You are on page 1of 24

INSTITUTO POLITÉCNICO NACIONAL

UNIDAD PROFESIONAL INTERDISCIPLINARIA DE BIOTECNOLOGÍA

Manejo Integral de Agua II

CARACTERIZACION FISICOQUIMICA DEL AGUA

Grupo: 7AV4
Profesora: Medina Villalobos Jessica Anabel

Equipo 3

 Garcia Reyes Areli
 Lozada Ruiz Valeria
 Ramírez Pilotzi Magali

Fecha de entrega 04 de octubre del 2018
Objetivo

 Realizar los análisis fisicoquímicos a una muestra de agua residual, para conocer las
características generales para su tratamiento

 Determinar el coagulante y dosis optima a partir de la eficiencia de diferentes
parámetros medidos en el proceso de coagulación-floculación.

Objetivos particulares

 Determinar parámetros fisicoquímicos a una muestra de agua residual y analizar su
importancia.
 Evaluar la cantidad de material oxidable en una muestra de agua residual a partir de la
técnica de la demanda química de oxígeno y demanda bioquímica de oxígeno.
 Determinar si la muestra puede ser fácilmente biodegradable

 Obtener parámetros que permitan determinar la calidad de arrastre y eficiencia
del proceso de coagulación- floculación.
 Determinar la dosis óptima, de diferentes coagulantes a partir de la prueba de jarras.
 Evaluar y comparar las eficiencias y factibilidad de diferentes coagulantes aplicados en el
tratamiento de aguas residuales.

Desarrollo experimental

DIAGRAMA DE BLOQUES CARACTERIZACIÓN:
DIAGRAMAS DE BLOQUES COAGULACIÓN-FLOCULACIÓN:

Cantidad óptima del coagulante

Determinación del pH óptimo considerando la dosis óptima
Resultados y análisis de resultados

Tabla 1. Características fisicoquímicas, promedios y desviación estándar sin ajustes.

Alcalinidad
Equipo pH Conducti SSD S Turbidez SS SV ST(pp DQO Dureza Fenolfta Total OD NO3 PO4
(NTU) (ppm) m) leína (ppm) (ppm) (ppm)
vidad S
1 9.54 565 284 0 72 112 690 1480 167 171 34 193 4.5 <10 <1
mg/L
2 9.33 527 260 0 73.2 210 200 12,300 167 126 29 180 5.4 <10 <1
mg/L
3 9.43 566 285 0 68.1 90 167m 120 33 189 <10 <1
g/L
4 9.43 559 274 0 67.9 50 20 570 167 143 39 195 5 <10 5
mg/L
Promedio 9.4325 554.25 275.75 0 70.3 115.5 303.33 4783.3 - 140 33.75 189.25 - - -
333 333
Desviación 0.08578 18.42778 11.615 0 2.701851 68.026 346.74 6525.5 - 22.847 4.11298 6.6520 - - -
estándar 0728 7 3634 22 9554 6786 0637 3193 756 6735
Tabla 2.- Parámetros ajustados para obtener menor desviación.

Alcalinidad
Equipo pH Conducti SSD S Turbidez SS SV ST(pp DQO Durez Fenolft Total OD NO3 PO4
vidad S (NTU) (ppm) m) a aleína (ppm) (ppm) (ppm)

1 9.54 565 284 0 72 112 690 1480 167 34 193 4.5 <10 <1
mg/L
2 9.33 0 210 200 12,300 167 126 29 5.4 <10 <1
mg/L
3 9.43 566 285 0 68.1 90 167 120 33 189 <10 <1
mg/L
4 9.43 559 0 67.9 50 20 570 167 195 5 <10 5
mg/L
Promedio 9.4325 563.333 284.5 0 69.3333 115.5 303.3 4783. - 123 32 192.3 4.966 - -
33 33 3333 3333 3333 6667
Desviación 0.0857 3.785938 0.7071 0 2.311565 68.026 346.74 6525.5 - 4.2426 2.64575 3.0550 0.4509 - -
estándar 80728 9 0678 13 9554 6786 0637 4069 131 5046 2498
Las aguas servidas a ser tratadas deben incluir información sobre los compuestos orgánicos e inorgánicos
presentes, su biodegradabilidad, cuál es su posible transformación por métodos físicos y químicos y cuál es
su potencial toxico para la vida de los microorganismos.

En primera instancia, existen los ensayos de laboratorios de Demanda Química de Oxigeno (DQO) y
Demanda Bioquímica de Oxigeno (DBO), los cuales son por excelencia junto a los Sólidos Suspendidos
Totales, parámetros utilizados para medir la calidad del agua.

En nuestro caso, se midió la DBO5, como ya se sabe, la DBO es la cantidad de oxigeno que necesitan los
microorganismos para degradar la materia orgánica biodegradable existente en el agua residual.
(Santambrosio,s.f.).

Según la siguiente tabla, el valor que fue obtenido de 13.312 mg/L o ppm para este parámetro, corresponde
al de un agua poco contaminada.

Tabla 3. Categorización de las aguas con respecto a la DBO.
Agua potable 0.75 a 1.5 ppm
Agua poco contaminada 5 a 50 ppm
Agua potable negra municipal 100 a 400 ppm
Residuos industriales 500 a 1000 ppm

La muestra fue tomada del lago de Zumpango, que es un lago de agua dulce ubicado al norte de la cuenca
del Valle de México, entre los municipios del Estado de México de Zumpango y Teoloyucan. El túnel
Emisor Poniente, que originalmente había de destinarse exclusivamente al drenaje de aguas pluviales,
transporta también aguas negras con un alto contenido de metales pesados y más de 800 toneladas de
desechos, las cuales descarga a los afluentes del lago.

