You are on page 1of 10

1.

Dirigirá nota al Departamento de Legales, con copia a Juan, Pedro, Santiago y el misterioso
gerente, dando cuenta de las medidas que deberán adoptarse para procurar el cobro de la
acreencia o de la suma de dinero literalmente inserta en los documentos. En virtud de las
inquietudes planteadas formal e informalmente –en misiva adjunta – esclarecerá la
situación en que la sociedad del grupo se encuentra. Indicará la consecuencia y/o
relevancia del aducido transcurso del término de seis meses, de la carencia del "protesto"
y de las órdenes de trabajo correlativas a fin de apaciguar los ánimos de los destinatarios.
Sin embargo, resaltará que las pretensiones cambiarias deberán iniciarse a la brevedad,
brindando acabado fundamento y señalando la vía más conveniente frente al supuesto de
hecho.

Departamento de Legales

S/D

De mi mayor consideración: Mediante la presente y en mi función de Asesor Legal debo informar


dando respuesta sobre las consultas efectuadas y manifestarles las medidas a adoptarse para
procurar el cobro de la acreencia y la suma de dinero adeudada.

Antes de comenzar con el detalle de la situación y las medidas a seguir, debo manifestarles que
tanto el transcurso de los seis meses desde el rechazo del pago, como la carencia del “protesto” y
el extravío de las órdenes de trabajo que dieron origen a la deuda en cuestión, no son
impedimentos para que en este momento podamos iniciar todas las medidas tendientes al cobro
del mismo.

Con respecto al paso de seis meses desde el rechazo de pago, en particular, no debe ser motivo de
preocupación ya que la legislación vigente respectiva (Ley de Cheques Nº 24.452) establece en su
artículo 61: “Las acciones judiciales del portador contra el librador, endosantes y avalistas se
prescriben al año contado desde la expiración del plazo para la presentación. En el caso de
cheques de pago diferido, el plazo se contará desde la fecha del rechazo por el girado, sea a la
registración o al pago. Las acciones judiciales de los diversos obligados al pago de un cheque, entre
sí, se prescriben al año contado desde el día en que el obligado hubiese reembolsado el importe
del cheque o desde el día en que hubiese sido notificado de la demanda judicial por el cobro del
cheque. La interrupción de la prescripción sólo tiene efecto contra aquél respecto de quien se
realizó el acto interruptivo.”

Como lo menciona el artículo, claro está que aún quedan algunos meses para ejercer los derechos
tendientes al cobro. De todas maneras, recomiendo la toma de medidas urgente sin dejar pasar
más tiempo.

Continuando con los puntos a tratar en esta ocasión, surge lo relacionado a la carencia de protesto
en término. Será utilizada a tal fin la constancia de rechazo del cheque realizada por la entidad
financiera, la cual produce los efectos del protesto, dejando expedita la acción ejecutiva para el
cobro de las acreencias. Según lo expresa el artículo 32 de la Ley de Cheques, dicha negativa del
banco debe constar en el mismo título, con expresa mención de todos los motivos en que la funda,
la fecha y la hora de la presentación, el domicilio del librador registrado en el girado; y deberá ser
suscrita por persona autorizada. En lo referente a las dos últimas cuestiones, a saber: la pérdida de
las órdenes de trabajo y cuál sería la vía más conveniente para realizar las acciones cambiarias
para procurar el cobro de dichos documentos; debemos hacer referencia nuevamente al artículo
38 de la Ley Nº 24.452 (mencionada supra) ya que, éste es claro al decir que la constancia del
girado del rechazo del pago deja abierta las puertas a la vía ejecutiva, la que podremos iniciar, lo
antes posible, en contra del librado, endosantes y avalistas, tal como lo prescribe el ordenamiento
legal. Es decir, que como la misma, es una vía rápida y en la que solo se requiere el cheque con la
constancia del banco, no es necesario contar con las órdenes de trabajo que dieron origen a la
deuda; solo bastará presentar los cheques originales. Incluso es la mejor vía para iniciar la
demanda, ya que la otra opción sería la vía ordinaria pero ésta es una vía más lenta y con muchos
requisitos de difícil cumplimiento en este caso lo que obstaculizaría la etapa probatoria. En
conclusión, aconsejo se promueva de inmediato la acción cambiaria de regreso en juicio ejecutivo
contra el librador, endosantes y avalistas, individual o colectivamente, sin encontrarnos obligados
a observar el orden en que las obligaciones han sido contraídas, dado que todos se encuentran
solidariamente obligados hacia el portador, según lo establecido en el artículo 40 de la Ley de
Cheques Nº 24.452. Con el objeto de acelerar los tiempos remito de la presente nota copia fiel a
los Sres. Juan, Pedro, Santiago y al Sr. Gerente que me ha enviado oportunamente esta
información.
2. Elaborará el correspondiente instructivo para que, tanto en Legales como en
Administración, remitan, en original, todos los instrumentos necesarios para la promoción
de las acciones legales correspondientes y determinen con precisión técnica la suma que
representan los conceptos que serán objeto del reclamo judicial, los que en sustancia Ud.
remarcará. Por lo expuesto en el acápite anterior, indicará los motivos por los cuales no
deberá contar, a los efectos de las acciones legales, con cierta documentación a la que se
hizo alusión y que presumiblemente se habría extraviado.

