You are on page 1of 12

2011 

NORMAS DE SEGURIDAD EN 
OPERACIONES DE BUSQUEDA Y 
RESCATE EN CASO DE 
INUNDACIONES, AVALANCHAS Y 
DESLIZAMIENTOS 
MATERIAL DE REFERENCIA 
 
Compilado por: MARCO ANTONIO LARGO DELGADO                            
Profesional en Salud Ocupacional                                       
Instructor de Bomberos                                                               
Bombero Voluntario 
 

Marco Antonio Largo 
Bomberos Voluntarios 
29/04/2011 
 

NORMAS DE SEGURIDAD EN OPERACIONES DE BUSQUEDA Y RESCATE EN 
CASO DE INUNDACIONES, AVALANCHAS Y DESLIZAMIENTOS 
Por: MARCO ANTONIO LARGO DELGADO 
Profesional en Salud Ocupacional 
Instructor de Bomberos 
Bombero Voluntario 
 
 
PROPOSITO 
 
Establecer una guía base de trabajo seguro para todo el personal de emergencias que desarrolla 
actualmente actividades de búsqueda y rescate por la ola invernal en Colombia 
 
OBJETIVOS 
 
Definir los conceptos de peligros y riesgos en operaciones de búsqueda y rescate en inundaciones 
y avalanchas 
Identificar los principales peligros y riesgos presentes en este tipo de incidentes 
Enumerar las normas de seguridad a seguir en caso de una respuesta operativa 
 
DESCRIPCION 
 
Colombia  atraviesa  una  de  las  peores  épocas  invernales  de  su  historia,  bien  lo  ha  dicho  el 
Presidente Juan Manuel Santos, al referirse a que no existen antecedentes de lo que esta pasando.  
 
Según el  Sistema Nacional de Prevención y atención de desastres  en su ultimo reporte de Abril 
del  2011  habla  de  que  se  pueden  presentar  crecientes  súbitas  y  deslizamientos  de  tierra  en  los 
departamentos  de  Antioquia,  Cauca,  Caldas,  Nariño,  Santander,  Norte  de  Santander  y  Valle  del 
Cauca.  Así  mismo  informó  que  los  modelos  de  pronóstico  del  tiempo  del  IDEAM  indican  que  se 
seguirán  presentando  lluvias  en  los  próximos  días  en  los  Santanderes,  Cundinamarca,  Boyacá, 
Antioquia y en los departamentos del eje Cafetero, por lo que se sugiere la alerta ante la amenaza 
por deslizamientos y flujos torrenciales en áreas inestables de ladera. 
 
¿QUE ES EL FENÓMENO DE “LA NIÑA”? 
“La Niña” se manifiesta entre otras variables, por un enfriamiento de las aguas del Océano Pacífico 
Tropical central y oriental frente a las costas del Perú, Ecuador y sur de Colombia. Este fenómeno 
causa  efectos  contrarios  a  los  que  presenta  “El  Niño”,  mientras  que  “El  Niño”  reduce  las 
precipitaciones,  “La  Niña”  favorece  el  incremento  de  las  mismas  en  gran  parte  del  país  en 
particular sobre las regiones Caribe y Andina. 
¿CÓMO SE FORMA EL FENÓMENO DE “LA NIÑA”?  
Por lo general, La Niña comienza su formación desde mediados de año con un enfriamiento de las 
aguas  del  océano  Pacífico  tropical  como  uno  de  los  indicadores  oceánicos;  como  también  un 
incremento de los vientos Alisios del este, que propicia un descenso del nivel del mar sobre la zona 
oriental.  La  Niña  alcanza  su  intensidad  máxima  a  finales  de  año,  cuando  se  acoplan  todos  los 
parámetros  mencionados,  junto  con  otras  variables  océano  atmosféricas  propias  de  este  evento 
climático; y tiende a disiparse a mediados del año siguiente. 
 
¿CUALES SON LOS PRINCIPALES IMPACTOS? 
De  acuerdo  a  los  análisis,  ante  un  evento  típico  de  “La  Niña”,  los  efectos  climáticos  empiezan  a 
sentirse desde mediados de año con un incremento de las lluvias en las regiones Caribe y Andina. 
El fenómeno de La Niña alteró el clima nacional desde su inicio en el mes de junio, ocasionando 
lluvias  extraordinarias  en  las  regiones  Caribe,  Andina  y  Pacífica.  Este  fenómeno  hizo  que  la 
temporada seca de mitad de año de 2010 no se presentara en estas mismas regiones. Durante los 
meses de julio, noviembre y diciembre de 2010 se presentaron lluvias extraordinarias, superando 
registros  históricos  en  estas  mismas  regiones.  De  igual  manera,  sus  impactos  se  esperan  en  la 
primera temporada de lluvias de 2011, manifestándose en un aumento significativo de los niveles 
de  los  ríos  y con  ellos  la  probabilidad  de  inundaciones  lentas,  crecientes  súbitas  en  las  zonas  de 
alta pendiente y aumento en la amenaza por deslizamientos de tierra. 