Por lo antes mencionado es que se atribuye que el valor de la DBO corresponda a la de un agua poco
contaminada, ya que las aguas residuales que son descargadas en el río, las cuales probablemente tengan un
DBO más alto, se ven diluidas por el agua que se encuentra en el lago más las aguas de drenaje de aguas
pluviales, las cuales por su origen se espera un DBO bajo.

En este caso, un bajo nivel de DBO no es necesariamente un indicativo o seguridad de que existen bajos
niveles de contaminación orgánica, dado que existen sustancias difícilmente biodegradables o que incluso
inhiben el proceso biológico.

Debido a que el agua está dispuesta a un tratamiento, se debe calcular el índice de biodegradabilidad, el cual
nos da una medida de la viabilidad de la degradación de los contaminantes del agua gracias a los
microorganismos.

Para obtener dicho índice es necesario conocer la DQO (Demanda Química de Oxígeno), la cual para la
muestra arrojó un valor de 167 mg/L.

Al realizar la operación se obtuvo que el índice es de 12.312. De este índice se tiene una referencia acerca de
la biodegradabilidad de un efluente determinado (Hernandez, 1992).
Cuando: (DQO/DBO5) < 2.5 10 es un efluente o compuesto biodegradable, pudiéndose utilizar sistemas
biológicos como fangos activos o lechos bacterianos. Y cuando 2.5 < (DQO/DBO5) < 5 es biodegradable
siendo recomendable el empleo de lechos bacterianos, por lo tanto se puede decir que este influente es
biodegradable. Sólo por seguridad ya que la determinación de DBO no se realizo en tiempo, se calculo el
índice con la DBO del equipo 2, la cual fue de 23.55 mg/L, la cual arroja un índice de 7.09, lo cual sigue
rebasando el 5, corroborando la biodegradabilidad.

Otro parámetro que se considera fundamental para la evaluación del agua tanto en el influente como en el
efluente, son los sólidos. Según Metcalf & Eddy (2003), la característica física más importante del agua
residual es el contenido de solidos totales, los cuales están compuestos de materia flotante, materia
sedimentable, materia coloidal y materia en solución.

El agua puede contener tanto partículas en suspensión como compuestos en solución de los cuales la suma se
conoce como Sólidos Totales (ST). En nuestro caso, el resultado de esta determinación fue de 570 mg/L para
el equipo 4, ya que había mucha dispersión entre los datos, no se puede realizar un promedio. Esta medida
nos permite conocer el contenido total de sustancias no volátiles presentes en el agua. Es importante su
cuantificación ya que los sólidos constituyen la mayor parte de los contaminantes que se encuentran en el
agua. Comparando con la siguiente tabla de una caracterización de las aguas residuales del área de
Zumpango, se ve que el número más cercano, es el nuestro, de 570.

Tabla 4. Parámetros de las aguas residuales de Zumpango. Fuente :Tesina IPN 2002.

Los sólidos disueltos son una medida de la materia en una muestra de agua, más pequeñas de 2 micrones y
que no pueden ser removidos por un filtro tradicional, son básicamente la suma de todos los minerales,
metales, y sales disueltos en el agua y son un buen indicador de la calidad del agua, por lo cual este parámetro
se ve ligado a otros también medidos como la alcalinidad, la conductividad, la dureza, entre otros. Son
clasificados como un contaminante secundario por la USEPA y se sugiere un máximo de 500 mg/L en agua
potable. (Sigler & Bauder, s.f.).

Debido a que el resultado de SD en nuestro caso fue de 284.5 ppm, y el máximo para un agua potable es de
500 ppm, se puede decir que el contenido de SD es bajo, a pesar de que, la muestra no es el efluente de
ninguna industria ni lugar doméstico que se va a descargar en alcantarillas o cuerpos de agua, por lo cual no
puede ser comparado con los LMPs de las NOMs 001 y 002 de la SEMARNAT.

Los SS nos dan una idea de la cantidad de lodos que se producirán en la decantación primaria, que en este
caso fue de 0, a pesar de que se dejó la muestra en completo reposo, por lo que se podría creer que no existen,
lo cual podría desmentirse al hacer la prueba de turbidez, debido a que los sólidos sedimentables son los
principales causantes de la turbidez junto a los SD debido a que producen dispersión de la luz que atraviesa
la muestra de agua. Además, un factor que afecta esto es el muestreo, ya que, si el cuerpo de agua no ha tenido
movimiento, los SS se encontrarán al fondo, por lo que, si la muestra se tomó en la superficie, no habrá una
cantidad considerable de estos.

Los sólidos en suspensión son aquellos que flotan en el agua, la mayoría son orgánicos dan lugar al aumento
de turbidez en las aguas receptoras. En nuestro caso el resultado de esta determinación es de 50 mg/l, estos
pueden ser eliminados por métodos físicos o mecánicos, tales como dejando que se depositen, como sucede
en las PTAR con las rejillas y el desbaste, o filtrándolos, es por eso que es importante la cantidad de SS en el
agua del influente, para estimar la cantidad de ingeniería y equipo que se necesita para que la planta se de
abasto con los sólidos a recolectar.