Departamento de Legales

Departamento de Administración

S/D

De mi mayor consideración: A través de la presente, solicito los originales de los cheques impagos
rechazados a la fecha, para promover las acciones legales conducentes al cobro de los mismos por
vía ejecutiva, siendo necesario, a tal fin, contar con dichos originales. De dichos cheques surgirá la
fecha de intervención del Banco, con el respectivo sello que nos informa el motivo de la falta de
pago.

Es necesario tener en consideración respecto a la posesión del documento, que según la ley
cambiaria, la misma es habilitante para ejercer el derecho prescindiendo de que el poseedor sea o
no titular del mismo. Por ende, el titular del derecho que no posee el documento, no puede
ejercerlo.

Debemos mencionar también que si los cheques son a la orden se requiere la documentación de
la transferencia mediante el endoso que debe estar inserto en el título, ya que la tradición del
cheque por sí sola no es suficiente. Lo más importante a tener en cuenta sobre los endosos es la
solidaridad, pues todos los endosantes que intervienen en la circulación de los títulos cambiarios
quedan solidariamente obligados con relación al poseedor de la acreencia. Para concluir, solicito
que determinen respecto de cada título en particular los conceptos que detallo a continuación, los
que serán objeto de demanda. Por lo tanto pido:

1. El importe no pagado de cada cheque (aclarar suma en números y letras).

2. Los intereses al tipo bancario corriente en el lugar del pago, a partir del día de la
presentación al cobro.

3. Detalle de los gastos originados para el cobro de cada cheque. Finalmente solicito copia de
acta de directorio donde se aprueben los poderes a los representantes legales para poder
ejercer el mandato ante los tribunales.

Saludo muy atte


3_Asimismo, indicará por separado lo que hubiera ocurrido de configurarse las
circunstancias narradas en el memorándum y en la misiva –inactividad transcurrido el
plazo de seis meses, formalización del protesto por falta de pago, extravío de las órdenes
de trabajo – respecto de otros títulos de crédito como el pagaré y la letra de cambio.
Habrá de tener especial consideración en cuanto a los efectos que podrían haberse
derivado de algunas cláusulas de mención facultativa con relación a estos últimos
documentos.

Si se hubiesen configurado las circunstancias narradas en el memorándum y en el misivo respecto


por ejemplo a un pagaré o una letra de cambio, la situación hubiese sido completamente
diferente.

En primer lugar debemos conceptualizar a estos títulos de crédito para saber a qué instrumento
estamos haciendo referencia.

La LETRA DE CAMBIO es "el título de crédito o de valor formal y completo que contiene una orden
incondicionada y abstracta de hacer pagar a su vencimiento al tomador o a su orden una suma de
dinero en un lugar determinado, vinculando solidariamente a todos los que en ella intervienen”.
Por su parte, el PAGARÉ es un documento que contiene una promesa incondicional de pago. La
persona que lo emite (suscriptora), se compromete a pagar a una segunda persona (beneficiaria o
tomadora)

