You are on page 1of 11

MARTÍN LUTERO

(Eisleben, Turingia, 1483 - 1546) Teólogo alemán. Las aceradas críticas que Martín
Lutero dirigió a la disipación moral de la Iglesia romana, centradas al principio en el
comercio de bulas, le valieron una rápida excomunión en 1520, pero también lo
convirtieron en la cabeza visible de la Reforma, movimiento religioso que rechazaba la
autoridad del Papado y aspiraba a un retorno a la espiritualidad primitiva.

A lo largo del siglo XVI, por la acción de Lutero y de otros reformadores, y con el apoyo de
príncipes y monarcas deseosos de incrementar su poder e independencia, la Reforma
conduciría al establecimiento de diversas Iglesias protestantes en el norte de Europa y a
las llamadas «guerras de religión» entre católicos y protestantes. Con este último de los
grandes cismas del cristianismo, el cisma protestante, finalizaba la hegemonía de la
Iglesia católica en el viejo continente y quedaba configurado el mapa religioso que en
líneas generales ha perdurado hasta nuestros días: Iglesias nacionales desligadas de
Roma en los países del norte y pervivencia de la Iglesia católica en los países del sur.
BIOGRAFÍA

Contrariando la voluntad de sus padres, Martín Lutero se hizo monje agustino en 1505 y
comenzó a estudiar teología en la Universidad de Wittenberg, en donde se doctoró en
1512. Siendo ya profesor comenzó a criticar la situación en la que se encontraba la Iglesia
católica: Lutero protestaba por la frivolidad en la que vivía gran parte del clero
(especialmente las altas jerarquías, como había podido contemplar durante una visita a
Roma en 1510) y censuró también que las bulas eclesiásticas (documentos que
teóricamente concedían indulgencias a los creyentes por los pecados cometidos) fueran
objeto de un tráfico puramente mercantil.

Las críticas de Lutero reflejaban un clima bastante extendido de descontento por la


degradación de la Iglesia, expresado desde la Baja Edad Media por otros reformadores
que se pueden considerar predecesores del luteranismo, como el inglés John Wyclif (siglo
XIV) o el bohemio Jan Hus (siglo XV). Las protestas de Lutero fueron subiendo de tono
hasta que, a raíz de una campaña de venta de bulas eclesiásticas para reparar la basílica
de San Pedro, decidió hacer pública su protesta redactando sus célebres noventa y cinco
tesis, que clavó a la puerta de la iglesia de Todos los Santos de Wittenberg (1517) y que
pronto serían impresas bajo el título Cuestionamiento al poder y eficacia de las
indulgencias.

Lutero expone las 95 tesis (1517)


La Iglesia hizo comparecer varias veces a Lutero para que se retractase de aquellas ideas
(en 1518 y 1519); pero en cada controversia Lutero fue más allá y rechazó la autoridad
del papa, de los concilios y de los «Padres de la Iglesia», remitiéndose en su lugar a la
Biblia y al uso de la razón. En 1520, Lutero completó el ciclo de su ruptura con Roma al
desarrollar sus ideas en tres grandes «escritos reformistas»: Llamamiento a la nobleza
cristiana de la nación alemana, La cautividad babilónica de la Iglesia y Sobre la libertad
cristiana. Finalmente, el papa León X le condenó y excomulgó como hereje en una bula
que Lutero quemó públicamente (1520); y el nuevo emperador, Carlos V, le declaró
proscrito tras escuchar sus razones en la Dieta de Worms (1521).

Lutero permaneció un año escondido bajo la protección del elector Federico de Sajonia;
pero sus ideas habían hallado eco entre el pueblo alemán, y también entre algunos
príncipes deseosos de afirmar su independencia frente al papa y frente al emperador, por
lo que Lutero no tardó en recibir apoyos que le convirtieron en dirigente del movimiento
religioso conocido como la Reforma protestante.

LA TEOLOGÍA LUTERANA

Desligado de la obediencia romana, Martín Lutero emprendió la reforma de los sectores


eclesiásticos que le siguieron y que conformaron la primera Iglesia protestante, a la cual
dotó de una base teológica. El luteranismo se basa en la doctrina (inspirada en escritos de
San Pablo y de San Agustín de Hipona) de que el hombre puede salvarse sólo por su fe y
por la gracia de Dios, sin que las buenas obras sean necesarias ni mucho menos
suficientes para alcanzar la salvación del alma; en consecuencia, expedientes como las
bulas que vendía la Iglesia católica no sólo eran inmorales, sino también inútiles.

