You are on page 1of 14

Estrés académico

María Esther Bobadilla-Serrano, 1 Bárbara Dimas Altamirano, 2 Miriam Gómez-Ortega, 3


Andrea Guadalupe Sánchez-Arias.

1
Maestra en Educación. Profesor de asignatura de la Facultad de Enfermería y Obstetricia de la Universidad
Autónoma del Estado de México.
2
Doctor en Alta Dirección. Profesor de Tiempo Completo de la Facultad de Enfermería y Obstetricia de la
Universidad Autónoma del Estado de México.
3
Doctor en Educación Permanente. Profesor de Tiempo Completo de la Facultad de Enfermería y Obstetricia
de la Universidad Autónoma del Estado de México.
4
Doctor en Alta Dirección. Profesor de Tiempo Completo de la Facultad de Enfermería y Obstetricia de la
Universidad Autónoma del Estado de México.

CORREO ELECTRÓNICO: esther_lic06@hotmail.com

INTRODUCCIÓN

El tema del estrés enfocado en los diferentes campos de conocimiento ha sido


bastante fecundo durante el siglo XX, se han generado una serie perspectivas
teóricas que han estimulado a los interesados en esta área a la investigación pura
y aplicada. Se han podido integrar las concepciones fisiológicas y socioculturales
en teorías que ofrecen perspectivas para los psicólogos de nuevas generaciones.

En el caso específico del estrés académico es posible identificar dos líneas de


investigación1: la psicofisiológica y la psicológica, siendo esta última la de interés
para la presente investigación.

El estrés es el resultado de la adaptación de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu al


cambio que exige un esfuerzo físico, psicológico y emocional (comportamentales).
Aun los acontecimientos positivos pueden generar un cierto grado de estrés cuando
requieren cambios y adaptaciones.

1 Barraza Macías, A (2003), El estrés académico en los alumnos de postgrado de la Universidad


Pedagógica de Durango, Guadalajara, Memoria electrónica del VII Congreso Nacional de
Investigación Educativa.
El cambio en sí mismo no es una novedad. De hecho, constituye el pilar de la
evolución de la humanidad. La innovación consiste precisamente en el ritmo sin
precedentes en que se producen los cambios y que inevitablemente repercute en
forma significativa sobre la sociedad, la cual no está preparada para enfrentar
semejantes cambios en esta secuencia y, por lo tanto, se encuentra entonces a
menudo desarmada.

El cambio está en todos lados. Afecta profundamente la tecnología, la ciencia, la


medicina, las condiciones de trabajo y las estructuras de las empresas, los valores
y las costumbres de la sociedad, la filosofía y aún la religión. En realidad, la única
constante que sigue persistiendo es, precisamente, el cambio. Como vivimos en la
era del cambio, no debe sorprender que el Siglo XX se denomine "el siglo del
estrés", lo cual exige una adaptación sin precedentes, tanto por parte de la
generación mayor como de la joven.

Han pasado más de dos mil años; el filósofo griego Pitágoras definía a la adaptación
como el "don de la excelencia humana". Nunca antes el hombre debió desarrollar
este talento tan intensamente como en la actualidad y es probable que deba
superarse aun en el curso de las próximas décadas.

Palabras clave: Estrés, alumnos.

ESTRÉS

Desde 1935, Hans Selye, (considerado padre del estrés) introdujo el concepto de
estrés como síndrome o conjunto de reacciones fisiológicas no especificas del
organismo a diferentes agentes nocivos del ambiente de naturaleza física o
química.2

2
Selye H. La tensión en la vida (The stress oflife). Buenos Aires: Compañía General Fabril Editora,

1960.
El estrés, es un fenómeno que se presenta cuando las demandas de la vida se
perciben demasiado difíciles. La persona se siente ansiosa y tensa y se percibe
mayor rapidez en los latidos del corazón.

"El estrés es lo que uno nota cuando reacciona a la presión, sea del mundo exterior
sea del interior de uno mismo. El estrés es una reacción normal de la vida de las
personas de cualquier edad. Está producido por el instinto del organismo de
protegerse de las presiones físicas o emocionales o, en situaciones extremas, del
peligro".

