You are on page 1of 6

02 ACTUALIZ 55 (3571-576) 17/5/06 10:12 Página 3571

Documento descargado de http://www.doyma.es el 28/12/2006. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTUALIZACIÓN

PUNTOS CLAVE

Leptospirosis Introducción. La leptospirosis es una zoonosis


causada por espiroquetas del género Leptospira.
F. F. Rodríguez-Vidigal, A. Vera-Tomé Taxonomía y microbiología. Las leptospiras son
y A. Muñoz-Sanz espiroquetas de morfología espiral, muy móviles y
Unidad de Patología Infecciosa. Hospital Universitario Infanta Cristina. Servicio de cultivo dificultoso.
Extremeño de Salud. Universidad de Extremadura. Badajoz.
Epidemiología. El principal reservorio de
leptospiras lo constituyen los roedores y los
mamíferos domésticos: excretan las bacterias por
la orina y contaminan las aguas estancadas. El ser
Introducción humano se contagia por contacto con el agua o
con los tejidos del animal.
La leptospirosis es una zoonosis de distribución mundial,
causada por espiroquetas del género Leptospira. En el ser hu- Patogenia. Los mecanismos de virulencia se
mano da lugar a manifestaciones clínicas que varían desde relacionan con la motilidad. Las leptospiras
una enfermedad febril leve y autolimitada hasta un cuadro presentan un efecto citotóxico directo en los
fulminante, potencialmente mortal, con afectación hepática tejidos hepático y renal.
y renal. Esta forma grave, denominada enfermedad de Weil,
fue descrita inicialmente en 1886, pero el agente etiológico Manifestaciones clínicas. Una proporción
de la leptospirosis no se aisló hasta 1914. Durante la prime- sustancial de casos son asintomáticos o cursan
ra mitad del siglo XX se descubrió que las especies de Lep- como un cuadro pseudogripal autolimitado.
tospira eran la causa de enfermedades que habían recibido di- Existen dos formas clínicas típicas: la leptospirosis
versas denominaciones: fiebre otoñal, fiebre de los siete días, anictérica o bifásica (con fiebre, cefalea y
fiebre canícola, enfermedad de los porquerizos, fiebre del ba- mialgias) y la forma fulminante, icterohemorrágica
o enfermedad de Weil. Esta última cursa con
rro, enfermedad de los pantanos. Con frecuencia, la leptos-
ictericia, insuficiencia renal aguda y diátesis
pirosis se confunde con otras enfermedades febriles (fiebre
hemorrágica.
amarilla, dengue, malaria, gripe, hepatitis vírica)1-4.
Diagnóstico. Es fundamental la sospecha clínica.
El diagnóstico se puede obtener por el cultivo, que
Taxonomía y microbiología es poco sensible, por reacción en cadena de la
polimerasa (PCR) o por pruebas serológicas.
Las leptospiras pertenecen a la familia Leptospiraceae, encua-
drada dentro del orden Spirochaetales. La familia Leptospirace- Diagnóstico diferencial. Otras enfermedades
ae incluye dos géneros, Leptospira y Leptonema. Tradicional- febriles asociadas a cefalea y mialgias: malaria,
mente, el género Leptospira constaba de dos especies: la fiebres hemorrágicas víricas, rickettsiosis, gripe,
patógena L. interrogans y la no patógena L. biflexa. En la ac- infección por hantavirus, etcétera.
tualidad, las leptospiras se clasifican en 17 especies a partir de
Tratamiento. Las formas leves con doxiciclina,
técnicas basadas en la relación del ADN. No obstante, dicha
ampicilina o amoxicilina, por vía oral. Las formas
clasificación genética es posible sólo en pocos laboratorios de
graves se tratan con penicilina G, ceftriaxona,
investigación y en la práctica coexiste con la clasificación se-
ampicilina o eritromicina, por vía intravenosa.
rológica basada en serovares y serogrupos: existen más de
200 serovares de leptospiras patógenas (tabla 1). La clasifica- Pronóstico. La tasa de letalidad de la enfermedad
ción en serovares mantiene su utilidad epidemiológica, por- de Weil oscila entre un 5% y un 20%. La mayor
que algunos serovares se asocian fuertemente con reservorios parte de los enfermos con leptospirosis se
animales (tabla 2)3-5. recupera por completo.
Las leptospiras son microorganismos gramnegativos, de
morfología espiral, finos y muy móviles, que miden 6 a 25 Prevención. Quimioprofilaxis con doxiciclina,
µm de longitud por 0,1 a 0,2 µm de grosor. Son bacterias medidas de control de los roedores y medidas de
aerobias obligadas, de crecimiento lento y sus paredes están protección en los trabajadores expuestos. No
rodeadas por una envoltura rica en polisacáridos. Cuentan existe aún una vacuna eficaz a largo plazo.
con un flagelo periplasmático en cada extremo. En medio lí-
quido, los extremos de las leptospiras se doblan en forma de

