You are on page 1of 4

TALLER DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA EN EL HOGAR

Y LA ESCUELA
Con el presente taller de manera práctica, es la oportunidad para poder adquirir
conocimientos y habilidades que permitan a los participantes implementar de manera
eficiente el enfoque de modificación de conducta en la escuela y el hogar.

CAPACITADOR:

Dr. Luis Arana Meza


Docente de la AMAG, ESAN Y UCV.

OBJETIVO GENERAL:

 Adquisición de principios y técnicas que permita a los participantes aplicar la


modificación de conducta en la escuela o en el hogar.

OBJETIVO ESPECIFICO:

 Comprender los fundamentos de la modificación de conducta.


 Utilizar los principios y técnicas de la modificación de conducta en el hogar y la escuela
 Valorar los aportes del enfoque y la metodología conductual.

METODOLOGIA:

La metodología a utilizarse es interactiva y transformadora mediante la aplicación del sistema


de instrucción personalizada del Dr. Arana (2014).

Se aplicarán las técnicas formativas:


a) Conferencias motivadoras.
b) Practicas guiadas.
c) Juegos de roles.
d) Estudio de casos.

PROGRAMA:

 Fundamentos del enfoque de modificación de conducta.


 Como especificar y medir la conducta de los niños y adolescentes.
 Como identificar estímulos para cambiar la conducta.
 Principios y técnicas para modificar la conducta.
 Programas básicos de modificación de conducta.

Caracterización de la modificación de conducta:

Modificación de conducta tiene como objetivo promover el cambio a través de técnicas de


intervención psicológicas para mejorar el comportamiento de las personas, de forma que
desarrollen sus potencialidades y las oportunidades disponibles en su medio, optimicen su
ambiente, y adopten actitudes valoraciones y conductas útiles para adaptarse a lo que no puede
cambiarse. El área de la modificación de conducta es el diseño y aplicación de métodos de
intervención psicológicas que permitan el control de la conducta para producir el bienestar, la
satisfacción y la competencia personal.
ORIENTACIONES ACTUALES EN MODIFICACIÓN DE CONDUCTA

1) Análisis conductual aplicado; el análisis conductual aplicado es el uso de los principios


conductuales del aprendizaje para la comprensión y la modificación del comportamiento. En
general consiste en sustituir conductas inadecuadas por otras funcionalmente equivalentes,
pero más deseables. Para ello es necesario llevar a cabo en primer lugar el análisis funcional de
la conducta, es decir, determinar las contingencias entre la respuesta, la motivación para
ejecutarla, los estímulos que la anteceden y las consecuencias que la mantienen.

2) Orientación conductual mediacional; también se le denomina enfoque E-R neoconductista


o mediacional, por el énfasis que pone en las variables intermedias o constructos hipotéticos en
la explicación de la conducta.

3) Orientaciones basadas en el aprendizaje social; Esta orientación considera que la


regulación de la conducta depende de estímulos externos, de las consecuencias de la conducta
y de procesos cognitivos mediacionales presentes en el aprendizaje observacional. Énfasis en el
determinismo recíproco entre la conducta, los factores cognitivos y las influencias ambientales
externas. Este planteamiento subraya la capacidad autorregulatoria de la persona. Los estímulos
externos afectan a la conducta a través del condicionamiento clásico.

4) Orientación cognitivo-conductual; el trabajo sobre las emociones, los pensamientos y la


conducta, ofrece a la persona las estrategias, recursos y herramientas personales, para lograr
resolver sus problemas con autonomía, de modo que adquieren un aprendizaje que consolida
la independencia del psicólogo o psicóloga, y logra soluciones a largo plazo.

TÉCNICAS OPERANTES PARA EL DESARROLLO DE CONDUCTAS

Las técnicas operantes han sido unas de las que se han empleado primero y con mayor
frecuencia en modificación de conducta, se basa en la presentación de reforzadores positivos o
negativos para la adquisición de una conducta adaptativa. Las técnicas operantes implican la
disposición ordenada de estímulos antecedentes y consecuentes con objeto de alterar la
probabilidad de emisión de una conducta. Se trata de un grupo heterogéneo de procedimientos
que pueden utilizarse para mantener o incrementar conductas.