Lutero defendió la doctrina del «sacerdocio universal», que implicaba una relación
personal directa del individuo con Dios en la cual desaparecía el papel mediador de la
Iglesia, privando a ésta de su justificación tradicional; la interpretación de las Sagradas
Escrituras no tenía por qué ser un monopolio exclusivo del clero, sino que cualquier
creyente podía leer y examinar libremente la Biblia, la cual debía ser traducida, por
consiguiente, a idiomas que todos los creyentes pudieran entender. El propio Lutero la
tradujo al alemán, creando un monumento literario de gran repercusión sobre la lengua
escrita en Alemania en los siglos posteriores.

También negó otras ideas asumidas por la Iglesia a lo largo de la Edad Media, como la
existencia del Purgatorio o la necesidad de que los clérigos permanecieran célibes; para
dar ejemplo, él mismo contrajo matrimonio con una antigua monja convertida al
luteranismo. De los sacramentos católicos, Lutero sólo consideró válidos los dos que halló
reflejados en los Evangelios, es decir, el bautismo y la eucaristía, rechazando los demás.

Al rechazar la autoridad centralizadora de Roma, Lutero proclamó la independencia de las


Iglesias nacionales, cuya cabeza debía ser el príncipe legítimo de cada Estado; la
posibilidad de hacerse con el dominio de las Iglesias locales (tanto en su vertiente
patrimonial como en la de aparato propagandístico para el control de las conciencias)
atrajo a muchos príncipes alemanes y facilitó la extensión de la Reforma. Tanto más
cuanto que Lutero insistió en la obediencia al poder civil, contribuyendo a reforzar el
absolutismo monárquico y desautorizando movimientos populares inspirados en su
doctrina, como el que desencadenó la «guerra de los campesinos» (1524-25).

La extensión del luteranismo dio lugar a las «guerras de religión» que enfrentaron a
católicos y protestantes en Europa a lo largo de los siglos XVI y XVII, si bien las
diferencias religiosas fueron poco más que el pretexto para canalizar luchas de poder en
las que se mezclaban intereses políticos, económicos y estratégicos. El protestantismo
acabó por consolidarse como una religión cristiana separada del catolicismo romano;
pero, a su vez, también se dividió en múltiples corrientes, al aparecer disidentes radicales
en la propia Alemania (como Thomas Münzer) y al extenderse el protestantismo a otros
países europeos, en donde aparecieron reformadores locales que crearon sus propias
Iglesias con doctrinas teológicas diferenciadas (como en la Inglaterra de Enrique VIII o la
Suiza de Ulrico Zuinglio y Juan Calvino).

LAS 95 TESIS DE MARTIN LUTERO

Martín Lutero se enfrentó directamente a la Iglesia Católica con la publicación de las 95


tesis. En ellas, desafiaba directamente el poder del Vaticano al criticar abiertamente la
utilidad de las indulgencias. La tradición popular dice que el propio teólogo fue el
encargado de clavarlas en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg el 31 de
octubre de 1517.

Su publicación causó un gran revuelo y fueron la causa de la Reforma Protestante y del


nacimiento de varias doctrinas dentro del cristianismo, como por ejemplo el luteranismo, el
presbiterianismo y el anabaptismo. Junto con las Cinco Solas, son la base del
protestantismo.

Lo que movió a Lutero a escribirlas fue el hecho de que Johann Tetzel, un sacerdote de la
Orden de los Hermanos Predicadores (también conocidos como dominicos), comisionado
por el Arzobispo de Maguncia y por el papa León X, vendiera indulgencias para limpiar los
pecEl fin de Tetzel era el de recaudar suficientes fondos como para poder renovar la
Basílica de San Pedro en Roma. Viendo que no conseguían suficiente dinero, los
mandatarios católicos utilizaron las reliquias santas de la iglesia del Palacio de Wittenberg
para aumentar sus ingresos. Por cada reliquia que la población visitaba y, muy
importante, pagaba, se les concedía una indulgencia de cien días.

