You are on page 1of 64

“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
O
C
U
DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL
M PATRIMONIO NATURAL

E
N
T
O “GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA
SILVESTRE”
D
E

T
R Lima, Perú
A
2010
B
A
J
O

ÍNDICE

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

1
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D ÍNDICE ........................................................................................................................................................ 1

O
GUÍA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE............................................................... 5
I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................................................. 5

C
II. ANTECEDENTES .................................................................................................................................. 5
III. OBJETIVO DE LA GUÍA....................................................................................................................... 6
3.1. Objetivo General ............................................................................................................................ 6

U 3.2. Objetivos específicos....................................................................................................................... 6


IV. ALCANCE .............................................................................................................................................. 6

M
V. MARCO LEGAL E INSTITUCIONAL .................................................................................................. 6
VI. PLANIFICACIÓN DEL INVENTARIO ................................................................................................ 7
6.1. DEFINICIÓN DEL OBJETIVO...................................................................................................... 7

E 6.2.
6.3.
CAPACIDADES INSTITUCIONALES ........................................................................................... 7
RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN ......................................................................................... 7
RECONOCIMIENTO DEL ÁREA DE EVALUACIÓN .................................................................. 8
N
6.4.
6.5. LOGÍSTICA .................................................................................................................................... 8
VII. NIVELES DE DETALLE Y PRECISIÓN DEL INVENTARIO ........................................................ 8

T
7.1. RECONOCIMIENTO (R) ............................................................................................................... 8
7.2. SEMIDETALLE (s) ........................................................................................................................ 9
7.3. DETALLE (D)................................................................................................................................. 9
O VIII. PREPARACIÓN DEL MATERIAL CARTOGRÁFICO Y SATELITAL ........................................ 9
8.1. CARTOGRAFÍAS BASE ................................................................................................................. 9
8.2. PROCESAMIENTO DEL MATERIAL SATELITAL ..................................................................... 10
IX. METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DE FLORA ................................................................. 11
D 9.1. ESTRATIFICACIÓN DE LA VEGETACIÓN ............................................................................... 11
9.1.1. CRITERIO FISONÓMICO ...................................................................................................................... 11

E
9.1.2. CRITERIO CLIMÁTICO ........................................................................................................................ 14
9.1.3. CRITERIO FISIOGRÁFICO ................................................................................................................... 16
9.1.4. CRITERIO FLORÍSTICO ....................................................................................................................... 18
9.3. ELABORACIÓN DE MAPA DE VEGETACIÓN O FLORA......................................................... 18

T
9.3.1. ESCALA Y UNIDAD MÍNIMA DE INTERPRETACIÓN O MAPEO .................................................. 18
9.3.2. PROCESO DE INTERPRETACIÓN VISUAL DE IMÁGENES SATELITALES ................................. 19
9.4. INVENTARIO DE LA VEGETACIÓN .......................................................................................... 20

R
9.4.1. TIPOS DE MUESTREO .......................................................................................................................... 20
9.4.3.1. MUESTREO ALEATORIO ........................................................................................................... 20
9.4.3.2. MUESTREO SISTEMÁTICO ESTRATIFICADO ....................................................................... 21

A
9.4.2. DISEÑO DE MUESTREO ...................................................................................................................... 21
9.4.3.3. CÁLCULO DEL NÚMERO DE MUESTRAS .............................................................................. 21
9.4.3.4. TAMAÑO DE LA UNIDAD MUESTRAL ................................................................................... 22

B 9.4.3.5.
9.4.3.6.
FORMA DE LA UNIDAD MUESTRAL ...................................................................................... 25
DISTRIBUCIÓN DE LAS UNIDADES MUESTRALES ............................................................. 26
9.4.3. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS ....................................................................................................... 27

A 9.4.3.7.
a.
BOSQUES ...................................................................................................................................... 27
VARIABLES A MEDIR ..................................................................................................................... 27

J
a.i) Altura ................................................................................................................................................. 27
a.ii) Diámetro ........................................................................................................................................... 27
a.iii) Diámetro de Copa ............................................................................................................................ 28

O
b. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS .................................................................................................. 28
b.i) Densidad ............................................................................................................................................ 28
b.ii) Frecuencia......................................................................................................................................... 28
b.iii) Abundancia y Distribución Diamétrica............................................................................................ 29
b.iv) Cobertura ......................................................................................................................................... 30
b.v) Área Basal ......................................................................................................................................... 30
b.vi) Volumen Maderable ........................................................................................................................ 30
b.vii) Biomasa .......................................................................................................................................... 31
b.viii) Índice de Valor de Importancia (IVI) ............................................................................................ 32
b.iv) Índice de Diversidad ........................................................................................................................ 33
9.4.3.8. MATORRALES ............................................................................................................................. 34
a. VARIABLES A MEDIR ..................................................................................................................... 34
a.i) Altura ................................................................................................................................................. 35

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

2
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D b.
a.ii) Diámetro de Copa ............................................................................................................................. 35
ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS .................................................................................................. 35

O
b.i) Densidad ............................................................................................................................................ 35
b.ii) Frecuencia......................................................................................................................................... 35
b.iii) Abundancia ...................................................................................................................................... 35

C b.iv) Dominancia o Cobertura .................................................................................................................. 36


b.v) Biomasa ............................................................................................................................................ 36
b.vi) Indice de Diversidad ........................................................................................................................ 36

U X.
9.4.3.9. HERBAZALES .............................................................................................................................. 36
METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DE FAUNA ................................................................ 36

M
10.1. IDENTIFICACIÓN DE HÁBITATS .............................................................................................. 36
10.2. INVENTARIO DE LA FAUNA ..................................................................................................... 37
10.2.1. TIPOS DE MUESTREO ..................................................................................................................... 37

E
10.2.1.1. Aleatorio simple: ............................................................................................................................ 37
10.2.1.2. Aleatorio estratificado: ................................................................................................................... 37
10.2.1.3. Sistemático estratificado ................................................................................................................. 38

N 10.2.2. MÉTODOS DE MUESTREO ............................................................................................................. 39


10.2.2.1. AVES ............................................................................................................................................. 39
a. Conteos de puntos ............................................................................................................................... 39

T b.
c.
Transectos ........................................................................................................................................... 40
Unidades de listas fijas ........................................................................................................................ 40

O
d. Redes de Niebla ................................................................................................................................... 41
10.2.2.2. MAMÍFEROS ................................................................................................................................ 42
a. Pequeños mamíferos: .......................................................................................................................... 42
a.i) Captura con trampas........................................................................................................................... 42
b. Grandes mamíferos.............................................................................................................................. 43

D b.i) Transectos de Ancho Fijo .................................................................................................................. 43


b.ii) Transectos de Línea .......................................................................................................................... 44
10.2.2.3. ANFIBIOS Y REPTILES ............................................................................................................... 45

E a. MÉTODO DE MUESTREO ............................................................................................................... 45


a.i) Transectos .......................................................................................................................................... 45
Encuentros visuales ............................................................................................................................. 46
Bandas auditivas y sitios de apareamiento .......................................................................................... 46

T
10.2.2.4. PECES ............................................................................................................................................ 47
10.2.2.5. INSECTOS ..................................................................................................................................... 48
a. Escarabajos coprófagos (Coleoptera: Scarabaeidae: Scarabaeinae) .................................................... 48

R a.i) Captura con Trampa de caída con cebo .............................................................................................. 48


a.ii) Captura con Trampas de intercepción de vuelo ................................................................................ 48
a.iii) Captura manual ................................................................................................................................ 49

A b. Hormigas (Hymenoptera: Formicidae) ................................................................................................ 49


b.i) Captura con Trampas Winkler ........................................................................................................... 49

B
b.ii) Captura con Trampas de Caída ......................................................................................................... 49
b.iii) Captura Manual ............................................................................................................................... 50
c. Mariposas diurnas (Lepidoptera: Hesperioidea, Papilionoidea) .......................................................... 50

A
c.i) Captura con Red Entomológica.......................................................................................................... 50
10.2.3. CURVA DE ACUMULACIÓN .......................................................................................................... 52
10.2.4. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS .................................................................................................. 54

J
10.2.2.6. Riqueza específica .......................................................................................................................... 54
a. Presencia - Ausencia ........................................................................................................................... 54
b. Lista de Especies ................................................................................................................................. 55

O c. Índices de Riqueza .............................................................................................................................. 55


c.i) Índice de Diversidad de Menhinick (Dmn) ........................................................................................ 55
c.ii) Rarefacción ....................................................................................................................................... 55
10.2.2.7. Estructura........................................................................................................................................ 56
a. Abundancia Relativa ........................................................................................................................... 56
b. Abundancia Absoluta .......................................................................................................................... 56
c. Frecuencia Relativa ............................................................................................................................. 56
d. Índices ................................................................................................................................................. 57
d.i) Índice de de Simpson ......................................................................................................................... 57
d.ii) Índice de Shannonn........................................................................................................................... 57
d.iii) Coeficiente de Similitud de Jaccard ................................................................................................. 58
d.iv) Coeficiente de Similitud de Sørensen .............................................................................................. 58
d.v) Índice de Morisita-Horn .................................................................................................................... 58

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

3
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D XI. BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................................................. 59


11.1. FLORA: ........................................................................................................................................ 59

O 11.2. FAUNA: ........................................................................................................................................ 59


XII. GLOSARIO DE TÉRMINOS ........................................................................................................... 63

C ÍNDICE DE CUADROS

U CUADRO 9.1: CATEGORÍAS DE VARIABLES FISONÓMICAS DE BOSQUES SEGÚN NIVEL DE DETALLE .... 12

M CUADRO 9.2: CATEGORÍAS DE VARIABLES FISONÓMICAS DE MATORRALES Y OTRAS FORMACIONES


VEGETALES SEGÚN NIVEL DE DETALLE.................................................................................................................... 13

E CUADRO 9.3: VALORES DE VARIABLES FISONÓMICAS SEGÚN FORMAS DE VIDA VEGETAL ...................... 14
CUADRO 9.4: PROVINCIAS DE HUMEDAD Y SU RELACIÓN CON LOS PISOS ALTITUDINALES Y VALORES

N
DE BIOTEMPERATURA .................................................................................................................................................... 15
CUADRO 9.5: UNIDADES FISIOGRÁFICAS SEGÚN NIVEL DE DETALLE .............................................................. 17

T CUADRO 9.6: EQUIVALENCIA DE VALORES DE VARIABLES DE UNIDADES FISIOGRÁFICAS ...................... 17


CUADRO 9.7: VALORES DE ESCALAS DE INTERPRETACIÓN O MAPEO SEGÚN NIVEL DE DETALLE .......... 19

O CUADRO 9.8: EJEMPLO DE ESTIMACIÓN DEL ÁREA MÍNIMA DE MUESTREO DE UN MATORRAL SEMIÁRIDO
RALO .................................................................................................................................................................................... 23
CUADRO 9.9: ESTIMACIÓN DEL TAMAÑO DE LA UNIDAD MUESTRAL EN DIFERENTES FORMACIONES
VEGETALES........................................................................................................................................................................ 25

D CUADRO 9.10: VALORES DE DENSIDAD BÁSICA DE ALGUNAS ESPECIES FORESTALES ............................... 32

E
CUADRO 9.11: PROCEDIMIENTO PARA EL CÁLCULO DEL IVI EN UN BOSQUE HÚMEDO DE TERRAZAS
ALTAS DISECTADAS ........................................................................................................................................................ 32
CUADRO 9.12: ESPECIES REGISTRADAS EN TRES MUESTRAS EN UN MATORRAL SUBHÚMEDO RALO ... 33
CUADRO 9.13: ESTIMACIÓN DEL ÍNDICE DE DIVERSIDAD DE SHANNON-WIENER EN BASE AL CUADRO

T Nº 7 ....................................................................................................................................................................................... 34
CUADRO 10.1: MÉTODOS SE CAPTURA PARA ESCARABAJOS .............................................................................. 51

R CUADRO 10. 2: MÉTODOS SE CAPTURA PARA HORMIGAS .................................................................................... 51


CUADRO 10.3: MÉTODOS SE CAPTURA PARA MARIPOSAS ................................................................................... 51

A
ÍNDICE DE GRÁFICOS
B FIGURA 9.1: DIAGRAMA BIOCLIMÁTICO DE HOLDRIDGE - ZONAS DE VIDA Y PROVINCIAS DE HUMEDAD.

A .............................................................................................................................................................................................. 15
FIGURA 9.2: ESQUEMA DEL PROCESO PARA DETERMINAR ÁREA MÍNIMA DE MUESTREO ......................... 23

J FIGURA 9.3: TÍPICA CURVA ESPECIE-ÁREA DE UN BOSQUE HÚMEDO TROPICAL .......................................... 24


FIGURA 9.4: FORMA DE PARCELAS MÁS COMUNES: CIRCULAR, CUADRADA Y RECTANGULAR ............... 26

O FIGURA 9. 5: CURVA DE DISTRIBUCIÓN DIAMÉTRICA DEL NÚMERO DE ÁRBOLES/HA DE DOS ESPECIES


FORESTALES ...................................................................................................................................................................... 29
FIGURA 10.1: DISEÑOS DE MUESTREO SEGÚN LA POSIBLE O NULA ESTRATIFICACIÓN DE LAS
COMUNIDADES (RAMÍREZ, 2006). ................................................................................................................................. 38
FIGURA 10.2: CURVA DE ACUMULACIÓN DE ESPECIES .......................................................................................... 52

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

4
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D GUÍA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE

O I. INTRODUCCIÓN
C El Perú es uno de los países con mayor diversidad de ecosistemas y de especies biológicas del planeta; posee
una de las mayores superficies de bosques tropicales en el mundo, situándose en el noveno lugar en
U extensión. Comprende 84 zonas de vida de un total de 104 que existen en el mundo, distribuidas en una gran
diversidad de formas del relieve terrestre y de climas. Estas características le otorgan al país importantes
M ventajas comparativas que deberían traducirse en ventajas competitivas, contribuyendo así, de manera
importante, al desarrollo nacional.

E Con el objetivo de conocer el potencial del patrimonio natural, en el país se vienen realizando inventarios
biológicos con diferentes metodologías por parte de instituciones del Gobierno Central, Gobierno Regional,
N instituciones académicas estatales y privadas, y organismos no gubernamentales.

T
Estas entidades realizan los inventarios de los recursos biológicos, componentes primordiales del Patrimonio
Natural con diferentes procedimientos y metodologías para un mismo objetivo, lo que conlleva a tener
resultados diferentes para un mismo tipo de ecosistema, resultando unas veces con deficiencias en los
O resultados y otras veces con información en demasía, lo que conlleva a complicar la sistematización y manejo
de la información.

El presente documento de trabajo trata de estandarizar los procesos y métodos de inventario y evaluación del
D potencial de los recursos flora y fauna silvestre con el objeto de que el estado y demás instituciones puedan
contar con información comparable y suficiente para la gestión del uso, aprovechamiento y conservación de los
E recursos naturales.

El presente documento de trabajo es producto del conocimiento y experiencias de diferentes especialistas


vinculados al tema, así como de la recopilación de información de diferentes estudios desarrollados; es
T importante recalcar que el documento se encuentra en un proceso dinámico de enriquecimiento y llenado de
vacíos, basado en la consulta a los diferentes organismos vinculados al tema de inventario y evaluación de los

R
recursos de flora y fauna silvestre.

II. ANTECEDENTES
A El Ministerio del Ambiente tiene como función proponer y aprobar las políticas ambientales y dirigir la gestión

B para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, identificando opciones y estableciendo


estrategias a partir de un planteamiento inicial de corto plazo y de los planes de desarrollo para el largo plazo.

A El Ministerio del Ambiente tiene entre sus objetivos, la conservación del ambiente que propicie y asegure el uso
sostenible, responsable, racional y ético del patrimonio natural. Por tanto requiere información estandarizada y
J sistemática que le permita la gestión de los recursos naturales como parte del patrimonio natural,
contribuyendo de esta manera a la competitividad del país a través de un desempeño ambiental eficiente.

O El Ministerio del Ambiente tiene entre sus funciones la de formular y promover normas y directivas de carácter
nacional para la evaluación y valoración de los recursos naturales, componentes de la diversidad biológica y
los servicios ambientales, así como elaborar, conducir, difundir y mantener actualizado el inventario y
evaluación nacional integrado de los recursos naturales y de los servicios ambientales1.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

5
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
III. OBJETIVO DE LA GUÍA
O 3.1. Objetivo General

C Estandarizar los procesos y métodos de inventario y evaluación del potencial del Patrimonio Natural.

U 3.2. Objetivos específicos

M a. Establecer procedimientos y metodologías estandarizadas para realizar el inventario y evaluación del


potencial de los recursos de flora y fauna silvestre
b. Estandarizar el tipo y cantidad de variables a levantar en el campo, según los objetivos, así como, la
E estimación de parámetros y resultados requeridos.
c. Contar con información sistematizada y estandarizada de inventarios de los recursos de flora y fauna
N silvestre
d. Contribuir a la generación de una base de datos compatible de los inventarios y evaluaciones
realizados en el país.
T
IV. ALCANCE
O La Guía de Evaluación de la Flora y Fauna Silvestre es un documento de alcance nacional, en donde se
establece los procesos y métodos a ser considerados por las instituciones públicas y privadas que realizan el
inventario y evaluación de los recursos naturales. Su aplicación está orientada a:
D a. Estudios de Zonificación Ecológica y Económica
E b. Estudios Ambientales del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA),
c. Inventarios de recursos naturales locales, regionales y nacionales para la planificación del desarrollo
en los diferentes sectores y niveles de gobierno.

T Se pretende que la guía sea una herramienta que permitirá contar con información compatible de los recursos
de flora y fauna silvestre a nivel nacional para la gestión eficiente del aprovechamiento y conservación de los

R
mismos.

V. MARCO LEGAL E INSTITUCIONAL


A A continuación se describe el marco legal general relacionado al inventario y evaluación del patrimonio natural.

B Adicionalmente existen normas y directivas más específicas dentro de los diferentes sectores competentes,
que regulan la realización de los trabajo de inventario y evaluación.

A De los recursos naturales y del rol del Estado1; La Autoridad Ambiental Nacional, en coordinación con las
autoridades ambientales sectoriales y descentralizadas, elabora y actualiza permanentemente, el inventario de
J los recursos naturales y de los servicios ambientales que prestan; estableciendo su correspondiente
valorización.

O Inventario y valorización de los recursos naturales y de los servicios ambientales 2; El Estado, a través de los
sectores competentes, realiza los inventarios y la valorización de los diversos recursos naturales y de los
servicios ambientales que prestan, actualizándolos periódicamente. La información será centralizada en el
órgano competente.

1
LEY N° 28611. “Ley General del Ambiente”. TÍTULO III - Integración de la legislación ambiental. Capítulo 1 - Aprovechamiento sostenible de los
recursos naturales; Artículo 85.- De los recursos naturales y del rol del Estado.
2
LEY N° 26821. Ley Orgánica para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales. Título II - El Estado y el aprovechamiento
sostenible de los recursos naturales.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

6
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Zonificación Ecológica y Económica para el uso sostenible de los recursos naturales3; La Zonificación
Ecológica y Económica (ZEE) del país se aprueba a propuesta de la Presidencia del Consejo de Ministros, en
O coordinación intersectorial, como apoyo al ordenamiento territorial a fin de evitar conflictos por superposición
de títulos y usos inapropiados, y demás fines. Dicha Zonificación se realiza en base a áreas prioritarias

C
conciliando los intereses nacionales de la conservación del patrimonio natural con el aprovechamiento
sostenible de los recursos naturales.

U Evaluación, conservación y valoración del patrimonio natural en la Evaluación de Impacto Ambiental4; El


Ministerio del Ambiente (MINAM) en coordinación con las autoridades competentes, aprueba los criterios y

M
metodologías para evaluar, conservar y valorar el patrimonio natural de la nación, los cuales comprenden los
recursos naturales, los componentes de la diversidad biológica a nivel de genes, especies y ecosistemas, así
como los servicios ambientales que prestan.
E Los criterios y metodologías que apruebe el MINAM serán tomados en cuenta en la elaboración de las

N Estudios Ambientales del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental, debiendo cada Autoridad
Competente, requerir su aplicación, sin perjuicio de su potestad para disponer, según el caso lo amerite, la
aplicación de otras metodologías y criterios sustentados técnicamente.
T
O VI. PLANIFICACIÓN DEL INVENTARIO

6.1. DEFINICIÓN DEL OBJETIVO

D La definición del objetivo es la parte más importante de una evaluación, pues de este depende toda la
planificación que requerirá la evaluación. El objetivo tiene que ver con los niveles de detalle y precisión de los

E
inventarios, la cobertura geográfica, los grupos taxonómicos a evaluar, necesidades de tiempo, personal,
materiales, equipos, etc.

6.2. CAPACIDADES INSTITUCIONALES


T Considerando los requerimientos técnicos que normalmente caracterizan un proceso de inventario y evaluación
de los recursos naturales, es importante realizar un recuento de las capacidades de las instituciones en cuanto
R a los recursos humanos, materiales, técnicos, financieros necesarios y disponibles para llevar a cabo el
inventario.
A La selección de especialistas y personal técnico debe ser un proceso muy cuidadoso, ya que en función a la

B
experiencia y destreza de estos se centraría el éxito del estudio.

Las actividades técnicas que demandan un inventario y evaluación requieren financiamiento suficiente y
A oportuno para su desarrollo, en tal sentido, es importante hacer un mapeo de Instituciones especializadas y
aliados estratégicos que podrían aportar financiera o técnicamente en alguna o en todas las actividades del

J
inventario y evaluación.

6.3. RECOPILACIÓN DE INFORMACIÓN


O Es importante conocer los antecedentes y esfuerzos de inventarios y evaluaciones realizados anteriormente en
las zonas a evaluar.

La recopilación de información relacionada debe realizarse a diferentes niveles, y debe llevarse a cabo antes
de la etapa de campo. En esta etapa, se revisa la literatura relacionado a la caracterización de los recursos
biológicos, materiales cartográficos, como mapas físicos políticos, mapas temáticos de de recursos naturales,

3
Decreto Supremo Nº 087-2004-PCM. Reglamento de Zonificación Ecológica Económica.
4
D.S. Nº 019-2009-MINAM. “Reglamento de la Ley Nº 27446 – Ley del Sistema Nacional de de Evaluación de Impacto Ambiental”.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

7
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D imágenes satelitales, fotos aéreas, etc. Asimismo, se requiere información sobre disponibilidad y costo de
imágenes satelitales.
O 6.4. RECONOCIMIENTO DEL ÁREA DE EVALUACIÓN

C Definida el área de estudio se recomienda previo a la etapa de campo, realizar el reconocimiento de las
características generales del paisaje, accesibilidad y sitios probables de muestreo o censo. Permite prever
U actividades propias de la logística, prever las condiciones climáticas, entre otras. Este reconocimiento puede
ser por vías terrestre, aéreo o fluvial.

M En la etapa de reconocimiento del área de estudio se debe aprovechar para realizar una primera aproximación
a las respectivas autoridades y población local para explicarle los objetivos de la incursión y objetivos en sí del
E estudio. Esta actividad permitirá generar confianza y colaboración entre los pobladores y los miembros de la
expedición.

N 6.5. LOGÍSTICA

T Se deberá prever la disponibilidad de vehículos para el personal de inventario, así como, las provisiones de
víveres o lugares donde existan servicios de alimentación para el equipo de inventario. Asimismo, la previsión

O de lugares para el alojamiento o equipos de campo para el equipo de inventario.

Es importante prever la disponibilidad de personal de campo que brindará apoyo a los especialistas que
realizan la evaluación.
D Es importante contar con botiquín de primeros auxilios, e identificar a las personas que tengan práctica en

E
primeros auxilios, así también, hacer un registro de los centros de atención médica en la zona de trabajo y
sitios aledaños, a fin de establecer un plan de contingencia de atención y evacuación en caso se produzca una
emergencia.

T El apoyo logístico en general debe marchar según el cronogramas de actividades elaborado por el coordinador
general o responsable del inventario.

