You are on page 1of 26

https://journals.openedition.org/amnis/183?

lang=es

Negros en Argentina: integración e identidad


Jean Arsène Yao

Este trabajo analiza en que medida la construcción de la identidad argentina en el siglo XIX
se realiza a partir de la negación sistemática de la comunidad negra del país. Subraya por
otra parte la resistencia sociocultural de los afroargentinos – como una comunidad viva que
defiende su identidad propia – contradiciendo las afirmaciones de su desaparición.

Palabras claves :

afroargentinos, América, Argentina, identidad

La construccion intelectual de la argentinidad y el ocultamiento del ancestro negro.


Nación blanca, nación civilizada.
Los negros ante el racismo

La presencia afroargentina en la educación

Blanqueamiento y fractura de la comunidad negra

De la resistencia sociocultural entre los afroargentinos.


Las letras como instrumentos de lucha política y social

La recuperación del papel simbólico de la cultura negra.

Comunidad afroargentina-grupo social.

En el proceso de construcción de la identidad histórica nacional y étnica en Argentina, para


los afroargentinos, valorar el ancestro negro sigue siendo difícil. Mediante su ocultamiento
fenotípico y cultural, se ha ignorado su historia, su actualidad y sus derechos de los
procesos socioculturales en la definición de la nacionalidad. Su exclusión contribuyó a la
invisibilidad de su protagonismo con indios y europeos en la construcción de la nación. Por
ende, al reclamo de una argentinidad sin negros, expresión de una construcción ideológica
que hizo del estereotipo “nación de raza blanca y de cultura europea” un elemento clave de
la identidad argentina.

¿Cómo ignorar que existió y sigue existiendo una comunidad de ascendencia negra en
Argentina? Más que asumir una actitud suficiente de explicar las condiciones de
declinación demográfica de la población de origen africano, este trabajo busca articular los
motivos de la negación de la presencia de los negros con la contribución de éstos a la cultura
y a la evolución de la sociedad argentina. Un trabajo que pone de relieve la existencia de

1
los afroargentinos como una comunidad viva que defiende su identidad propia
contradiciendo las afirmaciones de su desaparición.

La construccion intelectual de la argentinidad y el ocultamiento del ancestro negro.

Nación blanca, nación civilizada.

En el siglo XIX y principios del XX, la necesidad de crear un “nosotros” colectivo llevó a
los gobernantes a difundir pautas culturales, mitos de origen y un conjunto de símbolos
tendentes a la consolidación de una identidad argentina. Los héroes hacedores de la
nacionalidad argentina –Mitre, Alberdi, Echeverría, Sarmiento y otros- reflejaron virtudes
éticas y las brindaron al imaginario colectivo como una suerte de espejo sobre el que forjar
las virtudes nacionales. Promovieron la inmigración europea que permitiría forjar a
ciudadanos “blanqueados” en color, y “europeizados” en la mentalidad y costumbres.

En aquel entonces, los espejismos de igualdad socio-racial congelaron temporalmente las


expresiones de etnicidad. Los antiguos esclavos y sus descendientes fueron considerados
ante la ley en igualdad de condiciones que el blanco y el indio. Pero la élite se opuso a ello.
Hicieron suyos los conceptos y valores raciales sosteniendo que el ancestro europeo era el
bien más valioso que podía poseer una persona. Se enorgullecieron de haber conservado su
sangre blanca totalmente pura o con poca mezcla de sangre africana. Se fomentó el mito
de la Argentina blanca, mito que presenta como antecedente y base ideológica la obra de
Domingo Fausto Sarmiento y Juan Bautista Alberdi. Ambos autores tenían un pensamiento
profundamente eurocéntrico.

Alberdi sostenía que los argentinos eran europeos adaptados a vivir en América. Más,
afirmó: “en América todo lo que no es europeo, es bárbaro; no hay más división que ésta:
primero el indígena, es decir el salvaje; segundo, el europeo, es decir nosotros” .¿Y el
1

negro ? Aparece una voluntad de ocultar este componente de la sociedad americana que
existía desde los primeros momentos del descubrimiento y conquista del Nuevo Mundo.
Se presentó la urgencia de proponer el exterminio del indígena y el ocultamiento del negro,
como representantes de la barbarie que componían parte de la realidad argentina:
“Crucemos con ella (la inmigración de origen británico) nuestro pueblo oriental y poético
de origen y le daremos la aptitud del progreso y de la libertad práctica” . Este concepto de
2

“exclusión por fusión” llevaría al negro a desaparecer.

Progresar era salir de América para entrar en Europa y por tanto la insistencia de la
negación del indio, el negro y la ansiedad por ser europeos. Esta pauta histórica provocó
un método que luego se hizo norma. Se sustituyó a los afroargentinos por los inmigrantes
europeos. Más aún, Alberdi consideraba que la inmigración era condición previa de la
civilización:

“se hace este argumento: educando nuestras masas tendremos orden, teniendo orden, vendrá la
población de fuera. Os diré que invertís el verdadero método de progreso. No tendréis orden, ni

1
Alberdi, Juan Bautista, Bases y puntos de partida para la organización política de la
República Ar (...)
2
Ibid. pp. 110.

2
educación popular, sino por el influjo de masas introducidas con hábitos arraigados de ese orden y
buena educación” .
3

El presidente Bartolomé Mitre tuvo el mismo pensamiento eurocéntrico. Para él, la


inmigración era una evolución de la humanidad, un elemento de progreso, una evolución
grandiosa que permitía robustecer la nacionalidad argentina para que templara y regenerara
la raza blanca: “...que nuestros hijos y los hijos de los inmigrantes se identifiquen en un
solo amor, para que nuestra raza se salve, para que nuestro estado social se mejore, para
que nuestra nacionalidad no se debilite...” 4

En cuanto a Sarmiento, tenía un pensamiento profundamente racista. Padre del sistema


educativo argentino, creía que las ideas y el esclarecimiento no se aprendían sino que se
heredaban genéticamente. Así, la instrucción sola no sería suficiente para sacar a la
Argentina de su barbarie; se requería una real infusión de genes blancos, representantes de
la civilización, de lo urbano . Barbarie era el resto y para conseguir el progreso, la Argentina
5

debía borrar o destruir lo bárbaro que había en su seno. Se trataba de ser o no salvaje, y
para no ser salvaje era necesario civilizar.

La intelectualidad argentina decimonónica estuvo también adscrita al positivismo


revalorizando el espíritu naturalista. Exponía el método objetivo, experimental y positivo
de la ciencia natural. Este auge intelectual coincidió con el gobierno de Roca, que fue la
expresión política del positivismo. La explosión de prosperidad económica convenció a
muchos de la superioridad del positivismo. Se trató de encasillar todo lo humano y extra
humano dentro de leyes positivas. Buscaron convertir la historia en una ciencia como la
física, sujeta a inconmovibles postulados dentro de fórmulas de una precisión matemática.
Se fomentó una historiografía científica basada en conceptos modernos y eficientes. Toda
especulación abstracta carecía de sentido, por lo que se debía prever todo. La historia se
convertía de este modo en una rama de las ciencias naturales.

José Ingenieros, tal vez el más influyente de todos los sociólogos argentinos tomando
mucho del darwinismo social, afirmó que: “La historia no es un registro de la lucha de
clases ni de la lucha institucional sino antes bien de la lucha racial. América latina es un
claro ejemplo de este fenómeno ya que la raza blanca ha ocupado un área previamente
dominada por miembros de una raza inferior.” Fue uno de los autores que abogaron por
6

una adaptación de las teorías europeas a la realidad americana y al aniquilamiento de lo


que llama “raza inferior”. Más, afirmó que el resultado inevitable de mezclar razas
inferiores con otras razas superiores era una descendencia raquítica, simiesca, con todos
los defectos de la raza noble acentuados por la sangre villana . 7

3
Ibid. p. 93.
4
Mitre, Bartolomé, Discurso sobre la inmigración espontánea en la República Argentina,
Senado Nacio (...)
5
Sarmiento, Domingo Faustino, Civilización y barbarie, editorial de Hyspamérica, Buenos
Aires, 1982
6
Ingenieros, José, Sociología Argentina, Biblioteca científico-filosófica, Madrid, 1913, pp.
41-42.
7
Ingenieros, José, La locura en la Argentina, Cooperativa editorial, Buenos Aires, 1930, p.
35.

