You are on page 1of 7

Los gatos

Los egipcios no fueron los primeros en


domesticar gatos
Los primeros agricultores de Oriente
ya tenían a los felinos en el entorno
doméstico
Restos fósiles de más de 200 gatos
aclaran el camino de su adopción por
los humanos
Momia egipcia de gato del Museo del
Louvre de París.
Los resultados de esta investigación se
han publicado en la revista Nature
Ecology & Evolution, en un artículo
con participación española y para el que
se ha logrado reunir un número
considerable de restos fósiles -de más de
200 ejemplares- de los últimos 9.000
años, desde la Iberia y Rumanía
mesolíticas hasta la Angola del siglo XX.
El análisis del ADN de estos restos -entre
los que también hay momias de gatos
egipcios- ayuda a describir la propagación
de los gatos desde el Neolítico, la
contribución de las poblaciones de
Próximo Oriente y Egipto al gato
doméstico de nuestros días y los orígenes
genéticos de algunas libreas de su pelaje.
Los gatos fueron domesticados más
tarde que los perros, explica Arturo
Morales-Muñiz, director del Laboratorio
de Arquezoología de la Universidad
Autónoma de Madrid, pero los
pormenores de este proceso se conocen
mal. En parte, detalla, porque en los
yacimientos hay pocos restos de gatos en
general y porque, osteológicamente, las
formas silvestres y domésticas son muy
parecidas.
Este es el primer estudio con un número
importante de restos fósiles, incluido de
los yacimientos de Tabernas, Almería, y
Cova Fosca, Castellón, y constata que en
la domesticación de estos felinos no solo
fue importante el linaje procedente de
Egipto.
LINAJE AFRICANO
Hasta ahora los investigadores sabían que
la domesticación del gato procedía de una
única subespecie del gato montés y se
pensaba que solo fue domesticado el
linaje africano. La teoría fundamental era
que el gato había sido domesticado por
los egipcios y este estudio constata que
esto fue así, "pero esto es solo parte de la
historia", apunta Morales-Muñiz a EFE,
quien señala que existe un segundo
linaje, aparentemente anterior,
localizado en Anatolia y Oriente.
Este estudio apunta que los gatos
pudieron ser domesticados hace unos
10.000 años por los primeros
agricultores de Oriente y que luego se
extendieron a Europa desde hace unos
6.400 años. El linaje egipcio, por su parte,
se extendió a lo largo del Mediterráneo a
través de las rutas comerciales de los
barcos, hace unos 3.000 años (los
investigadores creen que quizás el
objetivo era que los gatos mantuvieran
bajo control a los roedores en las naves).
MUTACIÓN GENÉTICA
MEDIEVAL
Ambos linajes pertenecen a la misma
subespecie, pero proceden de ramas
distintas, una africana y una
segunda hasta ahora insospechada, que
habitó en Asia. Otra de las cosas que
desvela este trabajo es que no fue hasta la
Edad Media cuando apareció la mutación
genética responsable de las libreas
manchadas características de la mayoría
de gatos domesticados.
Este trabajo está liderado por Eva-Maria
Geigl, del Centro Nacional francés para la
Investigación Científica, y por parte
española participa también Laura
Llorente, actualmente becaria Marie
Curie en la Universidad de York (Reino
Unido). Algunas de sus
muestras aportaron las primeras
evidencias sobre la coloración del pelaje
de los gatos ibéricos. "Han corrido ríos
de tinta sobre la domesticación de los
gatos, pero buena parte de estos datos
son especulaciones", apunta Morales-
Muñiz, para quien este trabajo es
importante pero aún queda por hacer.