You are on page 1of 16
5 Culto a los ancestros y resistencia frente al Estado en Arequipa entre los afios 1748 y 1754* FRANK SALOMON, ; University of Wisconsin - Madison ‘ACIA MEDIADOS DEL sicLo XVIII, el peri lo indigena de Andagua, en el 7 paso una teraz resistencia régim io colonial. No se trataba de una resistencia organizada en ‘epi perme ‘Polls, sloo me bien de wa fenémeno intimamente ligadoalcultoa los ancestros momificados, que ain segufa vigente. Este capitu- Jo intenta reconstruir el vinculo entre las “idolatras” y el activismo anttributa- vio, a través de un andlisis del juicio penal seguido contra el lider indfgena Gregorio Taco y sus aliados entre los aos 1751 y 1754, Las acias de este juicio, que suman 293 folios, se conservan, sin titulo ni clasificacién alguna, en los archivos del Arzobispado de Arequipa, Peri. Los estudios en torno a la resistencia indigena se centran, por lo general, en los focos de rebelién abierta. Dichos estallidos se caracterizan, desde una Perspectiva politica, por ataques a las autoridades coloniales,y en lo ideoldgico, seem nes “ut6picas” de la ideologia andina (Burga y Flores G. 1982), Los documentos de Andagua tevelan una situaci6n atin no polarizada hasta ese exiremo. Sin embargo, denota ya una profunda aliennein Popularcon respecte a instituciones 10s habian. anteriormente a toh coloniales que los tributarios andin« as “idolae 0, 2yUdado a administrar. Vistos desde Lima, lon disturbios las “idolatrias” de Andagua aparentaban ser te €scéndalo local, atribuible a s entre la ciudad y el campo, entre grupos étnicos 0 los consabidos conflicto: estamentales indig t na Y sPafioles y entre autoridades civiles y eclesiisticas, Nose veiaencllos una amenaza seria al orden eolovan No obstante, Ja peculiar fondicién semirevohucionaria de Andagua —ircinta of c , , A ios antes de las grandes insurrecciones~ adquiere un especial interés retrospectivo, en la medidieen que Hem da # comprender, con claridad etnografice lng condiciones que con el Hempo darian lugar a la cortiente revolucionaris andim tab an Aces dl Pern Lina, hiv i ama de Inder as fa a mi trabajo, y en Arequipa, Dante Zegars de ts Uae Kectanse Guise ere i (CULTO A LOS ANCESTROS Y RESISTENGA 9 foco de faccionalismo rebelde es de por sf reveladora. De las descripciones de observadores anteriores se desprende que, en el pensamicnto andino, las mo- mias de los ancestros encarnaban literalmente la continuidad. En la préctica, gu culto daba lugar, a la vez, a una organizacién social basada en el linaje. Al pasar a la clandestinidad, durante la etapa colonial, los ancestros ocultos se convirtieron en el simbolo dela permanencia de estas formas comunales anterio- es en medio de condiciones profundamente adversas. Las momias representa- an un orden cosmol6gico y gencalégico que era sinénimo de una garantia de permanencia y pas6 a ser, luego, un motivo de rebelién. Esto se dcbi6 sin duda 2 un creciente conflicto entre las experiencias en el mundo extracomunal y sus normas basicas sobre derechos, obligaciones y continuidad. ;Cusles eran estas ideas y con qué procesos sociales se relaciona este cambio de coniciencia? Este esun problema fundamental. El caso de Andagua nos puede ayudara compren- der la rebelidn como un proceso endégeno en la historia de las sociedades andinas, y no Gnicamente como una respuesta instanténea y autorhdtica a presiones externas. En segundo lugar, los incidentes de Andagua -sin llegar a ser abiertamente revolucionarios-demuestran quella articulacién politica entre las colectividades indfgenas y el régimen colonial se hallaba en proceso de deterioro y erosién, no solo désde el punto de vista ideolégico. En la préctica, Arequipa llegé a perder la capacidad de administrar y cobrar tributos, al menos en parte de sus territorios indigenas. La ascendencia de Gregorio Taco no se debié tinicamente a factores enddgenos, sino también