Medicine 2006; 9(55): 3571-3576 3571


02 ACTUALIZ 55 (3571-576) 17/5/06 10:12 Página 3572

Documento descargado de http://www.doyma.es el 28/12/2006. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS (VII)

TABLA 1
Clasificación de las especies de Leptospira

Especies Serovares
Patógenas
L. interrogans australis
bratislava
bataviae
canicola
hebdomadis
icterohaemorrhagiae
copenhageni
lai
pomona
pyogenes
hardjo Fig. 1. Leptospira interrogans (microscopía de campo oscuro, × 400).
L. alexanderi manhao3
L. fainei hurstbridge
L. inadai lyme
L. kirschneri bim
genes6. Es un genoma largo comparado con el de otras espi-
cynopteri roquetas como Treponema spp. y Borrelia spp., circunstancia
grippothyposa que es congruente con la capacidad de las leptospiras para vi-
mozdok vir en diferentes huéspedes animales y libremente en el
panama agua4,6. Las leptospiras apenas se tiñen con los colorantes
L. meyeri semaranga convencionales y para ser visualizadas es preciso el micros-
L. borgpetersenii ballum copio de campo oscuro y la tinción por impregnación argén-
castellonis tica o la microscopía electrónica de barrido (fig. 1). Son ca-
javanica talasa y oxidasa positivas y se cultivan en el medio de
sejroe Ellinghausen-McCullough-Johnson-Harris (EMLH)7.
tarassovi
L. weilii calledoni
L. noguchii
L. santarosai
fortbragg
brasiliensis
Epidemiología
georgia
La leptospirosis es una enfermedad de distribución mundial.
Genomospecies 1 pingchang
Genomospecies 4 hualin
Es más común en países tropicales, pero se presenta con fre-
Genomospecies 5 saopaulo cuencia en regiones rurales de países en desarrollo y puede
aparecer incluso en áreas urbanas de países industrializados
Saprofitas
(asociada a animales domésticos o como consecuencia de via-
Genomospecies 3 holland
jes de aventura y de la práctica de deportes acuáticos en países
L. biflexa patoc
tropicales). La incidencia de la leptospirosis está infraestima-
L. wolbachii codice
da y en áreas endémicas es frecuente la infección subclínica.
En los países tropicales la mayor parte de los casos aparecen
TABLA 2 después de los períodos de grandes precipitaciones pluviales.
Reservorios animales asociados con algunos serovares de Leptospira Así mismo, los desastres naturales que ocasionan inundacio-
Reservorio animal Serovar nes pueden seguirse de epidemias de leptospirosis3,4,8,9.
Cerdos pomona, tarassovi
Las leptospiras colonizan los túbulos proximales renales
Ganado vacuno hardjo, pomona
de una amplia gama de mamíferos salvajes (roedores) y do-
Caballos bratislava mésticos (perros, ovejas, vacas, cerdos, caballos). Estos ani-
Perros canicola males excretan el microorganismo a través de la orina o en
Ovejas hardjo los tejidos del parto, y contaminan aguas estancadas (lagos,
Mapaches grippotyphosa charcas, estanques o canales) (fig. 2), donde pueden sobrevi-
Ratas icterohaemorrhagiae, copenhageni vir durante semanas o meses. Los roedores constituyen el
Ratones ballum, arborea, bim principal reservorio de leptospiras. También pueden coloni-
Marsupiales grippotyphosa zar a peces, reptiles, anfibios y aves. Algunas asociaciones en-
Murciélagos cynopteri, wolffi tre animal reservorio y serovar de Leptospira se mantienen en
todo el mundo, como por ejemplo las ratas y el serovar icte-
rohaemorrhagiae y los ratones con el serovar ballum; sin em-
gancho. Presentan tres tipos de movimiento: rotación en tor- bargo, una misma especie puede transportar diferentes sero-
no al eje axial, movimiento progresivo longitudinal y movi- vares en áreas geográficas distintas2,4.
miento circular3-5. Su genoma consiste en dos cromosomas La infección humana ocurre a partir de la exposición cu-
circulares y su secuencia completa consta de más de 4.700 tánea a aguas contaminadas por leptospiras, a través de la in-

