organizaciones ilegales. En la guerrilla continuará la violación a los Derechos Humanos, el involucramiento de la población civil en las corrientes de la guerra, la incorporación de menores a las filas de los combatientes, y el incremento de las purgas y de las condenas a muerte de "sapos" e "infiltrados".

Y el sistema político en su conjunto fortalecerá las pautas de militarización, autoritarismo e intransigencia. ¿Cómo esperar otra cosa mientras la guerra sea funcional a la gobernabilidad y mientras sean los eventos de muerte los que mantengan las altas tasas de favorabilidad de gobernantes y funcionarios? Sólo un fuerte movimiento por la paz, de la más amplia base social podría abrir alternativas y estaría quizás en condiciones de convencer al establecimiento de que la mejor manera de consolidar victorias innegables es el de la afirmación soberana y democrática de un cambio de rumbo. Quizá esos sectores estén en condiciones de hablar de manera convincente a las organizaciones guerrilleras acudiendo a la argumentación política y no a la retórica revanchista de las conminaciones.

¡Esa criatura del averno!
A lo largo de la vida adulta de Víctor Julio Suárez Rojas "Jorge Briceño" o "El Mono Jojoy" las autoridades, las Fuerzas Armadas, los medios de comunicación y sus víctimas, construyeron una imagen completamente demoníaca del personaje. Esa construcción de criatura del averno, de la quinta esencia de la maldad, se ha reforzado luego de su muerte. Por supuesto, yo no propondría la deconstrucción del monstruo para dar paso al diseño de un icono apropiado a la construcción del edificio revolucionario. Simplemente llamaría a contextualizar al personaje en las circunstancias de tiempo y lugar en las que vivió y actuó. Jojoy nació el 2 de enero de 1951 en el municipio de Cabrera. El año de 1951 fue uno de los más duros de la violencia que vivió el país entre 1946 y 1964. En 1950 el número de víctimas fue de 50.253 en todo el país. La región donde nació Víctor Julio Suárez Rojas, Sumapaz y el Oriente del Tolima, fue un escenario de cruda violencia durante el mismo período. El padre de Jojoy fue uno de los primeros en huir y luego se enroló en los grupos de autodefensa. Al niño la violencia se le vino encima. El campo para la elección racional, si es que lo tuvo, fue excesivamente estrecho. Luego no conocería tregua y tampoco la daría. ¿Un guerrero irracional? Si hubiera sido esa su característica no hubiera comandado los golpes espectaculares que asestó a las fuerzas militares desde mediados de los años noventa. Como nadie después de Marulanda, Jojoy encarnaría y llevaría a cabo el viraje que dieron las FARC a raíz de la VII conferencia en 1982. ¿Descartaba él cualquier perspectiva de acuerdo en un escenario de derrota militar? Cuando el proceso del Caguán vivía sus últimos días declaró: "Ahora pasarán algunos años y volveremos para solicitar varios departamentos o simplemente para ir a salvar lo que quede de nosotros, sentados a la mesa en algún pueblito de Alemania". Un trazado de vías hacia la paz debe incorporar un ejercicio de reconstrucción y nueva contextualización de los fantasmas.
http://www.razonpublica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1434:la-operacion-sodoma-o-el-golpe-al-corazon-de-lamaldad&catid=21:conflicto-drogas-y-paz&Itemid=30

Nuestros enemigos dicen: la lucha terminó. Pero nosotros decimos: ella comenzó. Nuestros enemigos dicen: la verdad está liquidada. Pero nosotros decimos: la sabemos todavía. Nuestros enemigos dicen: aún cuando se conozca la verdad. Ella no puede más ser divulgada. Pero nosotros la divulgamos.
Bertolt Brecht

'Briceño' y la línea política de las Farc
Juan Carlos García
Contrario a lo que dicen las informaciones de prensa, analistas políticos, columnistas, las FF. AA. y voceros del alto Gobierno Nacional, la muerte del comandante del 'Bloque Oriental' de las Farc, 'Jorge Briceño', podría radicalizar las posiciones de la guerrilla, comandada hoy por 'Alfonso Cano'. 'Cano' pertenece a la llamada línea radical de las Farc, línea cuya proyección histórica trazó 'Jacobo Arenas' en los años ochenta. 'Briceño' tenía la misma ascendencia social que siguió 'Manuel Marulanda' como fundador y comandante de las Farc. 'Cano' y 'Arenas' contaron en su juventud con una formación y militancia políticas en sectores subalternos y de clase media, el uno, en Bogotá; el otro, en Bucaramanga y Barrancabermeja. Tanto 'Marulanda' como 'Briceño' tenían un origen campesino en Caldas y Cundinamarca, respectivamente: zonas de frontera agrícola, violencia bipartidista y luchas por la tierra. En la séptima conferencia de la guerrilla, en 1982, las Farc hicieron suyo el pensamiento de 'Arenas', para constituirse en ejército del pueblo. Dicha estrategia se acompañó de tácticas guerrilleras articuladas a partir de la multiplicación de sus militantes, la creación de los bloques y el desdoblamiento de frentes. La primera experiencia histórica de la estrategia de 'Arenas' fue la ofensiva de las Farc entre 1993 y 1998. El mismo 'Arenas' acompañó su visión a largo plazo con la ideología bolivariana: la guerrilla debe ir más allá del sector agrario donde nació, hasta convertirse en un pequeño ejército de 40.000 guerrilleros, para luego alcanzar 100.000 integrantes. 'Cano', y no 'Briceño', es el heredero de esta línea. Para confirmar lo anterior, en el año 1998 las Farc contaban con 20.000 guerrilleros y 42.000 kilómetros cuadrados de despeje. Las proyecciones de 'Arenas' se estaban cumpliendo. Sin embargo, durante el proceso de paz (1998-2002), la línea político-militar de 'Arenas' en la constitución del ejército del pueblo no fue la que se impuso. La línea política de la guerrilla tradicional, de extracción agraria, con intereses materiales en la propiedad de la tierra, fue la que intentó negociar con el Estado: 'Manuel Marulanda', 'Jorge Briceño' y 'Raúl Reyes'. Todos fueron integrantes de la línea blanda del secretariado y eran proclives a la negociación política; todos hoy están muertos. Recuérdese la famosa foto de 'Marulanda', 'Briceño' y Andrés Pastrana tomada por Víctor G. Ricardo, que definió la segunda vuelta presidencial de 1998. 'Briceño' no era el comandante militar de las Farc. No confundir su lenguaje desafiante con ser estratega militar tipo 'Jacobo Arenas'. 'Briceño' comandó el 'Bloque Oriental' durante la primera ofensiva militar de las Farc, entre 1993 y 1998; esta ofensiva, planeada por 'Arenas' una década atrás, les permitió llegar fortalecidas e imponer la mesa de diálogo y negociación con el presidente Andrés Pastrana. Desde la octava conferencia guerrillera de 1993, llamada 'Comandante 'Jacobo Arenas', estamos cumpliendo', se perfiló 'Briceño' para comandar las Farc, pero él se inclinó en 1998 por el diálogo con el Estado, siguiendo la línea definida por 'Marulanda', su mentor ideológico. Cuando 'Marulanda' y 'Briceño' se sientan a la mesa de diálogo con Andrés Pastrana, la 'línea radical', que sigue las enseñanzas de 'Jacobo Arenas' de conformar un ejército del pueblo, se va separando del diálogo con el Estado. 'Cano' es quien lidera dicha decisión, al creer que las Farc van ganando la guerra de movimientos, por ello se le encarga la dirección del Movimiento Bolivariano. Sin embargo, la línea política comandada por 'Marulanda' y 'Briceño' salió derrotada de la negociación con Andrés Pastrana en virtud de la aprobación del Plan Colombia en el Congreso norteamericano, lo cual desequilibró la relación de fuerzas a favor del Estado, con la ventaja táctica de la guerra aérea. Con la derrota de la línea tradicional, comandada por 'Marulanda' y 'Briceño', se articuló una nueva dirección en la línea ideológica que sucedió a 'Arenas' en cabeza de 'Alfonso Cano'. Por eso, ante la muerte de 'Marulanda', la comandancia de las Farc tenía que quedar en cabeza de 'Cano' como heredero de la línea político-militar de 'Arenas'. Lo que las Farc no hicieron entre 1998-2002 por la negociación de paz, se ha intentado realizar desde el 2008: volver a las enseñanzas de 'Arenas': "entre más grande la guerrilla, más irregular es". 'Marulanda' y

'Briceño' representaron la tradicional guerra de guerrillas, atada al territorio, cercana al diálogo y agrarista. Esa línea salió derrotada porque no tenía una ideología que articulara otros sectores sociales aparte del agrario, como lo deseó 'Arenas' en su momento. Por ejemplo, 'Marulanda' y 'Briceño' no eran cultores de la ideología bolivariana, como 'Arenas' y 'Cano', los cuales advierten en Bolívar a un general revolucionario. La línea comandada por 'Cano' desde el 2008 es el ala radical de las Farc, por ser la más formada ideológicamente, la que más articula una ideología no agrarista: salvo 'Briceño', los miembros del Secretariado han pasado por las aulas universitarias, se han formado en el extranjero o han tenido una antigua militancia comunista. Es decir, no tienen un origen agrario, ni un pensamiento con raíces campesinas, como 'Marulanda', 'Briceño' y 'Reyes', responsables de la fallida negociación política y de la contundente guerra aérea del Estado contra las Farc. Con la muerte de 'Briceño' se cierra el ciclo de la guerrilla agraria leída en clave de colonización armada, ciclo que abrió 'Marulanda' en 1964 y que en el 2010 confirmó su derrota histórica ante la muerte de 'Briceño' en la guerra aérea. Con 'Cano' como comandante de las Farc, consolidado con la muerte de 'Briceño', se tendería a una acción que articularía a otros sectores sociales no campesinos, sirviéndose para ello de la ideología bolivariana y de la movilidad en páramos y zonas templadas donde la guerra aérea no sea efectiva. La respuesta militar inmediata de 'Cano' sería contrarrestar la aviación del Ejército y la Policía, en la perspectiva de negociar con el Estado el futuro de la guerra que desangra a Colombia.
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/otroscolumnistas/briceno-y-la-linea-politica-de-las-farc_8010703-1

Del debilitamiento de la guerrilla a la guerra prolongada en Colombia Carlos Alberto Lerma
Asesor estrategia lobbying – Corporación Viva la Ciudadanía
Tras la muerte del ―Mono Jojoy‖ los representantes del Gobierno y el Presidente mismo salieron a hacer sus declaraciones públicas con un exacerbado triunfalismo, muchos sectores académicos y no académicos vaticinan el debilitamiento de las FARC, la guerrilla más antigua del continente que sigue en pie de lucha, y los medios de comunicación realizaron emisiones completas mostrando el perfil y prontuario de uno de los guerrilleros emblema de las FARC, el ―Mono‖ tuvo más horas al aire que nunca en su vida y para colmo su muerte repercutió con más intensidad en la agenda de medios que la muerte reciente de personalidades como monseñor Jaime Prieto, o Jairo Aníbal Niño el poeta de los infantes. Quizá debería descreerse de tanto triunfalismo, no sólo porque con la muerte de ―Jojoy‖ no se acaban las FARC, así como no se acabaron con las muertes tan juiciosamente reseñadas en los medios de más de una veintena de jefes guerrilleros, tampoco debería creerse que esta guerrilla quedo tan debilitada, con el golpe, que estaría más dispuesta a negociar; si bien muchos piensan que la tendencia política de Cano se fortalece y esto llevaría a las FARC a una salida negociada no deben olvidar que este jefe guerrillero nunca ha renunciado a la lucha armada y ella hace parte de su concepción política.

Entonces ¿Qué han perdido las FARC? Haciendo caso del refrán de la abuela que dice ―No hay mal que por bien no venga‖, la muerte de ―Jojoy‖ le reporta a las FARC más ganancias que perdidas 1) Un despliegue enorme en los medios de comunicación nacionales e internacionales, aunque el contenido era adverso puso a las FARC en la agenda nacional e internacional, cosa que difícilmente harían con acciones de hostigamiento o enfrentamientos con la fuerza pública, 2) Víctor Julio Suárez entrará como héroe a la historia de la guerrilla; hay quienes afirman que su muerte desmoralizará a los guerrilleros y que en próximos días se esperan miles de desmovilizados, tal vez se desmovilice uno que otro, como viene ocurriendo desde hace años, pero no hay que ser tan ligeros en la lectura de la moral guerrillera, el ―Mono Jojoy‖ se convierte en un símbolo de lucha y de aquí se desprende el tercer rédito, 3) La guerrilla, que no está dispuesta a desmovilizarse aprenderá de este golpe y reorganizara sus fuerzas para hacer frente a la nueva situación, y 4) Los golpes de las FFAA están realizando algo que la guerrilla no ha sido capaz de hacer por su misma condición, que es renovar la estructura de mando. Siendo así las cosas queda la pregunta ¿cuál es el logro de las FFAA? Desde luego que la acción en si misma representa un logró militar importante y demuestra la capacidad de las FFAA para enfrentar a la guerrilla y de alguna manera justifica la alta inversión que los últimos gobiernos han destinado a la guerra, pero esta historia que vienen escribiendo las fuerzas militares y de policía dando de baja a jefes medios y altos de la guerrilla no pasara de allí, es como si estuvieran condenados a luchar contra la cabellera de medusa y por ningún lado apareciera Perseo. La confrontación armada en nuestro país, el conflicto armado o la guerra según se quiera denominar no puede seguirse mirando tangencialmente, no se puede seguir considerando que una cosa es la guerrilla y otra los paramilitares y otra las bandas criminales, incluso los agentes corruptos de las Fuerzas Armadas y de Policía. Existe en nuestro país una guerra prolongada que en su devenir ha venido construyendo articulaciones perversas entre los distintos actores armados, para nadie es un secreto la incursión de las guerrillas en el narcotráfico, la colaboración entre algunos frentes guerrilleros con narcotraficantes e incluso acercamientos entre paramilitares y guerrilleros, así como de algunos militares con paramilitares y de militares con guerrilleros, esta compleja red de relaciones no tiene nada que envidiarle a la respuesta de la señorita Antioquia ―Verónica Velásquez‖. El país parece reducir la guerra o el conflicto a la confrontación entre las guerrillas y las fuerzas militares y de policía, esta cortedad de visión ha sido promovida por los medios de comunicación masivos y por supuesto por la política de seguridad democrática, pareciera que poco tienen que ver los militares y policías implicados en la venta de armas a la guerrilla o los falsos positivos, o el desertor guerrillero que le corta la mano a su jefe, o las masacres que cometen los paramilitares ahora bajo la denominación de bandas criminales o emergentes, o el enfrentamiento entre las pandillas en las comunas de Medellín, o el asesinato del líder campesino que recién había retornado a su tierra. El país vive la fragmentación de la guerra con la ilusión de que lo uno no tiene que ver con lo otro, le da la espalda a una realidad que es mucho más trágica y dramática y por lo tanto más difícil de aceptar; niega que exista una situación generalizada de guerra en todo el territorio del que no se escapan las grandes ciudades dotadas de los más recientes mecanismos y políticas de seguridad. En Colombia se reedita la exclusión y la violencia como una forma natural de desarrollo de las fuerzas sociales y nuestra historia se plaga de episodios violentos e inconexos; poco tiene que ver la violencia partidista de la década del 30 en el siglo XX, con la violencia desatada tras la muerte de Gaitán, y menos con los albores de la guerrilla y menos con el surgimiento del paramilitarismo, que la política de seguridad democrática ―acabo‖ para dar paso a las bacrim. Esta guerra prolongada y ―pedaceada‖ se nos escapa al análisis por que nos negamos a buscar esas conexiones sincrónicas entre los distintos hechos violentos y ocultamos el pasado tras la venda del cambio, la guerra de hoy no es la misma de ayer, es otra, es como decir que el río que fluye ahora no será el mismo de mañana, pero tenemos la certeza que mañana estará el río; es cómo si nos concentráramos en el agua que transcurre y le restáramos importancia al cauce. Las Fuerzas Militares dieron de baja al jefe militar de las FARC, sí, pero es un hecho más que transcurre dentro de nuestro cauce de guerra, no por ello la violencia cesará, no por ello quienes han encausado a este país en la guerra dejarán de hacerla, falta un Perseo que le corte la cabeza a Medusa.
http://www.viva.org.co/cajavirtual/svc0225/index%20-%20pagina%208.html

Muerte del „Mono Jojoy‟ en el corazón del Plan Colombia
El „Mono Jojoy‟ durante los diálogos del Caguán
La muerte de ‗Jorge Briceño‘, más conocido como el ‗Mono Jojoy‘, se da en el centro de la ayuda militar de Estados Unidos a Colombia. La Serranía de La Macarena tiene un altísimo valor para las partes en confrontación y representa un valioso trofeo económico y militar que, bajo las actuales condiciones, determinará el rumbo del oriente del país hacia el futuro. Ante el espectáculo lamentable de celebración de la muerte que se apropia morbosamente del país, cabe preguntarse: ¿qué rumbo tomarán tanto gobierno como guerrilla ante un suceso de tal importancia?

El „Mono‟
El país conoció a ‗Jorge Briceño‘ como un hombre de cierto sobrepeso, con un grueso bigote y una boina militar negra que nunca lo abandonaba. Era uno de los jefes de las FARC-EP más emblemáticos y su eliminación se convertía en blanco central de la estrategia de guerra ‗antiterrorista‘ y de ‘seguridad democrática‘ del gobierno de Uribe. Sus múltiples intervenciones en las negociaciones de paz del Caguán, instaladas entre 1999 y 2002, y su comandancia del aparato militar de esa guerrilla lo habían convertido en un enemigo del Estado cuya eliminación suponía un éxito simbólico que durante años buscaron las Fuerzas Militares colombianas y sus financiadores. De modales toscos y lenguaje agresivo, a Víctor Julio Suárez Rojas, como se llamaba realmente este hombre de origen campesino, hijo de una cocinera y quien se dedicó desde los 22 años a la guerrilla, se lo había conocido en los medios de comunicación del país a partir de mediados de los años 90, cuando destacaba entre los integrantes del Secretariado de las FARC-EP por ser quien comandaba las operaciones guerrilleras en todo el oriente colombiano y por el férreo control que había logrado de la Serranía de La Macarena, luego de la declaratoria de la ‗guerra integral‘ por el gobierno de César Gaviria Trujillo y de la destrucción de Casa Verde – considerada la sede de la comandancia del grupo guerrillero y ubicada en el municipio de La Uribe (Meta)– en 1990. Sus duras maneras en público, las recompensas ofrecidas por su cabeza desde entonces y las declaraciones de todos los comandantes de las Fuerzas Militares durante los últimos veinte años, que lo señalaban como un sanguinario terrorista y posible sucesor de ‗Tirofijo‘, hicieron que el ‗Mono Jojoy‘ se convirtiera para la opinión pública en la manifestación del mal que debería ser erradicado por un gobierno de mano dura, con ‗pantalones‘ y que no se pusiera a dialogar con la guerrilla. Para los miembros de esa organización, como han documentado decenas de investigaciones, el ‗Mono Jojoy‘ era un hombre admirado: bajo su guía militar, la insurgencia había atestado golpes decisivos a las fuerzas estatales como el atentado que eliminó al general Carlos Julio Gil Colorado, en 1994; y los ataques a la base de Las Delicias (Putumayo), en 1996, y Patascoy (entre Nariño y Putumayo), en 1997, en un periodo en el que las FARC-EP experimentaban un crecimiento que no habían visto en toda su historia y que les permitió pasar a una estrategia mucho más agresiva hasta 2003. No obstante, también era un líder temido: los hombres y mujeres bajo su mando recibían un trato bastante duro que llevó a una gran cantidad de deserciones en los últimos años y se sabe, por testimonios de desmovilizados, que el ‗Mono‘ no toleraba a los desertores ni a los traidores, sobre quienes pesaba toda la fuerza de la organización alzada en armas. Adicionalmente, la falta de resultados en las negociaciones del Caguán, dado que el gobierno de Pastrana no tuvo interés alguno en adquirir compromisos sociales concretos para hacer viable la agenda de paz acordada, llevaron a que se le presentara públicamente como el líder del ala militarista de la organización guerrillera, en contraposición a la política, encabezada por ‗Alfonso Cano‘. Sin embargo, la sucesión del mando hacia ‗Cano‘, luego de la muerte de ‗Manuel Marulanda Vélez‘, y los quebrantos de salud de ‗Briceño‘, acentuados por las

durezas de la vida guerrillera, terminaron con el mito del ‗Mono‘, quien acabó sus días en su ley: combatiendo a las tropas que lo perseguían. Con su muerte, una fuerte tensión al interior de la comandancia guerrillera por la sucesión del mando militar es apenas previsible. Según información suministrada por inteligencia militar a algunos medios, los candidatos a reemplazarlo serían ‗Joaquín Gómez‘, comandante del Bloque Sur; ‗Timochenko‘, quien dirige el Bloque Magdalena Medio, y ‗El Paisa‘, quien está al mando de la Columna Móvil ‗Teófilo Forero‘. Adicionalmente, el gobierno se anota un importante golpe simbólico contra la guerrilla, al matar a un hombre considerado invencible por la base de las FARC-EP, lo que posiblemente va a generar una gran cantidad de deserciones de sus filas, pero no el colapso definitivo de sus estructuras que anunciara el presidente Juan Manuel Santos en sus declaraciones de la mañana del 23 de septiembre desde Nueva York.

