You are on page 1of 244

CENTRO

Editorial Biblos DE INVESTIGACIONES


DIEGO BARROS ARANA

r-- -----,
HISTORIAS AMERICANAS
Las discusiones y las figuras del fin de siglo.
Los años 90

El pensamiento
latinoamericano
en el siglo XX
Entre la modernización y la identidad

TOMOIII
COLECCIÓN
.-- -----,
HISTORIAS AMERICANAS

Dirigida por

Carlos Mayo
Las discusiones y las figuras del fin de siglo.
Los años 90

Entre la modernización y la identidad

TOMO ti:

uardo Devés Valdés


o

Editorial Biblos

CENTRO
DE INVESTIGACIONES
DIEGO BARROS ARANA
Devés Valdés, Eduardo
Los noventa - l '. ed. - Buenos Aires: Biblos. 2004.
242 pp.; 23 x 16 cm. (Historias Americanas}

ISBN 950-786-432- 6

1. América del Sur - Historia l. Título


CDD 980

Disei'lo de tapa: Horacio Ossani


Armado: Ana Souza
Coordinació n: Mónica Urresíarazu

© Eduardo Devés Valdés, 2004


© Editorial Biblos, 2004
Pasaje José M. Giuffra 318, C 1064ADD Buenos Aires
editoria lbiblos@velo com .com.ar 1 www.edilori albiblos.com
Hecho el depósito que dispone la Ley 11.723
Impreso en la Argentina
Ninguna parte de esta publicación ~ incluido el diseño de la cubierta, puede
reproducirse , almacenarse o transmitirse en forma alguna, ni tampoco por
medio alguno. sea éste eléctrico, químico. mecánico. óptico de grabación o de
fotocopia, sin la previa autorización escrita por parte de la editorial.

Esta primera edición de ·1.000 ejemplares


fue impresa en Laf SRL.
Espinoza 2827, Buenos Aires,
República Argentina.
en agosto de 2004.
ÍNDICE

Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1

Introducción.. ............... ...... .. ... .......... ................... .............. ......... .... 15

Primer recorrido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . 17
Mapas , ca mpos. redes e identida d .... ........... .... ............ .... ............ . l 7
Cultura . creación intelectual y superación del depende ntismo .... 20
Nu evas categorías y renovación ele las ciencias .... .... .. ..... ... .... ... .. . 22
Indígenas-originarios ....... .......... ... ... ... ... .......... ... .. ........... ..... .. .. .. .. 25
El te1na indígena ....... .. ....... ..... ... .. ... ......... ...... ...... .. .... .. ... ... ... ... 28

Segundo recorrido ... ....... .... ..... .. . ..... ..... ....... .... ............ ...... .. ..... ..... . 31
Identida d ........... .. ... ... ......... .... .. ...... .... ....................... .... ........ ...... ~ 31
Me n1oria ................ ... ... ......... ......... ..... ... ...... ................ ... ..... ... ... .. 34
Derechos hun1anos ... ........ .... ... ... .. .. ................ ...... ... .. ....... ..... .. .... 38
Den1ocracia .. .............. .... ...... ........ ........ ........... ....... ..... .. .. . :... :.. .... . 39
El rayado de la ca ncha .... .. ........ .... .. ..... ...... ..... .... .. ...... .......... .. 40
Los temas de la democracia .. ..... .... ... .. .... ...... ... ... .. .. ... ..... .. ...... 41
Reforma del Estado ..... ....... .. ...... ..... ...... ..... ... .... ............ ... .... ... ..... 46
Violencia ..... ... ... .... .. ..... ........... ... .......... ..... ....... ..... .... .. .. ..... ...... .... 48
¿Cómo pensar la violen cia en América latina? ... ... ... ...... .. .. .. ..... 50
Las maneras de nombrar la violencia ....... .. ......... ... ... ... ..... ...... 5 l
Violencia. cultura política y democracia ...... .... ... ... ....... .... .....·.. 52
Ha cia una teoría de la violencia en América latina .... ....... ....... 55
Transición-gobernabilidad ....................................... .. ........ ...... ..... 57
Ciuda danía-sociedad civil .... .. ... .............. .......... ....... ..... .... ........... 60
Movimientos sociales ... .. .. .... .. ..... .... ..................... .... .. .......... .. ....... 63
Mujeres y género .... ... .... ... ...... ............ ... ..... ........ ...... ... .. ..... .. .. .... .. 66
Liberación. multiculturalismo e interculturalidad ..... ... .... ....... .... . 69
v Centenario .... ..... .. ... ... ........ .. .. .... ....... ...... ........ .. ... ...... ..... .. ........ 74

Tercer recorrido ... .. .... ... .. ... ........ .... ....... .............. ... ............. .... ..... ... 77
Lo latinoamericano .... ......... .. ....... .... ..... ........... ..... .. ... .... .............. 77
Ensayo ......... ... .... ......... .... ... .... ... .. ... ... ... ..... ... .. .. ..... .... ........... ...... 80
Estudios sobre el pensamiento latinoamericano ... ... ............ .... .... 85
Teoria-critica-estudios literarios .... ........................... ... ..... ... ........ 88
Posmodernidad ................... ... ............... .... .. ............ .. ... ................ 91
Estudios culturales .............. ... ........ .......... ......... ...... .... ... .... ....... .. 95
Subalternos ......... .... ... ... ....... ............. .. ..... ... ......... .... ... ..... .......... 99
Nación-nacionalismo-nacionalidad ........ ... .. .. .. .... ............. ... .... .. . 103

Cuarto recorrido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109


Modernización y modernidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Neo liberalismo ........................................................ .......... ........ .. 114
Setenta y ochenta . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 16
Madurez y ampliación del pensamiento neoliberal ........ ........ .. 118
Informalidad ..... ...... ........ ... .. ..... .......... ... ........ ...... .......... ... ...... ... 126
Pobreza-marginación-exclusión-inequidad ....... ..... ..... .. .... ... ........ 128
La pobreza, sus significados y sus causas ... ............ ........ ...... . 128
Políticas contra la pobreza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 130
Pobreza, apartheid y utopía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
Desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
Transformación productiva con equidad ... ... ........... ... ..... ..... .. 138
Las relativizaciones: posmodernismo, indigenismo,
poscolonialidad .. .. .. .. . .. .. .. .. . . . . .. . .. . .. . .. . . .. . . . .. .. . .. . .. . . .. . . .. . . . . .. .. . 141

Quinto recorrido .................. ... ...... .. ... ......... ... .. ....... .... ... ..... .... ..... 143
Integración ................................. .... ... ....... ................... .. ..... ....... 143
Integración cultural: industria e identidad .......... .. ........ ...... .. 145
Integración, desarrollo y giobalización .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 149
¿Nuevas nacionalidades para la globalización? ...................... 150
El espacio andino .. . .. . .. .. .. . . . .. .. .. .. . . .. . .. . .. . .. .. .. . . . .. . .. .. .. . .. . . .. .. . . .. .. . .. 151
Lo internacional . .. .. .. . .... .. .. . .. .. .. . .. .. . . . .. .. . .. . . .. .. . . . . .. .. .. . .. . . .. . .. .. . . . . .. 154
Espacio internacional y construcción de un continente .......... 155
América latina y 1en el mundo globalizado .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 156
Nuevos temas y nuevas miradas ............................ ...... .......... 158
América Central ............. .. .............. ......... ... ............... ......... .... .. . 161
Guerra, paz, gobernabilidad y democracia .................... .... ...... 162
Integración y desarrollo .. . . .. . .. .. .. .. . .. . .. . .. . . .. .. . . .. . . . . .. . .. . .. . .. . . .. .. . .. 164
Identidad, nación y pueblos originarios .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 166
Defensa y seguridad .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. . .. .. . . .. . .. . . .. .. .. . . . .. . .. . . . . .. . .. .. .. . . 167
¿Cómo entender el Caribe? ........................................................ 170
Socialismo en el fin de siglo .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 1 77
Socialismo y micropoderes .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 1 79
Dependentismo y pensamiento social critico .. .... ...... ............ ...... 181
Socialismo y globalismo .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 182
Territorios amazónicos . .. .. .. .. . .. .. .. . .. . .. . . .. .. . .. . .. . . .. . .. . . .. .. . .. . . . . .. . .. . .. 184
Ecología y medio ambiente ............... ........ ................................. 187
Globalización ........... .. .... .. ............ .. ..... ...... .. .... ....... .... ................. 191
Globalización, nación , integración e identidad ... ................... .. 192
Globalización, integración, Mercosur ...................................... 194
Globalización y ciudadanía mundial ...................... ... ..... ....... . 196
Globalización, ciencia, tecnología, universidad, educación
e identidad . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
Estrategias para.. . . ....... .. .. ...................... .................................... 199

Sexto recorrido .............................................................................. 20 1


El fin de siglo y la reflexión utópica ............................................ 201
¿Cómo se piensa en América latina hacia 2000? La "identidad"
es la identidad del pensamiento (del fin de siglo) ........ ... .. ....... 206
Clima intelectual .. .......... ........... ... ... ............ .. ......... .... .............. .. 207
Temas que aparecen, aumentan, disminuyen o desaparecen .. .... 208
Escuelas .... ...... .. ..... .. ... ...... ............. ........ ... ............... .... ....... .... .. 209
Autores ...................................................................................... 211

Epílogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215

Índice de nombres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221

Anexo fotográfico ..... ...... .. ...... ......... ... .... ....... ... ................ ... ....... ... 233
PRESENTACIÓN

Este tercer tomo, sobre la última década d el siglo X.'(, no es propiamente


un trabajo de histori a de las ideas. No pod1ia h aberlo sido. He debido
cambia r la metodología y por ell o, e n muchas oportunidades. se acerca
más al estilo de un "informe de lectura", d e una "di scu s ión bibliográfica"
o de un "estado d e la c u esti ón ". En este sentido, los otros dos tomos pu e-
d e n califi carse de tra bajos más decantados, dond e el vino y las heces se
e n cu entra n m ejor separados. La inmediatez. los compromisos. la falta de
bibliografía. la inexistencia d e estudios sobre la época. entre otras cosas.
le restan selección . Esperemos qu e , a l menos. esto mism o le otorgue vi -
talidad . Ya lo sabe el lector, qu ere rlo todo es inútil , pues todo no se pue-
de en la vida.
Ingresar en un territorio que no h a sido cartografiado por otros ofre-
ce la pos ibilidad de adentrarse s in pre(vios) juicios. Aunque al ser uno
mismo h abitante o pa rte de ese territorio , tal vez. el a mor a la tierra le ha-
ga caer en apreciaciones muy subjetivas. En todo caso, h e optado por aco-
ger las d enominaciones que ha n sido utilizadas para otras épocas y, pro-
yectándolas , he querido aprovecharlas. Pero ha sido claro que era posible
(y n ecesario) intentar una a proximación más abierta o más ingenua para
aprehender la noveda d : aquello que no habí a aparecido en déca das a nte-
riores o no había tenido relieve para ser nombrado o pa ra ser ascendido a
la categoría d e "pensanliento latinoa m ericano". Ha sido tarea clave , enton-
ces. levantar temas , d etecta r preguntas novedosas , señalar nuevas escue-
las, determinar los autores más significativos o descubrir los lugares don-
ele está emergiendo el pensamiento.
Esta misma m etodología conlleva la noción de la impos ibilida d de pre-
senta r informes relativamente acabados sobre cada una de las c uestiones
abord adas e n el volumen . Ello. qu e siempre es imposible, en este caso lo
es todavía más y fue precisamente a pa rtir ele esta constatación qu e se op-
tó por m apear más que por s er exh a ustivo , se optó por con ectar. organi-
1] ] 1
12 Eduardo Devés Valdés

zar y marcar hitos. ¿Cómo podría estar a caballo en los estudios literarios,
en la discusión sobre defensa y seguridad , en las teorías sobre el desarro-
llo, eri la cuestión indígena y en las lucubraci ones de los discípulos crio-
llos de Michel Foucault? La solución conceptua lmente más fácil y más di-
ficil prácticam ente habría sido apuntar a una obra colectiva con cincuen-
ta especialis tas que redactara n cada uno de ellos un subcapítu lo, para
producir un libro de unas dos mil páginas, dentro de varios años. Por cier-
to, ello iba contra el carácter de esta obra. La coherenci a exigía que tam-
bién los desafíos de la última década fueran acometido s por un solo caba-
llero. Lástima que en este caso fueran verdadero s gigantes. y muy belico-
sos, aunque también es cierto que este caballero es harto más realista,
modesto y trabajado r que aquel otro de cuyo nombre prefiero ahora no
acordarm e. Ya veremos qué tan mal parado sale. No faltará alguna prin-
cesa Micomico na que quiera mofarse. ¡Paciencia !

***
·A fin de no crearle al lector falsas expectativ as, deberé aclarar tres co-
sas. La primera se refiere a la contextua lización y las conexione s del pen-
samiento latinoame ricano con la producció n de otras regiones del mundo.
Diré que mis propias expectativ as al iniciar la obra eran mucho mayores.
Apenas he sido capaz de mostrar algunas relaciones con el pensamie nto
de la India, de Estados Unidos y de Europa occidenta l.
La segunda se refiere a la falencia en la informaci ón relativa a cier-
tos países o regiones de nuestra América. Por cierto, la producció n del
Cono Sur cuenta con un tratamien to mayor al que, en términos relativos ,
le correspon dería. Naciones como Cuba, Ecuador, Honduras , Panamá o
República Dominica na han sido subtratad as. El acceso a la bibliograf ía
ha sido dificil , casi imposible . Creo, no obstante, que su producció n en la
última década del siglo xx no fue tan significati va como en otras naciones
y, más aún, su intelectua lidad se encuentra poco articulada a las redes
que hacen circular la informaci ón.
La tercera , probablem ente la más important e y que puede ser toma-
da como falsa modestia, se refiere a la gran cantidad de autores, y sobre
todo de obras, que deberían haber sido tratados si se pretendie ra confi-
gurar un auténtico panorama . El índice onomástic o que va al final del vo-
lumen agrupa alrededor de ochocient os autores , una gota de agua en el
mar de la producció n continent al contempo ránea. Número más pequeño
todavía si considera mos que hoy en día el pensamie nto latinoame ricano
es indesligab le de la latinoame ricanístic a mundial, apenas contempl ada
en esta obra.

***
Presentación 13

Quiero agradecer a las personas que con sus invitaciones contribu-


yeron a la recopilación de materiales y al contacto con algunos de los pro-
tagonistas de nuestro pensamiento. en especial a Ana María Mauad , a
Eni de Mesquita y a Maria Salvadora Ortiz, pero también a Lancelot Co-
wie, Gustavo Rodríguez Ostria, Adalberto Santana. Luis Tapia, Antonio
Sidekum y Eduardo Vargas Puch. Todo este trabajo habría sido imposi-
ble sin las redes, los viajes. los regalos, los préstamos y envíos bibliográ-
ficos . Este tercer tomo habría sido aun más imposible. Por eso agradez-
co a Hugo Biagini, Ricardo Melgar Bao, Adriana Arpini, Enrique Amayo,
Otto Morales Benítez, Afranio Mendes Catani, Marta Casaús A., Fernan'-
do Cajías. Gregario Recondo, Alejandro Serrano Caldera, Alfredo Lobato
Blanco, Jorge Peña, Patricia Rubianogroot, Alberto Saladino García, Cla-
ra Jalif, David Sobrevilla, Cosía Hirshbein, Mauricio Langon, Beatriz
González de B., Jorge Eduardo Arellano y Pablo La coste. Estas personas
me han sugerido textos y autores o me han escuchado. leído, comentado
y criticado.
Quiero agradecer también a los amigos y colegas con quienes traba-
jo más cotidianament e por su diálogo, sus críticas y sugerencias: Car-
men Norambuena. Javier Pineda, Bernardo Subercaseaux , Carlos Os-
sandón y Ricardo Salas; a los maestros Maria Elena Rodríguez Ozán,
Leopoldo Zea y Arturo A. Roig; a quienes han sido mis ayudantes de in-
vestigación Germán Alburquerque, Mónica González, Alejandra Castillo,
Carlos Sanhueza y Cinthia Rodríguez. Por fin a los amigos Carlos Mayo
y Rafael Sagredo, puesto que sin su confianza esta obra habría tardado
más en ver la luz.
Por último debo decir que la investigación para este tomo como pa-
ra el anterior ha sido posible de manera importante gracias a mi traba-
jo en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago
de Chile, así como gracias al proyecto FONDECyr N° 19900190.
INTROD UCCIÓN -

¿Tiene sentido. y si Jo tiene, cuál es. intentar un panorama global del


pensamie nto latinoame ricano de una década? ¿Qué sentido tiene aludir
a varios cientos de autores? ¿Qué pu ede decirse de ellos? ¿Qué tipo de
tratamien to puede otorgárse les?
Una mirada miope y parcelado ra vería sólo el cliché: "No hay «pensa-
mi ento latinoame ricano». sólo hay pensamie ntos en América Latina". Cli-
ché qu e no tiene más valor que record a rnos lo obvio: d etrás de cualquier
generaliza ción subyacen particular idades.
Es evid ente qu e mi respuesta es que tiene algt:m sentido. que si no
fu era así no habría emprendi do la tarea. Pe ro la respuesta positiva no ca-
rece de dudas. de incertidum bres ni tampoco ele tristezas. Por cierto no
es la profuncliclacl el e lo exhaustiv o aquella que pu ede pretender se, no es
tampoco la ele estar actualizad o en la bibliograf ía ele cada uno ele los te-
mas , ni hacer un tratamien to completo de éstos . Por cierto que no. Ya sa-
bemos que sobre cualquier tema. y ajortiori si se trata de un conjunto
importa nte , la bibliograf ía crece más de Jo que un ser humano puede
leer. Seria como navegar para alcanza r el horizonte. Un trabajo general
debe , si quiere ser viable, propon erse objetivos pertinente s. Su aspiración
ele profundid ad debe apuntar a las conexione s. a la captación ele la tota-
lidad , al sentido del todo . En nu estro caso: conceptos recurrent es, com-
paracione s con otras épocas. movimien tos y oscilacion es ele las ideas, cli-
ma intelectua l , conexione s entre las partes, influencia s, combates . es-
cuelas, quiebres epocales. La globalizac ión hace n ecesaria la mirada glo-
bal; la identidad reclama lo común al conjunto de las partes; la memo-
ría , que no dejemos demasiad as cosas en el olvido: la integració n. que no
nos dejemos someter por los pliegues ele las fronteras ; la moderniz ación ,
qu e echemos luz al pensamie nto emancipá ndolo ele parcelacio nes.
La pretensió n es mostrar cómo se expande esto que llamamos "pen-
samiento latinoame ricano", cómo va por una parte conquista ndo nuevos
1 15 1
16 Eduardo Devés Valdés

territorios , por otra hibridánd ose con distintas sangres, por otra ubican-
do pequeños nichos para reproduci rse, por otra todavía metamorf oseán-
dose en busca de expresion es más felices o más fidedignas , todavía más
asumiénd ose pero también traicionán dose, creyendo que es el ave fénix
y olvidando que donde hubo fuego quedan cenizas.
PRIMER RECORRIDO

Mapas, campos, redes e identidad

Decir que las diversas expresiones del pensamiento latinoamericano de


los años 90 (figuras. escuelas, grupos de trabajo, temas, polémicas) se in-
terrelacionan, es una afirmación verdadera. Es una afirmación verdade-
ra, pero con poco valor.
Lo verdaderamente significativo es mostrar cómo expresiones tan dis-
tintas, y opuestas en ocasiones, se articulan constituyendo un espacio in-
telectual continental. Lo interesante seria mostrar las conexiones entre fi-
guras como Néstor García Canclini, probablemente el autor más impor-
tante de la década, y Sonia Montecino, así como destacar las relaciones
entre Elena Poniatowska y áscar Arias. Articular el grupo Punto de Vista
con Renato Ortiz o con Hugo Achúgar puede resultar muy fácil , pero no
tanto mostrar sus conexiones con la Coordinadora de Historiadores de
Bolivia, con Casa de las Américas o con la escuela dependentista reunida
en el seno de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS). De alto
interés seria conectar la polémica sobre modernización y cultura o aque-
lla sobre el v Centenario con el pensamiento neoliberal de José Piñera o
Mario Vargas Llosa o con el grupo costarricense de estudios sobre identi-
dad, tan cercano en las ideas como desconectado en los hechos del ensa-
yismo puertorriqueño, mucho más ligado allatino(rte)americanismo. Na-
da obvia parece la relación entre el grupo de estudios sobre el pensamien-
to latinoamericano del Consejo Regional de Investigaciones Científicas y
Tecnológicas de Mendoza con el de estudios subalternos, como tampoco
la existente entre Enrique Ayala o Pablo Guadarrama con Sergio Miceli o
Alfredo Bosi, o de éstos con Alejandro Serrano Caldera o Ricaurte Soler;
tampoco parece obvia la relación entre quienes han hecho objeto de su
[ 17 1
18 Eduardo Devés Valdés

trabajo el tema de la pobreza o el d e la exclusión con quienes trabajan so-


bre integración . y menos con quienes tra bajan sobre c uestiones de géne-
ro. sobre lite ratura o s obre el medio ambiente amazónico.
Pu ed e pa recer una m ezcolanza ele nombres. siglas. temas y r~vis­
ta s. Se trata d e superar el abigarra miento para esta blecer un cie rto or-
d e n . así s ea me ntal. S e tra ta de dibuj a r un mapa qu e ubiqu e a cada uno
en su luga r (como si lo hubi era ténido a l me nos por un instante). a un-
que ello pu ed a ir en d esmedro d e la propia diná mi ca d e la d écad a . con
todos sus movimientos y tod a s su s evolu cion es. Pu ed e todaví a d ecirse
d e otro modo : la id ea s eri a ligar todos estos puntos e n un t ejido m á s o
m enos comprensible y s in forzar la s cosas. mostra ndo las relaciones
más fu e rtes y algunas m en os fu e rtes. Es un tejido qu e en ocasion es
existe en la rea lidad e n ta nto qu e ot ras veces s on con exiqn es 1Í1ent a les
qu e establezco didác ti cam e nte pa ra mos tra rles cómo funcion a el pen s a-
mie nto latin oam eri cano. pa ra hacerl es sentir cóm o respira. cóm o reso-
pla . ese a nima l.

***

Ha di ch o Ca rlos Rin cón que "pocas fascinacion es s on hoy ta n s igni -


fi cativas co mo és ta: opera r a dos ni veles. pa ra conseguir a la vez trazar e
ironizar o pa r od ia r la fi gura paradigmática del ma pa en cu a n to d obl e
abstracto de un territorio y fa laz representación mimética de un a carto -
gra fí a". Sosti en e qu e "en el umbral mis mo de esa fascinación por el m a -
pa se e n cu ent ra la caída de la tempora lid a d en la espacia lid a d . ca íd a qu e
a rrastra a las formas consagrad as de la concien cia hi s tórica", esto co-
rrespondería a una nu eva economía di scursiva: "La m e tá fora del m ana es
un ta nteo e n función d e la tra nsformación perceptiva y con ceptua l pro-
pi a d e la s itu ación d el saber - de las condicion es epis tem ológicas- de
nu estro presente". 1
Sin llegar a la ortodoxia pos m odern a. se h a qu e rido trazar una es-
pecie d e m a pa . que posee un centro pero dond e estrictamen te no hay
pe riferi a. He con cebido la identida d com o el cen t ro del pensamien to la -
tinoame rican o ele los 9 0 . pero por cier to ello no s ignifi ca (¿cóm o .podrí a
s ignifica r?) que el tópico d e la modernización sea periféri co. No se tra ta
d e juga r con las pala bras ni h acer fáciles pa radoj as a rtific ial es a la J ean
Ba udrill arcl. Est e m a pa quie re ubi car lu ga res (núcl eos d e re11exión) en
d ond e se d a n cita dis tintas tend e n cias. se entrecru za n ca min os. No h ay
a quí una pe rife ria ra di cal, a unqu e s i un a gra d ación d e impor tan cia. In-
te resa s a be r c u á les son los temas m ás relevantes y c u á les n o ta n to. cu á-

l. Carl os Rincón , M apas !1 pliegues. Cali . Colc ullu ra , 1996 . pp . 73 , 96-9 7 .


Primer recorrido 19

les son los sitios que han sido más visitados por los pensadores. cuáles
las relaciones que articulan unos sitios cofl o1ros. cuáles los subtemas
que ha desarrollado una escuela o los problemas que se ha planteado
un grupo de trabajo.
En los a!'i.os 90 la intelectualidacl latinoamericana volvió a manifes-
tarse de manera predominantemente identitmia. Sería abusivo pretender
homogeneidad en las propuestas. en los paradigmas o en los temas. El
u-niverso se va ampliando: crecen las escuelas. los temas. Jos grupos de
trabajo , las figuras descuellan en espacios cada vez más reducidos disci-
plinariamente pero -con producciones cad<1 vez más abundantes. Pero no
es abusivo afirh1ar que las políticas neoliberales o que cierta prepotencia
neoliberal desde e l empresariado. desde los medios de comunicación y
desde los Estados generaron una vez más. por reacción, una posición
identitaria. especialmente en la intelectualidad residente en las humani-
dades. aunque también en las ciencias sociales. La preocupación por el
· tema de la identid a d y la afirmación (notoriamente mayor que en los 80)
de reivindicaciones iclentitarias (regionalismo. campesinado, cuestión in-
dígena , multiculturalidacl . etc.) se hizo progresivamente más patente. Es
necesario destacar nuevamente que el énfasis identitario no ha anulado
los elementos modernizadores. que numerosos intelectuales. especial-
mente ele disciplinas ligadas a las ingenieiias y a las ciencias económi-
cas. continúan planteando una posición mocle'rnizaclora a ultranza y que
incluso los identitarios han sido muy equilibrados buscando nuevas sín-
tesis con los afanes modernizadores. Las posiciones identitarias más ra-
dicales. como la de Guillermo Bonfil Batalla o la ele Miguel Rojas Mix , por
ejemplo, son comprensibles más como oposiciones a la prepotencia ele al-
gunos voceros y actores neoliberales que como oposiciones a la moderni-
zación. Mapeando el territorio del pensamiento latinoamericano de la
época puede también decirse que la identidad está en el centro coñ1o
también en las fronteras. Para decir esto pueden usarse, abusando un
pocq_ del sentido, las palabras ele Alejandro Grimson: "En la segunda mi-
tad ele los 90 a varios etnógrafos nos resultaba potencialmente producti-
vo avanzar en el estudio del problema .,fronteras» como constitutivo del
problema «iclenticlacles>.''z
El neoliberalismo de fines del siglo xx fue particularmente similar al
positiyismo ele fines del XIX. · Han existido pocos movimientos de ideas. de
mentalidades y sensibilidades tan análogos. No s'e me oculta. sin embar-
go , que no son idénticos. ¿Cómo podrían serlo? El José Enrique Rodó ele
2000 no ha venido, y probablemente no aparezca una figura tan paradig-

2. Alejandro Grimson. "Fronteras. Estados. identificaciones en el Cono Sur", en Daniel


Malo (comp.). Estudios latinoamericanos sobre cultura y lmnsfonnaciones sociales en
tiempos de globalización 2. Caracas. C IACSO. 200 l.
20 Eduardo Devés Valdés

mática, pero sí se ha producido un movimiento parecido: al neoliberalis-


mo modernizador se ha contrapuesto lo identitario-cul turalista, clave
también en el arielismo de 19GO.

Cultura, creación intelectual y superación del dependentism o

Pero las posiciones identitarias no aparecieron gestadas completa-


mente ni fueron las únicas que apuntaron a rebatir el discurso neolibe-
ral de las últimas décadas del siglo. Remontándose un poco, hasta me-
diados de los 80, se encuentra el seminario que organizó Pablo Gonzá-
lez Casanova bajo el título "Cultura y creación intelectual eh América
Latina", al que concurrió un grupo muy granado de herederos del pen-
samiento dependentista , algunos por lo demás exiliados en México.
"Herederos", varios de ellos, pues salvo Theotonio dos Santos y el pro-
pio González Casanova, quienes allí se dieron cita no habían estado en-
tre los formuladores de la teoría de la dependencia, sino que grosso mo-
do habían heredado aquel paradigma, ahora proyectado más explícita-
mente al ámbito de la cultura. cosa que ya anunciaba una nueva preo-
cupación. Participaron entre otros los haitianos Jean Casimir y Leopold
Dominique, el brasileño José Leite López, el puertorriqueñ o Manuel
Maldonado Denis, el peruano Francisco Miró-Quesada y el mexicano
Carlos Monsiváis, uno de los intelectuales que marcaría con mayor ni-
tidez la década siguiente.
Claro está, ya en ese momento Monsiváis es el más creativo y su ex-
posición se centra en cuestionar el paradigma dependentista o "depen-
dentista perezoso" que , podría decirse, castraba varios trabajos presen-
tados en el seminario. Argumenta que la creación intelectual necesita
aceptar el reto de la cultura urbana y sus poderes opresivos, por ello es-
ta creación intelectual -con su carga de análisis , compromiso, participa-
ción en la lucha de clases, imaginación libre y utopía- necesitará cum-
plir, entre otras tareas, la de consignar y recuperar críticamente los mé-
todos usados por las masas para humanizar su hábitat y sus modos de
vida; entender y analizar el carácter de clase de esta cultura urbana y los
métodos que la consolidaron a costa del exterminio o la supresión de las
culturas dominadas; ampliar los límites de la creación intelectual y , por
último, reexaminar los términos recurrentes de la izquierda. Pero, ¿qué
quiere decir con esto de "reexaminar los términos recurrentes de la iz-
quierda"? Quiere decir que es necesario revisar una conceptualizac ión
deteriorada al transformarse en "proferimiento s denunciatorios ". Con-
ceptos como "imperialismo cultural", "dependencia", "manipulación ",
"enajenación", han perdido valor, piensa, "para situar con la mayor exac-
Primer recorrido 21

titud dable el uso instrumental de los medios masivos en la implantación


de valores imperialistas". 3
De algún modo el pensamiento latinoame:ricano de los 90 se constru-
ye contra el neoliberalismo y contra el dependentismo, pero también con
neoliberalismo y con dependentismo , además de otros ingredientes.
El texto de Monsiváis puede interpretarse, y no quiero decir que él lo
haya pensado así, como la negación algo velada de la convocatoria de
González Casanova demasiado llena de grandes palabras: "La liberación
implica voluntad y poder. La creación de una cultura critica coincide con
la creación del poder de los pueblos, con sus expresiones desde lo colo-
nial y contra lo colonial, democráticas y proletarias, nacionales e inter-
nacionales. El héroe colonial necesario, lúcido y terriblemente serio (has-
ta cuando embroma antes de matar) es creación de hombres nuevos des-
de la periferia aparente, dentro de grandes cambios revolucionarios". 4
Monsiváis parece decirle: "Don Pablo, ni tan Che Guevara ni tan Frantz
Fanon, ya estamos en los ~O . se respiran otros aires".
Así y todo, ese curioso dependentismo tan nietzscheano como alu-
cinado de González Casanova, sin querer queriendo, está transparen-
tando la crisis de un paradigma característico de quince o veinte años
antes. No es menos curioso que Jesús Martín-Barbero en 1998 sienta
todavía que debe rebatir el dependentismo, el dependentismo perezoso,
al decir que el concepto "globalización" implica otra cosa que el concep-
to "imperialismo" que concebía la influencia de un agente puramente
externo. 5 Pero se está rebatiendo de manera muy fácil el dependentismo
perezoso pues precisamente uno de los mayores esfuerzos intelectuales
de Fernando Henrique Cardoso, de André Gunder Frank y de otros es-
tuvo orientado a mostrar que el fenómeno de la dependencia operaba en
el interior de la región dependiente y no era una "influencia externa"
(véase tomo II, capítulo "Dependencia").
De este modo, si el pensamiento de los 90 se construye contra el neo-
liberalismo y el dependentismo, como tantas otras veces, se construye
contra la caricatura de ambos, contra la vulgarización más que contra
sus mejores expresiones. Algo muy parecido también hizo José Enrique
Rodó a fines del siglo XIX.

3. Carlos Monsiváis. -cultura urbana y creación intelectual. El caso mexicano ... en Pa-
blo González Casanova (ed.). Cultura y creación intelectual en América Latina. México.
Siglo Veintiuno. 1989, pp. 40-41.
4. Pablo González Casanova. "Palabras introductorias". en P. González Casanova, ob.
cit., p. X.
5. Jesús Martín-Barbero, .. Globalización y multiculturalidad: notas para una agenda
de investigación", en Mabel Moraña, Nuevas perspectivas desde/ sobre América Latina.
Santiago de Chile. Cuarto Propio-nu, 2000, p. 17.
22 Eduardo Devés Valdés

Nuevas categorías y renovación de las ciencias

Así como la segunda mitad d el siglo se inici ó en el pensamien to la-


tinoamericano con la irrupción d e las disciplinas socioecon ómi cas, en
particular con las teorías cepalinas del d esarrollo. la centuria termina
con el florecimie nto de las humanid ades y d e a lgun as ciencias huma-
nas. La vitalidad mayor en la última década estuvo a cargo de los estu-
dios culturales , de las teorías literaria s y a rtísti cas. de l e nsayi smo (a ve-
ces renovado). de los estudios históri cos. de las cien cias sociales "antro-
pologiz.a das", "culturali zadas·· y en con secuencia proclives a t em as como
la identid a d. la mem ori a . la multic ultura lidad y ca tegorías a fin es.
Esta supla nta ción h ace comprensible una ren ovación categoriaL ha-
ciendo , de paso. parcialmente comprensible cómo la cuestión de la iden-
tidad (en tanto preocupación o reivindicación) se transforma nu evamen-
te en la arti culadora del pensamiento latinoameri can o.
En los diversos circuitos. y para pen sar difere ntes asuntos . se ha ido
adoptando. adaptando , apropiando. asumiendo , creando. componiendo
todo un universo categoriaL Sin duda qu e las mod as , como siempre. h a n
tenido su presencia. El idioma ha ten ido que sufrir un a vez m ás y crecer
con giros , guiones , desmembraciones. Un "derrida nismo" cru el h a creído
que rompiendo el idioma podia criticar la globalización n eolibe ral o dis-
minuir los índi ces d e pobreza. No todos se empanta naron entre pliegues,
b ordes y resema ntizaciones; muchas personas hicieron un verdad ero in-
tento por pensar la realid ad: memoria , gobernabilidad , derechos de los
pobres , industrias culturales, integración subregional , redes intelectua-
les. modernización del Estado, pacificación. transición democrática, mul-
ticulturalidad. desarrollo sustentable, desarrollo con equidad, exclusión .
s ubalternidad , encuentro de culturas, poscolonialidad , ciudad let rada, li-
beralización . posmodernidad, transculturación, heterogeneidad. hibrida-
ción, disglosia. informalida d, son algunos de los conceptos más recurren-
tes hacia fines de siglo. G configurando de este modo un "clima intelec-
tual". Diferencio aquí "clima intelectual" de "clima de la época". El primer
concepto se refiere sólo al a mbiente intelectual, y en este caso a l ámbito
que se h a cubierto con la denominación "pensamiento latinoamericano".
En diversos circuitos se han generado conceptos , precisiones, polé-
micas , tendiendo a ela bora r categorías para entender fenómenos especí-

6. Para un desa rrollo de algunas de estas categorías véase Alfonso de Toro. "La posl-
colonialid ad en La tinoamé ri ca en la era de la globalización . ¿Cambio 'de pa radigma en
el pensamiento teó rico-cultural lati noa m ericano?", en Alfonso de Toro y Fernando d e
Toro (ecls. ), E l debate d e la postcolonialidad e n Laiinoamérica. Una modernida d peri[é·
r ica o cambio d e paradigma en el pe nsamie nto latinoamericano. Ma dricl-Francforl, Ver-
vu ert-Iberoa me rica na. 1999.
Primer recorrido 23

fi cos d e América latina. de la época contempo ránea o de la rela ción d e


América latina con el mundo contempo ráneo. Se ha citado ya a Ca rlos
Rincón aludiendo a es e a fán cartografi ador, Julio Ortega s e refiere a los
dis curs os de la a bundanci a y la care ncia, Néstor García Canclini h a in -
sis tido en la n ecesida d d e ren ova r la compren s ión del fe nómen o de la (s)
ide ntidad(es), otorgándo le por ta nto nu evas s ignificacio n es a l con cepto
"identid a d ". Por cie rto. este a fán de renova ción categorial s e reali;.:a en
pa rte contra . en reb elión contra , el ambiente intelectu a l en el que s e for-
mó bu ena pa rte de la intelectua lidad de los 90. ambiente en el que cam-
peaba el d ependenti s mo . Hemos cita do ya las obs ervacione s críticas d e
Monsiváis s obre un d epe nde ntis mo expa ndido y perewso. J esú s Martín-
Ba rbero ha s entido la mi s m a necesid a d de ma rcar dife rencias. más con-
tra los clich és que contra el d epe ndentism o propia m ente tal . Por su par-
te. 1-!ugo Achú gar s e ha es m erad o en supe rar la n oción de cultura como
"bellas le tras " h acia concepcio nes qu e contempl en un conjunto muc ho
mayor de expresion es. Kemy Oyarzún ha qu e rido descubrir un cie rto
qui ebre epis temológic o en la pers pectiva d el gén ero respecto de tra b ajos
literarios qu e rompieron otros esquemas perma n eciendo. s in emba rgo.
pris ion eros d e prejuicios s exis tas . Importa ntes h a n sido los esfu e rzos d e
múltiples personas por acoge r los a portes el e la escu ela poscol oni a l. És-
te es uno el e los procesos m ás re novadores ele la décad a . el es tacando por
un lado la globa lización del esp acio intelectu a l latinoa merica n o a la vez
qu e su capac ida d para solid a rizarse con otras posicion es del ··sur". La in-
trodu cción de la escu ela poscoloni al , r ealizad a principa lmente -aunqu e
n o sólo- por muj eres en el pen samie nto la tinoa mericano (Silvia Rivera
Cu s ica nqui , Rossan a Ba rragán. Mabel Mora ñ a , como ta mbié n Eclgardo
La ncl er y Walt.e r Mignolo) gen era la cita ción frecu ente ele Edward Sa id .
1-! omi Bh a bh a . Ra n ajit Guha , Gaya tri Spivak. Pa r th a Ch a tterj ee.
Una polémica impor tante, por lo caract erís tica de la época. ha s id o
la ocurrida en el s en o del lat ino(rte)a meri canis mo sobre los estudios cul -
tura les. En el espacio de la teoría y la crítica literaria . de lo qu e· ellos lla-
m a n "teoría crítjca " o "pen samiento critico" y ele los estudios cultura les ,
h a n dialogado los . "cornejist as" y los "ramistas " el efen eliencl o los méritos
d el concepto "h eterogen eidad" o los mé ritos ele "tra nscultura ción" . tra ído
p or el a utor el e La ciudad Leirada desd e la obra del cubano Fernan do Or-
tiz. Ha terciad o en esta polé mica el concepto "disglosia", tratando de su-
7
perar a "mestizaje ".
La cuestión sobre las categoría s es, e n parte , una cu estión e pistemo-
lógica y como tai remite a a quella d el ord en a miento ele las ciencias. Es-

7. Véa n se p ar a ello los lra bajos d e Raú l Buen o. Mabel Mora1ia . Ma rtí n Lienhard y F.
Schmidt. en J .A. Mazzolti y Ju an Z evallos . Ased ios a la heterogeneidad cultural, Fila -
d elfia . AIP. 1996.
24 Eduardo Devés Valdés

pecíficam ente los estudios culturales han pretendid o, es cierto que con
más retórica que realidad, realizar una crítica (y un reordenam iento, en
ocasiones ) de la organizac ión disciplina ria. García Canclini ha argumen-
tado que los cambios y las "hibridaci ones" en la cultura hacen necesaria s
transform aciones en las disciplina s que se ocupan de ésta, disciplina s
"nómadas " que puedan "transitar " o "conectar" los distintos pisos o espa-
cios en que se producen o se manifiest an las expresion es culturales . 8 Co-
mo el antropólo go argentino -mexicano , a fines de los 80, Heinz Sontag y
Lourdes Yero, en el marco de un conjunto de actividade s auspiciad as por
la Unesco, coordinar on un grupo ocupado de los desafios de las ciencias
sociales, iniciativa en la que convergie ron personas de renombre , entre
las que se contaban Hebe Vessuri, Aníbal Quijano, Fernando Calderón,
Jean Casimir, Rafael Roncaglio lo, Guillermo Bonfil Batalla, Norbert Lech-
ner, Julio Cotler, Juan Carlos Portantier o, Lía Zanotta, José Joaquín
Brunner. Este proyecto conjugaba elementos de diagnóstic o y afanes
prospectiv os. Escriben Sontag y Lourdes Yero: "Más a llá de la «célebre
crisis de los paradigma s» muchos investigad ores han contribuid o con
aportes altamente significati vos para acometer la prospectiv a de la re-
gión". Esta preocupac ión, nos dicen , se originó en el Centro de Estudios
del Desarrollo de la Universid ad Central de Venezuela (cr<:NDES) y en la Co-
misión Económic a para América Latina (CEPAL). siendo su clave aquello de
"explorar las nuevas formas de hacer política, pensar las premisas epis-
temológic as de las ciencias sociales para mejorar la posibilida d de acce-
so a los problema s de la época y plantears e problema s relevantes para el
futuro" a la vez que "estudiar las nuevas formas de represent ación social
y política, especialm en "' cuando se prevé una «informali zación» de la eco-
nomía, en lo social y en lo político" y la necesidad que surgía desde allí
de pensar "estilos alternativ os de desarrollo ". 9 Sin duda esta preocupa-
ción se articula con el proyecto cepalino de desarrollo con equidad.
También en una perspectiv a de renovació n y transform acion de las
ciencias sociales, aunque más retórica, se ubica Francisco López Segre-
ra, muy inspirado en las propuesta s de la complejid ad de Edgar Morin.
López Segrera propone "impensa r las ciencias sociales", es decir, poner
en cu estión el legado decimonó nico y el del propio siglo xx en las ciencias
sociales, puesto que "muchas de sus suposicio nes, pese a su carácter fa-
laz, permanec en arraigada s firmemen te en nuestra .mentalida d". Plantea
que, aunque éstas gozan de "creciente autoctoní a" 10 como consecuen cia

8. Véase Néstor García Canclini, Culturas híbridas, México, Grij albo, 1990, pp . 14-15.
9. Heinz Sontag y Lourdes Yero, Procesos sociales en marcha: Gran Programa 1 de Unesco
en América Latina y el Caribe, Caracas, Nueva Sociedad-U nesco, 1992. pp. 7. 74.
10. Francisco López Segrera , "Abrir. impensar y redimensio nar las ciencias sociales en
• América Latina y el Caribe" , en Edgardo Lander (ed.) , La colonialidad d el saber: euro-
centrismo y ciencias sociales , Caracas. ucv-Unesco , 2000, pp . 248-249, 247.
, _:.ly 'ÜS'
-v . ~.,_;o,/·:.'.·
'""'(, , t;.. {.,a .-;·¡

/,a0 r' ' ' \'<1 oe


_ · ¡;:;-' · ~ i'
Primer recorrido j -:;-
: ~(E .,;;. !.,.;\.: ~ ~
1 ~ ~, ~ (0' ~-~ ¡,
del crecimiento de redes en el continente'' es necesario realizar \ riqdifqÉkiOTECA ~
ciones especialmente tendientes a la trasdisciplinarieda d , siendo' neer~.a- cY-~
rio eliminar las fronteras tajantes y artiflciales. 12 "" r~ c~

La discusión sobre las categorías y sobre la renovación de las cien-


cias humanas-sociales, las humanidades y los estudios sobre cultura no
puede separarse de, ni puede tampoco confundirse con, otras polémicas
como aquella en torno de los modelos de desarrollo, que enfrentó a neo-
cepalinos y neoliberales, o aqu ella sobre la democracia que enfrentó a li-
berales y comunitaristas criollos, o más bien a neoliberales y a socialis-
tas-renovados.

Indígenas-origina rios

Rigoberta Menchú ha sido la persona que mayor presencia intelec-


tual ha tenido entre quienes provienen del mundo indígena. sin que pue-
da considerarse la única voz ni afirmarse tampoco que enfatice los mis-
mos aspectos que otros portavoces de los pueblos originarios.
En su discurso , que por la variedad se distingue del "académico", la
Premio Nobel de la Paz 1992 funde elementos provenientes de la tradi-
ción cultural maya -consideraciones sobre la existencia, sobre la natura-
leza , sobre las relaciones entre las personas y de éstas con la naturale-
za, sobre los sueños y las costumbres- con elementos compartidos con
otras culturas: reivindicación de los derechos humanos. de la mujer, de
los indígenas. de la tierra, del agua , de lo ecológico, tanto como aspira-
ciones identitarias.
"Mi madre" , ha escrito, "representa a la mujer y al indígena. Ella re-
presenta una doble marginación. Las mujeres y los indígenas hemos si-
do incomprendidos. Sin embargo, tengo mucha esperanza de que muje-
res e indígenas podrán incidir decisivamente; quizá en otra época de la
humanidad". Como disculpándose. argumenta a continuación:

Yo no soy filósofa. Simple y sencillamente soy la nieta de los


mayas. Ni siquiera hija. porque la hija es más cercana. Ser nieta sig-

11 . "Puedo decir que son redes como FLAcso y CLACSO y otras muchas que de forma más
o menos directa están asociadas al desarrollo de las ciencias sociales en esta área:
ALAS, SELA, CLAD, FJUC, Programa Bolívar y los científicos sociales agrupados en ellas, en
torno d • niversidades y 1o grupos de trabajo, los que han producido e1 extraordinario
desarrollo de las ciencias sociales latinoamericanas -visualizadas por otros paises del
sur como paradigma- y quienes garantizan un futuro , sin que su identidad se disuel-
va en paradigmas importados", ídem, p. 257.
12. Ídem, p. 275.

/
26 Eduardo De\·es Valclts


nifica tener abuelos. ten er historia . tene1· pasado: a l mismo tiempo
qu e 1:e presenta posee r sangre jove n . pertenecer a una generación j o-
ven. asomarse al futuro . Soy nieta de los mayas y creo que hay co-
sas qu e cambiarán más adelante. I:J

Estas cosas que cambiarán tienen que ver con va riados aspectos. co-
mo antes se ha destacado. Un pun to clave es la recuperación de la tierra
como cuestión económica y mística. La tierra de la comunidad h a preten-
dido usurpa rse. se han instalado nuevas gentes pero no han podido per-
severar allí.

se fueron pronto porque tenían miedo. Los espí•·itus de esa aldea h a n


tenido mucha enc1·gía. La ge nte cree que todos los que fueron asesi-
nados a h í ele hecho son h a bitantes ele Lag Chimel y de Chimel y creen
que so n los cluefws ele la propiedad y son los du eños ele las tierras. 11

Su reivindica ción abarca también la cultura. Argumenta que la ar-


monía que em a na de "nu estras religiones mayas. aztecas . xincas. incas.
araucanas . aymaraes , la kotas. es un pntrimonio tan a lto qu e debe ser re-
conocido". Entre esas cosas qu e ca mbiaran se encu entra esto, porque
"los retos del futuro van a estar exacta mente en la comprensión y acep-
tación de la diversidad. en la creación ele un mundo inte rcultura l". Abo-
ga por la c reación ele "nu evas relacion es". ta nto en cada uno ele los paí-
ses como dentro de la comunida d in tern acional. conecta ndo el cambio de
relaciones con la esperanza de un '·futuro más plura l. donde los plfeblos
indígen as podamos desarrollar nu estros conocimi en tos y aportar gra nd e-
m ente para un nu evo rumbo de la huma nidad". 15
Otras voces de personas qu e se a utodeflnen como indígen as h a n
puesto otros éntasis. Al~jandro Swaby Rodríguez. d e la Reserva Indígena
Bribri de Ta la manca aJ s udoriente de Costa Rica. liga formas de vida in-
dígena y inedio ambiente. "El hecho de que los territorios indígen as estan
a ún cubiertos en gran parte por una densa capa de vegetación y bosques,
no es una mera casualidad. es más bien el fiel reflejo del respeto que nu es-
tro pu eblo h a tenido hoy y s iempre por la naturaleza". Swaby apunta a
fundamentar este h echo e n una con cepción de su pueblo sobre la vida:
"Sabemos que los arboles. las plantas y la diversidad biológica, constitu-
yen la esencia misma de la vida". Desarrolla mas esta idea argumentando
que "todos los animales, insectos . microbios y otros, por indeseables y da-

13 . Rigoberla Menchú , Rigobert.a: la nieta de los mayas. Madrid , AguiJar. 1998, p. 130.
14. Ídem, p. 82.
15. R. Menchú . "Aüo Intern ac ional de los Puebl<:>s Indígenas". en Encuentros. N° 3.
Was hington . !.liD. diciembre de 1993. pp. 150. 3.
Primer reco rrido 27

ñinos que parezcan al hombre , tienen una noble función que cumplir en
el ordena miento biológico y ecológico del unive rso·· 'r; y ello porque

... nada es ele la nada. Todo liene un origen y todo tiene un fin ; todo
tie ne un porque y un para qué. La interrelac ión entre el hombre y
la biodiversi dacl es infinita: la indepe nde ncia es a lgo que no existe.
es el gran mito ele la soc iedad: n o hay na ción , pueblo o individuo in -
7
dependie nte. todos dependem os los unos ele los otros. '

Desde una perspect iva diferente Esteban Calán Gonzále z quiere fun-
dar un pensami ento político- ideológico campesi no. Afincánd ose en el ca-
so bolivia no. afirma qu e "no h ace falta ser socialist a ni comunis ta. sola-
mente ser honestos y tener ética moral política para a dministr ar -el país.
recordan do siempre el pensa mi ento político. id eológico y social de nues-
tros a nte pasados'". Este pensami ento de los antepasa dos. sostiene Calán.
"aun [lo[ mar1ten e mos limpio y sin manc ha los campesi nos. porqu e no es-
ta mos mezcla dos mucho con la sangrE' perversa de los invasore s ni de los
h erede ros" . En coheren cia con esta trayecto ria. escribe. "reunim os nu es-
t ro pensami ento político- ideológico en Amakell a no sea flojo. Ama s u a no
seas ladrón . Ama Llull a no seas mentiros o. Ama llun·ku no1 seas chupa y
tránsfug a: J a ni Jajramti . J a ni Lunt"ata mti. J a ni k'arimti". s
Sin duda . no es lo mismo el pe nsamie nto indígena y el pensami en to
sobre los indígena s. Para algunos incluso es lo opuesto. Guillerm o Bon-
fil Batalla h<t creído alcanzar una triple validez al captar el pensami ento
indígen a. traducirl o a las categorí as d e la academi a la tinoame ricana a la
vez que e mitir un discurso sobre la realicl acl indígena .
Una de las claves ele su tra bajo h a sido sintetiza r los proyecto s polí-
ticos de Jos propios pu e blos indígena s. Destaca una serie de trazos que.
postula. son comune s a l pe nsa mi ento d e los sectores indígena s a fines
del siglo xx: el pensami ento indígena se clellne básicam ente por oposició n
a la "civilizac ión'" : e n América existe una civilizac ión india; la descolon i-
zación del discurso historiog rá fico es un imperativo político priorit ario.
éste ha s ido escrito y enseilad o por el invasor; la superior idad de la civi-
lización india no s e demuest ra sólo por la grandez a del pasado sino ta m -
bién en las culturas indias actuales : un fundame nto central en la dife-
rencia entre la civilizac ión india y la occident al está en la concepc ión de

y los
16. Alejandro Swaby Rodríguez . "Perspecti va indíge na . Conferenc ia: Dios, din ero
bosques". en Temas d e Nuesira América. N° 17, Heredia, mELA-Uni versidad Nacional.
1992. pp. 129- 130.
17. Ídem , p. 130.
Edito-
18. Esteban Ca1án Gonzá1ez. Pe nsamiento politico-icle ológico campesino . La Paz,
rial Paz. 1996, p. 65.
28 Eduardo Devés Valdés

la naturaleza y de las relaciones que establece con ella el hombre en so-


ciedad: en la civilización india el ser humano es parte integrante e indi-
soluble del cosmos y su realización plena consiste en ajustarse armóni-
camente al orden universal de la naturaleza: los europeos realizaron una
invasión, no una conquista; en las culturas de los pueblos indios se in-
cluyen elementos de procedencia occidental. uno de los efectos de la do-
minación ha sido la desindianiz ación de un amplio sector de la población,
algunos de los objetivos comunes son la persistencia de la identidad y la
supresión de la estructura de dominación . 19

El tema indígena

En 1987 Bonfil Batalla publicó México profundo. Allí , a partir de la opo-


sición entre este México y el México imaginario, organiza un planteamien -
to sobre el indígena y su desindianiz ación, especialmen te durante el siglo
xx, a manos del mestizo. Según Bonfil Batalla, en tiempos de la Revolución
el propósito "de fondo de los indios y campesinos significaba la decisión de
mantener su cultura propia, ejercer un mayor control sobre ella y sobre
esa base desarrollarl a: no sustituirla, pero sí enriquecerla a medida que se
recuperan los niveles de control cultural que cuatro siglos de dominación
les habían arrebatado a los pueblos y comunidade s". Los mestizos que ma-
nejaron el poder debieron recoger algunas de las aspiracione s indígenas
pero su proyecto "no pretendía la continuidad del México profundo, sino su
incorporació n, por la vía de su negación, a una sociedad que debía ser nue-
va. Por eso México debía ser mestizo y no plural ni mucho menos indio". 20
Para Bonfil Batalla el indigenismo que se inaugura luego de la Revolución
apunta claramente a la ''integración " del indígena al México mestizo desde
Manuel Gamío pasando por José Vasconcelos . Alfonso Caso, Gonzalo Agui-
rre Beltrán, Alejandro Marroquín, Ricardo Pozas y otros:

En síntesis, se trata de anular la capacidad de decisión de los


pueblos indios (lo que de ella queda tras el acoso constante de la do-
minación colonial) e incorporarlos plenamente a un sistema de con-
trol cultural en el que las decisiones se toman en ámbitos ajenos a
las propias comunidade s.2 1

19. Véase Guillermo Bonfil Batalla, "La nueva presencia ... ", en P. González Casanova
(ed.J. ob. cit., pp. 143 y ss.
20: G. Bonfil Batalla, México profundo: una civilización negada, México. SEP. 1987, p.
166.
21. Ídem, p. 175.
Primer recorrido 29

Con motivo de la 1 Cumbre Iberoameric ana realizada en Guadalaja-


ra en 1991, se reunió un conjunto importante de latinoameri canos en un
seminario internacion al bajo el título "Amerindia hacia el tercer milenio".
Allí, entre otros, además del propio Bonfil Batalla, se dieron cita Lourdes
Arizpe, Miguel Barnet, José Bengoa, Jean Casimir. Adolfo Colombres,
Jorge Dandler, Roberto Fernández Retamar, Enrique Florescano, Miguel
León Portilla, Luis Lumbreras, José Matos Mar y Darcy Ribeiro. Emitie-
ron una declaración donde sostenían tener "plena conciencia de que vi-
vimos un destino común y que el futuro de nuestros pueblos depende de
nuestra capacidad para crear una América solidaria". a la vez que desta-
caban "que la América de nuestros sueños, Amerindia, ha sido y perma-
necerá indígena en su esencia, porque los pueblos originarios constitu-
yen el .núcleo de su identidad". Con no menor radicalidad, insistían en "la
viabilidad y persistencia del ser indígena refrendadas hoy por su crecien-
te contribució n en la definición de los proyectos nacionales y en el forta-
lecimiento de los sistemas democrático s", lo que se expresaria entre otras
cosas en que "en este tiempo de cambio global podemos convertir la ri-
queza contenida en la diversidad en garantía de nuestro desarrollo sobe-
rano". Simultánea mente reclaman la necesidad de "superar las condicio-
nes de pobreza extrema y marginalida d política que confronta la mayoria
de los pueblos indígenas" y que "debe garantizars e a los pueblos indíge-
nas el acceso a los medios materiales y culturales necesarios para su re-
producción y crecimiento " , a la vez que "debe integrarse en las nuevas es-
trategias de desarrollo el patrimonio tecnológico indígena" tanto como el
que "las lenguas indígenas y contenidos culturales indígenas sean incor-
porados a nuevos modelos educativos" . Señalan igualmente la relevancia
de la dimensión internacion al destacando la necesidad de que "los Esta-
dos avancen en la generación de instrument os internacion ales que ga-
ranticen los derechos de los pueblos indígenas", a la vez que "los foros in-
ternacional es deben ser adecuados para que favorezcan la representa-
ción de los pueblos". 22

22. Cumbre Iberoamerica na. I Cumbre IberoamericW1 a: Guadalajam, México, 1991: dis·
cursos. Declaración de Guadalajam y documentos , México, Fondo de Cultura Económi-
ca, 1992.
SEGUNDO RECORRID O

Identidad

Como era previsible, en los 90 las posiciones identitarias volvi eron a ha-
cerse hegemónicas en el pensamiento latinoamerican o. Ello se advierte
indirectament e a través de la inmensa preocupación por el tema de la
identidad y directamente en la bu ena cantidad de posturas que tienden
a defender. reivindicar. revalorizar lo identitario. Esto parecía previsible
toda vez que desde los 70 y sobre todo en los 80 se produjo una oleada
modernizadora especialmente generada d esde el espacio del pensamien-
to económico ligado al auge del neoliberalismo , cuestión qu e afectó el
pensamiento político y social aunque con menos intensidad.
A fin es de los 90. el tem a ele la id entidad (sea como problema. sea co-
mo reivindicación) se ha transformado en el punto clave del desenvolvi-
miento del ensayo, de las humanidades. de las ciencias humanas y so-
ciales. Es punto clave pues en cierta manera explica o da sentido a mu-
chos trabajos. en cierto modo articula otros o bien permite transitar ele
unos a otros.
El tema de la iclentidacl ha llegado a ser una obsesión y es difícil en-
contrar autores que no aludan al asunto. al menos de modo oblicuo.
Ello ha suscitado una ref1exión importante respecto de cómo concep-
tualizar la identidad y más aún a preguntarse qué se designa con ese
concepto tan usado como vago. tan frecuente como equívoco . Esto ha
sido precisamente lo que ha querido hacer. entre otros. Néstor García
Canclini. Piensa que en los últimos quince o veinte años las ciencias so-
ciales están reformulando la noción de identidad en torno. por lo me-
nos, de cuatro cambios conceptuales: la identidad como realidad histó-
ricamente constituida y no sustancial. la identidad como expresión de
las maneras "imaginarias" en que se vive la relación con el territorio, la
131 1
32 Eduardo Devés Valdés

composición híbrida o multicultural de lo que se denomina "identidad


de un pueblo", y el componente creciente de condicionamie ntos trans-
nacionales en la conformación de nuevas identidades. Se sorprende o
lamenta, asimismo , del hecho de que, en un sentido inverso, se mueven
las doctrinas y los movimientos políticos, percibiéndose fundamentalis -
mos que absolutizan rasgos biológicos o telúricos. No intenta, sin em-
bargo, explicarse por qué, si la identidad es algo tan poco fundamental,
hay movimientos que la fundamentaliz an y gente que los integra y si-
gue. Pero además, el propio García Canclini ante el Tratado de Libre Co-
mercio entre México, Canadá y Estados Unidos se pregunta, entregan-
do implícitament e al menos una respuesta normativa, si será tan prio-
ritaria la asociación de México con los vecinos del norte para descuidar
la comunidad de lengua e historia, la posición periférica y los intereses
solidarios que lo unen con América latina. 1
Pero más allá de la reconceptualiz ación del fenómeno o de la discu-
sión sobre los verdaderos alcances del concepto "identidad", nos encon-
tramos con una preocupación difusa, no del todo homogénea aunque ex-
tremadamente fuerte, en torno de la cual es posible organizar (casi) todo
el pensamiento de la última década. Temas como lo indígena, lo andino,
lo caribeño. lo centroamerica no, lo amazónico o lo conosureño parecen
no poder tratarse en el pensamiento latinoamerican o de 2000 sin hacer
referencia a la cuestión de la(s) identidad(es); incluso más, el asunto me-
dioambiental, tan articulado a los anteriores. o aquel del patrimonio bio-
genético, han asumido un cariz culturalista (en desmedro de lo natural)
para ser pensados como parte de una identidad a conservar, desarrollar
o defender. Por cierto, el tratamiento de desafíos como el de la integra-
ción, la memoria, lo nacional, lo regional o lo latinoamerican o, son in-
comprensibles sin la referencia a la identidad.
Asimismo, todavía el problema de la identidad, como punto neurál-
gico del quehacer intelectual de la última década del siglo xx, permite
configurar buena parte del mapa de ideas. Es clave este asunto para en-
tender las polémicas en torno de la dialéctica entre modernización y cul-
tura generadas particularmen te en Chile: Pedro Morandé, Bernardo Su-
bercaseaux, José Joaquín Brunner, Jorge Larraín , Cristián Parker, Nelly
Richard, entre otros, como también en el espacio regional de la Facultad
Latinoamerica na de Ciencias Sociales (FLACSO) y la Comisión Económica
para América Latina (CEPAL): Fernando Calderón, Martín Hopenhayn, Er-
nesto Ottone, polémicas en las cuales participaron también autores co-
mo Felipe Mansilla o Hugo Biagini. Bastante cercana ha sido la discusión
sobre globalización e identidades en la que han abundado Renato Ortiz,

l. N. Garcia Canclini, "El debate sobre la identidad y el Tt.c", en Mundo, región, aldea:
identidades políticas e integración regional, Montevideo. Trilce, 1994. pp. 71-73, 80.
Segundo recorrido 33

Hugo Achúgar. Felipe Arocena y Néstor García Canclini. Este asunto ha


sido también tratado desde la relación entre globalización y nación.
El tema de la nación es incomprensible en los años 90 sin referirlo al
asunto de la globalización , el cual es permanentemente puesto en tensión
con la identidad. Esto, en el espacio del ensayo y las ciencias humanas.
ha sido fuertemente articulado a la historia cultural ele las naciones. Aquí
la referencia al libro Comunidades únagina.da.s de Benedict Anderson ha
sido frecuentísim a, especialmente en el latinoamericanismo de Estados
Unidos y su área más inmediata de influencia: Puerto Rico y el Río de la
Plata. El tema de lo nacional en su dimensión cultural ha sido abordado
por numerosas personas en Costa Rica: Maria Salvadora Ortiz. Flora Ova-
res , Maria Pérez, Yamileth Iglesias , Berna! Herrera. Álvaro Quesada y. de
modo bastante similar, aunque cu1iosamente sin referencias entre los au-
tores. en Puerto Rico: Arcadio Díaz Quiñones. Maria Elena Rodríguez Cas-
tro, Juan Flores. e igualmente en Uruguay: Hugo Achúgar. Geranio Cae-
tano y. un poco antes. Pedro Barrán con una perspectiva diferente, y to-
davía en Nicaragua: Sergio Ramírez, Margarita Vannini. Frances Kinloch
Tijerino, Miguel Ángel Herrera. Nelly Miranda y Alejandro Bravo.
Una línea de trabajo que se ha entrecruzado con la cuestión de la
iclenticlacl es la democracia, la ciudadanía y la sociedad civil. De rnanera
directa se plantean esta relación Norbert Lechner y Manuel Antonio Ca-
rretón: en relación con los movimientos sociales: Fernando Calderón.
Laureles Arizpe: en relación con los derechos huma nos. conectados a la
cuestión de la memoria: Maréelo Viñar. Elizabeth Lira. Ticio Escobar. Jo-
sé Teixeira Coelho, Hugo Achúgar: o conectados a la cuestión indígena:
Rigoberta Menchú y José Bengoa.
Otra línea de trabajo que se ha topado con la id entidad es la que
apunta a una nueva temización sobre las ciencias sociales y humanas y
sobre las humanidades: sus nuevos desafíos, paradigmas. la constitu-
ción de un objeto latinoamericano. la renovación de los estudios cultura-
les. sociales. políticos y hasta económicos y . por cierto, los estudios an-
tropológicos. urbanos. geográficos , de género y teológicos. Ello es muy
palmario en las ponencias en congresos de diversas redes intelectuales
de latinoamericanos y latinoame ricanistas. García Canclini ha querido
elaborar nuevas categorías teóricas en las ciencias sociales para pensar
la identidad. Por su parte. han estudiado el tema de la recepción de on-
das culturales afectando la cuestión de la identid ad Bernardo Suberca-
seaux y Carlos Rincón.
Otra línea todavia. una de las más antiguas. viene desde la pregun-
ta por la identidad nacional, tematizada con tanta fuerza desde los años
30 pero con múltiples antecedentes ya desde el siglo XIX, e incluso desde
el XVli. Esta manera de pensar el asunto se ha cultivado por todas par-
tes , pero ha sido más bien en el ámbito centroamericano-caribeño donde
se ha trabajado con mayor abundancia en el fln ele siglo. Allí la defensa
34 Eduardo Devés Valdés

de la identidad frente a la tan manifiesta presencia norteamericana ha


llevado incluso a pensar esta cuestión filosóficamente. Es el caso del hon-
dureño Ramón Romero . quien discute si existe una identidad nacional en
el país para postular que "en la conciencia colectiva de los hondureflos
no están orgánicamente integrados los elementos constitutivos de una
identidad nacional"'. puesto que falta un proyecto histórico nacional. 2 Es
también el caso del salvadoreflo Guillermo Campos López. que plantea la
necesidad de "comprender el significado filosófico de la cultura del maíz'";
piensa que el análisis de la memoria históiica de su pueblo debe partir
del profundo conocimiento del pensamiento precolombino para descubrir
allí su identidad.:. 3 Desde un punto de vista psicosocial se ha ocupado del
tema, en la República Dominicana. Josefina Zaiter Mejía. Ha orientado
su trabajo hacia la revisión crítica de la identidad nácional dominicana
estudiando la historia del país y las ideas políticas y filosóficas ele quie-
nes se han referido a la dominicanidad . como Eugenio María ele Hostos ,
Francisco Bonó, José Ramón López. Américo Lugo, Federico Henríquez y
Carvajal. Federico García Godoy . Pedro Henríquez Urefla, Luis Conrado
del Castillo. Ecilia Pepín y Manuel Arturo Pefla Batlle, entre otros:'

Memoria

Memoria e identidad ,_ desde cierta perspectiva. son smommos. Ello


permite que. a partir de la memoria, se articule el te ma ele la identidad
con varios otros. El asunto de la memoria es uno de los mayores puntos
de intersección, de encuentro temático. En relación con la memor~ a se
cruzan temas como las violaciones a los derechos humanos. ' .
la escritura
de la historiografía o de la novela, la herencia popular e indígena. el exi-
lio y las migraciones.
Memoria se emparienta con historia. pero la memoria es más profun -
da, reside preferentemente en lo oral, en lo íntimo. La historia, expresán-
dose historiográficamente, tal vez por ser escrita es más institucional . y
puede entrar en colisión con la memoria al querer tergiversarla u ocul-
tarla. En todo caso, el tema de la memoria se ha hecho objeto de histo-
riadores , ensayistas, literatos, comunicadores. cineastas , etc. Su gran

2. Ramón Romero. '"Identidad nacional en Honduras: una rellexión filosófica··. en R.


Romero, Pensamentofilosójlco na América Central. Londrina. UEL. 1997 , p. 146.
3. Guillermo Campos López, '"La filosofía en El Salvador y la integración del pensamien-
to centroamericano·· , en R. Olmedo, ob. cit.. p. l. 31.
4. Véase Miguel Reyes Sánchez. Desajlos dejln de siglo, Santo Domingo, 1:3anco Cen-
tral de la República Dominicana, 1997.
Segundo recorrido 35

preocupa ción han sido los muertos y torturados por los regímenes mili-
tares, ampliándose desde allí a otros espacios.
Como ya se ha anotado. m emoria e identidad pued en ser sinónimos.
La m emoria y sus rupturas tanto como su reivindicación : el derecho a la
memoria y la lucha por construir una memoria más completa han sido
algunos de los tópicos que han articulado el tema de la democracia y los
d erechos humanos. por un lado, con: la identidad , por otro, que han ama-
rrado lo indígena. lo multiculturaL lo centroamericano y los movimientos
sociales.
Refiriéndose al s eminario "Id entidad uruguaya: ¿mito, crisis o afir-
m a ción?". realizado en 1992 , el relator, el histmiador argentino Fernan-
do Devoto , afirmaba qu,e "un a d e la s dimensiones más innovativas y a la
vez e pocales de las pone ncia s h a sido comenzar por r ediscutir los anti-
guos relatos fundantes d e la id entid a d uruguaya qu e otras gen eraciones
d e intelectuales elaboraron". Devoto destacaba cómo el tema de la desar-
ticul ación d e relatos que d evini eron mitos colectivos constitutivos de la
id entidad uruguaya había sido particularmente bien abordado por Ge-
ra rdo Ca etano. 5
En es e mismo semina rio el psiquiatra Marcelo Vi1iar se refería a las
fractura s de la m emori a . Destacaba que el Uruguay de esos años se ca-
racte riza por "la falta d e id eales compartidos y por la fragm entación de
m emorias , por la sospecha de la s inte nciones del prójimo y la m a ledicen-
cia e n los vínculos p e rs ona les. En nu estro p á ís'· , es cribe Viñ a r (¿en nu es-
tra región? ). ··un rasgo qu e nos pa rece re levante en el lazo socia l actual y
locC\1 es el qu e llamamos frac tura s d e m emmia [... ]res ta fra gmentación de
la m emoria y el proyecto colectivo inaugúra - por la vía del horror y la vio-
lencia - un m ecanismo dlsociativo que corroe y corrompe el lazo social ".6
Todavía en el mismo espacio, Teresa Porzecanski destacó qu e se es-
ta ba produciendo una "transforma ción compleja de la autoimagen d~ la
propia sociedad. que pretende s e r confirmada con rasgos s ensiblemente
diferentes de los que la constituyeron décadas antes". 7
Aludie ndo igualmente a la relación entre terror y m emori a. Fernan-
do Reati s e r efirió al "conflicto e ntre la memoria colectiva y las políticas
d el olvido". Las políticas del olvido para Reati aparecen ligadas a una
ideología qu e quiere fijar un rumbo único para la producción cultural e

5. Fern a ndo Devoto , "Introducción" a Hugo Achúgar y Gerardo Caeta no (comps.) , Iden-
tidad uruguaya: ¿mito. crisis o q[lrmación?. Montevideo . Trilce , 3" ecl ., 1993, p. 15.
6. Marcelo Viri a r. "Memorias fractura das . Notas sobre los orígenes del s entimiento ele
nu estra ac tual idenliclacl na ciona r. e n H. Achúgar y G. Caelano (comps.). ob. cit.. pp.
38. 44-45.
7. Teresa Porzecanski. "Uruguay a fin es del siglo xx: metddologías de ausencia y pre-
sencia", en H. Achúgar y G. Caetano (cornps.) . ob. cit .. p. 58.
36 Eduardo Devés Valdés

intelectual : lo ligflt, lo sojL, el fin de las ideologías y el posibilismo como


límite ele tod o cuesti on a miento. la Realpolililc como fron tera del pensa-
miento utópico .8
En 1997 Hugo Achúgar. uno ele los organizadores del seminario re-
cién nombrado, volví a sobre el tema d estacando que en los últimos años.
"marcados doblemente por la postdictaclura y el fin el e s iglo. la sociedad
urugu aya h a centrado gra n pa rte de su esfuerzo en el examen de s u pa-
sado". Pensaba que precisamente "la revisión de ese pasado ha ocupado
gran parte ele la ensayística -sociológica , cultural , histórica, psicológica-.
h a promovido una serie ele testimonios. h a estado presente en la plásti-
ca. h a impulsado la ll amada n ovela hi stóri ca y también la discusión po-
lítica en torno ele los derechos humanos". Iclentidacl y me moria están im-
pregnando todo el quehacer intelectual y c ultural uruguayo y por esta vía
está n cu estiona ndo la n ación: ''La nación tal com o h a s id o pensada du-
rante el siglo X IX y parte del xx". Ello supone para Achúgar una "renego-
ciación ele la n ación . Negociación en torno de lo que se ti ene en común y
en torno ele lo que se ac u erda olvid ar. Olvido consensuado. que supu es-
tamente implica un relato o un a memori a tambié n con sen s u ad a o nego-
ciada de la n ación ".u
Por así d ecirlo. en la cu estión de la m emoria co nverge n diversas ru -
tas qu e vienen desde variados núcleos temáticos y clive rgen también
otras tantas. Otra d e las entradas importantes en el tema de la me moria
la h a h echo Arcadio Díaz Quifwnes en La memoria rota. Alli. a ludi endo
por una parte a la divis ión el e una n ació n e n dos territorios: Puerto Rico
en s u is la y en Estados Unidos. se pregunta por las razon es que h a n lle-
vado a ocultar en la hi stori a oficia l esta ruptu ra tan importa nte . Quiere
reivindicar la puertorriquel1idacl de Jos que. como él mismo. vive n en el
otro territorio pero qu e profundizan (quie ren . recu erdan . reviven , con ser-
van , acaricia n) con m ás pasión que los de a dentro num erosas marcas ele
lo qu e constituye la icl enticlad , incluso en circunstancias en las que se
h an m ezclado los dos idiomas de mayor int1u encia, dando form a a nue-
vos productos culturales.
Heredero dialogante y cuestionador ele José Luis González, Raúl Mar-
qués y Antonio Pedreira. el libro de Diaz Quiñones hace un recorrido crí-
tico y panorámico de la historia política y literaria puertorriqueña, aprove-
chando su fa miliaúdad con puntos centrales del debate sobre lo n acional
y estableciendo además un diá logo igu almente con varios teóricos cultu-
rales importantes como Theodor Adorno , Frantz Fanon . Edward Said y

8. Fernando Reati. "In trod ucc ión" a Adriana Bergero y Ferna ndo Rea ti (comps.) . Memo·
ria colect iva y p olíticas d el olv ido. Buenos Aires, Beatri z Viterbo, 1997. pp. 1 1- 12.
9. Hugo Achugar. "El presente del pasado. o ba lance y liqu idación d e la nación". en Pa-
pe les de Montevideo. N° 2. octubre de 199 7. Montevideo. p. l 10-11 1.
Segundo recorrido 37

Ángel Rama . 10 Su construcción de la m emoria y su tesis de la memoria ro-


ta quieren mostrar cómo se h a n pretendido olvidar trozos importa ntes de
la historia-realidad-población-n aciona l para dar un a imagen de armonía.
Día z Quh1ones plantea el ''deseo ele comprender el significado y la prácti-
ca de la m emoria". lo qu e s ignifica ··entender cómo se producen y reprodu-
cen las tradiciones intelectuales y políticas en el m a rco colonial moderno".
Para Díaz Quiñones se trata de "pen sa r la mptura de la continuidad de la
comunid a d puertorriqueña". es decir, "la m emoria deliberadamente n ega -
rl a por el poder político, o rota por la re presión oficial y la excl u s ión cultu-
ral".11 Claro está , la m emoria negada tien e mucho que ver con las versio-
nes de la historia naci onal, tema que en el Cono Sur fue relevante también
y particularmente en Chile en el marco del Encuentro ele Historia dores Jó-
ve nes en la prime ra mitad ele los 80, e n el riñón ele la dictadura. 12 El tema
de la histori a oficial inquieta a Día z Q uÍiiones. qui en m en cion a a Enrique
Florescano y a Michel ele Cert eau . Pero el puertorrique ño m ás qu e dete-
n e rse en las versiones ele la historiogra fí a lo qu e h ace es ir a la mitología
creada por la literatura . el ensayo y e l discurso político. aunque ta mbién
a las vers iones e ntregadas por los textos escolares ele historia.
Si la ide ntidad como memoria debía incidir en la manera de pensar
la nación . a la vez debía in cidir en la m an era ele p ensa r y proyectar la in-
tegración regional, lo qu e pretende pon er e n re lieve el paragu ayo Ticio
Escobar, para quien sí es n ecesario pensar el conjunto. Debe ten e rse en
cu enta qu e la c ultu ra interviene en e l devenir social. "trabajand o la sen-
s ibilidad colectiva , co n se rvanclo/ reacom odanclo la m e moria" o. dicho ele
otra m a n era, "elabora ndo la identidad y ensanchando el campo de los
conceptos disponibles para aprender la silueta esquiva del conjunto" . 13
Lo mismo pretende h acer el brasile ño José Teixeira Coelho. Para él nin-
guna política cultura l int egracionista podrá nacer sólida si no se tienen
en cuenta los acontecimie ntos de represión milita r. "si no son compues-
tos en nu estra memori a cultural". 14
He rn á n Vida! ha sostenido, por su pa rte . qu e "h acia el futuro se abre

1O. Véase Juan Flores. "Memorias (en lenguas rotas)/ broken english m emori es" , en Re-
Pista de Crítica Li te raria Latinoamericana. año
XXIII, N° 45, Lima-Berkeley, primer se-
mestre de 1997. p. 342.
JI. Arcadio Díaz Quiúones, La mémoria rota. Río Piedras . Huracá n . 1993. p. 13.
12. Véase Eduardo Devés Valclés . "Las ciencias sociales y la concientización : rel1exio-
nes en torno a las relac iones entre teoría, práctica e identidad en América la tina··, en
AlternaUI!as. N° 3. Santiago d e Chil e. Academia ele Human ismo Cristiano, 1984.
13. Ticio Escobar. "Las paradoj as del sur y otras cuestiones". en Mundo. región , al-
d ea .... p.l04 '
14. José Teixeira Coelho. "lntegra" ao. cultura e .c apacidade d o regime" . en Mundo. re-
gión . aldea .... p. 100.
38 Ed uardo Devés Vald és

la tarea d e crear políti cas c ulturales de la memoria histórica para Chil e".
E l obj e tivo de esto es qu e las "nu evas generaciones te ngan los paráme-
tros imagin a rios para entender la convulsiva expe1ie ncia humana preci-
pitada a partir d el ll de s eptiembre d e 1973". 15

Derechos humanos

El tema de los derechos humanos ha ido asumiendo un nuevo trata-


miento. A la perspectiva jurídica (Agustín Squella). política (Comisión Suda-
m ericana de Paz) o reivindicativa (Adolfo Pérez Esquive!) se han agregado
otras como la mirada desde la cultura (António Candiclo). desde los movi -
mientos sociales. de indígen as y muj eres y ~1 multiculturalismo (Rigoberta
Menchú. Rodolfo Stavenhagen). Adem ás , los derechos humanos h a n sido
vinculados a m emoria , identidad y violencia (Marcelo Viñ a r. Elizabeth Lira.
Is abel Piper) . ligándose por acá con el tema de lo n acion a l y lo contin ental
(Hugo Achúgar. Teresa Porzecanski) y a l te ma ele la paz (Osear Arias).
Marcelo Viñar trabaja con la n oción d e m e m oria tra cturada. bu s-
cando un a nu eva identid a d nacional o conos ure i'i. a. Frente a la "m erco-
surizaci ón" de nuestra ide nti'clacl, argumenta. "lo qu e no qui ero es m e r-
cosurizar e l tratélmi e nto el e los m eninos da rua. produ cto ejempl a r de lél
moderni zación de nu estro s istem a prod u ctivo . E l «entre nosotros» que
d e fine un a icle nticlacl compa rtida es una operació n qu e enge ndra y se -
g rega un di s tinto , un aj e n o. un extraf1o a l qu e h ay qu e asig n a rle un es -
tatuto y una función ". La violencia el e la socieclacl uruguaya h ace n ece-
sario p ensa r la experi en cia d el terror co mo un m ecanismo qu e h a corroí -
do o corrompido el lazo socia l. lt>
Antonio Cancliclo aboga por l_9s d e rechos culturales (e l de recho a l go-
ce estético) que garantizan la integ rida d espiritu a l. Pien sa qu e "la lu cha
por los d erechos huma nos comprend e la lu cha por un esta do el e cosas en
el cua l todos pu edan tener acceso a los diferentes niveles de cultura ··.
Con r elación a ello nos pone en guardia frente a la distinción entre cul 7

iura popula r y alta cu ltura. distinción qu e "no d ebe s e rvir para justificar
y mante n er una separació n injusta". Por el contrario, "una soc ied a d jUs-
ta presupone el respeto a los derechos humanos y el goce de l arte y de la
literatura constituye un derecho inalienable" 17 •

15. Hernán Vida l. ·-verdad sin justicia··, en Polílica culwral ele la memoria his tórica. San-
ti ago de Chil e. M osquito. 1997, p . 11.
16 . M. Viñar . ob. cit.. pp . 41 y ss.
17. Antonio Ca ndido . Ensayos ¡¡ comentarios. Sao Paulo . Fondo ele Cu ltura Económi-
ca-U nicamp. 1995. pp. 152- 153. 173.
Segundo recorrido 39

Para Rigoberta Menchú: "Los problemas más grandes de la humani-


d ad todavía se centran e n el tema de los d erechos huma nos". Ligando es-
to con los movimientos sociales. plantea qu e "la lu ch a de los pueblos in-
dígenas no pu ede entenderse fuera de . la lu c ha de las mujeres. no puede
e ntenderse apar'te d e la lu ch a de la sociedad por una convivenª ia pacífi-
ca··. Piensa qu e una el e las ma neras en que esto se puede facilitar es por
la vía ele la reva lorización de lo indíge na, tanto en sus valores mil enarios
como en su proyecto .de futuro . La lu c ha de los indígenas consiste en la
rea firma ción de la dignidad. Los indígenas pueden facilitar una gran
perspectiva de socied ad civil. una sociedad que tenga en cuenta. en pri-
mera inst a n cia. los valores más sagrados d e la vida. Ello debe conducir
a l recliseiio de las relacion es entre los gobiernos y los pueblos indíge nas.
Hay muchos países donde los pueblos indígena s, dice. "sentimos exclu-
s ión. m a rgin ac ión y r epresión··. ~1

Roelolfo Stavenhagen a nota la emergencia el e la cu es tión ele los "de-


rechos huma nos de los indígenas·· . Alude simultáneamente a la idea ele
un etnod esa rrollo qu e "reconoce qu e las culturas indígenas , en s u s múl-
tiples manifestaciones. co nstituyen la base misma de la identidad y la so-
lidaridad de los pu eblos indígenas". Esto se expresa. por ejemplo, en las
demandas de educación bilingüe. En otras ocasiones también se h a de-
mandado y se han obtenido logros en el reconocimi ento del propi o d ere-
c ho consuetudinario indígena. cosa que tiene mu c ho que ver con el de-
recho ele propiedad y u s ufru cto ele la tierra o con la producción y consu-
mo ele estupefacientes. ~ 1

Democracia

Se h a dicho que dura nte la década ele los 80 el tema de la democra-


cia casi llegó a monopolizar el debat e teórico-político la tinoamericano. La
democracia fue lo nu evo y s u presenci a reclimensionó todas las áreas tra-
dicionales ele la refl exión política. Allí el gran tema. dice Nora Rabotnikof.
fu e la trans ición; el debate fue emblematizado por la palabra "tran sición".
La democracia, que h a bía operado como bandera aglutinante de las aspi-
raciones prosci;ptas por las dictaduras. se convirtió en concepto articula-
dor de un a nueva teoría política y parece obligar a reformular las cuestio-

18. R. Men c hü. ""Arw inlern ncion a l de los pueblos indígenas"'. en Encuentros. N° 3.
Washington. BIU, diciembre ele 1993 , pp. 4· 7 .
19 . Rodolfo Slavenhagen. :·A In sombra d el desa rrollo: campesinos e indígen as en la cri -
s is"' , en José Luis Reyna. América laUna afines de s iglo, México, Fondo de Cullura Eco-
nómica. 1995. pp. 336-337. 34 1 y ss.
40 Eduardo Dfvf>s Valdes

nes del buen orden , d e la obligación política y del concepto mismo de la


política,20 sei1ala la mis ma autora viendo las cosas d esde una perspectiva
marcada mente conosureña , que se advierte en los a utores ele refe rencia
que emplea: Norbert Lechner, Juan Ca rlos Porta ntiero, Emilio de Ípola .
Ángel Flisfisch, Regís ele Castro Andracl e, Osear Landi.
La discusión sobre democracia en los 90 es más a mplia, m ás fran ca.
más "desinteresada" qu e en los 80, tod avía d emasia do a pegada al proble-
ma de las dictaduras y muy dificil en s u relación con el socialis mo. La
discusión de los 90 es hered era sin dud a de las elaboraciones s uscita das
e n la década a nterior, especialmente en el seno de la "renovación socia-
lista". Esto es muy claro por el mantenimiento de ciertos tópicos como
por tratarse de autores similares. Ahora bien. a la vez han ido aparecien-
do autores nuevos y sobre todo nu evos temas. El tema se fu e a mpli a ndo
(y diluyendo) en la m edida en que perdía esa vitalidad y entusiasmo de
los 80: se h a dicho qu e la d emocracia en nu estro tiempo "abre s u «con-
ceptualización» para ampliarla a las leyes y derec hos fund a ment ales ele
ciudadanía y de las comunidacles··. 21
Al te ma de la transición se van s uma ndo otms que lo complementan
y le otorgan nuevas significaciones: el de la sociedad civil. la pa rtiCipa-
ción . los movimientos sociales, la reforma del Estado . la goberna biliclad .
Se advierte cómo la tend en cia anglosajona se ha h echo dominante en las
ideas.