3572 Medicine 2006; 9(55): 3571-3576


02 ACTUALIZ 55 (3571-576) 17/5/06 10:12 Página 3573

Documento descargado de http://www.doyma.es el 28/12/2006. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

LEPTOSPIROSIS

piras saprofitas. También se han identificado genes con se-


cuencias homólogas a las del gen de entrada en células de
mamíferos ([mce] mammalian cell entry) de Mycobacterium tu-
berculosis y del gen de invasión invA de Rickettsia prowazekii.
Por otro lado, es reseñable que las leptospiras regulan la ex-
presión de proteínas en respuesta a estímulos del medio4,13,14.
En los animales infectados de modo experimental se de-
tecta una gran cantidad de leptospiras en el hígado y en los
riñones. El examen histológico de los riñones con infección
aguda por leptospiras muestra una nefritis intersticial, presu-
miblemente causada por efecto citotóxico directo. Este daño
puede estar mediado por la glucolipoproteína de L. interro-
gans, que inhibe la actividad de bomba de la adenosintrifos-
fatasa (ATPasa) sodio-potasio en el túbulo renal y activa a los
Fig. 2. Ambiente ecológico apropiado para las leptospiras.
monocitos de la sangre periférica. En células del túbulo re-
nal proximal de ratón, las leptospiras provocan in vitro una
producción dosis-dependiente de quimiocinas (factor de ne-
gestión de las aguas o por contacto directo con el animal re- crosis tumoral, proteína quimiotáctica de los monocitos),
servorio o sus tejidos. El período de incubación oscila entre que contribuyen a la inflamación. El lipopolisacárido de la
5 y 14 días, pero puede llegar a ser de 30 días. Aunque algu- leptospira también está implicado en la nefritis intersticial.
nas personas afectadas excretan leptospiras por su orina, los Por otro lado, la ictericia no parece deberse al daño hepato-
seres humanos no constituyen una fuente de transmisión sig- celular, sino a una alteración en la secreción de bilirrubina en
nificativa. el canalículo, que es dependiente de adenosintrifosfato
La leptospirosis es principalmente una enfermedad ocu- (ATP). En cuanto a las manifestaciones hemorrágicas, apa-
pacional y predomina en los varones. Se asocia con activida- recen como resultado de la ruptura de la membrana endote-
des como el trabajo en granjas, la ganadería, la agricultura lial en los vasos de pequeño calibre, ocasionada por la gluco-
del arroz, mataderos, carnicerías, veterinaria, minería, man- lipoproteína. Las lesiones petequiales reflejan una vasculitis
tenimiento de alcantarillas y maniobras militares. En el me- sistémica4,15.
dio urbano, los principales reservorios animales son las ratas En contraste con lo observado en los tejidos hepático y
y los perros9,10. En España, se han detectado elevadas tasas de renal, el número de leptospiras que se encuentra en los pul-
infección por leptospiras en la rata gris (Rattus norvergicus), la mones es pequeño, incluso en los animales con hemorragia
leptospirosis predomina en los varones de entre 30 y 60 años alveolar; de ahí que se postule que el daño pulmonar puede
de edad y la mayor parte de los casos suceden durante el ve- estar mediado por toxinas circulantes producidas en el híga-
rano y el otoño11,12. do o el riñón y por la respuesta inmunológica del huésped a
la infección. En lo referente a la leptospirosis ocular, se han
detectado microorganismos en el vítreo y en el humor acuo-
Patogenia so, pero se piensa que el mecanismo patogénico principal es
la autoinmunidad4.
Nuestro conocimiento de los mecanismos patogénicos de la No existe un conocimiento detallado de los mecanismos
leptospirosis es limitado. Tampoco existen respuestas con- de inmunidad del huésped frente a las leptospiras. La res-
vincentes para la pregunta básica de por qué en algunas per- puesta inmune adquirida, mediada por la producción de an-
sonas la leptospirosis se comporta como una enfermedad au- ticuerpos frente al lipopolisacárido, puede conferir protec-
tolimitada y en otras se manifiesta como un cuadro mortal. ción frente a la reinfección por el mismo serovar. Con
Las leptospiras penetran en el cuerpo humano a través de respecto a la respuesta inmunitaria celular, la glucolipopro-
cortes, abrasiones, piel macerada por el agua, mucosas o por teína induce la producción de interferón gamma y otras ci-
la ingestión. Posteriormente, son transportadas por los linfá- tocinas por los linfocitos T citotóxicos3.
ticos y por la circulación sanguínea a todos los órganos3. Los
mecanismos de virulencia de las leptospiras se relacionan con
la motilidad y con la capacidad para invadir los tejidos de cé- Manifestaciones clínicas
lulas eucariontes. La motilidad es importante en la infección
inicial y en la diseminación a los órganos diana (riñón, híga- Existen dos formas clínicas típicas de leptospirosis: la enfer-
do, pulmón, ojo, cerebro). Se han identificado proteínas qui- medad fulminante (forma icterohemorrágica o enfermedad
miotácticas que confieren una ventaja selectiva para migrar de Weil) y la enfermedad anictérica o bifásica, caracterizada
dentro de los tejidos del hospedador. Así mismo, se han des- por una fase inicial aguda o septicémica, con fiebre de co-
crito hemolisinas, esfingomielinasas y fosfolipasas con activi- mienzo abrupto que dura una semana, y el rebrote de la fie-
dad in vitro. En la adhesión inicial y en la invasión cutánea y bre tras una remisión pasajera. No obstante, una proporción
mucosa parece tener un papel significativo la proteína de sustancial de casos de leptospirosis (más del 25%) se mani-
unión a la fibronectina, que se expresa en la superficie de L. fiestan como un cuadro pseudogripal leve y autolimitado, que
interrogans serovar icterohaemorrhagiae, pero no en las leptos- no requiere atención médica, o bien son asintomáticos3,16-18.