3
Sostenía que las razas blancas y no blancas debían desarrollarse separadamente. Así, los
negros y los indios perderían de manera inevitable en la lucha para el predominio.
Considerando a los afroargentinos como seres más próximos a los simios antropoides que
a hombres civilizados, José Ingenieros sostuvo que todo lo que se hacía a favor de las razas
inferiores era anticientífico. A lo sumo se los podría proteger para que se extinguieran
agradablemente . En otra oportunidad afirmó que:
8

La europeización no es en nuestro concepto, un deseo...; es un hecho inevitable, que se


produciría aunque todos los hispanoamericanos quisieran impedirlo. Nace de causas
determinantes que ya existen ajenas a nuestro deseo. Por una ley sociológica inevitable los
agregados sociales más evolucionados se sobreponen a los menos evolucionados... Nos
europeizaremos oportunamente, como lo preveía Sarmiento la sociología puede afirmar esa
futura transformación de la América latina .
9

Los negros ante el racismo

En la segunda mitad del siglo XIX, y a pesar de la completa libertad decretada, los negros
siguieron sin poder acceder a algunos lugares públicos. Encontraban muchos problemas en
los salones de bailes y cafés. Si no eran rechazados, les pedían más de lo que se cobraba a
un hombre blanco. Fue el caso de un negro que por el color de su piel le quisieron cobrar
cinco pesos por un café mientras no valía más que uno. Eso conmovió a la población
afroargentina que calificó al dueño de ser:

Sin duda enemigo de la igualdad de castas, y hace pagar caro a los parroquianos de color
que visitan su establecimiento; ésta es una profesión de principios antifusionistas .
10

Tampoco podían frecuentar las mismas escuelas que los blancos, por lo que se abrieron
varias escuelas únicamente para negros. Estos centros segregacionistas contaban un total
de 155 alumnos en 1857 .Los hechos señalan nítidamente la diferencia de trato entre los
11

blancos y los negros en aquellos años. Las burlas por parte de los blancos a las leyes de
igualdad eran frecuentes. La redacción del periódico negro La Broma, se quejó del
incumplimiento de las leyes por los legisladores en estas palabras:

Las ideas de libertad, igualdad y fraternidad, sólo existen en la mente de los legisladores
al crear las leyes que deben regir al pueblo, pero no pasan de ahí, como todos los días lo
vemos en nuestro país. Nuestra constitución no hace distinción de raza, ni de posición, para
acordar las garantías y cargos que tiene todo hijo de este suelo. Y sin embargo, los hombres
encargados de hacer respetar y cumplir la constitución son los primeros en violarla . 12

14Las palabras oficiales eran a favor de los afroargentinos, aunque con deliberado interés
se los menospreciaba, imponiéndose la segregación racial. Agrega el periódico diciendo:

8
Race mixture in the history of Latin America, Boston, 1967, p. 141.
9
Ingenieros, José, sociología Argentina, op. cit., pp. 228-229.
10
La Crónica, 28 de julio de 1855.
11
Rodríguez Molas, Ricardo, Algunos aspectos del negro en la sociedad rioplatense,
Anuario del Insti (...)
12
La Broma 1, 18 de diciembre de 1879

4
• 13 Ibid.

Los negros eran excluidos de todo derecho a aspirar cualquier puesto público, sin acordarse
de que para que los blancos gozaran de ese derecho, fueron los primeros en abandonar sus
familias y sus hogares para volar a defender la patria. ¿Y cuál ha sido la recompensa ? El
desprecio, la humillación. La libertad en nuestra patria sólo existe en la forma. Esa es la
libertad de que goza ante la ley nuestra clase .13
13

15En 1880, los negros se quejaron al Ayuntamiento de Buenos Aires por las distinciones
odiosas e injustificables que se hacía en los teatros Opera y Variedades. Pidieron que
dejasen acceder a las personas que con garantía suficiente de cultura, deseaban tomar parte
en los bailes de mascara. Esta petición tuvo serias dificultades para cumplirse, dada la
oposición de los dueños de los salones. Hizo falta la intervención de la policía para
conseguir un intento de aplicación. Influidos por sus aristocráticos concurrentes, las
medidas nunca fueron ejecutadas .14

16 Esta actitud muy frecuente en el Buenos Aires democrático de aquel entonces se aplicó
también en las iglesias católicas. En los oficios religiosos, se separaba los negros de los
blancos. Así para la boda de una pareja de negros se les obligó a casarse en la sacristía,
calificándolos de “perros” . No era sorprendente de encontrar propósitos racistas en el
15

pasado siglo, incluso entre las autoridades oficiales .


16

En un país orgullosamente “europeo” y pretendidamente “blanco”, nacer con todos los


rasgos y el color de los antepasados esclavos genera un estigma que uno debe llevar como
un “sambenito”. Advierte sobre su inferioridad y también su peligrosidad, al poner en jaque
y en cuestionamiento la “blanquitud” mitificada por la historia y consensuada por la
sociedad .
17

La presencia afroargentina en la educación

La educación, en su acepción más amplia, no sólo transmisora de conocimientos, sino


generadora de valores, actitudes y, en definitiva, de comportamientos, es a todas luces
fundamental para una adecuada comprensión del mundo. Sin embargo, el sistema educativo
argentino no ha sido muy sensible a incorporar el estudio y conocimiento de las realidades
sociales y culturales afroargentinas y sigue, en general, conservando un marcado elitismo
propio de las generaciones pasadas. La escuela como factor decisivo de socialización tiene
un papel relevante, y los libros de texto son un botón de muestra.

En el afán de relatar los acontecimientos históricos, los historiadores oficiales argentinos


redujeron a meras alusiones los aportes afroargentinos de orden militar. Apenas enunciaron

13
Ibidem,
14
La Prensa, jueves 22 de enero de 1880.
15
La Razón, abril de 1882.
16
La Nación, viernes 26 de noviembre de 1993. El corresponsal del diario en Europa al
relatar el via (...)
17
Molina, Dominga Lucía, Negros en Argentina : racismo y autoestima, Cuaderno de la
Casa Indo-Afro-A (...)

5
los de orden cultural y económico, salvo cuando incidían directamente en lo político. Los
omitieron considerándolos como digresiones que les fue posible evitar, ajustando la historia
a sus propósitos y rompiendo con la labor del historiador que es la de escribir la historia
con el único afán de contar la verdad, tal como surge de las fuentes más dignas de confianza
y de acuerdo con la investigación al día.

Desgraciadamente, en la Argentina, se impuso una interpretación unilateral, o sea, las


versiones corrientes, inspiradas todas en el esquema fraguado por los vencedores de
Caseros, que sólo intentaban justificarse. Hasta nuestros días, los hay a quien cuesta admitir
que se escriba otra historia que difiera de estas versiones. Sus experiencias y el contacto
permanente con la política, han influido mucho su visión de la historia.

No es exagerado afirmar que se planeó el drama de la raza negra, el drama de un destino


frustrado como se puede comprobar a continuación:

El origen de la población en la Argentina es muy variado. Residen habitantes que


descienden de los españoles que llegaron a estas tierras en la época colonial, y otros, de
inmigrantes provenientes de distintos países europeos, la mayoría llegados a la Argentina
entre fines del siglo passado (XIX) y mediado del siglo actual (XX). Hay personas, en
cambio, que proceden de países limítrofes, como Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay. En
los últimos años, la Argentina recibió también grupos provenientes del continente asiático . 18

Se asignó a la educación una función política y no una función económica, vinculada


meramente a la formación de recursos humanos. No se limitó a completar el proceso
socializador del pueblo argentino. Cumplió un papel integrador no tanto por la difusión de
valores nacionales tradicionales, sino por la transmisión de valores seculares. Se sirvieron
de ella para crear el mito de la nación blanca. Esta concepción inspirada de la política oficial
tendió naturalmente al elitismo y el enciclopedismo.

En los manuales y programas de enseñanza, los negros surgen como una temática apenas
importante en el periodo colonial para desaparecer y desvanecerse en la República. Los
presentan como mercancía y mano de obra servil, omitiendo toda vida sociocultural. Es
como si los negros no hubieran tenido una presencia constante en la vida cotidiana del
pueblo argentino. Se omite que estuvieron imbricados desde el principio en la vida familiar
argentina.

Según Oscar Oszlak, es indudable que a partir de 1862, el Estado nacional tuvo un papel
preponderante en la creación de oportunidades, la generación de intereses y la satisfacción
de necesidades que beneficiaron a regiones, sectores y grupos sociales .Pero estas19

oportunidades no fueron para los afroargentinos. Los manuales dan por terminada la
historia de los negros en la Argentina tras la abolición de la esclavitud. Los negros
desaparecen de repente como si hubieran sufrido el efecto de la varita mágica. Quizás para
la historiografía oficial, los negros sólo valían como mano de obra y carne de cañón en los
conflictos bélicos. Reiteran los argumentos según los cuales los negros “desaparecieron”

González, María P. y Massone, Marisa, Ciencias sociales y formación ética y ciudadana,


18

Manual del (...)


Oszlak, Oscar, La formación del Estado Argentino, editorial Planeta, Buenos Aires, 1997,
19

p. 138.

6
por la declinación del comercio negrero, la alta tasa de mortandad, las guerras y el
mestizaje.

Si bien estas explicaciones son lógicas, no es menos cierto que los negros nunca
desaparecieron como se ha escrito y se sigue contando. El ocultamiento intencional de sus
aportes en los manuales sólo obedece al mito de la nación blanca elaborado por los
llamados héroes nacionales. Los principios de la doctrina nacional de la república liberal
configurada en las presidencias decisivas de Mitre y de Sarmiento se impusieron en la
enseñanza de manera definitiva. La política argentina elevó el culto del héroe blanco al
rango de religión nacional relegando al silencio los aportes de los afroargentinos. Se
estableció como dogma la inexistencia de los negros en la Argentina y en caso de
insistencia, de profesar su desaparición.