El rayado d e la cancha

Edgardo Lander. qui en más sistem atizó las elaboraciones sobre la


democracia, h a distinguido tres vertientes de pensamiento. a la vez que
tres clases de reivindicaciones democráticas según los países. sin que co-
rrespondan unas a otras.
Piensa que es posible identificar tres vertientes del pensamiento po-
lítico y económico que han incidido e n las reformulaciones de la políti-
ca y la democracia prese ntes en los d ebates. En primer lugar el libera-
lismo. Estima que ha sido especialme nte influyente la afirmación de la
autonomía de lo político y la concepción de acu e rdo con la cual la demo-
cracia d ebe ser entendida -y evaluada- por sus procedimientos y no en
función de sus resultados. En esta posición. los autores más influyen-

20. Nora Rabotnikof, "El retorn o d e la filosofí a política : n otas sobre el clima teórico de
un a década" , en Revista Mexicana d e Sociología, N° 9 , Universidad Naciona l Autónoma
de México. 1992 . pp. 207. 21 O.
21. Pabl o González Casanova y Marcos Roitrnan , "Introdu cción'· a La d emocracia en
América latina: a ctualidad y p erspectivas. Mad rid , Complutense. 1992, p. 15.
Se•>unclo recorrido 41
"'
tes han sido Robert Dahl , Joseph Schumpeter. Norberto Bobbio y Gio-
vanni Sartori. Una segunda ve rtie nt e d e int1uencia es la d el pe nsamien-
to n eoco nsen raclor (o neolibe ral). Aquí s e radicaliza la separación liberal
clásica entre economía y políti ca. reformulándose la n ecesid a d de la res-
tricción de la esfera política . Lo importante para esta ve rti ente es garan-
tiza r la gobernabilidad. Los a utores int1uyentes e n esta te nd ncia son
Michel Crozier. Samuel Huntington, Joji Watanuki . Friedri c h von J-layek ,
Jam es Buchanan. Milton Frieclma n , J ean Fran<;ois Reve l. La te rcera ten-
dencia presente es la del ambiente cultural posmocle rno . Pa ra los teóri-
cos d e ésta . con la muerte d e los grandes relatos d esaparece igualmen-
t e la centra liclacl de los sujetos socia les y políticos asociados a éstos . co-
mo las clases y los sindicatos, cuya existencia estaba condicionada por
su posición en las estructuras de la sociedad. Los suj etos d e la soci edad
posmodern a, le jos ele estar d eterminados materialmente . se constituyen
en un terreno cliscursi\ro-s imbólico. Como autores cl a ve Lande r destaca
a Ern esto Laclau y a Chantal Moufle: como autores inspira dores aJean-
Fran<;ois Lyotard y a Michel Foucault. 22 Es notori a la di s minu ción de la s
refe r enci as a Antonio Gramsci en los 90. tan notori a como lo es la caí-
d a de la r elación entre democracia y socialismo.
Ahora bien. según los pa íses h a bría tres tipos de re ivindi cacion es
d e m oc rát icas. En aquellos qu e ha n te nido una tradi ción democrática d e
varias d écada s. lo que está e n ju ego es la de mocra ti zación el e regímenes
con un a lto grado d e a utorita ri s mo y la recup e ración y /o e l logro de le-
gitimidad democrática (Costa Rica. Colombia. Ve n ezu ela. México). En
pa íses co n regímenes autoritarios. el gran terna ha sido la tra nsición (Ar-
gentina. Chile. Uruguay). En pa íses sin experiencias populistas o soc ial-
demócratas. no se trata el e r edemocra tizar el Estado ni de volver a las
institu cion es políticas d emoc rá ticas . ya que las re lacion es socia les son
d e carácter a utorita rio (El Salvador. Guatemala , Haití . Honcluras). 23 En-
tre los a utores más citados por La nde r se encuentran Edelberto Torres
Rivas . He nry Pease. Guill ermo O'Donn ell. Norbert Lechner. Elizabeth J c -
lin . Pablo González Casanova. Benjamín Arditi. Ferna ndo Calde rón y so-
bre todo Ma nuel Antonio Carretón.

Los /.emas d e la democracia

En este ambiente, uno d e los tem as fundam enta les h a s ido el r eferi-
do a las ca mbiantes funci o nes del Estado y el papel que h a d esempeña-

22. Véa se Eclgar clo La n cler. La clenwcra cio e n las ciencias socia les latinoamericanos.
Ca ra cas. ucv- BN. 1996 . pp . 25-26 .
23. Íd em . p. 20.
42 Eduardo Devés Valclés

do y debe desempeñar en las democracias latinoamericanas. Quizá. afir-


ma Lander. el único punto de acuerdo se refiere a que no es posible pen-
sar en el retorno del Estado a la centralidad que ocupó en el pasado. Se
h a agotado la fase histórica de lo que Marcelo Cavarozzi ha llamado la
matriz "estadocéntrica". 24 Sobre este tema han abundado el ya citado Ma-
nuel Antonio Carretón y también Luiz C. Bresser Pereira. Nuria Cunill
Grau y Hugo Quiroga.
Otro tema de debate ha sido el de mujer y democracia. inserto o li-
gado al de movimientos sociales en demanda de democracia. En un li-
bro publicado en 1987. la mexicana Lourdes Arizpe señala que hoy en
día un afán de d emocracia que sobrepasa los esquemas políticos tradi-
cionales recorre el mundo. Sus expresiones son múltiples: en el orden
internacional se exige mayor equidad y en el interior de las naciones
surgen nuevas y viejas demandas d e igualdad. Entre los movimientos
que llaman la atención se encuentran los de mujeres . los de barrios. los
étnicos y los ecologistas. Se trata de movimientos heterogén eos entre sí.
cuya convergencia histórica hacia fines d el siglo xx difícilmente puede
pensarse como casual. Éstos y otros movimientos afines se abordan ac-
tualmente con la noción de participación popular. 2 " Junto a Lourd es
Arizpe y Eli zabeth Jelin , se han ocupado de esto, entre otras personas ,
Silvia Rivera Cusicanqui y la guatemalteca Ana Carrillo. En este caso ha
sido relevante la relación entre democracia e id entidad , cuestión muy
ausente del planteamiento de Lander.
En la misma línea temática qu e asocia democracia y sociedad civil se
ubican quienes trabajan sobre la acción d e las ONG , las instituciones sin
fines de lucro , solidarias o del voluntariado , numbres diferentes para de-
nominar un sector que siendo muy antiguo ha tenido en las últimas dé-
cadas un desarrollo importante a la vez qu e transformaciones cualitati-
vas. Pruclencio Machi y María Cristina Girarclo. por ejemplo, han pensa-
do estas "nu evas formas ele participación y protagonismo ele la sociedad
civil" en contraposición a la "concepción n eoliberal ele individualismo ex-
tremo". Postulan que "la autonomía del individuo no puede ser confun-
dida con el individualismo" , ello porque "la autonomía es una forma de
realizarse en la vida en una relación ele reciprocidad e interdependen-
cia".2G Andrés Thompson y Oiga Lucía Toro. por su parte, contrastan "'las

24. Citado por E. Lancler, ob. cit. , p. 40.


25. Laureles Arizpe , "Prólogo: democracia para un pequei1o planeta bigenérico". en Eli-
zabeth Jelin (comp.). Ciudadanía e identidad: la.s mujeres en los movimientos sociales
Latinoamericanos , Gin ebra, UNRISil, 1987, p. XI.
26. Prud encia Mochi y Maria Cristina Girardo. "El voluntariado: una elección ele so-
lidaridad y reciprocidad" , en Sociedad Civil, vol. 111, No 9, México , verano de 1999. pp.
23-24.
S egundo recorrido 43

viejas formas de voluntariado asociadas a la caridad y a la beneficencia


con las nu evas prácticas d e ciudadanía democrática" .27
El tema democracia y sociedad civil ha sido trabaj ado con más deta-
ll e y amplitud por César Cansino. Éste quiere poner en reli eve una di-
m ensiói1 poco resaltada entre quienes han confeccionado di agnósticos
sobre el presente político el e nu estra región. Se refiere "al conjunto ele ini-
ciativas ciudadanas ele todo tipo. como movimientos sociales. organiza-
ciones no gubernamentales. acciones de resistenci a social". lo que "nos
h a bl a. por una parte. de una activación inédita de la sociedad civil mu-
cho más inte nsa y vigorosa d e lo qu e usualm ente se cree y, por otra. ele
una tend encia a la «d esestatización » de la política por efecto de la misma
emergencia d e lo social". Piensa Cansino que este fenóme no implica re-
pensar la democracia en el sentido ele "expresar de manera real ista lo que
se está movi endo en nu estras sociedades'·. Esta nu eva noción debe tener
en cu enta cuatro elem e ntos: 1) considera a la sociedad civil como el es-
pacio público por excelencia: 2) coloca. en consecuencia. a la esfera pú-
blica política como el factor determinante ele retroalim entación del proce-
so democrático: 3) concibe el pode r político como espacio "vacío", mate-
rialmente de nadie y potencialmente de todos . y 4) sostiene que la socie-
d ad civil es por definición a utónoma y fuertemente diferencia da, por Jo
qu e la d emocracia se inventa pe rmane ntemente d esd e el conflicto y el de-
bate público. Pero Cansino apunta con su trabajo no sólo a describir o
explicar un fenómeno sino que desea operar sobre la rea lidad. Plantea
qu e está exponiendo un conjunto de argumentos qu e "miran a recuperar
la capacidad de decisión y participación d el ciudadano y la sociedad ci-
vil" o. para decirlo con otras palabras. que "postulan la necesidad de
construir la política desde la sociedad y además volver al ciudadano un
sujeto qu e e ncarna y alred edor del cual convergen los principios funda-
m entales ele la clemocracia".28 Sobre esto mismo trabaja la paraguaya
Milda Rivarola destacando una cierta moda intelectual o un conjunto ele
"pensamiento de época", como cliria Bernardo Subsercaseaux. Enfatiza
e n la existencia de numerosos actores que han empezado a "observar a
la sociedad paraguaya" dirigiendo las miradas hacia esa "desdichada pe-
ro inmensa trama ele organizaciones empresariales, profesionales. obre-
ras, campesinas y sociales ele distinto origen". Quizá, continúa, a partir
ele estas instancias "pueda hacerse algo , soii.ar entre todos un país posi-
ble" . Aunque para que esto pu eda ocurrir la sociedad civil que "se define

27 . Andrés Thompson y Oiga Lu cía Toro. "El voluntariado social en América latina: ten-
dencias. influenci a s. espacios y leccion es aprendidas". en Sociedad Civil, vol. 111 , N° 9 ,
México. verano de 1999, p. 47.
28. César Can s ino . "Democrac ia y socied a d civil en América latina. Una revi s ión criti-
ca ele los diagnósticos latinoa m eri ca n os e n los alios 80 y 90". en M etapolitica , vol. 11 , W
7 , México, CEPCON . julio-septiembre ele 1998. pp. 435-437.
44 Eduardo Devés Valdés

por oposición al Estado y por su distancia de los partidos políticos" debe


articularse y definirse precisamen te "en base a principios diferentes de
los partidos" como serían los "hábitos proactivos de trabajo conjunto,
combatir por objetivos comunes respetando la pluralidad . crear formas
de organizació n y liderazgo más democrátic as y participativ as". 29
Otra de las conexiones ha sido aquella entre política y cultura o, di-
cho de otra manera, democracia y valores. El ya citado Edgardo Lander
se ha referido a la manera en que lo que puede llamarse una "mentali-
dad neoliberal", expresión que él no usa, está afectando (o puede afectar)
la democracia . Piensa sobre todo en la introducció n del "individuali smo
posesivo", utilizando para esto la categoría de C.B. Macpherson . 30 Para
analizar el caso venezolano se basa en las investigacio nes de su compa-
triota Maritza Montero y en los trabajos de ella sobre aproximació n psi-
cosocial al venezolano. 31
La reflexión de Lander empalma todavía con otra cuestión , la que li-
ga democracia y pueblos indígenas. Destaca el venezolano que en los paí-
ses donde la realidad indígena tiene un peso más significativo , estas po-
blaciones han tenido pocas posibilidade s de expresar y defender sus in-
tereses a través de los mecanismo s de la democracia representati va. :¡z Se
han referido a este punto Guillermo Bonfil Batalla, Silvia Rivera Cusican-
qui. Carlos M. Vilas, Rodolfo Stavenhage n , Roberto Santana, Rodrigo
Montoya. Por cierto, esto viene a desemboca r en el tema que probable-
mente va marcando más los 90 en la cuestión politológica y que es el de
democracia y cultura, democracia y diversidad cultural.
Democracia . cultura y cuestiones indígenas remiten de manera direc-
ta a la idea de una sociedad multicultura l y más específicam ente de una
democracia multicultura l. El filósofo León Olivé propone el "desarrollo de
un proyecto multicultura l" y. refiriéndose de manera más específica aMé-
xico. pregunta "sobre las condiciones que. en circunstanc ias concretas, se
requieren para evitar o terminar conflictos particulares y establecer bases
duraderas para la cooperación armoniosa entre culturas diferentes". Se-
gún Olivé. la primera condición de tal proyecto es que "las diversas cultu-
ras deberán tener la voluntad de preservarse y florecer, y de participar en
la construcció n de una sociedad más amplia, sin perder su identidad". Y
esto porque si bien "la posibilidad de participar en la construcció n de una

29. Milda Rivarola. "De articulaciones ", en Última Hora, suplemento "Correo Semanal",
Asunción del Paraguay. 19-20 de mayo de 2001 , pp. 8 -9.
30. Edgardo Lander, Neoliberalismo . sociedad civil y democracia, Caracas, ucv, 1995.
pp. 145 y SS.
31. Véase Maritza Montero. Ideología. alie nación e identidad nacional. Una aproxima-
ción psicosocial al ser venezolano. Ca racas, ucv, 1991.
32. Véase E. Lander, Neoliberalism o .. .. p. 184.
Segundo recorrido 45

sociedad más amplia es un derecho". por otra parte "este derecho lleva con-
sigo la obligación de las culturas de tener la disposiciór'ta hacer cambios
en su interior". 33 Asumiendo una perspectiva muy sii;1llar. que amarra
fu ertemente democracia con multiculturalid ad. como lo han asumido tam-
bié n algunos liberacionistas . el paraguayo Benjamín Arditi ha sintetizado
afirmando que "el pensamiento progresista contemporáne o se caracteriza,
34
entre otras cosas. por el apoyo inquebrantable a ser diferente".: El colom-
biano Leonardo Tovar González prefiere hablar de "democracia intercultu-
ral". Insertándose en la discusión que se ha dado en su país donde se en-
frentan "criterios particularistas y universalistas en conexión con nuestra
propia violencia política y cultural". Tovar González recoge las posturas de
filósofos como Carlos Gutién-ez. politólogos como Luis Alberto Restrepo y
sociólogos como Orlando Fals Borda para quienes "el reconocimiento de las
diferencias exige partir de la distinción de los códigos étnicos. ideológicos y
regionales que animan cada dominio cultural", y otras personas que tam ~
bién han incidido en el debate nacional como Guillermo Hoyos. Adela Cor-
tina y Fra ncisco de Roux. quienes "estiman que dicho reconocimiento sólo
puede ser garantizado por medio de las reglas universales ele la democra-
cia tal como se hallan acordadas en la Constitución política". : ~
3

Esta relación ha sido planteada por García Canclini en términos ele


ciudadanía . consumo e identidad, lo que permite ligar democracia con ciu-
dadanía. con sociedad civil y, más allá. con movimientos sociales.
Articulando democracia. ciudadanía y sociedad civil aparece un te-
ma muy propio del fin de siglo: la incidencia de la información , de lo elec-
trónico y lo virtual. Esta cuestión se entronca en la discusión más vieja
sobre d emocracia y medios ele comunicación pero se renueva con la idea
ele globalización , que no estaba presente en las décadas anteriores. Au-
tores de diversas partes del continente se han ocupado de esto: en Perú,
Carlos Franco. Sinesio López. Nelson Mauriqu e, Rafael Roncagliolo: en
Colombia. Fabio López ele la Rache y el colombiano-ch ileno Hugo Fazio
Vengoa ; en Venezuela, Mireya Lazada: en Brasil. Maíra Baumgarten , Re-
nato Ortiz y Octavio lanni. entre otros. como siempre.
También el tema de la democracia se ha acercado al de la sociedad ci-
vil y ciudadanía. Un grupo importante en esta retlexión sobre la democra-
cia, desde un punto de vista más filosófico. ha sido el organizado en torno
de la Unesco y animado por el francés Patrice Vermeren . Allí , en una con-

33. León Olivé. MulUculturalismo y pluralis mo. Pa idós-Universida d Nacional Autónoma


de México. 1999, p. 17 .
34. Benja min Ardili ... El reverso de la diferenci a" . en Benjamin Arditi [ecl.) , El reverso
de la diferencia. Identidad y política. Caracas. Nueva Sociedad . 2000 , p. 99.
35. Leona rdo Tova r González. ¿Es posible una d emocracia intercultural e n Colombia?.
Bogotá. Ministerio de Cultura, 2000. pp. 43-44.
46 Eduard o D evés Va ldés

flue ncia de argentino s y chilenos sobre todo pero con presencia también
d e brasileños y uruguayo s. se ha desarrolla do una refl exión que a punta a
supera r resabios autoritari os y pos iciones n eolibera les. Autores como Car-
los Ruiz. Humberto Giannini. Susa na Villavicen cio y Hugo Quiroga han
realiza do en este m arco una serie ele eventos y de publicacio nes . En éstos.
busca ndo un perfil. democrac ia se ha ligado a ciuda danía . aunque ya a fi-
n es ele los 90 se liga tambi én a cultura e identidad . Algo p a recido ha in -
tentado el grupo surgido e ntre CEPA!. y FI.Acso. en qu e han convergid o Fer-
nando Cald erón . Martín Hopenhay n . Ernesto Ottone. Lucio Kowa rick. en
dond e se articula identida d. mod ernización . d emocracia .
Desde un punto de vista más fil osófi co, unie ndo igualmen te demo-
cracia y globalizac ión. p ero a ludi endo m ás a cuestione s éti cas y empa-
r entándose por otra pa rte con el liberacion is mo, h a n abordado estas
cuestione s Yamandú Acosta . Álvaro Rico, Sirio López Velas co. Tomás R.
Villasante , José Luis Rebellato . Mauricio La n gón , Ricardo Viscardi y Ar-
turo Andrés Roig.3 5
Fuera de cualquier grupo. escuela o ins titu ción se ha ubicado el vete-
rano e nsayista y fra ncotira dor Ju a n J osé Se breli . Contrapon iendo un a "iz-
quierda clásica" y una "mala izquierd a". intenta reivindica r un socialismo
democrá tico , ilustra do . n o ligado a los nacionalis mos ni a los liberacion is-
mos de raiga mbre cristiana y de lo naciona l popular. La izquierd a clásica,
raciona lista, m odernizad ora . se veía a sí misma como la continuac ión y
profundiz ación d el Iluminism o. cuestione s qu e ti.Jeron traicionad as por las
izquierdas más frecu entes d e América latina y por los regímenes burocrá-
ti cos del este. Dentro de este perfil de la izquierda clá sica, a Sebreli le in-
teresa destacar la person a lida d de Osear Wilde y la defe nsa del derecho a
la homosexu alidad .3 7 En una posición similar a la d e Sebreli. aunque des-
de la derecha. se encuentra el ensayista chileno Alfredo Jocelyn Holt.

Reforma del Estado

A pesa r de una aparente aridez. se trata d e un tema que engancha


con otros de mucha polémica y donde s e ha planteado un punto d e en-
cuentro entre posicione s proveni entes del socialism o y del neolibera lis-
mo. La chilena-v enezolana Nuria Cunill y el brasileño Luiz Carlos Bres-
s er Per eira argument an qu e la reforma del Estado. proces o .reclamad o
d esde múltiples frentes , tien e también múltiples connotaci ones. aunque

36. Véase Álvaro Rico y Yamandú Acosta [comps.). Filosofia latinoam ericana. g loba
liza -
ción y d emocrac ia. Montevi d eo . Nordan , 2000.
37. Véas ... Juan José Sebreli. E l uacilar de las cosas. Signos de un tiempo de transición
,
Buenos A ires, Sudamerica na. 1994.
Segundo recorrido 47

paulatinam ente se arriba a algunos consensos básicos. Para ellos uno de


esos conse nsos básicos consiste en que en las nuevas condiciones histó-
ricas e l Estado debe renovar su propia institu cionalidad para poder ser-
vir m ejor al d espliegue de la sociedad y a l d esarrollo económico. Otro
consenso es la convicción de que. si bien el Esta do debe ser público, ello
3
no significa qu e el espacio de lo público se agote en lo estataJ. R
A este respecto han sido r eleva ntes los trabajos e n Ven ezu ela del
Centro La tinoamerica no de Administrac i ón pa ra el Desarrollo (CLAD). Los

estudios a llí realizados d esta can qu e la tarea sería , más allá de escamo-
tear el problema . simplificánd olo en la propu esta d e un Estado mínimo,
como han sostenido a lgunos n eolibe rales , la d e reformar o reconstruir el
Estado en un a nueva dirección. Esta reforma o reconstrucc ión se enmar-
ca d e modo d ecisivo en la nu eva concepc ión d e lo público, en la impor-
tancia creciente qu e adquier en las form as de propi edad y de control so-
cial por pa rte de lo público no estata l. En otras pal a bras. se trata de su-
perar la id ea d el Estado burocrá tico que se construyó lu ego de que el Es-
tado libera l. cr ea do e n el s igl o xrx. hubo entrado e n cri s is. Este Estado
burocráti co . qu e dominó sobre bu e na pa rte del siglo xx, hace cri s is en
parte por la s mi s mas exigenci as d e la globalizació n . Clave en todo esto es
la importancia de la form a no privad a ni estata l de ej ecuta r s ervicios so-
cial es garantizado s por el Est ado: la organi zación de servi cios públicos n o
estata les. qu e operan e n el área d e la educación , la salud y la cultura.
Ade m ás . se h ace patente la n ecesidad el e form a s ele control social sob re
38
la a dministraci ón pública y e l propio Estado.
Precisa m e nte por este lad o el asunto de la reforma estatal empa lma
con la democracia. Piensan Cu nill y Bresser Pereira qu e la importancia
creciente que ad quie re lo público n o estatal s e asoc ia a la n ecesida d de
proteger los "derechos r epublicanos ", es decir. el d erecho de cada ciuda -
dano a que el patrimonio público sea ele h ech o público y no ca ptura do
por intereses pa rti culares. Ell o apunta a r e marca r la existen cia de la so-
cied a d como fu ente de pod er político. atribuyéndo le un rol expreso -más
allá del voto- en la conformación ele la voluntad políti ca , así como r eivin-
dicando sus funcion es d e crítica y control sobre el Estado y , en general.
40
s u preocupació n por la res publica.
Coincide en esto el argentino Hugo Quiroga, quien afirma que "la ne-
cesidad ele la reforma del Estado se ha instalado en el amanecer de la dé-
cada del 90 en América latina. La gestión pública debe s er repensada . El
Estado debe transformar se y saber adaptarse a los nuevos tiempos". Qui-

38. Véase Luiz Ca rl os Bresser Pereira y Nu ria Cu nill , Lo público no estaial en la refor-
ma del Esiado. Bu enos Aires, Paidós-CELJ\DES. 1998, p. 17.
39. Ídem. pp. 25 -26.
40. Ídem , pp. 31 . 39.
48 Edu a rdo Devés Vaklés

roga destaca la necesidad de un Estado democrático, descentralizado. me-


nos omnipote nte y menos burocrá tico, comprometido con la distribución
social. que no acepte la brusca separación entre representantes y repre-
sentados que distancia al ciudadano de la gestión pública y que pu eda ser
vigorosamente controlado en su actividad. Quiroga quiere apuntar a la
conceptualización de algo que es la "esfera pública", espacio que no es pro-
piamente ni Estado ni mercado. espacio donde se ejerce la política pero
qu e no es lo estatal , lugar de reconstitución de la política. Jugar en que la
sociedad civil comparte con el Estado la responsabilidad por la solida ridad
social. Más sociedad civil. dice. en Jugar d e más Estado o más mercado.4 1

Violencia

La violencia ha sido un tópi co recurre nte en el pensa mi ento político


latinoamericano. Manifestacior1es como las dicta duras y los caudillismos
han sido pensadas con relación a la violencia, al menos desde Domingo
Fau st.ino Sarmiento en adelante.
Así como hay temas qu e decaen hay otros qu e están en alza. El te-
ma de la violencia es uno de los que ha crecido. esta blecie ndo contactos
más abundantes así como solidificando otros ya existen tes . Ello pu ede
percibirse en l<1 proliferación el e conceptos que aluden a la viole n cia . lo
que mu estra cómo ésta va sie nd o asumida por va tiadas di sciplin as: es-
tudios políticos. derec ho . psicología. historiografía. estudios sociales e in-
tern acionales. Se ha ll egado incluso a plantear la existe ncia ele un a dis-
ciplina ele la violencia 42 o ele una sociología del co nt1icto.4 :.l
Diversos grupos d e trabajo se han a bocado a la temá tica. Uno de és-
tos ha sido la Asociación Penwna de Estudios e Investigaciones para la
Paz (APE;P) qu e ha lid e ra do Felipe MacGregor. Ésta ha realizado en cu en-
tros y publicaciones a puntando a contribuir a la de mocracia y a la paz
en la región. argumentando qu e para ello es n ecesa rio '"conocer los mu-
chos rostros de la viol encia'" . En diversas ocasiones se quiso "descubrir y
mostrar la entra!"ta d e la violen cia investigando có mo opera en la vida co-

41. Hugo Quiroga . La d emocracia qu e t.enemos. Ro s ario. Ho mo S a pi ens. 1995. pp . 39.


32 -33, 84. 1 14 y SS.
42. Véase Mari a Isabel Casti llo e Isabe l Piper. ""Los discursos ele la violen cia y la violen -
cia ele los disc ursos··. en Voces 11 ecos de la uiolencia: Chile. El Saluad01: M éxico. Nicara-
gua. Santiago ele C hile. ILl\S -n:soc. 1998. p. 77.
4 3 . Véase J osé Vicente Tava res dos San los. ··Por uma sociología da con Oi clu a li dacle n o
lempo da glo b~l i zaGao"". e n Violenc ia em íe111po da globalizw;;:ci.o. Sao Paulo. Hu citec.
1999. pp. 11 y SS.
Segu ndo reco rrido 49

tidiana··. a la vez que entender la re lación e ntre viole n cia y Estado. vio-
len cia y comunicación social. violencia y narcotráfi co. y viol encia e ide n-
tidad cul turaJ. 4 · 1
Otro grupo que se ha oc upado directamente d e esto es el del Ins titu-
to Latinoamericano de Sa lud Me nta l y Derechos Humanos (IL/\S). e n el
qu e han participado profesionales qu e trabajan sobre te m as de salud
m ent a l en conjunto con personas qu e h a n sido afectadas por violaciones
a los d er echos humanos. Ha realizado seminarios en Santiago ele Chile.
Asunción . Cuzco y otros luga res. insertos en el m a rco d e la d e nomin ada
Red Internacional d e Salud Mental y Derechos Huma nos , formada en
1987. Los miembros del colectivo hm1 resumido s u propu esta dici endo
qu e concibe n su trabajo "como un compromiso con la recuperación de
pe rsonas. colectividades e ide ntida des; una vía de acceso a lo qu e deter-
minados proyectos políticos d estruyen o paralizan·'. 45 En uno d e los se-
min a rios, el colombiano Pedro López a puntó qu e "lo qu e sustentamos no-
sotros es h acer una protesta contra esa cu ltura de la violencia . esa coti-
dia nida d de la violcncia". 4 r;
Un tercer grupo importante h a sido el de psicología política. a nim a do
prin cipa lmente por la ven ezola na Maritza Montero. qui en posee un a tra -
yectoria relaciona da con tem as ele ps icología e identid a d latinoanwricana.
Sel'iala qu e la psicología política . como ra m a del queh acer p s icológico . ha
id o pPrfilá ndose en Amé i;ca la tina d e manera importa n te desde los 80 con
la perspectiva emancipatori a reque¡;cJa por Ignacio Ma rtín -Ba ró, y con la
"búsqu eda de construccion es teóri cas qu e pu edan d a r cu enta ele los fenó-
m enos propios de esta América". Entre éstos destaca cómo "la represión.
la a m en aza política y el mi edo tien en sus estudios m ás exh a ustivos así co-
m o las aproximaciones a la investigación desde la participación".4 7
Estos grupos . así como a utores pertenecientes a otros circ uitos (Mar-
ta Casaú s , Mariano Baptista Gumu cio, Daría Bote ro UriiJe. J avie r Martí-
n ez, Fa bio López de la Rach e . J osé Tamayo H.). h a n e labora d o nu evas ca-
tegorías . h a n r ecupera do y retrabajaclo una tradición sobre el te m a. Va-
ri as d e estas pe rsonas h i:m a punta do con nitidez. en los 9 0. a la artic u-
lación en tre viol encia y m em ori a, a bordando el tema el e la violen cia des-
el e la pregun ta por la m e moria y por la icl enticla cl.

44. Felipe MacG regor. "Prólogo" a Xavi er Alb ó y Raúl Barrios (coo rds.). Viole ncias ennL-
bier tas e n Bolivia, La Paz, C IPCA. 1993 . pp. 9- 1O.
45. ILAS . "Prólogo". en Psicologia ~J L'iolencia p oliiica en América latina. Sanli ago de C hi -
le. ILAS - CESOC. 1994. p . 19.
46. Ped ro López. en ILI\S. ob . cil.. p . 58.
47. IVlariLza Montero. Orla nd o Diaclamo y Virgini a Ga rci a Bea ud ox. "ln trocl ucció n " a
Psicolog ia d e la acción poli iica. Bu en os Ai res . Paiclós. 1995. p. 13 .
50 Eduardo Devés Valdés

¿Cómo pensar la violencia en América latina?

Isabel Piper ha destacado que en las últimas décadas las dictaduras


del Cono Sur y los contlictos armados ele América Central han llevado a
diversos autores a recoger los estudios de Sigmund Freud , Bruno Bettel-
heim y H. Keilson y a elaborar nuevas ref1exiones sobre el tema. Algunos
de éstos son el equipo del ILi\S , al cual han pertenecido la propia Isabel
Piper además de Elizabeth Lira y otras personas en Chile; Ignacio Mar-
tín-Baró en El Salvador: León Rozitchner en la Argentina: Ignacio Dobles
en Costa Rica , y Jorge Barudy y Daría Páez, del grupo Colectivo Latinoa-
mericano (COLAr) de Bélgica. 48
Ignacio Dobles recupera específicamente las propuestas del asesina-
do Martín-Baró d e un quehacer psicológico liberador. comprometido crí-
ticamente con una opción por las mayorías populares que son la s que vi-
ven "el mayor grado de violencia y de violación de derechos". Según Do-
bles. el hispadoreño planteaba la necesidad de ''una toma de conciencia
sobre lo que la psicología pu ede y debe hacer" en la resolución de los pro-
blemas que afectan a nuestros pueblos, a la vez qu e sugeria tareas como
la "desmitificación y el reencuentro de la m emoria colectiva: la desideolo-
gización de la experiencia cotidiana; y la potenciación de las virtudes po-
pulares".49 Martín -Baró. que trabajaba con Ignacio Ellacuría, viene a
agregar dentro de la tendencia del liberacionismo. que había incorpora -
do una educación (Paulo Freire), una estrategia (Ernesto "C h e" Guevara).
una teología (Gustavo Gutiérrez y tantos otros) y una filosofía (Enrique
Dussel. Ignacio Ellacurr\a y otros), una "psicología de la liberación".
Escribió su obra más importante, Acción e ideología. Psicología sociaL
desde Cenlroamérica, a comienzos de los 80. Esta obra conecta un pensa-
miento s esentista (con herencias de Paulo Freire. Frantz Fanon. Iván Illich
y Erich Fromm. entre otros muchos) con la realidad centroamericana. In-
tentando pensar esta realidad. particularmente como violencia, Martín-Ba-
ró quiere elaborar, siguiendo el título de su obra. una psicología social a
partir y para América Central. Asimilando tradiciones como la marxista en
general y en psicología a través de Wilhelm Reich, la psicoanalítica directa-
m ente desde Sigmund Freud y uniendo ambas a través de Fromm y Bet-
telheim, Martín-Baró apunta a una suerte de epistemología liberacionista
centroamericana, aunque él no la denomine asi. Esta empresa teórica tie-
ne por misión pensar específicamente cuestiones como la tortura y la gue-
rrilla, las luchas sociales y las expresiones de la cultura popular. Si se tra-
ta de "liberarse del desorden establecido". argumenta, deben tenerse en

48: Véase Isabel Piper. "Introducción teórica: reflexión sobre violencia y poder", en M. l.
Castillo e l. Piper, ob . cit., p . 32.
49. Ignacio Dobles. "América Central en tiempos de ajuste estructural. Una perspecti-
va psicológica". en !LAS, Psicología !J oiolencia política... , pp. 21. 25.
Segundo recorrido 51

cuenta tres ideas básicas: "a) la visión de la realidad social como una cons-
trucción histórica . como un producto de la acción humana: b) el enfoque
conflictivo del orden social. y e) el papel político de la psicología social". La
psicología social debe construirse como una disciplina que apunta "a posi-
bilitar una mayor libertad individual y grupal mediante la toma de concien -
cia sobre los determinismos sociales de la acción''. En la m edida en que se
conozcan estos determinismos se "abrirá la posibilidad de opciones más
personales y una acción más consciente". En esta m edida se estará incor-
porando "el qu ehacer científico a una praxis social libe radora" . Insiste Mar-
tín-Baró en la condición centroamericana del qu ehacer teórico y del desti-
natario: "Se trata ele una psicología social desde Centroamérica, encamina-
da a desen t raüar los interes es agazapados". Declara qu e el libro "es un es-
fu erzo por construir una psicología social qu e , recogiendo lo m ejor ele la
tradición. intenta da r respu esta a las acuciantes preguntas que plantean
los procesos que hoy viven los pueblos centroamericanos". ~ 0

Las maneras d e nombrar La vioLencia

En torno del problema d e la violencia se h a generado un a abundan-


te conceptualización qu e sin eluda mu estra la vitalidad del trabajo sobre
el tema. Se aludía ya a la "sociología de l con11icto" ele José Vicente Tava-
res dos Santos o a la "disciplina ele la violencia" el e María Isabel Castillo
e Isabel Piper. Por su parte, Xavier Albó y Raúl Barrios, en el extremo ele
la ci encia política. destacan la "violencia clesestructuraclora" y la "estruc-
tura de violencia real o potencial"' así como la "violencia estructural", co-
mo un problema que se expresa en discriminación y marginación por los
niveles agudos ele pobreza o las particularidades cultura les d el medio y
la necesaria "pacificación" o "pacificación en contextos no violentos". que
alude al "potenciamiento o fortalecimiento ele la paz social , ratificando
sus rasgos positivos pero en camino a resolver sus profundas debilidades
estructurales". 51 Esta noción se articula a la ele "pacificación democráti-
ca", manera ele sintetizar las "transformaciones necesarias en el sistema
político, que ratifiquen un orden de diálogo. una institucionalización del
consenso y la concertación", ha dicho Raúl Barrios. 5 2
En el ámbito interclisciplinario más cercano a los estudios sociales,
Tavares dos Santos pone en relieve una serie ele conceptos. desglosando

50. Ignacio Martín-Baró, Acción e ideología. Psicología social desde Centroamérica, San
Salvador. UCA Editores . 11 " ed ., 200 l, pp. 50, IX
51. X. Albó y R. Barrios , "Presentación", en X. Albós y R. Barrios (coorcls.). ob. cit., pp.
14,, 22.
52. Ra úl Barrios, "La elusiva paz ele la democracia boliviana" , en X. Albós y R. Barrios
(coorcls.). ob. c it., pp. 194- 195.
52 Eduardo Devés Valdés

lo que pod1ia ser todo un exhaustivo proyecto de investigación sobre la


violencia y su entorno. Allí aparecen conceptos como "victimización". "cri-
minalización" , "violencia d el Estado", "violencia policial", "violencia pro-
gramarla", "efectos violentos de la crisis d el Estado de bienestar". "violen-
cia difusa" . "violencia micropolítica". "violencia ecológic<:~". entre otros. 53
Acercándose más hacia la psicología aparece otra familia de conceptos.
Isabel Piper se refiere a la "violencia extrema" y a su conexión con el trau-
ma. A ello ha agregado "traumatjzació n extrema". así como el concepto que
retoma de Marün-Baró. "trauma psicosocial", intentando con éstos dar
cuenta de un "problema subjetivo, social y político". Destaca igualmente su
intención de avanzar teóricamente en la formulación del "trauma como pro-
ceso histórico". Isabel Piper y María Isabel Castillo se refieren a la "violen-
cialidad", como "significado atribuido a un tipo de ejercicio del poder coer-
citivo". Las mismas autoras destacan que los propios discursos sobre la vio-
lencia producen las diferentes formas de ser de ésta: violencia intrafamiliar,
violencia estructural (la pobreza). violencia simbólica, violencia política, vio-
lencia civil (delincuencia) y, con inspiración en Foucault. señalan qu e cada
una de estas violencias s e constituye en un "foco local de saber poder". 54
En la confluencia entre el tema de la violencia y la comunicación . Án-
gela Caniato se ha refe rido a la "viole ncia simbólica" como una "violencia
vía ideología. esto es, cuando sus representacion es son internalizadas
por los individuos". Según piensa. "esta violencia es difundida a través de
los medios de comunicación ". 55
Articulando una reflexión ética sobre la violencia el filósofo colombia-
no Darío Botero Uribe se refi ere a la "violencia total", la utilización de la
fu erza armada para imponer un estado de cosas que genera un poder tan
desmesurado que se hace imposible de controlar. a la violencia justa e in-
justa, a la destructiva y a la constructiva. a la institucional y a la desins-
titucionalizada .56

Violencia, cultura política y democracia

Se han marcado algunos de los temas con que se emparientan o re-


lacionan o asocian los estudios y las reflexiones sobre violencia. lnsis-

53 . J .V. Ta vares dos Santos. ob. cit.. pp. 3 7-38.


54. l. Piper. "Introducción teórica ...... en M . l. Castillo e l. Piper. ob. cit. , pp. 32-33 , 39 .
404, 406-407.
55. Ángela Cania to. "Una histori a n egada : violen cia y ciuda danía desde un enfoque so-
c iopolítico .. . en 11..1\S, ob. cit. . p. 159 .
56. Daría Bolero Uribe , El poder d e la.fitosofia y lafilosq(ia del poder. El uniuerso uale
una idea. t. 1: La potencialidad d e la crítica , Bogotá . Universidad Naciona l de Colombia .
3 " ed. , 2001. pp. 320 y SS.
Segundo recorrido 53

tiendo en algunos de los principales, puede señalarse que con respecto


a la cuestión de la democracia se ha detectado cómo las políticas neoli-
berales han erosionado o pueden erosionar las estructuras de solidari-
dad y pertenencia, transformándose consecuentemente en comporta-
mientos ele naturaleza violenta frente a la violencia de un ordenamien-
to social que o excluye a muchos o los incluye al costo ele hacerles per-
der su identidad . Xavier Albó y Raúl Barrios han conectado este proble-
ma con la demanda formulada por Norbert Lechner relativa a que la de-
mocracia debe potenciar los lazos comunitarios que la modernización
neoliberal erosiona. 57 Con relación a la política igualmente. Marcia Ra-
mírez y Santiago Sequeira se han preguntado. en Nicaragua . por las
maneras como "circula el poder'' y como se "reproducen estructuras au-
toritarias que promueven relaciones ele violencia".58 Ligando también
violencia y política, especialmente en América Central se ha desarrolla-
do una línea de trabajo tratando de esclarecer la existencia ele una cul-
tura política marcada por la violencia. Por ejemplo. Eclelberto Torres Ri-
vas denuncia la existencia en la sociedad guatemalteca ele una "cultura
agresiva, racista, autorreproductible , frente a la población indígena. En
el interior de esta estructura social. donde la relación de poder es la re-
lación ele la violencia, la causa y el efecto ele la agresión se confunden y
colorean todas las relaciones sociales como relaciones ele fuerza ". Ga-
briel Aguilera , por su parte. afirma que en Guatemala la "cultura polí-
tica sigue mostrando impregnación de la larga violencia por la que atra-
vesó to .nación ". 59 Algo muy parecido destacan varios nicaragüenses. És-
tos han elaborado y clesarrollaclo el concepto de "pedrariasdavilización"
ele la política o del "síndrome ele Pedrarias" , que postula que en el cora-
zón de todo nicaragüense se esconde un nicaragua (cacique ele tiempos
de la conquista) y un Peclrarias (conquistador español), es decir. un in-
dígena pensador e intelectual. y un tirano. Pablo Antonio Cuadra. Emi-
lio Álvarez Montalbán . Silvia ele Franco, José Luis Velásquez Pereira.
Osear René Vargas, Julio Valle Castillo , entre otros. se refieren a esto .
Pablo Antonio Cuadra afirma: "Nuestra cultura política ha sido un ro-
sario ele dictaduras y guerras civiles . a pesa r ele que hemos dado inteli-
gencias notables en las ciencias políticas ; pero la sombra de Pedrarias
impide su praxis". 130

57 . X. Albó y R Barrios. ob. cil., p. 14.


58. Marcia Ramírez y Santiago Sequeira. "Nicaragua: familia , pandillas y comunidad'',
en M.!. Castillo e l. Piper. ob. cit., p. 343.
59. Edelberto Torres Rivas y Gabriel Aguilera. Del aulorilarismo a la paz. Guatemala.
FLACSO , 1998, pp. 50, 160.
60. Pablo Antonio Cuadra, "La lucha entre la pol ítica y la cultura en Nicaragua··, en
Lengua, N° 19, 2" época, Managua, Ac ademia Nicaragüense de la Lengua. julio de
1999.
54 Edua rdo Devés Va lclés

Susy Casto r pien sa que , a dife rencia de los países d e América Cen-
traL Ha ití no conoci ó la guerra civil pero la dictadu ra d e Fra n c;ois Duva-
lie r y lu ego el go lpe de Estado en los 80 s on comparables por su impac-
to. Argumenta qu e "el grado de violen cia desen ca denad o en todo el país
provocó da!'1 os m ateri a les . políticos . m orales y ps icológicos que marcaro n
profundament e a nu estro pu eblo" y qu e "la d esintegración ele nu estras
institu ciones y la pola ri zación d e las fu erzas socia les. sólo pu eden ser ex-
plicadas a la lu z d e esa guerra «la rvad a" qu e trabaro n el totalita ri smo ar-
caico y el b a ndi!ismo institucionalizado". 61
La brasil elia Ángela Cania to h a apuntado a la relación entre violen-
cia y ciud a da nía tanto como a s u s efectos sobre la s ubj etividad. Sus pre-
gunt as se dirigen a · las consec u encias pa ra las personas y para In socie-
dad cu a nd o la violencia socia l es interna lizada por los sujetos. Con ecta
estas reflexio nes con la ca tegoría "ciuda da nía de baja in ten s idad " entre-
gada por Guillermo O'Donnell. 62
En relación co n violencia. política y derechos humanos , Elizabeth Li-
ra h a ins istid o en que la "autoridad d ebe asumir la existencia de las vio-
laciones de d erech os humanos como una experien cia no solamente d e las
víctimas. sino como una situación que de man era sistemática h a a fecta-
do a toda la sociedad ". Para ell a se trata d e un problema d e mem ori a so-
cial. cosa qu e implica "poner e n palabras una m emori a traumática que
ha s ido la verdad d e las víctimas". de m a nera que pueda transformarse
e n "una verdad de la sociedad". Se propone trabajar los contactos e im-
plicaciones entre m e moria , horror y utopía. 63
Abocándose también al tema de la violencia y la política. aunque am-
pliá ndose a una perspectiva más sociocultural , Marilena C ha ui denuncia
ese "mito d e la no violencia" e n que se funda la sociedad brasileii a . Este
mito indica que en Brasil la violencia es a penas un hecho esporádico y
superficial, s iendo. por el contrario. qu e ésta se halla en la raíz d e la es-
tructura socia l del país, desde la familia h asta las relaciones económicas
y la vida política.64
Otra conexión , ésta entre violencia e identidad , ha sido la que ha
planteado más explícitamente Silvia Rivera Cusicanqui. Ella ha qu erido
abordar esta cu estión a partir de una conceptu a lización e mparentada a
la escu ela poscolonial y de la s ubalternidad. Destaca la manera en que

61. Susy Castor, "Haití: el reto ele la formación d e la nu eva policía", en Latinoamérica.
Anuario de estudios la tinoamericanos. N° 27. CCYDEL- Univers ida d Autónoma d e México,
1997 , p. 194.
62. Á. Caniato. ob. ci t. , pp. 157, 163- 164.
63. Eli zabe th Lira. "Transiciones políticas: verda d y m emori a o recon ciliación y d esme-
mori a .. . en ob. c it. , p. 135.
64. Com enta ri os d e Marilena Ch a ui ex traídos de di s tintas páginas web brasileiias.
Seg:u neJo recorrido 55

los mecanismo s de exclusión y segregación han "reproducid o y prolonga-


do las disyuntivas la tentes entre la esfe ra social y la esfera política. e n-
tre la identidad étnica y la ide ntidad ciudadana. entre la dimensión pú-
blica y la dimensión priva da" . Estas tres disyuntivas son un marco para
5
pensar las mane ras como la violenci a estructural afecta las identidades .r,

Hacia una Leoría d e la violencia en América latina

Ya se ha destacado la a bundancia de refl exión sobre la violenci a. No


qu eda claro. sin embargo . que exista n trabajos suficientem ente elabora-
dos pa ra explica rla- evita rla. aunque es posible detectar ava nces e n esa
dirección . De h echo, la re lación entre racismo y violencia, desiguald a d y
violencia. ortodoxia cultural y violenc ia. corrupción , narcotráfico o debi-
lidad del Estado y violencia, son intentos de explicar al m enos casos es-
pecíficos del fen óm e no. Estos avances no habri a n alcanzado a const ituir
una teoría, algo a sí como la proposición que pu ede extraerse de Sarmien-
to: la violencia es prod ucto de la barbarie y la barbarie es producto d el
desie rto ; para evitar la violenc ia debe poblarse el desie rto con personas
lo m ás civilizadas pos ibl es .
A fines d el siglo xx, la refl exión sobre la violencia es enormem e nte
más a bundante y m a tizad a qu e a m ediados del XIX, lo qu e hace tanto más
difícil construir una teoria globalizante . Edelberto Torres Rivas dirige sus
trabajos a pensa r la "viole nci a qu e viene desde arriba, a l terrorismo de
Estado". Esta violencia qu e e n numerosas ocasiones el Estado "a plicó
sistemática mente; debe considerars e como fenómeno socia l pa tológico".
Según Torres- Rivas se trat a d e una acción il egal. mostrando el fracaso de
la propia legalidad d el Est a do y exp resando la crisis del sistema jurídico
y d e sus institucione s. y es una acción ideológica porque , utilizándose
para neutra lizar a un enemigo político. la sociedad fue conformada o r e-
lativamente pen etrada por una cultura a utorita ria. GG En el origen de este
género d e violencia se encuentra una di a léctica entre miedo y creación
del "pod er contrainsurg ente".G La espiral originada por el racismo , la ex-
7

plotación , el des precio cultural y é tnico. empieza a funcionar dando un


salto cualitativo cuando el miedo se generaliza y se crea el poder con-

65. Silvia Rivera Cusicanqui. "La rai z: colonizadores y colonizados". en X. Albó y R. Ba-
rrios. ob. cit. , pp . 29-30.
66. Eclelherto Torres- Rivas. "Sobre la democracia , l<o violencia y el mi edo (América lati -
na en los alias recie ntes)" . en Marta Casaús y Ju an Carlos Gimeno. D esarrollo y diver·
siclad cul tura l en Guatemnla. Gua temala, UAM- AECJ -C HOLSAM/IJ. 2000 . pp.l45-14 7.
67. E. Torres- Rivas. "Con struye ncio la paz y la democr acia: el fin del poder contra in -
surgente". en E . Torres-Rivas y G. Aguilera, ob. cit.. p. 93.
56 Eduardo Devés Valdés

trainsurgente, consecuencia y causa de ese miedo y acelerador de la es-


piraL En ese contexto se genera la cultura autoritaria opuesta a demo-
cracia. En la dinámica del conf1icto fuerza e intolerancia se mezclan en
todos los niveles d e las relaciones sociales. Es esto precisamente lo que
se opone a una "cultura política clemocrática".(i 8
En Nicaragua. donde no se han generado hechos ele violencia. geno-
cidios, como los ele Guatemala, la explicación a la que se acude es otra.
La causa de la violencia es menos determinada en el tiempo, es ele rnás
larga duración. Varios autores acuden a la noción ele cultura política y al
"síndrome ele Pedrarias".
En Colombia, "la violencia es una constante a través ele la historia",
ha escrito Dario Botero Uribe. Pero a él le interesa particularmente expli-
car la violencia ele las últimas décadas, esa que "se generó en el contuber-
nio ele los terratenientes con el poder político". La violencia que siempre
es social asumió. desde los años 60, una connotación política, comenzan-
do en los campos se extendió a las ciudades, se icleologizó y se ligó al nar-
cotráfico. Ante eso , plantea Botero Uribe. que "mientras no se entienda
que hay una cultura de la violencia tanto como una cultura de la paz, no
se habrá avanzado en la comprensión de la situación en que vivimos". Pa-
ra dar la justa medida de esto. propone rastrear desde la Colonia "las
constantes que fueron configurando un mundo ele la vida dogmático. au -
toritario , discriminador y brutal'". porque si '·la intolerancia ha tomado
nuevas formas·· se mantiene incólume desde entonces hasta hoy. Se pre-
gunta si a fines del siglo xx hay Estado en Colombia, para responderse
que "no hay una sociedad sino una lucha ele todos contra todos por so-
brevivir" y es aquí donde se afinca esa "espiral de violencia", porque "en
Colombia no ha habido democracia nunca".G!J
Los autores mencionados de Guatemala. Colombia o Nicaragua, ade-
más de otros como Gabriel Aguilera o Fabio López ele la Roche entre tan-
tos más , articulan violencia y cultura. El énfasis en la cultura y específi-
camente en la cultura política más que en cuestiones económicas o socia-
les marca en cierto modo un paradigma o un espíritu de época. Tanto más
significativo es esto en la medida en que son predominantemente pertene-
cientes a la izquierda y varios con importantes herencias marxistas. Pue-
de agregarse a esto la idea de la paz que, en el marco de las ref1exiones
sobre la violencia, han manejado Carlos Tünnerman (siempre en relación
con la Unesco) y Felipe MacGregor.
Es verdadero qu e la distinción entre espíritu y materia en que se ju -
gaba el pensamiento al emán ele m ediados del siglo XIX ya no se estila.

6 8 . E. Torres-Rivas. ""Sobre la democracia ...... pp. 149 y 147.


69. D. Botero Uribe , ob. cit.. pp. 336 -337, 342 -344.
Segundo recorrido 57

que precisamente en nocion es como "cultura material"' o para este caso


"cultura política" s e articula lo "material"' y lo "espiritual". p ero todos es-
tos matices no dejan d e h acer sorprendente el afán por explicar un fe-
nómeno tan inmenso como la violencia latinoamerican a entre 1970 y
1990 por causas predominante mente cultural es y específicamen te na-
cionales, aludiendo relativamente poco a luchas de clases. a explotación
e imperia lismo.
Cada uno de los temas abordados permite e ntrar a la globalidad del
pensami ento latinoa mericano en el fin de siglo. y éste de la violencia no
es una excepción. pero resulta claro que no todos los te mas revelan ele
igual modo las ideas. las m entalidades y la sensibilidad predomina ntes
e n el ámbito intelectual d el continente. El tema de la violencia enfrenta-
do "culturalmente " o "culturalistam ente" mu estra algo muy propio del fin
de siglo.

Transición-go bernabilidad

La d emocracia h a sido mirada desde diversas perspectivas y con con-


ceptos que han permitido abordarla desd e á ngulos distintos. Se ha dicho
qu e en los 80 se pensó a partir ele la transición y en los 90 a partir de la
gobernabilidad . 70 Ha sido pensada teniendo en cuenta los movimientos
sociales (Ferna ndo Ca lderón, Daniel Camacho. Pablo Conzález Casano-
va). desde la perspectiva ele la globalización (Renato Ortiz) o d esde su rea-
lización en el consumo (N éstor Carcía Canclini).
Se ha destacado cómo Edgardo Lander distingu e tres tipos de plan-
teamientos d emocratizador es. Manuel Antonio Carretón retoma esta cla-
sificación: democratizació n "fund adora". "reformadora" y "transicional".
Su afán es crear una conceptualizac ión y una tipificación d e los procesos
democratizado res y tra nsicionales en el continente.
Las transiciones, afirma Carretón , "son sólo un tipo determinado de
de mocratización política posible". Por éstas entiend e "el proceso de
construcción d e una base de instituciones democráticas. a partir d e una
situación o régimen básicamente no d emocrático". En otras palabras ,
existe específicamen te un proceso transicional "cuando se parte de un
régimen dictatorial o autoritario institucionaliz ado moderno. formal-
71
m ente constituido como tal. sea civil o militar".

70. Véase Alfredo Joign a nl y Amparo Menénd ez-Carrión . La cqja de Pandora, Santia-
go de Chile, Planeta -Ariel. 1999, p. 13.
71. M.A. Carretón , "Ba lance y perspectiva de la d emocra tización política chilena". en
A. Joignant y A. Menénd ez-Carrión . ob. cit., pp . 55-56.
58 Eduardo Devés Valdés

Pero la transición no es un momento sino un proceso que. partiendo


del cambio de régimen , debe avanzar completando los requerimientos de
rede mocratización. Para el caso de Chile. Carretón postula que "comple-
tar la transición implica ba superar o eliminar los llamados enclaves auto-
ritarios o herencias dej adas por el régimen milita r y que impedían qu e el
nu evo régimen fuera totalmente democrático". La resolu ción de esto e ra la
viga maestra que permitiría a la m ayoría social, política y electoral gober-
nar efectivamente y enfrentar los problemas propios de la consolidación. 72
Pero todavía puede decirse qu e las transiciones. si bi en son un subti-
po del proceso democra tizador, pueden subdividirse de acuerdo con cri1e-
rios epocales. Los procesos transicional es d e los a ños 80 y 90 han tenido
que vérselas o han esta do inmersos o acompaii.ados de un a serie ele mu-
taciones e n la cultura política. pi ensa el sociólogo chileno. Ello tien e qu e
ver con un cambio en la sensibilida d. un ca mbio epocal en el cual inciden
factores muy diversos y que trascienden lo propia mente político. Allí. afir-
ma Carretón, a parecen cuestiones como la combinación d e la búsqueda
d e perten encia y acción colectiva con un a lto nivel de individualis mo. el
anhelo de cambio socia l pero también de orden y el rechazo a las formas
más a ntagónicas o conllictivas o clásicas de obten erlos. la desconfia nza en
mod elos utópicos cerrados y la armonización de ideales éticos con utopías
parcia les para la socieda d y con la búsqu eda de la plena expresión indivi-
dual y de comunidades. la redefinición del papel del Estado. el cuestiona-
miento de las formas tradicionales ele representación y del militantismo
partida rio. la tendencia a participar en la resolu ción de los propios proble-
mas y del entorno con una visión más universal sin agotar la expresión
personal o colectiva en la acción política y manteniendo espacios o insti-
tuciones autónomas qu e protejan lo priva do y humanicen lo público. 73
A partir d e estas refl exiones Carretón se inserta en el interior de una
corriente de trabajo que en Chile desde 1980 aproximadamente venía a bo-
cándose a las evoluciones en la sensibilidad .74 Esto lo lleva a concebir la
idea de transición con un doble contenido: uno propiamente político y otro
culturaL En la d écada del 90 y en las que vienen "el tema central de la po-
lítica será la cultura" o. dicho ele otro modo, "la política predominante se-
rá la política cultural". En tanto. las preocupaciones fundamentales serán
"el tema del sentido, del lenguaje. de las formas d e convivencia, comuni-

72. Ma nuel Ant onio Garretón. "La tra nsición chilena. Un a eval uaci ón provisoria". do-
cumento de tra b ajo. Santiago d e Chile. Se rie Estudios Políticos. N° 8. enero de 1991.
pp. 2-3.
73. Ídem . pp . 6-7.
74. Véanse Eu ge nio Tironi. La torre de Babel. Sa ntiago de C hile. Sur, 1984: E. Devés
Valdés, Escépticos de l sentido, Santi ago de Chil e, Nu estra América, 1984: Norbert
Lechner. Los patios interiores de la d e mocracia, Santiago d e Chile, FL.ACSO, 1988.
S egundo recorrido 59

cación y creatividad" . Pero este cambio cultural tiene también. por así de-
cirlo. una base material. La base mate rial ele estas nu evas de mocracia s no
es exclusivame nte un tipo de economía o ele relaciones de producción. "si -
no la comunicaci ón , la creatividad. el conocimient o, la información y la
educación". Existiendo este tipo de base. "la política adquiere también una
connotación diferente y se ubica en el corazón de las luchas por dar y
75
apropiar s entidos, es decir. en lo específica mente cultura1''.
Por esta vía. Carretón llega muy pronto a plantearse los temas d e la
transición, la d emocracia y la política más allá del Estado -nación. s ea en
7
el ma rco ele los procesos el e integración o el e globalizació n. G Tanto en uno
como e n otro caso, aunqu e no lo tem a tice d e esta manera. la cu estión po-
lítica se encu e ntra con la identidad. Si bien no son sus pa labras. de uno
u otro modo llega a la politica como búsqu eda de ide ntida d.
Empero , la identidad como m emoria s e encuentra con la políti ca en
e l te ma d e la gobernabilic la d. Norbert Lechner y Pedro Gú ell pi e ns<m que
la transición chilena orga niza -a partir el e sus condicionan tes inici a les-
determina da "vinculación de los tiempos". Esto quiere decir qu e "en n om -
bre de la gobernabili dad , enfatiza el futuro posible en de trime nto d e un
pasa do de conllictos··. Pero d e manera r ecurrente sostiene n qu e el pa sa-
do irrumpe "socavando la construcció n política del consenso ... porqu e "l<1
mala memoria no p ermite fort a lecer e l vínculo social y las capacidad es de
a cción col ectiva". De hecho , argumentan . "el fundam ento ele un<1 m emo-
ria d emocrática se encu entra en el reconocimie nto de l «otro,·· . e llo qui ere
decir que es n ecesaria una disposici ón "a a proximar dialogada y razona-
77
blemente nuestras «historias»".
Podría decirse que pa ra s a lvar disyuntivas como la propu esta por
Lechner y Gü ell. Helio Jaguaribe postula focalizar la s cosas en esa esfe-
ra ''donde lo importante son las condiciones en las cuales las soci edad es
a ctúan con una racionalidad pública s a tisfactoria'' para realizar esa
"reestructu ración acelerada" qu e consiste ··en imponer a una sociedad re-
trasada profundas reformas ". De h echo, para Jaguaribe "el desarrollo
consiste ese ncialmente en un proceso de modernizac ión equitativa e n el
cual la el evación de la racionalida d pública da origen a una clase políti-
ca competente e idónea , capaz de a dministrar con eficiencia y equidad

75. M.A. Ga rretón , "Cultura política y política cultural" , en M.A. Garretón. S. Sosnows-
ki y B. Subercaseaux , Cultura. autoritarismo y redemocratiza ción . Santiago de Chile ,
Fondo de Cultura Económica. 1993, pp. 223-224.
76. Véase M.A. Garretón , "Las sociedades latinoa merica nas y las perspectivas d e un
espacio cultural" , en América latina: un espacio cultural en un mundo globalizado, Bo-
gotá , CAIJ. 1999.
77. N. Lechner y Pedro Güell. "Construcción social de las m emoria s en la transición
chilena" . en A. Joignant y A. Menénclez-Ca rrión . ob. cit .. pp. 186, 209.
60 Eduardo Devés Valclés

social los recursos materiale s y humanos de la sociedad". 78 De una u otra


manera estos conceptos van oficiando ele alternativ as, oposicion es o con-
trastes frente a otros como di ctadura. a utoritarism o y violación de los de-
rechos humanos.

Ciudadan ía-socieda d civil

Transicio nes. democrac ia, ciudadaní a. sociedad civil. movimie ntos


sociales y derechos huma nos forman una serie de conceptos qu e se van
asociando en el discurso de los 90, aunque no todos tengan igu al énfa -
sis en los diversos autores. Se ha visto cómo se asocian igualment e a cul-
tura. id entidad o memoria .
La transición . al aumentar los nivel es de democrac ia. ha fortal eci-
do la sociedad civil y la ciudadan ía. Pero. a fin es del siglo. parece que
la ciudadan ía ya no pu ede realiza rse en la trilogía clásica de d erechos
cívicos. políticos y económic o-sociales . además d e ser una mane ra ina-
decuada de plantear el problema . pu es en nu estros países no hubo se-
cuencia de tales derechos. ha escrito Garretón. 7 B Sin duela . la ciud ada-
nía ti e n e tambi é n que ser pensada con relación a la exclusión que. por
su parte . no es una realidad que pu eda ser concebida sólo ele man e ra
local o naci onal, sino qu e debe pe nsarse en la globalizac ión: ya no s e es
excluido sólo en el m arco ele lo regional sino también de lo global. se es ex-
cluido de la inse rción en la globalizac ión. La ciudadan ía alude igual-
me nte a nuevas reivindica ciones: las diversida des sociocultu rales y de
.género. En otras pa labras, la visión tradiciona l de ciudadan ía. como la
rel ación de la gente con el Estado. ha cambiado parcialme nte de signi-
ficación. En esto nu evam ente la política se topa con la identidad . La ciu -
dadanía ha ido cambiand o de s entido porqu e las identidad es han ido
perdiendo su carácter político para articulars e en m ayor medida con
factores no políticos.
El brasileño Renato Ortiz. incidiendo sobre esta discusión , ha aludido
a la "ciudadan ía mundial". La ciudadaní a debe realizarse. de algún modo.
en el escenario mundial y ello será más viable en la medida en que los mo-
vimientos sociales logren trascende r el escenario nacional , percibiend o el

78. Helio Jaguaribe. "Experienc ias y perspec tivas del desarrollo". en Coloquio d e In-
vierno. Los grandes cambios de nuestro tiempo: la situación internacion al. America
la-
Una u M éxico. vol. 11: Las Américas e n el horizonte del cambio. México. Consejo Nacio-
nal para la Cullura y las Arles-UNAM-Fondo de Cullura Económica . 1992. pp. 53. 58-
59 . 63.
79. Véase M.A. Garrelón , "Las sociedades ... ", p. 9.
Segund o recorrido 61

mundo como espacio público. Sobre esto mismo escribe el nicaragü ense
80

Orlando Núñez Soto, a ludi endo a la apa1ición ele un Estado global. enca-
81
b ezado por el imperio nortea merican o. y una sociedad civi l globa1.
Otro brasil ef1o. Emir Sacler. h a pu esto e l problema ele la c iucl acla nia
en oposición a l neolibe ra lismo. A éste es n ecesario oponerle "la afirma-
ción del derecho el e c iud a d a nía para todos: la d e fini c ió n el e las fun cio-
n e s d el Estado en la consolid ació n ele los derechos el e ciudadanía y d e
la sob e ra nía n aciona l: una modalidad d e inserción en la nu eva divi s ión
internacional d e l trabajo y la d em ocratización r a dica l d e la soc ied a d. en
todas las esferas: la institu c ional, la pri vada (fa mili a ). la la bora l (e mpre-
s as) y la int e rnacion a l". 82 En una p ers pectiva parecida se ubi ca el bo li-
viano Ferna nd o Mayorga. para qui en la época de prima do d e la econ o-
mía n eo liberal "pued e entende rse co mo la e m e rgen cia de un nuevo pro-
y ecto esiaial te ndi e nte a d esorgani zar la soc ied a d civil. a ciuclaclanizar
las rel acion es políticas y a circunscribir la toma de decision es en ma -
n os el e una elite". 83
Otra de las man eras d e provocar. d e cu est ion a r o reformular la id ea
d e ciud a danía es la qu e h a insta lado Ga rcía Canclini en Con sumidore s
y ciudadanos. En esa obra aJirm a q u e ha qu e rido "entende r có m o los
cambios en la m a n era ele con s umir han a lte rado las posibilidades y las
formas el e s er ciud adano" . Según piensa. hombres y muj er es p erc iben
que mu ch as de las preguntas pro pi a s d e los c iudad a nos -a dónde pe r-
ten ezco y qué derec h os m e da la ciudad a nía. cóm o pu edo informar m e.
quien represent a mi s intereses- se cont estan m ás en el co n s umo priva-
do de bien es y de los m edios mas ivos qu e e n las r eglas a b s tractas d e la
democracia o en la participación colectiva en espacios públicos . Le inte-
r esa explorar cómo se podría cambi a r la vis ión d e l consumo y ele la ciu-
dadanía s i se las examina juntamente con instrumentos el e la economía
y la sociología política, pero ta mbi é n como procesos culturales y por ta n-
to con los reeursos ele la antropología. p ara trata r la diversid ad y la mul-
ti cultu ralicl acl . En relación con esto d estaca su coi n cidencia con los es-
tudios sobre ciudad anía c ultural que s e efectúan en Estados Unidos.
S egún tales estudios. ser ciudadano no tie ne qu e ver sólo con los cl ere-

80 . Renalo Orliz. "Am é rica la tin a: la visi ón de los cienli stas soci a les". en Nueva Socie-
dad. Caracas . W 139 , septiembre-oc tubre de 1995. p. 133.
8 1. Véase Orl ando Nú!'iez Soto. Manijlesto asociativo y ·autoges tionario. Ma nagu a, Cli'RES.
1998. p. 6.
82 . Emir Sader, "El n eoliberalismo y la lu c ha por un a h ege m onía a lternalíva .. . en Ra-
qu el Sosa Elízaga (coord. ). Amé rica latina y el Caribe: p erspectiva ele su reconstrucción.
ALAS-Un ive rs id ad Nac ion a l Autónoma ele México. 1996, pp . 205-206.
83. Ferna ndo Mayorga. Ma.x Fern á ndez: la política d el silencio, La Paz. ILDI S . 199 1. p. 38.
62 Ed u a rdo D evés Va lclés

c h os reco nocid os por los a pa ra t os estatales sino ta mbi én con las prá c-
ticas s ocia les y c ultura les .84
Es interesant e cómo el plantea mi ento qu e se h ace a pa recer como
una novedad es lo qu e había n a rgumenta do las posiciones progresistas
des d e m edi a d os de l s iglo XIX , d estaca ndo qu e la d emoc racia n o puede r e-
du cirse a una dimen s ión política. Más n ovedosa es s u p regunta r espe c-
to d e s i a l cons umir estam os h aciendo a lgo qu e s uste nta , nutre y hasta
cie rto punto con s tituye un nu evo m odo de s er ciu dada nos .85
Entre las nu evas m an eras de con cebir y de cu esti on a r la c iuda dan ía
se en cu entra la más innovadora a unqu e n o n ecesaria m en te la m ás s ig-
nifka tiva. Se. trata de la relació n en tre ciu dada nía y espacio virtu a l. don-
el e se utili zan numer osas formul acion es muy recientes y qu e todavía no
a lca n zan un carácter s ufi cientem en te con sen s u a l. Mireya Lozada a lude a
"cibersociecl a d , cibe res pacio, ciberciuda da no. h omo d igita lis. comunid a-
des virtu ales. redes telem á ticas, e-dem oc racia , e-elección . política .com ".
La mi s m a a utora se pregunta s i s e trata d e un nu evo es pacio d em oc rá ti-
co: s i s e cons tituye un escen a ri o a lterna tivo de lo públi co , d e lo s ocia l. d e
lo políti co. o con s titu ye un espacio- límite a la id ea d e s en tid os co mpa rti-
dos y proyectos colect'ivos : s i permite la red la con s tru cción in tersu bj eti -
va ele un espa cio públi co dem ocrá tico: s i n o es un c iuda d a n o priva d o
aquel el e la red y qu é forma tom a la a propiación y signifi cación d e lo p o-
lítico entre los intern a utas . Le interesa e nfren ta r estas pregu ntas des d e
la pers pectiva d e Ven ezu e la y el r esto de l continente "qu e atr aviesa per-
m a n en tes fas es d e cri sis e in es tabilicla cl políti ca" _sr;
Esto se a rt icul a a otro probl e m a muy caracterí s ti co de la época y es
la d ia léctica icl entid ad/globa li zación qu e le otorga nu evos s en tid os a la
ciud a d a nía. Postul a q u e e l pr oceso el e glob a lización p u ed e res umirse
com o el pas aj e d e la s id e n t id a d es m od e rnas a otras qu e podría mos
n o mbra r com o posmod ern as . Las id entid a d es m od ern as e ra n terri tori a -
les y casi s ie mpre m on olingü ísti cas . Las p osm ocle rn as son tra n ste rrito-
ri a les y multilingüí sticas . En un p roceso el e integr ación t ra n s n acion a l,
la re ivindicación d e lo público n o p u ed e s er sólo un a ta r ea par a desa-
rrolla rse d entro el e cada n ación . De h ec h o las m acroempresas han cr ea-
do un a es pecie d e "socied a d civil mundia l'· d e la qu e s on protagonis-
tas. 87 En este sen tid o , por ej empl o. pu ed en interpretarse las d em a nd a s

84. N. Gar ci a Can clini. Cons umido res y ciudad a n os. Coqjlictos rn ulticulturales d e la glo-
ba lización, M éxico . Gr ij albo , 1995. p. 19.
85 . Íde m. p. 27 .
8 6 . Mireya Lozacl a , "Politica en r ed y dem ocraci a virtual : l a cu esti ón d e l o público". en
Daniel M a l o (com p .) . Es tudios la tin oam e rica nos sob re cultu ra y transf ormaciones socia-
les en tiempos d e globalización 2. Car acas, CLACSO , 200 l , pp. 133.
8 7. Ídem . pp . 3 1 y 19 2.
Segundo recorrido 63

de ciudadanía de los grupos indígenas , afroamericanos u otros que se


articulan más allá del Estado-nación , reivindicando un discurso no et-
88
nocéntrico que les posibilite una participación igualitaria.

Movimientos sociales

El concepto "movimientos sociales" trata de entender manifestacio-


nes de sectores étnicos, genéricos y juveniles. En cierto modo las nocio-
nes "movimiento obrero" y "movimiento campesino" cedieron lugar a es-
ta otra. tanto más englobante cuanto más light. El tema de los movimien-
tos sociales s e ha trabajado en los 80 más que en los 90; ha sido una ma-
nera de afirmar la existencia ele las clases a la vez que una forma ele ir
acepta ndo paulatinamente la pérdida de protagonismo de la clase obre-
ra. Como otros conceptos , éste es un instrumento que permite a unos
aferrarse al pa sado tanto como a otros abrirse a nu evas interpretaciones.
Una mirada histórica sobre varias d écadas pe rmite ver cómo los con-
ceptos utilizados van mutando y también las funciones qu e cumplen en
el des envolvimi ento ele los procesos intelectuales (y materia les). Esto mis-
mo no se percibe si el periodo estudiado es demasiado breve . Es la ven-
taja ele la mirada diacrónica respecto de la sincrónica.
Precisamente uno ele los procedimientos qu e se han usado para es-
tudiar las ideas y sus evoluciones ha consistido en d etectar las asociacio-
nes ele conceptos. De este modo se percibe cierta evolución en la m edida
en qu e en un momento 1 se encuentra un grupo ele conceptos, en el mo-
mento 2 han desaparecido algunos , se han mantenido la mayorí a y han
aparecido otros nuevos. en el momento 3 han d es a parecido algunos más
del primer momento y aparecen otros nu evos: Momento l. años 70: mo-
vimiento obrero. revolución. dictadura, democracia, derechos humanos.
Momento 2 , años 80: dictadura , democracia. derechos humanos. movi-
mientos sociales, transición. sociedad civil. Momento 3 , años 90: demo-
cracia. movimientos sociales , transición, sociedad civil, ciudadanía. re-
forma del Estado , gobernabilidad. Esto nos permite ver cómo los nuevos
conceptos van ocupando el lugar de algunos antiguos pero sin anularlos
totalmente sino retomando algo de su significado.
En los 80, Pablo González Casanova, desde México, lideró la cons-
titución de una importante red en la que se articularon la Universidad

88. Véase Jesús García García , "Deconstmcción. transformación y construcción de


nuevos escenarios de las prácticas de afroamericanidad" . en D. Mato. ob. cit. , pp. 79 y
ss. Véase para el caso indigena, entre muchos. Marta Casaús. "La me ta morfosis del ra-
cismo en la elite d e poder en Guatema la ... en M. Casaús y C. Giménez. Guatemala hoy:
re.fl.exiones y perspectivas int.erdisciplinarias, Madrid. UAN. 2000, pp. 169 y ss.
64
Eduard o Devés Valdés

Nacion al Autón oma de México. la Univer sidad de Nacion


es Unidas ,
CLACSO . nAcso y otras institu ciones , dentro de la cual uno de los temas
r elevan tes era el d e los movim ientos sociale s . Pu ede seliala
rse que fue
la princip al red qu e agrupó a los cientis tas sociale s d epende
ntistas y
donde se forjó en bu e na m edida algo qu e podría denom ina
rse "neocle-
pe ndenti smo". Ya se estaba n dejand o ver alguno s cambi os
en los para-
digma s , aunqu e s e advert ía una posició n emine nteme nte "reacti
va" , con
impor tantes excepc iones , es cierto. En esa red conver gieron
exiliad os de
países del Cono Sur, en ese mome nto residen tes en México
. como Hu-
go Zemel man, Pedro Vuskov i c . Eduard o Ruiz Contar do o
Ruy Mauro
Marini . 8 9
En el marco del tra bajo de esta red . d e sus semina rios y encuen
tros,
s e produj e ron una serie de investi ga ciones sobre movim ientos
sociale s.
mucha s public adas en obras emana das de la misma , en colabo
ración con
la editori al Siglo Veintiu no. Es el caso d e los textos qu e dio
a la luz Fer-
nando Calder ón. quien con mayor profun didad ha trabaja do
estos temas
en la última década del siglo. como tambié n los d e Daniel Camac
ho y tan-
tos otros.
Ahora bi en , antes d e esto, ya Silvia Rivera Cusica nqui había
desta-
cado dos orienta cion es o dos maner as de e ntende r los movim
ie ntos so-
ciales en genera l y los de muj eres especí ficame nte. La primer
a apunta -
b a a ve r la acción de los movim ientos como a mpliac ión de
la ciudad a-
nía o. para decirlo en otros términ os, ligada a la cuestió n de
la polític a
y la democ racia; la otra maner a se dirige a la cuestió n d e la
identid ad y
la apropi ación de un campo cultura l como afirma ción d el derech
o a la
especi ficidad y a la difere ncia. Rivera Cusica nqui d eja ver, sin
embar go .
una tercera posibil idad. qu e es la búsqu eda de autono mía que
se expre-
sa en la defens a del ayllu por parte d e comun idades en r ebelión
en el
altipla no. 90
De este modo. una primer a orienta ción apunta a la relació
n entre
movim ientos sociale s y d emocra cia o ciudad anía o partici pación
. Laurele s
Arizpe había destac ado la conver gencia de diverso s movim ientos
sociale s
(mujeres, habita ntes urbano s , etnias, ecolog istas) que reivind
ican la
"partic ipación popula r". 9 1 Fernan do Calder ón y Mario dos Santos
creen
poder explica r este fenóme no por el cambio d e un ciclo históri
co. Si el ci-
clo "estata l" está llegand o a su fin, a la vez que se está abrien
do otro, las

89. Véase P. González Casanov a. · prólogo·· a Fernand o


Calderó n , Movimie ntos sociales
y políticos , Siglo Veintiun o-Unive rsid ad Naciona l Autónom a de
M éxico, 1995, pp. 9-1 O.
90. Véase Silvia Rivera Cusican qui. "Muj er y resisten cia
comuni taria. Historia y m emo-
ri a". en E. J elin , Ciudada nía e identida d : las rmljeres y los
movimie ntos sociales lntinoa-
merican os. Ginebra , UNRISD-U nesco, 1987. pp. 348. 257.
91. L . Arizp e, "Prólogo " a E. Jelin. Ciudada nía e identida
d ... , p. XJ.
Segundo r ecorrid o G5

personas buscan formas nuevas de participación. Piensan que en un


nu evo escenario globa li zaclo. de grandes innovaciones tecnológicas. de
bloques regiona les. es importa nte repla ntearse la cuestión de la d emo-
cracia y el d esa rrollo teniendo en cuenta la fun ción de garantes qu e allí
cumplen los actores sociales y políticos.82
Preocupación similar es la del costarricense Daniel Camacho, quien
pon e en relieve la conexión entre los movimientos sociales populares y
la sociedad civil, presta ndo atención a los atentados "desnaturalizado-
res" qu e aqu éllos sufren por part e del Estado, d e las ONG, d e las Igl esias
o los pa rtidos. u3 A Ca mac ho le inte resa mucho d es tacar que los movi-
mie ntos social es son m a nifestaciones d e la socieda d civil frente a la so-
ciedad política, al Esta do . Más clarame nte: "El objetivo el e los movi-
mi entos soci a les es la sociedad política[ .. . ] el triunfo m ayor el e un mo-
vimiento social es logra r. e n su be neficio. una modificación en el á mbi-
to d el Estado". En tal sentido . en discusión con quienes seii. a lan que las
reivindicaciones ele los movimi e ntos sociales no puede n identifi ca rse
con reivindicacion es de clase. Ca macho insiste e n su "d e te rminación
clasista ".~ Esta visión de las cosas es la que Fernando Ca lderón va a
14

considerar "estructuralista" y propia el e los años 70.


La segunda orientación. sin oponerse a la cuestión d e la clcmocra-
cia, más aún incluyéndola. a punta a estudiar la relación entre movi-
mie ntos sociales y r econocimi e nto-icl enticlacl. Elizab eth ,Jelin unos a ños
antes había d es tacado la import a ncia d e recupe ra r la me moria popular
e n los propios movimientos como una man e ra ele comprender es tas
nu evas form as de hacer política o de busca r participación. % F. Ca lde rón
y José Luis Reyna pone n en reli eve un cambio histórico. a unqu e no se
percibe bien si en los propios movimi entos sociales. e n los a nalistas que
los estudian o e n ambos. Ellos piensan que antes se veía a los movi-
mi entos como actores en busca del pod er. e n t a nto qu e en los 90 se di-
rigían a '"encontrar form a s ele reconocimie nto , donde la cultura y la po-
lítica se miran frente a frente. son fronteras. p e ro con mi edo". Calde rón
y Reyna engloban aquí los movimientos d e "orie ntación éti ca, ocupa dos
de d erechos humanos", aquellos que está n ocupa dos con sus id entida-
des , los que reclama n a utonomía comunitaria o nacion a l o cuestiones

92. V éase F. Calderón y M. dos Santos. Hacia un nuevo orden eslalal en América lati-
na, B u enos Aires , CL.I\Cso. 1990 . p. 27.
93. D aniel Camacho . "Movimientos p opulares y partidos políticos en Centro América",
en M. Carball o y G. Maih olcl (co mps.). ¿Qué será de Centro América? Gobernabilidad.
legilimidacl eleclora l y sociedad civil, San José , FES-CEDAL, 199 4 , pp . 19 1-193.
94. D . Camacho y R. M enjívar. Los mol!imientos populares en América latina , M éxico.
uNu-Sigl o Veintiuno , 1989. p. 16, 20-21.
95. E. Jelin, "Introducción", en E. J elin. Ciudadanía e identidad ... , pp. 6. 13.
66 Eduardo Devés Valdés

ecológicas. En definitiva. hacia 1970. los movimientos. vistos a través de


paradigmas estructuralistas. apuntaban hacia cuestiones político-esta-
tales. en tanto que en los 90 se orientan hacia la búsqueda d e id e ntida-
des culturales y de espacios propios ele expresión . Hacen notar los au -
tores que esto mismo pu ed e indica r que "los temas de la id e ntidad cu l-
tural y la autonomía de lo social constitu yen los dos problemas que la
sociedad se plantea para reinte nta r el cambio". 96

Mujeres y género

Muj er-movimientos sociales. muj er-identidad , muj e r-estudios cu ltu-


ra les . muj e r-subalternidad. son algunas de las asociaciones más paten-
tes en los trabajos sobre género a finales de siglo. Si los estudios sobre
género y mujeres se iniciaron hace varias décadas fue en los 80 cuando
se formalizaron , disparándose en los 90 y constituyéndose en uno de los
qu ehaceres más distintivos ele la clécada 97 Muj er-d emocracia. mujer-
participación, mujer-pu eblos indígen as. mujer -memoria. son otras tan-
tas conexiones a tener en cuenta.
En un texto de 1987. Lourdes Arizpe había esc1ito: "Hoy día recorre
el mundo un afán ele democracia que sobrepasa los esq u emas polí ticos
tradicionales. Sus expresiones son múltiples. Entre los movimi entos que
lla man la atención se encu entran los de mujeres. Estos y otros movimien-
tos afines, se abord an actualme nte con la noción de pa rticipación popu -
lar". Prologando Ciudadanía e identidad: Las nuyeres e n Los movimientos
sociaLes. una obra co lectiva con trabajos sobre mujeres bastante d iferen-
tes. argumentaba Lourdes que lo común a todos estos movimi entos es
que "protestan . defienden , exige n en acciones que los convierten e n suje-
tos activos del cambio social''Y8 El tema de la mujer fu e una ele las vías
privilegiadas para que entrara la preocupación por la id entida d en el fin
de siglo. Elizabeth Jelin . d efiniendo un volumen que coordinaba. sei'lala
qu e su objetivo es "discutir la temática de la participación de las mujeres
en acciones colectivas ligadas a las lu chas por sus derechos y por su iden-

96. F. Calderón y J.L. Reyna , "La irrupción encubi erta", en J.L. Reyna (comp.). ob. cit. ,
pp. 382-386. 390.
97. Véase a este respecto el trabajo ele Eugenia Rodríguez Sáenz. "G én ero e historia en
América Central: un balance (1957-200 1)". en E. Rodrígu ez Sáenz (ed .). Mujeres. géne-
ro e historia en América Centra l durante los siglos X\TJII. XIX !J xx. Costa Rica. Unifem,
2002.
98. L. Arizpe, "Prólogo·· a E. Jelin. Ciudadanía e identidad .... pp. XI y X IV .
Seg tm do reco rri d o
67

ticlad ". Destaca , m a rcando un acento qu e se d esarroll ar á en los aii.os 90,


qu e "ya h a sido reconocid a la urgen c ia ele la recuperació n ele la m em oria
históri ca . pa ra traer a la lu z lo a u sente des d e el pod er". porqu e de Jo qu e
se tra ta es de la "recuperaci ón de la m e m oria popular y la ele los propios
actores , d e los propi os m ovimi entos - la mi crohistori a- qu e tien e tan to q u e
ver con el proces o ele form ación de id en tida cles··. nu Es esto lo qu e esta rían
h aciendo las coa u tora s d el volumen : Cecilia Blondet estudiando aqu ello
d e "mu ch a s vidas con s truyen do un a iden tid a d ", como es el ca s o el e las
muj eres pobl a d or as en un b a rri o limeño: 100 Teresa Pires do Ri o Cald eira
a puntand o a la "vive ncia e s pecífica del p a pel ele la muj er'': 101 Rosario León
es tu d ia ndo la agmpación "Bartolin a S isa" d e Bolivia y el p roceso de ·'au -
tovaloración d e su es pecifi cidad fem enin a reivindicand o sus diferen -
cia s "102 y es pecia lmente Silvia Rivera Cu s ican q ui t rab aj a n do con el m é to-
do ele histori a ora l algunas "rebelion es" del a ltipla n o.
La labor del Taller d e Histori a Ora l Andin a (T HOA). s eilala S il via Rive-
ra Cu s icanqui. h a "contribuid o a d escubrir detr ás el e estos breves e pis o-
dios violentos tod o un proceso ele a cumul a ción id eológica. un progra m a
concreto de reivindi cacion es y u n a a mpli a r ed el e liderazgos q u e perse-
guía n la defe n s a de l ayllu o d e la comunid<J cl a ndina fre n te a l la tifun -
dio. 103 En textos poste ri ores , la boli via n a h a ligado el mundo fe m enino y
el mund o a ndino co n la p roblemática poscoloni a l y de la s uba lternid a cl
(véase "S u b altern os y posco lo ni a les ").
Ha n a rti cula d o lo fem enino con lo ind íge n a ta mbién la s g u a tem a lte-
cas Ana L. Carrill o en ·'In d ias y la din a s . Los ásperos ca minos ele las mu -
j er es en Gu ate ma la'', d ond e inten ta ex pli ca r la discrimina ción fe m enin a
tant o a pa rtir d e cu estion es étnicas com o del ca rácter au to ri tali o del Es-
tad o, 104 y Rigoberta Me n c hú. en La n ieLa de los m ayas , presenta n do el
problem a fe m e nino en pe rm an en te ligazón con el indígen a . en una rei-
vin d ica ción el e los der ech os hum a n os.
La pers pec tiva socia l y la cultura l coexis ten. Pero en los 90 la cu ltu -
ra l t uvo m ás presen cia e n los es tudi os d el gén ero. Es el caso d e Má rgara
Ru ssotto. Kemy Oya rzún o S oni a Mo ntec ino, e ntre otras. Desde la mira -
d a m á s cultura lista . la c u esti ón el e la icl enticl a cl s e pres en ta tod avía con
m ayor énfasis.

