You are on page 1of 6

TRATADOS DE CENTRO AMERICA

INVESTIGAR TODOS LOS PROCESOS REGIONALES DE CADA CONTINENTE, IMPLICA LOS OBJETIVOS,
PARTICIPANTES. AREAS DE INTEGRACION, HISTORIA DE CADA ACUERDO

Un tratado es un acuerdo entre varios países para concederse determinados beneficios en forma
mutua. Los tratados comerciales establecen un modelo en sus intercambios regulando diversos
asuntos, así se clasifican en tres tipos: Zona de libre comercio, Unión aduanera y Unión económica.

Los Tratados comerciales han sido un instrumento de integración como resultado de la
globalización en la que las economías nacionales se han integrado en sistemas más amplios,
imponiendo presencia en la economía y política de los países miembros.

SISTEMA DE LA INTEGRACIÓN CENTROAMERICANA (SICA)
El Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), es un mecanismo de
integración creado el 13 de diciembre de 1991, cuyo objetivo es lograr una efectiva
integración de Centroamérica, para que sea una región de paz, libertad,
democracia y desarrollo.
El deseo de una mayor integración entre los países centroamericanos ha
sido una constante desde la independencia de esas naciones. De 1824 a
1838 se conformó la República Federal de Centroamérica, que se extendió
desde Guatemala hasta Costa Rica; en 1951 fue creada la Organización de
Estados Centroamericanos (Primera Carta ODECA); en 1960 se conformó el
Mercado Común Centroamericano (MCCA), y en 1962 se firma la Segunda
Carta ODECA
Un paso decisivo de la integración fue la creación del Sistema de la
Integración Centroamericana (SICA), mecanismo que nace el 13 de diciembre
de 1991, mediante la suscripción del Protocolo a la Carta de la ODECA.
El objetivo fundamental del SICA es lograr una efectiva integración de
Centroamérica, para que sea una región de paz, libertad, democracia y desarrollo,
en la que prevalezca el respeto, la tutela y la promoción de los derechos humanos.
El SICA ha contribuido a ampliar y profundizar los vínculos entre sus ocho países
miembros: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua,
Panamá y República Dominicana.
La sede del SICA se ubica en la ciudad de San Salvador, El Salvador.
La Presidencia Pro-Témpore del SICA se rota de manera semestral por cada país
miembro, en orden geográfico iniciando por Belice. Este país ejerció la Presidencia
Pro Témpore en el segundo semestre de 2014, tras lo cual siguió Guatemala
(primer semestre 2015) y El Salvador (segundo semestre 2015).
Asimismo, el SICA cuenta con una Secretaría General, estructurada con
secretarías técnicas especializadas e instituciones regionales.
Desde el 1 de julio de 2014, la Secretaria General del SICA es la salvadoreña
Victoria Marina Velásquez de Avilés (electa el 27 de junio de 2014 durante la XLIII
Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA), quien ocupará el cargo
durante cuatro años.
En el SICA, México participa desde el año 2004 como Observador Regional,
siendo de hecho el primer país que obtuvo esa condición. Los otros países
Observadores Regionales son: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador,
Estados Unidos, Perú y Uruguay.
Los Observadores Extra-regionales del SICA son: Alemania, Australia, República
de China (Taiwán), Corea del Sur, España, Francia, Italia, Japón, Marruecos,
Nueva Zelandia, Reino Unido, Santa Sede (Vaticano) y la Unión Europea.
El Mercado Común Centroamericano (MCCA)
El MCCA (Mercado Común Centroamericano) se basó en el Tratado General de
integración Ecónomica Centroamericana, el cual fue firmado en Managua en 1960.
Sus miembros incluyen a El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa
Rica. Su principal objetivo es establecer una unión aduanera en ámerica Central.
Con este fin, El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) se
estableció en 1960. El Sistema Centroamericano de Bancos Centrales (SCBC) fue
creado en 1964, el cual llevó al establecimento La Unión Monetaria de ámerica
Central. El MCCA ha tenido exito en la reducción de algunos aranceles en el
mercado, pero ha tenido dificultades para extender la cooperación entre los
miembros a otras áreas de interés. Tiene su sede en la ciudad de Guatemala,
Guatemala.
Relaciones comerciales con terceros[editar]
El bloque comercial formado por Estados Unidos, México y Canadá, miembros del
Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es el principal socio
comercial del MCCA. Para el año 2014, el 36.6 por ciento de todas las
exportaciones de la región se vendieron en estos mercados, especialmente a
Estados Unidos, el principal comprador por alto margen. Lo mismo ocurre con las
importaciones, pues de este bloque proviene el 45.3 por ciento de todas las
importaciones centroamericanas.
Los bloques económicos de América del Sur (Comunidad Andina y MERCOSUR)
mantienen una escasa participación dentro del comercio centroamericano con 1.1
por ciento de todas las exportaciones de la región y el 5.0 por ciento de todas las
importaciones.
La Comunidad del Caribe (CARICOM), tiene una participación en el intercambio