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el


equilibrio emocional de la persona. El resultado fisiológico de este proceso es un
deseo de huir de la situación que lo provoca o confrontarla violentamente. En esta
reacción participan casi todos los órganos y funciones del cuerpo, incluidos cerebro,
los nervios, el corazón, el flujo de sangre, el nivel hormonal, la digestión y la función
muscular.

El estrés es un estímulo que nos agrede emocional o físicamente. Si el peligro es


real o percibido como tal, el resultado es el mismo. Usualmente provoca tensión,
ansiedad, y distintas reacciones fisiológicas.

Es la respuesta fisiológica, psicológica y de comportamiento de un sujeto que busca


adaptarse y reajustarse a presiones tanto internas como externas.

A pesar de la multiplicidad de estudios empíricos que existen sobre el estrés, su


desarrollo teórico no es tan fecundo como se pudiera pensar, en ese sentido 3,
identifica solamente dos enfoques teóricos para el estudio del estrés: el enfoque
psicosomático clásico y el denominado enfoque del estrés.

Durante los años treinta Cannon estudió la respuesta de activación neurovegetativa


y de la médula suprarrenal ante la presentación de estímulos que amenazan la

3Benjamin Stora, J. (1992). El estrés. México: Presses Universitaires de France y Publicaciones


Cruz.
homeostasis; él denominó a esta reacción no específica y generalizada, respuesta
de "pelear o huir" y demostró que con tal activación el organismo hacía frente a la
emergencia y recuperaba el estado de equilibrio para el funcionamiento óptimo.
Cannon encontró que en la reacción de pelear o huir participaban dos componentes,
el sistema nervioso simpático y la médula suprarrenal, los cuales actúan juntos, el
primero secretando noradrenalina y el segundo adrenalina, que producen efecto
difuso y extendido a lo largo de todo el cuerpo para de esta manera hacer frente a
los estresores, sean externos o internos.

A Hans Selye (1956 y 1978), uno de los principales exponentes en el enfoque


teórico del estrés, se le considera como uno de los padres de dicho enfoque. Selye
describió las consecuencias patológicas del estrés crónico, así como las
características generales de la respuesta al estrés; definió al "síndrome general de
adaptación" (SGA o GAS por sus siglas en inglés) como la respuesta del organismo
a algo perdido, un desequilibrio al que se debe hacer frente.

Selye descubrió el síndrome general de adaptación mientras intentaba investigar y


caracterizar los efectos de una nueva hormona ovárica; encontró que inyecciones
diarias de la hormona a un grupo y de solución salina al grupo control, producían en
los animales de ambos grupos úlceras pépticas, hipertrofia corticosuprarrenal e
involución de los órganos inmunes fundamentales. Interpretó dicha respuesta como
no específica y debido a lo poco placentero del procedimiento (por lo que
inicialmente denominó a los estresores como agentes nocivos).

El trabajo de estos precursores se encuentra presente en el desarrollo que ha tenido


en las últimas décadas este enfoque, lo que ha permitido que el estrés puede ser
estudiado bajo las siguientes perspectivas (en términos de Travers y Cooper, 1997),
enfoques alternativos (en términos de Kyriacou, 2003) o concepciones (en término
de Trianes, 2002):
1. El estrés como variable dependiente. En esta perspectiva los investigadores
han centrado su atención en las reacciones fisiológicas y psicológicas del
individuo a ambientes desagradables (síntomas).

2. El estrés como variable independiente. Bajo esta perspectiva, los estudios se


han centrado en las características ambientales que inciden sobre el sujeto de
una forma disruptiva, provocando cambios en él (estresores).

3. El estrés como variable interviniente. Esta perspectiva, de carácter interactivo,


centra su atención en la forma en que los sujetos perciben las situaciones que
le son impuestas y su modo de reaccionar ante ellas.

Esta tercera perspectiva, que incorpora las dos primeras, conduce a modelos
relacionales que conceptualizan al estrés como una interacción o transacción entre
el sujeto y su ambiente. Entre esos modelos destaca el de Sutherland y Cooper 4,
que establecen tres ámbitos de estudio: el entorno, el individuo y la respuesta. Bajo
este modelo se aborda el presente estudio.