La historia que se enseña reduce el ideal nacional a la “civilización” opuesta a la “barbarie”.


Honra como benefactores a los próceres tales como Rivadavia, Mitre, o Sarmiento.
Rivadavia fue proclamado “el primer hombre civil” de la República. Pronto lo siguieron
Sarmiento y Mitre en los altares propuestos a la veneración popular. Estos pensadores se
erigieron en paradigma de la virtud cívica excluyendo a los negros, auténticos
colaboradores de la independencia y del honor nacional.

La historia argentina no adolece tanto de lagunas de información, cuanto de fallas de


interpretación. No se halla viciada por el desconocimiento de lo ocurrido, sino por su
deliberada falsificación. Basta aplicar a los hechos que se conocen con certidumbre un
criterio razonable para que revelen sus relaciones causales. Si se agrupan en un orden
armónico, coinciden necesariamente con la expresión de la realidad. Negarlos, sería negar
la posibilidad misma de la historia.

La contribución de los afroargentinos a la historia fue negada por estar supuestamente al


margen de la civilización. Quizás porque no cabían en el nuevo orden establecido por los
políticos. Un “orden” que excluía a todos aquellos elementos que podían obstruir el
progreso, el avance de la civilización, fueran éstos indios o negros. Lo ilustran los mensajes
oficiales de Mitre , Sarmiento, Alberdi o Echeverría. En su opinión, todo aquel que era
20

distinto del blanco era una amenazadora realidad, vestigios de una sociedad cuyos
parámetros se pretendía transformar. Por eso, el “orden” también contenía una implícita
definición de ciudadanía, que diferenciaba los “civilizados” de los “salvajes”.

Blanqueamiento y fractura de la comunidad negra

Como ocurrió en otras partes de América, apareció en Argentina el trigueño. Se sumaba


así a la larga lista de variantes de las uniones entre los distintos componentes de la sociedad.
Se dice trigueño a la persona que tiene rasgos africanos o indígenas americanos. O sea, que
presentan rasgos de mezcla étnicas manifestadas a ojos vistas por el color de piel entre
moreno y rubio .21

El uso extensivo de este término llevó a una disminución de la población afroargentina


oficialmente documentada. Cuando llamaban trigueños a los individuos, ellos eludían la

Ibidem, p. 107.
20

Coria, Juan Carlos, Pasado y presente de los negros en Buenos Aires, editorial J. A. Roca,
21

Buenos (...)

7
suposición automática de ancestro africano. Habían logrado pasar a una categoría
intermedia, que incluía también a algunos europeos. El término trigueño apareció como un
eufemismo evitando así llamar negro a las personas de respeto. Varios individuos trigueños
acabaron siendo aceptados por la sociedad como blancos.

Algunos afroargentinos respondieron con voluntad ante esta oportunidad de escapar de su


condición de casta que habían soportado por generaciones. Se alejaron de su pasado negro
y africano adoptando la cultura y los refinamientos europeos favorecidos por la sociedad
blanca. Tras la caída de Rosas, parte de la comunidad afroargentina quería olvidar los años
de la dictadura y la herencia de las “Naciones” símbolos del apoyo al gobernador. Dejaron
igualmente todas las actividades culturales relacionadas con su origen africano
favoreciendo de su emblanquecimiento.

Asimismo la modernización del país propició la ascensión social de un pequeño sector de


los afroargentinos. Amplió la posibilidad de participación en la vida económica y social.
Promovió cambios en sus comportamientos, en su gusto y su habito. Las principales
familias son: los Besares, los Campana en Segurola y Bermúdez; los Murature, los Nadal,
los Obella, en Venancio Flores y Orán; los Posadas en Mataderos, los Serantes en Villa
Lugano, los Susviela, los Quirno, los Soler, los Vellota Binayán Carmona, Narciso, Pasado
y permanencia de la negritud, . Sus descendientes se siguen llamando “la clase” marcando
22

así una diferencia con otros afroargentinos.

Esta diferencia de clase fue una fuente de división dentro de la comunidad negra. Los
empresarios, los músicos, los periodistas y los profesionales afroargentinos entre los cuales
destaca Tomás Braulio Platero tenían ingresos por encima del nivel medio. Según cuenta
23

su nieto, éste último participaba, en su hogar, de una intensa actividad social y cultural,
entre lo más calificado de los representantes de su sangre:

Sus inversiones en bienes raíces lo convirtieron en uno de los miembros más acomodados de la
comun (...)

Su hermana Eusebia –concertista de piano-, Eugenio Sar –viajero infatigable, conocedor de varios
idiomas, acaudalado empresario, poseedor de una vasta erudición .
24

Esta nueva burguesía al mismo tiempo que ascendía socialmente se alejaba de la gente
humilde de su color para acercarse a la clase de la alta sociedad blanca. Así, entre los
amigos Tomás Platero se encontraban: “Roca, Pellegrini, de Quintana, Hipólito Irigoyen,
Dardo Rocha.” 25

Este separatismo fue criticado por algunos periódicos de la época. La Juventud atacó el
exclusivismo de un club social “La Esperanza Argentina”, fundado por varias de las más
26

prósperas familias afroargentinas. Este grupo cobraba aranceles demasiado altos para que

22
Binayán Carmona, Narciso, Pasado y permanencia de la negritud, Todo es Historia, nº
162, Buenos Ai (...)

23
Platero, Tomás Antonio, Un escribano de color. Tomás B. Platero(1857-1925).
Figura de la generació (...)
Platero, Tomás Antonio, op. cit., p. 12.
24

Ibid
25

Ibid
26

8
pudieran pagarlos un trabajador normal . Pero las contradicciones más profundas fueron
27

las mantenidas en virtud a problemas inherentes a su propia raza. La Juventud defendía la


asociación mutualista. Acusaba a La Broma de adoptar un discurso burgués para su
comunidad.

La división fue una las causas del atraso y triste situación de los afroargentinos, situación
que nos relata un periódico de la época:

Causa pena, inspira tedio; y sobre todo, da vergüenza, el solo hecho de considerar y ver;
que todas las colonias extranjeras residentes aquí en Sud América, aúnan sus elementos,
formando Institutos de Beneficencia, Colegios, Centros Sociales, mientras nosotros somos
los únicos que permanecemos aislados, sumidos como en un caos desempeñando a las mil
maravillas el rol de parias en nuestra propia casa...
28

De la resistencia sociocultural entre los afroargentinos.

Las letras como instrumentos de lucha política y social

Los afroargentinos se distinguieron por sus logros en las letras. Aprovecharon de sus
talentos literarios para denunciar su situación social a través del periodismo y de la poesía.
La historia del periodismo practicado por los afroargentinos es muy prolífica y pero poco
conocida. Desde la década de 1850, se produjo una especie de despegue periodístico en
Argentina . Y por tanto la aparición de una activa prensa afroargentina defensora de los
29

intereses de la comunidad negra. Eso se resume en el periódico afroargentino El Proletario:


“El gremio de color del Estado de Buenos Aires quiere salir de la nulidad en que yace, y
abrirse un porvenir honroso y feliz, preciso es que se convenza de la necesidad absoluta
que tiene de tener un periódico dedicado a solo el objetivo de ilustrarlo en sus intereses y
cuestiones...” 30

Los periódicos afroargentinos buscaron un reconocimiento social de la población de origen


africano. Se refirieron claramente a la situación racial de la colectividad negra. La Raza
Africana expresaba en su prospecto: “Nuestra bandera es de paz e igualdad; nuestros
principios y nuestras convicciones son las mismas que obligaron a nuestros mayores a hacer
la gran cruzada en 1810, dando por resultado, haber roto la férrea cadena, con que el coloso
sujetaba al esclavo, y una vez rota, gozó de libertad todo el continente sur americano” 31

En un editorial titulado “Negros y Blancos”, El Unionista expresó claramente las


intenciones de aquellos morenos y la ideología del periodista negro: “Los hombres todos

La Juventud, “Nuestro triunfo”, 23 de enero de 1876.


27

Ibid., 30 de octubre de 1878.


28

Al lado de los periódicos afroargentinos, surgieron grandes diarios ( Los Debates, El


29

Nacional, La (...)
El Proletario del 16 de junio de 1858.
30

La Raza Africana del 7 de enero de 1858.


31

9
son iguales y sólo se distinguen como hemos dicho por su mayor inteligencia o por su
dinero, pero en ningún caso por su color” . 32

Los periódicos afroargentinos sirvieron como foro para la presentación de casi todos los
puntos de vista sostenidos por los miembros de la comunidad. Querían levantar la sociedad
negra:

Dejando una huella de bienes imperecedores en el espacio de la vida, difícil de borrar por las
ambiciones y pretensiones de los hombres, porque eran las verdaderas crónicas y las fuentes fieles
donde las generaciones venideras beberían la legitimidad y verosimilitud de nuestros hechos,
nuestras ideas y nuestras fervientes aspiraciones .
33

A continuación, enumerado los periódicos clasificados como posibles publicaciones de los


afroargentinos :34

1858: El Demócrata Negro o La Raza Africana y El Proletario, semanales, desaparecieron ese


mismo año.

