You are on page 1of 56

NOPRÓLOGOS

15 años

Prólogos Clases 02.indd 1 31/10/18 11:40


Prólogos Clases 02.indd 2 31/10/18 11:40
NOPRÓLOGOS

SPINOZA CONTEMPORÁNEO I

LEER, ESCUCHAR, ESCRIBIR

AL ACECHO
Apología de la viola d’amore

GALERÍA

MANUAL DE USUARIO

PROPUESTA METODOLÓGICA DE UN SISTEMA DE VARIABLES


QUE LE PERMITE AL LECTOR MEDIR EL VALOR ÉTICO
DE ESTE LIBRO Y QUIZÁ INCLUSO DE OTROS

SPINOZA CONTEMPORÁNEO II

UN FANTASMA ME PIDIÓ EL DOCUMENTO DE POLITICIDAD


Y YO ME LO HABÍA DEJADO EN CASA

OBRA DE LOS PASAJES POSPOLÍTICOS

LOS MAREADOS
Tango pospolítico

LLEGADA AL PAÍS DE LOS MOLÉCULOS

LEIBNIZ IN THE SEA WITH DIAMONDS


Para una historia alucinada de la filosofía

Prólogos Clases 02.indd 3 31/10/18 11:40


SPINOZA CONTEMPORÁNEO
Prólogo a la primera edición de Gilles Deleuze, En medio de Spinoza, octubre de 2003

I.
Sin duda fue Althusser quien lo puso en la frontera de una época, la fron-
tera que señalaba su propia obra. La señalaba porque reunía los elementos
propios de una época y los hacía tender hacia un extremo que no soportaba
la tensión. Una crisis bien entendida es precisamente esto. No una decaden-
cia de los caracteres que definen un momento, sino una tendencia de esos
mismos elementos a hacer estallar los límites del conjunto que los contiene.
Spinoza de aquel lado del borde. Y cuando finalmente estalla, Spinoza
también de este lado. Como convocado primero a definir las condiciones
que producen la crisis, y a definir luego las condiciones que ella produce.
Definitivamente como si su obra delimitara en el siglo xvii la clave de nues-
tra más estrecha contemporaneidad.
Claro que esto se ha dicho de muchos, de prácticamente todos los au-
tores que son presentados en un prólogo: “su pensamiento permanece ab-
solutamente actual”; “sus reflexiones aún resuenan en el presente”. Pero en
el caso de Spinoza esto desborda tanto las relaciones formales de los clichés
editoriales como las de la historicidad académica.
La maravillosa singularidad de este desborde es que ocurre como por
debajo de aquellas relaciones. Es un desborde que ocurre antes de estar
contenido en cualquier historia del pensamiento filosófico. Esa extraña afi-
nidad está más allá de los bordes del continente académico pero no porque
haya rebalsado.

