You are on page 1of 1

W.

Dilthey
"Psicología Comprensiva (descriptiva y analítica)"

1.- La tarea de una fundación psicológica de las ciencias del espíritu. La Psicología «explicativa»,
que en la actualidad suscita tal cantidad de trabajos y atrae tanto la atención, establece una conexión
causal que pretende hacer concebibles todos los fenómenos de la vida psíquica. Pretende explicar la cons-
titución del mundo psíquico según sus elementos, fuerzas y leyes, lo mismo que la física y la química
explican la constitución del mundo de los cuerpos. Representantes de esta psicología explicativa los
tenemos en los psicólogos asociacionistas, en Herbart, Spencer, Taine, en las diversas formas de
materialismo (...).
La psicología explicativa puede lograr su meta únicamente valiéndose de hipótesis. El concepto de
hipótesis puede ser considerado de diverso modo. Todo razonamiento que trata de completar in-
ductivamente un conjunto de experiencias debe designarse, en principio, como hipótesis. Porque la
conclusión contenida en él encierra una expectativa que se extiende, por encima de lo dado, a algo no
dado. Este tipo de razonamientos completadores se dan, naturalmente, en todo género de exposición
psicológica. No puedo reducir un recuerdo a una impresión anterior sin la ayuda de un razonar semejante.
Sería, por tanto, insensato pretender excluir de la Psicología los elementos hipotéticos. Sería también
injusto reprochar a la psicología explicativa el empleo de tales elementos, ya que tampoco la Psicología
descriptiva podría prescindir de ellos.
Pero en las ciencias de la naturaleza se ha elaborado el concepto de hipótesis en un sentido más
concreto, a base de las condiciones que se dan en el conocimiento natural. Como en los sentidos se nos da
únicamente la coexistencia y sucesión, sin ninguna conexión causal de lo que se presenta simultánea o
sucesivamente, la conexión causal se origina en nuestra captación de la naturaleza sólo mediante una
acción que la completa. De esta suerte la hipótesis resulta un recurso necesario del conocimiento
progresivo de la naturaleza (...).
Pero cuando la psicología explicativa traslada el método científico-natural de formación de hipótesis,
en cuya virtud se añade una conexión causal que completa lo dado, surge la cuestión de si tal traslado está
justificado. Habremos de mostrar que semejante transferencia tiene lugar, efectivamente, en la psicología
explicativa y habrá que ofrecer los puntos de vista que suscitan serias objeciones a esta transferencia (...).
(...) ya en el comienzo de nuestras investigaciones queremos proclamar la pretensión de las ciencias
del espíritu a determinar de un modo independiente sus métodos, a tenor de su objeto (...). Las ciencias
del espíritu se diferencian de las ciencias de la naturaleza, en primer lugar, porque éstas tienen como
objeto suyo hechos que se presentan en la conciencia dispersos, procedentes de fuera, como fenómenos,
mientras que en las ciencias del espíritu se presentan desde dentro, como realidad, y, originalmente, como
una conexión viva. Así resulta que en las ciencias de la naturaleza se nos ofrece la conexión natural sólo a
través de conclusiones suplementarias, por medio de un haz de hipótesis. Por el contrario, en las ciencias
del espíritu tenemos como base la conexión de la vida anímica como algo originalmente dado. La
naturaleza la «explicamos», la vida anímica la «comprendemos» (...). Este hecho condiciona la gran
diferencia de los métodos con los cuales estudiamos la vida psíquica, la historia y la sociedad respecto a
aquellos otros métodos que acarrean el conocimiento de la naturaleza (...).
Un empirismo que renuncie al fundamento de lo que ocurre en el espíritu, a la conexión
«comprendida» de la vida espiritual es, necesariamente, infecundo (...).
Resumamos (...). Sólo una ciencia que denomino psicología descriptiva y analítica, por oposición a la
explicativa o constructiva, nos puede librar de todas las dificultades señaladas. Entiendo por psicología
descriptiva la exposición de las partes y conexiones que se presentan uniformemente en toda vida
psíquica humana desarrollada, enlazadas en única conexión, que no es inferida o interpolada por el
pensamiento, sino simplemente vivida. Esta psicología consiste, por tanto, en la descripción y análisis de
una conexión que se nos da siempre de modo originario como la vida misma. De aquí se desprende una
consecuencia importante. Tiene por objeto las regularidades en la conexión de la vida psíquica
desarrollada. Expone esta conexión de la vida interna en un hombre típico. Observa, analiza, experimenta
y compara. Se sirve de cualquier ayuda para la solución de su tarea. Pero su significación en la
articulación de las ciencias descansa en que toda conexión utilizada por ella puede ser verificada
unívocamente mediante la percepción interna y que toda conexión semejante puede mostrarse como
miembro de la conexión más amplia, total, no inferida, sino originalmente dada (...).

W. DILTHEY: «Ideas acerca de una psicología descriptiva y analítica», 1894, en Obras completas.
VI: Psicología y teoría del conocimiento, FCE, México, 1978, traducción, prólogo y notas de Eugenio
Imaz (pp. 191-282).