You are on page 1of 31

Organización Jerárquica

de la Iglesia

3. Estructuras de la
Iglesia Universal

Bibliografía: Manual de Derecho Canónico, Capítulo VII, a
cargo de José Luis Gutiérrez

Autor: Juan María Gallardo
Es una cortesía de Ius Canonicum – Información sobre el derecho canónico
Visítenos en http://www.iuscanonicum.org
A. El Romano Pontífice
La potestad suprema compete al Sumo
Pontífice y al Colegio Episcopal en unión
con el Papa.
El Santo Padre ejerce potestad suprema,
plena, inmediata y universal sobre toda la
Iglesia y sobre cada una de las Iglesias
Particulares.
Habitualmente esta potestad no se ejerce
de forma colegial.
B. El Concilio Ecuménico
 Constituye la forma solemne mediante la cual
el Colegio Episcopal ejerce la potestad que le
compete sobre toda la Iglesia.
 Cfr. c. 338 §1: Compete en exclusiva al Papa
convocar el Concilio Ecuménico, presidirlo
personalmente o por medio de otros,
trasladarlo, suspenderlo o disolverlo, y aprobar
sus decretos.
 El canon 1372 prevé de una censura a quien
recurre al Concilio Ecuménico o al Colegio
Episcopal contra un acto del R. Pontífice.
 Cfr. c. 338 §2: Corresponde al Papa fijar las
cuestiones que han de tratarse en el Concilio,
así como determinar el reglamento del mismo.
 Cfr. c. 339 §1: El derecho y el deber de asistir al
Concilio Ecuménico con voto deliberativo
compete a todos los Obispos que son miembros
del Colegio Episcopal —es decir, a quienes han
recibido la consagración episcopal y están en
comunión con la Cabeza y los demás miembros
del Colegio—, y sólo a ellos.
 Cfr c. 339 §2: Además de los miembros del
Colegio Episcopal, el Papa puede llamar
también a otros para que participen en el
Concilio, determinando asimismo la función que
deben desempeñar.
 Cfr. c. 340: Si se produce una vacante en la
Sede Apostólica durante la celebración del
Concilio, éste se interrumpe ipso iure, hasta
que el nuevo Sumo Pontífice decida
continuarlo o disolverlo.
 Cfr. c. 341 §1: Las decisiones o decretos del
Concilio Ecuménico solamente tienen fuerza
obligatoria si, habiendo sido aprobados por el
Romano Pontífice juntamente con los Padres
conciliares, son confirmados por el Papa y
promulgados por mandato suyo.
 Idéntica norma rige para los actos colegiales
extraconciliares.
C. El Sínodo de los Obispos
 Instituido por el Papa Pablo VI con el M. P.
Apostolica sollicitudo del 15-IX-1965, poco antes
de la clausura del Concilio Vaticano II, el Sínodo
es una reunión o asamblea de Obispos, escogidos
de las distintas regiones del mundo, que se
reúnen en ocasiones determinadas para fomentar
la unión estrecha entre el Romano Pontífice y los
Obispos, ayudar al Papa con sus consejos para la
integridad y mejora de la fe y de las costumbres, y
la conservación y fortalecimiento de la disciplina
eclesiástica, y para estudiar las cuestiones que se
refieren a la acción de la Iglesia en el mundo.
 Corresponde al Sínodo de los Obispos
profundizar en las cuestiones que se someten a su
estudio y manifestar su parecer, pero no dar
decretos u otro tipo de documentos que hayan de
hacerse públicos acerca de ellas, aunque en
algunas veces el Papa ha autorizado su
publicación.

 Cfr. cc. 342 y 343: Tampoco le compete dirimir
esas cuestiones, a no ser que, en casos
determinados, le haya sido otorgada potestad
deliberativa por el Romano Pontífice, a quien
corresponde en esta circunstancia ratificar las
decisiones del Sínodo
Cfr. c. 344: El Sínodo de Obispos está sometido
directamente a la autoridad del Romano Pontífice,
a quien compete convocarlo, ratificar la elección
de los miembros que han de ser elegidos y
nombrar directamente a los demás, determinar las
cuestiones que deben tratarse, establecer el
reglamento, presidir el Sínodo y declararlo
concluido.
Puede ser convocado en dos tipos distintos de
reuniones:
A. Asamblea general, en la que se tratan cuestiones
que miran directamente al bien de la Iglesia
universal, pudiendo ser esta asamblea ordinaria —
que suele celebrarse cada tres años— como
extraordinaria;
B. Asamblea especial, para problemas que se
refieren a una o varias regiones determinadas.

 Cfr. c. 346 §1 y 2: Los miembros del Sínodo, en su
mayor parte Obispos, son elegidos de acuerdo
con el Derecho peculiar o reglamento del Sínodo o
nombrados directamente por el Romano Pontífice.