R VII. NIVELES DE DETALLE DEL INVENTARIO


A El nivel de detalle del inventario de los recursos de flora y fauna silvestre se refiere al tipo, cantidad y precisión

B
de la información que se registra en el campo para proceder a su caracterización, así como el tamaño de la
escala a utilizar en el proceso de mapeo. Asimismo, implica el grado de detalle en el proceso de estratificación
de la vegetación o determinación de hábitats y que está relacionado al mismo tiempo con el tipo de escala a
A utilizar en el proceso de elaboración de los mapas. Se distinguen tres tipos de niveles los cuales se describen a
continuación.

J 7.1. RECONOCIMIENTO (R)

O Este nivel de inventario se refiere cuando se desea conocer el potencial de los recursos de flora y fauna
silvestre de grandes superficies, involucra ámbitos nacionales y regionales. Se utiliza una cartografía base
con escala ≥ 1:250 000 (D.S. Nº 087-2004-PCM).

El proceso de estratificación del recurso implica la generación de unidades genéricas de mapeo, en el caso de
la vegetación la estratificación se hace a nivel de formaciones vegetales.

Puede ser aplicado en:

a. Zonificación Ecológica Económica – Nivel Macrozonificación.


b. Inventario Forestal Nacional

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

8
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D c. Inventario Regional

O 7.2. SEMIDETALLE (S)

C Este nivel de inventario se refiere cuando se quiere conocer el potencial del recurso de flora y fauna silvestre
de menores superficies comparado con el nivel de reconocimiento, pudiendo ser a nivel de cuencas
U hidrográficas. Utiliza una moderada intensidad de muestreo y cartografía base con escala ≥ 1:100 000 (D.S. Nº
087-2004-PCM). Puede ser aplicado a:

M a. Zonificación Ecológica Económica – Nivel Mesozonificación


b. Inventario Forestal Regional
E c.
d.
Estudio de Impacto Ambiental Semidetallado
Concesiones forestales

N 7.3. DETALLE (D)

T Este nivel de inventario se aplica cuando se quiere conocer el potencial de los recursos de flora y fauna
silvestre de áreas más pequeñas respecto al nivel Semidetallado, es decir, ámbitos locales o de micro

O cuencas. Está orientado a proyectos de desarrollo y planes de manejo.

Utiliza una mayor intensidad de muestreo y genera mayores unidades en el proceso de estratificación. Se
utiliza una escala cartográfica ≥ 1:25 000 (D.S. Nº 087-2004-PCM).
D Puede ser aplicado a:

E a. Zonificación Ecológica Económica – Nivel Microzonificación


b. Estudio de Impacto Ambiental Detallado
c. Planes de Manejo en Áreas Naturales Protegidas

T
VIII. PREPARACIÓN DEL MATERIAL CARTOGRÁFICO Y SATELITAL
R
8.1. CARTOGRAFÍAS BASE
A La cartografía base es una herramienta indispensable para generar los mapas de los recursos a evaluar. Está

B
conformada por las cartas nacionales (fotogramétricas) que contienen información como la red hídrica, curvas
a nivel, centros poblados, carreteras etc. El Instituto Geográfico Nacional (IGN) es el organismo oficial que
genera las cartas nacionales en diferentes escalas, tales como: 1:250 000, 1: 100 000, 1: 50 000 y 1: 25 000.
A La información de las cartas nacionales debe ser revisada y completada como es el caso de la hidrografía o

J
curvas de nivel discontinuas. Este proceso lo realiza el especialista SIG editando la cobertura correspondiente
de la carta nacional en formato digital extendiendo las curvas de nivel discontinuas o la hidrografía hasta
conectarla con su homóloga, con el apoyo de las imágenes satelitales en formato digital o de un modelo de
O elevación digital (DEM).

Cuando se trate de áreas con mucha dinámica fluvial, como el caso de la selva amazónica, se procede a
actualizar el curso de los ríos y quebradas principales, que cambian de lugar y forma cada año. Asimismo, se
puede actualizar la forma de los lagos y lagunas principales.

Esta actualización se realiza delimitando el nuevo perímetro de los cuerpos de agua mencionados líneas
arriba, formando el respectivo trazo sobre la imagen satelital actual. Es importante considerar que los nuevos
vectores creados deben tener la misma codificación que utiliza el IGN (R, RI, RN, etc.), así como poner el
nombre del curso de agua en el etiquetado.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

9
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Para este proceso de preparación de la cartografía base se puede utilizar programas SIG como ArcView o
ArcGIS, por ser éstos los más difundidos entre las diferentes instituciones. Es importante que la información
O generada o recopilada se encuentre en el sistema de coordenadas planas de la Proyección Universal
Transversal Mercator (UTM), referida a la zona 18 (si es a nivel nacional) y utilizando el datum WGS 84. Si el

C
ámbito de estudio no es muy amplio (como por ejemplo un distrito o un área protegida) es mejor utilizar la zona
UTM correspondiente al área. Así mismo, los archivos generados deben contar con su metadata, para saber
principalmente el año de actualización del dato, la institución que realizó la actualización, personal de contacto,
U imágenes satelitales que se utilizaron, los procesos seguidos para la actualización, entre otros.

M
8.2. PROCESAMIENTO DEL MATERIAL SATELITAL

Las imágenes satelitales juegan actualmente un rol importante en la elaboración general de mapas y en la
E adquisición y visualización de información. Las imágenes satelitales prácticamente han desplazado a las
tradicionales fotos aéreas, debido a sus ventajas como: diversidad de imágenes satelitales, resolución espacial

N variable, temporalidad, disponibilidad, costo, cobertura, etc.

Cuando se trata de superficies relativamente planas, las imágenes satelitales adquiridas deben ser corregidas
T geométricamente (georeferenciar) con el objeto de eliminar las distorsiones geométricas indeseables debido a
la curvatura de la tierra y al sensor utilizado. Este proceso a cargo del especialista SIG consiste en introducir

O coordenadas de puntos de control de la carta nacional fácilmente reconocibles en la imagen satelital.

Estos puntos pueden ser cruce de caminos, desembocadura de ríos, construcciones o rasgos fisiográficos que
no sean demasiado dinámicos. Así mismo, se podría hacer la corrección a partir de otra imagen de satélite,
D siempre y cuando ésta imagen sea de una fuente confiable. También los puntos de control utilizados de la
carta nacional pueden ser complementados con nuevos puntos de control tomados con un GPS directamente

E
en el terreno y así lograr una mejor corrección de la imagen satelital. Sin embargo, si la imagen de satélite es
de alta resolución (menos de 5 metros de tamaño de píxel) los puntos complementarios deben ser tomados
con GPS diferencial, que da un error menor a 1 m.

T Cuando se trate de superficies con relieve accidentado (colinas, montañas), además del proceso de
georeferenciación, la imagen debe ser ortorectificada, con el objeto de eliminar las distorsiones del terreno por
efecto de altitud, pendiente y por los ángulos de visión de los sensores remotos que capturan la imagen.
R Este proceso a cargo del especialista SIG implica obtener un Modelo Digital de Elevación (DEM) extraído de
A escenas de satélite en estéreo de alta resolución (Quick Bird, IKONOS, SPOT-5, ASTER, fotos aéreas en
estéreo). El número de puntos de control del terreno obtenida con el GPS dependerá de qué tan accidentado
es el terreno; es decir, relieve muy accidentado, requerirá mayor número de puntos de control y viceversa. Es
B importante mencionar que existen para todo el mundo dos versiones de DEM, uno de 90 m. de resolución
(SRTM) y otro de 30 m. de resolución obtenido de imágenes Aster.
A Las imágenes también deben pasar por un proceso adicional conocido como realce, que consiste en distribuir
uniformemente los niveles de gris, en busca de un mejoramiento en el contraste de la imagen; es decir,
J aumentar la diferencia entre los rasgos del terreno y para un mejor apoyo a la interpretación visual. El realce es
importante ya que está dirigido a mejorar la calidad visual de la imagen.
O Los tres procesos antes descritos se pueden hacer utilizando programas de procesamiento de imágenes
satelitales como ERDAS Imagine, SPRING, PCI y ENVI, entre otros.

Se debe utilizar imágenes satelitales recientes y por lo menos de 2 períodos (seco y húmedo, siempre y
cuando haya disponibilidad de imágenes), especialmente para ecosistemas con estacionalidad climática
marcada durante el año.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

10
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D IX. METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DE FLORA

O A continuación se describen los procesos y metodologías a utilizar en el inventario y evaluación de las


formaciones vegetales como: bosques, matorrales, herbazales y otras formas de vida vegetal, orientados

C
principalmente al desarrollo de la línea base de los estudios de Zonificación Ecológica Económica, Estudios de
Impacto Ambiental e Inventarios Forestales Nacionales y Regionales.

U 9.1. ESTRATIFICACIÓN DE LA VEGETACIÓN

M El proceso de estratificación consiste en dividir el área objeto de la evaluación, en unidades relativamente


homogéneas o estratos, basadas en las características morfológicas de las comunidades vegetales (formas de
crecimiento) y en las características físicas del medio donde se desarrollan (relieve del terreno, condiciones
E climáticas, etc.), con el objeto de capturar la mayor variabilidad de la población y en consecuencia conseguir
una mayor precisión del muestreo, es decir, una mayor aproximación de los datos levantados respecto a sus

N verdaderos promedios.

El proceso de estratificación u homogenización de la vegetación requiere el uso de diversos criterios que se


T describen a continuación:

O 9.1.1. CRITERIO FISONÓMICO

La fisonomía es la apariencia externa de la vegetación, su aspecto tal como se aprecia visualmente; está
determinada por las características externas dominantes de las plantas, es decir, por las formas de vida
D vegetal o formas de crecimiento (árboles, arbustos, hierbas, palmeras, suculentas, etc.), por su permanencia
(perenne, anual) y carácter del follaje (caducifolio, perennifolio), así como por distribución espacial (densidad,

E
cobertura).

En los Cuadros 9.1 y 9.2, se muestra una estructura de las categorías fisonómicas que intervienen en la
estratificación de las unidades de flora o vegetación y en el Cuadro 9.3, los valores respectivos de las
T categorías fisonómicas establecidas.

La primera división de la cobertura vegetal (Cuadro 9.1) se refiere a la obtención de áreas donde se desarrollan
R determinadas formaciones vegetales, sean bosque, matorral, herbazal, suculentas, palmeras y cañas; la
segunda columna o nivel se refiere a la estacionalidad del follaje (perennifolio, caducifolio).
A La identificación de las formaciones boscosas a través de las imágenes satelitales se basa en el menor grado

B
de reflexión que emiten las hojas y ramitas terminales, el cual está relacionado con la estructura especial y a la
mayor cantidad de clorofila que contienen respecto a las otras formas de vida vegetal. El extremo son los
herbazales, especialmente las gramíneas que por tener una estructura diferente y presentar menor cantidad de
A clorofila reflejan más la energía luminosa mostrando en consecuencia colores claros. Del mismo modo, el
grado de reflexión de los bosques siempre verdes es mucho menor que el de los bosques caducifolios, lo cual

J
facilita su identificación.

Es necesario que el especialista en estratificación de la cobertura vegetal tenga un buen nivel de referencia
O acerca de la distribución geográfica de las formaciones vegetales en el país.

Respecto a la determinación de las alturas (tercera columna del Cuadro 9.1) y forma del tallo de las plantas,
éstas no pueden ser detectadas en imágenes de poca resolución espacial, pero se sí pueden ser relacionadas
con los pisos altitudinales sobre las cuales están ubicadas, requiriendo para ella que el especialista en
interpretación tenga buen nivel de referencia en cuanto a la distribución geográfica de las comunidades de
plantas.

La cuarta y quinta columna del Cuadro 9.1 se refiere a la densidad y vigor para el caso de bosques. La
densidad se obtiene de las imágenes de alta resolución (< 10 m) y de las fotos aéreas con escala ≥ 1:20 000.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

11
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D En el Cuadro 9.3 se establecen categorías de densidad con sus respectivos valores para los bosques y
matorrales; para el caso de herbazales se establecen categorías de cobertura.
O Respecto al vigor, éste se refiere al mayor o menor grado de desarrollo los árboles, expresado en las

C
dimensiones del tronco y de la copa; existe una relación directa entre el tamaño o diámetro de la copa con el
tamaño del tronco y en consecuencia con el volumen maderable. En las imágenes satelitales de alta resolución
espacial, así como, en las fotos aéreas con escala ≥ 1/20 000 es posible diferenciar categorías de vigor, así
U por ejemplo, un estrato con vigor alto, presenta copas amplias o de mayor diámetro frente; un estrato con vigor
bajo presenta copas de menor diámetro, indicando la presencia de árboles delgados, es decir, con bajo

M
contenido volumétrico.

Existen casos donde las unidades de vegetación se encuentran muy mezcladas en forma de mosaico y donde
E resulta dificultoso individualizarlas sobre la imagen o foto, entonces éstas pueden ser tratadas como unidades
mixtas o asociadas, así por ejemplo:

N a. Herbazal / Matorral : Proporción = 50% /50% ó 80% / 20%


b. Matorral arbolado : Proporción = 80% arbustos / 20% árboles
T c. Aguajal mixto : Proporción = 50-70% palmeras / 50-30% árboles

O También existen situaciones particulares donde existen denominaciones locales o regionales muy arraigadas y
que no está contemplada en los cuadros 9.2 y 9.3, y que están basadas en su fisonomía muy peculiar o a sus
condiciones físicas del terreno, como por ejemplo:

D a. Bofedal.- vegetación de porte almohadillado o en cojín que vive en terrenos hidromórficos de la zona
altoandina.

E
b. Pajonal.- vegetación de hojas duras punzo-cortantes (tipo paja) que crece en manojos en la zona
altoandina.
c. Aguajal.- se refiere a una zona con predominio de palmeras de “aguaje” Mauritia flexuosa y que
prospera en terrenos hidromórficos, propio de la Amazonía.

T Cuadro 9.1: Categorías de variables fisonómicas de bosques según nivel de detalle


RECONOCIMIENTO SEMIDETALLE DETALLE
R FORMAS DE VIDA
VEGETAL
ESTACIONALIDAD DEL
FOLLAJE ALTURA / PORTE DENSIDAD VIGOR
alto
A Denso medio
bajo

B
Alto alto
Semidenso medio
bajo

A
Perennifolio alto
Ralo medio
Bosque bajo

J (árboles)
Denso
alto
medio
bajo

O Mediano Semidenso alto


medio
bajo
alto
Ralo medio
bajo
Denso
Bajo Semidenso
Ralo
alto
Alto Denso medio
bajo
alto

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

12
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Caducifolio
Semidenso medio
bajo

O
Ralo
alto
Denso medio

C Mediano bajo
alto
Semidenso medio

U Ralo
bajo

Semidenso

M Fuente: Elaboración propia


Bajo Ralo

E Cuadro 9.2: Categorías de variables fisonómicas de matorrales y otras formaciones vegetales según nivel de
detalle

N RECONOCIMIENTO SEMIDETALLE DETALLE


FORMAS DE VIDA ESTACIONALIDAD ALTURA / PORTE DENSIDAD
T DEL FOLLAJE
Denso
Perennifolio Semidenso
O Matorral
(arbustos)
Ralo
Denso
Caducifolio Semidenso
Ralo

D Suculentas
Arborescente
Columnar
Rastrera

E Erguido
Denso
Semidenso
Permanente (pajonal) Ralo
Denso

T
Herbazal Rastrero Semidenso
(hierbas) (césped, bofedal) Ralo
Denso

R
Semidenso
Epífitas (*) Ralo
Denso

A Temporal
Erguido Semidenso
Ralo
Denso

B Rastrero Semidenso
Ralo
Palmeral (*) D enso

A (palmeras) Semidenso
Ralo
Cañaveral (*) Denso
J (cañas) Permanente Semidenso
Ralo

O Fuente: Elaboración propia


(*): Se refiere a los componentes del bosque

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

13
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Cuadro 9.3: Valores de variables fisonómicas según formas de vida vegetal

O FORMAS DE VIDA
Alto
CLASES DE ALTURA (M)
> 20

C
Mediano 10 -- 20
Bajo < 10
Clases de densidad

U Bosque, Palmeral Denso


Semidenso
Copas se tocan o interceptan
Copas no se tocan
Ralo Copas distantes

M Denso
Clases de densidad
Coronas se tocan o interceptan
Semidenso Coronas no se tocan
E Matorral, Suculentas Ralo Coronas distantes
Clases de cobertura
Herbazal, Cañaveral Alta > 80%
N Mediana
Baja
50 – 80%
< 50%

T Fuente: Elaboración propia

O
9.1.2. CRITERIO CLIMÁTICO

El clima es el principal responsable del crecimiento, desarrollo y distribución de las plantas, por lo que el el
criterio climático es muy importante para delimitar espacios geográficos con determinadas características

D climáticas, especialmente la humedad y la temperatura, en las cuales se desarrollan determinados tipos de


vegetación.

E Este criterio toma como referencia el Mapa Ecológico del Perú (ONERN, 1975) para determinar ámbitos
geográficos con determinadas características del clima, sobre todo en zonas carentes de información
meteorológica. El Mapa Ecológico del Perú fue elaborado usando el Diagrama Bioclimático de Holdridge; este

T
Diagrama es de forma triangular y está estructurado mediante líneas oblicuas que indican valores de
precipitación total anual, las cuales se interceptan con líneas horizontales que indican valores promedios de
biotemperatura, relacionados directamente con los pisos altitudinales y latitudinales, produciendo de dicha
R interacción polígonos denominados Zonas de Vida (Figura 9.1).

A
Las Zonas de Vida están relacionadas con las llamadas “Provincias de Humedad” ubicadas en el otro extremo
del triángulo, las cuales se originan de la relación entre la evapotranspiración potencial total por año y la
precipitación promedio anual (REtp). Cada Provincia de Humedad involucra a un grupo determinado de zonas
B de vida, con sus propias características térmicas y pluviales, las cuales se extienden a través de pisos
altitudinales desde el nivel del mar hasta la porción más elevada de la cordillera de los Andes, determinando a

A
su paso una gran diversidad de tipos de vegetación. Estos ámbitos geográficos graficados a nivel nacional a
una escala muy pequeña como se da en el Mapa Ecológico del Perú, por lo que se hace necesario que en
cada área de evaluación se proceda ajustar los límites altitudinales de estas áreas con auxilio de las cartas
J nacionales cuya escala está en función del nivel de detalle del inventario y con información meteorológica
actualizada.

O Para fines prácticos de la presente Guía, se procedió a agrupar el total de 10 provincias de humedad del
Diagrama Bioclimático, en cinco (5) grandes provincias de humedad y cuya nomenclatura en algunos casos ha
sido cambiada por nombres más utilizados en el medio. Las nuevas y grandes provincias de humedad pueden
ser divididas en pisos altitudinales cuando se trate de una evaluación detallada. Ver Cuadro 9.4.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

14
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
O Figura 9.1: Diagrama Bioclimático de Holdridge - Zonas de Vida y Provincias de humedad.

C
U
M
E
N
T
O

D
E Fuente: Mapa Ecológico del Perú, INRENA)

Cuadro 9.4: Provincias de humedad y su relación con los pisos altitudinales y valores de biotemperatura

T PROVINCIA DE HUMEDAD
(Nivel Reconocimiento)
PISO ALTITUDINAL
(Nivel Detallado)
ALTITUD
(msnm)
BIOTEMPERATURA
media anual (ºC)
Árido Basal 0 - 1000 > 24

R (Retp: 64-4) Premontano


Montano Bajo
1000 - 2000
2000 - 3000
24 - 17
17-12
Montano 3000 - 4000 12-6
A Semiárido
(Retp: 4-2)
Basal
Premontano
0 - 1000
1000 - 2000
> 24
24 - 17

B
Montano Bajo 2000 - 3000 17-12
Montano 3000 - 4000 12-6
Subalpino 4000 - 4500 6-3

A
Subhúmedo Basal 0 - 1000 > 24
(Retp: 2-1) Premontano 1000 - 2000 24 - 17
Montano Bajo 2000 - 3000 17-12

J
Montano 3000 - 4000 12-6
Subalpino 4000 - 4500 6-3
Alpino 4500 - 4900 3-1

O
Húmedo Basal 0 - 1000 > 24
(Retp: 1-0.25) Premontano 1000 - 2000 24 - 17
Montano Bajo 2000 - 3000 17-12
Montano 3000 - 4000 12-6
Subalpino 4000 - 4500 6-3
Alpino 4500 - 4900 3-1
Pluvial Basal 0 - 1000 > 24
(Retp: 0.25-0.063) Premontano 1000 - 2000 24 - 17
Montano Bajo 2000 - 3000 17-12
Montano 3000 - 4000 12-6
Subalpino 4000 - 4500 6-3
Alpino 4500 - 4900 3-1
Fuente: ONERN, 1975

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

15
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Al combinar las unidades fisonómicas + unidades climáticas se generan nuevas unidades espaciales, por

O ejemplo:
C. fisonómico + C. climático + C. fisonómico Nivel

C
Bosque húmedo Reconocimiento (R)
Bosque húmedo alto denso Semidetallado (S)
Bosque húmedo Montano bajo denso vigor bajo Detallado (D)

U
Bosque árido bajo, ralo Detallado (D)
Matorral subhúmedo semidenso Detallado (D)

En los ejemplos que anteceden no se ha incorporado la categoría fisonómica “estacionalidad del follaje”
M Perennifolio, caducifolio) del Cuadro 9.1, ya que se puede considerar como optativa, debido a que existe una
relación estrecha entre las provincias de humedad y la estacionalidad del follaje; por lo general en ambientes
E con suficiente humedad del suelo prosperan plantas con follaje perennifolio y en ambientes con déficit hídrico
prosperan plantas con follaje caducifolio.

N Asimismo, en el ejemplo de arriba, cuando se trata de bosques desarrollados en la selva amazónica, las
categorías fisonómicas como altura o porte y densidad, pueden ser obviados, pudiendo ser remplazado por

T otros criterios que se tratan más adelante.

Otra alternativa frente al Sistema Holdridge para determinar ámbitos geográficos basados en el clima, sería el
O uso del Sistema Bioclimático de Rivas-Martínez (1999), basado en índices bioclimáticos el cual está siendo
usado por los países miembros de la Comunidad Andina (CAN), entre ellos, el Perú recientemente a través del
Centro de Datos para la Conservación (CDC) de la Universidad Nacional Agraria La Molina para delimitar los
ecosistemas andinos; sin embargo debido a su complejidad, se requiere de capacitación para su aplicación.
D 9.1.3. CRITERIO FISIOGRÁFICO

E La distribución geográfica y diversidad de plantas también tiene una relación cercana con los tipos de suelos y
la topografía (geoformas) sobre la que se encuentran.

T
Este criterio se utiliza para estratificar el área de evaluación en base a las características fisiográficas del
terreno y dependiendo del nivel de detalle las categorías o estratos son definidos desde lo general hasta lo
particular, tal como se aprecia en el Cuadro 9.5.
R Este tipo de estratificación puede ser utilizado para cualquier tipo de ecosistema, sin embargo, resulta más

A
apropiado su uso en los ecosistemas de bosques lluviosos tropicales, en especial la Selva Baja, caracterizada
por sus reducidas oscilaciones estacionales, es decir, con temperaturas anuales equilibradas. La existencia de
una alta diversidad de hábitats y especies en el mencionado ecosistema se le atribuye a la diversidad de
B formas de tierra y suelos que existen, quedando en un segundo plano la influencia del clima.

A Las unidades fisiográficas del Cuadro 9.5 se determinan mediante el uso de imágenes satelitales de cualquier
tipo, imágenes de radar y fotografías aéreas, las cuales serán verificadas durante la evaluación teniendo como
referencia los valores del Cuadro 9.6. Este criterio debe ser integrado a las unidades fisonómicas de los
J Cuadros 9.1 y 9.2.

