You are on page 1of 17

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

“ Segundo Juzgado de Trabajo Transitorio de Trujillo”

EXPEDIENTE Nº : 02404-2016-0-1601-JR-LA-04
DEMANDANTE : JORGE LUIS SANDOVAL SANCHEZ
DEMANDADA : JULIO CESAR RUIZ GAMBOA
EMPRESA COMERCIALIZADORA DE RESIDUOS
SÓLIDOS R G EIRL
EMPRESA RECINTER S.A.C.
MATERIA : PAGO DE BENEFICIOS SOCIALES
JUEZ : KARLA PAOLA CASTILLO CASTRO
SECRETARIA : DAYSI DIANA BOBADILLA MORENO

SENTENCIA Nº 039-2018-2JELTT-NLPT

RESOLUCIÓN NÚMERO SIETE


Trujillo, veintiocho de marzo
del año dos mil dieciocho.

VISTO; El presente expediente y siendo su estado se procede a


expedir la siguiente resolución:
I. PETITORIO.
Resulta de autos que mediante escrito de fojas 30-40, subsanado por
escrito de fojas 46-49, JORGE LUIS SANDOVAL SANCHEZ interpone demanda
contra JORGE LUIS SANDOVAL SANCHEZ, EMPRESA COMERCIALIZADORA
DE RESIDUOS SOLIDOS R G EIRL Y EMPRESA RECINTER S.A.C, a fin de que
le cancelen sus beneficios sociales consistentes en compensación por tiempo de
servicios, gratificaciones y vacaciones; más intereses legales y honorarios
profesionales.

II. ANTECEDENTES.
Argumentos del Petitorio.
El demandante señala que ingresó a laborar el 02 de enero del
año 2001 como Supervisor de carga y reciclaje para el señor Julio Cesar Ruiz
Gamboa, persona dedicada a la actividad de reciclaje, pues se encontraba
registrado en la SUNAT con el RUC N°10401309549; el 25 de agosto de 2006 se
constituyó la empresa Comercializadora de Residuos Sólidos RG EIRL, para quien
también laboró, posteriormente la última empresa mencionada, desactivó su
negocio, constituyéndose una nueva empresa denominada RECINTER S.A.C. Que,
durante toda su relación laboral, desde su inicio hasta su cese, el 02 de enero de
2015, jamás sus empleadoras cumplieron con cancelarse su compensación por
tiempo de servicios, gratificaciones ni vacaciones; con los demás fundamentos de
hecho, de derecho y medios probatorios que sustentan su demanda.
Trámite Procesal.
Mediante resolución número dos de fojas 50-52, se admite a
trámite la demanda en la vía del Proceso Ordinario Laboral, se confiere traslado a la
demandada y se señala día y hora para la realización de la audiencia de
conciliación, la misma que se realizó conforme a los términos registrados en audio y
video, y acta de fojas 62, en la cual se promovió la conciliación entre las partes y
ante la falta de acuerdo se señalaron las pretensiones materia de juicio y se señaló
como fecha de audiencia de juzgamiento el nueve de octubre de dos mil diecisiete,
reprogramándose por resolución número seis para el día veintiuno de marzo del dos
mil dieciocho; diligencia en la cual la señora Juez reserva el fallo de la sentencia, la
misma que se emite en los términos siguientes:

III. FUNDAMENTOS DEL JUEZ.


CONSIDERANDO:
1.- PRETENSIONES POSTULADAS: Constituye pretensión del actor que los
demandados - según su escrito postulatorio, específicamente en fojas 31 y de su
escrito de subsanación de demanda en fojas 46 -, de forma solidaria cumplan con
efectuarle el pago de los conceptos laborales siguientes: compensación por tiempo
de servicios, gratificaciones y vacaciones no gozadas e impagas, por la suma total
de S/127,000.00 soles; más intereses legales, costos (honorarios profesionales) en
un equivalente al 20% del monto sentenciado. Sobre este punto, cabe recalcar que
si bien en audiencia de juzgamiento el abogado del demandante (minuto 08:29 a
08:56 del audio y video) señaló que "No es solidario, disculpe usted el error,
primero ha trabajado para persona natural, posteriormente empresa de EIRL, dan
de baja y constituyen ya la sociedad anónima, por lo tanto, estamos acreditando el
vínculo laboral desde el inicio hasta el final, en este caso, señora juez hay una
sucesión de prestación de servicios de las codemandadas", y que ante el
cuestionamiento de la juez "¿está pidiendo el pago de beneficios sociales por cada
una de las codemandadas liquidando por diferentes periodos?" señaló que era
"correcto" (minuto 08:56 a 09:05 del audio y video), sin embargo, se advierte de la
demanda que la teoría del caso postulada fue que el pago de los beneficios sociales
adeudados a su favor, sea cancelado de forma solidaria por las codemandadas,
señalando de forma expresa en su escrito subsanatorio de demandada, fojas 46-49,
al mencionar que " Acudo a su despacho con el objeto de interponer demanda de
PAGO DE BENEFICIOS SOCIALES, contra JULIO CESAR RUIZ GAMBOA, EMPRESA
COMERCIALIZADORA DE REGISUDOS RG EIRL; RECINTER SAC; quienes han
conformado un grupo empresarial, a fin de que su Juzgado ordene que los
codemandados señalados, en forma solidaria me paguen los beneficios
sociales(...)". Siendo así, de conformidad con el artículo 424 , literal del 6 del
Código Procesal Civil (en adelante CPC)- de aplicación supletoria al proceso laboral - que
regula como requisito de la demanda "Los hechos en que se funde el petitorio,
expuestos enumeradamente en forma precisa, con orden y claridad" y el artículo 45
de la Nueva Ley Procesal del Trabajo (NLPT) que señala "La etapa de confrontación
de posiciones se inicia con una breve exposición oral de las pretensiones
demandadas y de los fundamentos de hecho que las sustentan.", entiéndase que
las partes en audiencia de juzgamiento enuncian su teoría del caso de acuerdo a lo
detallado en sus escritos postulatorios, de manera escrita - salvo que de manera
extraordinaria se traten hechos nuevos posteriores a la demanda-, dado que la
etapa postulatoria es el estadio pertinente para que las partes planteen los hechos
que forman parte de su teoría del caso y que en audiencia será planteados en los
mismos términos para su contradictorio, de otro modo, resolver de acuerdo a lo no
estipulado en el escrito de demanda, significaría una modificación de aquella,
dejando en total en indefensión a la parte demandada; por lo que, este Juzgado
resolverá de acuerdo a lo vertido en el escrito de demanda, puesto que son los
actos postulatorios los que delimitan la controversia, es decir, se emitirá
pronunciamiento sobre la base del pago de beneficios sociales de forma solidaria
por parte de las codemandadas por la conformación de un grupo empresarial.
2.- Resulta necesario destacar, en primer lugar, que en el presente proceso las
codemandadas han adquirido la condición procesal de rebelde, en virtud del
artículo 43 de la NLPT, porque a pesar de haber asistido a la audiencia de
conciliación, como se aprecia de fojas 62 y del Sistema Judicial Integrado (SIJ), no
presentaron escrito de contestación dentro del plazo de ley, pese a que fueron
notificadas correcta y oportunamente con el escrito de demanda y la citación a la
audiencia de conciliación en la dirección proporcionada. Dicho proceder de la
demandada nos revela, sin duda alguna, la existencia de una conducta desidiosa y
desatendida de los fines del proceso, así como obstructiva de la actividad
probatoria que debía ser vivenciada en la citada actuación procesal y en la cual
debía participar de manera diligente y proactiva, con miras a satisfacer las cargas
probatorias que la ley le impone en su condición de empleadora. La condición
procesal de rebelde, a la luz de lo fijado en el artículo 461 del Código Procesal Civil,
genera una presunción legal relativa sobre la verdad de los hechos expuestos en la
demanda, a la cual debe aunarse su conducta carente de colaboración procesal, la
que permite a esta Juzgadora, obtener conclusiones contrarias a los intereses de la
parte demandada, conforme lo preceptuado en el artículo 29 de la NLPT.
TERCERO.- SOBRE LA SOLIDARIDAD DE LAS DEMANDADAS: Sobre este punto
cabe precisar, que en la demanda, fojas 32-33, se detalló que el demandante fue
"contratado inicialmente por el señor JULIO CESAR RUIZ GAMBOA, persona
dedicada a la actividad de reciclaje, pues se encontraba registrado en la
SUNAT(...)", posteriormente "el 25 de agosto del año 2006 se constituyó la