 Cfr. c. 347 §1: Todos los miembros cesan en su
función al concluirse el Sínodo.
El Colegio de Cardenales
 Origen: Los Obispos de las diócesis
sufragáneas y en los presbíteros y diáconos de
Roma, que eran consejeros del Papa.
 El nombre de Cardenales proviene de los
sacerdotes y diáconos incardinados en las
iglesias más antiguas de Roma, que se
llamaban títulos cardenalicios.
 A partir del siglo XII comenzaron a
incorporarse al Colegio Cardenalicio miembros
residentes fuera de Roma.
 Para significar su pertenencia al clero de Roma,
todos los Cardenales han de tener su título o
diaconía en Roma o en una de las siete
diócesis llamadas suburbicarias.

 Cfr. c.357 §1 aunque en ese título o diaconía
no ejercen ningún tipo de jurisdicción.

 Cfr. c. 350 §3: Esta norma no aplica a los
Patriarcas orientales promovidos al
cardenalato, que conservan como título su
propia sede patriarcal.
 Cfr. c. 351: Los Cardenales son nombrados
libremente por el Romano Pontífice.

 Cfr. c. 349: Se atribuye a los Cardenales una
doble función:

 (a) elegir al Papa según el Derecho peculiar.

 (b) asistir al Papa en su cuidado cotidiano
acerca de la Iglesia universal.
Cfr. c. 353: La tarea de asistir al Papa
antiguamente se realizaba en el Consistorio
reunión que actualmente sólo tiene lugar en
ocasiones solemnes (nombramiento de nuevos
Cardenales, petición de parecer sobre la
oportunidad de proceder a una canonización,
etc.).

 Reunión plenaria: Cuando los Cardenales
son convocados para estudiar colectivamente
asuntos de gobierno de la Iglesia, sin que la
acompañen las solemnidades propias del
Consistorio.
 Además, los Cardenales colaboran
personalmente en el trabajo de la Curia
Romana como miembros de uno o varios
dicasterios, a cuya decisión se someten los
asuntos más importantes.
 Cfr c. 356: Los Cardenales que desempeñen
cualquier oficio en la Curia y no sean Obispos
diocesanos, están obligados a residir en la
Urbe.

 El Colegio cardenalicio se divide en tres
órdenes: episcopal, presbiteral y diaconal.
 Desde el año 1962, todos los Cardenales
reciben la consagración episcopal.
 Los Cardenales que no son obispos
diocesanos pierden la diócesis titular que
habían tenido antes de su elevación al
cardenalato.
 Cfr. c. 357 §2: Los Cardenales gozan del
privilegio personal de exención de la potestad
de régimen respecto al Obispo diocesano del
lugar donde residan y
 Cfr. c. 1405 §1 pueden ser juzgados sólo por el
Romano Pontífice
E. La Curia Romana
Es el conjunto de organismos del que se
sirve ordinariamente el Papa para ejercer su
función primacial de Pastor de toda la Iglesia,
que por Derecho divino le corresponde.
Su organización en forma semejante a la
actual se remonta a Sixto V (Constitución
Inmensa Aeterni Patris de 22-I-1587).
Fue reformada por San Pío X (1908) y con
ligeras variantes quedó configurada en el CIC
de 1917.
La reforma de la Curia Romana, preconizada
por el Concilio Vaticano II comenzó el 7-XII-
1965 por el Santo Oficio, que se llamaría en
adelante Sagrada Congregación para la
Doctrina de la Fe.
Actualmente la organización de la Curia
Romana se rige por la Constitución
Apostólica Pastor Bonus de 28-VI-1988, que
entró en vigor el 1-III-1989.
La Curia Romana consta actualmente de:
La Secretaría de Estado, de la que dependen
la edición de AAS, la Sala de Prensa y la
vigilancia sobre los medios de comunicación
social del Vaticano.
Congregaciones:
De la Doctrina de la Fe, con la Pontificia
Comisión Bíblica y la Comisión Teológica
Internacional
Para las Iglesias Orientales
Del Culto Divino y Disciplina de los
Sacramentos
De las Causas de los Santos
Para los Obispos, dentro de la cual se
encuentra la Comisión Pontificia para América
Latina y la Oficina Central de Coordinación
Pastoral de los Ordinariatos Castrenses
Para la Evangelización de los Pueblos
Para los Clérigos, con la Comisión Pontificia
para la conservación del Patrimonio Artístico e
Histórico
Para los Institutos de Vida Consagrada y las
Sociedades de Vida Apostólica
De Seminarios e Institutos de Estudios
Tribunales:
Penitenciaría Apostólica
Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica
Tribunal de la Rota Romana

