You are on page 1of 31

BIODEGRADABLE

Biodegradable es un producto o sustancia que puede descomponerse en los


elementos químicos que lo conforman, debido a la acción de agentes biológicos,
como plantas, animales, microorganismos y hongos, bajo condiciones ambientales
naturales.

No todas las sustancias son biodegradables bajo condiciones ambientales


naturales. A dichas sustancias se les llama sustancias recalcitrantes. La velocidad
de biodegradación de las sustancias depende de varios factores, principalmente
de la estabilidad que presenta su molécula, del medio en el que se encuentran,
que les permite estar biodisponibles para los agentes biológicos y de las enzimas
de dichos agentes.

La biodegradación es la característica de algunas sustancias químicas de poder


ser utilizadas como sustrato por microorganismos, que las emplean para producir
energía (por respiración celular) y crear otras sustancias como aminoácidos,
nuevos tejidos y nuevos organismos. Puede emplearse en la eliminación de
ciertos contaminantes como los desechos orgánicos urbanos, papel,
hidrocarburos, etc. No obstante en vertidos que presenten materia biodegradable
estos tratamientos pueden no ser efectivos si nos encontramos con otras
sustancias como metales pesados, o si el medio tiene un pH extremo. En estos
casos se hace necesario un tratamiento previo que deje el vertido en unas
condiciones en la que las bacterias puedan realizar su función a una velocidad
aceptable.

Vías para la degradación

La degradación de estos compuestos puede producirse por dos vías:

 Degradación aerobia.

 Degradación anaerobia.

Los términos biodegradación, materiales biodegradables, compostabilidad, entre


otros., son muy comunes pero frecuentemente mal utilizados y fuente de
equívocos. La norma europea EN 13432 "Requisitos para embalajes recuperables
a través de compostaje y biodegradación - Esquema de prueba y criterios de
evaluación para la aceptación final de los embalajes", recién adoptada en Italia
con la misma denominación, soluciona este problema y define las características
que un material tiene que poseer para poderse definir "compostable". Esta norma
es fundamental para los productores de materiales, las autoridades públicas, los
compostadores y los consumidores. Según la UNE EN 13432, las características
de un material compostable son las siguientes:

Biodegradabilidad, o sea la conversión metabólica del material compostable en


anhídrido carbónico. Esta propiedad puede medirse con un método de prueba
estándar, el método EN 14046 (publicado también como ISO 14885.
Biodegradabilidad en condiciones de compostaje controlado). El nivel de
aceptación es igual a 90% y se tiene que alcanzar durante menos de 6 meses.

Mipymes se desarrollan en mercados biodegradables

https://elperiodico.com.gt/inversion/2018/07/02/mipymes-se-desarrollan-en-
mercados-biodegradables/
Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

El comercio de productos biodegradables o composteros se posicionan


constantemente en Guatemala, debido a la demanda para contrarrestar el uso del
plástico. Las Naciones Unidas estimaron que 13 millones de toneladas de plástico
son vertidas a los océanos cada año, afectando la biodiversidad.

El uso de platos, cajas, vasos, cubiertos y pajillas biodegradables es nuevo en el


país, enfatizó Juan Carlos Olivares, gerente general de Greenpack. La empresa
guatemalteca posee la primera planta biodegradable desde 2015 y vende
productos hechos de féculas vegetales a nivel nacional y centroamericano.

La empresaria Cristina Bickford, explicó que desde 2011 su oferta creció un 50 por
ciento a la fecha. La fundadora de Abona Vida importa artículos desde Asia, la
mayor industria de biodegradables. Asimismo, Patricia Reyes, cofundadora de
Ecopack, afirmó que sus ventas mensuales alcanzan los Q40 mil y son cada vez
más los restaurantes que compran utensilios que no dañen el ambiente.

Nuevas reglas

Autoridades municipales de San Pedro La Laguna, Sololá; Acatenango,


Sacatepéquez; Villa Canales y San Miguel Petapa, Guatemala, aprobaron
acuerdos para restringir el comercio y uso de plásticos y sus derivados. Las multas
por su empleo oscilan entre Q50 a Q500 mil.

David Rivas, representante de la Municipalidad de Villa Canales, expresó que


desde la autorización de las medidas, los vecinos buscan alternativas como
productos hechos de viruta de caña.

Los empresarios coinciden que en varios municipios de Quetzaltenango, Baja


Verapaz, Jutiapa, Izabal, Zacapa, Chiquimula, Sacatepéquez, Totonicapán y
Sololá también adoptaron la decisión y sus ventas crecen en estos lugares.

La coordinadora de la comisión de plástico de la Agexport Marisa Umaña, señaló


que es importante la creación de políticas sobre la gestión de desechos ya que las
decisiones municipales perjudican a los pequeños productores de plástico.

El sector de plásticos representa el 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto y
genera 125 mil empleos directos y 100 mil indirectos.

Tendencia mundial

Distintas ciudades de 41 países adoptaron normas para la restricción de uso del


plástico, de ellas 14 en América Latina. Chile anunció este año una ley que
prohíbe el uso de bolsas plásticas. Antigua y Barbuda lo hicieron hace tres años.
Procesos de biodegradabilidad

El proceso de biodegradabilidad se basa en los pasos que debe seguir un


elemento desde que es desechado hasta que se ha descompuesto por completo.
Lo cierto es que cualquier organismo, al ser descartado, comienza su proceso de
biodegradabilidad. El tiempo de ruptura metabólica dependerá del elemento.

En este caso, los principales causantes del proceso de biodegradabilidad


son hongos y bacterias. Ambos utilizan las enzimas para iniciar este proceso de
eliminación permanente del elemento de turno. Para ello, recurren a reacciones
químicas que van provocando cambios en la estructura y composición del
elemento, que puede llegar a cambiar en numerosas ocasiones hasta terminar de
desaparecer.