O En general no existen restricciones para el uso del criterio fisiográfico, éste puede ser utilizado para estratificar
cualquier ecosistema en combinación con los otros criterios tratados en la presente guía. A continuación se
muestran ejemplos de construcción de algunas unidades de vegetación donde interviene el criterio fisiográfico
asociado a otros:

Fisonómico Climático Fisiográfico Fisiográfico Nivel


Bosque semiárido de lomadas (R)
Bosque húmedo basal de terrazas altas disectadas (S)
Bosque húmedo premontano de colinas bajas Ligeramente disectadas (S)
Bosque pluvial montano de vertiente montañosa ladera empinada (D)

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

16
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Cuadro 9.5: Unidades fisiográficas según nivel de detalle


UNIDADES FISIOGRÁFICAS – N. RECONOCIMIENTO UNIDADES FISIOGRÁFICAS – N.
O Islas
SEMIDETALLE
Islas
Complejo de orillares Complejo de orillares
C Terrazas bajas
Inundables
No inundables

U
Depresionadas (pantanos)
Planicies Planas
Aluviales Terrazas medias plano onduladas

M
Depresionadas (pantanos)
Planas
Terrazas altas Plano onduladas (disectadas)

E
Talud
Valles estrechos Valles estrechos
Planicies Piedemonte Piedemonte

N Coluvio-aluviales Conos de deyección


Lomadas
Conos de deyección
Lomadas
Colinas Bajas Ligeramente disectadas

T Colinas Moderadamente disectadas


Fuertemente disectadas
Colinas Altas Ladera moderadamente empinada

O Ladera empinada
Ladera moderadamente empinada
Vertiente montañosa Ladera empinada
Montañas Ladera escarpada

D
Plano ondulado
Cima de montaña Ligeramente inclinado
Inclinado

E
Fuente:
Fuente: INRENA, 2007

T Cuadro 9.6: Equivalencia de valores de variables de unidades fisiográficas

R UNIDAD FISIOGRÁFICA ALTURA


Inundable
GRADO DE EROSIÓN PENDIENTE
0 - 2%

A
Terrazas bajas <5m No inundable 0 - 2%
Depresionada 0 - 2%
Plana 0 - 2%

B
Terrazas medias 5 - 10 m Plano-ondulada 2 - 8%
Depresionada 0 - 2%
Plana 0 - 2%

A Terrazas altas > 10 m Plano-ondulada


Disectada
2 - 8%
4- 15%
Valles estrechos 0 - 2%

J Piedemonte
Conos de deyección
2 - 8%
2 - 15%
Lomadas < 20 m 8 - 15%

O Colinas bajas 20 -80


Ligeramente disectadas
Moderadamente disectadas
15 -25%
25 - 50%
Fuertemente disectadas 50 - 75%
Colinas altas 80 - 300 Ladera moderadamente empinada 25 - 50%
Ladera empinada > 50%
> 300 Ladera moderadamente empinada 25 - 50%
Vertiente montañosa Ladera empinada 50 - 75%
Ladera escarpada > 50%
> 300 Plano ondulado 5 - 10%
Cima de montaña Ligeramente inclinado 10 - 15%
Inclinado 15 - 25%
Fuente: INRENA, 2002

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

17
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
9.1.4. CRITERIO FLORÍSTICO
O El uso del criterio florístico implica estratificar la vegetación a nivel de comunidades de plantas, las cuales

C
pueden estar representadas por familias, géneros o especies dominantes, adoptando una nomenclatura
basada en estos mismos nombres. Se entiende que una de las metas importantes de todo proceso de
estratificación de la vegetación es llegar a identificar las comunidades vegetales.
U Para la ubicación de estas unidades florísticas basadas en la presencia de determinadas comunidades

M
vegetales, se requiere que el especialista tenga amplio conocimiento acerca de la distribución geográfica de las
comunidades vegetales existentes en nuestro medio. Estas unidades pueden ser detectadas a priori en
imágenes satelitales en general y en fotografías aéreas con escala > 1:50 000 y luego verificadas en campo
E (para niveles de Reconocimiento y Semidetalle), en otros casos, necesariamente se determinan en el campo
realizando inventario respectivo. A continuación se muestran algunos ejemplos de unidades florísticas

N conocidas en nuestro medio:

- Turbera de Distichia - Aguajal


T -
-
Tolar
Cetical
-
-
Asociación Stipetum – Festucetum
Asociación Bertholletia -Eschweilera-Hevea

O
- Yaretales - Algarrobal
- Queñoales

Todo el proceso de estratificación o clasificación de la vegetación explicada a través de todos los criterios

D
descritos anteriormente, concluye con el diseño de una leyenda del mapa, conteniendo la lista de todas las
unidades o tipos de vegetación preliminarmente identificadas en las fotos aéreas o imágenes satelitales.

E 9.3. ELABORACIÓN DE MAPA DE VEGETACIÓN O FLORA

El mapa de vegetación o flora constituye la representación gráfica de la distribución espacial de las unidades
de vegetación y para su elaboración se requiere de un proceso de interpretación de imágenes satelitales o de
T fotos aéreas explicado más adelante.

R 9.3.1. ESCALA Y UNIDAD MÍNIMA DE INTERPRETACIÓN O MAPEO

En el Cuadro 9.7 se muestra la escala de interpretación y la unidad mínima de mapeo establecidas según el
A nivel de detalle del inventario.

B La escala de interpretación se refiere a la escala mínima de trabajo o mapeo que se debe respetar cuando se
delimitan las unidades de vegetación sobre la imagen satelital o foto aérea.

A La unidad mínima de mapeo se refiere a la mínima superficie (ha) de una unidad de vegetación que se puede
delimitar al realizar el proceso de interpretación de imágenes o fotos aéreas de acuerdo a su escala de
J interpretación establecida. Los valores marcados con asterisco (*) en el Cuadro 9.7, se refieren a aquellas
unidades de vegetación de interés que tienen una reducida superficie (< 25 ha en un caso y < 10 ha en otro

O
caso) y que se requiere sean mapeadas y evaluadas, debido a probables características que interesan, como
por ejemplo, presencia de especies endémicas, especies amenazadas, especies con gran valor económico,
entre otros.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

18
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Cuadro 9.7: Valores de escalas de interpretación o mapeo según nivel de detalle

O ESCALA DE LA ESCALA RESOLUCIÓN


ESCALA DE
UNIDAD
NIVEL DE DETALLE CARTOGRAFÍA DE LAS ESPACIAL MÍNIMA DE
C
INTERPRETACIÓN O
DE LA EVALUACIÓN BASE (cartas FOTOS DE IMAGEN MAPEO
MAPEO
nacionales) AÉREAS SATELITAL (ha)
Reconocimiento 1:250 000 30 m 1:250 000 - 1: 200 000 > 150
U (Macrozonificación)
Semidetallado 1: 100 000 1: 50 000 30 m 1: 100 000 – 25 y 10*
(Mesozonificación) 1: 80 000
M Detallado
(Microzonificación)
1:25 000 1:25 000 < 15 m 1:25 000 –
1: 10 000
10 y 5*

Fuente: Elaboración propia


E 9.3.2. PROCESO DE INTERPRETACIÓN VISUAL DE IMÁGENES SATELITALES
N El proceso de interpretación visual de las imágenes de satélite para delimitar las clases o unidades que
conforman la leyenda del mapa de vegetación, se puede realizar a través del siguiente procedimiento:
T
1º. Desplegar el archivo digital de la cartografía base en el programa SIG.
O 2º.
3º.
Desplegar el archivo digital de la imagen satelital en el programa SIG.
Superponer los dos archivos antes mencionado y ajustar a la escala de trabajo según el nivel de detalle.
4º. Crear la cobertura de vegetación con los parámetros cartográficos definidos.
5º. Delimitar en pantalla las unidades de vegetación según la leyenda del mapa preliminar de vegetación
D poniendo en práctica todos los criterios descritos anteriormente para el proceso de estratificación o
clasificación de la vegetación.

E Para la creación de la cobertura de vegetación y la interpretación de imágenes se puede utilizar los


programas Arcgis 9.X ó ArcView 3.X y su extensión Image Analyst 1.1.

T Dependiendo del tipo de imágenes a utilizar, se hará la combinación de bandas que ayude más a la
discriminación de tipos de vegetación. En el caso de imágenes Landsat, la combinación de bandas a

R
utilizar será el RGB 5-4-3, banda 5 (infrarrojo cercano) en rojo, banda 4 (infrarrojo cercano) en verde y
banda 3 (rojo) en azul. De este modo la banda 4, que es la que indica los niveles de biomasa, al
visualizarse por el canal verde nos da la oportunidad de discriminar los tipos de vegetación. Para
A imágenes ASTER la mejor combinación de bandas sería 1-3-2 en RGB.

B
El intérprete utilizará los patrones de interpretación basados en los siguientes elementos (Chuvieco,
2006):

A a. Brillo: Es uno de los principales criterios de la interpretación visual. Hace referencia a la intensidad
de energía recibida por el sensor para una determinada banda del espectro, y se relaciona

J
directamente con el comportamiento espectral de las distintas coberturas o cubiertas. La observación
del brillo se observa simultáneamente en varias bandas (combinación de bandas), lo que facilita un
reconocimiento más certero de algunas cubiertas.
O b. Color: Es un elemento básico en la interpretación visual de imágenes, ya que los diferentes colores
correspondientes a diferentes objetos. La composición coloreada de distintas bandas espectrales de
una misma escena produce un aumento de la información disponible para poder interpretar una
determinada imagen. La combinación de bandas 5-4-3 (para imágenes landsat) resalta las diferencias
de los colores de vegetación.
c. Textura: Hace referencia a la heterogeneidad espacial de una determinada cubierta. Cuanto más
similares sean los objetos la tonalidad será más homogénea en el interior de la cubierta, y la textura
será más lisa, y si existe una alta heterogeneidad la textura será rugosa. La textura es la distribución
de tonos y colores que presentan un conjunto de unidades que son demasiadas pequeñas para ser
identificadas individualmente en una foto o imagen satelital. El tamaño de los cuerpos determina la
textura. Por ejemplo, las hojas son demasiadas pequeñas para ser diferenciadas unas de otras, sin

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

19
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D embargo contribuyen a darle una textura especial a cada copa individual. La textura observada puede
ser lisa, áspera o rugosa, granular, moteada, etc.
O d. Contexto espacial: Determinadas cubiertas de interés pueden ser discriminadas con criterios de
interpretación basados en el conocimiento del área de estudio por parte del intérprete. El contexto

C
espacial es imposible de abordar por técnicas digitales de programa de procesamiento digital de
imágenes convencionales y permite afinar los resultados de cualquier tipo de interpretación.
e. Sombras: La variación de las condiciones de iluminación en una cubierta introduce una notable
U variedad en su firma espectral, de tal forma que una misma cubierta puede ofrecer valores de
reflectividad bastantes contrastados según se sitúe en una exposición directa del sol o en sombra. Es

M
muy importante tomar en cuenta este criterio cuando se interpreta en zonas de colinas y montañas.
f. Forma –Tamaño: La forma es una de las primeras características discriminantes, usadas cuando se
interpreta visualmente una imagen. Las características totales del límite de un objeto junto con el
E tamaño del objeto permiten que muchos objetos sean reconocidos. Permite determinar la clase a que
pertenece un cuerpo u objeto.

N g. Período de adquisición: Es importante saber si las escenas que se adquieren corresponden a épocas
de lluvia o de sequía, ya que influye directamente a la reflectividad de los objetos. Esto es más notorio
en bosques secos, o en sitios donde se forman inundaciones o pantanos.
T La interpretación se puede hacer tanto en pantalla como en impresiones en papel fotográfico. Lo más

O recomendable es realizarlo en pantalla, ya que se trabaja en un ambiente SIG, obteniendo directamente


la información espacial, teniendo sólo que agregarle sus atributos (clases o categorías) a los objetos
digitalizados.

D Otra ventaja que ofrece la interpretación visual en pantalla es la posibilidad de ampliar (acercamientos o
zooms) partes de la imagen donde se tenga duda de la clase a interpretar, así como el poder realizar

E
realces visuales que apoyen a mejorar los contrastes entre clases.

6º. Producto de la interpretación de imágenes se obtiene el mapa preliminar de vegetación conteniendo la


distribución espacial de todas las unidades de vegetación identificadas con código o símbolo basado en

T sus siglas del nombre definidas en su respectiva leyenda.


7º. El mapa obtenido debe tener una verificación de campo, donde se compruebe que las clases de áreas
del mapa correspondan a la verdad del campo. Así mismo se debe realizar la caracterización de las
R clases, acompañadas de material fílmico y fotográfico.
8º. Luego de realizarse el trabajo de campo y observar los errores de interpretación se hace el ajuste del
A mapa, corrigiendo los atributos (clases) en algunos casos y en otros corrigiendo o ajustando los límites
digitalizados.
9º. Sobre la base del mapa de vegetación ajustado se realiza el cálculo y distribución de las muestras en el
B campo de la evaluación de flora (o fauna). Este mapa constituye una herramienta indispensable para
ubicar las unidades de vegetación y ubicar respectivos puntos de muestreo.
A
9.4. INVENTARIO DE LA VEGETACIÓN
J
9.4.1. TIPOS DE MUESTREO
O El muestreo permite estimar el valor de los parámetros de la población. La población puede estar formada por
unidades de vegetación, por individuos vegetales de la misma especie, por individuos vegetales de la misma
forma de vida. Existen dos tipos de muestreo, los cuales se describen a continuación:

9.4.3.1. MUESTREO ALEATORIO

Este tipo de muestreo no requiere de estratificación del área a evaluar, supuestamente porque es homogénea.
Se basa en que la selección de las muestras es completamente aleatoria o al azar, es decir, cada punto de la
población tiene igual probabilidad de formar parte de la muestra, la que resulta óptimamente representativa.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

20
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D El muestreo aleatorio presenta limitaciones cuando se trata de evaluar superficies grandes y densas, con
diversos tipos de bosques; resulta difícil e impracticable su acceso y ubicación precisa de las muestras
O En ecosistemas heterogéneos el muestreo al azar no resulta, debido a que no se puede detectar variaciones

C
dentro del área a evaluar, puesto que todos los datos se promedian. El error de muestreo resultaría
considerable debido a que ciertas porciones del área a evaluar pueden resultar con valores sobrestimados o
subestimados.
U Por tanto, este tipo de muestreo es recomendable para bosques homogéneos de fácil acceso, como por

M
ejemplo, plantaciones forestales, herbazales, bosques ralos, etc.

9.4.3.2. MUESTREO SISTEMÁTICO ESTRATIFICADO


E En este tipo de muestreo la población deberá ser dividida en unidades mediante el proceso de estratificación

N tratado anteriormente, para lo cual se debe contar con el respectivo mapa de vegetación.

Este tipo de muestreo no está sujeto a las reglas del azar, sino que las muestras son seleccionadas siguiendo
T un patrón regular de distribución o un patrón determinado donde las muestras guardan cierta equidistancia
entre una y otra; ello permite detectar mejor las variaciones espaciales en las comunidades respecto al

O muestreo al azar.

Este tipo de muestreo es preferido no solo porque permite detectar variaciones, sino también por su aplicación
más sencilla en el campo; y según el patrón espacial de los individuos ofrece una mejor estimación que el
D muestreo aleatorio.

E
9.4.2. DISEÑO DE MUESTREO

9.4.3.3. CÁLCULO DEL NÚMERO DE MUESTRAS

T El número de muestras se refiere a una porción de la población que se toma para estimar los parámetros de la
población de un área a evaluar.

R El cálculo del número mínimo de muestras para el inventario de bosques heterogéneos < 10 000 ha y bosques
plantados, se realizará a través de una ecuación lineal cuya variable dependiente (N) está en función directa de
A un número base de muestras establecidas a priori y cuyo valor varía según el nivel de detalle del inventario y
del tamaño de la superficie total a evaluar afectada por una constante. Esta ecuación resulta de una
modificación de la ecuación original propuesta en la Resolución Jefatural Nº 109-2003-INRENA: Anexo 2
B “Lineamientos para elaborar el Plan General de Manejo Forestal (PGMF) para concesiones forestales con fines
maderables”.
A Donde:
N  a  0.0010S 

J N = número de muestras
a = valor varía según el nivel de detalle del inventario:

O
 Exploratorio = 10
 Semidetallado = 20
 Detallado = 30

Para el caso de los matorrales esta fórmula se aplicará sin restricción, es decir, para cualquier superficie a
evaluar.

En el caso de bosques heterogéneos como los bosques tropicales y de grandes extensiones (> 10 000 ha), la
población estratificada deberá tomar en cuenta la variabilidad y precisión del parámetro o variable que se
quiere evaluar; la fórmula recomendada será la del muestreo por afijación proporcional.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

21
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D N  P CV %  2
*
t2

O
j j
E %2
N j  N * Pj

C En donde:
Nj = Número de unidades muestrales por estrato

U Pj = Proporción del estrato con respecto al área total.


CV % = Coeficiente de variabilidad.
M E % = 20%, para el nivel de Reconocimiento (Malleux, 1982).
E % = 15%, para el nivel de Semidetalle (Malleux, 1982).
E E % = 10%, para el nivel de Detalle (Malleux, 1982).
t = 2 (al 95% de probabilidad)

N Para obtener el valor del Coeficiente de Variación (CV) es necesario realizar un muestreo piloto o tomarlo de
inventarios forestales realizados en áreas boscosas con características similares. De lo contrario se puede
T asumir un valor entre 40% y 50%.

O
Nota:

¡¡El cálculo del número mínimo de muestras requeridas para el inventario de los herbazales se encuentra aún
en proceso de desarrollo, por lo que se requiere sus valiosos aportes!!

D
9.4.3.4. TAMAÑO DE LA UNIDAD MUESTRAL
E La unidad muestral es una unidad de superficie que incluye el área a evaluar; es la unidad básica en la cual se
realizan las mediciones u observaciones de los caracteres de la vegetación.

T La determinación del tamaño de la unidad de muestreo se basa en el criterio del “área mínima de la
comunidad”, el cual se refiere que para toda comunidad vegetal existe una superficie por debajo de la cual ella
R no puede expresarse como tal. Por lo tanto, para obtener una unidad muestral representativa de una
comunidad, es necesario conocer el área mínima de expresión de dicha comunidad (Matteucci y Colma, 1982).

A Empíricamente se ha comprobado que si se registran las especies de una unidad muestral pequeña, su
número es pequeño y a medida que se incrementa la superficie aumenta el número de especies, al comienzo
B bruscamente y luego cada vez con más lentitud y llega un momento en que el número de especies nuevas
registradas en cada nueva unidad muestral, es muy bajo o nulo. Esta relación se puede visualizar en una curva

A donde los ejes son el número de especies y el área, a lo cual se denomina curva especie- área.

El procedimiento más difundido para determinar el área mínima, consiste en tomar una unidad muestral
J pequeña cuya superficie debe ser igual o mayor al tamaño de la copa o corona de la especie de mayor
dimensión, y luego se procede a contar el número de especies presentes en dicha unidad muestral. Luego se

O duplica la superficie extendiendo la unidad anterior y se cuenta el número de especies nuevas que aparecen
en la unidad duplicada. Esta operación se repite hasta que el número de especies disminuye al mínimo. En la
Figura 9.2 y Cuadro 9.8 se muestra un ejemplo del procedimiento para el cálculo de un matorral semiárido ralo.
Se puede incrementar el tamaño del área mínima estimado, si se quiere mayor seguridad del inventario,
procediendo a incrementar la superficie del área mínima, entre 10 y 15% del tamaño calculado.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

22
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
O
C
U
M
Figura 9.2: Esquema del proceso para determinar área mínima de muestreo
E
N
T 6

O
7

D
4
5

E 2 3

T
Fuente: Matteucci y Colma, 1982

R Cuadro 9.8: Ejemplo de estimación del área mínima de muestreo de un matorral semiárido ralo

A ESPECIES NÚMERO ACUMULATIVO


DE ESPECIES NÚMERO
UNIDAD MUESTRAL
TAMAÑO (M2)

B Heliotropium arborescens
Paracalia junjioides
2 1 4

A Ophryosporus peruvianus
Senecio richii 5 2 8

J
Mutisia acuminata
Lycopersicon peruvianum

O
Senna aff. Biflora 9 3 16
Jungia schuerae
Carica candicans
Ambrosia arborescens 11 4 32
Cesterum auriculatum
Austrocylindropuntia sp. 13 5 64
Verbesina callacatensis
Citharexylum flexuosum 14 6 128
------------------------------- 14 7 256
Total 14 8 400

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

23
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Fuente: Portuguéz H., 2008

O Otra forma para obtener la curva especie-área consiste en la agregación de cuadrados para obtener
incrementos sucesivos de superficie y de especies. Se ubican cuadrados, o al azar o cuadrados vecinos, en un

C
área determinada, contando las especies en cada cuadrado y luego se revisa el incremento de especies
registradas según el número de cuadrados en una curva especie-área.

U La curva de especies por área representa hasta ahora el mejor criterio para la determinación del área florística
mínima a muestrear (Lamprecht, 1990).

M El área mínima puede determinarse gráficamente, ya que se define como la superficie bajo la curva desde el
origen hasta el punto de inflexión de la curva. En la Figura 9.3 se muestra un ejemplo hipotético del cálculo del
E área mínima para un bosque húmedo tropical.

N
Figura 9.3: Típica curva especie-área de un bosque húmedo tropical

T
O

D
E

T
R Fuente: Elaboración propia

A Los inventarios de la vegetación en general, deben proceder a realizar la estimación previa del área mínima de
muestreo, tal como se ha descrito anteriormente; caso contrario pueden utilizar los valores de tamaños
mínimos de parcelas para cada tipo de formación vegetal propuestos en el Cuadro 9.9.
B En el Cuadro 9.8 se sintetiza en gran parte los resultados de varios trabajos de investigación publicados e
A inéditos que existen sobre el cálculo del área mínima basado en la relación especie-área, sin embargo, en
algunos casos el área mínima ha sido ajustada debido a situaciones extremas que merece sean consideradas,
como por ejemplo, en los casos siguientes:
J  Cuando se trata de bosques o matorrales homogéneos el área mínima de la unidad muestral se puede
O estimar triplicando el tamaño de la copa o corona más grande de los árboles ó arbustos presentes.
 Cuando se trata de bosques homogéneos o heterogéneos, así como matorrales homogéneos o
heterogéneos , con baja densidad, es decir, con árboles ó arbustos muy separados unos de otros, se
procede a extender el área mínima de la unidad muestral de 5 a 10 veces su tamaño, dependiendo de
qué tan ralo sea el bosque o matorral.
 Cuando se trata de bosques ubicados en terrenos con pendientes que superan el 50%, el tamaño
mínimo de la muestra puede ser reducida hasta en un 50%, debido a la poca accesibilidad, además que
son tierras cuya aptitud natural son en su mayoría de protección.
 Cuando se trata de inventarios a nivel de reconocimiento, se puede reducir el área mínima de la unidad
muestral hasta en un 50%.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

24
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
Cuadro 9.9: Estimación del tamaño de la unidad muestral en diferentes formaciones vegetales
O
COMPOSICIÓN
C
TAMAÑO DE LA UNIDAD MUESTRAL (HA)
FORMACIONES FLORÍSTICA /
VEGETALES OTRAS RECONOCIMIENTO SEMIDETALLADO DETALLADO

U
Bosques húmedos - Heterogénea 0.50 1.00 1.00
pluviales Homogénea 0.10 0.10 0.10
Bosques húmedos - pluviales con Heterogénea 0.25 0.50 1.00

M
pendiente > 50% Homogénea 0.10 0.10 0.10
Bosques semiáridos – subhúmedos Heterogénea 0.50 1.00 1.00
Homogénea 0.10 0.10 0.10

E Bosques semiáridos - subhúmedos


Heterogénea
Homogénea
0.25
0.10
0.50
0.10
1.00
0.10
Bosques Andinos Relictos Heterogénea 0.25 0.50 0.50

N Bosques Plantados
Homogénea
Copa angosta
0.04
0.02
0.04
0.02
0.04
0.02
Copa amplia 0.04 0.04 0.04

T Matorrales Andinos Heterogénea 0.01


1 m2
0.01
1 - 2m2
0.01
2m2
Herbazales Heterogénea 1 transecto * 1 transecto * 1 transecto *
O Fuente: Elaboración propia
(*) contiene 100 puntos de observación

D 9.4.3.5. FORMA DE LA UNIDAD MUESTRAL

E Con respecto a la forma de las unidades muestrales, éstas pueden ser circulares, cuadradas y rectangulares.

Las parcelas circulares (Figura 9.4) frente a otras formas geométricas presentan un menor efecto de borde, es
decir, menor relación perímetro/superficie y por tanto menor probabilidad de que los individuos a medir caigan
T en el límite de la parcela. Para los bosques abiertos o ralos tanto la delimitación de la parcela como el
levantamiento de información resulta fácil y efectivo, pudiendo usar círculos de hasta 30 m de radio, sin
embargo, para los bosques densos, se limita a utilizar sólo parcelas circulares < 15 m de radio, debido a
R limitaciones por visibilidad y por el difícil control de la población a medir.