Medicine 2006; 9(55): 3571-3576 3573


02 ACTUALIZ 55 (3571-576) 17/5/06 10:12 Página 3574

Documento descargado de http://www.doyma.es el 28/12/2006. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS (VII)

La fase inicial (bacteriémica) de la forma anictérica o bi- bar)3. En el examen físico pueden encontrarse inyección con-
fásica se caracteriza por fiebre, escalofríos, cefalea, mialgias, juntival, adenopatías, hepatoesplenomegalia y lesiones cutá-
inyección conjuntival, hiporexia, náuseas y vómitos. Los sín- neas purpúricas.
tomas que se recogen con mayor frecuencia son fiebre, mial- Hallazgos analíticos inespecíficos incluyen la elevación
gias y cefalea11,12,18. Tras aproximadamente una semana de de la velocidad de sedimentación globular, leucocitosis con
duración, la sintomatología remite durante tres o cuatro días, desviación izquierda, trombocitopenia, hiperamilasemia, in-
coincidiendo con el inicio en la producción de anticuerpos y cremento en la creatinfosfocinasa, aumento en la creatinina
la excreción de espiroquetas por la orina. Después de este plasmática e hiperbilirrubinemia (desproporcionadamente
lapso de tiempo, suele recurrir la fiebre con crudeza, acom- mayor que la elevación de las transaminasas y de la fosfatasa
pañada de cefalea intensa y, hasta en la cuarta parte de los ca- alcalina). En el líquido cefalorraquídeo los niveles de gluco-
sos, de meningitis aséptica. El patrón licuoral incluye hiper- sa son normales, las proteínas se hallan elevadas y la pleoci-
proteinorraquia, normoglucorraquia y pleocitosis linfocitaria tosis es a expensas de linfocitos o de polimorfonucleares en
o polimorfonuclear. Otras formas descritas de afectación las fases iniciales, y de linfocitos posteriormente. En el aná-
neurológica son: encefalitis, ictus, mielitis transversa y pará- lisis de orina se pueden detectar proteinuria, leucocituria, ci-
lisis de pares craneales16. En esta segunda fase, también pue- lindruria y/o hematuria.
den aparecer lesiones cutáneas eritematosas en los miembros. El diagnóstico de la leptospirosis se puede obtener por
La forma fulminante o icterohemorrágica de la leptospi- cultivo, mediante métodos moleculares, o bien a partir de
rosis ocurre en el 5%-10% de los casos y puede desarrollar- pruebas serológicas. El microorganismo puede aislarse en
se después de la forma aguda como segunda fase de la enfer- cultivos de sangre y de líquido cefalorraquídeo durante los
medad bifásica, o bien como una enfermedad progresiva primeros 10 días de la enfermedad, y en cultivos de orina du-
desde el inicio. Se caracteriza por ictericia, fallo renal y diá- rante la segunda y tercera semana. El cultivo es poco sensible
tesis hemorrágica, y su tasa letal varía entre el 5% y el 20%. y requiere medios especiales, una manipulación meticulosa y
En la bioquímica sérica se detecta una elevación intensa de la un tiempo prolongado de incubación (hasta cuatro meses);
bilirrubina (hasta 30-40 mg/dl), una elevación ligera de las además, el tratamiento antimicrobiano puede reducir su ren-
transaminasas (100-200 U/l), un aumento de la amilasa y un dimiento3,4. Se puede obtener un diagnóstico precoz median-
incremento de la creatincinasa. En la mitad de los casos apa- te reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que es una
rece una importante trombocitopenia, que contribuye a la prueba sensible, pero su uso no está generalizado20.
diátesis hemorrágica y se asocia con un pronóstico peor. Las La serología es el método diagnóstico usado más frecuen-