1864: La Igualdad, semanal, desapareció ese mismo año para reaparecer en 1873 y se publicó hasta
1874.

1870: La Crónica y El Porvenir, semanales, desaparecieron en 1873.

1873: El Artesano y El Candombero, semanales, desaparecieron ese mismo año.

1876: El Aspirante, La Aurora del Plata, La Broma (quincenal), La Idea, La Juventud (publicado
cada diez días), El Látigo, La Perla, La Protectora, El Unionista. Fuera de las dos excepciones, los
demás eran semanales. Desaparecieron casi todos en 1880 excepto El Látigo que desapareció
probablemente el mismo año de su aparición, La Broma que existió hasta 1885 y La Protectora que
marco un record existencia hasta 1910.

1878: El Negro Timoteo, semanal, desapareció en 1880.

1880: El Obrero y La Razón, semanales, desaparecieron en 1882 (sic).

1910: La Verdad cuya fecha de desaparición desconocemos, lo mismo que su periodicidad.

La lectura de estos periódicos muestra a una comunidad que, a pesar de las profundas
rivalidades que la surcaban, se reconocía como tal. Debatía acerca de sus problemas y la
mejor forma de solucionarlos. Dan, además, una visión de la rica vida social que al menos
parte de la comunidad llevaba, con reuniones semanales y ensayos de grupos
carnavalescos. La sociedad negra de aquella época contó entre sus miembros con personas
que hicieron periodismo: Horacio Mendizábal, Santiago Elejalde, Ida Edelvira Rodríguez,
Gervasio Méndez, Froilán P. Bello, Juan A. Costa, Dionisio Malo, José M. García, Valerio
J. Bello. Pero tras un tímido despegue en 1858, la prensa negra conoció un florecimiento
en la década de 1870 para luego ir desapareciendo en la década de 1880. Sin embargo la

El Unionista del 9 de diciembre de 1877


32

La Broma del 23 de diciembre de 1881.


33

Hemeroteca de la Biblioteca nacional de Buenos Aires / Archivo General de la Nación de


34

Buenos Aire (...)

10
existencia de estos activos periódicos se erige como obvia evidencia de la continuada
existencia y la vitalidad de la comunidad negra.

La poesía fue otro medio de expresión de la comunidad negra. Los escritores afroargentinos
exhibieron cierta sensibilidad por los temas raciales. Se sirvieron de sus obras para
denunciar las injusticias que sufrían en la sociedad argentina. Según enrique Anderson
Imbert, “dentro del vasto temario del romanticismo mundial, los temas más típicos de
Hispanoamérica fueron el paisaje natural, los tipos humanos, las maneras de vivir en las
diferentes circunstancias sociales y la historia” Los escritores afroargentinos reflejaron
35

esta concepción del romanticismo en sus obras.

Casildo Gervasio Thompson fue uno de los mayores defensores de la raza negra en la
Argentina. En su poema “Canto al África” evocó las crueldades del tráfico de esclavos.
Mostró al negro como miembro de una raza noble y distinguida. Invirtiendo los
tradicionales estereotipos raciales en Argentina, presentó al blanco como el salvaje, la fiera
destructora de familias negras .
36

Ese poema puso de relieve el interés de los afroargentinos en cuanto a la valorización del
ancestro africano. Eso valió a Thompson el reconocimiento de la comunidad negra. El
periódico afroargentinos “La Juventud” refiriéndose a él preguntó:

¿Hay alguien entre nosotros que haya descrito con más sencillez y elegancia la hermosa
tierra africana como el autor del “Canto al África? 37

Thompson había conseguido verbalizar el orgullo negro, un tema rara vez escuchado en
Argentina. El poema empezaba con la visión de una mítica y paradisíaca África destruida
por la intervención colonial europea:

¿Sabéis cómo se llama


Esa tierra divina y bendecida,
Esa joya que al mundo Dios legara,
Esa púdica virgen ofendida
Que humillada descuella ?
Se llama AFRICA, oíd, África bella !
Es la cuna del negro: esa es la patria
Del eterno proscrito que llora 38

El poeta evocaba una imagen pasiva de África y la opresión sufrida por los hijos del
continente. África, la madre patria, la cuna de la civilización negra era comparada con la
tierra prometida. Pero la paz, la tranquilidad y la armonía de los hombres fueron

Anderson Imbert, Enrique, Historia de la literatura hispanoamericana, 1ª edición, Fondo


35

de Cultura (...)
Ford, Jorge Miguel, Benemérito de mi estirpe, tipografía de la escuela de artes y oficios,
36

La Plat (...)
La Juventud, 10 de junio de 1878.
37

Estrada, Marcos de, Argentinos de origen africano, Eudeba, Buenos Aires, 1979, pp. 135-
38

140.

11
interrumpidas por el tráfico negrero. La esclavitud cambió la imagen de una apacible
civilización. A partir de ese momento, el destino del África dejó de depender de sí misma.

El poeta representó la brutalidad del comercio de negros por las referencias a la sangre, los
llantos, las lagrimas. “Canto al África” fue un verdadero testimonio de la experiencia negra.
Resumió las atrocidades cometidas en el continente negro que continuaron en la Argentina.
Los afroargentinos fueron explotados, marginados y sin defensa. Sin embargo, a pesar de
las penas y los sufrimientos, el autor llamó a los afroargentinos a perdonar a sus verdugos.
Los versos finales del poema son una demanda del poeta para la igualdad y la justicia. Un
llamamiento a superar el eterno conflicto entre negros y blancos en la Argentina. El
conflicto en la sociedad argentina también apareció en un poema de Horacio Mendizábal,
titulado “Libertad”:

Esa firme vista y que atrevida


Alza la frente llena de altivez,
Esa que suave hace agradar la vida
Electrizándonos su brillantez.

Esa por quien pelearon nuestros padres,


Esa celeste Diosa de bondad,
Esa que amaron tanto nuestras madres
Es la sublime, ¡bella Libertad !

Esa que pisa con su noble planta


Al déspota, levanta al oprimido,
Esa por quien se vierte sangre tanta,
Se llama Libertad. ¡Nombre querido !

Vosotros, pueblos oprimidos lanza


El sacrosanto grito “¡Libertad !”...
Que do el cobarde en su terror no alcanza
Llega del noble la heroicidad .
39

La exaltación de la libertad respondió a una necesidad de luchar contra las injusticias en la


sociedad argentina. El grito de Mendizábal por la libertad iba contra los blancos que
esclavizaron a los negros. Los poetas afroargentinos adoptaron una postura parecida a lo
que se podría calificar de “afrocentrismo”.

La recuperación del papel simbólico de la cultura negra.

En la búsqueda de caminos para mantener los lazos con África, los afroargentinos tuvieron
en sus metas la afirmación de su identidad propia a través de la religión y de la música. Los
negros llegados como esclavos traían como herencia cultural diversos comportamientos
sociales y distintas creencias religiosas politeístas. Trajeron como herencia el culto a los
muertos, o sea, los antepasados familiares. Las autoridades lucharon y persiguieron este

39
Mendizábal, Horacio, Primeros versos, Imprenta de Buenos Aires, 1865, pp. 5-6.

12
tipo de manifestaciones durante la época colonial . Los negros celebraban
40

clandestinamente ciertas prácticas y fiestas religiosas que la iglesia perseguía. Por otro
lado, la existencia de las cofradías religiosas favoreció cierto sincretismo. Lo que se
demuestra a través de la veneración de determinados santos cristianos. Entre otros: San
Baltasar, San Benito de Palermo, San Martín de Porres o las distintas vírgenes morenas o
negras41

Reunidas para practicar el culto católico, sirvieron como marco social para que el idioma
y la religión africana fueran conservados . La primera cofradía religiosa fue la de San
42

Baltasar, creada por el clero en 1772 y autorizada a instalarse por el arzobispo de Buenos
Aires en la iglesia de la Piedad .
43

Esta masa de la población según José Ingenieros, tenía muy poca confianza en la medicina
de los blancos. Mientras cada español o criollo se hacía curar por los médicos, los negros
constituían la clientela de los hechiceros de cada Nación, que conservaba cierto carácter
sacerdotal .Este mundo que era parte esencial de la cultura negra, debió someterse y
44

convivir en la cultura blanca a la que fue incrustado. No debe extrañar que los negros
intentaran obtener de las autoridades civiles y religiosas, autorizaciones para realizar sus
ritos religiosos. Para los blancos, esas ceremonias aparecían como bailes, músicas y cantos
con el objeto de entretener la población negra esclavizada.

