You are on page 1of 4

5 Consejos de Dios para sus Hijos Proverbios 3:1-8

Enviar esto por correo electrónicoBlogThis!Compartir en TwitterCompartir en FacebookCompartir
en Pinterest

El libro de los proverbios es considerado una recopilación de dichos o consejos que tienen el objetivo
de aplicar la Sabiduría de Dios a situaciones prácticas de la vida cotidiana. Es curioso que al
momento de efectuar la división del libro, resultaran 31 capítulos (prácticamente uno para cada día
del mes), lo que afirma el sentido práctico del Libro. – a propósito, ¿Cuántos de ustedes tienen el
buen hábito de leer un proverbio al día? –espero que sí, y si no lo está haciendo, comience hoy a
agregar a su lectura diaria el proverbio correspondiente a la fecha.

Esta mañana quiero que meditemos en 5 consejos que Dios como nuestro padre desea que nosotros
apliquemos a nuestra vida diaria, éstos se encuentran en los primeros versos del Capitulo 3:1-8

Ubiquémonos en el contexto del pasaje. Los proverbios desde el capítulo 1 al capítulo 7 son
considerados instrucciones o consejos dados de un padre hacia sus hijos, si pueden observar todos
comienzan con frases como “hijo mío”, “oye hijo mío” (Prov 1:8, 2:1, 3:1, 4:1, 5:1, 6:1, 7;1), así que
es Dios como nuestro Padre quien nos habla y nos recuerda éstas 5 cosas que como buenos hijos
debemos tener presentes, comencemos:

1. “No te olvides de mi ley” Prov. 3:1 1Hijo mío, no te olvides de mí ley, Y tu corazón guarde mis
mandamientos;

¿Por qué creen ustedes que será este el primer consejo? –Porque Dios sabe del mal que usted y yo
padecemos, nos olvidamos de todo, especialmente de lo que dice su palabra.

Hagamos una prueba ¿De qué se nos predicó el domingo o el jueves pasado? (El domingo se nos
continuó enseñando sobre el cielo y el jueves sobre Satanás y cómo vencer sus ataques) – Ya ven
que a la mayoría ya se les olvido, algunos/as quizás solo se acuerdan de los temas que estuvieron
platicando durante el culto -Es broma. (A propósito, felicito a aquellos que toman notas, no para
guardarlas y dejarlas olvidadas, sino para estudiarlas en casa, si no tomamos notas al menos
deberíamos hacer el esfuerzo de prestar atención).

Observen algo, Dios por medio Salomón no solo nos da el consejo de que no nos olvidemos de su
Palabra, sino que también nos da un secreto o tip para llevarlo a la práctica, ¿Cuál es? – está en la
parte que dice “Tu corazón guarde mis mandamientos”. La versión Lenguaje sencillo
dice:“Memoriza mis mandamientos”. La única forma de no olvidar algo es memorizándolo, eso
hace que la información esté disponible para ser utilizada en el tiempo oportuno, en mi trabajo
frecuentemente me hablan pidiéndome mi número de Dui para hacer los permisos para entrar a un
determinado lugar, en ocasiones yo iba manejando y me tenia que detener, sacar la cartera y revisar
el número, así que como vi que mi numero de DUI era importante, tuve que memorizármelo…
entonces cada vez que me preguntan no tengo necesidad de buscar el documento, sino que
rápidamente lo digo . –Pues lo mismo sucede con la Palabra de Dios, si usted la considera
importante, debe desarrollar el hábito de la memorización, cuando usted memoriza la palabra de
Dios el Espíritu Santo que mora en nosotros, usará esos pasajes para hablar a una situación
particular de nuestra vida o de otros a nuestro alrededor. Por ejemplo, en ocasiones yo me he
sentido afanado y preocupado por los problemas, entonces Dios me recuerda Filipenses 4:6 “Por
nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios… ” , Pero si usted lo
único que se memoriza son las novelas y ni siquiera lee la Biblia ¿Cómo podrá el Espíritu Santo
hablarle?
La única forma de tener presente la palabra de Dios y no olvidarla es memorizándola.

¿Cuál es el beneficio de No olvidarse y de memorizar la palabra de Dios? Prov.3:2 2Porque largura
de días y años de vida Y paz te aumentarán.

Biblia Lenguaje Sencillo: 2Así te irá siempre bien por el resto de tu vida

Dios es claro en decir de que la única manera en que nos puede ir bien en la vida es teniendo su
palabra en nuestra mente y corazón, poniéndola en práctica. Recuerde lo que dice Josué 1:8 “Nunca
se apartará de tu boca este libro de la ley… porque entonces HARÁS PROSPERAR TU CAMINO TODO
TE SALDRA BIEN”

¿Quieren que les vaya bien en la vida? –Mantengan la palabra de Dios en su mente y corazón,
póngala en práctica y experimentará grandes bendiciones de parte de Dios.

2. “Adorna tu vida con el amor y la verdad” 3Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Átalas
a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón;

El proverbista usa la figura de un collar, ¿Para qué sirve un collar? – (¡No es para que nos saquen a
pasear!), sirve para adornar la presencia de una persona. Aquí probablemente las mujeres sepan
más que nosotros en esto de los collares, pero el segundo consejo que Dios nos da por medio de
Salomón es que adornemos nuestra vida, nuestro comportamiento con la Misericordia y la
Verdad.Otra forma de traducir misericordia en este pasaje es con la palabra AMOR, por lo que el
versículo diría “que el amor y la verdad sean tus adornos. A veces podemos preocuparnos más por
adornarnos físicamente, con algún collar, cadena, reloj o pulsera (y no es pecado que lo haga), pero
un carácter que refleje misericordia y verdad (o sinceridad), es de mayor estima delante de Dios y
de los hombres.

