You are on page 1of 3

INVASION USA 1952 – 1967

“De la Revolución a los golpes de estado”


(resumen)

Terminada la segunda guerra mundial, los países del mundo veían como este se
separaba en dos bandos y se daba comienzo a la “Guerra Fría”, por un lado, el bloque
occidental – capitalista, liderado por los Estados Unidos de América, y por el otro, el
bloque oriental – comunista, liderado por la Unión Soviética.
Para “evitar” que países eligieran el bando comunista, especialmente en el lado
occidental del planeta, el gobierno de los estados unidos, va a frenar la consolidación de
gobiernos que vayan en contra de sus intereses, bajo la excusa de poner un alto al
comunismo, Estados Unidos dio abierto apoyo y propagó desestabilizaciones y golpes
de Estado, sobre todo en América Latina.
Un claro ejemplo de estas intervenciones, fueron los golpes de estados que sufrieron:
Irán, durante el gobierno de Mohammad Mosaddegh, quien en 1951 nacionaliza el
petróleo y dos años después es derrocado por un golpe de estado organizado por la CIA;
en Argentina, Juan Domingo Perón, durante 1946 y 1955 nacionaliza, teléfonos, gas,
trenes, electricidad, puertos, etc., y el 21 de septiembre de 1955 es derrocado por un
golpe de estado; igualmente en Guatemala, Jacobo Arbenz, durante 1951, nacionaliza
la electricidad, united fruit, crea la reforma agraria, etc. Es derrocado en 1954 por un
golpe de estado organizado por la CIA. En todos los casos con consecuencias
devastadoras para la gente civil.
En tanto en Bolivia, surge el MNR, durante la época de los cuarentas, el cual es calificado
como Nazi o Comunista, según la conveniencia de la oligarquía nacional; ya el 6 de mayo
de 1951, Víctor Paz Estensoro, líder del MNR, es elegido presidente de la republica
boliviana, pero el presidente en ejercicio Mamerto Urriolagoitia, apoyado por la rosca
minera y la embajada norteamericana, no reconoce como nuevo presidente a Víctor Paz,
bajo el argumento que el MNR es integrado por terroristas, es por eso que tras un golpe
de estado da el poder de la nación al militar Hugo Ballivian Rojas en 1951, lo cual lleva
a la revolución popular del 9 de abril de 1952.
Tras la revolución, se pone al mando de la nación a Víctor Paz Estensoro y se crea la
COB, la cual será liderada durante 35 años por Juan Lechín Oquendo, quien, junto a
Hernán Siles Zuazo es partidario de la nacionalización de los recursos nacionales,
especialmente el de las minas,
Al principio del gobierno de Estensoro, este estaba en contra de la nacionalización de las
minas, debido a que empresarios estadounidenses eran inversores de varias minas en
el país, Estensoro no tenía en mente enfrentarse a Washington y viceversa, esta relación
llevo a la nacionalización de las minas en Bolivia el 31 de octubre de 1952, pero bajo
fuertes indemnizaciones y con la amenaza de un bloqueo económico por parte de los
Estados Unidos de América, si este no se paga.
Estas amenazas y circunstancias, obligan al gobierno boliviano a acatar toda orden de
los Estados Unidos, a tal punto que Estensoro en octubre de 1953 destituye a todos los
ministros que disgustaban a la embajada estadounidense y en 1955 se aprueba una
nueva ley petrolera, redactada en Estados Unidos.
De nuevo los recursos nacionales estaban en manos de empresas estadounidense, en
el caso del petróleo, este estaba en manos de la “GULF”; a inicios de 1957, durante la
presidencia de Hernán Siles Zuazo se aprueba un plan de ajuste estatal diseñado por el
Fondo Monetario Internacional, con esto los ideales de la revolución popular se habían
olvidado.
Entre 1958 y 1961 se firman dos acuerdos militares con Estados Unidos imponiendo la
doctrina de la contrainsurgencia, se equipa al ejercito con armamento y entrenamiento
estadounidense el cual dos años después servirán para el golpe de estado contra Paz
Estensoro, quien vuelve al poder en 1960 gracias al visto bueno de la embajada
de los Estados Unidos y emite en 1962 el decreto para eliminar el acullico en un lapso
de 25 años.
Tras la revolución cubana del 1 de enero 1959, estados unidos se pone en alerta roja,
razón por la que el presidente estadounidense John F. Kennedy lanza la alianza para el
progreso para detener cualquier tipo de revolución socialista. Ya durante el gobierno de
Kennedy el departamento de estado de tiene fuertes disputas con el ala ultra
conservadora apoyada por el pentágono, posteriormente el 22 de noviembre de 1963 en
Dallas – Texas, el presidente Kennedy tras un atentado, muere durante su traslado a una
visita de trabajo, en la cual recibe dos disparos, una en el pecho y otra en la cabeza, este
hecho trágico es de conveniencia para el pentágono, por tanto, visto por algunos como
un golpe de estado encubierto.
A consecuencia de la muerte de Kennedy se incrementa la lucha anticomunista naciendo
así la guerra de Vietnam, en Brasil se derroca con el apoyo de la embajada de Estados
Unidos, a Joao Goulart por sus políticas nacionalistas.
En tanto el MNR, en Bolivia, está siendo desquebrajado internamente debido a las
pugnas de poder, el pentágono y la CIA, aprovecha esta situación para colocar en la
presidencia a Rene Barrientos Ortuño, piloto entrenado por la fuerza aérea
estadounidense, siendo este, uno de una larga lista de dictadores cercanos a la CIA,
desde el golpe del 4 de noviembre de 1964, Barrientos bajo la presión de la embajada
estadounidense da pie al pacto militar campesino donde no se incluye a los mineros, y
se declara como zonas militares los campamentos mineros quienes presionaban para
implementar políticas de izquierda, de esta manera empieza una “guerra” entre militares
y mineros, es entonces que el diputado de izquierda, Marcelo Quiroga Santa Cruz en
1965, se opone a la represión de los mineros y la manipulación del gobierno por parte
de la CIA, posteriormente es expulsado del parlamento.
El 6 de junio de 1967, los mineros de Huanuni anuncian su apoyo a la guerrilla del Che
en Bolivia. El 24 de junio el ejército boliviano ingresa a sangre y fuego a la mina Siglo
XX, donde se desata una masacre, conocida hoy por la “masacre de san juan”.
En Vietnam la invasión norteamericana está en pleno apogeo y en Bolivia, el Che había
llegado a nuestro territorio a conformar una guerrilla comunista, por un lado y por el otro
nos encontramos con un ejército bien armado e instruido con la doctrina insurgente; este
hecho pondrá de nuevo al descubierto la manipulación de Estados unidos sobre el
gobierno boliviano.