comercial relativamente baja. Representa el 1.5 por ciento de las exportaciones y
el 0.4% de las importaciones de Centroamérica.
El bloque económico conformado por los países de la Unión Europea mantiene
una importante participación dentro del intercambio comercial de la región, al
comprar el 13.4 por ciento de todas las exportaciones centroamericanas y vender
el 7.8 por ciento de todas las importaciones. La UE también juega un papel
importante a través de proyectos de cooperación. A través del Acuerdo de
Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (AACUE) también juega un
papel importante como cooperante y a través de asistencia técnica. El AACUE fue
firmado el 29 de junio de 2012 en la cumbre del Sistema de Integración
Centroamericana (SICA), en Tegucigalpa, Honduras.3
Por su parte el bloque comercial de la Asociación de Naciones del Sudeste
Asiático (ASEAN), mantiene una relación comercial importante con los países
centroamericanos, al comprar el 2.230 por ciento de las exportaciones y vender el
1.9 por ciento de todas las importaciones.
El Acuerdo entre Centroamérica, los Estados Unidos y la República
Dominicana (CAFTA-DR)
En el año 1998 República Dominicana firmó un tratado de libre comercio (TLC)
con los países de Centroamérica: Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Honduras,
El Salvador y Belice. Posteriormente, en el año 2015, luego de un profundo
proceso de cabildeo para no quedar excluida, República Dominicana logró ser
partícipe del tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Centroamérica
conocido como DR-Cafta.
En el caso de Panamá, que también es parte de América Central, República
Dominicana mantiene con esa nación un acuerdo de alcance comercial parcial.
A partir de esos dos acuerdos (TLC con Centroamérica y DR-Cafta), la balanza
comercial de República Dominicana con esas naciones, en lugar de mejorar se ha
vuelto más deficitaria, al punto de que las exportaciones dominicanas hacia
Centroamérica son ocho veces menor que las exportaciones de esas naciones
hacia acá, lo cual ha sido motivo de preocupación en los sectores productivos
locales.
El Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y los Estados Unidos (CAFTA)
fue negociado entre enero de 2003 y enero de 2004, al cual se incorporó la
República Dominicana en julio de 2004 adoptando en ese momento la sigla DR-
CAFTA. Salvo Costa Rica, todos los países firmantes lo han ratificado. Para El
Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua ya está en vigor.
El CAFTA tiene como objetivos fundamentales estimular la expansión y
diversificación del comercio en la región, eliminar los obstáculos al comercio y
facilitar la circulación transfronteriza de mercancías y servicios, promover
condiciones de competencia leal en la zona de libre comercio, aumentar
sustancialmente las oportunidades de inversión y hacer valer los derechos de
propiedad intelectual.2 Dado que se trata de objetivos planteados de manera
oficial, debe tenerse en cuenta que el cumplimiento está sujeto a diversos factores
como la voluntad política de los gobiernos, las condiciones económicas de los
países y las coyunturas de aplicación de las normas dispuestas por el tratado.
El tratado no entra en contravención con acuerdos regionales previos, por lo que
el proceso de integración centroamericano no se ve afectado. Sin embargo,
cualquier medida que como región se adopte deberá estar sujeta a las
disposiciones del TLC, lo cual sitúa al tratado por encima de las nuevas
disposiciones regionales en materia de integración.2
Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea
El Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea constituye el
instrumento básico a tener en cuenta dentro de la dimensión latinoamericana de la
política comercial de la Unión Europea (UE). Esta perspectiva de la política
comunitaria se desarrolló a partir de 1999 con la celebración de la primera Cumbre
Birregional celebrada en Río de Janeiro (Brasil), en la que se lanzó la Asociación
Estratégica UE-América Latina.
La negociación del Acuerdo se llevó a cabo en 8 Rondas de Negociación, desde la
primera, celebrada en octubre de 2007, hasta la Ronda de Cierre, que se realizó
en Madrid en mayo de 2010, en el marco de la VI Cumbre Unión Europea-América
Central. El Acuerdo de Asociación fue firmado en Tegucigalpa, Honduras, en junio
de 2012, en el marco de la XXXIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del
Sistema de la Integración Centroamericana.
El Acuerdo de Asociación UE-CA se asienta en tres pilares:
Diálogo político: Democracia y derechos humanos, gobernabilidad, igualdad de
género, cambio climático y desarrollo sostenible, lucha contra el tráfico de drogas
y armas, corrupción, crimen organizado.
Cooperación: Ayuda financiera y técnica de la Unión Europea en Centroamérica.
Comercial: Establecimiento gradual de una zona de libre comercio UE-CA para la
diversificación de las exportaciones y desarrollo de las inversiones.
El Pilar Comercial entró en vigor el 1 de agosto de 2013 en Honduras, Nicaragua y