Desde pocas semanas a siglos, el tiempo estimado de descomposición abarca


una horquilla tremenda de tiempo. Sea como sea, el proceso de biodegradabilidad
termina cuando el elemento desechado se ha evaporado por completo. En
realidad, lo que ha hecho es cambiar su estructura hasta convertirse en parte del
suelo sobre el que ha estado el tiempo que haya llevado el proceso.

Biodegradabilidad: ejemplos de productos biodegradables

https://www.ecologiaverde.com/biodegradabilidad-ejemplos-de-productos-
biodegradables-311.html

En la actualidad, es muy común escuchar conceptos tales como “este es un


envase biodegradable” o “son sustancias biodegradables”, la idea de
biodegradabilidad está a la orden del día pero ¿a qué se refiere?, ¿sabes a lo que
nos referimos realmente cuando hablamos de que algo es biodegradable?
Conozcamos, en EcologíaVerde, en qué consiste la biodegradabildad y que
repercusión tiene en la naturaleza y en nuestra rutina diaria.
Qué es la biodegradación

La biodegradación es la facultad que poseen algunas sustancias


en descomponerse en otros componentes químicos en un periodo corto y
reintegrarse en la tierra, con las condiciones ambientales adecuadas. Es un
concepto íntimamente relacionado con la ecología, por poseer, la biodegradación,
la capacidad de reutilizar las sustancias.

Existen dos tipos de degradación fácilmente diferenciables:

1. Degradación aerobia: esta es la que se realiza en contacto con el oxígeno.

2. Degradación anaeróbica: en este caso el proceso es realizado en


ausencia de oxígeno.

En resumen, el concepto de biodegradibilidad se apoya en la sólida base de que


cualquier sustancia que se descomponga de manera natural es menos nociva
para el medio ambiente que otro tipo de sustancia. En la parte contraria, nos
encontremos con los productos no biodegradables, los cuales no se descomponen
y son un riesgo para el medio ambiente (vidrio, plásticos etc). Tomar conciencia de
este concepto es de suma importancia para dar relieve al reciclaje.

Ejemplos de degradación de materiales

A continuación, vamos a exponer una serie de ejemplos sobre los tiempos de


degradación de algunos materiales, no sólo será un listado de datos esclarecedor,
además nos hará ver la importancia de la biodegradablidad:

 Un chicle: no será la primera ni la última vez que arrojemos un chicle al


suelo, su tiempo de degradación puede durar hasta 5 años. Si pensamos
cuantos chicles son arrojados al suelo cada día, el tema puede llegar a ser
preocupante.

 Mecheros: acero y plástico pueden tardar en desaparecer hasta un siglo.

 Aerosoles: la estructura metálica tarda hasta 30 años en eliminarse.


 Bolsas de plástico: el gran quebradero de cabeza que se está intentando
solucionar desde hace unos años, 150 años son los necesarios para
eliminarlas.

 Pilas: muchas veces encontramos pilas por los suelos, además de ser
altamente contaminantes su capacidad de degradación es casi nula.

 Colillas: otro elemento muy común que se tira al suelo o al campo puede
tardar hasta 2 años en desaparecer. Este listado nos hace pensar en la
importancia del reciclaje, y en lo valioso que son los productos
biodegradables.

Productos biodegradables vs productos no biodegradables

La diferencia entre ambos tipos de productos es abismal, la incidencia final en la


naturaleza es el valor por el cual debemos medirlos. Para entender mejor la
importancia de los productos biodegradables hablemos de las consecuencias de
los productos no biodegradables.

Los productos que no son capaces de biodegradarse ni por medio del aire,
oxigeno, agua, etc., son un potencial peligro para la naturaleza. No sólo por que
necesiten cientos de años para desaparecer sino que el efecto degradador de
sustancias como el agua hacen que estos productos desprendan sustancias
tóxicas y muy contaminantes para el medio ambiente; una simple lata puede
tardar hasta más de 300 años en degradarse en su totalidad o una simple colilla
más de 10 años, estos son un ejemplos para darnos cuenta del peligro de estos
productos.

Conocido los problemas de los productos no biodegradables es mucho más


sencillo comprender los beneficios de los productos biodegradables. En primer
lugar, es un espacio relativamente corto de tiempo tienden a descomponerse en
sustancias útiles. Estas pueden ser reutilizadas para crear nuevos productos o
simplemente reintegrarse en la naturaleza, sin ningún efecto negativo.
Ejemplos de productos biodegradables

Algunos ejemplos de productos biodegradables son:

 El papel: su principal componente es la celulosa, que con el paso del


tiempo y el contacto con hongos, humedad y bacterias se descompone. La
rapidez con la que lo haga dependerá de las condiciones en las que se
encuentre, pero al aire libre suele degradarse de 2 a 5 meses.

 Madera: todas las maderas son biodegradables, eso sí, dependiendo de su


tipología puede hacerlo en pocos meses o en muchos años.

 Cuero: no deja de ser piel animal, por lo que en condiciones normales se


degrada muy rápido. No obstante, si pasa por un proceso de curtido puede
tardar entre 20 años y varios siglos.

 Excrementos: ya sean humanos o animales, las heces tardan muy poco


tiempo en degradares y reintegrarse en la naturaleza.

 Vegetales y frutas: al ser de origen biológico tarda muy poco tiempo en


degradarse.

 Lana: es otro producto de origen animal que, al ser biológico, también es


biodegradable. Dependiendo de su cuidado se puede alargar más tiempo,
pero si no es así se degrada con facilidad.

 Carne: todo tipo de carne, de cualquier animal, se degrada con facilidad por
la acción de microorganismos que desintegran sus tejidos.

Biodegradables de uso diario

Seguramente en algún momento te habrás fijado que algunos productos conllevan


la cita “producto biodegradable”, con esto tenemos la seguridad de que
poseemos un producto ecológico biodegradable y que su desecho servirá para
reutilizarse y convertirse en un nuevo producto.
No hace falta irse muy lejos a buscar los productos biodegradables, las cosas que
utilizamos a diario posen esa facultad: jabón para la ropa, bolsas de basura,
pañales, papel higiénico, cajas, etc. todo este producto, posiblemente, tengan la
cualidad de ser biodegradables. Pueden estar hechos de papel, madera, cuero,
lana etc.