En nuestro caso, el resultado de la determinación de Sólidos Volátiles (SV) fue de 20 mg/L, la cual, en
comparación con los demás resultados de sólidos, es pequeña. Los SV pueden ser un indicador del contenido
orgánico de los residuos crudos y también proporcionan una medida de la población microbiana activa en los
procesos biológicos (Glynn & Heincke, 1999). Se utilizó para la comparación el dato propio por la misma
razón que en el caso de Sólidos Totales, a pesar de que no están en la caracterización bibliográfica, el dato
antes mencionado nos d un poco más de certeza.

En nuestro caso, para el parámetro de OD, fue de 4.96 mg/L, el OD es un parámetro que va muy de la mano
con la temperatura del agua (ya que influye en la solubilidad). Según Jimenez Aznar (et al.) la concentración
máxima de OD en un intervalo normal de temperaturas ambiente es aproximadamente de 9 mg/L,
considerándose que cuando la concentración baja de 4 mg/L, el agua no es apta para desarrollar la vida, debido
a que como ya se sabe, el oxígeno es necesario por los microorganismos y demás seres para realizar tareas de
degradación. El agua analizada se encuentra dentro del rango que se mencionó anteriormente, lo cual nos
interesa en el caso de los influentes de plantas de tratamiento de aguas residuales, para analizar si se deberá o
no y en qué cantidad inyectar oxígeno para la degradación de los contaminantes.

La turbidez, en arrojó un dato de 69.3 NTU, este parámetro no está considerada como uno importante para
caracterizar las aguas, pero no por eso dejan de ser importantes, ya que nos dan una idea de la cantidad de
contaminantes que han sido eliminados después de alguna parte del tratamiento. Además, una elevada
turbidez puede afectar al proceso de tratamiento de la siguiente forma:

 Protegiendo a los microorganismos patógenos de los efectos de la desinfección por acción de la luz
solar
 Estimulando la proliferación de bacterias
 Disminuyendo la capacidad de fotosíntesis de plantas acuáticas y zooplancton (Delgadillo et al, 2010)

La medida del pH, es sumamente importante en el tratamiento de las aguas, ya que puede afectar de distintas
maneras las etapas, desde la corrosión de los equipos o piezas que están en contacto con ellas, hasta afectar a
los microorganismos del tratamiento biológico o el porcentaje de efectividad de ciertos coagulantes y
floculantes.
El pH en la muestra resultó ser de 9.43 unidades en la escala, lo cual nos indica que es un agua ligeramente
básica, lo cual puede producir las llamadas incrustaciones o precipitación de sales insolubles en los equipos.

La conductividad es una medida indirecta de la cantidad de sólidos disueltos, como lo son algunas sales, por
lo cual la conductividad sube o baja dependiendo de la cantidad de materiales disueltos en el agua, haciéndola
actuar como un electrolito. En nuestro caso el resultado de esto fue de 563.33 µS/cm. Comparándolo con el
límite de un anteproyecto de norma para el agua de riego (el cual es el principal uso del agua del lago) en
Chile, el cual es 750 µSiemens/cm, podemos ver que cumple.

La alcalinidad es la capacidad total que tienen las sustancias en agua para neutralizar ácidos y se atribuye, en
su mayoría, a la cantidad de carbonatos, bicarbonatos e hidróxidos disueltos en la solución. Estas sustancias
producen en el agua un efecto tampón ya que absorben protones manteniendo el pH a un valor estable. El
valor obtenido fue de 192.3 mg/L de CaCO3, al ser mayor de 150 se considera con una alcalinidad alta
(Kevern, 1989). Asimismo, de acuerdo a (Hutchinson, 1957) entre los valores de pH 6.3 y 10.3 la
concentración de Bicarbonato (HCO3-) es la forma más predominante. En el caso de la alcalinidad a la
fenolftaleína se obtuvo un valor de 32 mg/L, este dato nos indica el total de hidróxido y la mitad del carbonato
presente.

Como se acaba de mencionar, la concentración de HCO3 es la predominante en esta agua, lo cual da lugar a
la dureza del agua, la cual indica justamente la presencia de sales de calcio y magnesio, las aguas subterráneas
que atraviesan calizas son las de mayor dureza. Un agua con menos de 75 mg/l de CaCO3 se considera blanda,
entre 75 y 150 mg/l es moderadamente dura, de 150 a 300 mg/l es dura y más de 300 mg/l es extremadamente
dura. Según esta clasificación, el agua analizada es un agua moderadamente dura ya que se encuentra entre
75 y 150 ppm de CaCO3, respectivamente en 123 ppm.
Según el pH y la alcalinidad, la dureza superior a 200 mg/l puede provocar incrustaciones, en particular en
sistemas donde circula agua caliente mientras que una dureza inferior a 100 mg/l puede conducir a problemas
de corrosión, los cuales no son nuestros casos.

El nitrógeno del nitrato es la forma más oxidada del nitrógeno que se puede encontrar en las aguas residuales
(ETAP, 2014). La concentración de nitrato según la EPA en aguas tratadas no debe superar los 45 mg/L dadas
sus graves y ocasionalmente consecuencias en humanos, especialmente en niños. En nuestro caso, la cantidad
de nitratos es mucho menor, siendo menor de 10 mg/L. El nitrógeno es un contribuyente especial para él
agotamiento del oxígeno y la eutrofización de las aguas cuando se encuentra en elevadas concentraciones. El
predominio de la forma de nitrato en un agua residual es un fiel indicador de que el residuo se ha estabilizado
con respecto a la demanda de oxígeno (Moreno, 2006).