Barrios enteros estaban poblados de negros, conservando sus denominaciones, sus ritos,
sus costumbres y sus lenguas africanas. En cada grupo, había uno o más brujos, médicos
exclusivos de sus “connancionales”. En la Argentina, hasta 1893, por ejemplo se podía
encontrar prácticas mágico-religiosas africanas realizadas por negros de Buenos Aires . 45

Estos hechiceros, fueron calificados como “brujos”, ya que reunían funciones de


sacerdotes, curanderos, adivinos, encantadores, y desencantadores . 46

Esta actitud representó una resistencia cultural. En las paredes o en la base de algunas ollas
se encuentran signos de las religiones africanas. En los pozos de basura también se han
encontrado pipas con unas crucecitas que son signos de religiones de Ghana. Además, para
leer el futuro, los africanos usaban huesos que se tiraban y se leían, aunque seguramente si
se le encontraba se le castigaría considerándole como hereje. También fabricaron objetos
con esos huesos: una boquilla, un pedazo de abanico . 47

40
Archivo General de la Nación, IX – 31 – 4 – 6, justicia. En 1779 el párroco de La Piedad,
don Fran (...)
Así, se venera la imagen de la virgen de Montserrat, la de Polonia, llamada Reina o
41

Inmaculada de (...)
Archivo General de la Nación, protocolo notarial, testamento del 14 febrero de 1779.
42

43
Archivo General de la Nación, IX – 31 – 4 – 6, legajo 436. La función de esta cofradía,
como la de (...)
44
Ingenieros, José, La locura en la Argentina, op. cit., pp. 35-36.
45
Frigerio, Alejandro, La umbanda, los negros y la pobreza como zonas ocultas del país,
Clarín, Buen (...)
46
Ingenieros, José, op. cit., p. 36.
47
Clarín, jueves 25 de mayo de 2000, p. 41.

13
Pero en el ocaso del siglo XIX, las creencias y los ritos de los afroargentinos fueron
desapareciendo. La religión africana tradicional fue cayendo en el olvido, aunque ciertos
rasgos de ella penetraron en el folklore argentino. Hubo varias causas para que ello
ocurriera. A la persecución oficial ya señalada, hay que añadir la declinación demográfica
de la población africana. Lo que fue acompañado de la desaparición de casi todas las
manifestaciones culturales y religiosas.

Sin embargo en los últimos años , es de señalar la presencia de cultos afrobrasileños como
48

la Umbanda y el Africanismo. Han llevado a la indagación sobre posibles perduraciones


de cultos afroargentinos. En la Umbanda, se supone que un espíritu puede entrar en una
persona y utilizar ese cuerpo para sus actos . Esto coincide con el trance que ocurría en la
49

religión tradicional africana. El hombre podía ser poseído por el dios y servir de
intermediario para comunicar a los vivos sus intenciones. Más, en la Argentina, los
practicantes de las religiones siempre enfatizan el origen africano de la Umbanda y del
Africanismo, en detrimento de su origen brasileño . 50

Otra de las huellas africanas que reflejan los historiógrafos es que existía una música
afroargentina y una forma de danzarla: el candombe. Los afroargentinos la reivindicaban
como propia. Constituía al menos uno de los elementos que utilizaban para construir una
identidad diferencial respecto de otro grupo. Este hecho es ignorado o minimizado por
quienes se han dedicado al estudio de la cultura y la comunidad afroargentina. El candombe
fue siempre un importante elemento identificador de la comunidad negra argentina. Tanto
desde la perspectiva de la sociedad mayor como para los propios negros: “La sociedad
bonaerense veía al hombre de color casi exclusivamente bajo el aspecto curioso que
representaban sus candombes y sus comparsas.” 51

De hecho la parodia que las comparsas de “falsos negro” realizaron del candombe provocó
52

fuertes reclamos por parte de los afroargentinos. Los negros llamaron a no confirmar el
estereotipo tocando el candombe con la cara tiznada en lugares inapropiados:

Nos aseguran que se están levantando firmas entre varios vecinos de un sitio de la calle de
México para presentarle una petición a la autoridad solicitando la prohibición de los bailes
que allí tienen lugar los domingos, porque les incomoda el ruido del Tambor a los señores
peticionantes. Ignoramos si es cierto lo que al respecto se nos cuenta, a pesar de que no es
la primera vez que esto sucede, y no han sacado nada favorable los interesados. Y esta,
¿qué sacarán ? Tendremos al corriente al lector de lo que sobre este asunto pase .
53

Alejandro Frigerio, Las religiones afrobrasileñas en la Argentina : cosmovisión y


48

prácticas, Socio (...)


49
Frigerio, Alejandro, La umbanda, los negros y la pobreza como zonas ocultas del país,
Clarín, op. (...)
50
Frigerio, Alejandro, De la umbanda al africanismo : identificación étnica y nacional en
las religi (...)
51
Rodríguez Molas, Ricardo, La condición social de los últimos descendientes de los
esclavos rioplat (...)
52
Lanuza, José Luis, op. cit., pp. 185-186. En 1869 apareció en Buenos Aires la “Sociedad
de los Neg (...)
53
La Broma, 27 de enero de 1881, p. 3.

14
El candombe constituye un importante elemento de la identidad étnica negra. Más que mero
ruido de tambor, tiene una su función social. Todo lo contrario de lo afirmado por
Estanislao Villanueva: “Gritando y caminando, el negro rioplatense echó a andar por las
calles y lo suyo se llamó candombe; una mixtura del tam-tam de África y el tamboril urbano
de Buenos Aires [...] Ese baile constituye una gimnasia social de festividad, dotada de algo
así como una sociología ruidosa del ocio.” 54

En esta danza popular por excelencia, se contiene casi toda la historia de la raza negra en
el Río de la Plata. Por ello, una manera de valorar el ancestro africano, acaso sea revitalizar
este baile símbolo de la identidad negra. En la década de 1990, se constituyó una comisión
Pro-Difusión del candombe y estudios afroamericanos. Esta comisión organizó el 4 de
septiembre de 1992 un festival de candombe durante el segundo encuentro afroamericano
en Buenos Aires.

Comunidad afroargentina-grupo social.

Cualquier reflexión en torno a la identidad negra en Argentina debe tener en cuanta la


resistencia cultural y el proceso de reintegración étnica de los africanos desde su llegada a
América. Se creó una solidaridad africana expresada, en el caso argentino, pasivamente . 55

Eso conllevó el enmascarar su pensamiento ético y estético, su sentir y disentir. La


tendencia a la agrupación por parte de los esclavos africanos, llegados a América, dio lugar
a la formación de las llamadas “naciones” o “Sociedades”. Verdaderos refugios de africanía
en las ciudades coloniales, eran la reunión de cierto número de individuos que procedían
de una misma región africana.

Esto se evidencia, salvo en unos pocos casos, en la denominación de las mismas: Abaya,
Amuera, Asante (Ashanti), Auza Bagungane, Banguela, Borno, Basundi, Bayombé,
Brasilera, Brasilera Bahiana, Cambunda, Calumbo, Carabari, Caravalid, Casanche, Congo,
Congo Augunga, Erico Briola, Fraternal, Gangela, Loangos, Humbama, Huombe, Loango,
Lucango, Lubolos, Lumbana, Luumbi, Macuaca, Main, Macinga, Maravi(Maravé o
Malawi), Mina Maji, Mina Nago Mondongo, Mongolo, Monyola, Muñambani, Morenos
Criollos Nuestra Señora de Lujan , Morenos Brasileiros, Moros, Mozambique, Muchague,
56

Mucherenge, Mucoba, Mucumbi, Mue Vesunele, Muñanda, Muncholo, Musundi,


Protectora Brasilera, Quipara, Hermandad del Rosario, Sociedad Sabalu, Hermandad San
Baltasar, San Benito, San Gaspar Sociedad San Pedro, Tacua, Umbala, Umbonia,
Villamoani, Uida, Zeda, Zongo . 57

Las primeras referencias a las asociaciones africanas aparecen en documentos coloniales


ya en la década de 1770. Sin embargo la consolidación de las “naciones” se dio a partir de

54
Villanueva, Estanislao, El candombe nació en África y se hizo rioplatense, Todo es
Historia, nº 16 (...)
En oposición a las sociedades cimarronas que vivieron una reintegración activa en zonas
55

de ciénaga (...)
56
Queremos destacar aquí también el milagro de Lujan y el negro Manuel de origen
caboverdeano. Este (...)
57
Archivo General de la Nación , X – 31 – 11 – 5 policía y sociedades africanas.