Prólogos Clases 02.indd 4 31/10/18 11:40


Algo rompe la cronología y cada vez que esto ocurre se impone un pro-
blema de tiempo. La imagen de Spinoza, recortada en la Holanda rena-
centista, se adhiere mal a nuestra época. O se adhiere bien como reliquia,
seca de tiempos. Apreciamos su firme y sereno escribir, pero su estilo nos
esquiva, nos provoca un permanente desajuste. De todos modos no es solo
la ejecución. La música misma no se acomoda a nuestros oídos.
Sin embargo, algo nos irrita como en cómplice proximidad. Sentimos una
afinidad extraña. Un Spinoza aledaño. Y no porque fugue de su época en una
separación propia de filósofo puro y atemporal. Algunos creerán unírsele en
una estación de aquel viaje de ensueño. Delatan así más su propia atempora-
lidad que la del filósofo. Tendrán, seguramente, su Spinoza imaginado.
Spinoza se encuentra tomado por su época, pero no en un sentido inme-
diato. Rara vez lo veremos “políticamente comprometido”. Sólo oblicua-
mente se interesará por la realpolitik de su época. Guardará pues una cauta
distancia del primer plano ficcional en el que la mayoría de los hombres
padecen su falta de filosofía.
¿Qué es lo que pasa entonces, más allá de dicha inmediatez, en el tiempo
que envuelve a Spinoza? ¿Qué pasa en su siglo xvii? Es un tiempo –llamé-
moslo así– de trance ontológico. Una especie de nudo temporal en el que se
han condensado todos los problemas del ser al modo de un enorme pliegue
trágico. En él se dibuja aún tenue, como una constelación que solo se adi-
vina a la distancia, una razón humana otra. No mucho más tarde sacará ella
cuentas y resultado: Dios ha muerto.
Si es cierto que los asesinos siempre encarnan de algún modo la posición
que suprimen, una vez muerto el Padre, será el hijo predilecto quien vuelto
“Hombre” ocupe su lugar. Sin embargo, lejos se estará con este acto de
poner fin al nihilismo. Se tratará más bien de una Restauración. Como de
una continuidad lógica.
Lo indefinido aún en aquel tiempo-pliegue eran los nuevos sometimien-
tos, los nuevos signos, las nuevas ficciones e instituciones a las que se so-
meterían los hombres para sostener su existencia autodespreciada. Nuevos
edificios morales y de conocimiento. Un teologismo sin Dios teológico. Un
tiempo en el que cada primera piedra es todavía signo de una violencia... y
de un delirio.
Hombres delirantes. Dicho por Spinoza: quieren que toda la naturaleza
sea cómplice de su delirio y, fecundos en ridículas ficciones, la interpretan
de mil maravillosos modos. Delirios que no por ser tales deben ser descar-

Prólogos Clases 02.indd 5 31/10/18 11:40


tados, sino ante los cuales tendremos que batirnos siempre. Spinoza peleará
sin descanso; inclinará su lente y sus estocadas hacia los viejos y nuevos
signos delirantes, esos absurdos. Pero no lo hará a su vez sin echar luz sobre
toda la vida expresiva que queda a las espaldas: aquella alegre y desconocida.
Decir entonces que Spinoza está tomado por su época es a la vez la exi-
gencia de asumir una temporalidad intensa. Ni la temporalidad plena que
pone al pasado como lo otro, ni la atemporalidad que lo pone como lo
mismo. Es la singularidad de una época y los pocos modos de lectura y
de vida que la encarnan. Eso es Spinoza. Quizás esto explique algo de su
irritante inminencia.
Hay épocas apremiantes. Se dibuja hoy igualmente tenue, como una nue-
va constelación que solo se adivinará a la distancia, otro borde de la mo-
dernidad. La experiencia moderna, cuyas primeras piedras se ponían en los
tiempos de Spinoza, entrega hoy sus últimos respiros extenuados. El amplio
dispositivo de protección ante el peligro que constituye la vida, surgido a
modo de huida de aquel incierto nudo-pliegue, se deshace. Como si el ropaje
prolijo que ocultó la maraña comenzara a deshilacharse. La experiencia de la
propia desnudez y la desértica intemperie del mundo. ¿De qué manera nos
vestiremos? Nadie parece por ahora atinar con un nuevo traje.
Se delimita así un campo para aquella extraña afinidad. Un tiempo sin-
gular en una zona-frontera. Ambos bordes de la modernidad. Un mejor
oído para las preguntas. Disposición práctica y gusto salvaje. Afán de mis-
terio y juego de desvíos. Una deriva indeterminada.
Es entonces una afinidad tan anterior a la historia del pensamiento filo-
sófico, que ni siquiera reclama su Nombre. No hay hoy spinozistas por fuera
del mundo académico. Y sobre todo no es necesario que los haya. No hay spi-
nozistas prácticos, como sí hubo marxistas prácticos, aplicadores de la teoría.
Spinoza estalla contemporáneo en una afinidad sin Nombre que está en
los núcleos del pensamiento práctico que aprendemos en y que sostienen
nuestras experiencias individuales y colectivas contemporáneas.