Otro parámetro que aumenta la proliferación de algas y la proliferación de algas, son los fosfatos, los cuales
son importantes de cuantificar ya que puede causar muchos problemas en la calidad del agua incluyendo
aumentos en el costo de purificación, estos se originan principalmente de fertilizantes, excreciones y
detergentes. En nuestro caso, el resultado de la determinación fue de <1 mg/L.
Tabla 5. Estándares de calidad ambiental de agua, riego de vegetales

Parámetro Fuente Valor de la Valor de la Cumplimiento
norma para muestra
riego
Carbonatos Legislación 340 mg/L 123 mg/L Cumple
CaCo3 venezolana
Conductividad El Anteproyecto 750 µS/cm 563.33 Cumple
de Norma de µS/cm
Calidad para la
Protección de las
Aguas
Continentales
Superficiales de
Chile
DBO La Norma para 10 mg/L de 13.56 mg/L No cumple
prevenir la DBO
Contaminación
Ambiental de
Paraguay
Nitratos FAO <5.00 mg/L <10 mg/L Probablemente
OD Legislación 7,5 mg/L 4.96 mg/L Cumple
chilena
pH FAO 6.5 - 8.4 9.43 No cumple
SST FAO < 50 mg/l 570 mg/L No cumple
SDT FAO < 450 mg/l de 284 mg/L Cumple
Total de Sólidos
en Solución
para aguas
destinadas
al riego sin
ninguna
restricción

450 a 2000 para
restricción
moderada

>2000 para un
grado de
restricción
severo del agua
de riego
Por último, podemos ver, basados en la normatividad de la FAO y Latinoamérica, que el agua analizada
cumple con la mayoría de los parámetros, a excepción de la DBO, el pH y los SST, aunque debido a que en
México esto no está estrictamente regulado, el agua de este lago probablemente se pueda usar sin ningún tipo
de problema.

Grupo 1. Coagulante: Sulfato de aluminio

Tabla 6. Determinación de la dosis optima de coagulante
Mues Volumen Dosis del SD pH Fosfatos Turbieda Volume lodos Alcalinida Conductivid
tra de coagulante d final sedimentados d ad
coagulante ppm ppm ppm PO4 mL/L
mL NTU ppm µS/cm
CaCO3
A 5 100 205 7.22 <1 69.3 14 156 534
B 15 300 253 6.43 <1 20.5 54 62 558
C 20 400 256 5.73 <1 16.3 60 42 584
D 30 600 306 4.29 <1 20.6 60 34 592
E 40 800 368 4.12 <1 26.8 52 30 683
Ref. 0 0 260 9.33 <1 73.2 0 180 519
Eq 2
Tabla 7. Porcentajes de remoción analizados con la dosis de coagulante
Muestra Dosis del SD Fosfatos Turbidez SS Alcalinidad Conductividad pH
coagulante
ppm
A 100 21.153 NA 5.327 NA 13.333 -2.890 7.22
B 300 2.692 NA 71.994 NA 65.555 -7.514 6.43
C 400 1.538 NA 77.732 NA 76.666 -12.524 5.73
D 600 -17.692 NA 71.857 NA 81.111 -14.065 4.29
E 800 -41.538 NA 63.387 NA 83.333 -31.599 4.12

Tabla 8. Observaciones sobre el tiempo de aparición y descripción de los lodos
Muestra Tiempo de aparición de Coágulos Descripción de flóculos
(s)
A 27 Grandes, fibrosos
B 20 Medianos, fibrosos
C 25 Chicos, Esponjosos
D 28 Chicos, Esponjosos
E 30 Chicos, Esponjosos

Tabla 9. Determinación de pH optimo estableciendo la dosis óptima
Muestra Dosis óptima, pH pH SD ppm Turbiedad Volumen de los Alcalinidad Conductividad
ppm inicial final PO4 final lodos
ppm sedimentados mL/L ppm µS/cm
NTU CaCO3
A 400 5 2.53 434 <1 74.1 3 32 876
B 400 6 3.46 389 <1 33.01 48 25 770
C 400 7 3.64 367 <1 19.01 62 20 733
D 400 8 3.93 324 <1 14.8 72 21 656
E 400 9 4.68 300 <1 16.8 65 26 586
Ref.Eq2 0 9.33 5.73 260 <1 73.2 0 180 519

Tabla 10. Porcentajes de remoción analizados con la dosis de coagulante establecida
Muestra Dosis del SD Fosfatos Turbidez Sol. Sedim. Alcalinidad
coagulante
ppm
A 400 -66.923 NA -1.229 NA 82.222
B 400 -49.615 NA 54.904 NA 86.111
C 400 -41.153 NA 74.030 NA 88.888
D 400 -24.615 NA 79.781 NA 88.333
E 400 -15.384 NA 77.049 NA 85.555
Grupo 2. Coagulante: Cloruro férrico

Tabla 11. Determinación de la dosis optima de coagulante
Volumen Volumen Conductividad
Dosis del SD Alcalinidad
Muestra de Fosfatos Turbiedad lodos
coagulante pH ppm
coagulante ppm PO4 final NTU sedim.
ppm ppm CaCO3
mL mL/L µS/cm
A 5 100 194 6.05 <1mg 40.1 20 153 594
B 15 300 334 6.06 <1mg 5.22 30 58 565
C 20 400 331 5.15 <1mg 3.2 33 20 664
RANGO
D 30 600 537 2.92 <1mg 16.3 22 1070
MENOR
RANGO
E 40 800 810 2.61 <1mg 22.7 13 1630
MENOR

