You are on page 1of 20

Perfiles históricos de la Argentina rural: agro y

política (1880-1970)
Historical profiles of rural Argentina: agro and politics (1880-1970)
Perfis históricos da Argentina rural: agro e política (1880-1970)
Noemí M. Girbal-Blacha*

Resumen rales, aunque la sociedad posea una frá-


gil memoria sobre aspectos sustantivos
La historia de la Argentina se vincula al de su pasado agrario.
medio, la producción y la comercializa-
ción rural. Conocer y reconocer sus orí- Palabras clave: Agricultura. Politica. Ter-
genes pecuarios y mercantiles, asociados ritorio. Argentina.
a la modernidad agroexportadora, a las
limitaciones de la expansión horizontal
agraria y a las crisis que inducen la re-
gulación económica por parte del Estado Planteo del tema
son útiles para el diagnóstico y la com-
prensión de la situación argentina en el Desde sus orígenes la historia de la Ar-
concierto internacional. En este paisaje gentina aparece vinculada en su economía,
cambiante los actores sociales agrarios y su sociedad y su sistema político al medio, la
el Estado, dialogan y discuten, enervan- producción y la comercialización rural. Pri-
do una compleja relación de poderes. Un mero a la producción y comercio ganaderos
recorrido histórico crítico, que atienda
a los diversos sectores del poder rural, *
Doctora en Historia (Universidad Nacional de La
sus relaciones entre sí y entre ellos y el Plata). Investigadora del CONICET y Centro de Es-
poder político, promueve la reflexión de tudios de la Argentina Rural (CEAR), Universidad
Nacional de Quilmes (UNQ), Argentina. E-mail:
este estudio, que procura comprender noemigirbal@gmail.com
una Nación conformada sobre bases ru-
Recebido em 17/02/2016 - Aprovado em 28/03/2016
http://dx.doi.org/10.5335/hdtv.16n.1.6251

17
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
y desde fines del siglo XIX a la agricultura Rumbo al Centenario de la Revolución
extensiva.
Conocer y reconocer sus orígenes pe-
de Mayo (1910)
cuarios y mercantiles, asociados a la moder-
La República Argentina desdibuja, ha-
nidad agroexportadora, a las limitaciones
cia 1880, su fisonomía pastoril y criolla. Se
de la expansión horizontal agraria y a las
convierte en un país agropecuario, receptor
crisis que inducen la regulación económica
de capital externo e inmigración masiva que
por parte del Estado, así como el papel juga-
proporciona la mano de obra abundante y
do por estas coyunturas en la planificación
barata para modernizarse, afianzado en
económica -más o menos unida al dirigismo
una sólida alianza entre los importadores,
estatal- son útiles para el diagnóstico y la
exportadores, ganaderos y oligarquías pro-
comprensión de la situación argentina en el
vinciales, mientras se inserta en el ámbito
concierto internacional.
internacional como proveedor de materias
En este paisaje cambiante pero que no
primas agrarias. Son tiempos de liberales en
renuncia a sus rasgos tradicionales vincu-
lo económico y conservadores en lo político
lados al campo, el Estado y los actores so-
(MCGANN, 1960).
ciales en tanto líderes del poder económico
En la Argentina, la tierra, que con el fin
agrario, dialogan y discuten, enervando una
de la lucha contra el indio se concentra en
compleja relación de poderes. Un Estado en
pocas manos, resulta un símbolo de presti-
ocasiones liberal, en otras intervencionista o
gio social, base del poder político y sustento
benefactor y los sectores hegemónicos agra-
de la producción rural. Su valor intrínseco se
rios que se identifican o se relacionan con
suma a: la inmigración (que ante la imposibi-
los representantes de ese Estado para recibir
lidad de convertirse en propietaria alimenta
protección, exigir subsidios o brindar el res-
un rápido proceso de urbanización), el capi-
paldo económico de sus productos, son los
tal externo (esencialmente británico y orien-
ejes de la Argentina rural y del poder econó-
tado a ferrocarriles y frigoríficos), el comer-
mico que definen la historia nacional.
cio internacional (vinculado a Inglaterra), la
Un recorrido crítico y de la mano de
consolidación del poder político que organiza
la historia, atendiendo a los diversos sec-
entonces estructuras de alcances nacionales
tores del poder rural entre sí y entre ellos
respaldado por el ejército y el Congreso en
y el poder político, promueve la reflexión
medio de la decadencia de las autonomías
de este estudio, que procura comprender a
provinciales. Son éstos rasgos de la Argen-
una Nación conformada sobre bases rurales,
tina Moderna, conducida por una élite con
aunque la sociedad posea una frágil memo-
capacidad de control económico, vinculada
ria sobre aspectos sustantivos de su pasado
al quehacer mercantil y agrario, con espíri-
agrario.
tu de cuerpo y conciencia de tal (BOTANA,
1979; CARMAGNANI, 1984).
En 1890 se produce el apogeo y crisis del
liberalismo y la élite dirigente pierde cohe-

18
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
sión. Cobra cuerpo la expansión de la agri- nientes, arrendatarios de grandes extensio-
cultura cerealera argentina al amparo del nes (todos ellos dedicados a la ganadería
ferrocarril y orientada al principal centro de de alta mestización), y como sectores subal-
comercialización: la ciudad puerto de Bue- ternos: chacareros, pequeños y medianos
nos Aires, sustentando la economía agroex- arrendatarios, aparceros y peones de cose-
portadora de alta concentración en la región cha. Entre el circuito productivo y el de cir-
pampeana (Buenos Aires, centro sur de San- culación de la producción agraria, se sitúa
ta Fe, Entre Ríos, sudeste de Córdoba y La el almacenero de campaña, proveedor del
Pampa). Basada en el arrendamiento se aso- crédito informal y eslabón imprescindible
cia a la ganadería de alta mestización desti- para la comercialización. Todos ellos hacen
nada al frigorífico de capital británico insta- posible la presencia de una agricultura ex-
lado en Buenos Aires en 1883. El monopolio tensiva cerealera y forrajera, que rota con
del frigorífico desplaza a los saladeros fuera facilidad entre la producción agrícola y la
de su área de influencia (Buenos Aires-La pecuaria, en medio de un sistema comercial
Plata), transforma la típica estancia pampea- concentrado (Bunge y Born, Louis Dreyfus
na, promueve el proceso de desmerinización y Co., Otto Bemberg, Huni-Wormser) y sin
(reemplazando la oveja merino, productora un embarque a granel, con escasez de galpo-
de lana, por la lincoln, productora de carne), nes, de elevadores terminales y de campaña
valoriza el vacuno y diversifica la producci- (SCOBIE, 1968; HORA, 2003).
ón ganadera. En la Sociedad Rural Argenti- Son estas características del boom agrí-
na (creada en 1866), confrontan criadores e cola que vive la pampa húmeda hasta los
invernadores. inicios de la década de 1910, las que perfilan
El valor de la tierra aumenta y los al- un país moderno que asiste a los conflictos
tos precios internacionales pagados por los agrarios de chacareros (aparceros) y peones
cereales dan sus frutos. La cerealicultura ad- de la región. Los sucesos del Grito de Alcorta
quiere significado propio en el conjunto de (Santa Fe) de 1912, reclamando contratos de
la economía y en la balanza comercial del arrendamiento más duraderos, libertad para
país. La Argentina – con un mercado interno comercializar la cosecha y baja en los cáno-
acotado y casi la totalidad de su producción nes de arriendo, muestran el enfrentamiento
destinada a la exportación –, ocupa los pri- entre grandes propietarios y arrendatarios.
meros puestos junto a Rusia y los Estados El resultado duradero del conflicto es la con-
Unidos en la provisión de granos al mercado formación de un organismo corporativo que
mundial. los representa: la Federación Agraria. Para-
La gran propiedad y la generalizaci- lelamente -desde los albores del siglo XX- se
ón del arrendamiento son los extremos de vive la “edad de oro del frigorífico” (ORTIZ,
un amplio espectro socio-rural con alta in- 1964), cuando en medio de la aftosa, denun-
cidencia en la ocupación del espacio regio- ciada por los ingleses, se interrumpe la ex-
nal pampeano y que integran, en la cúpula: portación de ganado en pie. Los británicos
grandes propietarios absentistas, terrate- protegen sus inversiones. Aunque un par de