manifestaciones hemorrágicas más frecuentes son: lesiones temente. La prueba de referencia es la aglutinación micros-
purpúricas, epistaxis, hemoptisis y hemorragia digestiva. El cópica, que tiene una alta sensibilidad y especificidad, pero
fracaso renal suele ser no oligúrico3,4,16,18. consume un tiempo excesivo y es de riesgo. Los anticuerpos
Existe afectación pulmonar en el 30%-60% de los casos. se positivizan a partir del quinto o séptimo día de la enferme-
Se manifiesta por tos, disnea y hemoptisis. Como complica- dad. El diagnóstico se establece cuando hay un incremento de
ciones pueden desencadenarse un síndrome de distrés respi- cuatro veces en el título de anticuerpos o la seroconversión a
ratorio del adulto o una hemorragia pulmonar masiva9,19. En un título igual o superior a 1/100. La hemaglutinación indi-
la radiografía de tórax se encuentran infiltrados alveolares co- recta es una prueba más rápida que la aglutinación microscó-
alescentes, en relación con la hemorragia alveolar. El daño pica, pero no distingue entre IgM e IgG y su sensibilidad va-
cardíaco (probablemente más frecuente de lo descrito) se ma- ría según sea el serogrupo de leptospira presente en cada área
nifiesta por bloqueo aurículo-ventricular de primer grado y geográfica. Por enzimoinmunoanálisis se pueden detectar an-
por cambios electrocardiográficos propios de una pericardi- ticuerpos IgM precozmente; sin embargo, su sensibilidad no
tis. La manifestación ocular más frecuente es la conjuntivitis. supera el 70%. La seroconsversión puede ser lenta (en el 10%
Otras formas de afectación oftalmológica son la coriorretini- de los casos ocurre después de los 30 días)3,9,21.
tis, el edema de papila, la neuritis óptica y las hemorragias re-
tinianas. Tras la recuperación de la enfermedad aguda, puede
desarrollarse una uveítis anterior como complicación tardía3,4. Diagnóstico diferencial
La leptospirosis comparte manifestaciones clínicas con otras
Diagnóstico enfermedades febriles que cursan con cefalea y mialgias
como rickettsiosis, fiebre entérica, hepatitis vírica, malaria,
Para llegar al diagnóstico de laboratorio de una leptospirosis dengue, gripe, fiebres hemorrágicas víricas, babesiosis, ehrli-
es imprescindible que exista antes una sospecha clínica. En chiosis, triquinosis, brucelosis, infecciones por hantavirus,
zonas no endémicas, la leptospirosis se diagnostica mayorita- vasculitis y sarcoidosis. Por otro lado, la lesptospirosis puede
riamente en su forma grave, dado que la forma anictérica ser la causa del 5%-10% de los casos esporádicos de menin-
suele evolucionar espontáneamente a la curación sin necesi- gitis aséptica22. Ocasionalmente será preciso realizar el diag-
dad de un estudio especializado11. Orienta a la posibilidad de nóstico diferencial con enfermedades que cursan con icteri-
una leptospirosis la historia de exposición a aguas estancadas cia y elevación de la amilasemia, como la colecistitis y la
y la presencia de un cuadro pseudogripal asociado a menin- pancreatitis. Entre las enfermedades relacionadas con la ex-
gitis aséptica y a mialgias desproporcionadamente intensas posición a humedales se encuentran las enfermedades produ-
(son típicas las mialgias en las pantorrillas y en la zona lum- cidas por rickettsias, la tularemia, la ehrlichiosis, la infección

3574 Medicine 2006; 9(55): 3571-3576


02 ACTUALIZ 55 (3571-576) 17/5/06 10:12 Página 3575

Documento descargado de http://www.doyma.es el 28/12/2006. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