Tabla 12. Porcentajes de remoción analizados con la dosis de coagulante
Dosis del
Muestra coagulante SD Fosfatos Turbidez Sol. Sedim. Alcalinidad Conductividad pH
ppm
A 100 25.384 NA 45.218 NA 15 -14.450 7.22
B 300 -28.461 NA 92.868 NA 67.777 -8.863 6.43
C 400 -27.307 NA 95.628 NA 88.888 -27.938 5.73
D 600 -106.538 NA 77.732 NA 100 -106.165 4.29
E 800 -211.538 NA 68.989 NA 100 -214.065 4.12

Tabla 13. Observaciones sobre el tiempo de aparición y descripción de los lodos
Muestra Tiempo de aparición de los coágulos Descripción de los flóculos

A 45 s Medianos
B 17 s Medianos compactos y fibrosos
C 19 s Medianos compactos y fibrosos
D 32 s Chicos y esponjosos
E 37 s Chicos y esponjosos

Tabla 14. Determinación de pH optimo estableciendo la dosis óptima
Muestra Dosis pH pH SD Fosfatos Turbiedad Volumen Alcalinidad Conductividad
optima del inicial final final lodos
coagulante, ppm ppm PO4 sedim. mL/L ppm µS/cm
ppm NTU CaCO3
A 400 5.01 2.8 708 <1 22.1 7.5 ND 1468
B 400 5.99 2.85 642 <1 18.9 18.5 ND 1273
C 400 6.59 3.32 490 <1 23.7 18 ND 992
D 400 7.44 5.85 367 <1 6.93 36.5 26 756
E 400 8.97 6.52 392 <1 7.86 30 22 778
Tabla 15.Porcentajes de remoción analizados con la dosis de coagulante establecida
Muestra Dosis del SD Fosfatos Turbidez Sol. Sedim. Alcalinidad
coagulante
ppm
A 400 -172.307 NA 69.808 NA ---------
B 400 -146.923 NA 74.180 NA ---------
C 400 -88.461 NA 67.622 NA ---------
D 400 -41.153 NA 90.532 NA 85.555
E 400 -50.769 NA 89.262 NA 87.777

70

60

50
Turbidez (NTU)

40

30
Cloruro Férrico

20

10

100 200 300 400 500 600 700 800 900

Gráfico 1. Dosis del coagulante vs Turbidez
70

60
Volumen de lodos sedimentables (ml)

50

40

30

20

10

100 200 300 400 500 600 700 800 900

Gráfico 2. Lodos sedimentados en función de la dosis del coagulante
35

30

25
Turbidez inicial (NTU)

20

Cloruro Férrico
15

10

10
pH

Gráfico 3. Turbidez en función del pH ajustado inicialmente
Las partículas coloidales en el agua por lo general presentan un diámetro entre 1 y 1.000
milimicrómetros y su comportamiento depende de su naturaleza y origen. Estas partículas
presentes en el agua son las principales responsables de la turbiedad. En términos generales,
son denominados coloides, presentan un tamaño intermedio entre las partículas en solución
verdadera y las partículas en suspensión (Berrenechea, s.f.). A continuación se presenta el
tamaño de diferentes partículas que pueden estar presentes en el agua:

Figura 1. Distribución de tamaños de las partículas en el agua.

Los componentes que pueden eliminarse gracias a la coagulación-floculación en un agua
superficial, provienen de la erosión de suelos, de la disolución de sustancias minerales y de la
descomposición de sustancias orgánicas. En general la turbiedad del agua es causada por las
partículas de materias inorgánicas como arcillas, sílice, hierro, metales pesados, color o sólidos
orgánicos (Gómez, 2005). Los coagulantes utilizados para calcular la dosis óptima de
coagulante para disminuir la cantidad de partículas en suspensión para la muestra de agua del
Lago de Zumpango fueron sales de metales trivalentes, como el sulfato de aluminio Al2 (SO4)3
y Cloruro Férrico FeCl3, respectivamente.

De acuerdo a los resultados obtenidos, la dosis óptima usando como coagulante sulfato de
aluminio, es de 400 mg/L como se puede observar en la Tabla 6; en el gráfico 1 se aprecia
cómo a esa concentración de coagulante, la turbidez disminuye hasta un valor 16.3 NTU, sin
embargo; a una concentración de 600 mg/L, la turbidez vuelve aumentar nuevamente, teniendo
un valor prácticamente igual que se logra con una dosis de coagulante de 300 mg/L.

En el caso del cloruro férrico, la dosis de coagulante óptima resultó ser de 400 mg/L, pues en
el gráfico 1 se logra observar que a esa concentración de coagulante, la turbidez es menor
teniendo 13 NTU. Si
la dosis de coagulante rebasa los 400 mg/L se obtiene una turbidez aún mayor, que la que se
obtiene si se utiliza una dosis menor que 400 mg/L.