empresa COMERCIALIZADORA DE RESIDUOS SOLIDOS EIRL:, que tenía como
Titular Gerente a su hermano MARCO ANTONIO RUIZ GAMBOA, para quien empecé
[el demandante en primera persona] a laborar en un nuevo local(...)el 21 de
Febrero del 2009 renunció el Gerente y su hermano (mi antiguo empleador) JULIO
CESAR RUIZ GAMBOA fue nombrado como nuevo Gerente(...)" , seguidamente
"COMERCIALIZADORA DE RESIDUOS SOLIDOS RG EIRL desactivó dicho negocio y
con fecha 21 de diciembre del 2010 constituyó una nueva empresa denominada
RECINTER SAC, que funcionaba en el mismo local; siendo sus accionistas mi ex
empleador JULIO CESAR RUIZ GAMBOA y la señora CECILIA MERCEDES ALEGRIA
ALVA, ampliándose la actividad de reciclaje a la Comercialización de Chatarra
ferrosa(...)"; "En esta nueva empresa amplió su actividad comercial y luego cambió
de domicilio a la Av. Miraflores N°2368, Esquina con el Pasaje Los Laureles N°102,
del Sector SEMIRUSTICA MANPUESTO, del Distrito de Florencia de Mora; así como
tenía que trasladar los productos de reciclaje a su ALMACEN de AV. EVITAMIENTO
PANAMERICANA SUR KM 567- BUENOS AIRES; en cuya empresa el señor JULIO
CESAR RUIZ GAMBOA ejercía el cargo de Gerente; sin embargo, posteriormente
dicha persona renunció a su cargo de Gerente y los accionistas nombraron como
Gerente a su hermano al señor MARCO ANTONIO RUIZ GAMBOA". Es decir, se
alega que existió un grupo empresarial, pues median presupuestos que lo
corroborarían, como el giro comercial común de las codemandadas, la fecha de
inicio de actividades de las codemandadas de manera paulatina, la relación de
familiaridad entre las codemandadas y la coincidencia de los domicilios donde se
prestó efectivamente las labores.
CUARTO.- Siendo así, tenemos que corresponde dilucidarse la existencia de
vinculación económica entre las emplazadas desde el punto de vista de lo que la
jurisprudencia y la doctrina han denominado “grupo de empresas”; siendo
necesario hacer alusión al concepto esbozado por Elmer Arce, quien manifiesta que:
“no es otra cosa que varias empresas, jurídicamente independientes, cometidas a
una estrategia general común. Esto es, la interrelación de unidades empresariales
autónomas en torno a una dirección unitaria. Si se quiere en oposición a la
estructura empresarial simple, se trata de un centro múltiple de actividades
empresariales, a diferencia de la empresa tradicional cuya actividad es siempre
única”1; y, si bien en autos se aprecia que las coemplazadas aparentemente son
personas jurídicamente independientes; sin embargo, existen casos donde hay una
aparente multiplicidad de personas jurídicas independientes, y que al reconocerse
un funcionamiento integrado o unitario de las mismas, nos encontramos ante una
“Confusión Patrimonial”, que es como la jurisprudencia española la ha denominado,
refiriéndose a diversos datos de la realidad que permiten descubrir la presencia de
una sola empresa, tras la aparente diversidad de personas jurídicas; siendo
algunos de estos indicios: el compartir la misma unidad física, el realizar idéntica o
aproximada actividad mercantil o productiva (coincidencia del objeto social), el
utilizar los mismos mecanismos de distribución y venta de sus manufacturas, la
identidad del domicilio, la mayoría de capitales sociales en manos de un titular, el
traslado de empresas de cantidades de dinero sin operaciones en las que dicho
dinero figurara como precio (generación de caja única), etc.” 2. En tal virtud, y en
búsqueda de la verdad material, corresponde verificar si en el presente caso existen
medios de prueba y/o indicios que nos permitan determinar la vinculación
económica de las codemandadas y si nos encontramos ante un supuesto de grupo
de empresas.
QUINTO.- De lo actuado en el proceso se verifica lo siguiente:
5.1. Realización de idéntica o aproximada actividad mercantil o productiva
(coincidencia de objeto social). Al respecto, se debe precisar que de lo
corroborado del comprobante de información registrada de Julio Cesar Ruiz
Gamboa, con RUC N°10401309549, a fojas 4, en ese entonces, persona natural
con negocio, con nombre comercial "Transportes R.G." se indica que la económica
principal era de "transporte de carga por carretera", asimismo de la constancia de
trabajo expedida por el señor Julio Cesar Ruiz Gamboa, quien se presenta como
"propietario del negocio de Transportes y Negocios RG" da fe que el demandante
laboró "bajo su cargo" como encargado de carguío y supervisión de materiales"
suscribiendo en conformidad, siendo así tenemos que la actividad,
independientemente que actualmente en la consulta RUC sea persona natural sin
negocio y que figura como actividad principal "inmobiliarias por retribución", se
desprende que la actividad económica que realizaba el codemandado en mención
estaba relacionado con el transporte de materiales o carga. Ahora respecto a la
Empresa Comercializadora de Residuos Sólidos RG EIRL, de la inscripción de
la empresa en Registros Públicos, fojas 8-19, se tiene que el objeto de la empresa
era "comercialización de chatarra, residuos, desechos o subproductos;
reciclamiento de desperdicios y desechos metálicos; venta al por mayor de