ESTADO ACTUAL DEL PACÍFICO TROPICAL 
La temperatura superficial del mar en la zona central del océano Pacífico tropical, continua con un 
enfriamiento (valores alrededor de 0,6 grados por debajo de lo normal), aun así, las condiciones 
océano‐atmosféricas  características  de  “La  Niña”  siguen  debilitándose,  mostrando  en  la  parte 
oriental  de  la  cuenca  del  Pacifico  una  tendencia  al  calentamiento  de  aguas  superficiales, 
particularmente a la altura de las islas Galápagos, sobre las costas del Pacifico colombiano se han 
presentado un descenso ligero de las anomalías en el Océano Pacífico Tropical del 28 de marzo al 
04 de abril de 2011. Tomado de: CPTEC/INPE con base en datos de la NOAA/Centro de Predicción 
Climática de los Estados Unidos. Cabe señalar, que la ocurrencia de un fenómeno como “La Niña”, 
sugiere un acoplamiento del océano y la atmósfera y de acuerdo con lo expuesto recientemente 
por la Organización Meteorológica Mundial, “…este episodio (“La Niña”), se ha caracterizado por 
un  importante  componente  atmosférico  y,  según  revelan  los  indicadores  correspondientes,  se 
trata de uno de los episodios más intensos del último siglo, con un fuerte acoplamiento océano‐
atmósfera.”  Aunque  se  espera,  que  el  evento  se  siga  debilitando  gradualmente  durante  los 
próximos meses, seguirá incidiendo para que se registren cantidades de precipitación superiores a 
los promedios de la época, en la mayor parte de todas las regiones a excepción del nororiente de 
la Región Caribe donde se podrían presentar precipitaciones cercanas a lo normal durante el mes 
de  abril.  De  acuerdo  con  los  modelos  internacionales  de  pronóstico  y  los  análisis  propios  del 
IDEAM, es muy probable que la finalización del Fenómeno de “La Niña”, se registre en el periodo 
abril‐mayo  de  2011.  A  pesar  de  que  “La  Niña”  empiece  a  debilitarse,  todavía  podría  alterar  los 
patrones  climáticos  a  corto  y  mediano  plazo,  señalando  que  la  primera  temporada  lluviosa  del 
año,  especialmente  durante  dos  de  los  meses  (abril  y  mayo)  registraría  mayores  volúmenes  de 
precipitación, en diferentes zonas del país. 
 
 
 
 
CRECIENTES SÚBITAS Y ESTADO DE LOS EMBALSES 
 
Debido a la persistencia de las lluvias de los últimos días, se prevén las siguientes condiciones de 
crecientes súbitas en los principales ríos y afluentes mencionados a continuación: 
 
Cuenca  del  Catatumbo: Catatumbo,  Sardinata,  Tarra,  Táchira,  Cucutilla,  San  Miguel, 
Garumito y Río de Oro. Tarra, Tibú, Sardinata, Algodonal, Pamplonita y Presidente. 
Cuencas  alta  y  media  del  río  Magdalena: Magdalena,  Páez,  Lagunilla,  Guarinó,  Negro, 
Lebrija, Opón, Carare y Sogamoso 
Cuencas alta, media y baja del río Cauca: Cauca, Palo, Meléndez, Cali y Güengüe 
Cuencas de la vertiente Pacífica. Micay, Patía, Telembí y San Juan 
 
Adicionalmente los embalses de Prado (Tolima) y Betania (Huila), presentan niveles muy altos, los 
cuales,  de  persistir  ésta  condición,  presentarán  desembalses  los  cuales  incidirán  el  nivel  del  río 
Magdalena. 
 
