You are on page 1of 2

Alexander Fleming y su aporte a la medicina

Cuando se habla de la historia de la medicina y como evoluciono esta al paso de los siglos,
pensamos en muchos personajes que aportaron a esta maravillosa ciencia que se dedica a estudiar
el cuerpo humano. Un aporte que revoluciono la historia de la medicina es la del médico
bacteriólogo británico Alexander Fleming quien descubrió la penicilina accidentalmente pero que
dio un antes y un después en la medicina con este gran descubrimiento. Hablando de antes de que
se descubriera la penicilina la medicina tenía un gran obstáculo que eran las infecciones por los
microorganismos, los médicos no tenían como luchar a mano contra estos pequeños oportunistas;
Pero nadie contaba que en el Hospital de ST. Mary de Londres estaba el medico microbiólogo
Alexander Fleming quien siempre estuvo interesado en el estudio de nuevos procedimientos para
el tratamiento de las infecciones. En este centro médico, se dedicó a realizar trabajos sobre la
investigación, fabricación y mejora de sueros, inyecciones y vacunas. Todo ello dentro del
Departamento de Inoculaciones. Fleming también ejerció su profesión como médico militar en el
frente. Durante este tiempo pudo comprobar con gran estupor que, en los hospitales de campaña,
un gran número de soldados morían debido a las infecciones de las heridas provocadas por la
metralla. Una vez la guerra concluyó, regreso a sus trabajos de investigación en el Hospital
londinense más motivado que nunca. Centró su trabajo en conseguir un antiséptico eficaz que
pudiera evitar la terrible agonía y efectos que provocaban las infecciones. El 28 de septiembre de
1928 Fleming se encontraba realizando estudios sobre cultivos de estafilococos aureus o bacterias
responsables de pus y en medio de sus experimento observo que un moho verde había
contaminado accidentalmente una sus placas de Petri, noto que el moho había invadido tanto el
recipiente que el cultivo de bacterias prácticamente había desaparecido. Fleming identificó el feliz
problema en una cepa de hongo inferior llamado penicillium notatum, y observó que se producía
un fluido bactericida cuando el moho contactaba con el estafilococo, y decidió dar al producto el
nombre de penicilina. Desde este descubrimiento ya se puede hablar de un después de la
medicina porque a pesar de que Fleming no pudo extraer la penicilina para usarla de forma
terapéutica, años después los científicos Howard Florey y Ernest Boris Chai lograron aislarla y
purificarla, y ya la medicina contaba con arma para atacar y afrontar las infecciones. La penicilina
comenzó a utilizarse de forma masiva en la Segunda Guerra Mundial, donde se hizo evidente su
valor terapéutico. Desde entonces se ha utilizado con gran eficacia en el tratamiento contra gran
número de gérmenes infecciosos, especialmente cocos; en este sentido, se ha mostrado
sumamente útil para combatir enfermedades como la gonorrea, la sífilis y otras enfermedades de
transmisión sexual por lo que ya hablamos de la medicina después del descubrimiento de la
penicilina porque su descubrimiento inició la era de los antibióticos, sustancias que han permitido
aumentar los índices de esperanza de vida en prácticamente todo el mundo. Por lo cual se
concluye que el aporte que hizo en medico bacteriólogo Alexander Fleming fue un gran logro y
avance de la medicina, porque se empezó a pensar sobre nuevas alternativas para combatir las
infecciones, se empezaron a crear nuevos antibióticos que hoy en día es una parte esencial de
tratamiento medico pero no solo nosotros vamos evolucionando si no también los
microorganismos que cada vez son más resistente pero gracias a la experticia de nuestros médicos
investigadores se sigue estudiando día a día nuevas alternativas terapéuticas, nuevos antibióticos
para combatir a los que han sido nuestros más peores enemigos los microorganismos.