19
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
años más tarde, el ingreso del trust de Chi- Cuadro 1 – Crecimiento desigual en la Argentina Mo-
derna, 1912 (%)
cago al negocio de las carnes enfriadas y su
producción de chilled beef, los obligue a com- Extens.
Región Poblac. Agricult. Ganadería FFCC
petir y a firmar en 1911 el primer acuerdo territ.

que fija cupos de embarque según el origen Norte 25,7 16,5 4,6 13,1 16,0
de los establecimientos. Los británicos si- Andina 17,6 9,5 4,1 4,9 9,5
guen conservando la propiedad de los bar- Litoral-centro 27,7 72,7 90,5 70,1 73,0
cos frigoríficos, dirigen las aseguradoras y Patagónica 28,9 1,2 0,7 12,7 1,5
Smithfield sigue siendo el gran mercado de
Fuente: Ministerios del Interior, Relaciones Exteriores y Agricul-
recepción de las carnes enfriadas y conge- tura. Anuario Oficial de la República Argentina. Primer
año-1912. Buenos Aires, 1912. p. 50.
ladas procedentes de la Argentina (SMITH,
1968).
Mientras la pampa húmeda es todo un Apenas iniciada la década 1910, en
símbolo del progreso agropecuario, en el in- medio de los festejos del Centenario de la
terior no ocurre lo propio. La conformación Revolución de Mayo, se llega al fin de la ex-
del Estado y del mercado nacional, con su pansión horizontal agrícola. La agricultura
sistema de alianzas, obliga a las economías extensiva está jaqueada. Es difícil sostener
regionales a efectuar cambios para partici- su crecimiento con los desajustes del modelo
par de las exigencias de la Argentina agro- agroexportador.
exportadora, que desde el poder político y
Cuadro 2 – Superficie cultivada, 1888-1930
económico crece con la mirada puesta en
Europa. La llegada del ferrocarril, el crédito Hects. Cereales y lino Forrajeras
Año
oficial barato y la protección estatal diseñan, sembradas (%) (%)
de común acuerdo con las burguesías loca- 1888 2.459.120 65,7 15,8
les, modelos de monoproducción: el azúcar 1895 4.892.004 75,2 14,3
con epicentro en Tucumán (NOA) y vitivini- 1900 6.427.417 73,1 19,7
cultura en la región de Cuyo. Mientras tan- 1910 18.290.419 65,0 29,5
to, las regiones marginales de la Patagonia,
1914 22.193.190 61,4 33,3
en el extremo sur, y el Nordeste argentino
1920 22.131.106 56,3 38,2
se insertan tardíamente – explotando sus
1925 23.908.719 68,9 25,2
recursos naturales – al modelo agroexporta-
dor. La agricultura se convierte en el común 1930 27.195.855 73,5 21,0
denominador de la economía argentina, Fuente: Comité Nacional de Geografia (1941, p. 203-204); Ortiz
trascendiendo las especificidades regiona- (1964, p. 232).

les.
Desde comienzos del siglo XX y hasta
1914, los productos agrícolas rondan el 52 %
sobre el valor total de las exportaciones. La
Argentina se ubica entre los primeros pro-

20
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
veedores cerealeros mundiales, amparada inevitable y en 1924 se traducirá en la divisi-
en las ventajas comparativas del agro argen- ón del partido (SMITH, 1968).
tino. También en la ganadería la posición En 1914, a las dificultades derivadas
de la Argentina con respecto a sus similares del fin de la expansión horizontal agraria se
de Australia y Nueva Zelandia, es óptima y suman las de la Primera Guerra Mundial,
responde a las expectativas del boom agro- con la dificultad para disponer de bodegas
pecuario. suficientes destinadas al embarque de gra-
nos, se agrega la ventajosa competencia – en
términos de distancia e infraestructura – que
Del Centenario a la crisis
le hacen los Estados Unidos y Canadá en el
Como una expresión del balance del mercado internacional granero, así como los
Centenario, se consolida la Argentina de los cambios en el tipo de carne que se embarca
partidos políticos modernos, que expresan una (el enfriado vuelve a dar paso al congelado)
participación ampliada incorporando a los para adecuarse a las exigencias coyunturales
sectores medios al tablero político, de la de los mercados consumidores. La Guerra
mano del policlasista partido radical (UCR), que deteriora el volumen y el valor de las
representativo de la exigencia de control importaciones con beneficios no buscados
económico por parte de las provincias. De para nuestra balanza comercial, acentúa un
todos modos, se muestra un consenso fa- incipiente proceso de industrialización por
vorable hacia el modelo. Sólo se proponen sustitución de importaciones, mientras el
reformas moderadas en la redistribución del Estado adopta medidas bancarias de emer-
ingreso. El énfasis está puesto en la democra- gencia. El agro se reajusta, rotando en la ex-
cia, el nacionalismo hermanado con la tradi- plotación entre ganadería y agricultura, que
ción y la presencia de un Estado árbitro en aumenta el precio de la tierra destinada a fi-
las cuestiones económicas y sociales (ROCK, nes pecuarios. A causa de la dificultad para
1997). La integración política entre grupos comercializar los cereales, se acentúa hasta
terratenientes y sectores medios urbanos, es 1921 el descenso del área sembrada con ellos,
el principal desafío que debe afrontar el ra- cuando y en relación con el auge del conge-
dicalismo en el poder, dispuesto a mantener lado, se incrementa la superficie alfalfada. Se
la estructura socioeconómica y promovien- inicia la desaceleración del crecimiento en la
do una más amplia participación política. El economía argentina, que se prolonga hasta
primer gabinete que acompaña a Hipólito la superación de los ribetes más agudos de
Yrigoyen en su gestión gubernativa desde la crisis orgánica de 1930.
1916, es una manifestación de ese propósi- En la región de la pampa húmeda, la
to: 5 de sus 8 ministros son ganaderos bo- traslación de la producción agrícola hacia la
naerenses, miembros de la Sociedad Rural, pecuaria por parte de los grandes producto-
o vinculados al poderoso sector exportador. res, reactiva el malestar de los agricultores
La lucha por el control partidario resulta arrendatarios, quienes desde 1918 e impul-
sados por la Federación Agraria Argenti-