A Las parcelas cuadradas funcionan bien cuando la densidad poblacional del bosque es baja, sin embargo,
cuando la población es densa, las parcelas resultan ineficaces cuando la dimensión de sus lados son > 20m,

B
ya que el control de la población a medir resulta dificultoso, pudiéndose cometer errores de omisión o de
duplicidad al registrar los individuos de la parcela.

A Las parcelas rectangulares tienen ciertas ventajas sobre las otras formas descritas: fácil de medir y controlar el
registro de información, no existen límites en las dimensiones de los lados mayores, pueden ser aplicados a

J
cualquiera de las formaciones vegetales ya sean densas o ralas, permite evaluar las variables caminando en
línea recta sin necesidad de desplazarse hacia los lados, e incluso es posible tomar las medidas desde afuera
de la unidad, lo cual es importante cuando hay que mantener las condiciones intactas dentro de la unidad para
O efectuar mediciones posteriores, al permitir un mayor desplazamiento a través de sus lados existe la
probabilidad de registrar mayor variación referido a la distribución espacial de las especies, así como del
terreno mismo. Resultan ser las más aparentes para el inventario de los bosques densos tropicales.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

25
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Figura 9.4: Forma de parcelas más comunes: circular, cuadrada y rectangular

O
C
U
Para evaluar herbazales se usan parcelas cuadradas los cuadrados la unidad muestral adopta la forma de una
M línea la cual mide longitudes de intercepción con el material vegetal. Cuando se utiliza este tipo de unidad, se
colocan muchas repeticiones paralelamente partiendo de puntos ubicados al azar.
E 9.4.3.6. DISTRIBUCIÓN DE LAS UNIDADES MUESTRALES

N El procedimiento para realizar la distribución de las unidades muestrales es como sigue:

T 1º Contar con el Mapa de Vegetación.

O
2º Haber hecho el cálculo del número del total de muestras y si se trata del muestreo sistemático
estratificado, hacer el cálculo proporcional para cada unidad de vegetación de acuerdo a la magnitud de
sus superficies.

D 3º Si se trata del muestreo aleatorio se debe fraccionar toda el área a evaluar en pequeñas cuadrículas
numeradas correlativamente y que expresan valores de entre 5 y 25 ha; luego las cuadrículas en
representación de las muestras son elegidas al azar.
E 4º Dar las coordenadas geográficas respectivas a cada punto medio de las cuadrículas elegidas al azar,
pues éstos serán los centros de las parcelas a levantar en el campo, cuando se trata del muestreo al

T
azar.

5º Si se trata del muestreo sistemático estratificado se trazarán ejes principales que intercepten todas las
R unidades estratificadas, pueden ser perpendiculares al lado más accesible del área de estudio, al cauce
de un río, de una quebrada, de una carretera, etc. En ambos lados de los ejes principales y cada cierta

A
distancia (entre 100 y 1000m, dependiendo del tamaño del área a evaluar) se ubicarán las parcelas de
muestreo, a uno y otro lado del eje principal. El punto de inicio de los ejes principales se debe ubicar por
lo menos unos 100 m hacia el interior de cada unidad de vegetación y a más de 1000 m entre ellos,
B dependiendo de la magnitud del área a evaluar.

A
Para el caso específico de evaluación de los herbazales, el método más aparente, que permite capturar la
mayor dispersión de especies en el terreno, es el uso de transectos denominado “transección al paso” el cual
consiste en hacer el registro de 100 observaciones efectuadas con un anillo censador, que es una varilla de
J bronce que mide entre 50 a 60 cm de largo y que en uno de sus extremos tiene soldado un anillo de 2.5 cm de
diámetro. (Flores, 2005)

O Las cien lecturas se hacen en línea recta, al paso, sobre el mismo pie. Para efectuar otra lectura, hay que dar
dos pasos. Para la lectura, se coloca un anillo censador en la punta del zapato y se registra lo que contiene el
anillo, todo lo que se encuentra dentro del anillo. Para facilitar el registro se recomienda registrar la especie con
una clave de cuatro a cinco letras, por ejemplo Festuca dolichophylla = FEDO, CAVI = Calamagrostis
vicunarum, etc.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

26
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 9.4.3. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS

O 9.4.3.7. BOSQUES

C
a. VARIABLES A MEDIR

Las variables que se miden en el bosque se refieren a las expresiones fenotípicas de todos los elementos que
U la conforman, tales como, árboles, palmeras, helechos arborescentes, bambúes y lianas. Luego los elementos
menores que ocupan el estrato inferior del bosque (sotobosque), tales como arbustos, palmeras de porte

M
arbustivo, epífitas y herbáceas en general. Se registran y se miden todos los individuos que caigan dentro de la
unidad de muestreo y en los diferentes tipos de bosques que resulten del proceso de estratificación.

E Además del conteo de individuos y la medición de sus variables fenotípicas, se hará la colección de muestras
botánicas (flores, frutos, semillas, ramitas terminales), de especies no identificadas o dudosas para luego

N proceder a su identificación o confirmación respectiva en el herbario.

En una evaluación frecuentemente se subestima las categorías menos notables y se sobrestiman las muy
T visibles, hay que prevenir que esto suceda. Otros factores que conducen a obtener resultados erróneos son el
estado de ánimo del investigador, el cansancio o el desconocimiento de las especies. Estos factores se pueden

O evitar fácilmente con descansos adecuados y con contar con el personal idóneo.

En ecosistemas con estacionalidad climática marcada durante el año, se deben realizar por lo menos dos
evaluaciones, una en el periodo seco y otra en el periodo húmedo, como sucede en los bosques secos de la
D Amazonía, los bosques secos del noroeste peruano, bosques secos de valles interandinos y bosques andinos.

E
Las variables a medir en cada unidad de muestreo se mencionan a continuación:

a.i) Altura

T
La altura es uno de las principales variables que se miden en una planta y dependiendo del interés pueden ser
de tres clases:

R Altura total: Es la medida de la planta desde el suelo hasta la cima de su copa o corona
Altura del fuste: Es la medida del árbol a partir desde el suelo hasta el inicio de la ramificación.

A Altura comercial: Es la medida del árbol a partir de los 30 cm del suelo hasta un diámetro mínimo del tallo
establecido por los requerimientos de la industria

B Cuando se desea medir la altura de árboles, palmeras y helechos arborescentes y que requieran cierta
precisión, se puede utilizar instrumentos de medición como el hipsómetro Blume-Leiss, el nivel de Abney y el
A clinómetro Suunto; en éste último se ha sustituido el nivel de la brújula por un péndulo fijo de 90° de la línea
índice horizontal; se pueden medir en grados en la escala izquierda y en % en la escala derecha. Se puede
también utilizar telémetros láser para este fin.
J a.ii) Diámetro
O El diámetro del tronco de un árbol es una de las variables más importantes en los inventarios forestales. El
diámetro de un tronco es determinar la longitud de la recta que pasa por el centro del círculo y termina en los
puntos en que toca toda la circunferencia. Esta medida sirve, a su vez, para medir el área basal y el volumen
del tronco de los árboles. También, es posible medir el crecimiento de los árboles, haciendo medidas repetidas
cada cierto tiempo, como es el caso de las parcelas permanentes de medición. Aquí se recomienda marcar
exactamente el lugar donde se midió con pintura de buena calidad.

El diámetro de los árboles se mide a una altura de 1.3 m de la superficie del suelo conocido como DAP
(diámetro a la altura del pecho) utilizando una cinta diamétrica, una forcípula o una cinta métrica. Las dos

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

27
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D primeras miden el diámetro directamente, mientras que la cinta métrica mide el perímetro o longitud de
circunferencia, a partir del cual se puede calcular el diámetro.
O La medición del DAP se hará a partir de 10 cm en los bosques húmedos y subhúmedos de la Selva Amazónica

C
(Lamprecht, 1990, UNALM, 1993) y bosques subhúmedos del Nor-Oeste peruano. Para los bosques áridos y
semiáridos del Nor-Oeste, así como en los bosques altoandinos la medición del diámetro del tronco o tallo será
a partir de 5 cm del DAP. Cuando se trata de árboles de porte bajo y muy ramificado desde su base la
U medición del diámetro del tallo o tronco se hará al inicio de su ramificación.

M
Cuando se mide el perímetro o longitud de circunferencia (LC) se aplica la siguiente fórmula para transformar a
diámetro (D):
LC
E D
3.1416

N a.iii) Diámetro de Copa

T Es la medida del diámetro de la copa o corona de los árboles y arbustos (DC). Para los árboles, esta medida
se obtiene a partir de su proyección horizontal en el suelo, procediendo a realizar dos mediciones cruzadas,
una del diámetro mayor (d1) y la otra del diámetro menor (d2) para obtener el promedio.
O d1  d 2 
Dc 
2
D Esta medida permite hallar el área aproximada o grado de cobertura de una determinada especie o
comunidad.

E Se debe adicionalmente registrar aspectos cualitativos, como el estado sanitario de las plantas, presencia de
lianas, epífitas, características fenológicas, pendiente del terreno, densidad del sotobosque, etc.

T Nota:
¡¡ La definición de las variables a medir para la flora menor del bosque, tales como, epífitas, lianas, cañas y
sotobosque, se encuentra en proceso, por lo que se requiere sus valiosos aportes.!!
R b. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS
A Los datos registrados en las unidades de muestreo serán procesados en gabinete para obtener los valores de
los parámetros que caracterizarán al bosque evaluado; éstos se describen a continuación:
B b.i) Densidad
A La densidad D  es el número de individuos N  que existe en un área  A determinada. Se estima a partir

J del conteo del número de individuos en cada unidad muestral. Se debe obtener el promedio de este valor
referido a la hectárea y para cada unidad o tipo de vegetación inventariado.

O N
D 
 A

b.ii) Frecuencia

La frecuencia F  de un atributo es la probabilidad de encontrar dicho atributo en una unidad muestral. Se


expresa como porcentaje del número de unidades muestrales en las que el atributo aparece mi  en relación
con el número total de unidades muestrales M  :

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

28
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D m
Fi   i

 *100
O
M 

El patrón de distribución espacial afecta la estimación de la frecuencia. A igual número de individuos y con el
C mismo tamaño y número de unidades muestrales las especies con distribución regular presentan una
frecuencia más alta que las especies con patrón agregado. En estas condiciones cuanto más agregado es el
U patrón menor resulta la frecuencia.

b.iii) Abundancia y Distribución Diamétrica


M Abundancia es el número de individuos de cada especie existente en una determinada área.
E El análisis de la distribución de la abundancia en clases de diámetros es exclusivo para árboles lo cual permite
conocer la estructura poblacional del bosque. Con esto se conoce la población de cada especie en sus
N diversas etapas de crecimiento y constituye una información valiosa para conocer si una especie de interés
cuenta con una determinada población juvenil que asegure el futuro de la especie. Si tiene una población
T mayormente adulta, la especie podría desaparecer ante una intervención o aprovechamiento que implique la
tala del árbol. Es una información muy importante que debe ser base para los planes de manejo forestal.

O Cada clase diamétrica tendrá una amplitud o rango de 5 cm a partir de los diámetros mencionados en el punto
a.ii).

D En la Figura 9.5 se muestra un caso hipotético de distribución diamétrica del número de árboles/ha a partir de
10 cm de DAP de dos especies con diferentes tendencias; la especie 1 tiene abundante regeneración natural,
lo cual asegura su futuro mientras la especie 2 tiene escasa regeneración y su futuro es incierto.
E Un bosque natural por lo general cuenta con una tendencia de “J” invertida, siguiendo el modelo:
Y  Ke ax
T Cada especie presenta una tendencia específica que depende de las características ecológicas

Figura 9. 5: Curva de distribución diamétrica del número de árboles/ha de dos especies forestales
R
A
B
A
J
O

Fuente: Elaboración propia

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

29
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D b.iv) Cobertura

O Es el área generada por la proyección horizontal de las partes aéreas de una especie sobre el suelo y se
expresa como porcentaje de la superficie total de la parcela de muestreo o unidad muestral.

C Para la estimación de la cobertura cuando se trata de árboles, palmeras, y helechos arborescentes, se mide la
 
copa tal como se explicó más arriba y ésta se expresa como área m 2 o porcentaje (%) total de la unidad
U muestral.

M El cálculo de la cobertura de cada especie presenta dificultades cuando los individuos de las distintas especies
están muy entremezclados como sucede con los herbazales, o cuando espacios vacíos y ocupados forman un

E
mosaico muy intrincado.

b.v) Área Basal


N El área basal (AB) es la superficie de una sección transversal del tallo o tronco del árbol, palmera y demás

T formas vegetales de porte arborescente, a determinada altura del suelo; el AB total se expresa en m2 de
material vegetal por unidad de superficie de terreno y permite conocer la dominancia y tener una idea sobre la
calidad de sitio. En los tratamientos silviculturales el grado de afectación de la masa forestal se basa en las
O áreas basales.

El cálculo del área basal de basa en la fórmula del círculo, tal como se muestra a continuación:

D  DAP 
2

AB  3.1416  Ó AB  0.7854 * D
2

E  2 
Cuando se tiene medida de la longitud de la circunferencia LC  y no del DAP  , se aplica la siguiente
fórmula:

T AB 
LC
3.1416
4
R b.vi) Volumen Maderable
A Este parámetro es muy utilizado por la actividad forestal para determinar la cantidad de madera, de una o
varias especies de árboles existente en un determinado lugar, en la mayoría de inventarios forestales, este es
B el objetivo.

A El volumen de la madera en pie se calcula aplicando la fórmula para hallar el volumen del cilindro, es decir, a
partir del área basal y la altura comercial o total del tronco de un árbol. El tronco no es un perfecto cilindro sino

J
que tiene forma cónica y, por lo tanto, es necesario aplicar un factor de corrección conocido como factor de
forma, cuyo valor depende de la especie. A continuación se muestra la mencionada fórmula:

O V  AB * A * Fm
Donde:
V : Volumen del árbol en pie en m3
AB : Área basal a la altura del pecho en m2
A : Altura del tallo, puede ser comercial, del fuete o total en m
Fm : Factor de forma

Existen pocos estudios del factor de forma o factor mórfico para ciertas especies forestales. En general para
las especies de los bosques húmedos tropicales que no tienen definido su factor de forma se puede aplicar el

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

30
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D valor de 0.70 (Malleux, 1982) y para las especies de los bosques secos del Nor-Oeste existen valores en el
estudio de Ríos J. (1989), como por ejemplo, de algunas de ellas se muestran a continuación:
O Especie Factor de forma

C
Capparis scabrida “sapote” 0.916
Acacia macracantha “faique” 0.916
Ceiba trischistandra “ceibo” 0.916

U
Bursera graveolens “palo santo” 0.935
Prosopis pallida “algarrobo” 0.963
Loxopterigium huasango “hualtaco” 0.970

M Cuando es posible medir el área basal de ambos extremos del tronco, se utilizará la siguiente fórmula:

E   AB1  AB 2  
V      * A
 2 
N Donde:
V : Volumen del tronco
T AB1
AB 2
: Área basal del extremo inferior del tronco
: Área basal del extremo superior del tronco

O A : Altura total del tronco

b.vii) Biomasa

D La biomasa vegetal es la cantidad de materia seca producida por los árboles que conforman el bosque.

E
Para fines de la presente Guía, se ha considerado el cálculo de la biomasa de los bosques tanto del vuelo
como del suelo. El primero se refiere a la biomasa que existe por encima del nivel del suelo, e incluye el fuste o
tronco, las ramas y copa de los árboles, a partir de 10 cm de DAP para los bosques de la Selva Amazónica y
Selva del Pacífico, y a partir de los 5 cm de DAP para los bosques áridos y semiáridos del Nor-Oeste peruano.

T El segundo, se refiere a la biomasa radicular.

Para el caso del fuste o tronco de los árboles, la biomasa o peso seco de la madera se calcula a partir del
R volumen maderable en pie y de la densidad básica de la madera cuya fórmula es la siguiente:

A P  D *V

B
Donde:
P : Peso seco del material vivo en toneladas t 

A
gr t
D : Densidad básica de la madera en 3
ó 3
cm m

J
3
V : Volumen maderable del árbol en pie en m

La densidad básica de la madera varía según el género y aún a nivel de especie. Existe información de
O densidad básica de la madera de más de 160 especies maderables mayormente procedente de los bosques
de la Selva Baja y en menor proporción de los bosques secos del Nor-Oeste y de la zona andina (Aróstegui,
1974, 1975 y 1978). En el siguiente Cuadro 9.9 se muestra algunos ejemplos de valores de densidad de la
madera de algunas especies forestales más comunes del país.

Para el cálculo de la biomasa de la copa de los árboles se requiere hacer una medición y cubicación de todas
las ramas mayores en los árboles por encima al DAP establecido anteriormente, así como, el cálculo del peso
seco de las ramas menores y hojas. Este proceso resulta costoso porque implica derribar árboles muestras
para obtener valores promedios de biomasa y extrapolar dichos valores a toda el área de evaluación. En caso
de no tener información sobre este parámetro se puede estimar como un porcentaje de la biomasa del fuste,

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

31
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D equivalente a un 30% para los bosques naturales en general. Para el caso de bosques plantados, es 20% de la
biomasa del tronco para Pinus sp., y un 25% para Eucalyptus (FBDS, 2002).
O Para la biomasa radicular el proceso de cálculo también resulta muy costoso y se puede estimar como un

C
porcentaje de la biomasa aérea, equivalente a un mínimo de 15% (Schlegel, 2001). En un estudio de inventario
de gases efecto invernadero realizado por el PROCLIM-INRENA (2005) estimó un valor de la biomasa de la
raíz de 16% de la biomasa del fuste. Entonces en un inventario de la biomasa se puede tomar cualquiera de
U estos dos valores.

M
En inventarios muy específicos, por ejemplo relacionados al cálculo de stock de carbono, se debe considerar la
biomasa complementaria a la producida por el tronco de los árboles, tales como, biomasa de la regeneración
natural, biomasa de los árboles muertos en pie y troncos caídos, biomasa del sotobosque, biomasa de la
E hojarasca y el carbono del suelo; existen metodologías específicas para su respectivo cálculo.

N
Cuadro 9.10: Valores de densidad básica de algunas especies forestales
T ESPECIES
DENSIDAD BÁSICA
gr
CLASIFICACIÓN

O
NOMBRE CIENTÍFICO NOMBRE VULGAR cm 3
Cavanillesia plataneifolia Pretino 0.16 muy baja
Chorisia integrifolia Lupuna 0.25 muy baja
Bursera graveolens Palo santo 0.32 baja
Eryotheca ruizii Pasallo 0.33 baja

D Alnus acuminata
Guazuma crinita
Aliso
Bolaina
0.41
0.41
media
media
Eucalyptus globulus Eucalipto 0.57 media
E Polylepis racemosa
Brosimum alicastrum
Quinual
Manchinga
0.55
0.66
media
alta
Loxopterigium huasango Hualtaco 0.68 alta
Escheilera timbuchensis Machimango colorado 0.76 alta

T Capparis scabrida
Dipteryx micrantha
Brosimum paraense
Sapote
Shihuahuaco
Palo sangre
0.77
0.87
0.99
alta
muy alta
muy alta

R Fuente: Aróstegui A., 1974

b.viii) Índice de Valor de Importancia (IVI)


A El índice de valor de importancia (IVI) es un parámetro que mide el valor ecológico de cada especie en una

B comunidad vegetal. Se obtiene mediante la suma de tres parámetros principales como son: dominancia
(cobertura o área basal), abundancia o densidad y frecuencia. Es necesario transformar los datos de estos
parámetros en valores relativos. La suma total de los valores relativos de cada parámetro debe ser igual a 100
A y la suma total de los valores del IVI debe ser igual a 300.

J Mediante el cálculo del IVI se puede identificar tipos de asociaciones vegetales en áreas con alta diversidad
florística, las cuales pueden ser denominadas por 2 o tres especies que tienen los mayores valores de IVI, tal
como se observa en el ejemplo hipotético del Cuadro 9.11, como un promedio de varias muestras levantadas
O en una determinada unidad de vegetación; el nombre de la asociación sería Eschweilera-Hevea-Hymenaea.

Cuadro 9.11: Procedimiento para el cálculo del IVI en un bosque húmedo de terrazas altas disectadas
ABUNDANCIA DOMINANCIA FRECUENCIA
ESPECIE ABSOLUTA ABSOLUTA
 árboles  RELATIVA  m 
RELATIVA ABSOLUTA RELATIVA
% % 
2
   
 Ha  %  
 Ha 

Hymenaea courbaril 15 15.6 1.2 8.6 4 7.4
Eschweilera sp. 15 15.6 1.5 10.7 10 18.5
Hevea guianensis 12 12.5 1.4 10.0 8 14.8
Brosimum alicastrum 10 10.4 1.3 9.3 6 11.1
Inga sp. 7 7.3 0.5 3.6 5 9.3

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

32
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Clarisia racemosa
Hura crepitans
7
6
7.3
6.3
0.8
0.9
5.7
6.4
3
2
5.6
3.7

O
Switenia macrophylla 5 5.2 1.0 7.1 1 1.9
Cedrela odorata 4 4.2 0.7 5.0 1 1.9
Dypterix elata 3 3.1 0.4 2.9 3 5.6

C Apeiba aspera
Astrocaryum shambira
Iriartea deltoidea
2
2
2
2.1
2.1
2.1
0.2
0.3
0.3
1.4
1.8
1.8
1
2
2
1.9
3.7
3.7

U Tabebuia serratifolia
Castilloa ulei
1
1
1.0
1.0
1.6
0.7
11.4
5.0
1
1
1.9
1.9
Manilkara sp. 1 1.0 0.1 0.7 1 1.9

M Aspidosperma sp
Enterolobium sp.
1
1
1.0
1.0
0.1
0.5
0.9
3.6
1
1
1.9
1.9
Macrolobium sp. 1 1.0 0.6 4.3 1 1.9
E Total
Fuente: Elaboración propia
96 100.0 14.0 100.1 54 100.0

N b.iv) Índice de Diversidad

T Los índices de diversidad son aquellos que describen lo diverso que puede ser un determinado lugar,
considerando el número de especies de un determinado grupo (riqueza) y el número de individuos de cada
O especie.

Existen muchos índices de diversidad, el de Shannon-Wiener es uno de los índices más utilizados para

D
determinar la diversidad de especies de plantas de un determinado hábitat. Para utilizar este índice, el
muestreo debe ser aleatorio en cada tipo de vegetación, de tal manera que las especies estén bien
representadas en la muestra. Este índice se calcula mediante la siguiente fórmula:
E H '   Pi * ln Pi
Donde:
T H'
Pi
: Indice de Shannon-Wiener
: Abundancia relativa
R ln : Logaritmo natural

El índice de Shannon-Wiener se puede calcular ya sea con el logaritmo natural ln  o con el logaritmo con
A  
base 10 ln10 , pero, al momento de interpretar y escribir los informes, es importante especificar el tipo de
B logaritmo utilizado. Su valor varía entre 1 y 5; el máximo valor se alcanza cuando cada individuo registrado
pertenece a una especie diferente. En el Cuadro 9.12 se muestra un ejemplo hipotético de tres muestras

A
levantadas en un matorral subhúmedo ralo y el respectivo procedimiento para el cálculo del índice en el
Cuadro 9.13.