Consejos Pontificios:
Para los Laicos
Para el fomento de la Unión de los Cristianos
Para la Familia
De Justicia y Paz
«Cor Unum»
Para la atención espiritual de los Emigrantes e
Itinerantes
Del Apostolado para los profesionales de la
sanidad
Para la Interpretación de los Textos
Legislativos
Para el Diálogo entre las Religiones
Para el Diálogo con los no creyentes
De la Cultura
De las Comunicaciones Sociales
Oficios:
Cámara Apostólica
Administración del Patrimonio de la Santa
Sede
Prefectura de los Asuntos Económicos de la
Santa Sede
Prefectura de los Asuntos Económicos de la
Santa Sede
Otras instituciones de la Curia Romana:
Prefectura de la Casa Pontificia
Oficio para las Ceremonias Litúrgicas del
Papa
Otras Comisiones Interdicasteriales
Permanentes
Otras instituciones que aunque no forman
parte de la Curia Romana, prestan un servicio
cualificado a la Santa Sede:
Archivo Secreto Vaticano
Biblioteca Apostólica Vaticana
Las distintas Academias
La Tipografía Políglota Vaticana
L’Osservatore Romano
La Radio Vaticana y el Centro Televisivo
Vaticano
La Fábrica de San Pedro
La Comisión Pontificia Ecclesia Dei
F. Los Legados pontificios
Compete al Romano Pontífice de una manera
primaria la solicitud sobre la situación de la
Iglesia en toda la tierra, así como el mantener
unido e indiviso a todo el cuerpo episcopal,
junto con el afán por procurar que todas las
almas se acerquen a la Iglesia.
De aquí se sigue la necesidad de una unión
estrecha entre el Romano Pontífice y los
Obispos, unión que contribuyen a fomentar los
representantes pontificios a quienes
corresponde en primer lugar ser vínculo de
unión entre las Iglesias particulares y el Papa.
Además de esta misión ad intra, los
representantes del Papa desempeñan también
una función diplomática ante las autoridades
de los respectivos Estados, para establecer y
mantener relaciones de comprensión recíproca
entre la Iglesia y la sociedad civil, evitar o
subsanar posibles desavenencias, y procurar
que se haga realidad la concordia entre los
pueblos, así como la paz interior y el progreso
de cada nación.
Cfr. c. 364: Tarea principal ante las Iglesias
particulares:
1. Informar a la Santa Sede sobre todo
aquello que se refiera a la vida de la Iglesia y al
bien de las almas.
2. Prestar ayuda y consejo a los Obispos sin
detrimento de su legítima potestad.
3.Mantener relaciones estrechas con la
Conferencia Episcopal, de la que sin embargo
no son miembros (c. 450 §2).
4. Participar en el nombramiento de los
Obispos.
5. En general, desempeñar sus funciones en
unión estrecha con el Episcopado.
Función diplomática

En lo referente a los Legados con
representación diplomática, el Romano
Pontífice se atiene también a las normas de
Derecho internacional.

Estos representantes reciben el nombre de
Nuncio o Pro–Nuncio, y son agentes
diplomáticos de primera clase, con el rango de
Embajador extraordinario y plenipotenciario.
Se llaman Delegados Apostólicos los
Legados pontificios que ostentan la
representación del Papa únicamente ante la
Jerarquía eclesiástica de un determinado
territorio, aunque procuran igualmente, en la
medida de lo posible, mantener contacto con
las autoridades civiles, que les reconocen a
veces algunas prerrogativas propias de los
miembros del cuerpo diplomático.
La Santa Sede envía también observadores
permanentes o delegados ante diversos
organismos internacionales.
G. Sede Apostólica Vacante
Al quedar vacante la Sede Apostólica, el
gobierno de la Iglesia pasa el Colegio de los
Cardenales, aunque solamente para los
asuntos ordinarios o para aquellos otros que no
admitan dilación, así como también en lo que
se refiere a los preparativos para la elección
del nuevo Romano Pontífice.

Compete al Colegio de los Cardenales la
potestad civil del Sumo Pontífice para el
régimen de la Ciudad del Vaticano.
Continúan en sus respectivos cargos los
Legados pontificios.
Todos los Cardenales que están al frente de
dicasterios de la Curia, incluido el Secretario de
Estado, cesan en sus cargos, con excepción
del Camarlengo, que debe cuidar los bienes
temporales de la Santa Sede, el Penitenciario y
el Vicario General del Papa para la diócesis de
Roma:
Éstos siguen tramitando asuntos ordinarios,
sometiendo al Colegio de los Cardenales
aquellas cuestiones que, en Sede plena,
hubieran debido tratar con el Romano
Pontífice.
También permanece en su cargo el Substituto
de la Secretaría de Estado e igualmente
conservan su competencia los Tribunales de la
Signatura y de la Rota Romana.
Las Congregaciones de la Curia deben
abstenerse de resolver aquellas cuestiones
que en Sede plena hubieran debido someter
previamente al Romano Pontífice o decidir en
virtud de facultades especiales y
extraordinarias concedidas por el Papa al
Prefecto o al Secretario de la Congregación.