21
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
na, reclaman la tierra para quien la ocupa y la y los precios caen. El refrigerado, y con él
trabaja. Para lograr sus objetivos no dudan los invernadores, recobran importancia y se
en asociarse circunstancialmente al movi- aprestan a recuperar el espacio perdido. La
miento anarquista (F.O.R.A.). Lo hacen en Sociedad Rural Argentina – en nombre de
1920 para presionar al Estado y obtener -con los intereses que representa – reclama pro-
todas las imperfecciones derivadas de su tección al Estado nacional. Es el Presidente
aplicación- la ley de arrendamientos rurales radical Marcelo T. de Alvear, hombre vin-
(11.170) de 1921 – varias veces modificada – culado a los altos intereses agropecuarios
que rige las pautas de contrato para superfi- de la pampa húmeda, quien acciona frente
cies arrendadas que no excedan las 300 hec- al problema, comprometiendo la interven-
táreas. Una legislación que abre el rumbo a ción estatal. En 1923 cuatro leyes intentan
sucesivas pero escasas conquistas obtenidas responder a la crisis ganadera. La funda-
por la Federación chacarera (GIRBAL-BLA- mental para superar la crisis establece un
CHA, 1988). precio mínimo para la venta de ganado con
Los efectos de la Primera Guerra Mun- destino a exportación y un precio máximo
dial sobre la economía argentina se suman para la venta local de carne. La negativa de
al traslado del centro financiero mundial de los frigoríficos a comprar carne a un precio
Londres a Nueva York. La crisis ganadera mínimo pre-establecido, no se hace esperar;
de postguerra (1921-1924) se precipita cuan- en un mercado saturado de animales que no
do los contendientes europeos vuelven a la encuentran colocación conveniente, siendo
normalidad. La Argentina agroexportadora el frigorífico o el mercado interno las únicas
intenta retomar el camino de preguerra con opciones de venta. La ley debe ser suspen-
resultados oscilantes, introduciendo las me- dida por el Ejecutivo Nacional, quien no
nores reformas posibles al sistema vigente. puede dar solución a la crisis y paga un alto
La sobreinversión en el sector pecuario du- costo político.
rante la etapa de la conflagración europea La influencia del trust frigorífico entre
hace crecer el número de cabezas vacunas 1924 y 1930 es indiscutible y genera contra-
de 25,8 millones en 1914 a 37 millones en dicciones en la economía agropecuaria ar-
1918, con una concentración de más del 80% gentina, cuando se produce -como se dijo- la
en la pampa húmeda. Entre 1914 y 1929 el escisión en el partido gobernante. Desde la
ganado refinado incrementa su valor de 37 Sociedad Rural Argentina hacia 1927 se pro-
a 55 $ y el interés por invertir en el sector pone comprar a quien nos compra, en directa
se refuerza y aumenta el precio de la tierra alusión a su rechazo hacia los nexos comer-
(SMITH, 1968). ciales con Estados Unidos, cuyos frigoríficos
En 1921 se confirma el cambio de exi- lideran el mercado de las carnes enfriadas
gencias de los mercados compradores. El en el país. Los ganaderos argentinos refuer-
congelado vuelve a dar paso al enfriado. Los zan su histórica conexión con el mercado y
sectores vinculados al congelado no pue- los inversores ingleses y el 8 de noviembre
den colocar el stock ganadero acumulado de 1929 se firma el Pacto anglo-argentino

22
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
D´Abernon. Se conviene allí un crédito recí- En un marco sociopolítico complejo y
proco de 100 millones de pesos para facilitar heterogéneo, toman posición destacada los
el intercambio entre ambos países durante representantes del nacionalismo de élite y se
dos años. La crisis frustrará su ejecución y la consolida la participación política del Ejérci-
alianza se formalizará, sobre otras bases, en to. Los protagonistas de la expansión agraria
1933 cuando se firme el Tratado Roca Run- argentina: Estado, chacareros y terratenien-
ciman. En 1930 las exportaciones argentinas tes, readecuan sus roles, para ajustarse a las
con destino a Inglaterra representan el 40,5% nuevas condiciones de la Argentina agroex-
del valor total, mientras las destinadas a los portadora. Lo hacen sin renunciar a sus ba-
Estados Unidos caen de un 23,4% en 1915 a ses tradicionales pero con matices nuevos,
un 10,7% en 1930 (SMITH, 1968). entre los cuales se destaca la inserción de los
La agricultura en la posguerra recu- ingenieros agrónomos y economistas en el
pera el espacio perdido. Desde el Estado se proceso productivo. La función del agróno-
renueva, con escaso éxito, la presentación mo ya no es sólo económica; tiene una mi-
de proyectos de colonización agrícola y se sión social en el campo argentino, enlazada
alientan incentivos a la producción mixta a a la necesidad de arraigar al hombre rural
través de la granja, la huerta y la educación y a su familia a la tierra que trabajan. Con-
rural. El propósito es radicar a la familia en vencerlos que “el campo es bueno, sano y
el campo, sin modificar el sistema de tenen- provechoso”, es la misión que se le asigna a
cia de la tierra basado en el arrendamiento. este “grupo superior de hombres de ciencia”
La ley de arrendamientos de 1921, el que habrá de integrar la burocracia técnica
aumento de los préstamos hipotecarios a en tiempos del Estado interventor. La cúpu-
partir de la reforma de la Carta Orgánica la del poder económico se pone en guardia.
del Banco Hipotecario Nacional en 1919, la El Estado refuerza su arbitraje y los produc-
consolidación del crédito agrícola, la sanci- tores se ajustan al “fin del crecimiento hacia
ón de la ley de cooperativas (11.380) de 1926, afuera” (GIRBAL-BLACHA, 2000).
la fijación de tipos de cereal standard para La producción agrícola sigue represen-
mejorar la calidad del producto, la confor- tando en 1930 un 58,6% del valor total de
mación de una red nacional de elevadores nuestras exportaciones. En la Tercera Con-
de granos, acompañan este avance, aun en ferencia Económica de 1928 auspiciada por
medio de la competencia del mercado cere- la Confederación Argentina del Comercio,
alero internacional. A partir de 1926 las co- la Industria y la Producción (CACIP, creada
tizaciones mundiales del trigo y desde 1928 en 1916) -que nuclea a las diversas corpora-
las del maíz, decaen. Los precios de los pro- ciones productivas del país- se expresa que
ductos agrícolas de exportación descienden “la ganadería y la agricultura, con ser la más
en un 64% entre 1928 y 1932 (O´CONNELL, sólida base de nuestra riqueza, no puede
1984). El Estado se preocupa por desactivar constituir un programa económico integral”
la cuestión agraria sin alterar el sistema de te- (CACIP, 1928, sin página). Un juicio de va-
nencia de la tierra. lor capaz de simbolizar toda una síntesis de

23
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
la Argentina agroindustrial que prosperaría más autoritarias, que llevan a la ruptura del
durante los años ´30. orden institucional y al uso del fraude para
legitimarse. Como expone Waldo Ansaldi:
El agro y el respaldo del Estado [...] el drama reside tanto en la incapacidad
de la clase dominante (burguesía terrate-
interventor niente) para se dirigente, cuanto en las su-
balternas para construir un sistema hege-
El crack internacional de 1929 induce mónico alternativo (ANSALDI; MORENO,
cambios en las condiciones de desarrollo, 1989, p. 68).
agravando el convulsionado panorama in-
Esta crisis orgánica no alcanza a trans-
terno hacia 1932. La crisis se exporta desde
formarse en crisis revolucionaria, y deja al
Wall Street a los países del área capitalista
descubierto a un sector dirigente que man-
desarrollada y periférica. Se impone la diplo-
tiene pendiente viejos problemas y no al-
macia del dólar, que consolida los nacionalis-
canza a responder los emergentes. Se mani-
mos económicos, realinea el mercado mun-
fiesta el agotamiento histórico de una etapa
dial y acentúa la caída de los precios de los
del desarrollo argentino. La reorganización
productos primarios. El Estado liberal entra
jurídico-institucional coloca al Ejército en
en crisis, se activa la polarización social y se
la cúpula del poder político. El país alienta
derrumba el mercado de capitales (MADDI-
el bilateralismo en favor de Inglaterra, las
SON, 1988).
oportunidades alternativas como la industria
La crisis orgánica argentina impreg-
y busca grupos económicos más diversifica-
na todos los planos del quehacer nacional,
dos con estrategias empresariales más cerca-
incluyendo el político-institucional. La Ar-
nas al capital comercial o financiero que al
gentina padece una crisis de identidad, que
productivo. Reglas de juego que replantean
lleva a un cuestionamiento de la sociedad
las relaciones entre la sociedad y el Estado,
hacia la dirigencia, por su incapacidad para
mientras la dirigencia se preocupa más por
dar respuestas a los desajustes del modelo.
el equilibrio que por la transformación.
Sufre – además – una crisis de dependencia
A la sombra de la crisis de 1930 el Es-
vinculada al crecimiento hacia afuera y genera
tado argentino readecua su papel y el golpe
respuestas de adaptación a las exigencias ex-
militar del 6 de setiembre de 1930 resulta una
ternas. A ellas se agrega una crisis de distri-
respuesta a la frustración de expectativas,
bución que agudiza los problemas sociales
más que a una situación de miseria profunda
entre los sectores dirigentes y los sectores
o de mantenimiento del statu quo. La crisis
bajos de la sociedad y también al interior
golpea con dureza al sector agrario en me-
de la propia dirigencia. Por último, las crisis
dio de un retraso en la tasa de crecimiento,
de participación y de legitimidad, que com-
que disminuye el valor de las exportaciones.
pletan la multicausalidad del fenómeno, in-
En 1931, con la depreciación de la moneda
dican la ineficacia del sector dirigente para
(un 40%) por la transferencia de capitales al
resolver dentro del sistema los problemas
exterior, se implanta el control de cambios,
nacionales, optando por respuestas cada vez

