You are on page 1of 17

MÁQUINAS ASINCRÓNICAS

INTRODUCCIÓN

Contrariamente a las máquinas síncronas empleadas normalmente como generadores, las


máquinas asíncronas han encontrado su principal aplicación como motores, debido a la
sencillez de su construcción.

El motor asíncrono trifásico es hoy el motor usual de accionamiento en todas


las redes de distribución.

Se llama máquina de inducción o asincrónica a una máquina de corriente alterna, en la


cual la velocidad de rotación del rotor es menor que la del campo magnético del estator
y depende de la carga.

La máquina asincrónica tiene la propiedad de ser reversible, es decir, puede funcionar


como motor y como generador.

El motor asincrónico tiene dos partes principales: Estator y rotor.

El estator es la parte fija de la máquina en cuyo interior hay ranuras donde se coloca el
devanado trifásico que se alimenta con corriente alterna trifásica.

La parte giratoria de la máquina se llama rotor y en sus ranuras también se coloca un


devanado.

El estator y el rotor se arman de chapas estampadas de acero electrotécnico de 0,35 a 0,5


[mm] de espesor.

Según la construcción, los motores asincrónicos pueden ser de rotor de jaula de ardilla o
de rotor bobinado.

Los motores asincrónicos se dividen en: sin anillos deslizantes y con anillos deslizantes.

Los motores sin anillos deslizantes se utilizan donde se necesita una velocidad de rotación
aproximadamente constante y no se requiere su regulación.

Los motores sin colector son simples en construcción, funcionan sin fallas y son de alto
rendimiento.

Para alcanzar amplia gama de velocidades, se utilizan motores asincrónicos con anillos
deslizantes monofásico y trifásico; sin embargo, debido al alto costo, a una construcción
complicada y condiciones difíciles de trabajo, las máquinas asincrónicas con anillos
deslizantes son poco empleadas.

CONSIDERACIONES GENERALES DE LAS MÁQUINAS ASINCRÓNICAS

Contrariamente a las máquinas síncronas, empleadas normalmente como generadores, las


máquinas asíncronas han encontrado su principal aplicación como motores, debido a la
sencillez de su construcción.
Las máquinas asíncronas tienen un circuito magnético sin polos salientes estando
ranurados tanto el estator como el rotor, los cuáles van a estar sometidos a la acción de
campos magnéticos giratorios que darán lugar a pérdidas magnéticas.

En consecuencia, ambos órganos de la máquina se fabrican a base de apilar chapas


delgadas de acero al silicio para reducir estas pérdidas.

El devanado del estator normalmente es trifásico, aunque en máquinas de


pequeña potencia también puede ser monofásico o bifásico.

El devanado del rotor siempre es polifásico.

Ambos devanados tienen el mismo número de polos (2p).

El devanado del rotor forma un circuito cerrado por el que circulan corrientes inducidas por
el campo magnético.

El rotor puede ser de dos tipos: de jaula de ardilla o en cortocircuito y de rotor bobinado o
con anillos.

Una jaula de ardilla es un devanado formado por unas barras alojadas en las ranuras del
rotor que quedan unidas entre sí por sus dos extremos mediante sendos aros o anillos de
cortocircuito.

El número de fases de este devanado depende de su número de barras.


Muchas veces estos anillos poseen unas aletas que facilitan la evacuación del calor que se
genera en la jaula durante el funcionamiento de la máquina.

EL MOTOR ASÍNCRONO TRIFÁSICO DE ROTOR DEVANADO

Las máquinas asíncronas de rotor bobinado llevan tres anillos rozantes, conectados cada
uno de ellos a uno de los tres finales del arrollamiento retórico; sobre estos anillos frotan
tres escobillas, mediante las cuales, la corriente retórica es conducida al exterior de la
máquina.

Figura 2-4, Disposición constructiva de un conjunto de anillos rozantes.

Los anillos rozantes se asientan conjuntamente en un cuerpo sustentador montado a su


vez en el eje del motor; cada anillo recibe una pieza de conexión que lo une al
correspondiente final del arrollamiento. Sí la corriente retórica es empleada para la
maniobra del motor durante el funcionamiento en carga (por ejemplo, en grúas), las
escobillas no son levantadas y la estructura del dispositivo de toma de corriente es diferente
al caso en que la corriente retórica solamente se utiliza durante el periodo de arranque, en
cuyo caso, las escobillas se levantan al final de este periodo y el arrollamiento retórico se
pone en cortocircuito, a través, precisamente del dispositivo de toma de corriente. En ambos
casos, los anillos rozantes se construyen de cobre o de bronce fundidos aunque, como es
natural, el material debe de ser de mejor calidad en el caso de escobillas permanentemente
conectadas, ya que está sometido a mayor desgaste.

Este motor está conformado por:


1. El bobinado del estator
2. El bobinado del rotor
3. Anillos colectores.
4. Terminales de conexión

Un motor de anillos rozantes o deslizantes, es un motor asíncrono, con dos bobinados, a


saber:
El bobinado estatorico, como en un motor normal de jaula de ardilla.
El bobinado rotorico, es un bobinado instalado en la parte giratoria del motor, y que necesita
de los anillos rozantes, para poder sacar al exterior las conexiones eléctricas de bobinado
rotorico.

El motor con rotor devanado y anillos rozantes o deslizantes, se diferencia del rotor en jaula
de ardilla solamente porque la forma de su rotor es diferente. El rotor se compone de un eje
sobre el que se encuentra el paquete de chapas magnéticas. En las ranuras se estas se
coloca el devanado del rotor, que es en general trifásica. Por motivos de economía se
construyen también rotores de anillos rozantes con devanados bifásicos, con lo que se
ahorra uno de los resistores de arranque.

El devanado del rotor presenta un gran número de espiras, y la sección de sus conductores
es pequeña. Por lo tanto, la resistencia óhmica del devanado de un rotor bobinado y anillos
rozantes será mucho mayor que la del rotor en jaula de ardilla.

La función que tienen los anillos rozantes, son para poder conectar externamente al circuito
eléctrico integrado en el rotor, resistencias externas. La función de dichas resistencias, es
modificar la resistencia rotorica. El efecto que tiene el modificar la resistencia rotorica
referente al comportamiento mecánico del motor, es cambiar el punto de deslizamiento, en
el que entrega el par nominal el motor. De hecho el motor tiene una curva de par y corriente
para cada valor de resistencia rotorica conectada, lo que permite realizar una regulación de
la velocidad, al modificar le valor de estas resistencias Actualmente este sistema en su
concepción inicial no se utiliza como sistema de regulación de velocidad. Actualmente para
realizar regulaciones de velocidad de motores de potencias hasta 500Kw o 1 Mw, se utiliza
los convertidores de frecuencia. En motores de alta potencia y tensión, dependiendo de la
máquina accionada, y de las necesidades de par de arranque, se puede utilizar este sistema
como sistema de arranque, cortocircuitando al final del arranque las resistencias, aunque
se suele dejar un pequeño valor externo, dependiendo del tipo de maquina accionada

a) b)
Conexión de devanado del rotor de motor de anillos rozantes
a) Para devanado trifásico.
b) Para devanado bifásico.

El devanado trifásico suele conectarse en estrella, y menos frecuentemente en triángulo.


En el interior del rotor se conectan los terminales finales del devanado según el circuito
correspondiente. Solamente los principios de los devanados K, L y M y en su caso el neutro
Q se sacan al exterior a través de los anillos.

El devanado bifásico del rotor se conecta como indica en la figura b. Los terminales K, L y
Q se sacan al exterior a través de los anillos deslizantes. Midiendo la tensión a rotor trabado
puede determinarse si su devanado es bifásico o trifásico. En los devanados trifásicos las
tensiones existentes entre los tres anillos rozantes son iguales. En los devanados bifásicos
la tensión entre los bornes K y L es igual a la existente entre los bornes L y Q, mientras que
la tensión que se mide entre K y L será √2 veces mayor que las otras dos.

El funcionamiento de la máquina es independiente de que el devanado del rotor sea bifásico


o trifásico. Lo único importante es que el rotor presente el mismo número de polos que el
estator, pues en caso contrario no aparecería par alguno.
La corriente del rotor circula a través de las escobillas de carbón, lo que permite conectar
durante la marcha del motor resistores
adicionales en el circuito del rotor.
Conectando unas resistencias
externas a las escobillas se consigue
aumentar la resistencia rotórica, de
esta forma, se logra variar el par de
arranque, que puede ser, dependiendo
de dichas resistencias externas, del
150 % y el 250 % del par normal. La
intensidad nominal no supera las 2
veces la intensidad nominal del motor.
Mediante un dispositivo leva-
escobillas y de cortocircuito, se
cortocircuita el devanado del rotor durante su funcionamiento (sobre todo en las máquinas
grandes). Simultáneamente se levantan las escobillas para evitar un desgaste innecesario.

FUNCIONAMIENTO DEL MOTOR DE ROTOR CON ANILLOS DESLIZANTES

El motor de rotor bobinado y anillos deslizantes presenta el mismo comportamiento de


régimen que el de rotor en jaula de ardilla.

Cuando los anillos deslizantes están cortocircuitados se obtiene una curva de la misma
forma que la del rotor en jaula de ardilla. Exiten un punto máximo y uno mínimo en la curva
del par en función de la frecuencia de giro. El par de arranque es aproximadamente una
vez y media mayor que el par nominal, y la corriente de arranque, 6 veces mas intensa que
la nominal.
Si se conectan resistores en el circuito del rotor el punto de par máximo se desplazará hacia
menores frecuencias de giro. Cuando mayor sea la resistencia, mayor será este
desplazamiento. El par de arranque también aumentará, puesto que el desfase entre la
corriente del rotor y la tensión se hará menor.
Pero lo más importante es que la intensidad de la corriente de arranque será también mucho
menor.

Un motor de rotor con anillos deslizantes y resistores de arranque presentará unas


características de arranque mejores que las del motor en jaula de ardilla y corriente
desplazada.

Como la corriente de arranque presentará en general grandes intensidades es frecuente


que los resistores o reóstatos de arranque del rotor pueden variarse a pasos y no
linealmente.

En el arranque del motor de rotor bobinado y anillos rozantes deberá vigilarse que la
conmutación de un valor al siguiente, no se efectúe demasiado pronto, pues entonces la
corriente consumida tomaría intensidades excesivas.

En la práctica debería conmutarse solo cuando ya se haya alcanzado una frecuencia de


giro constante. Los resistores de arranque no suelen estar dimensionadas para el régimen
permanente. Si no se conmutara a su debido tiempo podrían calentarse excesivamente.
Cuando el motor ya este en marcha podrán accionarse, de existir, el dispositivo leva-
escobillas y de cortocircuito. Después de desconectar el motor de rotor con anillos
deslizantes deberán conectarse todos los resistores de arranque en el circuito del rotor
antes de que se vuelva a conectar.
Gracias a las buenas características de arranque del motor de rotor con anillos deslizantes
no serán precisos otros métodos de arranque.

Cuando se arranca un motor de rotor bobinado y anillos deslizantes mediante los resistores
de arranque previstos al efecto, la corriente de arranque será reducida y el par de arranque,
relativamente elevado.

Los motores con rotor con anillos rozantes se emplean en todos aquellos casos en los que
no pueden aparecer corrientes de arranque excesivamente intensas y en los que se
precisan grandes pares de arranque, por ejemplo, grandes máquinas herramientas,
bombas grandes, elevadores, etc.

La frecuencia de giro de los motores con anillos rozantes puede gobernarse mediante las
resistencias del rotor cuando esta cargado. Este tipo de motores puede utilizarse como
máquinas motrices con velocidad gobernada, por ejemplo, en elevadores, ascensores, etc.

MANDO POR DESLIZAMIENTO EN LOS MOTORES DE ROTOR CON ANILLOS


DESLIZANTES

La modificación de la frecuencia de giro mediante el deslizamiento sólo es posible en los


motores de rotor con anillos deslizantes, el contrario de lo que sucede con los restantes
métodos de mando.

El mando por deslizamiento consiste en gobernar la frecuencia de giro de un motor de rotor


con anillos rozantes modificando la resistencia de arranque del motor.
Con el reóstato de arranque que pueda variarse linealmente se podrá también regular de
manera continua la frecuencia de giro del rotor con anillos deslizantes. Los reóstatos de
arranque normales no son adecuados para gobernar la velocidad del motor pues no están
dimensionados para un funcionamiento permanente. Por ello, se utilizan reóstatos de
arranque especiales.

En los reóstatos de mando se pierde energía en forma de calor. Cuando mayor sea la
reducción de la frecuencia de giro, mayores serán las pérdidas de energía. Por tonto, este
método de variación de la frecuencia de giro sólo resulta rentable para rebajar hasta
aproximadamente la mitad d la nominal.

MANTENIMIENTO BÁSICO
Los extremos libres pueden conectarse o a un conector centrífugo o a tres anillos de cobre,
aislados y que giran con el rotor. Sobre estos anillos frotan unas escobillas, a base de
grafito, conectadas al dispositivo de arranque. Verifique entre los acoplamientos para un
accionamiento directo por medio de un calibrador de hojas, para determinar si están
paralelos. Utilice un vernier para alinear los ejes del motor y el elemento accionado.

Compruebe que los bobinados del motor no estén conectados a masa (carcaza del motor),
por medio de una lámpara de prueba, como se indica en la Figura El funcionamiento de una
lámpara de prueba es muy similar a la forma de comprobar continuidad, solo que en vez de
emitir sonido, al existir continuidad se encenderá una luz. Compruebe entre cada una de
los embobinados amasa y entre cada uno de los bobinados. El funcionamiento de una
lámpara de prueba es muy similar a la forma de comprobar continuidad, solo que en vez de
emitir sonido, al existir continuidad se encenderá una luz.

PROCESO PARA ARRANCAR MOTOR TRIFÁSICO DE ANILLOS ROZANTES

Con estos tipos de motores se limita la intensidad de arranque sin perjudicar el par, porque
se puede disponer de una resistencia elevada en el momento del arranque, y de una
resistencia mucho menor cuando el motor haya alcanzado su velocidad de régimen, a este
tipo de arranque se le conoce como: Arranque por resistencias rotóricas. Para ello es
necesario conectar, en serie con las bobinas del rotor, unas resistencias exteriores que se
van eliminando a medida que el motor va acelerando, hasta llegar a cortocircuitar el circuito
del rotor, en el momento en que el motor haya alcanzado su velocidad nominal.
Para la eliminación de los grupos de resistencias, se emplean contactores accionados
por temporizadores, independientemente de la carga controlada por el motor. También es
posible accionar estor contactores mediante relés. En este caso, el cierre y la
apertura de los mismos, está en función de la tensión o frecuencia rotóricas, factores que
son proporcionales al deslizamiento del rotor, y medibles entre los anillos
colectores, a los cuales van conectadas las resistencias exteriores. Es necesario
tener presente, que en este sistema de arranque, no se tiene una reducción de
la tensión para limitar la corriente pico de arranque, porque el estator se
alimenta siempre con la tensión total, y que las resistencias se intercalan
en serie con el bobinado del rotor, las cuales se irán eliminando
progresivamente en dos o más tiempos, de acuerdo con la necesidad. Con este
método, la corriente pico de arranque se reduce en función de las resistencias
rotóricas, mientras que el par de arranque se incrementa. A medida que la velocidad
aumenta, el par decrece, por tanto más rápidamente cuando mayor sea la resistencia en el
circuito del rotor.
Tras cada desconexión de un grupo de resistencias, el par y la intensidad toman
los valores correspondientes en la nueva resistencia rotórica intercalada. Este
sistema permite adaptar el par durante el arranque, así como las corrientes pico,
de acuerdo con las necesidades propias de la instalación. Existen casos
especiales, en los cuales las mismas resistencias se emplean para controlar la
v e l o c i d a d d e l m o t o r . En estos casos, las resistencias deben dimensionar
separa realizar este trabajo, por cuanto el paso de corriente por ella es mucho
más prolongado que en un simple arranque, reduciendo el rendimiento del
sistema, por lo cual resulta muy práctico regular la velocidad del motor entre
límites de tiempo muy largo. A. Construcción de arrancadores por resistencias rotóricas: El
arrancador está conformado por las resistencias rotóricas, un contactor para
conectar el estator a l a l í n e a d e a l i m e n t a c i ó n , y d o s o m á s c o n t a c t o r e s y
t e m p o r i z a d o r e s p a r a e l i m i n a r l a s resistencias. El contactor que conecta el
estator a la red debe estar calculado para la intensidad nominal, mientras que los
contactores que cortocircuitan las resistencias se calculan en función de la
intensidad rotórica y del sistema que se adopte para cortocircuitar cada grupo
de resistencias. Este sistema permite adaptar el par de arranque y las corrientes
pico correspondientes, a las necesidades propias de la instalación. Las
resistencias pueden irse eliminando, de acuerdo con un tiempo fijo, o en función
de la carga que debe accionar el motor. Se necesitan seis conductores entre el
arrancador y el motor. Estos arrancadores se construyen normalmente para máquinas
que deben arrancar a plena carga y b a j o p e d i d o . La conexión de una resistencia
sobre el rotor reducirá su velocidad tanto más, cuanto más elevada sea la
resistencia.

VENTAJAS
• Reducción de la intensidad de arranque.
• Mejor par de arranque respecto al motor con rotor en jaula de ardilla.
• Permite arranques de mayor duración que el motor con rotor en jaula de ardilla.
• Fácil inversión e giro.

INCONVENIENTES
• Motor de costo elevado
• Requiere un equipo de resistencias adecuado al motor.
• M a y o r m a n t e n i m i e n t o a c a u s a d e l o s a n i l l o s rozantes.
• Mayores dimensiones del motor.
• El motor se deja de alimentar durante el cambio de una tensión a otra.
• Aumenta el tiempo de arranque.
• Aumentan las pérdidas debido a la potencia disipada en la resistencia adicional.

C AR A C T E R Í S T I C A S P R I N C I P AL E S D E L M O T O R A S Í N C R O N O C O N
R O T O R BOBINADO:

Corriente de arranque: Ia ≤ 2.5 In


Par de arranque: Ma ≤ 2.5 Mn
Tiempo medio de arranque: 3 tiempos, 2.5 s y 4 a 5 tiempos, 5 s
FÓRMULAS ELÉCTRICAS PARA EL CÁLCULO DE LOS DIFERENTES ELEMENTOS
PARA EL ARRANQUE DEL MOTOR CON ROTOR BOBINADO

INTENSIDAD ROTÓRICA (Ir).

Ir = 666 x P1 / Ur Ir = 491 x P1 / Ur

Donde:

Ur = Tensión rotórica
P = Potencia en KW
P1 = Potencia en CV

RESISTENCIA UNIDA (Ru)

En circuito trifásico:

Ru = 333 x P / Ir² Ru = 245 x P1 / Ir²

Donde:

P = Potencia en KW
Ir = Intensidad Rotórica
P1 = Potencia en CV

En un circuito bifásico:

Ru = 500 x P / Ir² Ru = 368 x P1 / Ir²

VALOR DE LA RESISTENCIA

R total = Ru – r / 1° punta

Donde:

Rtotal = Valor de la resistencia por fase


r = Resistencia interna del motor
1° Punta = Punta de intensidad prevista para el arranque
VALORES INTERMEDIOS DE LA RESISTENCIA (Rf).

Rf = Ru + r – r / Punta

Donde:

Rf = Resistencia por fase para un tiempo.


Rp = Resistencia total (2° tiempo) o resistencia procedente.
Punta = Punta de intensidad deseada para un tiempo determinado.

PUNTA DEL ÚLTIMO TIEMPO (Punta)

Punta = Rp + r / r
INTENSODAD MEDIA (Im)

Im = Ir + Ip – Ir / 3

ROTOR BOBINADO CON SISTEMA MOTORIZADO DE LEVANTAMIENTO DE


ESCOBILLAS
Los motores de inducción trifásicos de rotor bobinado con sistema motorizado de
levantamiento de escobillas son fabricados con sistema electromecánico que permite el
cortocircuitamiento de los anillos colectores y el levantamiento de las escobillas luego de la
partida.

Luego del procedimiento de partida, los motores trabajan en condiciones nominales, con
las características de motores de jaula.

Ofrecen alta confiabilidad, pues son proyectados con la más alta tecnología de proyecto y
fabricados con materiales de calidad comprobada internacionalmente.
Ventajas

El levantamiento motorizado de escobillas implica ventajas importantes en el desempeño


del motor a lo largo de los años:

 Evita el desgaste constante y prematuro de las escobillas y anillos colectores;


 Reduce las paradas para mantenimiento y cambio de escobillas;
 Evita la acumulación de polvo de las escobillas en el interior del compartimiento de
las mismas, manteniendo alto el nivel de aislamiento del rotor;
 g Aumenta la vida útil de las escobillas, anillos colectores

Aplicación:

Estos motores son recomendados en casos en que la carga posee un alto conjugado
resistente o alta inercia en la partida. Las resistencias externas son utilizados apenas para
partir el motor, proporcionando elevado conjugado y reducción acentuada en la corriente
de partida.

Las escobillas permanecen en contacto con los anillos colectores solamente durante la
partida del motor, evitando de esta forma, el desgaste desnecesario de las escobillas y
anillos colectores durante el funcionamiento en régimen, permitiendo un mayor tiempo de
uso para el conjunto.
Ejemplos de aplicaciones
 Molinos de bolas;
 Ventiladores;
 Extractores;
 Trituradores;
 Bombas en general;
 Otros.

Características:
Constructivas
 Carcasa: Fundida hasta la carcasa 450 y de acero soldado de la carcasa 500 a 1600.
 Estator: En alta o baja tensión, aislados con sistema WEG de aislación Micatherm –
VPI.
 Rotor: Bobinado y con anillos colectores.
 Anillos colectores: De acero inoxidable proporcionando una mejor performance y
mayor vida útil.
 Portaescobillas: Con sistema motorizado para levantamiento de las escobillas.
 Escobillas: Desarrolladas para atender específicamente las maniobras en la partida
de los motores.
 Sistema motorizado de levantamiento de las escobillas:

Posee un actuador electromecánico que suministra el comando para el levantamiento de


las escobillas, como también el cortocircuitamiento de los anillos colectores.
Posee llaves fin de curso para comando y señalización.
Necesita de comando externo a través de llaves contactores o CLP.
FUNCIONAMIENTO:
Los motores de rotor bobinado posibilitan el aumento de su resistencia rotórica a través de
la utilización de una resistencia externa variable (reóstato), conectada al circuito rotórico,
aumentando el conjugado de partida con corriente relativamente baja.
El motor parte con las escobillas bajadas y los anillos colectores no cortocircuitados, lo que
debe ser garantizado por el intertrabado de las llaves fin de curso de señalización,
localizadas en los conjuntos de movimiento de estos componentes.
En la medida en que el motor va ganando velocidad, el reóstato debe disminuir su
resistencia progresivamente hasta alcanzar el menor valor posible y entonces el mismo
debe ser cortocircuitado.
Cuando el motor alcanza la rotación nominal, el actuador electromecánico debe ser
accionado para cortocircuitar los anillos colectores y levantar las escobillas y entonces el
motor pasa a funcionar en régimen nominal.
El sistema está diseñado para garantizar que las escobillas no sean levantadas antes que
el rotor esté cortocircuitado.
El actuador electromecánico posee llaves fin de curso de comando que son ajustadas para
actuar de manera precisa tanto en el procedimiento de levantamiento como en la bajada de
las escobillas.
Técnicas:
 Potencias: 160 a 27.000 kW
 Tensiones: 220 a 13.800 V
 Polaridades: 4 a 14 polos
 Clase de aislación: F
 Grado de protección: Abierto (IP23) o cerrado (IP54 a IP65W)
 Carcasas: 280 a 1600 (IEC)
 Formas constructivas: Horizontal o vertical.

DESLIZAMIENTO (S)
En un motor eléctrico asíncrono, el rotor siempre va a girar con rotación abajo de la rotación
del campo giratorio y, por lo tanto, habrá corriente y par (par electromecánico) inducidos.
La diferencia relativa entre las velocidades del rotor y del flujo del estator (síncrona) es
conocida como “deslizamiento” y es representado por:

Donde:

nS = Velocidad síncrona (rpm);


n = Velocidad rotórica (rpm);
s = Deslizamiento.

Si el motor gira a una velocidad distinta de la velocidad síncrona (rotación del campo
giratorio), las barras del rotor cortan las líneas de fuerza magnéticas del campo giratorio y,
por las leyes del electromagnetismo, circularán en él corrientes inducidas. Cuanto más
grande la carga, más grande tendrá que ser el par necesario para accionarla. Para obtener
un mayor par, proporcionalmente tendrá que ser mayor la diferencia de velocidades entre
rotor y el campo giratorio en el estator para que las corrientes inducidas y los campos
producidos sean mayores. Por lo tanto, en la medida que la carga aumenta, baja la la
velocidad de rotación del motor. Cuando la carga es cero (motor en vacío) el rotor va a girar
prácticamente en la rotación síncrona.

APLICACIÓN DE LOS MOTORES CON ROTOR DEVANADO

Entre los casos en los cuales es conveniente utilizar un motor rotor devanado que uno con
rotor jaula de ardilla tenemos:

1. Cuando solamente se permiten bajas corrientes de arranque (por ejemplo, a causa de


las restricciones impuestas por las compañías suministradoras de energía eléctrica).

2. Cuando los arranques deben efectuarse a plena carga, lo que significa la necesidad de
elevados pares de arranque.
3. Cuando se trata de máquinas accionadas de arranque difícil: por ejemplo, en aquellos
casos en que el accionamiento de las máquinas precisa de volantes y grandes masas
excéntricas.

4. Cuando se precisa una regulación de la velocidad entre límites muy amplios.

5. Cuando la energía térmica disipada durante el arranque del motor, se debe transferir a
su parte exterior, hacia las resistencias de arranque.

También se debe tener en cuenta que en un motor trifásico asíncrono, con rotor bobinado,
para la inversión del sentido de giro, es necesario hacer que el campo giratorio gire en
sentido contrario, ya que el rotor se mueve arrastrado por dicho campo. La forma más
sencilla de conseguirlo es permutar dos cualesquiera de las tres conexiones con la línea.
Estos dispositivos utilizados para la inversión del sentido de giro han de ser muy robustos
y los motores destinados a funcionar con frecuentes inversiones del sentido de giro deben
diseñarse con aislantes especiales, a prueba de los sobrecalentamientos que se producen
en este régimen de funcionamiento.

Finalmente, cabe hacer algunas consideraciones sobre la protección de los motores con
rotor bobinado. Como hemos dicho anteriormente, la intensidad de la corriente de arranque
puede variar entre 1,5 y 2,5 veces al valor de la intensidad de corriente nominal, según el
valor y el número de las resistencias de arranque que se eligen para una determinada
aplicación. Por lo tanto, resulta muy difícil dar normas precisas para la elección de los
fusibles y de los relés electromagnéticos de acción instantánea, es decir, para la protección
contra los cortocircuitos, ya que el ajuste de estos dispositivos depende, en cada caso, de
las características de funcionamiento del motor que, como hemos visto, pueden variar entre
límites muy amplios.