You are on page 1of 3

INSTITUCIÓN EDUCATIVA EMBLEMATICA “GENERAL

CORDOVA” – VILCAS HUAMÁN - AYACUCHO

“Año del Buen Servicio al Ciudadano”

VIVIR EN ARMONIA
Nuestra vida puede verse como una serie de diferentes áreas que se refuerzan entre sí para lograr
un balance. A menudo ocupamos la mayoría de nuestro tiempo en solo un par de ellas restándoles
importancia a las demás, pero para vivir una vida equilibrada no solo basta con concentrarnos en el
trabajo, en el estudio o incluso en la recreación. Es importante también prestar atención al aspecto
social, físico, psicológico y espiritual de nuestras vidas.

Vivimos en un mundo acelerado, agitado y con una sobredosis de información y estimulación. A veces
podemos vernos absorbidos por la vorágine, dedicando todo nuestro tiempo al trabajo y al estudio, y
con el tiempo libre que nos queda decidimos distendernos en Facebook, Youtube, videojuegos y
televisión. No siempre esto es lo más equilibrado.

Así como una planta para crecer necesita agua, luz solar, tierra fértil y un clima adecuado, así
también nuestra vida se nutre de distintas áreas de las cuales es necesario ocuparse para asegurarse
que todas las demás rindan su fruto. La clave es saber administrar el tiempo.

1. Profesional: El aspecto profesional de nuestra vida se refiere a


nuestro trabajo, nuestra vocación. Es uno de los aspectos más
importantes de la vida ya que mediante el trabajo nos volvemos
personas útiles para la sociedad, nos sentimos valorados, sin
mencionar que nos provee los medios para seguir desarrollándonos
en las demás áreas de la vida.
A pesar de ser un aspecto muy importante, algunos pueden llegar a
invertir demasiado tiempo en este aspecto, dejando que el trabajo
los absorba, descuidando las demás áreas de la vida. Esto a fin de
cuentas nos juega en contra ya que al no invertir el tiempo
adecuado en los otros aspectos de la vida como descansar, el
rendimiento general del trabajo se reduce muchísimo por más que trabajemos 16 horas al día.
Por otro lado hay otros que deciden básicamente invertir cero tiempo en trabajar. Quizás siendo
jóvenes, teniendo alguien que los mantienen tienen la posibilidad de evitar -al menos por un
tiempo- esta responsabilidad. Sin embargo, al no desarrollarse en esta área, están perjudicándose
a largo plazo. No solo eso, sino que los demás aspectos de su vida pueden verse perjudicados por
la falta de ingresos, experiencia y madures. El valor del dinero solo se aprende trabajando.

2. Recreacional: De este recurso, los que trabajan mucho tienen poco, y los que no trabajan tienen
demasiado. Lo cierto es que debe haber un balance justo. El
momento de recreación es un momento en el que liberamos tensiones,
nos relajamos, nos divertimos y nos reímos.
Esto no significa solo estar en Facebook, Youtube, con videojuegos o
mirando la tele. Es mejor elegir actividades que nos hagan salir de
enfrente de la pc y que abarquen también otras áreas de nuestra
vida. Por ejemplo: En vez de chequear las interminables publicaciones
en Facebook ¿por qué no llamar a un amigo e invitarlo a tomar unos
mates con facturas? De esa forma lo recreacional trasciende con lo
social. Facebook, por más que sea una red social, no reemplaza la
calidez del contacto cara a cara.
En vez de ponerse con los jueguitos ¿por qué no hacer algún deporte, salir a andar en bici, en
skate o a pasear al perro? De esa forma lo recreacional trasciende con lo físico que también es
muy importante, y de paso respiramos aire fresco y estamos en contacto con la naturaleza. Y si lo
hacemos con amigos, estamos combinando 3 áreas: recreacional, físico y social.

