You are on page 1of 9

1

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

CURSO

CRIMINOLOGÌA

TEMA: Problemas sociales

Richard Suàrez Sànchez

Còdigo 950388

Cusco, noviembre del 2018
2

Problemas sociales

El ALCOHOLISMO

La OMS en 1976 acuñó el término de síndrome de dependencia alcohólica que
corresponde a “un estado psíquico y habitualmente también físico resultado del
consumo de alcohol, caracterizado por una conducta y otras respuestas que siempre
incluyen compulsión para ingerir alcohol de manera continuada o periódica, con objeto
de experimentar efectos psíquicos o para evitar las molestias producidas por su
ausencia”.
Los criterios DSM-IV son los mejor definidos para el diagnóstico de
dependencia alcohólica, estableciendo que esta dependencia existe cuando
repetidamente se presentan dificultades relacionadas con el alcohol en al menos 3 de
7 áreas de funcionamiento. Estas incluyen cualquier combinación de:

 tolerancia  el tema del alcohol ocupa mucho tiempo
 síndrome de abstinencia  abandonar actividades importantes por
 consumir cantidades de alcohol culpa del alcohol
superiores o por más largo tiempo  continuar el consumo a pesar de que
que lo que se pretendía existan ya consecuencias físicas o
 incapacidad para controlar su uso psíquicas manifiestas.

No todas las personas que beben tienen necesariamente que depender de la
bebida. La dependencia es el estado extremo de un continuo espectro de problemas
relacionados con el consumo de alcohol. Por ello se define el abuso de alcohol como
la repetición de problemas asociados al alcohol en una de las siguientes cuatro áreas
vitales:
 Incapacidad para cumplir las obligaciones principales.
 Consumo en situaciones peligrosas como la conducción de vehículos.
 Problemas legales.
 Consumo a pesar de dificultades sociales o interpersonales asociadas.

Puede observarse que los dos conceptos hasta ahora expuestos descansan en la
existencia de un conjunto de dificultades asociadas al consumo de alcohol y no tanto
en la cantidad o frecuencia con la que se realiza el consumo. Con ello se deja entrever
que establecer un umbral de ingesta como criterio para el diagnóstico de estos
problemas es algo arbitrario, que carece de mucho valor, si se tiene en cuenta que sus
efectos varían enormemente dependiendo de las características personales de cada
individuo (sexo, edad, peso, etc.), así como del tipo de bebida ingerida.

La prostitución
3

La prostitución es la entrega sexual de una persona a otra, a cambio de precio,
realizada con habitualidad, pero no todas las conductas relacionadas con la
prostitución se consideran delictivas. Exponemos aquí los distintos delitos
relacionados con la prostitución, la explotación sexual y la corrupción de menores que
contempla el Código Penal.

La prostitución consiste en la entrega sexual de una persona a otra, a cambio de
precio, realizada con habitualidad. En concreto, el Digesto lo definía como la actividad
que realizan las mujeres que se entregan a los hombres por dinero y no por placer.

Tiene dos elementos: lucrativo, como prestación de favores mediante pago,
y psicológico, por la inexistencia de una auténtica voluntariedad en el acto, pues se
da una carencia de implicación real o emocional de los partícipes.

Sus características son:

a) habitualidad: supone una repetición de actos, pues un acto aislado u ocasional no
cabe ser calificado de ejercicio de la prostitución

b) retribución: debe existir un pago a modo de contraprestación

c) entrega sexual: implica la práctica de una relación sexual completa

En cuanto a su regulación legal, el primer Convenio en materia de "Represión de la
trata de blancas", es de 1904, y de 1979, es el "Convenio de Naciones Unidas sobre la
eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer".

La razón de la intervención pública en este campo, ha sido doble: por razones de
moralidad y por salubridad y seguridad públicas. Esta práctica, está asociada a la
degradación y explotación de la mujer y, al tiempo, genera un caldo de cultivo delictivo
a su alrededor (violencia, tráfico de drogas, etc.) De ahí la necesidad de actuar sobre
el mismo y las discrepancias a cómo enfocar su tratamiento.

En la actualidad, las dos grandes posturas son: la reglamentista y la prohibicionista. La
primera quiere acotar y regular el tema, con zonas determinadas para su ejercicio y
control vía cartillas sanitarias (Alemania, Australia, Suiza). Y la segunda, la sanciona
(Estados Unidos, China, países escandinavos). En España, hay una cierta tolerancia
con las prostitutas -a pesar de estar considerada una actividad ilícita desde el Decreto
Ley de 3 de marzo de 1956- y un régimen sancionador penal para los que inducen,
favorecen o explotan dicho comercio, considerado ilícito.