Prácticamente nos movemos entre productos biodegradables, lo que demuestra


que se ha hecho un gran esfuerzo por intentar desarrollar productos con
características amables con el medio ambiente. Cabe destacar
los bioplásticos que sustituyen de manera eficiente al plástico común, son
polímeros de origen natural que se degradan mediante microorganismos, hongos,
etc., siendo una buena opción para sustituir al plástico elemento no biodegradable
por excelencia. Utilizados en medicina, para prótesis, sutura, también en envases
de usar y tirar, y en bolsas biodegradables.

La biodegrabilidad como concepto empresarial

El aumento de la conciencia medio ambiental por parte de una gran parte de la


población mundial, ha hecho parecer conceptos tan importantes como los
productos biodegradables. Esto a su vez ha ido creando unos modelos de
negocio que han ayudado a la elaboración de productos con materiales
biodegradables: fabricación de bolsas biodegradables, calzado, productos de
limpieza, etc...

El respeto al medio ambiente se está convirtiendo en un valor mayúsculo para las


personas, consumiendo productos de calidad y respetuosos con el medio
ambiente. De este modo, lo productos biodegradables están presentes en el día a
día formando parte de nuestra vida.

© ecologiaverde.com 2018
Qué son productos biodegradables y de que se componen

https://www.bwito.com/blog/que-son-productos-biodegradables/#.W7t-0GgzaM8

Se puede fabricar casi cualquier cosa con materiales biodegradables sin que por
ello la calidad sea menor.

Los objetos hechos a base de materiales biodegradables son más sencillos


y baratos de fabricar.

Para su fabricación se usan materiales naturales y no necesitan procesados en lo


que intervengan sustancias químicas.

Todo ello hace que estos productos biodegradables sean ecológicos y


respetuosos con el medio ambiente.

Existen materiales como el plástico biodegradable que puede cumplir las


mismas funciones que un plástico normal, y además no contienen toxinas.

Los plásticos biodegradables utilizados para bolsas, son fabricados con


almidón de maíz o de trigo.

La degradación de estos plásticos requerirá un período de seis a veinticuatro


meses, bajo tierra o en el agua, según la tasa de incorporación de almidón.

Utilizando este tipo de materiales estás contribuyendo al desarrollo


sostenible del planeta y colaborando en el cuidado del medio ambiente.

Materiales biodegradables: madera, paja, cartón, semillas, papel, tejidos


naturales, residuos de alimentos, plantas, cerámica, etc

Materiales no biodegradables: plástico, metales, vidrio, aluminio, mecheros,


pilas, colillas, o la mayoría de las colas y pinturas, por lo tanto no se descomponen
en la naturaleza de forma fácil.

© BIO-ECO Remote Control TV


C / C o l ó n 9 , p t a . 1 2 - Tel . + 3 4 9 6 3 3 8 2 6 2 2 - 4 6 0 0 4 VAL E N C I A

Los tiempos son distintos

https://www.ecologiaverde.com/productos-biodegradables-30.html

El tiempo que tardan los microorganismos en descomponer el material puede ser


variable:

 Canillas de plástico: 450 años

 Bolsas de plástico: 12 a 20 años.

 Botella de vidrio: cerca de 4000 años.

 Calcetines hechos de lana: 1 a 5 años.

 Cáscara de naranja: 6 meses.

 Cáscara de plátano o de banana: 2 a 10 días.

 Cuerda: 3 a 14 meses.

 Envases de leche: 5 años.

 Estaca de madera: 2 a 3 años.

 Estaca de madera pintada: 12 a 15 años.

 Filtros de cigarrillos: 1 a 2 años.

 Hierro: 10000 años.

 Papel: 2 a 5 meses.

 Pañuelos hechos de algodón: 1 a 5 meses.

 Telas de nailon: 30 a 40 años.

 Vasos de aislante térmico de poliestireno: 1 a 100 cien años.

 Zapatos de cuero: 25 a 40 años.


Por lo tanto, antes de tirar cosas al suelo, piensa que va a tardar meses o años en
descomponerse, mientras lo único que servirá es para ensuciar y contaminar. El
reciclaje es la mejor solución.

Veamos a continuación cuáles son cada uno de los


materiales biodegradables:

Plásticos a partir de almidón

Los plásticos biodegradables realizados a partir de almidón de maíz o de trigo se


están fabricando, actualmente, a escala industrial y son utilizados, por ejemplo,
para las bolsas de residuos. La degradación de estos plásticos requeriría un
período de seis a veinticuatro meses, bajo tierra o en el agua, según la tasa de
incorporación de almidón.

Plásticos a partir de centeno

Del mismo modo, los plásticos fabricados a base de centeno o de fibras


comprimidas, completamente biodegradables, pueden reemplazar a los
plásticos derivados del petróleo. Uno de ellos, a base de almidón de centeno,
se presenta en forma de materiales granulados destinados a fabricación de platos.

Al modificarse la composición y el proceso de plastificación, se obtienen


características técnicas como densidad, módulo de elasticidad, resistencia a la
tracción, deformación, etc. Las características de estos materiales son muy
similares a las de los polímeros convencionales, de origen petroquímico.

Papel

Usamos el papel de una forma u otra en nuestra vida cotidiana y también este
puede ser un material biodegradable. Podría ser en forma de toallas de papel,
servilletas, cuadernos, periódicos, correo postal, bolsas de papel marrón,
recibos, multas de estacionamiento, platos y tazas de papel, formularios y
aplicaciones o incluso artículos de ayuda. Como estamos rodeados de papel, ¿por
qué no reutilizarlo?