15
1823 . Entonces las autoridades gubernamentales asumieron el control de muchas
58

funciones que hasta entonces estaban en manos de la iglesia. Fue la policía que se encargó
del control de las “naciones”. Así, la elección del presidente de una “nación” era presidida
por un representante del “señor jefe de policía” . El objetivo de estas agrupaciones
59

organizadas en Argentina era la obtención de recursos económicos para la compra de la


libertad de sus adherentes:

Libertar con sus fondos a todos aquellos socios que se hagan dignos de ello por su moral y su
industria los cuales quedarán obligados a rembolsar la cantidad de su recate con el módico interés
del 5 % anual. Cuidar de la educación primaria e industriosa de todos los jóvenes incorporados en
ella. Auxiliar la industria de los socios dándoles instrumentos para trabajar, con calidad de retribuir
su importe con las condiciones que cada caso exija. Cuidar que cada socio tenga una conducta
moral y productiva. Hacer una vez al año sufragio para los socios difuntos . 60

Para su financiación:

Los fondos de la Sociedad, los formaban los productos de la finca bajo el apelativo que
fuere, o una contribución directa que sería pagada el primer domingo del mes por los socios
libres y consistiría en dos reales que cada padre de familia daría y cuatro que daría cada
individuo soltero que tenga una ocupación lucrativa la contribución de cuatro reales que
cada individuo debía pagar al tiempo de su incorporación y más las donaciones voluntarias
que dieran los socios. Para mayor seguridad de los fondos, habría una caja con tres llaves
de las cuales tendrían una el presidente, otra el secretario, y otra un individuo del consejo
nombrado por el que haría las funciones de interventor. En esta caja se dispondría los
fondos y libros de cuenta.

En cuanto a la administración:

La Sociedad sería gobernada por un caporal o presidente, un secretario y un consejo de seis


vocales. Los individuos que desempeñaban estos empleos serían nombrados por la
Sociedad a pluralidad de votos y los nombramientos no podrían recaer sino en personas
libres mayores de edad y que estén alistadas en el padrón.

Se suele atribuir la desaparición de las organizaciones africanas a las guerras y por lo tanto
a la declinación demográfica de la población de origen africano. Pero hay que decir que el
objetivo profundo de las “naciones” era la búsqueda de una autonomía. Algo que los
afroargentinos fueron adquiriendo a medida que se asimilaban por la población blanca. Este
logro implicó que se despojaran primero de su identidad cultural y luego de su identidad
racial. Consecuencia, las nuevas generaciones fueron alejándose de las “Naciones” o
“Sociedades”, símbolos del separatismo africano.

No obstante, algunas de estas organizaciones existieron hasta bien entrado el siglo


diecinueve. Las más exitosas “Sociedades” afroargentinas del periodo 1860-1890 fueron
La Fraternal y La Protectora. Ambas recibieron un cálido y esperanzado apoyo de la

58
Ya en 1821, el gobierno emitió un decreto formal delineando el procedimiento para
establecer una S (...)
59
Ibid. Reglamento para el gobierno de las “naciones” africanas dado por el superior
gobierno, Bueno (...)
Ibid. Artículo 2 del reglamento para el gobierno de las “naciones” africanas.
60

16
comunidad negra . Por otro lado la “nación” Benguela había logrado sobrevivir hasta cerca
61

de 1903. Durante la segunda década del siglo XX, sabemos que existieron más
agrupaciones negras. Continuaron asociaciones como la Agrupación Patriótica 25 de mayo,
el Círculo Social Juvencia, la Asociación de Fomento General San Martín . 62

Pese a eso, José Ingenieros en el capítulo titulado “la formación de una raza argentina”
afirmó que: “Los negros se han extinguido; los mulatos de zona templada son cada vez más
blancos. En Buenos Aires un negro argentino constituye un objeto de curiosidad.” Esta 63

insistencia histórica parece más la expresión de deseos que un reflejo de realidad ya que se
habla de desaparición cuando la comunidad afroargentina aún existe. Se trata de una falsa
desaparición de las páginas de la historia argentina. Una utilización engañosa de las
estadísticas y una manipulación interesada. No obstante, es de reconocer que no existe
estudio alguno que haya presentado el conjunto de los afroargentinos. Aunque según hemos
podido ver siguen viviendo, olvidados pero no desaparecidos.

Si es cierto que no hay nada claro respecto a la cuantificación de la población negra, los
censos extraoficiales hablan de medio millón de afroargentinos. Al menos esta cifra
muestra que los descendientes de esclavos existen. Llamados “criollos”, viven
desperdigados por todo el país. Formaban pequeñas comunidades en la Munro, Palermo,
Liniers, Morón, Chascomús, La Plata. Existían también comunidades negras en el interior
del país, por ejemplo en Santa Fe y otros lugares del noroeste .
64

Estas comunidades vivían en el contexto socioeconómico y cultural que llevó a sus


antepasados a crear las asociaciones afroargentinos: pobreza, marginalización, indiferencia
y discriminación. Por eso se reagruparon y se afirmaron como grupo social suscitando en
el conjunto de la sociedad local su problemática. Revalorizaron sus religiones, sus cultos,
sus ritos y costumbres. Así como sus festividades y su música, todo cultivado de acuerdo
con las más prístinas tradiciones africanas.

Los afroargentinos recuperaron por tanto las bases fomentadoras de un espíritu asociativo.
De este modo unieron sus fuerzas asociativas, reforzando su identidad étnica y su
participación social. A través de la afirmación de la negritud este grupo social se reforzó y
se distinguió. Las asociaciones afroargentinas, como otras organizaciones, revelaron más
allá de los individuos que las componen, la sociedad africana.

Al avanzar el siglo XX, los países de América Latina se esforzaron por crear una conciencia
americanista apoyada en la noción de autenticidad. Las élites inspiradas en reflexiones
científicas y estéticas europeas sobre “el buen salvaje”, resaltaron la figura del indio.

• El primer número del periódico El Proletario en 1850 informó de la existencia de


61

la Fraternal e in (...)

• Estrada, Marcos de, op. cit., p. 119. Esas asociaciones dejaron una placa en el
62

monumento a faluch (...)

• 63
Ingenieros, José, Sociología argentina, editorial Elmer, Buenos Aires, 1957,
p. 460.

• Liboreiro, Cristina de, ¿No hay negros en Argentina ?, Editorial dunken, Buenos
64

Aires, 1999, p. 52

17
Mientras tanto, intelectuales del Caribe, de Estados Unidos y de África emprendían
movimientos vanguardistas como el Éxodo al África, Poder Negro o Negritud. Los
afroargentinos acogieron con orgullo estos movimientos al mismo tiempo que seguían con
mucho interés la independencia de las colonias francesas y portuguesas en África .65

En su medio se recibe con cariño y se busca al negro que visita al país . Así es como la
66

conciencia negra se ha ido cebando progresivamente entre los descendientes de africanos.


Consecuencia: aparición de una militancia de la negritud. Lo confirma esta afirmación de
Lucía Dominga Molina: “Mi presencia en las conferencias sobre los afroargentinos no es
causada porque me siento una investigadora, sino porque me considero una militante de la
negritud.”. Estas palabras son pruebas de su lucha y militancia para recuperar la
67

autoestima. Asimismo cicatrizar la llaga abierta de las muletillas de que los afroargentinos
han desaparecido. En Argentina el negro quedó estigmatizado como un producto de la
esclavitud, un elemento inferior y menospreciado. Para sus descendientes la esfera que les
queda reservada como espacio de dominación no pertenece ni al poder, ni a la ciencia ni a
la literatura. Apenas les quedan sus agrupaciones como forma de afirmación social. Se
identifican en cuanto grupo social discriminado en su vida cotidiana, pobres al margen de
la sociedad.

Entre las nuevas organizaciones afroargentinas surgidas en el siglo XX destacamos La


Juvencia, Los Aparecidos, nombre muy significativo y El Martín Fierro. Hasta la década
de 1970, el Shimmy Club era la cita obligada para año nuevo y carnavales de toda la
comunidad negra en Buenos Aires. Como lugar de encuentro de la población negra,
favoreció una movilidad hacia la búsqueda de una identidad africana. En la actualidad
existen dos asociaciones de afroargentinos a escala nacional que defienden sus raíces
africanas. La primera es África Vive, con sede en Buenos Aires fundada por María
Magdalena Lamadrid. A través de su asociación, lucha contra los escasos recursos de la
gente de su grupo, tanto en la Argentina como en el exterior. Llegó a tocar las puertas del
Banco Interamericano de Desarrollo, pero todavía está esperando la ayuda. La segunda es
el Centro Indo-Afro-Americano con sede en Santa Fe fundado por Lucía Molina. Ha
organizado y participado en numerosos congresos y encuentros internacionales sobre los
afroamericanos en Argentina y en el exterior. El centro tiene publicaciones a través de los
cuales divulga el tema de la negritud en Argentina.

Bibliografía

Los DOI están añadidos automáticamente a las referencias por Bilbo, la herramienta de
anotación bibliográfica.
Los usuarios de las instituciones quienes suscriben a unos de nuestros programas Freemium

• 65
Narciso Binayán Carmona siendo empleado del Congreso pudo comprobarlo
personalmente con el caso de (...)

• 66
Se trata de una experiencia personal durante nuestra estancia en argentina para la
realización de (...)

• Entrevista con Lucia Dominga Molina en junio de 2000, en Santa Fe, República
67

Argentina.

18
de OpenEdition pueden descargar las referencias bibliográficas para las cuales Bilbo
encontró un DOI.