 Estresores (el entorno).


 Nivel de estrés autopercibido (el individuo).
 Los síntomas (la respuesta).

Estrés académico

Los tipos de estrés suelen ser clasificados tomando como base la fuente del estrés
(en términos de Orlandini, 1999, "el tema traumático"), en ese sentido se puede
hablar del estrés amoroso y marital, del estrés sexual, del estrés familiar, del estrés
por duelo, del estrés médico, del estrés ocupacional, del estrés académico, del
estrés militar y del estrés por tortura y encarcelamiento.

4 Travers, Ch. J. y Cary L. Cooper (1997). El estrés de los profesores. Barcelona, España: Paidós.
Con base en esa tipología y su consecuente criterio de clasificación, podemos
afirmar que el estrés académico es aquel en que sus fuentes se encuentran
básicamente en el ámbito escolar5.

A esta definición hay que hacerle dos acotaciones importantes para poder llegar a
una mejor definición:

Esta definición se circunscribe al estrés que padecen los alumnos a consecuencia


de las exigencias endógenas o exógenas que impactan su desempeño en el ámbito
escolar. En ese sentido diferimos de Polo, Hernández y Poza6, que consideran que
el estrés académico puede afectar por igual a maestros y alumnos, ya que en el
caso de los maestros su estrés debe ubicarse como estrés laboral u ocupacional. A
pesar de que Orlandini, no establece una diferencia entre los niveles educativos que
cursan los alumnos al momento de clasificar el estrés como académico, la literatura
existente sobre el tema sí lo realiza, por lo que suele denominar estrés escolar 7, a
aquel que padecen los niños de educación básica, por lo que en esta investigación
se entenderá por estrés académico solamente aquel que padecen los alumnos de
educación superior.

Con base en estas acotaciones, estamos en consideración de proponer la siguiente


definición de estrés académico: El estrés académico es aquel que padecen los
alumnos de educación superior y que tiene como fuente exclusiva a estresores
relacionados con las actividades que van a desarrollar en el ámbito escolar.

DESCRIPCIÓN DEL ESTRÉS

El estrés produce cambios químicos en el cuerpo. En una situación de estrés, el


cerebro envía señales químicas que activan la secreción de hormonas
(catecolaminas y entre ellas, la adrenalina) en la glándula suprarrenal. Las

5
Lazarus, R. S., y S. Folkman (1986). Estrés y procesos cognitivos. Barcelona: Martínez Roca, S.
A.

6 Polo, A. Hernández, J.M y Poza, C (1996), Evaluación del estrés académico en estudiantes
universitarios, en la Revista Ansiedad y Estrés.
7 Witkin, G. (2000). El estrés del niño. Barcelona, España: Grijalbo-Mondaddori.
hormonas inician una reacción en cadena en el organismo: el corazón late más
rápido y la presión arterial sube; la sangre es desviada de los intestinos a los
músculos para huir del peligro; y el nivel de insulina aumenta para permitir que el
cuerpo metabolice más energía, pequeñas arterias que irrigan la piel y los órganos
menos críticos (riñones), se contraen para disminuir la pérdida de sangre en caso
de heridas y para dar prioridad al cerebro y los órganos más críticos para la acción
(corazón, pulmones, músculos), aumenta el estado de alerta y los sentidos se
agudizan.

Estas reacciones permiten evitar el peligro. A corto plazo, no son dañinas. Pero si
la situación persiste, la fatiga resultante será nociva para la salud general del
individuo. El estrés puede estimular un exceso de ácido estomacal, lo cual dará
origen una úlcera. O puede contraer arterias ya dañadas, aumentando la presión y
precipitando una angina o un paro cardiaco. Así mismo, el estrés puede provocar
una pérdida o un aumento del apetito con la consecuente variación de peso en la
persona.