24
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
que selectivamente frena las importaciones buenas cotizaciones hasta 1937. Desde 1938
generando el traslado de ingresos desde el una nueva caída en los precios reactiva el
sector agrícola al industrial que produce con accionar de la Junta Reguladora de Granos.
materias primas nacionales. La agricultura y La crisis de los años ´30 también obliga
la ganadería disminuyen su participación en a revisar el débil sistema bancario argenti-
el ingreso nacional, que en 1926 era de un no. En 1935 se crean el Banco Central de la
27,5% y en 1933 desciende al 25,8%, en tanto República Argentina (ley 12.155) con un ca-
la representación fabril se incrementa de un pital mixto de 30 millones de m$n (10 millo-
17,2% a un 18,6% para igual período. La re- nes suscriptos por el gobierno) destinado a
cuperación de la depresión de los años ´30 es ajustar la oferta de moneda a la demanda, y
financiada por la transferencia de ingresos el Instituto Movilizador de Inversiones Ban-
de los sectores rurales a los urbanos. carias (ley 12.157) para movilizar los activos
En 1933 se hace evidente la declinaci- fijos. El objetivo es evitar fluctuaciones de la
ón en los precios de los cereales y el 28 de actividad económica interna derivadas de
noviembre se crea la Junta Reguladora de la coyuntura externa. Mientras tanto, la Se-
Granos para tonificar el mercado agrícola. El gunda Guerra Mundial acelera - desde 1939
objetivo, como el de otras Juntas similares: - el proceso de industrialización por susti-
de carnes, de azúcar, de vino, de yerba mate, tución de importaciones. El dislocamiento
es regular la comercialización de la produc- del comercio internacional, el asentamiento
ción, evitar ventas precipitadas, mantener industrial (21% del PBI), la inflación de pre-
el nivel interno de los precios en beneficio cios frente a un mercado recesivo en bienes
de los productores y fijar oficialmente las disponibles, terminan por provocar un au-
cotizaciones para comprar a precios reditua- mento del ahorro interno con una balanza
bles para el productor y vender al exterior al comercial positiva ante la reducción de las
precio del mercado internacional. El Estado importaciones.
subsidia una vez más al agro y los producto- Los productos agrícolas son los más
res se amparan en los alcances de esa benéfi- afectados por la Gran Guerra ante la falta
ca política (GIRBAL-BLACHA, 2000). de bodegas y la mejor situación de nues-
Al mismo tiempo se promueve la cons- tros competidores (Canadá y los Estados
trucción de elevadores de granos y el embar- Unidos). Al iniciarse la conflagración la su-
que a granel (Red General de Elevadores de perficie sembrada en la Argentina alcanza
Granos, 1932), se dispone la tipificación de los 28.360.700 hectáreas, dedicadas en más
cereales sobre standards y se organiza el cré- de un 73% a cereales; en 1945 se reduce a
dito para los agricultores. En 1935 la Argen- 26.186.000 hectáreas, con un descenso en la
tina ocupa el primer puesto entre los expor- superficie cerealera en beneficio de las for-
tadores mundiales de trigo. Entre 1930-1934 rajeras, producto de la mejor situación de
los productos agrícolas representan el 59,8% las carnes en el comercio externo argentino
del valor total de nuestras exportaciones. El (GIRBAL-BLACHA, 2000).
agro pampeano recibe los beneficios de estas

25
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
El Estado se apresta a sostener -una na rural se corporativiza mientras se ajusta a
vez más- los precios de los granos, mientras las nuevas exigencias mundiales.
los arrendatarios rurales denuncian desde La ganadería se recupera de la crisis de
la Federación Agraria Argentina - en 1936 1930 más rápidamente que la agricultura. Su
- violaciones a la Ley Contractual Agraria destino más importante – y casi exclusivo –
- reformada en 1932 - por parte de los pro- es el Reino Unido; un comercio que es alta-
pietarios de tierras. En 1942, la ley 12.77 re- mente dependiente de convenios bilaterales.
duce obligatoriamente el monto en dinero Son los sectores ganaderos quienes solicitan
y/o en especie, de los arriendos y suspende al Estado la creación de un organismo que
los desalojos, para evitar éxodos masivos de represente sus intereses ante los vaivenes
la población rural, preservando el aparato externos. Se crea entonces la Junta Nacional
productivo. Los precios agrícolas internos de Carnes como organismo autárquico que
requieren la intervención de la Junta Regula- ejerce el control del comercio de carnes y
dora de Granos que reinicia las compras de clasifica el producto. El conflicto ya no com-
trigo en noviembre de 1940. En el caso del promete sólo a criadores e invernadores, se
maíz, el Estado auspicia su uso como com- traslada al sistema político.
bustible sustitutivo del carbón y alimento Los intereses de la industria ganadera
de porcinos. La conflagración favorece la ex- argentina históricamente ligados a los del
pansión de las oleaginosas como el girasol. sector exportador que opera con el merca-
El fin de la guerra renueva las esperanzas do británico de Smithfield, expone su poder
del sector, que sólo se concretarán después cuando en las Conferencias de Ottawa de
de 1950, con la tecnificación y la “segunda 1932 el Reino Unido fija restricciones a las
revolución agrícola” (COSCIA, 1984). Se cuotas de importación sobre productos cuyo
pasa a unidades más grandes y la produc- origen no fuera el de los dominios británi-
ción se concentra en una cantidad menor de cos. Los ganaderos argentinos temen perder
explotaciones. el mercado inglés, receptor de un 90% de
Los sectores agrarios se organizan en nuestras exportaciones de carnes. La presión
corporaciones diferenciadas que los repre- de los estancieros para modificar la política
sentan. A las tradicionales Sociedad Rural comercial argentina cobra cuerpo, mientras
Argentina (1866), la Bolsa de Cereales (na- los ingleses propician – y obtienen en 1933
cida en 1854 como Sala de Comercio Once – el descongelamiento de fondos fijado por
de Septiembre) y la Federación Agraria Ar- el control de cambios desde 1931 (SMITH,
gentina (1912) se suman ahora la CAP (1934, 1968). El Tratado Roca-Runciman de 1933,
Corporación Argentina de Productores de impulsado por invernadores, frigoríficos y
Carnes) y en 1932 los criadores nucleados en grandes criadores en medio de la oposici-
la CARBAP (Confederación de Asociaciones ón parlamentaria y nacionalista, da consis-
Rurales de Buenos Aires y La Pampa). En to- tencia a esos reclamos unilaterales. Una vez
dos los casos procuran aumentar sus márge- más, el Estado protege al poder agrario.
nes de influencia ante el Estado. La Argenti-