La verdad de La Macarena
A pesar del éxito militar de la ‗Operación Sodoma‘, en la que participaron al menos 30 aviones bombarderos y unos 27 helicópteros, no puede perderse de vista que la región en la que las Fuerzas Militares causaron la muerte al ‗Mono Jojoy‘ es justamente la misma que se ha mantenido durante los últimos meses en los titulares de la prensa por dos hechos muy diferentes, pero estrechamente relacionados entre sí: el aumento de la presencia militar y de los recursos del Plan Colombia, y el hallazgo de un cementerio con una enorme cantidad de cuerpos sin identificar en La Macarena, cuya existencia el gobierno ha señalado como una ‗calumnia‘. De acuerdo con un informe presentado en julio de este año por la oficina en Colombia de la organización no gubernamental norteamericana Fellowship Of Reconciliation (FOR), la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra) –conformada por las Brigadas Móviles 1, 2, 3, 7 y 10– es una de las unidades militares que concentra mayor cantidad de recursos de la tercera fase del Plan Colombia, que permitió su conformación en 1999, como parte de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega. Según el Ejército, la Fudra es ―la punta de lanza de la estrategia militar colombiana‖ y tiene su base justamente en el parque nacional ubicado en la Serranía de La Macarena. Junto a esta instalación militar, señala el documento, ―los investigadores descubrieron un enorme sitio de entierros, o fosa común […] Los informes iniciales indicaron que el Ejército, posiblemente en combinación con otros grupos armados, depositó más de 800 y, quizás, hasta 1.500 cuerpos en la fosa‖, aunque tanto el comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, general Javier Flórez, como el Gobierno Nacional aseguran que no se trata de una fosa común sino de un cementerio donde se han depositado legalmente los cuerpos de 564 NN dados de baja en combate. Aún así, en la región se han reportado al menos 261 ejecuciones extrajudiciales que se atribuyen a la Fudra y a la Séptima Brigada del Ejército, y las organizaciones defensoras de derechos humanos señalan que existen decenas de casos de desapariciones forzadas que pudieron terminar en ‗falsos positivos‘ y sólo podrán comprobarse al realizar la identificación de los restos encontrados, así como otras muchas que los familiares no denuncian por miedo a represalias. Aún antes de este hallazgo, esa región había sido una de las más golpeadas por crímenes cometidos por uniformados contra la población civil. Organizaciones defensoras de derechos humanos han documentado centenares de casos de violaciones sexuales, torturas, detenciones arbitrarias, asesinatos, y desapariciones, en hechos que involucran tanto a las fuerzas estatales como a diferentes organizaciones paramilitares. Aún así, las unidades militares presentes en la zona han sido recientemente certificadas por un año más en materia de derechos humanos por parte de los Estados Unidos, asegurando su financiación al no poder aplicarse la Ley Leahy.

La Macarena, hasta 2002 una importante zona controlada por las FARC-EP –que ya hacían presencia en esta zona selvática desde los años 60–, es hoy un punto central a conquistar dentro de la estrategia militar del Plan Colombia para el control de todo el suroriente del país. El departamento del Meta, donde está ubicado el parque natural del mismo nombre, no sólo es fundamental en la guerra contrainsurgente sino que está en la mira de diferentes megaproyectos económicos: además de su importancia en la explotación petrolera, con descubrimientos como el de la Cuenca Caguán Putumayo –con una producción de 7.000 barriles al día entre los departamentos de Putumayo y Meta–, diferentes empresas esperan usar al menos 168.800 hectáreas para explotación de monocultivos, fundamentalmente relacionados con agrocombustibles, y diferentes organizaciones al margen de la Ley buscan apropiarse de los cultivos de coca presentes en la zona, de los que muchos campesinos derivan su sustento. Así mismo, su papel en importantes proyectos de explotación minera en Vichada y Guaviare hace que sea de primera importancia el control de esta región, pues conecta geográficamente a estos dos departamentos con el centro del país y Bogotá.

Los beneficiados
El gobierno de Santos, presionado hasta el extremo por una ultraderecha a la que algunos analistas responsabilizan del atentado con carro bomba frente a las instalaciones de Caracol Radio en Bogotá, ha demostrado su capacidad militar y su talante guerrerista, despejando así toda duda sobre posibles escenarios de negociación con la insurgencia, asunto al que los sectores más retardatarios del país se oponen fervorosamente. El mismo grupo de funcionarios que hace pocas semanas hacía eco de la supuesta presencia de ‗Jojoy‘ en Venezuela, pregonada a los cuatro vientos por el gobierno de Uribe para deteriorar las relaciones con los vecinos, hoy celebra su victoria usando hasta citas bíblicas en discursos televisivos que destacan el ―profesionalismo de las Fuerzas Militares‖, como señalaba el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera. Un golpe militar de estas características, sólo comparable a la muerte de ‗Raúl Reyes‘, definitivamente debe servir para limpiar la imagen de los militares y justificar la política de ‗mano dura‘, y con ella los abusos, como método válido para llegar a resultados contundentes contra el ‗terrorismo‘, sean cuales sean las consecuencias. El gobierno de Santos recibirá con este logro un fuerte impulso a su popularidad. Incluso, podría superar los niveles de favoritismo en la opinión pública que alcanzó su antecesor, aprovechando –como aquél– ese apoyo social para potenciar los puntos centrales de su verdadera agenda:los económicos y de control social. El verdadero resultado de este suceso está por verse en medidas de gran autoritarismo anunciadas días atrás por este gobierno y cuyo resultado aún es insospechable: la militarización de algunas ciudades y las reformas en materia de salarios, banca y salud pública. Así las cosas, sólo queda esperar tanto la manera en que el gobierno capitalice su triunfo militar como la respuesta de la guerrilla, en medio de una confrontación que ha involucrado durante más de 50 años a todos los sectores y clases sociales en Colombia, y seguirá determinando el rumbo que asuma un país que celebra la muerte del líder guerrillero olvidándose de su pobreza, de los más de cuatro y medio millones de desplazados y de la profunda crisis a la que lo han llevado los mismos gobiernos que se precian de haber estado eliminando la ‗culebra terrorista‘ durante los últimos años. TOMADO DEL PERIODICO “EL TURBIÓN”
http://www.apiavirtual.com/2010/09/29/muerte-del-mono-jojoy-en-el-corazon-del-plancolombia/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+apiaarticulos+%28ApiaVirtual%29&utm_content=Yahoo!+Mail

“Las Farc no están a punto de desaparecer ni de tomarse el poder”: JORGE ROBLEDO
Por Otto Ruiz Alcocer Si bien del senador Jorge Robledo considera la muerte de alias el Mono Jojoy como un golpe severo a las Farc, piensa que ese hecho no puede tomarse como la virtual desaparición del grupo subversivo. El Congresista, del Polo Democrático dijo, en diálogo con EL HERALDO, que el ex candidato Gustavo Petro está haciendo todo lo posible para dividir al PDA. ¿Qué se puede esperar de las Farc tras la muerte del „Mono Jojoy‟? Lo primero que hay que decir es que la muerte del Mono Jojoy es un golpe severo a las Farc, porque él no solo era de la cúpula organizativa sino que se dice que era una persona muy valorada por la tropa. Sobre qué pueda pasar es un misterio; nadie puede saber cuál sea la consecuencia de ese golpe, y lo que yo puedo es hacer votos para que de alguna manera el Gobierno y las Farc encuentren la forma de acabar con la violencia, hay que hallar la forma de que el monopolio de las armas regrese al Estado; que este nuevo hecho sirva para que todo el mundo medite y encuentre mecanismos que conduzcan a una solución pronta e incruenta. ¿Cómo califica el accionar de las Fuerzas Militares? Sin duda es un éxito, es un golpe rotundo que le dan a las Farc, no hay duda sobre eso. En las confrontaciones armadas el hecho de que haya más hombres y más armas produce efecto. ¿Cree que las Farc están debilitadas? Yo creo que los han golpeado y en ese sentido uno puede pensar que los han debilitado. La pregunta es si están a punto de ser derrotados y de desaparecer; en eso sí nadie cree. De manera que aquí pudiéramos tener violencia para muchos años más, y el hecho de que los golpeen no quiere decir que los liquiden. ¿Se fortalece Santos con la muerte de „Jojoy‟? Ni es verdad que las Farc se habían vuelto superpoderosas después del 7 de agosto, ni es verdad que se hayan acabado con lo que pasó el miércoles. El hecho cierto es que Uribe le ofreció a los colombianos la paz y luego de 8 años fracasó en eso, y los actos de los últimos días de la guerrilla mostraron que allí estaban las Farc. Le dan el golpe del Mono Jojoy a las Farc, pero eso no quiere decir que las Farc se acabaron: ni lo uno ni lo otro.
http://www.elheraldo.com.co/ELHERALDO/BancoConocimiento/L/lasfarcnoestanapunto/lasfarcnoestanapunto.asp?CodSeccion=48

Con ocasión de la muerte del “Mono” Jojoy…

Vaya conflicto tan difícil de entender!
Fernando Dorado
A mucha gente en el exterior le queda difícil entender la situación colombiana. En la reciente posesión de Juan Manuel Santos el presidente del Congreso Armando Benedetti mencionó que Colombia era el 2º país más desigual de América y citó numerosas y contundentes cifras sobre los niveles de pobreza e inequidad en que vive la mayoría de los colombianos. Tal intervención no fue del gusto del presidente saliente Álvaro Uribe Vélez, y seguramente los potentados colombianos en Miami, New York, Madrid y Barcelona deben haber dicho al unísono: ―¡Qué impertinencia!‖ En contraste los medios de comunicación presentan a diario las cifras de las exorbitantes ganancias obtenidas en Colombia por las empresas transnacionales y los 5 grupos económicos ―nacionales‖ que monopolizan la riqueza nacional. También se reporta a diario cómo el capital extranjero se apodera de los recursos naturales de importantes regiones mediante una estrategia de intervención territorial que aprovecha la debilidad de una sociedad que anhela un efectivo progreso pero que es manipulada políticamente por una oligarquía que consiguió presentar a la guerrilla como el principal enemigo del país. El mundo se sorprende al escuchar noticias tan contradictorias. El evidente impacto de la economía del narcotráfico; la permanente violencia guerrillera, paramilitar y delincuencial, tanto en el campo como en las ciudades; la visible corrupción política y administrativa a todos los niveles del Estado; las denuncias de los ―falsos positivos‖ o asesinatos de jóvenes para ser presentados como bajas guerrilleras; el escándalo de las ―chuzadas‖ o interceptaciones ilegales de las comunicaciones privadas de magistrados, dirigentes de la oposición y periodistas que comprometen al saliente gobierno de Uribe. En fin, la percepción es de una sociedad en descomposición y un ―Estado fallido‖. En cualquier otro país con las condiciones de Colombia la rebelión no sólo se justificaría sino que sería aplaudida y apoyada. ¿Qué pasó en nuestro país con la lucha armada revolucionaria para que la muerte de un comandante guerrillero como el ―Mono‖ Jojoy sea celebrada jubilosamente no sólo por la oligarquía y el imperio sino por una buena parte de nuestro pueblo? Explicarlo no es fácil, y entenderlo para quien no lo haya vivido es todavía más difícil.

Trazando una explicación: breve reseña
Para entender qué ha pasado con la guerrilla colombiana hay que retrotraerse a la década de los años 60. En esos años se superpusieron dos tipos de lucha: a) la resistencia armada campesina gaitanista, liberal, en declive después de batallar por más de una década tras el asesinato de Gaitán (1948). b) La insurgencia revolucionaria de amplios sectores de la juventud y la intelectualidad colombiana estimulada por el triunfo de la revolución cubana (1959).

La oligarquía temerosa que ―una chispa pudiera encender la pradera‖ decide aniquilar cualquier tipo de agrupación guerrillera. En 1961 se ofreció un proceso de reinserción que no fue considerada por los líderes campesinos ante los asesinatos de Guadalupe Salcedo, Dulmar Aljure y otros dirigentes traicionados por sus jefes políticos liberales. Por ello, el gobierno de Guillermo León Valencia (1962-66) decide atacar y arrasar militarmente a las llamadas ―repúblicas independientes‖ que eran un reducto de campesinos en resistencia ubicados en Riochiquito (Cauca), Marquetalia (Tolima), y El Pato y Guayabero (Meta). En respuesta defensiva los principales dirigentes agrarios encabezados por Pedro Antonio Marín (Manuel Marulanda Vélez), Ciro Trujillo, Ciro Castaño y otros, se agrupan, deciden resistir y se ―enmontan‖. De allí surgen las FARC. Su base social fue durante mucho tiempo el campesinado desplazado hacia la frontera agrícola que sufrió la violencia hacendataria de los años 50s, ―chulavita‖, conservadora, de esa época de terrorismo terrateniente. Ese fue su fuerte y retaguardia estratégica. Por otro lado, la joven dirigencia revolucionaria colombiana de entonces no tenía una estrategia unificada. Unos creían en la teoría ―foquista‖, veían el triunfo a corto plazo. En esa dinámica entra el ELN cuando invita al cura Camilo Torres a alistarse. Otros se plantean la tesis maoísta de la ―guerra popular prolongada‖. Intentan crear zonas o bases de apoyo en el nordeste antioqueño (EPL) sin percatarse que la oligarquía y el imperio estadounidense tenían un fuerte control sobre las principales áreas del territorio. Otro sector, de origen obrero-sindical (MOIR) rechaza el camino del ―guerrillerismo guevarista pequeñoburgués‖, como lo denominó su principal dirigente Francisco Mosquera. Se plantean una línea de trabajo paciente con las masas, participan desde 1970 en las elecciones y se trazan una estrategia de acumulación de fuerzas hacia una eventual insurrección popular que sería la base de una ―revolución de nueva democracia‖. Su gran falencia: definir a la URRS (―social-imperialismo soviético‖) como el principal enemigo de la humanidad lo que los llevó a un duro enfrentamiento con el Partido Comunista y las FARC. Los dirigentes de las FARC ya eran guerrilleros cuajados en la lucha armada. Fueron obligados a construir una guerrilla ―andante‖, una ―autodefensa campesina móvil‖, que sería – según ellos - una especie de retaguardia armada del pueblo a la espera de un levantamiento popular. Es en defensa de su vida que ellos actúan. Así se va conformando el planteamiento y la práctica de la ―combinación de las diferentes formas de lucha‖. En 1970 la oligarquía desconoce la elección presidencial del general Gustavo Rojas Pinilla. Jaime Bateman Cayón, un extraordinario dirigente comunista formado en las FARC, reacciona a tal hecho y con un grupo de jóvenes con formación militar y de intelectuales socialistas que se habían afiliado a la Anapo [1], lanzan el movimiento político-militar denominado M-19. Ellos planteaban que la lucha guerrillera campesina era desgastante, que se requería estimular al pueblo con un proyecto que mostrara vocación de poder, de ser gobierno, y para ello era necesario impactar con acciones y mensajes políticos a la población de las ciudades. En retrospectiva todas esas estrategias eran relativamente válidas. Fueron una expresión de lucha de las diferentes clases y sectores sociales, de sus particulares condiciones de vida y de sus miradas políticas diversas. Sin embargo, el entorno internacional y la falta de madurez de la dirigencia revolucionaria convirtieron esas diferentes experiencias de resistencia en un terreno fértil para la rivalidad y el sectarismo. Ese enfrentamiento se refleja todavía en las expresiones políticas legales que tuvieron allí su origen. En la década de los años 80s las múltiples formaciones guerrilleras obligan a las clases dominantes a diseñar una estrategia de Paz en el gobierno de Belisario Betancur (1982-86). La oligarquía tiene en ese instante graves problemas de gobernabilidad. El ajuste impuesto por el FMI como parte de la política neoliberal diseñada por los gobiernos de Reagan y Tatcher les augura mayores problemas. Se podría decir que la insurgencia revolucionaria tenía a principios de la década de los años 80 una situación estratégica inmejorable. ¿Qué pasó entonces?

El factor de la economía del narcotráfico y los errores de la insurgencia
Desde los años 70 se inicia en Colombia el cultivo, procesamiento y tráfico de marihuana y de cocaína. El poder narco de la familia Ochoa Vásquez y de Carlos Ledher estaba en surgimiento. A su sombra surgía Pablo Escobar y Rodríguez Gacha. La guerrilla nunca se percató que una actitud connivente con la mafia narcotraficante iba a ser su gran traspié. La oligarquía colombiana y – seguramente el gobierno de los EE.UU. – dejaron que ese fenómeno mafioso creciera y se reprodujera. Ya tenían la experiencia de Laos y Camboya.

En la región del Magdalena Medio conformada por zonas aledañas al río Magdalena de los departamentos de Cundinamarca, Tolima, Caldas, Antioquia, Boyacá, Santander y sur de Bolívar, se produce una confluencia muy especial. Dineros de la mafia compran la protección temporal de la guerrilla para apropiarse de grandes haciendas que en pocos años se convierten en la base territorial del paramilitarismo. Allí nace el MAS (Muerte a Secuestradores) y se entrenan los cuadros militares de las futuras ―Autodefensas Campesinas‖. Yair Klein y otros mercenarios israelíes acompañados de altos mandos militares colombianos fundan los campos de entrenamiento paramilitar. Un poder oscuro y criminal se fortalece a la vista de la insurgencia. Nunca se pensó que la oligarquía tuviera la capacidad de utilizar hábilmente diversas alianzas con la mafia para desaparecer – asesinando – a dirigentes demócratas liberales como Luis Carlos Galán y a líderes de izquierda como Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Ossa y Carlos Pizarro. Ellos fueron la cuota inicial de la posterior masacre de más de 3.000 militantes de la Unión Patriótica, de otras organizaciones de izquierda y de muchos funcionarios honestos que se atravesaron en su camino. Entonces como ahora, la mafia hizo el trabajo sucio. Es de anotar que en regiones como el Cauca y Nariño, en donde los ―cultivos de uso ilícito‖ han sido parte de la economía campesina (indígena, afro y mestiza) desde hace más de 30 años, no surgió el terrateniente mafioso. Ello explica que el fenómeno del paramilitarismo no adquiriera una forma autóctona porque no tuvieron base de apoyo. Los frentes de las AUC (Calima, y otros) que actuaron en la región suroccidental de Colombia estaban integrados por gente traída de otras regiones, especialmente de la Costa Caribe y Antioquia. Lo demás ya es suficientemente conocido. A partir de los años 90 en Antioquia se consolida la convergencia entre la elite política terratenientes (Uribe), la cúpula estratégica del paramilitarismo (Carlos Castaño), y un grupo de intelectuales surgidos en la izquierda resentidos con las FARC [2]. Esa alianza obtiene el visto bueno y la financiación de los empresarios y el apoyo de la cúpula militar. La estrategia de la guerrilla fariana, al convertir al campesinado rico y medio en su objetivo militar (objeto de su política de impuestos, secuestro, extorsión, etc.), y una lectura incorrecta de su capacidad militar, que había sido obtenida y financiada gravando la economía del narcotráfico, le ayudó a la oligarquía a convertirlos en el enemigo número uno del pueblo colombiano. Los ataques indiscriminados a pueblos en donde la población civil era sacrificada, los continuos bloqueos a vías, retenes y la práctica de las ―pescas milagrosas‖ (secuestros masivos), fueron dándole a las clases dominantes el motivo y la forma de aislar a la guerrilla de las bases sociales que los apoyaban aún en la época de las negociaciones de Paz con el presidente Pastrana (19982002). En ese proceso de diálogo la oligarquía logró mostrarse magnánima y ansiosa por firmar la Paz. Despejó una amplia región del sur de Colombia (El Caguán) y dialogó con la guerrilla durante tres (3) años. Mientras tanto firmaban el Plan Colombia con el gobierno de los EE.UU. y se preparaban para lanzar la supuesta ―ofensiva final‖.