J Cuadro 9.12: Especies registradas en tres muestras en un matorral subhúmedo ralo


ESPECIE MUESTRA 1 MUESTRA 2 MUESTRA 3

O
Mutisia acuminata 3 1
Aristiguieta 6
Senecio collinis 10 14
Lupinus balianus 7 5
Baccharis tricuneata 1 1
Gynosxis nitida 2
Barnadesia dombeyana 9
Diplstephyum sp. 8
Ophryosporus peruvianus 15 10
Ribes sp. 1 1
Baccharis lanceolata 3
Echinopsis pachanoi 3
Ambrosia arborescens 3

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

33
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Monnina salicifolia
Gungia schuerae
3 4
5

O
Otholobium pubescerns 1 2
Asgave americano 2
Hesperomeles cuneata 2 1

C Tecoma sambucifolia
Total especies/individuos
Fuente: MINAM, 2009
7/44
1
13/57
2
9/25

U
M
E
N Cuadro 9.13: Estimación del índice de diversidad de Shannon-Wiener en base al cuadro 9.12

T Pi Log Pi Log2 H' Pi Log Pi Log2 H' Pi Log Pi Log2 H'


0.07 -1.15 0.30 -0.26 0.02 -1.70 0.30 -0.10 0.00 0.30 0.00

O 0.14
0.23
0.16
-0.85
0.23
-0.80
0.30
0.30
0.30
-0.39
0.17
-0.42
0.00
0.25
0.00
-0.60
0.30
0.30
0.30
0.00
-0.49
0.00
0.00
0.00
0.20 -0.70
0.30
0.30
0.30
0.00
0.00
-0.46
0.02 -0.46 0.30 -0.03 0.02 -1.70 0.30 -0.10 0.00 0.30 0.00
0.00 0.30 0.00 0.00 0.30 0.00 0.08 -1.10 0.30 -0.29

D 0.00
0.00
0.34 -0.47
0.30
0.30
0.30
0.00
0.00
-0.53
0.16
0.14
0.18
-0.80
-0.85
-0.74
0.30
0.30
0.30
-0.42
-0.40
-0.43
0.00
0.00
0.00
0.30
0.30
0.30
0.00
0.00
0.00

E
0.00 0.30 0.00 0.02 -1.70 0.30 -0.10 0.04 -1.40 0.30 -0.19
0.00 0.30 0.00 0.05 -1.30 0.30 -0.23 0.00 0.30 0.00
0.00 0.30 0.00 0.00 0.30 0.00 0.12 -0.92 0.30 -0.37
0.00 0.30 0.00 0.05 -1.30 0.30 -0.23 0.00 0.30 0.00
0.00 0.30 0.00 0.05 -1.30 0.30 -0.23 0.16 0.30 0.00

T 0.00
0.00
0.00
0.30
0.30
0.30
0.00
0.00
0.00
0.00
0.02
0.04
-1.70
-1.40
0.30
0.30
0.30
0.00
-0.10
-0.16
0.20
0.08
0.00
-0.70
-1.10
0.30
0.30
0.30
-0.46
-0.29
0.00

R
0.05 -1.30 0.30 -0.20 0.00 0.30 0.00 0.04 -1.40 0.30 -0.19
0.00 0.30 0.00 0.02 -1.70 0.30 -0.10 0.08 -1.10 0.30 -0.29
0.00 -1.66 1.00 -3.08 1.00 -2.54

A Fuente: Elaboración propia

B
Nota:
¡¡ La definición de parámetros a estimar para la flora menor del bosque, tales como, epífitas, lianas, cañas y
sotobosque, se encuentra en proceso, por lo que se requiere sus valiosos aportes.!!
A
J
9.4.3.8. MATORRALES

a. VARIABLES A MEDIR
O Las variables que se miden en el matorral propiamente dicho se refieren a las expresiones fenotípicas de los
elementos que la conforman, tales como, arbustos, suculentas (cactáceas) y hierbas. Se registran y se miden
todos los individuos que caigan dentro de la unidad de muestreo y en los diferentes tipos de matorrales que
resulten del proceso de estratificación de la vegetación.

Además del registro de todos los individuos y la medición de sus variables fenotípicas, se hará colección de
muestras botánicas (flores, frutos y ramitas terminales), de especies no identificadas o dudosas para luego
proceder a su identificación o confirmación respectiva en el herbario.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

34
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D En ecosistemas con estacionalidad climática marcada durante el año, se deben realizar por lo menos dos
evaluaciones, una en el periodo seco y otra en el periodo húmedo.
O Las variables a medir en cada unidad de muestreo se mencionan a continuación:

C a.i) Altura

U La altura es uno de las principales variables que se miden en una planta. En los matorrales se miden las
alturas totales de todos los individuos a partir de los 15 cm de altura sobre la base del suelo. La medición

M
práctica se realiza con winchas metálicas graduadas en cm, de 3 ó 5m de longitud.

a.ii) Diámetro de Copa


E Es la medida del diámetro de la copa o corona D  . Se obtiene realizando dos mediciones cruzadas, una del

N diámetro mayor d1  y la otra del diámetro menor d 2  para obtener el promedio.
d1  d 2
T
D
2

O Esta medida permite hallar el área aproximada de una panta o especie determinada en una comunidad
vegetal.

b. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS
D Los datos registrados en las unidades de muestreo serán procesados en gabinete para obtener los valores de

E
los parámetros de la vegetación y que permitirán hacer la respectiva caracterización de la flora o vegetación
evaluada; éstos se describen a continuación:

b.i) Densidad
T La densidad D  es el número de individuos N  que existe en un área  A determinada. Se estima a partir

R del conteo del número de individuos en cada unidad muestral. Se debe obtener el promedio de este valor
referido a la hectárea y para cada unidad o tipo de vegetación inventariado.

A
N
D
A

B b.ii) Frecuencia

A La frecuencia F  de un atributo es la probabilidad de encontrar dicho atributo en una unidad muestral. Se


expresa como porcentaje del número de unidades muestrales en las que el atributo aparece mi  en relación
J con el número total de unidades muestrales M  :
m 
O Fi   i  *100
M 

El patrón de distribución espacial afecta la estimación de la frecuencia. A igual número de individuos y con el
mismo tamaño y número de unidades muestrales las especies con distribución regular presentan una
frecuencia más alta que las especies con patrón agregado. En estas condiciones cuanto más agregado es el
patrón menor resulta la frecuencia.

b.iii) Abundancia

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

35
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D La abundancia se refiere al número de individuos de cada especie existente en una determinada área. El
cálculo es simplemente un agrupamiento de todos los individuos por cada especie identificada en las
O respectivas muestras luego de obtener el promedio se expresa en términos de superficie Ha .

C b.iv) Dominancia o Cobertura

Es el área que ocupa la parte aérea de un arbusto denominada copa o corona Co  . Esta área se expresa
U como porcentaje de la superficie total de la parcela de muestreo o unidad muestral.

M Para la estimación de la cobertura se aplica la típica fórmula del área basal o sección. A continuación se
muestra la fórmula simplificada para hallar el área de cobertura Co  de una planta, donde se multiplica una
E constante por el diámetro de copa D  . Este valor debe ser llevado a porcentaje %  .
Co  0.7854 * D2
N
b.v) Biomasa
T La biomasa vegetal es la cantidad de materia seca producida por los arbustos que conforman el matorral. Su

O
cálculo es sencillo, solo basta extraer la planta completa de las especies identificadas, luego secarla y pesarla.
t
Se expresa en
Ha

D b.vi) Indice de Diversidad

E Se puede aplicar el mismo índice de diversidad considerado para el bosque.

9.4.3.9. HERBAZALES

T Nota:
¡¡ La definición de variables a medir así como los parámetros a estimar para el caso de los herbazales,

R
especialmente los altoandinos por su considerable extensión en el país se, encuentra proceso de desarrollo,
por lo que se requiere sus valiosos aportes!!

A X. METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DE FAUNA


B 10.1. IDENTIFICACIÓN DE HÁBITATS

A Para fines de la presente Guía se requiere la identificación de hábitats que considere todos los grupos
taxonómicos y dentro ellos a todas las especies vivientes posibles de registrar. Esta información debe estar

J plasmada en mapas temáticos de distribución de hábitats. Existen dos situaciones que permiten contar con el
mapa de fauna, las cuales se mencionan a continuación:

O 1º Adquirir y usar el mapa de vegetación elaborado por el equipo de flora silvestre, siempre y cuando se
hagan los estudios de flora y fauna requeridos por un determinado estudio. El mapa de flora contendrá
dependiendo del nivel de detalle y precisión del estudio, todas las posibles unidades de vegetación que
existen en el área de evaluación y por tanto todos los posibles tipos de hábitats que albergan las unidades
de vegetación y en consecuencia las especies que viven allí.

El mapa de vegetación se convertirá en el nuevo mapa de distribución de la fauna silvestre adoptando


una nomenclatura basada en los tipos de vegetación o empleando una nomenclatura propia. Como por
ejemplo:

 Fauna del bosque pluvial montano

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

36
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D  Fauna del pajonal de puna


 Fauna de los matorrales húmedos de laderas montañosas
O  Fauna del bosque caducifolio de colinas altas

C Dependiendo del nivel de detalle y precisión de la evaluación, luego del trabajo de campo, el mapa de
fauna puede ser ajustado en base a la información levantada y procesada, en unos casos se unirán
unidades del mapa preliminar y generar nuevas unidades producto de la intersección, y en otros casos se
U dividirán las unidades del mapa de vegetación en subunidades o áreas más específicas para la fauna.

M 2º De no existir simultáneamente el tema de flora con la de fauna en el área objeto de la evaluación, el equipo
técnico de fauna procederá a elaborar el mapa de fauna respectivo. En este caso se utilizará un mapa base
o carta nacional cuya escala estará en función del nivel de detalle de la evaluación, tal como se describe en
E la primera parte de la Guía. Sobre esta cartografía base se procede a transferir la información cartográfica
del Mapa de Zonas de Vida que existe a nivel departamental con escala 1:250 000, en razón de que en
N cada una de éstas, existen determinado tipos de hábitats. Los límites de los pisos altitudinales de las zonas
de vida serán ajustados con la información de curvas a nivel de la carta nacional o mapa base.

T Finalmente, se interceptarán las imágenes satelitales sobre el mapa base conteniendo las zonas de vida
para su interpretación y obtener dentro de cada zona de vida la cobertura vegetal y el uso de la tierra,
O obteniendo así el mapa de distribución de la fauna, basado en base a unidades geográficas con
determinado tipo de hábitats.

3º. Cuando en el área de evaluación predominan ecosistemas con escasa y nula vegetación, como es el caso
D de los desiertos costeros, las áreas de nivales, roquedales mesoandinos y altoandinos, para definir hábitats
al interior de estos ecosistemas y si el nivel de detalle lo amerita, se tratará de obtener unidades más

E pequeñas conteniendo determinado tipo de hábitats, en base a la información de las zonas de vida
predominantes y en las características fisiográficas del terreno, debiendo utilizar para ello imágenes
satelitales y cartografía base, cuyas escalas a utilizar dependerá del nivel de detalle del inventario.

T Con respecto a los hábitats que conforman los cuerpos de agua, tales como, ríos, quebradas, lagos y
lagunas, ésta información se obtiene de la carta nacional y que deberá ser actualizada con imágenes

R
satelitales recientes, especialmente en los ecosistemas de la selva amazónica con mucha dinámica fluvial.

Otros documentos que se podrían utilizar como referencia son el Mapa Forestal del Perú y el Mapa Fisiográfico
A del Perú, ambos con escala 1:250 000.

B
10.2. INVENTARIO DE LA FAUNA SILVESTRE

10.2.1. TIPOS DE MUESTREO


A Es la forma de situar las unidades de muestreo en un inventario. Aquí el aspecto esencial, es asegurar que la

J
información registrada de la población en estudio que se está muestreando sea representativa. Se tiene los
siguientes tipos de muestreo utilizados.

O 10.2.1.1. Aleatorio simple:

En un muestreo aleatorio simple todos los individuos tienen la misma probabilidad de ser seleccionados. La
selección de la muestra puede realizarse a través de cualquier mecanismo probabilístico en el que todos los
elementos tengan las mismas opciones de salir. Se emplea cuando el área de evaluación es relativamente
homogénea en cuanto a diversidad de hábitats.

10.2.1.2. Aleatorio estratificado:

Cuando la población se divide en sub poblaciones o estratos, de tal manera que las muestras tengan
representación de todos y cada uno de los estratos considerados. Hay que asegurar que en la estratificación

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

37
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D del área a evaluar haya la máxima homogeneidad dentro de cada estrato en relación a la variable a estudiar y
la máxima heterogeneidad entre los estratos. Dentro de cada estrato la selección de las muestras será al azar.
O 10.2.1.3. Sistemático estratificado

C Cuando la distribución de las muestras dentro de cada estrato sigue un patrón establecido, de tal manera que
entre muestra y muestra existe una equidistancia predeterminada. La ubicación de la primera muestra podrá
U ser determinada teniendo en cuenta algunos factores, tales como, accesibilidad, orientación de la red
hidrográfica, etc., o de manera aleatoria.

M
Figura 10.1: Diseños de muestreo según la posible o nula estratificación de las comunidades (RAMÍREZ, 2006).
E
N
T
O
a b

D
E

T
R c d

A
B
A
J e f
O

g h

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

38
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
O
C
U
M i j

E 10.2.2. MÉTODOS DE MUESTREO

N
En los inventarios de fauna silvestre la unidad de muestreo se expresa en esfuerzo de muestreo (HALFFTER,
2001) y constituye una unidad básica en la cual se realizan las observaciones y registro de especies de la
fauna.
T El esfuerzo de muestreo se mide en unidades de tiempo de evaluación (horas, días), en número de listas de

O especies, en distancias (km), en número de trampas, etc. Conforme aumenta el esfuerzo de muestreo, nos
acercamos al número de especies que realmente existe en el área de evaluación.

Existen muchos métodos de muestreo para evaluación de determinados grupos de la fauna silvestre, a
D continuación se describen los métodos de inventario y evaluación de los grupos Aves, Mamíferos, Anfibios y
Reptiles e Insectos.

E 10.2.2.1. AVES

En aves los métodos más usados son: Método de conteo de puntos, Método de transectos, Método de las

T unidades de listas fijas y Redes de Niebla; la misma que se describen a continuación:

a. Conteo de puntos
R El método de conteo de puntos permite evaluar de manera rápida la composición de las comunidades de aves

A y se basa en el establecimiento de una serie de puntos de muestreo, por sitio o lugar. El número de
repeticiones de esta serie en otros sitios varía según la diversidad de hábitats existente, así como, a la
magnitud de la superficie a evaluar.
B Cada serie de puntos de conteo está conformada por 10 puntos, los cuales son distribuidos al azar o en forma
A sistemática siguiendo o no una determinada dirección en el terreno. Estos puntos de conteo tienen radios
mínimos de observación entre 25 m y 75 m de distancia, dependiendo del tipo de hábitat. Lugares abiertos con
gran visibilidad requieren mayor distancia frente a lugares cerrados o con gran cobertura. La distancia entre
J puntos de conteo no debe permitir el traslape entre ellos, deben conservar una distancia entre 100 y 200 m
entre ellos, haciéndolos independientes y de esta manera evitar el conteo repetido de un individuo en
O diferentes puntos.

En cada punto fijo el observador permanecerá unos 10 minutos y registrará todas las aves vistas u oídas
dentro del círculo proyectado por el radio mínimo. Se anotará si fue vista u oída, muchas veces la vocalización
es la forma más común de reconocimiento cuando se trata de un bosque alto y denso. Antes de empezar con
el registro de aves en un nuevo punto el observador debe esperar unos 5 minutos para que se aquieten las
aves perturbadas por el ruido durante el traslado de un punto a otro. Las aves que vuelan por encima de las
cabezas deben anotarse en forma separada.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

39
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Las observaciones deben tener lugar entre las 05 y 10 horas, debido a que la actividad y la frecuencia de de
cantos de las aves disminuye después de este horario. Es recomendable mantener los horarios de conteo con
O el fin de comparar la probabilidad de detección de distintas especies entre distintos puntos.

C
No es recomendable efectuar conteos durante lluvias o viento intenso, que pueden interferir la intensidad o la
audibilidad de las vocalizaciones de las aves. El observador debe tener experiencia en identificación visual y
acústica (cantos y llamadas) de las especies.
U Cuando se trata de ecosistemas con estaciones bien marcadas (húmedo y seco) el muestreo debe efectuarse

M
en los mismos puntos de conteo, de ser posible con el mismo observador, a diferencia de los ecosistemas de
los trópicos donde el cambio estacional es poco relevante.

E El método de conteo tiene las siguientes ventajas:

N i. No es necesario marcar una ruta accesible a través de un terreno especialmente cuando es dificultoso, lo
que permite tener más tiempo al observador para concentrarse en escuchar y observar a las aves sin el
ruido y la interrupción de tener que evadir obstáculos mientras camina.
T ii. Son fáciles de localizar, al azar o sistemáticamente; no requieren de un buen acceso.
iii. Las paradas en cada punto de muestreo facilita detectar e identificar aves raras o de difícil observación.

O iv. En ecosistemas de bosques lluviosos tropicales, posibilitan mayor concentración sobre las aves sin los
ruidos y distracciones producidos al sortear obstáculos mientras se recorre un transecto.
v. En el caso de ecosistemas boscosos densos permite inventariar desde el piso hasta el dosel superior;
asimismo, se es aparente para terrenos de difícil acceso.
D
E
b. Transectos

Los transectos al igual que los conteos de puntos, se pueden utilizar para evaluar rápidamente comunidades
de aves y suministrar datos de densidad. Se requiere de experiencia considerable y está sujeta a sesgos

T relacionados con el comportamiento en la vocalización.

Las transectos son líneas que recorre un observador siguiendo una ruta fija y a una velocidad estandarizada.
R Para hábitat cerrados, la longitud de los transectos es en general de 100 m - 250 m, con un ancho mínimo de
barrido de 25 m en ambos lados de la línea (selva tropical) y con una separación mínima de 100 – 200 m, una
A de otra. La velocidad de recorrido puede variar según los tipos de hábitats presentes, pudiendo ser de 1
km/hora, manteniendo este valor constante en los transectos de hábitats similares, con el fin de permitir
análisis comparativos. Se recomienda realizar paradas de unos minutos durante el recorrido para escuchar la
B actividad de las aves.

A Cuando se registran las aves se estima la distancia ortogonal hasta la línea transecta con fines de obtener
densidad.

J c. Unidades de listas fijas

O En este método de inventario las unidades de muestra son listas de las especies; estas listas pueden de ser de
todas las especies reportadas para el área de estudio, listas de especies de interés biológico, especies
indicadoras de calidad ambiental, especies comerciales, especies endémicas o de importancia en la red trófica
del ecosistema.

Pueden ser listas de 5, 10, 15 ó 20 especies. Así por ejemplo, si la lista es de 5 especies , se registran las
cinco primeras encontradas, sin repetición de especies, luego se inicia el registro de una nueva lista de aves,
independientemente de las especies observadas en la lista anterior, y así consecutivamente hasta completar el
número de listas establecidas para cada tipo de hábitat. Se debe mantener el mismo número de listas para
cada repetición en un mismo tipo de hábitat. Se evita en todo momento repetir el registro de individuos salvo
durante la repetición de recorridos.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

40
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
Esta técnica tiene la ventaja de tener unidades de muestra que son más independientes de la variabilidad
O causada por diversos factores no controlables que afectan a los métodos tradicionales, como son los de conteo
de puntos y el de transectos, éstos utilizan el tiempo o la distancia recorrida como unidades muestrales. En

C
estos casos, los factores como variabilidad climática, variabilidad de esfuerzo por área, diferencias de hábitat
entre áreas y variabilidad causada por efectos del observador causan graves problemas analíticos cuando se
quiere comparar sitios en evaluaciones cortas. Con la técnica de las listas fijas sin embargo, cualquier factor
U que dificulte la detección de especies, automáticamente disminuirá la rapidez con la que se completa una lista,
frenando la adición de unidades muestrales. Es decir, tiene una suerte de regulador intrínseco del tamaño de

M
muestra. En un día lluvioso no se puede hacer tantas listas como en el soleado, por lo que se debe añadir
esfuerzo en el sitio en el que las condiciones eran adversas hasta completar el mismo número de listas
(CORBIDI, 2010).
E Existe una desventaja en este método debido a que muchas veces se obvian especies como por ejemplo, aves

N migratorias con corta estadía y especies raras.

d. Redes de Niebla
T Constituye un método de muestreo de intercepción, no depende de las distancias. Las habilidades de

O reconocimiento y las habilidades técnicas necesarias para operar las redes se aprenden con facilidad. Sin
embargo, requiere de un trabajo intenso y de una preparación y operación cuidadosas.

Las redes de niebla constituyen el método preferido cuando se necesitan investigar atributos de la población
D como la edad, el sexo y las condiciones fisiológicas.

E
Las redes no deben colocarse al sol sino donde pueden ser visibles. Deben situarse a una distancia mínima de
75 m, las redes deben estar ubicadas en forma circular o rectangular (deben tener una entrada y una salida, de
modo que al revisar las redes no tenga que volver por el mismo camino por donde se hizo el recorrido. La
posición de las redes debe ser idéntica en todas las temporadas y si es posible en años consecutivos.

T El muestreo debe comenzar tan pronto después de que haya luz como sea posible: preferentemente
estandarizado en 30 minutos después de las primeras luces y luego registre las horas cuando se abran las
R redes individuales. Finalice el muestreo 60 minutos antes del anochecer y registre las horas cuando las redes
individuales se cierren. Las horas promedio de apertura y cierre de las redes se pueden utilizar para determinar
A las horas netas demuestre o (una red abierta durante una hora es una hora neta). Las redes deben controlarse
con regularidad (cada 45 minutos) y cerrarse si las condiciones significan que las aves tengan frío, estén
húmedas o exhaustas (sobrecalentadas). Se debe anotar el cierre de las redes en estas circunstancias (Walsh,
B 2010). La salud de las aves es de primordial importancia se debe tomar todas las precauciones necesaria para
evitar heridas y excesivo estrés
A La recolección de especímenes sólo sería necesaria y justificada cuando una identificación resulta ser
extremadamente difícil, o cuando se sabe que la especie no está representada en las colecciones nacionales
J de Perú. Si se recoge un espécimen, se deben incluir los datos adicionales requeridos: madurez gonadal,
grado de osificación del esqueleto (cráneo), tamaño de la Bolsa de Fabricio, contenido estomacal (determinar
O la dieta e identificar la dispersión de semillas, etc.), recoger 'siringe' y sangre o músculo (para posibles estudios
de filogenia).

El muestreo puede ser complementado con especies observadas fuera de las unidades muestrales, es decir,
sin tener en cuenta la cantidad de individuos pero sí el tipo de hábitat donde se la observó. Esta información
ayuda a completar la lista de las comunidades de aves de cada zona.

Este método tiene la ventaja adicional que puede utilizarse en cualquier momento y mientras se están
aplicando los otros métodos. Los datos así obtenidos se pueden transformar en índices relativos de
abundancia cuando se refieren a una unidad de esfuerzo determinada. (por ejemplo, especies/km,
especies/hora).

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

41
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
Nota:
O ¿Existen diferentes niveles de detalle y precisión en los 4 métodos inventarios de aves descritos, que estén

C
relacionados directamente con un mayor o menor detalle en la estratificación de hábitats y con un mayor o
menor número de muestras o unidades de esfuerzo?
¡¡Este tema aún se está desarrollando por lo que requerimos sus aportes!!
U
M 10.2.2.2. MAMÍFEROS

Debido a su particularidad que presentan los mamíferos se cree por conveniente tratarlo en grupos separados:
E pequeños mamíferos y grandes mamíferos.

N a. Pequeños mamíferos:

Este grupo de pequeños mamíferos notables por su abundancia se refiere a los voladores, los roedores y los
T pequeños marsupiales. Son componentes claves en los procesos de sucesión y restauración vegetal al
dispersar las semillas de especies pioneras en los sitios de perturbación y en sus alrededores. Estos pequeños
O mamíferos sufren una gran depredación y forman una parte importante de la dieta de muchas especies de
mamíferos carnívoros y omnívoros, aves y reptiles.

Debido a su pequeño tamaño, coloración apagada, comportamiento evasivo-y hábitos nocturnos, pueden ser
D difíciles de observar.

E
El pequeño tamaño, el comportamiento furtivo, coloración apagada y los patrones de actividad generalmente
nocturnos de los pequeños mamíferos los convierte en un grupo difícil de muestrear, en particular en el caso
de las especies más raras.

T Existen varios métodos de muestreo para ser usados con pequeños mamíferos, los cuales dependen de
muchos factores, como las características del hábitat, el sesgo de muestreo, la necesidad de expertos.