26
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
En 1940 la dirigencia nacional alienta no, que alcanzaría su máxima expresión en
cambios estructurales para el mercado interno. tiempos del peronismo. Un balance de los
El Ministro de Hacienda Federico Pinedo, hechos ocurridos entre 1930-1943, muestra la
presenta ante el Congreso Nacional – anti- vigencia de una política de contraste. Por un
cipándose a los temidos efectos de la pos- lado el propósito, alentado desde el poder,
guerra – el Plan de Reactivación de la Economía es restaurar la hegemonía agroexportadora.
Nacional. Un plan pro-aliado, emanado del Por otro, se destaca la creciente importan-
Estado para modificar parcialmente la estra- cia del sector industrial en medio de bajas
tegia de desarrollo económico vigente, pro- tasas de inversión. En todo el período hay
curando conciliar industrialización y econo- dos grandes sectores sociales ausentes, pa-
mía abierta, mientras fomenta el comercio radójicamente los más desarrollados con las
con los Estados Unidos y crea un mercado nuevas condiciones económicas: la burguesía
de capitales. El objetivo central es sostener industrial y la clase obrera; sin representación
la adquisición por parte del gobierno de los en ninguna de las fuerzas políticas actuantes
saldos exportables agrícolas no colocados, en la Argentina de entonces.
manteniendo abierta la economía y oficiali-
zando la industrialización. De todos modos,
El valor estratégico del agro en tiempos
el agro sigue siendo “la gran rueda de la
economía” y la industria actuaría como un del Estado Benefactor
engranaje secundario, cuyo funcionamiento
El triunfo de Juan Domingo Perón –
sería activado cuando aquélla tuviera difi-
líder programático de los golpistas de 1943
cultades (LLACH, 1984). El tránsito del in-
– en las elecciones presidenciales de febrero
tervencionismo al dirigismo estatal avanza.
de 1946, profundiza la propuesta de una eco-
La falta de apoyo político hace naufragar
nomía mercadointernista y puesta al servi-
el plan propuesto, pero deja al descubierto
cio de amplios sectores populares, a quienes
el ascenso del mercadointernismo entre los
Juan Perón impulsara desde la Secretaría de
empresarios, militares, obreros e intelectua-
Trabajo y Previsión Social en noviembre de
les.
1943.
El Plan Pinedo de 1940 y la economía po- Una política económica conducida por
lítica mercadointernista del peronismo ori- un Estado nacionalista y popular, dirigista y
ginario fueron dos momentos culminantes
del gran debate sobre el desarrollo económi-
planificador, capaz de concretar la redistri-
co nacional (LLACH, 1984, p. 515). bución del ingreso en favor de la pequeña
y mediana industria que produce para ese
Frente a estos cambios los sectores mercado interno, es la que se implementa
agrarios se reorganizan y el 24 de febrero de en la Argentina acreedora de postguerra. La
1943 se funda Confederaciones Rurales Ar- alianza entre los sectores nuevos de la bur-
gentinas (CRA). Más allá del frustrado Plan guesía industrial y la clase obrera organiza-
Pinedo, el país sigue esperando la vuelta a da, con garantía estatal, definen al gobierno
la normalidad y pondera el mercado inter- de Juan Perón. Cambia parcialmente el siste-

27
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
ma de intereses económicos dominantes y la cusiones, confrontaciones y acuerdos sig-
estructura de poder existente, para solucio- nan el diálogo entre el Estado – empeñado
nar las crisis de dependencia y distribución. en tomar distancia de la Argentina agroex-
El Estado peronista afirmándose en portadora sin prescindir de ella – y los di-
la doctrinaria y pendular tercera posición, versificados actores agrarios, dispuestos a
se orienta a consolidar la autonomía eco- responsabilizar al gobierno de los desfasajes
nómica del país para construir una Nación del sector rural. La política agraria desple-
socialmente justa, económicamente libre y polí- gada, tanto antes como después de 1950, se
ticamente soberana. La crisis de dependencia nutre de controversias y acuerdos que siem-
es afrontada por el Ejecutivo Nacional na- pre refuerzan el protagonismo de este sector
cionalizando – a partir de 1947 – los servi- productivo en la economía del país.
cios públicos (ferrocarriles, teléfonos, gas, En noviembre de 1943, el decreto 14001
usinas eléctricas, flota fluvial) y repatriando concede una rebaja obligatoria del 20% en el
la deuda externa, que concreta en 1952. Para precio vigente para los arriendos, buscando
remontar la crisis de distribución utiliza la paliar la difícil situación financiera; al mis-
reforma financiera de 1946 que estatiza la mo tiempo mantiene en vigencia la prórroga
banca, considerando patrimonio nacional de contratos y la suspensión de los juicios de
el capital del Banco Central de la República desalojo fijados por la ley 12771 de 1942. La
Argentina, y nacionaliza los depósitos para Federación Agraria considera que está a las
dar al Estado libertad de acción monetaria y puertas de lograr la tierra para quien la ocupa y
crediticia. El Consejo Nacional de Postguer- la trabaja, impulsada por el Consejo Agrario
ra, primer organismo argentino de planifi- Nacional (creado en 1940) mediante algunas
cación desde 1944, efectúa un diagnóstico expropiaciones en territorios de regular pro-
socioeconómico y eleva al rango de enti- ductividad. Desde el capítulo XI del Manual
dad autárquica al Instituto Argentino para del peronista se proclama que “el que tenga la
la Promoción del Intercambio (I.A.P.I.) que tierra ha de laborarla; y el que no pueda pa-
desde 1946 monopoliza el comercio exterior gar peones, debe trabajarla personalmente.
argentino para ejecutar la redistribución del Por otra parte, si no es capaz de trabajarla,
ingreso. que la venda” (MANUAL…, 1948, p. 30). La
Estos instrumentos financieros, econó- estrategia parece anunciar una reforma agra-
micos y políticos, habilitan los objetivos del ria, pero en realidad impulsa – sin desearlo
Primer Plan Quinquenal (1947-1951). Los – un proceso de desinversión en el agro, de-
sectores agrarios productores y comerciali- bido a las prórrogas en los contratos de ar-
zadores, soportan el mayor peso del cambio, rendamiento; ante un escaso compromiso de
pero sin ser apartados de los beneficios de arrendatarios y propietarios para reinvertir
un conveniente crédito oficial. Hasta 1949 se parte de su renta en el campo, del cual no
extiende la expansión económica y – a pesar pueden disponer libremente. El oficialismo
de las advertencias del discurso oficial – el pretende mantener el equilibrio intersecto-
sector rural juega un papel estratégico. Dis- rial entre propietarios, arrendatarios y ex-

28
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
portadores, para evitar un desgaste político Argentina. También su sucesor, el ingeniero
y la puesta en tensión de todo el sistema agrónomo Carlos Alberto Emery, pertenece
agrario. a la Asociación Criadores de Ganado Holan-
La proliferación de sociedades anó- do Argentino. En todos los casos, las refor-
nimas agrarias, inmobiliarias, constituidas mas sociales para los sectores más bajos del
desde mediados de los años 40, con la par- campo, son presentadas por el Ejecutivo Na-
ticipación de familiares de los propietarios cional como indispensables para amortiguar
originales indican que se ha iniciado la ace- los conflictos de la empresa agraria. La osci-
leración del proceso de fraccionamiento de lación entre disensos y acuerdos permite al
grandes propiedades rurales en explotacio- gobierno federal recortar las atribuciones del
nes medianas, a través de esa argucia que, Consejo Agrario Nacional. Se inicia la etapa
por un lado las exime del pago del impuesto de controlar los cambios (LATTUADA, 1986).
a la herencia y, por otro, les permite conser- La planificación económica peronista
var la propiedad a través de acciones inno- alienta una producción agropecuaria cre-
minadas. Las expectativas de los diversos ciente para minimizar el conflicto social y
actores sociales rurales frente al accionar del alentar – sobre bases genuinas – la redis-
gobierno peronista, se acrecientan. Todos tribución del ingreso para la pequeña y
esperan definiciones. El Estado intenta satis- mediana industria. Lo haría mediante dos
facer las necesidades de un electorado rural instrumentos de financiación: el I.A.P.I. y la
importante (31% del total de votantes). reforma bancaria de 1946. El primero comer-
El Estatuto del Peón Rural de 1944 que cializa la producción agraria, comprando a
reglamenta las condiciones laborales de los precios mínimos al productor y vendiendo
asalariados agrarios permanentes, el Esta- en un mercado mundial con precios cereale-
tuto del Tambero-Mediero de 1946, la atenci- ros altos. La diferencia generada alimenta el
ón prestada al Centro de Oficios Varios que crédito oficial. El beneficio alcanza a los pe-
sindicaliza a los peones estacionales o tran- queños productores que suscriben el crédito
sitorios, así como la propuesta de reforma rural de habilitación – de bajo interés y largo
agraria sustentada por el Consejo Agrario plazo de reintegro – pero también a estan-
Nacional, no crecen con el ascenso de Juan cieros, frigoríficos, compañías inmobiliarias
Perón al gobierno nacional, quien se em- y grandes productores (GIRBAL-BLACHA,
peña en recordar que: “la tierra no debe ser 2003). Los parámetros de la política agraria
un bien de renta, sino un bien de trabajo” combinan medidas económicas, política de
(MANUAL…, 1948, p. 30). tierras y concesiones laborales para dar res-
Si el discurso suena amenazante, los puesta a una creciente presión nacional so-
hechos muestran acuerdos. La titularidad de bre la tierra que pretende anticiparse a los
la cartera de Agricultura entre 1946 y 1947 posibles conflictos entre los diversos secto-
queda en manos del hacendado Juan Carlos res rurales y entre ellos y el Estado nacional.
Picazo Elordy, con intereses agropecuarios El discurso oficial advierte, el de los sectores
y hombre de la poderosa Sociedad Rural agrarios reniega de ese avance estatal sobre