99 . E. J elin. "lnt roct u cc ión '·, en E . J elin , Ciudada nía e id entidad ... . p p. 3. 13.
1OO. Cec ilia Bl on del. en E . J e1in, Ciudad a n ía e identidad .... p . 25.
lO l. T er esa Pires d o Ri o Cal cl eira . en E. J elin , Ciudad a nía e identidad .. .. p . 78.
l 02 . Rosa ri o León , en E . J elin . Ci udadan ía e id en lid ad ... , p. 22 5.
103. Silvi a Riv er a Cu sic anqui. ob . c i t .. p. 2 57.
104. A n a L. Carrill o. ··In d ias y la d ina s" . en Nueva Sociedad, N ° 111 , Ca r acas . en er o -fe-
brer o de 199 1. p p. 109 y ss.
68 Edu ardo D cvés Valdés

A Má rgara Russotto le inte resa revisar la "presencia de la voz fe-


m enin a en la literatura la tinoamericana" o la "con stitución ele la voz fem e-
nin a" . Aunqu e d estaca que es difícil e n co ntrar esa evo lu ció n linea l ha-
cia un a mayor con ciencia de la diferen cia, por lo que se ''desenfoca " o
se "distorsiona" la posibilidad de percibir clarame nt e es a constitu ción
d e la voz o d e la id entidad femenina y su proble m á ti ca es pecífi ca en la
liter atura. 105
En un registro simila r se mu eve Sonia Montecino. qui e n ll eva a ca-
bo un r ecorrido por la produ cción sobre cuestiones d el gén ero. En un
artículo de tlnes de la décad a. la a utora ele Madres y huachos orga ni za
su discurso teniendo como clave la cuestión el e la id entid a d . ''la re lación
género e id e ntid a d ". Para explicitar m ás s u inte n c ión o su rn étoclo , Mon-
tecino a rgumen ta qu e s i se entiende la id entid ad de las personas como
un proceso diná mico d e dife r e nc iación e ide ntifi cación (co m o un pe rma-
n en te juego entre la oposición y la perten enci a ), cuando nombramos las
identid a des de gé n er o es t<-1 remos refiri éndonos a los procesos el e cons-
tru cción el e una alte ridad: ser muj er o ser hombre . pero también a los
procesos ele id e ntifi cación: ser muj er o ser hombre. por ej e mplo. d e una
etn ia determin a da . Pasando revista a diversos tra bajos. Montecino el es -
taca e l de Ana Ma ría Alon so. qui en entrega int eresa ntes elem ent os para
inc urs ionar e n las iden tid ades d e gén e ro en México en el espacio d e la
front era norte. trabajando con una serie de expresiones populares (a la
usanza de Octavio Paz o Samu el Ramos y la tradi c ión d el ensayismo m e -
xicano sobre e l ca r ácter) . como "ya no h ay m ás va li en tes". "hombre en-
cogido". "tener huevos··. "muj er es a bi e rtas". La a ntropóloga nica r agü en -
se Mil a gros Pa lm a sostie n e qu e "el mi to el e la Ma lin c he será la n arr a tiva
qu e ex plique las form as a ctuales de con cebir las icle nticl acles fem eninas
y m asculinas". En Ecuador. María Cu vi y Alexanctra Martíncz en Mundo
inLerior "descubren a lgun as con s ta ntes e n las re presentaciones fem eni -
nas y masculin as". Destaca Montecino que "quizá sea en Perú donde la
refl exión sobre las id entidades fe meninas y mascu linas posea más d esa-
rrollo . Allí los estudios no se h a n a bocado tanto a c uestiones simbólicas
-na rrativas . oposiciones y siste mas de s ignos asociados a ellos- sino al
análisis de los roles e n los espacios público/priva do o casa/calle". Cita
a Norma Fulle r, Liuba Kogan, Virginia Guzmán y Patricia Portocarrero ,
qui en es est udi a n las id entidade s masculinas. En el mundo a ndino s e ha
produ cido un a discu s ión importa nte , allí "la noci ón d e complem e ntarie-
dad entre fem enino y m asculino s e ha s ituado como dife rencia r especto

105. M ár gar a Russollo . "Punta y pom o del discurso : la voz femenina en l a poesía lati-
n oam ericana ", en Ana Pi zarra (comp. ). Palabra. liieralura e cuUura. Sao Paulo-Ca mpi-
nas. M emoriaJ - Unicamp. 1994 . pp. 80 7 . 809, 8 12.
Segundo reco rrido
69

al mundo «Occiden tab. en dond e existiría de sigualda d y suborcli na-


ción··.'06
Género. movimi entos sociales. identid a d. memoria . d emocrac ia. van
s urgiendo como los tópicos qu e arman e l discurso de los 90. Kemy Oyar-
zún va a agregar otro: el tema del géne ro como cuestión e pistemol ógica
en el for:j a miento ele categorí as clisciplin arins. especial mente en relación
con la crítica literario -cultural . Piensa Kemy Oyarzún que "la crítica lati-
noarneri can a se ha ido perfiland o con instrum entos cada vez má s auto-
gestiona dores" y qu e erí ·

... esta trayector ia h acia la a utono mía crítica. e l pensamie nto lati -
noam e t·icano ha d ebid o e nfre ntarse a la mito logía de la .. n e utrali -
d ad·· leva nta da por el h ombre d e O ccide nte . nculralida cl en la que
toda experienc ia clife ren c iable e n tér minos de etnia. clase o gé nero
sexual deviene e l continent e oscum ele la parcialiclacl. e l subje tivi s-
mo. la imprecisi ón. la ··irrac io nalidad·· . 11 ' 7

Piensa que ni Mijail Bajtín. ni Gyorgy Lukács, ni Octavio Paz ni la cri-


tica masculi na más abierta a la especific idad etnocult ural y a la '' hibri-
dación" discursiv a (dice r efiri éndose, sin duela. a Antonio Cornejo Polar)
de nuestras sociedad es han elabora do paradigm as que den cuenta d e los
géneros sexuales , destacan do que en coincide ncia con Jean Franco se
opone a "fundir teoría feminist a en una teoría general del coloniali smo",
para marcar qu e "inevit ablem ente. los aportes del femini s mo arrojan luz
para una m ás a mplia y pluralist a concepci ón d e la het erogenei dad de
nuestras culturas ". resca tando en esta línea el trabajo de Rosario Caste-
llanos , Julieta Kirkwoo d y Rosario Ferré. 10 s

Liberac ión, multicu lturalism o e intercul turalida d

Los derecho s de las c ulturas y 1o su coexiste ncia en una misma so-


ciedad no son cuestion es que h aya n sido r eivindic adas sólo por los libe-
racionis tas . Otras tendenc ias filosófica s (Leopold o Zea. Arturo Roig. León

106. Sonia Monlecino . "Iclenliclacles de género en América la tin a. El lenguaj


e ele la di -
ve rsid ad .. . en M.A. Garrelón (coord.). América laUna: un espacio .... pp. 253, 259-260
.
262. 274.
107. Kerny Oyarzún ... Literatura s heterogén eas y dialoguism o genérico-s
exual". en
Juan A. Mazzotli y Juan Zevallos. AsPdios a la lteterogen eidad cu ltuml , Filadelfia.
NP.
1996. pp. 81 -8 2.
108. Ídem, pp. 87. 86. 91.
70 Eduardo Devés Vald és

Olivé) los reivindicaron; la discusión sobre democracia (Carretón, Calde-


rón) los envolvió. aunque no de manera relevante: quienes abordaron el
tema indígena (Darcy Ribeiro , Luis Lumbreras , Guille rmo Bonfil Batalla)
y los propios pensadores indígenas (Rigoberta Menchú) insistieron per-
manentemente en estas c u estiones.
Multiculturalismo e intercu lturaliclacl han sido temas sobre los que
han convergido diversas corrientes de pensamiento. Probablemente el
mayor o el más nítido ha sido el liber acion ismo . En cierto modo el libe-
racionismo se hi zo reivindicación del multiculturalismo. Liberar se trans-
formó en escuchar al otro y permitirle su exp resión. El sesgo culturalis-
. ta . o más propiamente comunicacionaL tendió a reemplazar los énfasis
socioeconómicos (a la Gustavo Gutiérrez) o revolucionarios (a la Ignacio
Ellacuría), al menos en el sector teóricamente más fuerte del liberacionis-
mo (Leonardo Bo!T Enrique Dussel, Joáo Libanio. Juan Ca rlos Scanno-
ne . Raúl Fornet-Betancourt).
José Luis Gómez Martínez ha s ei'lalaelo que "ele la confrontación de
las teorías el e la liberación y de la clesconstrucción posmoderna surge en
los últimos a!'íos un nuevo discurso filosófico que asume y así supera e l
proceso desconstructivo ele a mbas: y lo hace a través de una aproxima -
ción que empi eza a conoce rse como filosofí a intercultural'' . 109 En esta ten-
dencia. en bu ena medida lid erad a por el cubano-al emán Raúl Fornet-Be-
tancourt, promotor de los congresos de filosofía interc ulturaJ. s e han in-
corporado además del propio Gómez Martínez, el gaúclw Antonio Side-
kum, e l uruguayo-brasil ei'lo Sirio Lóp ez. el c hileno Ricardo S a las y ta m -
bi én en cierto modo a lgunos ele qui enes constituyeron en Montevid eo el
grupo "Filosofar Latinoamericano" , como Mauricio Langón y Yamandü
Acosta. Esta línea. por su parte. ha sido una ele las que ha convergido en
'"El Corredor el e las Id eas" .
Sin pretender que todos los mencionados coincidan con los plantea-
mi e ntos de Fornet-Betancourt , éste h a sostenido la n ecesidad ele ll evar a
cabo un diálogo "no dominado ni colonizado culturalmente por ninguna .
tradición cultural''. 11 0 Tal sería el objetivo de una filosofía intercultural.
En esta línea se r ecibe y se discute también la rel1 exión tradicional sobre
el problema , proveniente ele Leopolclo Zea. Miguel León Portilla y Guiller-
mo Bonfil Batalla. Por este lado , la interculturalidad se topa con la cues-
tión indígena. ·
En el discurso de Leopoldo Zea la reivindicación del derecho del
otro a decir su palabra ha sido el LeiLmoiiv. Esto se ha fundado frecuen-
temente en la idea del mestizaje y la raza cósmica, donde cont1uyen to-

109. José Luis Gómez Marlinez. Mas nlla de In pos modernidad, Madrid , Mileto. 1999.
p. 160.
110. Raúl fornel-Betancourl. citado por J.L. Gómez Marlínez , ob. cil.. p . 164.
Segu nd o recorrido 71

das las voces a la conformación d e lo humano. 111 La validez d e este re-


clamo la a dvi e rte Zea incluso en las filosofías e uropeas de las últimas
d écad as del s iglo xx. El pensa r europeo. normalm ente renu e nte a escu-
c h a r la voz d e l otro. ha terminado por h acerse sensib le a los temas el e
la icl e nticlad. c u estiona ndo su pa sado tota litario. ~ 11

Arturo Roig, por su parte. qui er e detectar cuándo y dónd e se die ron
a lgunos de los "primeros pasos en la construcción de un discurso de oí-
dos ad ecuados para la percepción d el otro". Pi ensa qu e si bien entre las
d écad as d el 60 y 70 se gestaron "todas esas fil oso fí as libe racionistas qu e
ahora tratamos ele asumir desde la Jllosofía latin oamericana", en r ea lidad
a ntes "en el ca mpo ele las letra s y ele la plástica". con las vanguard ias de
los 20. fu e dond e s e di eron esos p asos. Roig se olvid a d el di scurso polít i-
co anterior a esa época dond e ya estos asuntos había n s ido tratad os. 11 :3
En toci o caso estampa el hecho el e que "la problemática ele la intercultu -
raliclacl y. en pa rticul a r del tipo d e d iá logo qu e genera. sea cuest ión asi-
mismo ele importancia para la fil osofía latino<lme iican a". 11 .¡
Aho ra bi e n . el libe racioni s m o clescle s us orígen es (P. Fre ire. G. Gu -
t iérrez. E. Du ssel) im p licaba est a dim en s ión. a unqu e no s iempre co n el
g ra do d e expli citación qu e ll egó a ten er durant e Jos 90 y. por cint o. no
p a ra todos los a utores a soc i<l dos a esta s posi c iones.
El lib eracionism o así como se h a amp li a do se ha id o bifurca nd o e n
tendencias di sciplina rias: m ás allá ele la tradicional pedagogía . teo logi<l.
estrategia o fil osofí a . apareció e l d e recho (Ad olfo Pé rez Esqu ive!). la so-
ciología (0. Fa ls Bord a. Antonio Gmcia) y la p s ico logía el e la libe ració n
(I gnacio Martín -Baró) . Ad em ás el e la bifurcación di sciplinaria , a pa recie-
ron dive rsas co rri entes de ac uerdo con orientaciones ideológicas o polí-
ti cas t a nto como con é nfa s is má s teóri cos o prácticos y co n icl cnticl<ld es
institucionales . Pued en di s tinguirse aquí los qu e se ubi can en una lín ea
m ás académ ico- universitaria (E. Dussel. R. Fornet-Betanc ourt. J.C.
Scannone, J. Libani o, L. Boff. Rubén Dri. G. Gutiérrez, A. Siclekum. l.
Ellacuría . Carlos Bravo Ga ll ardo). qu e son los más fu e rtes t eórica m en -
t e: por otra parte. se encu e ntran qu ien es están agrupados en el Depar-
tamen to Ecuménico de Investigacione s de San José de Costa Rica. más

1 11. Véase Tzvi Medin. Enire lajemrquía y la !iberacióri . Fondo de Cultu ra Econ ómica -
Un ivers id a d Nacional Autónoma de México. 1998.
112 . Leopoldo Zea, -cultura occiden ta l y culturas marginales .. . en David Sobrevill a, Fi·
losq{ía el e Lo cu li um. Madrid . CSJc-Trotla. 1998. pp. 207 y ss.
11 3. Véase el lomo 1 de esla obra . ca pítulo "Socialismo y a narqui s mo".
J 14. A.A. Roig. "Fi losolla la tinoa m e ri cana e inlerc ulturalid a d ... en Raúl Fornel-Belan-
courl. Untenvegs z ur in le rlculiurelLen Philosophie. Dokumen tali on eles 11 ln terna liona.-
len Kongresses für ln lerkullurel le Phil osophie. IKO-Verlag. s/f. pp. 130 y 140.
72 Ed u a rdo Devés Valdés

ra dica les e n política y m ás apegados al marxismo (Fra n z Hinkelammert,


Pablo Richard. Helio Ga ll a rdo . RRúl Virlales): otro grupo lo constituyen
quien es están vinculados a la práctica re ligiosa popul a r (Ron a lrlo Mu-
Jioz. Diego lrarrázabal): otro tod a vía . quien es está n ligados a movimi en-
tos d e derechos humanos (Adolfo Pé rez Esquive!, José Aldun a te).
~ Ya d esde comienzos d e los 90. ocupándose el e la di scusión sobre el
v Ce ntenario , momento privilegia do para el abordaj e ele esta tem ática.
Enriqu e Dussel había e nfrenta do el di á logo entre c ulturas. La libe ración
d ebía r ea lizarse como s uper ación el e la mod e rnid a d h acia la multi c ultu-
ra lidarl . cu estión que se h a bía sostenido en el m a rco d e la filosofí a de la
libe ración desde los 70. pe ro a hora d e mane ra m ás r a dica l y es pecífica.
Dussel sostien e la necesid ad d e supera r la mod ernid a d h acia la "trans-
mod ernid a d" , un proyecto d e "r acion a lidad ampliada , d ond e la razó n d e l
Otro tie n e un lugar en un a comunidad de comunicación'·. En este sen-
tido argum enta qu e "la filosofí a d e la liberación <1firma la razón co mo fa-
cultad ca paz de establecer un diálogo. un discurso in tersu bj etiva co n la
r azón d el Otro como razón a lternativa pa ra afirma r el m om ento e m a n ci-
pador r acional ele la Ilustración y la modernidad como tra nsmocl erni-
dacl''.11 5 En otro lugar Du ssel destaca más explícitame nte qu e "liber a r es
construir una comunidad el e comunicación", afirmació n qu e se e ntien-
d e -e n s us discusiones sobre todo con Kari -Otto Apel, Gia nni Vattimo y
Ch a rles Taylor. ttr;
En el espacio teológi co ocurre otro ta nto. Leonard o BotT a firma qu e
"el c ristianismo. que siempre s e mostró s ensibl e a l pobre. t a mbi én se
mostró impl aca ble y etnocéntri co fre nte a la alterid a d c ultura l''. S egún
e l brasile ño , "las granel es culturas americanas fu e ron co nsid e radas
obras ele Satanás. El otro (el indíge n a y el n egro) fu e consid erado e ne-
migo, como pagano, como infi el". Ante ello. argum enta qu e "el r econoci-
miento es imprescindible, porqu e es lo mínimo qu e e n ju s ti cia deb e mos
al otro". 117
En la misma línea aparece Ju a n Carlos S cannone , qui en sostiene
que "estamos hoy ante un desafío ético histórico", qu e con s is te en "ir lo-
grando una comunión inte rcultura l cad a vez más ext en sa y profunda,
que resp ete tanto la unidad como la plura lidad d e las c ulturas". 11 8

1 15. Enrique Dussel. 1492 o e ncubrirne nto do Outro. A orixe do mito da Modernidade.
S antiago d e Compostela . Encrilla da . 1993, pp . 193-1 94.
116. E. Dussel. Fundamentación é tica y filosq(ta de la li beración. México , S iglo Ve inliu -
no-Iztapa la pa , 1992, p.103.
117 . Leon a rdo Boff. Qttinienlos ar'ios d e evangelización. Santand e r. Sal Terrae. 1992 ,
p . 11.
118. J .C. Scann one. "Norm as é ticas en la relac ión entre culturas··. en D. Sobrevill a. ob.
cit.. p. 240 .
Segundo recorrido 73

No menos explícito es Joao Libanio, quien sostiene que "sin dejar de


preoc uparse por las tran sfor m aciones estru cturales de la sociedad , la
teología de la liberación se ha ori entado h acia la i emática d e La culiura y
La raza". Por esta vía Libanio q uie re ligar incul tu ración y li beración. 11 !J
Por su parte. lvone Gebara agrega una n ota feminista. Ella con stata
que "los pobres h an sido la espe ra n za de nuestra originali dad teológica
latinoame ricana. y nos h an lanzado a los escenario s teológicos interna-
cionales. La opción por los pobres no ten ía raza. ni color. ni sexo". Pero
ante ell o su rge '·una lu cha a parti r d e las exigen cias de la diferencia "
cuando "las abstraccio nes y los discursos inclusivos s e hacen insoporta -
bles y nadi e logra ya identifi carse con ellos" . De este modo, argu m e nta.
"des pu és d e la irrupción ele los pobres, aparecen en la teología las muj e-
res , los indígenas y los n egros". 120
· Sin h acer explícita la conexión , Carl os Bravo Ga'n a rdo liga el tema
del multicultu raJismo y la diferencia co n la m emori a. como superado r a
de la mod e rnidad. "La modernid ad busca el olvid o", escri be Bravo Ga-
llardo, la exigencia de liberación encuentra su fuerza en la m emoria
subversiv a". Agrega: "El Ter cer Mundo recuerda el Éxodo, r ecuer da la
vida. pasión y r esurrecció n de Jesús, y con eso mantiene la utopía".
Otra m a n era ele decir qu e existe "una re lación entre identidad persona l
y m e moria ". 1 ~ 1
El tema de los derechos humanos se liga igualmen te a la liberación
a partir ele la noción ele d erechos el e los pobres. El Nobel Adolfo Pérez Es-
quive! en 1986 qui ere "levanta r un a alternativ a éti ca" fren te a la man era
clásica de p la ntear e l terna ele los derech os humanos , alternativ a que de-
be propon erse "la asimil ación del desarrollo hi stórico. como un proceso
cont1ictivo y desigu a l. en el cual es n ecesario entablar la lu cha por la li-
berac ión". De este modo los derechos humanos dejan d e ser a qu ell o que
existía y fu e violado para ser "aquell o que aparece como utopía y qu e se-
rá resultado de lu ch as" . 122
José Alclun ate se refiere por su parte a los "lu gares de sensibilid ad ele
los derechos ele los pobres" . cuyo derecho fundamen tal "es li berarse ele la

11 9. Joao Liba ni o. "Panorama de la te ología en América laUna en los últimos veinte


al'i.os" , en J. Comblin, J. González y J. Sobrino (eds.). Cambio social y p ensamiento cris-
tian o en América laUna. Madrid. Trolla, 1993. p. 69.
120. lvonne Gebara. "Presencia d e lo femenino en el pensami ento cristia no lati no a me -
ricano". en J. Comblin. J. Gonzá lez y J. Sobrino. ob. cit... pp. 199-200.
121 . Carlos Bravo Gallardo. "Del tema del Éxodo a l seguimiento de Jesús". en J. Com-
blin , J. González y J. Sobrino. ob. cit.. p. 98.
122. Adolfo Pérez Esquive!. "Derechos humanos y der echos de lo's pobres : \'iSión glo-
bal'·. en José Aldunale. Derechos 11Umanos. d erechos d e los pobres . Santiago de Ch il e .
Rehu e . 1994. pp. 131- 132.
74 Eduardo Devés Va lclés

pobreza ··. que posibili te realizar "las exigen cias fundam ental es de la vida".
-
Pie nsa el teólogo chileno que la respues ta que ha dado la Iglesia ameiica
qu e
na a la problem á tica d el indio puede ilumina r la respues ta definitiv a 123
merece de parte de la teología el probl ema de los derecho s humano s.
En el Departa mento Ecumé nico ele Investig aciones ele Costa Rica se
Allí.
h a desarro llado un a teología d e la liberaci ón ele corte más político.
con relación a po-
franz Hinkela mmert quiere refl exionar teológic amente
a d e la segurid ad na-
siciones como el nazismo , el liberali smo o la doctrin
por
cional. Preocup ado por las relacion es entre la teología y la política o
espacio s ele la izquierd a y la
la teología política . se ocupa de ésta en los
ea la tensión entre teología y mi -
derecha , estudia ndo de man era s imultán
124
En ese mismo espacio el chileno -costarr icense Helio Ga -
tos s eculare s.
ll ardo se ha ocupad o ele la teología d e la liberaci ón como "discur so sacie-
-
tal ". Pie nsa que el clesaJío qu e tie ne qu e enfrent ar la teología la tinoame
ón es "cómo historiz arse popular ment e desde la fe",
ricana d e la liberaci
os y
pu es de h echo en esa historiz a ción se h an da cio caracte res profétic
125
Por su parte, el urugua yo Giulio Girarcli aboga por una
apocalí pticos.
ón el e "d epe nden -
"filosofí a popula r d e la liberaci ón" que supere la condici
12
cia intelect u a l y moral". ¡;

v Centen ario

En el marco d el v Centen ario el multicu ltura lismo tuvo una presen-


as -
cia decisiva : sea como probl ema. sea como propu esta . Fue uno d e los
de las re11exiones y discusi ones
pectos más decisivo s y caracte rísticos
qu e s e dieron en torno de 1992. Esta fec h a fu e sin duela. en los finales
n-
del siglo. la que suscitó mayor cantida d d e di scu s iones sobre el contine
te: sus orígen es, su trayecto ria. sus d estinos . Es cierto qu e residió espe-
más
cialme nte en el espa cio de las human idad es y las cie nci a s human as.
allá la preocup ación fu e notoria mente menor. Para d ecirlo de otro modo:
el v Cente n a rio fu e un motivo muy fuerte para el encu entro de la intelec-

huma nos" ,
123 . J . Aldun ale , "Elemen tos para un a r enova da teología ele los derechos
en J. Aldun a te , ob. cil. , pp. 162 , 169 - 170.
de Chile , Ame -
124 . Véase Fra n z Hinkelam merl. Democracia y totalitarismo. SanUago
rindo. 1987. pp. 229 y ss.
la tin oa m erica no··.
125. Helio Ga lla rd o, "La teología de la liber ación com o p ensami ento
en Pasos , W 5. S a n J osé de Costa Rica . 1995, pp . 20, 30.
d e la dem ocra-
126 . Giulio Gira rcli , "Fi losoria popu la r de la liberació n . fundam entación
r evolu cio nari a". en Á. Rico y Y. Acosta (cornp s .). FiLo·
cia y r efuncl ación d e la izquierda
sofla l.aLínownericanu .... pp. 51 y ss.
Segundo recor ri do 75

t u a lidad con el contin en te: para p e n sar , para cuestionar. para reco rdar.
para proyectar. También. s in duela. pa ra decla m ar. Allí se hizo presente ,
d esde muy d iversas p erspectivas. la cuest ión de las identidades.
Hub o mú ltip les m a n eras de entra r o salir en/d el v Centen a ri o: 127 la
inserción int ernacional y geopolítica ele América (Leopo lcl o Zea): la rela-
ción y comparación en tre Améri ca y otros contin entes (Alicia Maye r) ; el
sentido d el e ncuentro e ntre quienes h ab ita b an Améri ca y quie n es venían
d e otras regiones (Floriberto Díaz Gómez, Rubén Bareiro Sagui er. Agu s-
tín Cu eva. Darcy Ribeiro, Enrique Dussel, Claud ia MaJo Gonzá lez): el s ig-
nificado y la imagen el e Améri ca para e l r es to del mundo. sobre tocio pa-
ra Eu ropa, en aspectos tecnológicos, económicos o d el p ensamiento y la
c ultura (Miguel Rojas Mix. Juan Ortega Medina. Horacio Cerutt i. María
d el Refugio González, J a nice Teodoro d a Silva, José Arrom , María T. Bos-
que. Carl os O. Nallin . Fernando Aínsa); la in tegración. sus alcances y
sus límites o e l relanzamiento de la p ropuesta como programa. proyecto
o utopía (Leopoldo Zea): la hi stori a. el destino y e l papel d e los pueb los
in dígen as (Floriberto Dí az Gómez, Rigoberta Men c hú . Luis Lumbreras.
Claudia Ma lo González) ; los presagios y a nteced e n tes míticos o cie n tífi-
cos (María Lui sa Rivara Tuesta, Carlos Boc h García. Mig u el León Porti-
ll a , Ju an Ortega Medina . Elsa Cecilia Frost. José Arrom): el s ign ifi cado
de las conmemo ra ciones de l v Centenari o. desd e el punto de vista de la
memoria histórica , como desde la pos ibilid ad de proponer proyectos pa-
ra el con tinente: Rubé n Bareiro postu lando que "quinient os a 1ios ele vi-
da en común son irrevers ibles" : J avie r Pi n eda preguntá ndose "por el ti-
po de m odern ida d qu e se quería para Chil e'·: Enriqu e Dusse l con el te-
ma del "encubrimiento de l otro"; Luis Lumbreras poni endo en re lieve "los
orígen es de la razón colonia l''; Bernardo Subercasea u x de nunciando el
"défi cit de espesor c ulturaJ ": Rubén Dri lla m a ndo "a poner en funciona-
miento la m emoria hi stórica"; Helio GaJ lardo destacando la presencia de

127. Véanse L. BolT. Quin ientos m1os .. . , E. Dusse l: 1492 o encu brime nlo do outro ... ; H.
Gallardo , 500 afias. Fenomeno logía de l mestiZo: violencia y resistencia. San José de
Costa Rica. Departa mento Ecuménico de lrwestigaciones. 1993: Javier Pin edo. "Tres
debates cultura les duran te la tra n sición chilen a a la democracia: el fin de la h istoria,
el rol de Jos in telectuales, el quinto centenario". en L. Zea y M. Maga llon (comp .). La·
tinoamérica cu llura ele culturas. México. Fondo de Cu ltura Económica -Unesco -IPGH,
1999: L. Zea (comp.). Ideas y presag ios del d escubrimiento de América. Méx ico. Fon-
do de Cultura Econó mi ca-JJ>GJJ . 1991: L. Zea (comp.). Quinientos w'los de historia. Sen-
tída y pro9ección. México. Fondo de Cultura Económica-JPGH , 19 9 1: L. Zea (comp.). El
descub r ímienio d e América y su impacto e n la llisioria , México, Fondo de Cultura Eco-
nómica-JPG H, 199 J: L. Zea (comp.), Sentido y proyección d e la conquista, México. Fon-
do d e Cultura Eco n ómica-IPGH. 1993: L. Zea (comp .) , El descubrimiento de América y
s u sentido aclu.al. México. Fondo ele Cultura Económ ica-II'GH. 1989: Casa d e las Amé-
riccts, N° 184. La Hab ana . julio-seDtiernbre ele 1991; Quinto Centenario , Mad rid , JC I,
número desd e 1989 en a d elante .
76 Eduardo Devés Valdés

una "espiritualidad de resistencia ": Roberto Fernández Retamar pronos-


ticando que "ni el sur ni el norte podrán salvarse por separado"; Eduar-
do Galeano convocando a la "invención ele una América sin mandones ni
mandados". ·;
Estos temas permitieron u obligaron a referirse a tópicos recurren-
tes de fines del siglo xx. Amé1ica fue vista por relación con el fin de la his-
toria. con la globalización. con la posmodernidad. Por todas partes hubo
alusiones o rel1exiones alusivas a la filosofía de la historia. con todos los
matices , ribetes o heterodoxias que se quiera pero pretendiendo pensar
el sentido o sinsentido de 1492 y todo lo posterior e incluso lo anterior a
esta fecha.
El v Centenario no fue únicamente un motivo para discutir sobre el
sentido y el sinsentido. Por cierto se motivaron allí múltiples investigacio-
nes sobre América latina y el Ca1ibe. Se realizaron encuentros, como
nunca ; aparecieron múltiples colecciones, libros, y estudios y hasta re-
vistas específicas, como la propia v Centenario del Instituto de Coopera-
ción Iberoamericana . Hubo por cierto una corriente de r ecursos focaliza-
dos hacia estas cuestiones, particularmente desde España. pero igual-
mente desde muchos otros lugares.
En este espacio ampliado , en esta coyuntura demandante. se ofreció
la posibilidad para que se crearan. rearticularan o reforzaran redes inte-
lectuales. se amarraran nuevos vínculos y se motivaran géneros nuevos
de proyectos ele cooperación y colaboración. Ello se sintió en r edes como
Sociedad Latinoamericana de Estudios sobre América La tina-Federación
lnternacional de Estudios sobre América Latina y el Caribe , por ejemplo.
la que invirtió y recibió importantes réditos en las múltipl es iniciativas
emprendidas en este marco.
En todo esto lo que se estaba poniendo en ju ego era una manera de
concebir América y unas propuestas para reinsertarla en el mundo.
TERCER RECORRIDO

Lo latinoamericano

La constitución de un espacio latinoamericano d e trabajo ha sido un de-


safío p ermanente , aunque no siempre t ematizada. pa ra nuestra intelec-
tualidad. Los esfuerzos de integración , revitalizados en la últim a década
del siglo, le di eron un nuevo impulso p ero. claro está, desde mu cho an-
tes fue un problema teórico y una tarea en la práctica. La construcción
de redes intelectuales en América latina puede ser comprendida como
parte de esta e mpresa.
Si se realiza un recorrido por los grupos, las redes. los centros y las
asociaciones. van apareciendo múltiples siglas y nombres que ponen en
relieve este a fá n continentalista. que se plantea tanto entre los latin oame-
ricanos cu a nto entre quien es nos miran desde fu era. y cuyo interés es ocu-
parse del continente como globalidad. Aparecen allí Sociedad Latinoame-
ricana de Estudios sobre América Léltina (SOLAR) . Federación Internacional
de Estudios sobre América Latina y el Caribe (FH':ALC) . FLACSO. CLACSO. ALAS .
Consejo Español de Estudios lberoame1icanos (cr-:r::m). Consejo Europeo de
Estudios sobre América Latina (CE ISAL) . Latín American Studies Associa-
tion (LASA) . Instituto Internacional de Literatura Ibe roamerica na (uu). CE-
I'AL. Asociación de Historiadores de Latinoamérica y el Caribe (.i\l)HII AC).
Corredor de las Ideas. entre otros tantos. Surgen también los centros de
investigación de universidades u otras instituciones como Progra ma Lati-
noamericano de la Universid a d ele Sao Paulo (rHOIAM). Programa Universi-
tario de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Autónoma de Méxi-
co (PUDEL). Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericanos de
la Universidad Autónoma de México (ccvm;¡J Centro de Estudios de Amé-
rica Lati na (CEAL), Centro de Estudios La tinoamericanos (C ELA). Centro de
Estudios Latinoamericanos (cr:L) . Centro de Estudios de Demografía His-
tóiica de América Latina (CWILAL). Instituto de Estudios de América Lati-
na (IDELA). Instituto de Estudios ele América Latina (lEAL).
[ 77 1
78 Eduardo Devés Va ldés

Uno de los factores más importantes que viene a unificar, y qu e en


cierto modo da sentid o o unid ad a un pensamiento. a su vez inconexo y
abigarrado, es la cuestión ele la id entid ad . La identicl acl, sea como cons-
tatación, sea como d eseo o como recurso retóri co que t ranspa renta un
sentid o. es una especie ele santo y sefm ele una intelectualidad ubicada
en un espacio extr em adam en te ex tenso y mu ch as veces con d ificul tades
importantes de comunicación.
Por cierto, esto el e la constitución de un espacio latinoamerica no se
articu la de manera importante con una c uestión in ternacional: lo latinoa-
m ericano es, clialécticamente, incorporación y s uperación de lo nacional y
local. Lo latinoan1ericano se construye teórica m ente en el forjam ienlo de
una conceptualización capaz el e constitu ir un objeto , tanto como en hacer-
se cargo ele un fenómeno que está e n y más all á de las nacionalidades.
En la propia pregunta por el pensa mie nto latinoameri cano -por s u s
disyuntivas, sus tópicos, s u trayectoria, sus evolu ciones- se está d ando
por hecha la existencia ele tal latin oa meri can iclacl , al menos e n cierto gra-
do. Pero a la vez no es una simple invención: el tema ele lo latinoameri-
cano o ele s u s variantes (ibero. indo . hispano) es ele la rga elata. Desde Si-
món Bolívar e incluso desde antes se vien e dando por sentada la existen-
cia de un espacio común . Ell o no qui e re decir que esa Amé ricaLatina y
Caribe de que se habla en la actualiclacl haya s ido siempre concebida
igu almente. En cierto modo. se trata de un espacio que se va a mpliando.
invadiendo otros territorios , traslapánclose con otras culturas tanto ele la
América sajona como de un Caribe que habl a ingl és, h ola nd és o papia-
mento pero también d e otros lu gares y continentes donde se vive o se
piensa '·en idioma latinoamericano" .
Lo la tinoa m e ricano h a sido tema privilegiado d el pensamiento lati-
noamericano. Puede parecer tautológico, pero ello no es obvio. ¿Se po-
dría decir que lo asiático h a sido un tema privilegiado del pensamiento
asiático? ¿Ocu rre esto mismo con lo europeo? Pa rece qu e no. En tal
sentido, nu estro pensamiento y nu estro continente se constituyen recí -
procamente. Se crea , o se reconoce. un espacio latinoa m e ricano. Ello
salta a la vista cuando se abordan cu estion es como la id entid a d . el de-
san -olio. el v Centenario , lo indígena o las categorías para pensarnos. El
h echo de que otros se h ayan pen sado en términos d e religiones (la cris-
tiandad, el islam)_ o en té rminos étnico-lingüísticos (el mundo eslavo) o
primordialmente étnicos (l a negritucl) nos lleva a m arcar nuestro modo
geocu ltural: "La tinoa m éri ca". No debe ocultársenos que ello n o h a sido
universal: lo "indoame rican o" marca otra a proxim ación mucho m enos
utili zada pero no desapa recida.
En los años 90, superadas las dictaduras y la guerra en América
Central, el interés por lo latinoamericano pudo expresarse d e manera
más explícita . h aciéndose patente e n el a umen to el e encuentros. en el
continente o fuera ele él, de intelectuales latinoameri canistas. En los 90.
Tercer reco rrido 79

como nunca antes , proliferaron los encuentros masivos. Los grandes


congresos de LASA y AJ./\S y los menos grandes d el uu o d e SOL/\R y FIF-ALC o
d e A DHIL/\C o de ,J/\LLA o incluso los magnos I C/\ han ll enado la década. Pa-
ra lela mente o subterráneam ente h an a pa recido. menos visibles pe ro más
típica m ente "afws 90'", las redes virtual es que interl igan a muchas per-
sonas con múltiples y fr ecu entes conexiones .
Nu evam ente el t ema de las categorías para p ensar el con t inente fue
cuestión d ecisiva para la intelectualidad: macondismo o globa lización ,
h eterogen eidad. hete roglosia . id entid ad. hibridez, posmod ernida d , mo-
d e rnida d periférica. mestizaj e, fu e ron ca tegorías viejas o nu evas para in-
tentar decir (o clasificar u ordenar o entender) diferentes facetas o lo
esen cia l del continente. Alguna s categorías sin d esaparecer cayeron casi
en desuso (dependencia). otras perseveraron resignificándose, rese man-
tizá nd ose (periferia, liberación). otras nuevas entraron a ta ll ar o lograron
carta de ciud a danía (heterogen eid ad, hibrid ez). Por cierto. se discutió so-
bre la va lidez de unas y otras (véase "N u evas categorías y re novación de
las cien cias").
En todo esto hay al m enos dos modos d e enfrentar el as unto: en un
lado se en c u entran quie n es se h an a bocado a pensa r la rea lidad : en el
otro , quien es se han plantead o el prob lema de cómo pensa rla.
En la red SO LAJl.-FI EN, C se h a trabajado mucho lo la tinoa m ericano.
es pecia lm ente desde la histori a d e las id eas . Los trabajos sobre el pen-
sami ento la tinoameri cano. a pun tan do muchas veces a un a co nci encia
co n tin enta l. ubica n sus propias ra íces h acia 1950 e inclu so antes. A
p a rtir de al lí se ha continuado avanzando. en parte. por un a vía que va
uni endo diversas conme moracion es ( 1989. Revolución Francesa; 1992 ,
en cu entro d e dos mundos ; 1998, gu erra hispá nico -estadounid ense) a
partir d e las cuales se pi ens a lo latinoa mericano en relación con el mun-
do: en pa r te, por otra vía que articula los temas his tóricos d el pe nsa-
mi ento la tinoamericano a los desafíos de cada momento. 1
C LACSO - PLi\CSO se ha ocupado de lo latinoamericano principalmente
d esd e lo social-polí tico y e n la décad a de los 90 un tema privilegiado fue
aquel de los procesos de tran s ición a la democracia y la gob ernabilidad
como un desafio que compromete, a unque no de modo idéntico. a todo el
continente. FLACSO tuvo una a mpli ación importante en paises centroame-
ricanos dond e antes gozaba de presencia relativamente m enor, siendo allí
el tema de la gobernabilidad y la paz una cuestión clave.
La CEPAL, apuntando hacia lo económico , aunque abriéndose paula-
tiname nte a m á s y más t emas. co men zó la década con la propu esta de
d esarrollo con equidad, como un proyecto imaginado para el continente.

l . Véase Ed u ardo Devés Valdés. "La red SOLAH-FIEA LC y la responsa bilidad d e los inte-
lectu a les ... en Uniue r stLm . año xv. Universidad de Ta Jea , 2000.
80 Eduardo Devés Valclés

A este gran proyecto se unieron otros temas rel eva ntes: el aumento de la
pobreza y de las desigu a ld ades. el asunto de la s uste ntabilidad y el me-
dio ambiente. el desafío d e la globalización y la internacionalización de
los mercados.
En el la tino(rte)america nismo. pa rticularmente en el grupo de estu-
dios culturales y suba lternos agrupados en torno del IILI y la Revista d e
Liieraiura Iberoamericana, el gran proble ma fu e descubrir Jos elementos
poscoloniales en la cultura, intentando ampliar el ómbito de manifesta-
ciones cultural es hacia sectores poco abordados. principalmente en lo
popular y lo masivo.
El eurolatinoamericanismo. con un proyecto intelectual men os d efi-
nido. mostró un atan de coordinación . organización. ordenamiento y ca-
talogación, constituyéndose a sí mi s mo e n un objeto clave de trabajo. Los
bancos d e d atos. revistas. informativos. redes informá ticas. etc .. mu es-
tran una capacidad muy acendrada d e autoconciencia y de afán proyec-
tivo. La revista Redial, por ej emplo , marcó un viraje e n la conciencia d el
e urolatinoame ri ca nismo que a la vez logró ampliar sus cuadros . s u s con-
gresos y sus centros, en pa rte. debido a la gran anuencia de exili a dos y
estudiantes ·de las dos décadas anteriores.
El Corredor de las Id eas, por su parte, ha qu e rido a bordar lo latinoa-
m ericano desde las ideas y la construcción de redes intelectu a les e n el
Cono Sur. ubi cando allí la cuestión el e la id e ntidad . la d emocracia y la in-
tegración como claves. 2

Ensayo

Al apuntar a la exposición del pensamiento latin oam erica n o el e la úl -


tima década del siglo xx. teniendo como referencia te mas. grupos de tra-
bajo o géneros literarios , es fácil d ete rminar -sa lta a la vista- que algu-
nos de éstos son núcleos que logran concentrar mayo r produ cción . Pue-
de decirse qu e algunos son c ruces d e caminos dond e se encuentran múl-
tiples "rutas·· de id eas. El ensayo. el en sayismo. los ensayistas. por su
ápertura (que es la otra cara de su indefi nición di sciplinaria) logran reci-
bir o sintetizar ecos múltiples .
Carlos Fuentes publicó, a propósito del v Centenario, EL espfjo enterra-
do, ocupá ndose -¿cómo podría ser ele otro modo?- de la identid ad y la mo-
dernización en las relaciones entre América latin a y el mundo. Fuentes
reincide en los tópicos d e lo mexicano y lo la tinoamericano emparentándo-
se una vez más con Samuel Ramos. Octavio Paz. Leopoldo Zea. Roger Bar-

2. Véase Anlonio Siclekum (org.). Corredor de las Id eas : integración y globalización . San
Leopolclo. Universidad del Va lle de Sinos. 2000.
Terc er r ecorrido 81

tra o. m ás a mplia mente. con Ezeq ui el Martínez Estrada . Ma ria no Picón Sa-
las. Germ án Arciniegas y Lu is Cru·doza y Aragón. Con matices. sus preocu-
paciones son muy similares a otros ensayistas de fin es de siglo como Gra-
ciela Sch eines . Arcadio Díaz Quiúon es. Víctor Flores Olea, Hugo Biagini.
Edgar Montiel o Bernardo S ubercaseaux . Fuentes se pregunta por la para-
doja de un continente con una identidad tan fu erte -pocos pu eblos. pien -
sa, poseen un a riqu eza y continuidad comparable s- a la vez que un a tan
3
dramática incapacidad para establecer una identidad política y econ ómica.
Julio Ortega se ha r efe 1ido al discurso de la abu ndancia y de la ca -
rencia.4 Cierta m ente la paradoja de Fuent es se identifica mucho m ás con
la caren cia. Lu ego de un a ''década pe rdid a", lo m en os q u e p u ede ver se en
la ensayísti ca lati n oamerica na es cómo se traslu ce e l sentimiento el e fra-
caso y la consecuen te m odestia qu e trajo un golpe de esa poten cia. Algo
muy parecido ocu rre co n la a rgentin a Graciela Sch eines qu ien quiere "sa-
ber por qu é el fracaso apa rece como una sombra const;mte en el hmizon-
te sudam e rican o". qu e ell a se expli ca. a l menos e n pa rt e. por "los mitos
de América d e los que arrancan los desmesurad os s u ei'tos ame ri canos··.
En Las m e tóJoras d eL_[r-acas o. S udamé ricn : ¿geograjia d el desencuentr o?,
pone en relieve t res mitos: Am é1ica co rno vacío. como panüso a pto para
edificar la utopía y como barbarie. A éstos va a agrega r luego la idea d e
laberinto. En un a escritura qu e recu e rda mucho a Eduardo Mallea . Eze-
quiel Martín ez Estrada y Héctor A. Muren a . p asa a preguntarse específi-
cam e nte po r lo argentino y el prob le ma del desarraigo y del entierro: "Los
argentin os t¡·anscuiTim os e ntre mtt er tos y s umergid os en las turbul e n-
cias de las cri s is cotidianas. bajo Uerra". E l ent er rado es un muerto. se
5
pudre. Lo qu e falta en la Argentin a es fe y a rra igo.
Con un tono discursivo difere nt e. s u com patriota Beatriz S a rlo trans-
mi te sentimien tos sim il ares: '·Estam os en el fin del s iglo y en la Argenti-
na lu ces y somb ras defin e n u n paisaje conocido en Occicie nte , pero los
contrastes se exageran aq uí . por dos razones : nuestra m a rgina lidad res-
pecto del «prim er mundo » y la e ncall ecida indiferen cia con qu e el Estado
e ntrega a l mercado la gestió n cu ltura l sin plantearse una política el e con -
trapeso". Ins iste Bea triz Sarlo en que. "como otras na ciones de Améri ca.
la Argentina vive el cl ima ele lo qu e se ll ama posmod ernid ad en el marco
6
paradójico el e una nación fracturada y empobrecid a".
Carlos Fu entes , Gr ac iela Sc he ines o Beatriz Sarlo están d~j <mdo ver
una sen sibilidad qu e Martín Hopenhayn desarrolla d e modo más explíci -

3 . Carl os Fuentes, El espejo emenudo, México . Fondo de Cultura Económica, 1992. p. 11.

4 . Véase Julio Ortega. El discurso ele la abundcmcia. Caracas. Monte Ávila. 1992.
5. Gr aciel a Scheines, Las mf'Lé!]'oras de/ji-acaso. Suclamérica: ¿geogrq[la ele/ desencuen -
tro?. La Habana. Casa de l as Américas. 1991. pp. 7-8. 180, 182.
6. B eatriz Sarl o . Escenas ele la L'ida posmoclema: inlelecluales . arte !-1 l!icleocullura en la
Argentina. Buenos Aires. Espasa Calpe. 1994. p. 7.
82 Eduard o Devés Va lclés

to. a la vez que refiri éndose específicam ente al a mbi en te intelectual . Ho-
penhayn . heredando los términos d e Umberto Eco así com o una trayecto-
ri a que en Chile había desarrollado tempranam ente la id ea de la p érdida
del sentido como desencanto. 7 en N i apocalipiico s ni integrados intenta s u -
perar, retratando. esa s itu ación. Destaca problemas como e l estar "cruza-
dos por un entr et~jid o de incertidum bres". o el de "un s u eño integrador
pulverizado": se refie re a un "incendio cu ltural " destacando situaciones
que convergen e n este clima: "Abandonar la imagen de una revolu ción po-
s ible es ta mbién una mutación cu ltura l: una peculiar forma de m orir", mo-
rir por a u sen cia de acontecimie ntos. de redención . de fusión. Destaca una
serie de mutaciones que le s u ena n a conformism o: acudir a "pequeñas ra -
zon es" para justifi car la existencia . el "adhoquism o" , la renuncia a la vo-
luntad de ruptura. la im posibilidad de una "síntesis social", la "desterrito-
rializació ll v sus efectos r elativizador es de las id e ntid ades··.8 Ante esto una
d e las respuestas m ás "wios 90" h a sido la recuperación de la memOI-ia.
para decirl o e n palabras d el puertorriqu eño Arcadio Díaz Qu iñones: "Se h a
gen erado la necesid ad de redefinir el pa pel de los in telectuales y ele la me-
moria histórica".9 Edgar Monti el h a sostenido, s in embargo. un discu rso
antagóni co a la desesperanz a, al fin de s iglo y a la posmod emiclacl. En EL
humanismo americano, amén d e postu la r la novedad , la otreclacl, la impor-
tancia de Am érica en la fundación del r elato humanista y consecuente -
mente ele lo modern o , in siste en qu e América no será nunca posmoderna
pues aquí la espe ranza y la utopía forman parte de lo con stitutivo del con -
tin e n te. Consecuent e con ello es su descubrimie nto-invenci ón de un hu -
manismo wnericano fundamenta lmente esperanzad or. 10
El ensayismo d e fin de siglo r ecibe, retom a, r eelabo ra. un conjunto
de problemas (de cam in os) qu e se cruza n: memoria. globalizació n, uto -
pía , marginalid a d-m asivo-popul ar. crítica literari a y c ultural. Estos pro-
blemas representan otros tan tos acápites de este trabajo. Valga ahora
só lo destacar cómo, a partir d e l clima d e frustración. fracaso o escepti-
cismo. se r epla ntea una vez más en el escen ario in telectual la tinoa m e-
ricano la disyuntiva mode rnización/i dentidad como oposición y como
búsqueda de con cili ación .
Fernando Calderón, Martín Hopenh ayn y Ern esto Ottone en Esa es-
quiva modernidad . D esarrollo, ciudadanía y c uliura en América Latina y el
Car-ibe, se plantean "asumir el r eto d e con cilia r las particu laridades his-

7. Véase t. n, capítulo -oemocracia y renovación".


8. Martín Hopenhayn. Ni apocalípticos ni integrados: auenturas ele la modernidad en
América Laiina. Santiago de Chile. Fondo de Cultura Económi ca, 1994, pp. 17-20.
9. A. Díaz Quiflones. La rnem01ia rota. Río Pied ras. Huracán , 1993. p. 66.
l O. Véase Edgar Man Uel. El hwnanismo americano. Lima . F'onclo ele Cu ltur a Económ ica.
2000.
Terce r recorrido 83

tórico-cultu ral es d e lss r egiones con la vocsción universal ista del desa-
rroll o y la mode rnid a d" . Según estos a utores ligados a la CE I'AL , la tensión
iclenticlacl/m oclernicl a cl tien e un carácter dinámico. Su propu esta es que,
para avanza r en ls con ci liación de es tas dimen s iones, es clave "superar
la dia léctica el e la n egación clel otro". En un planteami ento que a lud e muy
clara m e n te a 18s di scusion es existentes e n Ch ile sobre modernizac ión y
cultura (en las que te rcia ron Pedro Moranclé. Berna rdo Subercasea u x,
José Joa quín Brunn er. Crísti á n Parker. Marcos Ga rcía ele la Huerta y
Jorge Larraín. e ntre otros), tanto como alud e a los postulados de Enriqu e
Du ssel y del liberacionis mo, los a ut or es ele Esa esquiva m od ernidad pos-
tulan qu e s i se qui er e qu e los "tej idos inter cultura les sean fun c ion a les a
la constitu ció n el e socieda des m ás equita ti vas e integradora s. más lil.Jres
y tol e ran tes , co n m ayor capaciclacl ele a ut odetermin ación. mayor susten-
tabiliclacl a mbienta l y esta bilicla cl democrát ica. d ebe superarse lo qu e
a quí h em os ll a m a do la di aléctica ele la n egación de l otro··. Al superar esa
1
negación se sentarían las bases pars ·'ser modernos h oy clía". '
Bern a rdo Subercasea ux qu ier e introducirse en una "nu eva fase el e la
que es ta l vez una el e las te n siones más pe rs iste n tes el e Améri ca La tina :
e l confli cto entre m odern izaci ó n y cu ltura. entre trad ición y camb io" , qu e
2
"h oy aparece en el co ntexto el e la globalizació n y el e! n eolibera lismo" . '
Jorge Larraín , inse rto en esta misma di scusión. pi en sa qu e los tem as
13

el e icle nticlacl y mod ernización h a n s ido r ecurrente y a rdorosamen te cl e-


baticlos a lo la rgo d e tocla la hi stori a la tin oam eri cana en diversos contex-
tos y qu e obvia mente vu elven a estar en el tap ete.'~ Marcos García ele la

1 l. Fernando Calderón . Martín Hopenhayn y Ernesto Otlone. Esa esq uiva mod erniclacl .
Desarrollo. ciud adanía y culLtira en América LaUna y el Caribe. Caracas. Nueva Socie-
dad -U nesco, 1996. pp. 10- 1 l.
12. Bern arcto Subercaseau x, Chile ¿un p aís moderno?, Santiago d e Chil e. Grupo Z ,
1996, pp. 11 -12.
13. Escribe Larra ín: "Este libro no h a bría s ido esc rito si no hllbi era leid o a utores chi-
lenos com o Pedro Mo randé. Carlos Co usiño, Edu a rdo Valen zue la y Crisli á n Parker. to-
dos ellos con un a linea distinta a la mía. Fueron ellos los qu e s in qu erer despertaron
mi interés y curiosidad por los problema s de la identid ad y m odernidad en América La-
Una"; Jorge Larrain, M odernización . razón e identidad e n América LaUna, Santiago d e
Chil e. Andrés Bello. 1996 . p. 1O.
El libro qu e re pla nteó esta discusión en Chile fu e el ele Pedro Moranclé, Cultura y
moderniza ción en América Latina (Santiago el e Ch ile. Universidad Ca tólica. 1984) y a d e-
má s ele los men cion a d os por Lar ra in participa ron los ya c itados Subercaseaux , Hopen -
hayn y José J oaquí n Bru nner (véase Javier Pin eclo. "T res debates c ulturales durante
la transición chil ena a la d em oc racia: el nn de la histori a , el rol ele los intelectu a les. el
quinto centen ario". en Leo polclo Zea y Mario Maga llón, co mp s .. LaUnownéricn : cultura
de cultu ras, México . Fondo de Cultura Económ ica, 1999).
14. J. Larrain , ob. cit. , p. 11 .
84 Eduardo Devés Va lclés

Hu erta . por su parte. estructura su trabajo en torno d e la pregunta por


el "¿qu é somos?" y la búsqueda d e modernizaci ón. según pie nsa , el mo-
tivo "más recurrente en la tradición latinoa meri cana·· entre fin es del siglo
XV III y fin es del xx. 15
Todo lo s eiialado viene a mostrar graneles co ntinuidad es y algunas
rupturas o novedad es del ensayismo de fin ele siglo. Las dos mayores per-
manenci as son: un ensayo que s e e ntronca en una tradición que recupe-
ra temas , retoma autores. replantea similares problemas; un ensayo cu-
ya disyuntiva clave continúa siendo la tensión entre iclenticl a cl y moder-
nización . a unqu e no s iempre se utilicen estos mismos té rminos. Algunas
d e las novedad es. por su pa rte. son : el avance en la conciliación . sin me-
noscabo de qu e se mantengnn las diferencias d e redes y de lenguaje. en-
tre e nsayo-humanic lncles-ciencias sociales; el desarrollo de un clima "fin
de siglo" ya pr ~sent e e n el en sayo de los 80 pero tematizada a hora como
lugar común asociado al te ma d e la posmoclerniclacl y a sus tópicos; la
consolidación el e temas como globalización o comunicación. 16

15 . Marcos García de la Hu erta. Re.fl.exiones wnericcmas. Ensayos de in ira hisioria. San -


ti ago de Ch ile . Lom. 1999.
16. En suma y a manera d e resumen. s e pueden destacar los sigu ientes núcleos te m á-
ti cos:
a ) C ríti ca literari a y cultur<tl: Mario Varga s Llosa. La utopía arcaica: .José MaríaArgue-
dGs y las _ficciones d el indige nis mo. 1997: Carlos Rincón. Mapas !1 plieg u es : e nsa-
yos ele cartogrq{ta cu lluml y clP lectura del neoban·oco. 1996: clulio Ortega . El discur-
so d e la abundancia. 1992; Elena Poniatowska , "Marla Traba o el sa lt o al vac ío ...
1984: Horacio Gon zá lez . Restos pampeanos.
b) La globali zación: Beatriz Sarlo. Esce nas ele la v ida pos mocterna: intelectuales. a rte
11 L•irieocultw-a e n la Argenlina, 1994: Renato Ortiz, Mundiali.za,:{w e cultura. 1994.
e) r~in ele s iglo: Martín Hopenhayn. Ni apocalípíicos ni in tegrados. 1994 : Hu go 1:3iagi ni.
Fines d e siglo . .fin d e milenio: una rE!_fl.exión para méls alió d el 2000. 1996: 1:3ealri z
Sarlo. Escenas de la v ida posmodema . 1994.
d) v Ce ntenario: Ca rl os Fuentes. El espt-'jo enterrado. 1992: Leo nardo Boff, Quinie ntos
a ños dt-' evangelización: de la conqu ista espiritual a la liberación integral, 1992 .
e) Utopía: Femanclo Aínsa . La reconstru cción ele la utopía. 1999 : Jo rge Castaii.eda, La
tLiopía desarmada. 1.993: Horacio Cerutti y Osear Agü ero. Utopías y Nuestra A mé-
rica. 1996: Alberto Flores Galindo, Buscando un inca: identidad y utopía en losAn-
des. 1986: Bolívar Echeverrí a . Valor d e la utop ía. 1998.
1) Memoria y n ac ión: Arcadio Díaz Quiñ ones. La m emoria rota , 1993: Hu go Achúgar,
"El presente del pasado. o b a lan ce y li quidaci ón ele la nación", 1997: Víctor Flores
Olea. La espira l sin_/!n . 1994; Roger Barlra , Lajrwla de la melancolía . 1987.
gJ Margin a liclad. lo masivo. lo pop ular: Leo poldo Zea, Discurs o desde la marginación y
In IJurbarie. 1988: Carlos Monsivá is , Los ri tuales del caos. 1995; Elen a Ponia tows-
ka. Luz y luna. las lunita.s, 1994 .
h) Mod ernizaci ón y cu ltura : J osé Joa quín Brunner. Cartografias ele la modernidad.
1995: Bernard o Subercaseaux , Chile ¿ un país mode rno?, 1996: Víctor Flores Ol ea.
Rostros e n mo vimiento, 1994.
85
Tercer recotTi do

Estudio s sobre el pensam iento latinoam ericano

Lo s estudios sobre pensami ento latinoam ericano crecieron a fin es


del siglo X.'<, creciero n pero no produjer on nad a qu e vini era a represen tar
rupturas radical es o innovaci on es importa ntes.
Podría decirse que han existido únicame nte dos grupos que han in-
vestigad o sobre pensami ento contin enta L habiend o otros que se h a n abo-
cado a los pen sa mie ntos n acionale s. El m ás importan te en la última dé-
cada del siglo, por lo coh esion a do . por su perfil por s u a mplitu d, fue el
gmpo del Centro Regional de Investiga cion es Científic as y Técnicas de
Mendoza . Argentin a (Cim:yr). Este grupo lid erado, más qu e "liderado " for-
mado, p or Arturo A. Roig. reunió a un conjunto ele person as que trabnjan
sobre pensami ento. ocupánd ose de la provinci a y ele la n ación pero s ien -
do cap aces de ir h acia lo continen tal . Adriana Arpini. Estela Fernáncl ez,
Fernand a BeigeL Liliana Giorgis. Dante Ramagli a. BcatJiz Bragoni, Ale-
j a ndra Ciliza, han abordad o a Eu genio Maria de Hostos, José Martí, José
Cnrl os Mariáteg ui. Juan Bautista Albcrdi. Fra n cisco Bilbao o Agustín Ál-
varez. entre varias otrns personal id ades de la historia de las id eas. Con es-
te grup o h a n establec ido cont actos. sea b njo la forma de trabajos conjun-
tos , publicac iones o en cu entros . personas de otras in s tituci on es m endo-
cin as com o Clara Jalif o Florenci a Ferreira. argentin os de otras ciuda d es
com o Hugo Biagini o Carlos Pérez Zavala. chil en os com o Javier Pineda.
Carl os Ossand ón. Cecili a Sánch ez. Ricardo Salas y Mario Berríos, um-
guayos com o Yamand ú Acosta y Mauricio La n gón . Este conjunto de per-
son as h a constitu ido la base mas import ante e n la creación del Corredor
de las Ideas. junto a brasil eños especialm ente d e la Unive rsid ad del Valle
de Sinos como Antonio Sidekum y Eloisa Cap<;lVill a Ramos y paraguay os
com o Beat1iz González . El Co rrerlor de las Id eas se con stituyó precisa-
mente para reunir a este conjunto de persona s. ampliánd olo a gru pos que
trabajan en otras ciud a des que se en cu entra n ubicada s en la franja qu e
17
va entre la costa ce ntra l de Chile y la costa sur el e! BrasiL
El otro gmpo importan te. con mayor trayector ia y proyecci ón interna-
cional . a unqu e con m enor producci ón en la última década del siglo, es el
formado y liderado por Leopoldo Zea en México. grupo a tado por múltipl es
conexion es de a mistad y trabajo a l del Cono S ur. Autores como el propio
Zea , Abelardo Villegas. o los argentin o-mexic anos María Elena Rodrígue z
Ozán y Horacio Cemtti no tuvieron dura nte los 90 la producci ón en estu-
dios del pen samiento latinoam ericano que había n tenido en décadas ante-
riores. Exce pciones h an s ido Felicitas López Portillo. Lilian a Weinberg o
Adalbert o Santana . Aquí se h an asociado . a cl em as ele me>--icanos ubicados
en la Universi dad Nacional Autónom a de México (UNAM). m exicanos ele otras

17. Véase Antonio S idek urn (org. l. ob. c it.


86 E d u ardo Devés Va l dés

institu ciones como Alberto Sala dino. estudio so de la historia ele la s ideas
y
ele la cien cia. así como inmigrantes: el peru a no-mexican o Ri cardo Melgar
Bao y el a rgentino -mexicano Carlos M. Tur o el is raelí Tzvi Medin , quien
desde s u país h a conserv ado conta ctos. especia lmente por s u s tra b ~jo
s s o-
bre el pensam ie nto de Leopold o Zea . Es te grupo estuvo en la b ase y
en el
manten imiento el e la red SOLI\JH'li ::ALC (Socieda d Intern a ci on a l de Es tudios
s obre Améric a La tin a y el Ca.Iibe. Fed eración Internac ion a l de Es tudios
so-
bre Amé1ica Latina y el Caribe) . tra b a ndo múltipl es r ela ci on es con la tinoa-
m erican os y la tinoa m eiicanis ta s qu e resid en y trab aj a n en alreded
or de
cin cu enta pa íses y qu e por cierto se ocu pan de tem as mu c ho m ás a mplios
qu e la his tori a de las id eas. manten iendo esta tem á tica una importa
n cia
básica en la id entida d ele la red.
Otros grupos h a n desa rrolla do una la bor importa n te. pero focalizá ndo
-
se casi única m ente s obre el pen sa.Inien to de s u país. Es éste el cas o de
los
cos ta.I-Iice nses. Allí Ma lia Sa lvadora Ortiz, Flor a E. Ovares y Álvaro Qu
esa-
da han ido da ndo form a a un espacio de traba jo en qu e el pen samien to
cos -
taJTicen se. en a lguna conexi ón con el centroa meii ca.IlO y el la tinoame
ii ca-
no en gen eral. se articul a con relación a la cu estión n a cion al y a la identi-
dad . Algo s imila r h a11 hecho los pu ertoriiq uei1os Arcadi o Dí az Qui!1on
es .
Ma ria Elena Rodrígu ez Castro y Jua n Flores. En Cuba. Pa blo Gu a cl a rra
ma
ha organiz ado ta mbién un grupo de estudio s sobre la evolu ción d el pen
s a-
miento de s u país . Aunque en Brasil no se ha clesanol lado una escu ela
de
estudi os del pen sa miento la tinoarne 1icano con la trayecto iia d e México
o la
Argenti na . s e han ido constitu yendo grupos de trab ~jo . especia lmente
en el
esta do de Sao Pa ulo. que han ido m ás a llá del estudio ele las ideas n
acio-
nales. Son destaca bles los tra baj os de María Helena Capela to. José
Luis
Beirecl . Alberto Aggio y de Claudi a Wass erma n , esta última de Porto Alegre
.
Por cierto, m á s signilka tivos s on los trabaj os específi cament e r efeiidos
al
propio país cuyos autores. por otra p a rte, h a n s ido casi nula m ente estudia
-
dos en otras regione s de América la tina. Por cierto el primer lugar donde
se
ha cu!Uvaclo algo así como el pensam iento brasile!1o ha s ido en la Univer-
sidad de Sao Paulo. especia lmente en el m a rco ele las tesis d e posgra
do ,
a unqu e no sólo allí. Figuras como Wils on Martins . José Murilo de Carvalh
o,
Sergio Miceli. Lilia Moritz Schwar z, Ricardo Benzaq u em de Ara uja ,
entre
otras persona s , han producido trab~os de conjunt o o monografía s s obre
fi-
guras clave d el pensa.In iento brasile!1o. Han produci do tan1bién trabajo
s
importa ntes sobre el pensa.Iniento d e sus países el peruano David Sobre\r:
i-
lla. el argentin o Osear Terá n. el pan a m eño Ríca urte Soler. Ma rta Casaús
y
Teres a Ga rcía Guira ldez sobre Guatem ala. Carlos Roj as Osa rio en Pu
erto
Rico, el colombi a no Javier Ocampo López y los hondur ei1os Roberto Casti-
llo, Jorge Mario Ga rcía Laguard ia y Rolando Sierra. 18

18. Véase Ro lan do Si erra , Introd ucción ct la. historiog raJ!a.


hondu re r'ta.. Teguciga lpa,
U PNFM. 200 l .
Tercer recorrido 87

En la última década del siglo, quien más teorizó sobre el pensami en-
to latinoam ericano y las mane ras de abordarl o ha sido el cuyano Artu-
ro Roig. Afirma h a ber sostenid o y sostener "que existe una filosofía
nuestra. es decir. una filosofía latinoa m eri ca na" y que ésta "debe ser
construi da. es decir, mostra d a en sus comienz os y r ecom ienzos". Le in -
t e resa ir al pensami ento como "acto d e producc ión discursi va qu e habrá
de s er ca pta do en toda su riqu eza en relación con el m ed io social en el
que surge". Discurso valioso e n la m edida en qu e p e rmite "reconst ruir
todas las voces del universo de su propia época" p ero también . destaca
Roig. '·y es lo qu e nos interesa p a rticularm ent e en este caso [.. . ]. la con -
tinuidad de voces que ele é poca e n ép oca van mostran do e l ejercici o ele
la subj e tividad'' el e nu estro continen te. Piensa qu e los textos el e Simón
Bolívar. Simón Rodrígu ez. Juan Bautista Alberdi. Fra n cisco Bi lbao. Jo -
sé Ma rtí. "se e nmarcan d entro d e los límites d e un a form a di scurs iva
que es la qu e nos permite ve r s u valor como comien zo y recomi en zo d e
una so la filosofí a , nu estra filo sofía latinoam eri can a". En los textos d e to-
dos estos autores. pi ensa Ro ig . ha sido posible d19escubrir "la pres enci a
d e un sujeto qu e asume su propia subj e tividad ''. Ofe lia Schutt e ha s e-
ña la do cómo e n Roig aparece toda un a r eelabora ción del concepto
"N u estra América " , como una Am éri ca latin a para nosotros , cu estión
que tiene qu e ver con la autocon cien cia y la subj etividad cons tituid a por
e l "pa ra n osotros" . De este modo la pu esta en re li eve d e "Nu estra Amé-
rica" es a la vez la insta lación de un "juicio norm a ti vo·· d esd e e l cual "el
20
sentido de Am érica se con vierte e n objeto d e nu estra discu s ión ". Por
cierto los plantea mi e ntos d e Roig vien e n a inse rt a rse a su vez en un de-
sarro ll o qu e se r e monta al m enos a los 50. cuando Leopold o Zea h abía
plantead o aquello d e la concienc ia a me rican a. d e su búsqu eda o detec-
ción . J avier Pin edo ha s in tetizado las id eas d e Roig poniénd olas en s in-
tonía con la s el e Arturo Ardao y Leopoldo Zea. Pa ra e l estudi oso c hile no .
a qu ello que marca el s e ntido el e los tra bajos sobre p e nsami ento la tinoa-
merican o d e estos a utores lo co nstituye n tres d etermina cion es: "Supe-
r a r e l impresio nismo d e las ge n eracione s a nte riores[ ... ] reivindi ca r una
posición no acad émica del qu e hacer filosófico , incorpora ndo un a pers-
pectiva inte rdi scipli naria" y apuntar a l acrecent amiento "ele una con- 21
ciencia que permitie ra conoce r y manifes tar una identida d partic ula r".

pp. 164.
19. Arturo Roig, Rosiro y .fll osofla d e América Latina, Men doza. ED JUNC . 1993.
167. 168.
oa m erica -
20. Ofelia Schulte. "Prelimin ar. De la con ciencia pa ra sí a la solidarida d lati n
es sob re el pensam iento teórico d e A. A. Roig··, en A. Ro ig . ob. cil. , p. 17.
n a: renexion
de la hislori a inlelec-
21. J avie r Pinedo. "Nuevas pe rspectivas teóri cas y m et odológicas
a" , e n Hu go Cancino T .. Susann e Kl en gel y Na n cy Lenzo. Id enti-
lual de Améri ca La Un
Vervu er l-
dad y mét.od o: a proxirnnci ones a la /¡istoria d e ln s ide((S e n Américn LaUna,
fb eroa m erican a. 1999. p. 17.
8R Eduardo Devés Valdés

Teoría-crít ica-estudio s literarios

La década de los 8 0 fu e m a rcad a por dos libros importa n tes en este


á mbito: el co mpil a do por Ana Pizarra. La l.iteratura latinoameric ana como
proceso. y e l de Beatriz González Stephan . Conlribu.ció n_ a l estudio d e la
11isLoriogrqf ia lalinoameTic ana. Éstos contr ibuyeron a m arcar un campo
e n el cu a l se ubicaron los (as) hijos(as) o nietos(as) d e Ángel Rama. Anto-
nio Corn~jo Pol a r y Antonio Candido , recibiendo también un a herencia,
a unqu e m enor. tanto de Marta Traba como de Roberto Fernández Reta-
mar y a m a drinados(as ) mu chos (as) por J ean Franco. En los años 90 se
producen rnúlti p les obras colectivas orga nizadas por este sector, si endo
probableme nte la m ás importa nte la ele Ana Pizarra, en tres tomos. Pa-
lavra, lileratura e culiura. 22
Los estudi os lite rarios h an s id o fu e rte m ente vita lizados po r la ac-
ción del latino(rte)a m e ri canismo. es pecialmente p or qui enes se ubi can
e n LASi\-IILI - R e vista de Lileralura Iberoameric ana: Ma be! Maraña . J .A.
Mazotti. Ju a n Zevall os. ll ea na Rodríguez. Javier Sanjinés y John Bever -
ley, entre otros. Por cierto . se h a n estab lecid o múl tiples con exion es, en
el mismo Estad os Unidos, co n personas que n o form a n pa rte d el nú cleo
duro ele este grupo com o Sa úl Sosn owski y Hern á n Vidal . com o tambi én
en Améri ca latin a y en otras p a rtes d el mund o: el e Chil e con Ana Piza-
rra. Grín or Roj o, Roberto Hozven, Rodrigo Cá n ovas. Na ín Gómez, Ber-
nard o Suber caseaux y la Revista d e C rítica C ulturaL d e Nelly Ri c h ard: de
la Argentina con la revista Punl.o d e Vis ta . con Beatriz Sarlo y Carl os Al-
tam irano . pero tambié n con Nico lás Rosa. Noé ,Ji trik , Susana Zanetti: de
Uru g u ay con Hugo Achúga r; d e Brasil con Roberto Schwarz. Silviano
Sa n tiago. con el a rgentin o-brasileñ o Jorge Schwartz: ele Perú con Bea -
triz Pastor. Raú l Bue no: de Ve n ezue la con Beatriz González Steph a n .
Márgara Russotto: el e Espa ña co n la argentino-e spañola Sonia Matt ali a .
con Nuria Giron a : de Suiza con Martín Li enha rd. Por ciert o en esta co-
mo e n otras r edes h ay diferen cias. In clu so func iona precisamen te por la
existenci a de c ier tas diferencias qu e posibilitan un diálogo académi co y
un espectácu lo polémico qu e justifica mesas redond as . en cu en tros y ar-
tículos d e a claración , precis ión . etcétera.
Los sectores más vita les de la critica literaria el e la última décad a del
s iglo se sienten arma ndo un nuevo (o unos nuevos) paradigma(s ) que h a (n)
com enzado a instalarse desde los años 80 en América la tina . sea que se lo
ligu e con el n eomarxismo ingl és, con los estudi os poscoloni a les. con las
rupturas respecto de la critica fra n có fona (más semiótica y/o estructura -

22. Ana Pizarra. Palaura. literatura e cultu ra. Sao Pa ulo, Unicamp-Mem orial de Amér i-
ca Latina, 1995 .
Tercer reco rrido 89

lista). Es cierto, sin embargo , que se reconoce que muchos ele los desarro-
llos teóricos proviene n de las décadas del 60 y 70 e incluso del 50: las
obras más citadas de Antonio Cornejo Polar como de Ángel Rama son
aproxim adament e de 1980. las de António Candido todavía son anteriore s.
Una posición más latinoam eri canista en cuanto a los refe rentes es la
de Ana Pizarra qui en. e n un tono qu e recuerda los manifies tos. ha eles-
tacado que "situado s en el espacio de los temas y proble mas generado s
en el cambio el e la s itu ación histórica que h oy se hace evidente y en es-
pecial con el impacto producid o por las ll amadas nu evas tecnolog ías ele
los 80, estamos intentan do observar las líneas centrale s d el desarrollo li-
terario cu ltural del siglo xx" . Con una vocación historici sta, lo qu e le in -
teresa "es observar la moderni zación de los lenguajes··. en otras palabras ,
detectar ese "desplaz amiento de los modelos referenc ial es d esde los pa-
trones ibéricos y luego frances es a la generaci ón de modelos propios" qu e
por cierto desd e s u punto de vista "enriqu ecen el espectro de una cons-
trucción id entit c:u-ia más arraigad a en la m emoria cu ltural propia··. Y aun-
que para Ana Pizarra "modern ización y rescate d e la memoria·· r ep resen -
tan los dos polos de una tensión que parece estar presente a lo largo a l
menos el e bu e na parte d el siglo xx. concibe por otro lado a ese mismo pro-
ceso mod ernizado r como el qu e precisam ente genera e l rescate de la me-
mori a. que es el fundame nto ele lo identita rio . En otro r egistro. reivindi-
ca una capacida d explorat oria ele ·'frontera s c ultural es" como uno de los
"campos abiertos" donde se perciben m ejor "los procesos el e cl este rTitoria-
21
lización y los nuevos m estizajes producid os por la globalizélción". :
Un énfasis distinto d el d e Ana Pizarro, sin s er n ecesa riamente con -
trario , es el q u e realiza Beatriz Sarlo, especial mente a l historiar Punto d e
Visl.a y su empresa inte lectual. Contand o e l modo como, tímidam ente
.a
partir de 1977. comenza ron a conversa r Carlos Altamira no. Ricardo Pi-
gli a y ella, buscand o la ubicació n de espacios donde desenvo lverse y co-
mo , paulatin amente. se fu e acrece ntando el grupo y constitu yendo el
proyecto , Beatriz S arlo traza un progra ma teórico. La revista. r ecu erda,
"había comenza do a traducir y difundir líneas de pe nsami ento nu evas
e n Argentin a: Raymon d Williams . Pierre Bourd ieu . Richard Hoggart y la
estética de la rccepció n". Miguel Dalmaro ni ha precisad o m ás este per-
24

fil refiriénd ose a la "oper ación Raymon d Williams " , ese proyecto de im -
portació n de teorías inglesas . Dos razones. afirma, fueron explicita das
por Sarlo y Altamira no para hacerlo: la primera, emprend er una profila-
xis antipa ri sina, es decir, antiform al ista. mediant e un retorno a l sujeto,

23. Ídem. t. 111 , pp. 21. 24. 28.


en Saúl
24. Beatriz Sarlo, .. Pun Lo de Vista, una revista en dictadura y en democrac ia".
cultura de un siglo. América LaUna en sus revistas , Buenos Aires.
Sosnowsk i [ecl.). La
Alianza. 1999. p. 530.
90 Eduardo Devés Valclés

a la histori a y a la experi encia; 25 la segunda, más bien política. en me -


dio d el horror de la dictadura , Willi a ms permití a a lentar una experie n-
cia , la de seguir pensando con exion es entre cultura y política. y por tan-
to , la de mantener lazos entre crítica ele la cultura e inte rvención en el
debate público o político 2 G
Un énfasis todavía distinto es el realizado por la umguayo-e st a dou-
nidense Mabel Mormia. quien destaca las rupturas con la creación o el
"rebasamie nto el e las di cotomías" . Polaridades como alta cu ltura/ cultu-
ra popular. arte comercial/ arte huma ní stico. c ultura urbana/cul tura
campesina. centro /periferia , h egemonía/m arginaliclad . estarían siendo
s ustituid as por otras "d e pendie ntes de la configuraci ón ele mercados
cultura les tran s naciona~i zaclos · ·. Estas nuevas categorías ti en e n que ver
con hibridez, sim ul acro. heterogenei dad, m a rgen o frontera cultura l,
mul ti cu ltura li smo. tra nsculturaci ón. 27
Los diversos énfasis se1ialados y otros qu e podrían d estaca rse (pro -
puestos por John Beverley, Wa lter Mignolo. Ilean a Rodríguez y Susana
Zanetti. entre otros) nos muestra n los criteri os o tópicos que dis tingu en
.a los estudios literarios en la última década del s igl o:

l) Amplia r y 1o cu estion a r el ca n on , a bri éncl ose a otras expresion es ele


lo qu e se pu ede lla m a r lo li tera rio: oralid a d , testimonio. expresion es
el e marginados , s uba lter nos y étnicos.
2) Ampliar y 1o cu estionar en consecu en cia los lími tes ele la disciplina
pero no úni came nte con relación al obj eto de estudio s in o ta mbi é n.
y consecu e nte me nte , en términos e pistémi cos. Los estu d ios lite ra rios
h an qu erido hacerse o "pensa mi ento crítico". ex presión difusa. o "es-
tud ios cultural es". cosa qu e ha s ido en la mayoría de las personas
un recurso retórico qu e indi ca ma lestar pero no verd a d era capacidad
para h acer otra cosa.
3) Sentar los criterios el e una disciplina ·latinoam ericana con un perfil
basado en categorías, en una tradición el e estudios. e n un a vocación
por lo propio. Aquí h a sido clave la aparición en el cano n d e las figu-

25. Punto de V ista no fu e sólo una revista ocupada d el lema li terari o o d e los estudios
c ultura les. No lo fu e ni quiso serlo. De s u Consejo de Direcci ón form a ron parte perso-
nalid a des que se desempe ñaban en otras disciplinas co mo José Aricó, Ju an Ca rlos
Portantie ro, Hilcta Sábato y Hu go Vezze lli. Asimi smo, inslilucionalrnenle esle gru po es-
tuvo muy ce rca del Programa ele Estudios de Hi sto ri a. Economía y Sociedad (rr-:m:sA)
con sliluido por Hilda Sába lo , Leandro Guti é rrez. Luis Alberto Romero. Juan Ca rl os Ko-
rol y Ricardo González.
26. Miguel Dalmaroni , "La mod a y «la trampa d el sentido común ''· en Or!Jis Te rUus.
a ño 11 . N" 5. Unive rsidad ele La Plata , 199 7 , p. 14.
27. Mabel Moraiia. "Crítica literaria y globalización cult ural" , en Papeles ele MonieL'i-
deo. N" 1, junio 1997. p. 19.
91
Tercer recorrid o

ras d e los es tudios literario s la tino3111 erica nos: Pedro Henríqu ez Ure-
ñ a . Antonio Canclido . Ángel Rama . Antonio Cornej o Pola r.
4) La actu a lización teórico- m etod ológica: la n ecesida d el e estar al día.
de renovar se. ele inserta rse en las pol émi cas el e Occiden te. Aquí la
ve ntaj a obt enid a por el mundo anglófo no (a nglo-no rte-indi o-sajón )
sobre el fr311 cófon o h a sido nítida.
5) El afán. a lgo velado y conf1i ctuado aunqu e no m enos fuerte, por
ap untar a lo propi o. a la ide ntid a d , a la me mori a. a la expresi ón.
6) El afán por hacerse cargo d e otras disc u s iones o problem áticas pre-
s e ntes en el ambien te intelect ua l y que in terpel3J1 a la literatu ra y a
-
los estud ios literario s como la posmod erniclad , la globaliz ación. el fe
minis mo . la poscolo ni a liela d .

Los estudi os litera rios. ya se destaca ba. han tenido un crecimi e nto
otor
fu e rte en el la tino(rte )a me ricanis m o y pu ede decirse qu e ése es el m
uno de los motore s) que mu eve al resto ele ese convoy. Esto
(o a l m e n os.
ele
hace notori as dos observa ciones: la primera es la curiosa incapac idad
este sector para dialoga r co n el otro gra n s ector d el pen sami ento la tinoa-
su
m ericano qu e también tiene origen e n Estados U1iidos. a unque n o en
es tudios literario s cri tica n o
latin o(rte)am eri cani s mo, el n eo liberal. Los
lismo pero no discute n práctica Jllen -
cuesti onan los clichés del neolibe r a
te nunca con los n eoli berales latin oa merican os o latino(r te)3lller icanos.
ibl e-
Éstos tampoc o deba ten co n los estudio sos de la lit eratura . Presum
uno el e estos sectore s casi no sospech a la existen cia d el otro.
m ente cada
mu c has in-
La segund a observa ción ap unta a des taca r cóm o. a pesar de
novacio n es. los estudio s literario s co n tinúan ligados a l en sayo, género
de
que s e revitali zó en el fin d e s iglo latinoam eri ca n o. Trabajo s como los
erna o Instantá neas: medios,
Beatriz Sarlo (Escena s d e La vida posmod
ciudad y costum bres en eLfin d e s igl.o). Arcad io Diaz Quiñon
es (La me mo-
y cwlibaL es). Mario Vargas Llosa (José Ma-
ria ro ta). An a Pizarra (De ostras
arcaica ) y el mi s mo Ángel Rama (La ciudad lel.m-
ría Argued as: la utopía
un espacio . un género. un estilo que no h a sido subsum i-
da} , muestr a n
do o desapar ecido por el artíc ulo en la revista especializada .