CAUSAS DEL ESTRÉS

Según Jean Benjamin Stora "el estrés es causado por el instinto del cuerpo de
protegerse a sí mismo". Este instinto es bueno en emergencias, como el de salirse
del camino si viene un carro a velocidad. Pero éste puede causar síntomas físicos
si continua por mucho tiempo, así como una respuesta a los retos de la vida diaria
y los cambios.

Cuando esto sucede, es como si su cuerpo se preparara para salir fuera del camino
del carro, pero usted está inmóvil. Su cuerpo está trabajando sobre tiempo, sin
ningún lugar para usar toda esa energía extra. Esto puede hacerlo sentir ansioso,
temeroso, preocupado y tenso.

Cualquier suceso que genere una respuesta emocional, puede causar estrés. Esto
incluye tanto situaciones positivas (el nacimiento de un hijo, matrimonio) como
negativas (pérdida del empleo, muerte de un familiar). El estrés también surge por
irritaciones menores, como esperar demasiado en una cola o en tráfico. Situaciones
que provocan estrés en una persona pueden ser insignificantes para otra.

SÍNTOMAS

Cuando se enfrenta a una situación estresante, el organismo responde


incrementando la producción de ciertas hormonas, como el cortisol y la adrenalina.
Estas hormonas dan lugar a modificaciones en la frecuencia cardiaca, la tensión
arterial, el metabolismo y la actividad física, todo ello orientado a incrementar el
rendimiento general. No obstante, a partir de un cierto nivel, el estrés supera la
capacidad de adaptación del individuo. En situaciones catastróficas, como incendios
e inundaciones, tan solo un 20% de las personas son capaces de actuar
eficazmente.

La exposición continua al estrés suele dar lugar a una serie de reacciones que
pueden ser clasificadas como físicas, psicológicas y comportamentales8 , físicas,
mentales y emocionales o fisiológicas y psicológicas9

Estas reacciones, que constituyen en esencia los síntomas del estrés, suelen
presentarse en listas exhaustivas, pero no siempre coincidentes, ya que muchas
veces una misma reacción puede presentarse en un rubro u otro, lo que a veces
dificulta su ubicación en alguno de los tipos que se establecen regularmente.

Esta situación ocasionó que Barraza, estableciera una clasificación propia, que
toma como base la de Trianes, y que reconoce solamente dos grupos de
reacciones: físicas y psicológicas.

Entre las primeras, ubicó la hiperventilación (respiración corta y rápida), la pérdida


del apetito, los trastornos en el sueño (insomnio o pesadillas), la fatiga crónica
(cansancio permanente) y los dolores de cabeza o migrañas, entre otras; mientras

8 Rossi, R. (2001). Para superar el estrés. Barcelona, España: Editorial De Cecchi.

9 Trianes, M.V. (2002). Niños con estrés. México, Alfa Omega-Narcea: 9-42.
que entre las segundas, ubicó a la inquietud (incapacidad de relajarse y estar
tranquilo), los sentimientos de depresión y tristeza, la aprehensión (sensación de
estar poniéndose enfermo), el sentimiento de agresividad o aumento de irritabilidad
y la necesidad de estar solo sin que nadie moleste, entre otras.

En la presente investigación se ha decidido seguir la línea de trabajo de Rossi, con


algunas enmiendas que se consideraron necesarias, que identifica tres tipos de
síntomas o reacciones al estrés: físicas, psicológicas y comportamentales.

Entre las reacciones físicas tenemos las siguientes:10

 Dolor de cabeza.
 Cansancio difuso o fatiga crónica.
 Bruxismo (rechinar de los dientes durante el sueño)
 Elevada presión arterial.
 Disfunciones gástricas y disentería.
 Impotencia.
 Dolor de espalda.
 Dificultar para dormir o sueño irregular.
 Frecuentes catarros y gripes.
 Disminución del deseo sexual.
 Vaginitis.
 Excesiva sudoración.
 Aumento o pérdida de peso.
 Temblores o tic nerviosos.

Entre los síntomas psicológicos tenemos los siguientes.

 Ansiedad.