II.
Hemos hecho la experiencia de una desolación. Y la destrucción de un me-
canismo. La propia ausencia. Y la destrucción del llamado de la totalidad.
Hay ante todo la experiencia de una diáspora: en la totalidad, siempre que

Prólogos Clases 02.indd 6 31/10/18 11:40


se mire bien, no hay nadie. Como si fuera un vacío. Un vacío lleno, puesto
que ahí están todo y todos. Y al mismo tiempo no hay nada ni nadie.
Cada época define su problema en torno a un idealismo. El de la nuestra
es el idealismo de la totalidad. Y un circuito desgastado, transitado mil e
infinitas veces; tanto que se desgasta. Se astilla. Se pudre como un muelle.
Se desclava y destartala. Tambalea y cruje. Cada vez que la totalidad nos
convoca a transformarla, a reformarla, a conservarla, destruirla, cada ené-
sima vez no estamos. ¿Se entiende que no es escepticismo? No es que no
hemos podido. No estamos. En la totalidad no hay nadie. Los circuitos –el
Partido, las elecciones, el empleo, etc.– se astillan. Cada circuito conduce
un desierto de ser. Ser en desierto. ¡Desertores!
Hay un sentido del materialismo para nuestra época. El de conducir a
los desertores. Conducir unos circuitos de vida en paralelo al idealismo
de la totalidad. Entonces, no que la totalidad no exista, sino que solo
está en los modos en los que existe, y estos modos no son reductibles.
Pensar en paralelo. Entrever la singularidad del modo. Desverticalizar el
ser. No hay problemas de totalidad para la vida de una persona. Nadie
tiene como problema “ser desocupado”. Tiene, sí, unas distancias a co-
sas y personas concretas que se han estirado, tiene la angustia como un
estiramiento de su espacio, tiene incluso la desaparición en su espacio
de algunas cosas y personas, tiene sus contactos precisos que se activan
ahora de otro modo, tiene incluso determinadas ocupaciones. Para cada
existencia (individual o colectiva), hay solo problemas de su cuerpo en
relación con los otros, cosas o personas, de cómo estas relaciones concre-
tas se componen de tal modo que angostan o ensanchan la existencia. Y
esto va tanto para un colectivo que organiza y protege relaciones comu-
nitarias como para el capitalismo que habita concretamente nuestra vida.
Nadie encuentra nada diciendo “soy anticapitalista” o “soy explotado”.
En la totalidad no hay nadie.
Buscar entonces qué podemos y qué no en la trama de relaciones que
componemos. Toda la crítica epocal a los partidos políticos y las organi-
zaciones sindicales, bien entendida y en el fondo, no es más que esto: si la
organización de un colectivo está en relación a la función y los deberes defi-
nidos en una totalidad o en relación a modificar la existencia de quienes lo
componen. ¿Ambas? Al mismo tiempo, imposible. Hemos hecho la expe-
riencia y se sigue haciendo. Quien hace lo uno no hace lo otro: paralelismo.
El paralelismo entre el idealismo de la totalidad y el materialismo de la vida.