Posmod ernidad

La discusi ón sobre la posmoc lernidacl se dio con una gradaci ón d e in-


tensida d , ele m ayor a me nor, desde las human idades (filosofí a . ensayo.
les.
crítica d e arte) a las ciencia s huma na s (estudio s litera rios y c ultura
antropo logía. his toriogra fía) y a las ciencia s socia les (sociolo gía, ciencia
de
política . estudio s intern acional es). Se dio ta mbién con una gradaci ón,
, de h echo la
m ayor a m enor, d esd e comien zos h acia fines el e la década
92 Edu ardo Devés Valdés

mayor efervesce ncia fu e a fin es de los 8 0 . Se dio e n con exión con otras
di scu sion es: con aqu ell a sobre el fin d e la historia.28 s obre la m od ernid a d
(Brunne r), sobre el dese n canta miento de la p olíti ca (Lec hner). sobre el es-
cepticism o y la cri s is de los p a rad igm as políticos (Ca rretó n) o epistémi -
cos (Nelly Ric h a rd), con la glob a lización (Sa rl o).
La d isc u s ión s obre la pos m odernicla cl fu e una di s c u s ión menos inú -
til qu e a qu ella de l fin ele la hi s toria . p ero con m ayor con cie n cia c ulpa-
bl e. Norm a lme n te . quien es p a rticipa r on d ebi eron a lu d ir a la cu es ti ón ele
las mod as . s obre s i el probl em a corres pondí a a la r ea lid a d con tine nta l
o s i acaso e r a apen as una mo da qu e n os ll egaba . pregun ta qu e po r ci e r -
to n o se h a pl a n teado en la s d iscu s io n es s obre el m esti zaj e . la tra nsi -
ción a la d e moc racia o e l s ubd esa rrollo. Esta pregunta s e h a cía pa ula -
ti namen te r elevan te (d e nu ncia n te) c u a nd o sostení a n a lgun os qu e Am é-
r ica la tin a . n o h a bi e n do ll ega d o d e m odo c a b a l a la m ock rni dad . m a la-
m en te pu ed e e n contra rse e n la posm od ernida d. Cu es ti ón qu e. p or otra
pa rte, con t ra s ta con un p la ntea mi ento a lte rnativ0 q u e sosti e n e q u e
Am é ri ca la tin a p or s u h et E' rogen eida d cul t ura l h a b rí a s ido posm ocl e rn a
avan L La leLLre. 2 ~)
La p osición pos m oclt> rn ist a s urgió a par ti r d el m edi o cul tura l fra n-
cófon o , especia lm en te ele la obra de J ean-Fra n <;ois Lyotar d . pe ro r eci- ·
bie ndo ele m e n tos d e J ean Ba u cl rill a r d, J a cqu es De rri d a y Mic h e l Fo u -
ca ul t, a unqu e ta m b ié n ele a utores n o fra n cófo n os como G ia nni Va tt im o
y Fred eri c J a m eson . Uni é nd ose. o m est izá nd ose. con un a trad ición
gram scia n a se fort a leció co m o c rí tica ele las posicion es m od erni zad or as
ingenu as. q ue p r ocla m a b a e l pe n sami ento n eoli b era l. a pegad o a un a
propaga nd a tecn o logicis ta y comuni cacio n a l. La c rí tica ci l n eoli b er a li s-
mo s e rea lizó s imultán ea m e nt e co n la críti ca (a utocrític a ) de las p osi-
c ion es s esen ta y.s e te n t is tas. el e un a izq ui erda d em asia d o confi ada en sí
mism a y e n el progr es o. Los pos m oder n istas criticar o n a Au gu sto Pin o-
c h et y a Ern esto "C h e" Gu eva r a s imultá n eam e nte . El d iscurso d e los
posm od e rnis tas fu e "an tipinoc h egu evara" en lo b eli cis ta. e n lo d el cam -
b io total. e n lo d e optimis m o fun dacion a l. e n lo de pe n sa mi e nto esqu e -
m á ti co. En este sen tid o facilita ron la r en ovación del socia lis m o y la r e -
valor ización d e la d em ocr acia a m edi a d os el e los 8 0 . Lec hn er destacó

28. La di s cu sión sobre el fin de la hi storia fu e una d e la s m ás interesa n tes pa


ra el es-
tudi o de l ca m po intelectu a l. Siendo una polém ica qu e p rác tica men te no aportó
na d a
en té rmin os teó ri cos . co n oc ios as exégesis d e Hegel. reiteracion es in aca bables
de sta-
ca n do qu e el d eve ni r no terminaría . s u fi n a lida d fu e s ob re tod o m arca r qui én es
quié n ,
có m o se orden a el esce na ri o poli tico-c ultu ral y ha cer un poco de espectác ul o
para u n
publico c ul to a qui en le so naba enigmáti ca e sa fór m ul a mi steriosa d e "fi n d e
la h isto-
ri a". co n resona n c ias de fin de s iglo y de mu n do.
29. Véas e J osé J oaq uín Brunn er. E l esp ejo trizado. Santi ago ele Chil e. FLACSO ,
1988 , p .
2 15.
Tercer recorrido 93

precisam ente cómo e l clima posmod erno favoreció que se h aya comen-
zado a valorar el p lura lismo étni co y cu ltu ral. la divers idad d e las es-
tructura s económi cas y la to lerancia político- id eológica . la dife rencia
soc ial. :w Por su parte. Rigobe rto Lan z puso e n r eli eve la n ecesidad d e
pensar la políti ca posmod erna con categorí as pe rtinente s. Es n ecesario
leer esa política. a su vez. en clave posmod e rna , aunque reco noce que
no existe una sola sino múltipl es claves en la ·posmod ernid ad . E:n fatiza
particu la rm ente la necesid ad ele compren der el '·inclivicluali smo pasmo-
ci erno". que no debe ser confund ido con el individu alism o libera l o bur-
gu és . y que asocia a una nueva form a el e subjetiv id a d. En léls expresio -
nes ele este incliviclu alismo y ele esta subjetiv idad. a rgume nta. lo que
"est á primand o es un a r ad icalizaci ón de la expe ri e ncia com o refere nte 31
inm ed iato d el sentido. como generad or de nu evas id e ntificaci on es".
Robe rto Foll ari , a su vez. qui e re "re propone r las condicio nes d e lo po lí -
tico en la nueva situació n sociocul tural: e incluso reapropia rvalOI-e s po -
líticos mod ernos, as umi e ndo la .ex istcncia d e un clima c ultural pos mo-
clernizad o" . Argume nta el m e ndocino qu e "constat a .. y no "p ropon e" lo
posmocl e rno como proyecto o como hori zonte el e valores. :l:.>
Igm1cio Corona destaca las m a neras e n que se expres<1 el d ebat e lct-
tinoame ricano sobre posmocl erniclad y cómo éste se transfor ma en d is-
c urso poscolon i a l. es pecia lm ente e n e l espacio el e los es tudios lit e rarios .
Marca tres "co ntinuid ades d e sentido" : In primera s e re fi e re a que "se
co mpre nd e a l posmode rni smo como una fa se r eactiva , crítica. tal vez
correctiv a d el mod e rnismo ··: la segunda . a la existe n cia ele "un a lectura
política de la posmod erniclacl y de l posmod ern ismo"; la te rcera , "la más
frecuent e y persisten te··. se r efiere a que la crisis. ele los s ist·em as fil osó-
ficos impli caria efec tos liberado res. '·formula ndo este rel ato en té rminos
de de scolonia li zación o posco loni a li zación. la eman cip ación im agin ada
a través d el posmod ernismo sería tanto o mús pod erosa que la del pro-
gr eso, mode rnis ta p e ro paradóji ca mente menos ta n gible o visuali zab le".
Ahora bien , recogi e ndo un a posici ó n que ha sido atribu ida a Walter Mig-
nolo . y que tiende a poner en r eli eve la existenc ia en la propia trayecto -
ria la tinoame ricana de (al menos) rudim entos de crítica antico lonial, in-
cluso previos a Ángel Rama . insiste Corona en qu e "el diálogo con e l
posmode rni smo m etropolit ano. será más provech oso s i parte d e la base

le . FLACSO,
30. Norb erl Lechner. "U n desencant o llamado posmocler no" , Santiago de Chi
1988 , document o 369 , p. 16.
N° 6. Ca-
3!. Rigoberto Lanz, "Las condic iones posmoder nas de la polí tica". en Relea,
racas, Cipost-ucv . septiembr e-diciemb re ele 1998 , p. 151.
Latina··.
32. Roberto Follari , "Contribu ción id debate sobre posmocler n icla d en América
en Relea, N° 7 , Caracas. Cipos l-ucv. enero-abr il de 1999 , p. 154.
94
Ed uardo Deves Valdés

refl exiva ofrecid a po r la región'· . Allí enume ra vari as te nd en cias o es


c u e-
las como la pedago gía de l oprimid o, la s t eo rías d e la d e pe nden cia
. el
m anifiest o "a ntrop ofágico ". la t eo logía y la fil os ofí a ele l;;t libe ra ci ó n
, en-
tre otra s qu e debe n r ecoge rse. 33
Ya se h a seii ala clo. di ez mios a ntes. a fin es ele los 8 0 . qu e Brunne
r
había liga do el posmoclernism o a la h eteroge neid a d y a la m oclernicl
a cl,
refiri éndose a "una s u e rte el e pos m ocl ernis mo avanL la letLre" . El s oc
iólo-
go chil eno ponía en re li eve qu e la base de esto s e en contrab a en una
h e-
te rogen eida d c ultura l que es "algo bie n di s tinto qu e c ulturas diversa
s, et-
nias . clases. grupos o regione s , o que m era s uperpo sición ele c ulturas
".
He te rogen eida d s ignifica "partici pación s egm en tada y difer enci a d a en
un
m e rcado inte rnacion a l d e m ensajes ll eva ndo a un a verd a d era implos
ión
ele s entidos co n s umicl os- producicl os- reproclu ciclos y a la cons igui ente
cl e-
sestru cturación de represe nt acion es colectiv as. fa ll as de icl enticl
a cl·· y
otra s manifes tacion es . En Am é rica la tin a es el propio m ovimi ento moder
-
ni zador. o s u m otor, el m ercad o intern acio n a l, co m o d ice Brunne r. el
qu e
provoca y r efu erza un in ces a nte m ovimie nto el e h e te rogen e i zaci ó n 3
. ~ El
m ovimi ento m oderni zad o r ge n era h eteroge neid a d qu e es o cau sa o
sin ó-
nimo de p os mocl erni s m o e ntre n osotTos.
Beatri z Sarl o, por s u pa rte , h a bía tra ta d o d e car acteri zar lo qu e ll a-
m ó "la condi ción pos m ocl e rn a rea lm en te existe n te·· con un a seri e ele
tra -
zos co mo "la reprodu cción cl óni ca d e n ecesid ades con la fa ntasía el
e que
s a t isfacerl as es un acto d e lib e r ta d y de d ifer en ciación '' ; co m o la
fu ga-
cid a d de a qu ell as cos as "qu e n o a lca n za n a solidifi ca rse y ya está
n a
punto el e desapa rece r··. d ond e a firm a q u e ya "n o vivim os agobi ados
po r
e l peso el e la hi s tori a : el ti empo tra n scurre veloz y leve devo ra n do
las
noved a d es qu e trae y, a s u vez. devo ra d o p or ell as": co m o la ép oca
en
qu e impe ra un a estéti ca "b asad a en la d esap a ri ción m á s qu e en
la in -
venci ón " ..:15
Las posicion es ele Brunne r y S arl o nos remiten ele a lgún modo a los
"cu a tro m a lentend i dos" el e San tiago Cas tro Gómez: qu e la m oclernicl
a cl h a
termina do, el fin el e la histmi a. la mu er te de l s uj eto y e l fin el e la u topí 36
a.

33. Ign acio Coron a , "¿Vecino s d istantes? Las agen das críti cas
posmode r nas en Hispa-
noa méri ca y Brasil ", en Revis ta Iberoam er icana. vol. LXJV . N° 182-
183 . en er o-j u ni o d e
1998, p p. 2 3c 2 5, 27 .
3 4. J .J . Brunner , ob . cil .. pp. 2 16,2 18 -21 9 .
3 5 . B. S a rl o, Escenas ... pp. 9 . 5 7.
36. Véase Edu a rd o Me ndi ela. "La a lleri zación de l otro: la c riti ca
de la r azón lati n oa m e-
rica na ele S a nti ago Cas tro Góm ez", e n Revis ia Iberoame ricana. vol.
LX III . N° 180. Pitts-
burg . julio-s eptiembr e ele 19 97. p. 528.
95
Tercer recorrid o

Estud ios cultur ales

los estudi os
l. En los años 90 el grupo- tema-r ed más influye nte fue el d e
cu ltura les··
cultura les. Es import ante señala r que e l con ce pto "estud ios
latinoa meri-
r epres e ntó m á s una bande ra bajo la cual se han agrupa do
en Estado s
canos (o latinoa m erican istas). mucho s de ellos resid entes
gmas. que un
Unidos . que preten dían critica r o pensar ntt evos paradi
s cu ltura les.
grupo de gente qu e verdad era mente practic ara los estudio
el e reorde n a mien -
En este sentido se encu entra sobre todo un a propu esta
Cs particu larme nt e el
to del campo o de política univer sita rio-cul tural.
Richar d
ca so d e Ma b el Mora T1a. Ana Pizarra , de la frances a-c hile n a Nelly
y del nortea m ericano John Beverl ey.
ó el
La red de los es tudios cu ltura les es similar a aqu ell a qu e plante
tres década s a ntes. Aunqu e los cultu -
proble ma ele la de penden cia dos o
mayor es qu e los de pe nclenti stas en su
ralista s son etariam ente mucho
ambos gru-
época de es pl endor. puede decirse qu e en términ os gen erales
por su parte, un se llo de mental idad y se nsibili dad
pos poseen . cad a uno
nd oles una person alidad qu e los di s tingu e n eta m ente
compa rtida, otorgá
la prese n-
d entro del ca mpo in telectu al del contin ente. Ta n ma reant e es
no h ay otro
cia d e unos y otros , qu e pu ed e afirma rse qu e entre a mbos
n eidad. No alcan-
grupo ele la misma en vergad ura . cr eativid ad y h omoge
ron sobre dem ocracia y re-
zaron esta vitalid ad quie n es en los 80 trabaja
al , a unqu e en el nivel d e la
novaci ón ni. mu ch o m enos. el grupo n eoliber
práct ica h aya obteni do cuotas el e poder mucho mayor es.
ha
El grupo el e estudio s cu lturale s ha s ido el qu e con énfasis mayor
ad, a pesa r el e sus misma s reserva s resp ecto
puesto el tema de la icleniid
ción ele
d el concep to. Su perma n ente crítica a l neolibe ra lismo, su concep
as de 1900 con ceJ?ían a l positiv ismo d e tlnes del
és te tal como los arielist
pación por la identid ad.
XIX . s e realiza norma lmente desd e una preocu
Aunqu e s e tra taría ele un n eoatiel i s mo o. valga la parado ja. úna suerte de
po de los
atielism o calibá.nico. al poner énfa sis (especia lmente el subgru
oprimi do-mar ginado .
"subal ternos", véas e más adelan te) en la cultura del
sus citacio n es recípro -
Oitma r Ette ha record ado cómo el grupo por
el lector se tropiez a con
cas sugier e una "red muy densa e n c uyo centro
el nombr e de Néstor García Cancli ni". La citació n recípro
37 ca es un crite-
una red (y ello a unqu e mucha s
rio clave pa ra d etermi nar la existen cia de
rmine en una crisis de autoag ota-
veces. a l igu a l qu e la endoga mia, te
homog eneida d y caráct er a un gru -
miento ). pues contrib uye a otorga rle
. otro factor clave es el afán de re-
po intelec tua l. En este mismo sentido

" . en Notas , vol. 111 ,


37. Ollmar Elle. "¿Hetero gene idad cultural y homoge neid ad teórica?
w ], 1996, p. 5.
96 Edu a rd o Devés Va ldés

fl exión sobre sí mismo tanto como sobre s u propio acciona r. La discusión


sob re el sentido de los es! u dios c ultura les marca a este grupo . h a llándo-
se aquí un a veta d ecisiva para el estud io ele la s id eas.
Es importa nte sei'ia la r q u e -com o en toda escu ela- las propias polé-
micas y diferen cias en el interior de l conjunto contri b uyen a darle iden ti -
dad. mi en tras h aya elem entos que le pe rmitan m a nten e rse co hesion ada.
La polémica en torn o de la vaJiclez de con ceptos com o ··heterogen eidad ·· y
"tran sculiuración·· es una muestra de ello. La nica ragü en se-estadoun i-
dense Ileana Rod rigu ez da cu enta de esta discusión entre "cornejistas ·· y
··rarnistas", hacie ndo apar ece r a un buen conjunto ele los personajes ac-
tu a ntes: lati n oamelicano s, btinoame licanistas y l atino (rte) a m ericanos.~ls

2 . Interesan dos cosas: presentar un a panorá mi ca revisando los trabajos


r eali zados durante la última década del s iglo emergentes ele los estu dios
cultura les y. sob re tocio. detectar los '·brotes d e pensamient o" en el int e-
rior ele esos territorios: problemas . tem as. con cep tos , propuestas : la hi -
brid ez, el maconclism o. la h eterogeneid ad. las es trategias pa ra entrar o
salir de la mod e rnidad. las permanente s críticas a la id e n tid ad y sus con-
ceptua li zacion es. qu e si po r un la do la cu estiona n por otro vu elven a in s-
talarla como gran obsesión del pen sa mi ento latinoa m eri cano.

a) Un prim er asunto se re fi ere a lo epistémico (véase "Nu evas cat egorí as y


rc·nov8ción d e las cie ncias''). En un a tímid a nseveración h acia 1990. Gar-
cía Canclini. lu ego el e preguntarse por esas estrategias para entra r y sali r.
esc1ibía: "D ud amos s i mod erniza rnos debe ser el principal obj etivo. segú n
pregonan políticos. economista s y la publicidad d e las nuevas tecnolo-
gías ". Era una manera de decir. Su r esp u esta obviamen te era "no" y ell o
a nuncia ba una década que volvería a pone r la iden tidad como plimitalia
sobre la m odernizació n en el clima intelectual. n o n ecesa1i amente en el cli-
m a político ni menos empresaJial . Para reali zar s u "no ... García Canclini
proponía la creación ele "disciplinas nómadas". form a de plan tear el n ece-
salio reorde nami ento epistémico. 39 Nelly Rich a rd h a insistido sobre esto.
Postula que es precisamen te "en el marco ele r evis iones y cu estionamien -

38. ll eana Rodríguez m e ncion a entre otros a Renato Ortiz. S il viano San tiago. Beatriz
Sarl o. Julio Ramos. Ernesto Lacl au, Nelly Ri ch a r d. Albe rto Morei ras. S ilvia Spitta, Wal-
ter Mignolo. John Beverley. Mabel Maraña. Fern ando Coro nil. Carlos Sanjinés, María
Milagros López. In tercala constantemen te poscoloniales y estudiosos de la cu ltura de
otros ca mp os. especia lm ente los d e procedencia india. per o tamb i{>n a Sluart Hall y
Edou a rd Glissant. lleana Rodríguez. "Geogra fías l1sicas. histori as locales. culturas glo-
bales ... en Mabel Mo raiia (ed.]. Nuevas perspectivas d esde/sob re América Latina. San-
tiago de Chil e . Cuarto Prop io-JJLJ. 2000.
39. N. García Canclini. Culturas hibridas : estrategias ¡mra entmr !J salir de la modern i·
dad. México , Grij a lbo, 1990.
Tercer recorrido 97

tos del saber universitario. de su tradición filosófica, su fundamentación


institucional, su composición teórica, su distribución social en el que
irrumpe la transdisciplina de Jos estudios culturales". Se trata. argumen-
ta. de una disciplina que ''desborda las fronteras académicas de división y
clasificación". preguntándose a la vez por las "redefiniciones ele la cultura"
y por las "energias criticas" que aportan al clebate. 40 Esto de trascender los
límites disciplinarios tiene ta mbién que ver con la intuición de nuevos fe-
nómenos culturales (supuestamente) inaprensibles con la antigua división
de las ciencias. Allí se encuentran cuestiones como la comunicación , la in-
dustria cultural, la globalización. la satelización y la transnacionalización
d e Jo mediá tico.
Jesús Martín-Barbero. autobiográficamente, plantea el tema al se-
ñalar cómo la historia latinoamericana lo trasladó d esde la h eid eggeria-
na "morad a del ser" a las favelas ele los humanos , el modo como los su-
cesos humanos le d estruye ron "viejas seguridades y abriendo nuevas
brechas nos enfrentaron a la verdad cultural de estos paises: al mesti-
zaje". Mestizaje que '·no es sólo aquel h echo racial de que venimos , si-
no la trama hoy de mode rnidad y discontinuidades cultural es". De este
modo. escribe . "la comunicación se nos tornó cuestión de mediaciones
más que d e rnedios. cuestión de cultura y , por tanto. no sólo de conoci-
miento sino de reconocimi ento". 41

b) "Identidad". "comunicación" y "globa lización'' re lacionadas remiten di-


r ectamente a l tema de las industri as culturales , una d e las preocupacio-
n es clave ele la escuela de los estudios culturales. Los autores más im-
portantes asociados a esta escuela-red se han ocupado del tema: Garcia
Canclini ha desarrollado las relaciones e ntre las industrias culturales y
la integración , la identidad continental. la democracia y la ciudadanía. el
desarrollo. 4 2 En diálogo con autores como Hugo Achúgar, John Saxe Fer-
nánclez. Octavio Getino. José Joaquín Brunner y Norbe rt Lechner, Gar-
cia Canclini plantea la cuestión de las industrias culturales con relación
a la integración, a la inserción en el escenario mundial y a la ciudada-
nía. Rafael Roncagliolo ha trabajado las industrias culturales en su im-
bricación con la comunicación social. con relación a las políticas cultu-

40. Nelly Rich ard , "Signos culturales y m ediaciones acad émicas". en Beatriz González.
Cullum y Tercer Mundo, Caracas. Nueva Sociedad. 1996, t. 1, p. 2.
41. Jesús Martin-Barbero , De los medios a las mediaciones. Méx icu. Gustavo Gili.
1987, pp . 9-10.
42. Véase N. García Canclini. "Introducción" y "Políticas culturales: ele las icl entidacles
nacionales al es pacio latinoa m ericano". en Nés tor García Canclini y Carlos Ju a n Ma-
neta [coorcls.), Las industrias culturales en la integmción latinoamericana, Buenos Ai-
res , Eudeba-SELA, 1999.
98 Eduardo Devés Valdés

raJes y a las políticas de exportación , con relación a la importancia de es-


te sector "cuaternario" de la economía, con relación a la sociedad de la
información y "!- las posibilidades de la integración latinoamericana. 43
George Yúdice. al estudiar especialmente la industria musical , se ha
preocupado de cuestiones como la democracia. la presencia de lo indíge-
na y las alternativas nacionales y populares en ese escenario. 44 Jesús
Martín-Barbero se ocupa de la "compleja reorganización de la hegemo-
nía" , lo que articula con la n ecesidad de pensarla como "dispositivos cla-
ve en la construcción de identidades colectivas" . ~ 5 Renato Ortiz, por su
parte, destaca que las industrias culturales, trascendiendo las fronteras ,
juegan un papel decisivo en la constitución o r econstitución d e las id en-
tidades y la integración de las sociedades nacionales y continentales .4 G

e) Otro tema clave es la cultura urbana: sus innovaciones. sus modifica-


ciones, los desafíos que ésta representa para las disciplin a s tra diciona -
les. Se asume que lo cultural adquiere dimensiones difer entes en el es-
pacio urbano. Que se gen eran formas que no existían en los espacios
agrarios y jo tradicionales. Allí. sostienen algunos tan ingenu a y esqu e-
mática como románticamente. todo estaba en su lugar. En la urbe mo-
derna todo ha devenido en revoltura y caos.
Se trata , por una parte, de entende r la ciudad en su dimensión sim-
bólica. en el sentido que envuelve una ciudad específica o lo urba no co-
mo fenómeno. Allí Monsivá is . por ejemplo, al estudiar los "ritual es del
caos", se detiene en un conjunto de manifestaciones r eligiosas , d eporti-
vas. costumbristas . en dond e qui ere descubrir un sentido (o sinsentido)
común. Una manera diferente el e vivir lo público. lo colectivo e incluso la
ciudadanía. la política. la participación. 47 Armando Silva. inspirándose
en el mexicano, apunta a pensar la "operación de segm entación y repre-
sentación de un espacio urbano , con los modos de vivir y asumir una ur-
be". Una de sus propuestas es qu e "la m emoria urba na se construye a
través de metáforas" y en consecuencia quiere comprender lo urbano de
una ciudad pasando "por el entendimiento de ciertos s entidos d e urbani-

43. Véase Rafael Roncagliolo. "Las industrias culturales en la videosfera latinoameri-


cana" , en N. García Canclini y C.J. Maneta (coords.). ob. cit.
44. George Yúdice. ··La industria de la música en la integración América Latin a- Esta-
dos Unidos", en N. García Canclini y C.J. Maneta (coords.). ob. cit.
45. J. Martín-Barbero , "Las transformaciones del mapa: identidades. industrias. cul-
turas". en M.A. Garretón (coord.). América Latina, un espacio cultural en el mundo glo·
balizado, Bogotá, CAB, 1999. p . 298.
46. Renato Ortiz . "Identidad , industrias culturales e integración", en M.A. Carretón
(coord.). ob. cit.
4 7. Carlos Monsiváis, Los rittLales del caos, México, Era . 1995.
Tercer recorrido 99

zaciones''. Cree haber encontrado en la categoría "ritual" una supercate-


goria que permite entender la significación ele lo urbano y lo colectivo. 48
Lo público. lo urbano , la ciudadanía, el a rte urbano , las nuevas tecnolo-
gías, el modo d e accionar estético y su dimensión política , son otros tan-
tos conceptos o problemas qu e se articulan en la relación entre estudios
culturales y ciudad. 49

el) Otro tema todavía se establece en la relación entre estudios culturales


y acción política o en la vocación política de los estudios culturales que
han puesto en relieve Stuart Hall y John Beverley. Para Beverley. al me-
nos originariamente, estos estudios desarrollan la noción de cultura po-
pula r o de masas , de esta cultura que no tenía prestigio "como una forma
de poder de gestión popular democrática". En otras palabras. la voluntad
de los estudios culturales de transgredir la distinción entre lo culto y lo
popular "conlleva un agenciamiento político". Ahora bien. Beverley sospe-
cha que el proceso ele instituciona lización académica de los propios estu-
dios culturales ''sirve también para ajustar el saber académico a las nue-
vas realidades del saber geopolítico" y e n ese caso los estudios culturales
termin a rian siendo instrumentos ele dominación. 50
Para Beverl ey los estudios cultural es (o los "estudios subalternos"
como postulan él y su grupo) se constituyen o se transforman en rearti-
culaclores de la izqui er a y su política. Los estudios culturales (o los su-
balternos) preparan/anticipa n/legitiman la n ecesidad/posibilida d de
una revolución cultural. 5 1

Subalternos

En el seno del grupo ele los estudios culturales del la tino(rte)a meri-
canismo se gesta el grupo de los "subalternos". Aparece como una rama
que emerge hacia la izquierda desde un tronco mayor. Los "subalternos"
postula n una posición más política y con énfasis metodológicos específi-
cos, pero no expresan una práctica diversa de estudios culturales. De he-

48 . Armando Silva . .. Rito urbano e inscripciones imagina ri as en América Latina", en


Persona y Sociedad, vol. x. W l . Santiago ele C hile.!LA DES. abril ele 1996, p. 197.

49. Véase A. Silva. "Lo público frente a lo global. Arle urbanoo y nuevas tecnologías". en
Jesús Martín-Barbero. Fabio López ele la Rocha y Jaime Jaramillo (ecls.) . Cultura y glo-
balización. Bogotá . CES- Universidad Nacional. 1999.
50. John Beverley, "Postcriptum". en Mabel Maraña (ed.) , ob. cit. , pp. 500-501.
51. Ídem. pp. 506-507.
100 Eduardo Devés Valdés

cho casi no los realizan, como buena parte del grupo inicial que sólo de-
clara o pretende pertenecer a esa red pero continúa practicando única-
mente estudios literarios.
Quien más ha teorizado sobre el tema es John Beverley. Participan
también del grupo Ileana Rodríguez. José Rabasa, Javier Sanjinés. Se ha-
llan más o menos cercanos Walter Mignolo, Santiago Castro Gómez. Al-
berto Moreiras. Algunos residentes en América latin a se han conectado
también con este grupo en la medida en que se asocian igualmente a los
estudios poscoloniales de la India; es el caso, por ejemplo. de la venezo-
lana Beatriz González Stephan, discípula de John Beverley y represen-
tante del foucaultismo ortodoxo, y de las bolivianas Silvia Rivera Cusi-
canqui y Rossana Barragán.
Estas últimas han destacado cómo fueron generándose en América
latina posiciones que empalman con los estud ios poscoloniales de Orien-
te. Ven allí antecedentes de las posiciones de la subalternidad asumida
en los 90. Destacan la manera en que Pablo González Casanova se había
referido al "colonialismo interno", para explicar la heterogeneidad de las
sociedades latinoamei;canas; o la manera en que algunos historiadores
argentinos como Carlos Sempat Assadourian. Enrique Tandeter y Juan
Carlos Garavaglia posibilitaron una renovación teórica, a l con centrar sus
estudios sobre la minería colonial e n Potosí y la población laboriosa indí-
gena: o la manera en que se estudia ron , por parte de René Zavaleta y Al-
berto Flores Galindo, así como también por autores reunidos en el Taller
de Historia Oral Andina (TII OII), las insurgencias campesino-indígenas y
la opresión oligárquica. generando todo esto un debate s imilar al de los
poscolonialistas de la lndia. 52 Estos antecedentes , aunque las autoras no
lo seii.alan , pueden remonta rse mucho antes. al dependentismo y al "ise-
bianismo" (! SEB, de Instituto Superior ele Estudios Brasileños) ele Paulo
Freire y. todavía más, a Fanon, Mariátegui u otros.
John Beverley se ha ocupado ele destacar la "vocación política·· de los
estudios culturales, en especial ele la rama subalterna , siguiendo en ello
las posiciones del jamaiquino Stuart Hall. Recuerda Beverley que. lu ego
de la derrota sandinista en 1990. algunos latinoamericanistas que ha-
bían tenido algún compromiso con la revolución nicaragüense comenza-
ban a discutir "por qué veían estos proyectos como fracasados o limita-
dos". En esas discusiones apareció la constatación de que varios de ellos
conocían la obra del grupo poscolonial de la India y que los indios se
planteaban problemas muy parecidos: "Las limitaciones del nacionalis-
mo populista y de la teoría de la dependencia, la insuficiencia del Esta-

52. Véase Silvia Rivera Cusicanqui y Rossana Barragán , "Presentación". en Debales


poscoloniales: una introducción a los estudios de la SLLbaltemidad , La Paz. Aruwiyiri-
Sephis, s/f. pp. 13-14.
Tercer reco rrido 101

do nacional tradicional, la crítica de las instituciones de la alta cultura,


incluyendo la literatura (nos impactó mucho La ciudad letrada de Rama).
la crítica del historicismo eurocéntrico, del vanguardismo modernizador,
etc.". En razón de esto, decidieron entonces formar un grupo paralelo al
de la India. Según Beverley el grupo ele los "subalternos" se inscribió ini-
cialmente en los estudios culturales, pues "considerábam os que nuestro
proyecto era un componente menor pero interesante, del proyecto más
amplio de crear los estudios cu ltura les latinoamerican os". Recuerda ade-
más que "algunos de nosotros estábamos metidos también en el proyec-
to de la Red Interamerican a de Estudios Cu lturales organizada por Geor-
ge Yúdice y Néstor Garcia Canclini". Ahora bien , allí se produjo una po-
larización entre los que estaban por los estudios subalternos y los que
estaban por los estud ios cu lturales. Según Beverley los estudios subal-
ternos se constituyeron e n una "manera a lternativa de articu lar las
preocupacione s de los estudios culturales". 5 3
Una de las ideas clave es qu e "la literatura en América Latina no ha
funcionado ind ependientemen te de. ni mucho menos contra. el Estado, si-
no en cierto sentido ha sido una de las condiciones d e su formación" . En
la línea ele quienes han mostrado esto, ubica aJean Franco, Alejandro Lo-
sada, Doris Sommer, Antonio Cornejo Polar, Josefina Ludmer, Julio Ra-
mos. Ileana Rodrígu ez, Hernán Vida! o Roberto González Echeverría. Ha-
brá que citar igualmente a su discípula Beatriz González Stephan. En el
interior de los estudios culturales la posición más opu esta y que en otro
texto Beverley denomina "neoconservacl ora" es la de Beatriz Sarlo quien.
en coherencia con la escuela de Frankfurt. menospreciarí a lo masivo-co-
municacional . En una posición intermedia considera a García Canclini,
pues él "acepta que hay una creatividad autónoma en la cultura popular,
que no es simplemente cuestión de manipulación" .54
Santiago Castro Gómez ha destacado el afán de renovación poscolo-
nial ele los estudios latinoamerican os que ha instalado el Grupo Latinoa-
mericano de Estudios Subalternos. y sobre todo su afán "por reflexionar
sobre la función política del latinoamerican ismo en la universidad y en la
sociedad nortea mericana" . Castro Gómez pone en relieve la posición, par-
cialmente crítica. de Walter Mignolo, quien h a p lanteado la necesidad de
buscar en el propio pensamiento latinoamerican o los elementos poscolo-
niales. más que apuntar a la importación de los pensadores indios. Mig-
nolo pone en relieve el hecho de que personas como Mariátegui, Edmun-
do O'Gorman, Fernando Ortiz, Leopoldo Zea, Rodolfo Kusch. Enrique

53. John Beverley, "Sobre la s ituación actual de los estudios cullurales", en Juan A.
Mazzo tti y Juan Zevall os (coords.), Asedios a la heterogeneidad cultura!, Ann Arbo r,
Asociación Internacional de Perua nistas, 1996, pp. 464-466.
54. Ídem. p. 467.
102 Eduardo Devés Valdés

Dussel, Raúl Prebisch , Darcy Ribeiro y Roberto Fernández Retamar "con-


siguieron deslegitimar epistemológicamente el discurso hegemónico y co-
lonialista de la modernidad que procuraba propulsar el «tránsito » de
América latina hacia la modernización tecnológica de la socied ad". 55
Mignolo. además, pi ensa que lo poscolonial "revela un cambio radi-
cal epistemológico-hermenéutic o en la producción teórica e intelectual ".
Según Mignolo. "no es tanto la condición histórica poscolonial la que de-
be atraer nuestra atención. sino los Loci de enunciación de lo poscolo-
nial" , es de este modo como puede percibirse "que se está produciendo
una transformación fundam ental d el espacio intelectual. a raíz de la con-
figuración de una razón poscolonial". 56
El Grupo Latinoamericano de Estudios Subalternos, además de lavo-
cación política . posee una fuerte vocación teórico-epistemológica. El pro-
blema de la "subalternidad" pasa por el problema del sujeto, no s iendo és-
te asumido como un problema psíquico o perteneciente al ámbito de la psi-
cología sino como un problema de las disciplinas que se ocupan de él, en
consecuencia. epistemológico. Así hay que entender. además de las dife-
rencias políticas (y de los afanes por encontrar un espacio o un nicho en el
interior d el campo intelectual. cosa normalmente no dicha. y qu e vale pa-
ra todos. no únicamente para los subalternos). las diferencias que se van
a establecer en el nivel de las maneras de estudiar y relevar estos sujetos .
Se ha visto cómo lo med ular del planteamiento de Beverley se articu-
la en torno del tema del (los) sujeto(s). Mignolo h ace otro tanto. ll eana Ro-
driguez cree develar en la polémica estudios literarios/estudios cultura-
les una discusión sobre "las nociones de sujeto: de ese sujeto contradic-
torio de A. Cornejo, suba lterno de R. Guha que se opone al sujeto huma-
nista del modernismo··. Con ectándose con las posturas de la posmoder-
nidad. la nicaragüense-estadounidens e cita a Stuart Hall para marcar
que ese sujeto homogén eo moderno "ha perdido su estatuto h e urístico
privilegiado a l ser desestabilizado por Ferdinand de Saussure, Sigmund .
Freud y Michel Foucault" . Es de este sujeto qu e en el fondo se debate hoy
"dentro de los estudios subalternos y poscoloniales como esas nu evas so-
ciabilidades que producen los movimientos sociales". 5 7
Acogiendo la posición de A. Cornejo Polar. Il ea na Rodríguez parece
querer tener acceso a ese sujeto que emite el discurso de la oralidad. ese

55. Santiago Castro Gómez. ··Teorías sin disciplina", versión electrónica . p. 4 , www.en-
sayo.rom.uga.edu: "Latinoamericanismo. mod ernidad. globa li zación. Prolegómenos a
una crítica poscolonial de la razón"'. pp. 6-7.
56. \Valter Mi gnolo, "Herencias coloniales y teorías poscoloni a les". en Beatriz González
Stephan (comp.) . Cultura y Tercer Mundo. Caracas. Nueva Sociedad. t. 1. p. 100.
57. lleana Rodríguez. "Geografías llsicas. historias locales. culturas globales·· . en Ma-
bel Maraña (ed.) . ob. cit.. p. 479.
Tercer recorrido 103

discurso que no ha sido escuchado en las colonias . ~ 8 lo que viene a plan-


tear de otro modo aquello que también destaca Javier Sanjinés: el deseo
de poner en relieve la voz y la presencia del otro, la voz "inconmensura-
ble" ele la exterioridad. lo que supone no sólo una posición de apertura
existencial sino también una postura epistemológica. 59
El grupo de los "subalternos" ha gestado uno de los discursos más
radicales del pensamiento en el fin de siglo. La radicalidad ha estado aso-
ciada al tema del sujeto, a su búsqueda y reivindicación. como también
a la búsqueda de nuevos lugares de enunciación . Ha sido uno de Jos po-
cos grupos , junto con algunos ocupados de los temas del género y estu-
dios indígenas. así como a algunos neoliberales. donde se han desarro-
llado posiciones que por su radicalidad no se condicen con el clima algo
lighi del fin de siglo.

Nación -nacionalismo-nacionalidad

En los 90, el tema de la nac10n adquiere una nu eva vigencia en el


pensa miento latinoamericano. La vige ncia de los temas relativos a la na-
ción proviene de su incidencia en la discusión sobre ide ntidad/globaliza-
ción. Para algunos autores n ación se hace sinónimo d e ide ntidad , para
éstos o para otros nación se hace radicalmente opuesto a globalización.
Si se ha interpretado muchas veces la construcción ele la nación como es-
trategia modernizadora de las elit es, ahora se recurre a la n ación princi-
pa lmente como referente id entita rio en el mundo globalizado. Si se cita a -
Benedict And erson y su Comunidades imaginadas , a veces tan majade-
rame nte como a Foucault o a Ángel Rama. hay allí una recuperación ele
la idea ele comunidad , de fraternidad . de espacio propio y compartido en
medio ele una globalización demasiado fría. Pero la relación entre nación.
ide ntidad y globalización casi nunca conduce. en los 90. a la reivindica-
ción fu erte de lo nacional y menos a enfatizar algún tipo de nacionalis-
mo , visto generalmente como sospechoso y como la manera viciosa de
asumir el problema de lo nacional. Una posición excepcional , en este sen-
tido, es la de Sergio Ramírez Mercado . quien insiste en la nación. la iden-
tidad. la soberanía y el nacionalismo. 60
El tema de lo nacional ha sido particularmente relevante para los
países pequeños con producción intelectual comparativamente alta, aun-

58. Ídem, p. 485.


59. Jose Rabasa. ""Límites históricos y epistemológicos en los estudios subalternos··. en
M. Moraña (ed.). ob. cit. , p. 116.
60. Vease Sergio Rarnírez Mercado, "Sandino contemporáneo" , en Fra nces Kinloch
(ed.). Nicaragua en busca de su identidad 1, Managua HN-UCA. 1995.
104 Edu a rdo Devés Valdés

que no haya sido relevante sólo para Costa Rica. Uruguay. Nicaragua o
Puerto Rico. teniendo eco en casi todas partes. especialmente en México.
En 1987 Carlos Monsiváis publicó en Nexos un ensayo sobre el nacio-
nalismo. o sobre el patriotismo, interesándose más por el sentimiento o la
m entalidad creados en el marco de los fenómenos culturales contemporá-
neos que por la nación propiamente tal. Según Monsiváis. el campeonato
mundial de fútbol de 1986 en México "ha revelado la evaporación del pa-
triotismo tradicional y la presencia de un nuevo patriotismo. cuyo centro
es el espectáculo y cuya razón de ser desaparece al fin del juego". A partir
de esta tesis. se pregunta por "el nacionalismo que cunde en las clases po-
pulares" o ese "nacionalismo popular" que quiere clasificar históricamen-
te en sus diversas etapas. Formas de expresión de un México olvidado o
enmascarado (Octavio Paz). resultado de políticas culturales en 1920-
1940 (como las de José Vasconcelos). de las propuestas de "unidad nacio-
nal" ligadas a una apuesta al progreso en 1940- 1960. de la tensión entre
nacionalismo y modernización en 1960-1980. o de una crisis producto de
la democratización violenta de la vida social. de lél democratización desde
abajo, a partir de 1980. Esta última etapa expresa el "rech azo de los pa-
noramas unificadores y el gu sto por lé1 fragmentación ". En este "periodo
marcado por la sobrevívencia". el nacionalismo. escribe Monsiváis. "se ex-
presa como rencor antigubernamental. desconfianza. teatralización de la
violencia, cinismo y escepticismo respecto al futuro naciona l. admiración
por la tecnología y sentimientos a ntiimperialistas manifestados sardónica-
mente, renovación de la fe en el localismo".6 1 También en 1987, Roger Bar-
tra publicó Lajaula de la melancolía como una aguda ciitica a lo que ha-
bían sido los tópicos clásicos de la concepción del y de lo m exicano. Pre-
tendiendo desmontar o desconstnlir este discurso, circulnrmente. Bartra
termina reponiéndolo y otorgándole nueva vigencia a la n ecesidad de pen -
sar una identidad y un carácter nacionales. Poco después. en 1994. Víc-
tor Flores Olea publica dos ensayos: Rostros en movimiento y La espiral sin
fin, cuyo objeto principal es la condición de México, apareciendo allí. a ca-
da paso. el problema de lo nacional en su triple dimensión de pasado, pre-
sente o futuro. Flores Olea piensa lo nacional mexicano con relación a los
proyectos modernizadores y a las reivindicaciones identita.Jias, viendo es-
ta tensión particularmente en el marco de los procesos globalizadores y de
modo específico con relación al Tratado de Libre Comercio.
Fernando Cajías plantea el tema de la nación de modo similar a Flo-
res Olea, pero sólo en un sentido: la relación entre nación e integración y
los obstáculos que existen para ello. Cajías se refiere a los "mitos históri-
cos como obstáculos" para la cooperación con algunos países vecinos y

61. C. Monsivá is. "Muerte y resurrección del nacionalismo m exicano .. , en Nexos. año x.
vol. 10, W 109. México. enero de 1987. pp. 13, 20.
Tercer recorrido 105

particula rmente con Chile. Para el historiador boliviano. su país ha perdi-


do muchos territorios pero sólo la d esmembración que supuso la pérdida
del litoral. como consecuencia de la Guerra del Pací1lco, ha sido esencial-
m ente cualita tiva. Afirma qu e a pesar de los avances del saber historiográ-
llco, "existen mitos históricos o diferentes interpretaciones históricas de
un mismo hecho, que se han convertido en profundos obstáculos para la
búsqu eda de soluciones".G2 En tal esquema, a Cajías le interesa detectar
los "sectores ele desconllanza·· y los "sectores de percepción más coopera-
tiva" así como proponer "acciones factibles" para producir las condiciones
de posibilidad de la cooperación internacional .
Ahora bien , esta mirad a. llamémosla "internaciona l'" d e la nación ,
tal como se la plantean Flores Olea o Cajias, no es la pre pond era nte. La
m ás frecu e nte es la otra. la más íntima, la que mira la nación hacia
a de n tro , justa m ente como una comunidad imaginada. Es esto tambi én
lo que h ace Hugo Achúgar respecto el e Uruguay. Allí lo n acion a l es pues-
. to e n reli eve con rela ción al reexam e n del pasado . qu e es asociado a la
dictadura. a los derechos humanos y a la m emori a. En una especie de
juego retórico, haciendo gala de una especie ele n eocontractu a lismo pos-
di ctatori a l. el uruguayo d estaca la n ecesicl acl ele "n egocia r " o "renego-
cia r" la nación . aquello que se tiene en común y lo que se quiere olvidar.
Además, ta mbién retóricamente , ins iste en que la nación no pu ede con-
cebirse sólo en relación con las bellas letra s . como si ello no fu era un
hecho adquirido entre nosotros d esde a l me nos un siglo a ntes. En este
esq u em a insta la una se ri e de parámetros a pa rtir de los cual es debe
pens arse la nación: hi stori a y m e moria, integración y globa lización , cul-
tura y m ed ios. política y violen cia, territorio e id entid ad . Pero Achúgar
no va a conte ntarse con un rayado teórico ele la cancha: a l m enos par-
cialmen te plantea el d esafío ele recrear un proyecto el e n ación. r;3
La idea ele proyecto nacional remite a la asociación entre n ación y po-
Us. o si se quiere al a bordaj e más propiamente político del tema de la na-
ción . La n oción del proyecto nacional, de necesidad de un proyecto nacio-
nal , en los años 90 se pensó como respuesta a una destru cción (dilación,
desconstrucción , clesvirtu ación) de la n ación en las décadas anteriores.
Destrucción no por efecto de la globalización sino por las gu erras civiles, la
agravación ele los problemas interétnico-culturales , las represiones y aten-
tados masivos contra los derechos humanos y los grandes fracasos econó-
micos ele los 80. Estos fenómenos produjeron una pérdida del sentido ele
lo n acional como poLis, según cliversos(as) pensadores(as) de América lati-

62. Fe rna ndo Cajías. "' Los mitos históricos como obs tácul os", en Raúl Barri os (ed.). B o·
livia. Chile y Per {t: una opción cooperativa. La Paz. UDI\PEX · ILDI S- 111 -CALl . 1997. p . 17, 25.
63 . Hugo Achúgar. "El pres en te d el pasado. o balance y liq uidación de la n ación", en
Papeles de Montevideo. N° 2, oc tubre de 1997. pp. 110 y ss . .
106 Eduardo Devés Valdés

n a. Ante esta situación se h acía n ecesarto imagina r (negociar) un proyecto


n acional que generara una imagen ele futuro posible y compartido.
En este marco deben entenderse expr e sion ~s como la citada de I-lu-
go Achúga r o posiciones como la de Alejandro Serrano Caldera. Marta
Casaús, William Ospina y otras personas. Serrano Ca ld e ra imagina un
proyecto naciona l como algo qu e otorgue identidad a un a política nicara-
güense porqu e el sistem a de orga nización política, jurídica y social ha si-
do refl ejo d e los centros h egemóni cos de turno. El proyecto n acional ni-
caragü ense, y por extensión válido pa ra otros paises latinoa m ericanos.
deb e realiza rse por relación a c u atro paradojas: mie ntras nu estros paí-
ses se esfuerzan por lograr la mod ernidad , los países m ás inclustrializa-
clos y el e m á s alto desarrollo tecnol ógico está n sali endo de ell a : mi entras
buscamos la identida d y tratamos de reatlrm a rn os como n ación . la
transn aciona li zación ele los procesos pone en crisis el objetivo qu e bus-
camos y qu e a ún no h e mos alcanzado; mientras buscamos la formula-
ción d e una política propia, la globa lización y la tra n s n acionali zación de
los procesos económi cos, transnacionalizan tambi én la política , el poder
y el Estado-nación: mi entras buscamos la identid ad n acion a l. una red de
relaciones tecnológicas tra nsnacionales comienza a eva pora r la entidad
6
qu e qu eremos alcan zar. ~ Teni endo en cu enta estas cu atro paradojas . Se-
rra no Cald era postula qu e pa ra un a uténtico proyecto n acion a l deben ar-
ticularse id entidad. integración y globa lización .65
Ma rta Casa ús se ha enfrentad o sobre todo a la oposición interétnico-
cultura l de Guatemala, con indígen a s y ladinos , cada uno con su propia
intelectualidad y con proyectos suficientemente antagónicos. Pie nsa que
existe un "proyecto laclinocéntrico, de edu cación h emogen eizadora , como
vehículo de integración y asimilación", fue rtemente contestado por las eli-
tes mayas. As imismo, o como corolario de lo anterior, qu e hay un "debate
in acabado sobre el indio y la nación ', que impide la constru cción d e una
identidad n acional. El proyecto la dinocéntrico es denunciado por las elites
m ayas como una consecuencia o continuidad ele la "colonización españo-
la y la política de hispanización, [del] colonialismo interno . [de] los efectos
del racis mo. como mecanismo d e explotación económica, ele desielentifica-
ción o desvalorización ele la cultura indígena y ele excl usión social".6 6

64. Alejandro Serrano Caldera. La unidad en la diversidad. En busca d e la nación. Ma -


n agu a, Pr ogr eso. 1998, p. 5 7.
65. Véase E. Devés Valdés , "Pen sa ndo (en) Nicaragua hacia el 2000", en Alfredo Loba -
lo Blanco y Eduardo Devés Valdés, El pensamien to nicaragüense en el siglo xx. M ana-
gua. UNAM, 2004 . pp. 128- 129 .
66. Marta Casaús. "En bu sca ele l a iden tid ad perdida". en M arta Casaús y Juan Car-
l os Gimeno. D esarrollo y divers idad cullural en Guatemala, Guatemala, UAM-AEC I- CHOL-
SAMA.J, 2000 , pp. 158-159.
Tercer recorrid o 107

En los acápites "Memoria" y "Ensayo" se h a n pu esto en relieve las


con exion es de lo na cional con la ide ntid ad y la m e moria. ins inu a ndo ya
las relaciones qu e diversos a utores establecen entre estos asuntos. Muy
explícito en este sentido es el es tadoun id ense n acid o en Puerto Rico Ar-
cad io Díaz Q uiñon es . qui en e n La m em oria roía presenta la oposición e n-
tre una interpretación ele lo nacional y m emori a hi stó rica. Lo n acional,
asumido colonia lista m ente, implica mu c h as veces negar o d estruir (cor-
tar, recorta r) la memori a. La experi encia a m erican a como experiencia co-
lonial h a sen tido la d estru cción de la continuid ad. la mutil ación de la
me moria . Inspirá nd ose muy insistentemente en Eclward Saicl y otros
poscoloniales. sostien e qu e "la histori a ele los co lon izados apenas exis -
te" . A través ele las lentes d e Said mira la realid ad puertorriqueña y la ti-
noa m ericana a la vez que formula un a propuesta: quie re d esco lonizar el
imaginario.67 Se pregunta s imultáneam ente si existe a lguna posibilidad
de pensar la n ación s in caer en nu evas exclusiones o en imposibles pu -
rezas qu e pretendan a otros arrebatarles el sentido de perten encia . La
colonización mod ern a y s u s estrategias de destru cción de la memoria y
los afanes por hacer una n ación s in m emoria o con una mem oria repri-
mida se revela n incapaces de construir un a verdadera nación y posibili-
ta n apenas un Estado.
En La casa paierna. Escritura y nación en Costa Rica. Flora Ovares.
Ma rgarita Rojas , Carlos Santander y M. Elena Carvallo plantean que la
literatura d e s u país. a l igual que otras formas del imaginario colectivo,
contribuye a construir la idea de lo nacional. Por esto apuntan a l estudio
ele un corpus docume nta l qu e ha construido "la idea de nación , entendi-
da, según la noción que ha dado Anderson , como una comunidad políti-
ca imaginada".GH
En esta misma línea de reflexión , a unque universalizando el proble-
ma. se sitúa el anglocaribeño 69 Stua rt Hall. En su The Quesl.ion oj Cultu-
ral Ideniity se plantea el problema ele la nación, también inspirado en An-

67. A. Diaz Quiñones, ob . cit. , pp. 79 , 78. 145.


68. Flora Ovares. Margarita Rojas, Carlos Santander y M. El ena Carvall o. La casa pa-
terna. Escritura y nación en Costa Rica, San José de Costa Rica, Univers idad de Costa
Rica, 1993. p. 3.
69. Se h a decidido tratar a lgo de la obra de Stuart Hall por su procedencia americ a na
y por el alto nivel de citac iones qu e recibe en el interior d e nu estro pensamiento. par-
ticularmente en el la tino(rte)americanismo. Sin emba rgo , Ha ll piensa com o inglés. o
qui ere pensar co mo tal. Su recurrencia constante a la "inglesidad" para aborda r el te -
ma de la nación y s u casi nula a lu s ión a fen ómenos como lo colonia l (no lo poscoloni al
a la manera de Edward Said o Homi Bha bha). la presencia nortea meri cana. el mesti-
zaje, la in tegrac ión y otros tópicos del pensamiento latinoame ricano, asi como la ine-
xisten cia de c itaciones de autores latin oamericanos, nos hacen ver qu e su posición es
ne ta m ente m etropolitana. a l menos en la obra citada.
108 Eduardo Deves Valdes

derson . y las consecuencias que la globalización , la modernidad tardía o


la posmodernidad están trayendo para una identidad cultural que. pien-
sa él. en épocas recientes estuvo asociada o identificada a la nación. En
este esquema, la identidad cultural . en la medida en que es identidad na-
cional y ésta sufre los embates de la globalización. se está viendo trastor-
nada. De hecho, piensa , la globalización disloca las identidades cerradas,
tal como habían sido concebidas (¿y realizadas?) en la época de la Ilus-
tración para transformarlas con un efecto pluralizante. 70

70. Vease Stuart Hall, A idenlidnde cultural na pós-modernidade, Río d e J aneiro. DPA.
1997.
CUARTO RECORRIDO

Modernización y modernidad

En el fin de siglo se discute una vez más sobre modernización, o su ex-


presión. la modernidad. La modernización se enfrenta por una parte a la
identidad y por otra a la posmodernidad formando un triángulo concep-
tual, que se hace cuadrilátero si introducimos la globalización, suerte de
sinónimo de lo moderno. y que es tironeado por diversos autores que , al
agregar otros conceptos o problemas, pretenden esclarecer fenómenos
específicos: nación, desanollo, integración, multiculturalidad , democra-
cia, educación o cultura, por ejemplo.
Stuart Hall afirma que la propia modernidad está siendo transforma-
da. que está apareciendo una posmodernidad o una modernidad tardía
que tiende a desvanecer concepciones clave que fueron sólidas en la mo-
dernidad. Estas mutaciones en la modernidad están alterando las identi-
dades. 1 Por su parte. Felipe Mansilla, tensionando "modernización acele-
rada" y "sólida identidad nacional", denuncia una "modernización imitati-
va" a la vez que una "modernización de segunda clase" , desubicada, atra-
sada e ingenua. 2 Walter Mignolo opone la "historia moderna europea" a las
"historias contramodernas coloniales". 3 El mexicano Víctor Flores Olea

l . Véase Stuart Hall , A idenUdade cultural na pós-moderniclade. Río de Janeiro , OPA.


1997, pp. JO, 94.
2. H.C .F. Felipe Mansilla . Tradición autoritaria y modernización imitativa, La Paz. Plu-
ral, 1997.
3. Walter Mignolo, "La razón poscolonial: herencias coloniales y teorías poscoloniales".
en Alfonso de Toro. Posmodernidad y poscolonialidad. Breves reflexiones sobre Arnélica
Latina, Vervuert-Iberoamericana. 1997, p. 52.
[ 109]
110 Eduardo Devés Valdés

constata que en su país los procesos de modernización "han sugerido pér-


didas de la identidad y abandono de las esen cias n aciona les". 4
Se ha querido distinguir "modernización" de "modernidad '' y co n ra-
zón . Sin dud a no son s inónimos: la primera es un proceso. la segunda
un punto de ll egad a o un estado . Pero se ha ab usa do de la disti n ción.
jugando a la paradoja, ll egando a ins inu a r qu e a mayor modernización
m en os modernidad. 5 Estas distinciones y paradoj as h a n dado lugar a
un a mplio juego de refl exion es y discusiones en las qu e lo mod er n o y lo
ide ntitario se c ruzaron en en cuentros y desencuentros. Se h a distingui-
do e ntre modernización . como prin cipio positivo de avance de la racio-
n a lid ad o de la ciencia, y modernidad como una de las (peores o m ás
perversas) form as qu e p udo asu mir la m odernización . La distinción , con
todo lo débil o romántico qu e pu eda ser, h a sido sostenida y posee la va-
lidez de tod as las tensiones e n tre los principios y s us materializacion es.
Ello h a servido para criticar todos los s istemas desde dentro, entre otros
a la cri stiand ad y al socialismo real. Norbert Lec hne r ins is te en esto pre-
gun,tándose si, mirando el proble m a desde la relación entre comunidad
y e.x cl usión , son compatibles moderni zación y modernidad dad o el tipo
de evolución qu e ha tenido la socied ad latinoa m ericana. 6 De este modo
se van haciendo pate ntes dos cosas : por una parte. las m an eras como
se concibe la modernización y(o la modernid ad y. por otra . las s ignifi-
cacion es o los sentidos que adquieren los discursos sobre éstas en el fin
de siglo.
La cfiscusión sobre modernida d y modernización tuvo un hito d ecisi-
vo con el estudio pionero y profundo ele Pedro Morandé Cul tura y moder-
nización en América Laiina7 publicado a m ediados de los 80. El trabajo de
Morandé repl anteó y relanzó un problema al que intenta ron responder o
aportar por m ás de una década Sonia Montecino, Nelly Richard , Teresa
Vald és, José J. Brunner. N. Lechner, Bernardo Subercaseaux. Marün Ho-
penhayn , Cristián Parker, Carlos Cousifw, Eduardo Va lenzuela, Jorge
Larrain y Ernesto Ottone. entre otros. 8

4. Víctor Flores Olea, Rostros en mot!imiento, México, Cal y Arena, 1994. p. 3 1.


5. Véase Norbert Lechner. "Un desencanto llamado posmoderno". d ocument o de traba-
jo W 369 , Santiago de Chile , FLAcso, enero d e 1988; y .. ¿Son compatibles modernidad
y modernización?", documento d e tra bajo Na 440, Universidad de Chil e. m a rzo de
1990.
6. Véase N. Lechner, Modernización económica. d emocracia política y d emocracia socia l,
México. Colrnex, 1993, p. 68.
7. Pedro Morand é . Cultura y modernización en América Latina. Santiago de Chile, Pon-
tific ia Un iversidad Católica de Chil e. 1984 .
8. Véase Javi er Pineda, "Chile a fin es de l s iglo X},;: entre la m oder nid ad, la m oder niza-
ción y la identi dad" . en Uniuerswn. afio XJI. Un iversidad de Talca. 199 7 , pp. 141 y ss.
Cuarto r eco rrido 111

La reflexión sobre el problem a de modernización y mod ernidad ha si-


do clave. r ealizándose como sospecha , como r ela tivización o como crítica
qe lo moderno. Morandé de manera explícita, Lechner con sus paradojas,
Man s illa. Mignolo o Ha ll cuestionan un paradigma que s e había hecho he-
gemónico con la escuela n eoliberal. durante los 70 y los 80. En los 90 se
hace de rigor el cuestionamiento d e lo mod erno. Quien es afirman las po-
siciones modernizadoras sufren el embate de Jos posmodernos, de los "su-
balternos" y de los poscoloniales, ta nto como desde la etnicidad y desde la
reivindicación de la cu ltura y las humanida des. Muchas veces estas críti-
cas h a n s ido m a neras veladas o códigos un poco cripticos para golpear las
políticas n eoliber a les. Han tercia do también en estas discusiones a utores
como Fern ando Calderón . Ren ato Orti z, Santiago Castro Gómez. Carlos
Fuen tes y, en cierto modo. toda la discu s ión sobre el v Centenarto traslu-
ce estos mismos asuntos .
En las primeras p áginas ele Modernidad. razón e identidad en Améri-
ca LaUna. Jorge Larraín destaca que "este libro no h abría s ido escrito si
no hubie ra leído a ciertos autores como Pedro Mora ndé. Carlos Cousiño,
Edu a rdo Val en zu ela y Cristián Parker". 9 Pudo h a b er citado a numerosas
p erson as m ás que -acicatead as por los procesos globalizaclores, por las
discu s iones in ternaciona les sobre la posmoclernid a d o el fin ele la histo-
ria . por la democratización y la ca ída del Muro de Berlín . por los doscien-
tos af10s el e la Revolu ción Francesa o los quinie ntos años del a rri bo ele
Colón- se vieron desafi adas a p ensar la época mod ern a y con tod as sus
contraparUdas. fracturas. rupturas y ge noci dios: lo indígena , lo cu ltura l,
Jo seudomoclerno, lo ide ntitario.
Refiriéndose a las ciencias sociales la tinoamericanas y a aqu ella s ele
las qu e éstas h a bían tomado el m odelo, Morandé h abía denuncia do que su
"par adigma moderniza dor prescindía de toda refl exión a cer ca ele la c ultu-
ra. A su vez, el con cepto de cu ltura representa la única puerta para pasar
del universalismo al p a rt.iéularismo, no sólo de la «Situación" latinoameri-
cana. s ino lo que es todavía m ás importante, de la «identidad" latinoame-
ricana". ' 0 Jorge Larraín, por su parte, ponia en relieve qu e los tem as de
identidad y modernización "han sido recurrentes y ardorosamen te debati-
dos a lo largo de toda la historia la tinoamericana". Haciéndose eco d e pos-
turas conocidas en Chile, afirmaba que la discusión en el continente ha os-
11
cilado entre la matriz moderniza dora y la matriz identitaria.
Berna rdo Subercaseaux denunció que "h acer de Chile una nación
moderna , tal parece ser la m áxima utopia de los chilenos en las últimas

9 . Jorge Larrain. Modernidad, razón e identidad e n América Latina, Santiago de Chile.


Andrés Bello. 1996, p . 10.
10. P. Morandé, ob. cit., p . 11.
11. J. Larrain. ob . cit.. pp. l l. 12.
112 Eduardo Devés Valclés

décadas. Es el fin que justifica cualquier medio". Coincidiendo con La-


rraín y con otros. observa que "late una nueva fase de la que [cautelosa-
m ente caracteriza como] tal vez es una de las tensiones más persistentes
de América Latina: el conflicto entre la modernización y la cultura". Le
preocupa que la mod ernización funcione sólo como una fatalidad en vez
de hacerse posible como una elección: que sea un "programa, un proyec-
to y un camino que involucre e integre a muchos" y que "se sustente en
alguna impronta cultural propia". 12 En tal contexto. denuncia también el
"déficit de espesor cultural". que se deja ver en políticas culturales que
pretenden refundar la identidad nacional en la diferencia respecto de
otros países latinoamerican os y con relación al propio pasado. Sin aludir
explícitamente y desde otra perspectiva. Subercaseaux empalma con las
reflexiones ele Arcadio Díaz Quiñones y Hugo Achúgar sobre la nación y
las rupturas de la m emoria.
Todavía en 1996 Fernando Calderón , Martín Hopenhayn y Ernesto
Ottone publicaron Esa esquiva modernidad. DesarroLLo , ciudadanía y cuL-
tura en América Latina y el. Caribe, libro que surge. según indican los a u-
tores. "de la inquietud por actualizar una críti ca de la modernidad que
no incurra en ánimos apocalípticos". Desde otro punto de vista señalan
qu e les interesa "conciliar las particularidad es histórico culturales de las
r egiones con la vocación universalista d el desarrollo y la modernid ad''.
Piensan "que la tensión identidad/mod ernidad ti ene un carácter diná mi -
co" y que ello h a ido cambia ndo a lo largo del tiempo. Desde otro punto
de vista todavía qui eren "movilizar la propia identidad y cultura para
abrirse al mundo" . 13
Calderón , Hopenhayn y Ottone plantean el asunto modernización /
identidad en el marco de las discusiones sobre el desan·ollo y ello no es ra-
ro pues su trabajo se desenvuelve en el seno de la CEPAL. Piensan que la
exacerbada tensión que se produce entre identidades culturales particula-
res y la vocación globalizadora de los procesos modernizadore s es una
cuestión que incide en el debate sobre el desarrollo. 14
En este afán por destacar los modos como lo identitario debe posibi-
lita r la inserción en la globalización y como deben tenerse en cuenta los
factores ele mod ernización en la potenciación ele la cultura. aparece la ar-
ticulación del desarrollo con cuestiones como la ciudadanía, la equidad y
la integración social , la libertad y la tolerancia, la mayor capacidad de au-

12. Bernardo Subercaseaux. Chi.le ¿un país moderno?; Santiago de Chile, Grupo Edi-
torial Z, 1996. p. 11 - 13.
13. Fernando Calderón. Martín Hopenh ayn y Ernesto Oltone. Esa esquiva modernidad.
Desarrollo. ciudadanía !J cultura en América Latina !Jet Caribe. Caracas. Unesco-Nueva
Sociedad , 1996, pp. 100. 12.
14. Ídem , p. 15.
Cuarto recorrido 113

todeterminación. la mayor sustentabilidad ambiental y la estabilidad de-


mocrática. cuestiones todas que se posibilitan. pi e nsan los autores, en la
medida en que se supere la dialéctica de la negación del otro.
El año anterior. en 1995. José Joaquín Bnmner había publicado Car-
iografias de ¿a modernidad, preguntándose si es o no posible hablar ele
modernidad en nuestro continente o si acaso vivimos nada más que la ilu-
sión ele una seuclomodernidad. Aunque se trata de una modernidad sui
géneris. como todas las otras por lo demás, Brunner responde que sí. ya
que "las sociedades latinoamericanas h a n llegado a ser modernas porque
viven en la época ele la escu ela. la empresa, los mercados y la h egemonía
como modo de configurar el poder y e l control". Se trata de una "moderni-
dad tardía" que ha sido ··construida en condiciones de acelerada interna-
cionalización de los m ercados simbólicos a nivel mundial". Brunner apun-
ta a entemler la modernidad en su variedad. En diálogo (o en polémica)
con Jürgen Habermas, Anthony Giddens, Gianni Vattimo y sobre todo con
Marshall Berman. sostiene. contra este último, que "la modernidad no
puede leerse como única experiencia colectiva de lo moderno". Le parece
más razonable imaginar la modernidad "como un tronco del cual aparecen
ramas. en las más variadas direcciones, que van conduciendo la moderni-
zación por una diversidad de caminos" . En e l caso latinoamericano "el mo-
tor ele la modernidad - el mercado intern acional- provoca y lu ego refuerza
15
un incesante movimiento ele h eterogen eización de la cultura".
Paulatina mente el tema de la mod ernización va a ir transformándo-
se en el tema ele la globalización . La globalización va a discutirse también
con relación a las nacion a lidades, a la integración y a la identidad. Las
posiciones de Brunner. globalización versus m acon dismo , van a ser par-
cialmente acompañadas/ discutidas por Renato Ortiz. Néstor García Can-
clini. J esús Martín-Barbero. Beatriz Sarlo. entre tantos otros que ya en
e l último lustro del siglo van a volver sobre el asunto. De este modo. la
discusión sobre la posmoclernidad prácticamente desaparece pa ra trans-
formarse en una discusión sobre la globalización.
En un a época sin certezas como el fin de siglo . puede r econocerse
una refl exión sobre mode rnización y modernidad focalizada d esde las crí-
ticas o dudas o preguntas mucho m ás que desde una sólida idea de pro-
greso desvanecida en e l aire. mucho más desvanecida que la convicción
identitaria.
La observación estampada con relación a qu e la modernización en
América latina no conduciría a la modernidad o. al menos. no conduci-
ría a una modernidad buena, es clave para comprender el sentido de la
reflexión sobre estos temas pues trasunta una frustración fundamental.

15. José J. Bnmner. CarLograJias de La modern idad. Santiago de Chile, Dolmen. 1995.
pp. 134. 152. 2 19.
114 Eduardo Devés Valdés

Otra línea de trabajo que viene a incidir en esto mismo es la de quienes


ligan modernización a colonialidad. Se ha citado a este respecto . en este
acápite o en otros. a Walter Mignolo y a Arturo Escobar. pero no es me-
nos claro Edgardo Lander. El venezolano insiste en que entre nosotros.
para esclarecer verdaderamente la cuestión de la modernidad. debe abor-
darse desde "su dimensión histórica colonial'' o. para decirlo de otro mo-
do. la comprensión de nuestros tiempos sólo puede r ealizarse "desd e el
reconocimiento de la constitución colonial del mundo moderno". Para ello
es necesario abandonar los mitos europeos que dicen que ·la modernidad
europea es "la expresión máxima del desarrollo" y que se trata de un
"producto interno del desarrollo europeo". Estos mitos sólo ocultan o nie-
gan la verdadera "constitución colonial de la modernidad''. 16

N eoliberalismo

En las décadas del 70 y 80 se sentaron las bases d el neoliberalismo


en/ele América latina. Antes hubo antecedentes pero no fu eron decisivos
(véase t. rJ. capítulo "Neo y liberalismo"). A comienzos el e los 90. con la
obra compilada por Barry Levine, EL desafio neoliberal. se alcanza una
formulación madura y ampliada que . al trascender el espacio de las dis-
ciplinas económicas. trasciende también los lugares dond e se había ges-
tado (algunas universidades chilenas y algunas brasileñas) para abarcar
numerosas instituciones de casi todos los países del continente.
El neoliberalismo en los 90 se pensó como proyecto mod ernizador, en
lo que no hubo innovación respecto de las décadas anteriores. Más aún,
su crítica a otras escuelas de pensamiento se afirmó en la idea de que e ra
la única posición auténticamente modernizadora , apuntando en ocasio-
nes a mostraJ· otras posiciones y especialmente al pensamiento de la iz-
quierda como resabio conservador. 17 Esto sin m enoscabo de una proxi-
midad explícita de algunos neoliberales al pensamiento conservador: en
términos políticos, más bie n al ambiente anglófono y , en términos de la
vida privada, más bien al ambiente católico vaticano . 18

16. Edgardo Lander. "Modernidad, co1onialidad y posmod ernidad ''· en Emir Sacler [ed.),
Democracia sin exclusiones ni excluidos. Caracas, AL!IS-CLACSo-Unesco-Nueva Sociedad.
1998 , pp. 83, 84.
17. Véase Lucía Santa Cruz, "Tendencias de largo plazo. Modernidad y tradicionalis-
mo". en Libertad y Desarrollo. año l , W 3. Santiago d e Chile, septiembre de 1991 . pp.
10-12.
18. Véase Arturo Fonlaine Aldunate. "lrving Krislol. Ref1exion es de un n eoconserva-
dor··, en Estudios Públicos. N° 28 . Santiago de Chile, primavera de 1987. pp . 337 y ss.
Cuarto recorrido 115

La posición modernizadora del neoliberalismo está presentada quizá


con la mayor claridad así como con la mayor coherencia, en términos de
la trayectoria del pensamiento latinoamericano. por Carlos Alberto Mon-
taner. Éste, además de entroncarse con la época clé'!sica d e los liberales
d e 1850. en especial con Juan B. Alberdi, viene a re pon er de forma ac-
tualizada los tópicos clásicos del paradigma modernizador: la sospecha
frente a la identidad, la apertura al comercio internacionaL el fomento de
la inmigración, la presentación de modelos de desarrollo extralatinoame-
ricanos , la idea del atraso qu e debemos compensar con una marcha con-
tra el ti empo. Montaner resume esto en su idea de asumir el "factor he-
lénico" o "el hel enismo a marcha forzada", que son maneras refinadas de
plantear la occidentalización . 19
Al referirse al neoliberalismo en América latina ti enen inter és al me-
nos dos cosas: la primer a . mostrar su expansión . las redes que crea, las
instituciones . las figuras principales: la segunda. mostrar los desarro-
llos mé'ls originales qu e e ntre nosotros ha tenido esta escu ela de p ensa-
miento . Como todas las ideas o ideologías importadas , los primeros de-
sarrollos son muy ortodoxos y apegados a los textos inspiradores: con el
tiempo se empieza a pensar por cuenta propia: ubicando problemas par-
ticulares , elaborando conceptos. mestizé'!ndose con otras escuelas de
pensamiento prese ntes e n el espacio receptor. En los 90 la misma ex-
pansión y éxito en la implantación del neoliberalismo, tanto en el espa-
cio universitario como de la gestión pública y privada. permite que esta
escuela abandone las ortodoxias para dialoga r y mestizarse en especial
con el neocepalismo, por su parte bien mestizado con genes neolibera-
les. sin que por ello se perdiera el carácter d e uno ni de otro. carácter
no sólo en el ámbito de los paradigmas sino también en las institucio-
nes y las posiciones políticas. Mucho más apartado queda el dependen-
tismo, sobreviviente en México. principalmente en Brasil y con menos
fuerza en otros lugares. aunque en el seno de la sociología y no de las
ciencias económicas.
Se ha realizado ya una distinción entre liberalismo y neoliberalismo
(véase t. u. capítulo "Neo y liberalismo"), focalizada en la idea de "merca-
do". En todo caso es importante distinguir las posiciones liberales históri -
cas, matizadas, heterodoxas, no economicistas, como el caso de Octavio
Paz: las de los liberales sociales fundamentalmente desconfiadas de la
omnipotencia del mercado , sea en su acentuación filosófica (José Guilher-
me Merquior), económica (Hernando de Soto) o juiidica (Emique Ghersi) ,
y las de los neoliberales a secas como José Piñera , que enfatiza el merca-
do como categoria clave que marca la actividad económica, la política y la

19. Carlos Alberto Monlan er. No p erdamos también el siglo XXI. Barcelona, Plaza y Ja -
nés , 1997, pp. 69 y ss.
116 Eduardo Devés Valdés

dimensión sociocultural. Para estos últimos la inspiración en Frederik v~m


Hayek y Milton Friedman es decisiva. Las distinciones establecidas son
válidas sin menoscabo de que autores con diversos énfasis se hayan arti-
culado en una misma red , a pesar de las diferencias y matices. como ocu-
rre con cualquier escuela.

Setenta y ochenta

Durante los 70 y primeros 80 el neoliberalismo consistió en replan-


tear una posición modernizadora muy dura. que había sido cuestionada
por el liberacionismo, el dependentismo y las tendencias educacionales
indigenistas y agraristas. En el seno de la intelectualidad latinoamerica-
na, el período que va entre mediados de los 60 y mediados los 70 fue un
breve período de repunte identitario. El neoliberalismo vino a reponer,
con un proyecto ideológico muy diferente. un paradigma modernizador,
contra las herencias de Frankfurt, las formas de orientalismo o populis-
mo religioso, las posiciones que afirmaban la autogestión de las masas
populares. los afanes independentistas respecto del capital internacio-
nal. de búsqueda de modelos de desarrollo autónomo y las reivindicacio-
nes de la cultura popular o indígena.
En la propuesta modernizadora del neoliberalismo de los años 70, los
tópicos recurrentes, en la versión casi exclusivamente económica de esa
época, fueron: la disminución del aparato del Estado, la disminución del
gasto público y sobre todo la exclusión del Estado de la economía en lo que
se refiere a producción y servicios; la necesidad de equilibrios macroeco-
nómicos; la insistencia en las ventajas comparativas: la inclinación a abrir
la economía, a disminuir los aranceles y a dar seguridades al capital in-
ternacional. 20 Poco a poco. en los años siguientes fue generándose una se-
rie de desarrollos teóricos que aplicaban, matizaban, reelaboraban , adap-
taban. etc., los principios neoliberales. Pionero en este sentido fue el aná-
lisis del Estado mexicano realizado por Octavio Paz, análisis en el cual,
apuntando a sus vicios y apostando a su reducción. intentaba ver el pro-
blema con una variedad de perspectivas que superaban con mucho los di-

20. Véanse Affonso Pastare y Carlos Langoni. El milagro brasileño. Santiago de Chile,
m1c. 1976; Sergio de Castro, "El ladrillo": bases de la política económica del gobierno mi-
litar chileno. Santiago de Chile, CEP , 1992. Ello no quiere decir. por cierto. que estos tex-
tos sean una repetición escolástica o un comentario académico de las teorías de los
maestros. Son de hecho propuestas detalladas para Brasil y Chile, con abundante co-
nocimiento de ambos países y con propuestas específicas para los diferentes ámbitos.
No obstante ello. hay una elaboración teórica propia sólo muy elemental. Todavía no
hay categorías de análisis, detección de fenómenos específicos, elaboración de pro-
puestas renovadoras en el interior del universo neoliberal.
Cuarto recorrido 117

ch~s n eoliberales de la década; 21 algo parecido hizo luego su discípulo En-


23
rique Krauze 2 2 o, para el caso peruano. Luis Bustamante Belaunde.
Ta mbién desde el ensayo histórico el venezolano Carlos Rangel estudió los
mitos latinoamerican os conectándolos con ideas y mentalidades , ligando
"buen salvaje" y "buen revolucionario " con nacionalismo, chovinismo y
24
justificación para la ineptitud latinoamerican a. Se realizaron asimismo
algunos avances teóricos y aplicados sobre la literatura y el arte como los
25
del propio Octavio Paz y más tarde de Mario Vargas Llosa. Pero no sólo
ello, también los economistas. más propensos a la ortodoxia que los ensa-
yistas. comenzaron a apuntar hacia un pensamiento más autónomo. Fue
el caso de José Piñera, quien criticó el modelo de sustitución de importa-
ciones y desarrollo hacia adentro para proponer el modelo de un "desarro-
llo hacia fuera". 2 r; pero sobre todo y especialmente fue el caso de la obra
más importante del neoliberalismo latinoa mericano. El otro sendero, de
Hernando de Soto, pensando renovadorame nte y reivindicando el papel de
la economía informal. El mismo carácter renovador y heterodoxo de la
obra puede incluso hacer dudar de la legitimidad de considerarla parte de
la escuela neoliberal. Hacia 1990. Sebastián Edwards y Rudiger Dorn-
busch elaboraron la critica de la "macroeconom ía del populismo", y el en-
sayista cubano-españo l Carlos Alberto Montaner, sin s er economista, ela-
boró una crítica específica del cepalismo como escuela latinoamerican a,
sin llegar al cuestionamien to del estructuralism o o del keynesianismo .
En definitiva , se fue transitando de un neoliberalismo como receta-
rio para economías enfermas a un pensamiento más elaborado, más vi-
tal y más sensible, tendiente a inte rpreta r la realidad y a proponer polí-
ticas adecuadas. Por cierto, ello no aseguró mayor eficacia en escenarios
donde juegan múltiples dimension es y donde las ideas de los intelectua-
les, por sensibles o inteligentes que sean, no bastan para lograr los fines
que se han propuesto. Esto es muy relevante , puesto que el n eoliberalis-

21. Véase Octavio Paz, El ogro filantrópico. Historia y política (1971-1978) . Barcelona .
Seix Barral , 1981.
22. Véase Enrique Krauze. "América Latina : el otw milagro" , en Vuelta. N° 169, Méxi-
co, diciembre de 1990, pp. 25 y ss.
23. Luis Bustamante Bela unde, "Papel del Estado según la 'cultura política• peruan a",
en Barry Levine , El desafio neoliberal: el .fin d el te rcermundismo e n América Latina. Bo-
gotá, Norma, 1992.
24. Carlos Rangel . Del buen salvaje al buen revolucionario, Caracas, Monte Ávi la , 1976.
25. Véase Mario Vargas Llosa, La cultura de la libertad y la libertad d e la cultura. San-
tiago de Chile, Fundación Eduardo Frei. 1985.
2 6 . José Piñera, Iqforme económico 1976- 1977. Santiago ele Chile, Colocadora Nacional
d e Valores. 1978.
118 Eduardo D evés Valclés

mo chileno, mucho menos sensible que el peruano. ha sido sin embargo


notoriame nte más eficaz. Ello. en parte. se explica por la mayor conexión
y diálogo entre la clase política chilena y su intelectua lidad . dos sectores
que a menudo se funden .

Madurez y ampliació n del p ensamien to neolibera l

Sea como fuere. el caso es que el n eoliberali smo en América latina ha


mostrado al m enos tres procesos qu e se han d ecantado en los 90.

1) De más teoricista se ha ido transform ando en más latinoame ricano, o


de más ortodoxo en más hete rodoxo , o de más puro en más mestizo.
2) De casi teoría económic a pura a teoria económic a con proyeccio nes
hacia lo social, lo político y lo cultural.
3) De una ideología de cenáculos muy restringid os en unos pocos ·paí ~
ses a posición h egemónic a en numerosa s escu elas de economía . Es-
tados. organism os internacio nales privados o no.

Veamos cada uno de estos tres puntos con m ás detalle.

l) Se han destacado ya numeroso s avances del neoliberal ismo para abor-


dar dimension es particular es de América latina, proceso que s e dejó ver
en ciernes desde los 70. Un quiebre cualitativo puede marcarse con la
aparición del libro de De Soto, El airo sendero. durante la segunda mitad
de los 80. En los 90, este proceso continuó ampliándo se.
Ha sido una constante entre quienes se han opuesto al pensamie n-
to neoliberal y sobre todo a las políticas y sus consecue ncias en Améri-
ca latina, ubicarse por relación a Frederick von Hayek, en primer lugar,
y Juego por relación a Milton Friedman . Karl Popper y otros. Salvo ex-
cepciones , los críticos no han considera do discutir con los neoliberal es
criollosY Ello principalm ente debido a que el neolibera lismo latinoame -
ricano no lograba mostrar un perfil o un aporte. no habiéndo se tampo-
co desarrolla do investigac iones sobre esta corriente de ideas en Améri-
ca latina que pusieran de manifiesto las personas, las obras, las diferen-
cias, los mestizaje s.
Se destacan en Jos 90 1t res fenómeno s de latinoame ricanizaci ón: a)
los estudios sobre la historia económic a latinoame ricana; b) la creación
de categorías para abordar fenómeno s latinoame ricanos. y e) la investi-
gación sobre problema s específico s d e la economía latinoame ricana.