Nosotros podemos hacer del papel un material biodegradable, antes de tirar tu


papel usado es mejor que lo hagas en una una papelera de reciclaje, para que
pueda ser limpiado, procesado y reciclado en papel reutilizable. Reciclar papel
no crea contaminación y evita talar más árboles. La razón es que, dado que el
papel se deriva de la pulpa del árbol, muchos árboles deben ser destruidos
permanentemente. Si el papel usado se recicla y reutiliza, no se nos exigiría cortar
más árboles para obtener más papel, ¡ya que tendríamos suficiente!

Telas naturales

Puede cambiarse a ropa hecha con productos y tejidos químicos a la moda hecha
de algodón, yute, lino, lana o tela de seda. Los tejidos naturales, excepto la
seda, son más económicos, cómodos de usar y aireados. A diferencia de sus
contrapartes sintéticas, las telas naturales son biodegradables y no se
someten a procesos sintéticos. Los muchos beneficios de estos productos es
que se descomponen fácilmente y no producen subproductos tóxicos. Por
otro lado, el nylon, el poliéster, la lycra, etc. están hechos a través del
procesamiento sintético y son telas no biodegradables. Este es el momento de
cambiarse por pantalones de algodón, faldas y blusas. Puedes probar el uso de
telas naturales no solo en tu ropa, sino también en las sábanas de cama y cojines,
manteles, cortinas, toallas de baño, alfombras de piso o incluso ropa interior y
muchas otras cosas.

Bolsas de tela de yute

Aquí hay una opción duradera, que garantizará que ya no sigas siendo un
contaminador. Usa una bolsa de tela hecha de yute y otras telas naturales.
Estas permanecen intactas durante años y son lo suficientemente resistentes
como para llevar todas tus compras. Puedes comprar bolsas decordas y de
moda en tiendas de naturaleza en casi cualquier ciudad o pueblo. Lo que muchas
personas desconocen es el hecho de que una bolsa de plástico tardará miles
de años en descomponerse y desaparecer, lo cual es demasiado tiempo para
esperar y una carga demasiado pesada para la naturaleza.

Desperdicios de cocina

Todas las cáscaras de verduras, huesos de pollo, cáscaras de huevo y alimentos


residuales son biodegradables y se pueden usar como fertilizante para
mezclar con el suelo. Este desecho contiene nutrientes que son muy necesarios
para que las plantas crezcan. Todos los residuos vegetales se pueden usar como
forraje para animales de ganado, como vacas, caballos, aves de corral y cerdos.
Incluso si no posees un jardín, o una granja de ganado, el hecho de que estés
tirando este residuo, no causará ninguna contaminación porque estos residuos
se descompondrán cuando entren en contacto con el suelo.

¿Cuáles son los productos biodegradables?

Lo cierto es que hay muchos artículos ecológicos nuevos que se han introducido
en el mercado. Todo lo que necesitas hacer es revisar la etiqueta y asegurarte de
que lo que estás comprando sea realmente biodegradable y no contenga
ingredientes artificiales.A continuación, os dejamos una lista con los artículos
que están hechos con productos naturales y biodegradables.

 Detergente biodegradable y jabón

 Baterías de limón

 Cera de abejas

 Estacionario como lápices, carpetas y borradores

 Plaguicidas vegetales

 Macetas

 Cortinas de yute

 Pañales

 Bolsas de basura
 Tazas, platos y otros utensilios

 Pegamento y pintura

 Productos para el cuidado del cabello

 Productos cosméticos

 Papeleras

Por otra parte, en el campo de la agricultura,los materiales


biodegradables también ofrecen ventajas innegables. Los materiales
biodegradables, después de ser reciclados, incinerados y compuestos,
generarán subproductos como el agua, el dióxido de carbono y/o el metano, con la
posible producción de una nueva biomasa no tóxica para el medioambiente.
Estos materiales mezclados con otros elementos fermentables permiten obtener
abonos compuestos que son también productos (fertilizantes) que podemos
incluir en la lista de productos biodegradables que os hemos enumerado
anteriormente.

Hay que tener en cuenta, además, que las primeras aplicaciones de los polímeros
sintéticosbiodegradables han surgido en el ámbito de la salud en la década de
los años’60. Hay compuestos bioestables que se utilizan como ayudas
permanentes, como para el caso de prótesis y de órganos artificiales, y los
compuestos biorreabsorvibles para ayudas por un tiempo limitado: el tiempo de
curación. Estos últimos materiales biodegradables se utilizan en diversas
formas, como para las suturas o en sistemas de liberación controlada de
principios activos.

Materiales Biodegradables en los Automóviles

En la industria automotriz, también se trata de desarrollar el uso de materiales


biodegradables y se aplican algunos productos como: rellenos de puertas
interiores de autos que ya existen ahora en fibra de lino, por ejemplo, y los
fabricantes de automóviles están considerando hacer parachoques de fibras
vegetales reforzadas por una resina biodegradable.

Los materiales biodegradables son una excelente alternativa ecológica, además


de tener una enorme cantidad de beneficios a largo plazo, cuando pasan a ser
eventuales desechos y pueden ser reutilizados.

Las ventajas de usar materiales biodegradables

Si te has leído el artículo ya habrás visto que los materiales biodegradables tienen
numerosas ventajas, la mayoría todavía por explotar. Si no las recuerdas te
refrescamos la memoria.

No producen residuos

Son materiales totalmente naturales que pueden ser consumidos por los
microorganismos sin dificultad y que por tanto contribuyen a que el ciclo
vital siga su curso. Por ello, no producen residuos ya que no permanecen por
mucho tiempo en basureros o vertederos.

No contaminan

Además, al ser productos totalmente naturales, al descomponerse no sueltan


elementos químicos ni gases a la atmósfera, por lo que no contaminan ni
contribuyen al efecto invernadero. Los materiales biodegradables provocan un
menor impacto en el paisaje y en los ecosistemas, si hablamos de sus
residuos. Desaparecen muy pronto o son reciclados para volver a ser usados. En
cambio, un plástico o una pila pueden tardar cientos de años en desaparecer,
contaminando y provocando graves problemas en los ecosistemas.
No generan basura

Los materiales biodegradables además, son una gran solución para los
problemas de espacio que existen en los vertederos, por culpa de la
acumulación de materiales no biodegradables. Y es que llegará un momento en
que no exista sitio para acumular tanta basura (¿conoces la famosa isla de basura
del Pacífico?) .