LEPTOSPIROSIS

por hantavirus, la histoplasmosis y TABLA 3


Antimicrobianos indicados en el tratamiento y quimioprofilaxis de la leptospirosis
la babesiosis. La leptospirosis ha de
diferenciarse de otras causas de sín- Indicación Antimicrobiano, vía y dosis
drome pulmonar-renal, como po- Tratamiento de la leptospirosis leve Doxiciclina, vía oral, 100 mg dos veces al día
liarteritis nodosa, granulomatosis Ampicilina, vía oral, 500-750 mg cada 6 horas
de Wegener, lupus eritematoso sis- Amoxicilina, vía oral, 500 mg cada 6 horas
témico e infección por hantavirus19. Tratamiento de la leptospirosis moderada o grave Penicilina G, vía IV, 1,5 millones de U cada 6 horas
También puede manifestarse como Ceftriaxona, vía IV, 1 g cada 24 horas
un síndrome febril tras un viaje in- Ampicilina, vía IV, 0,5-1 g cada 6 horas
ternacional. En este caso comparte Eritromicina, vía IV, 500 mg cada 6 horas
características clínicas con la mala- Quimioprofilaxis Doxiciclina, vía oral, 200 mg una vez por semana
ria, el dengue, las rickettsiosis, la IV: intravenosa.
fiebre amarilla, la fiebre entérica y
la meningococcemia23.
Así mismo, la leptospirosis debe incluirse en la relación medad de Weil (5%-20%). La presencia de oliguria, la afec-
de causas de neumonía zoonótica: Bacillus anthacis, Brucella tación pulmonar con inestabilidad hemodinámica y la coe-
spp., Burkholderia mallei, Chlamydia spp., Coxiella burnetti, vi- xistencia de trombocitopenia, insuficiencia renal y hemorra-
rus Hendra (morbilivirus equino), Francisella tularensis, virus gia alveolar son factores asociados con la mortalidad28,29. Por
Influenza, Mycobacterium bovis, Mycobacterium tuberculosis, otro lado, la evolución desfavorable puede estar en relación
Pasteurella multocida, Rhodococcus equi, Rickettsia spp., Hanta- con un retraso en el diagnóstico, con la mayor patogenicidad
virus, Toxoplasma gondii, Toxocara spp. y Yersinia pestis24. De- de determinadas cepas de leptospiras y con la inmunodepre-
bido a que comparten forma de presentación clínica y sus- sión del huésped3,4,16. Los pacientes que sobreviven a una for-
trato geográfico y, dado que pueden aparecer de un modo ma grave de leptospirosis suelen recuperarse por completo,
concomitante, siempre que se sospeche una leptospirosis en salvo una minoría de casos en los que queda una insuficien-
zonas endémicas, se recomienda solicitar también pruebas cia renal crónica ligera30. En mujeres embarazadas, la leptos-
serológicas frente a hantavirus. pirosis se asocia a una mortalidad fetal elevada.