DESLIZAMIENTOS DE TIERRA Y AFECTACIÓN EN CORREDORES VIALES 
 
Debido a la persistencia e intensidad de las lluvias ocurridas en las regiones Andina, Pacifica y el 
Piedemonte Llanero, y el pronóstico para los próximos tres días, se prevé amenaza muy alta por 
deslizamientos  de  tierra  en  los  departamentos  de  Norte  de  Santander,  Santander,  Antioquia, 
Caldas.  Amenaza  alta  en  los  departamentos  de  Cesar,  Tolima,  Huila,  Cauca,  Nariño  y  Chocó.  Las 
zonas más críticas se presentan a continuación: 
 
Antioquia: Medellín  y  su  área  metropolitana,  Jericó,  Fredonia,  Montebello,  Betania, 
Bolívar,  Hispania,  Pueblo  Rico,  Támesis,  Andes,  Jardín,  Santa  Bárbara,  Abejorral,  Amagá, 
Caldas,  Venecia,  Titiribí,  Concordia,  Salgar,  San  Francisco,  San  Luis,  Cocorná,  Carmen  de 
Viboral, Frontino, Cañasgordas, Dabeiba y Uramita. 
Caldas: en  los  municipios  de  Samaná,  Villa  María,  Manizales,  Marulanda,  Manzanares, 
Marquetalia, Victoria, Neira, Aranzázu, Pácora, Aguadas, Salamina, Norcasia y Filadelfia. 
Cauca: en los municipios de Santander de Quilichao, Cajibío, El Tambo, El Bordo, La Vega, 
Almaguer,  Toribío,  San  Sebastián,  Bolívar,  Sucre,  Piendamó,  La  Sierra,  Sotará,  Popayán  y 
Rosas. 
Nariño: en  los  municipios  de  Pasto,  El  Tablón,  La  Cruz,  Arboledas,  Albán,  San  Pedro  de 
Cartago, San Bernardo, San Lorenzo, La Florida, Chachaguí y Buesaco. 
Norte de Santander: en jurisdicción de los municipios de Cúcuta y su área metropolitana, 
Abrego,  La  Esperanza,  Cáchira.  Con  base  en  el  seguimiento  y  registro  de  deslizamientos 
ocurridos en la temporada invernal pasada (octubre‐diciembre de 2010) y el pronóstico de 
lluvias para los próximos días se recomienda a las autoridades competentes estar atentos 
ante  la  probabilidad  de  ocurrencia  de  deslizamientos  en  los  municipios  y  sectores 
aledaños a: Bucarasica, Ragonvalia, Los Patios, Chinácota, Pamplona, Salazar, Pamplonita, 
San Calixto, Ocaña, Villacaro, Convención, El Carmen, Teoráma. 
Santander: en  los  municipios  de  Bucaramanga  y  su  área  metropolitana,  Chimá, 
Guacamayo,  Contratación,  Cimitarra,  Bolívar,  Landázuri,  Albania,  Florián,  Jesús  María, 
Puente Nacional, Sucre, La Belleza, Sucre, Mogotes, Matanza, Simácota, Santa Helena del 
Opón,  Cimitarra,  Rionegro,  Lebrija,  Sabana  de  Torres,  El  Carmen,  El  Peñón,  Caharalá, 
Chipatá,  Vélez,  Gambita,  Ocamonte,  Coromóro,  Confines,  Guapotá,  Palmas  del  Socorro, 
San Andrés, Encino, Oiba y Onzaga. 
Valle del Cauca: en los municipios de El Cerrito, Zarzal, Sevilla, Florida, Yotoco, Andalucía, 
Tuluá, Florida, Palmira y Buga. 
 
En  atención  a  lo  anterior,  y  teniendo  en  cuenta  la  llegada  de  la  primera  temporada  lluviosa  del 
año,  que  según  los  modelos  de  predicción  climática,  las  precipitaciones  estarán  por  encima  del 
promedio, el  IDEAM  y  la  Dirección  de  Gestión  del  Riesgo  recomiendan  a  las  autoridades 
municipales,  a  los  comités  regionales  y  locales  para  la  prevención  y  atención  de  desastres, 
Corporaciones  Autónomas  Regionales  y  de  Desarrollo  Sostenible,  a  las  autoridades  ambientales 
urbanas y al público en general, mantener la vigilancia de zonas bajas susceptibles a inundación, 
áreas inestables y de alta vulnerabilidad, y realizar las acciones necesarias para reducir los riesgos. 
 
Cabe recordar que el fenómeno de “La Niña” persiste en el Pacífico Tropical, por lo cual hay que 
estar atentos ante la presencia de esta segunda etapa del impacto de este evento climático. 
 
El IDEAM continuará monitoreando y emitiendo nuevos comunicados inherentes a ésta situación. 
 