Son fáciles de fabricar y manipular

Existen materiales como el plástico biodegradable que puede cumplir las mismas
funciones que un plástico normal. A decir verdad, se puede fabricar casi
cualquier cosa con materiales biodegradables sin que por ello la calidad sea
menor. Desde objetos simples y funcionales como bolsas de plástico y latas de
bebidas, hasta productos mucho más complejos, como el automóvil que has visto
en este artículo. Los objetos hechos a base de materiales biodegradables son más
sencillos y baratos de fabricar, ya que se basan en el uso de materiales naturales
y no necesitan procesados en lo que intervengan sustancias químicas.

No contienen toxinas

Al hilo del punto anterior, hay que señalar que los plásticos biodegradables no
contienen toxinas. El uso de materiales biodegradables permite no depender
tanto del uso de otros materiales para los que se necesita un mayor gasto de
energía y que son mucho más contaminantes. Lo has acertado, estamos hablando
de, por ejemplo, del petróleo. Además, la mayoría de estos recursos se agotarán
en un determinado plazo de tiempo por lo que recurrir a la propia naturaleza se
hace cada día más indispensable.
Más fáciles de reciclar

Los materiales biodegradables también son totalmente reutilizables y no hacen


falta complicados procesos para su tratamiento.

Están de moda

El boom de los materiales biodegradables todavía no ha sido muy sonoro, pero es


un mercado que está en alza. Cada día son más las empresas que conocen las
ventajas de marketing y de productividad que ofrecen los productos
biodegradables, por lo que es un sector susceptible de crecer y de crear muchos
puesto de trabajo en los próximos años.

Te hace más solidario

Además, usar materiales biodegradables es una forma de actuar ante la


naturaleza y ante la vida. Utilizando este tipo de materiales sabrás que estás
colaborando en el cuidado de la naturaleza y contribuyendo al desarrollo
sostenible del planeta.

Inconvenientes de los materiales biodegradables

Sin embargo, este post no estaría completo si no hablásemos también de


los inconvenientes de los materiales biodegradables. Ningún material es
perfecto y los biodegradables, tampoco, a pesar de las innegables ventajas que
presenta. Hay que tener en cuenta que esta industria en crecimiento puede
solucionar muchos problemas relacionados con el aumento de la contaminación y
la cantidad de residuos existentes en nuestro planeta, pero conocer sus
inconvenientes también nos ayudará a mejorar su uso de cara al futuro.

No se utilizan mucho
El mayor inconveniente que existe actualmente para el desarrollo de los materiales
biodegradables es, principalmente, que todavía no están demasiado
extendidos. Esta industria es todavía muy joven, lo que significa que todavía no
da demasiados réditos que impulsen a las empresas a invertir en este tipo de
materiales. Esto también provoca que no sean todavía fáciles de encontrar, lo
que hace que la mayoría de la población acuda a materiales no biodegradables
por comodidad, por ahorro o por simple desconocimiento de sus beneficios.
Además, también deben existir industrias específicas que permitan la
transformación y el aprovechamiento del abono orgánico que resulta de la
descomposición de estos materiales.

No hay demasiados centros de reciclaje

Del mismo modo, tampoco existen demasiados centros de reciclaje


especializados en estos materiales y, aquellos que existen, se encuentran
demasiado alejados como para resultar cómodos a la mayoría de los usuarios. Al
no estar demasiado extendidas este tipo de instalaciones, los restos de estos
materiales acaban con frecuencia siendo tirados a la basura, junto con otros
residuos normales y corrientes. Por lo tanto, el principal inconveniente al que se
enfrentan los materiales biodegradables es que todavía son una apuesta de
futuro en lugar de una realidad, lo que dificulta su difusión, su aprovechamiento,
su reutilización y su accesibilidad por parte del gran público.

Pueden contaminar

La falta de instalaciones adecuadas para su tratamiento y reciclado, cuestión que


hemos mencionado brevemente en las anteriores líneas, supone también un
problema importante a nivel ecológico. La utilización de materiales biodegradables
que posteriormente se desechan como si fueran basura normal, ante la
imposibilidad de someterlos a un tratamiento adecuado, pueden llegar a ser
incluso más contaminantes que los procedentes de los combustibles fósiles.
Actualmente, se está investigando el hecho de que los materiales
biodegradables, cuando se abandonan sin el tratamiento adecuado, liberan
un gas de efecto invernadero muy dañino para la atmósfera que puede resultar
enormemente dañino para la atmósfera. Por lo tanto, el uso de estos materiales
sin un tratamiento final adecuado puede provocar muchos más daños de tipo
ecológico de los que puede prevenir.

Desinformación

En relación a esto, el problema de la desinformación de la mayoría de la


población respecto al verdadero funcionamiento de los materiales
biodegradables puede provocar muchos daños a corto y medio plazo. Mucha
gente relaciona el concepto de biodegradable con la idea de un producto que se
puede desintegrar fácilmente en la naturaleza por sí solo, sin tener en cuenta que
necesitan un tratamiento muy especifico. De hecho, los ecologistas ya han alzado
la voz de alarma respecto a estas circunstancias. Han apuntado que muchas de
las personas que utilizan materiales biodegradables disponen de ellos con menor
cuidado al pensar que son menos dañinos para el medio ambiente, cuando la
realidad es que seguirán contaminando igual si no se tratan adecuadamente.

Somos una marca LifeStyle que publica Revistas Digitales en español. Nuestros
contenidos son leídos por más de 9 millones de usuarios cada mes, provenientes
de todo el mundo.

Email: contacto@tendenzias.com

¿Cómo podemos identificar cada tipo de plástico?

