You are on page 1of 2

COCAINA

Tratamiento:

1. Medidas de soporte:

-vigilar vía aérea y proporcionar soporte ventilatorio si se requiere.

-Monitorizar signos vitales y EKG.

-Como no existe un antídoto específico, se realiza tratamiento sintomático:

• Agitación procurar que el paciente se encuentre en un lugar con pocos estímulos físicos, poca luz y poco
ruido; intentar calmar al paciente con palabras. El tratamiento de otras complicaciones como la hipoxia, la
hipoglicemia, la hipertermia y las alteraciones metabólicas ayuda a disminuir la agitación. Las benzodiazepinas
también pueden ser útiles.
• Convulsiones Diazepam 0.1 a 0.2 mg/kg intravenoso, lento y diluido o: Midazolam 0.1 a 0.2 mg/kg
intramuscular, ó 0.05 a 0.1 mg/kg intravenoso, Lorazepam 0.05 a 0.1 mg/kg intravenoso.
• Hipertermiamedidas físicas (cubrir, hielo).
• Hipertensión Nitroprusiato 0.5 a 10 mcg /kg/ minuto o Nitroglicerina 10 mcg/minuto. No se recomienda los ß
bloqueadores adrenérgicos en casos de concomitancia con isquemia miocárdica.
• Dolor torácico usar un nitrato, como nitroglicerina (10 mcg/min) o Dinitrato de isosorbide (sublingual o vía
oral).
• Vasoconstricción Fentolamina (Regitina® ampollas de 5 mg/2 ml). Dosis: adultos de 1 a 5 mg intravenoso;
niños 0.02 a 0.1 mg/kg bolo, repetir a los 5 a 10 minutos. No disponible este medicamento en nuestro medio.

2. Descontaminación

Cuando el paciente ha ingerido la sustancia, el carbón activado (1 g/kg) es útil. No se debe inducir el vómito. En
pacientes “mulas” con sintomatología de intoxicación, obstrucción o perforación gastrointestinal está indicada la
intervención quirúrgica inmediata (laparotomía). En el paciente asintomático, se debe evaluar su estado inicial, y tener
en cuenta que es potencialmente fatal la ruptura de un paquete, por lo que es un probable candidato a cirugía; se deja
en observación, se realiza monitorización y medidas sintomáticas; solicitar EKG; se recomienda lavado gastrointestinal
con polyetilenglicol (Nulytely® sobres por 105 g) vía oral o por sonda nasogástrica, se prepara un sobre por litro de agua
y se administra 2 litros por hora en adultos. No se recomienda el uso de enemas ya que con ellos no se accede a todo el
tracto gastrointestinal. Es importante monitorizar periódicamente al paciente, por si presenta sintomatología. La
realización de una radiografía de abdomen permite la verificación de la expulsión total de las bolsas. El lavado gástrico,
la endoscopia o la extracción manual transanal están contraindicados, ya que existe el riesgo de ruptura de los paquetes.

Laboratorios:

• Cocaína y/o metabolitos en orina (pruebas cualitativas o cuantitativas)

• Electrolitos, glucosa, BUN y creatinina, CPK total y CPK-MB, gases arteriales, pruebas de función hepática, parcial de
orina, mioglobina en orina: descartar rabdiomiolisis.

• Electrocardiograma en busca de evidencia de taquicardia ventricular, fibrilación ventricular, isquemia o infartos.

• Radiografía de abdomen: algunas veces permite visualizar los paquetes de cocaína en los pacientes “body packers” o
“mula”, como imágenes ovaladas, de densidad homogénea, borde liso y halo periférico radiolúcido. Algunos autores
consideran que es efectiva para diagnóstico y seguimiento con sensibilidad del 85 a 90%; los falsos positivos se
relacionan con cálculos en vejiga o calcificaciones intraabdominales. En los casos de alta sospecha y de no visualizarse
los paquetes se puede realizar TAC, radiografía con medio de contraste o ecografía.

• Tomografía Axial Computarizada (TAC) cerebral para descartar hemorragia cerebral en caso de pacientes con
alteración del estado de conciencia.