Teniendo en cuenta lo anterior es necesario establecer y recordar a todos los cuerpos de socorro y 
de respuesta a emergencia las recomendaciones mínimas de seguridad en las operaciones, con el 
fin  de  evitar  pérdidas  humanas  innecesarias  y  sobre  todo  salvaguardar  la  integridad  de  los 
miembros operativos del Sistema de respuesta de emergencia de cada localidad 
 
ACCIONES DE PREVENCIÓN FRENTE A LA PRIMERA TEMPORADA DE LLUVIAS 
 
El  Instituto  de  Hidrología,  Meteorología  y  Estudios  Ambientales  como  una  alerta  temprana  hace 
las  siguientes  recomendaciones  para  mitigar  los  efectos  de  la  llega  de  la  primera  temporada  de 
lluvias y evitar grandes afectaciones. 
 
A LA COMUNIDAD EN GENERAL 
 
Revise,  ajuste,  cambie  o  limpie  los  techos,  canales  y  canaletas  para  evitar  inundaciones  en  las 
viviendas. No construya, ni compre, ni alquile, edificaciones en zonas tradicionalmente inundables 
como pueden ser algunas riberas de ríos y quebradas, sus antiguos lechos y las llanuras o valles de 
inundación.  No  desvíe  ni  tapone  caños  o  desagües.  Por  el  contrario,  construya  y  proporcione 
mantenimiento  o  desagües  firmes.  Evite  que  el  lecho  del  río  se  llene  de  sedimentos,  troncos  o 
materiales  que  impidan  el  libre  tránsito  de  las  aguas.  Si  puede  ser  afectado  por  una  inundación 
lenta guarde objetos valiosos en lugares altos para que no los vaya a cubrir el agua. Igualmente, 
desconecte la corriente eléctrica para evitar cortos en las tomas. Entérese del plan de Emergencias 
establecido por el Comité de Emergencias de su municipio. Tenga previsto un lugar seguro donde 
pueda alojarse en caso de inundación. Haga todos los preparativos por si necesita abandonar su 
casa  por  unos  días  durante  la  inundación.  Si  observa  represamientos  advierta  a  sus  vecinos  y  al 
Comité  de  Emergencias  de  su  municipio,  en  la  Alcaldía,  la  defensa  Civil,  Cruz  Roja  o  Servicio  de 
Salud. Una disminución en el caudal del río puede significar que aguas arriba se este formando un 
represamiento,  lo  cual  puede  producir  una  posible  inundación  repentina.  Conozca  la  señal  de 
alarma establecida por el Comité de Emergencias de su municipio. Si éste no existe acuerde con 
sus vecinos un sistema con pitos o campanas que todos reconozcan para avisar en su vecindario el 
peligro inminente de una crecida.  
 
 
SECTOR DE ABASTECIMIENTO DE AGUA PARA LA POBLACIÓN 
 
Considere que las lluvias pueden generar erosión de fluidos torrenciales en zonas de montaña que 
pueden afectar las bocatomas de los acueductos, por lo que se recomienda hacer mantenimiento 
preventivo en estas áreas.  
 
SECTOR AGROPECUARIO Y FORESTAL 
 
Si  destina  terrenos  inundables  para  cultivos,  hágalo  teniendo  en  cuenta  que  pueda  cosechar  y 
recoger  los  productos  antes  de  la  próxima  temporada  de  inundación.  Las  tierras  ribereñas 
vulnerables  deben  protegerse,  con  barreras  de  protección  naturales  o  artificiales  (vegetación, 
sacos de arena, etc.) para lo cual es necesario buscar la debida asesoría. Se recomienda a todos los 
agricultores y ganaderos del territorio nacional especialmente los ubicados en las regiones Caribe 
y  Andina,  que  tengan  en  cuenta  un  posible  aumento  en  la  oferta  hídrica  y  el  aumento  de  la 
probabilidad  de  anegamientos  en  áreas  de  bajo  drenaje.  Programar  lo  pertinente  ante  el 
desarrollo  de  plagas  y  enfermedades  propias  en  condiciones  de  mayores  precipitaciones  y  baja 
radiación en gran parte de las regiones Caribe y Andina. Se recomienda estar atentos en los ríos de 
alta pendiente de la región Andina y de la Sierra Nevada de Santa Marta frente a la posibilidad de 
crecientes súbitas, así como, ante la probabilidad de inundaciones lentas en las cuencas media y 
baja  de  los  grandes  ríos  Magdalena,  Cauca,  de  los  ríos  Sinú  y  San  Jorge  entre  otros.  A  los 
ganaderos  se  les  recomienda  tener  mucho  cuidado  con  los  animales  que  tengan  contacto  con 
aguas negras o retenidas por la temporada lluviosa y no descuidarlos cuando se encuentren cerca 
de los ríos debido a las creciente súbitas. 
 