Academia Nacional de la Historia, Nueva historia de la nación Argentina, Buenos Aires,


Planeta, 1999.

AGN, IX-31-4-6 / protocolo notarial / IX-31-4-3 / X-31-11-5.

Alberdi, Juan Bautista, Bases y apuntes de partida para la organización política de la


República Argentina, Buenos Aires, Museo Mitre, 1852.

Binayan Carmona, Narciso, “Pasado y permanencia de la negritud”, Todo es Historia, nº


162, Buenos Aires, 1980.

Concolorcorvo, El lazarillo de ciego caminantes desde Buenos Aires hasta Lima, 1773,
Biblioteca de la Junta de Historia y Numismática Americana, vol. IV, 1942.

Coria, Juan Carlos, Pasado y presente de los negros en Buenos Aires, Buenos Aires,
Editorial J. A. Roca, 1998.

Estrada, José Manuel, “El tambor”, Almanaque Agrícola, Industrial y Comercial de Buenos
Aires, Buenos Aires, 1863.

Estrada, Marcos de, Argentinos de origen africano, Buenos Aires, Eudeba, 1979.

Ford, Jorge Miguel, Benemérito de mi estirpe, La Plata, Tipografía de la Escuela de Artes


y Oficios, 1899.

Frigerio, Alejandro, “Las religiones africanas en la Argentina: cosmovisión y prácticas”


Sociología de la religión, Buenos Aires, 1996.

__ De la umbanda al africanismo: identificación étnica y nacional en las religiones


afrobrasileñas en Argentina, Universidad Federal do Rio Grande do Sul, 1993.

__ “La umbanda, los negros y la pobreza como zonas ocultas del país”, Clarín, Buenos
Aires, febrero 1993.

Gallardo, Jorge Emilio, Indígenas y afroargentinos en el sentir de Mitre, Buenos Aires, Idea
Viva, 1999.

Goldberg, Marta Beatriz, “La población negra y mulata de la ciudad de Buenos Aires 1810-
1840”, Desarrollo Económico, nº 61, Buenos Aires, abril-junio 1976.
DOI : 10.2307/3466323

__“Los negros de Buenos Aires”, Presencia africana en Sudamérica, México, 1995.

González, María P. y Massone, Marisa, Ciencias sociales y formación ética y ciudadana,


manual del 4º grado de enseñanza primaria, Buenos Aires, Editorial Puerto de Palos, 1999.

Ingenieros, José, Sociología Argentina, Madrid, Biblioteca Científico-filosófico, 1913.

__ Sociología Argentina, Buenos Aires, Elmer, 1957.

19
__ La locura en la Argentina, Buenos Aires, Cooperativa editorial Limitada, 1920.

Irazusta, Julio, “La política, la historia y la libertad de pensamiento en la Argentina”, Claves


de Historia Argentina, Buenos Aires, Merlín, 1968.

Laguarda Trías, Rolando, “Afronegrismos rioplatenses”, Boletín de la Real Academia


Española, enero-abril 1969.

Lanuza, José Luis, Morenada, Buenos Aires, Emecé editores, 1946.

Lucena Salmoral, Manuel, “El derecho de coartación del esclavo en la América española”,
Revista de Indias, nº 216, Madrid, 1999.

Marí, María Cristina, “Matrimonios de castas en el Pago de Morón 1770-1793”, Revista


de Historia Bonaerense, nº 16, Morón, marzo 1998.

Masini, José Luis, “La esclavitud negra en la República Argentina, época independiente”,
Revista de la Junta de Estudios Históricos de Mendoza, vol. 1, Mendoza, 1961.

Mendizábal, Horacio, Primeros versos, Imprenta de Buenos aires, 1865.

Mitre, Bartolomé, “Discurso sobre la inmigración espontánea en la República Argentina”,


Senado Nacional, Buenos Aires, Museo Mitre, 1870.

Molina, Dominga Lucía, “Negros en Argentina: racismo y autoestima”, Cuadernos de la


Casa Indo-Afro-Americana, nº 5, Santa Fe, 1994.

Morrone, Francisco, Los negros en el ejército: declinación demográfica y disolución,


Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1995.

Ortiz Oderigo, Néstor, Aspectos de la cultura africana en el Río de la Plata, Buenos Aires,
Plus Ultra, 1974.

Pereda Valdés, Ildefonso, El negro rioplatense y otros ensayaos, Montevideo, 1937.

Platero, Tomás Antonio, “Un escribano de color: Tomás B. Platero 1857-1925. Figura de
la generación del 80 arquetipo de vida”, Instituto de Historia del Notariado, nº 65, La Plata,
1980.

Rodríguez Molas, Ricardo, “La condición social de los últimos descendientes de los
esclavos rioplatenses 1852-1900”, Cuadernos Americanos, México, mayo-junio 1962.

__ “Algunos aspectos del negro en la sociedad rioplatense”, Anuario del Instituto de


Investigación Histórica, nº 3, Rosario, 1957.

Rojas, Ricardo, Eurindia, Buenos Aires, Librería La Facultad, 1924.

Rosal, Miguel Ángel, “Algunas consideraciones sobre las creencias religiosas de los
africanos porteños 1750-1820”, Investigaciones y Ensayos, Buenos Aires, julio-diciembre
1981.

20
Saguier, Eduardo R., “El combate contra la limpieza de sangre en los orígenes de la
emancipación argentina. El uso del estigma de la bastardía y del origen racial como
mecanismos de defensa de las élites coloniales”, Revista de Historia de América, Buenos
Aires, julio-diciembre 1990.

Sales, Nuria, Sobre esclavos reclutas y mercaderes de Quintos, Barcelona, Ariel, 1974.

Sarmiento, Domingo Faustino, Civilización y Barbarie, Buenos Aires, Editorial de


Hyspamérica,1982.

_ Conflictos y armonía de las razas en América, editorial La Cultura, Buenos Aires, 1900.

Scenna, Miguel Ángel, Los que escribieron nuestra historia, Buenos Aires, Astrea, 1976.

Studer F, Elena, La trata de los negros en el Río de la Plata en el siglo XVIII, Buenos Aires,
Libros hispánicos, 1984.

Villanueva, Estanislao, “El candombe nació en África y se hizo rioplatense”, Todo es


Historia, nº 162, Buenos Aires, 1980.

Periódicos: Clarín, El Proletario, El Unionista, La Broma, La Crónica, La Igualdad, La


Juventud, La Nación, La Prensa, La Raza Africana, La Razón.

Inicio de página
Notas

1 Alberdi, Juan Bautista, Bases y puntos de partida para la organización política de la


República Argentina, Museo Mitre, Buenos Aires, 1852, p. 49-56.

2 Ibid. pp. 110.

3 Ibid. p. 93.

4 Mitre, Bartolomé, Discurso sobre la inmigración espontánea en la República Argentina,


Senado Nacional Buenos Aires, 1870, Museo Mitre.

5 Sarmiento, Domingo Faustino, Civilización y barbarie, editorial de Hyspamérica,


Buenos Aires, 1982.

6 Ingenieros, José, Sociología Argentina, Biblioteca científico-filosófica, Madrid, 1913,


pp. 41-42.

7 Ingenieros, José, La locura en la Argentina, Cooperativa editorial, Buenos Aires, 1930,


p. 35.

8 Race mixture in the history of Latin America, Boston, 1967, p. 141.

21
9 Ingenieros, José, sociología Argentina, op. cit., pp. 228-229.

10 La Crónica, 28 de julio de 1855.

11 Rodríguez Molas, Ricardo, Algunos aspectos del negro en la sociedad rioplatense,


Anuario del Instituto de Investigaciones Históricas, nº 3, Rosario, 1957, p. 119.

12 La Broma 1, 18 de diciembre de 1879

13 Ibid.

14 La Prensa, jueves 22 de enero de 1880.

15 La Razón, abril de 1882.

16 La Nación, viernes 26 de noviembre de 1993. El corresponsal del diario en Europa al


relatar el viaje del entonces presidente dijo : “En la universidad de Maastricht, ante el
anfiteatro repleto de estudiantes, el presidente argentino reiteró, inevitablemente, la
narración de los acontecimientos de nuestro país para culminar con las transformaciones
impulsadas por su gobierno. Menem explicó a una muchachada atente de estudiantes de
Economía y Comercio las raíces esencialmente europeas del hombre argentino debidas, a
su juicio, a que a nuestro país no llegaron los barcos de esclavos porque en 1813 abolimos
la esclavitud. En Argentina, subrayó, no tenemos negros.”

17 Molina, Dominga Lucía, Negros en Argentina : racismo y autoestima, Cuaderno de la


Casa Indo-Afro-Americana, nº 5, Santa Fe, 1994, p. 6.

18 González, María P. y Massone, Marisa, Ciencias sociales y formación ética y


ciudadana, Manual del 4º grado de enseñanza primaria, editorial Puerto de Palos, Buenos
Aires, 1999, p. 46.