1
ARCE ORTIZ, Elmer; Derecho Individual del Trabajo en el Perú - Desafíos y Deficiencias;
Palestra Editores, Lima 2008. Pág. 113.
2
ARCE ORTIZ, Elmer; Ob. Cit. Pág. 117.
productos intermedios, desperdicios y desechos; venta la por mayor de maquinaria,
equipos y materiales; venta de partes, pieza de vehículos automotores;
transporte de carga por carretera; almacenamiento y depósito" [sic] (énfasis
nuestro); asimismo de la consulta RUC, de la empresa N°2048139264, se verifica
que la actividad principal era la venta al por mayor no especializada, como
secundaria uno la venta al por mayor de desperdicios, desechos y chatarra y otros
productos y como secundaria dos la venta al por mayor de maquinaria , equipo y
materiales; por otro lado, del certificado del 31 de enero de 2011, fojas 5, el
gerente de dicha empresa, informa que el actor del proceso desempeñó como
funciones en el cargo de encargada de carguíos y supervisión de materiales
reciclables efectuados por la compra y/o venta de la empresa; de lo que se colige
que la demandada, para requerir las funciones del demandante y conforme se
indica de su misma escritura pública de constitución, se encargaba del transporte
de materiales y adicionalmente a la venta de aquellos. Sobre la demandada,
Recinter S.A.C. obra a folios 25 el certificado de trabajo, de fecha 31 de diciembre
de 2013, documento suscrito por el gerente general de la empresa, informa que el
demandante se desempeñó como encargado de carguío y supervisión de personal
externo para el acopio y despacho de mercadería de chatarras y desperdicios de
reciclaje; de su consulta RUC N°20482806415 de fojas 26-27 que la actividad
principal es otras actividades de tipo servicio NCP, económica secundaria 1 fue
otras actividades de tipo servicio NCP, como actividad secundaria 2 la venta al por
mayor de materiales de construcción y de la consulta RUC actual, a la fecha, su
actividad principal es el "alquiler equipo transporte V. Terrestre" y como
secundarias 1 y 2, actividades inmobiliarias y almacenamiento y depósito, en otras
palabras, en función a las actividades del demandante y de las consultas RUC se
observa que las actividades realizadas están íntimamente ligadas al transporte de
materiales, específicamente de reciclaje, además de su venta y almacenamiento;
de ahí con lo expuesto que se verifica la coincidencia de las actividades
realizadas por las codemandadas, puesto que, todas ellas hacen referencia al
transporte, selección, venta y almacenamiento de materiales.
5.2. Coincidencia de personal directivo; se comprueba que Julio Cesar Ruiz Gamboa
(demandado) ha sido Gerente General de la Empresa Comercializadora de Residuos
Sólidos RG EIRL, según consta en el certificado laboral de fojas 5 en la que suscribe
como dicho cargo y del nombramiento de mandatarios inscrita en Registros Públicos
de fojas 16 así como de la consulta RUC a la fecha, consta como gerente desde el
26 de febrero de 2009; asimismo de la consulta RUC, a la fecha, de RECINTER
S.A.C. también lo tiene como Gerente General desde 27 de setiembre de 2011; de
esta manera se acredita la existencia de personal común entre las
demandadas.
A mayor abundamiento, se indica que según el acta de conciliación, a fojas 62, que
las demandadas, Empresa Comercializadora de Residuos Sólidos EIRL y Empresa
Recinter S.A.C. están representadas como uno de sus apoderados, Julio Cesar Ruiz
Gamboa, todas ellos patrocinados por la misma abogada, Carlos Milagros Cabanillas
Saldaña, con Registro del Colegio de Abogados de la Libertad N°5223 y notificados
todos ellos, en la casilla electrónica 31101.
5.3. Identidad del domicilio, al respecto, del formato de comprobante de información
registrada, fojas 4, que el domicilio fiscal era en Calle Chiclayo número 100 en la
Urbanización Aranjuez, Trujillo- La Libertad, asimismo de la consulta RUC a la
demandada, Empresa Comercializadora de Residuos Sólidos RG EIRL, en Jirón
Chiclayo número 100 Urbanización Aranjuez, Trujillo- La Libertad hasta el 27 de
enero de 2009 que es dado de baja; lo cual nos permite establecer que dos de las
codemandadas, funcionaban en el mismo lugar.
5.4. Fecha continua de inicio de actividades: Según consta en el comprobante de
información registrada el señor Julio Cesar Ruiz García, se inscribió el 27 de
noviembre de 2000 e inició sus actividades el 01 de diciembre de 2000. Así
también, conforme se ve de la inscripción de la Empresa Comercializadora de
Residuos Sólidos RG EIRL, fojas 8, que se constituyó por escritura pública del 25 de
agosto de 2006 y según consulta RUC, tenemos que dicha empresa se inscribió el
14 de setiembre de 2006 e inició sus actividades la misma fecha. En cuanto a
RECINTER S.A.C., según consulta RUC, se detalla que la última codemandada, se
inscribió e inicio actividades el 28 de diciembre de 2012; con lo cual, se colige de
manera válida que el inicio de las actividades de las codemandadas fue en
forma paulatina y/o continua.
SEXTO.- El análisis probatorio esbozado precedentemente permite concluir que las
codemandadas responden a una estrategia general, o política empresarial común,
razón por la cual estimamos que nos encontramos ante un “grupo de empresas”
conformado por las empresas coemplazadas, a quienes en su calidad de ex
empleadoras del actor les corresponde asumir solidariamente los derechos
laborales que se establezcan en el presente proceso, teniendo en cuenta una única
relación laboral, esto en armonía con el Pleno Jurisdiccional Nacional Laboral 2008,
realizado en la ciudad de Lima, los días 27 y 28 de junio de 2008 (Tema 02,
Responsabilidad Solidaria en las Obligaciones Laborales).
SÉTIMO.- SOBRE LA EXISTENCIA DE LA RELACIÓN LABORAL: Antes de entrar
al análisis del caso concreto, es pertinente anotar que, entre las partes del contrato
de trabajo existe una marcada desigualdad que coloca al trabajador en una
desventaja no solamente jurídica, moral y económica, sino también – y sobre todo
– probatoria, respecto de su contraparte: el empleador, en tanto la subordinación
(elemento esencial y diferenciador de este tipo de contratos), eventualmente, limita
su acceso a los medios de información o de prueba, lo que se traduce en una
manifiesta dificultad de acreditación de los diferentes hechos relevantes para su
tesis, entre ellos el relativo a la presencia misma de la subordinación. Debido a ello,
existen mecanismos de desigualdad compensatoria, que se traducen en un
mandato para que el Juez suavice las exigencias probatorias al trabajador(lo que no
importa eliminarlas), constituyendo un tratamiento procesal tuitivo a favor de éste,
lo cual tiene sustento directo en los artículos I y III del Título Preliminar de la NLPT,
así como en sus artículos 23 (numerales 2 y 3) y 29, en los que se aprecia una
redistribución de la carga probatoria, la presunción de laboralidad, presunción de la
valoración de conducta procesal de las partes, entre otras manifestaciones de
desigualdad por compensación. Por otro lado, en relación a la presunción de
laboralidad, debe de anotarse que su incorporación a nuestro ordenamiento jurídico
laboral, en específico en el artículo 23.2 de la NLPT, tiene como finalidad dotar al