SECTOR SALUD 
 
Considerar  que  las  condiciones  hidroclimáticas,  favorecen  en  algunos  sectores  del  país  el 
incremento  de  casos  de  enfermedades  aumento  de  enfermedades  virales  y  respiratorias.  Se 
recomienda no acumular basura dentro o fuera del lugar donde habita, apártela en un lugar que 
esté fuera del área de posibles inundaciones y mantenga tapados los depósitos donde está la 
basura y en lugares altos.  
 
SECTOR HIDROENERGÉTICO  
 
Considerar la probabilidad de aumento de lluvias y de tormentas eléctricas que puedan afectar la 
red.  
 
 
 
 
SISTEMA  NACIONAL  DE  PREVENCIÓN  Y  ATENCIÓN  DE  DESASTRES  Y  AL 
SISTEMA NACIONAL AMBIENTAL 
 
Para  los  Comités  Regionales  y  locales  de  Prevención  y  Atención  de  Desastres,  se  recomienda 
mantener activos los Planes de Emergencia y Contingencia para Inundaciones y estar atentos la las 
recomendaciones  que  los  organismos  técnicos  del  Sistema  puedan  emitir  en  determinado 
momento.  
 
SECTOR VÍAS 
 
Considerar  que  la  presencia  de  lluvias  fuertes  propician  los  deslizamientos  de  tierra.  Realizar  los 
mantenimientos de las vías principales y caminos verdéales en cuanto a desagües y canalización 
de aguas lluvias para evitar el deterioro de las mismas. 
 
NORMAS DE SEGURIDAD 
 
 
SEGURIDAD EN LA FASE DE PREPARACION 
 
En  la  preparación  se  deben  establecer  y  discutir  con  todos  los  miembros  de  los  equipos  de 
respuesta  los  procedimientos  operativos  normalizados  para  los  incidentes  de  inundación  y 
deslizamiento,  los  cuales  deben  incluir  las  principales  normas  de  seguridad  definidas  en  este 
documento de consulta 
 
Aquellos cuerpos de socorro que ya tengan PON´s deben ser revisados y actualizados teniendo en 
cuenta los estudios y recomendaciones hechas por el SNPAD. 
 
El  personal  de  respuesta  a  emergencias  debe  capacitarse  y  recapacitarse  en  las  acciones  de 
respuesta en caso de inundaciones y deslizamientos 
 
Se  deben  establecer  bajo  el  sistema  de  comando  de  incidentes  los  procedimientos  de 
coordinación entre todos los equipos de respuesta, coordinados por los órganos operativos de las 
oficinas de prevención y atención de desastres de cada municipio o departamento, con el fin de 
ser más eficientes y eficaces en la posible respuesta. (Ver Dec.919 de 1989) 
 
Cada  cuerpo  de  socorro  o  equipo  de  respuesta  a  emergencias  debe  conocer  los  peligros 
potenciales y evidentes presentes en las zonas de operación con antelación a los eventos, deberán 
tener  un  mapa  de  riesgos  y  ubicar  en  planos  de  su  localidad  las  zonas  de  mayor  vulnerabilidad, 
posibles áreas de afectación, problemas de movilidad, ausencia de recursos, etc. 
 
Cada  cuerpo  de  socorro  o  equipo  de  respuesta  a  emergencias  deberá  conocer,  identificar  e 
interpretar  los  códigos  o  sistemas  de  alerta  temprana  de  las  zonas  de  riesgo  en  las  cuales 
desarrollo operaciones. 
 
Cada  cuerpo  de  socorro  o  equipo  de  respuesta  a  emergencias  deberá  mantener  los  equipos 
básicos  de  respuesta  a  casos  de  inundación  y  deslizamientos,  como:  Lanchas  o  vehículos 
especiales,  kit  de  rescate  con  cuerdas,  salvavidas  o  flotadores,  iluminación,  carpas,  fuentes  de 
poder, herramientas manuales (Picas, palas, etc.,), botiquines y camillas, entre otros. 
 