El prometido desenlace y la dinámica hacia el futuro
El gobierno de Uribe – sobre ese acumulado – prometió derrotar a las FARC y erradicar el narcotráfico en un año. Ocho años duró en el gobierno usando y manipulando la lucha ―anti-terrorista‖. Santos ha llegado para continuar su obra. La muerte del ―Mono‖ Jojoy sólo es un accidente más en una guerra irregular que se alimenta de la economía del narcotráfico. Hace parte de una estrategia de dominación colonial y neo-colonial que somete a nuestro país, se apodera y expolia las riquezas y el trabajo de nuestra gente, y además, se presenta como el gran aliado salvador frente al ―terrorismo‖. Desde hace 8 años nos tienen ―engatusados‖ con la destrucción total de las FARC. Cada golpe contra la guerrilla está fríamente calculado para que sirva a ese objetivo mediático. No es casual que el presidente Santos estuviera en Nueva York participando de las sesiones de la ONU y tuviera programada la entrevista con Obama. Seguirán montando nuevos shows para poder anular la capacidad de reflexión de nuestro pueblo. La guerra anti-terrorista es la mejor fórmula para presentar a la antinacional oligarquía colombiana como la gran defensora de la Patria.

Además, esa campaña mediática también les sirve para intentar ocultar los graves crímenes cometidos durante los últimos 30 años usando de fachada la lucha contra la subversión. Hoy más que nunca necesitan tapar sus delitos, que han empezado a ser develados y denunciados ante la justicia internacional, empezando por las desapariciones del Palacio de Justicia que comprometen a la alta cúpula militar. Pero son otros los problemas que a los actuales gobernantes les preocupa. El ajuste que el gobierno prepara en el terreno económico, el re-direccionamiento de los recursos de las regalías petroleras y mineras para enmascarar el déficit presupuestal, la reforma de la salud que urgen para cubrir la grave crisis financiera de ese sector, el apretón en impuestos que van a tener que aplicar dada la situación fiscal que tiene el gobierno, el crecimiento del desempleo, las nuevas condiciones que tienen que ofrecer a las inversiones extranjeras especialmente en contratación laboral y costo de la mano de obra, la reacción de la población a dichas ―reformas‖, todo ello y mucho más, es lo que en verdad les inquieta. Los demócratas colombianos no podemos confundirnos. No se puede negar que la estrategia de degradación de la guerra planificada por el imperio y la oligarquía acudiendo a la economía del narcotráfico no tuvo una respuesta política e inteligente de parte de la insurgencia. No es posible ocultar la crueldad y la brutalidad de muchas de las acciones de la guerrilla. Por ello, ni celebramos ni justificamos la muerte de campesinos a los que les tocó ser sujetos de una guerra atroz, impuesta, manejada y manipulada desde el exterior. Hoy el pueblo colombiano necesita la Paz para quitarse el velo que le impide ver la realidad. Observamos con lástima y preocupación cómo la dirigencia insurgente – por sí misma – es incapaz de salir de esa trampa. Tienen con qué seguir resistiendo, lo hacen con convicción de lucha, han entregado su vida en esa guerra y frente a las condiciones económicas y sociales de la población, no ven otro camino más que morir en su ley. Sólo un gran movimiento democrático que tenga claridad frente a los orígenes del conflicto armado y a su evolución posterior, puede sacarnos de esta tragedia histórica. La conquista de la Paz, la eliminación de la economía del narcotráfico que nos degrada como Nación, el rescate de nuestra soberanía y la construcción de una democracia incluyente, siguen siendo las tareas inmediatas de la sociedad colombiana. En ese proceso político civilista tendremos que construir escenarios de Paz, haciéndoles entender a los jefes guerrilleros que su estrategia armada hoy en día sólo le sirve a los enemigos de nuestro pueblo. Popayán, 24 de septiembre de 2010

Notas:
[1] ANAPO: Alianza Popular Nacional, partido político fundado por Gustavo Rojas Pinilla en 1953. [2] Un grupo de intelectuales salidos de la regional del Moir son los ideólogos de Uribe. http://alainet.org/active/41133

Las FARC sin Jojoy
La trayectoria de la guerrilla muestra que no va a ceder por el hecho de haber perdido a su máximo jefe militar. La esencia de las FARC es la de resistir.

Luis Eduardo Celis*
* Coordinador del Programa de Política Pública de Paz de la Corporación Nuevo Arco Iris.

Golpe dentro del golpe
Esta semana las FARC recibieron el más duro golpe de toda su historia: la muerte del ‗Mono Jojoy', integrante del Secretariado Nacional, considerado además su jefe militar y el responsable de la estructura más importante, el Bloque Oriental. No hay duda que es un logro importante para el Estado, que se propuso desde 2004 (cuando comenzó el Plan Patriota), eliminar a este emblemático jefe subversivo, quien ascendió desde su condición de guerrillero raso hasta la máxima jerarquía del Secretariado. Las FARC atraviesan el momento más crítico de su historia. Desde 2002 han sido duramente golpeadas por una acción militar sostenida. Las cifras muestran que de 22 mil hombres y 85 estructuras al comienzo del gobierno de Álvaro Uribe, hoy pueden estar en diez mil combatientes y 70 estructuras.

Tambaleantes pero ahí
Sea lo que fuere, aunque hoy están debilitadas y a la defensiva, como ha sido evidente en las últimas semanas, han logrado mantener una acción sostenida de confrontación a la fuerza pública. Aunque con la muerte de Jojoy el gobierno les ha asestado un significativo golpe simbólico, mediático y organizativo, hace bien el Presidente al afirmar que no es hora de triunfalismos. Ni el Bloque Oriental, con sus quince frentes y las cuatro compañías móviles que operan en el Meta, Guaviare y Vichada se van a desmoronar, ni las FARC van a desaparecer del escenario nacional. Tras la muerte de Jojoy vendrá un proceso de ajustes tanto en el Bloque Oriental como en el Secretariado Nacional, empezando por el ‗ascenso' de Pastor Alape o de Bertulfo Álvarez, listos para reemplazar a quienes desaparecieran por cualquier circunstancia, como es el caso que acaba de ocurrir.

La ley de la resistencia
Las FARC son una organización construida en medio de las adversidades y las rudezas propias de toda confrontación militar. Nació enfrentando un colosal operativo en Marquetalia en los lejanos años 60, y en su esencia está impregnada la condición de resistir. Son vanos los llamados a la rendición o los cálculos que asumen que cada golpe propinado (así sea tan contundente como la baja de Jojoy), conducirá a su desmoronamiento definitivo. Nada de eso. Por el contrario, las FARC asimilarán este golpe y continuarán en su estrategia de confrontación violenta.

Ahora bien, a las FARC se les puede derrotar militarmente. Por supuesto que sí. Pero no en el corto plazo, pues todavía poseen capacidad de adaptación, mantienen vínculos sociales, cuentan con abundantes recursos del narcotráfico y se consideran portadoras de una causa justa. Aunque la inmensa mayoría de la sociedad los repudie, es difícil hacer cábalas sobre su futuro. Si después de ocho años de dura confrontación militar siguen actuando en 12 departamentos y todavía tienen presencia en 200 municipios, hay evidencia para sostener la tesis de que su derrota no está a la vuelta de la esquina, ni que estamos cerca de un escenario en el que su acción se torne irrelevante.

Sin condiciones... y con condiciones
Las FARC han manifestado en reiteradas ocasiones que quieren una salida dialogada a este largo conflicto armado. Lo dijo su comandante ‗Alfonso Cano' en julio de este año, luego del triunfo electoral de Juan Manuel Santos. Lo dice un comunicado del Bloque Sur, conocido hace unos días, que expresa de manera textual: "El Bloque Sur una vez más reitera ante la opinión pública nacional e internacional la disposición de las FARC- EP para conversar con el actual Gobierno y encontrarle una salida política al conflicto social y armado que vive el país, pero sin ningún tipo de condicionamiento". El punto crucial es que el gobierno está dispuesto a buscar una salida política pero con condiciones: cese del secuestro (y por ende liberación de los secuestrados), no enrolamiento de menores, respeto al Derecho Internacional Humanitario y a la población civil. Estas exigencias son comprensibles frente a una guerrilla desprestigiada al máximo y una opinión pública que no le cree desde que perdió la oportunidad de oro de lograr un buen acuerdo político con el presidente Andrés Pastrana.

La peor diligencia...
En resumidas cuentas, con la eliminación del ‗Mono Jojoy' el presidente Santos se anotó un contundente triunfo, justo al comienzo de su gobierno. Pero el tema no ha quedado resuelto. Lo mejor es seguir trabajando en buscarle salidas a este largo conflicto. Quizá se logre algo mediante una combinación sutil entre presión militar y eventuales procesos políticos de diálogo. No es una tarea fácil, sobre todo porque, consecuentes con su espíritu guerrero, las FARC no querrán dar su brazo a torcer. Pero, como dice el refrán popular, ‗la peor diligencia es la que no se hace".

http://www.razonpublica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1412:especial-sobre-jojoy-las-farc-sinjojoy&catid=21:conflicto-drogas-y-paz&Itemid=30

El "Humanismo" burgués
Libardo García Gallego
La alegría cunde por todo el territorio. Han sido ―dados de baja 22 guerrilleros‖. ¿Dar de baja significa algo diferente de asesinar, matar, eliminar? Casos idénticos ocurren todos los días, en lugares dispersos de la geografía colombiana. ¿Por qué cuando los guerrilleros ―dan de baja‖ a un soldado o policía enemigo lo que cometen es el cruel asesinato de un héroe o patriota? Los guerrilleros también son patriotas. En ambos casos se trata de seres humanos, de personas, de gente comprometida con el país. Si la guerra es la guerra, no son necesarias tales distinciones. Que los unos son legales y los otros ilegales, es cierto. Pero ambos, desde ópticas distintas, pelean por un país mejor. Los primeros, desde la visión burguesa, con mínimo conocimiento de causa u obligados por sus apremiantes necesidades básicas insatisfechas, creen estar sacrificándose por una patria de la cual no son poseedores, pues los dueños son una minoría detentadora del poder estatal. Creen estar defendiendo sus legítimos intereses cuando lo que de verdad hacen es ayudarle a esa minoría a arrebatarles el país que les pertenece igualmente a los excluidos, a los pobres y miserables. Los militares de Colombia ni siquiera intuyen el mal que le hacen al 90% de sus compatriotas ni comprenden que son idiotas útiles de los usurpadores del país. Engañados con una acomodada explicación de los sublimes conceptos de libertad, democracia, ética, patria, etc., son echados al monte a defender a los terratenientes, a los explotadores, a los corruptos de todos los pelambres, enquistados en los tres poderes del Estado, en los GREMIOS, en los BANCOS, en las MULTINACIONALES. Los segundos, los tratados como delincuentes, criminales, terroristas, bandidos, por tratar de construir un país democrático e igualitario para todos los colombianos, incluyendo a la misma burguesía, escogieron el camino de las armas, obligados por la antidemocracia, por la corrupción e intransigencia burguesas. Cansados de estar excluidos, marginados, sin posibilidades de mejorar, se jugaron su última carta, la de vida o la muerte. Tuvieron que aplicar el Preámbulo de la Declaración Universal de los derechos Humanos que dice :” Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión” . Acabo de escuchar que ―el mono Jojoy fue dado de baja en un bombardeo‖. Los medios no cesan de difundir la noticia como si fuera un triunfo de todos los colombianos. La burguesía y sus fuerzas militares están felices y lo único que lamentan es la muerte de una perra que, según su lógica, era más valiosa que la persona dada de baja. ¿Y por qué no hay alegría cuando matan un general corrupto o un violador de los derechos humanos o un autor de ―falsos positivos‖, es decir, un ejecutor extrajudicial, asesino de civiles indefensos? Porque en Colombia predomina esa moral tramposa, según la cual quienes no comparten las ideas burguesas, quienes desaprueban la explotación del hombre por el hombre, quienes no están dispuestos a dejarse mamar gallo o padecer la miseria durante toda su vida, no tienen derecho a vivir. ¿Si la solución de los problemas la tiene el gobierno y su clase, por qué no la dan? Porque no quieren bajarse de sus fortunas, de sus privilegios, porque son enemigos de la igualdad social, de la democracia de verdad.

Entresacando ideas de los diez puntos propuestos por las FARC en 1993 para la conciliación nacional, encontramos: ―El Estado debe ser el principal propietario y administrador de los sectores estratégicos‖, pero la burguesía hizo todo lo contrario, privatizarlos; ―El 50% del Presupuesto Nacional será invertido en el bienestar social, teniendo en cuenta al colombiano, su empleo, su salario, salud, vivienda, educación y recreación como centro de las políticas de Estado…..‖ ―Explotación de los Recursos Naturales como el petróleo, el gas, el carbón, el oro, el níquel, las esmeraldas, etc. en beneficio del país y de sus regiones…..‖ ―Proteccionismo estatal frente a la desigual competencia internacional‖ Todas las leyes se hicieron en contra de estas propuestas sanas y en lugar de poner el Estado al servicio del pueblo colombiano, lo han hipotecado más al Imperialismo. Hasta esperan la aprobación de un Tratado de Libre Comercio que nos venda a los Estados Unidos. En El Caguán se expusieron cientos de propuestas sobre todos los sectores de interés nacional, durante unas 30 larguísimas audiencias, con el fin de buscar la paz, la democracia y la justicia social, pero el Gobierno prefirió inventar trampas que truncaron las posibilidades de negociación. La burguesía quiere la paz, pero arrodillando a los de abajo, sometiéndolos sin condiciones y negándoles la posibilidad de la justicia social. De modo que las quejumbres de los de arriba son injustificadas. Los derechos humanos de los colombianos de abajo no están garantizados y mientras ello no ocurra, seguirá la guerra entre las dos clases antagónicas. Surgirán y morirán muchos más combatientes, armados y desarmados, en favor y en contra del Estado actual. Buena parte de los compatriotas le apostamos a otro mundo posible, con igualdad social, y por tanto, democrático de verdad. Algún día arrebataremos a los usurpadores este Estado injusto, antidemocrático, corrupto, excluyente, que han detentado todo el tiempo, y lo transformaremos en uno justo, democrático, limpio e incluyente. Por las buenas o por las malas, haremos predominar el bien común sobre el particular. Del mismo modo que fueron derribados el esclavismo y el servilismo del pasado, así también caerán las formas contemporáneas de opresión y malestar. De la guerra en Colombia nadie se escapa; es un asunto de todo(a)s. No existen colombiano(a)s al margen de la guerra. Querámoslo o no, la sociedad civil también es parte del conflicto, consciente o inconscientemente. La guerra no es exclusiva de unos tales ―actores armados‖. No! Aquí todos tenemos intereses y estamos obligados a participar, aunque no portando fusiles sí opinando y blandiendo soluciones. Los enemigos nos acusarán de una supuesta ―apología del delito‖, pero corresponde a la opinión analizar objetivamente cómo transcurre la lucha de clases en Colombia. Armenia, 23 de Septiembre de 2010
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=113647

¿De qué se ríen?
Manuel Guzmán Hennessey
Si una sociedad puede reírse de un cadáver, un día repetirá lo que le gritó Millán Astray, en una universidad, a Miguel de Unamuno: ¡Viva la muerte!
Eso de reírnos de la muerte amerita más reflexiones. Algunos lo han intentado con ocasión del 'Mono Jojoy', aproximándose a un diagnóstico sobre la salud mental de una sociedad que se permite la celebración de la muerte. Esbozo una sola idea: el humor es una cosa seria; por lo tanto, uno tiene que saber de qué se puede reír. Y me temo que el diagnóstico debería empezar por esa parte de la sociedad que se ríe con los espacios de 'humor' de ciertas emisoras de radio de la franja mañanera, y también a los de la tarde, aunque en estos últimos, al menos, no ponen risotadas pregrabadas, supongo que para indicarles a los oyentes (los de la mañana) que es en ese momento cuando deben reírse. Me pregunto si acaso no se tocan ambas patologías: la de celebrar la muerte violenta de otro ser humano y la de solazarse con la estulticia como si ello fuera asunto de buen humor. Y no una exhibición innecesaria de pobreza neuronal. Un dramaturgo que fue Premio Nobel de Literatura, Luigi Pirandello, decía que al humor había que analizarlo no simplemente por el chiste del cual uno se ríe y luego olvida, sino por eso de lo cual uno se ríe, para luego (y sólo algunas veces) tener la posibilidad de reflexionar horrorizado: ¡cómo es posible que me haya reído de semejante barbaridad! Y aunque aquí la reflexión ex post puede salvar al paciente y devolverlo al mundo de los sabios, me temo que sean más quienes siguen derecho por la cascada de las risas pregrabadas sin preguntarse jamás de qué se ríen. A ese tipo de individuos, potencialmente peligrosos, invito a un acto de juicio: ¡paren! No se puede celebrar un cadáver, ni siquiera si se trata del de un peligroso criminal, hinchado y deformado por unas bombas de guerra. Los invito más bien a preguntarse por qué tiene que haber bombas de guerra en un cielo destinado a estar colmado de estrellas y de pájaros. ¿Es esta la morada que quisimos legarles a los que vendrán? Esto es muy serio, escribió León Valencia: no alcanzamos a ver en los cadáveres las huellas de nosotros. Porque una sola cosa puede ser más grave que la de no ver, agrego: la de no ver que no vemos. La de haber consentido a la muerte como una dama cotidiana, la de poder bailar entre la sangre y olvidarnos de que la verdadera esencia de la vida reside en la posibilidad de construir una cultura, desde el conocimiento, el arte y la concordia. Si una sociedad puede reírse de un cadáver, un día repetirá lo que le gritó Millán Astray, en una universidad, a Miguel de Unamuno: ¡Viva la muerte!
http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/manuelguzmnhennessey/de-que-se-rien_8099823-4