Los plásticos convencionales tienen un símbolo formado por tres flechas en


forma de triángulo con un número en el centro que sirve para identificarlos. Los
números van del 1 al 7 para diferenciar los distintos tipos:

Número 1 2 3 4 5 6 7
Polietileno Polietileno
Policlor
Polietileno de alta de baja Poliestir
Tipo de uro de Polipropil
Tereftalato densidad densidad eno Otros
plástico vinilo eno (PP)
(PET) (PEAD/ (PEBD/ (PS)
(PVC)
HDPE) LDPE)

La siguiente tabla presenta las características más destacables de los diferentes


tipos de plástico mencionados:

Plásticos Plásticos
Bioplásticos
Convencionales Biodegradables

Por lo
Del #1 al #6 son Por lo general sí,
general sí,
¿Reciclable? reciclables. Los #7 salvo
con mayor
no todos. excepciones.
complejidad.

¿Biodegradable? No Sí Sí

En algunos
¿Compostable? No Sí
casos

¿Materia prima En algunos


No Sí
renovable? casos

Biodegradable.es participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un


programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo
de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a
Amazon.es. Amazon y el logotipo de Amazon son marcas comerciales de
Amazon.com, Inc. o de sociedades de su grupo.
Tienda online de productos biodegradables

No quieres que los nietos de tus nietos convivan con tu basura, ¿verdad?
Consume productos que se biodegradan.

¿Quieres comprar productos biodegradables?

Estás en el sitio adecuado.

Bolsas

De tela, de basura, reciclables y hasta bolsas para la caca de los perros ...
Las bolsas de plástico son de losers. Echa un vistazo a las alternativas.

Envases

Cada vez que descubro una tienda de comida para llevar que usa envases
biodegradables me llevo la alegría del mes. Todas deberían usar estos envases.

Pañales

¿Sabías que un pañal tarde 300 años en descomponerse? Ahora multiplica por los
que consume un bebé. Si no quieres usar de tela, prueba estos biodegradables.

Vasos y tazas

Si en tu oficina siguen usando un vasito de plástico con cada café o cada agua,
por favor, enséñales esta página. Yo, si alguien bebe agua en un vaso de plástico,
les dejo de hablar. Si es tu caso, mira esto.

Crema solar
En muchos países ya es obligatorio usar este protector que no daña el medio
ambiente. En el Caribe los peces empezaban a saber a nivea. Muchas marcas ya
tienen en cuenta el planeta. Descubre cuáles.

Cápsulas de café

La vagancia del ser humano y un buen marketing pusieron de moda la Nespresso.


En el tiempo que tardan las cápsulas en desaparecer del planeta no pensaron. Por
suerte, hay alternativas biodegradables.

Productos de limpieza

Nos han colado que para limpiar bien hay que utilizar un millón de productos
mientras más corrosivos mejor. Hay otra manera de limpiar, y ¡sorpresa! es más
limpia.

Ambientador natural

Las palabras ambientador y natural suenan redundantes, ¿no? Si quieres que tu


casa tenga un aroma agradable cuando llegas, sin química por el medio, mira
esto.

Globos biodegradables

Nos encantan las sueltas de globos para celebrar eventos o conmemoraciones. Lo


que pasa que con globos de plástico la celebración no es completa, al menos para
el planeta.

Esponjas

Cada día usas más productos no-biodegradables de los que piensas, y la esponja
es una. Con las Konjac podrás limpiarte o desmaquillarte sin dañar el medio
ambiente.
Aceite-lubricante

Cuidar tu maquinaria no debe estar reñido con cuidar el lugar en el que vives. Tu
motor y las generaciones venideras agradecerán que uses este aceite
biodegradable.

Lentes De bambú

¿Conoces las propiedades del bambú? Resistente, sostenible, ligero. Flipa con
estos productos fabricados en madera de bambú, no te lo habrías imaginado.

https://biodegradable.es/

Biodegradable es el producto o sustancia que puede descomponerse en los


elementos químicos que lo conforman, debido a la acción de agentes biológicos,
como plantas, animales, microorganismos y hongos, bajo condiciones ambientales
naturales.

No todas las sustancias son biodegradables bajo condiciones ambientales


naturales. A dichas sustancias se les llama sustancias recalcitrantes. La velocidad
de biodegradación de las sustancias depende de varios factores, principalmente
de la estabilidad que presenta su molécula, del medio en el que se encuentran,
que les permite estar biodisponibles para los agentes biológicos y de las enzimas
de dichos agentes.

La biodegradación es la característica de algunas sustancias químicas de poder


ser utilizadas como sustrato por microorganismos, que las emplean para producir
energía (por respiración celular) y crear otras sustancias como aminoácidos,
nuevos tejidos y nuevos organismos.

Estudiante brasileña crea una pajita biodegradable y comestible a base de


ñame
Maria Pennachin, una adolescente de 16 años, desarrolló en el laboratorio de su
escuela una pajita biodegradable hecha de almidón de ñame. La pajita, además
de ser biodegradable, también se puede comer.

Primera taza de café del mundo que se planta y repone la flora local

Una taza de café que tiene semillas locales incrustadas dentro de la taza que
se utilizará para la reforestación de las comunidades locales.

SOUJI, convierte tu aceite de cocina usado en detergente líquido

¿Cansado de acumular aceite de cocina usado? Pues en adelante puedes sacarle


provecho para la limpieza gracias a SOUJI, un compuesto que, mezclado con
el aceite filtrado y agitado durante un minuto, lo convierte en detergente
líquido para lavar la ropa. El producto no solo evita una mala gestión del residuo,
sino que es mucho más respetuoso con el medioambiente que otros limpiadores
al no contener sosa cáustica. Se presenta en una botella de cartón reciclado
fantástica.

HyO-Cup, calabazas de cosecha propia para producir tazas de café


biodegradables

El estudio de diseño Crème, con sede en Brooklyn, utiliza verduras de cosecha


propia para producir una alternativa sostenible a las tazas de café desechables. El
estudio dirigido por Jun Aizaki cultiva calabazas en moldes para crear las tazas
biodegradables, bautizadas como HyO-Cup.