Cada  miembro  del  equipo  de  respuesta  operativa  deberá  tener  sus  elementos  de  identificación, 
trabajo y protección personal, los cuales deben incluir: Uniformes (Varios para cambio por que se 
mojaran)  Impermeables  con  reflectivos,  Chalecos  salvavidas,  casco  de  rescate,  botas 
impermeables de caña alta, guantes, mono gafas, tapa oídos, linterna, cantimplora, navaja y pito, 
entre otros) 
 
Se debe desarrollar en todos los integrantes del equipo de respuesta una actitud positiva hacia la 
seguridad durante las sesiones de capacitación y ejercicios de entrenamiento. 
 
Previa  a  las  operaciones  deben  realizarse  reuniones  (Briefings)  para  acordar  y  ultimar  detalles 
relacionados con la seguridad. 
 
SEGURIDAD EN LA FASE DE ACTIVACION  
 
Se deben establecer procedimientos y prácticas seguras desde el inicio de la misión con objetivos 
claros y precisos en materia de seguridad. 
 
Enfatizar como prioridad la seguridad en los “briefings”. 
 
Chequear que los miembros del equipo tengan el equipo de protección personal, buena condición 
física y mental y se hayan quitado anillos u otra joyería que pudiera interferir con la operación. 
 
Reforzar la seguridad al abordar o descender de aviones o helicópteros, lanchas o vehículos todo 
terreno, el personal debe ser consciente de los peligros que implican su abordaje, desplazamiento 
dentro del mismo o su descenso sin autorización. 
 
El OS (Oficial de Seguridad) y el JO (Jefe Operaciones) estarán prestos a reforzar las condiciones de 
seguridad de todo el personal y será uno de sus objetivos en esta fase. 
 
SEGURIDAD EN LA FASE DE RESPUESTA OPERATIVA 
 
El CI es responsable directo por la seguridad de cada hombre así como por la seguridad de toda la 
operación. 
 
El CI, debe evaluar las condiciones potenciales peligrosas que pudieran ocurrir en forma separada 
o simultáneamente. 
 
El  CI  deberá  identificar  correctamente  los  riesgos  en  la  Base  de  Operaciones  y  en  la  escena  de 
trabajo 
 
El CI deberá incluir en los briefings operacionales diarios y al inicio de toda operación sistemas de 
monitoreo  del  fenómeno,  estableciendo  alarmas  claras  que  le  permitan  una  evacuación  de 
emergencia  en caso de una inundación repentina. Teniendo en cuenta además: 
 
• Señales de alerta y alarma 
• Rutas de escape y área de reunión 
• Asignación de Oficial de Seguridad si es apropiado 
• Uso de chalecos de identificación 
• Lugar y método de traslado hacia la atención médica en caso de accidente de una de sus 
unidades  
 
En  las  operaciones  de  búsqueda  y  rescate  en  inundaciones  y  deslizamientos  se  deben  incluir  las  
consideraciones de seguridad dentro del  plan de trabajo a seguir 
 
Se  debe  monitorear  continuamente  las  operaciones  y  las  actividades  logísticas  en  cuanto  al 
cumplimiento de reglas de seguridad. 
 
Debe  asegurarse  que  los  peligros  de  inundación  repentina,  avalancha,  deslizamiento,  colapso,  u 
otra condición propia del tipo de escenario han sido identificados. 
 
Se  deben  monitorear  continuamente  las  comunicaciones  radiales  sobre  todo  cuando  se  tiene 
personal  haciendo  barrido  de  áreas  o  como  observadores  del  evento.  Los  cuales  darán  la  alerta 
frente a los cambios de las fuentes de agua o los terrenos afectados. 
 
Se debe reforzar el conteo del personal. 
 
En  las  operaciones  de  búsqueda  y  rescate  en  inundaciones  y  deslizamientos  se  debe  reforzar  la  
rotación/descanso del personal. Monitoreando el personal afectado por fatiga y estrés. 
 
Los líderes de equipo, jefes de operación o comandantes de incidentes deben asegurarse que todo 
el  personal  cumpla  las  normas  de  higiene  personal  especialmente  antes  y  después  de  consumir 
alimentos. 
 
Es  obligatorio  para  el  personal  reportar  e  investigar  las  lesiones  o  accidentes,  dejando  acciones 
preventivas o correctivas para futuras operaciones. 
 
En las operaciones siempre se debe efectuar  el aislamiento del área de impacto, controlando  el 
acceso a la misma, esta acción se deberá coordinar con los organismos de seguridad del estado, 
buscando asegurar la escena.  
 
El  personal  de  respuesta  a  emergencias  nunca  actúa  solo  (equipo  mínimo  2  personas)  y  debe 
abstenerse  de  participar    en  un    rescate  si  no  se  siente  en  perfectas  condiciones.  Debe  ser 
consiente de sus capacidades reales.  
 
En  el  área  de  operaciones  debe  haber  siempre  el  personal  necesario  para  la    operación., 
restringiendo  el  acceso  a  personal  civil.  En  zonas  agrestes  o  desconocidas  se  deberá  pedir 
indicaciones a personal adulto de la región, nunca niños o jóvenes, a las personas que guían se les 
asignara personal experto que vigilara ante todo la seguridad del guía.  
 
Tener  siempre  cierta  cantidad  de  equipo  única  y  exclusivamente  para  la  atención  de  un  posible 
accidente en el equipo de respuesta.  
 
En  operaciones  de  búsqueda  y  rescate  en  inundaciones  y  deslizamientos  el  Oficial  de  Seguridad 
dispondrá de un silbato con el cuál podrá dar las señales de alerta y alarma al personal en el área 
de trabajo, de acuerdo al siguiente código sonoro: 
 
• Una señal larga significa: señal de alerta, parar el trabajo y escuchar. 
• Una señal larga y una corta: continuar la operación. 
• Tres  señales  cortas:  señal  de  alarma  –  evacuar  inmediatamente  a  la  zona  de  seguridad 
previamente designada. 
 
Así  mismo  se  usara  en  caso  de  emergencia  las  sirenas  de  vehículos  de  emergencia  que  serán 
operados en caso de presentarse un evento que implique la salida rápida del personal al punto de 
encuentro. 
 
No está permitido entrar a las áreas de trabajo sin la autorización del encargado de seguridad. 
 
Al  entrar  al  área  siempre  se  deberá  tener  puesto  de  manera  correcta  TODO  el  equipo  de 
protección personal necesario. 
 
Durante toda la operación existirá un Oficial de Seguridad (identificado y visible) el cuál velará por 
la  seguridad  de  toda  la  operación.  Será  la  máxima  autoridad  en  lo  que  a  seguridad  se  refiere. 
Podrá detener parcial o totalmente la operación en caso necesario. 
 
Cada integrante del equipo de respuesta también velará por la seguridad de su personal y en caso 
de observar un acto o condición insegura y de cualquier emergencia, avisarán inmediatamente al 
Oficial de Seguridad. Ellos dispondrán de un silbato para poder avisar con el código establecido en 
caso de alerta y alarma. 
 
Se dispondrá en el área de trabajo de un botiquín, camilla y personal de atención prehospitalaria 
al  igual  de  un  sistema  de  comunicaciones  que  garantice  una  respuesta  de  ambulancia  en  un 
tiempo no mayor de 15 minutos en caso de ser requerida. 
 
En  operaciones  nocturnas  se  debe  garantizar  el  suministro  de  iluminación  de  emergencia 
suficiente para la visibilidad de la escena y de las acciones de los rescatistas. 
 
En  caso  de  inundaciones  o  deslizamientos  se  dispondrá  de  varios  vigías  que  estarán 
intercomunicados  y  vigilantes  ante  los  cambios  del  rio  o  el  terreno.  Deberán  estar  atentos  a 
disminución del nivel de las aguas, cambios de coloración, aumento en su nivel o la presencia de 
material arrastrado como arboles y objetos de gran tamaño. Deberán observar los cambios en el 
terreno como aumento de grietas, movimiento de masas, caída de rocas o deslaves. 
 
Se dispondrá en el área de trabajo de un extintor portátil de 20 libras de polvo químico seco para 
ser utilizado en caso de presentarse un fuego, especialmente durante el uso o reabastecimiento 
de combustibles o lubricantes a los equipos utilizados en la operación. 
 
Todo  el  personal  deberá  portar  una  cantimplora  con  agua  potable,  a  fin  de  prevenir  la 
deshidratación  durante  el  trabajo.  También  se  proveerá  un  puesto  de  hidratación  general  para 
todo el personal ubicado cerca del área de trabajo. 
 
Toda herramienta, accesorio o equipo deberá ser utilizado, mantenido, recogido y almacenado de 
acuerdo a las normas de operación y seguridad establecidas en sus manuales respectivos. 
 
Cada equipo de trabajo deberá cumplir rotaciones de personal de acuerdo a lo establecido por el 
Oficial de Seguridad, tomando en cuenta las condiciones meteorológicas del lugar  
 
No está permitido botar desperdicios en el área de trabajo. 
 
No está permitido fumar o consumir alimentos en el área de trabajo. 
 
A  criterio  del  Oficial  de  Seguridad,  el  trabajo  en  el  área  de  trabajo  podrá  continuar  o  no,  de 
acuerdo a las condiciones meteorológicas. En caso de inundaciones y en zonas de deslizamientos 
la  lluvia  será  un  factor  importantísimo  para  la  detención  de  las  operaciones,  por  ello  se  deberá 
consultar constantemente con el Puesto de Mando sobre la decisión de suspender las operaciones 
por dichas condiciones. 
 
Todos los objetos o áreas que representen un peligro para los integrantes del equipo dentro de 
la zona de trabajo estarán identificados con cintas de perímetro o conos de seguridad. 
 
Todas  las  operaciones  que  impliquen  el  uso  de  herramientas  o  equipos  deberán  efectuarse  en 
pareja,  en  la  cuál  uno  de  los  rescatistas  operará  la  herramienta  o  equipo  y  el  otro  velará  por  la 
seguridad de éste. Este último utilizará un código de señales con su compañero en donde un toque 
en  la  espalda  significará  detener  la  operación,  y  dos  toques  en  la  espalda  significarán  continuar 
con la operación. 
 
Cualquier integrante del equipo de socorro o rescate que reincida en fallas de seguridad poniendo 
en  peligro  su  seguridad  y  la  del  equipo,  puede  a  criterio  del  líder  del  equipo  ser  suspendido  de 
toda actividad. 
 
Cualquier  otro  asunto  de  seguridad  no  reseñado  en  estas  normas  será  resuelto  por  el  oficial  de 
seguridad, el jefe de operaciones o el comandante del incidente. 
 
FASE DE DESACTIVACIÓN Y DESMOVILIZACIÓN 
 
Consideraciones  similares  a  la  Fase  de  Activación  y  Movilización  reforzando  el  factor  de  fatiga, 
estrés y síndrome postraumático 
 
FASE DE ACTIVIDADES POS‐MISIÓN 
 
Documentar lo más pronto posible los aspectos de seguridades fuertes y débiles de la misión. 
 
Considerar toda la información en un reporte de misión que incluya las lecciones aprendidas. 
 
Una sesión de crítica y evaluación debe efectuarse con todos los miembros del equipo a fin 
de evaluar todas las facetas de la misión. 
 
Incluir en el reporte cómo mejorar procedimientos específicos de seguridad. 
 
Deberán efectuarse sesiones de tratamiento de síndrome de stress pos‐incidente. 
 
Reemplazar el equipo personal o general de seguridad desgastado o deteriorado. 
 
CONSIDERACIONES FINALES 
 
El Oficial de Seguridad (OS) es el responsable de mantener un entorno seguro para la operación. El 
OS lleva un control de las acciones y condiciones durante todas las fases de la operación.  
 
El OS es un observador objetivo que no participa activamente en las labores físicas de búsqueda y 
rescate.  Debe  mantenerse  libre  para  monitorear  la  zona  de  trabajo  entera  para  descubrir 
situaciones potencialmente peligrosas y corregirlas antes de resulten en más daños.  
 
El OS debe ser fácil de identificar por su designación radial y también por su chaleco. En caso de 
ser un equipo pequeño, basta con identificar el OS en el briefing antes de iniciar operaciones. 
 
Mantenga siempre una vía de escape la cual es un trayecto preestablecido para llegar a una zona 
segura de refugio, en el caso de deslizamiento es necesario haber analizado la cantidad de tierra 
posible  que  puede  llegar  a  moverse.  En  el  caso  de  las  inundaciones  las  zonas  altas  siempre 
brindaran una mayor posibilidad de ser una zona segura. Las zonas seguras son áreas establecidas 
de refugio seguro, o sea que están libres de peligros. 
 
El  Briefing  de  Seguridad  cubrirá  los  aspectos  de  vigilancia  permanente,  comunicaciones,  vías  de 
escape, y zonas seguras. Esta información será recopilada por reconocimiento adelantado del área 
de rescate efectuado por los líderes de los equipos, o será transferida por la operación del equipo 
anterior. Ya que este en un proceso dinámico, al llegar el nuevo equipo de rescate se debe hacer 
otra evaluación de las condiciones. 
 
BIBLIOGRAFIA  
 
MANUAL BREC – OFDA‐LAC 
www.ideam.gov.co 
www.sigpad.gov.co 
www.fema.gov 
http://www.sire.gov.co/portal/page/portal/sire/protocolos/protocolosDoc/inundaciones.pdf