El viejo remedio
William Ospina
Yo sé que quieren que nos alegremos con la muerte de Pablo Escobar. Yo sé que quieren que nos alegremos con la muerte del Mono Jojoy. Yo sé que quieren que nos alegremos con la muerte de Marulanda. Y que nos alegremos con la muerte de Desquite, de Sangrenegra, de Efraín González. Yo no me alegro. No me alegra la muerte de nadie. Pienso que todos esos monstruos no fueron más que víctimas de una sociedad injusta hasta los tuétanos, una sociedad que fabrica monstruos a ritmo industrial, y lo digo públicamente, que la verdadera causante de todos estos monstruos es la vieja dirigencia colombiana, que ha sostenido por siglos un modelo de sociedad clasista, racista, excluyente, donde la ley ―es para los de ruana‖, y donde todavía hoy la cuna sigue decidiendo si alguien será sicario o presidente. Tanto talento empresarial de ese señor Escobar, convertido en uno de los hombres más ricos del mundo, y dedicado a gastar su fortuna en vengarse de todos, en hacerles imposible la vida a los demás, en desafiar al Estado, en matar policías como en cualquier película norteamericana, en hacer volar aviones en el aire: tanta abyección no se puede explicar con una mera teoría del mal: no en cualquier parte un malvado se convierte en semejante monstruo. Y tanto talento militar como el de ese señor Marulanda, que le dio guerra a este país durante décadas y se murió en su cama de muerte natural, o a lo sumo de desengaño, ante la imposibilidad de lograr algo con su inútil violencia, pero que se dio el lujo triste de mantener a un país en jaque medio siglo, y de obligar al Estado a gastarse en bombas y en esfuerzos lo que no se quiso gastar en darles a unos campesinos unos puentes que pedían y unas carreteras. Yo sé que quieren hacernos creer que esos monstruos son los únicos causantes del sufrimiento de esta nación durante medio siglo, pero yo me atrevo a decir que no es así. Esos monstruos son hijos de una manera de entender a Colombia, de una manera de administrarla, de una manera de gobernarla, y millones de colombianos lo saben. Por eso Colombia no encontró la paz con el exterminio de los bandoleros de los años cincuenta. Por eso no encontró la paz con la guerra incesante contra los guerrilleros de los años sesenta. Por eso no encontró la paz tras la desmovilización del M-19. Por eso no conseguimos la paz, como nos prometían, cuando Ledher fue capturado y extraditado, y cuando Rodríguez Gacha fue abatido en los platanales del Caribe y Pablo Escobar tiroteado en los tejados de Medellín, ni cuando murieron Santacruz y Urdinola y Fulano y Zutano y todo el cartel X y todo el cartel Y, y tampoco se hizo la paz cuando murió Carlos Castaño sobre los miles de huesos de sus víctimas, ni cuando extraditaron a Mancuso y a Don Berna y a Jorge 40, y a todos los otros. Porque esos monstruos son como frutos que brotan y caen del árbol muy bien abonado de la injusticia colombiana. Y por eso, aunque quieren hacernos creer que serán estas y otras mil muertes las que le traerán la felicidad a Colombia, los desórdenes nacidos de una dirigencia irresponsable y apátrida, yo me atrevo a pensar que no será una eterna lluvia de las balas matando colombianos degradados, sino un poco de justicia y un poco de generosidad , lo que podrá por fin traerle paz y esperanza a esa mitad de la población hundida en la pobreza, que es el surco de donde brotan todos los guerrilleros y todos los paramilitares y todos los delincuentes que en Colombia han sido, y todos los niños sicarios que se enfrentan con otros niños en los

azarosos laberintos de las lomas de Medellín, y que vagan al acecho en los arrabales de Cali y de Pereira y de Bogotá. Claro que las Farc matan y secuestran, trafican y extorsionan, profanan y masacran día a día, y claro que el Estado tiene que combatirlas, y es normal que se den de baja a los asesinos y a los monstruos. Pero que no nos llamen al júbilo, que no nos pidan que nos alegremos sin fin por cada colombiano extraviado y pervertido que cae día tras día en la eterna cacería de los monstruos, ni que creamos que esa vieja y reiterada solución es para Colombia la solución verdadera. Porque si seguimos bajo este modelo mental, no alcanzarán los árboles que quedan para hacer los ataúdes de todos los delincuentes que todavía faltan por nacer. Más bien, qué dolor que esta dirigencia no haya creado las condiciones para que los colombianos no tengan que despeñarse en el delito y en el crimen para sobrevivir. Qué dolor que Colombia no sea capaz de asegurarle a cada colombiano un lugar en el orden de la civilización, en la escuela, en el trabajo, en la seguridad social, en la cultura, en la sana emulación de las ceremonias sociales, en el orgullo de una tradición y de una memoria. Yo, personalmente, estoy cansado de sentir que nuestro deber principal es el odio y nuestra fiesta el exterminio. Construyan una civilización. Denle a cada quien un mínimo de dignidad y de respeto. Hagan que cada colombiano se sienta orgulloso de ser quien es, y no esté cargado de frustración y de resentimiento. Y ya verán si Colombia es tan mala como quieren hacernos creer los que no ven en la violencia del Estado un recurso extremo y doloroso para salvar el orden social, sino el único instrumento, década tras década, y el único remedio posible para los viejos males de la nación.
http://www.elespectador.com/opinion/columnistasdelimpreso/william-ospina/columna-227426-el-viejo-remedio

El juego del poder
Mauricio Castaño H.
Historiador mauriciojota@yahoo.es
La fuerza y el poder están hermanados. La explicación es simple y tradicional, se ejemplifica de manera evidente por la relación entre el gato y el ratón. Escribe Elías Canetti en Masa y Poder: «el ratón, una vez atrapado, está bajo el régimen de fuerza del gato: éste lo agarró, lo mantiene apresado, su intención es matarlo. Pero apenas comienza a jugar con él, agrega algo nuevo. Lo suelta y le permite correr un trecho. No bien el ratón se vuelve y corre, escapa de su régimen de fuerza. Pero está en el poder del gato el hacerle regresar. Si le deja irse definitivamente, lo ha despedido de su esfera de poder. Dentro del radio en que puede alcanzarlo, con certeza permanece en su poder. El espacio que el gato controla, los vislumbres de esperanza que concede al ratón, vigilándolo meticulosamente, sin perder su interés por él y por su destrucción, todo ello reunido – espacio, esperanza, vigilancia e interés destructivo- podría designarse como el cuerpo propiamente dicho del poder o sencillamente como el poder mismo». Anexo a esto está el instinto agresivo del hombre, que en la antigüedad se satisfacía con la caza, hoy con la guerra. Se aprendió la rapidez en el agarrar de los felinos. El león, el leopardo y el tigre fueron los modelos. De las aves se aprendió dos tipos de rapidez: dar alcance y agarrar. En el hombre inspiró la flecha, que veloz como un trueno da alcance a la presa. La evolución de estas técnicas no para ni parará. Hoy en las guerras convencionales o no, se usan armas de largo alcance disparados con alta precisión para dar en el objetivo deseado. A este piso biológico o instintual, se le antepone la cultura que pretende modificar, frenar o mitigar el poder de destrucción que existe dentro del hombre mismo. Son muchos los tratados religiosos o morales que se conocen que invitan a la virtud, a vivir en paz o en sana convivencia con los demás, sin necesidad de acudir a la eliminación física del otro. «No matarás». Si fuera por los catálogos de buena virtud, los hombres hoy vivirían en una especie de sucursal del paraíso. En el actual conflicto colombiano que vive el propio Estado con las Guerrillas, en el batirse, usan infinidad de calificativos los unos a los otros para justificar su lucha a muerte, al punto, como es propio de la violencia, de quitar la condición humana a quien consideran su enemigo. Por ejemplo, en esta guerra que ya lleva más de medio siglo, con el abatido y temible guerrillero Víctor Julio Suárez Rojas o alias Mono Jojoy, al ser indagado el ministro de defensa por las pérdidas humanas, respondió que la única perdida a lamentar era la perra antiexplosivos 'Sasha', significando con ello, que los guerrilleros muertos eran menos que este animal. En esta lógica de descalificar la condición humana respondían esas guerrillas, según registra la prensa nacional, tratando a la dirigencia del país «de cobarde a esa alimaña de la oligarquía». Esta lógica o ideología de la dualidad, nutre bien a estos bandos. El enemigo siempre estará al acecho. Un punto de encuentro o de acuerdo será difícil de hallarlo, pues el apetito de la guerra siempre estará ahí mientras se opere con esa binariedad. Parece un chiste que el legendario guerrillero, alias Tirofijo, se haya muerto en su vejez y aún siguiera recordando las tantas gallinas y cerdos que le fueron robados por sus enemigos. Que la memoria histórica dé tanto para la venganza y tan poco para la paz o la reconciliación, es para que la sociedad reflexione.

Hoy un bando puede estar ganando una batalla porque tiene mejores armas, pero la verdadera batalla de la condición humana no está camino a la victoria. La lógica binaria sigue en plena ebullición, amigo versus enemigo, malo versus bueno, no existe lugar para la intermediación. No se vislumbra una propuesta de entendimiento que apacigüe la fiera que hay en cada uno de nosotros. Por lo que vemos, no sabemos dónde está el principio del fin de esta guerra que el actual Gobierno sentencia. Si vemos en el juego del gato y el ratón, un festín que divierte a uno y a otro, y porque no, a expectantes.
http://www.viva.org.co/cajavirtual/svc0226/index%20-%20pagina%207.html

La guerra es la paz
Atarka Rebel La guerra es la paz era una de las consignas máximas del estado totalitario de Oceasia dirigido por el Gran hermano en la célebre distopía escrita por Orwell y titulada 1984, la distopía es el termino contrario a la utopía y se refiere para enmarcar una sociedad opresora tutelada de manera dictatorial por un gran líder que se presenta a la sociedad como un salvador y esta lo acepta y lo aclama en su mayoría, después de dar esta breve descripción del término ―distopía‖ podemos afirmar que el estado-guerra Colombiano hace de este país ―macondiano‖ del realismo trágico un terreno distópico . A sus 59 años es dado de baja Jorge Briceño alias el ―Mono Jojoy‖ el día miércoles 22 de septiembre de 2010. Briceño era el responsable militar de las FARC-EP, comandante del bloque nororiental y miembro del estado mayor. La operación denominada ―Sodoma‖ contó con presencia de elementos de todas las ramas de las fuerzas armadas con un contingente aéreo de más de 30 aviones y 27 helicópteros, durante dicha operación murieron dos oficiales, la realidad de nuevo contraria los partes oficiales que en esta oportunidad daban como única baja a la perra antiexplosivos Sasha, los soldados José Javier García Capera y Jaime Sánchez Robayo. Los medios de comunicación han hecho de la muerte del ―Mono Jojoy‖ un espectáculo mediático, los lobos aúllan paz como un rebaño de inocentes corderos, la necrofilia acompaña a los colombianos al momento de la cena, viendo el noticiero o en bus con sobre cupo mientras van rumbo a su trabajo precario, en todo espacio el Gran Hermano comunica su mensaje, el Gran Hermano te vigila. "El símbolo del terror en Colombia ha caído", enfatizó Santos a la prensa en la sede de la ONU, donde participa en la Asamblea General, y en todos los medios se repitió la alocución constantemente con el fin de buscar cohesión social frente a dichas declaraciones. El presidente Juan Manuel Santos y sus diversos subalternos muestran una felicidad casi morbosa por el abatimiento de Briceño, sonríen a la prensa y rodeados de sus perros de caza, entiéndase cúpula militar, se puede divisar en sus caras un efecto casi de placer sexual, maquillando su morbo y endulzándolo por la consigna del servicio a la patria, a una patria de mierda. ¿Todos dicen que el ―Mono Jojoy‖ era el terror que azotaba a este país y bueno, me pregunto yo, que pasa con los terrores que lo siguen azotando? Y ¿qué paso con los miles de asesinatos de estado llamados ―falsos positivos‖ de los cuales Santos es directo responsable? , ¿Qué pasa con los que perdieron su vida por pensar distinto o aquellos que sus seres queridos tuvieron que despedir abalados, torturados; acaso ese el precio de ser un crimental sudamericano? y ¿los desaparecidos; quizás en una fiesta, a una ultima cena, en el en el Uberrimo? Sin embargo esta parodia sigue, este país hiede a muerte y ello se nos hace tan habitual que cuando los grandes asesinos se reclaman como ángeles vengadores la gente les cree, los vitorea y ebria de ceguera los

aplaude apasionadamente, y olvida lo cercana que la muerte ronda, que va vestida con la sangre de los desdichados, se le olvida las vidas extintas por aquellos Herodes que se postran en el poder, por su economía, por su política, por su modelo de país. Me cabe preguntarme, ¿si en verdad luchamos contra el terrorismo porque no se bombardea la casa de Nariño? En este articulo no se pretende ensalzar a las FARC o a el Mono Jojoy, ni hacer juicios hacia él; en este articulo se hace referencia a la otra cara, al otro bando, al Estado y al poder que escondido en un guante de terciopelo rigen cruel e hipócritamente el destino de este país. Bueno al parecer en Colombia la distopía escrita por Eric Arthur Blair en 1948 bajo el seudónimo de George Orwell parece haber anclado en tierras fértiles y no solo por lo plasmado brevemente en las líneas anteriores, ya que hay más aristas e interconexiones entre la distopía y nuestra realidad. Recuerda que en el discurso hegemónico de esta democracia ―La guerra es la paz. La libertad la esclavitud. La ignorancia la verdad‖ Que dios y el espíritu santo nos acompañe a este país consagrado a los Santos, Hijos de Uribe Dios todo poderoso, y al ―sangrado‖ corazón, amén. Atarka Rebel – Crimental activoEscrito en el año 26 de la era Orwelliana.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=114498

GIRAMUNDO ESPECIAL:

Palabras del presidente Rafael Correa después de ser rescatado

El presidente Correa se dirige a la multitud
Quito, octubre 1ero - Así fueron recogidas las palabras que pronunció el presidente Rafael Correa desde el Palacio de Carondelet, una vez rescatado del Hospital Metropolitano de Quito: Por la infamia de los conspiradores de siempre y para al Presidente han caído hermanos ecuatorianos. Es un día de profunda tristeza que jamás creí que iba a llegar en mi gobierno de paz, justicia, que solo busca ayudar, sobre todo, a los pobres, a la policía que ha sido manipulada. Ustedes saben que no me asusto fácilmente, y si lo hago, controlo el temor; pero créanme que cuando fui liberado y me dijeron que por lo menos hay un policía caído se me salieron las lágrimas de tristeza, de cómo se ha derramado sangre ecuatoriana, sangre de hermanos, inútilmente. Por nuestros caídos, que no sabemos cuántos son, hagamos un profundo y sentido minuto de silencio. A todo el pueblo, muchas gracias. Que esto les sirva de ejemplo a los que quieren, no a través de las urnas, sino a través de la conspiración, detener a la Revolución Ciudadana. Un agradecimiento también a los miles de compañeros que fueron a verme, a rescatarme a la policía, al hospital y cobardemente los recibieron con gas pimienta, gases lacrimógenos, con piedras. ¿Cómo coño van a ser policías los que se comportaron de esa manera? Muchas gracias a quienes se han movilizado en apoyo al Gobierno Nacional, a la Revolución Ciudadana, a la democracia en nuestra patria. Gracias a esos héroes que me acompañaron, a mi Guardia Personal que fue

maltratada, pateada. Pese al peligro, empezaron a llegar ministros, funcionarios del gobierno, asambleístas a la puerta del hospital, a morir si fuera necesario. Con ese valor y lealtad nada ni nadie nos podrá vencer. También un agradecimiento al inmenso apoyo a todos los estamentos del Estado ecuatoriano. Jamás cedimos, jamás aceptamos nada bajo presión. Un agradecimiento a casi todos los Presidentes de América Latina y el mundo, podría decir, como el Presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, a la OEA, Chile, Argentina, Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia, México; de hecho, UNASUR en estos momentos se está reuniendo para analizar la situación del país. Es increíble, impresionante que se subleve, no toda la fuerza policial, una parte, no para luchar contra un gobierno tiránico; se sublevan para buscar supuestas remuneraciones que serán quitadas, lo cual no es cierto. ¿Cómo pueden jugar por algo tan banal con el futuro de la patria? Fuimos esta mañana cuando me informaron que había problemas en algunos cuarteles en Quito, fuimos a dialogar para explicarles qué es lo que queríamos hacer. Nadie ha apoyado tanto a la policía como este gobierno, nadie ha mejorado tanto los sueldos. Cuando vi tanta agresividad y ofensa me sentí profundamente triste, como con una puñalada en la espalda. ¿Cómo después de lo que habíamos hecho nos hacían eso? Después nos dimos cuenta qué era. Cuándo preguntábamos quien había hecho más por la policía que este gobierno, me gritaron, mentira, fue Lucio. Ahí está la gente de Lucio, infiltrados, azuzando, incitando a la violencia. ¡Cuánta irresponsabilidad! Cuando vi que no se podía dialogar – el pretexto son bonificaciones con condecoraciones – y quisimos retirarnos, agredieron al Presidente, nos tiraron bombas lacrimógenas directo a nuestro rostro, me tuvieron que llevar al Hospital, me secuestraron, nos llenaron de amenazas. Supuestos policías avergüenzan a la Institución Nacional. Lo más triste de todo, cuando me estaba atendiendo en el hospital,…, recibí tres delegaciones que cortésmente intentaron hablar conmigo. Les preguntaba ¿han estado mejor? y me decían: no, su gobierno nos ha ayudado más que nadie. La segunda pregunta que les hice, ¿es que ustedes han leído la ley por la que reclaman? Les doy mi palabra de honor hablé con cerca de 15 policías y ni uno había leído la ley, todos se habían dejado llevar por los rumores de los vendepatrias y conspiradores y por eso se han dejado engañar. Qué hemos hecho, para que tengan certeza de cómo actúa este gobierno. Es una ley para evitar abusos, atropellos evitar bonos espirituales, sobresueldos cada tres meses, esas canastas con plata de todos ustedes, prohibimos todo aquello. ¿Saben cuánto ganaba un policía como gran premio tras 5 años de servicio? 800 dólares y por eso han arriesgado la vida sus hermanos. Hoy el policía que menos gana, gana 700 dólares. ¿Cómo es posible que se permitan hacer estas barbaridades? Dicen que no tomamos en cuenta sus condiciones especiales de trabajo, por contrario, por primera vez se les toma en cuenta y se ha establecido el artículo 115 donde se dice que se reconocerá para las Fuerzas Armadas, la policía, los bomberos; las horas extras, jornadas especiales y remuneraciones. Ni siquiera habían leído la ley por la que se han subordinado y han traicionado en su patria. La gran culpa de esto la tienen los conspiradores de siempre para ver si por ese medio pueden lograr lo que no logran en las urnas. Ayer miserables de esa oposición le decían a la Corte Legislativa que no apoyaran la ley porque rebajaba los bonos. A unirnos para vencer a estos vendepatrias y sacar la patria adelante. Hoy el Presidente no ha claudicado como hicieron tantos otros cobardes. Cuando me exigían revocar la ley, que además no lo podía hacer, le corresponde a la Asamblea, para dejarme salir, les decía no pierdan tiempo, o salgo como Presidente de una nación digna o salgo como cadáver pero no pierdo mi dignidad. Salimos con la frente en alto.

Gracias a todos los que arriesgaron la vida por el Presidente. Gracias hermanos y hermanos del Movimiento País, con ustedes nos sentimos seguros. Las Fuerza Pública obligada a mantener el orden, secuestra a su Comandante en Jefe y ataca a sus ciudadanos. Hoy es un día triste. Atentos. Hoy apoyar más que nunca a esas decenas de miles de buenos elementos de la Policía Nacional. Fueron unos cuantos que serán sancionados. No habrá perdón ni olvido aquí y por supuesto la ley no será revocada. Por el diálogo todo, por la fuerza nada. A ustedes, mirar al futuro. Nos ha tocado una prueba dura. El Hospital está destrozado, muchos enfermos han sufrido por culpa de irresponsables. Ahora a mirar adelante y con muchas más ganas, con mucho más valor hacer, que a nuestras Revolución Ciudadana no la para nadie ni nada. ¡Hasta la Victoria Siempre! (Versión de Yeni Ortega, del equipo de Cubadebate)
http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/10/01/a-todo-el-pueblo-muchas-gracias-fotos/

El pueblo se dirige al Palacio de Gobierno. Foto: Prensa de la Presidencia de la República de Ecuador

Nota sobre el frustrado golpe de estado en Ecuador
Atilio A. Boron

¿Qué pasó en Ecuador?
Hubo una tentativa de golpe de Estado. No fue, como dijeron varios medios en América Latina, una "crisis institucional", como si lo ocurrido hubiera sido un conflicto de jurisdicciones entre el Ejecutivo y el Legislativo, sino una abierta insurrección de una rama del primero, la Policía Nacional, cuyos efectivos constituyen un pequeño ejército de 40.000 hombres, en contra del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas del Ecuador, que no es otro que su presidente legítimamente electo. Tampoco fue lo que dijo Arturo Valenzuela, Subsecretario de Estado de Asuntos Interamericanos, "un acto de indisciplina policial". ¿Caracterizaría de ese modo lo ocurrido si el equivalente de la Policía Nacional del Ecuador en EEUU hubiera vapuleado y agredido físicamente a Barack Obama, lesionándolo; lo hubiera secuestrado y mantenido en reclusión durante 12 horas en un hospital policial hasta que un comando especial del Ejército lo liberaba luego de un intenso tiroteo? Seguramente que no, pero como se trata de un mandatario latinoamericano lo que allá suena como intolerable aberración aquí aparece como una travesura de escolares. En general todos los oligopolios mediáticos ofrecieron una versión distorsionada de lo ocurrido el día de ayer, evitando cuidadosamente hablar de tentativa de golpe de Estado. En lugar de eso se referían a una "sublevación policial" lo cual, a todas luces, convierte los acontecimientos del Jueves en una anécdota relativamente insignificante. Es un viejo ardid de la derecha, siempre interesada en restar importancia a las tropelías que cometen sus partidarios y a magnificar los errores o problemas de sus adversarios. Por eso viene bien recordar las palabras pronunciadas este viernes, en horas de la mañana, por el presidente Rafael Correa cuando caracterizó lo ocurrido como "conspiración" para perpetrar un "golpe de Estado". Conspiración porque, como fue más que evidente en el día de ayer, hubo otros actores que manifestaron su apoyo al golpe en gestación : ¿no fueron acaso efectivos de la Fuerza Aérea Ecuatoriana –y no de la Policía Nacional- los que paralizaron el Aeropuerto Internacional de Quito y el pequeño aeródromo utilizado para vuelos provinciales? ¿Y no hubo grupos políticos que salieron a apoyar a los golpistas en calles y plazas? ¿No fue el propio abogado del ex presidente Lucio Gutiérrez uno de los energúmenos que trató de entrar por la fuerza a las instalaciones de la Televisión Nacional del Ecuador? ¿No dijo acaso el Alcalde de Guayaquil y gran rival del presidente Correa, Jaime Nebot, que se trataba de un conflicto de poderes entre un personaje autoritario y despótico, Correa, y un sector de la policía, equivocado en su metodología pero a quien le asistía la razón en sus reclamos? Esta falsa equidistancia entre las partes en conflicto era una indirecta confesión de su complacencia ante los acontecimientos en curso y de su íntimo deseo de librarse de su -hasta ahora al menos- inexpugnable enemigo político. Para ni hablar de la lamentable involución del movimiento ―indígena‖ Pachakutik, que en medio de la crisis hizo pública su convocatoria al ―movimiento indígena, movimientos sociales, organizaciones políticas democráticas, a constituir un solo frente nacional para exigir la salida del Presidente Correa. "¡Sorpresas te da la vida!‖, decía Pedro Navaja; pero no hay tal sorpresa cuando uno toma nota de los generosos aportes que la USAID y el National Endowment for Democracy han venido haciendo en los últimos años para ―empoderar‖ a la ciudadanía ecuatoriana a través de sus partidos y movimientos sociales. Conclusión: no fue un pequeño grupo aislado dentro de la policía quien intentó dar el golpe, sino un conjunto de actores sociales y políticos al servicio de la oligarquía local y el imperialismo, que jamás le va a perdonar a Correa haber ordenado el desalojo de la base que Estados Unidos tenía en Manta, la auditoría de la deuda

externa del Ecuador y su incorporación al ALBA, entre muchas otras causas. Incidentalmente, la policía ecuatoriana hace ya muchos años que, al igual que otras de la región, viene siendo instruida y adiestrada por su contraparte estadounidense. ¿Habrán incluido alguna clase de educación cívica, o sobre la necesaria subordinación de las fuerzas armadas y policiales al poder civil? No parece. Más bien, actualiza la necesidad de poner fin, sin más dilaciones, a la ―cooperación‖ entre las fuerzas de seguridad de la mayoría de los países latinoamericanos y las de Estados Unidos. Ya se sabe qué es lo que enseñan en esos cursos.