29
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
sus intereses, pero ni uno ni otro llevan el hecho ha sido precisamente para asegurar
enfrentamiento al terreno financiero. El cré- un promisorio porvenir a la economía agro-
dito no es un instrumento de confrontación. pecuaria” (CÁMARA DE SENADORES DE
En 1949-1950 las condiciones interna- LA NACIÓN, 1950, p. 14). El nuevo mensaje
cionales cambian, bajan los precios agrícolas impregna todo el cuerpo social. “El Presi-
mundiales ante las abundantes cosechas de dente de la República, General Juan Perón,
Europa, Canadá y Estados Unidos de Amé- aconseja producir más y consumir menos”,
rica del Norte, y la inflación - después de destaca un libro de lectura para niños de los
la reforma de la Carta Orgánica del Banco primeros grados de la escolaridad primaria.
Central (1949) que suprime la restricción en El 2do. Plan Quinquenal al alcance de los niños
la emisión monetaria - comienza a jaquear (1953) informa que:
la economía argentina. El plan económico
Perón quiere que el campo produzca mu-
peronista muestra sus límites. Los sectores cho y que su población humana sea feliz
agrarios aprovechan la coyuntura y endu- [...] Las asociaciones de campesinos o coo-
recen sus reclamos obligando al gobierno a perativas le facilitarán la maquinaria para
definirse. El sistema financiero puesto al ser- poder producir más con menos trabajo. El
Gobierno fijará los precios más altos a los
vicio del Estado alienta el cambio de rumbo y productos del campo [...] En todas las es-
con éste la vuelta al campo. Se abre otro ciclo cuelas se difundirá la benéfica acción del
en la Nueva Argentina. campo. Muchos niños y jóvenes, se dedi-
La caída de los precios agrícolas mun- carán a las tareas agropecuarias (IANAN-
TUONI, 1953, p. 27).
diales reduce los altos beneficios obtenidos
por el I.A.P.I. La economía argentina debe La economía argentina de los años ´50
reorientarse. El Estado revisa la doctrinaria se contrae frente a los cambios coyunturales
tercera posición y su política toma perfiles externos e internos. Los reajustes financie-
más liberales. Desde l948 los términos del ros promueven la inflación y una vez más,
intercambio se deterioran y desde 1950 la la mirada de la dirigencia nacional se diri-
inversión externa se pondera en otros térmi- ge al campo, para encontrar allí soluciones
nos. El discurso gubernamental cambia su rápidas. El I.A.P.I. modifica sustancialmente
lenguaje sin abandonar la confrontación. El su operatoria para subsidiar a la producci-
pueblo vs. oligarquía, sería reemplazado por el ón rural, que con lentitud - después de las
de una sociedad fragmentada en peronistas sequías de 1951/52 - se recupera. La impor-
vs. antiperonistas, obligando a la definición tación de maquinaria agrícola, los créditos al
política. productor rural y la adquisición de la pro-
Al inaugurar las sesiones legislativas ducción agraria a precios que contrarresten
del lº de mayo de 1950, el Presidente Juan la baja internacional de las cotizaciones in-
Perón advierte que “el sentido de nuestra in- centivan a los productores y forman parte de
dependencia económica no es de orden ais- las estrategias implementadas. El I.A.P.I. se
lacionista” y añade – descalificando las crí- endeuda con el sistema bancario oficial a un
ticas opositoras – que “todo cuanto hemos

30
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
ritmo vertiginoso: 20.000 millones de pesos trienal desde 1949 para importar tractores e
al ser liquidado en 1956 (NOVICK, 1986). implementos agrícolas) alientan y protegen
Las corporaciones agrarias aprove- al sector, mientras se resquebraja la alianza
chan la oportunidad y elevan un Memorial intersectorial que respaldara el ascenso de
al Presidente Juan Perón refiriéndose a la Juan Perón al poder.
“situación lesiva del ordenamiento jurídico- En el primer lustro de la década de
-económico-social imperante”, para inten- 1950, el Estado hace menores concesiones a
tar favorecer la mecanización agrícola, los los asalariados del campo, reduce al mínimo
precios que reciben los productores por sus su intervención para entregar la tierra en
materias primas y el cooperativismo agrario propiedad a los arrendatarios y concienti-
orientado a reducir los costos de intermedia- za a colonos y pequeños arrendatarios para
ción (MATEO, 2002). El Presidente desplie- mejorar los rindes y evitar la erosión del
ga “una serie de medidas tendientes a esti- suelo. Acorde con el cambio de rumbo, otros
mular al productor agrario” y reclama a los son los destinatarios principales del crédito
legisladores su apoyo a “en esta campaña oficial: frigoríficos, cooperativas agrarias,
de reactivación agraria”. En 1951 reconoce estancias, empresas productoras e introduc-
que “lo justo es que ahora la independencia toras de maquinaria e instrumental agrícola;
económica sirva al bienestar del campo ar- quienes reciben préstamos más amplios, re-
gentino” (PRESIDENCIA DE LA NACIÓN, ducción en las tasas de interés y créditos de
1951, p. 11). habilitación rural o de fomento (bajo interés
Pero la sequía acentúa la crisis econó- y largos plazos) que se dirigen a todo el es-
mica. El gobierno debe profundizar sus defi- pectro socio-rural y no sólo a los pequeños
niciones, cuando la crisis alcanza su máxima productores.
expresión en 1952. Entonces da a conocer el El Segundo Plan Quinquenal (1953-57)
Plan Económico de Emergencia, proponiendo consolida esa renovada política agraria. En su
acentuar la producción y reducir el consu- capítulo X sobre la acción agraria, propone:
mo, revisar las disposiciones sobre trabajo
[...] procurar el nivel social, material y cul-
rural que impiden a los productores usar tural de la población rural, consolidando
sus propios medios de transporte, mientras el hogar campesino, estimulando la cor-
solicita la colaboración de las organizaciones dial armonía entre todos los participantes
patronales y obreras para eliminar de los del trabajo rural -productores y obreros-
bases esenciales de la economía agraria
convenios laborales toda circunstancia que (PRESIDENCIA DE LA NACIÓN, 1953,
limite la producción sin causa justificada sin página).
(PRESIDENCIA DE LA NACIÓN, 1952). La
política de precios agrarios anticipados, los Las limitaciones en el camino recorri-
subsidios agrícolas otorgados por el I.A.P.I., do son reconocidas por el mismo Presidente
la rebaja en dos puntos de las tasas de in- Juan Perón en la presentación efectuada ante
terés para el crédito agrario y una mayor los legisladores del Segundo Plan Quinque-
mecanización de las tareas rurales (Plan nal. Dice entonces que:

31
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
El 1er. Plan Quinquenal realizó fundamen- Reflexiones a las puertas de la
talmente la reforma económica, echando
las bases de la Independencia y de la Eco- Argentina sojera
nomía Social, para afianzar la Justicia So-
cial y refirmar la Soberanía Política. El 2do. Con el derrocamiento de Juan Perón
Plan Quinquenal tiene como objetivo fun-
los sectores populares y la clase media baja
damental consolidar la Independencia Eco-
nómica, para asegurar la Justicia Social y quedan desplazados en la distribución del
mantener la Soberanía Política (CAMARA ingreso, en medio de un frágil equilibrio po-
DE SENADORES DE LA NACION, 1953, lítico. Son tiempos de restauración para los
p. 15, grifo nosso).
grupos dirigentes hechos a un lado por Juan
Los verbos empleados en el discurso Perón. Priman nuevamente los intereses
– aquí especialmente subrayados – definen agropecuarios y la Sociedad Rural Argenti-
tiempos de ajuste para el conjunto de la so- na manifiesta su apoyo explícito al gobierno
ciedad argentina, propuestos desde la cúpu- de facto, quien se hace eco de sus reclamos
la gubernativa y partidaria. dando lugar a los desalojos y a la libre con-
La heterogeneidad del peronismo se ex- tratación mediante una nueva ley de ar-
plicita en las modificaciones económicas que rendamientos rurales. Son decisiones que
el gobierno de Juan Perón debe introducir complementan varias medidas comerciales
para adecuarse a los tiempos, obligándolo a y financieras en beneficio del agro. Parte de
una adaptación del discurso oficial – cada vez los sectores agrarios se reagrupan y el 18 de
más identificado con el partido – corrigiéndo- setiembre de 1956 se funda CONINAGRO
se y dando muestras de “profesar una orto- (entidad cooperativa de tercer grado), en
doxia para con los mandatos de la realidad, tanto cobra fuerza el accionar de los consor-
que suele contrastar con las ortodoxias doc- cios regionales de experimentación agrícola
trinarias”, según afirmara Arturo Jauretche (CREA) para llevar adelante un esfuerzo ru-
al asumir su cargo de Presidente del Banco ral coordinado. El poder económico agrario
de la Provincia de Buenos Aires durante la se fortalece, toma de decisiones, reclama y se
gestión del gobernador bonaerense Domin- mimetiza con el poder político.
go Mercante (GIRBAL-BLACHA, 1993, p. 3). La “segunda revolución agrícola”
En estos términos se refuerzan las bases de (COSCIA, 1984), definida por los cambios
poder de los grandes propietarios y estancie- tecnológicos, avanza. Ya en 1957 con la cre-
ros, quienes tendrán un papel relevante en el ación del Instituto Nacional de Tecnología
derrocamiento de Perón (setiembre de 1955) Agropecuaria (I.N.T.A.), se advierte que las
y en la política económica implementada por sugerencias de la CEPAL a través del Infor-
los hombres de la Revolución Libertadora y el me Prebisch de 1956, no pasan desapercibi-
desarrollismo liderado por el radical intran- das para el plan neoliberal implementado
sigente Arturo Frondizi, después. como refuerzo de la hegemonía agropecu-
aria tecnificada y recompuesta en favor del
comercio exterior argentino (REPUBLICA
ARGENTINA, 1979-1980, p. 522). En estos

32
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
nuevos tiempos, el Estado entiende que es ción al modelo de dependencia tecnológico
“conveniencia nacional” encauzar el comer- industrial, las desigualdades interregionales
cio de granos por el libre juego de la oferta y se agudizan y las migraciones internas y de
la demanda, con respaldo estatal, a través de los países limítrofes hacia áreas urbanas en-
los “precios sostén” para “asegurar al agri- grosan el sector terciario.
cultor su independencia económica” (COS- Cuando en la segunda mitad de la dé-
CIA, 1984, p. 59). cada del ´60 se instala el Estado Burocrático
Hacia los años de 1960 la reorgani- Autoritario, la devaluación del peso acom-
zación económica apunta a dos cuestiones paña la reforma económico-financiera para
básicas: el sistema cambiario y el comercio nivelar el presupuesto y sanear el gasto
exterior. Se elimina el régimen del control de público. La agricultura a porcentaje, más
cambios, la estabilidad económico-financie- diversificada, introduce en el escenario del
ra pasa a ser regida por la intervención del campo argentino la figura del contratista
Banco Central de la República Argentina, se tantero (por cosecha o por año) entre fines
devalúa el peso y se propone la transferencia del decenio de los ´60 y los años ´70. El suje-
del ingreso del sector industrial y salarial al to agrario se desdobla, al separar el propie-
agrario. Una progresiva abolición de los con- tario de la tierra de aquél que ahora posee
troles de precios se conjuga con un sistema el capital, el conocimiento y la tecnología.
de retenciones (dólar agrario) sobre el valor Ambos componentes (tierra y capital) no
de la exportación de productos agropecua- se presentan necesariamente unidos. El au-
rios (20% para cereales y semillas y 10% para mento de la renta agropecuaria y del precio
carnes vacunas), procurando prevenir una de la tierra fomentan las explotaciones “in-
posible caída en los precios externos y evitar tensivas” (BALSA, 2006). Se retrae el tamaño
que el sector exportador retenga ganancias de las unidades productivas para ganar en
que alteren el tipo de cambio. El mercado eficiencia y rendimiento. Entre 1960 y 1973
interno paga los costos del ajuste, en medio el volumen de cereales y oleaginosas crece
de la inflación, un elevado endeudamiento a una tasa media de 2,7% (BARSKY; GEL-
externo y costos de producción agropecua- MAN, 2009, p. 427-438).
ria crecientes que neutralizan parcialmente La desaceleración industrial de las
los beneficios del “precio sostén” y de la re- economías centrales, la economía estadouni-
forma cambiaria (BARSKY; GELMAN, 2009, dense (pérdida de competitividad, caída de
p. 389-425). la productividad, déficit de sus cuentas ex-
El aumento de las exportaciones agra- ternas, política monetaria expansiva) y el as-
rias sigue siendo básico para equilibrar censo en los precios del petróleo, aumentan
nuestra balanza de pagos e incrementar la la oferta financiera para el Tercer Mundo al
capacidad importadora. Respecto de la agri- inicio de los 70, cuando se sacude la estruc-
cultura, el principal beneficio recibido por tura mundial de pagos. La disponibilidad de
las producciones típicas de la región pampe- dólares crece. Los términos del intercambio
ana, es la diversificación. Se opera la integra- sienten el impacto de esta red de aconteci-

33
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
mientos. La balanza de pagos argentina se poraciones agrarias constituidas en el siglo
alivia ante la disponibilidad de capital ex- XIX o en el XX, que suman su acción al de
terno, en medio de un proceso inflacionario otras más nuevas, formadas como expresión
y con tasas reales de interés que son bajas de esa adecuación del sector rural a las con-
hasta 1982. La suma de estos factores incen- diciones de modernización y globalización
tiva el endeudamiento argentino. Se diseña actuales. Como manifestación del cambio
un cambio para el agro argentino que abrirá las unidades productivas mejoran su nivel
las puertas al país sojero. de eficiencia, acotando superficies y elevan-
Si en los años de 1930 la crisis mundial do rindes. La tecnología rural se expande,
se origina en los países centrales y se trans- mientras se asiste a una diversificación del
mite a la periferia, en los primeros años de mundo agrario, en su cúpula y en sus bases.
la década de 1970 la recesión se genera en El lenguaje de la información pone
los países de la OPEP y es mucho más com- el acento en la estadística, en la tecnología,
pleja. Durante los años ´30 la disponibilidad mientras se invisibilizan los actores que es-
de capitales extranjeros es escasa, en los ´70 tán detrás de las categorías de análisis y con-
es considerable. En los ´30 bajan las cotiza- ceptuales. El mercado asume un rol central
ciones de los productos agrícolas y se dete- en su consolidación. La agri-cultura parece
rioran los términos del intercambio. Si bien desvanecerse frente al agro-negocio, en tanto
hacia 1970 el volumen de las exportaciones “forma de una producción gestionada por
asciende, los términos del intercambio se de- una serie, por lo general desconocida para la
terioran más entre 1973-1983 que entre 1929- sociedad” (ROJAS VILLAGRA, 2012, p. 17),
1938 (MADDISON, 1988). aunque con su accionar alteren los hábitos
La continuidad entre el pretérito y el socioculturales agrarios.
presente de una Argentina históricamente Las innovaciones avanzan junto con la
rural se advierte haciendo un simple repa- rentabilidad económica para reconfigurar
so de los hitos fundamentales de su pasado. el sistema de producción agrícola y de ali-
Los protagonistas se vinculan a las etapas de mentos. La tierra en tanto unidad producti-
producción y comercialización agraria. La va – como se expuso – pierde valor intrínse-
dirigencia argentina se enlaza con el queha- co frente a la tecnificación rural, la siembra
cer rural; siendo la adecuación a los tiempos directa, el uso de semillas transgénicas, de
el rasgo que define al sector como dinámico fertilizantes, plaguicidas y herbicidas. En
y modernizador para la economía del país. suma el granero del mundo sería desplazado
La Argentina agrícola no rompe los la- por el modelo del agronegocio al amparo
zos con sus orígenes. De ellos conserva vi- de la expansión sojera; una agricultura sin
gente la importancia de la producción típica agricultores, que se ven obligados a migrar
de la pampa húmeda, ahora diversificada y y abandonar la cultura del trabajo con sus
beneficiada por el avance tecnológico y una valores intrínsecos.
mayor eficiencia. También expresa su conti-
nuidad a través de la permanencia de cor-