Una cierta cantidad de dinero en una determinado plazo. En la letra de cambio, existe la promesa
del librador de hacer pagar a un tercero (girado), en cambio el pagaré contiene una promesa de
pago por parte del propio suscriptor. En los dos instrumentos intervienen como mínimo tres
personas, el librador o creador del documento, el tomador o acreedor cambiario y el girado que es
el principal obligado al pago. Los caracteres esenciales de los títulos cambiarios son:

A) Autonomía: cada adquisición del título y del derecho a él incorporado, es ajeno a las
relaciones personales que ligaban al anterior poseedor con el deudor. El artículo 18 del
decreto ley 5965/63 conceptualiza este carácter : “Las personas contra quienes se promueva
acción en virtud de la letra de cambio no pueden oponer al portador las excepciones fundadas
en sus relaciones personales con el librador o con los tenedores anteriores, a menos que el
portador al adquirir la letra hubiese procedido a sabiendas en perjuicio del deudor
demandado”
B) Formalidad: Son los que se encuentra en el artículo 1º del decreto mencionado
anteriormente: “La letra de cambio debe contener:

1. La denominación "letra de cambio" inserta en el texto del título y expresada en el idioma en el


cual ha sido redactado o la cláusula "a la orden";

2. La promesa incondicionada de pagar una suma determinada de dinero;

3. El nombre del que debe hacer el pago (girado);


4. El plazo del pago;

5. La indicación del lugar del pago;

6. El nombre de aquel al cual, o a cuya orden, debe efectuarse el pago;

7. La indicación del lugar y fecha en que la letra ha sido creada;

8. La firma del que crea la letra (librador); Por su parte el artículo 2° del mismo decreto establece
que el título al cual le falte alguno de los requisitos enumerados en el artículo anterior no es letra
de cambio, salvo: La letra de cambio en la que no se indique plazo para el pago, se considera
pagable a la vista.

A falta de especial indicación, el lugar designado al lado del nombre del girado se considera lugar
del pago, y también, domicilio del girado. La letra de cambio en la que no se indica el lugar de su
creación se considera suscrita en el lugar mencionado al lado del nombre del librador.

Si en la letra de cambio se hubiese indicado más de un lugar para el pago, se entiende que el
portador puede presentarla en cualquiera de ellos para requerir la aceptación y el pago.

C) Literalidad: la obligación cambiaria no puede surgir más que del propio documento, ni se le
puede exigir al deudor otra cosa que la que surge de él.

D) Independencia: el artículo 7 del decreto se refiere a el: “Si la letra de cambio llevase firmas de
personas incapaces de obligarse cambiariamente, firmas falsas o de personas imaginarias o firmas
que por cualquier otra razón no obligan a las personas que han firmado la letra o con el nombre
de las cuales ha sido firmada, las obligaciones de los otros suscriptores siguen siendo, sin
embargo, válidas”.

E) Completividad: el título debe bastarse a sí mismo, ser autosuficiente y contener todas las
relaciones y todos los derechos emergentes de él.

F) Legitimación: es la habilitación formal para exigir el cumplimiento de los derechos


incorporados o para transmitir legítimamente el documento. Hacen referencia e este carácter los
artículos 13, 14, 15, 16 y 17 del decreto ley 5965/63.

G) Abstracción: es la desvinculación total del título con respecto a la relación causal, no importa
que exista o no causa en orden a las relaciones cambiarias, o que la causa sea o no mencionada en
el texto del documento caratular. El artículo 212 del Código de Comercio se refiere a la
abstracción: “La falta de expresión de causa o la falsa causa, en las obligaciones transmisibles por
vía de endoso, nunca puede oponerse al tercero, portador de buena fe.”, diferenciándose del
Código Civil que en su artículo 499 dice: “No hay obligación sin causa, es decir, sin que sea
derivada de uno de los hechos, o de uno de los actos lícitos o ilícitos, de las relaciones de familia, o
de las relaciones civil es”
H) Solidaridad: Los que participan en la circulación de los títulos cambiarios quedan
solidariamente obligados respecto al portador de acuerdo al artículo 51 del decreto ley: “Todos
los que firman una letra de cambio, sea como libradores, aceptantes, endosantes o avalistas,
quedan solidariamente obligados hacia el portador. El portador tiene derecho de accionar contra
todas esas personas, individual o colectivamente, sin estar obligado a observar el orden en que las
obligaciones han sido contraídas. El mismo derecho corresponde a cualquier firmante que hubiese
pagado la letra. La acción promovida contra uno de los obligados no impide accionar contra los
otros, aun cuando fuesen posteriores a aquel contra el cual se ha procedido primero”.