Moldeamiento; se trata de un procedimiento operante en el cual se refuerzan las


aproximaciones sucesivas a una conducta objetivo determinada. Tenemos que tener en cuenta
que para poder establecer una conducta concreta se ha de reforzar la misma, es decir, que
tenemos que buscar un reforzador apropiado y utilizarlo adecuadamente. Este método se utiliza
con frecuencia para lograr comportamientos deseados en los niños.

Reforzamiento; se le llama conductas operantes a aquellas que pueden ser controladas


mediante la alteración de sus consecuencias; así, el sujeto realiza una conducta operante cuando
ésta produce unas consecuencias en el medio, que a su vez pueden controlar dicha conducta.
Pero, además, para que podamos cambiar la conducta mediante la alteración de sus
consecuencias, éstas deben ser contingentes a la conducta. Es decir, las consecuencias deben
producirse justo después de la aparición de la conducta.
Interiorización; ocurre como resultado de un incremento en la efectividad en los estímulos
interpersonales, y de una gradual disminución en el empleo de los estímulos que consistan en
actividades y de la índole material.

Modelado; esta técnica establece que una persona tendrá a copiar o imitar a sus padres,
docentes, y otras personas que le resultan atractivas (hermanos, primos, artistas, etc), una gran
parte de la conducta humana, tanto deseable como indeseable, se aprende a través de la
imitación.

TÉCNICAS PARA LA REDUCCIÓN DE CONDUCTAS OPERANTES:

El orden en que debe elegirse estas técnicas de reducción de conductas es el siguiente: extinción,
costo de respuesta, tiempo fuera, saciación y sobre corrección. Es importante señalar que no es
adecuado desarrollar una intervención dirigida exclusivamente a reducir o eliminar una
conducta, siempre será necesaria una parte complementaria que se dirija a desarrollar la o las
conductas alternativas que se desean en lugar de la conducta a reducir.

Tiempo Fuera
Se trataría de suprimir de forma contingente la posibilidad de obtener reforzamiento positivo
durante un determinado período de tiempo.
Variantes que se utilizan:
a. Tiempo fuera de aislamiento. Es la variante más intrusiva y restrictiva. La persona es trasladada
desde un área de reforzamiento a otro lugar menos reforzante.
b. Tiempo fuera de exclusión. Se restringe el acceso a un reforzamiento inmediato. La persona,
en este caso permanece en la habitación, pero de cara a la pared o tras una pantalla. Tiene un
nivel de intrusividad intermedio.
c. Tiempo fuera de no exclusión. Es la variante menos intrusiva y en ella la persona permanece
al margen de la actividad, observando el reforzamiento de la conducta apropiada de sus
compañeros durante un breve período.

Saciación
El objetivo es el mismo que antes, suprimir conductas inapropiadas mediante la retirada de un
refuerzo positivo, pero en este caso se trataría de alcanzar esta meta mediante el proceso de
saciación. Hay dos variantes:
•Saciación de estímulo o de reforzador: se proporciona tal cantidad del reforzador que mantiene
la conducta, que acaba perdiendo su valor reforzante.
•Saciación de respuesta, práctica negativa o práctica masiva: en este caso se trataría de que la
persona emitiera de forma masiva la conducta que se pretende eliminar.
Entre sus aplicaciones destacan los trastornos por tics y las conductas de atesoramiento.

Sobrecorrección
Este procedimiento consistiría en la administración contingente de consecuencias aversivas que
se relacionan con la conducta inapropiada a la que siguen.
Variantes:
• Sobrecorrección restitutiva: la persona deja su entorno en un estado mucho mejor al que tenía
antes de la conducta.
•Sobrecorrección de práctica positiva: se trataría de practicar repetidamente una conducta
positiva.
Costo de respuesta; consiste en retirar un supuesto reforzador positivo contingentemente a
una conducta con el objetivo de reducirla o eliminarla. Se puede retirar tiempo de TV, tiempo
de recreo o de juego, tiempo antes de irse a dormir (irse a la cama antes), salir de casa, dinero,
fichas canjeables, posesiones, postre, etc.

Extinción; el procedimiento de extinción consiste en suprimir el reforzador de una conducta


previamente reforzada. Es decir, establecer las condiciones para que la persona no reciba
reforzamiento tras la emisión de las conductas desadaptadas. Atención, aprobación,
reforzadores materiales dejan de seguir contingentemente a la conducta que se desea reducir.