En ambos casos, rebasando las dosis óptimas con cada coagulante se logra ver un aumento
en la turbidez, esto es debido a que una alta cantidad de coagulante produce la inversión de la
carga de la partícula, y conduce a la formación de gran cantidad de microflóculos con tamaños
muy pequeños cuyas velocidades de sedimentación son muy bajas, por lo tanto la turbiedad
residual es igualmente elevada (Andía, 2000). Por el contrario, si el coagulante se adiciona por
debajo de la cantidad requerida, no se neutralizan totalmente las cargas de las partículas, la
formación de microflóculos es escasa y la turbiedad del agua tratada es elevada, como se ve en
el gráfico 1.

En el gráfico 1, se aprecia que el cloruro férrico logra una turbidez menor en comparación con
el sulfato de aluminio aún con una dosis de 300 ppm. Además, el porcentaje de remoción de
turbiedad indica la eficiencia del sistema de clarificación y mide la fracción de la turbiedad inicial
del agua removida durante el proceso (Cogollo, 2010). En este sentido, con sulfato de aluminio
(tabla 7) se obtuvo un porcentaje de remoción de 77.76% de turbidez mientras que, con el
cloruro férrico (tabla 12) se obtuvo un 88.88% de remoción.

Para el caso de sulfato de aluminio, es un coagulante efectivo en intervalos de pH 6 a 8. Produce
un flóculo pequeño y esponjoso por lo que no se usa en precipitación previa de aguas residuales
por la alta carga contaminante del agua. Sin embargo su uso está generalizado en el tratamiento
de agua potable y en la reducción de coloides orgánicos y fósforo.

El cloruro férrico usado como coagulante, tiene ventajas al compararlo con el sulfato de
aluminio, entre las que se destacan su efectividad en amplios rangos de pH que van 5 a 10 y
generación de iones trivalentes de mayor peso molecular, esenciales para el proceso de
coagulación. Debido a que los flóculos son más densos, se origina una decantación más rápida
y con mayor compactación en los fangos, lo cual se puede observar en el gráfico 2, pues tanto
el sulfato de aluminio como el cloruro férrico a una dosis de 400 mg/L, el volumen de lodos
producido por el sulfato de aluminio es mayor que en el caso del cloruro férrico, siendo sus
valores 60 ml/L y 33 ml/L, respectivamente; mostrados en la tabla 6 y 11. Además el tiempo de
aparición de los coágulos con el sulfato de aluminio fue de 25 s, en tanto que el tiempo de
aparición de coágulos utilizando cloruro férrico fue de 19 s, lo cual confirma lo mencionado
anteriormente.

El pH es la variable más importante a tener en cuenta al momento de la coagulación, para cada
agua existe un rango de pH óptimo para el cual la coagulación tiene lugar rápidamente, ello
depende de la naturaleza de los iones y de la alcalinidad del agua (Andía, 2000).

Siendo los más utilizados las sales de Aluminio y de Hierro; cuando se adiciona estas sales al
agua se producen una serie de reacciones muy complejas donde los productos de hidrólisis son
más eficaces que los iones mismos; estas sales reaccionan con la alcalinidad del agua y
producen los hidróxidos de aluminio o hierro que son insolubles y forman los precipitados
(Berrenechea, s.f.). A continuación se muestran las reacciones que tienen ambos coagulantes
en el agua con intervención de la alcalinidad:
En el gráfico 3 se puede ver que a un pH de 8 se obtiene la menor turbidez en el caso del sulfato
de aluminio, ya que tiene un valor de 14.8 NTU; y por otro lado, a un pH de 7.4 la turbidez es la
más pequeña con un valor de 6.93 NTU utilizando el cloruro férrico como coagulante, cada uno
de estos coagulantes trabajaron dentro de los intervalos de pH señalados previamente; sin
embargo los valores de conductividad se ven afectados al aumentar su valor respecto al inicial
(antes de agregar el coagulante) esto se debe a que parte de las sales que generan
los coagulantes (hidróxidos de Al e hidróxidos de Fe ) ya no reaccionan con los coloides de la
solución, es decir hay una sobresaturación del coagulante y ésta puede ser medida por medio
de la conductividad. Para evitar el aumento de este parámetro es necesario hacer una prueba
con un rango mas especifico, en el que el pH optimo, es aquel en el cual el valor de la
conductividad no aumenta, puesto que la remoción de sales en la solución es eficiente y
además no existe una saturación de coagulante que genere sales en solución que puedan
alterar este parámetro. En la tabla 10 y 15, el porcentaje de remoción de turbidez con sulfato
de aluminio es igual a 79.78%, siendo menor respecto a un 90.53 % de remoción con cloruro
férrico. Asimismo, el porcentaje de remoción de alcalinidad con sulfato de aluminio es de
88.33%, debido a que al entrar en contacto con el agua, ocurren las reacciones de hidrólisis,
intermediarias, antes de la formación del precipitado amorfo. Esas reacciones liberan protones
(H+) y consumen alcalinidad natural del agua, similarmente ocurre esto con el cloruro férrico, el
cual tiene un porcentaje de remoción de alcalinidad de 85.55%.

En el agua todos los cationes metálicos provenientes de los coagulantes químicos son
hidratados. Las especies iónicas Fe3+ y Al3+ no existen en el agua sino que se presentan como
complejos hidratados: Fe (H2O)6 +3 y Al (H2O)6 +3, los mismos que se comportan como ácidos
débiles; es decir, son donadores de protones. Si una sal de hierro (III) o de aluminio (III) está
presente en una concentración menor que la solubilidad del hidróxido metálico, el metal formará
monómeros, dímeros y quizás pequeños complejos poliméricos de hidróxido metálico, además
del ion acuoso-metálico libre. Es necesario resaltar que los iones acuosos-metálicos de aluminio
y hierro no solo reaccionan con el agua sino también con la alcalinidad. Ésta favorece que la
reacción se produzca (Berrenechea, s.f.).