a conflictos més generales en el panorama colonial que él supo explotar y profundizar. Los “alzados idélatras” de Andagua crefan estrar asumiendo la defensa de un antiguo orden legitimo-al negarse a colaborar con pretendientes ilegitimos, pero la fuerza innovadora de sus actos, podria haber sobrepasado sus intenciones. wt Some ae ca y seat age del capitulo describen el contexto local y los imientos relatados en el juicio. i Sct relgves dele “slsdose acaba” enfctndclaseomove sven ee cias y organizaciones capaz de movilizar a Andagua en forma colectiva, La cuarta parte intenta yuxtay ft i Tbs tens annenenta Yuntaponer datos politicos y religiosos en el contexts de El poblado de Andagua en el siglo XVII El pueblo de Andagua el nivel del mar en el estrecho valle de Ayo, cerca de Arequipa (IGM 1968) ee eta vbeactn correspondia al limite superior del cultivo de : : semisrida poblad: Cores. 57 13, Banga 1918: 69), Andagua se hillaba dentro de une gion ena, fe ‘i in Polos pesar de su escosa base aprcola, a pabloce en as minas de la poblacién comprendia moderadamente préspero de comerciantes nalivos, especialivado en al (alice ‘mercantil entrelos templados valles de la costa, la regign mii , la regin minera y las ciudad de Arequipa, Cusco, La Paz y Oruro (Flores G., 1977: 17, 25), reports Taco, lider de los “idélatras” y rebeld a.este estrato, asi como muchos - . les, pertenecia a este estrato, asi r 150 10 SALOMOr Hacia fines de siglo, Antonio Alvarez y Jimenez visité Andagua y describi el lugar como pobre y poco acogedor: “ .est6) situada esta Doctrina en una lanura corta, teniendo alrrededo ‘unos cerros éridos, Ilenos de espinos, y recorrida la poblacién se hall ser de ridicula fabrica de piedra negra bruta sentada sobre barros, su techos de madera con paja delgada encima que laman de la puna; su calles no mal formadas, pero angostas... aunque goza de algunas tierra de sembrio son de muy poco aprovechamiento... por ser muy pedregc sas y cascajosa... el temperamento es sumamente frio y seco y much mas en el Invierno con unos aires tan penetrantes que se hacen intoler bles” (Barriga 1946: 63). En 1790,1a poblaci6n de Andagua se hallaba compuesta por 1,606 indigena __ 428 “espaiioles” (Ibid: 60). A pesar de su estrecha vinculaci6n con el comerci “a larga distancia y el mercado del mundo minero, los indigenas conservaba una idiosincracia local en cuanto al vestido (Millones 1975: 63-64) y al idioms especialmente en lo referente a su bilingiiismo Quechua-Aymara (a los ques agregan, segiin un informe de 1812, los lenguajes "Coli, Puquina, Isapi y Chir chaysuyo”; Tbid: 47). El comercio se dividia en dos especialidades: el tréfic de licor desde'los valles de la costa y el teftido de lana para exportacién z altiplano (Mélaga M. 1981: 74-75, Barriga 1946: 63). Estas caravanas requeria de un considerable ntimero de mulas. Los indigenas de Andagua tenian fam de ser autosuficientes y altivos, muy habiles en sus oficios y también incorreg bles “brujos” e “idélatras”. Acontecimientos en Andagua, 174(;8?) - 1754 Confrontacién en Andagua en 1751 y primera investigaién de sus . ae or el general José de Arana, juzg6 que la situacion en el pueblo de Andspua se hab 286 | 1 se habt i Principal problema residia en su terco desatio al sictems so tributaria, queno habia logrado cobra res en el cargo habianinfentado rea in una inflexible resistencia, Ante estos he ech ¥ convocé una asamblea de nativos (f. 571-9); “brujos” Corregidor de Condesuyos,en Arequip: intolerable. E \dininistraci6 , encontrand: Arana viajé 4 Andagu “con el mayor agrado les dije, pueblo y a ver si quereis paga que respondieron todos con vo hijos, aqui vengo a aser la visita dest las sobras que os estan sefialadas; ces descompuestas, que si que nos bolba nigunas; arto asemos de pagar a nuestn en cada tercio y asi lo que Sefior virrey destos reynos para que mande se aga revisita..y se borrar