Clases de prostitución
4

En función de los sujetos que la ejercen, podemos distinguir entre prostitución de
mayores de edad (ya sea femenina o masculina) y la prostitución infantil (o de
personas con discapacidad necesitadas de especial protección). La prostitución
femenina es más frecuente que la masculina (aproximadamente el 90 por 100 de los
casos).

En cuanto a la prostitución infantil, es aquella ejercida por menores, principalmente
entre 12 y 15 años, tanto niños como niñas. Hoy en día está difundida por numerosos
lugares del mundo y no sólo en países deprimidos. Es de tipo económico,
fundamentalmente, y representa una modalidad de explotación laboral de la infancia y
juventud, muchas veces por sus propios padres o guardadores. Sirve, además, para
generar pornografía infantil que luego se difunde por internet.

La drogadicción como enfermedad

La drogadicción es considerada enfermedad, cuando el individuo, que consume las
drogas, ha involucrado ya su organismo y deja de ser una situación síquica. Además la
drogadicción es considerada enfermedad, cuando se necesita un tratamiento para salir
de ella, y no puede ser controlada por el drogadicto. La enfermedad puede ser con
drogas ilícitas y con fármacos, que en un principio se utilizaron para el tratamiento de
otra enfermedad. La adicción a las drogas, al igual que la adicción al alcohol, es una
enfermedad, y esto porque se encontró que los alcohólicos y los adictos a drogas
tienen muchas cosas en común, entre otras la de perder el control sobre sí mismos
cuando inician ingiriendo su "droga" favorita (alcohol, marihuana, tranquilizantes,
inhalantes, cocaína, etc.), además de que tanto los consumidores "fuertes" de bebidas
alcohólicas como los de drogas ilegales o los de inhalantes pueden perder la razón y
terminar sus días en un Hospital Psiquiátrico o también acabar con su vida por una
sobredosis.

Efectos y motivos del consumo de drogas

Los conocimientos acerca de la etiología del fármaco-dependencias han aumentado
mucho en la última década desde múltiples y diferentes puntos de vista. Como todas
las enfermedades crónicas, los desordenes por abuso de sustancia constituyen una
entidad multideterminada, en la cual podemos distinguir elementos biológicos o
hereditarios, psicológicos – conductuales, ambientales o del medioambiente familiar y
socioculturales. Al analizar los factores individuales, son importantes los factores
neurofisiológicos de la adicción, en un modelo que se centra en la búsqueda de un
estado placentero y en el hecho de que la droga es un camino para inducir ese estado.
Dentro de los factores psicodinámicos, el abuso es visto como una secuencia de
soluciones parciales y un trato consigo mismo que lleva al ciclo compulsivo. Cada
droga provoca tonos afectivos específicos y produce efectos con relación a
configuraciones defectuosas que se ven consolidadas por el abuso.

Desde el punto de vista psicogenético si bien muchos de los problemas pseudo
enfrentados por el abuso provienen de etapas tempranas del desarrollo infantil, es en
la adolescencia donde se empiezan a manifestar abiertamente estas conductas. Entre
las conductas de mayor riesgo están: conductas extrovertidas, no conformidad con los
5

valores establecidos, carencia de valores espirituales y percepción negativa de la
familia; falta de relaciones afectuosas con los padres, falta de interés de estos en la
vida de los jóvenes, inconsistencia en la disciplina, falta de establecimiento de limites y
de tiempo dedicado a la familia; mayor presencia de psicopatologías, presión de grupo
y grado de consumo; trastornos familiares apoyo de la familia, capacidad de tomar
decisiones de compartir el tiempo libre y expresar emociones, falta de afiliación
religiosa uso de drogas no limitados a situaciones sociales; bajo rendimiento escolar,
otras conductas desviadas, búsqueda de emociones, uso temprano de bebidas
alcohólicas, baja estima personal, percepción clara de mayor uso de drogas por los
padres.

Hay varios síntomas del abuso de drogas que pueden ser reconocidos como señales
de peligro. Debemos aclarar, sin embargo, que la presencia de uno o dos de ellos
solamente no siempre indica problemas de las drogas, puede revelar otras causas ya
que no es fácil a simple vista reconocer a una persona que esta bajo los efectos de
una droga porque se puede confundir con otros estados emocionales.

Bullying

El bullying o acoso es la agresión para ejercer poder sobre otra persona.
Concretamente, los investigadores lo han definido como una serie de amenazas
hostiles, físicas o verbales que se repiten, angustiando a la víctima y estableciendo un
desequilibrio de poder entre ella y su acosador. A medida que las dinámicas sociales
han ido cambiando a lo largo del tiempo y debido al auge y uso de las tecnologías de
la información y de la comunicación como Internet o los teléfonos móviles, los niños
están cada vez más expuestos a nuevas formas de bullying. Un creciente número de
publicaciones estudia la prevalencia, factores de riesgo e impacto del acoso tanto en
víctimas como acosadores. No obstante, la mayoría de los testimonios recogidos
provienen de investigaciones realizadas en el mundo occidental. Si bien las
investigaciones han hallado factores de riesgo que pueden favorecer comportamientos
de acoso, hay una serie de factores que auguran un comportamiento abusivo por parte
de un niño: los que han sufrido malos tratos a manos de sus cuidadores conservan
una mayor propensión para acosar a otros, particularmente, aquellos que han sufrido
abusos físicos o sexuales. También contribuye considerablemente haber presenciado
violencia en el hogar. Además, las investigaciones identifican la hiperactividad-
impulsividad, una capacidad de auto-control baja y el trastorno por déficit de atención o
hiperactividad como indicadores de futuros casos de acoso. Algunos estudios sugieren
que los varones tienen más probabilidad de ser perpetradores de acoso que las niñas
y de utilizar la violencia física o amenazas. Las niñas, por su parte, aparecen como
más proclives al uso de formas de acoso relacionadas con la psicología, como la
exclusión de sus pares o la propagación de rumores. En un sondeo nacional
presentado por Malta, los investigadores señalaron que el 60% de los niños que
habían cometido acoso admitieron haber acosado a otros niños con violencia física
mientras que solo el 30% de las niñas acosadoras utilizaban la violencia. Por otra
6

parte, el 43% de estas admitía haber dejado de hablar a otras niñas para excluirlas,
comparado con el 26% de los niños.

También se han identificado factores de riesgo individuales. Muchos de los niños que
son acosados son excluidos por sus compañeros por una variedad de motivos. Entre
los factores de riesgo se incluyen la carencia de amigos - amigos de confianza,
concretamente- y la soledad. Los niños que pertenecen a grupos concretos, como
minorías étnicas, y aquellos que sufren alguna discapacidad suelen ser especialmente
vulnerables al acoso. La orientación sexual de los adolescentes también puede
convertirles en objetivo. Por ejemplo, un estudio en el Reino Unido encontró que entre
el 30% y el 50% de los estudiantes de secundaria que se sentían atraídos por
personas de su mismo sexo sufrían acoso homofóbico. Consecuencias para los niños
Los informes muestran un abanico de consecuencias negativas a largo plazo tanto
para las víctimas como para los acosadores. El acoso produce una serie de
consecuencias negativas en los niños, como la depresión, ansiedad, pensamientos
suicidas o el descontento con la vida. A través de múltiples grupos étnicos, ser
acosado por sus compañeros también se ha relacionado con el riesgo de padecer
desórdenes alimentarios y la dificultad para relacionarse, sufrir soledad y estar aislado
socialmente. Además, los estudiantes acosados son más proclives a tener dificultades
académicas, entre las que se incluyen el bajo rendimiento escolar o la falta de
atención y de asistencia, entre otros. Los efectos sociales, emocionales y psicológicos
producidos por consecuencia del acoso pueden ser graves y durar desde la infancia
hasta la edad adulta. Por otra parte, numerosos estudios también han encontrado una
importante relación entre acosar a otros y mostrar síntomas depresivos y tendencias
suicidas. El bullying también se ha relacionado con futuros comportamientos de
delincuencia juvenil, como robos y atracos, actos de vandalismo, piromanía, ataques
físicos, crimen organizado y tráfico de drogas. Los niños que perpetran el acoso
también tienen mayor probabilidades de adquirir hábitos de riesgo como beber,
pelearse, herirse en peleas y llevar armas.

Las barras bravas
Conceptos generales: La “Barra Brava” y sus características El concepto de “barra
brava” se emplea en América Latina para designar a aquellos grupos organizados
dentro de una hinchada que se caracterizan por producir diversos incidentes violentos
dentro y fuera del estadio. Originalmente se les llamó “barra fuerte” (Diario la Razón,
Argentina, 1958). Diego Fernando Bolaños nos recuerda que en otros contextos como
el brasilero se conocen como “torcidas”, en el argentino se les da el nombre de “Barras
Bravas” mientras que en el europeo se distinguen como “Hooligans” (Gran Bretaña).
Este es el apelativo común con el que se conocen a los grupos de jóvenes, en su
mayoría, que se ubican en las graderías de las tribunas populares (por el costo de la
boleta y porque quienes las frecuentan comúnmente corresponden a sectores
populares de las ciudades) y que haciendo gala de dicho espacio llevan a cabo
grandes manifestaciones carnavaleras y aproximadas a lo que Maffesoli llama
orgiásticas (Fernando Bolaños, 2007).
7

Dentro de los problemas que observamos con el comportamiento de estas barras y los
problemas relacionados a ellas podemos indicar:

 Agresión (verbal y física) a árbitros.
 Agresión a jugadores e hinchadas rivales.
 Actos racistas dentro del fútbol.
 Vandalismo dentro y fuera de los estadios.
 Disputas dentro de las propias barras (mafias que buscan tomar el control
absoluto de la barra).
 Heridos con arma blanca y con armas de fuego.
 Muertos.
 Los barristas más fuertes y que lideran el grupo obtienen ingresos de parte del
club y de los jugadores.
 Esta situación, a pesar de ser conocida, se niega. “Los deportes promueven la
salud mental, la paz del espíritu…pueden aliviar las hostilidades naturales, la
agresividad y la competitividad. Reducen la delincuencia, la criminalidad y la
violencia” (Singer, 1975)
 Consumo y comercialización de drogas. • Existe una disputa por una identidad,
por un imaginario y un territorio simbólico (y a veces real). • Pocos detenidos y
ausencia de responsables.
 La situación va en aumento desde hace unos años.
 Las barras están en la búsqueda de aumentar su número de integrantes para
con ello fortalecer al grupo, hacerlo más temido y desplegar una mayor
presencia en las tribunas de su equipo.
 Este fenómeno se ha trasladado hacia otras regiones del país. Las famosas
filiales de las barras de Lima. Así como a algunas ciudades de países vecinos,
“las filiales internacionales”.
 Hay cada vez mayor presencia de mujeres jóvenes en las tribunas populares,
sectores caracterízados por la presencia de las barras bravas. Estas chicas
forman parte, como enamoradas o amigas, de los barristas, exponiéndose a
todas las consecuencias de formar parte de una barra brava.
 En los últimos años se viene denunciando el intento de delincuentes
organizados (negociantes de drogas, cobradores de cupos en el sector de
construcción civil, sicarios) de infiltrarse y tomar control de las barras bravas
más importantes del país.
 Inseguridad ciudadana los días de partidos de fútbol. Las barras bravas suelen
adueñarse de muchos sectores de la capital, sobre todo las zonas cercanas a
los estadios. Antes, durante y después del partido esos lugares son altamente
peligrosos.
8

EMO

Emo es un término del argot, en principio usado para describir la gama de las
actitudes y de los estilos relacionados con la música emo, aunque este aspecto está
cada vez más alejado de la acepción que esta palabra ha tomado en el lenguaje.
Como adjetivo, “emo” puede describir un estilo de comportamiento o un estado
general de infelicidad o melancolía. Es un estilo de vida que la gente adopta; en
especial las personas jóvenes.

Una persona que se considere “emo“, fuera del ámbito musical, son personas que con
su estética intentan parecer personas tristes y amargadas, basan todo su físico en
“problemas emocionales”. Durante más de una década, el término “emo” fue utilizado
casi exclusivamente para describir el género de la música que predominó en los años
’80; sin embargo, durante los años ’90, como la música emo comenzó a converger en
el sentido popular, el término comenzó a ser utilizado como referencia más amplia que
su denotación anterior de la música.

SIGNIFICADO DEL TÉRMINO

El término “emo” también se ha utilizado estos últimos años en Internet por parte de
ámbito diversos; como forma de insulto,viene a significar memo o gilimemo
especialmente hacia los que parecen emocionalmente inestables. Similar a la
blasfemia popular, tiende a ser utilizado como insulto general aun cuando no es
directamente aplicable. Otros utilizan el término “emo” para describir una sensación de
depresión. En inglés el término ‘emo’ también se utiliza como una abreviatura para la
palabra inglesa “emotive”, que significa afectiva o emotiva.
Estos “enfrentamientos” subculturales tienen un carácter trivial puesto que se limitan a
discusiones sobre códigos de vestimenta y gustos musicales por lo que se trataría de
algún tipo de intolerancia mutua entre subculturas juveniles. También pueden incluir un
debate sobre ideologías o formas de ver la vida o “actitudes” que de uno u otro
“bando” endosan como “inherentes” a las subculturas, con la dificultad que supone
definir esto.

VESTIMENTA Y MODA EMO

Usan piercings, tatuajes y, a diferencia de los “góticos”, suelen romper con la
monotonía de la ropa oscura a través de alguna prenda o accesorio fluo.

 Zapatos Converse o Vans
 Busos ajustados al cuerpo con capucha
 Camisetas pegadas al cuerpo con estampados femeninos
 Jeans de color negro entubados
 Riatas de taches
 Estrellas rosadas en las correas o en los morrales
 Pelo de medio lado cubriendo el ojo derecho
9

 Piercing en la ceja izquierda y en el labio inferior izquierdo
 Colores: rosado y negro principalmente.
 Algunos ‘Emo’ se maquillan los ojos de color oscuro al estilo gótico. Muestran
los boxers Cine y Televisión