3. Social: El aspecto social es muchas veces descuidado. Como hablábamos


antes, compartir una publicación en Facebook no reemplaza lo que
significa estar con amigos compartiendo un momento, juntos. Hay que
salir, cambiar de ambiente, distenderse.
Entre amigos podemos nutrirnos, fortalecernos, animarnos y bancarnos
cuando necesitamos alguien que nos escuche y aconseje. Es un aspecto
vital de nuestra vida y en esto esta incluido también la familia.
Educación Religiosa 5º de Secundaria
Prof. Cesarina MEJÍA ROJAS
INSTITUCIÓN EDUCATIVA EMBLEMATICA “GENERAL
CORDOVA” – VILCAS HUAMÁN - AYACUCHO

“Año del Buen Servicio al Ciudadano”


La familia es uno de los vínculos más valiosos que podemos tener. Algunos no tienen buena relación
con la familia, por problemas de convivencia, por episodios pasados o por conflictos emocionales,
pero vale la pena trabajar en intentar reestablecer estos vínculos siempre que sea posible. Hay
ocasiones donde no es productivo reestablecer vínculos con ciertos familiares. Cuando sí lo es, el
perdón, la compasión y la humildad son las llaves para hacerlo. El rencor y el orgullo solo nos
perjudican a nosotros mismos.

4. Psicológico: Armonizar la vida es también armonizar la mente. Es importante darle a los


problemas y conflictos internos la atención que merecen. De lo contrario
puede sobrevenir el stress, la depresión, el miedo y el enojo.
Algo que me ayudó mucho en esta área es la meditación. No se trata de una
práctica complicada o mística, por el contrario, la meditación es algo tan
simple como tomarse un momento en el día -se puede empezar de a 10
minutos por día y de a poco ir incrementando- para simplemente estar
sentado en silencio, con los ojos cerrados, en una actitud pasiva,
centrándose en el momento presente, dejando que los pensamientos fluyan
de mi mente sin engancharse en monólogos internos sobre ningún tema en
particular, sino simplemente “estar sentado”. Para mí equivale a ordenar una
habitación. Se aquietan las aguas y el fondo del estanque se ve con más
claridad.
A veces también puede ser ventajoso asistir a algún consejero profesional
o psicólogo que sepa orientarnos con respecto a lo que nos está pasando y
como resolverlo.

5. Espiritual: El aspecto espiritual de la vida es uno que muchos dejan de


lado, pero que sin embargo es muy valioso. En el aspecto espiritual se
encuentra paz inclusive en medio de las dificultades y problemas de la vida.
Para cada uno, la concepción de un “Poder Superior” es distinta. A veces
ciertas religiones pueden proveer un marco de referencia. En mi caso,
desarrollo una relación con Dios a través del cristianismo pero sin apegarme a
ninguna doctrina religiosa. Esta relación trae a mi vida armonía, paz,
paciencia, humildad, bondad, generosidad, autocontrol y alegría. No es una
teoría, sino simplemente los efectos que produce.
Algunos desarrollan su aspecto espiritual mediante la oración, otros
también a través de la meditación o leyendo la biblia, pero existen multitud de
otras formas que una persona puede elegir llevar a cabo este desarrollo.
Orar es simplemente hablar con Dios, en cualquier momento o lugar, buscarlo, agradecerle por
todo lo que tenemos, confiarle nuestras preocupaciones y pedirle que nos guíe. Si bien la biblia es
cuestionada a veces por ciertos pasajes que a la luz de la actualidad pueden parecer anacrónicos o
difíciles de comprender, en especial algunas historias del antiguo testamento, también contiene
muchos mensajes filosóficos y de sabiduría útiles para encontrar guía en la vida cotidiana.
Recomiendo leer una versión de lenguaje sencillo y actual, y empezar por los evangelios, que
contienen las enseñanzas de Jesús. El libro de Salmos contiene pasajes de ánimo en las
dificultades y Proverbios contiene consejos de sabiduría que hasta muchos ateos encuentran
excelentes.
El aspecto espiritual también tiene que ver con nuestra brújula moral, y lo que nosotros
consideramos correcto e incorrecto, desde lo sencillo hasta lo serio. Aquel que quiera sentir paz
debe ajustar su comportamiento con respecto a su brújula moral.

6. Intelectual: El aspecto intelectual también es muy importante. Desarrollarnos,


aprender, progresar, es uno de los pilares fundamentales de una vida emocionante
y sana. Hay que buscar que es lo que nos apasiona y dedicarnos a fomentar esa
pasión y desarrollarla, aprender más de eso que nos gusta. Luego eso puede
convertirse en una herramienta útil y afilada para llevar adelante nuestra vida y
ser de ayuda para otros.
También es emocionante aprender nuevas cosas, distintas a las que estábamos
acostumbrados. Quizás alguien que aprendió toda su vida programación, puede encontrar nueva
vitalidad en aprender sobre un área completamente nueva y distinta como jardinería u
horticultura.
Educación Religiosa 5º de Secundaria
Prof. Cesarina MEJÍA ROJAS
INSTITUCIÓN EDUCATIVA EMBLEMATICA “GENERAL
CORDOVA” – VILCAS HUAMÁN - AYACUCHO