Tratamiento Prevención
Aunque en algunas series de casos de leptospirosis no se han El control de los roedores, la vacunación de los animales do-
encontrado diferencias significativas entre el uso o no de an- mésticos y las medidas de protección (guantes, botas) para
timicrobianos respecto a la duración de la enfermedad18, los trabajadores expuestos constituyen medidas que pueden
otros estudios muestran un efecto beneficioso en la adminis- reducir el riesgo de leptospirosis humana. En algunos países
tración de antimicrobianos en la reducción de la mortalidad25. se han utilizado en seres humanos vacunas obtenidas de bac-
Para las formas leves de leptospirosis es eficaz el trata- terias muertas. Han sido bien toleradas, en general, y dan lu-
miento con doxiciclina oral, ampicilina o penicilina. Para las gar a una respuesta inmune específica en el 78% de los casos,
formas graves se preconiza el empleo de penicilina G o am- pero aún no se han publicado estudios de eficacia a largo pla-
picilina intravenosas. Recientemente, un estudio que compa- zo31. Problemas añadidos para el desarrollo de estas vacunas
raba ceftriaxona con penicilina para el tratamiento de formas son: la protección poco duradera, la variabilidad de serovares
graves de leptospirosis, no encontró diferencias en cuanto a de Leptospira y la posibilidad teórica de desencadenar fenó-
complicaciones y a mortalidad. La ceftriaxona cuenta con al- menos autoinmunes, como la uveítis4. Con respecto a la uti-
gunas ventajas frente a la penicilina G: necesita menos dosis lidad de la quimioprofilaxis, la doxiciclina por vía oral se ha
diarias y puede administrarse vía endovenosa o intramuscu- mostrado eficaz en prevenir la leptospirosis en soldados des-
lar (tabla 3)26,27. Los pacientes con una forma grave pueden plegados en áreas donde la enfermedad es endémica32. Está
precisar su ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos, indicada en personal militar y en viajeros de aventura a áreas
oxigenoterapia, aporte hidroelectrolítico, transfusión de he- endémicas (tabla 3)33.
moconcentrados y plaquetas o hemodiálisis. Al igual que
ocurre con otras enfermedades por espiroquetas, el trata-
miento antimicrobiano de la leptospirosis puede ocasionar Bibliografía
una reacción de Jarisch-Herxheimer, que se caracteriza por
fiebre, rigidez e hipotensión, y puede ser tratada con gluco- • Importante •• Muy importante
corticoides.
✔ Metaanálisis
✔ Ensayo clínico controlado
Pronóstico ✔ Epidemiología
La mayoría de los enfermos con leptospirosis se recupera. La ✔1. Inada R, Ido Y, Hoki R, Ito H. The etiology, mode of infection, and spe-
cific therapy of Weil´s disease (spirochaetosis icterohaemorrhagica). J Ex
mortalidad es mayor en los ancianos y en los casos de enfer- Med. 1916;23:377-402.

Medicine 2006; 9(55): 3571-3576 3575


02 ACTUALIZ 55 (3571-576) 17/5/06 10:12 Página 3576

Documento descargado de http://www.doyma.es el 28/12/2006. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS (VII)


2. Farr RW. Leptospirosis. Clin Infect Dis. 1995;21:1-8. ✔
18. • Katz AR, Ansdell VE, Effler PV, Middleton CR, Sasaki DM. As-

3. • Tappero JW, Ashford DA, Perkins BA. Especies de Leptospira
(leptospirosis). En: Mandell GI, Bennett JE, Dolin R, editors. Man-
sesment of the clinical presentation and treatment of 353 cases of
laboratory-confirmed leptospirosis in Hawaii, 1974-1988. Clin In-
dell, Douglas y Bennett, Enfermedades infecciosas, Principios y fect Dis. 2001;33:1834-41.
práctica. 5.ª ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana;
2002. p. 2495-501.

19. Luks AM, Lakshminarayanan S, Hirschmann JV. Leptospirosis presen-
ting as diffuse alveolar hemorrhage: case report and literature review.

4. • Bharti AR, Nally JE, Ricaldi JN, Matthias MA, Díaz MM, Lovett Chest. 2003;123:639-43.
MA, et al. Leptospirosis: a zoonotic disease of global importance.
Lancet Infect Dis. 2003;3:757-71.

20. Smythe LD, Smith IL, Smith GA, Dohnt MF, Symonds ML, Barnett LJ,
et al. A quantitative PCR (TacMan) assay for pathogenic Leptospira spp.

5. Levett PN. Leptospira and Leptonema. En: Murray PR, Baron EJ, Jorgen- BMC Infec Dis. 2002;2:3.
sen JH, Pfaller MA, Yolken RH, editors. Manual of Clinical Microbio-
logy. 8th ed. Washington DC: ASM Press; 2003; p. 929-36.

21. Kaul DR, Flanders SA, Saint S. Clear as mud. Clinical problem-solving.
N Engl J Med. 2005;352:1914-8.

6. Ren SX, Fu G, Jiang XG, Zeng R, Miao YG, Xu H, et al. Unique phy-
siological and pathogenic features of Leptospira interrogans revealed by

22. Romero EC, Billerbeck AE, Lando VS, Camargo ED, Souza CC, Yasu-
da PH. Detection of Leptospira DNA in patients with aseptic meningitis
whole-geome sequencing. Nature. 2003;422:888-93. by PCR. J Clin Microbiol. 1998;36:1453-5.

