You are on page 1of 3

a). ¿Cuál es la huella qué quieres dejar en tu I.E, por qué quisieras qué recuerden tu gestión?

Quiero que mi I.E sea uno de los mejores del distrito con estudiantes formados desde su
lengua materna, que sean lideres y que trasciendan en el nivel secundario, competentes y que
ayuden a resolver problemas de su comunidad. Quiero que el número de estudiantes se
incremente cada año. De igual manera quiero que mis docentes se comprometan con mi
gestión y convivan armónicamente entre ellos apoyándose frente a cualquier dificultad y den
buen trato a los estudiantes, padres de familia y la comunidad.

b). Tomando en cuenta a lo qué propone Eulalia comentanos ¿Cuáles son los retos qué te has
planteado en tu I.E al asumir el cargo directivo? ¿cuales son las características personales a
valorar como fortaleza en ti para afrontar estos retos?

Los retos planteados son:

1. Cumplir con los compromisos de Gestión Escolar?

2. Elaborar de manera oportuna los documentos administrativos y de gestión, con participación


de docentes y padres de familia.

3.Promover la elaboración y uso de materiales educativos.

4.Liderar la I.E para la satisfacción de las autoridades, PP.FF, docentes y estudiantes.

Las características personales que me valoro son: ser un docente con liderazgo pedagógico,
innovador y admisible al cambio, respetuoso de las necesidades de los docentes, PP.FF, y
estudiantes.

c) ¿Qué aportes para tu gestión y la toma de decisiones identificas en los instrumentos de


gestión escolar, así como los diversos canales de procedimientos de información?.

Los aporte que he encontrado en el Marco del Buen Desempeño Directivo, el contenido del
Currículo Nacional, plataformas virtuales del MINEDU, Donde encuentro lineamientos para
realizar una buena gestión escolar centrada en los aprendizajes de los estudiantes.

Enfatizar más sobre el liderazgo pedagógico entendido como una capacidad de


movilizar y encaminar positivamente a todos los actores educativos para lograr las
metas y propuestas centrado en el logro de los aprendizajes de los estudiantes.

CASO MOTIVADOR: “EULALIA, DOCENTE DE PROFESIÓN, MAESTRA DE VOCACIÓN” Parte I –


Gestión escolar Días antes de asumir por primera vez la encargatura de la Institución Educativa
como directora, Eulalia Huillca se preguntaba: ¿Cómo seré recibida? Ella no había trabajado allí
antes y por ello recabó información en la página web del Ministerio de Educación (Escale). Era
una institución que atendía a dos niveles, primaria y secundaria con un salón por grado y un
poco más de 200 estudiantes en total. No está ubicada en un área urbana, brinda servicios a
estudiantes que viven en la localidad y otros que vienen de comunidades cercanas. Al
averiguar entre vecinos y exalumnos había recibido opiniones variadas, algunas más positivas
que otras. Pero claro, nada de eso remplaza el conocimiento directo de la interacción con su
equipo docente, los padres de familia y, por supuesto, sus estudiantes. Además, recordaba que
una vez un colega de la UGEL le había dicho que a él le bastaba con mirar 3 aspectos para
formarse una impresión clara de una Institución Educativa: los servicios higiénicos, el estado
de los mismos; las aulas, su ambientación y el uso de materiales; y el recreo, las relaciones
entre los estudiantes y con sus docentes. No era una mala idea, pero sabía que eso no iba a ser
suficiente. Aunque estaba con los “nervios del debut”, estaba entusiasmada. Era la primera vez
que iba a dirigir una Institución Educativa, a pesar de que ya había tenido responsabilidades de
coordinación en su experiencia como docente. Recordaba todo lo que alguna vez hubiera
querido que sus directores hicieran y también había recogido de ellos, buenas lecciones. Sentía
cierta tranquilidad porque las orientaciones desde el Ministerio de Educación eran bastante
claras sobre lo que se espera de un director de una Institución Educativa. Además, el Marco de
Buen Desempeño del Directivo que había estudiado para dar el examen se organizaba sobre
un concepto que a ella le motivaba: ser líder pedagógico. Ella tenía muy claro que jamás sería
una directora dedicada solo a llenar documentos y hacer trámites ante la UGEL. Una par de
semanas después de iniciadas las clases se encontró con su mejor amiga, la profesora Georgina
Peláez con quien siempre habían compartido sus cosas del trabajo. “¿Qué tal te fue?” - le
preguntó su amiga. A lo que Eulalia respondió: “Un poco mejor de lo que esperaba. Al llegar
me aguardaba una comitiva de los padres de familia y docentes. Les pedí visitar la Institución
Educativa y en el recorrido pude ver que los baños de primaria estaban muy bien, pero los de
secundaria dejaban mucho que desear. Como todavía no empezaban las clases, las aulas no
estaban listas. Y bueno… también encontré un montón de cosas administrativas que tenía que
resolver, así que he trabajado duro para tener todo en orden”. Eulalia, luego agrega: “Por otro
lado, en las primeras reuniones de planificación, donde se empezó a revisar el plan Anual de
Trabajo y por sugerencia de los docentes, el Reglamento Interno, observé que algunos
docentes no tenían muy claro el sentido de estos instrumentos, y hacían propuestas, sin
reflexionar realmente en su impacto en los aprendizajes, buscando así solo cumplir con llenar
los formatos. Por otro lado la participación de la APAFA en los espacios de planificación ha sido
consistente, lo cual ha servido de gran apoyo y fuente de información”. Luego siguió
comentando: “Durante las primeras semanas de clase, cuando volvieron los estudiantes pude
ver que mi grupo de docentes era bien heterogéneo. Ya identifiqué a un par que siempre
quieren salirse escapando antes de tiempo y otros dos conflictivos, que buscaban un pero a
todo lo que se propone. Tengo que ver cómo ganármelos. No llegaron todos los estudiantes el
primer día de clases, ante esto hablé con algunos padres de familia y una mamá me dijo: para
qué la voy a mandar señorita si los docentes siempre llegan tarde, mejor que ella siga
ayudando en la bodega. Con el tiempo, los docentes han mostrado mayor compromiso con la
revisión de los instrumentos de gestión que te mencioné, no solo eso, tener las cosas claras
creo que los ha motivado, pues algunos incluso me comentan que han avanzado en los
acuerdo de convivencia, tomando en cuenta el Reglamento Interno aprobado en la asamblea”.
Su amiga, al final de la conversación le hizo una buena pregunta que la dejó pensando: “Te veo
muy animada y me parece que las cosas que te preocupan las vas a poder resolver, pero…
¿Para qué haces todo eso Eulalia? ¿Cuál va a ser la huella que quieres dejar en la Institución
Educativa? ¿De qué manera quisieras que recuerden tu gestión?” Eulalia se quedó pensando,
en su interior quería que su Institución Educativa fuera la mejor de la provincia, quería que sus
estudiantes fueran buenas personas, buenos ciudadanos y que los resultados en las
evaluaciones de aprendizaje progresaran año a año. Entonces, se dijo a sí misma: yo quisiera
que mis estudiantes sean líderes de su comunidad y que vuelvan a su escuela a contar su
testimonio de progreso. Por eso, vamos a implementar los compromisos de gestión escolar,
además de, por ejemplo, formar el municipio escolar y organizar unos buenos talleres de
educación para el trabajo. Eulalia, antes de decir que ese era su sueño para la Institución
Educativa, quería validarlo con sus colegas y padres de familia. No cabía duda de que ya se
estaba enamorando de su trabajo…