27. Véa se Edgarclo Lancler. Neoliberalis mo, sociedad civil y democracia : ensayo
sobre
América LaUna y Venezuela, Caracas, ucv. 1995.
Cua rto r ecorrido 119

Sobre la hi storia d e la economí a la tinoam ericana, s ea de l Estado e n


su particip ación o rel ación con la actividad económi ca o de la historia
de la s fu e rzas producti vas d esde una pe rspectiv a n eoliberal . se han ci-
tado ya las aproxim aciones d e Octavio Pa z y d e Enrique Krau ze para
México . y d e Luis Bustam a nte para Pe rú . Pu eden cita rse igu a lme nte los
de Mario Broders oh n o de Vittorio Corbo para América la tina com o
28

conjunto. acer cándose priorita riame nte d esde los m odelos de d esm-rollo
inte ntados. 29 Se trata de trabajos qu e apuntan a superar el cliché d e
una oposició n s im ple e ntre Estado/m ercado o la concepc ión de un Es-
tado tan torpe como corrupto. p a ra a nalizar casos es pecíficos . estable-
c iendo los matices correspo ndi entes.
Sobre la creació n ele categorí as para a bordar fen óm e n os la tinoa m e-
ricanos, es particul armente re leva nte aque ll a d e "macroe conomí a d el
populism o". A este respec to. la ob ra clave es la organ izada por Rudiger
Dornbus ch y Sebastiá n Edwa rds. Esa categorí a apunta a car acterizar
un tipo de comport a mie nto r ecurren te d e parte de los Estados la tin oa-
m e ricanos qu e s irv e p a ra explicar un a "inestab ilidad m acroeco nómica··
que ha s id o ''desde hace mu c ho t ie mpo caracter ística importa nte el e las
economí as latinoam e rican as" y s e defi n e p or "los episod ios infl aciona-
rios . las crisis en las b a lanzas d e pagos y los penosos esfuerzo s de esta-
b ilización ". Los regíme n es populist as "h a n in te nta do r esolver los proble-
mas de la d esigua ld a d del ingreso m ediante el u so de políti cas macroe-
conómica s de m a s iad o expa nsivas". Durante la s egund a mita d del s iglo
xx h a h a bid o sucesiva s caídas y recaíd as e n e l p opulism o. a parUr de la
inte nción por a lcanzar m etas di s tributiva s pero qu e termin a ron e n e l
fracaso. el dolor y la frustrac ión, plantean los a utor es. Las causas d e ta-
les caídas y reca íd as s on "los efectos devastad ores d e la Gran De pres ión .
las vastas d es igualdad es d e l ingreso, una confianz a ingenua en la ca pa-
cid ad el e los gob iernos para sa n a r todos los males socia les y econ ómi-
cos , y las ideas d e la C EPAL en los a ños 50". Esto h a ll eva do a la aplica-
ción de program as económi cos "que recurren e n gran m edida a l u so de
políticas fiscales y c rediticia s exp a nsivas y a la sobreval u a ci30ón de la mo-
neda p a ra acele rar el c recimie nto y redistrib uir e l ingreso" . Este "para-
digma popu lista" o "populis mo m acroecon ómico" o -como lo ll aman Bár-

déficit fiscal p o-
28. Véase M a ri o B rod er soh n. "C ri sis estru ctu ral del sect or públi co ,
y déficit r eprimid o: el caso d e Argentin a· . en F. de Holanda Barbosa , R. Dorn-
t encial
al crecimie nto en América Latina . Pan am á ,
busc h y M. S i monsen , De la estabil izac ión
C INDE, 1992.
en América Lati-
29. V éase Vi tto ri o Corbo. Las estrateg ias y las p olíticas d e d esarroll o
na: una persp eclit.•a h istórica. Santiago el e Chile, C I NDS, 1994.
mo en .la Amé-
30. Rucl iger Dorn busch y Sebastián Eclwar ds. Macroecon omía d el populis
rica LaUna. M éxico , Fondo de Cultura Eco n ómica , 199 1. pp. 9- 10, 15.
120 Eduardo Devés Valdés

bara Stallings y Robert Kaufman- esta "política populista··. especialme n-


te en las '"encarnacio nes más radicales (Juan Domingo Perón. Salvador
Allende y AJan García) ha conducido a grandes (y previsibles) colapsos
económico- políticos. Estos procesos se caracteriza n por los niveles de
inflación muy altos, la estancación del crecimiento económico y las ex-
portaciones . la fuga ele capital y la polarización política". 31
Sobre la investigació n en torno ele problemas o desafíos específicos
de la economía latinoameri cana, probableme nte lo más importante es la
cuestión de la deuda externa o del endeudami ento crónico. Víctor Elías
destaca , para explicar la desacelerac ión económica de los 80. la baja en
el producto bruto interno. que "muchas veces se ha comentado que el
elevado endeudami ento externo fue el principal causante del bajo cre-
cimiento". 32 El carioca Edmar Bacha elabora a este respecto la catego-
ría "países en desarrollo altamente endeudados " y la propuesta ele tra-
bajar con el concepto "transferen cias netas". más que con el de "entra-
das ele capital extranjero". 33 Por su parte, Mario H. S im onsen y Sergio
Ríbeyro da Costa utilizan el concepto "crisis de la deuda de los países
menos clesarro11ados" .:l 4 Otro problema ha sido el de la hipe rinflación.
Juan l. Cariaga , ocupándose del caso boliviano , busca las causas del fe~
nómeno que afectó al país en la primera mitad de los 80 argumentan -
do que '"Bolivia se había caracterizad o por ser uno de los ejemplos más
ilustrativos d e una economía de capitalismo ele Estado". Apunta a lo
que estima las posibles razones para "adoptar esta forma de adminis-
trar el Estado'· y destaca tres: "a) A partir d e 1950, las universidad es
concentraro n su atención en las teorías que daban un importante é nfa-
sis al Estado; b) las condiciones el e extrema pobreza estimularon la
adopción ele políticas macroeconó micas populistas; e) los agentes eco-
nómicos se acomodaro n a este estilo de administra r el Estado [y] así, un
importante segmento del sector privado quedó atrofiado por falta de li -
bertad económica" . Para salir de esta situación, causa de la hiperinfla-
ción , se debía eliminar el control d e precios , establecer un régimen de
cambio único y flexible, autorizar a los bancos a operar con moneda ex-
tranjera, clesregular el m ercado laboral , abrir el comercio exterior. esta-

31. Robert Kaufman y Bárbara Stallings. en R. Dornbusch y S. Edwards, ob . cit.. p. 24.


32. Víctor Elías, Fventes del crecimiento, Santiago de Chile, CINDE-Fundac ión Tucumán.
1992, p. 9 ,
33. Edmar Bacha . "Crisis de la deud a , transform aciones n etas y lasa de crecimiento
del PGI3 en los países en desarrollo ... en F. d e Hol a nda Barbosa, R. Dornbusch y M. Si-
monsen , ob. cit. , pp . 219-220.
34. Mario H. Simonsen y Sergio Rib ey ro da Costa. -El probl ema d e la deud a en países
de menos desarrollo: un a nálisis a través d e la teoría de los juegos ". en F. d e Holan d a
Barbosa. R. Dornbusch y M. Simonsen. ob. cit .. p. 223.
Cuarto recorrido 121

blecer indexación automática del tipo d e cambio y privatizar las empre-


sas del Estado. 35
Otra manera en que el pensamiento liberal de las úiUmas décadas ha
querido pensar la realidad latinoamerican a como especificidad es la em-
prendida por los dominicanos Miguel Sang-Ben y Andrés Van Der Horst.
Éstos, a diferencia de la mayoría d e los miembros de las escuelas liberales
ecientes. intentan una articulación de sus postulados al liberalismo de su
país. De hecho. su intención es enraizarse o revivir el ideario de próceres
como Juan Pablo Duarte o Ulises Francisco Espaillat. Según Sang-Ben y
Van Der Horst, el desafio del pensamiento liberal es. inspirado en esa tra-
dición , "examinar hacia dónde se enrumba el futuro dominicano vis a vis
el aceleramiento de los acontecimiento s: ante el desarrollo del socialismo
real . el liberalismo debe enfrentar el reto del desarrollo". Según ellos, las
masas empobrecidas del Tercer Mundo ansían libertad pero anteponen las
n ecesidades alimentarias, de salubridad y educación. Piensan que

... estas demandas se presentan cuando el Estado como instrume n-


to de desarrollo se encuentra en la qui eb ra fin a nciera más abso lu-
ta . cuando la credibilidad del pensamiento estatizante y populista se
encuentra en ple n a falta ele credibilidad y los proyectos inte rvencio-
3
nistas de la economía sufren el descrédito más absoluto r.

En este contexto plantea n que "el primer reto del liberalis mo es a de-
lantar una propuesta de desarrollo sostenible". Para pasar d el subdesa-
rrollo al desarrollo hay que aceptar que "el mecanismo del mercado es el
más idóneo para producir la acumulación de riqueza pero. al mismo
tie mpo, produce desequilibrios sociales importantes, por lo que ten emos
que desarrollar la conciencia de un compromiso ético con los más po-
bres" . A propósito de ello. Sang-Ben y Van Der Horst postulan la necesi-
dad de diferenciar a los auténticos liberales de "los reduccionistas «neo-
liberales» con los que se nos confunde". Según ellos, "el neoliberalismo es
un reduccionismo de las soluciones a la crisis ele la sociedad mediante
recetas económicas basadas en soluciones de m ercado , aun cuando éste
37
no tenga las condiciones sociales ideales para su implementació n" .
Piensan , por su parte. que "una de las variables novedosas en la pre-
sente coyuntura es la internacionaliz ación de los esquemas de coopera-

35. ,Juan l. Cariaga. EsiaiJilización ¡.¡ d esarrollo. Cochabamba, Fondo ele Cultura Eco-
nómica -Los Amigos del Libro. 1997, pp. 144. !50 y ss.
36. Miguel Sang-Ben y Andrés Van Der 1-lorst. "Ideales de antaf1o. necesidades pre-
sentes: el liberalismo dominicano como filosofía emerge nte". en B. Levin e, ob. cit., pp.
367-368.
37. Ídem , p. 368.
122 Eduardo Devés Valdés

ción de los mecanismos de mercado" y, en consecuencia, uno de los "es-


quemas en la agenda económica que debe asumir el liberalismo es la con-
formación de b loques regionales de comercio". En primer lugar, plantean
la n ecesaria coordinación entre República Dominicana y Haití aprove-
chando la coyuntura democrática. Piensan que "la integración de ambas
economías sobre bases institucionales es un imperativo liberal". Pero
más al lá, sostienen que ··ambas naciones enfrentamos el reto del Merca-
do Común del Caribe (Caricom)". Ven allí la posibilidad de ligar la "natu-
raleza cultural sajona" hasta ese momento (inicios de los 90) única en el
Caricom. con la hispano-mulata y la franco-creole que aportaría su isla.
Así se crearía un concepto de "G ran Caribe". De ese modo. afirman . "los
libe rales revolu cionaríamos la geopolítica subregional porque estaríamos
uni endo el istmo centroamericano a l Caribe insu lar"Y 8

2) Una segunda característica del n eoli beralismo criollo durante los 90 es


su apertura hacia dimension es no puramente económ icas. En este sen -
tido, probablemente la dimensión más im portante es la social.
El n eoliberalismo o la "economía social de mercado" es una estrate-
gia para generar crecimiento económico mucho más que para producir
distribución eq uitativa de los bienes o justicia social. Ello es sin duda así.
y esto se mu estra. entre otras cosas, en su dificult ad para asu mir la idea
de desarrollo como proceso integral , a pesar de los avances en tal senti-
do qu e se han mencionado. En todo caso. y a pesar de ello, los temas so-
ciales han ido ganando espacio en el universo conceptual n eoliberal. sea
esto por un principio ético de compasión con los pobres. sea porque se
estime que la pobreza es una carga exp losiva contra el sistema. sea por-
qu e se piense que niveles superiores de crecimiento exigen políticas so-
ciales que lo posibili ten. Es aquí. probablemente, donde Jo n eoliberal m ás
nítidamente empalma con lo conservador. en la m ed ida en qu e transpa-
renta. en ocasiones, la misma sensibilidad caritativa que animó al cato-
licismo preconciliar. Esta sensibilidad puede observarse e n Ernesto Fon-
taine. que ha sido profesor de la Universidad Católica de Chile. asesor del
Centro Internacional para el Desarrollo Económico (C!NDE) con sede en
Panamá y de la Fundación Miguel Kast de Chile. 39
Por su parte, para el Instituto Libertad y Desarrollo la lu cha contra
la pobreza debe afirmarse en focalizar las políticas, descentralizadas y
subsidiar la demanda. Para Patricia Matte el crecimiento económico es la
principal política social. Ello es particularmente importante en el Chile de

38. Íd em . pp. 368. 370.


39. Ernesto Fontaine. "Reflexiones en torno a las políticas reclistributivas del ingreso",
documento de trabajo N° 74, Santiago ele Chile. Instituto de Economía Universidad Ca-
tólica de Chile. 198 1.
C u a rto recorrid o 123

los 90 que no está afectado por restricciones de tipo estru ctural grave.
como la desnutrición . el a n alfabetismo o la mortalid a d infantil. Ahora
bien, piensa Patricia Matte qu e el Estado c hil eno debe "reconocer s u in-
capacidad pa ra resolver los probl emas de la pobreza s in la cola boración
d e las ins tituciones más adecu adas: la fa mili a , la Iglesia y la comunid a d
local organizacla".40 En esta misma línea puede n inter p retarse las tesis el e
Hernando d e Soto con relación a qu e "integrar a los pobres en la econo-
mía es una decis ión política" 41 (véase "Informalid ad ").
Pero las cu estiones sociales no han s ido la única preocupaci ón ex-
traeconómica del n eolibe ra li s mo d e la última d écad a d el siglo. La abe rtu-
ra del abanico temático cu bre dime nsiones políticas , intern aciona les y
comunicacion a les , entre otras.
El m ás importante de los temas políticos abord a do por los pensado-
r es n eoliberales. como se h a visto . es el de la de monización del aparato
d el Estado, pero en ello estrictam ente n o h ay mu c ha innovación . Más in-
novadores son cuand o ligan Estado y cul tura política. Se h a visto cómo
Octavio Paz y Luis Bu stanmnte es tudian la trayectori a del estatismo en
México y Perú respectivamen te. En un a persp ectiva similar, pero con di -
versas categorías. los nicaragüenses h a n querido entender la constitu-
ción de una c ultura política a utmi taria para lo c ual s e h a n entroncado
en la trayectori a del pensamiento n acion al qu e h a con s tituido la figura
d e Pedra1ias Dá vila y el síndrome violentista qu e desd e allí s e hereda. Es-
ta refl exión n o h a sido exclus iva de los n eolibe rales.
Emilio Álvarez Montalván, Silvia d e Fra nco y José Luis Velásqu ez Pe-
reira s e refieren a una cultura política m a rcada por la viole n cia . "Impre-
siona el círculo vicioso en que h emos vivido los nicaragü e nses en l 71
años de ind ependen cia, alternando hasta hace poco dictadura con gue-
rra civil"; esta cu ltura política h a gen erado inesta bilidad. ingobe rna bili-
dad y mi seria. 42 Silvia de Fra n co plantea el problem a de "un a econ omía
que estuvo a punto de cola psar" p or la mala gestión sanclinista. por la
distorsión somocista como "por el lastre d e una cultura política qu e pre-
43
valeció desde que Nicaragu a surgió como nación independiente ". José
Luis Velásquez Pereira d efine al somocismo com o "algo m ás que un s is-
tema político. económico y social" . como "una con cepción del mundo ba-

40. Patricia Ma Ue, .. Políticas prioritarias en la erra dicación de la pobr eza", en La pobre·
za: desafio de ayer y de hoy, Santiago d e C hil e, Institu to Libertad y Desa rrollo, 1994,
p . 92 .
41. Herna ndo d e Soto ... Entrevi sta··. en La Nación. Buenos Aires, 3 d e septiembre de
2000, sección 7 . p. 3
42. Emilio Álvarez Montalvan , Cullura política nicaragüense, Managua , Pa usa , 1999. p. 20.
4 3 . Sil vio de Franco, .. Esbozo para un modelo de desarrollo" en Rel!isla Nicaragüense. año
1. W l, Managu a , 1992, p. 23.
124 Eduardo Devés Va ldés

sacia en un conjunto ele antivalores que ha determinado el comporta-


miento ele gobernantes y gobernados a lo largo ele toda nuestra histo-
ri a".44 Para Álvarez Montalván , De Franco y Velásqu ez Pereira. la res-
puesta a los vicios ele esta cu ltura política es la reducción d el Estado y
de su poder económico y el reforzamiento de la sociedad civil que debili-
tará el personalismo. 4 5 Por su parte, Carlos Alberto Montaner se aboca a
la caracterización de la dictadura continental, intentando tipificar a Fidel
Castro en un prototipo en que aparecen Leonidas Trujillo, Juan Vicente
Gómez. Porfirio Díaz. ''No es un estadista de fines de siglo, sino de los 50
que tiene ideas ele la década de los 30, que vive hacia el pasado".46
Otro tema que aborda el mismo Montaner es el de las relaciones in-
ternacionales. Lo qu e preva lece en nuestras sociedades es la invención
cobarde que se llama "el principio de no injerencia en los asuntos de
otros países", que califica como .. amputar el juicio mora l de las relacio-
nes internacionale s y permitir qu e en nuestro vecindario ocurra cual-
quier monstruosidad " . Postula que "eso hay que cambiarlo. porqu e. ade-
más. ya no forma parte del mundo contemporáne o. Una de las caracte-
rísticas del mundo contemporáne o es la convicción d e que entre todos
hay que salvar la democracia y mantener los valores d emocráticos". 47
Respecto de la comunicación y la libertad de prensa. Montaner ha
destacado la idea de la "sociedad tolerante" donde "es el consumidor. en
última instancia, con s u elección soberana. quie n acaba por decidir lo
que deben recoger los medios de comunicación y no un hombre justo o
una junta de ciudadanos notables". 48 La "sociedad tolerante parte de la
base de que ningún modo d e pensar. ningún pe nsamiento pu ede o d ebe
ser privado de expresarse. En la sociedad tolerante todo puede y d ebe de-
cirse sin consecuencias y sin angustias porque ahí radica su vigor y su
razón ele ser··.-~ 9

44. José Luis Velásquez Pereira. "No existe tal cosa como un a lmuerzo gratis (Carta
abierta a don Alejandro Martínez Cuenca)" . en Revis ta Nicaragüense, arlo 1, No 1, Ma-
n agua. !992. p. 56.
45. Véase Eduardo Devés Valdés. "Pensando (en) Nicara¡2;ua hac ia el 20oo·· . en Alfredo
Lobato Blanco y Eduardo Devés Valdés, El pensamiento nicaragüense en el siglo xx, Ma-
n agua. UNr\M, 2003.
46. Carlos Alberto Monlaner. "A diez años ele la caída d el Muro de Berlín ... Serie Informe
Político. W 64, Santiago de Chile. Instituto Libertad y Desa rrollo. febrero de 2000 , p. 9.
47. Ídem. p. 10.
48. Ídem. pp . 83-84.
49. Carlos Alberto Montaner, "La sociedad tolerante y la libertad ele expresión''. en El
rol de los medios de comunicación en el proceso de imnsición y consolidación d emocrá-
tica en América LaUna, Costa Rica. II DH-CAPEI.. 1993. p. 76.
/,;íuu~
/!<}_ ~(¡_ .·' _;.,' f.).·G0
.o ~
::y
~~
1 ::::--;/ - ~~ · :~::: C1:r:
Cua rto r ecorrido 1 -~ -C : ;l <t;j ,.".
\ ~ _¿~ : e"·
.?¿ fñ
';;. /' ' \ \üi't.C~ l
3) La tercera característica a destacar es la importante ampliac;:rqn r y~

neoliberalismo . que h a ido h aciéndose h egemónico en escuel as de e~ GO ~/­


mía y organismos estatales así como en la banca y las e ntid ades inte rna~ _....-
cionales. Ocurrió de modo s imilar a l cepa lismo durante los 50 y piime-
ros 60. a unqu e en el n eoliberalismo fu e menos rápido y organizado. Ob-
viamente esta ampliación implicó una pérdida de la pureza ortodoxa qu e
inspiró a los primeros a utores, apóstoles de la buena nueva de Chicago.
Proliferación y mesti zaje son elem entos correlativos; ello ya se ha desta-
cado en relación con la obra compilada por Barry Levine.
Proba ble mente la red más importante y no totalmente ortodoxa es la
organizada por el CINDE ubi cado en Panamá y qu e ha dirigido Nicol;'ts Ar-
dito-Barletta. El C INDE contó con un conjunto de "asesores" de diversos
p aíses y de un "consejo directivo" y establ eció ad em ás una sc>ri e de acuer-
dos con otras institu ciones como la Fundación del Tu cumán (Argentina).
EDUCA (República Dominicana). Centro de Estudios de la Realid a d Econó-
mica y Social (Uruguay). Fundación Getulio Vargas (Brasil) y Centro de
Estudios Públicos (Chile). Por sí mis mo o e n colaboración. el CI NDE h a ido
publicando varias colecciones dando cabida d e manera prepondera nte a
a utores neoliberales, pero tambié n en a lgu nos casos a personas prove-
nientes de tradiciones diferentes. en particular d el cepalismo. Han publi-
cad o en las colecciones del CINm; au tores como Pedro Artiaga da . Víctor
Elías. Ta rsicio Castaüeda. Cla udio Sapelli , Dominique Hache tte. Rolf Lü-
d ers , Edgardo Zablotski. Gustavo Márquez y Beattice Weder.
En esta red . qu e no ha s ido úni cam ente latinoam ericana. han tenido
presencia importante los estadounidenses. no sólo el padrino Arnold Har-
berger (presente entre los asesores). sino vatios otros que h a n publicado
obras d e a utoría individual (Michael Boskin , Steve Hanke). como en coau-
toría con latinoa mericanos (Rudiger Dornbusch con Sebastián Edwards.
con Fern a ndo de Hola nda Barbosa o Mario H. Simonsen).
Se cierra el siglo en el pensamiento n eoliberal con EL misterio d eLca -
pitaL d e Hernando de Soto. Retom a ndo y reelaborand o a lguna s ideas de
EL otro sendero, quiere en este libro explicarse por qué el capitalismo no
ha funcionado para c uatro quintas partes d e la humanidad. Su explica-
ción es que los pobres poseen cosas como "capital mu erto", porque '·la
m ayoría de ellos no cu entan con los m edios de re presentar su propiedad
y crear capital". Es precisamente "la fa lta d e estas representacion es
esenciales" aquello que h ace qu e "personas qu e se h a n adaptado a todo
otro invento occidental no han podido produ cir capital suficiente para
h acer funcionar su capitalismo local". De esto se trata el misterio del ca-
pital. so

50. He rn ando de Soto, El misterio d el capital. Buenos Aires. Sudam ericana. 2000. p. 28.
126 Edua rdo Devés Valdés

Informalid ad

Se tra ta de un proble ma que adquirió gran importancia en la discu -


sión de fin d e s iglo y en torno del cual se enfrentaron pos iciones id eoló-
gico-política s. con m á s intensidad qu e respecto de otros. El informal es
un sector que convoca a las ONG, qu e despier ta s olicla rida cl , curiosidad ,
preocupació n y, en algunos casos , desprecio internacion al . Las percep-
ciones del probl e ma son muy a mbiguas. La informalida d, por sus cone-
xiones con la delincuenci a. con el n a rco tráfico, por s u asociación con lo
caótico, es un o de los asuntos sens ibles en la agenda de seguridad den-
tro de todas las nacion es, y punto d e encuentro y fri cción entre América
latina y Estados Unidos. Informalida d es pobreza y marginalid ad , es nar-
cotráfico, es creatividad y pote ncialidad económica. En tanto que tema,
la informalida d a pa reció en los 60, pero en el fin de siglo ha servido pa-
ra r enovar parte de Jos estudi os socioantrop ológicos sobre la marginali-
clacl , sobre las migraciones a las graneles ciud ades, sobre las conexion es
e ntre lo urba n o y lo rural. la costa y la s ierra. Desde los trab aj os pione-
ros de La rissa Acller sobre la m a n e ra como sob reviven los m a rginacl os.5 1
en Jos aiios 70 . h a ido convergiend o un conjunto de investigacio n es qu e
utiliza nu evas m etodologías para estudi a r la pobreza. por un lad o. y la
cultura popular. por otro. ~ Es s imul tán eamen te un tema que h a desafia-
2

do lacompren sión cepalino-de pendentista . la co mprensión m acondia n a


y la n eoliberal ortod oxa. En ese desafio se ha gestado el libro El otro se n-
dero, de Hern a ndo de Soto. En cierto m odo, la inform a lid ad es un a for-
ma de "nueva pobreza". a unqu e no la única (véase acápite "Pobreza-m ar-
ginación -exclu s ión -inequidad ").
Felipe Man s ill a. investigado r del CEBEM , 53 d estaca tres posiciones
teóricas a l a b ordarse el tema de la informalid ad : la marxista dependen-
tista. la neoliberal y la indigenista , qu e sirven ta nto para a n a li za r el

51. La rissa Adler, ¿Cómo sobreuiuen Los ma rgin ados?, México. Siglo Veintiun o, 2 ' ed. ,
199 7.
52. Véase la profusa bibliografía citada en la obra de Aníbal Quijano, La eco nomía po-
puLar y sus caminos en América Latina , Lima, Mosca Azu l. 1988.
53. Centro Boliviano de Estudios lnterdi sciplinarios. "El CEBEM es un a in stitución aca-
d émica privada c uyo objetivo es promover la investigación en el campo ele las c iencias
sociales. Sus principales á reas de investigación son : el Estado y el s istema político de-
mocrá tico; los problemas del d esarrollo econ ómico social y las políticas públicas: la
problemática y las políticas ecológicas, así como la cuestión regional. El CEBt:M desa-
rroll a sus ac tivid ades ele investigación p oni end o de relieve dimensi ones com pa rativas
relacionadas con los problem as centrales el e América Lati na, en un contexto de perma-
nen te diálogo co n centros de investigación de Bolivia y América Latina": foll eto ele pre-
sentación, La Paz, s/f.
Cuarto ¡·ecorrido 127

problema cuanto para la propuesta de políticas. Refiriéndose particu-


larmente a Bolivia, Mansilla afirma que "el surgimiento de la economía
informal y, sobre todo . su inesperada dilatación. parecen ahora encar-
nar un notable freno con respecto de las ilusiones concomitante s de
progreso mate rial permanente, modernización rápida y desarrollo cohe-
rente". En todo caso, agrega , la economía informal "representa el rever-
so -teóricamente no esperado- de esfuerzos intensos y de larga dura-
ción en pro de la modernización de Bolivia". A diferencia del caso pe-
ruano . en Bolivia 1a percepción social de la informalidad "se complica
por el h echo d e tener que incluir necesariamen te a los sectores il egal
delictivos , pero sin poderles atribuir funciones positivas y promisorias
para el futuro ··. En todo caso en Bolivia, insiste Mansilla. "uno d e los
puntos más sustanciales de la controversia teórica" atalie a la función
social. las posibilidades de crecimiento, la integración y las perspecti-
vas en el largo plazo de la economía informal . "teniendo e n cuenta su
conexión con el complejo coca/cocaína" . Aparecen entonces. en esta
discusión , diversas posturas que transparentan connotaciones id eoló-
gicas (y políticas, por cierto), entre otras, aquella qu e destaca "la eco-
nomía inform a l en c uanto fenómeno efímero qu e desapa rece rá con una
adecuada planificación estatal y con los avan ces del proceso de moder-
nización". la qu e entiende "la economía inform a l como una fuente com-
ple mentaria (d e índol e positiva) d el potencial de crecimiento de la eco-
nomía de libre mercado", a la vez que la que señala a la economí a in-
formal "en cuanto estrategia de vida autónoma y tradicion al ele dilata-
das etnias indígenas". 54
Enrique K.rauze ha puesto en relieve cómo en el seno del liberalismo
tanto Gabriel Zaid como Hernando ele Soto han enfatizado la necesidad
de la preocupación por lo microeconómic o. Zaid , por su parte, abogaba
por el n ecesario aumento ele los propietarios; De Soto había mostrado en
su obra las dificultades con que se encontrabatí. los pobres para e ntrar
en la economía formal y cómo habían cortado el nudo gordiano realizan-
do una revolución , saliéndose del sistema y construyendo al margen una
inmensa economía informal que podía ser el germen de un futuro empre-
sariado.
En una década el peruano realizó avances y reelaboracione s teóricas.
En una entrevista concedida a La Nación de Buenos Aires plantea que "la
raíz de la prosperidad es, como lo habían planteado Adam Smíth y Karl
Marx, la división del trabajo. Es decir, la especialización de una gran ma-
sa de gente que trabaja para hacer que sus activos produzcan una plus-

54. Felipe Mansilla. "Los enfoques teóricos para la explicación de la economía informal
y sus implicaciones socioeconómicas" , en Felipe Mansilla y Carlos F. Toranzo. Econo-
míairiformalyna rcotrájko, La Paz. ILDIS, 1991 , pp. 9 , 10. 13. 16, 17.
128 Eduardo Devés Valclés

valía". 5 ~ Ocurre que en los países andinos y en muchos otros de los pobres
"la mayor parte de la población sobrevive en el sector informal y no parti-
cipa del gran esquema de división del trabajo". De Jo que se trata enton -
ces es de que "los pobres puedan funcionar en el sistema económico y par-
ticipar de él" . Para que ello ocurra "una de las estrategias es hacer que sus
activos puedan entrar a l mercado". De hecho. la mayor parte de la gente
tiene importantes activos pero "no los tiene representados en forma tal que
puedan entrar en un mercado moderno". Se ha pensado que ellos deben ·
ser asistidos y que no pueden e ntrar en el mercado. Para que efectivamen-
te ellos puedan llegar al mercado con sus activos es necesario un gran pro-
grama político que pennita qu e pu edan ser "papelizados". Hay tierras. vi-
viendas, etc. , que no pu ed en ser objeto de hipotecas, ga rantías , compras
o ventas. Todo eso es capit al mu erto. Piensa De Soto que éste es un pro-
blema que no se habí a id entificado. un virus que genera una enfermedad ,
pero todavía desconocido. El trabnjo de Aníbal Quijano sobre ia economía
popular puede leerse precisamente como un intento de rebatir a De Soto.
aunque no se reduzca exclusivamente a esto. 56 así como el de Paul Singer
sobre globalización y desempleo. 57 entre varios otros.

Pobreza-marginación-exclusión-inequidad

La pobreza, sus significados y sus causas

La pobreza se dice cada vez de maneras más variadas. Los porfiados


hechos, los hechos contumaces , exigen un despliegu e d e imaginació n.
Diversas estrategias para entenderlos y expl icarlos ll evan a la prolifera-
ción conceptual que algunos han acusado. quizá frívolam ente. de pala-
bras que pretenden escamotear. ocu ltar. dulcificar la pobreza con el fin
de quitarle su crudeza. En los 90 la pobreza se dice de muchas formas:
"inequidad" , "exclusión·· . "informalidad", "marginalid ad'', "nueva pobre-
za", como también "miseria'' y pobreza de siempre, esa s imple y llana po-
breza sin conceptos ni apellidos, que no obstante algunos han llamado
"pobreza estructural". También se ha hablado de "desempleo" y "desi -
gualdad". Cada uno de estos conceptos pretende dar cuenta de una es-
pecificidad y, claro está, las precisiones terminológicas no bastan para

55. H de Soto. entrevista. cit. p. 3.


56. Véase Aníbal Quijano, La economía popular y sus caminos en Amér ica latina. Lima,
Mosca Azul. 1998
57. Véase Paul Singer, Globalizac;ao e d esemprego. Diagnóstico e alternativas, Sao Pau-
lo. Contexto. 5" ecl., 200 l.
Cuarto recorrido 129

alcanzar formulaciones del todo consensuales. Marginación-marginali-


dad ha llegado a transform a rse en un concepto que alude a los excluidos
de la globalización , como lo han marcado entre otras personas Leopoldo
Zea o Manu el Antonio Carretón , o excluidos de la ciudad moderna como
lo h a n puesto en relieve Enrique Ubieta Gómez y Francisco Weffort. Por
este lado, la marginación es un fe nómeno económico que alcanza ribetes
antropológicos, marcando una especie de subhumanidad que remontán-
dose podría asociarse a la idea de estar fuera de la historia , a la idea de
"condenados de la tjerra" de Fanon o de condenados por haber cometido
el pecado original de ser americanos de Murena. Esta marginación no se
cura sino con la construcción-reivindicación de una identidad que reco-
loque el centro en esta periferia. Allí la identidad es el punto de partida
para la afirmación de una humanidad que ha sido negada. 58 Fue sobre
esto que tanto se discutió en torno del v Centenario.
Bernardo Kliksberg denuncia "la escalada infernal d e la pobreza. que
ya llega a 215 millones de latinoamericanos, acortando sus años de vida
y trayendo «círculos viciosos malditos» de miseria. destrucción de la fa-
milia y degradación de la dignidad. [que] está en plena marcha en Amé-
rica Latina". Las causas d e ello , anota , serían, además de la negativa de
algunos a considerar el problema como algo real. "la distribución muy de-
sigual ele los efectos de las crisis económicas que . a través de políticas de
ajuste ortodoxas, han recaído especialmente en los sectores más desfa-
vorecidos" , a la vez que las "estructuras extremadamente asimétricas de
distribución de ingreso , las debilidades de la política social, los ataques
de ciertos sectores influyentes a la misma legitirrudad del gasto social". 59
Alberto Minujin y Gabriel Kessler se ocupan de la "nueva pobreza" o
de los "nuevos pobres". sector que ha crecido enormemente en la Argen-
tina y especialmente en el Gran Buenos Aires. Postulan que la profuncli-
clacl y la persistencia ele la crisis iniciada a mediados de los 70 hicieron
que "centenares de miles de familias ele clase media y ele ex pobres es-
tructurales -es decir. pobres de vieja data- que en el pasado habían po-
dido escapar a la miseria, hayan visto reducir sus ingresos hasta caer
por debajo de la «línea de pobreza»". Les interesa sobre todo estudiar ese
empobrecimiento ele una parte importante de las clases medias , contra-
cara ele la "nueva riqueza" que gozan en gran medida personas vincula-
das con el poder político , cosa que viene a marcar el hecho de que la nue-
va pobreza fue un acontecimiento económico , social y político. Articulan-

58. Véase Leopoldo Zea . Discurso d esde la marginación y la barbarie, México , Fondo de
Cultura Económica. 1988, p. 29.
59. Bernardo Kliksberg , "La escalada de la pobreza en América Latina", en Bernardo
Kliksberg (cornp.), Pobreza. w1 terna imposLergable. México. Cl.AD-Fondo de Cultura Eco-
nórnica-rNUD. 1993. pp. 11, 9 - 10.
130 Eduardo D evés Va ldés

do pobreza con pauperización y pa uperización con marginalida d , conclu-


yen que no es la pauperización en sí misma la que m a rgina "sino qu e la
excl u s ión se produce cuando la pobreza no da acceso a derechos com-
pensatorios". 60

Políticas contra la pobreza

Desde el punto d e vista n eoliberal. el crecimiento económico es la


principal política social y constituye la política m ás importante de supe-
ración de la pobreza. argumenta Patricia Matte, en el m arco del Institu-
to Libertad y Desarrollo. Piensa que ello es particularme n te válido para
el Chil e de los 90, dado qu e n o se encuentra ya afectado por "restriccio-
nes de tipo estructural grave, com o la desnutrición, el a n al fabetismo o la
mortalidad infa ntil ". En consecu en cia . el papel d el Estado deb e orientar-
se m ás bien a obtener información sobre Jo social y ponerla a disposición
d e quie n es se hagan ca rgo de estos problem as. Por lo d emás , el proble-
m a .social d ebe enfrenta rse m ediante el "subsidio a la demanda" y deben
ser los propios pobres . los ben efi ciarios. quien es d ecid an d ón de gasta r s u
bono para ed u cación y salud. " 1
Para Alberto Minujin , a dife re nci a d e los n eolibera les, la política so-
cia l es cons id erada "la h erra mie nta básica pa ra enfrentar dic hos proble-
m as", a lli se trata de "conced e r un tra tamiento privilegiado a los grupos
m ás d es fa vorecidos", ello con stituye una de las ori ent aciones políticas a
priorizar. Explicita m ás este asunto aJ destacar qu e. s egún su e nfoqt,te.
refiri éndose al co njunto de autores qu e pa rticipan en la coletá n ea (Luis
Beccaria. R. Carciofi, Estela Cos entino. J.C. Gómez Sabaini. Alfredo
Monza'. Emilio Ten ti Fanfa ni y J .J. San ti ere). "el Estado con stituye el cen-
tro o núcl eo de la problemá tica" de la desigualdad y la excl u s ión , en ra -
zón de que "desempeña un papel fundamental e ·insustituible en la defi-
nición de las políticas sociales y e n la regulación de las formas d e r edis -
tJibución social". 6 2
Adolfo Gurrieri describe lo qu e se e ntiende por s uperación de la po-
breza en los documentos eman ad os de d jversos organismos internacio-
nales ocupados del problem a. En éstos convergen la tinoamericanos con
otros muchos provenientes de diversos lugares del mundo, cu yos postu-
lados igu a lmente pretenden ser vá lidos tanto para este continente como

60. Alberto Minujin y Gabriel Kessl cr. La nueua pobreza en la A rgentina. Buenos A ires .
Pl aneta. 1995 , pp. 9. 11-12. 267.
6 1. P. M a tte. ob. cit. . pp. 92-94.
62. A. Minujin . "Introducción" , a A. Minujin (ed .). Des igualdad y exclusión. Buenos Ai-
r es. Unicef-Losada . 2" ed .. 1996 ( 1993). pp. 11 , 2 J.
Cua rto recorrido 131

para los d emás donde haya pobreza.G3 Gurrieri distingue tres tipos de
propuestas o de políticas para la superación de la pobreza: aquellas que
postulan que el ajuste estructural producirá crecimiento disminuyendo
la pobreza y que entienden que es necesario. por la dureza del ajuste.
proteger a los pobres durante este proceso: aquellas que d esconfían del
carácter automático d el ajuste como superador. al me nos a corto plazo.
d e la pobreza y se proponen huma nizarlo , combinando así el ajuste con
una mayor preocupación social y a quellas que postulan no un ajuste si-
no un crecimiento distribu tivo debido a que , sostienen. en el pasado hu-
bo momentos de crecimiento importantes. sin disminución equivalente
d e la pobreza. 64
Víctor Tokma n h a puesto reiteradament e énfasis en los consensos
qu e existen. sin desconocer diferencias , con relación a las políticas para
s upe rar la pobreza. En un texto publicado en 1995 destacaba cuatro a d-
quiridos vinculados a l tema: el crecimiento por sí solo no es suficiente pa-
ra disminuir los niveles de pobreza; un mejor nivel de ingresos no asegu-
ra mejores niveles d e desarrollo hum a no: las políticas a ntipob reza basa-
das exclu s iva mente en la redistribu ción d e ingresos o activos no son sos-
te nibles en el largo plazo: sin expa nsión económica. las posibilidades de
enfre ntar la pobreza son muy limi tadas .n5 Asimismo. en un texto publi-
cado en 1999 e n co njunto con Guill ermo O'Donnell se narra que , en el
m a rco del Proyecto Amé rica Lat in a 2000 del Instituto Helen Kellog el e Es-
tudios Internacion ales de la Univers idad d e Notre Dame. apoyado por la
empresa Coca Cola . se llevaron a cabo dive rsos semina rios sobr e proble-
m as políticos . económicos y socia les qu e enfren ta Amé rica latina e n el
umbral del nuevo siglo. Uno de éstos (1 996) estuvo d edicado a los pro-
bl emas y las tenden cias futuras de la pobreza y la desiguald ad en las d e-
mocracias latin oam eri can as. a m edida qu e se enfren ta n con mercados
cada vez m ás co mpetitivos y economías cada vez m ás a biertas como con -
secuencia de la libera lización econ ómica . Según se l'iala Tokman, el s emi-

63. S in duda. ello nos pone frente a la cu es ti ón de la pertinenci a. Estudiar el pensa-


mi ento o las propuestas de los organismos internacional es no es stricto sensu objetivo
d e este trabajo. Pero ta l como el estudi o d e la obra de los lati noa m erican os resid en tes
e n Estados Unidos o d el latinoamerica ni smo mundial , donde convergen oriund os de
América lati na con otros de múltiples proced_e ncias. los orga nismos internacion a les
son terreno front erizo , d e ampliación del es pacio de nu estro pen samiento. En todo ca-
so. no parece provec hosa una postura fundam enta lista qu e sólo se a bocaría a quienes
ha n naci do y residen dentro d el contin ente y piensa n y escriben en idiomas "latinos··.
64. Véase Adolfo Gurrie ri. "Pobreza, recursos hum a nos y estrategias ele desarrollo". en
B. Kliksberg (comp). ob. c it.. pp. 14- 18.
65. Víctor Tokman. "Pobreza y homogeneización social: ta reas para los 90", en José
Lui s Reyna (comp .). América Latina afines de siglo. México. Fondo de Cultura Econó-
mica. 1995. pp. 223-225.
132 Eduardo Devés Valdés

muio (en el que participaron además de O'Donnell y él, Osear Altimir. José
Mu rilo de Carvalho. René Cortázar, María Antonia Gallart. Carlos Filguei-
ra, Dagmar Raczynski y Charles Reilly) obtuvo varios consensos a los que
de nominó "Consenso de Notre Dame". Allí se destacó que el alivio a lapo-
breza debía ser un tema prioritario y que una mayor equidad era tanto
un fin en sí mismo como un instrumento para alcanzar ese objetivo. Se
reconoce igualmente que la pobreza y la desigualdad no pu eden ser su-
peradas por medio de cambios marginales en la orientación de las políti -
cas sino que es más bien n ecesario rediseñar sistemáticamente las polí-
ticas y las relaciones sociopolíticas. Se reconoce también que. e n la ac-
tu a lidad , las interacciones entre políticas económicas y sociales son más
importantes que nunca: en otras palabras, no se puede a lcanzar el éxito
económico si las condiciones sociales y laborales son inadecuadas. y no
se puede alcanzar el progreso social sin condiciones econó micas propi-
cias. Se propone que el Estado. el m ercado y la sociedad civil d eben es-
tablecer un nuevo equilibrio. dond e la sociedad adquiera un papel pri-
mordial sin debilitar al Estado y donde los mercados tengan la debida
responsabilidad en materia ele efici encia económica.m

Pobreza. aparLheid y utopía

El tema de la pobreza se h a transformado en uno de los más discuti-


dos en foros internacionales . las instancias de trabajo sobre ésta se han
multiplicado. Los latinoamericanos han entrado a tal la r en el escenario de
la sociedad mundial con sus comprensiones de la pobreza . con sus diag-
nósticos y propuestas. No podía ser de otro modo: la pobreza es compren-
elida con relación a las escu elas de pensamiento existentes (clepenclentis-
mo. n eocepalismo, neolibera lismo). con relación a otros temas el e discusión
(desarrollo con equidad. desarrollo sustentable, marginalidacl . exclusión).
con relación a los graneles tópi cos recurrentes (identidad. modernización).
Se ha puesto en relieve ya la relación entre pobreza. ma rginación . ex-
clusión e inequidad . a medias sinónimos. a medias form as d e señalar
otras dimensiones de un gran fenómeno con muchas ca ras . con muchas
expresiones. La pobreza y la miseria son eminentemente económicas. La
marginación y la exclusión también son económicas. pe ro en éstas tienen
más relevancia que en las otras los factores sociales, cu lturales y políti-
cos. Por cierto, el solo hecho ele usar más o menos estos diferentes con-
ceptos define la pertenencia a una u otra escuela ele pensamiento: allí se
marcan los énfasis que otorgan identidad en el campo intelectual. Alber-

66. Véase Víctor Tokman y Guillermo ODonnell (comps.). Pobreza y desigualdad en Amé·
rica Latina. Ternas y nuevos desafios. Buenos Aires , Paidós, 1999. pp. 11 - 12, 17-19.
C u arlo recorrido 133

to Minujin d estaca sus dife ren cias y no los consensos a l sei'ia lar que "la
probl em á tica d e la exclu s ió n h ace refe renci a no sólo a la s condi ciones de
vid a el e la población sino ta mbi én. y d e manera fundam enta l. a la a mplia-
ción y consolidación ele la dem ocracia ". Su preocupación es evita r, al me-
n os. qu e la s marcadas diferen cia s soci a les y la existen cia de poca inte-
g ración y mucha exclusión terminen por consolidarse , hacié ndose muy
difícilme nte reversibles. Para qu e ello no ocurra. la profundi zación de la
de moc ra cia y las acertad as políti cas públicas son cl ave . Ello s erá la base
pa ra una soci edad más equit.a tiva .6 7
Fra ncisco Weflort h a destacado las marcas de un a pa rtheid. más so-
cia l qu e racia l. en Amé ri ca la tina. a l indicar formas de exc lu sión cuyo re-
m edi o ve en el desarrollo ele ' !a de mocracia, a la vez qu e reconoce . en la
propi a s itu a ción de los excluidos. esfu erzos ele participación y el e fortale-
cimie nto de la soci eda d civil. Pa ra Weffort. la mod erni zación , la integra-
ción socia l y la democ ratización son parte de un mismo procf'so. Aboga.
e n ta l s entido . por una integr ac ión s ocial que reagrup e a "integra dos" y
"excluidos". una integración region a l y una internac iona l. r;s
Carlos Fra nco estudia la experi en cia ele una vill a cuyo origen estuvo
en una toma d e terre nos y la m a n er a como han logra do m ejora rse allí de
m odo importante los índi ces de salud y educación. supera ndo con mu-
c ho los ele otras region es pobres el e Perú. Franco d estaca las adversas
condicion es en qu e s e ini ció la Vill a El Salvador tanto como las aclversi-
cl a cl es del terre no en qu e s e insta ló. Destaca , ad emás . la moclalicla cl ele or-
gn.ni za ción y distribución del es pa cio . la específica moda lid a d de organi-
zació n de la población. como el contenido de un proyecto de desarrollo
económico y social. La lectura qu e h a ce Franco de la hi s tori a ele la villa
y de sus logros contiene un cl a ro componente utópi co , el e lo cu a l son ex -
presi ón ideas como la de gen era r una ciudad rel a tiva m ente a utónoma.
a utod efinirse como una comunida d propulsora de la a utogesti ón. la pro -
pied a d comuna l. coopera tiva o a utogestionaria. la utilización de insumas
loca les , el equilibrio entre las tecnologías.09
En el fin de siglo uno de los pocos que han formul a do un proyecto
cooperativo-autogestionario pa ra enfre ntar la pobreza ha sido Orlando
Núñez Soto con su Manifiest.o asociativo y autogest.ionario. 70 Otra pro-
puesta "alternativa" es la Pa ul Singer de la "economía solidaria " que se
e mparienta con el cooperativismo . Singer reivindica una "producción en

6 7. A. Minujin . ob. cit. , pp. 10- 12 .


68. Fran ci sco Wefforl , "La Am éri ca equivocad a" , en J.L. Reyn a (comp.) . ob . c il. , pp.
427 -42 8. 4 30.
69. V éase Carl os f'ranco. " La experi en cia de Villa El Salvador·. en B . Kliksb erg (comp.).
ob. cit. , pp . 424 y ss.
70. Orlan cl o Núñez Solo. Manijteslo asociaU11o y aulogestionario, M an agua. Cipres. 1998.
134 Eduardo Devés Valdés

gran escala sin el molde del gran capital". Piensa que "es posible y nece-
sario encontrar formas de quebrar el aislamiento de la pequeña y mi-
croempresa y ofrecer a ellas posibilidades de cooperación e intercambio
que aumenten sus posibilidades de éxito". Esto seria la economía solida-
ria. Dado que el capitalismo está pasando por una amplia transforma-
ción de las relaciones de producción y ello genera desempleo y precariza-
ción. Singer postula que "el movimiento obrero necesita encontrar estra-·
tegias contra el desempleo y la exclusión social" que no se limiten a la re-
ducción de la jornada laboral. "La construcción de la economía solidaria
es una de estas estrategias". Aprovech a la transformación en las relacio-
nes de producción para esbozar nu evas formas de organización de la pro-
ducción. sobre la base de una lógica opuesta a aquella que rige el mer-
cado capitalista. Esta economía alternativa funcionaría movida por la
"cooperación entre unidades productivas de diferentes especies. contrac-
tualmente igual por lazos de solidaridad''. 71
Otra propuesta alternativa, y ésta emergente de las comunidades
mayas , es la de "participación comunitaria para el desarrollo y la paz" .
Este proyecto apunta a combatir la excl us ión social y la situación d e sub-
desarrollo en que está el pueblo maya queriendo e n co ntrarse en los pro-
cesos de resistencia que éste ha protagonizado. afirma Benjamín Son
Turnil. Destaca que "en el caso particul a r del mod elo ele la participación
total de la comunidad se ha partido ele la identificación el e las principa-
les trabas estructurales que al interior o en relación a las comunidades
rurales obstaculizan el cambio y el mejora mie nto de las condiciones de
vida, facilitan la manipul ación y ubican a sus habita ntes _en una situa-
ción de clara desventaja fre nte al resto del pais {Gu atemala)" . Este mode-
lo de desarrollo comunitario quiere responder a un a vasta experiencia ele
iniciativas, por una u otra razón fracasadas . y para ello se ha propuesto
cuatro criterios: estructura para la pa rticipación comunitaria. diseño de
instituciones nu evas, autosostenibiliclad y capacidad de negociación .72
A diferencia del período que va de los aJ1os 50 hasta los 70. en qu e
la izqui erda se identificaba a partir de un economicismo más o menos
dialéctico. en los 90 su id entificación fue más bien social e incluso cul-
tural. El arielismo de la izquierda (como ya se ha insinuado . m ás bien
''neoarielismo" por lo calibánico, por su alusión al multiculturalismo y
por su reivindicación d e la cultura popular) viene a oponerse a una dere-
cha fuertem ente modernizadora en Jo económico-tecnológico. abierta al
mundo. a sus embates y sus desafíos, aunque pegada, en ocasiones. a

71. Paul Singer. ob. cit.. pp. 13 1- 132, 137-139.


72. Véase Benjamín Son Turnil. "La parli cipac ión comunilaria para el desarrollo y la
paz", en Mart a Casa ús y Juan Carlos Gime n o, Desarrollo y diversidad etLltural en Gua·
iemala. Guatemala. UAM·Al-:CI -CHOLSAMA.J. 2000. pp. 287. 292 y SS.
Cuarto recorrido 135

un conser\radurismo de las costumbres privadas y buscando identidad


en herencias-religiosas.
La derecha reivindica la economía y las armas en tanto que la iz-
quierda. despeñada. se aferra a lo político , a lo social y a lo cultural. En
las luchas de la realidad. como en las luchas entre las ideologías, el que
se siente ganador es quien reivindica la economía y las armas.-Los per-
dedores se consuelan con el derecho y la urbanidad. De este modo pue-
de ser entendida la postura de un socialismo concebido como democra-
cia, multiculturalismo y solidaridad, eso que puede llamarse un socia-
lismo de ONG.

Desarrollo

El tema del desarrollo tomó un nuevo impulso en los 90. El proyec-


to cepalino (neocepalino) de "desarrollo con equidad'' fue el más impor-
tante en el escenario intelectual latinoamericano , pero no el único. ''De-
sarrollo a escala humana", "desarrollo sustentable". "desarrollo huma-
no", "economía solidaria", fueron otras propuestas que ganaron un espa-
cio. El neocepalismo marcó una respuesta al pensamiento neoliberal que
tanto impacto causó en los 70 y los 80. fue una respuesta asuntiva en lo
teórico y quiso ser una reacción en la práctica a más de una década pe r-
dida por la economía continental.
El neocepalismo. y es justo llamarlo así debido a las diferencias con
el modelo clásico de los 50 e incluso con el reformado y más social de los
60-70, se constituye recogiendo su propia herencia, a la vez que toma
elementos de otras escuelas de pensamiento y reelabora las propuestas
con relación a los nuevos desafíos de la década perdida: la recesión. el
endeudamiento crónico. el aumento en la pobreza y sobre todo la inequi-
dad. En el neocepalismo convergen una serie de trabajos que se venían
haciendo en su entorno: los aportes de Osvaldo Sunkel de un "desarro-
llo desde dentro", los aportes de lo que se ha llamado el "neoestructura-
lismo", los de Fernando Fajnzylber y la "transformación productiva·· pa-
ra llenar el "casillero vacío". los de Fernando Calderón sobre democracia
y movimientos sociales (véase acápite "Movimientos sociales") donde la
CAPAL y FLACSO se acere~ hasta toparse. los del mismo Calderón con H0-
penhayn y Ottone sobre la importancia de la cultura para los procesos de
modernización (véase acápite "Modernización y modernidad") .
Cepalismo y neoliberalismo dialogaron y polemizaron sobre el desa-
rrollo. Temas como los equilibries macroeconómicos y la equidad han si-
do de los más puestos en relieve. Fajnzylber, fallecido a 11nes de 1991 , se-
I1aló la existencia de cuatro aparentes similitudes entre ambas posicio-
nes: la necesaria introducción de cambios urgentes en el manejo econó-
136 Eduardo Devés Valdés

mico, la importancia que se otorga a la inserción internacional, la impor-


tancia de modificar el papel del Estado y la importancia de cautelar los
equilibrios macroeconómicos. 7 :3
Pero las similitudes son más de forma que de contenido, piensa el
mismo Fajnzylber. Las importantes diferencias residen , en primer lugar.
en el método de elaboración de la propuesta: la propuesta de la CEPAL se
construye a partir de la realidad de los años 80, del contexto internacio-
nal , en tanto que la propuesta neoliberal se construye a partir de un
modelo teórico. La segunda diferencia se refiere al tema de la equidad:
el neoliberalismo pretende que ésta se resuelve a partir del mercado o a
partir de planes destinados a la extrema pobreza; para la Cl>PAL, en cam-
bio. la equidad se considera necesaria para la competitividad. La terce-
ra diferencia involucra al progreso técnico y su centralidad para elevar
productividad y competitividad. La cuarta diferencia tiene que ver con
la inserción internacional que. afirma la CEPi\L, debe basarse en una
"competitividad auténtica" y no en la reducción salarial o en la explota-
ción de recursos naturales. La quinta se refiere a la articulación produc-
tiva entre las diferencias sectoriales. que la propuesta n e oliberal conci-
be como "neutrales". La sexta apunta a la concertación estratégica pú-
blico-privada y no a la reducción sistemática del Estado. La séptima es
que la CE:PI\L considera necesario pero no suficiente el equilibrio macroe-
conómico. 74
En el pensamiento ce palino. tanto la asunción de inspiraciones o
preocupaciones provenientes del neoliberalismo como la asunción d e
nuevos desafios de la realidad se produjeron desde temprano. Ya en los
80 se habían producido trabajos importantes con relación a los cambios
que iban a cristalizar en la última década del siglo. Un primer aporte ve-
nía del neoestn1cturalismo presente, al decir de Nora Lustig. desde la se-
gunda mitad de los 70. El pensamiento estructuralista fue desplazando
su objeto de estudio, concentrando su análisis cada vez más en los pro-
blemas y en las políticas de corto plazo, en tanto que los pensamientos
sobre estrategias de desarrollo perdieron ímpetu. Destaca Nora Lustig
que una de las diferencias importantes entre estructuralismo (léase , ce-
palismo clásico) y neoestructuralismo "es reconocer que no se pueden
hacer recomendaciones con la mirada tija en el largo plazo sin estimar las
repercusiones resultantes de cualquier proceso de cambio estructural y
sin tener modos de enfrentar los procesos orientados en la transición".
Por ello, el neoestructuralismo se hizo en cierto modo coyunturalista,
apuntó al corto plazo, "ocupándose de analizar los procesos inflaciona-

73. Véase Fernando Fajnzylber. "La CEPAL y el neoliberalismo", en Reuista de la CEPI\L,


W 52. Sanliago de Chile , abril ele 1994, p. 207.
74. Ídem. pp. 207-208.
Cuarto recorrido 137

ríos y proponer formas de combatirlos". En el contexto de los 80. referir-


se a los grandes proyectos de desarrollo no queriendo mirar la coyuntu-
ra de hiperinf1ación o hiperendeudamiento habría resultado entre esqui-
zofrénico y cobarde. El neoestructura lismo de Nora Lustig es cercano al
pragmatismo neoliberal. Piensa ella que en 1990 "se admite que los bue-
nos deseos en relación con cambios en la distribución del ingreso o ele-
vación de los niveles de vida son dolorosamente insuficientes", y ello por-
que "algunas de las experiencias en América Latina mostraron que los
procesos red istributivos o los intentos por impulsarlos pueden generar
fuertes desequilibrios económicos, políticos y sociales". 75
Si, por un lado, el surgimiento d el neoestructuralismo es en cierto
modo la introducción del pragmatismo para mirar el desarrollo y contri-
buye así a repensarlo o r eformularlo , por otro, con un sello muy diver-
so se encuentra la propu esta de un "d esarrollo a escala humana" . mar-
cada con una impronta utópica muy nítida . inspirada por Manfred Max
Neef y el Centro de Alternativas d e Desarrollo (cr:I;AUR). 7 G En ese marco
se denuncia que las concepciones d el desarrollo que han dominado el
escenario latinoamerica no "no han logrado satisfacer las legítimas ca-
rencias d e las mayorías latinoamericanas", por lo cual "una nu eva con-
cepción h a de orientarse primordialmente hacia la adecuada satisfac-
ción de las n ecesidades humanas". Pretendían superar la mera declara-
ción de buenas intenciones destacando que "si el desarrollo futuro no
podrá sustentarse en la expansión de las exportaciones. por las barre-
ras existentes, ni en sustanciales aportes de capital forán eo por las
drásticas limitaciones que impone la deuda externa, la nueva concep-
ción ha d e orientarse in evita bleme nte h acia la generación d e una cre-
ciente autodependencia". Precisamente, y aquí aparece la mayor carga
utópica , lo que se llama "desarrollo a escala humana" se concentra y
sustenta en la generación de "niveles crecientes d e autodependencia", a
la vez que "en la articulación orgánica d e los seres humanos con la na-
turaleza y la tecnología, de los procesos globales con los comportamien-
tos local es, de lo personal con lo social , de la planificación con la auto-

75. Nora Lustig. "Equidad y desarrollo". en Osvaldo Sunkel (comp.). DeswTOllo desde
dentro, México. Fondo de Cultura Económica, 1991. p. 99·1 02.
76. En 1986 el CEPAUH se de finí a como "una orga nización profesional no gubernamen-
tal de proyección internacion a l, dedicada mediante inves tigaciones d e tipo transdisci-
plinario y proyectos de acción , a reori entar el desarrollo a través de la promoción d e
formas d e a utodependenc ia local y de la satisfacción de necesidades huma nas funda-
mentales y, en un sentido m ás gen eral , a promover un Desarrollo a Esca la Huma na".
Allí trabaj aban o colaboraban Man fred Max Neef, Felipe Herrera , Hugo Zemelman, Luis
Razeto. Ma rtín Hopenhayn. Jorge Jatobá. Rocío Grediaga. Carlos Aveline. Luis Wei ns-
tein , entre otras personas. CI::I'AUH. Desarrollo a escala humana: una opción para el fu·
turo, Motala (Suecia). Develop ment Dialogu e. 1986.
138 Eduardo Devés Valdés

nomía y de la Sociedad Civil con el Estado". 77 El desarrollo a escala hu-


mana se hace de este modo una estrategia de crecimiento que se reali-
za en la reconciliación de los seres humanos consigo mismos.

Transformación productiva con equidad

Por todo esto la década de los 80 constituyó, en términos históricos.


un punto de inflexión entre el patrón de desarrollo precedente y uno nue-
vo , aún no suficientemente perfilado. Década de desarrollo perdido y de
aprendizaje doloroso, se trata de la base a partir de la cual se podrá re-
cuperar una senda de crecimiento, esta vez, con un esfuerzo sostenido
para superar los rezagos en los ámbitos de la equidad y la compe titividad
internacional , y en un contexto ambientalmente sustentable. El docu-
mento de la CEPAL de 1990. Transformación productiva con equidad, quie-
re contribuir a esa tarea . Se trata nada menos qu e d e reencontrar el ca-
mino para acceder al d esarrollo. Pero la superación ele la crisis lleva im-
plícita una acumulación extraordinaria de exigencias. Tan sólo a título
ilustrativo: "De un lado es preciso fortal ecer la democracia: de otro, hay
que ajustar las economías. estabilizarlas, incorporarlas a un cambio tec-
nológico mundial intensificado , mod ernizar Jos sectores públicos. elevar
el ahorro, mejorar la distribución d el ingreso, implantar patrones más
austeros de consumo, y hacer todo eso en el contexto de un desarrollo
ambientalmente sostenible". La propuesta para los 90, común pa ra todos
los países d e la región. es "la transformación de las estructuras produc-
tivas en un marco creciente de equidad social". 78 ·

Por cierto. ello sólo será posible si se dan condiciones externas: gra-
do de apertura del comercio internacional y manejo d el endeudamiento.
También deben darse condiciones internas, como la corrección ele los de-
sequilibrios macroeconómicos y la posibilidad ele financiar el desarrollo
teniendo en cuenta la transferencia d e recursos al exterior. Para lograr
un proyecto de esta envergadura será necesaria la cooperación entre go-
bierno y sociedad civil. cuestión que otorgará suficiente credibilidad pa-
79
ra que los países industrializados asuman su propia responsabilidad.
Se establece una serie de criterios como que la transformación pro-
ductiva con equidad ha de lograrse en el contexto de una mayor com-
petitividad internacional. que esta competitividad posee un carácter sis-
témico, que la industrialización constituye el eje de la transformación
productiva, que ésta debe ser compatible con la conservación del medio

77. Ídem. p . 14.


78. C EPAL. Tran!:¡[ormación producliva con equidad, Sanliago de Chile. CF:PAL, 1990, p. 12.

79. Ídem . p. 13.


C uarto r ecorrido 139

ambiente y qu e ésta es incompatible con la prolongación d e rezagos en


relación con la equidad.so
La propia CEPAL quiso otorgar a este documento el carácte r de un hi-
to en el ejercicio de la refl exión iniciada mucho antes. En tal sentido. en
1992 se alude a varios documentos de los años 1985, 1987 o 1989 qu e
fueron antecedentes d el producido en 1990, a la vez qu e s e d estaca que
en ese documento qu edaron muchos aspectos insuficienteme nte aborda-
dos , h echo qu e implica la n ecesidad de continuar elaborándolos en lo fu-
turo a partir de los criterios a llí s eñalados .8 1
Varios de los "líderes intelectua les" d e la cro:PAL realizaron acotaciones
o precisiones al nu evo proyecto. Fernando F'ajnzylber instaló la categoría
d el "casille ro vacío" para m a rca r la incompatibilid a d de hech o en Améri-
ca latina entre crecimiento y equid ad . Para qu e sea posible compatibili-
zar equidad con crecimiento reformula las propu estas a nteriores del ce-
palismo en t érminos de una "transformació n productiva con equidad".
Propone una serie de ini ciativas que deb en favorecer la equidad: distri-
bución de la propiedad . calificación de la mano de obra , elevación d e la
productividad y de las remuneracion es, educación y difusión de la lógica
industrial qu e hará a la sociedad más receptiva a absorber el progreso
técnico. Ahora bien . la clave para armonizar crecimiento y equidad, ade-
más de cautelar los equilibrios macroeconómi cos, consiste en "una
transformació n productiva que pe rmita elevar la productividad de la ma-
no de obra, sustentar la competitividad internacional «auténtica» apoya-
da en la incorporación del progreso técnico . fortalecer y ampliar la base
e mpresarial latinoamerican a , elevar básicamente el nivel de calificación
de la ma no de obra y lograr el establecimient o ·de relacion es de coopera-
ción constn1ctiva entre el gobierno, el sector e mpresarial y laboral". 82
Por esa misma época, Enrique Iglesias destacaba varios aspectos que
d ebía considerar una agenda para la década: viabilidad económica y con-
solidación de las reformas ; sustentabilida d social, ambiental y política
del modelo; reforma del Estado, fortalecimiento del sector privado, mo-
d ernización tecnológica. formación de recursos humanos. consolidación
y expansión de los procesos de integración y nuevas formas de inserción
internacional .83

80. Ídem , p. 14.


81. C EPAL. Equidad y transformación productiva: un enfoque integrado. Santiago d e Chi-
le. CEPAL, 1992, pp . 7-8.
82. Fern a ndo Fajnzylber. "Indus tri a li zación en América Latina. De la •caj a n egra• al
•casillero vacío•", en Nueva Sociedad , N° 118, Caracas, m a r zo-ab ril d e 1992 , pp. 22-
23. 26.
83. Enriqu e Iglesias. -Hac ia una agenda econ ómi ca para los años 90". en Estudios In-
ternacionales. ario XA"V. W 99. Universida d de C hil e. julio-se ptiembre de 1992. p. 322.
Edu a rdo Deves Valclés
140

lación "d esarro llo


Osval do Sunkel. por su parte. propo nía la formu
de Ra ú l Prebi sch qu e
desde dentr o". A difere nci a de los escrit os clásic os
d el merca do intern o y
ponía n el acent o en la dema nda. en la expan sión
propu esta apun ta a la acu-
en el reemp lazo de los biene s impor tados . su
ctivid a d. Piens a Sunk el qu e la
mul ación . al progr eso técni co y a la produ
dentr o. y cita las expre sione s de
estrat egia del desar rollo indus tri a l desde
o por confi gurar un a estru ctu-
Fajnz ylber. es "un esfue rzo creati vo intern
poten ci a lidade s es pecí-
ra produ ctiva que sea fun ciona l a las caren cias y
el Estad o. la integr ación y la coope ra-
ficas nacio nales ". En tal esque ma,
se redim ensio nan . La integr ación conti-
ción region al latino ameri canas
a para favore cer la estrat egia expor ta dora y d e
n ental debe s er repen sad 84
sustit~ci ón eficie nte de impor tacion es .
Unida s , el Progr a-
Simu ltáne ame nte, otra instit ución d e Nacio nes
D) lanza ba tamb ién
m a de las Nacio nes Unida s para el Desar rollo (PNU
no. qu e s eñala en la
en 1990 el prime r Ir1]orme sobre Desa rrollo Huma
nació n está en su gen -
ve rsión de 1995: "La verda dera riqu eza d e una
un a mbie nte propi cio para
te. El obj etivo básic o d el desar rollo es c rear
a vida prolo ngada . salud able y
que los seres huma nos disfru ten de un
85
crea tiva".
reenc i a en que las
El conce pto d e desar rollo huma no refu erza la c
a r en el proce so de d esa rroll o y b e n efi cia rse
perso nas d eb erían pa rticip
ial , no propi ame nte
con él. ~ 6 El PNUD es un organ ismo de cará cter mund
sobre la base de re -
latino amer icano como la Ct:;PAL. pero se estru ctura
se!'i.ala ba qu e el PN I JD
gione s. Elena Martí n ez. direct ora region al. en 1999
por Nacio nes Unida s
"logró concr etizar un objet ivo la rgam ente busca do
en la tra dici ón del hum? -
y por los prom otore s d el desar rollo inspi rados
m á s por su contr ibu ción a
nismo : conce bir el progr eso d e las nacio nes por el
las perso nas qu e solam ente
la realiz ación concr eta e integ ral de ria s ".
mías y de sus cuent a s mone ta
gra do de crecim iento de s us econo está
del conce pto "desa rrollo huma no"
Según El ena Martí nez el origen
es Unida s: los e re- d
íntim amen te liga do a l ma ndato centr al d e Na cion
s ión sobre el desar ro-
chos huma nos. Esto signif ica "mod ificar la discu
el ce ntro de toda refl e-
llo". es d ecir, "pon er a las perso nas concr etas en
a d urge nte d e nu estra s
xión y acció n", cosa que "resp onde a un a neces id
nte sobre todo e n un
socied ad es y a una aspiración profu nda de la ge
ta el "d es a rrollo hu-
mund o globa lizado y merca ntiliz ado". A esto apun
a las oport unid ades
m ano". qu e es defini do como "el proce so qu e amplí

o a l desarr ollo desde dentro ", en J .L.


84. Osvald o S unkel. -oel desa n ollo hacia adentr
Reyn a (com p.). ob. cit. , p . 49. 43-44. 55.
, J 995, p. 133.
Iriform e sobre D esarro llo Huma no 1995. México
PNUD ,
85. PNUD.

86. idem. p. J 33.


Cuarto r ecorrido 141

y capacidades de la gente pa ra realizarse individual y socialmente en


sus vidas concr etas". 87
Elena Ma rtínez con ecta el desarrollo humano con la globalización.
ente ndida como la planetarización d e las relaciones económicas, políti-
cas . culturales y técni cas. Des taca qu e las tend encias d e la globaliza-
ción dependerán en cierta m ed ida de los actores sociales qu e son los lla-
m ados a "inventar y a desarrollar formas nuevas de conducción social
d emocrática de los m ercados . de las comunicaciones, de las tecnologías
y d e las redes d e globa li zación para pon e rlas al servicio ele la gente y de
todos Jos pueblos". La globalización, a la vez, pu ede ser ·;una oportuni-
dad para la soi'lada «patria grande » latinoamericana". Para ello s e reque-
rirá del forta lecimiento de instituciones, de cultura y ele h erencias his-
tóri cas. H8

Las relativizaciones: posmodernismo, indigenismo , poscolonialidad

Ahora bien . si pu ed e decirse que e n torno de la propuesta del desa-


rrollo existe n diversas formul acion es, puede decirse también qu e se tra-
ta de uno ele los conceptos m ás consensua les. Por ello mis mo pasa a ser
parte d e la me ntalida d ele los lat inoam eri ca nos d e .la segunda mita d del
sigl o: es un concepto que está en todas las mentes. sobrepasando acen-
tuacion es o dife renci as. Sin emba rgo , no es universaL ni s iquiera en el
espacio intelectual.
Desde muy antigu o el pensa miento la tinoa m ericano en su trayecto-
ria ensayísti ca o de las cienci as sociales ha qu erido pensar desde sí mis-
mo. cortando ese nudo gordia no qu e h a sido s u obsesión por s er copia
sin originalidad . En los final es del siglo xx , este a fá n de originalidad fu e
también puesto en el tapete sobre num erosos temas, incluso sobre el
más consens u a l de todos: el d esarrollo . Celso Furtado ya lo había h echo
hacia 1960 al ll a mar a ela bora r una teoría d el subdesarrollo, pero duran-
te la última década del s iglo xx esta critica a un paradigma "central" to-
mó otro cariz. Por ejemplo. Ferna ndo Mires trata de mostrar cómo el de-
sarrollo no fu e s ino un eufemis mo para continuar procesos de coloniza-
ción b ajo otras formas. en tanto lo qu e produce es miseria y pobreza. Los
científicos sociales, sobre todo los sociólogos. r esponsables de interpretar
y moldear la sociedad a través de esta ideología . se aislaron de los proce-
sos reales qu e pa rticul a rizan a nuestro continente y s e olvidaron d el ac-

87. Elen a Marlínez. "Di scu rso directora regional PNUD .. . en PNUD, D esarrollo hum ano !J
globalización. Santi ago de Chile . PNUD-Minislerio Secretaría General del Gobierno de
Chile, 1999, pp. 18- 19.
88. Ídem. pp. 20. 24-25.
142 Edua rdo Devés Va1dés

tor social. Así resume Yraima Camejo las propuestas del chileno-alemán
Ferna ndo Mires. 89
Por su pa rte Arturo Escoba r ha qu erido "analizar el d esarrollo como
disc urso··, lo que "significa suspender su natura lidad aparente" . Para lle-
var a cabo este proceso desconstructivo s e pregunta: "¿Cómo. a través de
qu é proceso y con qu é consecu en cia nos definimos -África, Asia y Amé-
rica La tina- como "SUbd esarrollados»?". Piensa el colombia no-estadouni-
d en se que la planificación es, desde esta perspectiva , "una práctica pa-
radigm á tica de la modernización y su racionalid ad", transformándose e n
"la tecnología política más importante del proyecto de la modernidad en
el Tercer Mundo". Destaca qu e "la cris is de la d euda, la h a mbruna, la
creciente pobreza, d esnutrici ón y violencia son apenas los síntomas má s
patéticos del fracaso de cincu enta años d e desarrollo" y , a nte el escánda-
lo que ello significa, reitera la pregunta por examinar las razones qu e tu-
vieron ta ntos países para comenzar a consid erarse subdesarrollados a
comienzos ele la segunda posgu erra. Pa ra elucid a r tal cuestión. Escobar
propone estudiar el desarrollo como di scu rso . sosteniendo que ello "se
asemeja al a n á lisis de Said en los discursos sobre el Orie nte" .9 0
Heredando la relativización h echa por Escobar y agregándole una ar-
gume ntación indigenista, Marta Casaú s y Juan Ca rlos Gimeno se propo-
nen pensar "la diversida d cultura l como motor del desarrollo". Problema-
tizando a partir de Foucault la relación e ntre conocimiento y desarrollo ,
ponen eri. relieve qu e e n la(s) noción(es) d e desarrollo "se desatendi eron
[sic] por completo de la comprensión de la naturaleza y la significación de
las concepciones de estas sociedades acerca de la buena vida, la vida de-
seable y !'as vías para alcanzarla" .9 1 Curiosamente los autores, pa ra for-
mul a r y reformular sus interroga ntes, salvo un par de excepciones, sólo
recurren a autores no latinoamericanos y no se hacen cargo en ningún
caso de la trayectoria latinoamericana d e estudios sobre el desarrollo.

89. V éase Yraim a Cam ejo. El d ebate acilwl en las ciencias sociales latinoamericanas.
Caraca s. ucv, 1995. p. v .
90. Arturo Escob ar . El final del salvaje: naturaleza . cultura y política en la antropología
contemporán ea . l::logotá , JCAN-CEREc. 1999. pp. 25 -26. 35. 3 7 .
91 . M . Ca saús y J. C . Gimen o. Desar mllo y divers idad cultural en Guate mala, Guatema-
la , UAM -1\EC I- CII OLSI\MAJ, 2000 , pp . 13 , 3 0.
QUINTO RECORRIDO

Integración

En el interior cte l pensa miento latinoam ericano uno d e los temas más in-
tegradores h a sido, justa m ente , el de la integración . En torno de éste se
han articulado o, al me nos . se han en contrado múltiples discusiones y
temas. Las discusiones sobre integración h a n sido pretexto u obligado
contexto para referirse a las identidades, a la globalización o a la vigen-
cia del Estado-nación (Hu go Achúgar. Felipe Arocena , Víctor Flores Olea.
Pablo A. Ma riñez). a las industrias cultura les (Néstor García Can clini,
Susana Velleggia, Claudia Rama. Gabriel ÁJvarez), a las utopías (Arturo
Roig) , al m edio ambiente, especialmente en el caso amazónico. a la di-
m ensión social y política (Mónica Hirst. Tullo Vigevani, Paulo Roberto ele
Almeicla, Armando di Filippo. Rolando Franco) y a la cuestión c ultural.
universitaria y científico-tecnológica (Gregario Reconclo , Luis Yarzábal.
Miguel Roj as Mix. Dante Caputo, Jorge Brovetto). También ha sido im-
portante la r elación integración-fronteras , más el e una vez articulada a
globalización (Susana Bleil, Jara R. Castello, Neiva Otero, Gregario Re-
canelo, Elizabeth Jelin. Alejandro Grimson) .
El tema de la integración ha sido desglosado, de acuerdo con las épo-
cas del proceso (Jaime Estay). por regiones o subregiones: espacio andino
(Sergio González Miranda), América Central (Luis Ren é Cáceres, Rómulo
Caballeros), Caribe (Pablo Maríñez, Norman Girvan), Cuenca amazónica
(Enrique Amayo). Cono Sur (Susana Soares) y por ámbitos, aludiendo es-
pecialmente a la integración cultural (Gregario Recondo, Néstor García
Canclini) . La integración es un proceso que se h a mirado insistiendo en
sus orientaciones y posibilidades; así se ha hablado de integración abier-
ta (INTAL, SI::LA) , de integración pragmática (Gert Rosenthal), de integración
autosostenida (Jacqu es Ginesta) o de integración solidaria (Clovis Briga-
1 143 1
144 Eduardo Devés Valdés

gao) , idea que por su dimensión utópica empalma con lo sustentable, con
la equidad y con el desarrollo a escala humana. Ha sido incluso un tema
que ha fomentado la discusión histórica al revisarse otros proyectos in-
tegracionistas y la geográfico-política. al replantearse el perfil de cada re-
gión (Carlos Leonardo de la Rosa), de los corredores (Vincent Gómez) y
las especificidades étnico-económicas en el interior del continente. Por
cierto ha sido un problema que ha servido para conectar ámbitos que no
se encuentran frecuentemente : las relaciones internacionales y las in-
dustrias culturales (Carlos Juan Moneta); ha creado la posibilidad de po-
ner en el tapete la cuestión de los actores no estatales y su presencia en
el espacio internacional (Rodolfo Stavenhagen) , conectando por esta vía
la sociedad internacional con la sociedad civil y permitiendo allí la ana-
logía entre los corredores comerciales y los corredores d e las ideas (Hu-
go Biagini, Antonio Sidekum). Por cierto. el tema de la integración no po-
día desligarse del tema del d esarrollo (Gert Rosenthal , Enrique Iglesias.
CI~ PAL). Y en el fin de siglo. la integración se ha pensado fundamentalmen-
te como integración e identidad e n el marco de la globalización.
En la primera mitad del siglo, especialmente en la fundación del
APRA. la integración se concibió como unidad de los débiles para defen-
derse de los fuertes. siendo una especie de sindicalización de los países
latinoamericanos para enfrentar al gran capitalista norteamerica no. Des-
de los 50, la posición cepalina. que pronto se hizo h egemónica. promovió
la integración como uno de los factores en una política de desarrollo por
sustitución de importaciones, en la cual algunos países . demasiado pe-
queftos , no podían ser un espacio viable para estrategias industrializado-
ras. Sin haber desaparecido tales perspectivas. en los final es del siglo la
integración se propuso más bien como manera de destrabar el comercio,
al da r facilidades para la circulación de mercancías y capitales y preten-
d er acelerar el ordenamiento económico basado en las ventajas compara-
tivas. En esta línea diversos autores e instituciones h a n utilizado expre-
siones como "regionalismo abierto" (Cl':PAL) . "procesos de integración
abiertos" o "estrategia de integración orientada hacia la oferta" (I NTAL),
"formas de integración más competitivas y abiertas al mundo" (SELA).
"etapa pragmática de la integración" (Gert Rosenthal). 1
Se ha creado un grupo-proyecto autodenominado "Integración soli-
daria" , señala Clovis Brigagao, que se originó a partir del esfuerzo con-
vergente de instituciones gubernamentales, intergubername nta les y aca-
démicas regionales, con el fin d e "rescatar el acervo sociológico regional ,
cómo internacionalizarse a partir de nuestra propia identidad cultural".

l. Véase Jaime Estay, "Avances e incertidumbres en la actual integración latinoame ri-


cana··. en Raquel Sosa. América latina y el Caribe: perspectivas d e su reconstrucción,
Méx ico, AlAS-UNAM, 1996. p. 97.
Quinto recorrido 145

Este proyecto fue promovido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de


Venezuela y laUniversidad Simón Bolívar a través del Instituto de Altos
Estudios de América Latina (IAE!\L) , con el apoyo ele la OEA. El seminario
Teoría de las Relaciones Internacionales y Derecho Internacional en
América Latina (Caracas. 10-21 ele octubre de 1987) inauguró una serie
ele encuentros que se realizaron entre otras ciudades en Bogotá. Asun-
ción, Santiago de Chile y Río de Janeiro. El mismo Brigagao destaca:

En tiempos de globalización. de neoliberalismo y de predominio


vociferante del mercado . un proyecto que tiene como escenario la in ·
tegración soLidaria parece. a primera vista. un contrasentido. Pero
no lo es. Al contrario . es un desafío de orden teórico y práctico. Sin
abandonar el presente curso de la historia. la pregunta que se for-
muló desde la creación del proyecto Integración Solidaria fue la de
buscar las formas ele integración entre países de tama11o diferente.
a través ele caminos solidarios 2

Integración cultural: industria e idenLidad

Referirse a la integración es siempre referirse a un hecho económico .


En muchas ocasiones. sin embargo, se hace énfasis en otras dimensio-
nes. especialmente en una dimensión cultural de la integración. Una pe-
culiaridad de los 90. y una manera de ligar lo económico y lo cultural , ha
sido pensar la integración con relación a las industrias culturales. cues-
tión particularmente importante en la medida en que la globaJización
(otra cara de la integración) se percibe asociada a la comunicación , a la
información, a la transmisión de mensajes y capita les. Sobre estas rela-
ciones. sobre sus modalidades y sus mejores o peores opciones, h an in-
sistido funcionarios e ideólogos ele los procesos integracionistas como
Carlos Juan Moneta del sr::LA; especialistas en estudios culturales como
Néstor García Canclini. Rafe! Roncagliolo, Jesús Martín-Barbero, Bernar-
do Subercaseaux, Daniel Mato o SeaJtiel Alatriste: ensayistas como el
mismo Subercaseaux, Hugo Achúgar y Renato Ortiz o sociólogos como
Manuel Antonio Carretón.
Para estos autores no se trata sin embargo de una integración abier-
ta o pragmática o para colocar m ejor los productos culturales. La inte-
gración se liga a la identidad y ésta es percibida como una defensa fren-
te a la globalización. En el plano cultural, por así decirlo , la integración
continúa planteándose más bien como un medio para nuestra defensa
que para nuestra apertura cultural al mundo globalizado.