En la tabla 9 se aprecia que el pH final, después de agregar el coagulante sulfato de aluminio
es de 3.93, por el contrario, el pH final utilizando cloruro férrico es de 5.85. En una planta de
tratamiento de agua, se debe tener un control sobre este parámetro, ya que operativamente si
el agua a tratar pasa al siguiente proceso, al ser un tratamiento biológico, se puede inhibir el
crecimiento bacteriano que permite la remoción de solidos presentes, incluso si el agua de
tratamiento pasa a un tratamiento terciario puede dañar los equipos debido a la corrosión que
puede ocasionar un pH bajo.

En función a costos, el coagulante más barato comercialmente es el sulfato de aluminio, ya que
su precio oscila alrededor de la mitad de lo que cuesta el cloruro férrico. En muchas PTAR es
común utilizar el coagulante junto con un agente que ayude a regular el pH, en muchos casos
se utiliza el
hidróxido de calcio, ya que éste al mismo tiempo de regular el pH, también cumple la función
como coagulante.

Conclusiones

La prueba de jarras es una prueba en la que se busca encontrar los valores óptimos para la
coagulación de los sólidos suspendidos de una mezcla en la que intervienen diferentes factores,
como son: pH, temperatura, concentración del coagulante, grado de agitación, tiempo de
sedimentación y la naturaleza del coagulante mismo.

El valor de pH es uno de los factores de mayor importancia y efecto sobre el proceso de
coagulación, ya que el pH afecta la solubilidad de los precipitados formados por el hierro y el
aluminio, así como el tiempo requerido para formación de flóculos y la carga sobre las partículas
coloidales.

El cloruro férrico es más eficiente en el tiempo y cantidad de remoción de los sólidos de nuestra
muestra a diferencia del sulfato de aluminio.

La dosis óptima de coagulante cloruro férrico que produce la más rápida desestabilización de
las partículas coloidales es de 400 ppm.

Referencias

 Andía Cárdenas, Y. (2000). Coagulación y floculación. Recuperado de
http://www.sedapal.com.pe/c/document_library/get_file?uuid=2792d3e3-59b7-
4b9e-ae55- 56209841d9b8&groupId=10154

 Barrenechea Martel, A. (s.f.) Coagulación.
Recuperado de
http://www.ingenieroambiental.com/4014/cuatro.
pdf

 De Vargas, L. (s.f.). Criterios para la selección de los procesos y de los parámetros
óptimos de lasunidades. Recuperado de
http://www.bvsde.paho.org/bvsatr/fulltext/tratamiento/manualI/tomoII/once.pdf

 Cogollo Flórez, J. M. (2010). Clarificación de aguas usando coagulantes
polimerizados: caso del hidroxicloruro de aluminio. Recuperado de
https://revistas.unal.edu.co/index.php/dyna/article/view/25636/39133

 Gómez Puente, N. A. (2005). Coagulación-Floculación.
Recuperado de
http://bdigital.unal.edu.co/1214/1/nestoralejandrogomezpuentes.
2005.pdf
 Universidad de Extremadura (2007). Tratamientos combinados físico químicos y de
oxidación para la depuración de aguas residuales en la industria corchera.
Recuperado de http://biblioteca.unex.es/tesis/9788477238171.pdf

 Universidad de San Carlos de Guatemala (2014). Comparación de la eficiencia del
sulfato de aluminio y el sulfato ferroso en la remoción de sólidos en suspensión en
aguas residuales de tipo ordinario. Recuperado de
http://biblioteca.usac.edu.gt/tesis/08/08_1457_Q.pdf
 Metcalf & Eddy. (2003). Wastewater Engineering Treatment and reuse. Pág 42-48.

 Glynn J. & Heinke G. (1999). Ingeniería Ambiental. Pearson Education, pag 423.

 Sigler A. & Bauder J. Alcalinidad, pH y Sólidos Disueltos. Universidad Estatal de Montana.
Consultado el 3-10-2018
en: http://region8water.colostate.edu/PDFs/we_espanol/Alkalinity_pH_TDS%202012-11-15-SP.pdf

 Santambrosio Eduardo. Demanda Bioquimica de Oxigeno. Universidad Tecnológica
Nacional. Consultado el 3-10-
2018 en: https://www.frro.utn.edu.ar/repositorio/catedras/quimica/5_anio/biotecnologia/DBO.pdf

 Aznar Jiménez. Instituto Tecnológico de Química y Materiales “Álvaro Alonso Barba”.
Universidad Carlos III. Consultado el 3-10-2018 en: http://ocw.uc3m.es/ingenieria-
quimica/ingenieria-ambiental/otros-recursos-1/OR-F-001.pdf

 http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/scan2/011634/011634-I-01.pdf

 http://www.redalyc.org/pdf/498/49801501.pdf

 http://www.digesa.minsa.gob.pe/DEPA/informes_tecnicos/GRUPO%20DE%20USO%203.pdf

 Avilés, Díaz & Madrigal (2002). Tesina “DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DE UNA PLANTA DE TRATAMIENTO DE
AGUAS RESIDUALES EN LA UNIDAD HABITACIONAL “LA CONCHITA”, EN ZUMPANGO, EDOMEX”. Instituto
Politécnico Nacional. Pág 57.