Solubag, la bolsa chilena hidrodegradable que se desintegra al contacto con


el agua
El uso de bolsas plásticas es un gran problema hoy día, podemos encontrar
residuos plásticos en cualquier parte del planeta. Muchos países ya están
prohibiendo su uso, zonas tan influyentes como Nueva York legislan para su
prohibición total.

https://ecoinventos.com/biodegradables/

Fomento de productos biodegradables

Cada vez son más los negocios que entregan al cliente su mercadería envuelta en
bolsas de papel y no plásticas, puesto que el papel se considera biodegradable y
el plástico tradicional no.

Sin embargo, han surgido en las últimas décadas algunos plásticos


biodegradables que se elaboran a partir de almidón de maíz o de trigo; estos se
emplean, por ejemplo, para bolsas de residuos.

Se cree que la degradación de estos plásticos requeriría un lapso de seis a


veinticuatro meses, lo que es mucho menos que con el plástico tradicional que
deriva del petróleo.

Existe también un material elaborado con almidón de centeno, presentado como


una sustancia granulada, que sirve para fabricar platos. Se espera que estos
platos, que son completamente biodegradables, tiendan a reemplazar en el
mercado a los plásticos descartables que se usan en la actualidad (que se
elaboran con productos derivados del petróleo).

La industria automotriz también viene realizando serios esfuerzos para desarrollar


materiales biodegradables que reemplacen a los no biodegradables. Ya existen en
algunos países rellenos de puertas interiores de automóviles de fibra de lino, y
paragolpes hechos a base de fibras vegetales reforzadas con resina
biodegradable.

Asimismo, ya se han patentado plásticos fabricados a base de centeno o de fibras


comprimidas.
Fuente: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-
biodegradables/#ixzz5TMDU1OeO

En la era biodegradable

https://www.dinero.com/green/seccion-patrocinios/articulo/en-biodegradable/85081

Después de cinco años de investigación, el grupo colombiano Phoenix Packaging


inició la producción de vasos plásticos biodegradables, con la garantía de
reciclarlos y convertirlos en abono orgánico. Avianca es una de las primeras
empresas en utilizarlos. Vasos biodegradables, producidos con almidón de maíz,
se reciclan y van a una planta de compostaje para producir abono para las
plantas.

Phoenix Packaging, Control Ambiental y Avianca se convirtieron en las tres


primeras compañías en apostarle a uno de los proyectos más grandes en materia
de sostenibilidad ambiental en Colombia: el uso de vasos plásticos
biodegradables, fabricados a partir de almidón de maíz, y el seguimiento a cada
uno de ellos para que, una vez cumplan el ciclo de vida, se reciclen y transformen
hasta convertirse en abono natural para las plantas.

Inicialmente, los vasos se producen con materias primas importadas y tienen una
resistencia de 40º C; es decir, son solo para servir bebidas frías. Sin embargo,
Phoenix está realizando investigaciones para ver la posibilidad de producir la
materia prima en el país y desarrollar vasos con mayor resistencia.

"La diferencia que tiene este proyecto con respecto a otras iniciativas de
bioplásticos en América Latina, es que por primera vez en el país la empresa
fabricante de vasos plásticos se involucra en la etapa de disposición final del
producto para asegurarse de que en realidad retorne a la naturaleza", sostiene
Giovanna Cruz Nieto, líder de proyectos de negocio de Phoenix Packaging Group,
uno de los conglomerados más grandes de América Latina, dedicado al diseño y
fabricación de empaques plásticos y productos desechables para la industria y
para el consumo masivo.

El Grupo Phoenix fue constituido en 1999 con la integración de las empresas


colombianas Multidimensionales y Plasdecol; las venezolanas Inversiones Selva,
Vasos Venezolanos, Venco y Estireno del Zulia, y en 2003 se integró al Grupo
Envases Cuautitlán de México. Actualmente tiene sede en más de 30 países y en
Colombia su facturación asciende a $175.318 millones anuales.

Hace cinco años, la filial de este conglomerado en el país tomó la decisión de


explorar nuevos proyectos de negocio con la idea de innovar sus productos y
buscar un diferencial frente a sus competidores. "Fue así como, siguiendo las
tendencias internacionales de pensar en productos amigables con el medio
ambiente, inició una ardua investigación para encontrar materiales que permitieran
el desarrollo de productos biodegradables", cuenta Luis Fernando Mejía, gerente
de ventas Foodservice del Grupo.

Como resultado de la investigación, encontró que podían reemplazar el


polipropileno, el poliestireno y el pet, que actualmente se usan para la elaboración
de los vasos plásticos desechables, por almidones de maíz, de los cuales se
extraen azúcares para producir ácido láctico y luego convertirlo en PLA (Ingeo)
para la producción de biopolímeros. Phoenix también descubrió que en Colombia
existe una planta de compostaje que tiene la capacidad de incorporar el PLA a sus
procesos para producir biabono. Así pues, se dio a la tarea de implementar un
modelo de negocio que les permitiera a sus clientes ampliar su compromiso con el
medio ambiente y generar ahorros a largo plazo.

Aunque el costo de estos vasos es 30% superior al de los vasos tradicionales,


Avianca decidió adquirirlos para ofrecer bebidas frías en las salas VIP y en el
servicio a bordo, pues considera que el modelo de negocios propuesto por
Phoenix tendrá impactos significativos, tanto para las empresas como para el país.
Por el lado de las empresas, porque el consumidor es cada día más exigente con
lo que compra y las preferencias se inclinan hacia el uso de productos y servicios
de las marcas que cuidan el medio ambiente, y para el país porque se garantiza la
conservación de sus recursos naturales.

Ganando mercado
El libro Inteligencia ecológica, de Daniel Goleman, hace alusión a una
investigación de mercado realizada por Procter & Gamble en la que revela que un
10% de los consumidores en el mundo estaría dispuesto a pagar más por un
producto superior desde el punto de vista del medio ambiente y que un 75%
compraría productos que favorecen la sostenibilidad.