34
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
Abstract ciais agrários e o Estado dialogam e dis-
cutem, criando uma complexa relação
Argentinean history is linked to the de poderes. Uma narrativa histórica crí-
means, production and rural commer- tica, que atenda aos diversos setores do
cialisation. It is useful to diagnose and poder rural, às relações entre si e entre
understand the Argentinean situation eles e o poder político, motiva a reflexão
in the international order, knowing and deste estudo, que procura compreender
recognising its livestock and commercial uma Nação configurada sobre bases ru-
origins associated with the agro-export rais, ainda que a sociedade tenha uma
modernity, the limitations of agrarian frágil memória sobre aspectos substan-
horizontal expansion and the crisis that tivos de seu passado agrário.
lead to economic regulations from the
State. The agrarian social parties and the Palavras-chave: Agricultura. Política. Ter-
State discuss, irritating a complex power ritório. Argentina.
relationships in its changing area. A cri-
tical historical track that pays attention
to the various areas of rural power, their
Referencias
relationships with each other and with
ANSALDI, Waldo; MORENO, José Luis
one another and with political power,
(Comp.). Estado y sociedad en el pensamiento
promotes the reflexion of this study. Al- nacional: antología conceptual para el análisis
though the society has a fragile memory comparado. Buenos Aires: Cántaro, 1989.
about substantial aspects of its agrarian
BALSA, Javier. El desvanecimiento del mundo
past, the study leads to understand a na-
chacarero: transformaciones sociales en la agri-
tion formed over rural basis.
cultura bonaerense.1937-1988. Bernal: Univer-
sidad Nacional de Quilmes, 2006.
Keywords: Agriculture. Politics. Terri-
BARSKY, Osvaldo; GELMAN, Jorge. Historia
tory. Argentina.
del agro argentino: Desde la conquista hasta
comienzos del siglo XXI. 3. ed. Buenos Aires:
Resumo Sudamericana, 2009.
BOTANA, Natalio. El orden conservador: La po-
A história da Argentina vincula-se ao lítica argentina entre 1880 y 1916. Buenos Ai-
meio, à produção e à comercialização ru- res: Sudamericana, 1979.
ral. Conhecer e reconhecer suas origens CACIP. CONFEDERACION ARGENTINA
pecuárias e mercantis, associadas à mo- DEL COMERCIO, LA INDUSTRIA Y LA PRO-
dernidade agroexportadora, às limita- DUCCION. Actas de la Tercera Conferencia Eco-
ções da expansão horizontal agrária e às nómica Nacional, 2 al 12 de julio de 1928. Bue-
crises que induzem a regulação econô- nos Aires: CACIP, 1928.
mica por parte do Estado são úteis para CÁMARA DE SENADORES DE LA NACIÓN.
o diagnóstico e a compreensão da situa- Diario de Sesiones. Buenos Aires: HCN, 1950.
ção argentina no contexto internacional. CARMAGNANI, Marcelo. Estado y Sociedad en
Nessa paisagem mutante, os atores so- América Latina, 1850-1930. Barcelona: Crítica, 1984.

35
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36
COMITÉ NACIONAL DE GEOGRAFIA. ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE
Anuario geográfico argentino. Buenos Aires, 1941. SOCIOLOGÍA RURAL, 6, 2002, Porto Alegre.
p. 203-204. Atas… Porto Alegre: Ufrgs, 2002. 1 CD.
COSCIA, Adolfo. La segunda revolución agrícola MCGANN, Thomas. Argentina, Estados Unidos
en la región pampeana. Buenos Aires: C.A.D.I.A., y el sistema interamericano. 1880-1914. Buenos
1984. Aires: Eudeba, 1960.
GIRBAL-BLACHA, Noemí. Acerca de la vi- NOVICK, Susana. I.A.P.I.: auge y decadencia.
gencia de la Argentina agropecuaria. Estado Buenos Aires: CEAL, 1986.
y crédito al agro durante la gestión peronista O´CONNELL, Arturo. La Argentina en la de-
(1946-1955). The Americas, Wáshington, v. 56, presión: los problemas de una economía abier-
n. 3, p. 77-102, Jan. 2000. ta. Desarrollo Económico, Buenos Aires, v. 23,
_______. Estado, chacareros y terratenientes n. 92, p. 479-514, enero/marzo 1984.
(1916-1930): Política agraria y relaciones de po- ORTIZ, Ricardo. Historia económica de la Argen-
der. Buenos Aires: Centro Editor de América tina, 1850-1930. Buenos Aires: Plus Ultra, 1964.
Latina, 1988. t. 2.
_______. Historia del Banco de la Provincia de PRESIDENCIA DE LA NACIÓN. 2do Plan
Buenos Aires: Gestión del Doctor Arturo Jau- quinquenal. Buenos Aires: Subsecretaría de In-
retche (1946-1950). Buenos Aires: Banco de la formaciones, 1953.
Provincia de Buenos Aires, 1993.
_______. El campo recuperado por Perón 1944-
_______. Mitos, paradojas y realidades en la Ar- 1951. Buenos Aires: Subsecretaría de Informa-
gentina peronista (1946-1955): una interpretaci- ciones, 1951.
ón histórica de sus decisiones político-econó-
micas. Buenos Aires: Universidad Nacional de _______. Plan de Emergencia Económica 1952.
Quilmes, 2003. HORA, Roy. Los terratenientes Buenos Aires: Subsecretaría de Informaciones,
de la pampa argentina: una historia social y polí- 1952.
tica, 1860-1945. Buenos Aires: Siglo XXI, 2003. REPUBLICA ARGENTINA. Anuario Estadís-
IANANTUONI, Domingo. 2do. Plan quinque- tico de la República Argentina, 1979-1980. Bue-
nal al alcance de los niños Buenos Aires: Luis nos Aires, 1979-1980.
Lasserre, 1953. ROCK, David. El radicalismo argentino, 1890-
LATTUADA, Mario. La política agraria peronista 1930. Buenos Aires: Amorrortu, 1997.
(1943-1983). Buenos Aires: CEAL, 1986. ROJAS VILLAGRA, Luis. Actores del agronego-
LLACH, Juan José. El Plan Pinedo de 1940, su cio en Paraguay. Asunción: BASE-ICCO-Diako-
significado histórico y los orígenes de la econo- nia, 2012.
mía política del peronismo. Desarrollo Económi- SCOBIE, James. Revolución en las pampas: His-
co, Buenos Aires, v. 23, n. 92, p. 515-558, enero/ toria Social del trigo argentino, 1860-1910. Bue-
marzo 1984. nos Aires: Solar, 1968.
MADDISON, Angus. Dos crisis: América y SMITH, Peter. Carne y política en la Argentina.
Asia 1929-1938 y 1973-1983. México: FCE, 1988. Buenos Aires: Paidós, 1968.
MANUAL del Peronista. Buenos Aires, 1948.
MATEO, Graciela. La Asociación de Coope-
rativas Argentinas como centro generador
de servicios sociales. In: CONGRESO DE LA

36
História: Debates e Tendências – v. 16, n. 1, jan./jun. 2016, p. 17-36