Memoria de cálculo

Sólidos totales

Peso de cápsula vacía=50.1872 g
(𝑮𝟏 − 𝑮) ∗ 𝟏𝟎𝟎𝟎
𝑺𝑻 =
𝑽
G1= 50,192.9 mg =Pedo de la cápsula después del horno
G= 50,187.2 mg= Peso de la capsula vacia
V= 10 ml
G2=50,192.7 mg = Peso de la cápsula después de la mufla
(𝟓𝟎𝟏𝟗𝟐. 𝟗 𝒎𝒈 − 𝟓𝟎𝟏𝟖𝟕. 𝟐)
𝑺𝑻 = ∗ 𝟏𝟎𝟎𝟎 = 𝟓𝟕𝟎 𝒎𝒈/𝑳
𝟏𝟎𝒎𝒍

Sólidos volátiles
(𝑮𝟏 − 𝑮𝟐) ∗ 𝟏𝟎𝟎𝟎
𝑺𝑽 =
𝑽
(𝟓𝟎𝟏𝟗𝟐. 𝟗 − 𝟓𝟎. 𝟏𝟗𝟐. 𝟕)
𝑺𝑽 = ∗ 𝟏𝟎𝟎𝟎 = 𝟐𝟎 𝒎𝒈/𝑳
𝟏𝟎𝒎𝒍
DBO
(𝐷1 − 𝐷2 ) − (𝐵1 − 𝐵2 ) ∙ 𝑓
𝐷𝐵𝑂7 (𝑖𝑑𝑒𝑎𝑙) =
𝑃
𝑚𝑔 𝑚𝑔 𝑚𝑔 𝑚𝑔
(5 𝐿 𝑂 − 4.1 𝐿 𝑂 ) − (5.2 𝐿 𝑂 − 5 𝐿 𝑂 ) × 0.95
2 2 2 2 𝑚𝑔
𝐷𝐵𝑂7 (𝐼𝑑𝑒𝑎𝑙) = = 14.2 ⁄𝐿
0.05
𝐷𝐵𝑂7
𝐷𝐵𝑂𝑈 =
(1 − 𝑒 −𝑘1 𝑡 )
𝑚𝑔
14.2 𝑚𝑔
𝐷𝐵𝑂𝑈 = 𝐿 = 17.747 ⁄𝐿
−1
(1 − 𝑒 −0.23 𝑑 ×7 )
𝐷𝐵𝑂5 𝑎 25°𝐶 = 𝐷𝐵𝑂𝑈(1 − 𝑒 −𝑘1 𝑡 )
𝑚𝑔 −1 𝑚𝑔
𝐷𝐵𝑂5 𝑎 25°𝐶 = (17.747 ) (1 − 𝑒 −0.289 𝑑 ×5 ) = 13.5632 ⁄𝐿
𝐿
Calculo de k1 a 25 °C
𝑘1 = 𝑘1 𝑎 20°𝐶 (1.047)𝑇−20
𝑘1 = (0.23 𝑑−1 )(1.047)25−20 = 0.289 𝑑−1

D1= oxígeno disuelto de la muestra diluido inmediatamente después de ser preparada
D2=oxígeno disuelto de la muestra diluida después de siete días de incubación a 20°C
B1= oxígeno disuelto del blanco (agua de disolución) antes de la incubación
B2= oxígeno disuelto del blanco después de la incubación
f= fracción en volumen de agua de dilución con inóculo
P= fracción en volumen de agua residual contenida en la muestra
DBOU= DBO carbonácea última o total
K1= constante cinética para una reacción de primer orden
t= tiempo
T= temperatura

DQO

Curva tipo:

Ecuación de la recta= y= 0.0003x -0.0081

𝒚 + 𝟎. 𝟎𝟎𝟖𝟏
𝒙=
𝟎. 𝟎𝟎𝟎𝟑
Y= 0.042 = absorbancia de la muestra
𝟎. 𝟎𝟒𝟐 + 𝟎. 𝟎𝟎𝟖𝟏
𝒙= = 𝟏𝟔𝟕 𝒎𝒈/𝑳
𝟎. 𝟎𝟎𝟎𝟑
Indice de biodegradabilidad
𝑫𝑸𝑶 𝟏𝟔𝟕
𝑰𝒏𝒅𝒊𝒄𝒆 𝒅𝒆 𝒃𝒊𝒐𝒅𝒆𝒈𝒓𝒂𝒅𝒂𝒃𝒊𝒍𝒊𝒅𝒂𝒅 = = = 𝟏𝟐. 𝟑𝟏𝟐
𝑫𝑩𝑶𝟓 𝟏𝟑. 𝟓𝟔𝟑𝟐

Cálculo de la dosis de coagulante.

C1*V1 = C2* V2
Despejando Concentración del coagulante final:
C2 = (C1*V1) / V2
Donde:
C1=Concentración del coagulante inicial [mg/L] V1= Volumen de coagulante dosificado [L]
C2= Concentración del coagulante final [mg/L] V2= Volumen de la muestra [L]
Concentración del coagulante final para una dosis de coagulante igual a 5 ml.
Datos
C1= 10000 mg/L
V1= 0.005 L
V2= 0.5 L

C2 = (10000 mg/L*0.005 L) / 0.5 L C2= 100 mg/L