Los feligreses de Lutero viajaron hasta Tetzel para hacerse con algunos de estos “santos
papeles limpiadores”. Cuando regresaban a confesarse, los llevaban consigo y se los
mostraban al sacerdote alemán, mientras le comentaban que ya no necesitaban
arrepentirse de sus pecados ni de sus malos actos, debido a que el documento les
otorgaba el perdón por todos ellos y por futuras malas obras que pudieran realizar.
Esto motivó a Lutero a escribir sus 95 tesis. En un principio, estaban pensadas para ser la
base de un debate teológico en el que todos pudieran exponer sus pensamientos. Johann
Eck y otros expertos de la época discutieron con Lutero sobre lo que este incluía en sus
demandas. Pero duró relativamente poco la disputa, ya que el 15 de junio de 1520, el
papa León X, mediante la bula “Exsurge Domine”, condenaba el documento y lo prohibía.
Las 95 tesis se expandieron rápidamente por toda Europa. La tradición cuenta que fue a
raíz de que se colgaran en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg, pero lo cierto
es que se imprimieron y se repartieron muchas copias en poco tiempo.

El líder católico, junto con el emperador Carlos V, pidió que Lutero se retractase de, al
menos, 41 de sus tesis. Pero el monje alemán se negó a hacerlo oficialmente en la dieta
imperial de la ciudad de Worms en 1521, dando comienzo al periodo de la Reforma
Protestante.

Las 95 tesis básicamente resumían el sentir de Lutero, quien renegaba de los


intermediarios entre Dios y la humanidad. El teólogo apostaba por la igualdad de todos los
hombres frente a Dios, quien era el único que tenía el poder de dar la salvación, en lugar
del pontífice romano o su Iglesia. Básicamente criticaba las acciones de León X y
abogaba por practicar un “cristianismo puro”, dictado por los evangelios y apartado de los
mandatos de Roma.ados de aquellos que los hubieran cometido.
CONTRARREFORMA: CAUSAS, CARACTERÍSTICAS Y CONSECUENCIAS
La Contrarreforma o Reforma católica surgió a partir de unas reformas contenidas en el
Concilio de Trento implementadas por la Iglesia católica respondiendo a la propagación
del protestantismo. Sus objetivos fueron la renovación interna de la Iglesia, mantener el
poder del clero católico y combatir las ideas de Martin Lutero y Juan Calvino.
Este movimiento surgió formalmente en 1545 con la convocatoria del Concilio de
Trento, inmediatamente después de la publicación de sus 95 tesis en 1517; sin
embargo, algunos historiadores afirman que comenzó un poco antes. Con la
Contrarreforma nacieron las misiones evangelizadoras y la Inquisición, y estalló una
serie de guerras en Europa.

El catolicismo dirigió todo sus esfuerzos a frenar la difusión de las ideas del
protestantismo en Europa durante los siglos XVI y principios del XVII. La Contrarreforma o
Reforma católica buscó condenar y refutar las tesis heréticas del protestantismo en
Alemania, que se extendieron por toda Europa.

También se orientó hacia la reafirmación de los principios del catolicismo y la defensa de


la autoridad de la Iglesia en la interpretación de las santas escrituras.

Durante este período surgieron nuevas órdenes religiosas, como por ejemplo los jesuitas,
los capuchinos, los teatinos, las ursulinas y, posteriormente, las carmelitas.
CAUSAS

A finales de la Edad Media, muchos católicos estaban descontentos por los escándalos
que acompañaron a la Iglesia. El comportamiento de la alta jerarquía católica fue
severamente cuestionado y acusado de malinterpretar la Biblia en provecho personal.

Por otra parte, ante este estado de las cosas algunos teólogos cristianos buscaron nuevas
formas de profesar su devoción a Dios, con un estricto apego a las sagradas escrituras
que en la práctica venían siendo reescritas por los papas. Así nació el movimiento
protestante, conocido como la Reforma.

Abundaron las quejas y cuestionamientos a los funcionarios de alto rango de la Iglesia


durante el siglo XIV. Se les acusaba de ignorar las leyes de la Iglesia y vivir en la
opulencia y el pecado, especialmente a los papas y cardenales. Mientras, de los obispos
se decía que no vivían dentro de sus respectivas diócesis.