10 Lazarus, R. S. (2000). Estrés y emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud. Bilbao,


España: Biblioteca de Psicología - Editorial Desclée De Brouwer.
 Susceptibilidad.
 Tristeza.
 Sensación de no ser tenidos en consideración.
 Irritabilidad excesiva.
 Indecisión.
 Escasa confianza en uno mismo.
 Inquietud.
 Sensación de inutilidad.
 Falta de entusiasmo.
 Sensación de no tener el control sobre la situación.
 Pesimismo hacia la vida.
 Imagen negativa de uno mismo.
 Sensación de melancolía durante la mayor parte del día.
 Preocupación excesiva.
 Dificultad de concentración.
 Infelicidad.
 Inseguridad.
 Tono de humor depresivo.

Entre los síntomas comportamentales tenemos los siguientes:

 Fumar excesivamente.
 Olvidos frecuentes.
 Aislamiento.
 Conflictos frecuentes.
 Escaso empeño en ejecutar las propias obligaciones.
 Tendencia a polemizar.
 Desgano.
 Absentismo laboral.
 Dificultad para aceptar responsabilidades.
 Aumento o reducción del consumo de alimentos.
 Dificultad para mantener las obligaciones contraídas.
 Escaso interés en la propia persona.
 Indiferencia hacia los demás.

CAMBIOS EN EL ORGANISMO

En la Tensión Nerviosa

Cualquier tipo de cambio puede hacerlo sentir tenso, así sean cambios buenos. No
es solamente el cambio o el suceso en sí, pero también la forma como usted
reacciona a éste, lo que importa. Lo que puede causar estrés es diferente en cada
persona. Por ejemplo que una persona no se sienta con estrés al jubilarse del
trabajo mientras que otras sí se sientan con estrés.11

Otras cosas que pueden causarle tensión incluyen perder el trabajo, su hijo o hija
marchándose o regresando a la casa, la muerte de un esposo, el divorcio o el
matrimonio, una enfermedad, una lesión, una promoción en el trabajo, problemas
de dinero, mudarse, o tener un bebé.

En la Alimentación

Si una persona no está bien nutrida, su habilidad para soportar el estrés se verá
realmente disminuida. Comer poco, comer mucho o escoger una dieta no
balanceada lo puede dejar sintiéndose débil y hasta bajarle las defensas del
organismo. Se debe intentar mejorar los hábitos alimenticios para que físicamente
la persona se sienta mejor y fuerte para manejar el estrés.

11 Buceta J, Bueno A. Psicología y Salud: control del estrés y trastornos asociados. Madrid:
Editorial Dykinson, 1995.
Una fórmula de nutrición para combatir el estrés seria: una dieta adecuada en
calorías, (muy pocas le quitan energía), con comidas altamente nutritivas con
alimentos como carnes magras, ensaladas, frutas y granos enteros.

Una dieta nutritiva completa sin eliminar ciertos grupos de alimentos que lo pueden
llevar a una deficiencia nutricional y a que afecten su estado de ánimo. Mantener
una adecuada hidratación tomando 8 vasos de agua al día si es posible. Comer con
un horario establecido, cada 3-4 horas para ayudar a mantener su metabolismo y
nivel de energía alto.

Los dolores de cabeza

Según los expertos, la causa de la mayoría de los dolores de cabeza no es por


enfermedad o secundaria a otra condición médica.

Para muchas personas, el dolor de cabeza puede ser precipitado por cambios de
temperatura, cambios sensoriales de olor ó de luz, ingestión de cafeína, por
sustancia aditiva de alimentos, cambios en patrones de sueño y de alimentación. La
mayoría de los dolores de cabeza son de tipo tensional los cuales son usualmente
manejados con dieta apropiada y técnicas de reducción del estrés.

Los dolores de cabeza que pueden indicar una condición más seria son aquellos
que se acompañan de fiebre, visión doble, confusión mental, dificultad para hablar,
con infección respiratoria o trauma craneoencefálico.

En el sueño

El estrés es la primera causa de insomnio ó mala calidad de sueño. Algunas


técnicas para mejorar la calidad del sueño son el uso de la Aromaterapia; Aromas
como lavanda son reconocidos por su efecto calmante y de relajación. Salpique
unas gotas en un pañuelo y póngalo dentro de la funda de la almohada. Los aromas
de pino y mejorana tienen también efecto relajante.