¿Por qué fracasó el golpe de Estado?
Básicamente por tres razones: en primer lugar, por la rápida y efectiva movilización de amplios sectores de la población ecuatoriana que, pese al peligro que existía, salió a ocupar calles y plazas para manifestar su apoyo al presidente Correa. Ocurrió lo que siempre debe ocurrir en casos como estos: la defensa del orden constitucional es efectiva en la medida en que es asumida directamente por el pueblo, actuando como protagonista y no como simple espectador de las luchas políticas de su tiempo. Sin esa presencia del pueblo en calles y plazas, cosa que había advertido Maquiavelo hace quinientos años, no hay república que resista los embates de los personeros del viejo orden. El entramado institucional por sí sólo es incapaz de garantizar la estabilidad del régimen democrático. Las fuerzas de la derecha son demasiado poderosas y dominan ese entramado desde hace siglos. Sólo la presencia activa, militante, del pueblo en las calles puede desbaratar los planes golpistas. En segundo lugar, el golpe pudo ser detenido porque la movilización popular que se desarrolló con gran celeridad dentro del Ecuador fue acompañada por una rápida y contundente solidaridad internacional que se comenzó a efectivizar ni bien se tuvieron las primeras noticias del golpe y que, entre otras cosas, precipitó la muy oportuna convocatoria a una reunión urgente y extraordinaria de la UNASUR en Buenos Aires. El claro respaldo obtenido por Correa de los gobiernos sudamericanos y de varios europeos surtió efecto porque puso en evidencia que el futuro de los golpistas, en caso de que sus planes finalmente culminaran exitosamente, sería el ostracismo y el aislamiento político, económico e internacional. Se demostró, una vez más, que la UNASUR funciona y es eficaz, y la crisis pudo resolverse, como antes la de Bolivia, en 2008, sin la intervención de intereses ajenos a América del Sur. Tercero, pero no último en importancia, por la valentía demostrada por el presidente Correa, que no dio brazo a torcer y que resistió a pie firme el acoso y la reclusión de que había sido objeto pese a que era más que evidente que su vida corría peligro y que, hasta el último momento, cuando se retiraba del hospital, su automóvil fue baleado con claras intenciones de poner fin a su vida. Correa demostró poseer el valor que se requiere para acometer con perspectivas de éxito las grandes empresas políticas. Si hubiese flaqueado, si se hubiera acobardado, o dejado entrever una voluntad de someterse al designio de sus captores otro habría sido el resultado. La combinación de estos tres factores: la movilización popular interna, la solidaridad internacional y la valentía del presidente terminó por producir el aislamiento de los sediciosos, debilitando su fuerza y facilitando la operación de rescate efectuada por el Ejército ecuatoriano.

¿Puede volver a ocurrir?
Sí, porque los fundamentos del golpismo tienen profundas raíces en las sociedades latinoamericanas y en la política exterior de Estados Unidos hacia esta parte del mundo. Si se repasa la historia reciente de nuestros países se comprueba que las tentativas golpistas tuvieron lugar en Venezuela (2002), Bolivia (2008), Honduras (2009) y Ecuador (2010), es decir, en cuatro países caracterizados por ser el hogar de significativos procesos de transformación económica y social y, además, por estar integrados a la ALBA. Ningún gobierno de derecha fue perturbado por el golpismo, cuyo signo político oligárquico e imperialista es inocultable. Por eso el campeón mundial de la violación de los derechos humanos, Álvaro Uribe, con sus miles de desaparecidos, sus fosas comunes, sus ―falsos positivos‖, jamás tuvo que preocuparse por insurrecciones militares en su contra durante los ocho años de su mandato. Y es poco probable que los otros gobiernos de derecha que hay en la región vayan a ser víctimas de una tentativa golpista en los próximos años. De las cuatro que hubo desde 2002 tres fracasaron y sólo una, la perpetrada en Honduras en contra de Mel Zelaya, fue coronada exitosamente. El dato significativo es que su ejecución fue sorpresiva, en el medio de la noche, lo cual impidió que la noticia se conociese hasta la mañana siguiente y el pueblo tuviera tiempo de salir a ganar calles y plazas. Cuando lo hizo

ya era tarde porque Zelaya había sido desterrado. Además, en este caso la respuesta internacional fue lenta y tibia, careciendo de la necesaria rapidez y contundencia que se puso de manifiesto en el caso ecuatoriano. Lección a extraer: la rapidez de la reacción democrática y popular es esencial para desactivar la secuencia de acciones y procesos del golpismo, que rara vez es otra cosa que un entrelazamiento de iniciativas que, a falta de obstáculos que se interpongan en su camino, se refuerzan recíprocamente. Si la respuesta popular no surge de inmediato el proceso se retroalimenta, y cuando se lo quiere parar ya es demasiado tarde. Y lo mismo cabe decir de la solidaridad internacional, que para ser efectiva tiene que ser inmediata e intransigente en su defensa del orden político imperante. Afortunadamente estas condiciones se dieron en el caso ecuatoriano, y por eso la tentativa golpista fracasó. Pero no hay que hacerse ilusiones: la oligarquía y el imperialismo volverán a intentar, tal vez por otras vías, derribar a los gobiernos que no se doblegan ante sus intereses.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=114088

Notas sobre el golpe en Ecuador
Fernando Dorado. Activista social
La acción ―provocadora‖ y audaz del presidente Correa frente a la rebelión policial abortó el curso del golpe militar en el Ecuador. La rápida y oportuna reacción de declarar la emergencia interior e implantar el control total del Estado sobre las comunicaciones radiales y televisivas fue fundamental para derrotar a las fuerzas complotadas de la oligarquía y el imperio. El golpe tenía la siguiente secuencia: radicalizar a la policía infiltrada por la oposición de derecha; movilizar a sectores de los trabajadores del Estado y a sectores indígenas en ―solidaridad‖ contra la Ley de Servicio Civil, aprovechando los recientes enfrentamientos con el gobierno; generar desórdenes y saqueos; neutralizar al conjunto de la población; ―crear‖ mediáticamente un vacío de poder, y rematar con la intervención del ejército. La experiencia del Ecuador deja ver las debilidades de nuestros procesos de cambio en América Latina. La base social de nuestras ―revoluciones‖ es realmente débil. Además, falta mucha claridad política frente a los intereses del imperio y de las oligarquías. 30 años de neoliberalismo han dejado a un sector de los trabajadores del Estado (salud, educación, empresas de servicios) amarrados a sus ―derechos laborales adquiridos‖. Son trabajadores a la defensiva, en donde ha hecho carrera una mentalidad reaccionaria, gremialista, egoísta, estrecha. El movimiento indígena – influido por posiciones ―indigenistas‖ y ―anti-extractivistas‖ y, en parte, por la acción ideológica y política de la infiltración pagada de los gringos – ha jugado en este caso en contra de la tarea principal: consolidar la independencia nacional. Su dirigencia ha vacilado en un momento clave. Sus mismas bases sociales - con su instinto popular -, muy seguramente les van a cobrar políticamente sus ―errores‖.

Los ―socialistas de palabra‖ también hacen su trabajo reaccionario cuando realmente hay muy poco por socializar. El grueso de la población – el proletariado ―informalizado‖ (obreros, microempresarios, trabajadores de la economía ―informal‖, desempleados, etc.) – es la verdadera base de nuestras revoluciones, a la cual hay que organizar y plantearle un programa cuya plataforma principal tiene que ver con una fase de recuperación de una economía ―propia‖, nacional, democratizada, solidaria, de resistencia, comunitaria, diversificada. Es la parte compleja de la tarea. Si a este sector de la población sólo se le llega desde el Estado con la ampliación de la cobertura de los servicios públicos (agua, electricidad, salud, educación, saneamiento básico, etc.) y no se lo organiza alrededor de verdaderos y efectivos proyectos de producción a todos los niveles, esa base social se va a mantener al lado de la revolución en forma precaria. Un apoyo de esa naturaleza es estructuralmente débil. Es una especie de ―clientelismo estatal de nuevo tipo‖, que no sólo es un soporte efímero e inestable para la revolución sino insostenible hacia el futuro. La debilidad que empieza a mostrar el proceso venezolano está relacionada con este problema. Los servicios sociales estatales necesitan una base productiva real para poder sostenerse en el tiempo. No tener en cuenta este aspecto fue uno de los grandes pecados de la experiencia socialista del siglo XX. A una Sociedad como la del Ecuador – para hacer esa recuperación de la base productiva – le toca temporalmente ―formar alianzas amplias con grupos de derecha (léase capitalistas nacionales y extranjeros) en la minería, en el petróleo, agro-negocios, etc.‖1. De no hacerlas, rápidamente el Estado entraría en una etapa de insolvencia y las mismas masas populares tumbarían al gobierno. Esa es parte de nuestra realidad ―postneoliberal‖. La falla del presidente Correa y del Movimiento ALIANZA PAIS, consiste en que no ha hecho explícita esa alianza que hay que establecer – incluso - con sectores muy poderosos. Es parte del riesgo que tiene que ser asumido en una situación como la actual, y por tanto, o falta divulgar la estrategia o no la tienen bien clara. El vice-presidente García Linera en Bolivia es quien mejor hace conciencia sobre esa realidad de nuestros procesos. El grueso de la dirigencia social, tanto de los trabajadores del Estado como del movimiento indígena – con la excepción de los que están siendo infiltrados por el imperio con toda clase de ONGs pagadas por la USAID – puede entender, compartir e impulsar dicha estrategia, y para ello el gobierno de Correa debe mejorar su capacidad de diálogo, recuperar el ―carácter constituyente‖ del proceso y no caer en actitudes sectarias y/o autoritarias. Es urgente, prioritario, esencial, hacer seguimiento y analizar el comportamiento de las diferentes clases sociales y sectores de clase, y de sus respectivas expresiones políticas, frente a este ―golpe de mano abortado pero no derrotado‖. Desde el Brasil, Lucio Gutiérrez tenía todo el libreto claro y completo. Su hermano quería oficializarlo en la Asamblea Nacional. El curso de los acontecimientos les malogró sus planes siniestros. El pueblo ya cobrará su traición.

NOTA: Santos tiene la orden gringa de ―liderar‖ a la UNASUR. Se coordinó con Alan García y Sebastián
Piñera, y actuaron rápido. Van a comportarse como ―caballos de Troya‖. Están trabajando una especie de ―nuevo nacionalismo tibio‖ para llevar a la Unasur a negociar con los EE.UU. Popayán, octubre de 2010 Frase Delfín Tenesacade Ecuarunari, cuestionando ese tipo de alianzas. Ver: http://www.kaosenlared.net/noticia/delfin-tenesaca-hay-diferencia-gobierno-pero-no-apoyamos-dictadura-nihttp://www.viva.org.co/cajavirtual/svc0226/index%20-%20pagina%206.html

Los hechos en Ecuador fueron realmente una intentona golpista de visos militar, político y mediático, por parte de la derecha ecuatoriana y el imperialismo.
Percy Francisco Alvarado
Tras el demorado operativo de rescate efectuado por miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía, que condujo a la liberación del presidente de Ecuador, secuestrado en el Hospital Militar, culminaron cerca de 14 horas de tensión y de espera para el mundo entero que, temeroso por la suerte de Rafael Correa, se sumó a la condena casi unánime contra el intento de golpe de estado fraguado contra su gobierno. Ya liberado y ante la presencia de millares de miembros del bravío pueblo ecuatoriano, fue recibido por una multitud ante la sede de Gobierno, donde se repudiaba a los conspiradores y a los solapados autores intelectuales de la revuelta policial. Conciliador, por un lado, expresó que entre los sublevados "no todos eran policías" y apuntó la responsabilidad del plan golpista hacia el al presidente Lucio Gutiérrez y su Partido Sociedad Patriótica. Luego, emocionado, agradeció a todos aquellos que desafiaron el ultraje y la fuerza bruta de los amotinados, encabezados por ministros, asambleístas, militantes de Alianza País, así como por hombres y mujeres sencillos del pueblo. Para ellos el elogio a su valentía y a su fe en la Revolución Ciudadana, cuando dijo: ―A todo el pueblo, muchas gracias. Que esto les sirva de ejemplo a los que quieren, no a través de las urnas, sino a través de la conspiración, detener a la Revolución Ciudadana. Un agradecimiento también a los miles de compañeros que fueron a verme, a rescatarme a la policía, al hospital y cobardemente los recibieron con gas pimienta, gases lacrimógenos, con piedras. ¿Cómo coño van a ser policías los que se comportaron de esa manera?” Correa retrató el siniestro plan de la oposición y, sobre todo, alertó al pueblo sobre los peligros y la respuesta necesaria a los mismos, al expresar: “La Fuerza Pública obligada a mantener el orden, secuestra a su Comandante en Jefe y ataca a sus ciudadanos. Hoy es un día triste. Atentos. Hoy apoyar más que nunca a esas decenas de miles de buenos elementos de la Policía Nacional. Fueron unos cuantos que serán sancionados. No habrá perdón ni olvido aquí y por supuesto la ley no será revocada. Por el diálogo todo, por la fuerza nada.” Por último, sin mostrar cansancio a pesar de ser sometido a múltiples amenazas y presiones, a la par que sometido a una dudosa operación, se le encaramó la esperanza en la mirada y en la voz, frente a su pueblo valiente y presto. “A ustedes, mirar al futuro. Nos ha tocado una prueba dura. El Hospital está destrozado, muchos enfermos han sufrido por culpa de irresponsables. Ahora a mirar adelante y con muchas más ganas, con mucho más valor hacer, que a nuestras Revolución Ciudadana no la para nadie ni nada. ¡Hasta la Victoria Siempre!”

El verdadero trasfondo de los acontecimientos.
No detallaré cada parte de los acontecimientos, los que son harto conocidos por el mundo. Sin embargo, hay sucesos que merecen analizarse y que comprueban que no se limitaron a una sublevación de escasos policías y militares en repudio a lo que veían como una ley que afectaba sus derechos. Fue realmente un ensayo de golpe de estado que sirvió a las fuerzas de la oposición para evaluar la capacidad de respuesta del pueblo y de las instituciones gubernamentales, incluidas las fuerzas policiacas y militares del país, así como la posición de otras naciones ante el ataque premeditado y violatorio de la institucionalidad. Esto por supuesto, merece ser analizado en cada una de sus particularidades.

Las naciones que han padecido los golpes de estado ven con sorpresa ciertos indicios putchistas que tuvieron lugar durante el día 30 de septiembre: la toma de instalaciones militares y el acuartelamiento sospechoso de las fuerzas armadas, el desconocimiento de las autoridades gubernamentales; el cierre de los principales aeropuertos del país y principales carreteras y vías de acceso a la capital; el establecimiento de un entarimado mediático para distorsionar los hechos, la supresión de los órganos de difusión vinculados al gobierno, como TV Ecuador; el ataque y toma de la sede de la Asamblea Nacional; la incitación al caos y a la indisciplina social, avalado por el abandono deliberado de los órganos policiales y militares de sus misiones de proteger a la ciudadanía y a la propiedad, incluida la guardia de seguridad legislativa, así como la creación de un ambiente de nociva confusión en casi todo el país. Varios artilugios fueron preparados en este caso. Un hecho precedente y sospechoso, sin embargo, ocurrido días antes y que podría estar vinculado a las acciones del día 30, cuyo propósito podría haber sido inhabilitar a Correa en su capacidad de acción y movilidad durante la intentona golpista, fue que éste fue sometido a una inadecuada androscopía, cuando lo recomendable era realizarle una osteostomía, procedimiento menos invasivo y de mejores resultados de acuerdo a su padecer de la rodilla. Sospechosamente, muchos años antes, se utilizaron procedimientos quirúrgicos inadecuados en ex mandatarios como Juan Velazco Alvarado, en Perú, y Saddam Hussein, en Irak, para inhabilitarlos físicamente en medio de crisis políticas en sus países respectivos. No se descarta, pues, que esta haya sido una maniobra premeditada para incapacitar a Correa y hacerlo vulnerable en medio de la planeada crisis golpista. Otra de las maniobras previas al golpe se realizó el 22 de septiembre de 2010, cuando grupos opositores trataron de recoger firmas para revocar al presidente Correa, según estipula la Constitución del 2008, para que el Consejo Nacional Electoral llame a la consulta popular. Los resultados de la firma privada Cedatos-Gallup indicaron, mediante sondeos, que la maniobra no prosperaría. Otras encuestadoras también favorecían a Correa. Es por ello que el camino de las urnas estaba cerrado para los planes de la derecha de derrocar a Correa por vía legal. Solo quedaba la opción golpista. Asimismo, como antecedente a la intentona golpista, otra igualmente denigrante se llevó a cabo el 16 de septiembre de 2010, cuando varios legisladores de la oposición ecuatoriana acudieron a la Organización de Estados Americanos (OEA) para difamar el contenido de un proyecto de ley de comunicación en Ecuador, considerado por ellos como dañino a la libertad de expresión por parte del gobierno de Correa. La difamatoria comisión incluía a Fausto Cobo y Andrés Aguirre, ambos del Partido Sociedad Patriótica; César Montufar de la Concentración Nacional; Leonardo Viteri, del Partido Social Cristiano; Magali Orellana de Pachakutik; Andrés Páez, legislador de Izquierda Democrática; así como al independiente Fernández González. Mientras los revoltosos atentaban contra el orden institucional, no se hizo esperar la primera reacción política de la oposición y de los autores de la asonada golpista: el cabecilla del Partido Sociedad Patriótica, el ex mandatario Lucio Gutiérrez, convocó a la disolución de la Asamblea Nacional y a realizar, de inmediato, nuevas elecciones presidenciales, dando por adelantado la caída del gobierno de Correa. Fueron momentos, incluso, en que se manejó la eliminación física de Correa cuando el mismo era custodiado por policías insubordinados en el Hospital de la Policía de Quito. Varios de los amotinados trataron de acceder agresivamente al local donde yacía el presidente para presumiblemente asesinarlo. El plan golpista alcanzó su clímax en esos momentos. Poco a poco se fue desentrañando la verdad de lo que sucedía. Rafael Quintero, dirigente del Partido Socialista- Frente Amplio, calificó a la insubordinación policial de la siguiente forma: “esto no es un movimiento casual ni espontáneo de la Policía Nacional, es el resultado de toda una planificando por parte de la derecha oligárquica que viene planificando y conspirando desde el año 2007 para derrocar a este Gobierno que eles ha

