You are on page 1of 3

ISP N° 8

“ALMIRANTE GUILLERMO BROWN”

Profesorado de Historia para


Educación Secundaria

ESPACIO CURRICULAR
Historia Mundial II

PROFESOR
MULLER JOSE

ALUMNOS
GONZALEZ ARIEL
GONZALEZ ANDRES
ISA EMANUEL

SISTEMA SOCIAL FEUDAL


El sistema social feudal o feudalismo fue un sistema político, económico y social,
caracterizado por la descentralización del poder político, ya que había una difusión del
poder desde la cúspide, es decir, desde el Rey o emperador, hacia la base efectiva del
poder por la nobleza. Podríamos hablar de tres estamentos característicos de este
sistema, la nobleza feudal, el clero feudal y el pueblo llano.

La nobleza se caracterizaba por dos estamentos, la alta nobleza, que derivaban sus
títulos de gobernadores del Imperio Carolingio, estos son, duques, marqueses (Marcas)
y condes (Condados). Y existía también, la baja nobleza, la cual tenía otros orígenes,
aquí encontramos a barones, caballeros. La nobleza feudal estaba formada por el rey y
los señores y sus vasallos. Su estado era hereditario, o sea, era una nobleza de sangre.
En tiempos de guerra casi permanente los mayores honores eran concedidos al hombre
que manejaba la espada. La nobleza medieval fue fundamentalmente una nobleza
guerrera. Según el derecho feudal cada persona sólo podía ser juzgada por alguien que
fuese igual o superior. Por eso los nobles sólo podían ser juzgados por otros nobles,
sus pares o iguales.
En cuanto al clero feudal, los oradores o clérigos de la Iglesia: algunos formaban una
élite poderosa llamada alto clero (abades, obispos), y otros más humildes (curas de
pueblo o monjes) estaban subordinados a su autoridad. Los miembros del clero recibían
una educación superior que los capacitaba para asumir la dirección de la sociedad. Si
bien los miembros del alto clero provenían a menudo de la nobleza, la Iglesia estuvo
siempre abierta a todos los grupos de la sociedad, de modo que también humildes
campesinos tuvieron la posibilidad de ordenarse sacerdotes y ascender a los más altos
cargos eclesiásticos.
Y por último, el pueblo llano, los trabajadores, los más numerosos, y que generalmente
estaban sometidos a los otros estamentos. Estaban compuestos por campesinos,
siervos de los señores feudales, y que eran los más numerosos, y por artesanos, que
eran escasos y vivían en las pocas ciudades que había. Si dependían del rey (realengo)
y no de un señor feudal, prosperaban más. Sólo unos pocos campesinos conservaron
la libertad personal, en su mayor parte eran siervos que, por nacimiento y herencia,
dependían de algún señor.

Encontramos al feudalismo como respuesta a la inseguridad e inestabilidad de la época


de las invasiones (S. III y VIII). La seguridad provenía de autoridades locales, como los
nobles laicos o eclesiásticos, que tenían castillos y monasterios, ambas sumamente
fortificadas y en entornos rurales. Por ello, se convirtieron en los nuevos centros de
poder. El feudalismo estaba caracterizado por relaciones feudo-vasalláticas, que podían
ser de dos tipos, claves para su funcionamiento. Los señores y los vasallos vinculados
por un contrato de obligaciones reciprocas entre dos hombres libres y nobles de distinta
categoría, esto es, el vasallaje. El vasallo juraba fidelidad o rendía homenaje y cumpliría
servidumbre, ya sea como apoyo político y militar. El señor le otorgaría el control y
jurisdicción sobre la tierra y la población de su feudo. Ambos se juraban lealtad, de
modo que si alguna de las partes incumplía sus obligaciones contractuales, estas
quedaban sin efecto.
Otra de las relaciones feudo-vasalláticas clave, era la encomienda, estos es, el pacto
entre los campesinos y el señor feudal. Los campesinos pasaban a ser siervos, y como
tal, debían pagar una renta feudal que se derivaba en la reserva señorial, esta última
seria el excedente que se reservaba para pagarle al señor feudal. Y otra parte era el
manso, lo que se dejaban para su propia subsistencia. Esto da cuenta de la división de
la tierra que existía en estas relaciones. De modo que existía también un doble carácter
del señorío, un carácter territorial debido a las rentas que recibía por el uso de la tierra,
renta que solo recibían los de la alta nobleza. Y por el otro lado, la baja nobleza, tenía
carácter de señorío jurisdiccional, ya que obtenía rentas feudales, esto es, por cobro de
impuestos, multas, monopolios, etc.