Observe el verso 4 4Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres.
-La recompensa de adornarnos con el amor y la verdad es que tanto Dios como las personas que
nos rodean tendrán una buena opinión nuestra (usted gozará de buenas relaciones).

3. Deposita tu confianza en Dios y en nadie más
Prov. 3:5 5Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.
Lenguaje Sencillo: 5Pon toda tu confianza en Dios y no en lo mucho que sabes.

¿Quién es la única persona que es digna de nuestra entera confianza? -No son nuestros amigos, no
es el novio/a, ni la señora de la tienda. El único que merece toda nuestra confianza es Dios. ¿Por
qué? –Porque él nunca nos falla. Todos los seres humanos fallamos y tarde o temprano si
hemos puesto nuestra confianza en una persona de carne y hueso esa persona nos va a
desilusionar; sólo Dios es el único que nunca lo hará. Recuerde lo que Dios nos dijo en Jeremías
17:5 “Maldito el varón que confía en el hombre…”, Jer. 17:7 “Bendito el varón que confía en Jehová
y cuya confianza es Jehová”

¿En qué dice el texto que no debemos confiar? – En nuestra propia prudencia, en nuestra propia
inteligencia. ¿Por qué? –porque sin la ayuda de Dios, por muy inteligentes que nos creamos, nunca
tomaremos buenas decisiones. La inteligencia humana nunca se comparará a la sabiduría de
Dios. Está comprobado por medio de varios estudios que el hecho que una persona sea inteligente
(que tenga un alto coeficiente intelectual) no es garantía de que va a alcanzar el éxito en la
vida. Existen muchas personas que son muy inteligentes para los negocios, las matemáticas y otras
ciencias, pero a pesar de eso no logran vivir una vida plena, ¿por qué? – porque el éxito no lo
alcanzan los inteligentes, sino aquellos que depositan toda su confianza en Dios y en su palabra… y
luego que han hecho eso, son diligentes en aprovechar bien su tiempo.

El consejo es: Confía sólo en Dios, no te bases en tu propia inteligencia

4. Toma en cuenta a Dios en Tus decisiones Prov 3:6 6Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará
tus veredas.

La Biblia lenguaje sencillo lo dice así: 6 Toma en cuenta a Dios en todas tus acciones, y él te ayudará
en todo.

Y usted ¿toma en cuenta a Dios antes de tomar alguna decisión importante? ¿O simplemente le
informa de lo que usted ha decidido? –quizás alguien esté pensando en comenzar alguna relación
sentimental, en casarse, en iniciar algún negocio, cambiarse de trabajo o hasta en divorciarse…la
pregunta es ¿Ya lo consultó con Dios? ¿Ya confrontó su decisión con lo que dice la Escritura? – Si no
lo ha hecho, entonces no culpe a Dios de las consecuencias, que seguramente no serán muy
buenas. ¡Cuántos problemas nos evitaríamos si involucráramos a Dios en nuestras decisiones! ¿No
le parece?
Dios sabe lo que nos conviene aun mejor que nosotros mismos. Cuando reconocemos la presencia
de Dios y le hacemos parte en nuestras decisiones, el se encarga de ir enderezando nuestras veredas
y como dice la versión Leguaje sencillo, nos ayudará a que todo nos salga bien. – Cómo dicen por
ahí, Para cualquier duda, ¡consulte con el fabricante!

5. No te creas un sabelotodo Prov. 3: 7 7No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate
del mal; 8Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.
¿Quién de los que estamos aquí lo sabe todo? – Ninguno, solo Dios. Nosotros estamos como el
filósofo que dijo: “yo solo sé que no se nada”.

El quinto consejo que Dios como padre nos da es que no nos creamos que lo sabemos todo. Un error
que frecuentemente cometemos es pensar que no necesitamos de nada ni de nadie, y que
podemos tomar nuestras propias decisiones sin consultar con alguien más, pero eso no es así. Dios
nos ha provisto de recursos para ayudarnos a tomar buenas decisiones.
En primer lugar nos ha dado su palabra y su Espíritu Santo para que nos “guíen, enseñen, corrijan y
animen” (Juan 16:13 “…El mismo os guiará a toda la verdad…”, 2 Tim. 3:16 “…Útil para enseñar,
corregir, redargüir e instruir en justicia…”).

En segundo lugar, podemos consultar con otros creyentes (el mismo libro de proverbios reconoce
la importancia de hacerlo, claro que éstos creyentes con los que consultemos deberían ser maduros
y con experiencia en el área que involucra nuestra decisión)

Proverbios 11:14 14 Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de
consejeros hay seguridad.

Proverbios 15:22 22Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de
consejeros se afirman.

Proverbios 24:6 6 Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la
victoria.

La consecuencia de Confiar en Dios y de hacerlo parte de todas nuestras decisiones, es lo que dice
el verso 8 Porque será medicina a tu cuerpo Y refrigerio para tus huesos.

Termino con esto: Dios es nuestro Padre, él desea que os vaya bien por eso nos dice que
recordemos: 1) No olvidarnos de su palabra 2) adornemos nuestra vida con el amor y la verdad 3)
Depositemos nuestra confianza en Dios y en nadie más 4)involucremos a Dios en nuestras
decisiones 5) No nos creamos que lo sabemos todo.