2. Clovis Brigagao. "Prefacio" a Globalíza(:iio na América latina: Integrw:,:iio Sotidaria,


Brasilia, FUNAG.l997. p. 7.
146 Eduardo Devés Valclés

El tema de integración y cultura o integración cultural se ha puesto


en los 90 principalmente por relación con el tema de la identidad, como
era previsible. después de la oleada modernizadora neoliberal , así como en
reacción a un integracionismo manejado desde los Estados. como proceso
de carácter casi puran1ente econónilco, apuntando en ocasiones única-
mente hacia la fórmula "tratado de comercio".
Pero la relación integración-cultura-identidad no ha querido desli-
garse de una perspectiva económica y material. De este modo una de las
principales entradas al tema ha sido la de las industrias culturales. co-
mo una manera. por otra parte . de articu lar identidad y globalización.
Germán Rama subraya con mucha nitidez la diferencia entre la in-
tegración que "sufre la delegación de parte de la soberanía" y de "crea-
ción de soberanía nueva", de la zona de libre comercio donde la sobera-
nía sigue enmarcada dentro del tradicional Estado-nación. Piensa, en
1994, que el Mercosur no es por el momento otra cosa que una zona de
libre comercio , aunque su cronograma apunte más allá. Le parece enton-
ces clave tal demarcación, pu es "las posibilidades que puedan tener las
políticas culturales de la integración , las políticas culturales de afirma-
ción de identidad", sólo podrán s e r planteadas en "los espacios de que
disponemos". 3
Rama expresó estos juicios en el seminario "Identidades políticas e
integración regional", en el que participó también entre otros su compa-
triota Felipe Arocena. Éste planteó el te ma de la integración por relación
con la cuestión de la identidad en su tensión con la modernización (ten-
dencias hacia la heterogeneidad y hacia la homogeneización), pues "a la
vez que luchamos por ser modernos debemos conservar nuestros esti los
de vida, nuestros paisajes, nuestras tradiciones cu lturales". Piensa Aro -
cena que debemos enfatizar el tema de la cu ltura y de las identidades
culturales en el marco de la integración actual. 4
En esa misma oportunidad el paraguayo Ticio Escobar agrega a esta
discusión el tema de la memoria y de lo indígena así como de la sociedad
civil. Piensa en la cultura participativa en el devenir social "trabajando la
sensibilidad colectiva. conservando-reacomodando la memoria, elaboran-
do la identidad". En este esquema, postula, es clave que los creadores de
cultura (no sólo Jos profesionales sino todos quienes están envueltos en ese
proceso) asuman un rol activo en la defensa, en la autonomía del campo
cultural. Los propios pueblos indígenas deben "autogestionar" su cultura,

3. Germán Rama. "Complej idades del proceso ele integración entre lo político y lo so-
ciar·. en M .vv. , Mundo. región . aldea. Identidades politicas e integración regionaL. Mon-
tevideo. Trilce . 1994. pp. 46 -49, 44.
4. Felipe Arocena. "Viernes ya no qui ere ser Robinson: ideas para pensar el desafio de
la integración en la diversidacl" , en G. Rama , ob. cit., p. 70.
Quinto recorrido ]47

pues la sociedad civil tien e un papel en el "diseño de las políticas cultura -


les" como en la "construcción del sentido"; cuestión que. por cierto. liga
c ultura y d emocracia como una de las opcion es que ha marcado el Merco -
s ur. 5 En la mis ma perspectiva de ligar cultura y m emoria se encu entra la
interven ción del brasileño José Teixeira Coelho. Piensa qu e ninguna polí-
tica cultural podrá n acer sólida en nu estra región si no a borda el tem a ele
la represión militar. Sostiene que probablem ente nunca h aya ha bido en to-
da nu estra historia otro ejemplo "de integración tan desgraciadamente
fuerte como durante el periodo de las dictaduras militares'' y por ello "una
política cultura l de integración deberá principiar por ela borar ese episo-
dio" . pues "aqu ellos acontecimientos . s i no son compu estos en nu estra me-
moria cu ltural. inevitablemente resurgirá n en el futuro''. 6
Más a rticulada a l asunto de las indus trias c ul tu rales específi camen-
te es la presentación h ech a en el mis mo s e minario por Néstor García
Canclini sobre el caso mexicano en relación al Tratado el e Libre Com er-
cio (TLC) con Canadá y Estados Unid os. Según pie nsa. la negociación del
TLC "ha removido las polémicas y en cierta medida la refl exión teórica so-
bre ide ntidad". especia lmente en México y Ca nad á . A propósito d el T L C se
h a produ cid o un debate que reseii a sobre la base ele tres probl em as: una
visión m a niqu ea e ntre lo tradiciona l y lo moderno, inaceptable para él.
dado el ava nce de las cien cia s sociales; el divorcio e ntre la teorización
académica y las doctrinas y los movimientos pol íti cos: y la lentitud con
que reconceptualizamos los aspectos culturales ele la identidad en medio
d e los vertiginosos cambios. 7
Piensa García Canclini que la participación en el TLC no tra erá sobre
todo cosas nu evas. sino acentuación de tendencias que en México ya se
venían produ ciendo como consecuencia de las políticas neolibe rales: el
predominio de las indus trias culturales sobre las formas tradicionales de
la cu ltura, el incremento d e la cultura privada a domicilio y la tra nsfe-
rencia d e la responsabilidad del Esta do a las empresas privadas. Ante es-
to plantea que no es fácil imaginar cómo los intereses públicos podrán
equilibrarse con los comerciales o cómo puede evitarse que se agudice la
dependencia tecnológica, económica y cultural en este contexto. 8
En otro texto , publicado en 1999, García Canclini quie re precisa-
mente introducir la cuestión de las industrias culturales como factor

5. Ticio Escobar, "Las paradojas del sur y ot ras cuestiones", en G. Ram a , ob . cit. , pp.
104 y SS.
6. José Teixe ira Coelho. "lntegra<;ao. cultura e capacidade do regime-, en G. Rama. ob.
cit. , p. 100.
7. Nésto r Ga rcía Canclini. "El debate sobre identi d ad y el TLc··, en G. Ra ma , ob . cit. ,
pp. 71-72 .
8 . Íd em , pp. 76-77 .
148 Eduardo Deves Valcles

decisivo en la discusión, a veces meramente retórica, que opone a "glo-


balizadores" e "id e ntitarios". Piensa que "la pérdida de fuerza de las op-
ciones nacionalistas no conduce fatalmente a resignarse ante el avance
indiscriminado de la transnacionalización industrial y la disolución de
las diferencias culturales". Su propuesta es que entre los dos extremos
"del atrincheramiento fundamentalista y la homogeneización mercanti-
lizada, hay lugar para estudiar y discutir cómo tratar con la heteroge-
neidad" . No solamente se presentan espacios para estudiar y discutir si-
no , también. postula que "los actuales procesos ele integración económi-
ca están ofreciendo mejores condiciones que en toda la historia anterior
ele América latina para avanzar en la coordinación ele políticas regiona-
les y con otras regiones". Pero para García Canclini el dilema decisivo
no se plantea en la discusión. que estima válida, entre clefencler la iden-
tidad o globalizarnos sino en "integrar sólo capitales y dispositivos de
seguridad o construir la unidad solidaria de ciudadanos que reconocen
sus diferencias".9
Otra línea ele trabajo ha estado representada por lo que se ha llama-
do "pensamiento renovado de integración''. proyecto iniciado por el Con-
venio Andrés Bello en 1996. "cuya finalidad es promover el debate inte -
lectual sobre las transformaciones socioculturales y las perspectivas de
la integración en Latinoamérica, dentro del contexto de la globalización.
y plantear propuestas con orientaciones destinadas a fortalecer el espa-
cio cultural de la región", ha señalado el coordinador Manuel Antonio
Garretón. Este proyecto ha organizado un conjunto de seminarios sobre
perspectivas culturales ele la integración (1996). sobre transformaciones
estructurales y su impacto en la integración cultural (1997). sobre con-
solidación de un espacio cultural latinoame ricano (1998) . Pensar la in-
tegración como un espacio cultural latinoamericano. hasta qué punto es
esto posible, se pregunta Garretón. Para él. la idea el e espacio cultural
latinoamericano no puede reducirse a asegurar la identidad y la presen-
cia de la región en el mundo. Para que se produzca este espacio cultu-
ral , sostiene, es necesaria la reconstrucción y el fortalecimiento de los
sistemas políticos estatal-nacionales. La cuestión de la identidad. o ele la
presencia cultural ele América latina en el mundo son condicion~s para
un espacio cultural pero no lo aseguran. La configuración ele un espacio
cultural remite entonces a dos elementos: el primero es la reconstruc-
ción de la polis: reforzamiento de sistemas políticos nacionales y cons-
trucción de un sistema continental: el segundo (propiamente cultural) es
"la integración. en lo que se refiere a interculturalidad , en general y. en

9. N. García Canclini. "Políticas culturales: las identidad es nacionales y el espacio la-


tinoamericano", en N. García Canclini y C .•J. Monela. Las industrias culturales en la in·
Legración latinoamericana. Buenos Aires . Eudeba-SEL.A. 1999. pp. 36-37. 50. 52.
Quinto recorrido 149

particular. de pueblos indígenas, desarrollo de industrias culturales,


coordinación de aparatos institucionales, papel de los intelectuales en la
definición de escenarios y contribución a la elaboración de pensamiento
e imaginarios colectivos·'. 10
Se pregunta Carretón ¿cuando se habla de integración en este mun-
do que se afirma globalizado. qué se integra: individuos solos, tribus. na-
ciones o poderes fácticos, o hay también un espacio de sentido entre el
Estado-nación y el mundo globalizado? El mundo que se globaliza y que
al mismo tiempo implica reconstrucción de las polis y de los Estados na-
cionales, ¿significa también instancias intermedias entre los Estados
nacionales? ¿Podría serlo Latinoamérica como lo son Europa y otros blo-
ques?

Integración , desarrollo y globalización

Sin ocuparse de las industrias culturales pero incidiendo sobre los


mismos grandes problemas encontramos algunos textos ele Alelo Ferrer,
quien plantea el tema ele la integración desde el margen de libertad que
queda en la globalización para la Argentina y Brasil. Para algunos opi-
nantes , "dada la globalización de las relaciones internacionales. desen-
cadenada por la revolución tecnológica , habría desaparecido la posibili-
dad de trazar senderos de desarrollo que contradigan las expectativas ele
los actores que predominan en el mercado mundial": según estos opi-
nantes, para la Argentina y el Mercosur "no queda más alternativa que
una adaptación pasiva a la globalización··. Su afán es mostrar que ello
no es así. Y para que esto no sea así plantea que "la respuesta al dilema
del desarrollo económico en un mundo global constituye el primer desa-
fío que debe resolver la política económica de cualquier país'· y ello es
clave pues "la historia del desarrollo y subdesarrollo puede escribirse en
virtud de la forma en que cada país ha resuelto el dilema de su inserción
internacional". En este sentido debe entenderse el lema ele "gobernar la
globalización". Y ello porque "la acumulación ele capital, el cambio técni-
co. el aumento ele la procluctiviclad y la distribución del ingreso depen-
den potencialmente, en primer lugar, ele decisiones ele los agentes priva-
dos y públicos nacionales" o, para decirlo ele otro modo, "el desarrollo
descansa antes que nada en factores endógenos tales como la moderni-
zación del Estado, la estabilidad institucional, los equilibrios macroeco-
nómicos , los incentivos para la inversión privada y la capacitación ele re-
cursos humanos". A este respecto precisa que la necesidad ele los equi-

1O. Manuel Antonio Carretón. ""Presentación" , en M.A. Carretón (comp.). América la U·


na: un espacio cultural en el mundo globalizaclo, Colombia , CAB, 1999, pp. 26-28.
!50 Eduardo Devés Valdés

librios macroeconómicos y la estabilidad son condiciones necesarias pa-


ra sustentar un eventual cambio de rumbo y, en relación con la de mo-
cracia, lo que debe plantearse es la gobernabilid a d de los mercados. 11
Para goiJernar la globaliza ción pi ensa que d eben cumplirse tres con-
diciones: un debate sobre las opciones que confronta la sociedad en un
mundo globalizaclo, la reconstrucción de los medios de acción pública pa-
ra compatibilizar la capacidad creadora de riqueza ele los mercados con
los equilibrios sociales y un amplio proceso de cooperación internacional
para el medio a mbi e nte y seguridad colectiva. Lo qu e es válido para la Ar-
gentina, piensa . lo es igualme nte para el s istema de integra ción emergen-
te: encontrar respuesta s adecu a das a los problemas del d esarrollo en el
mundo globalizado. 12

¿Nuevas nacionalidades para la g lobalización?

Se ha h echo m en ción del INTA L , SELA , CA B, Corredor de las Ideas . Se ha


hecho o se hará mención del Instituto Internacional de Integración , del
Grupo de Montevid eo, de la Confederación Supe1ior de Universidades
Centroamericanas (csu cA). como de otras instituciones, ollciales o no , que
cumplen la doble función de pensar y promover la integración. En el seno
de éstas van apareciendo (reapareciendo) planteamientos qu e apuntan , en
ocasiones. a pensar un continente integrado, utilizando para ello el mode-
lo de la nación . Una supranáción o supranaciones si se tratara de subin-
tegraciones regionales (Cono Sur, Espacio Andino , Caribe , América Cen-
tral), que contaria con "atributos" como soberanía. sociedad civil, políticas
culturales. identidad , aspectos que generarían un nuevo tipo de "naciona-
lismo", idea de vieja elata que fue antes esbozada por Manuel Ugarte, Víc-
tor Raúl Haya de la Torre o Felipe Herrera. entre otros. Estas supranacio-
nes cleberian permitir mayor reconocimiento a sus ciudadanos.
Gabriel Ornar Álvarez, refiriéndose a las industrias culturales y la
integración. no puede evitar la analogía cen la función que realizarían
ciando forma a nuevas comunidades imaginadas. Piensa el Mercosur co-
mo tal comunidad. buscando la "construcción de una identidad supra-
rregional que sea eficaz para reorientar las relaciones sociales". 13 Estas
comunidades imaginadas requieren por cierto de alguien que las imagi-
ne , una sociedad, una ciudadanía, que Juan Mario Vacchino ha señala-

11. Aldo Ferrer, Hechos y ficciones d e la globalización, Buenos Aires, Fondo d e Cultu-
ra Econó mica, 199 7. pp. 9, 49-51 .
12. Íd em . pp. 52-53.
13. Ga briel Orna r Alvarez. "lnle,grac ió n region a l e industri a s cullura les en el Mercosur:
sil u ac ión actu a l y perspectiva s" , en N. Garcia Ca nclini y C.J. Man eta . o b. cil.. p. 165.
Quinto recoiTido 151

do como imprescindible para el proceso de integración, como "un factor


de legitimidad y condición de éxito" . 14 Miguel Rojas Mix, por su parte, ha
apuntado que la función específica de la cultura en la integración "es
15
participar en crear una nueva conciencia regional ". EliNTAL sostiene la
necesidad del reconocimiento y que "el derecho a ser reconocido no es
solamente un tema político y económico", sino qu e más allá "los pu eblos
necesitan ser reconocidos socioculturalmente ", y que este reconocimien-
to en el escenario internacional sólo puede ser obtenido con un peso su-
16
ficiente que sería posibilitado por la integración.
Una visión más geopolítica es la de Alberto Methol F'erré, quien postu-
la que sólo aquellos países qu e tengan dentro de sí potencialidades para el
despliegue de la sociedad industrial moderna serán "los nuevos centros de
poder" capaces de entrelazar y llevar adelante la unilkación continental.
Methol Ferré seflala como punto fund a m ental la cuestión del poder, ha
sintetizado Salvador Cabral. del poder propio. "intrínseco", desde adentro
de Latinoamérica. Por lo tanto, si América latina es incapaz de gestar y ar-
17
ticular grandes centros de pode r internos. no habrá América latina.

El espacio andino

Alberto Flores Galindo recu erda que según Jorge Basadre "la toma
de conciencia acerca del indio ha sido el apo rte más significativo de la in-
telectualidad peruana" del siglo xx. Flores Galindo piensa que ese aserto
"es irrefutabl e. El indio h a inspirado a novelistas y poetas, motivado bri-
llantes ensayos . alegatos políticos y prolongadas investigaciones sobre el
pasado". Este indio "qu e para a lgunos indigenistas a menazaba con sitiar
a Lima. fue convertido en el «hombre andino»". Piensa:

El ~e rmíno- and ino tuvo m~s d e una utilidad. porque permite.


por ejemplo. desprenderse de la connotación racista que implicaba

14. Juan Mario Vacchino. "La dimensión institucional d e la integración latinoa m erica-
na", en Integración Latinoamericana, a!"w 17, N° 185 , Buenos Aires, INTAL, dici emb re de
1992, pp. 4-5.
15. Miguel Rojas Mix , Pertin encia y cuestión cultural e n los procesos de integración y glo-
balización, Extremadura, Cuadernill os del n:xF.CI. N° 1, 2000, p. 14.
16. "Editoria l" , en In tegrac ión Latinoamericana, al"lO 17 , N° 185, Buenos Aires,
INTAI.,
INTAL. diciembre de 1992 , p. 3 .
17. Alberto Methol Ferré , "Poderes intrínsecos de Latinoamérica", e n Esquiú. 21 de
abril de 1991 , citado por Salvador Cabra!, La reuolución cultural d el Mercosur, Buenos
Aires, Mar Dulce, 1995, pp . 148 y ss.
152 Eduardo Devés Valdés

la pala bra indio, evoca la idea ele una civilización. no se limita a los
campesinos . sino qu e incluye a los pobladores urbanos y m esti zos.
loma como escenario la costa y la sierra. trasciende los actu a les lí-
mites nacionales y ay ud a a en contrar los vínculos entre la his toria
p eru a na y la de Bolivia y Ecuador. 18

El mundo andino h a sido pensa do como lugar ide ntit a rio , espacio
donde se cocina la ide ntidad. Las referencias a este espacio se encuen-
tran m a rcadas por la consideración d e lo indígena como recurso identi-
tario , aunque también como pobreza, marginalidad . como reivindica-
ción de derechos económicos. social es y culturales, y ll egó a ser por esa
vía también un lugar d e utopía . Algo muy parecido ocurre con el espa-
cio mesoa mericano. Lo a ndin o. por sus dimension es. por incluir a va-
rios Estados y por el carácter s imbóli co del Ande para el contine nte, es
asumido , más que Mesoa méri ca. como una suerte de m a rmita utelúri-
ca dond e se cocina (o s e gesta o se forja) la identid a d e n la sangre y en
la pi edra.
Lo a ndino se articula con otras múltiples dimen s ion es o temas. Pen-
sar lo andino es. por ejemplo, una manera de pensa r la relación de lo in-
dígen a con la utopía y de a mbos con la identidad (algunos ej emplos de
quien es se han referido a esto son el propio Flores Galindo y Xavier Al-
bó) . Se advierte allí una de las posibles con exiones e ntre lo precolombino
y el presente, otra de cuyas expresiones es señalar al indio como una ba-
se d e la n acionalidad . 19 Es to por cierto ha sido pen sado igu a lmente des-
d e el punto de vista d el m esti zaj e y con las controversias qu e este con-
cepto h a generado (Silvia Rivera Cusicanqui . Guillermo Ma ri aca, Pablo
Quisbert) para referirse a la realid a d presente o pasad a e incluso futura
d e América latina y el Caribe.
Otra forma de aproximación a l tema de lo andino es identificándolo
con serrano, con indígen a, con migrante. De este modo las disciplinas
económico-sociales lo perciben como pobreza. margina lid ad e informali-
d a d. Se ha s eñalado en otros capítulos o acápites cómo la informalidad
es vista a la vez como exclusión. como permanencia fu e ra de la ley. co-
m o potencialidad económica (H . de Soto -ILD-; Felipe Mansilla . -CABEM-;
Alelo Panfici). Igualmente los andinos son vistos como movimientos socia-
les y allí como gestores d e democratización o ciudadanía (Fern ando Cal-
d erón . Henry Pease, .Silvia Rivera Cusicanqui, Ren é Zavaleta M.). De es-
te modo. el andino migrante h acia las urbes se h ace constructor de ciu-
d a d y ciudadanía (Carlos Franco).

l 8. Alberto Flores Galindo. Buscando un inca: identidad y utopía en los Andes , La Ha-
bana, Casa de las Américas. 1986. p. 5.
19. Véase Juan Ossio, Los indios d el Perú , Madrid, Mapfre, 1992 .
Quinlo recorrido 153

Los andinos, por "informales" o por movimientos sociopolíticos, tan-


to por el tema de la coca y el narcotráfico como por el tema de las rebe-
liones, el terrorismo y la represión aparecen asociados con la violencia
(Xavjer Albó, Raúl Barrios. Gonzalo Portocarrero). La violencia es no sólo
un fenómeno actual sino que pasa a ser vista como una constante histó-
rica del mundo andino (José Tamayo).
El espacio andino h a sido también abordado como lugar de integra-
ción, como una de las subregiones del continente con más trayectoria en
los intentos integracionistas: Pacto Andino, Comunidad Andina de Nacio-
nes (Alfredo Seoane, Alejandro Deústu a, Hernán Gutiérrez, Gonzalo Gar-
land). En tal sentido se han estudiado las condiciones para otorgar segu-
ridad m ediante las m ed idas ele confianza mutua entre los diferentes Es-
tados (Raú l Barrios. William Torres. Claucl io Fuentes. Paz Millet, Juan
Velit). 20 Allí ha sido relevante el avance , como en América Central , ele los
procesos de integración cu ltural: Convenio Andrés Bello , Instituto Inter-
n acional ele Integración (111). Universidad Andina Simón Bolívar. En este
sentido se ha desarrollado un trabc~o relativo a la co laboración en la ed u-
cación y en lo científico-tecnológico, habiendo avances s ignificativos en lo
referido a integración de la educación superior y ed u cación para la inte-
gración (Gustavo Rodríguez 0 .. 21 Enrique Ayala Mora).
Desde una mirad a más estrictamente cultural. especialmente educa-
tivo-pedagógica. el gran te ma ha sido el ele la multiculturalidad. del bi (o
pluri) lingüismo. Destacar el derecho, como derecho humano, a una edu-
cación bilingüe ha sido relevante no sólo en la región andina s ino tam-
bién en la guaraní, en la mesoamericana. como por todas partes en In-
cloámérica. desde lo más sureño hasta lo más septentiional. Esta pers-
pectiva se ha acompañado con una discusión con las categorí as del "pos-
colonialismo", destacando la cuestión del colonialismo interno (Rossana
Barragán. Silvia Rivera Cusicanqui).
La mayoria de los autores se aproxima a cuestiones específicas y a
regiones particulares sin pretender una visión qu e englobe lo andino co-
mo totalidad. Obviamente lo andino tampoco es percibido como una rea-
lidad totalmente homogén ea. por el contrario, la idea de "heterogeneidad"
ha sido particularmente elaborada para estudiar la cultura de esas regio-
nes (Antonio Cornejo Polar). Raúl Bueno ha destacado que precisamente
para Cornejo Polar existe allí una "heterogeneidad básica" o que el mun-
do andino es un "universo heterogéneo", realidad dividida y desintegrada

20. Véase Raúl Barrios (ed.). Bolivia, Chile y Pen'~: una opción cooperativa, La Paz. UDAPEX-

1LD1S-111-CAP. 1997.
21. Véase Gustavo Rodríguez. "Programa y acciones de educación posgradual en inte-
gración regional" , en Adolfo Linares el al. , Nuevos rumbos para la inlegración, La Paz.
111 , 1997 . pp. 39 y SS.
154 Eduardo Devés Valdés

marcada por una relación de dominación y dependencia. relación deriva-


da del desarrollo desigual de sus espacios sociales. 22 Esto hace que José
Antonio Mazzotti quiera pensar precisamente la heterogeneidad como
identidad de lo andino o que Carlos García-Bedoya apunte a la búsque-
da de las "maneras de configuración de un sujeto anclino". 23

Lo internacional

América latina nunca se pensó como el ombligo del mundo o como


su centro, nunca se pensó como gran potencia sino como una región más
del planeta. La idea de "centro/periferia" de Raúl Prebisch y los cepali-
nos. la ''dependencia" de Fernando H. Cardoso y de tantos más , o el "rea-
lismo perifé rico" de Carlos Escudé, atestiguan esa manera de pensarse
con relación a otros e. incluso, con relación de subordinación. Cierta-
mente. en este tipo ele pensamiento hay también una manera de cons-
truir al otro o de construirse como otro.
La dimensión "inte rnacional", de inserción del continente en los
procesos globales y en la munclialización. es a bordada en distintos acá-
pites, El tema ele lo indígena alude a los pueblos originarios como acto -
res metanacionales; el tema ele la ciudada nía alude a un ejercicio tam-
bién metanaciona l de ésta; igual cosa ocurre con la constitu ción de los
movimientos sociales; el tema d e la n ació n se realiza por contraste a lo
internaciona l; el tema de la integración latinoamericana es una ele las
manifestacion es ele lo internacional; temas como lo andino, amazónico ,
centroamericano, son m a nifestaciones de subregiones que superan a
los Estados; la cuestión ecológica y de la globalización por esen cia van
también más a llá de lo nacional. Ahora bien, la dimensión internacional
fue pensada en el fin de siglo teniendo en cuenta un hito clave que fue
el de 1989 , que rediseñó el escenario de la política munclial. 24 Pueden
distinguirse al menos tres maneras de pensar esta dimensión: como in-
tegración, como inserción en la globalización, por r elación a nuevos te-
mas ele la agenda internacional: lo ecológico, el desarrollo sustentable,

22. Raúl Bueno, "Sobre la heterogeneidad literaria y cultural de América latina" . en


Juan A. Mazzotti y Juan Zevallos. Asedios a la he terogeneidad cultural. Filadelfia, AIP,
1996. p . 22.
23. Carlos García-Bedoya. "El discurso andino en el Perú Colonial"'. en J. A. Mazzo tti
y J. Zevallos. ob. cit.. p . 179.
24. Véase Da nte Ca puto y ,Jorge Sábato, ··perspectivas de la integración político-econó-
mica continental ... en Estudios Internacionales, N° 94, Santiago de Chile, Universidad
de Chile, abril-junio de 199 1, pp. 194 y ss.
Quinto recorrido !55

los actores no estatales (indígenas, intelectuales). el narcotráfico. Este


último asunto empalma con una cuarta manera. la más convencional:
concebir el continente latinoamericano como espacio donde se enfren-
tan las grandes potencias.
En el fin de siglo América latina continúa pensándose "por relación"
con otro(s) como lo ha hecho casi desde siempre, pero esta manera de
pensar se acentúa. El tema de lo global modula la propuesta moderniza-
dora (y también la identitaria), acentuando la cuestión de la conexión:
modernizarse es insertarse en la globalización; tener identidad es o de-
fenderse o aislarse o insertarse con personalidad propia. Siempre está
presente la tarea de pensar al continente no aisladamente y de pensar los
Estados más allá de ellos mismos .

Espacio internacional y cortstrucción de wt continente

La idea de espacio donde se enfrentan las grandes potencias ha sido


en el pensamiento latinoamericano del fin de siglo , sobre todo, aplicada a
América Central . El tema de la guerra y la paz ha sido, en especial a co-
miem-:os de la década, toclavia un tema clave. El concepto "paz" llegó a ser
omnicomprensivo. aludiendo a fenómenos socioeconómicos y políticos co-
mo también culturales: "cultura de la paz", que debe expresar la supera-
ción de condiciones de misetia, explotación , violencia. narcotráfico.
En cierto sentido, esto permite superar la concepción de lo interna-
cional como pura relación entre poderes de Estados rivales para pensar-
lo como espacio común. como la necesidad de construirse en común. de
construirse recíprocamente. Por ello el concepto "paz" viene transformán-
dose (de manera equívoca, por lo demás) en "desarrollo": sólo la paz per-
mitirá el desarrollo y sólo el desarrollo permitirá la paz. En otra sinoni-
mia. no lejana, "paz" se identifica también con '·gobernabiliclad" interna-
cional, producto de una transición de un estado de guerra-dictadura a
uno de paz-democracia. Se advierte allí una visión marcadamente polito-
lógic~ de lo internacional , tanto que se puede hablar de una sociedad (en
el sentido de una polis no de una "masa") internacional y la sociedad in-
ternacional tiene o ciudadanos o actores y por ello es posible igualmente
la analogía entre "paz" y "derechos humanos".
En esta línea de construir un continente o alguna de las subregiones
aparece el tema de la integración (véase acápite "Integración"). La inte-
gración ha servido para plantear una nueva concepción internacional, la
del "regionalismo abierto", apuntando a definir un nuevo tipo ele integra-
ción o. mejor dicho, nuevos objetivos para ésta. CEPAL e INTAL han insisti-
do en esta nueva concepción para referirse especialmente a lo económi-
co. El regionalismo abierto "consiste en afianzar los vínculos entre ambos
elementos, es decir. entre la integración «de hecho» y la integración im-
156 Edu a rdo Deves Va lclés

pul sad a por p olíticas" , esto debe llevar a "qu e a ume nte la competitivid a d
de los paises de la región y cons tituya. en lo posi ble, el cimiento qu e fa-
vorezca una economía internacion a l más a bierta y tran s pa rente" .25

América laUna y/ e n el mundo g lobalizado

Ca rlos Escudé n o p ie nsa como ana lista sino fundam en talm ente co-
mo estra tega . En ese espíritu , plantea la man era en qu e la Argen tin a d e-
be relacion arse con Esta dos Unidos . lo que termin a s iendo una forma de
inserción en el esce n a rio global . Plant ea s u posición sobre la base de al-
gunas premi sas como qu e s e tra ta el e imaginar "un a política exterior qu e
no va a produ cir mil agr os" , aunqu e s e acerqu e "ba st a n te a lo óptimo" pa-
ra un pais "pe rifé rico. vulnera ble, endeudado . e mpobrecido y poco rele-
vante para los intereses vitales de las potencias centrales" , premi sas qu e
no corren riesgo de estimul a r el ego del p u eblo a rgentino.2 " Probablem en -
te este plant ea miento s ería igu a lmen te vá lido para los resta n tes pa íses de
Améri ca la tin a. todos '·perifé ri cos. vuln era bl es. end eud ad os .. .". Si Escu-
dé h a propu esto su "realismo periférico" pu ed e d ecirse qu e lo h a h ec ho
con un "rea lis mo d escarna do" . a unqu e m ejor aú n. en un m edio intelec-
tu a l qu e h a curtido s u idios incra s ia en la a utoflagelación . p u ed e decirse
qu e lo h a h ec h o con un "realis mo muy a rgentino". No h a brí a n hech o otro
ta n to n i Celso Lafer, ni Jorge Casta ñ eda. ni Lu cia no Tomassini. par a ci-
tar a lgunos in ternacion a listas del continente, ni ta mpoco otros hi stóri cos
como Alfonso García Robles o Carlos Saavedra La mas.
Escudé establece lo qu e den omin a "principi os básicos d el realis mo
periférico" y que son: 1) elimina r confron taciones con las gra ndes· p ote n-
cias , reduci e n do el á mbito d e las confron ta cion es exte r n as a a qu ellos
asuntos materia les vincul ados en form a directa a s u bi en es tar y a s u ba -
s e el e pod er : 2) la polít ica exterior debe calibrarse n o sólo en t érminos ele
un riguroso cálculo d e costos y b en efi cios m ate ri a les s ino ta mbién en
función de los riesgos ele costos eventu a les, y 3) la a utonomí a mis m.a de-
be reconce ptual izarse y reclefinirse en términos el e la capacid a d ele con-
frontación ele un Es t adoY
El realismo periférico pu ede concebirse como la capacidad ele ubicar
un n icho en el medio inte rnacion al qu e permita el despliegu e el e los inte-
reses naciona les qu e, pa ra este efecto. práctica mente se identifican con
el m ejora mi ento de las condicion es d e la población . En ta l sentido ello

25. Ju an Alb erto Fu entes . ··El region a lis mo abi erto y la in tegra ción econ ómica··. en Re -
vis ta d e la CEPAL, W 53. Santi ago d e Chile . agos to ele 1994. p. 84.
26. Ca rlos Escudé, R ealis mo p e rifé rico, Bu enos Aires. Planeta . 1992 , p. 3 0.
27. Ídem. pp . 4 4 -45.
Quinto recorrido !57

empalma con la cuestión económica y, en consecuenc ia, con la cuestión


de los tratados comerciales . Este pragma tismo de la política exterior se
expresa en una integración abierta. o funcion a l, que no apunta a cons-
truir una "patria grande" , ni cosa por el estilo. sino una asociación de na-
ciones o de partes de naciones para posibilitar un objetivo común .
Este objetivo común suele ser pensado como la mejor manera de in-
sertarse en la globalizació n. En este esquema. los tratados entre países pe-
riféricos son concebidos como trampolines y los tratados de éstos con pai-
ses centrales o con la potencia h egemónica como formas de inserción pro-
piamen te tal. Ello ha sido visto de m a nera similar para los paises del Co-
no Sur y para los del Caribe. En este esquema la globalizació n no es un
28

tema de retlexión sino simplement e un hec ho qu e debe ser asumido. A di-


ferencia de los ensayistas que h a n discutido sobre modernizac ión e iden-
tidad y para quienes la globalizació n es un fenómeno abordable con con-
ceptos normativos. acá se piensa mucho más estratégicam ente. Ahora
bien. esto no quiere decir que todos los internacion alistas haya n logrado
consenso sobre las formas o los grados de inserción posibles. En el caso
brasile!l.o. una posición contestatari a. inspirada parcialment e e n el cepa-
lismo clásico e incluso en el populismo. ha sido la de Samuel Pinheiro Gui-
maraes .
El esce nario pos Guerra Fría y el escenario global son cuasisinóni -
mos. No es im aginable un planteamien to internacion al en el fin de siglo
que no contemple esa dime nsi ón y las posibiliclacles qu e allí se presen-
tan. Una nota rei terada de los planteamie ntos latinoam e ricanos. sin em-
bargo. es que lo global-globa lizado no es ni homogén eo. ni continuo, ni
estable. Francisco Sagasti lo h a definido como un "orden global fractura-
do", cosa que a él le parece particula rmente clara "desde la perspectiva
ele las regiones en vías ele desaJTollo. esto es. desde un punto ele vista no
central [¿quizá excéntrico? ]". Para Sagasti se trata de "un orden qu e es
global pero no integrado". como lo es también para Octavio Ianni o para
Francisco Weffort, por ejemplo. Es decir. "un orden que pone a todos no-
sotros en contacto los unos con los otros, pero al mismo tiempo mantie-
ne profundas fisuras" o, dicho de otra manera, "un orden que beneficia
a una peque!l.a parte de la humanidad y segrega a un gran porcentaj e de
29
la población del mundo".
Precisamen te esta "discontinu idad" o contradicció n del escenario
global es definida por Celso Lafer y Gelson Fonseca Jr. como un campo
de fuerzas centrípetas y centrífugas en m edio de las cuales los actores

28. Véase Rila Giacalone. "Las relaciones externas ele los esquemas ele integración ele
América latina y el Caribe", en N \.VV .. Dinámica d e las ,-elaciones externas de América
latina !J el Ca,-ibe, Buenos Aires, St:LA-Corregiclor, 1998. pp. 145 y SS.
29. Fmncisco SagasU , "El orden global fra cturado emergente ... en f\.1\.W., ob. cit., p. 37.
158 Eduardo Devés Valclés

deben manejarse con "tolerancia" para encontrar o crear un modus viven-


di del (o en el) s istem a internacion a l. Si el Mercosur es una plataforma
de inserción competitiva e n la eco nomía mund ia l y un m a rco-de-refer en-
cia de mocrático y si pa ra rea lizarlo h ay que compatibili zar lo interno y lo
externo. enton ces todo eso debe emprenders e te ni endo e n cuenta la "op-
ción metodológica" de la tolerancia.30

Nuevos Lemas y nuevas miradas

Los nuevos temas. o para decirlo de otro modo las nu evas preguntas
o las nu evas perspectiva s , han permitido plantearse lo internacion a l de
un modo que antes no se h a bía h echo. Probabl em ente aquí . y no sólo pa-
ra América latina. lo más relevante sea la formul ación d e la cuestión me-
dioa mbiental como proble ma internacion al (véase acá pite "Ecología y m e-
d io ambiente") . Dentro de esto , la cuestión de un d esa rroll o sustentable
ha sido clave y , en particu lar. la idea d e un "pacto pa ra el desarrollo sus-
tentable".
La id ea de un pacto internacion a l, e n a lgo así como la ald ea o polís
global. que li gue m edio ambiente a desarrollo h a sido promovida por di -
versas instancias. en particular por el PN U D y el BID. Fernando Tuclela re-
comi e nda, en es te m a rco. la n eces id ad de asumir inter n acion alm ente. co-
mo propuesta latinoa m eri cana, la fo rmul ación de un "pacto para el de-
sarrollo sustentable " y qu e se establezca un "m ecani s mo n egociador per-
m a n ente para aborda r los grandes temas pendi entes". Liga el desarroll o
y sus posibilidade s a la vez qu e , indirectam ente. relacion a el even t ual
pacto a otros problemas como el de la d eud a extern a o la capacid ad de
los paises latinoameri canos pa ra concertar fre nte a tales desafíos. 3 1
Otro ele los temas nu evos h a sido el ele la presencia ele actores n o es -
tatales. y en éste. los pueblos o agrupacion es indíge n as es uno de los más
destacados . Roclolfo Stavenhage n h a puesto precisa mente en reli eve "la
e mergencia de los pueblos indígenas como actores políticos y sociales en
la región". Arti culando el problema indígena con cu estiones como dere-
c hos huma nos , desarrollo. democracia y medio a mbi ente y por cierto con
la cuestión de la identid ad , Stavenhage n destaca el h echo de qu e las
agrupacion es indígen as dirigieron peticiones a los gobi ernos esta duales
y naciona les como a la comunidad internacion al , y no sólo ell o. también
estas organizacio nes se h a n involucrado en actividades internacion a les.
una de cuyas m a n eras h a s id o la propia creación d e organizacio nes in-

3 0. Celso Lafer y Gelson Fonseca Jr.. A integ rw;:ao aberta. Lisboa. IEEI. 1995. pp. 57 y ss.
3 1. Fernando Tudela. Hacia wi nueuo pacto intemacional para el desarrollo sustentable:
p erspectivas de América latina !-1 el Cwibe, Washington oc. mo, 1992. pp. l . 37. 39-40.
Quinto recorrido !59

ternacionales indígenas. Pone igualmente en relieve cómo, de manera


concomitante, los intelectuales indíge nas se han identificado con los mo-
vimie ntos de liberación nacional , "considerando que sus propi as luchas
son ta mbién anticoloniales" porqu e "sus pueblos fu eron víctimas de un
colonia lismo anterior que se transformó en colonialismo interno durante
el periodo independiente". Oponiéndose a la perspectiva modernizante
surgió una "ideología indianista", al menos como "cierto número de te-
mas e hilos conductores que persiste y reaparece en las diversas corrien-
tes d el indianismo".32 Algo similar ha planteado Rigoberta Menchú tanto
r efiri éndose a las ideas como a la praxis internaciona l d e las agrupacio-
n es indíge nas (véase acápite "Indígenas-originarios").
El t ema de los pueblos indígenas y d e las id entida des vi en e a poner
en la discusión la cuestión de las front eras , que alud e por cierto a lo in-
t ern aciona l y que lo con ecta con cu estiones sociales y c ultural es. Las
fronteras han sido pensa das en el fin d e siglo mucho m á s por estudiosos
d e la cultura y de la historia qu e por internacionalista s o expertos en se-
gw-icl a d. Ha sido un te ma discutido por todas partes. pero s ensibl e par-
ti cul a rmente para los mexica nos. Allí. la relación entre frontera y migra-
ción ha sido clave. Víctor Flores Olea. por ej emplo , se h a refe rido a las
migraciones desde el sur a l norte y del este a l oeste, destacando que tal
fe nómeno "auspiciará segura m ente un tiempo d e inte nsa m ezcla de cul-
tura s , de nu evos mestiza jes y forma s d e vida en qu e. sobre todo en cier-
tas region es, se combina rá n y e ntrelazarán las culturas". El result ado de
este proceso le parece impred ecibl e. pero ya en el norte de México y en el
sur el e Estados Unidos. s obre iodo en California . se está produciendo "un
verdad ero «laboratorio de futuro », no sólo por la migración hispánica si-
no por la abundante pobl ación asiática <l:l
A medias actor no es ta ta l. a medias un· problema d e "integración cul-
tura r · ha sido el ele los intelec tu ales o de las políticas científico-cultura-
les. qu e desde perspec tivas diversa s han abordado Migu el Rojas Mix, Jor-
ge Brovetto , Luis Yarzábal. el Convenio Andrés Bello. la U OUAL y el Corre-
dor d e la s Tdeas Y4 Jorge Allend e ha destacado "las e normes ventajas y
posibilida des de la integración científica", más necesaria cuando "las pe-
qu e ñas comunidades científicas latinoamericanas. en la mayoría de los
casos, no tienen la masa critica suficiente para emprender los ambicio-
sos grandes proyectos que los pu eblos necesitan". Pone en relieve que los
científicos han logrado demostrar con la creación de programas como la

32. Rodolfo Stavenhagen , ··Las orga nizaciones indígenas: actores emergentes en Amé-
rica latina ". en Rel!ista d e la CEI'AL, N" 6 2, agosto de 1997, Santiago de Chile , pp. 61 ,
64 . 6 9 -70.
3 3. Víctor Flores Olea. Rostros en mol!imienlo. México. Cal y Arena, 1994, p. 29.
34. Véase w'lvw.corredordelasiclea s .
160 Eduardo Deves Valdés

Red Latinoamericana de Ciencias Biológicas. con el programa cYn:o. con


el Programa Latinoamericano de Biotecnología d el PNIJD. Unesco y Orga-
nización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) , con
el Centro Latinoamericano de Física y con muchas otras iniciativas ··que
realmente la integración funciona para potenciar esfuerzos en ciencia y
tecnología ". 3 ~
Otra perspectiva que se ha desarrollado fu ertem ente en el fin de si-
glo ha sido la de la historia de las relaciones internacionales ya no vistas
sólo como historia diplom ática o entre Estados . En México personas co-
mo Héctor Cuadra y Alfonso Sánchez Mugica: en Brasil Amado Cervo,
Clodoaldo Bueno. F'lavio Saraiva y Tullo Vigévani: en la Arge ntina Ed-
mundo Hered ia. Mario Rapoport y el ch ileno -argen tino Ra úl Berna!- Me-
za: en Chil e Joaquín F'ermandois. entre muchas otras personas h an con -
solidado una comunid ad d e discusión sobre estas temáticas.
Estas nu evas miradas o nuevos temas no h a n h echo olvidar otras
perspectivas marcadas por la impronta belicista de la defensa y lé1 segu-
ridéld continentélles (véase acápite ''Defensa y seguridad"). Allí la crisis de
América Central es un problema de seguridad continental, el narcotráfi-
co y la guerrilla colombiana son fa ctores desestabilizadores del equ ilibrio
hemisférico. Pero simultáneamente un te ma tan peliagudo y visto tradi-
cionalmente como un conf1icto de poder entre Estados, como es el de las
relaciones entre Estados Unidos y América latina, ha sido r evisto para el
caso cuba no a través d e la noción de "en emigos íntimos" por Rafael Her-
n á ndez.
Pero no sólo allí está la fu ente d e l d esequilibrio ya no continental o
h em isterico sino global. Cu riosa m ente la cuestión de las civilizaciones
o de las id entidades pu esta en e l tapete por Samuel Huntington , si bien
es frecuentemente citada por quiene s se preocupan de temas int erna-
c ionales, no es asumida co mo parte ele una r efl exión sobre Amé rica la-
tina. Una ele las excepciones a esto es la posición ele Leopolclo Zea.
quien liga globalización. fin de siglo y marginalidad. Allí la cuestión de
las identiclacles aparece asociada a los marginados ele la globalización
que reivindican un espacio. Para el filósofo m exicano. la historia sigue
su marcha. no ha ll egado a su fin en el fin ele siglo y e n ella los margi-
nados ele esa historia continúan m argi nados ele la globalización , globa-
lización puesta precisame nte en p eligro por la atomización que originan
las demandas ele identiclacl a 6

35. Jorge Allend e, .. El imperati \"0 de la integraci ón científica y tecno lógica". en Unes-
ca , La integ ración en América laUna. Visión iberoamericana 2000, París. Unesco ,
1995. p. 77.
36. Véase Leopoldo Zea, Fin d e siglo xx. ¿centuria perdida?, México. Fondo d e Cu ltura
Económica , 1996.
Quinto reco rrid o l 6l

América Central

Las distintas vertientes se van en contrando: la id entidad y lo indíge-


na. la democracia y la gobernabilid a d. la seguridad y los movimi entos so-
ciales, el desanollo. la viol e ncia y la pe rspectiva internaciona l son co-
rrientes qu e convergen e n la constitu ción de lo centroamericano como
objeto de tra b ajo . Poco d e lo relativo al pensamie nto latinoamericano
puede serie extraño a América Central, pero sin duda existen a llí acen-
t uacion es, intereses tem á ticos m <cí s enfa ti zados y otros más débil es. No se
trata de de te rminar lo qu e ha sido m ás significa tivo en la realid ad ce n-
troamericana s ino aquello que la intelectualidad la tinoa m ericana ha r e-
cogido como cu estiones clave. las pe rs pectivas qu e h a utilizado. los obje-
tivos qu e se h a propu esto. Tampoco se tra ta d e re petir aquí lo qu e se ha
ido pl a ntea ndo en otros acápites o lo qu e aparece rá m ás adela n te, s ino
más bien de esbozar cómo ·se consti tuye un obj eto de rellexión qu e es la
propia América Central. En otras pa lab ras . cómo identidad , m edio a m -
biente. edu cación . paz. d e rec hos huma nos, liberación. son in dicaciones
qu e p ermiten apuntar a un obj etivo centroameri cano, tanto como en
otros espacios del contin ente. y con diversos énfa_s is, se h a trata do de
construir lo caribe!'io. lo a ndino. lo a m azónico , para lu ego. con todas es-
tas inform aciones. como s u cesivas transparencias montadas un as sobre
otras, ir a rma ndo el m a p a d e lo latinoamericano. En otras p a la bras. se
trata de responder a la pregunta: ¿qu é es lo qu e está n dejando ver (trans-
parentando) los diversos a utores qu e pien san en-sobre Améri ca Centra l?
Améri ca Central s e h a pensado fundam e ntalmente con r elación a
tres grandes núcleos te m áticos e n el fin de siglo: gu erra y paz, goberna-
bilidad y d emocracia; desarrollo e integración: identidad , nación y pu e-
blos origin arios . Se ha d estacado ya qu e otros temas tienen cabida tam-
bién en la discusión pero o bi en son ma n eras de desglosar los a punta dos
o bien poseen un rango netamente m enor. .El primer núcleo temá tico .es
el que más ha impactado-en términos internacion a les . el m ás reéonocido
y el que m ás se ha conectado a la re fl exión internacional , trascendiendo
el espacio centroame ricano. El s egundo ha qu edado m ás circunscripto a
la r egión. comprometiendo a a utores de diversos p a íses pero sin artic u-
larse tan nítidamente como el anterior al resto del continente. El tercero
ha sido un tema aborda do en numerosas instan cias, a unque de manera
paralela m ás qu e articula da, manteniéndose en el interior de lo nacional.
Salvo excepciones, le h a costa do con stitu irse como tema de disc usión re-
gional, aunque ha interesado a los a utores de los diversos países, espe-
cialmente costarricenses, nicaragü enses y guatemaltecos.
En la última década d el siglo, con el restablecimiento de la paz. la in-
telectualida d centroamericana ha ganado tanto en organización como en
a rticulación a diversas red es. Una de las más importantes. si no 1 ~ más ,
162 Eduardo Devés Valdés

ha s.ido FLACSO. Se han creado o consolidado en diversos lugares de la re-


gión programas ele la facultad . Este sector se asocia y en ocasiones se fu-
siona a la Asociación Latinoamericana ele Sociología (1\LJ\S) y a los proyec-
tos montados por Pablo Gonzá lez Casanova (ver acápite "Movimientos so-
ciales"). Importante ha sido también la realización ele Jos congresos ele
historiadores centroamericanos. Como en otras regiones, han proliferado
también los centros ele estudios. fundaciones y ONG , donde se cultiva la
investigación, la ref1exión económico-político-social y la investigación-ac-
ción sobre la realidad regional y continental. Algunos el e estos centros
han aparecido en el seno ele las universidades (Cli CLA) . otros liga dos a co-
rri entes políticas internacionales (ILDIS). otros a graneles personaliclacles
(Fundación Arias, ex presidente Osear Arias. o ccoAL. ex presidente Al-
be rto Monge).

Guerra, paz, gobernabilidad y d e mocracia

Las distintas subregiones del continente se han pensado con rela-


ción a temas o preocupaciones muy simi lares. Sin e mbargo ello no ha
significado que en unas u otras se acentúen tales o c ual es perspectivas.
A diferencia ele otros espacios qu e se han pensado más bi en como m edio
ambiente. iclenticlacl o comercio. el centroamericano ha sido visto como
terreno ele conflictos y vio le n cias. por ello la releva ncia ele las categorías
guerra/paz a las cuales se h a n articu lado gobernabiliclad y democracia.
Edelberto Torres Rivas ha dedicado más de un escrito a este núcleo te-
mático. Queriendo plantea rse los interrogantes pertine ntes a un periodo
histórico donde lo bélico va cediendo ante lo político, Torres Rivas articu-
la una ret1exión en que democracia. ciudadanía, gobernabi lid ad y políti-
ca se oponen a autoritarismo, dictadura. violencia y guerra. Piensa que
se trata de dos opuestos: el avance de uno ha h echo retroceder al otro.
pero ambos coexisten. Sostien e que "es irrisorio hablar de «residuos » au-
toritarios. porque la violencia es parte del mandato político". 37 Ante esto
precisame nte su apuesta es a pensar y desarrollar la política. la lógica de
la política como diferente de la lógica de la guerra, para lo cual es clave
"modernizar la política". Inserto en una tendencia que tuvo importancia
en los 90 y que apuntó a modernizar la política y el Estado (véase acápi-
te "Transición-gobernabilid ad"). Torres Rivas propone que esa moderni-
zación "supone la emergencia d e una ciudadanía activa por sí misma y
portadora de otra cultura cívica". Se trata de "resolver la terrible contra-

37. Ed elberto Torres Rivas ... La gobern abilid ad centroamericana en los 90 ... en M. Car-
ballo y G. Ma ihold (comps.). ¿Qué seré! de Centroamérica? Gobernabilidad, legitimidad
y sociedad civil, San José. FES-CWAL, 1994. p. 56.
Qu into recorrido 163

dicción histórica de mod ernizarse de cara al futuro. s in renunciar a una


id entid ad qu e los arroja (a la política y a l Estado) a l pasado". 38
Respecto del caso h ondurello, Hugo Noé Pino argu m enta que en ese
país "la denominada modernización del Estado h a enfatizado su aten ción
en el m ejoramiento d e la gestión pública", a un cu ando "existe un acu erdo
creciente qu e la gobernab ilid ad comprende la capacidad técnica y operati-
va de los gobiernos. la creación de con sensos y la receptividad a las de-
mandas de la población". y ello pu es "la correspondencia entre el ejercicio
del poder y las expectativas ele los ciudadanos es la base de la legitimi-
dad".39 Para Ma nu el Carbal lo, en América Central h a avanzado la paz pe-
ro no igua lmente la democracia , porque "las sociedades cr ean y potencian
la dualidad" o, dicho de otro m odo, "la democracia centroa mericana es hoy
una forma vacía de conten ido y sin ningún tipo de formu lación social y
económica".~ 0 Refiriéndose a l caso guatemalteco, Gab riel Agu il era Peralta,
en la medid a en qu e constata que la guerra. la lu cha socia l y étnica tanto
como la cu ltura d e la violencia continú an vivas. quiere potenciar la gober-
nabilidad, la legitimidad electoral y la sociedad civil. factores qu e con stitu -
yen un "entorno sociaJdemocrático consensual ". 41 Rafael Guido Bejar afir-
ma respecto de El Salvador que la gobernabilid ad que se encu entra en una
fase de transición hacia la democracia o hacia el autoritarismo, n ecesita-
rá pero no dependerá fundamentalment e de las elecciones. 42 Con res pecto
a Nicaragua , Rodolfo Delgado Rom ero destaca que el gran desafío de ese
pais es "construir la democracia en sus acepcion es más amplias de repre-
sen tación y de participación política , económica y social". 4 3 Raúl Leis, por
su parte. pone en reli eve una dimensión más cu ltural de la política, a l se-
i'talar que se está ante el desafío de constru ir una sociedad libre del trau-
ma de di ctaduras e invasiones, qu e pu eda convivir con la diferen cia. cons-

38. E. Torres Rivas. ·-oiJemas de la posguerra e n Ce ntro América" , en European Review


Q{ Lalin American and Caribbean SLudies, N° 58. Amster dam , CE:DLA . juni o de 1995, pp.
11, 16.
39. Hu go Noé Pino, "Gobernabili dad, legitimidad electoral y sociedad civil en Centroa-
mérica. El caso de Honduras" . en M. Carballo y G. Ma ihold (comps.), ob. cit., p . 286.
40. Manue l Carballo. "Elecciones y legitimidad en Ce n troamérica", en M. Carballo y G.
Maihold (comps .). ob. cit .. p. 199.
41. Gabriel Agui ler a Peralta. "Gobernabilidad . legitimidad elec toral y sociedad civil: el
Golpe de Estado y la in stancia nac ional de con senso en Guatemala", en M. Carballo y
G. Maihold (comps.). ob. cit., p. 237.
42. Rafa el Guido Bejar , "Entre las asp irac iones democráticas y la proclivid ad autorita-
ria: una gobernabilidad incierta en El Salvador". en M. Carballo y G. Maihold (cornps.),
ob. cit .. p . 263.
43. Rodolfo Delgado Rom ero. "Nicarag u a: gestión estatal, s istema de partidos polílicos
y democracia local'' , en M. Carballo y G. Maihold (comps.) . ob. c it. , p. 3 11 .
164 Edu ardo Devés Valdés

truyendo un consenso que pueda emerger del disenso , del reinado de la


tole rancia, el pluralismo y el ecumenismo en tod os los niveles. 44
Este núcl eo tem ático es articulado por algunos autores con la c ues-
tión de los movimientos sociales (Ed elberto Torres Rivas), con la seguri -
dad (Francisco Rojas Aravena), con la cultura política (Emilio Álvarez
Montalbán , Rol ando de Franco, José Luis Velásquez Pereira. Osea r Ren é
Vargas), con la violencia (Gabri el Aguilera Peralta, Ren é Poitevin. Edel-
b e rto Torres Rivas, Ignacio Ma rtín-Baró). 45 Ahora bien , s i lo político po-
see cierta autonomía, no es m enos evidente qu e diversos a utores lo arti-
culan, en m ayor o m enor grado, con lo económi co: la democracia, la go -
b erna bilidad e incluso la paz tienen que vérselas con la pos ibilidad de su-
perar la pobreza y la d esintegración construyendo el desarrollo. qu e nor-
m a lmente se piensa por relaci ón con la integración del istmo.
René Poitevin , qui en fu e ra direc tor del programa Guatemala de
FLA CSO , a firma e n 1994 qu e América latina, y está pen sando probable-
m ente sobre todo en Amé rica Central , "no encu entra instituciones que
le garan ticen la gobernabilidad d emocrá tica adecuad a". Esta asevera-
ción , que se e n cu entra e n un texto sobre la mod e rnización d e Guatema-
la, intenta pensa r la m od e rnización políti ca con relación a l desa rrollo y
a la constitución d e la n ación con su respectiva identidad. 46

Integración y d esarrollo

Claramente el sentimiento que se desprende d e mu chos autores es


qu e América Centra l. especia lmente , pe ro ta mbién ello es exten s ibl e a
América latina, no se en cuentra a sí misma. Esto es pa rticularme nte re-
levante respecto d el proceso d e desarrollo. qu e en gen era l es percibido co-
mo "frustrado " no sólo por Aníbal Pinto s ino por prácticamente todos los
qu e se ocupan del tem a . Ello n o ocurre de mod o idéntico con el proceso
ele integración. Se sostiene qu e en Amé rica Central éste parece h abe r da-
do pasos importantes y de no h aber existido. la s ituación seria todavía
peor. Por ejemplo, Luis René Cáceres d estaca que "en los últimos tres d e-
cenios el programa centroamericano de integración econ ómica \egistró
un balance pos itivo". 47

44. Raúl Leis, "Panam á: gobernabilidad , legitimid ad electoral y sociedad civil", en M.


Carballo y G. Mai h old (comps .), ob. c il. , p. 339.
45. Véanse a este respecto los acáp ites pertinentes.
46. René Poitevin , "Guatem a la . La modernización o la condena ele Sísifo··. en Rev ista
Lat inoamericana de Ciencias Sociales. segund a época . vo l. 11. N° l. Sa n José de Costa
Ri ca. 1994 . p. 32.
47. Luis Ren é Cácer es, "La integración ce n t roame ricana: logros, restriccion es y pers-
pectivas" . en Comercio Ext.erior. vol. 42 . W 8 . Méx ico. agosto d e 1992 , p. 757.
Quinto recorTido 165

A fines de los 80 se crea la Comisión Internacional para la Recupe-


ración y el Desarrollo de Centroamérica con personalidades de los di-
versos países. de organismos internacionales. expertos . etc. Esta comi-
sión se concibe a sí misma como enfrentada a la necesidad de romper
una suerte de círcul o vicioso: crisis económicas- luch as civiles. Para
romperlo se ll ega a que "la premisa fundamental es que la paz durade-
ra , la d e mocracia auténtica y e l desarrollo equitativo son inseparables",
que "noserá posible aliviar el caos económico si no se pone fin a los en-
frentamientos armados y si no se restablece un clima propicio para la
inversión". Piensa la "Comisión" que "la d e mocracia fom enta el desarro-
llo equitativo y promueve la paz" y que "la reactivación del comercio in-
trarregional es fundamental para la recuperación y el d esarrollo de la
región ". 4 8
Rómulo Caballeros poco después, en 1992. constata qu e además del
término de la Guerra Fría, "los conflictos internacionales que afectaron a
la región durante muchos años han principiado a finiquitarse". El objeti-
vo de la paz, postulado por los acuerdos de Esquipulas. está al alcance
de los países. De allí que . en el futuro inmediato, los gobiernos y las so-
ciedades civiles podrán dedicar la mayor parte d e sus ene rgías a cuestio-
nes intrínsecamente constructivas". 49 En tal esquema, Caballeros cues-
tion a que la integración sea operada d esde una "óptica predomina nte-
mente mercantil ''. más aún, "deb e dejar d e ser la pieza maestra de untar-
dío proceso d e sustitución de importaciones" o el "puntal d e un tradicio-
nal mod elo agroexportador" o de un "mercado interno ampliado". para
"transformarse en platafo rma de inversiones comunitarias con proyeccio-
nes in ternacionales"."0
Tanto Caball eros , como poco antes Rigoberto García , abogan por
un a relación entre integración e identid ad. García propone la necesidad
d e buscar un nuevo modelo d e integración "en orden a desarrollar una
verdad era identidad regional centroamericana" ." 1 Caball eros. por su par-
te. argumenta que la n ecesidad d e un nu evo enfoque para el desarrollo y
la integración "no sign ifi ca renunciar a una identidad económica r egional
sino obtener mayor peso y eficacia". 52 Es destacable, sin embargo. qu e no

48. Comisión Internacional para la Recuperación y el Desarroll o d e Centro América,


Pobreza. conflicto y esperanza: un momento crítico para Cenlroamérica, Mad rid , Tecnos,
] 989 , pp. XXIX y SS.
49. Róm ulo Caballer os. ··Refl exiones sobre la integración centroamericana en la déca-
da de 1990", en Integración Latinoamericana, N° 185, Buenos Aires. 1992. p. 18.
50. Ídem . p. 20.
5l. Rigoberto Ga rcía. "lntegra tion or desinlegra tion: th e Cen tra l American cornmon
marke t". en Central America: cris is and possibililies. Estocolmo, ln stitut of Latin Ame-
rican Studies, 1988. p . 97 .
52. R. Caballeros. ob. c it. , p. 19.
166 Eduardo Devés Valclés

todos piensan el tema del desarrollo ligado a la integración o a la dimen-


sión metanacional. Existen propuestas de desarrollo local y comunitario
que se foca lizan en aspectos "micro". en cuestiones más sociales y cu ltu -
rales ligadas a las iclenticl a cles y a los pu eblos indígenas (véase acápite
"Desarrollo").

Identidad, nación y pueblos originarios

El tercer núcleo temá tico. si bien guarda conexiones con los otros
dos. como se ha visto (Edelberto Torres Rivas. Re né Poitevin , Raúl Leis,
Rigoberto García, Rómulo Caballeros) , es mucho m ás inde pendi ente ele
éstos qu e ambos entre si: ele h ech o a algo ele esto se h a aludido en el acá -
pite "Nación-nacionalismo-nacion aliclacl". E ll o no viene sino a confirmar
la relativa separación en el campo intelectual entre c iencias sociales y
humanid a d es . El tema ele la id entid ad h a sido tra b ajado por qui en es es-
tudian la litera tura y la cultura. y por qui enes se desenvu elven en la his-
toriografía y la filosofía . Ahora bien, el tema de la identidad no sólo se li-
ga conceptualmente al tem a de la nación sino qu e a la vez se trata d e un
tema abord ado en el ámbito nacional m ás que en e l contexto d e la s ubre-
gión : se pl a ntea la cu estión de la ide ntidad nicaragü e nse o de Costa Ri-
ca mucho m ás que la ide ntidad centroa m erican a.
El tema d e la identidad en los diversos paises centroa m eri can os pa-
rece estar ligado a la pos ibilidad de e nfre ntarse a s í mi s mos. El conflicto ,
la muerte, el subdesarrollo. la represión y la miseri a. e n cierto m odo, pa-
recen síntomas o expresiones ele un aglomerado humano qu e n o logra
encontrarse a sí mismo para transforma rse en nación o comun idad. Se
percibe e n diversos autores el sentimiento ele qu e existe a llí a lgo qu e ele-
be descubrirse . cuestión qu e pu ede definirse como "unid a d c ultural "
(Guillermo Campos López), como "con cien cia colectiva" o "falta de proyec-
to" (Ramón Romero). como "posibilida d de pensarse a sí mismos" (Berna!
Herrera) , como "lectura d e la histori a" (Ligia Bola ños. Yamileth Iglesias.
Maria Pérez). Se plantea entonces la n ecesidad d e ir a lo precolombino
(Campos López), ele r ealizar un etnopsicoanálisis (Jorge Abelardo Monge) .
estudiar la h egemonía del lad ino (Ligia Bolaños, Yamileth García, Maria
Pérez, Marta Casa ús, Ma rio Robe rto Morales), estudiar la "idea preexis-
tente de lo n acional" (Flora Ovares, Ma rgarita Rojas , María Elen a Ca rba-
llo. Carlos Santander) o el discurse del nacionalismo (Frances Kinloch Ti-
j erino). Asimismo , lo identitario aparece como r ecurso defensivo frente a
la globalización; es el caso d e Carlos Tünnermann. 53

53. Véase Carlos Tünnermann. ""Identid ad y diversidad cultural", en Frances Kinloch


Tijerino (ed .). Nicaragua en busca de su identidad. Managu a. UCA, 1995, p. 42.
Quinto r ecorrido 167

Defensa y seguridad

La producción en torno de los tem as d e s egurid a d y defe nsa no ha


sido conven cionalmente reconocid a en los estudios sobre el pensamien-
to latinoa m ericano. Excepción hech a ele la doctrina ele la seguridad na-
cional. a la que se han dedicado algunos estudios , quienes se ocupan ele
la historia d e las ideas en gen eral no h a n considerado que lo producido
en este á mbito m erezca ser relevado. Poco a poco h a ido form á ndose un
grupo de personas qu e estudian el pensa mi ento sobre temas internacio-
n a les: Raül Bernal-Meza, Héctor Cu adra y Alfonso Sánchez Mugica entre
otros. No obstante la poca preocupación. en el pensamiento sobre defen-
sa y seguridad existe cierta vocación ele lati noamericanida d : existe allí un
afán por pensar el continente o alguna s ubregión en s us conexiones con
otras pa rtes del mundo: existe allí un a[.án por pensar diversas dimensio-
n es, lo b éli co, lo econ ómi co. lo político. por pensa r defensa y seguridad
por relación a l desarrollo, a la d emocracia: existe allí la idea proyectiva
de una Latinoam érica o de un espacio s ubregiona l o n acion al por cons-
t ruir. De es te modo se está contribuyend o, sea o n o la finalidad efectiva
de qui en es generan este pensamiento. a la configuración ele un continen-
te. a la configuración de una(s) icl enticl ad (es). Ello ocurre aforiiori cuan -
do se está proponiendo una segurid ad cooperativa a la que deben concu -
rrir varias naciones. En es te caso el tema d e la s eguridad se aproxi m a a
la integración .
En el fin de siglo. defe n sa y seguridad han sido tratadas por relación
a integración y globalización , como en relación a d em ocracia e inserción
e n la economía internacional. Se ins iste en qu e este tratamiento sólo es
posible d ado el término ele la Guerra Fria. ele ahí el énfasis en n ociones
como "seguridad cooperativa" y "m ed id as d e confianza mutu a" (MCM).
Se da como un h echo , a veces un poco rápido . que ya seguridad y so-
beranía gu ardan una relación s ecund aria y qu e el debilitamiento d e los
Estados-nación como producto de la globalización h ab ria cambiado el es-
cenario . La costarricense Cristina Eguizabal ha destacado cómo "ha cam-
bia do el carácter ele las a menazas", adquiriendo éstas un cariz m ás sis-
témico. Para ella, la destru cción d el m edio ambiente , el reloj de mográfi-
co, el narcotráfico y el terrorismo , la intolerancia, la xenofobia y las d esi-
gualdades en el bienestar entre las sociedades nacionales son sólo algu-
nos de los peligros a los que en la actualidad nos enfrentamos. 54
Por relación a las di s tintas subregiones del continente estos temas
han sido abordados de modo diferente y más o menos específico: e n Amé-

54. Véase Cri stina Eguizáb a l, "Los ejércitos en ti empos ele paz: el estado ele las r elacio-
nes entre civiles y militares en la Ce ntroa m érica ele hoy", en M. Ca rballo y G. Ma ihold
(comps.), ob. cil. , p. 126 .
168 Ed u ardo D evés Valcles

ri ca Central se tra tó por relación al término de la gu erra y la viol en cia; en


el Con o Sur por relación a ciertos conflictos limítrofes , a l<t s ubordin ac ión
de las fu erzas armad as a l p od er civil y a la n ecesid a d el e crea r confia n za
pa ra el m ejor interca m bio eco nómi co ; co n relación a l te rritorio a mazóni-
co el t em a ele la seguri dad fu e con ceptu a lizado en términ os más d e la rgo
plazo a ludi endo a la cu es tión a mbiental : en el mundo a n d in o el n a rcotrá -
fi co en s u s relacion es co n la gue rrilla o el terroris m o h a s ido un p robl e-
ma clave; en el Caribe es d on de h a perma n ecid o m ás la idea bipola r h e-
reda da de la Gu erra Fría.
Am érica Ce ntral fu e cons iderad a la región m ás conHí ctiva en el fin
de s iglo. inclu so s í en la última d écad a fu e logrando un proceso de paz
bastante a cepta bl e . Allí el probl em a de la d efen sa y la s egurid a d fu e co n -
cept u al izado es pecia lmente por relación a los ac u erd os d e paz (Osear
Ari as), p or relación a los d erech os hum a n os y el tér min o el e la violen cia
con tra los s ectores camp esin os e indíge n as (Rigo berta Me n chú) , por r e-
lación a la instalación el e la dem ocracia (Fra n cisco Rojas Araven a ). por
relación a la n eces iclacl el e logra r es ta bilidad y ca pacicl a cl pa ra coordin a r
accion es conjuntas en tre actores y n ac ion es (Cla u d ia Fue n tes y Fra n cis-
co Roj as Araven a).

***

E n el Con o Sur la s egurid a d ha s ido pensada p rincipa lmente por re-


lación a la in tegración para la ins erción en la econ omí a in te rn acion a l. Allí
la creación ele cola boración a partir d e la s M CM h a s ido cla ve. En cierto
m odo pu ed e d ecirse qu e las M CM s e h an pensa do en la inten ción de faci-
lita r una integración de S{)Cios comercial es para un region a lis m o a bierto
o . pa ra decirl o e n otros términos , las M CM h an s ido pen sadas co mo una
m a n e ra el e a ceita r la má quin a econ ómi ca para qu e tra b aj e s in roce .
Esas mis m as M C M h a n s ido pensadas com o rela ción en tre unas n a -
cion es y otras pero ta mbi én como relación entre civí les y militares , como
pos ibilíta cloras ele la de mocracia, evítando así qu e la s fu erzas a rma das
sien ta n n ecesid a d de a umen tar un pod er que h a tenid o mu c hos má s
efect os des tru ctivos sobre la sociedad civil de sus propios países qu e so-
bre los "en e migos externos". En este esqu e m a ta mbién se entie nde la
cu estión ele la s egurid ad como control civil sobre las fu erzas arma d as
(Rut Día mint).
Por su pa rte todavía, la d efensa y la segurid ad con r elación a la in-
tegración h a n s ido pen sad as como otras formas posibl es de coordinación
o cooperación . En tal sentido s e ha pla nteado la n ecesidad ele crear es-
pacios d e coordinación el e políticas en la región (Fra n cisco Roj as Arave-
n a, Cla udia Fu e ntes).
En el espacio a ndino el gra n tem a d e la s egurida d h a s ido el n arco-
trá fi co ligado a la gu err ill a y al terrori s mo. a pesar de h a b er exi s tido un
Quinto recorrid o 169

con flicto internacion al entre Ecuador y Perú. Los temas relativos a las
MCM han sido clesarrollaclos apuntando también a bajar, las tensiones
provenientes ele confl ictos de l pasado (Bolivia-Chile- Perú), ele problemas
fronterizos o de la eve ntual carrera arma mentista. Esto ha permitido
continuar con uno de los procesos integracionista s m ás duraderos en el
continente: Pacto Andino , Comuni dad Andina ele Naciones (CAN). a lo cual
h a contribu ido probablemente la búsqu eda ele elementos qu e contribu -
yan a un régimen ele seguridad que comprenda a dos o más países. 55

***

Por todas partes la reflexión sobre la seguridad h a s ido más impor-


tante qu e la reflexión sobre la defe nsa. Se ha destacado ya la idea ele li -
gar seguridad a temas poco convenciona les: m edio ambiente. democra-
cia, narcotráfico. Juan Gabriel Tokatlian y Rodrigo Prado se preguntan si
un Estado perifé rico puede increme ntar su poder ele n egociación si inter-
namente no consolid a la paz y la r econciliación en la socied ad. Para ell os
es obvio que no es posible. 56 Pero esto no ha bastado para crear una es-
pecie ele nueva o renovada "doctrina ele la seguridad nacional ''. Rut Dia-
mint ha insistido en que "el quiebre en la concepción ele la s eguridad na-
cional no fue suplaJ!taclo por una síntesis doctrinaria ele un grado simi-
la r ele consenso". Piensa que "la segurid ad cooperativa. las m edid as ele
fomento ele la confianza y el modelo europeo el e a rreglos ele s eguridad no
ll egaron a conformar una refl exión organizada, r econocida como soporte
el e la seguridad y la defen sa nacional".57
Sea com o fuere. ha sido manifi esto cómo el gran tópico ele los 90. la
cuestión de la iclenticlacl , no encu entra la misma releva ncia en todos los
temas o en tocios los á mbitos ele elaborac ión ele p ensami ento. Quienes se
ocupan ele defensa y seguridad no h ablan ele id entidad. Los aspectos cu l-
turales no aparecen ligados s ino muy marginalmente a la defensa . no se
pone en r elieve la importancia de la organización del pu eblo . sus valores,
idiosincrasia , como h abía s ido pensado durante los años 60 en la línea
de Ernesto Gu evara, Ho Chi Min , Mao Zedong. Más re levante es la pers-
p ectiva de la modernización , destacándose por cierto lo tecnológico , tan-

55. Véase Raúl Barri os y Will iam Torres , .. Seguridad y confianza tri n a cional: una ap ro -
x imación bolivia n a··. en Raúl Barrios (ed.). ob . cil.. pp. 305 y ss.
56. Gabriel Tokatlian y Rodrigo Prado. 'Violenci a política . paz interna y política inter-
n ac ional ... en Eswdios Internacionales , a ñ o XXJI I. N° 90. Universidad de Chile. abril-ju -
ni o d e 1990, p. 190.
57. Rut Oia m int. .. Un producto de la pos Guerra Fría : la cooperació n en s eguridad. El
caso argentino ... en M.w ... El M ercos ur d e la defensa. Santiago de Chile. Fl.i\CSO-CI A DDE: ,
1997. p. 40.
170 Eduardo Devés Valdés

to en el instrumental como en la formación de los cuadros. En todo ca-


so. el trabajo de los al'l.os 90 sobre defensa y seguridad, al menos en el
ambiente no militar, está focalizado en ideas como la concertación (Au-
gusto Varas), la cooperación (Rut Diamint, Thomas Guedes da Costa.
Jorge de la Lama) , la democracia (Augusto Varas). la confianza (Francis-
co Rojas Aravena) , la comunicación (Raúl Barrios, William Torres, Fran-
cisco Rojas Aravena), mucho más que hacia la disuasión vía amenaza o
vía exhibición de fuerza.

¿Cómo entender el Caribe?

l. ¿Cómo se piensa el Caribe, el mundo andino, el Cono Sur, Centroamé-


rica, el espacio amazónico a fines del siglo xx? ¿Cómo se piensan estas
subregiones del continente: con qué categorías, qué problemas se detec-
tan allí. qué carácter se atribuye a cada una , cómo se relacionan concep-
tualmente unas con otras o a cada una con algunos de los grandes te-
mas: integración, identidad . modernización, globalización? Precisamente
a partir de conceptos como integración , identidad. memoria o nación se
puede realizar un acercamiento a la discusión sobre el Caribe. En el Ca-
ribe se han detectado ciertos temas relevantes, como en otros espacios se
han acentuado cuestiones específicas: la transición h a sido tan poco re-
levante en el Caribe como importante lo ha sido en el Cono Sur y la mul-
ticulturalidad tan relevante en el primer espacio como irrelevante en el
segundo. En todo caso, "lo caribeúo" ha sido un problema más pensado,
1
más delimitado qu e otro.s . Ha tenido presen cia similar a lo andino o a lo
centroamericano, siendo mucho más significativo para la historia de las
ideas, en el fin de siglo. que lo a mazónico o lo conosureño, notoriamente
menos tematizados.
Ahora bien, así como ha ido creciendo la cantidad de personas. insti -
tuciones , disciplinas y r edes, se ha ido constituyendo y madurando una
reflexión sobre subsistemas que desglosan la caribe!'iidad. No es nuevo
que se piense al Caribe, se trata de una antigua preocupación . Lo novedo-
so va siendo cómo se avanza en la constitución del tema, cómo se abren
subtemas. cómo se aplican nu evos paradigmas, cómo se crean categorías.
cómo avanza el diálogo entre caribeúos de diversos idiomas y cómo crece
una suerte de conciencia caribeüa desde las islas hacia la s costas58 (esto
último , lejos d e ser una cuestión académica únican1ente. es probable que
s,ólo siga la propaganda turística). La región caribeña, junto a la amazóni-

58. Véase Ana Piza rro . El archipiélago defi'onteras externas. Santiago de Chile. USAC H.
2002, pp. 28-29.
Quinto r eco rrido 171

ca. es la que más ha "crecido" y lo ha h echo en población. en kilómetros


cuadrados y. para nu estro eie cto. en pensamiento. Una de las presencias
más novedosas en este plano es la de la costa atlántica de Nicaragua. Allí
se ha creado una intelect u a lidad ligada a grupos étnicos y a cuestiones
medioambientales. promoviendo una regionaJ ización con relativamente al-
tos grados de autonomía. Figuras como Myrna Cunningham. Gu illermo
McLean Herrera. Argentina García, Gilberto López Rivas, Galo Gurdián,
desarrollan un quehacer teóiico que se pre tende diferente del de la región
"central", cercana al Pacífico, y que propone temas tanto como perspecti-
vas que no se habían relevado suficientemente. 59

2. No es una exce pción qu e el Caribe se piense, e n el fin de siglo. en la


dialéctica entre identidad y globali zación. Todo el continente, grosso mo-
do, se pi ensa en estas coo rd e nadas. Existen sin e mba rgo en la región ca-
Iibeña algun as especificidades; una de las importa ntes, si no la más , es
a qu ella d e la nación.
Dura nte la segunda mitad del s iglo xx aparecieron numerosos Esta-
dos en la región y en muchos de éstos la cuestión n acional es cuanto me-
nos problemá tica. Existen varios Estados-nación no "ortodoxos": territo-
rios muy pequel1os. cu lturas muy variadas y de asentamiento reciente o
poco amalgamado. superposiciones é tnicas e idi omáUcas. inexistencia de
creencias o religiones com unes; la coptinua relación de dependencia muy
grande con la antigua me trópoli (Suiinam) o con la nueva (Pu erto Rico).
Algunos d e estos factores han generado situ aciones de alta tensión o in -
cluso de guerra civil. Pa ra una parte de la intelectualidad del Caribe es -
tos problemas se han pl a nteado como el desafío d e la nación. el desafio '
de constituirse como Estado-nación. Algunos ejemplos de esto: se ha ci-
tado poco antes el caso de los nicaragyenses que apuntan a un Estado
con regiones autónomas; algunos belicellos se han planteado la presen-
cia de decenas de miles de emigrantes recientes, 15 por cieto de la pobla-
ción , como producto de la violencia en América Central (Assad Shoman.
Lita Hunter Krohn); respecto de Trinidad y Guyana se plantea el proble-
ma de la confrontación entre grupos afro e indios orientales (Ralph Prem-
das) ; sobre Pue rto Rico la división entre la población que vive en el terri-
toiio y la que lo hace en Estados Unidos (Arcadio Díaz Quiüones, Rober-
to Márquez); sobre las maneras de enfrentar económicamente la cuestión
del tamaüo de las economías y el tema de la n ecesaria integración (Nor-
man Girvan. Leslie Manigat) ; sobre la cuestión colonial y poscolonial
(Stuart Hall y Vidia Naipaul); sobre la multiculturalidad y la posibilidad

59. Véase Eduardo Devés Va ldés. "Pensando (en) Nicaragu a h acia el 2000" , en Alfredo
Lobato y Eduardo Devés Valdés, El pensamiento nicaragüense e n el siglo xx. Managua.
UNAM , 2003 .
172 Eduardo Devé s Valdés

o no de una conciencia n acional (Assa d Shoman); la relación entre la na-


ción e identidad ha sido pensa da por muchas personas (varias de las ya
nombradas y Pablo Mariflez); y la relación entre n ación y la globalización
(Rita Giacalone. Arnold Antonin , Andrés Serbín) .
La t ensión . en el espacio anglófono , entre "islandismo" como n acio-
nalismo local-insular y "westindianismo" como asociación de las ex colo-
nias del imperio británico60 expresa una de las fórmulas; en los territo-
rios en que se habla español ha sido más bien la d e a utonomía versus
existencia b ajo el dominio o protectorado o asociación con Estados Uni-
dos. La presencia soviéti ca en Cuba casi no ha sido tematizada por la in-
telectualid a d residente en ese país.

3. Se ha destacado la importancia de lo multicultural para pensar el es-


pacio caribeño en el fin de s iglo. Ello se h a ligado a lo multiétnico. a la va-
ri edad lingüística y, ya se decía también , a la cuestión n acional e integra-
cionista. Sin duda estos te mas se encuentran atravesados por las preocu-
paciones como la idenbda d y la m emori a. Es decir. en mayor medida que
en otras subregiones del continente se están superponiendo con ceptos
que pretenden designar esta realidad o, aludiendo a la subj etividad, con-
ceptos qu e a puntan a la concienci a , a la autoconcepción que los caribe-
ños construyen. A este respecto Lulu Giménez ha a llrmado qu e la noción
"el Caribe" se h a ido imponiendo sobre la conciencia histórica de los pue-
blos qu e lo h abitan . Postula que m ás allá d e las ideas de "n egritud ". en el
espacio fra ncófono, y "afroanbllanía··. en el anglófono , conceptos car acte-
rísticos ele los 50 y 60. se h a generado un proceso común que concibe que.
a pesar de las difere nci as, las sociedades caribelias "presentan un deno-
minador común a todas ellas: el pluralismo cultural . en cuyo interior la ·
presencia a fricana es d eterminante del eilws cultural caribeño". 5 1
Ahora bien , sea o no verdad lo que sostiene Lulu Giménez. es eviden-
te que las otras denomin aciones, qu e apuntan por lo demás a fen ómenos
especítlcos o a específicas dimensiones de las culturas elaboradas en el
Caribe, no h an desaparecido completamente de la discusión. De h echo.
e n esta región es donde, junto a México, se encuentra más viva la comu-
nicación entre el ensayo contemporáneo sobre cuestiones político-cultu-
rales y el producido hacia m ediados de siglo: Antonio Pedreira. Aimé Ce-
saire. Frantz Fanon, así como con la producción literaria: Alejo Carpen-
tie r, Derek Wa lcott. Edward K. Brathwaite, y la historiografía-antropolo-
gía: Fe rna ndo Orbz, Cyril Lionel Robert James, Eric Williams.

60. Earl Goodi.ng. The Wes t I nd ies at the Crossroads. Massachusetts, Schenkma:n.
198 1, p. XII I.
6 1. Lulu Giménez. Caribe y A m érica la tina, Ca racas. Monte Ávila-CELARG. 199 1. pp .
133- 134.
Quinto recorrido 173

En este sentido se han recogido y reelaborado tópicos identitarios de


la producción anterior como "francofonía" y "negritud" para d~sarrollar
las ideas de "antillanidad", "creolidad" o "creolitud" , como lo han pro-
puesto Georges Ngal y Jonas Rano.r;z o como lo afirma Jean Bernabé: "Es
la negritud cesairiana la que nos abrió paso a este [concepto] de una an-
tillanidad que puede postularse, a su vez que camina hacia otro grado de
autenticidad que queda por nembrar". G~l De hecho , Ngal . Rano y Bernabé
de un modo u otro están retomando la propuesta de Brathwaite sobre '"la
creolización" como un proceso social, material, psicológico y espiritual
por medio del cual todas las culturas que llegaron al Caribe han ido in-
sertándose en la geografía local. 64
Ahora bien, según afirma Nair María Anaya. la identidad caribeña,
en especial la de los anglohablantes , ha sido p ensada por relación a lo
colonial como un des/arraigo. r; 5 Ello. sin embargo, es también válido no
sólo para quienes fueron desarraigados por la esclavitud sino igualmen-
te para los pueblos que han sufrido fuertes migraciones. especialmente
Puerto Rico , y la obra de Díaz Quiñones lo marca con claridad , pero pro-
bablemente igual para cubanos o haitianos , si bien su producción teóri-
ca no haya expresado esto de la misma forma o con la misma intensidad,
aunque oblicuamente se deja ver para el caso cubano, por ejemplo, en la
obra de Carlos Alberto Montaner.
Con otros énfasis. pero incidiendo también sobre la identidad o las
identidades en el Caribe, puede citarse la obra de Nancy Morejón , que ele-
fine a ese espacio como "el corazón de Afroamérica"Gr; y en parte Enrique
Ubieta Gómez y ,Joel James Figarola.