7. Ellinghausen HC Jr, McCullough WG. Nutrition of Leptospira pomona
and growth of 13 other serotypes: a serum-free medium employing oleic

23. Ryan ET, Wilson ME, Kain KC. Illness after international travel. N Engl
J Med. 2005;347:505-16.
albumin complex. Am J Vet Res. 1965;26:39-44. ✔
24. Case Records of the Massachussetts General Hospital (Case14-2000). N

8. Sanders EJ, Rigau-Pérez JG, Smits HL, Deseda CC, Vomdam VA, Aye Engl J Med. 2000; 342:1430-8.
T, et al. Increase in leptospirosis in dengue-negative patients after a
hurricane in Puerto Rico in 1996. Am J Trop Med Hyg. 1999;61:

25. Watt G, Padre LP, Tuazon ML, Calulaquib C, Santiago E, Ranoa CP, et
al. Placebo-controlled trial of intravenous penicillin for severe and late
399-404. leptospirosis. Lancet. 1988;1:433-5.
✔9. Vinetz JM. Leptospirosis. Curr Opin Infect Dis. 2001;14:527-38. ✔
26. Guidugli F, Castro AA, Atallah AN. Antibiotics for treating leptospirosis.

10. Ko AI, Galvao M, Dourado CMR, Johnson WD, Riley LW. Urban epi- Cochrane Database Syst Rev. 2000;2:CD001306.
demic of severe leptospirosis in Brazil. Lancet. 1999;354:820-5. ✔
27. Panaphut T, Domrongkitchaiporn S, Vibbagool A, Thinkamrop B, Susa-

11. Benito JR, Montejo M, Pumarola T, Pérez J, Aguirrebengoa K, Gonzá-
lez P, et al. Leptospirosis. Revisión de 11 casos. Enferm Infecc Microbiol
engrat W. Ceftriaxone compared with sodium penicillin G for treatment
of severe leptospirosis. Clin Infect Dis. 2003;36:1507-13.
Clin. 1997;15:306-9. ✔
28. Dahrer E, Zanetta DM, Cavalcante MB, Abdulkader RC. Risk factors for

12. Resano AB, Camino X, Urbe PK, Erro A, Larruscain J. Leptospirosis.
Revisión de 5 casos. An Med Interna (Madrid). 1999;16:527-9.
death and changing patterns in leptospirosis acute renal failure. Am J
Trop Med Hyg. 1999;61:630-4.

13. Yuri K, Takamoto Y, Okada M, Hiramune T, Kikuchi N, Yanagawa R.
Chemotaxis of leptospires to haemoglobin in relation to virulence. Infect

29. Marotto PC, Nascimento CM, Eluf-Nero J, Marotto MS, Andrade L,
Sztajnbok J, Seguro AC. Acute lung injury in leptospirosis: clinical and la-
Immun. 1993;61:2370-2. boratory features, outcome, and factors associated with mortality. Clin

14. Barnett JK, Barnett D, Bolin CA, Summers TA, Wagar EA, Cheville NF, Infec Dis. 1999;29:1561-3.
et al. Expression and distribution of leptospiral outer membrane com-
ponents during renal infection of hamsters. Infect Immun. 1999;67:

30. Covic A, Goldsmith DJ, Gusberth-Tatomic P, Seica A, Covic M. A re-
trospective 5-year study in Moldova of acute reanl failure due to leptos-
853-61. pirosis: 58 cases and a review of the literature. Nephrol Dial Transplant.

15. Diamont D, Bruniski MK, Romero EC, Kallas EG, Salomao R. Periphe- 2003;18:1128-34.
ral blood mononuclear cell activation induced by Leptospira interrogans
glycolipoprotein. Infect Immun. 2002;70: 1677-83.

31. Martínez R, Pérez A, Quinones MC, Cruz R, Álvarez A, Arnesto M. Ef-
ficacy and safety of a vaccine against human leptospirosis in Cuba. Rev

16. • Heath CW, Alexander AD, Galton MM. Leptospirosis in the Panam Salud Publica. 2004;15:249-55.
United States. Analysis of 483 cases in man, 1949-1961. N Engl J
Med. 1965;273:915-22.

32. Takafuji ET, Kirkpatrick JW, Miller RN, Karwacki JJ, Kelley PW, Gray
MR, et al. An efficacy trial of doxycycline chemoprophylaxis against lep-

17. Ashford DA, Kaiser RM, Spiegel RA, Perkins BA, Weyant RS, Gragg SL, tospirosis. N Engl J Med. 1984;310:497-500.
et al. Asymptomatic infection and risk factors for leptospirosis in Nicara-
gua. Am J Trop Med Hyg. 2000;63:249-54.

33. Guidugli F, Castro AA, Atallah AN. Antibiotics for preventing leptospi-
rosis. Cochrane Database Syst Rev. 2000;4:CD001305.

3576 Medicine 2006; 9(55): 3571-3576