You are on page 1of 5

“Scuola Italiana di Copiapó “Giuseppe Verdi”

Profesor(a): Sergio Díaz Molina.
Departamento Ciencias
Área Biología

Nombre de alumno(a): __________________________________Fecha:

Carbohidratos y nivel de azúcar en sangre

Sabemos que una persona al ser diabética debe controlar el consumo
de carbohidratos, ya que afectan directamente los niveles de azúcar en
su sangre. Pero, ¿sabemos bien dónde se encuentran los carbohidratos?
y en ¿qué debemos fijarnos para saber con exactitud la cantidad que
debemos consumir al día? Pues bien, son estas preguntas y otras más
las que queremos responder a través de una práctica guía que nos
habla de los carbohidratos y su relación con nuestros niveles de azúcar
en la sangre.

Carbohidratos: almidón y azúcar
El término carbohidratos es una denominación que se utiliza para
agrupar todas las clases de azúcares. Entre los carbohidratos podemos
encontrar diversos compuestos.

 Monosacáridos: conocidos también como azúcares sencillos
o primarios, ya que están compuestos por sólo una molécula
de azúcar, como por ejemplo: la fructosa (presente en las
frutas, vegetales, miel y semen), la galactosa (que se
convierte en glucosa en el hígado como aporte energético) y
la glucosa (presente en la miel, fruta y la sangre de
animales).
 Disacáridos: azúcares dobles o secundarios, compuestos por
el enlace de dos móleculas de azúcar, como es el caso de
la sacarosa (azúcar común), maltosa (presente en la marta)
y la lactosa (el azúcar de la leche).
 Polisacáridos: azúcar múltiple, que es el resultado de la
combinación de más de mil moléculas de azúcar, como es el
caso del almidón.

¿Cómo llegan los carbohidratos a la sangre?
Los hidratos de carbono se encuentran en forma de almidón en
verduras y cereales, y como azúcar en la leche y la fruta. Siempre que
una persona ingiere carbohidratos, luego de la masticación, la
insalivación y deglución, estas sustancias pasan por el esófago y luego al
estomago hasta llegar al intestino delgado. Por un lado los
monosacáridos van directo desde los intestinos al torrente sanguíneo,
mientras que los disacáridos y los almidones necesitan en primer lugar,
la intervención de enzimas para convertirse en azúcares sencillos que
luego se incorporan al torrente sanguíneo.

UP, UC, UCH
La UP (Bread Unit) y la UC (Carbohydrate Unit) o la UCH (Unidad de
Carbohidratos) son estimadores de la participación de los hidratos de
carbono en los alimentos.

Una unidad corresponde a la porción necesaria en gramos de un
alimento para disponer 10 a 12 g de carbohidratos. Tal cantidad de
carbohidratos corresponde, por ejemplo, a 25 g de pan integral, 15 g de
arroz sin cocer o 200 ml de leche.

Índice Glicémico (IG) de los alimentos
Los carbohidratos elevan nuestros niveles de azúcar en la sangre, pero
depende del tipo de carbohidrato si el incremento va a ser más o menos
intenso y rápido. El IG compara la permanencia e intensidad de la
subida de azúcar en sangre debida a la ingesta de 50 g de diversos
alimentos con contenido de carbohidratos. Como magnitud de
comparación se trabaja con 50 g de glucosa, a los que se asignan un IG
de 100. Entre más alto sea el índice glicémico de un
alimento, más intenso y rápido será el efecto del
incremento del azúcar en la sangre. No se puede captar la
influencia combinada del IG en las comidas, ya que el valor de ese índice
corresponde a un alimento puro. Además, el IG varía de una persona a
otra.

Carga glucémica
El termino de Carga glucémica se ha creado con el objetivo de poder
tener en cuenta la cantidad de carbohidratos ingeridos. La fórmula para
calcular su valor es: CG = IG x (contenidos de carbohidratos de la ración,
en gramos)/100.

La tabla que a continuación verán, ofrece una panorámica sobre las
unidades de estimación (UP, UC, UCH), contenidos de hidratos de
carbono, índice glicémico (IG) y carga glucémica (CG) de una serie de
alimentos seleccionados por su contenido de carbohidratos. La idea de
esta tabla es que les ayudará a escoger de mejor manera sus alimentos;
la idea es siempre inclinarse por los alimentos que tengan una CG
menor a 7, de esta forma estaremos evitando sobrecargar de azúcar
nuestra sangre.
Ojo que si algún día llegáramos a ser diabéticos debemos controlar el
consumo de carbohidratos, estos no deben ser eliminados por
completo de nuestra dieta, ya que son necesarios para nuestro cerebro
y nervios. Los adultos necesitan cada día un aporte de 160 g de glucosa
para abastecer el cerebro, los nervios y los glóbulos rojos. No obstante
si se ingieren menos hidratos de carbono de los necesarios, el cuerpo se
encargará de producir la azúcar que falta a base de extraerla de otras
fuentes.