4. Algunas ideas respecto del Caribe o de sus subespacios en el fin de si-


glo. Jean Leopold Dominique: la existencia de una cultura cimarrona del
lalcou (caserío haitiano) y de un idioma , el creole, que se extiende sobre
la tierra fertilizando el suelo nutricio de una cultura auténticamente na-

62. Véase Jonas Rano , Creolitude. Silences ei cicatrices pour seuls témoins. Négritude.
antillanité. creolité. quel devenir?, París , L'Harmaltan, 1997, y Georges Ngal. "Prólogo"
a J. Rano, ob. cit. , citado por Laura López Morales. "De la mordaza a la expresión po-
lifónica" , en Johanna von Grafenstein y Laura Muñoz Mata (coords.), El Caribe: región ,
frontera y relaciones internacionales. México, CONACyT , 2000 , t. II, p. 224.
63. Citado por L. López Morales , ob. cit., p. 231.
64. Véase Nair Maria Anaya . "Des/arraigo y trans/forrnación cultural en la literatura
caribeña en inglés", en J. von Grafenslein y L. Muñoz Mata (coords.). ob. cit. , pp. 257
y SS.
65. Véase N.M. Anaya. ob. cit.
66. Véase Nancy Morejón. "Afroamérica ¿la invisible?" , en Casa de las Américas, N°
188, La Haba na, julio-septiembre de 1992. pp. 61 ss.
174 Eduardo Devés Valdés

cional : creole que debe liberarse junto a la aparición de un vudú crea-


dor. 67 Locksley Edmonson: la idea de África ha venido ya jugando el pa-
pel energizador cultural e intelectual en el Caribe. La búsqueda de la
identidad y emancipaci ón del Caribe necesariam ente implica considera-
ciones que pertenecen a Á1i·ica.68 Jean Casirrtir: "El uso d e los idiomas lo-
cales -que desde lu ego implica revoluciona r la retórica científi ca- repre-
senta una tarea que un Estado sin profundos compromiso s con la nación
no puede e mprender motu prop1io, pero que tampoco puede prohibir. Un
Estado subdesarrol lado no pu ede devolver el verbo al oprimido, ni puede
impedir que este verbo se exprese": 69 ''Los problemas económicos qu e en-
frent31nos no pueden soluciona rse manipul311d o variables económicas .
El desarrollo de la economía d ebe ir aparejado con el de la antropologí a ,
porque en el Caribe la lu cha diaria d el pueblo op rimido muestra qm. en
la formación de su conciencia de clase. las dimensione s económica y cul-
tural son igualmente atinentes". 70 Leslie F. Manigat: "Q u e la cooperación
solidaria y la unidad panregion a l sigan siendo percibidas como un ideal
deseable, posible y n ecesario, aun a largo plazo, implica una progresión
instituciona l continua en el amansamie nto y la domesticac ión de la uto-
pía".71 Ernest A. Bernardin: "El objetivo esencial es alcanzar a m edio y
largo plazo la constitució n de una nación fuerte . r econocida y respetada
a escala internacion al, donde los inte reses de los ciudadanos son toma-
dos en cuenta por la acción del gobierno, que asegura su protección por
un régimen de seguridad social eficaz. Se trata, ante todo , de ser progra-
máticos e instaurar, en el país. un sistema moderno de gestión a todos
los niveles". 72 Roberto Márquez: "Siendo un antillano y afrolatinoam eri-
cano nacido y criado en el b31Tio hispano de Nueva York y una persona
en quien , por tanto, convergen varias historias. pueblos y regiones , no es-

67. Véase Jean Leopold Dominique, "La vibración o la fuerza de la inercia. Un testimo-
nio de la expansión creativa haitiana origin a l, que surge a través de impedimentos en-
dógenos y exógenos", en Pablo González Casanova (coord. ), Cultura y creación intelec-
tual en América latina, La Habana, Ministerio de Cultura. s/f. p. 359.
68. Véase Locksley Edmonson, "Creatividad intelectual y cultural en el Caribe de ha-
bla inglesa: obstáculos y retos", en P. González Casanova (coord.). ob. cit.. pp. 57-58.
69. Jea n Casimir, "Cultura oprimida y creación intelectual", en P. González Casanova
(coord.). ob. cit., p. 81.
70. J. Casimir. "Cultura, discurso (autoexpresión) y desarrollo social en el Caribe", en
Revista de la CEPAL, W 25 , abril de 1985, p . 160.
71 . Leslie F'. Maniga t. "El SELA ' ; el porvenir de las relaciones políticas y económicas d e
América latina y el Caribe", en Integración Latinoamerica na, aúo x. W 8, Bu enos Aires,
diciemb re d e 1985, p. 53.
72. Ernest A. Bernardin . Histoire economic¡ue eL sociale d'Haiti de 1804 a nos jours (L'e -
tat complice et lajaillite d'un systeme. 1-!ailí. 3" ed .. 2000, p. 23 6.
Quinto recorrido 175

toy en absoluto dispuesto a renunciar a parte alguna de la potencia y ri-


quezas de esa confluencia. Ni patricio ni nacionalista racial. mi intención
hoy es la misma qu e motivó a Nicolás Guillén [... ] lu ego de expon er ante
los ojos de sus compatriotas la poco halagadora r ealidad del racismo fa-
miliar y su terrible amenaza". 73

5. En el Caribe están creciendo los niveles de autorreflexión, ya se ha di-


cho. y además no es algo específico. casi todo está siendo cada vez más
pensa do. Ha crecido mucho la cantidad ele quienes piensan el Caribe
desde las islas como también quienes ro hacen desde las costas fronteri-
zas (M éxico. Venezuela. Guyana. Nicaragua, Belice y, por cierto, Florida).
Ha crecido, igu a lmente. la cantidad de quienes lo miran desde lnglaten·a,
Francia, Holanda y diversas ciudades d e Estados Unidos. Estos creci-
mientos no h an sido sin emba rgo de l todo homogéneos: la preponderan-
cia del pensamiento cubano durante la primera mitad del siglo cayó en
la segunda; durante ésta el p ensami ento en ingl és tomó la delantera, el
pensamiento de los caribeños anglófonos en la región y ele los qu e traba-
jan fu era ele ell a e n conexión estrech a con autores y con el medio acadé-
mico ele los paises desarrollados. Que los tres premios Nobel Arthur Le-
wis (economí a) . Derek Walcott y Vidia Naipaul (literatura ) hayan vivido
gran parte ele s u vida fu era de la región. no es ni casualidad ni gran ex-
cepción. Esto e mparienta a los anglófonos con los fran cófonos y los se-
para. sólo parcialmente, el e los hispanófonos. Puede incluso afirmarse
que los pensadores caribeños anglófonos desde fin es del siglo XIX con Ecl-
warcl Wilmot Blyclen y poco después con Silveste r Willi a m s han capitali-
zado el pensamiento negro norteamericano. cosa que no han h echo sig-,
nificativam e nte los fran cófonos y casi n ada los hispanófonos.
El pensa miento del Caribe anglófono dio un salto a mediados del siglo
xx. Personas como Arthur Lewis. Eiic Williams. Ciril Lyonel Robert James.
George Paclmore, marcaron un tipo ele pensamiento qu e fue reelabora do
(asumido y rechazado) en los 60 en piimer lugar por e l New Worlcl Group
y otros cientistas económico-sociales ele la misma generación (Walter Rocl-
ney , Clive Thomas. Norman Girvan) y por los ensayistas (G eorge Lamming,
Eclwarcl K. Brathwaite y Viclia S . Naipaul) . Varias personas que iniciaron
su producción en los 60 continúan trabajando h asta el fin ele siglo.
El ámbito francófono dio también un salto importante hacia 1960
con la aparición 1cle un grupo importante ele cientistas sociales ele I-laiti
(Jean Casimir, Gerard Pierre-Charles, Susy Castor, Leslie Manigat) y ele
ensayistas como René Depestre (Haití) , Eclouard Glissant y sobre todo
Frantz Fanon (Martinica). Esta produ cción se potenció en gran m edida

73. Roberto Márquez ... Raza , racismo, historia: ¿vienen d e a llá todos mis hu esos?'". en
Ana Pizarra, ob. cit. , p. 201.
176 Eduardo D evés Va lcl és

por efecto o como parte de la ola que generó la Revolución cuba n a . pero
en Cuba se produjo un desarrollo muy escaso de las cie ncias económico-
sociales y no a pareció en las red es latinoa merica n as de estas disciplinas
ni un solo cubano el e reli eve. En el e nsayo y los estudios li terarios cultu-
ral es figura s como Robe rto Fernández Retamar. Severo Sarcluy o José
Antonio Portuondo se fu eron diluyendo muy pronto. El trabajo historio-
gráfico d e Ma nu el Moreno Fraginals continuó, en cambio . s iendo recono-
cido hasta fina les d e siglo. En los últimos años fu e citado el trabajo del
cuba no-estadounidense Antonio Benítez Rojo y del cubano-español Ca r-
los Alberto Montaner.
Ahora bien , es de nota r qu e si Cuba disminuyó relativamente duran-
te la segunda mitad del siglo xx su presencia en el escenario intelectual
(cien cias sociales-huma nidades-ensayo-crí tica literaria-estudios c ultura-
les) la tinoamericano, no hay otra revista como Casa d e Las Américas que
haya acogido. traducido y hecho circular tanta produ cción de los distin-
tos territorios y que h aya d esde dentro contribuido tanto a una suerte de
preocupación y 1o conciencia de lo ca~ib e ño.
Puerto Ri co ha producido en el fin de siglo un ensayo superior al de
los otros Estados o territorios d e la región (José Luis González. Edgardo
Rodrígu ez Julia , Arcadio Díaz Quiñones) y un aparato unive rsitario muy
desarrollado que ha instituciona lizado el saber de mane ra más profesio-
nal qu e en el res to de la región y en contacto muy estrecho con Estados
Unidos.
En los departamentos fran ceses h a a parecido e n el fin ele siglo un
grupo d e teóricos sobre la identida d local y caribeña (Patrick Ch a moi-
sea u. G. Nagel. J. Ran o) que s e inserta n en una línea de trabajo qu e ha -
bía d esarrollado Edou a rd Glissant, continuando sobre todo a Aime Ce-
saire y al haiti ano J ean Price Mars. Pero ha sido e n Jama ica y Trinidad
donqe en el Hn de siglo h a aparecido la m ej or produ cción en estudios cul-
turales. historiografí a, ciencias económico -sociales (Stu a rt Hall, Rupert
Lewis , Norma n Girvan). Son los intelectu ales a nglófonos de estas is las
junto a los puertorriqueños Jos mejor a rticulados a las redes de caribe-
ños y caribólogos de Estados Unidos. m ás que los el e las otras islas y mu -
cho m ás qu e los de las costas: Veracruz, Quintana, Bluetl elcls , Belice, La
Guaira. Maracaibo.
Una red importa11te y qu e sale parcialmente del perfil ele la produc-
ción más típica del Ca~·ibe (raza-etnia -nación-multicultu ralidad) es la
Coordinadora Regiona l ele Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES) .
organizada originalmente por Xavier Gorostiaga con gente ele nume rosos
países, incluidos algunos poco frecu entes en las r edes: Cuba, Panamá,
Belice. Honduras. Re públi ca Dominicana. Esta red estuvo en los últimos
años del siglo a nimada desde Caracas por el argentino-ven ezolan o An-
drés Serbin. probable mente el mejor conocedor de las relacion es político-
comerciales en el espacio caribeño. CR IES funci on a en bue na m edida en
Quinlo reco rrido 177

torno de la r evista Pensamiento Prop io. Se propuso divulga r trabajos


acer ca de gobernabilidad . segurid a d ciud a da n a y sociedad civil. segui-
mi ento d e los procesos d e integra ción region al. globalización y modelos
altern ativos de desarrollo . crm-:s trabaja co n la noción "gran Cari be" don-
el e co mprende a los paises qu e ti enen carta en e l Caribe, agrupa ndo a va-
rias decenas 'd e institu tos , centros , fundacion es y programas. 74 Adem ás
ele los m encionados. h an s id o relevantes en ella figuras como Socorro Ra-
mírez. Judith Wedderburn , J essica Byron . Silvestre Díaz, Leticia Salo-
món y Herná n Yanes.

Socialismo en el fin de siglo

El s iglo xx termina con la década más pobre en actividad y en pen-


samiento socia li s ta. La m a rca principa l en la sen sibilid ad socialista es la
pe rplej id a d . la decepción . la eluda. a lgo así como lo que señala el urugua -
yo Rodrigo Arocena: "Despu és de l comun is mo . la izquierda s e h a ll a en
una s emipará lis is ". 7 5 En los 80. e n el m a rco del proceso ele "ren ovación".
s e vivificó un pensamiento sociali sta inspirado en el tema d e los movi -
mi entos socia les. en el es fue rzo p or re pen sar la dem ocracia. generándo-
s e inclu so un desarroll o a l a mparo de la critica a l socia li s m o real m ente
exis tente. En los 90 tocio esto ten d ió a agotarse. la izquierda pen sante.
con excepcion es . s inti ó ta n to la vergü e nza (¿aj en a?) de Cub a co mo la in-
ca pacidad p a ra decir a lgo c reíble o a u tocreíbl e.
Pued en destacarse. s in embargo. a lgunos tr azos positivos, con dis-
tintos grados el e s ignifi cación. Un o d e és tos consistió en el r ecurso a afe-
rrarse a algunos tem as buscand o al lí s upervivencia y legitimid a d. En
oportu ni dades. pensadores socialistas o de la izquierda (no necesaria-
m e nte s inónimos) abordan estos temas com o lu gares a partir de los cua-
les podría reformularse un discurso. Por así d ecir, buscan pragm á tica-
m ente puntos sensibl es desde donde rela n zar un a ofensiva t eórico -prác-
tica qu e les otorgu e un nic ho para existir o les genere apoyo social o, co-
mo dice Francisco Weffort. para sobrevivir el socia lismo deberá buscar
una nueva raison d'i'!tre. 7G Un a de las razones de su posibilida d fu e la
c u estión m edioambiental que apunta a id entifica r reivindicaciones socia-

74. Véase Pensa miento Propio. nu eva época , año 3 . N° 6. Caracas . en ero-abril de 1998.
páginas nn a les.
75. Rodri go Ar oce n a. "La izqu ierda a n te la decepción". en Nueua Sociedad, N° 141. Ca-
r acas. en ero-febrero de 1996. p. 70.
76. Francisco Weffo rt, "El futur o del s ociali smo". en Esluclios Púb l icos. N° 54. Santiago
d e C hile. oto ño ele 1994. p. 403.
178 Eduardo Deves Valdes

listas con medioambientalismo, otra fue identificar el socialismo con Jos


afanes utópicos. otra manera todavía consistió en despojar al socialismo
de toda "dureza·· o "precisión" o "carácter" para simplemente identificar-
lo con los nobles valores del humanismo (Gustavo Marin). con la dismi-
nución ele la injusticia (Jorge Amado) o con la fraternidad mundial ele
hombres libres. felices y cabales (Rodrigo Arocena).
Otra dimensión d e la sensibilidad de la izquierda en el fin de siglo es
la destacada por Jorge Castm1eda . Para el autor ele La utopía desarma-
da. "toda izquie rda hoy es tendencialmente r eformista y pacífica" o, para
decirlo de manera más fu erte. aparece caducada "-por ahora- de la no -
ción misma de revolución en América ". Esta posición "pacifista" y "refor-
mista'' sería provocada. piensa el mexicano. por tres razones: "El desmo-
ronamiento del Este europeo. la imposibilidad conceptual y financiera ele
contemplar una ruptura con la economía ele la globalidad y la renuencia
a provocar de nuevo fracturas sociales". 77
Los temas del pensamiento socialista (o el e la izquierda) en el fin de
siglo pued en jerarquizarse, siendo claramente el más importante la críti-
ca al neoliberalismo, especialmente a las prácticas del n eoJ.iberalismo . co-
mo un modelo inca paz de generar bienestar para la mayoria además de
concentrador de la riqueza. crítica que se ha h ec ho extensiva a la globa-
lización (globalización neoliberal) como fenómeno . a m edias. id entificado
con el antiguo imperialismo. Han insistido en este aspecto numerosos
autores, aunque obviamente no siempre desde la misma p erspectiva : Oc-
tavio Janni , Francisco Weffort . Marilena Chaui, Emir Sader, en Brasil ;
Enrique Ubieta. en Cuba; José Aricó. Hugo Biagini, Eduardo Bustelo. Al-
berto Minujin, Atilio Borón. Beatriz Sarlo. Arturo Roig. en la Argentina:
Aníbal Quijano . en Perú ; Fernando Calderón. en Bolivia: Edgardo Land er.
en Venezuela: Agustín Cueva en Ecuador: Ricaurte Soler. en Panamá:
Daniel Camacho. en Costa Rica; Alejandro Serrano Caldera. en Nicara-
gua; Tomás Moulián y Rodrigo Alvayay. en Chile, y Pablo Gonzá lez Casa-
nova con el grupo cl ependentista en México.
La critica al neoliberalismo se realiza también desde otras dimensio-
nes. por ejemplo. su tendencia segregacionista. marginadora, incapaz ele
hacer "comunidad" , integrando a las grandes masas. Sobre este aspecto
han insistido Alvayay. Arocena y Enrique Ubieta. Francisco de Oliveira ha
sido más extremo al destacar los peligros ele la aparición de un apartheid.
La gran respu esta a esto ha sido a un doble nivel: reivindicar la necesaria
acción del Estado como asegurador de cierta igualdad y cohesión soci a l
tanto como la insistencia en la clemocra(:¡? y en la sociedad civil como ins-
tancia que no se reduce a la pragmática mercantil de elegir entre, produc-

77. Jorg.- Castaiieda, "La izquie rda en ascuas y en ciernes", en Nueva Sociedad, N°
141 , Carétcas. enero-febrero de 1996, pp. 19 , 21 y 23 .
'
Quinto r ecorr ido 179

tos políticos. En este aspecto casi sin excepción los socialistas pien san en
el Estado-nación. siendo sólo muy excepcionalmente capaces de pensar
m ás a llá , h acia la integración o h acia la mundialización.
Una excepción a esta mirada casi exclusivamente nacion a l del socia-
li s mo es la de Ma rco Au reJio García . García apunta a pe nsar un proyec-
to naci on a l con relación a otro de tipo integracionista y es a llí donde quie-
re inserta r el Mercosu r. Pi en sa qu e debe proyectarse una propuesta na-
cional alterna tiva qu e n o ten ga en cu enta sólo el factor redis tiibutivo, tal
como ocurrió en el pasado. dice. s ino efectiva m ente el probl e ma d e la
creación de riqu ezas. En la actu a lid ad. argumenta, "pensar un proyecto
nacional impli ca proyectar políti cas industriales . agrícolas, de cien cia y
tecnología. Ta mbién políticas d e e mpleo y, por qu é no decirlo. políticas ac-
tivas en la es fera intern ac ion al" . Insiste e n e llo a l decir qu e n o cr ee qu e
"h oy dí a d eba mos p ensa r qu e primero vamos a trabajar nu estro proyecto
de desarrollo y. despu és. b u scar la integr ación" y m ás aú n postula qu e
"es n ecesario concertar acciones inte rn acional es para imped ir la exclu-
s ión socia l". 78 Pero la misma posición , un poco principista e imprecisa. de
García d elata una fa lta de ela boración por parte de Jos socia li s tas la tinoa-
m erican os de una posición respecto de la in tegración y la globalización .
El p ensamiento socialista se h a planteado como opu es to a l n eocon-
servaduri s m o n eolibera l. qu eri endo con esta negación afirmar lo progre-
sista. En es te esqu em a debe n comprende rse la critica ya men cionada a
la democracia como m ercado y a la globalización . como también a cues-
tiones com o la posmodernida d y el fin de la historia . 7!'

SociaLismo y micropoderes

Una innovación d e los postula dos socialistas de fin de siglo, en su


·búsqueda de un espacio y de un nuevo discurso . se encu e ntra en la
a dopción del foucaultismo. con el discurso de los micropoder es. El cam-
bio de las estru cturas y la necesa ria h egemonía sufren al m enos una
reinterpretación e inclu so un a suplantación a partir de la idea d e la cons-
trucción d e los micropoderes: genéricos . étnicos, etarios. Las agrupacio-
n es socialistas acogen y se hacen eco de las r eivindicaciones de sectores
que reclaman justicia sociocultural y calidad de vida planetaria.
En este esquema el tema de la democraci a como participación y ac-
ceso al poder es t a mbién reinterpretado como derecho a la diferen cia . De

78. Marco Aureli o Garci a. en AA . VV . , Los d esqfios d e la integrac ión para el socialismo de·
rnocrático latinoamericano. Santiago ele Chil e, C EI.AR!ó, 1996 , pp . 3 1- 33.
79. Vease Rodrigo Alvayay. E l socialismo en el umbral d el s iglo XXI. Santiago d e Chile.
M elquíacles. 1990. pp. 67 y ss.
180 Edu a rdo Devés Va lclés

es1e modo el discurso del socialismo se encuentra con el clelliberacionis-


mo, contribuyendo a darle un nuevo rostro a las posiciones ele la izquier-
da latinoamericana y occidental. A este respecto Benjamín Arcliti postu-
la qu e "el pensamiento progresista contemporáneo se caracteriza, entre
otras cosas, por el apoyo inquebrantable al derecho a s er diferente". Ex-
plicita esta afirmación al decir qu e "el impulso inicial del compromiso con
la diferencia -cuya expresión programática se copoce como «política ele la
iclenticlacl »- fue la d efensa ele grupos m a rginados o subordinados en vir-
tud d e su diferencia por el racismo , el sexismo, la homofobia y el clasis-
mo dominantes y. a la vez, la conqu ista de un trato igualita rio de esas di-
ferencias dentro de la socieclad". 80
Esta perspectiva que mira las cosas desde los micropocl eres y lo cu l-
tural es probablemente lo más novedoso de los planteamientos ele la iz-
quierda en el fln de siglo. Esto ha llevado a pensar el pode r como formas
de dominación que no pueden explicarse únicamente a partir de la orga-
nización d el trabajo , h aciendo por ello d ecaer la noción "monista" d el so-
cia li smo. 81 Este cambio ha llevado a modificaciones como las propuestas
por Adolfo Sá nchez Vásquez, quien sostuvo qu e "el proyecto marxia no de
emancipación tiene qu e tener presente una nueva relación entre el hom-
bre y la naturaleza" o qu e la "libe ración nacional o feme nina no pueden
s e r a lcanzadas, como Marx y el marxismo han sostenido, a l resolve rse las
contradicciones de clase", debie ndo por ende "abandonarse semejante re-
duccionismo de clase".82
El abandono de un Marx duro , marcado por Friedric h Engels y Le-
nin, el a bandono del clasismo e incluso el abandono d e Antonio Grams-
ci , tan citado en los 80 como d esaparecido en los 90, ha sido correlativo
del surgimiento de las teorías sajonas d e la d emocracia y la justicia co-
mo. en casos, de la ins piración en Michel Fouca ult con la teoría de los
micropoderes. Evidentemente la focalización en lo ·'micro", en lo "domés-
tico", hace imposible pensar un proyecto de corte continental o mundial,
siendo, desde ciertas perspectivas , un bloqueador para pensar "construc-
tivamente" un mundo globalizado. Pero incluso desde un a inspiración en
las teorías. políticas sajonas, m ás funcionales a pensar algo así como un
"nu evo orden mundi al social ista", salvo excepciones . no se ha apuntado
h acia allí. En tal sentido, el pen samiento socialista de los 90 se ha reali-
zado mucho más como preguntas y criticas que como propuestas . Y

80. Benj a mín Arclili. El reverso d e la diferencia. Identidad y política, Caracas. Nu eva So-
cied ad. 2000. p . 99.
8 1. Véase Rodrigo A.rocen a . La crisis d el socialismo d e Estado y má.s a llá, Montevideo.
Trilce . 199 1. pp. 19 4 - 195.
82. Véase Ado lfo Sánch ez Vásquez, "Entrevista" realizada por Gab1i el Vargas Lozano
en Revista Internacional d e Filoso.f¡a Política. N° 7, Madrid , mayo de 1996 .
Quinto r ecorrido 181

cuando se h a querido realizar como propuesta. ha quedado m ás a pega-


do a los grandes valores (solidaridad . humanismo) qu e a los programas
socioeconómico-políticos. Por esto mismo no ha sido tampoco capaz de
enfrentar el tema de la integración continental y menos en términos eco-
nómicos. contentándose en ocasiones con lo cultural.

Dependentismo y pensamiento social crítico

El grupo m ás cohesiona do de pe nsadores de orientación socialista es


el de los dependentistas perseverantes. que s e han autodenominado ge-
n era dores de un pensamiento social crítico. Se trata de un grupo que se
ha articula do en la UNAM, compuesto por mexicanos y exi liados. El padri-
no de este grupo es Pablo González Casanova y la m ás importa nte arti-
culadora Raqu el Sosa. Esta última. en una necrología ele Ruy Mau ro Ma-
rini , recu erd a que lo conoció "en un a época y en condiciones muy dra-
máticas para América latina, así como para él y los otros refugiados lati-
noa mericanos que llegaron a Méxi co. despu és del golpe de Estado en Chi-
le". Raquel Sosa recu erd a haberse form ado "en el a mbie nte de debate, de
desarrollo colectivo de ideas. de soliclaridacl" qu e generaron Ruy Mauro
Marini. Agustín Cueva, Ren é Zavaleta , Eduardo Ruiz Contardo. Clodomi-
ro Almeyd a. Sergio Bagú. Suzy Castor, Atilio Borón . Ma rio Salazar Valien-
te y Gregario Selser. 83
En la constitu ción y la a mpliación d e esta red fu e importante el pro-
yecto dirigido por González Casan ova, desde fines de los 80, que él mis-
mo definió. al inaugura r la colección "América latina : Actualid ad y pers-
pectivas", como "el más amp lio y complejo proyecto qu e en m ateria ele
cie ncias sociales se h aya llevado a cabo en América la tina". Tal proyecto,
a u s piciado por la Universidad de Naciones Unidas y la UNAM a través d e
su Instituto de Investigaciones Soci a les y de su Centro d e Investigaciones
Interdisciplinarias en Humanidades, forma parte de un proyecto global
sobre las perspectivas d el Tercer Mundo y cu enta con la cooperación ele
instituciones y organi zacion es regiona les como VLJ\CSO, CLAcso y ALAS , así
como de otras univers idades y centros de educación superior. Destaca
González Casanova qu e los principales te mas son: 1) conocimiento actual
sobre la crisis y el futuro d e Améri ca latina; 2) los Estados-nación en
América latina: sus tendencias históri cas recientes y sus perspectivas fu-
turas: 3) los sistemas y partidos políticos en América latina; 4) los movi-
mientos populares en América latina. y 5) la historia y la política. Desta-
ca igualme nte que en la coordinación y reali zación de este proyecto entre

83. Raqu el Sosa. "Homenaj e a R. M auro Marini". en Emir Sader (ed .), D emocracia sin
exclusiones ni excluidos. Caracas. ALAS·CLJ\CSO -UNF:sco-Nu eva Soci edad , 1998 , p. 9 .
182 Edua r do D evé s Valdés

otros h an tra bajado Daniel Cam acho. Rafael Menjíba r. Gerard Pierre-
Ch a rl es. Fernando Calderón. José Luis Reyna . Loren zo Mayer, Pedro
Vuskovi c, Hugo Zemelman y Eduardo Ruiz. 84
Otro paso en la constitución de este grupo-red fu e dado con el xx
Congreso el e la Asociación Latin oame ri cana ele Sociología (ALAS) realizado
e n la llNAM e n 1995 y coordin a do p or Raquel Sosa. Entre los objetivos
m ás importantes del evento, elijo, "se pla nteó la n ecesid ad de esta blecer
nu evas formas de relación y comunicación entre científi cos e intelectua-
les cu yo interés común es el conocimiento ele América la tin a. des de todas
las perspectiva s disciplina ri a s , y c u a lqui era sea el pa ís en qu e resiclan".85
Allí se reformularon los tem as que permitían tratar lo qu e la mexicana
ll a mó "los retos conte mporá n eos d el pensa mi ento social la tinoamerica-
no··. Entre éstos se encuentran: la globa lización , la integración de Améri-
ca latina al nu evo escenario mundi al , la cuestión el e las migraciones y
fronteras, la transición d emoc ráti ca. la cultura políti ca y los medios de
comuni cación , la violencia política, la crisis agraria y urba n a, las pers-
pectivas de recuperación del m edio a mbiente y la formulación ele un pro-
grama el e desarrollo sustentable, los problemas d el género y la a utono-
mí a ele las etnias. En es e congreso, entre los alrecleclor ele dos mil cien-
tistas sociales presentes , estuvieron Pa blo González Casanova, Roclolfo
Stavenhagen. Eclgarclo Lancler, Heinz Sontag, Norbert Lechn er, Aníbal
Quijano. Carlos M. Vilas. Víctor Flores Olea y Renato Ortiz.

Socialismo y globalismo

Por tratarse de un tema sin mucho desarrollo. la refl exión sobre el


socialismo, en términos comparativos. no recoge muchos otros. Se en-
cuentra, eso sí, en relación con temáticas como democracia y movimien-
tos sociales, se enfrenta perma n e nte mente con el neoliberalismo e inten-
ta ocuparse del problema de la globalización. Normalmente lo enfrenta
"negativamente", como critica e incluso como descalificación ; en pocas
oportunidades se abre a pensar el problema. Entre las formulaciones
m ás relevantes se encu entran las de Jorge Castañeda y Octavio Ianni
quien. en razón precisamente ele la condición globalizada, propone un
"neosocialismo".
Jorge Castañeda piensa que la alternativa de la izquierda , que en
verdad él no llama socialista, "d ebe descansar en tres pilares, todos los
c u a les implican aprovechar a l máximo los principales cambios que ha

84. P. González Casanova . "Pról ogo .. a D. Cam acho y R. M enjíbar. Los movimien tos po-
pulares en América latina, M éxico. S igl o Veintiuno-UNAM, 1989.
85. R. Sosa (coord.). "Introducción .. a R. Sosa. ob. cit., p. 5.
Quinto recorrido 183

sufrido el mundo y la región en Jos últimos tiempos". El primero es ma-


ximizar las diferencias entre las economías y los mod elos cte m ercado
existentes, por así d ecirlo. distinguiendo los m ás malos de los m enos
malos: el segundo consiste en explotar la mayor influencia que le brin-
dan los cambios en la situación internacional. conforme a que la globa-
lización de los flujos económicos implica cada vez más la globalización
de las consecuendas de la pobreza en el Tercer Mundo. y el tercero es
qu e la propuesta d ebe partir del principio de qu e las políticas consen,a-
doras puestas en práctica en América latina, pasada la crisis de la deu-
da, ensancharon a tal punto la brecha entre ricos y pobres que es de
nuevo imaginable un estallido social. Una vez más se vislumbra un mal
mayor que aumenta la única verdadera ventaja de la izqui erda mod era-
da. ser un mal menor.86 Teniendo en cuenta estos pilares afirmados o
construidos a partir d e las más recientes evoluciones de la economía in -
ternacional. el mexicano propone la tarea de "elaborar un paradigma la-
tinoa mericano endógeno basado en los enfoqu es europ eo y japonés d e la
posgu e1-ra frí a". paradigma que debe ir acompafi.ado de reformas en la
democrati zación y d e una pu esta al día del nacionalismo latinoamerica-
8 7
no , todo lo cual para ser posible exige un amplio apoyo del exterior
Por su parte. Octavio Ianni postula que la "globalización del capitalis-
mo h ace germinar tanto la integración como la fragmentación", ésta "im-
plica la globalización de las tensiones y contradicciones sociales en las que
se involucran grupos y clases sociales, partidos políticos y sindicatos. mo-
vimientos sociales y corrientes de opinión pública". En ese marco Ia nni
quiere pensar una nu eva propu esta ele socialismo que, en consecuencia.
califica ele "neosocialismo". en la medida en qu e "implica el reconocimien-
to ele los dil emas sociales. económicos y culturales [qu e] s e manifiestan ,
al mi smo tiempo en el á mbito local. nacional. regional y mundial". La idea
ele neosocialismo "reconoce qu e el ámbito mundi al ha adquirido cada vez
más relevancia" tanto como "reconoce que las relaciones. los procesos y
las estructuras ele dominación y apropiación, al mismo tiempo que las ele
integración y fragmentación, se desarrollan a escala global y entran en la
determinación ele mucho ele lo que es local, nacional y regional". Se trata
también ele un "neosocialismo", "porque se apoya en la evaluación crítica
ele los regímen es socialistas". Con este antecedente, con este marco , con
estos retos es que plantea que d eben elegirse "los medios y modos para la
reclefinición de nuevas propuestas para las condiciones y posibiliclacles ele
socialismo con el mundo" .8 8

86. J. Casta.Jleda. La utopía desarmada. Buenos Aires. Ariel - Espasa. 1993, p. 4 72.
87. Ídem. p. 485.
88. Oclavio Ianni , "El socialismo en l a época del gl oba li smo", en E. Sacler [ed.). ob. cil.,
pp. 13- 15.
184 Eduardo Devés Va ld és

En c ierto s entido. la posición de lanni viene a retomar la idea de la


radicalización de la democracia de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe co-
mo tambi én las de Darcy Ribeiro sobr e "expan s ión socia lista ".

Territorios amazónicos

Tal vez sea una analogía a busiva pero puede decirse que el pensa-
miento latinoamerican o h a ido lenta y tardíamente colonizando el espa-
cio amazónico. Esto signifi ca que ha s ido el que ha permanecido más vir-
gen de los subespacios latinoamerican os para nuestro pensamiento. El
mundo and in o ha sido pensado y repensado. lo caribeño o anti llano ha
s ido tematizada reiteradament e p ero lo amazónico. fuera de una miste-
ri osa alusión utópica. ha sido poco conside rado. Qu izá sea una expresión
que no procede pero. puede decirse que la región del Amazonas no ha s i-
do penetrada, no ha sido navegada por el pensamiento. s ino h asta épo-
cas comparativam ente muy r ecientes.
El tema de lo amazónico ha sido un tema menor. Poco y n ada s e h an
abocado a éste los grandes pensadores latinoamerican os. Ha sido, eso sí.
relevante para ecólogos . etnólogos y antropólogos. pero no s e h a pensa-
do aquello del "corazón verde'' de América latina. En los casos ele Pe rú y
Ecuador, por ej emplo. la oposición costa y s ierra ha omitido , e n muchas
oportunidades , la selva . Aunque hay novelas importantes sobre estos te-
rritorios (Mario Vargas Llosa, José Eustasio Rivera. entre otros) , no h ay
ensayos igualmente relevantes. Si en bu ena medida Brasil h a vivido de
espald as al Amazonas. de los países hispanoameric anos puede decirse lo
mismo y con mayor razón . Incluso, han mirado hacia el Brasil coste ro, o
h a cia Estados Unidos o hacia Europa por encima de la Amazonia, sin de-
tenerse al lí , sin verl a.
Claro está. serí a inadecuado ir buscando un pensamiento sobre es-
ta región del tipo "filosofía ele la hi storia amazónica" o como una teoría de
la n ación o del Estado. Por cierto, hay qu e apuntar a aquellas temáticas
que se acomod en a su realidad o a la relación más primaria que el pen-
samiento puede establecer con esa realidad: lo ecológico, lo telúrico-Hu-
vial, lo indígena. En tal sentido es clave. para quien h a ce hi storia de las
ideas, d escubrir el p erfil ele un posible desarrollo in telectual que busca
formas de exp resión específicas en cada espacio geocu ltural. Es necesa-
rio detectar la identidad del pensamiento d e cad a región puesto qu e, por
así decirlo, la Amazonia s e pie nsa a mazónicament e. Hay una cierta "eco-
logía ele las id eas" acordemente con el m edio ambiente en qu e se gestan
y d esenvu elven o acord em e nte con el tem a qu e apunt<:U1 a abordar. En el
desarrollo ele las ideas se advierte una dial éctica entre necesidad y liber-
tad o. m ejor aún . ele azar. n ecesidad y libertad. Incluso más. numerosas
Quinto recorrido 185

personas que se ocupan de temas amazónicos no pueden sustraerse. no


pueden dejar de hacerse eco de la mentalidad o espiritualidad indígena
de respeto-armonía-con-lo-natural, aludiendo a sus conexiones con lo
f1uvial. lo zoológico. lo botánico, asumidos como panteísmo. animismo o
telurismo.

***

Tradicionalmente el espacio amazónico ha sido pensado a partir de


miradas con fuerte contenido místico: "paraíso", "granero del mundo",
"pulmón del mundo", "el Dorado", como también "infierno verde". Para
algunos ha sido simplemente la selva o la parte selvática del país. Otros
lo han pensado como parte de lo tropical , como parte de lo hispánico o
iberotropical . como lo expresa Gilbe rto Freyre en lnlerprelación del Bra-
sil, lugar donde se gesta, se juega, s e acrecienta el mestizaj e, tanto de po-
blaciones cuanto de culturas. Una r elativa novedad es el afán por pensar
la Amazonia como totalidad , a través d e las fronteras nacional es para dar
cuenta del carácter o del sentido del todo. como subregión ele América.
según la inspiración del proyecto guiado por Enrique Amayo. 89
Los graneles ejes en torno de los cuales se piensa lo amazónico en el
fin de siglo son los siguientes: poblaciones indígenas. medio ambiente,
depredación, defensa o tratamiento con tecnologías apropiadas. desarro-
llo sustentable y. por último. integración y tratados de cooperación. En
todo caso, aunque las denominaciones tanto ele lo andino como de lo
amazónico provi enen ele dos megafenómenos geográficos, el tema andino
alu e al ser humano que vive en los Ancles en tanto que en lo amazóni-
co la protagonista continúa siendo la naturaleza .
"En estos últimos aii.os hemos vivido con una gran preocupación:
¿sobrevivirá la gran selva amazónica a las recientes depredaciones? ¿Se-
rán arrasadas cultural y biológicamente las poblaciones indígenas? ¿Ten-
drá acceso la biotecnología del futuro a las riquezas genéticas de la Ama-
zonia? ¿Aplicaremos recursos a la investigación agronómica con el fin de
desarrollar formas apropiadas ele aprovechamiento de los suelos?" Así.
planteándose estas preguntas , y por esa vía relevando tal es temas , co-
mienza su libro La ecología 11Umana de los pueblos de la Amazonia Emi-
lio F. Morán.90

89. Enriqu e Amayo , .. Por qu é estudiar la formación histórica y la problemática actual


ele la Amazonia. Cuestión incligena. democracia. diversidades y biopirateria .. , ponencia
presentada en el v Semina rio Internacional ele Estudios Avanzados, Universidad de
Santiago ele Chile. 1999, pp. 4-5.
90. Emilio F. Morán, La ecología humana de !os pueblos de la Amazonia, México, Fon-
do ele Cultura Económica, 1993.
186 Ed u a rdo Devés Valdés

Con respecto a las poblaciones. en el caso ecuatoriano se ha dicho


que "lo más significativo qu e ha venido siendo discutido y enfrentado en
el desarrollo de proyectos de man ejo sostenible. de r ecursos , se encuen-
tra alrededor d e lo qu e podemos denominar como enfrentamient o entre
economía ele m e rcad o versus economía indígena". También se ha puesto
en relieve la re lación e ntre co munida des indígen as y m a n ejo de los recur-
sos natura les de forma sostenible. 9 1
Esto empalma. por uno u otro la do , con la cuestión de las tecnologías
apropiadas. qu e puede enfrentarse desde dos p erspectivas: aquellas tecno-
logías qu e ele h ec ho existen utilizadas por los pu eblos originarios, y que
tienen que ver en gran m edida con sus conocimientos del m edio, y aque-
ll as qu e pued en ser imp ulsadas poten cia ndo ~n desarrollo acorde . sea con
la idiosincrasia de los pueblos. sea con las particularidade s del medio, sea
con a mbas. Respecto de las primeras. se h a destacado la cu estión d e las
plantas medicin a les (sobre el caso boliviano. Guillermo Rioja Ballivian) , co-
sa qu e al ude muy directamente a la cu estión ele la biodiversidad.
Con resp ecto a l desarrollo sustentabl e, para el caso ven ezolano se ha
destacado cómo el ej ercicio el e la planificaciói1 de l d esarrollo de la región
amazónica s e remonta a fin ales de la década d el 60 . Allí se trabajó con la
co ns igna ele la "con qu ista de l sur". Esta posición sufrió un cambio desde
19 76 cu ando se creó el Mini steri o del Medio Ambiente y el e los Recursos
Naturales Renovabl es. A parti r d e esa fec ha el Estado ven ezolano h a ve-
nido conformando una política n acion a l para el Am azon as, asociad a a la
conservación ele la n aturaleza. Ahora bien. más a ll á el e este organi s m o o
de otros creados posteriormente e incluso más a llá del con cepto formal el e
d esarrollo s u stentable•. Héctor Escandell plantea que "es preciso log ra r su
transformación en estrategias políticas qu e condu zcan al mayor bien estar
de las sociedades". Según Escandell ello debe ocu rrir "mediante acciones
ele transformación física y conceptu a l de los recursos del m edio ambien -
te. procura ndo no propiciar s u deterioro irrevers ible al tra n sgredir el um -
bral ele ri esgo ele las capacid ades ecosistémicas" .92 En esta mi s ma línea se
ubica el proyecto PO ic MA (Progra m a Pobreza y Medio Ambiente en Amazo-
nia ) qu e se desarroll a e n el estado de Pará e n Brasil. 93
Recogiendo a la vez qu e cu estionand o los m odos de trabajo y explo-
tación e n la Amazonia, Ferna ndo Mires ha e laborado. h acien do una pa-

9 1. Juan Martinez, "Sociedad es indígenas y desa rrollo sostenible en la Amazonia ecua-


toriana" , en Vicky Schreiber (org.). Vías d e desenvo1vimenLo su.s lenLáue1. As dime nsóes
do desaJio, Belem , UFP , 1998. pp. 133-134.
92. Héctor Escandell. "Bases pa ra el d esa rrollo s u stentable d e Amazonas-Venez u ela'·,
en V. Schreiber (org.). ob.cil. , pp. 122 y ss.
93. Véase Thomas Mitsch ein y Ped ro Miranda. "POEMA: a propasa ] for sustaintable de-
velopment in Amazoni a". en V. Schreiber (org.). pp. 65 y ss.
Quinto reco rrid o 187

radi a. el concepto de "m odo de producción amazónico que es, en un a pri-


m era instan cia. radicalmente antiecológico y , en seguida , an tiecon ómi-
co··. Este modo de producción deriva en actos de ecocidio y de etn ocidio.
Di ch o de otro modo . se están impl ementa ndo allí "políticas ele d esarrollo"
tanto por p arle ele actor es n acionales como internacion ales que "prescin -
d en en términos absolutos ele la «razón ecológica»" y por ell o. continuan-
do su parodia, sostiene que las "fuerzas destructivas» se h an impuesto a
las "fuerzas productivas··. Sintetiza argumentando que este m odo de pro-
ducción "es un complejo económico, político y cultural orientado obj eti-
vamente a la destrucción de la n atura leza en función de la obten ción in-
m ediata d e ganancias. las qu e. en última insta ncia , son abso rbidas por
el m ercado mundial" Y4
Otra m anera importante de pensar esta r egión h a s ido a partir de
los trabajos sobre el Tratado de Cooper ación Am azóni ca . proyecto ele in-
tegración y de inse rción en el es p acio internacional. aunque la in terna-
cionalización de la región amazónica no se expresa sólo en los tratados
sino tambi én en la presencia e n ese territorio de las empresas multina-
cionales y su exp lotación ele proyectos forestales , mineros o hidroeléctri -
cos. La valid ez o no d e este tipo de internacion a li zación h a sido p ensa-
da por r elación a la cu estión del medio ambien te y de la ca lid ad el e vid a
ele los pueblos pero también por relación a la n ación . a la soberanía y a
la idea de Amazonia -patrimonio de la hum a nid ad. ~"

Ecología y medio ambiente

El panameúo Guill ermo Castro Herr era h a denunciado el "escaso in-


terés que h a recibid o la historia ele las relaciones entre nu estras socieda-
des y su medio natural. por parte de las ciencias human as . en América
latina ". Destaca a lg un as obras que considera pioneras en la observación
el e esta relación: Nicolo Giglo y Jorge Morello: Notas sobre la /listaría eco-
lógica de América latina ( 1980), Santiago Oliver: Eco logía y subdesarrollo
ert Amé1ica !.atina (1 986), Santiago Ortiz Mon asterio: Tierra profanada.
96
Hist.oría medioambiental de México (198 7).
Es muy claro qu e la cu estión medioa mbien tal ha tenido mu cho más

94. Fernando Mires. El discurso d e la naturaleza. Santiago ele Chile, Amerincli a. 1990.
pp. l O. 149-150.
95. Vease R. Nigh y N. Rodríguez. Territ.orios vio lados : in dios. med io a mbiente y desa-
r ro llo en América laUna. Mexico. I N!. J 995. pp. 96 y ss.
96. Guille rmo Castro Herrera. Natllraleza y sociedad en la hist01ia d e América laUna,
Panamá. CEU\, 1996. p. 20.
188 Ecluarclo Oevés Va lclés

eco, en términos r ela tivos. e n los m edios de com unicación qu e e n el es-


pacio intelectu a L aunqu e el carácter d e esta temática permite qu e pu eda
ser a borda da desde muy diversa s pe rs p ectivas. Aludiendo a l tratami ento
que la literatura (no los es tudios liter a rios ) ha d a do a la n a turaleza. e l ya
citado Castro Herrera desta ca qu e si releemos la producción la tinoa me-
ricana a partir d e esta pregunta. pu ede concluirse que sólo J osé Ma ría
Argu ecl as no denuncia la hostilid a d d el m e dio a mbi ente 97 Sea como fue-
r e, el caso e s que el mayor tema en el cual se h a plas mado la preoc upa-
ción medioa mbiental ha s ido, e n el espacio inte lectual, el desarrollo sus-
tenta ble. Esto h a s ido particula rme nte d:estacaclo en qui en es proponen
un d esarrollo a escala hum ana . un d esarrollo con un a visión "hum a nis-
ta ·· y esp ecla lm ente e n qui enes piensa n el desa rrollo d esde un a pers pec-
tiva "utópi ca".u 8 La c uestió n medioambie nta l a parece también con rela-
ción a los pu eb los y las culturas indíge n a s . especia lmente en el caso
a mazóni co pero también en América Central , los And es o el Co n o Sur. En
tercer lu gar la cuest ión m edioambien ta l s e ve articulada a lo intern ac io -
nal : sea como proble ma inte rn acional o globaL sea como presen cia d e los
grupos ecologista s en el escenario intern acional y. por esta vía. s e con ec-
ta al tema ele la democracia y de la socied a d civil , tanto a nivel na cional
como p lanetario.
Por cierto. de un mod o u otro. la problem ática m edioambi ental a pa-
r ece ligada a muchas otras : pobreza . m a rgin a licl a d , papel de l Estado y
sentido ele las políti cas ecologistas (J oaquín Vial , Ma ria In és Bustaman-
te , S anti ago Torres. Nicolo Giglo): subregiones d el espacio latin oa m erica-
no (Hern á n Bla nco. Nicola Borregaard) . cu estiones urban as e id entidad.
Aunque en tono m enor. la defensa del m edio a mbi ente s e trans form a en
una d efensa de la id entid a d y viceversa. De algú n modo, la id entid a d no
es sólo cu ltura , sino tambié n s e h ace etni a, n atural eza, m edio a mbie nte
y patrimonio genéti co (Rodrigo Gámez, Enriqu e Amayo). El tema del me-
dio ambiente h a sido tópico privilegia do para apoca lípticos, "finisecula-
res" y utópicos. tnmsformán dose no sólo en un tem a d e tra bajo s ino tam-
bién en una cuestión ele s ensibilidad para una parte de nuestra intelec-
tua lida d.
En 1980 Osvald o Sunke l y Nicolo Giglo publi ca ron EstiLos de d esa-
rrollo y medio ambie nte en La América Latina. Allí s e propuso d e m a n e ra
directa. aunque se d eja ver todaví a la poca e laboración ele los plantea-
mientos en compa r ación con lo que se alca nzaría a ños m ás tarde. la re-
lación entre d esarroll o y medio ambiente. En uno de los textos compi-

9 7. Ídem. p. 275.
98. Véase por ej emp lo Ge ralcl o l::lrovvn . "Medio a m b iente en Chi le" . en /V\.vv., Med io am-
biente y d esarro11o social. Bogotá. Co nven io Andrés Bello-Funclac ión K. Aclenauer,
1990.
Quinto recorrido 189

lados en ese volumen. Osvaldo Sunkel y Luciano Tomassini prometían


mostrar las modificacion es que estaban sufriendo los países subdesa-
rrollados al relacion a r su situación en la economía internacional y la
consid eración de factores m edioa mbi e ntal es . Los autores formulaban la
n ecesidad el e "un d esarrollo ecológicarn ente equ ilibrado" .na Pocos a!"ios
más tarde . en 1986, el mismo Sunkel destacaba las razones por las cua-
les la CEI'AL esta ba concediendo gran importancia al tema ele las re lacio-
n es r ecíprocas entre desarrollo y medio ambiente. Según él. éstas eran
dos: qu e "los e fectos destructivos del desarrollo en el m edio ambiente r e -
percuten a su vez negativamente e n el propio desarrollo y qu e un a con-
sideración adecuada ele los r ecursos n aturales brinda múltiples oportu-
nidades ele lograr un m ejor desarrollo económico y social y el e atenuar
los efectos ele la crisis". 100 Un trabajo teóricamente interesante e n esta
línea h a sido la elaboración d e "c uentas d el patrimonio n atu ral" , que
puedan ser utilizad as "como instrumentos ele cambio ele la situación
a mbienta l". Nicolo Giglo h a destacado la importa ncia ele calcular el va-
lor d e los bien es naturales a dem ás ele pon er en relieve que desde el pun-
to el e vista semántico esta problemática permite comunicar a econ o mis-
101
tas y planificadores con ecó logos y científicos natura les. También se
h an ocupado de la r e lación e ntre desarrollo y m edio ambiente, trabajan-
do la cuestión ele la sustentabilicla d. los m exicanos .)osé Sarukhán y
Víctor Urquidi.
Si es cierto que la relación fund a m e nt a l entre economía y medio am-
biente se ha dado a partir de la id ea d e desarrollo sustentable . hay quie-
n es han enfrentado las cosas d esde otras pers pectivas . no necesa ria-
m ente contrapuestas . Uno ele estos casos es el ele quienes ha n visto la
r e lación entre comercio y m edio ambi ente o la relación entre los trata-
dos comerciales o uniones aduaneras o integración y m ed io ambiente.
donde aparece n las preguntas por la presión sobre los recursos n atura-
les así como por la fiscalización de la normativa m edioambi ental (Gui-
ll ermo Geise). Específicamen te. se ha trabajado el Mercosur d esde la
pregunta por e l medio ambiente (H erná n Blanco y Nicola Borregaarcl).
Ta mbi én cercan a a la c uestión d el desarrollo sustentable es la del
aumento de la población, así como la concentración de la población en

99 . Osvalclo Sunkel y Luciano Tomassini , "Los factores amb ienta les y el cambi o en las
relacion es inte rnacionales de los pa íses en d esarrollo". en O. Sunkel y N. Giglio
(comps.). Eslilos d e desan·ollo y medio ambiente en la América latina. Méx ico. Fondo de
Cu ltura Económica. 1980. pp. 288 , 314.
1OO. O. Sunkel. La dimensión ambiental e n la plan({icación del d esarrollo, Bue nos Ai-
r es . cr.ri\L-ILPES-PNUMA-Grupo Editor. 1986. p. 11 .
101. N. Gig1o. "Las cuentas del patrimonio natural y el desanollo sustentable", en Re ·
vista de la CEPIIL. N" 4 J , Sa ntiago ele Chi le , p. 41.
190 Edua rd o Devés Va ld és

d ete rmina d os lu gar es y el a umento d e s u s actividades conta min antes .


En el es tudio d e este fenóme no se h a in ten tad o d et ermin a r ··¡a capaci-
dad d e s u s tento o ca rga" de p obl ación p or p a rte de un a mbi ente . 102 asu -
mi e ndo que la población n o sólo a umen ta s ino qu e se h ace m ás conta-
minante .
La relación entre ecología y pu eblos indígen as s i bi en no es la qu e ha
suscita do m ás tra baj os en el esp acio intelectu a l es. eso s í, la qu e a pa r e -
ce con m ás n a turalida d. Esto ha ll evad o incluso a una cierta "deshuma-
nización" de los indígenas para "n a turalizarlos" o "medioambien talizar-
los", cu es tión q u e h a provocado el r ec h azo de Rigoberta Men chú. Ya s e
decía. esp eci a lmente pa ra el caso a m a zóni co. qu e es casi impen sabl e en-
contrar estudios en qu e lo ecológico y lo indígen a no se tra te n conjunta -
m ente (véanse a cá pi tes "Territorios amazó ni cos" e "Indígen a s-origin a -
rios"), a llí el m edio a mbiente y el indígen a a pa recen como so lid arios e n
un a mplio s entido y a qu ell o qu e favorece o p erjudica a un o favo rece o
perjudi ca a l otro.
La r elaci.9n entre m ed io a mbi ente y es pacio in tern acion a l se pre-
senta, e n prim er lu ga r, por e l sen t id o gl oba l d e la con tamin ación. E n se -
g undo lugar, la r elac ión n o se establece co n e l a mbi ent e s ino con los
a m b ien ta listas y s u presen cia e n el espacio in tern acio n a l y tambi é n n a-
cion a l. S e tra ta de un a r elación qu e n o a rti c ul a eco n omí a -urbe-ca nt a-·
minació n s ino sociedad civil-part icipación -d e m ocr acia-espacio in ter n a -
cion a l. Enriqu e Leff h a d estacado qu e "la cultura a mbi ent a l enriqu ece
las per s p ectivas de tr a n sición d em ocrá ti ca" y. p u est o q u e "el mun do bi -
pola r t r a nsita h acia un a nu eva co nfiguració n d e l p od e r m a rcad o por e l
d omini o d e un a hegemoní a homogen e iza nte" . entonces la "u topí a a m -
bi e ntal movili za a la s ocied a d p a r a con s truir una nu eva racio n a li -
cl a d ".103 Pa ra qu e este trán s ito ocurra es n ecesa rio. pi en sa Luis F. Sei-
xas Co rrea, qu e seam os ca paces d e "ir m ás a ll á el e la opos ición entre so-
b e ra nía n a ci on a l y coo peración inte rnacion a l pa r a el desa rrollo", pu es
"nues tro obj etivo d eb e s er p o n er en m a r c ha nu evos p a tron es p a ra las
r elaciones inte rn a cional es". 104

102 . Véase Mig u el Villa, "Población y medio amb iente en Am érica la tin a y el Ca rib e".
en 1\i\ .VV .. Dos ariículos sobre población . med io ambien te y desa rro llo e n A m érica laUna
y el Caribe. Sanli ago d e Chil e, CEIAD E- CEPAL. 1995.
103. Enriq u e LefL "Ecología : un a cri s is d e civili zación ... e n M .vv .. Coloquio d e in vierno,
México . UN1\ M, 1992, t. l. pp . 132 - 133.
104. Lui s F. S eixas Co rrea , "Protección a mbi enta l y d esa rrollo", en M.vv .. Coloquio .. . ,
pp . 146- 14 7.
Quinlo recorrido 191

Globalización

Aunque el concepto de "globa lización .. se haya utilizado antes -por


ejemplo Felipe Herrera lo usó en 1981 -. éste ha sido el tema con mayor
vige ncia en el fin de s iglo. Para a lgunos, globalización fue sinónimo de
modernización, para otros fu e una de las versiones posibles de la moder-
nización. Con esto no viene sino a confirmarse el juicio hecho por Yrai-
ma Camejo en su exhaustivo y útil trabajo sobre las ciencias sociales la-
tinoamericanas en el fin de siglo. En este texto -hermano de otro no me-
nos exhaustivo e inter esante elaborado por Edgardo Lande r. ambos pu-
b li cados por la Un iversid ad Central de Venezueln- Yraima sostiene que la
globa lización es el tema "que genera mayor preocupación en el debate de
la cien cia social del continente". cuestión que ell a inte n ta entroncar con
una la rga trayectorin de trabajos que entiende como la inserción de Amé-
rica latina en el sistema capitalista mundi al teniendo allí en cuenta las
transformaciones ele éste . 105
Ahora bi en , en el m a rco del pensamiento latin oameri cano se concibió
la globalización como int eqJelada, juzga da y hasta condenada por la iden-
tid ad. Siendo la reivindi cación de las id entidades el elemento más sobre-
saliente de la ú ltima década de l s iglo. es claro que este tópico se transfor-
mó e n la clave para aproxi m a rse a la cu estió n el e la globalización. En la
m ayoría de las oportu-niclacles se opuso. o se puso en tensión , la globaliza-
ción y la id entidad. Por cierto. hubo quie nes sostuvieron que la globaliza-
ción potencimia las ide ntidades y ello fu e visto más bien como positivo. En
síntesis. pu ede decirse que la clave respecto ele la globalización como tema
fu e su tratamiento con relación a las id entidades. cosa qu e frecu entemen -
te se realizó por la mediación de la nación o del Estado-n ación. Ej emplos
de esto han sido entre otr os Renato Ortiz, Néstor García Canclini , Santia-
go Castro Gómez, Stuart Hall. Hugo Biaginj , Manuel. Antonio Carretón.
Leopoldo Zea, Jorge Larraín, Octavio lanni, Miguel Rojas Mix y Carlos
Fuentes. Desde puntos de vista más específi cos. pero apuntando a cues-
tiones muy sin'lilares, han escrito Ofelia Stahringen. Ximena Valente, Ru-
bens Bayardo, Mónica Lacarrieu, Cristián Parker. Alejandro Serrano Cal-
dera, Luis Yarzábal, Raúl Bernal-Meza, Jacques Ginesta, Guillermo Miran-
da Camacho, Luis Tapia, José Salís Jordan, Juan Carlos Tedesco y Carlos
Tünnermann.
La discusión sobre la globalización ha sido igualm ente una manera
de plantear la cuestión de las rupturas o los cambios históricos , proble-
ma recurrente de nu estra (y no sólo de nuestra) historia de las ideas. En

105. Yraima Camejo. El d ebate actual de las ciencias sociales latinoamericanas. Cara-
cas. ucv, 1996, pp. XJII-XIV
192 Eduard o Devés Vald és

e l fin del siglo xx el tem a de la globalización sirve para discutir sobre el


futu ro qu e se a bre y sobre los cambios históricos. Mucho s e pol emiza s o-
bre el alca n ce d e la ruptura qu e significa el ini cio de la globa li zació n .
Por este lado el tem a ele la globalización empalma con el de la pos -
mod ernid ad. qu e habí a servido tambi én. como antes el de la revolu ción .
pa ra discutir sobr e la irrupción de lo liuevb . ele lo diferente y h asta de lo
utópico en la historia. J osé Joaquín Bmnner, por ej emplo , a rg umenta
que los con ceptos ele "globalización y posmoclernidad se hallan indisolu-
blem ente ligados entre s í": lo qu e h ay entre ell os es "verdadera com plici-
dad ... Para Brunner, "globalización" expresa la novedad del capita lismo
extend ido a todo el pl a n eta con la lógica ele los m erca dos y las redes ele
informaci ón . y "posmóde rnicl a d"' exp resa el estil o c u ltu ral correspondi en-
te a esta rea lid a d global. Le parece q u e esto mi s m o con ecta con el tema
ele las in dustrias cul turales pues so n éstas las qu e "producen el mundo
co mo visi ón !del m undo]". 106
Clave en la cliscu'sión sob re globali zación h a s ido e l sign ifi cado , e l a l-
can ce y la vali dez d el con cepto: s i acaso la globali zación es un a eta pa
cualitativame nte di s tint a o sólo un a acentuación el e un proceso el e la rga
· duración qu e se remon ta a 1492 . o s i es un ser o un deber ser (Atilio Ba-
rón. Octavio la nni).
Por aceptarse qu e la globalización en sentido a mplio comi en za a fi-
n es del s iglo xv. c uando el com er cio pu ede dar la vu elta al mundo . la dis-
cu s ión sob re globalización e ntre n osotros se liga a la discu s ión sobre la
histori a d e Améri ca y a s u s re lacion es con el mund o. No obsta nte. o por
esto mi s mo . la discu s ión sob re globalización hace refer encia a la n ación.
a los Estados -nación y a s us procesos de integración.

Globa lización, nación. inLegración e idenLidad

Se h a seña lado qu e la r elación e ntre globali zació n e ide n tid a d es cla -


ve para el pensa mi e nto la tinoamerican o en el fin d e siglo. a unqu e obvia-
m ente n 0 sólo para éste. El t erna de la globalización ha h echo patente el
problema de las ide ntidades incluso para el pen samien to de Jos pa íses
centrales . s i bien ha s ido desde hace muc ho un asunto clave para las cul-
turas periféricas. Se h a señala do ta mbi én que en la r elación en tre globa-
li zación e icl enticlacl aparece el tema de la nación y por consecuencia el
tema de la integración y los bloqu es regionales.
Entre quienes se h a n ocupado de la globalización. el brasileño Rena-
to Ortiz, uno ele los m ás constantes. cons iguió instala r en la discusión al-

106 . José J oaq uín Brunner. Globa lización cultural y pos nwdernidad. SanU ago d e Chi-
le. Fond o de Cu lt ura Económica . 1999. pp. 1 1- 13.
Quinto recorrido 193

gunas de sus interpretaciones. Postula que. en un mundo globalizado, "la


diversidad cultural sólo debe ser considerada desde un punto de vista cos-
mopolita", puesto que "sólo una visión universalista puede valorar real-
mente lo que llamamos «diferencia»". Ello exige que "se relativice la mane-
107
ra como se solía considerar la cultura nacional". Según Ortiz. la mun-
dialización de la cultura se revela en lo cotidiano y afectó la organización
de las sociedades. Lo nacional cambia de sentido. Las nuevas tecnologías
inciden directamente ,sobre las nociones de tiempo y espacio, estimulan-
do la integración y la asincronía. Las nuevas formas de consumo afectan
la memoria de una sociedad y el consumo al mundializarse configura un
tipo de relación identitaria. En este esquema hay que redisel'iar un nuevo
mapa de la realidad: tanto de la territorialidad geocultural como de las de-
108
marcaciones disciplinarias que han estudiado las ciencias.
Octavio ianni ha entendido la globalización en tensión, no necesaria-
mente en oposición. con lo nacional que asimila a las identidades. El vete-
rano dependentista ha planteado la necesidad de una "sociología de la glo-
balización·· que sea capaz de pensar este fenómeno bastante inédito. Nue-
vas formas de espacialidad y temporalidad constituyen desafios P,ara las
ciencias tradicionales, cosa que debe entenderse articulada a las mutacio-
nes en los Estados-nación tanto como al llorecimiento de identidades reac-
tivas frente a la globalización. 109 Piensa que la globalización es un perma-
nente contacto entre culturas que genera procesos de transculturación. En
tal sentido, globa:lización pasa a ser sinónimo de transculturación. Esta
transculturación se acelera con el capitalismo, especialmente durante el
110
siglo XIX , llevando consigo la génesis de una cultura de alcance mundial.
Roberto Bouzas. de FLACSO , ha ligado también la globalización a las
políticas nacionales y a sus posibilidades de manejo. Piensa que si bien
la globalización implica niveles altos de incertidumbre. los Estados nacio-
nales "no están irremediablemente condenados a la impotencia o a la
adaptación pasiva". que "disponen de recursos, instnJinentos y funda-
mentos para aspirar a la diversidad" y que en este plano las políticas de
111
integración juegan un papel importante.

107. Renato Orliz, "Diversidad cultural y cosmopolitismo", en J . Martín-Barbero. F. Ló-


pez d e la Roche y E. Jaramillo (eds.). Cult1!ra y globalizaCión, Universidad Nacional de
Colombia, 1999. p. 49.
108. Véase R. Ortiz. Mundializw;:ao e cultura, Sao Paulo , Brasiliense . 1994.
109. Véase Octavio Ianni, Teorías de la globalización. México, Siglo Veintiuno. 1998,
pp. 158 y 172.
1 1O. O. lanni . -sociedade global. história e transculturao;ao··. en José V. Tavares dos
Santos (org.). Violéncia em tempo da globaliza(;:ao, Sao Paulo, Hucitec, 1999. pp. 43 y ss.
ll l. Roberto Bauzas, "Políticas nacionales y •globalización• . incertidumbres desde
América latina", en M. A. Garretón (coord.). ob. cit., p. 72 .
194 Edua rdo Devés Valdés

Luis Tapia se plantea frente a "la fuerte tendencia d el mundo de hoy


[de qu e] los fines y los m edios ven gan de fuera como de terminación ex-
terna, como parte de la globalización , como parte de la estra tegia de
construcción de h egemonía a es cala mundial". contra poniendo la "auto-
d eterminación en el pensamiento" y la capacidad d e "inve nta rse" . Para el
filósofo boliviano, inspirándose en la trayectoria del pensa mi ento nacio-
nal (Sergio Almaraz, René Zava le ta, Marcelo Quiroga Sa nta Cruz) . s e tra-
ta de a rticular lo n a cional-local en la relación Estado-socied a d civil. Más
aún , lo qu e pu ed e llamarse construcción o articulación de la n ación con-
sis te en "d a rse los propios fin es en las condiciones de configuración del
mundo moderno". 112
Por s u parte, Ruy Ma uro Ma rini no sólo a tribuye un pa pel importan-
te sino decisivo a la integración. Es ta integración, no sólo económica si-
no también política, es fund a m enta l pa ra que América la tina enfrente en
bu enos términos el nuevo orden interna cional. La integración así enten-
dida implica mayor democra tización . Piensa que la capacid ad d e super-
viven cia de los latinoamericanos d epe nde d e la "a ptitud pa ra construir
nuevas s uperestructuras políticas y jurídicas dotadas d e capacidad n e-
gociadora. resistencia y presión indispensables". 11 3
Fra ncisco Weffort articula mod ernización y globalización . S ostien e
qu e la modernización s e h a rezagado y qu e no se logra en contrar un lu-
gar en el nuevo orden internaciona l. Ante ello. argume nta qu e vivimos
hoy un s entimiento ele pérdida ele futuro . Los latinoa mericanos yacen co-
mo pueblos olvidados. Ante es to pla ntea la necesa ria integración en un
dobl e s entido: integración d e los m a rgina dos e integración entre la s n a -
ciones la tinoamericanas. 11 4

Globalización, integración, M ercosur

Las formas de pensar la globalización con rel ación a la integración


h a n sido particularmente ela bora d a s en el Cono Sur para re fl e ~onar so-
bre el s entido y los alcances del Mercosur.

112. Luis Ta pia . Autonomía moral e int:eleclual e n la política, La Paz, Muela d el Diablo ,
199 7 , pp . 3 0 , 32 , 49.
11 3 . Ruy Ma uro Marini . América la tina. integración y d emocracia , Caracas. Nu eva So-
cied a d . 1993. p. 120.
114. Fra ncis co C . Weffort. "La América equivoca d a. Apunt es sobre la de m ocracia y la
mod ernida d en la crisis d e América la lina .. . en J osé Luis Reyn a (co m p. ). América lati-
na afines d e s iglo, México, Fondo d e C ultura Económica -Consejo Nacion a l p a ra la Cul -
tura y la s Artes. 1995, pp. 418. 4 3 0 .
Quinto recorrido
195

Poco antes , han sido dedicado s acápites a otras subregio nes d el con-
tinente: América Central, Caribe, territorio amazóni co y espacio andino.
Allí se h a n destacad o las diversas a proxima ciones a tales espacios a tra-
vés d e lo indíge na, de la integrac ión. de la segurida d, de lo ecológico . d el
desarroll o. e ntre otras. El espacio Cono Sur, a diferenc ia de esos otros.
h a sido a bordado casi únicame nte como Mercosu r, aunque también de
modo pa rcial y menos específic o. como lugar de dictadur as y d e transi-
ciones democrá ticas. En los años 90 el Cono Sur (como región, como to-
talidad) ha sido sinónim o casi de Mercosu r, y Mercosu r ha querido decir
Cono Sur en el marco de la integrac ión y la globaliza ción.
El paragu ayo Roberto Ruiz Díaz Labrano ha d estacado que "el cierre
de un ciclo político que puso fin a la Guerra Fría y una determin ación de
marco general para el comercio y d esarrollo lleva a consider ar la existen -
cia de un nu evo orde n mundial ". Es en este marco , en este nuevo orden
mundial , donde los Esta dos "apunta n al futuro profundi zando los esque-
mas de integrac ión; es en este mome nto histórico cuando surge el Merco-
sur, como uno de los protagon istas de la gÍobalida d a través de un proce-
so regional abierto". 11 5 Algo similar ha sostenid o Ofelia Stahríng er, quien
a punta a pensa r el Mercosu r "en el contexto de las otras tendenci as pre-
dominan tes a nivel mundia l: el globalism o y el regional ismo". 11 6 Por su
pa rte. Francisc o Roj as Aravena y Willia~ Smith han afirmado que los paí-
ses del Cono Sur "están buscand o una nu eva forma de inserción y vincu-
lación internac ional" y que ello significa busca r no sólo un nicho econó-
mico sino también el "espacio y rol que puedan ejercer los países de la re-
gión en lo estratégico y en lo político en el nuevo contexto internac io-
nal". 11 7 En la mis m a línea. Roberto de Almeida piensa que el Mercosu r de-
j a d e s er un simple proceso de integrac ión económi ca para "present arse
como una d e las eta pas histórica me nte paradigm áticas en el itinerario ya
multisec ular de las nacion es pla tinas y sudamer icanas, como una de las
opciones fundame ntales qu e ellas hicieron desde el punto de vista de su
inserción económi ca inte rnaciona l y de su a firmació n política mundial en
la era ele la globaliza ción". 11 8 Todavía, Paulo F, Vizentini afirma que "en el
cuadro de los problem as ligados a la globaliza ción" el Mercosu r es progre-

1 15. Roberto Ruiz Díaz Lab rano. "Prólogo" a Ofelia Sta hringer y Ximen a
Va lente
(coord). El Mercosur en el siglo XXI. Buenos Aires, Ciudad Argentina , 1998 , p. 8.
I 16. Ofelia S ta hringer. "Introduc ción". en Ofelia Slahringe r y X. Valente,
ob. cit.
1 17. Francisco Roj as Aravena y W. Smith. Et Cono Sur y las transforma ciones globales.
Santiago de Chile, FLACSO, 1994.
118. Roberto ele Almeida ... 0 futuro d o Mercos ul", e n Marcos Costa Lima y Ma rcelo
Al-
meida Medeiros. O Mercos ul no limiar do século XXI , Buenos Aires, Cortez-ct.A
cso ..
2000, p. 26 .
196 Eduardo Devés Valdés

sivamente "percibido como un buen instrumento para crear una nueva


1
modalidad de inserción internacion al de los países sudamerica nos". w
En el mismo esquema, pero relevando una labor de defensa más que
de inserción, el chileno-arge ntino Raúl Bernal-Mez a destaca que la regio-
nalización de América latina debe ser planteada como una estrategia dili-
gida a "contrarres tar Jos factores y tendencias negativas que la globaliza-
ción/mundi alización están generando en las economías y sociedades en
desarrollo". 120 ·

En tono menor han aparecido otras miradas menos económico- es-


tratégicas del Mercosur. Por ejemplo. quienes proponen allí un desarro-
llo de lo político, espacio donde podría (o debería) realizarse una m ayor
democracia regional o una suerte de sociedad civil internacion al. Éste ha
sido el caso de Francisco Weffort. Tullo Vigévani, Ka rina Pasquarello y
Mariano de Oliveira. Es también el caso de quienes han acentuado la po-
sibilidad d e potenciar factores culturales y también de ciertas identida-
des como Gregario Recondo y el Corredor de las Ideas. La visión instru-
mental, que no alude a elementos mítico-histó ricos o a consideraci ones
étnico-c-ult urales, ha sido sin duda la predominan te en las consideraci o-
nes sobre la integración mercosureñ a.

Globalizaci ón y ciudadanía mundial

Al desarrollar el acápite "Ciudadaní a -sociedad civil" se han destaca-


do algunos autores que se refieren a la dimensión global. Una de las ma-
neras de reivindicar derechos, especificida des. diferencias . multicultur a-
lismos e identidades ha sidn la insistencia en el fortalecimie nto de la so-
ciedad civil , de la de mocracia, de la participació n sea a nivel nacional o
local para reformar o conducir los impulsos globalizado res o incluso a ni-
vel macrorregio nal (Cono Sur, América latina) apuntando a una sociedad
civil globalizada . En este esquema la integración es una manera también
de pensar una sociedad civil integrada. supranacion al.
Ya de los textos de Octavio lanni o Roberto Bouzas se desprenden ten-
dencias en ese sentido, pero más explícito es Renato Ortiz, quien en cohe-
rencia con su idea respecto de que el fenómeno más importante de este fi-
nal de siglo es la llegada de la globalizació n de las sociedades y de la mun-
dialización de la cultura, plantea que lo que cabe a los latinoameri canos

119. Paulo F. Vizentini, .. Mercosul: dimensóes estratégicas, geopolíticas e geoeconómi-


cas", en M. Costa Lima y M. Almeida Medeiros, ob. cit., p. 39.
120. Raúl Bernai-Meza , Sistema mundial y Mercosur: globalización . regionalismo y po-
líticas exteriores comparadas, Buenos Aires. UNCPDS-Nuevo Hacer -Grupo Editor Lati-
noamericano. 2000, p. 206.
Quinto recorrido -' 197

es enfrentar la globalizació n fortaleciend o los movimiento s sociales, que


deben trascender su condición de meramente nacionales para transfor-
marse en actores de una sociedad civil mundial. percibiendo el mundo co-
mo un espacio público. 121 .
En una línea muy similar se encuentra el planteamien to que sinteti-
zan Jesús Martín-Barb ero, Fabio López de la Roche, Yamandú Acosta y
Jaime Eduardo Jaramillo, quienes postulan la "convenienc ia de estimu-
lar formas de empoderam iento por parte de los distintos grupos identita-
rios" o "de crear identidades que se traduzcan en conquistas legales que
contribuyan al fortalecimie nto de la diversidad cu lttira l". 122 Esta dimen-
sión reivindicati va de la democracia tiene particular importancia para
quienes asocian de manera fuerte globalizació n con neoliberalis mo. Emir
Sader piensa que una opción frente al neoliberalisn i.o debe partir antes
que nada de la sociedad que se quiere construir. En este marco se impo-
nen algunos objetivos centrales como la afirmación del derecho de ciuda-
danía para todos, la definición de las funciones del Estado en la consoli-
dación de los derechos de ciudadanía y de la soberanía nacional, la bús-
queda de una modalidad de inserción en la nu eva división internacion al
del trabajo, entre otros elementos. 123 Su compatriota Marilena Chaui de-
nuncia cómo precisamen te el sistema neoliberal desvirtúa, restringe o
condiciona la vida social, la democracia . 124

Globalizació rL ciencia, tecnología, universidad , educación e identidad

Probableme nte los temas-prob lemas que han sido más afectados por
la globalizació n, junto al de la economía. han sido los ,de la educación, la
ciencia, la tecnología. la universidad . Casi no h ay quien. en el fin de si-
glo. se haya referido a estas cuestiones sin aludir a la globalizació n . Una
vez más ésta ha sido un medio que impone sus condicio_nes , un peligro o
un desafio. En este esquema, la globalizació n es un fenómeno económi-
co pero es principalme nte un hecho que atañe al conocimien to y a la cir-
culación de la información . '
1
A este respecto , Rafael Suárez Camacho ha destacado que los retos
planteados por la "creciente brecha del conocimient o", ~entro del marco

121. Véase R Ortiz. "Cultura , política y ciudadanía", en R. Sosa (coord.), oh. cit., pp.
119·120.
122. J. Martín-Barbe ro, F. López de la Rache y J. Jara millo (eds.). Cultura y globaliza-
ción, CJ<:s-U niversidacl Naciona l, 1999, pp. 25-26.
123. Véase E. Sader. "El neoliberalism o y la lucha por una hegemonía alternati\•a" , en
R. Sosa. ob. cit., pp. 205-206.
124. Véase Marilena Chaui. información recogida de distintas páginas web brasileñas.
198 Eduardo Devés Valdés

del fenómeno de la globalización de la economía y de los m ercados , "po-


nen en relieve la necesidad de evaluar los beneficios qu e los procesos de
integración ofrecen para la formuladón y concertación de estrategias via-
bles d e generación, apropiación y acumulación d e conocimiento en la CAN
y el Mercosur". 125 Para Cristi án Parker, el desafío para este subcontinen-
te es "cómo asumir la inserción en la globalización". o. dicho de otra ma-
nera , "cómo d esarrollarse y moderniza rse, sin perder d e vista sus señ a s
de identidad y su capital cultural", cosa que plantea con relación a la ne-
126
cesaria autorrealización de los seres huma nos o al desarrollo humano.
La mis ma tensión entre globalización e id entidad se pla ntea Miguel Ro-
jas Mix frente al proceso educativo. Postula la n ecesidad de "iniciar ya la
construcción de una América latina virtual", que sea coh erente con los
procesos de integración . puesto que "la globalización nos obliga a respon-
d er a un cambio de estilo global'' . cambio de estilo que "conlleva un cam-
bio incluso en lo qu e lla mamos sentido común y por cierto en la estrati -
ficación de nu estra identidad". 127
Otra cara de la globalización o ele la modernización es lo qu e se ha
llamado "sociedad del conocimie nto". Para Luis Yarzábal. "el futuro ele las
sociedades cl epenclerá, en gran pa rte, ele s u capacidad para generar nue-
vo conocimiento". Las univers id ades deben transformarse. e n conse-
cuencia, para cumplir un papel en la gestación ele este nu evo tipo ele so-
cieda d . 12 R Para el ce ntroamericano Ricardo Sol esta sociedad d el conoci-
miento o ele la inteligencia "debe permitir un desa rrollo sostenible" . Pien-
sa que "el compromiso de la unive rsidad con el desarroll o sostenible só-
lo puede s e r definido desde la perspectiva de la función social de ésta".
Postula que la universidad "es la institución idónea para promover el de-
sarrollo humano sostenible en nu estras sociedades" y qu e, para que ello
ocurra. "es n ecesario construir una cultura d e la paz". ~
12

Otra posibilidad de mirar la relación entre ciencia. tecnología. uni-


versidad y globalización es la constituida por las propuestas de quienes

125. Rafael Suárez Camacho, "La integración ed u cativa . Conve rge ncia CAN- Mercosur .. .
en Adolfo Linares. Vicente Vicente y José Fern ández (eds .). E l proceso de la integración
educativa, La Paz. 111-CAB, 2000. p. 45.
126 . C ristián Pa rker. "Modernizac ión de la edu cación y desarroll o humano". en ReL'is-
ta Chilena d e Humanidades. W 18-1 9 . Univers idad de C hil e . 1998- 1999. pp. 141-142.
127. Miguel Rojas Mix. "Políticas públicas y educación s uperior". en Carm en NOt·am-
buen a , Sylvia Seballos y Georgina Díaz, Cumbre Iberoamericana de Rectores d e Univer·
sidades Estata les. Sa nti ago de Chile , USACH-CEXESI-Unesco. 2000, p. 84.
128 . Véase Luis YarzábaJ , "La construcción de conocimiento desde las universida des pú-
blicas lati noa mericanas .. . en C. Norambuen a . S. SebaJlos y G. Díaz, ob. c it., pp . 3 7. 44.
129. Ricardo Sol. -univers idad, servicio público y desarrollo" , en C. Norambuena. S.
Seballos y G. Díaz, ob . cit.. pp. 128. 13 1.
Quinto recorrido 199

ven en la globalizació n un peligro. Isabel Licha sostiene que "bajo el im-


pacto de la globalizació n s e están produciend o cambios en el modo de ha-
cer ciencia en las universidad es qu e afectan la misión de la academia y
erosionan el ethos académica··. 130 Antonio Rodrígu ez Díaz se refiere al
'·capitalismo planetario"' y propone qu e las· universidad es sean "pertinen-
tes'" . qu e reconozcan la existencia del fenómeno. lo a nalicen e intenten
"promover y estimular acciones qu e tengan como objetivo corregir sus
tendencias" . 13 1

Estrategias para ...

Para e nfre nta r la globalizació n o para navegar en ella, sea para de-
te nd erse. sea para insertarse m ejor. dive rsos autores ofrecen las siguien-
tes estrategias qu e pueden esqu em atizarse del siguiente modo:

l) Rechazar la ideología (el fundam entali s mo) de la globalizació n: Atilia


Barón, Jacques Chonc hol. Alelo Ferrer, Cristián Parker. Daniel Mato.
2) Fomentar la integración continental o subregional : Ruy Mauro Mari-
ni. Octavio lanni , Francisco WefTort, Roberto Bauzas. Ra úl Bernal-Me-
za. 01elia Stahringer. Roberto Ruiz Díaz Labrano, Gregario Recondo.
3) Potenciar la ci uda danía , la democracia , la participació n y el empode-
ramiento , sea a nivel local, n acional o mundial : Marilena Chaui, Re-
n a to Ortiz. Emir Sader, Hu go Biagini. Victoria Tacetti , Tullo Vigéva-
ni. J esús Martín-Barb ero. Fabio López de la Rache, J a ime Eduardo
J a ramillo y Yamanclú Acosta.
4) Reforzar las posibilidade s de manejo por parte de los Estados: Mar-
cos Costa Lima. Roberto Bauzas, Luis Tapi a .
5) Reforzar las iden tidad es o los grupos identitarios : Migu el Rojas Mix.
J acqu es Chanc h o!. Alejandro Serrano Caldera, J esús Martín-Ba rbe-
ro, Fabio López. Jaime Eduardo Jaramillo, Hugo Biagini.
6) Conce rtar una suerte de pacto internacion al sea para regular los
mercados, m ejorar políticas de empleo. acordar el antidúmpin g: Jac-
ques Chancho! , Victoria Tacetti.

130. Isabel Lich a. "La condi ción académi ca en tie mpos de globa lización ", en Helena
González y I-Ieinclulr Sc hrniclt (orgs.), Democracia para una nueva sociedad (modelo pa-
ra armar), Ca racas, Nueva Sociedad . 1997. p . 93.
131. Antonio Rodríguez Díaz. "La teología del m ercado en la globali zación d e la educa-
ción s uperior". en C. Nora mbu ena, S. Seballos y G. Diaz, ob. cit., p. 289.
SEXTO RECORRIDO

El fin de siglo y la reflexión utópica

Silviano Santiago se pregunta en qué año y en qué circunstancias his-


tóricas comienza el "fin de siglo" en Amé rica latina y , en particular, en
Brasil. Para m ejorar esta pregunta agrega: ¿cuándo es que la cu ltura
brasile ña despide las ropas n egras y sombrías de la resistencia a la dic-
tadura militar y se viste con las ropas transparentes y fes tivas de la de-
moc ra tización? Su pregunta. su modo d e pregunta r, va influyendo e n la
r espuesta. Agrega en seguida ¿cuándo es que la cohesión de las izquier-
das , alcanzada en la resisten cia, la represión y la tortura . cede lugar a
diferencias internas s ignificativas? O bien , ¿cuándo es qu e el arte bra-
sileño deja d e ser litera rio y sociológico para tene r una dominante cu l-
tural y antropológica? Queri e ndo afinar más aún la punte ría d e s us in-
te rroga ntes. se pregunta cuándo es qu e se rompen las murall as de la
refl exión crítica que separaban e n la mode rnid ad , lo erudito de lo popu-
lar y de lo pop y cuándo es que el lenguaje espontáneo y precario de la
entrevista (periodística, televisiva. etc.) con artistas e intelectuales sus-
tituyó las afirmaciones colectivas y dogmáticas d e los políticos profesio-
nales, para transformarse en la forma de comunicación con el nuevo
público. 1
Sa ntiago piensa que ello ocurrió entre 1979 y 1981. Pero sus crite-
rios son marcadamente brasileños y difícilmente representa rían a cuba-
nos, peruanos , colombianos o salvadoreños. Más acertado , al m enos en
el nivel de las ideas. no de las sensibilidades colectivas , es pregunta rse

l. Entre el maremágnum d e papeles el autor ha extraviado las refe rencias del texto d el
profesor Santiago . Por este medio pid e discu lpas a él y a los lec tores, pues prefi ero dar
el texto sin referencia que n o dar uno ni la otra .
(201 1
202 Eduardo Devés Valdés

cuándo los temas alusivos al fin de siglo se hacen patentes. Ello ocurre
a mediados ele los 80; cuando se establecen las polémicas sobre posmo-
dernidad y alcanza su madurez con el tema del tln ele las utopías. del fin
de la historia. en medio de la instauració n ele un escenario neoliberal
muy antipático (en las declaracion es al menos) a la sensibilidad ele lama-
yoría de la intelectualic lacl. En este esquema el tema de la globalizació n,
la crítica al neoliberalis mo y la omnipresen te preocupació n identitaria
marcan el tln ele siglo en .el pensamient o continental , teniendo en cuen-
ta énfasis determinad os por subregiones , disciplinas y situaciones béli-
co-políticas , entre otras.
La cuestión de la globalizació n sin duda marca el fin ele siglo y Oc-
tavio Ianni lo expresa a su modo: "Una vez más. a fines del siglo xx, el
mundo se da cuenta ele que la historia no se reduce al flujo de las con-
tinuidades, secuencias y recurrencia s , sino que comprende también
tensiones , rupturas y terremotos" . Pero no se trata exactament e de eso ,
2

no se trata del cambio en la realidad sino, haya o no cambio real, de la


·idea que de esto se elabora. Por tanto, ¿en qué momento el pensamien-
to latinoameri cano se hace eco del tema del fin de siglo? El mismo he-
cho de que personas como Silviano Santiago u Octavio lanni intenten
determinar cuándo o en qué condiciones se da este fin de siglo es una
muestra de la preocupació n sobre el tema. Pe ro. claro está, no son los
únicos autores que se ocupan de esto. De mane ra directa o más tangen-
cial numerosas personas se abocan al asunto: Hugo Biagini, Leopoldo
Zea, Fernando Aínsa.
Dicho de otro modo , se generan numerosas coyunturas en el espa-
cio intelectual latinoameri cano que van sirviendo d e pretexto para abor-
dar o abocarse al tema del fin de siglo o, al me nos , para aludirlo. Ya se
han mencionado las preocupacio nes por el fin de la historia, el fin de las
utopías, la posmoderni dad . Tales temas , la discusión sobre éstos o las
preguntas que evocan, hacen que la noción "fin de siglo", u otras muy
asociadas, aparezcan marcando una sensibilidad finisecular que impreg-
na otros múltiples temas o discusiones (véase acápite "Posmodern idad").
En este contexto se desarrolla el tópico del fin de las utopías, y allí
aparecen las citas recurrentes a Gilles Lipovetsky, Fredric Jameson ,
Francis Fukuyama, Jean-Fran¡; ois Lyotard. Gianni Vattimo. Ahora bien,
esta discusión en América latina se articula a problemátic as poco fre-
cuentes en tales autores: el problema del v Centenario, de la guerra es-
pañola-nort eamericana y su conmemora ción en 1998. el asunto de las
rebeliones indígenas, etc. Pero todavía más significativo es que la cóyun-
tura de las ideas y sensibilidad es del fin de siglo revive, -aunque sea por
reacción, la vocación utópica de la intelectuali dad latinoameri cana. Des-

2 . Oclavio lanni , La era d el globalismo. Buenos Aires, Siglo Veintiuno. 1999, p. 12.
Sexto recorrido 203

de otro punto de vista, el desarrollo de una reflexión sobre la utopía es


una señal de sensibilidad y clima ideológico finisecular.