Juzgador de una eficaz herramienta de facilitación probatoria tendiente a igualar,
procesalmente, a dos partes que, en la realidad, no lo son (desigualdad
compensatoria), relevando al demandante trabajador – que se encuentra,
tradicionalmente, en una situación de debilidad frente al virtual empleador –, de un
pesado gravamen probatorio: acreditar la existencia de subordinación en los
servicios que presta a favor de un tercero, aligerando de esa forma su carga de la
pruebay limitándolo a tener que demostrar la existencia de una prestación personal
de servicios.
OCTAVO.- En ese horizonte, los alcances interpretativos de la presunción de
laboralidad, reseñada en el artículo 23.2 de la NLPT, según el cual: “Acreditada la
prestación personal de servicios, se presume la existencia de vínculo
laboral a plazo indeterminado, salvo prueba en contrario”, nos indica que no
es necesario que el prestador demandante fortalezca sus consecuencias a través de
la probanza del elemento subordinación, pues de ser así dicha herramienta procesal
no sólo perdería su eficacia como mecanismo de equiparación compensatoria, sino
que, además, declinaría de buscar la finalidad que le ha sido encargado por la
NLPT: invertir la carga de la prueba en cabeza de la parte más fuerte de la relación
jurídico-material: el empleador. Una correcta y potente aplicación de la acotada
presunción, nos revela que es la parte demandada a quién le asiste la destrucción,
desvirtuación y enervación de las consecuencias jurídicas de la presunción de
laboralidad, ya sea acerca de la existencia de un contrato de trabajo o del carácter
indeterminado de éste. En buena cuenta, no es el prestador del servicio quién debe
esforzarse para crear convicción en el Juzgador en torno a que realmente fue un
trabajador, aportando elementos de juicio para la probanza de la subordinación;
por el contrario, es la parte demandada, calificada como empleadora, la que debe
enfilar y canalizar todo su arsenal probatorio a acreditar que el prestador gozó de
total y plena autonomía en la ejecución de los servicios para los cuales se le
contrató.
NOVENO.- Ahora, en virtud a dicho contexto, sobre la existencia de la relación
laboral; en primer lugar, respecto a la fecha de ingreso, el accionante alega,
tanto en su escrito de demanda como en la diligencia de audiencia, que su contrato
inició el 02 de enero de 2001; presentando como medio de prueba para acreditar
dicho hecho las constancias de trabajo con cada una de las codemandadas, a fojas
3, 5 y 25, de las cuales se aprecia que el efectivamente el demandante laboró para
ellas. Aquí es preciso hacer hincapié que si bien los certificados de trabajo detallan
como fechas enero 2001 a diciembre 2005, octubre 2006 a enero 2011 y marzo de
2011 a diciembre 2013, tales deben ser tomadas de manera referencial, dado que
si bien las documentales acreditan la prestación del servicio, no es así, con el
record laboral, dado que ellas pueden estar referidas a la fecha de su emisión a un
periodo de labores y no todo el récord que postula el demandante. Además,
téngase en cuenta que al haberse determinado la existencia de un contrato de
trabajo, debe presumirse que nos encontramos ante un único contrato a plazo
indeterminado el cual se caracteriza por su marcada vocación de continuidad en
la ejecución de los servicios y por ser de tracto sucesivo (no se agota con una sola
prestación), manifestaciones estas que se derivan del principio de continuidad que
rige con todo vigor en este tipo de contratación y que se infiere de la interpretación
razonada del artículo 4 de la LPCL.
DÉCIMO.- Por lo tanto, ahora, encontrándose entonces acreditada la prestación
personal de servicios, y la existencia de un contrato de trabajo entre las partes;
como sucede en este caso, le asiste a la empleadora la obligación de probar el
cumplimiento de sus obligaciones laborales básicas, entre ellas la contenida en el
artículo 3 del Decreto Supremo número 001-98-TR relativa al registro de las
planillas una vez transcurridas setenta y dos (72) horas de ingresados a
prestar sus servicios. Ahora, dicha inobservancia de la demandada constituye
una conducta contraria al orden jurídico laboral, que permiten a esta Juzgadora
tener por cierto el hecho de que el actor tuvo como fecha de ingreso la
postulada en su demanda, dado que la omisión en la inscripción o el registro
posterior al inicio de los servicios se erige como un indicio que, a la luz de lo fijado
por el artículo 23.5 de la NLPT, nos permite presumir la existencia de una
relación laboral con la data de antigüedad, duración e inclusive la
remuneración referida por la parte demandante. A la misma conclusión se
puede arribar de la correcta y razonada interpretación 3 de la presunción de
3
La denominada presunción de laboralidad constituye, precisamente, el instrumento diseñado por los
procesos laborales, desde su etapa germinal, para solventar este tipo de inconveniente, facilitando a
quienes alegan su exclusión ilícita del terreno laboral la acreditación de la subsistencia de un vínculo de
este tipo. Es importante precisar que, la facilitación probatoria no implica ausencia de
probanza por lo que el demandante deberá al menos aportar indicios razonables del carácter
laboralidad contenida en el artículo 23.2 de la citada ley, la misma que no debe
limitarse a tener la naturaleza de la contratación laboral (cuando como en este caso
se ha acreditado la prestación personal del servicio) sino que también debe
abarcar, salvo prueba en contrario, la extensión de dicho contrato. Ahora bien, en
cuanto a la fecha de cese postulada por el accionante, esto es, el 02 de enero de
2015; al respecto, resulta de plena aplicación la presunción de laboralidad, prevista
en el artículo 23.2 de la NLPT, cuya correcta interpretación no se limita a la
existencia de un contrato de trabajo y a su naturaleza, sino que, además,
razonablemente, alcanza al tiempo de servicios alegado por la parte
accionante4; y, finalmente, teniendo en cuanta la desigualdad probatoria,
económica y social existente entre empleador y trabajador, que colocan a éste en
una condición de hiposuficiencia que trasunta los predios del contrato de trabajo y
se instalan, con igual fortaleza, en la relación procesal, en tanto, en virtud de la
regla de profesionalidad, es el empleador quien detenta y custodia todo el bagaje
documentario generado durante la ejecución de los servicios de su trabajador
(libros de planillas, boletas de pago, tarjetas o registros de control, etc.), tornando
difícil, cuando no imposible, la obtención de información por parte del demandante;
en ese sentido, resulta totalmente razonable que judicialmente se fije como fecha
de cese del accionante el día 02 de enero de 2015. Así, pues, de la valoración
conjunta y razonada de los medios de prueba y elementos de juicio existentes en
autos, esta Juzgadora concluye que el demandante prestó labores para las
codemandadas desde el 02 de enero de 2001 hasta el 02 de enero de 2015.
DÉCIMO PRIMERO.- Por otro lado, respecto de la remuneración percibida, el
demandante en audiencia de juzgamiento refirió (minuto 10:19, 11:20 y 12:40 del