quitado las prebendas, latrocinios y negociados que estaban acostumbrados en la época de la partidocracia en contra de los intereses del pueblo ecuatoriano”. Lo mismo hizo, el coordinador general del Movimiento PAIS, Orlando Pérez, quien llamó al pueblo a defender a la democracia y validó la constitucionalidad del gobierno ecuatoriano, al expresar: “No vamos a tenerles ningún tipo de medio, nosotros tenemos la Constitución en la mano y en el corazón para defender este proceso”. Tal vez varios elementos influyeron en que los amotinados no atentaran contra la vida de Correa, pero los más importantes fueron la capacidad movilizadora del pueblo para defender a la democracia y la reacción internacional a favor de Correa, mientras las instituciones armadas y policiales observaban con sospechosa indiferencia el desarrollo de los acontecimientos. Gracias a ello, varias fuerzas políticas del país, incluidas algunas opositoras, se vieron obligadas a distanciarse de los golpistas. La posición de una parte considerable del movimiento indígena del país repudiando la intentona golpista, encabezado por la Confederación de las Nacionalidades y Pueblos del Ecuador (CONAIE) y sus filiales ECUARUNARI, CONFENIAE y CONAICE, quienes se deslindaron de los complotados al declarar, en voz de Asencio Farinango, dirigente de Comunicación de ECUARUNARI, lo siguiente: “Porque somos opositores al gobierno nos quieren relacionar con estos hechos, pero como movimiento indígena hoy más que nunca respaldamos el poder democrático y llamamos a fortalecerlo”. Por su parte, otro de los sectores que se deslindó de los golpistas fue la Cámara de Industrias y de la Producción de Pichincha que, en voz de su presidente, declaró: ―Uno de los principios fundamentales que rige la vida democrática es la estabilidad (…) La estabilidad es un requisito indispensable para la inversión extranjera, la producción y el empleo (…) No se puede aceptar el desorden e irrespeto a autoridades”. La Iglesia Católica, por su parte, sin condenar abiertamente los desmanes y la actitud inconstitucional de los golpistas, pidió al gobierno de Correa la realización de un proceso de diálogo. Inusitadamente, expresó en un comunicado firmado por sus obispos: "Pedimos al gobierno y al Parlamento no imponer sus decisiones en forma unilateral, sino abrir un auténtico proceso de diálogo que conduzca a una convivencia constructiva y participativa". Para ellos, absurdamente, los hechos sucedidos son responsabilidad del gobierno por no atender, supuestamente, los reclamos de varios sectores del país. Su actitud contrastó con la del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, enconado opositor a Correa, quien expresó: “Sigamos altivos, rebeldes y opositores, pero jamás golpistas y contemplativos con la delincuencia”. Al analizar todas estas declaraciones controvertidas de la oposición, quien no está acostumbrado a la buena fe de la oligarquía, piensa que este intento golpista, o bien no incluyó a todos los opositores, o varios de ellos se dedicaron a la espera dudosa para alinearse a los golpistas y, en último caso, este conato fue un medidor de la situación. Muchos, es cierto, permanecieron agazapados en espera de una orden y un apoyo que nunca llegó. Esta vez no era fácil repetir la aventura hondureña.

La campaña mediática como arma golpista.
Los autores intelectuales de la sonada golpista contra Correa siempre contaron con una sucia campaña mediática orquestada por la Voz de las Américas y la Sociedad Interamericana de Prensa, a los que responden los principales medios privados de comunicación, así como la complicidad de muchas cadenas informativas, para crear las condiciones previas al intento de golpe de estado o para desinformar a la opinión pública sobre la marcha de los sucesos. En el Ecuador opera la VOA con casi una decena de medios y programas que transmiten su emisión insidiosa contra el gobierno de Rafael Correa, entre los que se destacan La Voz de los Caras. Radio Quito, Bolívar FM. Organización Radio Centro, El Telégrafo y la Prensa, la Voz del Tomebamba, Luz y Vida, Ecos del Oriente. HCJB World Radio, C.R.E. y Melodía, y las Ondas Azuayas de Cuenca. La VOA y sus emisoras afiliadas en Ecuador trabajan sistemáticamente con vistas de confundir ideológicamente a las masas populares e indígenas, apoyada por el trabajo de zapa que realizan varias ONGs. Como resultado

de esta táctica han logrado crear conflictos diversos entre el gobierno y el movimiento indígena mediante el empleo de la mentira, la confusión y la detracción de los objetivos reformadores del gobierno de Rafael Correa. Es por ello que no resultó extraño que se emplearan en la actividad golpista mediática acciones como:  El uso la red social Twitter para apoyar el plan golpista o minimizarlo por algunos periodistas de derecha de Venezuela y de otras naciones, tal como lo hizo la directora de la organización no gubernamental Control Ciudadano, Rocío San Miguel.  Inculpar a Correa y a su gobierno por los sucesos que sacudieron a Ecuador, tal como lo hizo la opositora Globovisión.  La reaccionaria Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), controladora de los medios de comunicación y agente de la subversión contrarrevolucionaria y anti ALBA, se opusiera a enlazar los medios de radio y televisión a la señal estatal de Ecuador, previsto en el estado de excepción decretado por el Estado. Tácitamente, apoyó el intento golpista contra Correa.  La transnacional CNN fue empleada para que uno de los autores intelectuales del plan golpista, el ex presidente Lucio Gutiérrez, hiciera campaña contra el gobierno ecuatoriano.  Otro diario de derecha, La Nación, obvió la represión contra el pueblo y los abusos de los amotinados, dando sobre cobertura a un supuesto atentado contra Fausto Lupera, partidario de Lucio Gutiérrez.  Otro medio escrito, en este caso el diario uruguayo el País, mintió deliberadamente en un editorial sobre los sucesos en Ecuador, con independencia de apoyar a la democracia en Ecuador, al decir que: ―El detonante para la actual situación ha sido la decisión del gobierno de modificar un sistema de beneficios y promociones, que impactarían en el salario de la policía local. Todo en medio de un clima enrarecido, donde el presidente Correa amenazaba con disolver el Parlamento, para destrabar una serie de reformas, que legisladores de su propio partido se negaban a acompañar. Nada extraño en un país donde el propio hermano del presidente se ha convertido en uno de los principales dirigentes opositores a su gestión.”

El mundo a favor de la democracia.
Esta vez el clamor mundial no podía permitir que se repitiera el ultraje cometido descaradamente contra la democracia en Honduras. Esta vez Latinoamérica se creció y declaró al unísono su apoyo a la constitucionalidad. No hubo un solo país que apoyara a los golpistas y la denuncia directa se hizo clamor unánime a pesar de la disparidad ideológica. Unos, es cierto, exigieron el fin de la asonada. Allí brillaron Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Argentina, El Salvador, Colombia, Chile, México, Brasil, Perú, Uruguay, Paraguay, por sus reclamos de diferente acento, pero con las mismas exigencias. Hasta países distantes como España, Rusia, Japón, Francia, entre otros, manifestaron su repudio a la intentona golpista. Organizaciones internacionales como la ONU, el ALBA, la OEA, UNASUR, el GRULA, el Grupo de Río, la Unión Europea, el Parlatino, el Parlamento Andino, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), también se sumaron a la condena universal por los sucesos contra el presidente Correa y exigieron la restitución del orden democrático. Fue otra vez, sin embargo, Fidel Castro quien puso el dedo en la llaga al denunciar en su reflexión “Noticias inverosímiles”, la actitud contemplativa de EE UU, colocándolo contra la espada y la pared, cuando expresó: “El Presidente Rafael Correa se muestra firme e indoblegable. El pueblo está mucho más organizado. El Golpe a mi juicio está ya perdido.” (…) “Hasta Obama y la Clinton no tendrán más alternativa que condenarlo.”

No fue en balde esta percepción sobre la sospechosa actitud contemplativa de la Casa Blanca. Primero, los EE UU se limitaron solo a declarar que ―seguían de cerca‖ los acontecimientos, en una declaración del vocero de la Secretaría de Estado, Philip Crowley. Luego, ante la demoledora votación dentro de la OEA condenado la violación de la institucionalidad democrática en Ecuador, la represente norteamericana, Carmen Lomellin, se vio obligada a tomar partido por el respeto a la democracia en Ecuador. Posteriormente, la Secretaria de Estado, no tuvo otra opción que condenar al golpismo contra Correa y validar su mandato constitucional. Esta vez, sin poderlo evitar, el poderoso Norte se vio obligado, a pesar de ser el principal manipulador tras bambalinas de la oposición contrarrevolucionaria en Ecuador, a aceptar a la Revolución Ciudadana.

La actividad de la embajada norteamericana.
La Embajada de EE UU en Ecuador, con una exagerada representación diplomática compuesta por 185 funcionarios y ubicada en la Avenida Avigiras E12-170 y Eloy Alfaro, en la zona norte de Quito, en un enorme complejo constructivo donde están representadas casi todas las agencias norteamericanas, entre ellas la CIA y el FBI, es dirigida por la señora Heather Hodges, como embajadora, y quien fuera en 1991 nada menos que Subdirectora de la Oficina de Asuntos Cubanos, así como por Andrew G. Chritton, como ministro consejero. Parte esencial de la actividad de espionaje en Ecuador la desarrollan la Sección Política (POL), el Grupo Militar de los Estados Unidos (USMILGRP), la Sección Antinarcóticos (NAS), el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE); la USAID, los Cuerpos de Paz, entre otras. Según un informe del mes de febrero de 2010, titulado ―APOYO DEL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS AL DESARROLLO Y A LA SEGURIDAD DEL ECUADOR EN 2009‖, aparecido en el sitio web de la embajada de Estados Unidos, éste ha desembolsado ese año un total de $59.767.437 de USD. La USAID recibió 8,8 millones de dólares para su labor desestabilizadora dentro de Ecuador, bajo la cobertura de un programa denominado ―Paz, Seguridad e Inversión en el Pueblo‖: Otros cerca de 9,4 millones lo destinó la USAID al programa ―Democracia y Gobernabilidad‖, supuestamente para favorecer a los ―procesos democráticos‖ dentro de Ecuador, entiéndase financiamiento a la oposición al gobierno de Correa. Otros programas usados bajo la falsa cobertura de ―Crecimiento Económico‖ y ―Medio Ambiente‖, que han recibido 4,59 y $5,54 millones de USD, respectivamente, han tenido la misma finalidad desestabilizadora. En cuanto a la Asistencia Militar, los Estados Unidos desembolsaron en el 2009 casi 13 millones de dólares en financiamiento de programas de las FF AA de Ecuador, incluyendo abastecimiento militar, asesoría, capacitación, además de otros 35 millones para la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) y organizaciones ―no gubernamentales”. Por otra parte, la Sección Antinarcóticos desembolsó ese año cerca de 8 millones a los cuerpos especializados de la Policía. Según estudios realizados hace algunos años por las organizaciones norteamericanas Latin América Working Group (LAWG) y el Center for International Policy (CIP), el gobierno norteamericano ayuda a las FFAA y los cuerpos policiacos ecuatorianos con grandes cantidades de recursos militares y financieros, desde los años noventa. Aunque en apariencia estos recursos están destinados al enfrentamiento al narcotráfico y la presencia guerrillera colombiana en Ecuador, muchos de estos recursos se dirigieron a financiar la persecución y espionaje contra las fuerzas progresistas de Ecuador. Los cuerpos policiales ecuatorianos han sido favorecidos por la sistemática ayuda financiera y logística norteamericana, entre ellos el Grupo Operaciones Especiales (GOE) de la Policía Nacional Ecuatoriana, el Grupo Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Nacional Ecuatoriana, la Unidad Lucha Contra el Crimen organizado (ULCO) de la Policía Nacional Ecuatoriana, el Grupo Especial Móvil Anti-Narcóticos (GEMA) de la Policía Nacional Ecuatoriana y la Unidad Antisecuestros (UNASE) de la Policía Nacional Ecuatoriana. Muchos miembros de estos organismos policiales han establecido fuertes lazos de colaboración, incluidos de pertenencia, con agencias norteamericanas como la CIA, el FBI, la DIA y la DEA durante estos últimos años y se han convertido en fuentes del espionaje estadounidense en Ecuador. Según un documento aparecido el 5 de noviembre de 2008, elaborado por la Comisión de investigación de los servicios de inteligencia militares y policiales, creada el 15 de mayo de 2008 por el presidente Correa, mediante

el Decreto 1080, y titulado “Informe de Penetración de la CIA en las Fuerzas Armadas y Policía Nacional”, existen abundantes pruebas de la actividad de espionaje norteamericana dentro de las FF AA y la Policía Nacional del Ecuador.” A grandes rasgos, el Informe corrobora: - Excesiva autonomía de los cuerpos policiales y su dependencia a intereses indicados por agencias acreditadas en la embajada de EE UU en Ecuador. - El contubernio entre las FF AA y la US Army para el mantenimiento de la geopolítica norteamericana en la región. - Empleo de los cuerpos policiales para labores de espionaje de las fuerzas progresistas en Ecuador, como el espionaje electrónico, telefónico y seguimientos, siguiendo instrucciones de agencias norteamericanas acreditadas en la embajada de EE UU en Quito. - La inteligencia policial dirigida por la Dirección General de Inteligencia y el resto de dependencias especializadas como la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES), la Unidad de Antisecuestros y Extorsión (UÑASE), el Comando Operativo Anti Coyotes (COAC) y la Dirección Nacional Antinarcóticos (DNA), son financiadas en gran medida, desde hace años, por el gobierno norteamericano. - “Existen mecanismos formales e informales de colaboración de los organismos de inteligencia ecuatorianos con las instituciones que dependen de la Embajada de Estados unidos, principalmente con Agregaduría de Defensa (DAO), Agencia Antidrogas (DEA), Grupo Consultivo de Ayuda Militar (MMG), y Agencia Nacional de Seguridad (NSA, National Security Agency), además de la estación local de la CIA.” (Textual) - Se han demostrado casos de reclutamiento y control de personal de las principales agencias de inteligencia por parte del FBI y la CIA. - Los mecanismos formales creados entre la embajada norteamericana y las FF AA y la Policía Nacional, se materializan en abastecimiento logístico, entrenamiento y capacitación, donación de partidas financieras, entre otras. - ―Esta dependencia vuelve al país vulnerable y menoscaba su capacidad de formular y aplicar políticas soberanas en el control del narcotráfico o de la frontera norte y puede condicionar la continuación de la cooperación a la entrega de información a los organismos de Inteligencia de EE.UU. o a la implementación de sus prioridades en materia de seguimiento y defensa.” (Textual) - “En el área de inteligencia y desde el año 2001 hasta el 2008, se han capacitado en cursos y seminarios locales en diferentes especialidades, un total de 2.898 elementos de la Policía Nacional. En el área antinarcóticos, entre oficiales y personal subalterno, se han capacitado en el exterior un total de 97 elementos.” (Textual) - “Existen indicios sugerentes de que el ataque de las Fuerzas regulares de Colombia a Fuerzas irregulares colombianas en territorio ecuatoriano se hizo en base a una operación combinada entre Colombia y EE.UU.,

con la participación de una red de inteligencia extranjera operando en el Ecuador, que conocía con antelación del bombardeo y de los pasos subsecuentes que el Gobierno de Bogotá iba a tomar.” (Textual) - “Las reuniones mantenidas con personal de la CÍA en Ecuador demuestran las relaciones que se han construido con personal de la Policía y las Fuerzas Armadas desde hace muchos años y reafirma la existencia de redes como las que manejaba Leila Hadad Pérez, alias SWAT, así como vínculos con oficiales de organismos especiales y de inteligencia de las dos instituciones.” (Textual)

A manera de conclusiones.
La intentona golpista en Ecuador es la antesala, sin lugar a dudas, del incremento de la labor desestabilizadora de la derecha ecuatoriana. Quisieron probar si existían condiciones para derrocar a Correa, pero no emplearon todos los recursos disponibles y muchos de los responsables de esta intentona se ocultaron en la sombra o se lanzaron, hipócritamente, y, cuando todo el mundo repudió la asonada, a hacer declaraciones a favor de la democracia. Muchos peligros amenazan a la Revolución Ciudadana impulsada por Correa, entre ellos nuevos intentos por derrocarlo por la vía violenta, ante la imposibilidad de hacerlo en las urnas. Hoy más que nunca es importante sacar experiencias de estos nefastos acontecimientos. Una de ellas es la necesidad de buscar la unidad de las fuerzas progresistas, perfeccionar los métodos de trabajo con las masas, enfrentar con oportunidad y convicción la desinformación entre las bases populares y los movimientos sindical e indígena, esclarecer más que imponer, y esa será, sin lugar a dudas, la clave del triunfo. Es la hora de rectificar errores y de fortalecer nuestra fe en el pueblo, de depurar a oportunistas y a quienes perjudican el trabajo del gobierno desde adentro. El verdadero enemigo desembolsa grandes cantidades de dinero de forma descarada y controla desde su complejo de oficinas diplomáticas, las actividades de muchos elementos dentro de la FF AA y la Policía Nacional. Se debe confiar, es cierto, en el soldado honesto y patriota. A la par, se debe ser cuidadoso con aquel que se vende y es capaz de traicionar a la Constitución cuando su protector de la CIA se lo aconseja. Estos hechos dejaron, sin embargo, a mi modo de ver, la apreciación de que el presidente Correa y su pueblo se crecieron con decoro y dignidad por encima de quienes trataron de tronchar el futuro del Ecuador. Fueron admirados por el mundo y el mundo no les dio la espalda. La valentía de Correa como líder y hombre probo, quedó demostrada al cerrarse este capítulo bochornoso en la historia del Ecuador. Digno y glorioso dijo a Radio Pública, para que lo escuchara su amado pueblo: “Yo no voy dar marcha atrás, si quieren vengan a buscarme acá, denme un tiro y que siga adelante la República, me matarán a mí, como decía Neruda, podrán cortar las flores pero no impedir la llegada de la primavera”. percy@enet.cu
http://www.aporrea.org/medios/a109265.html

Ecuador, el presidente se quita la camisa
Detrás del melodrama que vivió Ecuador se agazapa el conflicto que resulta de un empate no resuelto entre sectores opuestos de la elite y entre las instituciones del Estado.

Ricardo García Duarte

¿Huelga con armas?
El jueves, muy temprano, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, marchó decidido y solitario hasta las instalaciones del primer cuartel de la Policía en Quito. Los policías estaban alborotados, en plan de protesta, eso sí, sin abandonar sus instrumentos de combate. De hecho, era una huelga en armas al interior del aparato del Estado. Habían cerrado el aeropuerto, y en desorden se ofuscaban rechazando una ley que eliminaba algunos de sus beneficios, en materia de pensiones y de bonificaciones económicas. Una huelga -una protesta social-, sin abandonar las armas, es en cualquier parte del mundo un principio de revuelta armada. Y aunque no esté concebida con el propósito de dar un golpe de Estado no es improbable que desemboque en una interrupción violenta del mandato democrático que le ha sido dado al gobierno. Más aún si se trata de Ecuador, país en donde no han sido escasos los golpes de Estado al igual que la defenestración de los gobernantes de turno, quienes suelen verse obligados a abandonar su cargo por una presión incontrolable proveniente de dentro del Estado o de fuera de él.