***

La refl exión sobre lo utópico h a sido engaftosa. Frecuentem ente no


ha sido propiamen te la -formulación de nu evas propu estas sobre la vida
b uena sino principalme nte un conjunto de ideas para pensa r lo utópico.
La refl exión sobre lo utópico s e ha abocado principalme nte a dos proble-
m as lógica mente previos a la formul ación de utopías. a saber: la posibi-
lidad o no de imaginar mundos mejores y las maneras de pensar bien pa-
ra imagina r esos mundos mejores.
El primer problema, el de si es o no posible im aginar mundos m ejo-
res o formas ele vida buena. ha sido pensado principalme nte por relación
al te ma del fin d e las utopías y ele las ideologías . En esta situación se han
ubicado . por ej emplo , Arturo Roig y Fernando Aínsa reivindicand o el de-
recho, e incluso el deber. de pensar utópicamen te.
Sobre el segundo , aquel ele pensar bien pa ra pensar utópicamen te,
ha d esarrolbdo un trabajo rel eva nte Horacio Cerutti . en una actividad no
sólo p ersonal sino facilitada también por la reunión de grupos de traba-
jo para discutir los modos de pensar la cuestión ele las utopías en el fin
de siglo latinoa m ericano. 3 Tambi én ha trabajado sobre esto Bolívar Ec he-
verría a partir de la distinción elaborad a por Walter Benjamín entre lo
~1tópi co y Jo mesiá nico 4 y Arturo Rico Bovio con su propuesta ele que "el
término «cuerpo» es la pieza clave pa ra una nueva propuesta utópica" ,
puesto qu e "la construcció n de un proyecto utópico la tinoamerica no ha-
brá de fundarse en la revisión a fondo del concepto imperante del ser hu-
mano". 5
El tema ele las utopías ha sido motivo igUalmente para recuperar una
importante tradición de utopismo en el desarrollo cultural latinoameri ca-
no. Sobre esto quien más ha trabajado es sin duda Fernando Ainsa en
varías obras. 6 Muchas otras personas han investigado también en esta lí-
nea. por ejemplo el ecuatoriano -venezolano Jorge Rivadeneyra . Abordán-
dolo especialmen te desd e el estudio de nuestras ideas, han apuntado

3. Véase la coletánea coordinada por Horacio Cerutti y- Osear Agüero (coords.). Utopía
y nuestra América , Qui to, Abya-Yala, 1996. que es el resultad o d e un a m esa orga niza-
da ·en el m arco del 48° Co ngreso de Americanista s en Estocolmo en 1994.
4. Véase Bolívar Echeverría, El ualor de la utopía, México. Siglo Veintiuno , 1998.
5. Arturo Rico Bovio, -cuerpo y utopía en América latina·· . en H. Ce rutti y O. Agüero,
ob. cit., p. 323.
6. Véase especialmente Fern ando Aínsa , La construcción d e la utopía, Buenos Aires, Del
SoL 1999 . ~
204 Eduardo Devés Valdés

también a la recuperación de lo utópico Arturo Roig. Ricardo Melgar Bao.


María del Rayo Ramírez y Carmen de Sierra.
Por otra parte, el tema de las utopías se ha abordado asimismo desde
el pensamiento politológico, especialmente en relación con las ideas de de-
mocracia (Edgardo Lander) , con las ideas de sociedad multicultural (Gui-
llermo Bonlll Batalla y León Olivé) , con los derechos humanos (Arturo
Roig) , con la propuesta de integración latinoamericana (Fernando Aínsa,
Arturo Roig). con la idea de proyecto nacional (Alejandro Serrano Caldera).
con la propuesta relativa a que "hoy, un diseño utópico de la organización
social destacaría la dimensión equitativa de la participación pública de las
diversas entidades sociales (mujeres. indios, jóvenes)". 7 Se ha abordado
desde un amplio pensamiento económico con ideas como desarrollo comu-
nitario, desarrollo local y desarrollo con respeto al medio ambiente.
Una cuestión clave en el fin de siglo es que si bien se ha replanteado
la necesidad de pensar la cuestión utópica, la mayoria de los autores ha
apuntado no a proponer nuevas utopías o dimensiones utópicas , en lo que
han sido harto modestos o reservados , sino sobre todo h acia la posibili-
dad de pensar utópicamente y a los modos de hacerlo acertadamente.
Curiosamente. incluso quienes reivindican lo utópico no son utopis-
tas , por el contrario, comparten la cautela respecto de las formulaciones
utópicas , contentándose prácticamente con decirnos cómo debe plan-
tearse el problema, pero avanzando escasamente en las propuestas pro-
piamente tales, aludiendo apenas a lo democrático , a la sociedad multi-
cultural, a los derechos humanos, a la integración o al respeto a la natu-
raleza. Se diria que los autores son valientes para indicarnos los modos
de pensar lo utópico, pero cuando deben aventurarse en el terreno mis-
mo de las formulaciones van con tanto temor y temblor que prefieren vol-
ver atrás y dedicarse a criticar la globalización neoliberal. Incluso más. la
recurrencia a la palabra 'utopía' en oportunidades revela o bien la simple
verbosidad para llenar el vacío de ideas o bien una especie de santo y se-
ña del conservadurismo de izquierda para reconocerse.
Dicho de modo más fuerte , existe una suerte de impotencia utópica
que la reivindicación del tema no hace sino más patente . Se raya mucho
la cancha pero se juega muy poco. Una de las pocas excepciones la cons-
tituye la propuesta de una sociedad identitaria y multicultural.

***

Entre quienes más han avanzado en la formulación de planteas utó-


picos se encuentran aquellos que han propuesto una sociedad multicul-

7. Gonzalo Rojas Ortuste, D e ángeles. d emonios y política. Ensayos sobre cultura y ciu-
dadanía. La Paz. Muela del Diablo, 1999, pp. 68-70.
Sexto recorrido 205

tural. En esta perspectiva convergen ideas que reivindican la democra-


cia. e! feminismo, el socialismo. la liberación, el indigenismo, el desarro-
llo humano , entre otras. Una relectura identitaria de la realidad ha lle-
vado a generar una nueva síntesis en que la propuesta multicultural pa-
rece sintetiz ar (o mejor dicho, articular) numerosas propuestas.
Hugo Biagini propone renovar el viejo ideario romántico. despojándo-
lo de lastres metafísicos para otorgarle carta de ciudadanía a las diversi-
dades culturales y aunar esa sublime noción que apunta hacia la unidad
del ser humano como tal. Se trata, escribe, "de inclinar la balanza hacia
el univers3Jismo moral . pero declarándose al mismo tiempo relativistas o
pluralistas en el orden cultural". 8
León Olivé, por su parte. en esta misma línea, señala que el desarro-
llo ele un proyecto multicultural implica que se satisfagan ciertas condi-
ciones y que cada una de las partes realice un esfuerzo. Piensa que, en
primer lugar, las diversas culturas deberán tener la voluntad ele preser-
varse y florecer, y ele participar en la construcción ele una sociedad am-
plia sin perder su sentido. Pero a la vez ese derecho lleva consigo la obli-
gación ele las culturas de hacer cambios en su interior. 9
En parecida asociación de utopía , multiculturalismo y democracia ,
Edgarclo Lancler postula la necesidad ele "recuperar la dimensión utópi-
co-normativa ele la democracia en América latina", cosa que obviamente
implica retos. Para el politólogo venezolano, ello significa "la construcción
de propuestas y modelos ele democracia que, incorporando críticamente
la experiencia histórica ele la democracia liberal. descubra opciones de-
mocráticas a partir ele la diversidad de \';_xpe_(ien-ºi~J.Jlturales existentes
en el continente". 10
Las citaciones ele Lander, Olivé y Biagini nos remiten a la manera ele
entender la democracia en el fin ele siglo, una de las pocas propuestas
que desarrollan el modo como sería una vida buena o un mundo mejor.
Puede se!lalarse que para el pensamiento latinoamericano ésta es la uto-
pía más importante . no la única. La más importante pues, como ya se po-
nía en relieve , a la vez que marca el espíritu del fin de siglo al conectar ·
con identidad/diferenc ia, por ello mismo conecta con las posiciones ele
numerosos grupos. sectores y escuelas.
No es la única propuesta. En el tema del desarrollo , la cuestión ele la
equidad o la escala humana o lo sustentable contemplan dimensiones
utópicas; en el tema ele la globalización, la cuestión ele una comunicación

8. Hugo Biagini. Entre la identidad y la globalización. Buenos Aires, Leviatán , 2000,


p. 44.
9. León Olivé , Multiculturalismo y pluralismo. México. Paidós-UNAM , i 999. p . 17.
1O. Edgardo Lander. "Democracia liberal , modernización y utopía\ en H. Cerutti y O.
Agüero. ob. cit., p . 245.
206 Eduardo Devés Valclés

universal, libre e igualitaria también comprende posiciones utópicas; en


el tema de la integración, la posibilidad de un continente armónico. que
se potencia a sí mismo, conlleva igualmente, aunque no en abundancia,
rasgos utópicos.
Ahora bien, debe d e stacar ~ en todo caso que. más allá del ámbito
intelectual. existe una vocación de claros ribetes utópicos, más ingenua
y que alude a un proyecto de sociedad moderna, rica, ei·nancipada de la
enfermedad y del trabajo duro como fruto de la tecnología. Esta posición
aunque en el fin de siglo no ha gozado de aceptación en el ámbito de la
intelectualidad. en la imaginación masiva ha sido muy fuerte. conecta n-
do con la idea ancestral de la tierra que mana leche y miel , ahora sinó-
nimo de un consumo ilimitado en el horizonte. Sin duda aquí subyace el
germen de nuevas posiciones modernizadoras que ya volverán.

¿Cómo se piensa en América latina hacia 2000?


La "identidad" es la identidad del pensamiento (del fin de siglo)

Se ha querido contestar a la pregunta qué o cómo se piensa en y sobre


América latina en el fin de siglo. La estrategia para responder la pregun-
ta ha implicado cuatro vías: la primera ha consistido en describir el cli-
ma intelectual (no el clima cultural, ni menos el clima de la cotidianidad
social que escapa con creces a] perfil de este trabajo): la segunda ha
apuntado a determinar los temas relevantes en torno de los cuales se ha
discutido en los últimos años: la tercera ha tenido por objetivo conocer
las principales escuelas de pensamiento, intentando nombrarlas así co-
mo caracterizar sus propuestas principales, destacando allí las noveda-
des tanto como las persistencias dé épocas anteriores; la cuarta ha que-
rido detectar los autores más importantes y estudiar las ideas, buscan-
do los trazos que siendo comunes revelen un cierto "espíritu" de la déca-
da. Todavía podría haber una quinta estrategia que ha apuntado a des-
cubrir los modos como se organiza y actúa la intelectualidad en el fin de
siglo, como funcionan las redes y como se raya el campo intelectual.
Lo que interesa entonces es señalar aquello que marca el pensamien-
to del fin de siglo y lo mareante es lo que caracteriza a la época: las dife-
rencias con otras épocas tanto como las semejanzas. Sería muy ingenuo,
de epocano, 1 creer que el pensamiento de fin de siglo tendría sólo elemen-
tos singulares.

l. Epocano/a: Dícese del ingenuo o ele la ingenuidad de creer que la época que se vi-
ve es radicalm ente diferente de las demás o que a llí se dan procesos o cambios radi-
calmente diferentes y más importantes que en todas las épocas anteriores. Equivalen-
te a provinCiano. El epocano es el aldeano vanidoso , el provinciano del ti empo.
Sexto recorrido 207

Clima intelectual

El retorno del énfasis iclentitario, especialmente en la reivindicación


de la identidad frente a la globalización, es probablemente lo más englo-
bante que puede preclica rse del pensamiento latinoamericano en el fin de
siglo. Lo iclen titario se expresó sea como rechazo de una modernización
o una globalización que borraría el carácter, sea como pregunta por las
especiflciclacles o las diferencias. sea como reflexión sobre el problema de
lo que venimos siendo los latinoamericanos, sea como reacción frente a
las nuevas invasiones económico-culturales.
Este auge identitario tien e que ver también con el florecimiento de
las humanidades con relación a cierto rezago relativo de las ciencias so-
ciales. La renovación en el mundo de las ideas en América latina provino
en la última década del siglo sobre todo de las humanidades y de las
ciencias humanas , como en los 50 y 60 provino de las ciencias sociales
y de los estudios económicos. Las humanidades y ciencias humanas po-
seen una fuerte propensión identitaria y se r enuevan, en este caso, en
buena m edida a partir d el trabajo sobre la identidad .
Otro elemento entonces que marca este clima es el énfasis en lo cul-
tural. Este énfasis. sin ser sinónimo de r eivindicación identitaria, puede,
eso si. considera rse como parte de un círculo: causa o consecuencia. Lo
cu ltura l h a crecido , lo cultural h a invad ido lo social y lo político. incluso
h a invadid o lo económi co y lo ecológico . Por cierto , existe un fácil paren-
tesco entre lo cultural y lo identita rio .
Pero , ¿qué qui er e d ecir qu e la identidad s ea la clave de la década?
En primer lugar. que d entro ele los ciclos que se suceden en el pen -
samiento latinoame ricano en ondas de énfasis modernizadores o identi -
tarios. la última década del siglo xx corresponde a uno d e los segundos.
En segundo lugar, que lo identita rio es e stadísticamente más fre-
cuente en el interés d e los autores.
En tercer lugar, que el tópico identitario, con sus diferentes compo-
n entes, es considerado más bien positivo , en tanto que lo modernizador,
especialmente en su formulación "globalizadora", es considerado mayori-
tariamente como sospechoso o francamente n egativo .
En cuarto lugar, que es el tópico de la identidad el que articula co-
mo tan1bién el que otorga sentido a los temas que releva nuestro pensa-
miento durante la década . Grandes cuestiones como la de la globaliza-
ción, la integración, la democracia, el desarrollo , la posmodernidad o te-
mas menos importantes como los movimientos sociales, la informalidad,
las culturas iridígenas. las cuestiones del género , el medio ambiente, la
gobernabilidad o la ciudadanía sólo adquieren significación o renuevan
su tratamiento por relación al problema de la ' identidad. Este tópico les
otorga una difere ncia r especto del tratamiento que tuvieron en la década
anterior o los articula d e un modo peculiar.
208 Edua rdo Deves Valdes

Otro elemento que expresa el clima intelectual de la época es la tan


m entada falta de radicalidad , donde confluyen cu estiones n etamente in-
t electuales como eclecticismo, pensamiento dé bil e ideología de la posmo-
dernidad, con cuestiones qu e las trascienden h acia lo cultural en senti-
do más lato y hacia la sensibilidad políticª como el énfasis en el pragma-
tismo , el fin de las utopías. la a use ncia de radica lidad. la sensibilidad de
fin de siglo. Probablemente lo que más retrata esta sensibilidad en la in-
telectualidad es un aspecto qu e aparece con bastante frecuencia en el
qu e, con ingr edientes de Michel Fouca ult y Ángel Rama, se resalta n las
limitaciones y traiciones de los discursos y de las instituciones de la pro-
pia intelectualidad, donde ésta, lejos de aparecer ligada a la emancipa-
ción, es asociada al poder y a sus oscuros propós itos.
Excepciones a la falta de ra dicalidad son: la permanencia de una or-
todoxia neoliberal , la existencia en pequeños cenáculos d e sobrevivientes
del liberacionismo dependentista, la aparición d e un feminismo o un in-
digenismo "poscolonia l" o "subalterno", el surgimiento de reivindicacio-
nes ecologistas o democráticas radicales. Personas como José Piñera , Sil-
via Rivera Cu sicanqui, Guillermo Bonfil Batalla. Fernando Mires, Ernes-
to La cl a u o Helio Galla rdo pueden asociarse a estos movimientos.
Es destacable en este esquema el modo en que lo indígena va trans -
formándose para el pe nsamiento (o pa ra el imaginario latinoamericano)
en un factor como lo h a sido el mundo clásico para la cultura eu ropea,
en particular durante el Re n acimiento: recurso identitario e inspiración
mítica. Va consolidá ndose de esa forma como recurso útil para afirmar
un d e recho. establecer una utopía, recuperar un vestuario o una alimen-
tación a la vez que fund a menta r una reforma social y contribuir al sen-
timiento de pertenencia. Por cierto ello no ocurre sólo a partir d e las "cul-
turas muertas" , como se hizo con los clásicos grecorroma nos , sino qu e
acá ta mbié n con las culturas indígenas vivas.

Temas que aparecen, aumentan, disminuyen o desaparecen

Intentando una especie de aproximación. a la manera de un analis-


ta económico. puede afirmarse que en los 90 hubo temas en alza y en ba-
ja. como en todas las épocas . por lo demás. En coher encia con lo dicho
anteriormente, los tem as cultura les estuvieron en alza. Quizá el caso de
caída más manifiesto es el d el tema de los movimie ntos sociales. muy de-
valuado por relación a la déca da a nterior.
Además de alzas y bajas en los tem as existe n mutaciones. Ya se hi-
zo referencia (véase acápite "Movimientos sociales") a cierta mutación te-
mática: aparición y desaparición de conceptos e n el inte rior d e una
constelación que poco a poco va variando su contenido y sentido. En
parte, esto mi s mo ocurre con el tema d e los m ovimientos social es que s e
Sexto recorrido 209

tra nsforma. mutando y mante nié ndose, en el tema d e los movimien tos
ide ntitarios.
Pero esa tra nsformación no fue la única qu e se produjo. En el mar-
co de ciertas redes d e discusión y á mbitos d e interés se produjeron des-
de los 80 h acia los 90 varias evoluciones. El tema de la tra nsición evo-
lucionó hacia el de la gobernabilida d, el de la posmodernida d h acia la
globalización , el de la democracia hacia la cultura política o h acia su in-
t erpretación como multiculturali d ad.
Asimismo, hubo temas bastante devaluados en las décadas anterio-
res y qu e gozaron de un repunte importante. El más claro en este senti-
do es el tema de la integración . En los 90 vuelve a te ner la presen cia qu e
tuvo en los 60, pero no significa qu e la integración en a mbas décadas sea
concebida de m anera idéntica. El tema indígena y el tema ecológico tam-
bién, a unque m ás pausadamente , mejora ron su importancia. En cierto
modo , capita lizaron el tema de los derechos humanos que, como tal, o en
sentido fuerte. descendió durante los 90.
Podría confeccionarse un esqu e ma, un gráfico. con los ascensos y
descensos temáticos a la vez qu e con las mutaciones o d escend en cias:
cómo un tema va tra nsformá ndose en otro o cómo va gen e ra ndo otros.
Por ej emplo , el tema de las industrias culturales es particularmen te pro-
pio de los 90. Aunque antes se discutió sobre la industria editorial , sobre
la prensa y sobre la televis ión . se los abordó como m edios de comunica-
ción. El tema de la industria cultural, si bien hereda de todos éstos, im-
plica también n ovedades qu e impiden reducirlo a la suma de los anterio-
res. Este esqu e ma o gráfico también podría representar cómo se asocian
los temas: por ej empl o. en los 90 el terna de la industria cultural se aso-
cia al de la integración . cuestión que no ocurrió antes o no ocurrió con la
mis m a importancia.

Escuelas

No es del todo consensual lo que puede llamarse "escu ela", pero con-
vengamos en que existen denominacion es m ás o m en os aceptadas por
quienes pertenecen a un tipo de pensamiento. sea otorgado por estos
mismos o por otros: n eoliberales, cepalinos, d ependentis tas. liberacionis-
tas, indigenistas, estudios culturales, entre muchas denominacion es. El
análisis de las escu elas. siguiendo la línea que se viene desarrollando en
estas conclusiones , puede realizarse con tres criterios: 1) aparición o de-
saparición ; 2) crecimie nto o decrecimiento, y 3) mu tacion es (mayores o
m e nores) o permanencia. r
La única escu ela que aparece en los 90 es la de los estudios cultura-
les, a partir de la cu a l pronto se producen ra mHkaciones: "tradicionales",
210 Eduardo Devés Valdés

"poscoloniales", "subalternos", siendo. de hecho , sólo algunos de Jostra-


dicionales Jos únicos que en verdad hacen estudios culturales. Es ésta la
primera escuela (quizá junto al neoliberalismo) que. en el interior del
pensamiento latinoamericano, sufre los embates o se trastorna como
consecuencia de las disputas de la af:ademia norteamericana.
En Jos 90 difícilmente podría hablarse de desaparición de escuelas,
pero, eso sí , podría afirmarse que hacia 2000 el d epe ndentismo se en-
cuentra muy debilitado y el socialcristianismo, al menos el! su versión
clásica formulada entre los 30 y los 50, casi extinto .
Crecimiento y decrecimiento pueden ser medidos en términos relati-
vos o absolutos. El conjunto de Jo que puede denominarse "pensamiento
laiinoan1ericano" ha crecido de manera importante, en el fin de siglo. lue-
go de las restauraciones d emocráticas. d e la paz centroamericana y de
cierto repunte económico. a pesar de Jos ajustes de Jos últimos años del
siglo. especialmente en Brasil, que afectaron a la universidad y a la in-
vestigación tanto como a las posibilidades de circulación internacional de
los investigadores.
El crecimiento en términos absolutos de la m asa crítica h ace crecer
la producción de casi todas las escu elas. La qu e m ás crece en términos
a bsolutos y relativos es la de los estudios culturales. La neolibera l crece
e n publicacion es, cen tros y en el fort a lecimiento de una red coordinada
desde Pana má. La cepalina (o n eocepalina) crece ta mbi én de man era im-
portante en la confluencia e ntre CEl'N-. y sectores ·d e CLACso y I'LACSO, así
como grupos apoyados por fundacion es norteamericanas (Ford , en parti-
cular) y de la socialdemocracia y de mocracia cristiana europeas. Tanto
neoliberales como cepalinos han crecido en términos absolutos y relati-
vos. aumentando su producción intelectual. Es importante entender. sin
embargo. qu e no se está haciendo referencia a un aumento de poder a ni-
vel de gobie rnos o instituciones intern acionales.
Tanto la escuela n eoliberal como la cepalina inician los 90 con una
renovación relativa: la primera despl egando una perspectiva más latinoa-
mericana, la segunda refo rmulando sus posiciones clásicas h acia un
n eoestructuralismo, qu e h a recibido la int1uencia o la crítica o la exigen-
cia del n eoliberalismo. Este n eocepalismo se define por la aceptación o el
reforzamiento de principios como la n ecesidad de los equilibrios macroe-
conómicos o el distancia miento d e la "macroeconomía del populismo··.
Ello no significó renunciar a la idea d el desarrollo (en este caso desarro-
llo sustenta ble y con equidad). éomo un proceso más integral qu e el me-
ro crecimiento, abriéndose además a la cuestión culturaL Ésta ya no se
considera sólo como "condición" para el desarrollo sino como una preo-
cupación m ás global ·por la cultura como objeto de estudio y sobre todo
como marco para pensa r los procesos moderf1izadores. por relación a las
identidades. Además , la id ea de un desarrollo con dimensión social fue
siendo paula tinamente asumida por el n eoliberalismo.
Sexto recorrido 211

No es fácil sostener el crecimiento relativo del libe racionismo. En el


ámbito teológico ha sido m ella do por las políticas del Vatica no. pero so-
bre todo ha d ecaído por la imposibilidad de salir d e lo utópico-d ecl ama-
torio hacia lo pragm á ti co. en el ma rco ele la paz y las d emocratizacion es
del fin de siglo . Sp mejor opción ha sido (véase acápite "Liberación ... ")
transformar la opc ión por los pobres e n opción por el ínter o multicultu-
ralismo. Esta subescuela, formada por Enriqu e Dussel, Raúl Fornet y
Leonardo Boff, entre otros. ha sido la m ás exitosa en términos de presen -
cia. Otra. más a pegada a las ideas tradicionales (Jiberacionista. cl epen-
d entista. marxista) h a perd id o presencia y productivida d . Un a tercera
vinculada a la proble má tica d e la religios idad popular. ha tenido proba-
blemente mayor impacto popular pero los a utores y sus evolu ciones han
gozado de m enor reconocimi ento en el escenario intelectual. El liberacio-
nis mo ha coincidido en un ataqu e y una denuncia de la globalización
n eoliberal. criticando simultáneame nte las id eas posmodernas y del fin
de la historia.
La escuela depenclentista , d ébil y poco renovada , sobrevivió en Méxi-
co y algo en Brasil. Ha asumido. sin embargo. el proble ma de la globali-
zación como nueva eta pa del capitalismo y del imperiali s mo y, en conse-
cuencia, como nueva generadora d e d ependencias. Ante la globalización
se reivindican la democracia y los movimi entos sociales.

Autores

Como conclusión sobre los a utores más importantes en el pensa-


miento latinoamerican o del fin de siglo, puede apuntarse en primer lugar
a Jos extranjeros qu e fueron más influye ntes. Sobre ello, el factor más
significativo Jo constituye la preponderanci a de autores anglófonos sobre
fra ncófonos , his panos. germános, .rusos o d e otras lenguas. Es igu almen-
te novedoso qu e la lectura ele anglófonos se ha ampliado considerable-
m ente. A los ingleses, tradicionalmen te reconocidos desde 1800. se han
continuado sumando los estadounidens es leídos desde a ntiguo , pero
particula rmente influyentes desde 1950. con la insta lación de las cien-
cias sociales. En el fin de siglo, los norteam eri canos han pesado en la
economía, en los estudios culturales y la Hlosofía . Pero más novedoso que
eso es la presencia de los poscoloniales á ra bes y sobre todo indios y los
a utores del Caribe anglófono y Canadá. Pienso particularmen te e n Stuart
Ha ll , ta n considerado como lo fue excepcionalme nte en los 50 Arthur Le-
wis. en el ámbito econ ómico.
Otra cuestión relevante con relación a los a utores externos es la ba-·
j a sustancial de las citas d e Antonio Gramsci, tan citado en Jos 80 como
poco citado en los 90. suplantado por Mi chel Foucault y Marshall Ber-
212 Eduardo Devés Valdés

man. Fenómeno curioso y particularm ente revelador de un tipo de que-


hacer intelectu al en América latina es el a uge y la caída del gramscismo .
El ita liano fue instrument o para criticar las dictaduras. para repensar
c ultura y democracia y sobre todo para facilitar el trá nsito desde el mar-
xismo al "eclecticism o globalizado' '.
No m e nos s ignificativo que el d eclive de Gramsci es el ascenso de Fou-
cault, el autot no latinoameri cano m ás citado en el fin de siglo. Fou cault
fue citado en el marco de un pensamient o ubicado en derivacione s de la
izquierda y el centro político. Viejos conservado res o n eolibéra les casi
nunca utilizaron a l autor de Las palabras y las cosas ni me nos al d e His-
ioria de la sexualidad. Nuevos conservado res. 2 asociados a la crisis de los
paradigmas , lo citaron en cambio profusa mente como fundamento d e Jo
que podria llamarse un "pensamien to negativo". En el marco de la discu-
sión sobre las identidades y sus oscilaciones , el francés fu e también muy
aludido. En la izquierda con preocupacio nes identitarias , orientada h acia
la critica de los pod eres étnicos o genéricos, fu e dond e m ás se lo citó.
La referenci a a Foucaultju nto a Ángel Rama (a lgo ya se '!a insinua-
do) especialmen te en el la tino(rte)ame ricanismo y en su á rea d e influ en-
cia , se hizo particula rmente frec u ente en la autocrítica d el que hacer in-
telectual. Allí se hace nítid a la perspectiva de un desencanto finisecular,
desencanto para dójicam ente dogm ático en ciertas ocasiones. La imagen
tradicional del intelectual iluminador o emancipado r es suplantada por
la del letrado en alianza con el poder. Por ell o puede h a blarse de una
s u e rte de "arielismo calibánico" haci a 2000, porqu e existiendo como en
1900 una reivindicaci ón identita ria, cosa que caracterizó a l arielismo, és-
ta se liga a hora a la id entidad de los no (o de los anti) letrados: sectores
indígenas y marginados sociales o culturales.
Si Gra msci fue lo sociopolítico. Foucault fu e principalme nte lo cultu -
ral. Foucault permite aludir a la hegemonía poniendo énfasis pa rticular

2. Una figura paradójicame n te novedosa es la del "con s ervador d e izq uierda ", muy in-
teresante d e investigar para ente nd er una de las vertientes d el pensamiento latinoame-
ricano del nn de s iglo. El conservaduris mo tradicionalme nte se ha identificado con la
derecha, qu e en el fin d e siglo sostu vo prioritariamen te un pensami ento modernizador ,
s in renu nciar por ello a todos los motivos conservadore s. Aunque no es la primera vez
que en el seno d e la izquierda se gesta un pensamiento conservador, se trata de la ma-
nifestación m á s importante . Característica s com o la s ensibilidad nostálgica. la ideali-
zación del pasado (particularme nte de los años 60), la convicción respecto de la deca-
dencia del presente, la paradigmática asociación con la anciana figura de Fidel Castro.
el afán restaurador presente en el u so de la palabra 'revolución '. la idealización de for -
mas cultura les ancestrales (indígenas o a fro}, son a lg unas de las m á s importantes pa-
ra ma rcar este género de pensa mi ento . de más está d ec irl o, fuert eme n te idenlita rio.
Véase para el caso nicaragü en se. por ejemplo. la figura de Rein a ldo Téfel, "Globa li za-
ción a lienan te y muncliali zación liberadora ··. en R. Téfel ei al. , Nicaragua anie sus de-
safios, Managua , Foro Democrático, 2000 .
Sexlo recorrido 213

en lo identitario y, como tal. permite cuestionar cualquier proyecto mo-


dernizador como mascarada del poder. a la vez que criticar cualquier pro-
yecto identitario, aunque desde una preocupación identitaria. En esto
empalma con el discurso nihilista o negativo que lo asocia a Friedrich
Nietzsche. La pareja Foucault-Nietzsche facilita mucho m~s un discurso
"negativo" o de crítica que uno "constructivo", que era posibilitado por
Gramsci en la idea de una nueva hegemonía.
Un segundo modo de enfrentar la cuestión de los autores es a partir
de la pregunta por los más importantes y por la significación que poseen.
Se ha sei1alado ya que la escuela más innovadora ha sido la de los estu-
dios culturales; no es, por tanto, sorprendente que sea el líder teórico de
ésta. el argentino-mexicano Néstor García Canclini, el autor más impor-
tante en el fin de siglo. Ello teniendo en cuenta criterios como los aportes
realizados. la magnitud de su obra, la capacidad para renovar el quehacer
intelectual, para instalar temas y conceptos. Todo esto teniendo en cuen-
ta el reconocimiento otorgado por la comunidad intelectual a través de las
citaciones. _incluso bastante más allá del propio circuito. escuela o red.
Dentro de la misma escuela hubo también otras personas de vasto
reconocimiento: el hispano-colombian o Jesús Martín-Barbero, la argen-
tina Beatriz Sarlo , el brasileño Renato Ortiz y el heterodoxo mexicano
Carlos Monsiváis, el pensador de su país con mayor reconocimiento lati-
noamericano en el fin de siglo.
Respecto de México. es importante destacar que, en el nivel de las
ideas. y seguramente en varios otros aspectos. la última d écada del siglo
no fue la mejor. La producción resultó claramente menos significativa
que en otros momentos y la proyección internacional de sus pensadores
decreció. Es cierto que hubo autores profusamente citados a nivel nacio-
nal -y ello ocurrió por todas partes- que no lograron resonar internacio-
nalmente.3 No es comparable la presencia de México a nivel internacio-
nal en los 60 y 70 con autores en plena producción como Octavio Paz,
Pablo González Casanova o Leopoldo Zea. Fuera de Monsiváis algunos de
los mexicanos más reconocidos han sido el fallecido a comienzos de la dé-
cada Guillermo Bontll Batalla y Jorge Castali.eda.
En conexión' parcial con los estudios culturales se encuentran quie-
nes piensan los temas de la globalización y la cultura, relacionada con
cuestiones como la democracia, los movimientos sociales, la moderniza-
ción de las sociedades. En esa confluencia temática hubo personas que
gozaron de reconocimiento importante más allá de las fronteras de sus
países de origen. Son los casos de Octavio Ianni, Renato Ortiz y José Joa-
quín Brunner.
Apuntando más hacia cuestiones político-sociales. gozaron también
de claro reconocimiento Norbert Lechner y Fernando Calderón, así como
Guillermo O'Donnell, aunque su obra fue más reconocida en la década
de los 80.
214 Eduardo Devés Va ldés

En el espacio económic o , es clave la presencia de Fernando Fajnzyl-


ber, fa llecido tambié n a comienzo s de la década . d ecisivo en la formula-
ción d el proyecto n eocepalin o de transform ación produ ctiva con equidad.
En la tendencia libera l, ya lo h e mos dicho . es 'indiscutid a la preponde -
rancia de Herna ndo de Soto.
Hubo espacios s ubregiona les, y el centroam ericano constituy e el de
mayor identidad . Allí gozaron de gran reconocim iento autores que tra s-
cendieron las fronteras n a cionales pero no tuvieron el mismo impacto a
nivel continent al. Son ejemplo d e esto Edelberto Torres Rivas, Rica urte
Soler y Osea r Arias.
Otros autores que lograron circula ción y reconocim iento internacio -
nal d e reli eve son Ana Pizarra, Hugo Achúga r, Arturo Roig, Francisco
Weffort , en cierto modo Maiio Vargas Llosa, como ideólogo n eoliberaJ , Ed-
gardo Lander, Lourd es Arizpe, Manu el Antonio Carretón.

3. Ejemplos d el importante r e~onocimi ento n a ciona l con bajo reconocimie nto continen-
tal son los casos de Víctor Flores Olea, César Cansino, Enriqu e Kra uze , Héctor Aguilar
Camín o incluso Roger Bartra . Ello es todavía más claro en Brasil , país qu e por la di -
ferenci a idiomá tica y por sus dim ensiones ha generado un ambiente intelec tual más
a utónomo, más autárquico o m en os permeable al espacio la tinoa m ei;cano. Allí se ha-
ce m ás inten sa la diferencia entre el reconocimie nto de los pensado res en el interior y
en el exterior de las fronteras. Ello es manifiesto pa ra fi guras co mo Ma ril en a Chaui,
Celso Lafer. Milton Santos o Sergi o Miceli.
EPÍLOGO

1. He querido, especialmente en el fin de siglo, poner en relieve lugares


usualmente no considerados como pa rtes del pensamiento latinoameri-
cano (defe nsa y seguridad , territorio a mazónico. espacios internaciona-
les) intentando encontra r significación donde otros no la vieron . En cier-
to modo , a partir de allí , h e querido de mostrar cóm o en todo . en casi to-
do . lugar existen "brotes" de pensamiento latinoa m ericano.
Obviamente en el continente s e pi ensa mu cho m á s que lo estampa-
do en las páginas precedentes pero, y aquí nuevame nte la distinción s e-
cular vuelve a tener vigenci a: no todo trabajo intelectual realiza do en
América la tina es así , simple m ente, "pensamiento la tinoamericano". El
criterio cla ve de demarcación es el al"á n por pensa r el continente o algu-
na de sus dimensiones relevantes. En otras palabras . llamamos "pensa-
miento latinoamericano" a la vocación por encontra r un cierto "s entido"
en/de lo la tinoamericano. De e?te modo . la tarea de qui en estudia el pe n-
s a miento es descubrir, pon e r en reli eve, esos Loci, esos focos , esas fuen-
t es, esos br'otes de pensa miento qu e se generan en luga res muy diversos
y , muchas veces, sin clara conciencia por parte de sus propios gestores.
Así se descubre-construye un "sentido d e lo latinoa mericano"; cuestión
tan decisiva como ambigua .
Ahora bien , no s e piense ni en una excluyente "latinoamericanidad",
ni en analogías que construirían una cerrada "nación latinoamericana" .
Una de las herencias dellatinoamericanismo es que su grandeza se cons-
truye con muchos elem entos heterogén eos, qu e no es necesario anular
como partes para realizarlos como un todo. Puede sonar a solución fácil,
pero es pe rfectamente imaginable una d emocracia d e las partes; es decir,
una expresión donde grupos o etnias o regiones s e expresan y tiran y
aflojan y n egocian.
De manera un poco borrosa e ingenua, el trabajo está animado por
un deseo continentalista, de constituir el pensamie nto latinoamericano
como totalidad . En esto no hay fundam entalismos ni ortodoxias pero sí,
[ 2151
216 Eduardo Devés Valdés

algo que es más débil por un lado aunque más fu erte por otro, un afán
de identidad. La identidad es un hecho , un objetivo y un derecho , pero no
es algo obvio o unívoco. Por tanto. cu ando se escribe de la constitución
de un pensa mi ento latinoamericano no d ebe leerse como si se tratara de
un manillesto o algo así. Se trata apenas de la vaga inspiración de una
c ultura que , de manera a medias consciente a medias no, va constituyen-
do un discurso , más a la manera de la abeja que del arquitecto. Los(as)
pensadores(as) latinoamericanos(as) son enjambre que posee un difuso
instinto d e a utorreconocimiento d e inspiración cósmico-vasconceliana:
incluir. no excluir, mestizarse. recibir las aguas, los a ires. los genes.

2. Los trabajos de ciencias naturales no han sido nunca considerados co-


mo parte del pensamiento latinoamericano. Los Nóbeles, como Bernardo
Houssay, no ha n sido m encionados como parte de nu estra historia de las
ideas. Acaso han tenido cabida por alguna apreciación que vertieron so-
bre la importancia de la cien cia para el d esarrollo o sobre la mi s ión de la
universidad . Por cierto, la sola falta d e formación para comprender los
trab¡:yos de química , biología o física d e quienes escriben sobre pensa-
mie nto latinoamericano los ha mantenido forzosamente fu e ra del campo.
Nunca s e pensó que en esta investigación que concluye d ebiera incorpo-
rárselos. A duras penas se ha lograd o incluir las disciplinas económicas
e n este universo, otorgándole carta de residencia al liberalismo , al nacio-
nalismo , al proteccionismo. a l cepalismo o al n eoliberalismo en la ciudad
de las id eas.
Esto mismo , sin emb argo, ponía de manifiesto un desafío mayúsculo:
¿cómo hacer para no caer en la horrible falencia en que habían caído otros
a l redactar una historia de nuestro pensamiento unas pocas décadas an-
tes. dejando sin nombrar a Raúl Prebisch, el autor más importante. en
términos de sus proyecciones. a lo largo de la segunda mitad del s iglo xx
la tinoamericano? Por no considerar las disciplinas económicas como par-
te de nu estro pensamiento se había dej ado fuera a l a utor que había ins-
pirado el cepalismo y a partir de allí h a bía sido significativo para el depen-
dentismo, para el liberacionismo, para los estudios culturales, para el
neoestmcturalismo e incluso, por reacción . para el neoliberalismo.
Aparece entonces la pregunta , ¿cómo incorporar. o dejar fuera . a
Francisco Va rela, por ejemplo. un biólogo tremendamente considerado en
términos internacionales y profusamente citado por filósofos . sociólogos.
psicólogos e historiadores ele la ciencia y la cultura? O, para decirlo en
otros términos, ¿cómo escribir la historia del pensami ento sin caer en la
miopía ele pasar por a l lado y no ver a un autor de tal magnitud, porque
nu estro paradigma de la "historiografía de las ideas" excluye a las cien-
cias natura les como antes excluyó a las económicas? La respuesta es que
de uno u otro modo esto no podía ocurrir y que debía ser capaz de "es-
c uchar", de incluir a Vare la .
Epílogo 217

A través de los años había leído u hoj eado obras suyas. obras e n coau-
toría con Humberto Ma tura na o sólo de este último. Pero la inten ción de
universalidad de sus pla nteamientos tanto como la nula referencia a "lo la-
tinoamericano". criterio de demarcación utilizado normalmente para in-
cluir un texto en nu estra histÓria de las ideas. h acían imposible leerlos
desde esta perspectiva. No obstante ello. estando Varela y Maturana inclui-
dos en las listas de autores que debían ser tratados. pasaban los m eses .
los años . los capítulos y estos autores no figuraban en las notas bibliográ-
ficas. Decidí entonces entrarles nueva m ente a estos trabajos para ver si
daba con las conexiones que me permitieran incluirlos, sin acudir a la so-
lución fácil de recoger los comentarios que Humberto Maturana h abía he-
cho sobre lo humano y lo divino. Cuál no sería mi sorpresa cuando leyen-
do los prefacios a la edición de 1995 a D e máquinas y seres vivos, que an-
tes no había conocido, se hacían alusiones a la coyuntura histórico-inte-
lectual en que había surgido el concepto clave: "a utopoiesis". Allí se pre-
guntaba ~rancisco Vare ta : "¿Qué h ace que una idea como la aul.opoies is,
estrictamente una teoría el e la organización celular. a dquiera visibilidad y
prominencia más all á de la biología profesional y sea ca paz de afectar cam-
pos d e saber lejanos?''. Ante tal interrogante. su respuesta es qu e "en últi-
mo término sólo podemos comprender ese fenómeno porque la id ea con-
tiene un trasfondo d e sensibilidades hislóricas de importancia con las cua-
les se alinea y resuena". Más adelante. y añadiendo otra coyuntura, agre-
ga que perten ece "a una generación de científicos chilenos que tuvimos el
privilegio de ser jóvenes en uno de los momentos más creativos de la co-
munidad científica chilena en la década de los años 60" y. más a delante
todavía, que "es claro que nos embarcamos en una tarea que era conscien-
temente revolucionaria y a ntiortodoxa. y que ese coraj e tenía todo que ver
con el estado de ánimo de Chile. donde las posibilidades se abrían a una
creatividad colectiva. Los meses que lleva ron a la configuración de la auto-
poiesis no son separables del Chile de entonces". A partir de estas consi-
deraciones Vareta pretende sacar una conclusión proyectiva en términos
de la polaridad imitación/originalidad . reflexionando que "quizá el caso ele
la aulopoiesis pueda servir para ilustrar esta dinámica ele la innovación y
contribuir así a que el futuro de la ciencia en Chile sea responsable de cul-
tivar sus sensibilidades propias y no sea un eco de tendencias de otras la-
titudes". 1
Las afirmaciones recién reproducidas pueden ser tomadas como sa-
ludos a la b a ndera de un a ntiguo milita nte o simples opiniones de un bió-
logo. Por ello más interesante es adentrarse en la definición de la "auto-
poiesis", pues allí se encuentra una veta de mayor valor teórico y que re-

l. Hurnbe rto Maturana y Francisco Varela. D e máquinas y seres vivos: autopoiesis, La


organización d e lo viviente, San tiago de Chil e, Universitaria, 1995. pp. 34, 36. 44, 58 .
218 Eduardo Devés Valdés

mite a conexiones mucho más signitlcativa s para nuestra historia de las


ideas.
A través de veinte líneas. y desglosand o en cinco puntos, Francisco
Varela define lo que es la autopoiesis . Allí. curiosamen te, el recurso a la
"identidad" aparece en siete oportunida des: "constituciÓ n de su identi-
dad" o "constitució n identitaria" , tres veces: "identidad autopoiética ".
dos veces; "identidad autoproduc ida" y "conservaci ón de la identidad ",
una vez cada una. 2 Estas expresiones ciertaniente pueden emparentar -
se a tantas similares que estudiosos de la comunicaci ón y la cultura, so-
ciólogos o ensayistas han utilizado profusamen te. En otras palabras, sin
pretender que el problema de la identidad s ea patrimonio del pensa-
miento latinoameri cano - es obvio qu e hacia 2000 se trata de un tema
dialécticam ente globalizado ("dialéotica mente" porque es el concepto con
el que , por todas partes , en un mundo globalizado , se está cuestionan-
do la globalizació n)-, puede sostenerse que la definición de la autopoie-
sis a partir del concepto "identidad" permite conectar el pensamient o de
Varela. al menos. con la sensibilidad del pensamient o latinoameri cano
en el fin de siglo. tal como él conectó los orígenes al "estado de ánimo"
de los 70.
Por cierto no se puede afirmar. no es la propuesta que sustenta este
trabajo. que habría una biología latinoameri cana ni mucho me nos unas
matemática s nu estras. Lo que sí s e pretende, sin embargo, en una for-
mulación más modesta. es que los aportes a un pensamient o d e y 1o so-
bre América latina pueden venir desde ámbitos muy variados y qu e por
ello es clave que no nos manejemos con para digmas excluyentes sino
más bien con uno qu e sea incluyente. Es decir, una concepción que nos
abra a los aportes para pensar en y/o sobre nu estro continente, en vez
de aquella que nos encierre en ortodoxias o en trasnochad as formulacio-
nes que. h a biendo ya cumplido su función, quieren sobrevivirse a sí mis-
mas, aprisionánd onos y hasta exponiéndo nos a la burla y el sarcasmo de
quienes piensan con mayor libertad.

3 . Desde el siglo XIX y durante el xx ha sido recurrente sostener que el


pensamient o latinoameri cano copia, calca, recibe acriticamen te, se deja
llevar por modas, carece de originalidad . Que nuestro pensamient o se li-
bere, merezca liberarse, de esa critica es altamente improbable . Me pare-
ce, sin embargo, y creo que este trab~jo contribuye a demostrarlo , que ya
hacia 2000. esa critica no apunta a lo decisivo. La obsesión por reaccio-
nar frente a su validez ha insistido en la necesidad de pensarnos autó-
nomamente , de elaborar temas, constituir escuelas, cincelar un estilo, et-
cétera.

2. Ídem , pp. 45-46.


Epílogo 219

Pero nuestro desafío ya no es tanto ser originales. Contamos con pe-


so suficiente pa ra decir que si este pensa miento no es pura mente origi-
nal , tampoco es mero refl ejo de modas externas . Nuestro desafío es. en
cambio, pensa r más certeramente para descubrir y desc ribir los proble-
mas y sobre todo para encontra r s olu ciones . Pi en so en la generaci ón del
98 , a comien zos del siglo x;x, con una serie de d esafíos a los que España
ha d a do importantes soluciones: a nivel económico, ascenso absoluto y
relativo indiscutible; a nivel político, un a democracia fu erte; a nivel so-
cial . un pais qu e recibe en vez de expulsar población; a nivel cultural , un
pais tolerante qu e reconoce europeid ad , africanidad y a mericanid a d.
América latina no pu ed e exhibir los mi s mos resultados qu e España. Res-
pecto d e las propuestas de la gen eración arielista-socialista- nacion a lista
de 1900 (y no debe pensa rse qu e éstas eran las úni cas posibles ni las me-
jores. pero fueron. ma l que bi en , las qu e nos propusimos} hemos a lcan-
zado h a rto poco ...
ÍNDICE DE NOMBRE S

A Apel. Karl-Otto. 72
Arciniegas, Germán, 8 1
Achúgar, Hugo. 17. 23 , 33. 36. 38. 84,
Ardao , Arturo. 8 7
88, 97. 105- 106. 112 , 143, 145.2 14
Arditi, Benjamín, 41. 45. 180
Acosta . Yamandú. 46. 70. 197. 199. 238
Ardito-Barlet ta. Nicolás . 125
Adler. Larissa. 126
Adorno, Theodor. 36 Arellano. Jorge Eduardo. 13
Arguedas. José Ma ría. 188
Aggio, Alberto. 86
Arias. Osear. 17. 38. 162. 168. 214
Agüero. Osear. 84
AguiJar Camín , Héctor. 213 Aricó. José. 90 , 178
Aguilera Peralta. Gabriel. 53, 56. 163 Arizpe. Lourdes. 29 , 33. 42. 64. 66. 214
Aguirre Beltrán, Gonzalo. 28 Arocena. Felipe. 33, 143. 146
Aínsa, Fernando . 75.84 ,202, 203.236 Arocena, Rod1igo, 188
Alatriste. Sealtiel. 143 Arpini. Adria na. 13. 85, 236
Alberdi. Ju a n Bautista. 85. 87, 115 Arriagada. Pedro . 125
Albó, Xavier. 51 , 53. 152-153 AITOm. José. 75
Alburquerqu e, Germán. 13 Aveline. Carlos, 137
Aldunate. José, 72-73 Ayala Mora, En¡-jque. 17. 153
Allende. Jorge . 159 B
Allende. Salvador. 120
Almaraz. Sergio, 194 Bacha. Edmar. 120
-Aimeida. Paulo Roberto de . 143. 195 Bagú. Sergio. 181
Almeyda. Clodomiro . 181 Bajtín, Mijaíl. 69
Alonso. Ana María . 68 Baptista Gumucio, Mariano , 49
Altamirano. Carlos. 88-90 Bareiro Saguier. Rubén . 75
Altimir, Osear, 132 Barnet. Miguel, 29
Álvarez, Ag ustín. 85 Barragán, Rossana. 23 , 153
Álvarez. Gabriel Ornar, 143. 150 Barrán. Pedro , 33
Álvarez Monta1bán . Emilio, 53. 123- 124, Barrios. Raúl, 51, 53. 153 , 170
164 Bartra. Roger, 80. 84, 104, 213
Alvayay. Rodrigo. 178 Barudy. Jorge, 50
Amado. Jorge. 178 Basad re. Jorge . 151
Amayo, Enrique, 13, 143 , 185. 188 B.audrillard. Jean. 18. 92
Anaya. Nair María, 1 73 Baumga~ien, Ma ira. 45

Anderson. Benedict. 33. 103 , 107 Bayardo. Rubens. 191


Ángel , G., 176 Beccaria. Luis , 129
Antonin, A.rnold. 172 Beige!. Fernanda. 85
[ 221 l
222 Eduardo Devés Valdés

Beired. José Luis . 86 Bustam ante Belaund e. Luis. 1 17. 123


Bejar. Rafael Guido. 163 Bustelo. Eduardo . 178
Bengoa. José . 29. 33 Bymn, J essica. 177
Benítez Rojo . Antonio. 176
Benzaqu em de Arauja. Ricardo. 86 e
Be rman. Marshal l. 113. 211 Caballem s, Rómulo. 143 165-166
Bernabé . Jean . 173 Cabra!. S a lvador. 151
Bernal-M eza, Raúl. 167, 191, 196 Cáceres. Luis René, 143, 164
Bernard in, Ernest. 174 Caeta no , Gerardo . 33. 35
Berríos. Mario . 85. 233 Caj ías, Fernand o. 13. 104- 105
Bettelhe im. Bruno. 50 Ca lani Gonzále z. Esteban . 27
Beverley. John . 8 8 , 90. 95 . 96, 99-101 , Ca lderón. Fernand o. 24, 32 -3 3 , 41, 46 ,
102 57. 64-65 . 70. 82 , 111 - 112. 135.
Bhabha. Homi. 23. 107 152. 178, 182 .2 14
Biagini. Hugo, 13 . 32. 81, 84-85, 144, Cam acho , Daniel. 57. 64, 65, 178. 182
178 , 191. 199, 202, 205 . 236-238 Cam ejo. Yraima. 142, 191
Bilbao. Francisc o , 85 . 87 Campos López. Guillerm o. 34. 160. 166
Blanco. Hern án . 188- 189 Candido . António. 38. 88-89 . 91. 242
Bleil. Susana, 143 Caniato , Angela. 52 , 54
Blondet. Cecilia . 67 , 68 Canovas . Rodrigo. 88
Bobbio, Norberto . 4 1 Cansino . César. 43. 21 3
Boch García. Ca rlos. 75 Capelato , Ma ría Helena. 86
Boff. Leonard o. 70-72 . 84 . 21 1 Capovill a Ramos , Eloísa. 85. 236-238
Bolaños , Lig ia. 166 Ca puto. Dante. 143
Bolívar. Simón. 78. 87 Ca rballo. Manue l. 163
Bonfil Bat a lla . Guillerm o. 19. 24, 27- Carballo. María Elena . 166
29. 44 , 70, 204, 208 . 213 Carciofi. R. , 130
Bonó. Francisc o. 34 Cardoso . Fernand o Henriqu e. 21. 154
Barón, Atilia , 178, 181, 192. 199 Cardoza y Aragón. Luis . 81
BotTreg aard. Nicola, 188-189 Cariaga . Juan l. , 120- 121
Bosi . Alfrecto, 17. 241 Ca rpentier. Alejo . 172
Bosio, BeatJ·iz. 236 CatTillo. Ana L. , 42 . 67
Boskin , Michael. 125 Carvallo. M. Elena. 107
Bosque. María T.. 75 Casaús A .. Ma rta. 13. 49. 86, 106, 142.
Botero Uribe. Daría. 49 . 52, 56 166
Bourdie u. Pierre . 89 Casimir, Jean. 20, 24. 29. 174. 175
Bauzas. Roberto. 193, 196. 199 Caso . Alfonso . 28
Bragoni. Beatriz, 85 Castañe da. Jorge, 84. 156. 178. 182. 213
Brathwa ite. Edwarct K. , 172. 173, 175 Castañe da. Tarsicio , 125
Bravo. Alejand m . 33 Castella nos. Rosario . 69
Bravo Gallardo . Carlos, 71-72 Castello, !ara R.. 143
Bresser Pereira. Luiz C .. 42. 46-47 Castillo . Alejandr a. 13
Brigagao , Clovis. 143-145 Castillo , Luis Conrado del. 34
Broders ohn. Mario , 1 19 Castillo. María Isabel, 51 -52
Brovetto . Jorge , 143. 159 Castillo, Roberto. 86
Brunner . José Joaquín , 24. 32. 83-84, Castor, Susy, 54 . 175. 181
92 . 94, 97 , 110, 113, 192, 214, 237 Castm , Fidel, 124. 213
Buchan an , James. 41 Castro Anclrade . Regís de . 40
Bueno, Cloctoald o. 160 Castro Gómez. Santiago . 94 . 1O l. 111,
Bueno. Raúl. 88, 153 191
Bustam ante. María Inés. 188 Castro Herrera, Guillerm o . 187-188
223
indice de nombres

Cavarozzi , Marcelo, 42 Do Santos. Theotonio . 20


Cerleau . Michel de. 37 Dominiqu e. Jean Leopold. 20. 173
Cerutli. Horacio. 75. 84-85. 203. 238 Dornbusc h. Rudiger. 118- 119. 125
Cervo . Amado. 150 Dos Santos. Mal'io. 64. 65
Cesaire. Aimé. 172. 176 Dri. Rubén. 71. 75
C hamoisea u. Patrick. 176 Dua,rte , Juan Pablo. 121
Chalterje e. Par1ha. 23 Dussel, Enrique. 50, 70-72 . 75 . 83,
Chaui. Mm·ilena, 54. 178. 197, 199,213 102, 211. 234
Choncho l. Jacques. 199. 236 Duvalier. F'ranGois. 54
Chumbila . Hugo, 236 E
Colambre s, Adolfo , 29
Corbo, Vittorio. 129 Echeverri a, Bolívar. 84. 203
Cornejo Polar. Antonio. 69. 88-89. 91. Eco, Umbe1io , 82
101-102, 153 Edmonso n. Locksley. 174
Corona. Ignacio. 93 Eclwards. Sebastián . 118-119. 125
Coronil. Fernando , 96 Eguizaba l. Cristina , 167
Corlázar, René, 132 Elías, Víctor. 120. 125
Cortina . Adela. 45 Ellacuría , Ign acio, 50. 70· 71
Cosent ino. Estela. 130 Engels. Friedrich , 180
Costa Lima. Marcos. 199 Escobar. Artu ro . 1 14
Cotler. Julio. 24 Escobar. Ticio. 33. 37 . 146
Cousiño, Carlos . 83. 110-111 Escudé. Carlos. 154, 156
Cowie. Lancelot. 13 Espaillat, Ulises Francisco . 121
C rozie r. Michcl, 41 Estay. Jaime. 143
Cuadra. Héctor. 160. 167 Ette . Ottmar. 95
Cuadra. Pab lo Antonio. 53 F
Cueva. Agustín. 75. 178. 181
C unill Grau. Nuria. 42. 46 -47 Fajnzylbe r. Fernando , 134. 136, 139-
C unningha m. Myrna. 170 140. 214
Cuvi. Maria. 68 . Fals Borda. Orlando. 45. 71
Fanon, Frantz. 21. 36, 50. lOO. 129.
D 172. 175
Dahl, Robert. 41 F'azio Vengoa. Hugo. 45
Dalmaron i. MigueL 89 F'ermando is. Joaquín . 160
Dancller, Jorge. 29 F'ernande s. F'lorestan . 242
Dávila. Pedrarias . 123 Fernánde z, Estela. 85. 236
De la Fuente. 236 Fernánde z Retamar. Roberto, 29. 88.
De la Lama. Jorge. 170 76, 102 , 176
De la Rosa, Carlos Jua n , 144 F'erré. Rosal'io . 69
Delgado Romero. Rodolfo, 163 FeiTeira. Florencia . 85
Depestre. René. 175 F'errer, Aldo, 149, 199
Derrida, Jacques. 92 F'igm·ola. Joel James. 173
Deústua. Alejandro . 153 F'ilgueira. Cm·los. 132
Devoto, Fernando , 35 Flisfisch. Ángel. 40
Di Filippo. Armando , 143 Flores, Juan. 33. 86
Diamint. Rut. 168- 170 Flores Galindo, Alberto , 84. 100, 151 -
Diaz, Porfirio , 124 152
Díaz. Silvestre, 177 Flores Olea. Víctor. 81. 84 , 104- 105,
Díaz Gómez. Floriberto . 75 109. 143, 159, 182. 213
Díaz Quiñones . Arcadio, 33, 36-37, 81- Florescan o. Enl'ique. 29. 37
82. 84.86. 91,107.1 12,171.1 73,176 Follari. Roberto, 93, 234
224 Eduardo Devés Valdés

Fonseca Jr.. Gelson. 157 Giddens. Anthony. 113


Fontaine. Ernesto. 122 Giglo , Nicolo. 187-189
Fornet-Betanco urt. Raúl. 70-71. 211 Giménez. Lulu. 172
Foucault. Michel. 12. 41 , 52. 92. 102- Gimeno, Juan Carlos. 142
103. 142. 180, 208, 211-213 Ginesta. Jacques. 143. 191
Franco. Carlos. 45. 101 , 133. 152 Giorgis. Liliana. 85
Franco. Jean. 69 , 88 Girardi. Giulio, 74
Franco, Rolando de. 143. 164 Girardo . Ma ría Cristina, 42
Franco, Silvio de, 53. 123- 124 Girona, Nuria, 88
Frank. André G ., 21 Girvan . Norman. 143. 171 , 175. 176
Freire , Paulo. 50. 70, lOO Glissant. Edouard. 96, 75-176
Freud, Sigmund . 50 , 102 Gómez, Juan Vicente, ' 124
Freyre. Gilberto.- 184 Gómez. Naín . 88
Friedman , Milton , 41. 116. 118 Gómez. Vincent, 144
Fromm, Erich. 50 Gómez Sabaini , J .C., 130
Frost. Elsa Cecilia. 75 González. Beatriz, 85
Fuentes. Carlos . 80-81 . 84 , 111 , 191 González. Horacio. 84
Fuentes. Claudia, 153, 168 González. José Luis, 36, 176
Fukuyama. Francis. 202 González. Maria del Refugio. 75
Fuller, Norma. 68 González. Mónica, 13
Furtado. Celso . 141 González, Ricardo, 90
Gonzá1ez Casanova . Pablo . 20-21. 41.
G 57, 63-64, 100. 178, 181 - 182, 213
Galeano. Eduardo. 76 González de B. , Beatriz. 13
Gallardo. Helio. 72 . 74-75 , 208 González Echevarría. Robe1·to. 1O l
Gallart, María Antonia, 132 González Miranda , Sergio , 143
Gamio. Manuel, 28 González Stephan. Beatriz. 88, lOO
Garavaglia, Juan Carlos. lOO Gorostiaga, Xavier, 176
García. AJan. 120 Gramsci. Antonio , 41. 211
Garcia . Antonio , 71 Grediaga, Rocío. 137
Garcia, Argentina. 171 Grimson , Alejandro , 19, 143
García. Marco Aurelio , 178 Guadarrama. Pablo . 17
Garcia. Rigoberto , 165 Guedes da Costa. Thomas. 1 70
Garcia-Bedoya. Carlos , 154 Güell. Pedro. 59
García Canclini. Néstor. 17 . 23-24. 31- Guevara. Ernesto "Ch e". 21. 50, 92. 169
33.45.57.6 1, 62.95-97, 101 , 113. Guha. R.. 23, l 02
143. 145. 147. 191. 213, 238 Guillén , Nicolás. 175
Garcia de la Huerta. Marcos. 83 Gurdián . Galo. 171
Garcia Godoy. Federico , 34 Gurrieri. Adolfo . 130- 131
García Giraldez, Teresa. 86 Gutiérrez, Carlos, 45
Garcia Laguardia. Jorge Mario. 86 Gutiérrez, Gustavo. 50. 70-71
García Robles. Alfonso . 156 Gutiérrez, Hernán, 153
Garland . Gonza~ . 153 Gutiérrez, Leandro , 90
Carretón , Manuel Antonio. 33, 41-42 . Guzmán , Virginia. 68
57-59. 60. 70. 129. 145, 148-149.
191 . 214 H
Cebara. lvonne, 73 Habermas. Jürgen , 113
Geise. Guillermo. 189 Hachette. Dominique. 125
Getino . Octavio. 97 Hall. Stuart. 96. 99-100, 107. 109. 111,
Giacalone, Rita. 172 171. 176, 191 , 211
Giannini, Humberto. 46 Hanke, Steve, 125
índice de nombres 225

Harberger. Arnold , 125 Kirkwood, Julieta, 69


Haya de la Torre, Víctor Raúl, 150 Kliksberg. Bernardo , 129
Hayek, Frederik von, 41. 116, 118 Kogan . Liuba. 68
Hegel, Georg F.W., 92 Korol, Juan Carlos. 90
Henríquez Ureña. Pedro , 34, 91 Kowarick. Lucio, 46
Henríquez y Carvajal. Federico, 34 Krauze. Enrique. 117. 119, 127, 213
Hernández. Rafael , 160 Kusch, Rodolfo, 101
Heredia, Edmundo. 237
Herrera, Berna!, 33. 166 L
Herrera, Felipe, 137, 150, 191 Lacarríeu. Mónica. 191
Herrera, Miguel Ángel, 33 Laclau. Ernesto, 41. 96, 184, 208
Hinkelammert. Franz, 72, 74 Lacoste, Pablo, 13
Hirshbein, Cosía, 13 Lafer, Celso, 156- 157, 213
Hirst, Mónica, 143 Lamming. George. 175
Ho Chi Min. 169 Lander, Edgardo. 23, 40-42, 44, 57,
Hoggart, Richard. 89 178, 182. 191, 205. 214
Holanda Barbosa. Fernando de. 125 Landi , Osear. 40
Hopenhayn, Martín , 32, 46, 81, 82 , 84. Langon, Mauricio, 13, 46. 70
110, 112 , 135. 137 Lanz. Rigoberto. 93
Hostos , Eugenio María de, 34, 85 Larraín. Jorge . 32. 83, 110-112, 191
Houssay, Bernardo, 216 Lechner. Norbert. 24 , 33, 40-41. 53 ,
Hoyos. Guillermo, 45 59,92-93, 97, 110-111 , 182, 214
Hozven, Roberto, 88 Leff. Enrique, 190
Hunter Krohn. Lita, 171 Leis, Raúl, 163. 166
Huntington. Samuel. 41, 160 Leite López. José, 20
Lenin (Vladimir Jllich Ulianov). 180
1 León Portilla. Miguel, 29, 70, 75
Ianni, Octavio, 45. 157. 178. 182-184. Levine. Barry. 114. 125
191-193, 196, 202 , 214 Lewis. Arthur, 175, 211
Iglesias, Enrique , 139, 144 Libanio. Joao. 70-72
Iglesias. Yamileth, 33, 166 Licha. Isabel, 199
Jllich. Iván, 50 Lienhard, Martín , 88
í pola. Emilio de. 40 Lipovetsky, Gilles . 202
Irarrázabal, Diego , 72 Lira, Elizabeth, 33, 38, 50. 54
Lobato Blanco. Alfredo, 13
J López, José Ramón. 34
Jaguaribe, Helio , 59 López. María Milagros, 96
Jalif. Clara . 85, 13. 236 López. Pedro , 49
James, Cyril Lionel Robert, 172. 175 López, Sinesio. 45
Jameson. Frederic. 92. 202 López de la Roche. Fabio , 45 , 49 , 56,
Jaramillo. Jaime Eduardo, 199 197, 199
Jatobá, Jorge, 137 López Portillo. Felicitas. 85
Jelin, Elizabeth , 41-42, 65-67, 143 López Rivas, Gilberto, 171
Jitrik, Noé, 88 López Segrera, Francisco . 24
Jocelyn Holt, Alfredo. 46 López Velasco. Sirio. 46 , 70
Losada, Alejandro , 101
K
Lozada, Mireya, 45, 62
Kaufman . Roberto. 120 Lüders, Rolf. 125
Keilson, H., 50 Ludmer. Josefina, 101
Kessler. Gabriel , 129 Lugo , Américo. 34
Kinloch Tijerino, Frances. 33, 166 Lukács, Gyorgy, 69
226 Eduardo Devés Valdés

Lumbreras, Luis, 29, 70, 75 Mendes Catani, Mranio, 13


Lustig, Nora. 136-137 Menjíbar, Rafael, 182
Lyotard , Jean-Fram;ois, 92 , 202 Merquior, José Guilherme, 115
Mesquita, Eni de, 13
M Methol Ferré, Alberto, 151
MacGregor. Felipe, 56 Miceli, Sergio, 17, 86, 214 , 240
Macpherson , C.B., 44 Mignolo, Wa1ter, 23, 90, 93, 96, 101,
Maldonado Denis, Manuel. 20 102, 109, 111. 114
Mallea, Eduardo. 81 Millet, Paz, 153
Malo González. Claudia, 75 Minujin. Alberto , 129-130, 133, 178
Manigat, Leslie, 171. 174-175 Miranda Camacho, Guillermo, 191
Manrique, Nelson, 45 Miranda, Nelly, 33 ·
Mansilla, Felipe, 32, 109-110, 126- Mires, Fernando, 141-142. 186, 208
127, 152 Miró-Quesada. Francisco, 20
Mao Zedong. 169 Machi, Prudencia , 42
Mariaca, Guillermo. 152 Maneta, Carlos Juan , 144-145
Mariátegui, José Carlos. 85, 100-101 Monge, Alberto. 162
Marín, Gustavo, 178 Monge, Jorge Abelardo, 166
Maríñez, Pablo A .. 143, 172 Monsiváis. Carlos. 20, 21 . 23 . 84, 98 ,
Marini, Ruy Mauro, 64 , 181. 194, 199 104. 214
Marqués. Raúl. 36 Montaner. Carlos Alberto , 115, 117,
Márquez, Gustavo . 125 124. 173
Márquez, Roberto, 171 Montecino, Sonia, 17, 67 , 68 , 110
Marroquín. Alejandro, 28 Montero, Maritza, 44, 49
Martí, José, 85. 87 Montiel. Edgar. 81, 82, 236
Martín-Barbero. Jesús, 21. 23 , 97-98 , Montoya, Rodrigo, 44
113. 145. 197. 199. 213 Monza, Alfredo. 130
Martín-Baró, Ignacio, 49. 52 , 50-51 , Morales, Mario Roberto, 166
70, 164 Morales Benítez, Otto, 13
Martínez. Alexandra. 68 Morán. Emilio F .. 185
Martínez, Elena. 140-141 Maraña, Mabel, 23 . 88 , 90, 95 , 96
Martínez, Javier, 49 Morandé, Pedro. 32, 83 , 100, 110
Martínez Estrada, Ezequiel, 80-81 Moreiras, Alberto. 96
Martins, Wilson, 86 Morejón, Nancy, 173
Marx, Karl. 127, 180 Morello, Jorge, 187
Mato, Daniel. 145, 199 Moreno Fraginals, Manuel, 176
Matos Mar. José, 29 Morin, Edgar, 24
Mattalía, Sonia, 88 Moritz Schwarz, Lilia, 86
Matte, Patricia. 122-123, 130 Mouffe, Chantar. 41, 184
Maturana, Humberto, 217 Moulián. Tomás , 178
Mauad, Ana María, 13 Muñoz, Ronaldo , 72
Max-Neff. Manfred, 137 Murena, Héctor A. , 81, 129
Mayer, Alicia, 75 Murílo de Carvalho, José , 86, 132, 241
Mayo, Carlos, 237
Mayorga, Fernando, 61 N
Mazzotti, José Antonio, 88 , 154 Naipaul, Vidia, 171 . 175
McLean Herrera, Guillermo, 171 Nallin, Carlos 0 .. 75
Medin, Tzvi, 71, 86 Ngal, Georges, 173
Melgar Bao, Ricardo, 13, 86, 204 Norambuena, Carmen, 13
Menchú, Rigoberta, 24, 33, 38-39, 67, Nietzsche, Fríedrich, 214
70, 75 , 168, 190 Núñez Soto, Orlando, 61, 133
índice de nombres 227

o Piñera, José, 17, 115, 117


O'Donnell, Guillermo, 41, 54, 131-131, Pinheiro Guimaraes, Samuel, 127
214 Pino, Hugo Noé. 163
O'Gorman, Edmundo, 101 Pinochet, Augusto, 92
Ocampo López, Javier, 86 Pinto, Aníbal, 164
Ojeda, Raquel, 236 Piper, Isabel, 38, 50-52
Olivé, León, 44-45, 70, 204-205 Pires do Río Caldeira, Teresa, 67
Oliveira, Francisco de, l 78 Pizarro. Ana, 88-89, 91, 95, 214
Oliveira, Mariano de, 196 Poitevin, René, 164, 166
Ortega Medina, Juan, 75 Poniatowska, Elena, l 7, 84
Ortega, Julio, 23, 81, 84 Popper. Karl, 118
Portantiero, Juan Carlos, 24, 40, 90
Ortiz Monasterio, Santiago, 187
Portocarrero, Gonzalo, 153
Ortiz, Fernando , 172
Portocarrero, Patricia, 68
Ortiz, Maria Salvadora, 13, 33, 45, 86
Portuondo, José Antonio, l 76
Ortiz, Renato, 17, 23, 32. 57, 60, 84,
Porzecanski, Teresa, 35, 38
96, 98, 101, 111, 113, 145, 182,
Pozas, Ricardo. 28
191-193, 196, 199, 213-214, 242
Prebisch, Raúl, 102, 140, 154, 218
Ospina, William. 106
Premdas, Ralph, 171 _
Ossandón. Carlos. 13. 85, 233
Price Mars, Jean, 176
Otero, Neiva, 143
Ottone, Ernesto, 32, 46, 82, 110, 112, Q
135 Quesada, Álvaro, 33, 86
Ovares, Flora E., 33, 86, 107, 166 Quijano. Aníbal, 24 , 128, 178, 182
Oyarzún. Kemy,23,67 , 69 Quiroga, Hugo , 42. 46-48
p Quiroga Santa Cruz. Marcelo, 194
Quisbert, Pablo, 152
Padmore. George. l 75
Páez. Dario, 50 R
Panfici, Aldo, 152 Rabasa. José. lOO
Parker, Cristián, 32, 83, ll 0-lll, 191, Rabotnikof. Nora. 39
198-199 Raczynski, Dagmar, 132
Pasquarello, Karina, 196 Rama, Ángel, 37, 88-89. 91, 93. 101,
Pastor, Beatriz, 88 103, 208, 212
Paz, Octavio, 68-69, 80, 104, 115-117, Rama, Claudio, 143
119, 123 Rama, Germán, 146
Pease. Henry. 41 , 152 Ramaglia, Dante, 85
Pedreira, Antonio, 172 Ramírez. Socorro. l 77
Peña, Jorge, 13 Ramírez Mercado , Sergio, 33, 103
Peña Batlle, Manuel Arturo, 34 Ramírez, Marcia, 53
Pepín, Ecilia, 34 Ramírez. María del Rayo . 204
Pérez. María, 33, 166 Ramos, Julio. 96. 101
Pérez Esquive!, Adolfo, 38, 71-73 Ramos , Samuel, 68, 80
Pérez Zavala. Carlos, 85, 238 Rangel, Carlos. 117
Perón. Juan Domingo, 120 Rano, Jonas, 173, 176
Picón Salas, Mariano, 81 Rapoport, Mario, 160
Picotti, Dina. 236 Razeto, Luis. 137
Pierre-Charles, Gerard, 175, 182 Reati, Fernando, 35
Piglia, Ricardo, 89 Rebellato, José Luis, 46
Pinedo, Javier, 13. 75. 85.· 87, 234. Recondo. Gregorio, 13, 143. 199
236, 238 Reich, Wilhelm, 50
228 Eduardo Devés Valdés

Reilly, Charles. 132 S


Restrepo , Luis Alberto. 45 Saavedra Lamas. Carlos. 156
Revel. Jean Fran~ois, 41 Sábato , Hilda. 90
Reyna. José Luis, 65, 182 Sader. Emir, 61, 178, 197. 199
Ribeiro. Darcy. 29. 70. 75, 102, 184 Sagasti, Francisco, 127
Ribeyro da Costa. Sergio, 120 Sagredo. Rafael. 13
Richard. Nelly, 32. 88, 92 , 95. 96. 110 Said . Edward , 23 , 36, 107, 142
Richard, Pablo. 72 Saladino García, Alberto. 13, 86
Rico, Álvaro, 46 Salas, Ricardo, 13, 70, 85, 233
Rico Bovio , Arturo. 203 Salazar Valiente. Mario, 181
Rincón, Carlos. 18, 23 . 33, 84 Salomón, Leticia. 177
Rioja Ballivián. Guillermo. 186 Sánchez, Cecilia, 85, 237
Rivadeneyra. Jorge, 203 Sánchez Mugica, Alfonso. 150, 167
Rivara Tuesta , María Luisa. 75 Sánchez Vásquez, Adolfo. 180
Rivarola, Milda, 42 Sang-Ben, Miguel. 121
Rivera Cusicanqui. Silvia. 23. 42 , 44. Sanhueza, Carlos, 13
54. 64, 67, 100. 152-153. 208 Sanjinés, Javier, 88, 96, 100, 103
Rivera. José Eustasio, 184 Santana. Adalberto, 13, 85, 236
Rodney. Walter. 175 Santana, Roberto, 44
Rodó . José Enrique. 19, 21 Santander. Carlos, 107, 166
Rodríguez, Ileana, 88. 90, 96. 100-102 Santiago. Silviano, 88 , 96, 201-202
Rodríguez. Cinthia, 13 Santiere, J.J ., 130
Rodríguez. María Elena, 234-236 Santos. Milton. 214
Rodríguez, Simón. 87 Sapelli, Claudia . 125
Rodríguez Castro . María Elena. 33, 86 Sarduy. Severo , 176
Rodríguez Díaz, Antonio. 199 Sarlo. Beatriz, 81 . 84 , 88-89, 91. 92.
Rodríguez Julia. Edgardo. 176 94 , 96 , 113. 178,213
Rodríguez Oslria, Gustavo . 13, 153 Sarmiento. Domingo Faustino , 48 , 55
Rodríguez Ozán , María Elena, 13. 85 Sartori , Giovanni. 41
Roig. Arturo Andrés, 13, 46 . 69-70 , 85. Sarukhán , José. 189
87, 143, 178, 203-204, 215 , 233 Saussure , Ferdinand de. 102
Rojas Aravena, Francisco , 164, 168, Saxe Fernández, John. 97
170. 195 Scannone, Juan Carlos. 70-72
Rojas Mix, Miguel. 19, 75 . 143, 151. Scheines, Graciela. 81
159, 191 , 198, 199 Schumpeter, Joseph, 41
Rojas Osario. Carlos. 86 Schutte. Ofelia, 87
Rojas, Margarita, 107 , 166 Schwarz. Roberto, 88
Rojo. Grínor. 88 Sebreli, Juan José, 46
Romero. Luis Alberto, 90 Seixas Correa. Luis F.. 190
Romero. Ramón, 33, 160 Selser. Gregario . 181
Roncagliolo . Rafael. 24 , 45. 97, 145 Sempat Assadourian, Carlos, lOO
Rosa, Nicolás , 88 Seoane, Alfredo . 153
Rosenthal. Gert. 143-144 Sequeira, Santiago , 53
Roux. Francisco de . 45 Serbin. Andrés, 172. 176
Royo, Paulina. 233 Serrano Caldera, Alejandro. 13, 17. 106.
Rozitchner, León, 50 178, 191, 199, 236
Rubianogroot. Pa tricia. 13 Shoman, Assad , 171, 172
Ruiz, Carlos . 46 Shwartz. Jorge , 88
Ruiz , Roberto, 195 . 199 Sidekum , Antonio , 13, 70-71, 85 , 144.
Ruiz Contardo. Eduardo, 64. 181 , 182 236, 238
Russotto, Márgara, 67-68, 88 Sierra, Carmen, 238
índice de nombres 229

Sierra, Rolando, 86 Torres Rivas. Edelberto. 41 , 53 , 55, 162,


Silva, Armando , 98. 99 164, 166, 214
Simonsen , Ma rio H., 120, 125 Tovar González, Leonardo, 45
Singer. Pa ul , 128. 133- 134 Traba, Ma1ia, 88
Smith. Adam . 127 Trujillo. Leonidas, 124
Smith , William , 195 Tudela, Fernando , 158
Soares. Susa n a. 143 Tünnerman. Carlos. 56, 166, 191
Sobrevilla, David , 13. 86 Tur, Carlos M., 86
Sol, Ricardo , 198
Soler. Ricaurte. 17. 86 , 178, 215 u
Solís Jordan. José. 191 Ubieta Gómez, Enrique. 129. 173, 178
Sommer, Doris . 101 Ugarte, Manuel. 150
Son Turnil , Benjamín. 134 Urquidi, Víctor, 189
Sontag, Heinz, 24 . 182
Sosa, Raquel, 181 , 182 V
Sosnowski. Saúl , 88 Vacchino, Juan Mario, 150
Soto. Hernando de , 115, 118, 123, Valdés. Teresa. 100
125-128, 152, 214 Valente, Ximena. 191
Spitta, Silvia, 96 Valenzuela. Eduardo, 83. lOO. 111
Spivak, Gayatri, 23 Valle Castillo. Julio, _53
Squella. Agustín . 38 Van Der Horst, Andrés, 121
Stahringer. Ofelia, 191 , 195, 199 Vannini, Margarita, 33
Stallíngs, Bárbara, 120
Varas. Augusto , 170
Stavenhagen . Rodolfo . 38-39, 44. 144. Vareta, Francisco, 216-218
158, 182
Vargas, Osear René, 53 , 164
Suárez Camacho, Rafael , 197
Vargas Llosa, Mario. 17. 84, 117, 184,
Subercaseaux, Bernardo. 13. 32-33 . 43 .
214
75. 81 . 83 -84 . 88. 110-112. 145,236
Sunkel, Osvaldo , 134, 140. 186-187 Vargas Puch. Eduardo, 13
Swaby Rodríguez. Alejandro, 26-27 Vasconcelos, José . 28, 104
Vattimo, Gianni, 72, 113, 202
T Velásquez Pereira, José Luis, 53. 123-
Tacettí. Vitorio, 199 124. 164
Tamayo H. , José, 49 , 153 Velit, Juan , 153
Tandeter, Enrique, 100 Velleggia. Susana. 143
Tapia, Luis . 13, 191, 194, 199 Vermeren , Patrice, 45
Tavares dos Sa ntos. José Vicente, 51 Vessuri, Hebe, 24
Taylor, Charles , 72 Vezzetti, Hugo. 80
Tedesco , Juan Carlos . 191 Vial, Joaquín , 188
Teixeira Coelho , José, 33, 37 , 147 Vida!, Hernán, 37, 88. 101
Tenti Fanfani , Emilio, 130 Vidales, Raúl, 72
Teodoro da Silva, J anice, 75 Vigévani. Tullo , 143, 196, 199
Terán , Osear, 86 Vilas. Carlos M.. 44. 182
Thomas , Clive, 175 Villasante, Tomás R. , 46
Thompson. Andrés, 42 Villavicencio, Susana, 46
Tokatlian, Juan Gabriel, 169 Villegas, Abelardo, 85
Tokman, Víctor, 131 Viñar, Marcelo, 33, 35, 38
Tomassini, Luciano, 156. 189 Viscardi, Ricardo, 46
Toro . Oiga Lucía, 42 . 43 Vizentini. Pauto F., 195
Torres, Santiago, 188 Vuskovic. Pedro, 64. 182
Torres, William , 153. 170 Vuskovic . Sergio, 238
230 Eduardo Devés Valdés

w Yarzábal, Luis, 143, 159, 191, 198


Walcott, Derek. 172. 175 Yero, Lourdes, 24
Wasserman. Claudia, 86 Yúdice , George, 98, 101
Watanuki, Joji, 41 z
Wedderburn, Judith, 177
Weder, Beatrice, 125 Zablotski, Edgardo, 125
Weffort, Francisco, 129,133,157, 177- Zaid , Gabriel, 127
178, 194, 196, 214 Zaiter Mejía, Josefina, 34
Weinberg, Gregario, 234 Zanetti, Susana, 88, 90
Weinberg, Liliana, 85 Zanotta, Lía, 24
Weinstein, Luis, 137 Zavaleta M., René, lOO, 152, 181, 194
Wilde, Osear, 46 Zea, Leopoldo, 13, 69-71, 75 , 84-87,
Williams, Eric, l 75 lOl, 129, 160, 191, 203, 213, 234-
Williams, Raymond, 89-90 236
Williams, Silvester, l 75 Zemelman, Hugo, 64, 137, 182
Wilmot Blyden , Edward, 175 Zevallos, Juan, 88
y
Yanes, Hernán, l 77
ANEXO FOTOGRÁFICO
Los filósofos Carlos Ossandón, Ricardo Salas y Marto Berríos

Tzvi Medin, Arturo Andrés Roig y Paulina Royo

[ 233]
234 Eduardo Deves Valdes

María Elena Rodríguez, Enrique Dussel, Gregario


Weinberg, Roberto Follari y Javier Pinedo

Leopoldo Zea y Eduardo Devés


Anexo fotográfico 235

Ramillete de brasileñas, FIELALC, 1997, Talca, Chile

Ramillete de argentinas, FIELALC, 1997, Talca, Chile


236 Eduardo Devés Valdés

Entre otras personas, María Elena Rodríguez,


Clara Jalif, Leopoldo Zea, Jacques Chonchol,
Adalberto Santana

Reunión del Corredor de las Ideas, Paraguay. Entre otras


personas, Beatriz Bosio, Raquel Ojeda, Dina Picotti, Eloísa
Capovilla, Adriana Arpini, Estela Fernández, Fernando
Aínsa, Alejandro Serrano Caldera, Edgar Montiel,
Bernardo Subercaseau x, Antonio Sidekum , Hugo
Chumbita, José de la Fuente, Hugo Biagini, Amanda
Acosta, Pablo Guadarrama , Javier Pinedo
Anexo fotográfico 237

Entre otros, Cecilia Sánchez, Carlos Mayo , Zenobio


Saldivia, Edmundo Heredia , Hugo Biagini

José Joaquín Brunner


238 Eduardo Devés Valdés

Subiendo, Carmen Sierra, Horacio Cerutti. En el


proscenio , Yamandú Acosta, Carlos Pérez Zavala ,
Javier Pinedo, Antonio Sidekum, Hugo Biagini,
Eloísa Capovilla, Sergio Vuscovic, Eduardo Devés

Néstor García Canclini


Anexo fotografico 239

Portada Umbrales CIDES-UMSA

Portada Boletín Serie Técnica


240 Eduardo Devés Valdés

Portada Cuadernos de Marcha

Sergio Miceli
Anexo fotográfico 24t

Alfredo Bosi

José Murilo de Carvalho


242 Eduardo Devés Valdés

Renato Ortiz

Florestan Fernandes, Antonio Candido


· CENTRO
Editorial Biblos - DI!..INVESTIGAGIONES·
DIEGO BARROS ARANA
CA FOTOC01'lA'
MATAAL LIBRO

,--- ---,
HISTORIAS AMERICANAS N