You are on page 1of 6

DERECHOS HUMANOS

Los derechos humanos son todos aquellos principios elementales que compartimos
todas las personas por el solo hecho de pertenecer al género humano,
independiente de nuestra raza, edad, sexo, procedencia, nacionalidad, religión,
ideología, pensamiento político, entre otros asuntos.

No existen por sí solos ni son una alternativa. Por el contrario, están


interrelacionados entre sí y se tienen simplemente por el hecho de ser personas.
Tienen, además, un carácter universal, interdependiente e indivisible.

CARACTERÍSTICAS DE LOS DERECHOS HUMANOS: ¿CUÁLES SON?

Las características fundamentales de los Derechos Humanos fueron proclamadas


en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la cual se aprobó en el seno
de la Organización de las Naciones Unidas en 1948 y cuyo objetivo fue establecer
un recurso jurídico que los contemplara a nivel universal. Dichas características son:

 Los derechos humanos son universales, lo que permite que todo ser humano
sin excepción alguna tenga acceso a ellos.
 Los derechos humanos son normas jurídicas que deben ser protegidas y
respetadas por los Estados. Y si los Estados no los reconocen, se les puede
exigir que lo hagan porque los derechos son innatos al individuo desde el
momento de su nacimiento.
 Los derechos humanos son indivisibles. Cada uno de ellos va unido al resto
de tal modo que negarse a reconocer uno o privarnos de él, pondría en peligro
el mantenimiento del resto de derechos humanos que nos corresponde.
 Los derechos humanos hacen iguales y libres a todo ser humano desde el
momento de su nacimiento.
 Los derechos humanos no se pueden violar: ir contra ellos supone atacar la
dignidad humana.
 Son irrenunciables e inalienables, dado que ningún ser humano puede
renunciar a ellos ni transferirlos.
¿QUÉ ORGANISMOS DEBEN GARANTIZAR SU CUMPLIMIENTO?

Para que no se queden solamente en buenas intenciones, es necesario que su


cumplimiento esté en manos de los países que tutelan y representan a cada
comunidad de individuos, de modo que son los gobiernos de los Estados los
responsables de proteger, respetar y garantizarlos derechos humanos.

Por lo tanto, el gobierno no puede adoptar ninguna medida que vaya contra estos
derechos y, en cambio, debe promover aquellas otras medidas que sí vayan
encaminadas a garantizarlos. ¿Sabes con qué mecanismos se cuenta para ello?

Existen varios, pero algunos de los avales para que todo ciudadano tenga acceso a
sus derechos universales son la legislación de cada país, el disponer de un poder
judicial independiente y el fortalecimiento de las instituciones democráticas.

También existen asociaciones y redes de Instituciones Nacionales de Derechos


Humanos de ámbito regional y subregional que velan por su cumplimiento (INDH).
Entre las más destacadas podemos mencionar las siguientes:

 La Red de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos de África


 La Red de Instituciones Nacionales para la Promoción y Protección de los
Derechos Humanos del Continente Americano
 El Foro de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos de Asia y el
Pacífico
 El Grupo de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos de Europa

ATRIBUTOS Y FACULTADES DE LOS DERECHOS HUMANOS

Las características fundamentales de los derechos humanos proclamados en la


Declaración Universal de los Derechos Humanos son las siguientes:

 Universales. Los derechos que incluye la Declaración Universal de los Derechos


Humanos pertenecen a todos los seres humanos por el mero hecho de serlo.
 Inalienables. No se pueden enajenar, nadie puede ser despojado de ellos.
 Irrenunciables. No se puede renunciar a ellos, aunque sea por propia voluntad,
y por lo tanto son también intransferibles, nadie más que el propio titular puede
valerse de ellos.
 Imprescriptibles. Son para toda la vida, no tienen fecha de caducidad por ningún
motivo.
 Indivisibles. Ningún derecho puede disfrutarse a costa de otro derecho, no puede
prescindirse de ninguno.

Estas distintas características en ocasiones son discutidas, empezando por la


universalidad: se argumenta que los derechos humanos se deben interpretar dentro
de las distintas culturas, de forma que estas pueden matizar o alterar los principios
contenidos en la Declaración Universal. Por lo tanto, los derechos humanos no
serian siempre los mismos, variarían en función de los contextos culturales. Es la
postura conocida como relativismo cultural. El ejemplo más claro es el de los países
islámicos, que defienden la necesidad de que los derechos humanos no entren en
contradicción con la Ley Islámica.

La realidad es que los particularismos culturales se suelen utilizar para mantener


sistemas opresivos por parte de los respectivos gobiernos (o de las jerarquías
religiosas dominantes), y no suelen ser compartidos por las respectivas
poblaciones, especialmente cuando éstas han tenido acceso a la información y a la
educación. Éste es precisamente uno de los motivos por el que las Naciones Unidas
defienden la universalidad del derecho a la educación y a la información, en la
misma medida que algunos gobiernos defensores del relativismo cultural, de forma
harto sospechosa, lo restringen.

También se presentan objeciones al principio de indivisibilidad de los derechos


humanos, argumentando que algunos derechos son prioritarios. Cuando se
preparaba el texto de la Declaración Universal estas discrepancias se pusieron de
manifiesto en la prioridad que asignaban las democracias occidentales a los
derechos civiles y políticos y la presión de los países socialistas para que se
reconocieran e incluyeran los derechos económicos y sociales. En la actualidad
estas discrepancias no están del todo superadas.
Pero la necesaria indivisibilidad de los distintos derechos es evidente: las personas
no pueden mejorar sus derechos económicos, sociales y culturales sin espacio y
libertad política. Y por otro lado, las libertades políticas, si no se acompañan de un
desarrollo económico y social, no siempre benefician en la práctica a los más
necesitados.

A las características de los derechos humanos finalmente hay que añadir la


inderogabilidad, pero con algunos matices, ya que según las distintas normas
internacionales, regionales o nacionales de derechos humanos, la inderogabilidad
no afecta por igual a todos los derechos. En determinadas circunstancias, de forma
excepcional se legitima a los Estados para derogar algunos derechos. Otros han de
ser respetados siempre, sin excepción alguna, como el derecho a la vida, a no ser
esclavizado o a no ser torturado, a no recibir tratos o penas crueles, inhumanos o
degradantes y a la no discriminación por motivos de raza, religión, origen social o
de cualquier otra índole.

La inderogabilidad de algunos derechos se refleja en distintos documentos


regionales, como el Convenio Europeo de Derechos humanos de1950 y la
Convención Americana sobre Derechos Humanos de1969. Asimismo, el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos
Económicos Sociales y Culturales, aprobados por las Naciones Unidas en 1966,
también contienen disposiciones derogatorias; el primero de forma garantista y
concreta en el caso de algunos derechos y el segundo de forma más genérica, con
un enunciado similar al de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

FUNCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Los Derechos Humanos son conocidos como los derechos fundamentales ya que
estos son inherentes a la personalidad humana y por supuesto que son de gran
ayuda para cualquier individuo de la especie humana. Esto evita que haya violencia
y guerras por todo el mundo y que haya miles de violaciones. Gracias a esto
podemos vivir un poco tranquilos dentro de lo que cabe pero con un poco de respeto
hacia los demás. Todo es cuestión de hacer valer nuestros derechos esenciales y
no dejarse llevar por los negativitas, la esperanza es lo último que se pierde y si no
actúas por el hecho de que "nadie hace nada" entonces que se puede esperar de ti
sino eres capaz de defender tus propios derechos.

Nos ayudan a tener una vida digna de un ser humano, a ser tratados como tales.
Aunque la violación de los derechos humanos son una constante en muchos países,
estos son duramente sancionados y evita que sea algo generalizado. Hay personas
que suelen decir que ya no nos ayudan porque ya nadie los respeta pero la verdad
es que por lo menos una de cada 4 personas las cumplen y los respetan.

DERECHOS DEL NIÑO

Los derechos del niño son un conjunto de normas jurídicas que protegen a las
personas hasta cierta edad. Todos y cada uno de los derechos de la infancia son
inalienables e irrenunciables, por lo que ninguna persona puede vulnerarlos o
desconocerlos bajo ninguna circunstancia. Varios documentos consagran los
derechos de la infancia en el ámbito internacional, entre ellos la Declaración de los
Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos del Niño.

SON DERECHOS DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES, DE MANERA


ENUNCIATIVA Y NO LIMITATIVA, LOS SIGUIENTES:

Los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes están previstos en la


Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en los tratados
internacionales y en las demás leyes aplicables, esencialmente en la Convención
sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños
y Adolescentes (publicada el 4 de diciembre de 2014), la cual reconoce a niñas,
niños y adolescentes como titulares de derechos y, en su artículo 13, de manera
enunciativa y no limitativa señala los siguientes:

I. Derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo


II. Derecho de prioridad
III. Derecho a la identidad
IV. Derecho a vivir en familia
V. Derecho a la igualdad sustantiva
VI. Derecho a no ser discriminado
VII. Derecho a vivir en condiciones de bienestar y a un sano desarrollo integral
VIII. Derecho a una vida libre de violencia y a la integridad personal
IX. Derecho a la protección de la salud y a la seguridad social
X. Derecho a la inclusión de niñas, niños y adolescentes con discapacidad
XI. Derecho a la educación
XII. Derecho al descanso y al esparcimiento
XIII. Derecho a la libertad de convicciones éticas, pensamiento, conciencia,
religión y cultura
XIV. Derecho a la libertad de expresión y de acceso a la información
XV. Derecho de participación
XVI. Derecho de asociación y reunión
XVII. Derecho a la intimidad
XVIII. Derecho a la seguridad jurídica y al debido proceso
XIX. Derechos de niñas, niños y adolescentes migrantes
XX. Derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como a los
servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, incluido el de banda ancha e Internet