Prólogos Clases 02.indd 7 31/10/18 11:40


Algo de una física de la vida es necesario para evitar hoy los materialis-
mos idealistas.
Hay luego la experiencia de la incomunicación en el conocimiento. Hay
toda una técnica, hay templos y ritos dedicados a la universalidad del saber.
Del saber ignorar. El drama intelectual de la época no es el de una verdad
estallada. Es el de una incomunicación. El conocimiento no comunica con
existencias, se desconecta. Cada categoría, cada universal, cada clasificación
desconecta. O es función de una desconexión. Para cada desconexión una
noción universal. El problema con lo abstracto no es de epistemología, es
de comunicación de la existencia.
Este drama lo ha vivido cualquiera que no sea lo suficientemente obs-
tinado. Miramos desde afuera y decimos: son reformistas, son trotskistas,
son estatistas, son autonomistas o son desocupados, son de clase media. Es
la noción de una desconexión que no comunica nada en nuestra existencia.
Y luego estamos adentro, hablando y viviendo y encontramos variaciones,
curvas, intensidades. Y ritmos y tonos y modos. Problemas y silencios y
dudas. Infinidad de saberes irreductibles e ideologías locales. Después de
esta experiencia, nunca podríamos usar la categoría universal sin hacer acla-
raciones al infinito sobre todo lo que no dice. Tan al infinito que preferimos
no usarla.
Solo en tanto y al tiempo que componemos esa conexión es que hay co-
municación entre existencias. La comunicación ya no ocurre entre partes.
Es la expresión en el pensamiento de una vida común en ese común. Se
comunican extrañamente en ese común. Y hacia afuera tienden a incomu-
nicar. ¿Cómo expresar adecuadamente eso que no somos? ¿Cómo comu-
nicar un exterior? ¿Cómo comunicar a un exterior? Necesariamente, no
hay forma de comunicarse una desconexión. Imaginamos para la serie de
desconexiones que no podemos entender, una totalidad que la hace funcio-
nar, dotada de una voluntad o un telos. Más precisamente de una voluntad
y un telos, ya que solo de un ente dotado de voluntad puede esperarse que
se ponga fines.
Entonces, solo entendemos aquella realidad que somos en una serie de
conexiones. Basta como demostración el hecho de que nunca aplicamos
nociones universales a nosotros mismos, o al colectivo del que formamos
parte y sus actividades. Nunca tenemos una respuesta total y universal
cuando se nos pregunta ¿por qué hacen lo que hacen? Infinidad de encru-
cijadas cercanas, de tactos intuitivos lejanos, de nudos prácticos de existen-

Prólogos Clases 02.indd 8 31/10/18 11:40


cia... Esas cosas no se saben, se comunican. En todo caso, cuando damos la
respuesta total y universal, sabemos muy bien que estamos mintiendo. Hay
que compartir una vida para no mentir.
La tercera experiencia es la de un disgusto. Es quizás la primaria. Hay
algo del paisaje que se afea cuando habla un “crítico”. Dibuja mil miserias y
una mueca de asco en nuestras caras. Mil miserias diarias desde el crítico de
cine hasta el crítico filósofo, pasando obviamente por el político y el perio-
dista: los sufrimientos del país, la vanidad humana, la vacuidad, la tragedia.
La crítica filosófica. La tradición crítica.
Pero no son solo las miserias. No es ese el problema. Es una cuestión
de composición del paisaje. Es el modo en el cual el crítico compone un
paisaje en el que a cada miseria de las mil, le corresponde una de mil formas
de salvación. Por separado sería otra cosa. Pero en la composición, en esa
composición...
Se ilumina un goce en el paisaje completo. El crítico (que es también el
crítico en el colectivo, en la calle, en el kiosco de diarios, etc.) es la función
social de un disfrute. Un disfrute perverso de un juego de distancias. Dis-
tancia entre dos imágenes –la de la miseria y la de la salvación– que solo
se produce a condición de que aparezcan juntas. ¿Cuánto falta para llegar
desde esta miseria a la salvación? Tan cerca ahora, tan lejos después pero
siempre a distancia... midamos un poquito más... midamos... ¿Por qué se
produce este goce? No lo sabemos. Pero intuimos que es el soporte psíquico
positivo de una vida miserable: cuanto más mal esté el mundo, más goce.
La tercera es, entonces, la experiencia del disgusto ante el morbo del crítico.
Una última: la experiencia del desgaste en el poder y de los bajos de
poder, que es la experiencia de una parcial pero fundamental ineficacia. ¿Se
pueden hacer cosas en el poder, en cualquier situación de poder? Sí, claro.
En el poder se pueden hacer cosas... en el poder. Se puede hacer un poder
más compartido y deliberado en el poder, un poder menos policíaco en el
poder, un poder más asambleario en el poder, etc. Pero nunca en el poder
y por el poder, en cualquier situación, se ha podido hacer algo más allá del
poder. Se cambian correlaciones de fuerzas, se rompen y arman alianzas, se
hace ingeniería electoral e incluso se organizan enormes asambleas. Cam-
bios en el poder. Importantes cambios en el poder. Pero Afuera nada.
Esto cansa, agota energías, angustia. Desgasta. Probablemente solo con-
tinuamos porque esto es insumo para la economía del goce por la crítica.
Afuera, entiéndase, es toda nuestra vida que ocurre más allá del poder.