Entre el drama y el melodrama
En el lugar, el ambiente era espeso; la tensión, cortante. La actitud de los insubordinados, lejos de ser pasiva, era casi ofensiva. El drama de la confrontación estaba servido. Una confrontación entre dos actores que forzosamente debían estar unidos pero que en ese instante se separaban. Había armas de por medio, aunque éstas solo permanecieran como una silenciosa amenaza. En tales circunstancias, una tragedia podría sobrevenir de modo irreparable. Pero el drama real empezó a ser respondido con el melodrama, sin que por esa causa el primero deviniese tragedia. En la atmósfera tensa, en medio de la confusión, Rafael Correa, enhiesto, se quitó la camisa y mostrándoles el pecho inerme les espetó a los vociferantes alzados: "si quieren matar al Presidente, aquí estoy: ¡mátenme si no son cobardes!" Nadie le disparó. Tampoco ningún policía belicoso lo amarró. Solo insultos e irrespeto; y, claro, bombazos de gas que también hieren y agraden, aunque nunca hubo una acción intencional directamente destinada a acabar con el Presidente, un "actor" que en medio de la tensión irresoluble, a causa de la desobediencia, se la jugó con un gesto melodramático. Un gesto con el cual el actor llevaba de una vez la tensión dramática a un punto límite: o bien, los insubordinados franqueaban un umbral de muerte y lo eliminaban, o lo aprisionaban desatando la tragedia; o, por el contrario, aceptaban la parálisis sin solución del conflicto, para resignarse más tarde o más temprano a la reversión del drama. Con su gesto melodramático, de héroe inerme en medio de una crisis, el presidente Correa pudo percibir que la escena se desenvolvería en su favor. Que su contraparte, por más que estuviera armada, carecía del poder o del querer para llevar las cosas más allá: hacia un derrocamiento, por ejemplo. El melodrama comenzaba a ganarle la partida al drama real.

Este último se prolongó, desde luego, durante las horas en las que Correa, lastimado en una rodilla, hubo de permanecer recluido, y retenido de hecho, por los grupos policiales, aún en plan de protesta y de rebeldía. Luego, sólo podía venir la movilización civil de los partidarios del Presidente y la operación de rescate, efectuada por las fuerzas militares frente a unos captores, vociferantes y ofuscados pero sin una aparente organización; y ya desprovistos, aún en mayor grado, del ánimo y la capacidad para un enfrentamiento militar.

La tragedia se disuelve y el melodrama se impone
El riesgo de tragedia se había disuelto. Las Fuerzas Armadas, dando pruebas de lealtad, rescataron al Presidente. Entonces, el epílogo lo selló de nuevo el melodrama, esta vez triunfante: Rafael Correa se asomó al balcón de Carondolet, el palacio presidencial; desanudó su corbata con impulso arrebatado y declaró con voz llena y tono prolongado, casi trémulo, que ese día era el más triste de su vida. A continuación, con ese mismo tono, un tanto quebrado, sin dejar de ser prolongado, como cuando se quiere tocar la fibra de la emoción, proclamó rotundamente sentencioso, que no habría perdón ni olvido para los "vende patrias" que participaron en la revuelta. El melodrama pudo más que la tragedia. Sólo que el drama permanece latente. Es el drama de la crisis política en Ecuador. Mejor dicho: de su amenaza de siempre. Ella ha sido una constante en la historia del país. Es una crisis que se revela por los golpes de Estado o por las reiteradas interrupciones forzosas de los mandatos democráticos.

Historia y crisis política
La vida política del Ecuador ha estado saturada por el fenómeno de los altibajos críticos o de los momentos que interrumpen la marcha normal del régimen político. Tales "momentos críticos" suelen manifestarse a través de choques irresolubles entre las instituciones del Estado. Es como si este nunca terminara por diseñar bien sus estructuras internas. Hay Estado pero no una adecuada arquitectura institucional que se acomode a su marcha normal. Todo un drama en la construcción del poder político: un Estado sin armonía institucional. Ese desajuste viene a ser la madre de las crisis políticas recurrentes. La huelga de los policías armados no llegó a ser, desde luego, un golpe de Estado, aunque pudo ser, es verdad, el inicio de un conflicto cuyo desenlace final se convirtiera en un pronunciamiento militar o en el quiebre de un régimen democrático. Y representa de todas maneras la misma propensión histórica al choque irreconciliable entre las instituciones del Estado, que puede darse en una orientación vertical o en un sentido horizontal. Horizontal, si toma curso entre los distintos órganos del poder, entre la Corte y el gobierno, por ejemplo. Y vertical, si el conflicto surge entre un aparato armado y el poder civil, al cual el primero tiene que estar subordinado.

Crisis institucional y crisis de hegemonía
El choque entre instituciones refleja las crisis de hegemonía que se encuentran detrás; las mismas crisis donde distintas élites o grupos sociales hacen valer su fuerza, sin que una de ellas logre imponer un modelo de sistema y de poder aceptable para los demás. Lo que parece ocurrir cíclicamente en Ecuador es que las distintas élites o los distintos factores de poder, sin un sistema de hegemonía claramente establecido, se entregan a sus juegos de fuerza por medio de las instituciones, en las que se apertrechan haciéndolas saltar por los aires o de un modo en el que paralizan por completo la gobernabilidad, pues reducen notablemente el espacio para la toma de decisiones.

Un Estado moderno diseña sus instituciones para que dentro de ellas las tensiones entre los grupos de poder o entre quienes compiten por este último circulen normativamente -si se quiere bajo la decisión de un árbitro-, de modo que tales tensiones cedan un tanto y no exploten en conflictos sin solución.

El por qué de las crisis
Un Estado funciona si la lógica en que se inscribe cada institución se impone sobre las lógicas y los intereses particulares de los grupos de fuerza que se disputan el poder. Si, por el contrario, las élites fraccionadas imponen su orientación y su fuerza dentro de las instituciones, quiebran o desvían su lógica y las convierten en la arena para el combate contra otras élites o contra opuestos factores de poder. De ese modo, las crisis políticas siempre sobrevendrán, lo cual se refleja en la inestabilidad política, la ingobernabilidad y en la debilidad de las instituciones que suelen polarizarse entre sí. La marcha de un régimen depende de que el Estado consiga, como aparato abstracto que es, imponer su lógica, digamos impersonal, a los particularismos, a las fuerzas concretas de quienes participan en el poder o de quienes se lo disputan. En consecuencia, la lucha entre opositores debe desplegarse dentro de la lógica de las instituciones; sin que estas últimas se subordinen a las fuerzas particulares.

Crisis recurrentes de carácter interinstitucional
El caso de unas instituciones débiles sin la suficiente articulación con la soberanía abstracta del Estado, parece ser la causa de las recurrentes crisis de inestabilidad en Ecuador. En cada crisis, los agentes reales del poder -militares, partidos o gremios- distorsionan con sus manifestaciones de fuerza la lógica propia de cada institución, sea ésta el órgano legislativo o la Corte Suprema o las fuerzas armadas o el gobierno, con lo que provocan interferencias políticas y alteraciones en la marcha de cada una de ellas. El resultado es que en los últimos tres lustros el promedio en la duración de un gobernante no llega siquiera a dos años. El reto de Rafael Correa no se limita, por lo tanto, al castigo efectivo de los insubordinados. Su reto mayor, como presidente elegido democráticamente y caudillo de un movimiento de renovación, es el de dotar al Ecuador de un nuevo sistema de hegemonía política, social y cultural; un verdadero proyecto democrático de Estado donde quepan tanto las transformaciones como los consensos generalizados para que todos acepten las reglas fundamentales del juego y las propias transformaciones básicas. Es un reto mayor. Para ese designio, le podrían ser útiles la energía y la decisión mostradas en su "revolución ciudadana", y el proceso constituyente que impulsó con la participación de la opinión pública. Pero no le serán útiles su espíritu de confrontación y su sobreactuado estilo de héroe de melodrama latinoamericano.
http://www.razonpublica.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1435:ecuador-el-presidente-se-quita-lacamisa&catid=23:internacional&Itemid=32

Centro de Alerta para la Defensa de los Pueblos

Veterano de la CIA detrás del Golpe en Ecuador
Eva Golinger
El ex director de la misión especial para Venezuela y Cuba de la Dirección Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, Norman Bailey, ha liderado una operación para desestabilizar al gobierno de Rafael Correa
Al pueblo ecuatoriano no le extraña que el gobierno de Estados Unidos esté detrás del último intento de golpe de Estado en su país. Una encuesta realizada por la firma estadounidense Asisa luego de los acontecimientos el pasado 30 de septiembre en Ecuador, revela que más de 50% de los consultados creen que Estados Unidos apoyó la revuelta contra el Presidente Rafael Correa. El ex oficial de la Agencia Central de Inteligencia, Philip Agee, relató en los años setenta, en su libro ―Diario de la CIA‖, como él mismo lideró la operación para socavar al gobierno progresista de José María Velasco Ibarra en Ecuador hasta lograr sacarlo del poder bajo fuerza. Agee cuenta como la CIA penetró e infiltró organizaciones sociales, movimientos políticos, medios de comunicación y sindicatos - de derecha y de izquierda - y hasta alcanzaron captar y reclutar agentes dentro de las instituciones gubernamentales para sabotear al estado desde adentro. La operación fue muy eficiente y solo tardó un año para que cayera el gobierno de Velasco. Velasco fue reemplazado por el Vice Presidente Julio Arosemana, quien rápidamente perdió el visto bueno de Washington por su relación estrecha con Cuba, y fue derrocado en un golpe militar el 11 de julio de 1963, también patrocinado por la CIA. El ―sicario económico confesado‖, John Perkins, luego cuenta en su libro ―Confesiones de un Sicario Económico‖ como Washington asesinó al Presidente Jamie Roldós Aguilera, un progresista ecuatoriano quien murió en un ―extraño‖ accidente aéreo en 1981, apenas dos años después de asumir el poder. Perkins también intuyó que algo parecido podría suceder al Presidente Rafael Correa, debido a sus políticas anti-neoliberales, sus relaciones con Venezuela, Cuba e Irán, y su política petrolera que buscaba ―retomar‖ el control de la rica industria petrolera en Ecuador para beneficiar al desarrollo de su país. Y lo pensado se hizo realidad el pasado 30 de septiembre, cuando fuerzas golpistas intentaron ejecutar un golpe de Estado, o en lo alternativo, asesinar al Presidente Correa. La policía nacional infiltrada por la embajada de Estados Unidos, hecho comprobado en un informe oficial del Ministerio de Defensa de Ecuador en 2008, fue el organismo que provocó la crisis el jueves pasado. Y fichas de la Escuela de las Américas, como el Coronel Manuel E. Rivadeneira Tello, lideraron los esfuerzos para asesinar al Presidente Correa, disparando contra el carro presidencial durante su rescate. Pero hay otra figura quien desde las sombras ha estado manejando la campaña de desestabilización contra el gobierno de Correa, penetrando e infiltrando los movimientos indígenas y las organizaciones sociales y políticas de la ―izquierda‖. Philip Agee contó hace décadas como la Agencia Internacional del Desarrollo de Estados Unidos (USAID) fue utilizada como fachada de la CIA para canalizar fondos a organizaciones no gubernamentales (ONG),

sindicatos y medios de comunicación. Y en los años ochenta, el gobierno estadounidense creyó otra entidad para realizar este trabajo, pero con una fachada más legítima. En 1983 nació la National Endowment for Democracy (NED), creada por una legislación del Congreso de Estados Unidos. Su misión era ―promover la democracia‖ en el mundo. Fue un proyecto impulsado por el gobierno de Ronald Reagan y sus asesores más cercanos, entre ellos, Norman A. Bailey, entonces Asistente Especial del Presidente para Asuntos de Seguridad Nacional. La NED fue primero utilizada en Nicaragua para desestabilizar al gobierno Sandinista. Lograron su objetivo luego de seis años de trabajo duro, penetrando e infiltrando todos los sectores de la sociedad civil para alimentar el conflicto y desgastar al pueblo. Luego de su éxito en Nicaragua, la NED se ha convertido en la agencia principal de financiamiento y asesoría a movimientos de la ―sociedad civil‖ que favorecen y trabajan a favor de los intereses estadounidenses. En Venezuela, la NED financió a todos los grupos involucrados en el golpe de Estado contra el Presidente Chávez en abril 2002, y ha seguido financiando a la oposición desde entonces. Dónde hay un gobierno que no le conviene a la agenda estadounidense, allí está la NED, financiando la desestabilización. Ecuador no se escapa de esta triste realidad.

NORMAN BAILEY, VETERANO DE LA CIA
Grupos involucrados en el último intento de golpe contra Ecuador tienen vínculos con la NED y la USAID. Pero una conexión en particular evidencia la profunda operación que Washington tenía en marcha contra el gobierno de Rafael Correa. En 12 de julio de 2005, el jefe de comunicaciones de la División Estratégica de Desarrollo de la USAID en Ecuador envió un correo electrónico a los otros representantes de la USAID en Quito, expresando su preocupación por la influencia ―chavista‖ en Ecuador. El mensaje incluyó una seria de textos supuestamente demostrando la creciente relación entre Venezuela, Cuba y Ecuador. Justo ese mismo año fue fundado la Corporación Empresarial Indígena del Ecuador (CEIE), organización encargada de ―promover el desarrollo económico local y regional de las poblaciones indígenas‖. En Ecuador, es bien conocido que los votos del sector indígena son fundamentales para gobernar de manera efectiva. Los candidatos que logran el apoyo de las redes y movimientos indígenas son normalmente los candidatos que ganan las elecciones ecuatorianas, y el Ecuador tenía elecciones presidenciales el año siguiente, en 2006. CEIE nació con financiamiento de la NED y la USAID, creada por Ángel Medina, Mariano Curicama, Lourdes Tibán, Fernando Navarro y Raúl Gangotena. Curiosamente, entre sus tres ―miembros honorarios‖, figura Norman Bailey, agente de inteligencia de Estados Unidos y experto en operaciones clandestinas. Bailey estuvo en el Ejército de Estados Unidos dónde se especializó en inteligencia estratégica. Fue economista de la empresa petrolera Mobil International Oil, estudiando y analizando el sector petrolero mundial. Fundó la empresa Overseas Equity Inc, que suministraba asesoría al sector financiero internacional y luego se juntó a la firma banquera Bailey, Tondu, Warwick & Co., asumiendo la presidencia. La firma se dedicaba a las transacciones financieras de deudas en los países en desarrollo. En 1981, Bailey fue nombrado Asistente Especial del Presidente Ronald Reagan para Asuntos de Seguridad Nacional y Director de Asuntos Económicos Internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa

Blanca. A partir del 1984, Bailey fue asesor a distintas agencias gubernamentales, corporaciones, bancos, instituciones financieras y empresas multinacionales en cinco continentes. En 2006, el entonces Director Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, John Negroponte, decidió crear la Misión Especial de Inteligencia para Venezuela y Cuba. Nombran a Norman A. Bailey para presidir dicha ―misión‖. Fue primera vez en la historia estadounidense que la comunidad de inteligencia creyó ―misiones especiales‖ de alto nivel para distintas países. Solo tres misiones fueron creadas en 2006: para Irán, Corea del Norte y Venezuela/Cuba. Con un presupuesto multimillonario, Bailey incrementó las operaciones de desestabilización contra los gobiernos de Venezuela y Cuba. Al mismo tiempo, cualquier otro gobierno o movimiento en la región que se asociaba con Venezuela o Cuba estaba sujeto a las operaciones clandestinas de Bailey. Aunque en 2007, Bailey salió de la Misión Especial de Inteligencia para Venezuela y Cuba, se mantuvo como ―miembro honorario‖ de la CEIE en Ecuador. Bailey también seguía, y sigue, ―asesorando‖ al gobierno estadounidense en asuntos de inteligencia. CEIE tiene vínculos estrechos con los dos principales movimientos indígenas en Ecuador – y los dos movimientos políticos de ―izquierda‖ que más han salido a criticar y oponerse al gobierno de Rafael Correa. De los cinco fundadores de CEIE, las conexiones de cuatro de ellos con el gobierno de Estados Unidos son asombrosas. - Ángel Medina también es fundador y presidente de la Fundación Q‘ellkaj, otra organización financiada por la USAID y NED que intenta penetrar y captar fuerzas dentro de la gran comunidad indígena ecuatoriana. - Fernando Navarro es Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador, obviamente representando los intereses empresariales e intentando influir sobre la comunidad indígena a favor del sector financiero. La Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador también ha recibido financiamiento de la NED y la USAID. - Raúl Gangotena ha sido Consultor del Banco Mundial, becario del Departamento de Estado con un Fulbright, fue Embajador del Ecuador en Estados Unidos del 2003-2005 e Investigador de la NED en 2005, justo cuando fue fundada la CEIE. Es además curiosa que Gangotena fue Embajador del Ecuador en Estados Unidos al mismo tiempo que trabajaba para la NED. Esto evidencia la profunda penetración de Estados Unidos en la política ecuatoriana. - Lourdes Tibán fue Asesora del Consejo Político de la ECUARUNARI, organización fundadora de la CONAIE, que es el movimiento político indígena ecuatoriano de mayor fuerza. Sus vínculos con la NED y la USAID sin duda influyeron sobre su trabajo con la ECUARUNARI y la CONAIE. En 2009 y 2010, la CONAIE se convirtió en una de las principales fuerzas en contra del gobierno de Rafael Correa. Durante el golpe de Estado del 30 de septiembre, la CONAIE emitió un comunicado responsabilizando al Presidente Correa por la crisis política en el país. Su contraparte política, PACHACUTIK, emitió otro comunicado apoyando al golpe y llamando para la renuncia inmediata de Correa. El papel de Norman Bailey en los últimos planes de desestabilización en Ecuador no debe ser subestimado. La presencia de este veterano de la CIA en una organización vinculada con los sectores indígenas y empresariales del Ecuador evidencia que la huella estadounidense sigue atentando contra la soberanía del Ecuador.
http://centrodealerta.org/noticias/veterano_de_la_cia_detras_d.html

Ecuador: ¿Construir el socialismo sin maniatar a la burguesía? ¡Imposible!
Lo sucedido en Ecuador, y antes en Venezuela y Bolivia, demuestra la inviabilidad de una política de conciliación de clases porque los intereses son antagónicos

J.M. Álvarez
Primero lo intentaron con Hugo Chávez, después con Evo Morales, ahora con Correa. Es urgente que esos países que están desarrollando procesos de emancipación, adopten medidas drásticas si, como dicen, pretenden alcanzar la meta del socialismo. Vamos por partes. Desde un punto de vista marxista hay dos tipos de democracias: la burguesa y la obrera. En la democracia burguesa se permite opinar siempre que el derecho a decidir esté reservado a la oligarquía, es decir, lo que se conoce como poder fáctico. Hagamos como ellos, obviamente en las formas, no en el fondo. Que en las llamadas democracias participativas multipartidistas, el poder fáctico sea el pueblo, vinculado a un ejército y policía del pueblo, siempre alerta para impedir por la fuerza que la burguesía, gobernando eventualmente, entregue el país al imperialismo. O eso, o un sistema de partido obrero único, donde la burguesía carezca de opción de gobierno, acate la voluntad mayoritaria del pueblo o se largue con viento fresco. Los burgueses cuando ven peligrar sus intereses no tienen escrúpulos en recurrir a la fuerza y oprimir a la mayoría (obreros y campesinos) en beneficio de una minoría (oligarcas), justo lo contrario de la definición básica de la democracia. Lo sucedido ayer en Ecuador, y antes en Venezuela y Bolivia, demuestra la inviabilidad de una política de conciliación de clases porque los intereses son antagónicos. Así no será posible lograr ni el socialismo del siglo veintiuno ni el del siglo cincuenta. Ese era ya- hace dos años- mi punto de vista, plasmado en el artículo ―Socialismo del siglo XXI: Un espejismo conciliador‖. La actualidad me da razones para seguir pensando igual que entonces. http://jmalvarezblog.blogspot.com/
http://www.kaosenlared.net/noticia/139456/ecuador-construir-socialismo-sin-maniatar-burguesia-imposible