Debemos mencionar que actualmente se utiliza la cláusula ”sin protesto” como cláusula
facultativa. Sabemos que el protesto es un acto tendiente a constatar una situación cambiaria no
satisfecha correctamente, aunque se limita, normalmente, su alcance a la constatación de la falta
de aceptación o falta de pago. Este acto, del que estamos hablando, formal y auténtico por sus
características, es realizado por un notario a pedido del portador del documento respectivo, que
tiene como fin constatar un evento acaecido y previsto por la ley.

El artículo 50 del decreto ley 5965/63 establece que: “El librador, el endosante o el avalista
pueden, por medio de la cláusula "retorno sin gastos" o "sin protesto" o cualquiera otra
equivalente, dispensar al portador de formalizar el protesto por falta de aceptación o de pago
para ejercer la acción regresiva. Cuando la cláusula integre el texto impreso de la letra de cambio,
será suficiente la firma de ésta por el librador; cuando se la inserte manuscrita o por otro medio,
se requerirá que la cláusula sea especialmente firmada, sin perjuicio de la firma de creación de la
letra de cambio.

En las condiciones indicadas precedentemente, la letra de cambio es título ejecutivo hábil sin
necesidad de protesto en los términos del artículo 60.

Si la cláusula hubiese sido insertada por el librador, produce sus efectos con relación a todos los
firmantes; si hubiese sido insertada por cualquier otro firmante, produce sus efectos sólo respecto
de éste. Esta cláusula no libera al portador de la obligación de presentar la letra de cambio en los
términos prescriptos ni de dar los avisos. La prueba de la inobservancia de los términos incumbe a
quien la invoca contra el portador.

Si no obstante la cláusula insertada por el librador, el portador formalizare el protesto, los gastos
quedan a su cargo. Cuando la cláusula se inserte por cualquier otro firmante, los gastos de
protesto pueden repetirse contra todos los obligados.”

Por lo cual, si los títulos fueran la letra de cambio o pagaré, no hubiera correspondido protestarla.
En relación al plazo de los 6 meses, de acuerdo al artículo 96: “Toda acción emergente de la letra
de cambio contra el aceptante se prescribe a los tres años, contados desde la fecha del
vencimiento. La acción del portador contra los endosantes y contra el librador se prescribe al año,
contado desde la fecha del protesto formalizado en tiempo útil o desde el día del vencimiento, si
la letra contuviese la cláusula "sin gastos". En los casos de protesto mediante notificación postal a
cargo de un banco se considerará como fecha de protesto, a los efectos del cómputo de la
prescripción, la de la recepción de la notificación postal por el requerido o, en su caso, la de la
constancia de la devolución de la pieza por el correo.

La acción del endosante que reembolsó el importe de la letra de cambio o que ha sido
demandado por acción de regreso, contra los otros endosantes y contra el librador se prescribe a
los seis (6) meses, contados desde el día en que el endosante pagó o desde aquel en que se le
notificó la demanda. La acción de enriquecimiento se prescribe al año, contado desde el día en
que se perdió la acción cambiaria”. Por lo tanto no existirían inconvenientes por el paso del
tiempo transcurrido.

Finalmente, conforme a lo expresado con respecto el extravió de las órdenes de pago, algunos
caracteres de los títulos cambiarios (la abstracción, la independencia, entre otros) nos indican que
esa situación no tiene trascendencia a los fines de iniciar las debidas acciones cambiarias, no
afectaría la gestión judicial por vía ejecutiva.

4. Pese a que su secretaria se encuentra demorada –y por ende todavía desconoce a su


destinatario – escribirá una carta de contestación a su "amigo-gerente" en la que aplicará todas
sus habilidades pedagógicas para explicar con claridad el tipo, naturaleza, funcionamiento,
formalidades, demás particularidades inherentes a los títulos de que se trata, mecanismos legales
disponibles ante el incumplimiento de las obligaciones cambiarias literalmente insertas, sus
diferencias esenciales con los otros títulos de crédito, como así también las causas por las que las
circunstancias narradas presentan mayor o menor incidencia respecto de los cheques comunes y
de pago diferido. Por supuesto, en las primeras líneas intentará sosegar a su destinatario y en lo
restante ajustará el tenor de sus dichos a la formación no jurídica anterior.