Esta mayor coincidencia de los valores de los consumidores con sus decisiones
de compra hará que la lucha por conseguir una ventaja competitiva sea más
encarnizada y que las empresas de todos los sectores se muevan hacia la
búsqueda de mecanismos que les permitan demostrar su compromiso con el
medio ambiente, diferenciarse de la competencia y ganar mercado.

En este sentido, las iniciativas alrededor del plástico se perfilan dentro de las más
apreciadas por el consumidor del futuro, ya que se trata de un claro ejemplo de
material cuya biodegradación es cada vez más necesaria. Estadísticas
internacionales indican que los vasos y bolsas plásticas tradicionales pueden
tardar entre 400 y 1.000 años en biodegradarse. El problema es mayor si se tiene
en cuenta que en el mundo aún no hay conciencia alrededor del reciclaje, lo que
quiere decir que muchos materiales entran en contacto con el medio ambiente
representando un grave peligro para el ecosistema.

Según el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), en España se consumen


cerca de cinco millones de toneladas de plástico al año, de las cuáles únicamente
se reciclan unas 700.000, el resto va a parar a los rellenos sanitarios.

En Colombia no se tienen estadísticas sobre el reciclaje de plásticos. Es evidente


que, en la medida en que crezca el interés de las empresas por trabajar en el
tema, será posible preservar el medio ambiente y, así mismo, generarles ahorros.

David Apraex, gerente comercial de la empresa Control Ambiental de Colombia,


dice que por cada tonelada de residuos que se envían a los rellenos sanitarios las
empresas deben asumir un costo, y si la decisión es incinerar algunos desechos
para reducir el volumen que va para los rellenos sanitarios, también hay que pagar
un valor, el cual se estima en $1.100 por kilo.

Esto quiere decir que si las empresas se comprometen con el desarrollo de


productos biodegradables e invierten en programas que garanticen la correcta
disposición de los residuos, será posible generar ahorros a largo plazo y lograr
una mayor afinidad con el consumidor.

Asume la responsabilidad de tus acciones

por CLAUDIA VARELA

Asume la responsabilidad por tus acciones, nadie más que tú, tiene control sobre
las consecuencias. Permite que los demás decidan y asuman también.

Las organizaciones requieren atención desde lo más profundo de la estructura y


los procedimeintos. No importa el tamaño de la empresa, es vital tener claro que
haya una alineación entre los sistemas, procesos y variables externas e internas
que permitan tener al final un cumplimiento de los objetivos de la empresa.

Es increíble cómo las zonas grises pueden golpear el gobierno corporativo, la


credibilidad y el alcance de los líderes. Algunas empresas no entienden el daño
que hacen cuando la comunicación de la alta gerencia no está alineada.

Hoy en día las organizaciones son más matriciales. Antes era fácil funcionar con
un solo jefe, hoy no es solo el jefe sino la cantidad de personas que funcionan
alrededor de un mismo resultado. La influencia de cada uno es relevante y quien
quiera poner el palo en la rueda puede hacerlo.

Uno de los temas fundamentales dentro del funcionamiento estratégico de una


organización es la claridad en funciones, roles y responsables. La falta de
compromiso de los empleados usualmente ocurre por la falta de consistencia entre
lo que se dice y lo que se hace.

Es evidente que si los líderes no inspiran a sus equipos y no son modelos para
ellos es mucho más difícil funcionar en términos de resultados.

Pero en la mayoría de los casos estamos encontrando que los líderes hacen las
cosas de manera intuitiva y de acuerdo con su estilo personal, las empresas no
siempre dan las herramientas necesarias para adaptar el estilo y encontrar
modelos exitosos de comprometer y cumplir objetivos.

Cuando vemos el sistema como un todo, una de las grandes amenazas es el


miedo al conflicto y a la confrontación, cuando esto dentro de un ambiente de
respeto es muy valioso para la innovación.

Si realmente quieren empoderar, las organizaciones deben ser cuidadosas de que


su cultura pueda ser exigente y tendiente a encontrar niveles óptimos en sus
empleados. Conozco organizaciones que tienen gente mala y regular por miedo a
confrontar los resultados, temiendo demandas, quejas en compliance y otras
variables que vayan en contra de la reputación propia.

En últimas, pareciera que la mediocridad se promociona ya que no se puede exigir


a un empleado que llegue a su nivel óptimo por que puede terminar siendo
maltrato. Nos vamos a los extremos en este caso y se sigue premiando el mal
desempeño, pero con un seguimiento ciego y convencido del proceso correcto.

Los líderes deben dejar de ser “papistas” entender cada caso con la observación
suficiente para definir que cada situación puede ser relativa y que nada termina
siendo tan absoluto. Nunca puede olvidarse que las empresas están conformadas
por grupos humanos y por tantos existen creencias, comportamientos y prejuicios
inconscientes.
Una empresa es una sub-cultura un micro mundo que tiene propios códigos,
reglas y discursos explícitos e implícitos. Para tener una verdadera cultura de
resultados y alto desempeño hay que responsabilizar, dar roles, delegar y
empoderar. Que todos entiendan que un sistema se trata de un trabajo
entrelazado y de mucha comunicación, no el trabajo en silos ni una lucha de egos.

El verdadero equipo de alto desempeño trabaja por celebrar goles en conjunto, no


por meter goles individuales. Un punto de encuentro de todas las generaciones es
el logro y el trabajo colectivo, responsabilízate y responsabiliza a tu gente. Es la
mejor forma de que una decisión, un logro o un cambio tengan la firma del equipo
completo y no de un área.

Asume la responsabilidad por tus acciones, nadie más que tú, tiene control sobre
las consecuencias. Permite que los demás decidan y asuman también.

¿Liderazgo sin empoderar? Eso es un modelo pasado de moda. Hay que


propender por generar un gobierno corporativo sano y transparente solo así se
logra un verdadero liderazgo que inspire.