Socialismo del siglo XXI: Un espejismo conciliador
JM Álvarez
En América Latina se están produciendo unos cambios políticos que algunos consideran- un tanto alegremente- socialistas. Creo que, por ahora, ese proceso de transformación no puede ser interpretado como socialismo en el sentido absoluto del término, pues lo que pretende es revisar las relaciones con los países industrializados para que éstas se realicen en un plano de igualdad, y también sacudirse el yugo imperialista (algo de lo que me alegro infinito por razones obvias), para que las naciones puedan desarrollarse sin tutelas ajenas. Dichos cambios cuentan con el apoyo de las capas populares, y de una

escasa clase media próxima a desaparecer, debido a las políticas económicas impuestas desde el exterior. Siempre saludaré con simpatía cualquier forma de lucha antiimperialista, sea atea, adore a Alá, a Dios o a una piedra; por tanto no está de más recordar que los cambios que se dan en Latinoamérica están favorecidos por la resistencia armada de los pueblos de Oriente Medio, que impide al imperialismo desviar recursos a otros lugares, a lo que hay que añadir las contradicciones latentes entre los propios imperialistas, pues por mucho que guarden las apariencias mediante alianzas coyunturales, dentro de su barbarie no existen amigos ni aliados fiables. Esa lucha armada (que según dicen, no sirve porque pasó a la historia), ha beneficiado a Venezuela, Bolivia y Ecuador. Venezuela- país donde se originaron los cambios- está llevando a cabo una revolución nacionalista, donde harían bien en comenzar ya a cortarle las alas a la burguesía, para que el proceso devenga en revolución socialista (si como dicen, ese es el fin) y arribar a una democracia popular. Lamentablemente, parece que han optado por una política de conciliación entre clases históricamente antagónicas, lo que, además de absurda, es una táctica casi suicida, pues refuerza a una oligarquía que tiene por objetivo, eliminar físicamente a Hugo Chávez. La contradicción entre burguesía y proletariado, continuará mientras exista la propiedad privada y los privilegios derivados de la explotación. Si el ideario del “socialismo del siglo XXI” implica la concertación con el enemigo de clase, no le veo futuro alguno. Ese socialismoasumido por pacifistas, reformistas y ciertos intelectualesestá provocando confusión en la clase obrera, pues plantea que para alcanzar una sociedad libre de explotación y sin clases, es necesario pasar por una etapa donde coexistirían en armonía, propiedad privada y pública, burguesía y clase obrera, todo ello vertebrado por un sistema electoral supuestamente pluripartidista, proclive a la manipulación. Mientras tanto, los oligarcas contemplarían plácidamente su extinción como si fueran idiotas. El capitalismo es invariable, así lo determina su esencia, por esa razón han regresado las guerras coloniales, los genocidios y toda clase de desmanes. Para colmo tienen la intención de implantar una jornada laboral similar a la que existía en 1870.¿Quién puede conciliar con todo eso? La lucha de clases sigue tan presente como hace cien años, y se está agudizando a causa del desmedido aumento de la explotación. Si tenemos en cuenta las miserables condiciones de vida que padece la inmensa mayoría de la población mundial, poco hay que cambiar en el socialismo “clásico”, excepto tratar de impedir que se repita el gravísimo error de quitar al pueblo la potestad soberana de tomar decisiones, lo que propició el surgimiento de una casta de burócratas revisionistas, que causaron la desaparición del campo socialista. En 1966, Ernesto “Che” Guevara dirigió un mensaje a la Conferencia Tricontinental de La Habana, donde abogaba por la guerra permanente contra el imperialismo capitalista que, esencialmente, es el mismo de hoy. Sin embargo, algunos parecen querer imitar a los socialdemócratas, para repetir el papel que aquellos desempeñaron en el pasado, y fantasean con un espejismo conciliador denominado “socialismo del siglo XXI”. Mientras tanto, el capitalismo, más agresivo que nunca, más criminal que nunca, abandona su modernidad y regresa al siglo XIX, para intentar perpetuarse. ¡Qué paradoja!
http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2008062013&PHPSESSID=

El supuesto golpe de estado, la democracia y las organizaciones indígenas
Rechazamos categóricamente que tengamos relación alguna con el organismo de USAID y NED. Por el contrario conocemos que este organismo financia los “programas sociales” de este Gobierno.
CONAIE La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador – CONAIE y el Bloque Pachakutik frente a los acontecimientos suscitados el pasado 30 de septiembre del 2010, y a los pronunciamientos realizados en los últimos días sobre los supuestos aportes de USAID – NED para las organizaciones indígenas; y firmes en nuestro proceso histórico de instituir el verdadero Estado Plurinacional: pronunciamos que: La lucha de los pueblos y nacionalidades no es una propuesta puntual ni individual, sino que corresponde al sueño colectivo de construir un país diverso, integrado por los diversos sectores populares y sociales organizados que buscan un cambio real para terminar con las viejas estructuras neoliberales, extractivistas y la descolonización de las instituciones del Estado. Con una democracia plurinacional, respetuosa de los derechos de los individuos, de las colectividades y de la naturaleza. Señalamos enérgicamente que nunca hubo ningún intento de golpe de estado, mucho menos un secuestro, sino un hecho que responde a una desacertada conducción política del gobierno que trae el descontento popular, por las permanentes agresiones, discriminación y violaciones de los derechos humanos consagrados en la norma constitucional. Desconocemos ―esta democracia‖ dictatorial, por la falta de libertad de expresión, el secuestro de todos los poderes del estado por parte del ejecutivo en su sistema político de gobierno único, que no genera espacios para discutir los proyectos de leyes elaborados desde el movimiento indígena y otros sectores sociales. Rechazamos categóricamente que la CONAIE, el Movimiento Político Pachakutik, los pueblos y nacionalidades tenga relación alguna con el organismo de USAID, NED antes, hoy ni nunca. Por el contrario conocemos que este organismo financia los ―programas sociales‖ de este Gobierno- como el socio bosque, eso sí es condenable Exigimos la muerte cruzada de la Asamblea Nacional, por no garantizar el mandato constitucional de legislar mucho menos fiscalizar, a sabiendas que todas las leyes se aprueban por el ministerio de la Ley. Condenamos la usurpación de la libertad de prensa cuando el día 30 de septiembre se dispuso a los medios de comunicación, no alineados al gobierno a plegar en cadena nacional, medida con la cual se controló el acceso a la información y se manipulo una versión de los hechos al no informar sobre la real dimensión de la situación de ese día en el país. Quito a 6 de octubre de 2010 Gobierno de los Pueblos y Nacionalidades Marlon Santi. PRESIDENTE CONAIE
http://www.kaosenlared.net/noticia/140015/ecuador-supuesto-golpe-estado-democracia-organizaciones-indigenas

Masas y Armas en el Golpe de Quito
Intelectuales románticos, demagógicos y estatal-populistas siguen con la cantaleta, de que el pueblo derrotó a los golpistas militares.

Heinz Dieterich
La función militar de las masas varía según el tipo de enfrentamiento armado en que participan: la guerra convencional, la guerra de guerrillas o un golpe militar. Carentes de armas, entrenamiento y organización, su función de resistencia en un golpe militar es esencialmente psicológica-informativa. Su manifestación callejera les permite a los militares, tanto golpistas como anti-golpistas, juzgar los costos políticos de la matanza para imponerse. La protesta de masas es, por lo tanto, una variable más en el plan de batalla de los golpistas y, por lo general, es una variable secundaria. Cuando los militares están decididos a sofocar las protestas en sangre, como en el caso de las dictaduras militares de Pinochet y Videla, la resistencia popular no tiene ningún efecto neutralizador real sobre el coup d´etat. Cuando las condiciones políticas nacionales o internacionales no permiten este escenario y los golpistas tienen que usar la represión selectiva, como en Honduras, la resistencia de las masas es políticamente importante, pero no puede vencer a las armas. La profunda verdad del axioma de Mao Tse Tung, formulado en 1938, ―que el poder político nace del cañón del fusil‖---―Qiang Gan Zi Li Mian Chu Zheng Quan"--- se verifica en el golpe militar de Caracas (2002), de Honduras (2009), y la asonada de Quito (2010). El golpe militar del 11 de abril del 2002 en Venezuela fracasó, porque grupos militares opuestos al coup d´etat se organizaron en torno al General Raúl Baduel en la base de Maracay, desde donde desconocieron públicamente a los golpistas y rescataron en una audaz operación aérea al Presidente cautivo, Hugo Chávez. El golpe de grupos policiacos y de la Fuerza Aérea en Ecuador fracasó por las mismas razones. Sectores importantes del Ejército, encabezados por el Jefe del Estado Mayor, se negaron a la sublevación y rescataron al Presidente cautivo en una arriesgada operación armada, al precio de muertos y heridos. En Honduras, la Fuerza Armada se mantuvo leal a los golpistas, y, en consecuencia, la heroica resistencia de las masas no logró derrotarlos. De hecho, hasta el día de hoy están en el poder. Intelectuales románticos, demagógicos y estatal-populistas siguen con la cantaleta, de que el pueblo derrotó a los golpistas militares. Esta falacia ha sido refutada innumerables veces por la historia en todo el mundo. Ante su quijotesca negación de la evidencia empírica y del pensamiento de los grandes estrategas militares, posiblemente solo una buena dosis de pedagogía y ciencia pueden curarlos. Mao expresó la verdad pedagógica de que para conocer el sabor de la manzana, ―hay que morderla‖. Lenin expresó el axioma epistemológico, que la verdad es concreta. En buen romance. El día, en que esos demagogos e ilusos han estado en una balacera o ante un tanque listo para dispararles, entenderán de inmediato la sabiduría de la formulación de Mao y lo quijotesco de pretender, que se puede vencer a las armas con sus cartitas de protesta o manifestaciones civiles.
http://www.kaosenlared.net/noticia/139633/masas-armas-en-golpe-de-quito

¿Qué lecciones extraemos de lo acontecido en Ecuador?
Homar Garcés
Nuestra América configura actualmente un escenario político inédito que trasciende sus fronteras. Así, hechos como los acontecidos en Venezuela en 2002 y, ahora, en Ecuador le demuestran al mundo que sólo la firme voluntad de un pueblo ejerciendo su soberanía puede dar al traste con cualquier pretensión fascista, así esté detrás la mano del sempiterno imperialismo gringo. Los mismos dan cuenta del cambio profundo que se ha vivido en las dos últimas décadas en nuestros países, luego del colapso de las experiencias del neoliberalismo económico implantadas en ellos y de haberse exterminado, prácticamente, cualquier tentativa popular por acceder a la democracia y a la equidad social, basándose en la doctrina de seguridad nacional impuesta desde Estados Unidos. Con ello, bastaría que esa voluntad fuera encauzada adecuadamente para ir más allá de la simple defensa del hilo constitucional, dándosele oportunidades de crear las condiciones que hagan imposible la repetición de la vieja fórmula del golpe de Estado, así éste se halle arropado por formalidades legalistas, como ocurriera impunemente en Honduras. Esto se podrá lograr si se cambian las relaciones de poder imperantes en nuestras naciones, con un cambio estructural que afecte significativamente el Estado burgués tradicional y el empoderamiento de las masas populares mediante el ejercicio soberano de la democracia participativa y protagónica. En este sentido, los nuevos gobernantes -inspirados en el deseo común por vivir en una sociedad de nuevo tipo- tendrían que mostrarse audaces a la hora de impulsar cambios, teniendo como su principal base de sustentación al pueblo organizado y consciente. De otro modo, los planes desestabilizadores continuarán siempre vigentes en la agenda de los grupos derechistas y ultraderechistas que han sido desplazados de las estructuras de gobierno, pero que siguen aferrados a su aspiración de recuperarlas, respaldados -no nos cause sorpresa alguna- por sus mentores estadounidenses.

Aún así, es necesario dotar al pueblo de herramientas teóricas que le permitan definir el momento histórico y las circunstancias a promover y a vencer en esta lucha contra la exclusión social, la explotación de los trabajadores y la dependencia económica, militar y tecnológica. Si las enmarcamos en lo que llamamos socialismo del siglo XXI, habrá que escudriñar a fondo lo pasado durante los siglos pasados en nuestra América, cuáles fueron sus perspectivas abortadas y sus potencialidades actuales, redefiniendo desde las bases populares lo que es la democracia, de manera independiente y sin dogmas que terminen por secuestrarla y distorsionarla en función de los intereses de una nueva minoría burocratizada.
http://www.argenpress.info/2010/10/que-lecciones-extraemos-de-lo.html

LA CORDAL

Orden en la finca
Alfredo Molano Bravo
El panorama se estaba poniendo aburridor. Digo mejor, plano, insípido, descolorido. El presidente hablaba de tarde en tarde en tono menor; los medios le subían el volumen al descuere del jet set; los blogs de los columnistas se enflaquecían. Hasta que de golpe 80 aviones descargaron 7 toneladas de bombas sobre 7 guerrilleros y la sangre saltó hasta las primeras planas. Fue la operación Bienvenida. Sonaron clarines y tambores. Aparecieron los generales: parte de victoria. Como en el cuento: siete de un golpe. Detrás, templándose las calzonarias, el señor Inquisidor con toda su pompa, su prosopopeya jurídica, su mal aliento: Teodora Bolívar es Piedad Córdoba, colaboradora, traidora, negra y, para rematar, mujer. Y la masacró a codigazo limpio. Los computadores dan para todo; en una USB cabe lo que se mete. No era difícil proveer el desenlace: un tipo que se calienta las manos en una pira de libros que conceptúa satánicos, protestantes y marxistas, un tipo que le brinca un odio morboso -y culposo- contra homosexuales, lesbianas y travestis, que considera el aborto un crimen de lesa humanidad y exonera a Mario Uribe, pese a las denuncias que hizo de éste Salvatore Mancuso, no podía llegar a una conclusión distinta sobre una mujer dedicada a encontrarle la comba al palo. Que es lo que ha hecho Piedad, ir a contracorriente de la guerra. Eso irrita, incomoda, denuncia, señala, arruina los valores de la bolsa. Con todo, fue el abrebocas de otra salida. O mejor regreso: Uribe llegó a pedir cuentas a patadas, como es su costumbre. ¿Qué es lo que está pasando aquí? ¿Quién se atrevió a desamarrar lo que había dejado tan bien amarrado? ¿Cómo así que las tierras que pasaron de mano en mano hasta terminar en las nuestras van a ser devueltas? ¿Cuál deuda tenemos que pagar? ¿A quién? ¿Por qué? Lo que se hizo, se hizo a lo bien. Y quedó hecho. Nadie tiene por que echar a atrás la historia. Nadie puede abrogarse el derecho a contradecir, a desandar lo andado, y menos reclamar lo regalado a los prohombres de la palma, de la caña, de las vacas. Así fue. Vino a defender lo suyo, lo que considera su patrimonio, el poder. Y puso a temblar la unidad de la U; o con más precisión: vino a hacer los nombramientos de alcaldes y gobernadores para las próximas elecciones. Juanito Lozano se debe estar jalando los pelos. Como no ha tenido vacas no sabe lo que es meter una manada de reses a un corral en medio de un chubasco. Le tocará aprender. O renunciar, que es más fácil porque así no tendría que mamarse el revire de Vargas Lleras, hombre bravo que es. El Frente Nacional se hace con los conservadores y no con los liberales. O sea con el pin y con el pum. Y, preguntó: ¿Ya nombró la corte esa mi fiscal? Y hablando de la corte: ¿Cómo así que metieron a la cana a mi alfil en Urabá, al senador Quintero? ¿Qué pasó entonces con la Seguridad Democrática? Uribe organizó su propia operación Sodoma y no con el sustantivo sino con el verbo. ¡A temblar los que se salieron de la fila porque serán los primeros!
http://www.elespectador.com/opinion/columnistasdelimpreso/alfredo-molano-bravo/columna-227629-orden-finca

Los 19 computadores de Jojoy
Juan Carlos Flórez
Sorprende la rapidez con la que los computadores de Jojoy produjeron la prueba reina del atentado a Caracol. El viernes primero de octubre el director de la Dijin de la Policía, el general Carlos Ramiro Mena Bravo, confirmó según un diario que ―en 8 meses las autoridades entregarán el análisis de los 8 mil megabytes contenidos en los 19 computadores, 100 USB y 12 discos duros‖ que se encontraron en el campamento del forajido de las Farc. El general Mena Bravo señaló además que la información hallada en ese campamento de las Farc era 11 veces más grande que la encontrada en los computadores de alias Raúl Reyes. Y a toda esa impresionante cantidad de información habría que añadir otros tres computadores y cinco USB que según el comandante del ejército, el almirante Edgar Cely, fueron encontrados en la misma zona. El sábado 2 de octubre, cuando se encontraba en Ibagué en la realización del octavo acuerdo para la prosperidad, el presidente Juan Manuel Santos leyó un correo electrónico dirigido al secretariado de las Farc firmado por Víctor Julio, aparentemente otro alias de Jojoy. En dicho correo, según el presidente, se decía lo siguiente: ―Felicitaciones a los que le movieron el piso a J.M.S., con la pequeña bomba a la sede de Caracol. Esas son las estratégicas‖. La página de la presidencia resumió la conclusión del presidente sobre este hallazgo de la siguiente manera, “Queda claro que la bomba que pusieron al lado de Caracol, fueron las Farc”. El lunes 4 de octubre, el fiscal general, al que probablemente no le ha sido entregado ninguno de los computadores, reafirmó la pista de las Farc, "Nosotros en materia investigativa siempre vamos a ser escépticos y vamos a dudar pues siempre nos imaginamos otras posibilidades, pero hasta ahora lo que está bien definido con la evidencia es que fue un acto promovido e inducido por las Farc‖. Vale la pena recordar que el 20 de agosto el fiscal había señalado que ―el organismo a su cargo debe seguir trabajando en otras hipótesis, pues ninguna es descartable de momento, y que no dejan de asaltarle muchas dudas respecto a la manera como ha venido fluyendo la información‖. ¿Cómo, en un tiempo tan breve, lograron encontrar en los 8 mil megabytes de 19 computadores, 100 USB y 12 discos duros, justo la prueba reina del atentado a Caracol? Las Farc son una fuerza tenebrosa que no ha retrocedido ante ningún crimen para ejercer su poder. Las Farc han organizado decenas de atentados terroristas y sin duda les gustaría organizar muchos más. Pero la facilidad con la que se preparó el atentado contra Caracol, consiguiendo un carro robado, preguntando como Pedro por su casa quien falsifica placas, etc., no deja de causar sorpresa. ¿Cómo, en el momento de su mayor acorralamiento, lograron moverse por el corazón de Bogotá con tanto desparpajo? El país logró centrarse en la persecución de las Farc y eso ha sido benéfico para nuestra sociedad. Pero quedan vivas las fuerzas de extrema derecha que también han causado terror y muerte. Ojala que la fácil prueba encontrada en los computadores de Jojoy no termine distorsionando la investigación y que, en un tiempo, no tengamos que lamentarnos por no enfrentar al terrorismo de derecha con la misma decisión que se enfrentó a las Farc.
http://www.lasillavacia.com/elblogueo/jcflorez/18475/los-19-computadores-de-jojoy

Ernesto Che Guevara, la imperecedera existencia de un Hombre Nuevo
Ocho balas de odio y codicia imperialista no pueden segar la vida de un hombre cuya integridad ética y moral es absoluta, humanos sus valores e inquebrantables sus principios. Ocho balas de odio y codicia imperialista penetraron en el cuerpo herido e indefenso del Che Guevara. Pero no lo mataron, como pretendieron sus mercenarios captores, y hoy, cuarenta y tres años después, el Guerrillero Heroico sigue caminando firme y sereno; nunca doblegado, siempre erguido. Sigue caminando multiplicado de manera infinita: inmerso en las reivindicaciones de las masas, fundido en la esperanza fundada y creciente de los pueblos. El 18 de octubre de 1967, nueve días después de ser asesinado, Fidel expresó que éste ―no cayó defendiendo otro interés, defendiendo otra causa que la causa de los explotados y los oprimidos en este continente; Che no cayó defendiendo otra causa que la causa de los pobres y de los humildes de esta tierra. […] Y ante la historia, los hombres que actúan como él, los hombres que lo hacen todo y lo dan todo por la causa de los humildes, cada día que pasa se agigantan, cada día se adentran más profundamente en el corazón de los pueblos‖ Ocho balas de odio y codicia imperialista no segaron, pues, la vida de Ernesto Che Guevara; con su cobarde actitud, el asesino gobierno imperialista que ordenó apretar el gatillo consiguió justo el efecto contrario: resaltar a un hombre con decoro, inmortalizar a un Hombre Nuevo.
http://baragua.wordpress.com/2010/10/08/cuba-ernesto-che-guevara-la-imperecedera-existencia-de-un-hombre-nuevo/#more-3481

“Un Hombre nace a la Vida, y llega a Amar tanto a la Vida, que es capaz de dar su vida misma a fin de poder vivirla Mejor”:
Ernesto Guevara de la Serna “EL CHE”

“Bajo un gobierno que encarcele a alguien injustamente, el sitio adecuado para una persona justa es tambien la cárcel”
-Henry David Thoreau
… este planeta

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful