You are on page 1of 11

Anatomía de la rodilla

La rodilla es una articulación compleja del miembro inferior. Une el


muslo con la pierna y se puede dividir a su vez en dos mitades, una mitad
superior, proximal o femoromeniscal y otra inferior, distal o menisco tìbial.
Forman parte de esta articulación los huesos: fémur, rótula y tibia. Estos
huesos se asocian en un estrecho contacto unos con otros. Para asegurarse de
que el contacto entre sus superficies produzca un movimiento sutil y sin dolor
en la articulación de la rodilla, al igual que todas las superficies articulares en el
cuerpo, se valen de una muy suave, blanquecina capa de cartílago hialino. El
segmento proximal de la rodilla forma una articulación de tipo tróclea y el distal
es de tipo trocoide, en conjunto forman una tróclea, aunque la articulación se
lleve a cabo mediante dos cóndilos del fémur, ligeramente convexos: el cóndilo
femoral interno y el cóndilo femoral externo los cuales se pierden hacia atrás en
una fosa estrecha, la fosa intercondilea.
El cóndilo interno es 2 ó 3 cm más grandes que el lateral y se extiende
un poco más hacia fuera de modo que se puede palpar fácilmente con los
dedos. La articulación cuenta con un menisco interno (con forma de C) y otro
externo (con forma de O), una cápsula articular, una membrana sinovial y
numerosos elementos de refuerzo. La rodilla es uno de los elementos de
cuerpo humano más complejos debido a cómo está montado el diseño de la
misma. Llena de ligamentos que le cruzan cada uno de los cuales aportan algo
diferente de esta estructura. Es una articulación intermedia del miembro inferior
principalmente es una articulación dotada de un solo sentido de libertad de
movimiento la flexión extensión, que le permite acercar o alejar el extremo del
miembro a su raíz, regular la distancia que separa al cuerpo del suelo. En
esencia la rodilla trabaja comprimida por el peso que soporta. La articulación de
la rodilla posee un segundo sentido de libertad: la rotación sobre el eje
longitudinal de la pierna, que solo aparece cuando la rodilla esta en flexión.
Posee una gran estabilidad en extensión completa, posición en que la rodilla
soporta presiones importantes, debidas al peso de cuerpo y a la longitud de los
brazos de palanca.
Actualmente, además de los trabajos donde se utilizan técnicas de
disección en cadáveres y radiografías, se investiga a través de resonancia
magnética nuclear, fotografiada en distintos ángulos durante sus movimientos.
Su estudio está condicionado por la alta incidencia de traumatismos y
enfermedades osteo - degenerativas que la afectan. En anatomía, la rodilla es
una articulación sinovial o diartrosis, compuesta debido a que conecta el fémur
y la tibia en una articulación bicondilea y el fémur y la rotula en una articulación
tróclea (o ginglimo).
Es una articulación uní axial (hace movimiento de flexo extensión en un
eje latero-lateral) pero posee una rotación conjunta en el momento en que la
rodilla está llegando a su máxima extensión. En los humanos es vulnerable a
lesiones graves y al desarrollo de artrosis, ya que las extremidades inferiores
soportan casi todo el peso del cuerpo.
Las Articulaciones.- Son el punto de unión de los huesos, en general, cada
articulación es una unidad funcional compuesta por dos huesos confrontados,
unos cartílagos que cubren los extremos de aquéllos y una cápsula, con un
revestimiento interior sinovial y otro externo conjuntivo-ligamentoso.
Constituyen las juntas de los distintos huesos, permitiendo el movimiento de un
segmento óseo con respecto al contiguo. Algunas articulaciones se abren y se
cierran como una bisagra (es el caso de las rodillas y los brazos), mientras que
otras nos permiten realizar movimientos más complejos: el hombro o la
articulación de la cadera, por ejemplo, nos permiten realizar movimientos hacia
adelante, hacia atrás, laterales y giratorios.
Biomecánica de la Rodilla
La articulación de la rodilla puede permanecer estable cuando es
sometida rápidamente a cambios de carga durante la actividad, lo cual se
conoce como estabilidad dinámica de la rodilla y es el resultado de la
integración de la geometría articular, restricciones de los tejidos blandos y
cargas aplicadas a la articulación a través de la acción muscular y el punto de
apoyo que sostiene el peso.
La arquitectura ósea de la rodilla suministra una pequeña estabilidad a
la articulación, debido a la incongruencia de los cóndilos tibiales y femorales;
sin embargo, la forma, orientación y propiedades funcionales de los meniscos
mejora la congruencia de la articulación y puede suministrar alguna estabilidad,
que es mínima considerando los grandes pesos trasmitidos a través de la
articulación. La orientación y propiedades materiales de los ligamentos, cápsula
y tejidos musculo tendinosos de la rodilla contribuyen significativamente a su
estabilidad. Los ligamentos de la rodilla guían los segmentos esqueléticos
adyacentes durante los movimientos articulares y las restricciones primarias
para la traslación de la rodilla durante la carga pasiva. Las restricciones de
fibras de cada ligamento varían en dependencia del ángulo de la articulación y
el plano en el cual la rodilla es cargada. La estabilidad de la rodilla está
asegurada por los ligamentos cruzados anterior y posterior y los colaterales
internos (tibia) y externo (peroné).
El ligamento cruzado anterior (LCA) tiene la función de evitar el
desplazamiento hacia delante de la tibia respecto al fémur; el cruzado posterior
(LCP) evita el desplazamiento hacia detrás de la tibia en relación con el fémur,
que a 90º de flexión se verticaliza y tensa y por ello es el responsable del
deslizamiento hacia atrás de los cóndilos femorales sobre los platillos tibiales
en el momento de la flexión, lo cual proporciona estabilidad en los movimientos
de extensión y flexión.
Los ligamentos laterales brindan una estabilidad adicional a la rodilla;
así, el colateral externo o peroneo (LLE), situado en el exterior de la rodilla,
impide que esta se desvíe hacia adentro, mientras que el colateral interno o
tibial (LLI) se sitúa en el interior de la articulación, de forma que impide la
desviación hacia afuera, y su estabilidad depende prácticamente de los
ligamentos y los músculos asociados.
Consecuentemente, en la mayoría de los casos hay muchos ligamentos que
contribuyen sinergísticamente a la estabilidad dinámica de la rodilla; mientras
que los esfuerzos combinados de ligamentos y otros tejidos blandos
suministran a la rodilla buena estabilidad en condiciones cuando las cargas
aplicadas a la articulación son moderadas, la tensión aplicada a estos tejidos
durante alguna actividad agresiva (detener o cambiar con rapidez la dirección
en ciertos deportes) suele exceder a su fuerza.
Por esta razón se requieren fuerzas estabilizadoras adicionales para
mantener la rodilla en una posición donde la tensión en los ligamentos
permanezca dentro de un rango seguro. Las fuerzas compresivas de la rodilla,
resultantes del soporte del peso del cuerpo y las cargas aplicadas a los
segmentos articulares por actividad muscular, suministran estas fuerzas
estabilizadoras.
La articulación de la rodilla realiza fundamentalmente movimientos en 2
planos perpendiculares entre sí: flexoextensión en el plano sagital (eje frontal) y
rotación interna y externa en el plano frontal (eje vertical). Para los
movimientos debe tenerse en cuenta que el espesor y volumen de un
ligamento son directamente proporcionales a su resistencia e inversamente
proporcionales a sus posibilidades de distensión.
Articulación de la Rodilla
Es una articulación compuesta porque rodeadas por la misma cápsula
articular coinciden más de dos superficies articulares. Es una de las
articulaciones más complejas del organismo. Las articulaciones que componen
la rodilla son tres: articulación femurotibial (entre los cóndilos del fémur y la
tibia), articulación femurotuliana (entre la tróclea del fémur y la cara articular de
la rótula) y la articulación tibioperonea proximal.
En los carnívoros, además, existe una cuarta articulación por los
huesos sesamoideos del músculo gastrocnemio (que también se engloban por
la misma cápsula articular). Aunque sólo hay una cápsula articular, existen tres
cavidades articulares (cavidad femurorotuliana, cavidad femurotibial lateral y
cavidad femurotibial medial). De las tres cavidades, la única que es
independiente es la femurotibial lateral.
Es una articulación condìlar y permite casi únicamente la flexión y la
extensión. La articulación femurotuliana es una tróclea y permite que la rótula
se deslice arriba o abajo a lo largo de la tróclea del fémur. Algunos músculos
que se originan en el fémur y se dirigen distalmente, tienen los tendones de
origen rodeados por recesos sinoviales y facilitan su movimiento. Estos
músculos son el músculo extensor digital largo (es el más craneal) y el músculo
popìtleo (es el más caudal). Tienen recesos que son dependientes de la
cavidad femurotibial lateral.
En ungulados hay tres cavidades. En el perro están ampliamente
comunicadas y se considera una única cavidad articular. La superficie convexa
del cóndilo del fémur no coincide con la superficie aplanada del cóndilo de la
tibia. Entre ambos se interpone el menisco. Hay dos meniscos (lateral y
medial). Son estructuras fibrocartilaginosas que intra articulares. Están
directamente en contacto con el ligamento sinovial. Están bañados en sinovia.
Los meniscos tienen forma de cuarto de luna. El borde cóncavo mira
hacia la parte central. Además, tiene forma de cuña y son más gruesos
externamente que internamente. Están fuertemente fijados a la tibia. Existen
ligamentos que unen ambos meniscos con las áreas intercondilea de la tibia.
El menisco lateral, caudalmente se encuentra unido al fémur mediante
el ligamento menisco femoral (que une la parte caudal del menisco a la fosa
intercondilea del fémur). La presencia de meniscos facilita que las superficies
articulares sean coincidentes. También hay ligamentos extrínsecos (ligamentos
colaterales lateral y medial), que unen el epicóndilo correspondiente del fémur
con la zona de la tibia bajo el cóndilo correspondiente. Además, también hay
ligamentos intrínsecos, ligamentos cruzados que están cubiertos por la cápsula
articular (anterior y posterior).
2.3.1 Componentes de una articulación
1• EL CARTÍLAGO - En la articulación los huesos están recubiertos con
cartílago (un tipo de tejido conectivo), que está formado por células y fibras, y
es resistente al desgaste. El cartílago ayuda a reducir la fricción que producen
los movimientos.
2• LA MEMBRANA SINOVIAL- Es un tejido que reviste la articulación y la
encierra en la cápsula de la articulación. La membrana sinovial secreta líquido
sinovial (un líquido transparente y pegajoso) alrededor de la articulación para
lubricarla.
3• LOS LIGAMENTOS- Ligamentos fuertes (bandas de tejido conectivo duro y
elástico) rodean la articulación para sostenerla y limitar sus movimientos.
4• LOS TENDONES- Los tendones (otro tipo de tejido conectivo duro),
localizados a ambos lados de la articulación, se sujetan a los músculos que
controlan los movimientos de ésta.
5• LAS BURSAS - Las bolsas llenas de líquido, llamadas bursas, localizadas
entre los huesos, ligamentos, u otras estructuras adyacentes, ayudan a
amortiguar la fricción en una articulación.
6-EL LÍQUIDO SINOVIAL- Líquido transparente y pegajoso secretado por la
membrana sinovial.
EL HUESO – EJEMPLOS
• La tibia - hueso de la espinilla.
• La rótula - tapa de la rodilla.
8• EL MENISCO- Cartílago de forma semilunar que se encuentra en la rodilla y
en otras articulaciones.
Tipos de Cirugía de Rodilla
Si usted tiene problemas con su rodilla y se recomienda la cirugía, es posible
que desee conocer los diferentes tipos de cirugía de rodilla. Aquí te damos los
tipos de cirugía de la rodilla y las razones por las que la cirugía puede ser
necesaria.
Si usted tuviera una lesión grave o un accidente en el pasado, puede ocurrir
que usted puede dañar los tendones y ligamentos de las rodillas. Esto puede
hacer que sea extremadamente difícil llevar a cabo la actividad diaria simple
como caminar, dejar que los ejercicios solos intensos. Incluso mientras se está
acostado o sentado, puede experimentar dolor. Existen varios medicamentos,
además de a pie que puede ayudar a aliviar el dolor y ayudar a los tendones y
los ligamentos rotos en las rodillas de recuperarse.
Sin embargo, hay ocasiones en que esto no puede ayudar, y eso es cuando la
cirugía de reemplazo de rodilla puede ser requerida. Al pasar por una cirugía,
los tejidos desgastadas se corrigen, que a su vez ayuda a aliviar el dolor. Hay
diferentes tipos de cirugía de la rodilla que se pueden realizar, y que depende
de la extensión y la parte de la rodilla que está dañado. Hay varios tipos de
cirugía de la rodilla, pero aquí te damos algunas de las cirugías más comunes
realizadas.
Los tipos de cirugías de reemplazo de rodilla
Los tipos diferentes de cirugía de la rodilla incluyen el reemplazo total de
articulaciones, cirugía parcial de rodilla, cirugía de revisión conjunta y la
artroscopia. Echemos un vistazo a cada uno de estos tipos de cirugía de la
rodilla con detalle:
Reemplazo Total de Rodilla
Si sus huesos, tejidos o tendones se han visto gravemente dañados, es posible
que tenga que pasar por el procedimiento, en el que la parte dañada es
removida. Una vez que la parte dañada se retira una pieza de metal o de
plástico se coloca de modo que la función y la alineación de las rodillas se
restauran. Durante este procedimiento, ya sea componente femoral, tibial o
patelar se utiliza en lugar de las articulaciones de la rodilla. Todos estos
componentes están hechos de metal fuerte altamente pulido o plástico
duradero. El procedimiento se lleva a cabo principalmente en las personas
mayores, ya que hay probabilidades de que el metal o plástico puede
desgastarse si el proceso se lleva a cabo en personas más jóvenes.
Cirugía de Rodilla Parcial
Si el cartílago de su rodilla está dañado, los médicos pueden recomendar el
reemplazar la que sólo una parte y eso es lo que se llama cirugía de rodilla
parcial. En comparación con la cirugía de reemplazo total de rodilla, en este
procedimiento, la incisión es más pequeña, pero los resultados de este tipo de
procedimiento pueden no ser tan grandes en comparación a la cirugía de
reemplazo de rodilla.
La artroplastia o una osteotomía
El procedimiento consiste en la reconstrucción de las articulaciones, en el que
las partes dañadas de la rodilla quirúrgicamente reaparecía o reajustado.
Además, una parte del hueso se puede cortar y situar de modo de la rodilla
puede volver a sus funciones normales.
Resección
El procedimiento consiste en extraer una parte del hueso dañado el cartílago o
tendón. Por lo general es sólo cuando una enfermedad afecta a las rodillas de
tal manera que hace actividades normales difícil que la resección se
recomienda.
Reemplazo de rodilla mínimamente invasiva
Este enfoque es un fenómeno reciente, y todavía es una nueva técnica de
reemplazo de rodilla. En este proceso, las incisiones son comparativamente
más pequeño que otros procedimientos, en los que una pequeña incisión. A
través de este corte de un tubo delgado con una luz se pasa, que permite al
médico observar la parte dañada. Una vez que esta parte se ve, el cirujano
toma medidas correctivas para que la deformidad se lo repare.
Cirugía de reconstrucción del LCA
LCA representa ligamento cruzado anterior, y es uno de los ligamentos más
importantes en la rodilla. Ayuda a mantener la rodilla estable y si hay alguna
lesión en esta parte, el dolor de rodilla puede ocurrir. En caso de daño severo,
es posible que tenga que pasar por un procedimiento quirúrgico para reparar
tales daños.
Reparación del tendón rotuliano
La parte exterior de la rodilla comprende el tendón rotuliano, y es esta parte
que nos permite patear algo o enderezar las rodillas. Estos son tejidos fibrosos
gruesos y, a diferencia de otros tejidos en el cuerpo que no se contraen y se
expanden. Ellos están diseñados específicamente para llevar a la fuerza del
cuerpo. Cuando este tendón se lesiona debido a alguna razón, y se daña
seriamente, se puede requerir cirugía. Durante la cirugía se utilizan suturas
fuertes y están ligados a los tendones. Se pasa entonces a través de la rótula
haciendo agujeros en ella.
Así, hay diferentes razones para lesión en la rodilla y dependiendo de la
extensión de diferentes tipos de daño de la cirugía de rodilla puede ser
requerido. Antes de ir a través de cualquiera de estos tipos de cirugía de la
rodilla, es importante que usted sepa el reemplazo de rodilla la cirugía el tiempo
de recuperación. Por otra parte, usted necesita para obtener la información
tanto como sea posible para que usted sepa acerca de cualquier complicación
que pueda ocurrir más adelante.
Rehabilitación
Al hablar de consultas con médico o fisioterapeuta, en realidad me refiero a los
puntos más importantes que debemos tener en cuenta en las consultas con
cualquier profesional de la salud, para despejar todas nuestras dudas, irnos
con toda la información y no olvidarnos de nada importante. Para ello
recomiendo leer:
Consejos para aprovechar bien la consulta con el médico.
Esperamos para ir al médico pero luego no nos enteramos de lo que nos
explica.
Los ejercicios dependen de cada caso concreto, por lo que serán el médico y el
fisioterapeuta que valoren a cada sujeto los que determinen los ejercicios más
adecuados para cada caso. El objetivo de los ejercicios será potenciar la
musculatura de las piernas tanto antes de la operación, para llegar en las
mejores condiciones posibles, como después de la operación, para favorecer
una óptima recuperación.
Los ejercicios deben hacerse respetando la rodilla lesionada/operada, por lo
que en las primeras etapas (antes e inmediatamente después de la operación)
se suelen indicar ejercicios manteniendo la rodilla recta: isométricos de rodilla,
elevación de la pierna recta, elevación lateral de la pierna…
Tenéis muchos ejemplos de ejercicios para cuádriceps y rodillas después de
una lesión en esta otra entrada que tiene mucho éxito.