You are on page 1of 3

Serie 1

Cuatro
Características
del Ayudador
Bíblico

PROCESADOR, APRENDEDOR, ILUSTRADOR Y REPRODUCTOR

Dr. Charles Lynch


1
“Características de un consejero bíblico”

Es sabido que las pruebas y obstáculos vendrán, eso es lo seguro en el caminar del
creyente, Una gran mayoría cree el falso concepto de que al momento de recibir la salvación y
comprometer su vida con Cristo todo cambiaría. El apóstol Pedro reconoce que los creyentes
no deberían de sorprenderse, ya que experimentaremos dificultades. “Amados, no os
sorprendáis por el fuego que arde entre vosotros para poneros a prueba, como si os
aconteciera cosa extraña.” 1 Pedro 4:12. Incluso nosotros hemos sido escogidos para
experimentar sufrimiento. “Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por
vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas.”1 Pedro 2:21
El apóstol Pablo explica de la siguiente manera la existencia universal de problemas incluso
para los creyentes: “No os ha sobrevenido ninguna tentación (prueba, dificultad) que no sea
humana; pero fiel es Dios, quien no os dejará ser tentados más de lo que podéis soportar, sino
que juntamente con la tentación dará la salida, para que la podáis resistir.”1 Cor. 10:13. La
frase “sobrevenido” describe una situación, que te ha tomado (aferrado) a tí en el pasado y
que continúa aferrada a ti hasta el presente. (Verbo activo perfecto). La frase “que no sea
humana”, significa que la tentación o prueba es común a personas en todo lugar y no es algo
inusual. El temor, genera preocupación y el rechazo, vergüenza.
Este capítulo lo llamaría, el diario vivir del creyente. Cuando llegamos a Cristo, una de
nuestras primeras necesidades es tener un mentor, alguien que nos modele y nos ayude a ser
un seguidor del camino, siguiendo las pisadas de nuestro Señor Jesucristo. Al presentarse el
primer conflicto lo procesamos biblicamente, en otras palabras, al poner en práctica la palabra en
esa dificultad, de allí va a tener un aprendizaje y tendrá una experiencia que le ayudará a renovar
su mente y su sistema de creencia. Luego Dios le va a dar la oportunidad de ilustrar a otros
como la palabra de Dios obró en su vida, y al tener esa oportunidad de de mostrarle a otros se
prepara el camino para reproducirse. Ese es el espiral ascendente o camino alto para el creyente,
esto se repite una y otra vez, formando nuestro carácter hacia la estatura de Cristo, cada vez que
se le presente un obstáculo, problema, comienza el proceso. Esto dura hasta que el Señor Venga
o parta con el Señor a su presencia
Lo que nos va aconteciendo no tiene porqué extrañarnos, es algo natural que pasamos todos
los creyentes hasta que lleguemos a la estatura de Cristo.
¿Cuál es nuestro pensum de vida? Nuestro pasado. Corregir creencias erróneas, mentiras que
se disfrazan de verdad, sanar heridas del pasado, patrones culturales que son fortalezas. Por
ejemplo, en el inicio de mi vida cristiana, tenía problemas con la lujuria. Yo también tenía
complejo de Edipoporque tenía la carga de ser feliz a mi madre y como fracasé de niño, como
adulto quería hacerlo con cualquier mujer con problemas, y traía una mentira instaurada en mi
sistema de creencia, aprendida de la iglesia católica, que Dios le permitió a los Patriarcas tener
mujeres y como era un empresario próspero podía darme ese “derecho”. Dios me empezó a
inquietar buscar respuesta en la biblia Mi primer estudio bíblico y prédica fue sobre esa
creencia, Dios me hizo estudiar desde Génesis hasta apocalipsis, y no encontré un argumento
que respaldara esa creencia, en un estudio superficial conseguía algo que podía apoyar esa
creencia errónea, pero el Señor me hacía profundizar y el argumento se desbarataba. Comprendí
que el Diseño es uno a uno buscando un solo ser. No conforme con eso Dios me dijo, si
continúas con esa creencia te metes conmigo. Santo remedio.
Vieron las etapas, procesé, aprendí, lo estoy ilustrando y me estoy reproduciendo o
entrenando a otros.
Francisco Navarro
2
CUALIDAD MAS IMPORTANTE PARA SER UN CONSEJERO BÍBLICO

A. En la mente de los cristianos es muy probable que existan obstáculos que les
impiden dar ayuda espiritual, consejo y ánimo a otros creyentes
1. “¿Quién soy yo para aconsejar a otro, pues tengo tantos problemas?” “Además, como
cristiano he caído varias veces en pecado”. “Los lideres de la iglesia me han dicho que
ellos son los que pueden aconsejar”. Estos y otros falsos conceptos podrían ser algunos
obstáculos.
a. Es muy frecuente escuchar a cristianos que dicen, “Me gustaría poder ayudar a otros,
sin embargo, tengo muchos problemas en mi vida que resolver.” Por otra parte, hay
otros creyentes que piensan “que si algún cristiano quiere ayudar a una persona con
problemas debe estar cerca de la perfección humana”
2. “No sé qué decir” o “no tengo un grado académico o estudios bíblicos reconocidos por
una institución; tampoco soy un profesional de la conducta humana”
3. La respuesta a esto, lo tendremos en esta sección.
B. Hay muchas cualidades importantes en las personas que Dios usa para cualquier
ministerio.
1. ¿Cuáles son las cualidades que usted debe tener para ser un consejero bíblico
efectivo?

(Consulta al grupo que mencionen cuales son esas cualidades).


Ellos probablemente mencionarán: La oración, conocimiento de la Biblia, fe,
.
santidad, disciplina, amor, ser lleno del Espíritu Santo, compasión, saber escuchar,
sensibilidad; sólo por mencionar algunas..
Todas estas y otras características son importantes para servir en cualquier
ministerio cristiano.

C. Pero la buena noticia es que: EN LA MENTE DE DIOS: TENER PROBLEMAS O


CONFLICTOS, Y ESTAR TRABAJANDO BÍBLICAMENTE EN ELLOS ES LA
CUALIDAD MÁS IMPORTANTE QUE CALIFICA AL CRISTIANO COMO
AYUDADOR BÍBLICO. El mayor bloqueo que tienen los creyentes para ayudar a
otros: es la falsa creencia de que ellos deben haber resuelto todos sus problemas
personales.
4. Esta realidad puede requerir un cambio en su perspectiva. Es como cambiar a otro par
de lentes y mirar a través de ellos.
5. Jesús constantemente estaba cambiando la perspectiva (lentes) de sus oyentes con
respecto a la vida y ministerio.
a. En un solo capítulo lo hizo seis veces en Mateo 5: 21-22, 27-28, 31-32, 33-34, 38-39,
43-44).