Prólogos Clases 02.indd 9 31/10/18 11:40


Y repentinamente algo ocurre Afuera. Algo que en el poder no se es-
peraba o algo que en el poder se anunciaba desde hacía 10 años y nunca
pasaba –se gozaba pero no se esperaba–. Una patada a los ojos abiertísimos:
¡Afuera vive más allá del poder! Como en paralelo, Afuera se mueve y muta,
se incalcula. Se descubre para esos ojos abiertísimos un existir sinuoso del
poder en la vida, bajos y altos de poder, curvas. Más allá del idealismo del
poder está el poder en la vida, pero como una zona de dunas.
Descubrimos los bajos de poder. Hay zonas espaciales o temporales en las
que el poder se achata, como si se diluyera, se aplanara hasta tal punto que
queda como piso, como apoyo de nuestro andar. Queda abajo. Infinidad de
actividades, de organizaciones de actividades, de contactos y encuentros no
exigen el problema del poder. No exigen mandato u obediencia (ni siquiera
del tipo ultrademocrática). Son los bajos de poder. Y luego los altos. Son
curvas de poder. Es una función: a cada relación de desconexión-incomuni-
cación entre existencias (o a cada grado de esa relación) le corresponde una
(o un grado) de mandato/obediencia.
Esto es una experiencia cotidiana básica: cuando alguno se me presenta
como extraño reclamo una instancia que me lo regule (sea con violencia
democrática si es que acordamos, o sea de la otra). No es tan difícil ser el
Estado. Vivir como Estado cotidianamente. Por esto el poder es amigo del
individualismo. Por esto lo es de las nociones universales. Por esto el poder
no es contingente. Está en una determinada zona de la vida, en el grado que
necesariamente le corresponde a las relaciones que la componen.
Pero es por esto que, al tiempo que importante, es siempre secundario.
No son las relaciones de poder que mantenemos las que definen las relacio-
nes que componen nuestra existencia, sino a la inversa: finalmente nuestra
existencia es siempre lo que puede ser y solo en función de ello mantene-
mos o no relaciones de poder.
Experiencias sin Nombre, que ocurren mucho más acá de la historia del
pensamiento filosófico. Es a este pensamiento práctico que le llega Spinoza
como una afinidad.

III
Como sea, no es del todo cierto que “le llega Spinoza”. Como ocurría don-
de la causa sui fundaba la causalidad estructural, Spinoza fundaba el mate-
rialismo histórico y el paralelismo la diferencia específica, lo que tenemos