R A continuación se describe el método de muestreo más utilizado para mamíferos menores

A a.i) Captura con trampas

B
Las trampas constituyen unidades de esfuerzo de captura, muy eficaces para mamíferos menores. La captura
está influenciada por el clima, el cebo que emplea, los ritmos y hábitos de la especie. La capturas obtenidas a
partir de trampas permiten conocer la composición de especies, además hallar índices de abundancia basados
A en la comparación del número de animales capturados (entre diferentes momentos o circunstancias), o bien
comparar las clases de individuos basados en el sexo y la edad de éstos.

J Los roedores y marsupiales pueden ser capturados mediante distintos tipos de trampas, tales como, las
instantáneas, las Sherman y las Tomahawk, las mismas que son colocadas a lo largo de líneas de trampa por
O cada tipo de hábitat.

En el caso de las trampas Sherman, éstas son colocadas en pares, a uno y otro lado de cada punto o estación
con una separación de 10 m entre ellas. El número de estaciones pueden ser 10 - 12 en total, ubicadas lo largo
de una transecta lineal, cada 10 m, haciendo un total de 20 a 25 trampas. Se deben emplear como mínimo un
total de 3 - 4 transectos lineales por tipo de hábitat,

Las trampas Sherman tienen la ventaja sobre los otros tipos la de ser livianas y rebatibles, lo que permite
acarrear fácilmente en grandes cantidades y distancias.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

42
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D La captura con trampas Sherman puede ser combinada con trampas Víctor (de golpe) o en un total de 20 a 25
trampas por transecta lineal.
O Las trampas se revisan dos (2) veces al día, una temprano en la mañana y otra en el ocaso y deben colocarse

C
en las bases de los árboles o en troncos caídos, al pie de los arbustos, debajo de las rocas o piedras. Estas
deben ser inspeccionadas dos (2) veces por día, temprano en las mañana y en el ocaso; se mantienen abiertas
por un período de cuatro (4) días. Cuando se repite el inventario en otro periodo del año las trampas serán
U colocados en los mismos puntos donde se realizó la primera evaluación, de manera que sea posible realizar
comparaciones y por lo tanto, identificar cualquier tendencia y/ o cambio en la composición y en la población de

M
las especies de pequeños mamíferos.

El esfuerzo de captura es igual al número de trampas colocadas por el número de días que funcionaron. Por
E ejemplo si se colocan 100 trampas de captura muerta por noche durante 5 noches consecutivas, el esfuerzo de
captura realizado será de 100 x 5 = 500.

N La captura puede ser complementada con la colecta de pieles, cráneos, etc., para su identificación respectiva
en laboratorio.
T Para el caso de mamíferos voladores (murciélagos) se utilizan redes de niebla en puntos estratégicos como

O cruce de, cursos de agua, etc. La hora ideal para la colocación de las redes es entre las 5.30 pm y las 11.30
pm.

Las trampas en general permiten determinar la composición de la comunidad y el cálculo de la abundancia


D relativa de las especies. No permite así estimaciones de densidad.

E
b. Grandes mamíferos

Los grandes mamíferos son responsables en gran parte de la distribución de semillas y plantas polinizadoras,
son importantes depredadores y presas asimismo pueden contribuir y causar cambios significativos en la

T estructura y composición del paisaje y la vegetación circundante.

Existen muchos métodos para evaluar la distribución y abundancia de los grandes mamíferos, siendo la
R mayoría de ellos desarrollados para hábitats abiertos o de pastura, donde se pueden observar fácilmente, y
hay algunos protocolos de muestreo de amplio alcance generalmente aceptados para los grandes mamíferos
A que habitan en las selvas lluviosas tropicales (Walsh, 2010).

En los hábitats forestales, la mayoría de las especies de mamíferos son difíciles de observar debido al espeso
B follaje, el terreno inaccesible y su comportamiento frecuentemente discreto y reservado. Además, las especies
más grandes de carnívoros y ungulados pueden tener grandes dominios vitales y las especies cazadas por las
A comunidades nativas pueden ser muy recelosas de la presencia humana.

A continuación se describen los métodos de transectos utilizadas en el inventario y evaluación de grande


J mamíferos.

O b.i) Transectos de Ancho Fijo

En los transectos de ancho fijo se registran todos los animales observados a lo largo de la línea de trocha con
un ancho predeterminado. La longitud de la línea de trocha puede ser la misma utilizada en el método de
transectos de línea.

Todas las observaciones avistadas fuera del ancho son descartadas.

Con este método de dimensiones fijas se puede estimar la presencia, abundancia y densidad poblacional de
grandes mamíferos, tal como se muestra adelante:

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

43
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D D
N

O
WL
Donde:
D = Densidad (número de animales/unidad de superficie
C N
W
= Número de animales avistados
= Ancho predeterminado
U L = Longitud de la trocha

M
Se debe tener un promedio proveniente de las densidades individuales de cada transecto evaluada.

b.ii) Transectos de Línea


E El método de transectos lineales se ha convertido en un instrumento muy importante en la evaluación de la

N
fauna silvestre, especialmente cuando es difícil de visualizar cada animal, tal como sucede en los bosques
lluviosos tropicales. Las transectos lineales constituyen un método de muestreo de distancias y se establecen
al azar o en forma sistemática en cada tipo de hábitat. Se puede estimar la presencia, abundancia relativa y
T densidad poblacional de grandes mamíferos (Wallace, 1999).

O
Una transecto lineal puede ser de 1- 5 km de longitud y un ancho hasta donde es posible la observación,
dependiendo del tipo de hábitat. La distancia recorrida de un transecto constituye el nivel de esfuerzo del
muestreo. En ecosistemas boscosos densos se deben instalar senderos rectos y de la misma longitud,
tratando de marcar cada 50 ó 100m.
D Las transectos deben ser recorridas por observadores individuales a velocidades de 0.5-1.0 km/hora. La
velocidad depende de la condición del hábitat, del sendero y del clima; se busca un estándar para cada
E recorrido donde la probabilidad de ver un animal no sea afectada por la velocidad de recorrido. La evaluación
se debe realizar durante la mayor actividad de las especies; para las especies diurnas desde las 06:30 h hasta
las 10:30 h y desde las 14:00 h hasta las 18:00 h.

T Durante el recorrido se registra cada especie observada estimado la distancia perpendicular desde la línea de
transecto hasta la ubicación del animal o hasta el centro geométrico del grupo de animales, así como el ángulo.
R Se recomienda detenerse cada 50-100 m por un tiempo breve y escuchar vocalizaciones, especialmente en
bosques cerrados. Se recomienda 2 observadores por transecto. No se recomienda realizar las transectos

A durante lluvia o vientos que propician ruido.

Cada senda debe ser replicada debe tener un tiempo razonable entre repeticiones entre 2 y 3 días de tal
B manera que la sendero se “recupere” de cada recorrido (Wallace, 1999).

A El método se basa en que no es posible visualizar todos los animales que está fuera del centro de la línea y
que la probabilidad de avistar un animal depende de la distancia del animal desde la línea. Los animales más
cercanos a la línea tienen una probabilidad más alta de ser visualizados que los animales más alejados de la
J línea.

O La fórmula general para estimar la densidad usando paquete de software DISTANCE es:
f o 
D  N*
2L
Donde:
D = Densidad
N = Número de animales avistados
L = Longitud del transecto
f o  = Función de probabilidad de avistar los animales dependiendo de la distancia desde el centro
de la línea

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

44
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D La estimación de DISTANCE ajusta y calcula los animales que no son visualizados y se incluye estos animales
en la estimación de la densidad. Lo que hace este programa DISTANCE es encontrar que modelo estadístico
O es más adecuado para los datos de campo en distancias perpendiculares, en otras palabras, encuentra el que
mejor se ajusta. El problema clave con el análisis es estimar f(o). Una función de probabilidad debe ser

C
agregada a los datos de campo. A la distancia perpendicular (x) 0 m (en la línea del centro) la propiedad de
avistar a los animales es de 1.0 ó 100% (Aquino, R. 2001).

U La distancia perpendicular de los animales se estima antes que se muevan al percatarse que están siendo
observados. Si los animales se mueven ante la presencia del observador. Con el programa DISTANCE las

M
trochas no tienen que ser rectas. Pero las distancias perpendiculares deben ser medidas en el ángulo correcto
de la línea del centro.

E Existen dos formas comunes para medir la distancia perpendicular del primer avistamiento. Una forma es medir
la distancia del animal observado y el ángulo entre el animal y la línea de transecto; usando simple geometría

N del triángulo del ángulo recto se calcula la distancia perpendicular. La otra forma es hacer una observación
exacta de la ubicación del animal al primer avistamiento.

T Por otro lado, sabemos que los mamíferos que viven en el suelo y que en general no son fáciles de observar,
pueden ser muestreados usando señales indirectas de su presencia, como son las huellas, excrementos,

O restos de pelo, restos de comida, alteración de la vegetación, sendas, etc. madrigueras, excavaciones, etc.;
estas señales indican que una determinada especie ha estado en ese lugar.

Esta señales son tomadas en cuenta por los mismos observadores a lo largo de las
D transectas de línea mientras registran las observaciones directas. Cuando se trata de huellas éstas deben
registrase después de la lluvia, asegurando sean frescas. Luego de registrar la señal y su ubicación se debe

E
borrar o marcar cada señal para permitir los conteos en los días siguientes. Un pequeño conjunto de huellas
que cruzan un sendero se cuenta como una señal y un gran grupo de huellas que siguen un sendero se cuenta
como uno también, aunque éste tenga muchas más huellas.

T Estas señales indirectas permiten conocer la composición faunística de un hábitat. Se puede obtener índices
de abundancia o de presencia de las especies. No es posible obtener la abundancia absoluta.

R La riqueza puede combinarse con la abundancia relativa de cada especie para obtener los índices de
diversidad.
A Nota:
¿Existe diferentes niveles de detalle y precisión en inventarios de mamíferos, que estén relacionados
B directamente con un mayor o menor detalle en la estratificación de hábitats, y con un mayor o menor número
de muestras o unidades de esfuerzo?
A ¡¡ ¡¡Este tema aún se está desarrollando por lo que requerimos sus aportes!!

J
10.2.2.3. ANFIBIOS Y REPTILES

Los anfibios (ranas, salamandras y cecilias) y reptiles (serpientes, lagartos, cocodrilos y tortugas) se presentan
O con mayor diversidad en los trópicos. Los miembros de estos grupos son inusualmente sensibles a las
condiciones ambientales y generalmente están estrechamente ligados a un hábitat particular incluso a micro-
hábitats, los que los hace más vulnerables que otros vertebrados.

a. MÉTODO DE MUESTREO

A continuación se describen los métodos utilizados en la evaluación de anfibios y reptiles.

a.i) Transectos

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

45
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Los transectos pueden brindar información sobre composición de las especies, demografía, preferencias de
hábitat, abundancia relativa y densidad.
O Los transectos generalmente son de 1-3 km de longitud y el ancho varía entre 1 m (para anfibios) y 5 m

C
(reptiles grandes), en ambos lados del eje de la transecto.

Muchas especies de anfibios y reptiles tienen patrones de actividad a lo largo del día o la noche. Estos
U normalmente se encuentran relacionados a los cambios de temperatura a lo largo del día, es decir,
disponibilidad de horas de sol para la termorregulación. En el caso de los anfibios la presencia y abundancia de

M
las especies se ve bastante afectada por los patrones de precipitación. En la temporada seca la riqueza y la
abundancia de los anfibios son más bajas que en el período lluvioso.

E Los patrones de distribución poco conocidos de algunas especies de anfibios y reptiles dificultan enormemente
la detección de éstos, haciendo que su registro muchas veces dependa del azar o casualidad de los

N observadores. En el caso de la selva amazónica se debe tener en cuenta los anfibios y reptiles que se
encuentran en el dosel del bosque.

T En los transectos, el observador registra a los individuos vistos u oídos durante su recorrido, obteniéndose
especies encontradas por distancia recorrida. Los transectos se recorren a una velocidad 1.0 km/h.

O Se debe evitar la apertura de trochas en áreas con cobertura vegetal densa, debiendo aprovechar los senderos
naturales o artificiales con el objeto de reducir al mínimo los efectos de la perturbación causada por los
observadores.
D Existen dos formas de observación y registro de especies las cuales se mencionan a continuación:

E Encuentros visuales

Las mediciones de encuentros visuales abarcan la búsqueda sistemática de las especies a lo largo del

T transecto. El método es bueno para muestrear la riqueza y abundancia relativa de las especies, pero no la
densidad (a menos que se combine con marcación-liberación-recaptura).

R La mejor distancia para toparse visualmente con las ranas es de aproximadamente 1-3m a cada lado del
sendero, según la densidad de la vegetación. Una vez situada, generalmente se necesita capturar el
A espécimen y tomar datos como, especie, sexo, edad, longitud y peso de cada individuo. Asimismo, se debe
registrar la hora de captura y lugar. Luego se manipular lo menos posible el animal debe ser liberado en el
mismo lugar en el que fue capturado.
B Bandas auditivas y sitios de apareamiento
A Estos dos métodos de muestreo se basan en la detección de las vocalizaciones de las ranas macho a lo largo
de los transectos. Son eficaces durante los períodos de cría siendo el primer mes de la estación lluviosa el
J mejor. Las llamadas se pueden oír a varios metros de distancia lo que brinda información sobre las especies
en todos los estratos forestales, arbóreos y terrestres. La información suministrada incluye la riqueza de las
O especies, el uso del hábitat y la abundancia relativa de los machos que llaman.

Durante los inventarios de los sitios de apareamiento, los observadores se sitúan un tiempo determinado en un
humedal, donde se encuentra una congregación de ranas en apareamiento. La abundancia de especies puede
cuantificarse de la misma manera que en los transectos auditivas.

Los transectos de bandas auditivas abarcan la identificación y cuantificación del número de machos que
vocalizan a lo largo del transecto. Las ranas que vocalizan a una distancia de hasta 50 metros del sendero,
pueden identificarse mediante sus vocalizaciones (Zirnrnerman 1994). Se puede calcular la cantidad de
machos que vocalizan mediante la densidad de población estimada de machos con un rango de abundancia
subjetivo.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

46
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
Para realizar los inventarios auditivos es necesario que los investigadores puedan reconocer muchos tipos de
O vocalizaciones en un lugar y que estén capacitados para calcular sistemáticamente los niveles de abundancia
de muchas especies. Se necesita un entrenamiento intenso para tener oportunidad de realizar observaciones

C
sistemáticas. Con frecuencia se recomienda grabar las vocalizaciones de las especies que se quieren
monitorear para ayudar a los observadores a identificarlas. Dado que las salamandras, las ranas hembra, las
ranas jóvenes y las que no están en período de celo quedan fuera del inventario auditivo, se recomienda usar
U este método junto con los estudios de encuentros visuales.

M
Los inventarios auditivos son más eficaces para cuantificar a los machos vocalizadores de especies tropicales
que no se aparean en ríos ni lagunas, que se dispersan ampliamente en la selva o que viven en el dosel
(Walsh, 2010).
E La presencia de ranas en las fases de huevos y renacuajos o las parejas en apareamiento es indicativa de

N actividad reproductiva, la cual debe ser registrada durante los inventarios. Además, puede ser útil hacer un
inventario de larvas que viven en los principales espejos de agua de la zona en estudio.

T Para capturar larvas, se pueden usar trampas de peces pequeños, redes de profundidad, redes de barrido o
redes "D" con asas largas. Debido a la diversidad del micro hábitat y a las formas de vida larvales, los

O inventarios de larvas rara vez cuantifican la abundancia y densidad con precisión. Sin embargo, los censos
regulares de larvas pueden ayudar a señalar los estados afectados de desarrollo y los períodos en los cuales
hay una disminución de población.

D 10.2.2.4. PECES

E
Se deben realizar observaciones en los diferentes cuerpos de agua representados en área de estudio, se
recomienda además realizar las observaciones en las diferentes épocas del año (invierno y verano).

Para grandes cuerpos de agua, se deben utilizar los siguientes métodos de colección:
T  Cerco con una red de 40 m x 2.5 m de 1” de malla
 Arrastre de orilla, con una red de 10 m x 1.8 m y de malla menuda

R
 Lance con atarraya #18 de 3.5 Kg y 2.5 m de diámetro. Se realizan 5 lances.

En quebradas y charcos se debe utilizar una red de 6 x 1.8 m y de malla menuda y redes de mano, realizando
A cinco lances.

B
Esta información deberá ser registrada y será procesada usando los índices comunitarios.

Índices comunitarios:
A Según Magurran (1988).

J 1) S = riqueza de especie (número de especies)

O
2) N = abundancia (número de individuos)
'

3) H   pi * log pi Índice de diversidad de Shannon-Wiener.
2

Donde:
H ' = contenido de información de la muestra (bits / individuo).
S = número de especies
pi = proporción del total de la muestra que corresponde a la especie i.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

47
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 4) E 
H

O
H máx
E = Equidad o uniformidad
Donde:
C H = diversidad de especies observada
H máx = diversidad de especies máxima = log 2 S
U
M 10.2.2.5. INSECTOS

E
a. Escarabajos coprófagos (Coleoptera: Scarabaeidae: Scarabaeinae)

a.i) Captura con Trampa de caída con cebo


N La trampa de caída está conformada por un vaso o recipiente de abertura circular que se entierra a ras de

T
suelo; el principio de la misma consiste en atrapar los insectos que pasan sobre ella y caen en su interior; el
cebo que se le adiciona hace que los insectos lleguen con mayor rapidez.

O Para estas trampas se recomienda el uso de vasos desechables o plásticos de 500 ml de capacidad y de 10
cm de diámetro; es importante que el diámetro de los recipientes utilizados permanezca constante. Una vez
son enterrados deben llenarse hasta la mitad de su capacidad con etanol al 70%; después se ubica el cebo. El
cebo más efectivo para atrapar escarabajos coprófagos es el excremento humano, pero pueden utilizarse
D también frutas, hongos o carne en descomposición (preferiblemente pescado si los muestreos se realizan en
zonas por debajo de los 1.000 m de altitud). (Villarreal, et al. 2006).
E Con fines de monitoreo y con un previo conocimiento de la fauna de escarabajos coprófagos de la localidad, es
posible usar trampas de caída modificadas. La trampa consiste en un vaso de 500 ml al cual se le adapta un
embudo plástico en la boca. El embudo permite la entrada de los individuos a la trampa reduciendo la
T probabilidad de su salida. Suspendido con un alambre sobre el vaso, se coloca un recipiente desechable de 25
ml con el cebo o cebo. La principal ventaja de este método es la reducción de la mortalidad a causa del

R
muestreo, ya que no utiliza etanol para la captura y conservación de los especímenes, permitiendo su
cuantificación, marcaje y posterior liberación. Otra ventaja de esta trampa es que puede permanecer durante
largo tiempo en el campo sin el cebo; al usarla, el vaso de 25 ml puede ser reemplazado según las
A necesidades del muestreo y también se puede colocar una medida estándar de cebo.

B Las trampas de caída con cebo, en especial con excremento humano o carroña, representan una de las
técnicas más eficientes para la captura de una muestra representativa de la riqueza de especies de
escarabajos coprófagos presentes en una localidad. Así mismo, permiten obtener valores de la abundancia
A relativa de las especies.

J Para cada sitio de muestreo se recomienda instalar tres transectos lineales de trampas de caída con cebo;
cada uno debe tener una longitud de 300 m y debe contener diez trampas separadas 30 m entre sí. La
distancia entre transectos debe exceder los 250 m. Las trampas deben permanecer con el cebo por espacio de
O 48 horas en campo, como tiempo mínimo para garantizar una buena muestra de la coprofauna del lugar.
Dependiendo del tamaño, forma y topografía del sitio de muestreo, también pueden disponerse las trampas en
dos transectos de 15 trampas o un transecto de 30 trampas. (Villarreal, et al. 2006).

a.ii) Captura con Trampas de intercepción de vuelo

Esta trampa está conformada por una tela, similar a la utilizada en los toldos, de color oscuro (preferiblemente
verde o negro), de 2 m de largo por 1.2 m de ancho, que debe templarse del tal manera que su borde inferior
esté ubicado a ras del suelo; en el sitio donde se instala, se debe cavar una zanja de 2.5 m de largo por 50 cm
de ancho y 10 cm de profundidad en donde se ubican varias bandejas a la misma profundidad de la zanja, a

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

48
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D las cuales se les adiciona una mezcla de agua, alcohol y detergente para la captura y preservación de los
individuos. (Villarreal, et al. 2006).
O Esta técnica permite capturar especies raras, con baja densidad poblacional o con períodos de actividad muy

C
cortos, que en muchas ocasiones no son capturadas en las trampas de caída.

Las trampas de interceptación de vuelo separadas 250 m entre sí, las cuales deben permanecer en el campo
U durante el mayor tiempo posible (3 ó 4 días son suficientes); los especímenes deben ser recogidos cada 24
horas

M a.iii) Captura manual

E Incluye la búsqueda activa y la captura con pinzas de individuos posados en la vegetación, o al interior de
troncos en descomposición. Para esta labor se recomienda la utilización de los caminos de acceso a los sitios

N de muestreo y áreas en donde están ubicados los transectos lineales. También es importante incluir en la
búsqueda excreta de animales silvestres al interior del área de muestreo, en frutos en descomposición y en
focos de luz artificial (Villarreal, et al. 2006).
T A través de la captura manual es posible realizar el registro de datos sobre algunas características de la

O historia natural de las especies, en especial sobre el uso de recursos, comportamiento y horas de actividad
diaria.

Se recomienda invertir unas cuatro horas diarias para la búsqueda manual en cada sitio de muestreo durante
D la fase de campo; de forma ideal, es conveniente acumular un total de 12 horas de búsqueda por sitio de
muestreo.

E b. Hormigas (Hymenoptera: Formicidae)

El método de captura funciona muy bien para hormigas, pueden utilizarse diferentes métodos, pero lo más

T aconsejable es combinar varios debido a que las obreras, que son hembras ápteras, pueden encontrarse
desde el subsuelo hasta las copas de los árboles. Se propone el uso de trampas Winkler, trampas de caída y
captura manual, que son eficientes y capturan principalmente fauna en el suelo y sotobosque.
R b.i) Captura con Trampas Winkler
A Esta trampa está diseñada especialmente para el muestreo de insectos de la hojarasca y constituye uno de los
métodos más eficientes para la captura de las hormigas que habitan en ella. Está constituida por dos partes: un
B cernidor, en donde una muestra de un 1 m2 de hojarasca es tamizada. Posteriormente este contenido se vierte
en dos bolsas de tela, que son colocadas en la segunda parte de la trampa, el saco Winkler, que contiene un
A frasco colector con etanol en su parte inferior, al cual caen por gravedad los insectos presentes en la muestra.
En condiciones de campo se recomienda colocar el saco Winkler en un sitio oscuro y preferiblemente cerca de
una fuente de calor, lo que permite la salida de la mayor cantidad de individuos atrapados en la muestra de
J hojarasca.

O Para cada sitio de muestreo por localidad, se recomienda instalar cuatro transectos lineales de 100 m de
longitud, distanciados entre sí por aproximadamente 250 m; cada uno debe estar conformado por 10
estaciones, separadas 10 m la una de la otra.

Se debe recoger un metro cuadrado (1 m2) de hojarasca para procesarlo en el saco Winkler durante 48 horas.

b.ii) Captura con Trampas de Caída

La trampa de caída está conformada por un vaso o recipiente de abertura circular que se entierra a ras de
suelo; el principio de la misma consiste en atrapar los insectos que pasan sobre ella y caen en su interior. Para
estas trampas se recomienda el uso de vasos desechables o plásticos de 250 ml de capacidad y de 10 cm de

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

49
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D diámetro; es importante que el diámetro de los recipientes utilizados permanezca constante. Una vez son
enterrados deben llenarse hasta la mitad de su capacidad con etanol al 70%; para capturar mayor cantidad de
O individuos pueden adicionarse a las trampas cebos como derivados de carnes o alguna sustancia azucarada,
pero es importante discriminar las muestras que se obtienen con trampas con y sin cebo (Villarreal, et al.

C
2006).

Para cada sitio de muestreo por localidad, se recomienda instalar cuatro transectos lineales de 100 m de
U longitud, distanciados entre sí por aproximadamente 250 m; cada uno debe estar conformado por 10
estaciones, separadas 10 m la una de la otra.