Estimado Pedro: Por medio de esta carta, procuro informarte que habiendo verificando la
documentación enviado a mí estudio y analizado la situación particular teniendo en cuenta
especialmente el derecho vigente en la materia, nos encontraríamos ya en condiciones de
accionar para cobrar lo adeudado hasta la fecha.

Para ponerte al tanto, deseo comentarte algunas cuestiones para tener en consideración sobre
este tipo de instrumentos de pago, que te transcribo de manera clara y concisa a continuación:

El cheque, es un título cambiario librado a la vista por el cual una persona (librador) que tiene
previamente fondos depositados en un banco (girado) o crédito abierto a su favor, da orden
incondicional a éste de pagar al tenedor del documento una determinada cantidad de dinero.

Caracteres:
a) Autonomía: cada adquisición del título y del derecho a él incorporado, es ajena a las
relaciones personales que ligaban al anterior poseedor con el deudor.
b) Independencia: los vicios que pudieran afectar a la obligación originaria o anterior no se
comunican a la posterior.
c) Literalidad: la naturaleza, calidad y contenido del derecho incorporado se delimitan
exclusivamente por lo que se menciona en el documento.
d) Formalidad: la inobservancia de los requisitos formales previstos por las leyes vigentes,
acarrea la inexistencia del título.
e) Completividad: el documento debe ser autosuficiente y contener en su literalidad todas
las relaciones y/o derechos emergentes de él.
f) Legitimación: es la habilitación formal para exigir el cumplimiento de los derechos
incorporados en el titulo o para transmitir legítimamente el documento.

Tipos de cheques - Ley de Cheque 24.452: Cheque común: documento o título de crédito, con
vencimiento a la vista, que contiene una orden pura y simple, girada en contra de un Banco, de
pagar una suma determinada de dinero de existir fondos o autorización para girar en descubierto
en una cuenta que tiene el librador en la entidad bancaria girada.

Cheque de pago diferido: Es una orden de pago que se libra contra un banco en el cual el librador,
a la fecha de presentación estipulada en el cheque, debe tener fondos suficientes depositados a su
orden en la cuenta corriente bancaria.

Formas de libramiento:

a) A favor de persona determinada: cheque librado a la orden de una persona determinada, que
puede ser trasmitido por ésta mediante el endoso o la cesión de créditos.

b) No a la orden: cheque librado a favor de una persona determinada, que no puede ser trasmitido
sino por la vía de la cesión de créditos.

c) Al portador: cheque que contiene la mención “al portador”, lo que significa que la tradición y la
transmisión de su titularidad operarán con la entrega del documento.

d) No negociable: el librador o el portador de un cheque, pueden insertar en el anverso la


expresión "no negociable". Esto significa que quien recibe el cheque no tiene, ni puede transmitir
más derechos sobre el mismo, que los que tenía quien lo entregó
e) Cruzado: cheque que cuenta con dos barras paralelas en el extremo superior izquierdo y que
supone que el pago será atendido por intermedio de una institución financiera.

f) Imputado: frecuentemente utilizado para erogaciones a distancia, destinado a asegurar la


imputación del pago a una obligación determinada

g) Para acreditar en cuenta: siempre habrá de depositarse en una cuenta bancaria y contiene
incorporada la cláusula “para acreditar en cuenta”.

Requisitos formales:

a) Cheque común: Denominación "cheque" inserta en su texto, en el idioma empleado para su


redacción.