Otra forma de combatir el insomnio cuando nuestra mente está pensando y dando
vueltas, es escribir. Mantenga un diario en su mesa de noche y escriba todas las
ideas y listas de cosas por hacer para el día siguiente que no lo están dejando
dormir; esto permite que la mente se aclara y logre el descanso y la paz que
necesita.

El ejercicio, como caminar o participar de un deporte recreativo realizado 5 a 6 horas


antes de la hora de dormir, se sabe ayuda a reducir el estrés y a mejorar la calidad
del sueño. Realizar ejercicios de estiramiento durante 5 minutos antes de ir a la
cama también puede ser beneficioso para liberar la tensión muscular y prepararlo
para el sueño.

FORZANDO TU CUERPO

Una gran fuente de estrés es exigir demasiado de uno mismo. Si estás trabajando
o divirtiéndote 16 horas del día, habrás reducido tu tiempo disponible para
descansar. Tarde o temprano la perdida de energía causará que tu cuerpo se atrase
en su capacidad de repararse a si mismo. No habrá suficiente tiempo ni energía
para que tu cuerpo reponga aquellas células muertas o restablezca los niveles de
neurotransmisores cerebrales. Ocurrirán cambios en tu medio-ambiente interno.
Ocurrirá un declive en tu energía. Te quedarás sin combustible. A pesar de esto
continúas derrochando tu energía, ocurrirán cambios permanentes. La lucha de tu
cuerpo por mantenerse sano a pesar del desgaste energético excesivo es una gran
fuente de estrés para tu cuerpo.

CONCLUSIONES Y OBSERVACIONES

El estrés no siempre es malo12. De hecho, un poco de estrés es bueno. La mayoría


de nosotros no puede hacer bien las cosas: deporte, música, baile, trabajo, escuela,
sin sentir la presión de la competición. Sin el estrés de alcanzar la meta, la mayoría
de nosotros no sería capaz de terminar un proyecto o de llegar a trabajar con
puntualidad.

12 Cruz Marín, C. y Fernández, L. (2001). Estrés; entenderlo es manejarlo. México: Alfa Omega.
El estrés es normal, ¿por qué se siente uno tan mal? Porque con todas las cosas
que le pasan a uno no es difícil sentirse estresado. Las cosas que uno no puede
controlar son a menudo las más frustrantes. Uno puede sentirse mal simplemente
por ponerse presión sobre uno mismo: sacar buenas notas, tener aspiraciones en
un trabajo. Una reacción común del estrés es criticarse a uno mismo. Uno puede
estar tan abatido que las cosas ya no parecen ser divertidas y que la vida parece
horriblemente preciosa. Cuando esto ocurre es fácil pensar que uno no puede hacer
nada para cambiar las cosas. Sin embargo tenemos que canalizar las todas estas
energías atrapas que pueden desarrollar alguna anomalía por lo que se tiene que
realizar lo que más nos guste o lo podamos incorporar a nuestra vida diaria
mediante la realización alguna actividad, ya sea caminar, correr, hacer algún
deporte que permita que eliminemos todo ese cortisol, adrenalina toxinas que en
nuestro cuerpo genera enfermedades. Por lo tanto el apoyo continuo hacia los
estudiantes permitirá que podamos actuar de manera oportuna en alguna actividad
desestresante para que exista mayor participación de cualquier actividad y ellos a
su vez se sientan apoyados como personas no como un número más de asistencia.

El Estrés es una enfermedad que desconocemos los estragos que causa en nuestro
organismo sin embrago continuamos realizando actividades que empeoran día con
día nuestra salud manifestando ya síntomas que si no son tratados a tiempo puede
sufrir diferentes patologías el organismo, luego entonces un alumno que se
encuentra sometido a estrés no puede desarrollar o perfeccionar competencias que
le permitan ser un profesional capaz de responder y resolver problemas en un
mundo cambiante de manera eficaz y eficiente.