“Año del Buen Servicio al Ciudadano”

7. Física: Hacer alguna clase de actividad física es crucial para


armonizar cuerpo y mente. Los músculos se tienen que mover y la
sangre tiene que fluir. Esta científicamente comprobado que si no nos
movemos, corremos el riesgo de convertirnos en momias. No hace falta
correr una maratón o anotarse en un gimnasio. Alcanza con levantarse
temprano a la mañana o salir en el frescor de la tarde a andar en bici,
skate, rollers, trotar un ratito o simplemente dar una buena caminata.
Lo importante es mover el cuerpo para no estancarnos. Los médicos
recomiendan hacer actividad física de intensidad media al menos 3
veces por semana.

Hay actividades físicas que también llegan a las áreas sociales y recreacionales, como puede ser
juntarse a hacer algún deporte como fútbol, handball, softball, rugby o basket.

La alimentación es otro aspecto crucial para estar en armonía. Somos lo que comemos. Así que
necesitamos prestar más atención a una alimentación rica y saludable, y no comer tanta comida
chatarra, frituras, golosinas, saladitos, alcohol y gaseosas.

Comer sano es un hábito que se adquiere, y que no equivale a comer cosas sin sabor o aburridas.
Se puede comer sano alimentándose de cosas deliciosas. Solo google a “platos sanos y ricos.”

De más está decir que dejar adicciones que dañan nuestra salud física y mental como el cigarrillo
o la marihuana pueden cambiar radicalmente nuestra vida para mejor.

VIVIR EN ARMONIA, también significa: Cinco Reglas de Comportamiento


Habemos muchas personas en el mundo y cada una es diferente. Y para que podamos todos
convivir en armonía, unos con otros, debemos actuar como buenos cristianos, respetando a los
demás, siendo amables y sobre todo respetando el gran mandamiento de amarnos unos a otros.
Cuando estuvo en el mundo Cristo se comportó de una manera ejemplar e intachable y su vida nos
debe servir de ejemplo, para que cada día nos parezcamos más a Él.
Aquí presentamos cinco reglas para convivir con los demás y, a la vez, agradar al Señor y
sentirnos bien con nosotros mismos. Si las adaptas a tu vida, podrás realizar todas las cosas que
tú quieras en armonía con tus semejantes:
(1) Decir "Por favor". Debemos pedirle las cosas a Dios con humildad y aceptando su voluntad. De
esta manera también debemos pedirles las cosas a los demás. Es muy importante que usemos la
expresión "por favor". Si pedimos las cosas de buena manera, estimulamos a los demás a
complacernos.
(2) Decir "¡Muchas gracias!" Debemos dar gracias por todo. Cada día de nuestras vidas Dios nos
otorga miles de bendiciones y a cada momento de nuestras vidas debemos darle gracias por ser
tan bondadoso y misericordioso con nosotros. Así también debemos ser agradecidos con nuestros
semejantes. De esta manera, valoramos lo que hacen por nosotros.
(3) Usar siempre una sonrisa. Debemos hacerle saber a los demás que Dios vive en nosotros y
que sería muy bonito que ellos vivieran esta experiencia también. La mejor forma para expresar
todo esto es una sonrisa. Debemos sonreírle a todos: a nuestros padres, familiares, amigos,
incluyendo personas que aún no conocemos. Así demostramos amor y nunca tendremos enemigos.
(4) Saludar y despedirnos. La Biblia está compuesta de muchas cartas escritas por los apóstoles
y por otras personas. Al leerlas encontramos que en todas ellas hay un saludo y una despedida.
Estamos seguros de que no actuaban así sólo en las cartas, sino, que personalmente cuando se
reunían con los hermanos y demás personas también se saludaban y se despedían. Nosotros
también debemos hacer lo mismo. Es muy importante que des los buenos días, que saludes, que
seas cortés y que te despidas.
(5) Pedir permiso. La obediencia es fundamental para todo. Antes de hacer cualquier cosa, debes
consultarlo con Dios, ponerlo todo en sus manos y estar dispuesto a hacer su voluntad. Joven, así
también debes obedecer a tus padres y notificarles cuando vayas a hacer algo importante o vayas
a salir.

Educación Religiosa 5º de Secundaria


Prof. Cesarina MEJÍA ROJAS