audio video) que percibió una remuneración de 30 ó 40 soles diarios durante todo su
record laboral, teniendo una jornada de lunes a sábados, detallando que nunca lo
percibido al mes superaba los mil soles. Sobre aquello, del recibo de egreso del 28
de diciembre de 2012, fojas 28, se observa que recibió la suma de S/1,800.00,
teniéndose en cuenta que dicho mes se percibe legalmente gratificación por
navidad aparte de la remuneración ordinaria mensual, se tendría que lo percibido

laboral de la relación bajo discusión. Este principio de prueba se constituye en la demostración de la


prestación de servicios a beneficio de quien es pretendidamente el empleador. Esta exigencia
indiciaria evidencia que la presunción no supone una inversión de la carga probatoria sino
más bien una alteración del contenido de la prueba, “sustituyendo el deber del sujeto de
probar todas las notas que permiten afirmar el carácter laboral de la prestación de servicios
(hecho presunto), por la exclusiva demostración de la existencia de esta última (hecho base
de la presunción)”.
4
Debe indicarse que, el hecho de que dicha presunción no se refiera, expresamente, a tener por cierto el
tiempo de servicios, como sí lo hacía el artículo 40 de la derogada Ley número 26636, no implica que el
Juez pueda arribar a dicha derivación, puesto que ello implicaría desconocer la potencia procesal de la
presunción de laboralidad y crear un forado respecto de sus verdaderos alcances, los cuales están
íntimamente relacionados con la ideología del nuevo proceso laboral, el mismo que busca –con mayor
fortaleza que su antecesora– acortar la diferencia probatoria existente entre las partes de la relación
jurídico-procesal, sobre la base de las sabidas limitaciones que padece el trabajador en cuanto al acceso
a la prueba.
por el actor del proceso era de S/900.00, lo cual se condice con la declaración
brindada por el trabajador demandante en la diligencia de audiencia; en ese sentido
las máximas y reglas de experiencia propias en el mercado local del
reciclaje de residuos sólidos, indican, además del alto grado de informalidad que
existe; en relación a que los trabajadores de reciclaje perciben una remuneración
equivalente a la cantidad que producen; también la práctica judicial indica que su
remuneración es mayor a la remuneración mínima vital; así pues, el monto
correspondiente a la remuneración percibida por el demandante, se encuentra
dentro del rango aceptable del monto de remuneración percibido por un trabajador
que ha desempeñado el cargo de supervisor de carguía y de materiales reciclables,
como el demandante. Por lo que, resulta válido establecer judicialmente que, para
el cálculo de los derechos pretendidos en el presente proceso su remuneración
ascenderá al monto equivalente a S/900.00 soles mensuales, teniendo en
cuenta lo manifestado por el propio actor en la audiencia de juzgamiento
respectiva.
DÉCIMO SEGUNDO.- PRETENSION DE PAGO POR COMPENSACION POR
TIEMPO DE SERVICIOS: Los artículos 1° y 2° del TUO de la Ley de Compensación
por Tiempo de Servicios, Decreto Supremo Nº 001-97-TR, establecen que la
compensación por tiempo de servicios tiene la calidad de beneficio social de
previsión de contingencias que origina el cese en el trabajo y de promoción del
trabajador y de su familia, el mismo que empieza a devengarse desde el primer
mes de iniciado el vínculo laboral, encontrándose obligado el empleador a depositar
en forma semestral y mensual, según los períodos laborados, en una institución
elegida por el trabajador, más los intereses legales devengados. Asimismo,
conforme al artículo 9° del Decreto Supremo antes mencionado, son
remuneraciones computables la remuneración básica y todas las cantidades que
regularmente perciba el trabajador, en dinero o en especie, como contraprestación
de su labor, cualquiera sea la denominación que se les dé, siempre que sean de su
libre disposición. En el caso de autos, la demandante en su escrito de demanda,
señala que la demandada no le ha pagado dicho beneficio. Asimismo, debe
advertirse la demandada, que tiene la condición jurídica de rebelde no ha
acreditado el cumplimiento de dicha obligación conforme lo exige el artículo 23.4
inciso a) de la Ley Nº 29497; en consecuencia esta pretensión debe ser amparada.
El procedimiento liquidatorio arroja un adeudo ascendente a S/ 14, 654.24 Soles,
conforme se aprecia del cuadro siguiente:
Sexto y/o Remuneración Importe
Período ROM
gratificación Computable CTS
ene-01 900.00 - 900.00 74.97
feb-01 900.00 - 900.00 74.97
mar-01 900.00 - 900.00 74.97
abr-01 900.00 - 900.00 74.97
may-01 900.00 - 900.00 74.97
jun-01 900.00 - 900.00 74.97
jul-01 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ago-01 900.00 - 900.00 74.97
sep-01 900.00 - 900.00 74.97
oct-01 900.00 - 900.00 74.97
nov-01 900.00 - 900.00 74.97
dic-01 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ene-02 900.00 - 900.00 74.97
feb-02 900.00 - 900.00 74.97
mar-02 900.00 - 900.00 74.97
abr-02 900.00 - 900.00 74.97
may-02 900.00 - 900.00 74.97
jun-02 900.00 - 900.00 74.97
jul-02 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ago-02 900.00 - 900.00 74.97
sep-02 900.00 - 900.00 74.97
oct-02 900.00 - 900.00 74.97
nov-02 900.00 - 900.00 74.97
dic-02 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ene-03 900.00 - 900.00 74.97
feb-03 900.00 - 900.00 74.97
mar-03 900.00 - 900.00 74.97
abr-03 900.00 - 900.00 74.97
may-03 900.00 - 900.00 74.97
jun-03 900.00 - 900.00 74.97
jul-03 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ago-03 900.00 - 900.00 74.97
sep-03 900.00 - 900.00 74.97
oct-03 900.00 - 900.00 74.97
nov-03 900.00 - 900.00 74.97
dic-03 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ene-04 900.00 - 900.00 74.97
feb-04 900.00 - 900.00 74.97
mar-04 900.00 - 900.00 74.97
abr-04 900.00 - 900.00 74.97
may-04 900.00 - 900.00 74.97
jun-04 900.00 - 900.00 74.97
jul-04 900.00 900.00 1,800.00 149.94
ago-04 900.00 - 900.00 74.97
sep-04 900.00 - 900.00 74.97
oct-04 900.00 - 900.00 74.97
nov 04-abr 05 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 05-oct 05 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 05-abr 06 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 06-oct 06 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 06-abr 07 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 07-oct 07 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 07-abr 08 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 08-oct 08 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 08-abr 09 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 09-oct 09 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 09-abr 10 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 10-oct 10 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 10-abr 11 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 11-oct 11 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 11-abr 12 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 12-oct 12 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 12-abr 13 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 13-oct 13 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 13-abr 14 900.00 150.00 1,050.00 525.00
may 14-oct 14 900.00 150.00 1,050.00 525.00
nov 14-02.01.15 900.00 150.00 1,050.00 180.83

TOTAL A PAGAR 14,654.24

DÉCIMO TERCERO.- PRETENSION DE PAGO DE GRATIFICACIONES: El


artículo 1° de la Ley Nº 27735 establece que constituye derecho de los trabajadores
sujetos al régimen laboral de la actividad privada, percibir dos gratificaciones en el
año, una con motivo de Fiestas Patrias y otra con ocasión de la Navidad. Asimismo,
el artículo 2° de la Ley antes glosada prescribe que el monto de cada una de las
gratificaciones es equivalente a la remuneración que perciba el trabajador en la
oportunidad en que corresponde otorgar el beneficio. Para este efecto, se considera
remuneración, a la remuneración básica y a todas las cantidades que regularmente
perciba el trabajador en dinero o en especie como contraprestación de su labor,
cualquiera sea su origen o la denominación que se le dé, siempre que sea de su
libre disposición. En el caso de autos, el actor peticiona pago de sus gratificaciones
por todo su record laboral; siendo que la emplazada no ha acreditado el
cumplimiento de esta obligación, conforme lo establece el artículo 23.4 inciso a) de
la Ley Nº 294975. En consecuencia, corresponde amparar esta pretensión. El
procedimiento liquidatorio arroja un adeudo ascendente a S/25,200.00 soles,

conforme se aprecia del cuadro siguiente:


Importe
Período
Gratificación
FFPP 01 900.00
Navidad 01 900.00
FFPP 02 900.00
Navidad 02 900.00
FFPP 03 900.00
Navidad 03 900.00
FFPP 04 900.00
Navidad 04 900.00
FFPP 05 900.00
Navidad 05 900.00
FFPP 06 900.00
Navidad 06 900.00

5
Artículo 23°.- Carga de la Prueba
23.4. De modo paralelo, cuando corresponda, incumbe al demandado que sea señalado como empleador
la carga de la prueba de:
a) El pago, el cumplimiento de las normas legales, el cumplimiento de sus obligaciones contractuales, su
extinción o inexigibilidad.
FFPP 07 900.00
Navidad 07 900.00
FFPP 08 900.00
Navidad 08 900.00
FFPP 09 900.00
Navidad 09 900.00
FFPP 10 900.00
Navidad 10 900.00
FFPP 11 900.00
Navidad 11 900.00
FFPP 12 900.00
Navidad 12 900.00
FFPP 13 900.00
Navidad 13 900.00
FFPP 14 900.00
Navidad 14 900.00
TOTAL A PAGAR 25,200.00

Ahora sobre este punto, se debe indicar que siendo un medio probatorio presentado
por la parte demandante, y por la declaración vertida por este en audiencia de
juzgamiento ( sobre que su remuneración mensual no superaba los mil soles),
sobre el recibo de egreso, fojas 28, en el que se consigna un pago de S/1,800.00
por diciembre de 2012, es válido colegir que dicho monto lo integraban su
remuneración mensual y la gratificación legal por navidad, siendo así, en ese hilo
argumentativo, corresponde descontar el monto total liquidado por gratificaciones
la suma de S/900, a criterio razonable y prudente de este Colegiado, por lo que, el
adeudo total por gratificaciones a favor del demandante es de S/
24,300.00 soles.
DÉCIMO CUARTO.- PRETENSIÓN DE VACACIONES GOZADAS Y NO
PAGADAS: El descanso vacacional es el derecho que tiene el trabajador, luego de
cumplir ciertos requisitos, a suspender la prestación de sus servicios durante un
cierto número de días al año, sin pérdida de la remuneración habitual, a fin de
restaurar sus fuerzas y entregarse a ocupaciones personales o a ladistracción; por
ello, el artículo 25º de la Constitución Política del Estado establece el derecho de
los trabajadores a vacaciones anuales pagadas para que puedan disfrutar su
descanso vacacional con al remuneración respectiva. De acuerdo a lo prescrito por
el artículo 15º del Decreto Legislativo Nº 713 y artículo 16° del Decreto Supremo
Nº 012-92-TR, prescriben que la remuneración vacacional es equivalente a la que el
trabajador hubiera percibido habitual y regularmente en caso de continuar
laborando, para este efecto se considera remuneración, la computable para la
Compensación por Tiempo de Servicios, con excepción por su propia naturaleza, de
las remuneraciones periódicas a que se refiere el artículo 18° del Decreto Supremo
Nº 001-97-TR., además tenemos que el artículo 23° del Decreto Legislativo Nº 713,
señala que “Los trabajadores, en caso de no disfrutar del descanso vacacional
dentro del año siguiente a aquel en el que adquiere el derecho, percibirán: a) Una
remuneración por el trabajo realizado; b) Una remuneración por el descanso
vacacional adquirido y no gozado; y c) Una indemnización equivalente a una
remuneración por no haber gozado del descanso. Finalmente, conforme al último
párrafo del artículo 22° del Decreto Legislativo antes glosado, el récord trunco será
compensado a razón de tantos dozavos y treintavos de la remuneración como
meses y días computables hubiere laborado, respectivamente. En el caso de autos,
el demandante alegó en audiencia de juzgamiento que sí gozó de vacaciones
anualmente de 30 días (minuto 18:47 del audio y video), por lo que, la demandada
no ha acreditado haber cumplido con efectuar el pago de la remuneración
vacacional ni de indemnización vacacional, conforme lo exige lo exige el artículo
23.4 inciso a) de la Ley Nº 29497; en consecuencia, corresponde disponer el pago
de estos conceptos. El procedimiento liquidatorio arroja un adeudo a favor del
actora ascendente a S/24,300.00 soles; conforme se aprecia del cuadro
siguiente:

Remuneración
Período Vacacional Indemnización
2001-2002 900.00 900.00
2002-2003 900.00 900.00
2003-2004 900.00 900.00
2004-2005 900.00 900.00
2005-2006 900.00 900.00
2006-2007 900.00 900.00
2007-2008 900.00 900.00
2008-2009 900.00 900.00
2009-2010 900.00 900.00
2010-2011 900.00 900.00
2011-2012 900.00 900.00
2012-2013 900.00 900.00
2013-2014 900.00 900.00
2014-2015 900.00
12,600.0
TOTAL A PAGAR 0 11,700.00

DÉCIMO QUINTO.- MONTO ADEUDADO E INTERESES LEGALES: En


consecuencia, el monto total que la demandada debe pagar al actor asciende a
S/63,254.24 Soles, disgregados de la siguiente manera: pago de compensación
por tiempo de servicios: S/14,654.24,; pago de gratificaciones: S/24,300 y pago de
vacaciones e indemnización vacacional: S/24,300; más el pago de intereses legales
con arreglo al artículo 3° de la Ley Nº 25920, que establece que los montos
adeudados por el empleador se devengan a partir del siguiente de aquél en que se
produjo el incumplimiento y hasta el día de su pago efectivo. Debe indicarse que, la
suma determinada en esta sentencia resulta ser mayor a la liquidada por la parte
demandante; empero, en virtud a la facultad plus o ultra petita de la que goza el
Juez Laboral, según el segundo párrafo del artículo 31 de la NLPT, al haberse
advertido un yerro en la cuantificación económica propuesta por aquélla, debe
disponerse la cancelación del monto correctamente determinado en esta resolución.
DÉCIMO SEXTO.- COSTOS PROCESALES: De conformidad a lo dispuesto por el
artículo 411° del Código Procesal Civil, comprenden el honorario profesional del
abogado defensor de la parte vencedora, más un cinco por ciento destinado al
colegio de abogados del distrito judicial respectivo; en virtud a ello corresponde su
determinación favor de la parte demandante. En el caso de autos, la defensa
desplegada por la demandante fue media; pues se aprecia no existió claridad en el
petitorio y fundamentos fácticos y jurídicos esbozados en la demanda; asimismo, se
aprecia una aceptable participación en la audiencia de juzgamiento; logrando un
resultado favorable para el demandante; aunado a ello, también se debe tener en
cuenta la complejidad del proceso (simple), la naturaleza de las pretensiones, que
en el caso de autos han sido de sencillo planteamiento y análisis; así como el
monto amparado. En ese sentido, en forma razonable, se establece como costos
procesales a favor del abogado del actor, un monto que asciende a S/3,000.00
Soles, destacándose que éste monto comprende la intervención de la defensa
técnica hasta la ejecución de sentencia, haciéndose presente que el pago de los
costos procesales se realizará en ejecución de sentencia, en donde la abogada
acreditará el pago del tributo respectivo con el recibo de honorarios
correspondiente, bajo apercibimiento de informarse a la Superintendencia Nacional
de Aduanas y Administración Tributaria en caso de incumplimiento. Respecto al
pago destinado al Colegio de abogados, este corresponde ser destinado a favor del
Colegio de Abogados de La Libertad y fijado en el 5% del monto de los honorarios
profesionales fijados.
DÉCIMO SÉTIMO.- COSTAS DEL PROCESO: Finalmente, de conformidad con el
artículo 14° de la Ley N° 29497 concordante con el artículo 412° del Código
Procesal Civil, debe condenarse a la demandada el pago de costas del proceso, en
caso de verificarse adeudo por este concepto.
Por estas consideraciones y de conformidad con lo previsto en los Artículos 138° y
143° de la Constitución Política del Estado, Artículo 51° de la Ley Orgánica del
Poder Judicial, impartiendo Justicia a nombre de la Nación:

IV. DECISIÓN:
1) DECLARO FUNDADA la demanda interpuesta por JORGE LUIS
SANDOVAL SANCHEZ contra JULIO CESAR RUIZ GAMBOA, EMPRESA
COMERCIALIZADORA DE RESIDUOS SOLIDOS R G EIRL y RECINTER
SAC; sobre pago de beneficios sociales; en consecuencia, ORDENO que dichas
codemandadas cumpla con pagar solidariamente al demandante la suma de
S/.63,254.24 Soles (sesenta y tres doscientos cincuenta y cuatro y
24/100 soles) por los conceptos disgregados en el considerando décimo
quinto de la presente sentencia, más intereses legales que se liquidarán en
ejecución de la misma.
2) Además, ORDENO que la referida demandada pague al actor la suma de
S/3,000.00 (tres mil y 00/100 soles) por concepto de costos procesales,
más el 5% de dicha suma destinada para el Colegio de Abogados de La
Libertad.
3) Con costas del proceso de ser el caso.
4) Consentida y/o ejecutoriada que sea la presente resolución: ARCHÍVESE
DEFINITIVAMENTE el expediente en el modo y forma de Ley. NOTIFÍQUESE.