Número de orden impreso en el cuerpo del cheque. Indicación del lugar y de la fecha de creación.
Nombre de la entidad financiera girada y el domicilio de pago. Orden pura y simple de pagar una
suma determinada de dinero, expresada en letras y números, especificando la clase de moneda.
Firma del librador.

b) Cheque pago diferido:


Denominación "cheque de pago diferido" inserta en el documento.
Número de orden impreso en el cuerpo del cheque. Indicación del lugar y fecha de su
creación.
Fecha de pago que no puede exceder un plazo de 360 días. Nombre del girado y el domicilio
de pago. Persona en cuyo favor se libra, o al portador. Suma determinada de dinero que se
ordena pagar, expresada en números y en letras.
Nombre del librador, domicilio, identificación tributaria o laboral o de identidad, según lo
reglamente el B.C.R.A. Firma del librador.
Según las circunstancias mencionadas en el memorándum enviado, la importancia sobre los
distintos tipos de cheques (común y diferido) recae sobre el cómputo para el plazo de
prescripción, ya que en el cheque común las acciones judiciales del portador prescriben al año
desde la expiración del plazo para la presentación, y en caso de cheques de pago diferido, el
plazo se cuenta desde la fecha del rechazo por el girado, a la registración o al pago. En el caso
del protesto, se efectuará en el cheque común dentro de los dos días hábiles siguientes a su
vencimiento, y en el caso del cheque de pago diferido, dentro de los dos días hábiles
siguientes al día en el cual debía pagarse
Por otra parte, debo mencionar que la pretensión que compete al portador de un cheque
impago es de carácter de regreso en contra de todos los obligados cambiarios (librador,
endosantes y avalistas), pudiendo ser ejercida por la vía ejecutiva. La sentencia firme dictada
en juicio ejecutivo hace efecto de cosa juzgada formal, por lo que podrá ser revisada en
proceso ordinario posterior. Para accionar cambiariamente con un cheque se requiere:
a) Haber presentado el cheque al cobro en término.
b) Que en el propio título se encuentre asentada la constancia bancaria de su falta de pago.
c) La legitimación del portador.
Su principal diferencia con la letra de cambio y el pagaré radica en que éstos contienen una
orden de pago a una persona concreta designada en el documento, mientras que en el
cheque la orden de pago va dirigida a un banco o entidad de crédito, que, teniendo fondos
disponibles del librador, debe hacerla efectiva a favor del tenedor legítimo del título valor.

Por tanto, en el caso de la letra de cambio y el pagaré, puede intentarse la acción directa
contra el aceptante de la letra o del suscriptor o librador del pagare y de sus respectivos
avalistas, y la acción de regreso contra el librador de la letra, los endosantes y avalistas de la
letra o pagare. En el caso del cheque, la pretensión que puede ejercer el portador es la acción
de regreso en contra de todos los obligados cambiarios (librador, endosantes y avalistas) ya
que no existe obligado directo en el cheque común y de pago diferido, porque la orden de
pago está dirigida en contra de un sujeto (entidad financiera o girada) que no reviste la calidad
de obligado caratular. Finalmente quiero hacerte algunas consideraciones con relación a la vía
ejecutiva y a la ordinaria. En la primera, la ejecución de la cobranza es más rápida y expeditiva
pero en la segunda tiene más amplitud probatoria e irreversibilidad. Es necesario saber que el
carácter cambiario de la presentación surge del derecho de fondo y que la naturaleza del
juicio es una cuestión de vías procesales. La vía ordinaria, a pesar de la mayor amplitud para la
interposición de defensas o pruebas, las mismas deben ser admitidas de acuerdo a la ley
cambiaria y además la vía ordinaria, en cierto aspecto presenta una ventaja, que es la de
conducir a la cosa juzgada material, que es irrevisable.
En conclusión, en primer lugar, no existen problemas respecto al tiempo transcurrido, ya que
de acuerdo a la ley de cheques, existe un tiempo de prescripción que es el tiempo que te
otorga la ley para hacer valer un derecho, que es de un año. En segundo lugar, no es necesario
contar con las órdenes de trabajo que se perdieron, ellas serían necesarias en un juicio
ordinario con fundamento en el negocio jurídico por el cual tendríamos que demostrar el
motivo del libramiento de los cheques; esto no sucederá en este caso ya que accionaremos
mediante la vía ejecutiva. En tercer y último lugar, no se aplican las normas del protesto en los
cheques, ya que la prueba de falta de pago surge de los sellos del Banco, que se encuentran
en los mismos, pues la leyenda inserta en ellos explica el motivo de la devolución de acuerdo a
la norma reglamentaria del Banco Central. Ahora sí, sin más me despido y te recuerdo que
ante cualquier duda estoy a su disposición, no dudes en consultarme.