M En cada estación se debe colocar una trampa de caída que debe permanecer en campo por espacio de 48
horas
E b.iii) Captura Manual

N Esta técnica consiste en el examen cuidadoso de troncos en descomposición, hojarasca, depósitos de detritus,
frutos caídos, corteza de árboles y arbustos, epifitas, ramas huecas y partes de flores, hojas y nectáreos. Al
T igual que en escarabajos, este método permite la captura de especies raras o muy escasas, cuya probabilidad
de captura con otros métodos es muy baja, como muchas de las hormigas arborícolas y permite colectar datos

O sobre la historia natural de las especies.

Se deben instalar trampas de cebo que pueden estar ubicadas así: sobre la superficie del suelo (cebo epigeo),
bajo el suelo a unos 10 cm de profundidad (cebo hipogeo) y amarradas al tronco de un árbol o arbusto a 1,5 m
D de altura (cebo arbóreo). Si se prefiere, puede colocarse sólo una trampa de cebo sobre el suelo, utilizando
atún como cebo sobre un poco de papel absorbente; las hormigas que son atraídas a estos cebos deben

E
recogerse al cabo de tres horas. Y por último, debe hacerse captura manual en cada estación por espacio de
10 a 15 minutos.

c. Mariposas diurnas (Lepidoptera: Hesperioidea, Papilionoidea)

T c.i) Captura con Red Entomológica

R La red entomológica es uno de los principales instrumentos para la captura de insectos voladores. Está
formada por un aro metálico al que va adherido un tul de forma cónica, sostenido por una vara de madera o
A metal, que da soporte a todo el instrumento. Si no le es posible comprarla, puede fabricarla de manera
bastante sencilla (Villarreal, et al. 2006).

B Vale la pena recalcar que la red nunca debe ser utilizada cuando la malla está mojada, ya que las mariposas
capturadas quedan completamente destrozadas; para evitar esto es conveniente llevar durante las colectas
A una malla de repuesto y una bolsa plástica grande para cubrir el aro de la red cuando llueva

En la medida de lo posible, y a menos que conozca bien el grupo, es aconsejable realizar una salida de
J reconocimiento previa, para obtener especímenes y conformar una colección de referencia del sitio de
muestreo y es útil también la elaboración de una “cartilla de morfotipos”; todo esto porque es importante que su
O eficiencia como colector esté lo más cerca posible de su máximo potencial, para no perder tiempo e
información valiosa al momento de iniciar el muestreo propiamente dicho. Si la disponibilidad de tiempo lo
permite, se debe destinar uno a tres días a estas actividades antes de iniciar el muestreo.

La aplicación de este método requiere invertir al menos un día por sitio de muestreo, realizando observaciones
entre las 7:00 y las 15:00 horas (usualmente, la actividad de las mariposas se reduce a menos de la mitad
pasado el medio día), más un muestreo adicional entre las 17:00 horas y las 18:30 para la captura de especies
de hábitos crepusculares (esfuerzo de muestreo total 9,5 horas de observación y captura por día). Se toma
como unidad de muestreo el día completo, y cada día adicional, haciendo el mismo recorrido, constituye una
repetición Para estos dos métodos es fundamental definir el tiempo del esfuerzo de muestreo, es decir,
cuántos observadores lo hicieron, durante cuántas horas se revisó el transecto o parcela y a qué horas del día

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

50
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D (por ejemplo: dos operarios realizaron colectas y observaciones en dos transectos durante una hora entre las
12:00 y las 13:00 horas; en total dos horas de esfuerzo de captura, una por cada observador).
O Debe tener en cuenta dos aspectos importantes al trabajar con mariposas: el primero, es que si bien el periodo

C
de máxima actividad de estos insectos va de las 9:00 a las 13:00 horas, el lapso entre las 7:00 y las 9:00 y las
13:00 y 15:00 horas, aunque menor en actividad, es importante debido a que hay especies que sólo salen
durante estos intervalos del día; y el segundo, consecuencia del anterior, es que la hora del período de
U muestreo debe ser coincidente, en la medida de lo posible, para las comparación de las muestras obtenidas.

M
En los Cuadros 10.1, 10.2 y 10.3 se muestra una síntesis de los métodos de captura descritos anteriormente
para el caso de los escarabajos, hormigas y mariposas.

E Cuadro 10.1: Métodos se captura para escarabajos


Escarabajos
Trampas de caída con cebo
Trampas de interceptación
Captura manual

N
coprófagos de vuelo
Transecto de 300 m con Buscando sobre excremento o
Unidad de muestreo Cada trampa que debe ser
10 trampas una cada 30 m. carroña hasta completar 12 h.
en campo revisada cada 24 h.

T
de búsqueda
Unidad de muestreo Cada muestra colectada
Cada trampa 12 h.
para análisis cada 24 h

O
Análisis Curvas de acumulación- (representatividad y riqueza)
Fuente: Villarreal H., et al. 2006.

D Cuadro 10. 2: Métodos se captura para hormigas

E
Hormigas Trampas Winkler Trampas de caída Captura manual
Transecto de 100m, cada 10m.
Transecto de 100 m en el cual debe tomarse una muestra de
Unidad de Transecto de 100m con 10
se toman 10 muestras de 1m2 hormigas en un área de 2x2m.

T
muestreo en trampas, una cada 10m (mínimo 4
cada 10m durante 15 minutos (mínimo 4
campo transectos por sitio demuestreo).
transectos por sitio de

R Unidad de Especímenes
muestreo)
Especímenes observados y/o
Especímenes observados y/o
A muestreo para
análisis
observados y/o colectados por
trampa
colectados por trampa
colectados en cada parcela
por 15 minutos

B
Análisis Curvas de acumulación- (representatividad y riqueza)
Fuente: Villarreal H., et al. 2006.

A Cuadro 10.3: Métodos se captura para mariposas


Observación directa y captura con red en Observación directa y captura con red en
Mariposas
J transectos de longitud definida
Transecto de 100 m observando a lado y lado
transectos de longitud no definida
Transecto recorrido durante un día entre las

O
Unidad de muestreo en hasta 5 m. (= 100x10 m.) o parcelas de 32x32 m 7:00 y las 15:00 horas
campo (mínimo 4 transectos o parcelas por sitio de
muestreo)
Especímenes observados y/o colectados por
Unidad de muestreo Días completados realizando el mismo
parcela o transecto en cada recorrido de 30
para análisis recorrido
minutos
Análisis Curvas de acumulación- (representatividad y riqueza)
Fuente: Villarreal H., et al. 2006.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

51
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 10.2.3. CURVA DE ACUMULACIÓN

O La curva de acumulación es una relación entre el número de especies registradas y el esfuerzo de captura, la
incorporación de nuevas especies al inventario se relaciona con alguna medida del esfuerzo de muestreo;

C
cuanto mayor sea este esfuerzo, mayor será el número de especies registradas.

En este punto cabe puntualizar que el tamaño y la composición de un inventario de especies de la fauna
U silvestre en un lugar determinado varía con el tiempo (Adler y Lauenroth, 2003) debido a una característica
fundamental de la distribución espacial de las especies: sus rangos de distribución no son estables a lo largo

M
del tiempo. Una especie puede ampliar o reducir su distribución en función de cambios en el ambiente.
Debemos tener presente que un inventario real no llega a completarse nunca, por lo que la estimación final del
número de especies depende de la resolución temporal y espacial que empleemos en el muestreo; es
E fundamental que las estimaciones de riqueza especifiquen el área y periodo temporal de toma de muestras
(Adler, 2003).

N Las curvas de acumulación permiten:

T 1º Dar fiabilidad a los inventarios biológicos y facilitar su comparación


2º Una mejor planificación del trabajo de muestreo, tras estimar el esfuerzo requerido para conseguir

O inventarios fiables
3º Extrapolar el número de especies observado en un inventario para estimar el total de especies que
estarían presentes en la zona (LAMAS, 1991; SOBERÓN, 1993; COLWELL, 1994; GOTELLI, 2001).

D Al construir la curva de acumulación de especies lo primero que se debe decidir es la manera de cuantificar el
esfuerzo de muestreo que se expresa como unidades de muestreo.

E Las unidades de muestreo pueden ser: horas de observación, listas de especies, distancias recorridas, áreas
registradas, número de trampas, individuos colectados, etc. observadas,

T Esta curva se construye representando el incremento en el número de especies añadidas al inventario según
aumenta el esfuerzo de muestreo realizado. Ver Figura 10.2.

R Figura 10.2: Curva de acumulación de especies

A
B
A
J
O

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

52
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D En realidad, un conjunto de datos puede dar lugar a toda una familia de curvas según el orden que se den las
muestras. Por ello, es necesario un proceso previo de ‘suavizado’ de la curva, en el que el orden de entrada de
O las unidades de esfuerzo de muestreo n  es aleatorizado y el número medio de especies ( S n ) calculado para
los valores de n comprendidos entre 1 y el número total de unidades de esfuerzo (COLWELL, 2000). De esta
C manera, obtenemos la ‘curva ideal’ o el promedio estadístico de adición de especies con el aumento del
esfuerzo (COLWELL, 2000).

U Se han propuesto varias funciones diferentes para modelizar la relación entre el esfuerzo de muestreo y el
número de especies encontradas (SOBERÓN y LLORENTE, 1993; COLWELL y CODDINGTON, 1994), siendo
M las más utilizadas la función exponencial negativa y la ecuación de Clench (FAGAN, 1997; HALFFTER, 2000).

E
La ecuación de Clench es el modelo más utilizado y ha demostrado hacer un buen ajuste en la mayoría de las
situaciones reales y para con la mayoría de los taxones, como por ejemplo: Araneae (JIMÉNEZ-VALVERDE,
2004), Sphingidae (LEÓN-CORTES, 1998), Papilionoidea y Hesperioidea (SOBERÓN y LLORENTE, 1993;
N HORTAL, 2004; JIMÉNEZ-VALVERDE, 2004), Heterocera (RICKETTS, 2002), Chiroptera (HALFFTER, 2000).

T La ecuación de Clench está recomendada para estudios en sitios de área extensa y para protocolos en los
que, cuanto más tiempo se pasa en el campo mayor es la probabilidad de añadir nuevas especies al inventario
(SOBERÓN y LLORENTE, 1993).
O Su expresión matemática es:
a.n
Sn 
D 1  b.n

E
Si la zona de muestreo es relativamente pequeña o el grupo taxonómico es bien conocido, entonces todas las
especies tienen una alta probabilidad de ser encontradas. En este caso, se recomienda el empleo del modelo
exponencial negativo (SOBERÓN y LLORENTE, 1993):

T Sn 
a1  exp  b.n
b
R En ambas funciones,
a : Es la tasa de incremento de nuevas especies al comienzo del inventario

A
b : Es un parámetro relacionado con la forma de la curva.

El ajuste de estas funciones se realiza mediante estimación no lineal. Es aconsejable realizar una prueba
B preliminar, ajustando diferentes funciones, para determinar qué modelo se ajusta mejor a las comunidades del
taxón estudiado, a la unidad de esfuerzo de muestreo utilizada (FLATHER, 1996) y al análisis de la suma de

A
los cuadrados de los residuos (MOTULSKY y CHRISTOPOULUS, 2003).

La asíntota de la curva, es decir, el número total de especies predicho por ella, se calcula como a / b en los
J modelos exponencial negativo y de Clench (ver figura 10.2), el valor de la asíntota puede ser empleado en
sustitución del número total observado de especies.
O Se puede estimar la proporción inventariada del total de la fauna, dividiendo el número de especies observado
en cada momento por el predicho por la asíntota. En general, para la ecuación de Clench y con el número de
individuos o de registros en una base de datos como unidad de esfuerzo, a partir de proporciones superiores al
70% las estimaciones de la riqueza asintótica se hacen estables (HORTAL, datos no publicados 2002).

Una segunda opción es utilizar la pendiente de la curva en cada punto (Fig. 2). El valor de esta pendiente
determina la tasa de entrada de nuevas especies en el inventario con la unidad de esfuerzo elegida. Según el
inventario se va completando, se va haciendo cada vez menos frecuente registrar la presencia de una especie
nueva, por lo que la pendiente de la curva decrece.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

53
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D A la vez, según está pendiente va disminuyendo, es necesario un incremento significativo de esfuerzo para
adicionar especies al inventario, y, por lo tanto, el balance entre los costos (esfuerzo adicional) y las ganancias
O (número de nuevas especies) se va haciendo cada vez menos favorable. Las especies que pueden faltar aún
por encontrar serán probablemente especies localmente raras, o individuos errantes en fase de dispersión

C
(HALFFTER, 2000).

La pendiente de la curva se puede calcular fácilmente como la de la recta tangente en cada punto, es decir, la
U primera derivada de la función ajustada. La expresión de la derivada de la ecuación de Clench es:
y la de la exponencial negativa:  a. exp  b.n
a

M 1  b.n2

E A la hora de planificar un muestreo resulta interesante conocer el esfuerzo de muestreo necesario para
sn
registrar una determinada proporción de la fauna nq , donde q  .
N q
a / b 
Para la función de Clench: nq 
T b.1  q 

O Como se comentó anteriormente, a medida que avanzamos en el proceso de inventario se hace más
complicado encontrar especies que faltan. Por tanto, el esfuerzo de muestreo necesario para encontrar más
especies se eleva a medida que la curva se acerca a la asíntota, lo que nos obliga a llegar a un compromiso
D entre el esfuerzo que se puede invertir en el trabajo de inventario y la proporción de fauna encontrada.

E
10.2.4. ESTIMACIÓN DE PARÁMETROS

10.2.2.6. Riqueza específica

T La riqueza específica (S) es la forma más sencilla de medir la biodiversidad, ya que se basa únicamente en el
número de especies presentes en un lugar o en un área determinada, sin tomar en cuenta el valor de
importancia de las mismas.
R La forma ideal de medir la riqueza específica es contar con un inventario completo que nos permita conocer el

A número total de especies (S) obtenido por un censo de la comunidad. Esto es posible únicamente para ciertos
taxas bien conocidos y de manera puntual en tiempo y en espacio.

B Si entendemos a la riqueza específica como un simple conteo del número de especies de un sitio, sería
suficiente para describir la denominada diversidad alfa entendida la existencia de diferentes especies dentro de
A un hábitat particular o área determinada.

Entre los tipos de registros más usados para determinar la riqueza específica se describen a continuación:
J a. Presencia - Ausencia
O Es el tipo de inventario o registro de carácter cualitativo más simple de una población. Permite conocer si
determinadas especies se encuentran presentes o ausentes en una comunidad, así como su distribución
espacial y asociación con otras especies en su hábitat. Descubre una expansión o reducción de la población
de una especie con el tiempo.

En este tipo de registro se presume que se puede determinar la presencia de especies con un mínimo esfuerzo
de evaluación, es decir, un costo reducido, lo que puede facilitar la cobertura de un área geográfica mayor en
comparación a métodos más intensivos.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

54
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D Además del esfuerzo de evaluación influyen sobre la eficiencia del muestreo presencia-ausencia, otros factores
como, rareza del animal, la experiencia del evaluador, el clima, y el comportamiento estacional de la especie
O (COOPERRIDER, 1986).

C
El costo de la evaluación presencia – ausencia es reducido, lo que puede facilitar la cobertura de un área
geográfica mayor en la estimación de otros parámetros.

U b. Lista de Especies

M
La riqueza específica es también expresada a través de listas de especies registradas en los diferentes
hábitats de un determinado lugar.

E Para obtener las listas de especies se utilizan los métodos de muestreo tratados en el punto anterior (1.2.2).

N c. Índices de Riqueza

La riqueza específica (S) también puede ser expresada a través de índices de riqueza específica obtenida a
T partir de los muestreos. A continuación se describe uno de los índices más comunes para medir la riqueza de
especies:

O c.i) Índice de Diversidad de Menhinick (Dmn)

Se basa en la relación entre el número de especies (S) y el número total de individuos observados (N), que
D aumenta al aumentar el tamaño de la muestra.

E
S
DMn 
N

Un aspecto importante a considerar es que el número de especies registradas depende fuertemente del
T tamaño de la muestra, de modo que si el esfuerzo de muestreo no es el mismo, la comparación de distintos
valores de “S” no será válida.
R c.ii) Rarefacción

A Permite hacer comparaciones de números de especies entre comunidades cuando el tamaño de las muestras
no es igual. Calcula el número esperado de especies de cada muestra si todas las muestras fueran reducidas a
B un tamaño estándar, es decir, si la muestra fuera considerada de n individuos n  N  , ¿cuántas especies se
habrían registrado?:
A N  N i 
J E S   1  n
N

O Donde:
n

E S  = número esperado de especies.


N = número total de individuos en la muestra.
Ni = número de individuos de la iésima especie.
n = tamaño de la muestra estandarizado.

Este método tiene la desventaja de que, al hacer una intrapolación, desaprovecha mucha información, ya que
toma como medida general para todas las muestras el tamaño de la muestra más pequeña, dejando a un lado

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

55
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D los datos extra de muestras con mayor esfuerzo de muestreo (LUDWIG, 1988). El límite máximo de
extrapolación por rarefacción es determinado por el tamaño de la muestra más grande.
O 10.2.2.7. Estructura

C a. Abundancia Relativa

U La abundancia relativa se define como el número de individuos de una especie con respecto al número de
individuos totales en la comunidad. Los datos de abundancia relativa proporcionan los índices del tamaño de

M
las poblaciones que por lo general no pueden ser convertidos a una estimación de abundancia absoluta. Sin
embargo, los resultados pueden proporcionar estimaciones de abundancia comparables entre localidades y
especies, o dentro de la especie con el tiempo.
E Medir la abundancia relativa de cada especie permite identificar aquellas especies que por su escasa
representatividad en la comunidad son más sensibles a las perturbaciones ambientales.

N Estimar la abundancia relativa implica cuantificar el:

T  Número de animales o su signo visto por unidad de tiempo (p.ej., venado/día, vizcachas/hora,
sajino/día, pava/día, etc.

O  Número de animales o su signo visto por distancia lineal (p.ej., mono/ kilómetro de transecto, gorrión
americano/km de transecto, etc.
 Número de animales capturados en 24 horas (p. ej., ratones).
 Número de animales oídos por horas (p. ej., sapos)
D Usualmente se asume que estas medidas están relacionadas al tamaño real de la población.

E b. Abundancia Absoluta

La abundancia absoluta se refiere al número total de las especies referidas a áreas específicas. El nivel de
T intensidad utilizado en la abundancia absoluta requiere de mayor número y tamaño de muestras y en
consecuencia mayores costos.

R Aunque la mayoría de problemas asociados con los estudios de población pueden ser resueltos usando los
índices de abundancia relativa, los datos de abundancia absoluta son requeridos para estudios en los cuales
A se quiere relacionar la densidad de la población a estadísticas vitales, como reproducción, supervivencia,
emigración o inmigración (CAUGHLEY y SINCLAIR 1977, KREBS 1989). La densidad absoluta también es

B
requerida para el análisis de estrategias de extracción y/o aprovechamiento del recurso.

La estimación de la abundancia absoluta puede ser realizada de dos maneras: La primera a través de un
A censo, contando el total de la población, y la segunda de manera indirecta a través de muestreos con técnicas
de recaptura; los inventarios de recaptura son generalmente considerados como técnicas que proveerán una

J
estimación de abundancia absoluta.

c. Frecuencia Relativa
O La frecuencia relativa se refiere al número de veces que se detecta la especie / número total de individuos
detectados en la evaluación, no en la comunidad. Sin embargo tiene un valor comparativo que es lo que se
desea, esto quiere decir que un cambio en la abundancia relativa de las especies encontradas en los censos
se espera que sea el reflejo de un cambio en la abundancia relativa de la especie en la comunidad.

Se refiere al porcentaje de registros y/o capturas de una especie en relación al total de registros y/o capturas
realizadas en la evaluación de un determinado lugar.

Basándose en la frecuencia relativa en las listas generales de las especies se pueden determinar las especies
más comunes para cada una de los hábitats y de las localidades.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

56
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
La frecuencia relativa de una especie mediante el método de las listas fijase se calculará dividiendo el número
O de listas en las que aparece dicha especie entre el número total de listas del área evaluada multiplicado por
cien.

C La frecuencia relativa es expresada en porcentaje y define hasta cierto punto la dispersión de la especie dentro
de cada hábitat y localidad evaluada. Tiene la ventaja que no es dominada por la presencia de grandes
U cantidades de individuos, o sea es más estable. Por ejemplo la presencia de una bandada de 100 individuos de
una especie puede alterar fuertemente la frecuencia relativa obtenida de los censos. Si la bandada estuvo un

M
tiempo corto en el área, el hecho fortuito de encontrar la bandada o no tendría una fuerte influencia en los
resultados considerando números totales, haciendo su comparación en el tiempo poco válida.

E Se debe tener cuidado con cambios de comportamiento a través del año (reproducción, migraciones locales),
que podrían hacer que una especie sea significativamente más, o menos, detectable. Esto derivaría en un

N cambio significativo de frecuencia relativa sin haber cambiado su abundancia relativa real. Para evitar este
problema las evaluaciones comparativas deben llevarse a cabo en la misma época del año, por lo tanto con
condiciones climáticas similares.
T La fórmula para estimar la frecuencia relativa se muestra a continuación:

O FRC x 
Lx
NL
*100

Donde:

D Lx = número de listas de la localidad evaluada en las cuales la especie x está presente N L e=


número total de listas registradas para la localidad evaluada.

E d. Índices

d.i) Índice de Simpson


T Es un índice basado en la dominancia cuya fórmula es la siguiente:

R    pi 2

A Donde:
2

B
pi = abundancia proporcional de la especie i, es decir, el número de individuos de la especie i
dividido entre el número total de individuos de la muestra.

A Manifiesta la probabilidad de que dos individuos tomados al azar de una muestra sean de la misma especie.
Está fuertemente influido por la importancia de las especies más dominantes. Como su valor es inverso a la
J equidad, la diversidad puede calcularse como 1   (Lande, 1996).

O
d.ii) Índice de Shannonn

Es un índice basado en el concepto de equidad cuya fórmula se describe a continuación:

H '   pi ln pi

Donde:
Pi = Proporción de individuos de una determinada especie encontrada en una muestra / total de
individuos de todas las especies registradas en la misma muestra.

Ln = logaritmo puede ser en base 10 o en base 2. Se debe uniformizar para todos los inventarios.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

57
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D
Este índice expresa la uniformidad de los valores de importancia a través de todas las especies de la muestra.
O Mide el grado promedio de incertidumbre en predecir a que especie pertenecerá un individuo escogido al azar
de una colección. Asume que los individuos son seleccionados al azar y que todas las especies están

C
representadas en la muestra. Adquiere valores entre cero, cuando hay una sola especie, y el logaritmo de la
proporción pi, cuando todas las especies están representadas por el mismo número de individuos.

U d.iii) Coeficiente de Similitud de Jaccard

M Expresa el grado en que las dos muestras son semejantes por las especies presentes en ellas. Utilizado para
datos cualitativos y se expresa mediante la fórmula siguiente:

E
c
IJ 
abc
Donde:
N a = número de especies presentes en el sitio A
b = número de especies presentes en el sitio B
T c = número de especies presentes en ambos sitios A y B

O
El intervalo de valores para este índice va de 0 cuando no hay especies compartidas entre ambos sitios, hasta
1 cuando los dos sitios tienen la misma composición de especies.

d.iv) Coeficiente de Similitud de Sørensen

D Utilizado para datos cualitativos y se expresa mediante la fórmula siguiente:

E
2 pN
I Scuant 
aN  bN
Donde:
aN = número total de individuos en el sitio A
T bN = número total de individuos en el sitio B
pN = sumatoria de la abundancia más baja de cada una de las especies compartidas entre ambos
R sitios (Magurran, 1988).

A
d.v) Índice de Morisita-Horn

Este índice está fuertemente influido por la riqueza de especies y el tamaño de las muestras, y tiene la
B desventaja de que es altamente sensible a la abundancia de la especie más abundante (Magurran, 1988; Baev
y Penev, 1995).