Estos temas trataron de ser abordados en varios concilios a lo largo del siglo XIV y
principios del siglo XV, pero ni los papas ni los cardenales apoyaron las reformas. Luego,
el maremágnum creado por el movimiento de la Reforma trató de ser contenido con la
convocatoria del Concilio de Trento en 1545.

El crecimiento del protestantismo en Europa prendió las alarmas en los católicos y en los
distintos niveles de autoridad más bajos de la Iglesia.

Entonces creció un movimiento dentro del propio catolicismo para exigir a la alta jerarquía
católica que tomara cartas en este crucial asunto y liderara una respuesta efectiva a esta
situación.

En consecuencia, el papa Pablo III convocó el Concilio de Trento, cuyas


recomendaciones y ulteriores decisiones de los demás papas condujeron al movimiento
de la Contrarreforma católica.

CARACTERÍSTICAS

 La Contrarreforma se desarrolló en un ambiente de mucha tensión que estuvo


signado por la persecución a los infieles; es decir, aquellos que no profesaban la
religión católica o los protestantes.
 Al mismo tiempo, degeneró en la persecución a las almas impuras y los
“demonios”. Sus principales víctimas fueron las supuestas brujas que desataron
una verdadera cacería en Europa y toda América.
 La Contrarreforma fue uno de los períodos más oscuros del catolicismo, sobre
todo en América, donde se acentuó con el establecimiento de la Inquisición a partir
de 1542. La Inquisición se convirtió en el principal brazo ejecutor de la doctrina
católica.
 También significó un período de renacimiento del catolicismo desde 1560, con el
pontificado del Papa Pío IV, hasta 1648, cuando finalizó la Guerra de los Treinta
Años.
 Se iniciaron y redoblaron los esfuerzos de los movimientos misioneros,
especialmente en América, África y Asia. Se establecieron colonias españolas,
francesas y portuguesas e inglesas para la conversión de la gente a la religión
católica.
 En este sentido, fue el período de mayor florecimiento de las distintas órdenes
católicas que se diseminaron para impedir el crecimiento del protestantismo.
 También se produjeron intentos por lograr la reconversión de almas en otras
regiones como Inglaterra y Suecia, que alguna vez fueron católicas.
 Buscó defender la práctica sacramental católica y afianzar las bases estructurales
y teológicas de la Iglesia.
 Fue un período de mucha intolerancia religiosa que desembocó en guerras y
enfrentamientos entre los reinos católicos y protestantes de Europa. Al mismo
tiempo, originó rebeliones campesinas en varios estados alemanes acosados por
el pago de altos impuestos.

CONSECUENCIAS

 Entre las consecuencias más importantes de la Contrarreforma católica destacan


los cambios que generó en la Iglesia y en la práctica de la religión católica.
 Los grupos protestantes y las iglesias aumentaron en Europa y América, y se
acentuó el antisemitismo.
 La Contrarreforma provocó varias guerras. Los conflictos religiosos se extendieron
por toda Europa entre católicos y protestantes. Esto generó las guerras civiles o de
religión en Inglaterra y Francia.
 En Alemania provocó la Guerra de los Campesinos (1524–1525), quienes se
rebelaron a la autoridad de la Iglesia y los príncipes. Igualmente, desató la Guerra
de los Treinta Años (1618–1648), que comenzó en los estados alemanes con la
rebelión protestante en contra el Sacro Imperio Romano Germánico.
 Luego de la firma del Tratado de Westfalia que puso fin a la Guerra, sobrevino un
período de tolerancia religiosa entre protestantes y católicos dentro del Sacro
Imperio.
 En este período aumentó el miedo y la persecución a los grupos religiosos
protestantes en los países con mayoría de población católica. La Iglesia católica
persiguió a las minorías religiosas para evitar que se convirtieran en protestantes.
 Centenares de personas en Europa y América fueron ejecutadas o quemadas,
acusadas de brujería o herejía durante el siglo XVI. La histeria generada por las
llamadas brujas llevó a muchos pueblos a quemar en la hoguera a muchas
mujeres.
 El poder de la Iglesia católica disminuyó un tanto y ya no volvió a ser el mismo. Su
consecuencia directa fue que los reyes y los estados soberanos individuales
ganaron más poder, permitiendo el surgimiento de los estados–nación.