19 Oszlak, Oscar, La formación del Estado Argentino, editorial Planeta, Buenos Aires,
1997, p. 138.

20 Ibid. p. 107.

21 Coria, Juan Carlos, Pasado y presente de los negros en Buenos Aires, editorial J. A.
Roca, Buenos Aires, 1998, p. 59.

22 Binayán Carmona, Narciso, Pasado y permanencia de la negritud, Todo es Historia, nº


162, Buenos Aires, 1980, p. 71.

23 Platero, Tomás Antonio, Un escribano de color. Tomás B. Platero(1857-1925). Figura


de la generación del 80 arquetipo de vida, Instituto de Historia del Notariado, nº 65, La

22
Plata, 1980. De padre africano, logró superar los prejuicios sociales y ejerció como
escribano en 1882.

24 Sus inversiones en bienes raíces lo convirtieron en uno de los miembros más


acomodados de la comunidad negra. Su nombre aparecía regularmente, junto con el del
resto de la clase media de color en las listas de suscripción para las frecuentes
recaudaciones de fondos realizados por los periódicos.

25 Platero, Tomás Antonio, op. cit., p. 12.

26 Ibid.

27 La Juventud, “Nuestro triunfo”, 23 de enero de 1876.

28 Ibid., 30 de octubre de 1878.

29 Al lado de los periódicos afroargentinos, surgieron grandes diarios ( Los Debates, El


Nacional, La Tribuna, La Reforma Pacífica) ; publicaciones eruditas (La Revista del
Plata, El Plata Científico y Literario) ; periódicos femeninos (La Camelia, La Educación,
Álbum de Señoritas) ; la prensa de las colectividades extranjeras (El Español, Le
Commerce, La comunidad Extranjera –redactado en inglés, francés y castellano ; The
Standard and River Plate News) ; las hojas satíricas (El Pampero, El Centinela, El
Diablo) ; la de sesgo gauchesco (Aniceto el Gaucho, El Diablo).

30 El Proletario del 16 de junio de 1858.

31 La Raza Africana del 7 de enero de 1858.

32 El Unionista del 9 de diciembre de 1877.

33 La Broma del 23 de diciembre de 1881.

34 Hemeroteca de la Biblioteca nacional de Buenos Aires / Archivo General de la Nación


de Buenos Aires / La Broma del 23 de diciembre de 1881.

35 Anderson Imbert, Enrique, Historia de la literatura hispanoamericana, 1ª edición,


Fondo de Cultura Económica, México, 1954, Tomo 1, p. 220.

36 Ford, Jorge Miguel, Benemérito de mi estirpe, tipografía de la escuela de artes y oficios,


La Plata, 1899, p. 113.

37 La Juventud, 10 de junio de 1878.

23
38 Estrada, Marcos de, Argentinos de origen africano, Eudeba, Buenos Aires, 1979,
pp. 135-140.

39 Mendizábal, Horacio, Primeros versos, Imprenta de Buenos Aires, 1865, pp. 5-6.

40 Archivo General de la Nación, IX – 31 – 4 – 6, justicia. En 1779 el párroco de La


Piedad, don Francisco Javier Zamudio efectuó una denuncia por los desacatos públicos que
hacen los morenos a la iglesia, como es ponerse en el atrio del templo a danzar los bailes
obscenos que acostumbran, como ejecutaron el día de san Baltasar a la tarde y el domingo
de pascua de resurrección. Los morenos de La piedad desestimaron esta acusación al
parecer el baile de la mañana de la pascua de resurrección fue efectuado por los hermanos
menores del santísimo rosario después de su primera misa, discurriendo por los conventos
donde hay hermandades de menores hasta llegar a la parroquia ; allí no entraron sino que
en el lado de la calle formaron su baile y el portabandera se batió en el atrio en señal de
alegría.

41 Así, se venera la imagen de la virgen de Montserrat, la de Polonia, llamada Reina o


Inmaculada de África. En Los Toldos, provincia de Buenos Aires, se venera a una virgen
morena, que se halla en el monasterio de los Benedictinos.

42 Archivo General de la Nación, protocolo notarial, testamento del 14 febrero de 1779.

43 Archivo General de la Nación, IX – 31 – 4 – 6, legajo 436. La función de esta cofradía,


como la de todas las demás, era religiosa y social, y fue disuelta en 1856, lo que da cuenta
no sólo de su antigüedad y longevidad, sino de la importancia socio-cultural que este tipo
de organización tuvo entre los negros.

44 Ingenieros, José, La locura en la Argentina, op. cit., pp. 35-36.

45 Frigerio, Alejandro, La umbanda, los negros y la pobreza como zonas ocultas del país,
Clarín, Buenos Aires, 14 de febrero de 1993.

46 Ingenieros, José, op. cit., p. 36.

47 Clarín, jueves 25 de mayo de 2000, p. 41.

48 Alejandro Frigerio, Las religiones afrobrasileñas en la Argentina : cosmovisión y


prácticas, Sociología de la religión, Buenos Aires, 1996, p. 258.

49 Frigerio, Alejandro, La umbanda, los negros y la pobreza como zonas ocultas del país,
Clarín, op. cit..

50 Frigerio, Alejandro, De la umbanda al africanismo : identificación étnica y nacional en


las religiones afrobrasileñas en Argentina, Universidad Federal do Rio Grande do Sul,
1993, p. 97.

24
51 Rodríguez Molas, Ricardo, La condición social de los últimos descendientes de los
esclavos rioplatenses(1852-1900), Cuadernos Americanos, México, mayo-junio, 1962,
p. 151.

52 Lanuza, José Luis, op. cit., pp. 185-186. En 1869 apareció en Buenos Aires la
“Sociedad de los Negros.” De negro no tenían más que un antifaz sobre sus rostros blancos.
Estos falsos negros, que remedaban la pintoresca jerga bozalona de los morenos
verdaderos, recorrían las casa de sus relaciones.

53 La Broma, 27 de enero de 1881, p. 3.

54 Villanueva, Estanislao, El candombe nació en África y se hizo rioplatense, Todo es


Historia, nº 162, Buenos Aires, 1980, p. 44.

55 En oposición a las sociedades cimarronas que vivieron una reintegración activa en


zonas de ciénaga, bosque y selva.

56 Queremos destacar aquí también el milagro de Lujan y el negro Manuel de origen


caboverdeano. Este esclavo negro es considerado como el “primer inmigrante” por la
iglesia católica argentina por ser la persona a la que se reveló la virgen en mayo de 1630.

57 Archivo General de la Nación , X – 31 – 11 – 5 policía y sociedades africanas.

58 Ya en 1821, el gobierno emitió un decreto formal delineando el procedimiento para


establecer una Sociedad africana ; decreto que fue revisado en 1823 para dar el reglamento
que mencionaremos con constancia a continuación.

59 Ibid. Reglamento para el gobierno de las “naciones” africanas dado por el superior
gobierno, Buenos Aires 11 de agosto de 1823.

60 Ibid. Artículo 2 del reglamento para el gobierno de las “naciones” africanas.

61 El primer número del periódico El Proletario en 1850 informó de la existencia de la


Fraternal e instó a “la clase de color” bonaerense a unirse. Realizó uno de los objetivos de
las “naciones” africanas, construyendo una escuela para niños de color. Excepcionalmente
bien manejada, La Protectora que se fundó en 1877, fue lanzada por el periódico La
Juventud. En sus líneas se podía leer que “la verdadera religión entre nosotros(los
afroargentinos) son los Socorros Mutuos”. Esta Sociedad publicaba un periódico titulado
La Protectora durante el periodo 1880-1910.

62 Estrada, Marcos de, op. cit., p. 119. Esas asociaciones dejaron una placa en el
monumento a falucho en 1923 y 1924.

63 Ingenieros, José, Sociología argentina, editorial Elmer, Buenos Aires, 1957, p. 460.

25
64 Liboreiro, Cristina de, ¿No hay negros en Argentina ?, Editorial dunken, Buenos Aires,
1999, p. 52.

65 Narciso Binayán Carmona siendo empleado del Congreso pudo comprobarlo


personalmente con el caso de Zaire en 1960. El famoso grupo de ordenanzas del Palacio
estaba profundamente conmovido y conversaron largamente del asunto.

66 Se trata de una experiencia personal durante nuestra estancia en argentina para la


realización de nuestra tesis doctoral.

67 Entrevista con Lucia Dominga Molina en junio de 2000, en Santa Fe, República
Argentina.
Inicio de página
Para citar este artículo

Referencia electrónica
Jean Arsène Yao, « Negros en Argentina: integración e identidad », Amnis [En línea],
2 | 2002, Publicado el 30 junio 2002, consultado el 02 agosto 2018. URL :
http://journals.openedition.org/amnis/183 ; DOI : 10.4000/amnis.183
Inicio de página
Autor

Jean Arsène Yao


Universidad de Alcalá, España, jeanyao@voila.fr

Artículos del mismo autor

• El poder de la prensa, la prensa del poder : reflexión entorno al periodismo


afroargentino [Texto completo]

Publicado en Amnis, 4 | 2004

26