A 2 ani * bn j 
I M H 
da  dbaN * bN
J
O
Donde:
ani = número de individuos de la i-ésima especie en el sitio A
bn j = número de individuos de la j-ésima especie en el sitio B
da   ani / aN 2
2

db   bn j / bN 2
2

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

58
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D XI. BIBLIOGRAFÍA

O 11.1. FLORA:

C
1. AROSTEGUI A. 1974. Estudio tecnológico de Maderas del Perú. (Zona Pucallpa). Vol. I.
Características tecnológicas y uso de las maderas de 145 especies del país. UNALM. 483 p.
2. FERREIRA, R. 1986. Flora y Vegetación del Perú. En: Gran Geografía del Perú (Volumen II). Ed.
U Manfer, Mejía Baca. 319 p.
3. BRAUN-BLANQUET, J. 1979. Fitosociología. Bases para el estudio de las comunidades vegetales. H.

M
Blume. Madrid. 820 p.
4. CABRERA, A. Y WILLINK, A. 1980. Biogeografía de América Latina. Monografía Nº 13. serie Biológica.
OEA, Washington D.C. 168 p.
E 5. CAN, 2009. Ecosistemas de los Andes del Norte y Centro. 96 p.
6. FBDS, 2002. Emisiones y remociones de dióxido de carbono mediante cambios en las reservas de

N bosques plantados. Ministerio de Ciencia y tecnología de Brasil. 47 p.


7. FLÓREZ A. 2005. Manual de pastos y forrajes altoandinos. UNALM. 51 p.
8. KALLIOLA-PUHAKKA-DANJOY. 1993. Amazonía Peruana. Vegetación húmeda tropical en el llano
T subandino. Universidad de Turku-ONERN. 265 p.
9. LAMPRECHT, H. 1990. Silvicultura en los Trópicos. 335 p.

O 10. MALLEUX, J. 1982. INVENTARIOS FORESTALES EN BOSQUES TROPICALES. UNALM.


11. MATTEUCI, S. Y COLMA, A. 1982. Metodología para el estudio de la vegetación. Monografía Nº 22.
Serie Biológica. OEA, Washington D.C. 168 p.
12. MOSTACEDO T., 2000. Manual de métodos básicos de muestreo y análisis en ecología vegetal.
D Proyecto manejo Forestal Sostenible. 87 p.
13. INRENA-PROCLIM. 2005. Inventario nacional de gases efecto invernadero. Sector Agricultura y

E
Cambio de Uso de la tierra y silvicultura. 157 p.
14. INRENA 2007. Mapa Geomorfológico del Perú.
15. INRENA, 2002. Mapa de Erosión del Perú
16. INRENA 2005. Mapa de deforestación de la Amazonía-2000. 99 p.

T 17. INRENA. 1996. Mapa Forestal del Perú. 112 p.


18. SCHLEGEL B. “et al”. 2001. Manual de procedimientos para inventarios de carbono en ecosistemas
forestales. Universidad Austral de Chile
R 19. OTERO, N. 1970. Tamaño óptimo de parcela y eficiencia de diseños de muestreo en inventarios
forestales de bosques tropicales. 225 p.
A 20. PCM. 2004. Decreto Supremo Nº 087-2004-PCM “Aprueban el reglamento de Zonificación
Ecológica y Económica (ZEE). 12 p.
21. PORTUGUÉZ, H. 2008. Inventario florístico y evaluación de la producción frutícola de Carica
B candicans Gray en casta-Huarochirí. 130 p.
22. PORTUGUÉZ, H. 1990. Muestreo forestal comparativo entre el método de fajas y el método del prisma

A con dos factores de área basal. 113 p.


23. RÍOS J. 1989. Análisis del habitat del Coto de Caza el Angolo. Piura. UNALM, 266 p

J
24. SMITH, R. AND SURVA, T. 2001. Ecología. 4ª Edición. Ed. Addison Wesly. España. 642 p.

11.2. FAUNA:
O 1. ADLER, P. & LAUENROTH, W. 2003. The power of time: spatiotemporal scaling of species diversity.
Ecol. Lett., 6: 749-756.
2. AQUINO, R., PACHECO, T. y VASQUEZ, M. 2007. “Evaluación y valorización económica de la fauna
silvestre en el río Algodón, Amazonía peruana”. Revista. Per. Biol. 14 (2): 187 - 192.
3. AQUINO, R., 2001. Mamíferos de la Cuenca del Río Samiria: Ecología Poblacional y Sustentabilidad de
la Caza. Instituto de Ciencias Biológicas Antonio Raimondi. UNMSM.
Lima, Perú. 80 pg.
4. BAEV, P. V. Y L. D. PENEV. 1995. BIODIV: program for calculating biological diversity parameters,
similarity, niche overlap, and cluster analysis. Versión 5.1. Pensoft, Sofia- Moscow, 57 pp.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

59
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 5. BUNGE, J. & FITZPATRICK M. 1993. Estimating the number of species: a review. J. Am. Stat. Assoc.,
88: 364-373
O 6. BURNHAM, K. & OVERTON W. 1979. Robust estimation of the size of a closed population when
capture probabilities vary among animals. Ecology, 60: 927-936.

C
7. CAMARGO, J. A. 1995. On measuring species evenness and other associated parameters of
community structure. Oikos, 74: 538-542.
8. CARDENAS, A.; CALLES, J. & SALVADOR, 2006. “Diseño metodológico para la Evaluación y
U Monitoreo de la Biodiversidad en las microcuencas hidrográficas de los ríos Illangama y Alumbre
de la provincia de Bolívar”. Bolívar - Venezuela.

M
9. CATALOGUE OF LIFE. 2009. “Anual checklist”. Integrated Taxonomic Information System.
http://www.catalogueoflife.org/browse_taxa.php?path=0,1,134&selected_taxon=134
10. CHAO, A. 1987. Estimating the population size for capturerecapture data with unequal catchability.
E Biometrics, 43: 783-791.
11. CHAO, A. & LEE S. 1992. Estimating the number of clases via sample coverage. J. Am. Stat. Assoc.,

N 87: 210-217.
12. CODDINGTON, J. A., C. E. GRISWOLD, D. SILVA, E. PEÑARANDA Y S. F. LARCHER. 1991.
Designing and testing sampling protocols to estimate biodiversity in tropical ecosystems. In: The
T unity of evolutionary biology. E.C. Dudley (Ed.) Proceedings of the 4th International Congress of
Systematics and Evolutionary Biology. Dioscorides Press, Portland, pp. 44-60.

O 13. CODDINGTON, J. A., L. H. YOUNG & F. A. COYLE 1996. Estimating spider species richness in a
southern Appalachian cove hardwood forest. J. Arachnol., 24: 111-128.
14. COLWELL, R. K. 2000. EstimateS: Statistical Estimation of Species Richness and Shared Species
from Samples (Software and User´s Guide), Versión 6.0. Disponible en
D http://viceroy.eeb.uconn.edu/estimates
15. COLWELL R. & CODDINGTON J. 1994. Estimating terrestrial biodiversity through extrapolation. Phil.

E
Trans. Royal Soc. London B, 345: 101-118.
16. CORBIDI. 2009. Inventario y Evaluación de los Recursos naturales de la Reserva Paisajística Nor
Yauyos Cochas (Inédito). Ministerio del Ambiente. Lima, Perú. 118 pg.
17. DENNIS, R. 2001. Progressive bias in species status is symptomatic of fine-grained mapping units

T subject to repeated sampling. Biodiv. Conserv., 10: 483-494


18. PCM. D.S. Nº 087-2004-PCM. Reglamento de Zonificación Ecológica y Económica - ZEE, 23 de
diciembre de 2004.
R 19. MINAM. D.S. Nº 019-2009-MINAM. “Reglamento de la Ley Nº 27446 – Ley del Sistema Nacional de
de Evaluación de Impacto Ambiental”.
A 20. FARINA, A. 1998. Principles and methods in landscape ecology. Chapman & Hall, London, 235 pp.
21. FLATHER, C. H. 1996. Fitting species-accumulation functions and assessing regional land use
impacts on avian diversity. J. Biogeogr., 23: 155-168.
B 22. FORMAN, R. T. T. Y M. GODRON. 1986. Landscape ecology. John Wiley & Sons, New York. 619 pp.
23. FRANKLIN, J. F. 1993. Preserving biodiversity: species, ecosystems, or landscapes? Ecological

A Applications, 3: 202-205.
24. GOTELLI N. & COLWELL R. 2001. Quantifying biodiversity: procedures and pitfalls in the
measurement and comparison of species richness. Ecol. Lett., 4: 379-391.
J 25. GÜRTLER, R,. 2006. “Estimación de abundancia” Introducción al muestreo de poblaciones.
Departamento de Biología – Universidad del Sur. Bahía Blanca - Argentina
O 26. HALFFTER, G. 1998. A strategy for measuring landscape biodiversity. Biology International, 36: 3-17.
27. HAYEK, L-A. C. Y M. A. BUZAS. 1997. Surveying natural populations. Columbia University Press,
New York. 563 pp.
28. HILL, M. O. 1997. An evenness statistic based on the abundance-weighted variance of species
proportions. Oikos, 79: 413- 416.
29. HUSTON, M. A. 1994. Biological diversity: the coexistence of species on changing landscapes.
Cambridge University Press, Gran Bretaña, pp. 64-74.
30. HUMPHRIES, C. J., P. H. WILLIAMS Y R. I. VANE-WRIGHT. 1995. Measuring biodiversity value for
conservation. Annual Review of Ecology and Systematics, 26: 93-111.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

60
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 31. HALFFTER, G.; MORENO, C. y PINEDA, E.; 2001. “Manual para la evaluación de la biodiversidad”.
En: Reservas de la Biosfera. Manuales y Tesis Sociedad Entomológica Aragonesa. Volumen 2.
O Zaragoza, España. 80 pp.
32. HELTSHE, J. & FORRESTER N. 1983. Estimating species richness using the Jacknife procedure.

C
Biometrics, 39: 1-11.
33. HORTAL, J. & J. M. LOBO 2002. Una metodología para predecir la distribución espacial de la
diversidad biológica. Ecología (n.s.), 16: 151-178 + 14 figuras.
U 34. HUSTON, M. 1994. “Biological diversity”. London: Cambridge University Press. 681 pp.
35. JIMÉNEZ-VALVERDE A. & JOAQUÍN H. 2003. Las curvas de acumulación de especies y la

M
necesidad de evaluar la calidad de los inventarios biológicos. Departamento de Biodiversidad y
Biología Evolutiva (Entomología). Museo Nacional de Ciencias Naturales (C.S.I.C.). c/ José
Gutiérrez Abascal, 2 28006 Madrid, España.
E 36. JIMÉNEZ-VALVERDE, A., J. MARTÍN CANO & M. L. MUNGUIRA 2004. Patrones de diversidad de la
fauna de mariposas del Parque Nacional de Cabañeros y su entorno (Ciudad Real, España

N central) (Lepidoptera: Papilionoidea, Hesperioidea). Anim. Biodivers. Conserv., 27, en prensa.


37. JONES, K. 1986. The Inventory and Monitoring Process. Pages 1-10 in A.Y Cooperrider, R.J. Boyd
and H.R. Stuart eds. Inventory and Monitoring of Wildlife Habitat.
T 38. LAMAS G., ROBBINS R. & HARVEY D. 1991. A preliminary survey of the butterfly fauna of Pakitza,
Parque Nacional del Manu, Peru, with an estimate of its species richness. Publ. Mus. Hist. nat.

O UNMSM (A), 40: 1-19


39. LEHNINGER, A. L., D. L. NELSON & M. M. COX 1995. Principios de Bioquímica. Ediciones Omega,
Barcelona.
40. LEÓN-CORTÉS, J. L., J. SOBERÓN-MAINERO & J. LLORENTEBOUSQUETS 1998. Assessing
D completeness of Mexican sphinx moth inventories through species accumulation functions.
Divers. Distrib., 4: 37-44.

E
41. LOBO, J. M. & F. MARTÍN-PIERA 2002. Searching for a predictive model for species richness of
Iberian dung beetle based on spatial and environmental variables. Conserv. Biol., 16: 158-173.
42. LUDWIG, J. A. Y J. F. REYNOLDS. 1988. Statistical ecology. John Wiley & Sons, New York, 337 pp.
43. MAGURRAN, A. E. 1988. Ecological diversity and its measurement. Princeton University Press, New

T Jersey, 179 pp.


44. MALLEUX, J. 1982.Inventarios forestales en bosques tropicales. Lima (Perú). 414 pp.
45. MARTÍN-PIERA, F. 1997. Apuntes sobre biodiversidad y conservación de insectos: dilemas, ficciones
R y ¿soluciones? Boletín de la Sociedad Entomológica Aragonesa, 20: 25-55.
46. MORENO, C. E. Y G. HALFFTER. 2000. Assessing the completeness of bat biodiversity inventories

A using species accumulation curves. Journal of Applied Ecology, 37: 149- 158.
47. MORENO, C. E. Y G. HALFFTER. 2001. Spatial and temporal analysis of the α, β, and γ diversities of
bats in a fragmented landscape. Biodiversity and Conservation,
B 48. MOTULSKY, H. J. & A. CHRISTOPOULOS 2003. Fitting Models to Biological Data using Linear and
Nonlinear Regression. A practical guide to curve fitting. GraphPad Software Inc., San Diego CA.
A Disponible en http://www.graphpad.com
49. PALMER, M. W. 1990. The estimation of species richness by extrapolation. Ecology, 71: 1195- 1198.
50. PEET, R. K. 1974. The measurement of species diversity. Annual Review of Ecology and Systematics,
J 5: 285-307.
51. PEET, R. K. 1975. Relative diversity indices. Ecology, 56: 496-498.
O 52. PETERSEN, F., MEIER R. & LARSEN M. 2003. Testing species richness estimation methods using
museum label data on the Danish Asilidae. Biodiv. Conserv., 12
53. RAMIREZ, A. 2006. “Ecología - métodos y análisis de poblaciones y comunidades”. Editorial Pontificia
Universidad Javeriana. Bogotá – Colombia. 273 pg.
54. RIC - Resources Inventory Committee. 1998. “Species Inventory Fundamentals”. Standards for
Components of British Columbia’s Biodiversity. Ministry of Environment.
http://www.for.gov.bc.ca/ric
55. RICKETTS, T. H., G. C. DAILY & P. R. EHRLICH 2002. Does butterfly diversity predict moth diversity?
Testing a popular indicator taxon at local scales. Biol. Conserv., 103: 361-370.SMITH, E. &
VANBELLE G. 1984. Nonparametric estimation of species richness. Biometrics, 40: 119-129.
56. SMITH, B. Y J. B. WILSON. 1996. A consumer’s guide to evenness indices. Oikos, 76: 70-82.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

61
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 57. SMITH, E. P. Y G. VAN BELLE. 1984. Nonparametric estimation of species richness. Biometrics, 40:
119-129.
O 58. SOBERÓN, J. Y J. LLORENTE. 1993. The use of species accumulation functions for the prediction of
species richness. Conservation biology, 7: 480-488.

C
59. SPELLERBERG, I. F. 1991. Monitoring ecological change. Cambridge University Press, UK, 334 pp.
60. STATSOFT 2001. STATISTICA (data analysis software system and computer program manual). Versión
6. StatSoft, Inc., Tulsa, OK.
U 61. TER BRAAK, C. J. F. 1983. Principal components biplots and alpha and beta diversity. Ecology, 64:
454-462.

M
62. TJØRVE, E. 2003. Shapes and functions of species-area curves: a review of possible models. J.
Biogeogr., 30: 827-835.
63. TOTI, D. S., F. A. COYLE & J. A. MILLER 2000. A structured inventory of Appalachian grass bald and
E heath bald spiders assemblages and a test of species richness estimator performance. J.
Arachnol., 28: 329-345.

N 64. VILLARREAL H.; ÁLVAREZ, M.; CÓRDOBA, S.; ESCOBAR, F.; FAGUA, G.; GAST, F.; MENDOZA,
H.; OSPINA, M. y UMAÑA, A.M.; 2006. “Manual de métodos para el desarrollo de inventarios de
biodiversidad”. Programa de Inventarios de Biodiversidad. Instituto de Investigación de Recursos
T Biológicos Alexander Von Humboldt. Segunda edición. Bogotá, Colombia. 236 p.
65. WALLACE, R. 1999. Transectas Lineales: Recomendaciones sobre Diseño, Práctica y Análisis.

O En:Técnicas de Investigación para el Manejo de fauna Silvestre. Santa Cruz de la Sierra. Bolivia.
Pg. 1-12.
66. WALSH PERU. 2009. Protocolo Detallado de Monitoreo Indicadores Biológicos. Programa de Monitoreo
de la Biodiversidad- Zona Selva. Proyecto Camisea. 27 pg.
D 67. WILSON, M. V. Y A. SHMIDA. 1984. Measuring beta diversity with presence-absence data. Journal of
Ecology, 72: 1055-1064.

T
R
A
B
A
J
O

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

62
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D XII. GLOSARIO DE TÉRMINOS

O 1. Evaluación: Proceso sistemático que permite identificar y cuantificar datos con fines de determinar su
valor y tomar decisiones

C
2. Cartografía base: Representación plana de la superficie terrestre a través de sus elementos como,
escala, coordenadas, curvas a nivel, cotas, red hidrográfica, lagos, lagunas y centros poblados. A partir
de esta información básica se pueden generar mapas temáticos.
U 3. SIG: Sistema de Información Geográfica
4. Mapa temático: Mapa que muestra ciertas características particulares y su distribución sobre la

M
superficie terrestre, como por ejemplo: mapa fisiográfico, mapa de vegetación, mapa de suelos, mapa
geológico, etc.
5. Georeferenciación: Proceso de asignar coordenadas cartográficas a los datos de una imagen los
E cuales se encuentran distorsionadas por efecto de la curvatura de la tierra y por errores sistemáticos del
sensor (elemento activo del satélite).

N 6. Ortorectificación: Proceso de rectificación que corrige el desplazamiento de la información de la


imagen debido al terreno cuando no es plano.
7. Formación vegetal: Comunidad o comunidades de plantas de orden superior, de estructura uniforme,
T determinada por una sola forma de vida, por ejemplo: bosque, matorral, herbazal, suculentas, palmeral,
cañaveral, etc.
O 8. Comunidad vegetal: Conjunto de plantas de una o más especies que crecen en mismo lugar y que
muestran cierta afinidad entre ellas. Tienen varias características con la que pueden ser descritas, tales
como: estructura, forma de vida, patrón espacial, composición de especies, estado de sucesión,
biomasa, etc.
D 9. Bosque: Dominan comunidades arbóreas sobre otras formas de vida vegetal. Son de consistencia
leñosa, notable tallo principal que supera los 3 m de alto, copa definida y con una cobertura mayor o

E
igual al 30%.
10. Matorral: Dominan comunidades arbustivas sobre otras formas de vida vegetal. Son de consistencia
semileñosa y sin tallo principal definido, generalmente por debajo de 3 m de alto. Corona o copa poco
definida.

T 11. Herbazal: Dominan comunidades de herbáceas sobre otras formas de vida vegetal. De consistencia no
leñosa, de porte erguido (< 1m de alto) y rastrero. Referido a los pastizales de la región andina, región
costera y ecorregión sabana hidrofítica.
R 12. Estacionalidad del follaje: Plantas que pierden su follaje durante una estación del año y que la
recuperan en la siguiente estación del año, influenciadas por las condiciones extremas del clima.
A 13. Caducifolio: Característica de plantas que pierden su follaje durante un periodo de extrema sequía o
extremo frío del año.
14. Perennifolio: Característica de plantas que mantienen su follaje siempre verde durante el año.
B 15. Composición florística homogénea: Unidad de vegetación dominada por una o dos especies que
abarcan más del 70% de la población.
A 16. Composición florística heterogénea: Unidad de vegetación conformada por una diversidad de
especies sin predominancia de alguna de ellas.

J
17. Unidad de vegetación: Es la unidad mínima de análisis, producto de la clasificación o estratificación
de la vegetación, definida por criterios fisonómicos, climáticos, fisiográficos y florísticos,
18. Biotemperatura: Es aquella temperatura vital para el desarrollo o funcionamiento biológico de los seres
O vivos. Va de 0ºC – 30ºC. Valores superiores a este rango aceleran mucho los procesos fisiológicos y
resultan inefectivos, y valores inferiores al rango hacen que los procesos fisiológicos sean muy lentos,
siendo hasta perjudiciales.
19. Altoandino: Porción de la región andina arriba de los 3800 msnm.
20. Disectado: Terreno en proceso de erosión. Existen diferentes grados de erosión relacionados a la vez
con los diferentes grados de pendiente del terreno.
21. Error estándar de la media: Es un valor que mide el grado en que se espera que varíen las medias de
las diferentes muestras respecto a la media de la población, debido al error aleatorio en el proceso de
muestreo.

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

63
“GUIA DE EVALUACIÓN DE FLORA Y FAUNA SILVESTRE”

D 22. Vigor: Es una cualidad de los árboles expresado en el tamaño de su copa. A mayor tamaño del
diámetro de la copa corresponden a un mayor desarrollo del árbol y en consecuencia mayores
O volúmenes maderables.
23. Regeneración natural: Es la población futura de una comunidad vegetal, conformada por individuos

C
juveniles con DAP < 10 cm en los bosques húmedos y subhúmedos de las Selva Amazónica y
subhúmedos de las Selva del Pacífico, y con DAP < 5 cm en los bosques áridos y semiáridos del Nor-
Oeste, así como en los bosques altoandinos.
U 24. Complejo de orillares: Conjunto de barras o bancos aluviales abandonados secuencialmente durante
la migración de sus curvas, bien sea en posición lateral o bien en medio del cauce. La topografía en

M
general es ondulada.
25. Terrazas bajas: Terrenos planos formados por acumulación fluvial reciente y actual, con pendiente de 0
– 4%. Pueden ser inundables durante la creciente de los ríos y no inundables cuando están a un nivel
E moderadamente mayor o estar demasiado alejadas del río.
26. Terrazas medias: Terrenos planos formados por acumulación fluvial subreciente (holocénica) con

N pendiente de 0 – 4%, ubicados entre 5 y 10 m de altura desde el nivel del agua durante el periodo de
vaciante. Pueden ser plana, plano-ondulada y depresionada (áreas ligeramente cóncavas con mal
drenaje).
T 27. Terrazas altas: Terrenos planos formados por acumulación fluvial subreciente a antigua (pleistocénica)
ubicados arriba de los 10 m de altitud. Pueden ser plana (0-4%), plano-ondulada (2-8%)y disectada (8-

O 15%).
28. Valle estrecho: Formado por acumulación fluvial reciente (holocénica) que forma planicie de 0 – 4% de
pendiente en niveles de terrazas que tapizan los fondos de valles de las colinas y montañas del macizo
oriental andino.
D 29. Piedemonte: Terreno ligeramente inclinado, con suave pendiente (2-8%), situado al pie de de una
montaña, formado por materiales procedentes de la erosión.

E
30. Cono de deyección: Terreno en forma cónica de suave pendiente originado por depósitos aluviónicos
acumulados en los piedemonte, donde se enlaza la pendiente de la ladera con un área llana.
31. Lomadas: Terreno ondulado formado por acumulación fluvial antigua, con pendiente de 8-15%, con
relieve de altura inferior de 20 m.

T 32. Colina baja: Terreno derivado de la de la disección de las formaciones sedimentarias del sustrato
geológico, formado por acumulación fluvial muy antiguo, con altura inferior de 20-80 m. desde el nivel
de su base y diferentes grados de erosión, desde ligeramente disectado (15-25% de pendiente) hasta
R fuertemente disectado (pendiente de 50-75%).
33. Colina alta: Terreno derivado de la de la disección de las formaciones sedimentarias del sustrato

A geológico, formado por acumulación fluvial muy antiguo, con relieve de altura inferior de 80-300 m.
desde el nivel de su base. La pendiente de sus laderas son desde moderadamente empinada (25% de
pendiente) hasta > 50% de pendiente (ladera escarpada).
B 34. Vertiente montañosa: Terreno correspondiente al macizo andino con una elevación que supera los 300
m de altitud desde el nivel de su base. La pendiente de sus laderas son desde moderadamente
A empinada (25-50%) hasta escarpada (> 50%).
35. Cima de montaña: Terreno ubicado en la cima de la vertiente montañosa con pendiente desde plano-
ondulado (5-10%) hasta inclinado (15-25%)
J
O

DIRECCIÓN GENERAL DE EVALUACIÓN, VALORACIÓN Y FINANCIAMIENTO DEL PATRIMONIO NATURAL

64