Panamá; el 1 de octubre de 2013 en Costa Rica y El Salvador; y el 1 de diciembre
de 2013 en Guatemala.
El Pilar Político y el de Cooperación todavía no han entrado en vigor. En su lugar,
está en vigor desde mayo 2014 el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación
(ADPC) como instrumento transitorio hasta que el Acuerdo de Asociación UE-CA
sea ratificado por todos los Parlamentos nacionales.
La firma del Acuerdo de Asociación ha supuesto importantes beneficios. Nos
referiremos a los principales distinguiendo tres ámbitos: el acceso al mercado de
los bienes, servicios y compras públicas.
En lo relativo al acceso al mercado de los bienes, se establecen beneficios
referidos a los ámbitos de la agricultura, pesca e industria.
Respecto a la agricultura, las exportaciones de la UE a CA se liberalizan
completamente. Para España tiene especial importancia la liberalización inmediata
del vino y del aceite de oliva. Como excepciones a estas liberalizaciones podemos
señalar: leche en polvo, queso, jamón y algunas bebidas alcohólicas como
cerveza, vodka y whisky (este último sí liberalizado en Panamá). Por su parte, las
exportaciones de CA a la UE se liberalizan completamente, con la excepción de
los siguientes productos: plátano, azúcar, arroz, vacuno y ron.
En cuanto a la pesca, el 78% de las exportaciones de la UE a CA quedan libres de
arancel y en 10 años se llegará al 100%. En cuanto al flujo comercial inverso, las
exportaciones de CA a la UE se liberalizan completamente.
Con referencia a la industria, el 69% de las exportaciones de la UE a CA quedan
libres de arancel, porcentaje que se incrementará hasta el 95% en 10 años y en 15
años se llegará al 100%. Al mismo tiempo se establece que el 99% de las
exportaciones de CA a la UE quedan sin arancel.
En lo relativo al acceso al mercado de servicios, se establecen diversas medidas
que tienen como objetivo la obtención de buenos resultados en servicios
empresariales, de ingeniería, telecomunicaciones y transporte marítimo
internacional. En este sentido, se establece la libertad de proveer servicios entre
distintos países, p.ej., a través de Internet. Para las inversiones se garantiza un
entorno seguro, transparente, no discriminatorio y predecible, y se liberalizan
pagos corrientes y movimientos de capital.
También se contienen disposiciones concretas para proveedores específicos. Los
proveedores de servicios informáticos de la UE podrán establecerse y operar a
través de las distintas fronteras. En telecomunicaciones, las condiciones de
acceso al mercado se han visto suavizadas. Además, los operadores de satélites
de UE podrán proveer servicios de teléfono y televisión a través de las distintas
fronteras. Por su parte, los proveedores de servicios financieros de la UE tienen
derecho a operar en una gama más amplia de servicios financieros y se les
permitirá establecer sucursales. En el sector del transporte los proveedores se
beneficiarán de los compromisos de acceso al mercado y del derecho de
establecimiento. Finalmente, las agencias de viajes y turoperadores de la UE
podrán establecerse en Costa Rica y los proveedores de servicios para hostelería
podrán establecerse en Panamá.
Con respecto a las compras públicas, los compromisos difieren en función del
grado de desarrollo económico y ambición de cada país (mayor en Costa Rica,
menor en Nicaragua y Honduras). Lo acordado es similar a lo incluido en CAFTA y
en el Acuerdo de Libre Comercio (ALC) Estados Unidos-Panamá. En este sentido,
se establece un compromiso de trato nacional para acceder a licitaciones.
Por último, es preciso destacar que el acuerdo también contiene disposiciones
relativas a: protección de los Derechos de Propiedad Intelectual e Indicaciones
Geográficas (IG), con protección efectiva para 114 IG de las que 30 son de
España; compromisos en facilitación comercial, normas sanitarias y fitosanitarias,
y eliminación de barreras técnicas al comercio; y disposiciones para garantizar la
competencia, mecanismos de solución de diferencias y de mediación para
barreras no arancelarias.
El Acuerdo Centro América-Republica Dominicana
El presente Tratado tiene como principales objetivos los siguientes:
a) estimular la expansión y diversificación del comercio de bienes y servicios entre
las Partes;
b) promover condiciones de libre competencia dentro del Área de Libre Comercio;
c) eliminar recíprocamente las barreras al comercio de bienes y servicios
originarios de las Partes;
d) eliminar las barreras al movimiento de capitales y personas de negocios entre
los territorios de las Partes;
e) aumentar las oportunidades de inversión en los territorios de las Partes;
f) promover y proteger las inversiones orientadas a aprovechar intensivamente las
ventajas que ofrecen los mercados de las Partes y a fortalecer la capacidad
competitiva de los países signatarios en las corrientes de intercambio mundial; y
g) crear procedimientos eficaces para la aplicación y cumplimiento de este
Tratado, para su administración conjunta y para la solución de controversias.