Prólogos Clases 02.indd 10 31/10/18 11:40


de este lado no es estrictamente Spinoza. Hoy nunca lo leemos, es impo-
sible. Lo que agrega complejidad a aquella afinidad es que el pasaje que la
conduce tiene un nombre de tremenda singularidad. Hoy nunca leemos
a Spinoza, sino ese pasaje a un lugar preciso de nuestra época que lleva el
nombre de Gilles Deleuze.
Dicho pasaje no es un simple puente que uniría dos orillas definidas. Es
más parecido a un río revuelto que lo quiebra. Que inunda orillas. Ahí está
Spinoza. Está Deleuze. ¿Están ahí solos o juntos? ¿Qué es cada uno a cada
instante?
¿Está Spinoza tal cual fue? De ningún modo. Ninguno de ellos permitiría
tal imposible simpleza. Entonces, ¿Deleuze ha inventado su propio Spinoza?
Sinceramente, es la primera sensación que se tiene. Pero ni un solo instante
pierde su rastro. En ningún momento le ofrece a Spinoza un cuerpo extraño
al suyo. Pero, ¿no lo ha forzado un poco? ¡Válgame Dios! ¡Claro que sí!
Pero lo ha hecho en un sentido estricto, casi rígido: ha desplegado los
impensados de Spinoza. Merleau-Ponty dijo en una ocasión que heredar un
pensamiento significa lidiar con sus impensados. No un vacío a llenar sino
más bien un posible a desplegar. Un impensado en Spinoza y no algo que él
no pensó. Algo solo es pensable en el dominio por él circunscrito. Deleuze
gustó (in)definir su relación con Spinoza como un estar en medio de aquel.
¿Qué hace pues, Deleuze, en medio de Spinoza? En su primera inmer-
sión, Deleuze acoge la división que aquel formulaba entre distinciones nu-
méricas y distinciones reales. Consiste en delimitar aquellas distinciones
mensurables –división del mundo en partes obtenida por la actividad de
la razón– de las distinciones reales o sustanciales –diferencia cualitativa de
grados intensivos– que no tienen expresión numérica. Esta delimitación,
pensada por Spinoza, le permite proponer la existencia de una única sus-
tancia para todos los atributos, valorar la entidad de los modos, pensar la
relación finito-infinito y, en fin, demostrar el carácter necesario del Ser.
Más aún, llevando la distinción real al absoluto, la teoría de Spinoza se hace
capaz de expresar la diferencia en el Ser y alumbrar la vida de las singulari-
dades en un mismo plano ontológico de variación universal.
Llegados a este punto ya no sabemos a ciencia cierta quién es el que
habla. Las aguas están movidas. Es el efecto de una zambullida. El texto
trabajado –ya no el original, pero tampoco el sujeto que lo trabaja– hace
lo suyo. Como si tuviera vida propia. Hablan proposiciones que habitan
efectivamente la obra de Spinoza como efecto de la lectura de Deleuze.

Prólogos Clases 02.indd 11 31/10/18 11:40


¿Qué nuevos posibles actos del pensar están ya en esa vieja obra? Para
Deleuze, el fundamental está implicado en el concepto –pensado e impen-
sado– de expresión. El pensamiento de la expresión asume toda la comple-
jidad implicada en la relación entre el Uno y lo múltiple –la Sustancia y
los modos en Spinoza–. Remite a un principio sintético: la complicación,
que designa a su vez la presencia de lo múltiple en el Uno y del Uno en lo
múltiple.
Pero esto que suena a hermosa filosofía pura no habla más que de aque-
lla alegre y desconocida vida expresiva. Esta vida, opuesto inconciliable de
signos y representaciones, es la que estará siempre complicada. Por eso el
desajustante verbo de Spinoza. Por eso la ingobernable escritura de Deleu-
ze. Son pensamientos que reanudan el movimiento del mundo, creando los
conceptos acordes al continuo estado de excepción que es su regla. Pensa-
mientos como variaciones de aquella vida expresiva.
Estos pensamiento pueden no decirnos nada. Porque al tiempo que
componen intensamente en un punto, se desentienden del resto con igual
fuerza. Esos escurridizos pueden abandonarnos en cualquier momento.
Pero esto mismo –tardíamente lo sentimos– es lo que hace posible y nece-
saria una afinidad temporal.
Es en función de esta afinidad indefinida pero delimitada por esta cons-
telación compuesta de la obra de Spinoza, de nuestra propia experiencia
epocal y del pensamiento de Deleuze que presentamos este libro.

Prólogos Clases 02.indd 12 31/10/18 11:40


LEER, ESCUCHAR, ESCRIBIR
Prólogo a Gilles Deleuze, Derrames entre el capitalismo y esquizofrenia, mayo de 2005

Hay en la música Antigua una yuxtaposición constante de variaciones sepa-


radas por cadencias que no conduce hacia ninguna parte. Siempre se dice lo
mismo, pero no tanto. Como voces humanas en un diálogo de locos.
Suceden muchas cosas, siempre suceden. Una erosión, un polvo que
vuela, se golpea, erosiona, rebota y forma un montículo. O dos, o tres…
Contra un zócalo, sobre un ramita en el piso, en un agujerito de la pared.
No sale en los diarios ni en la tele ni lo discuten los gobernantes. Unos tres
acá, cinco allá, doscientos que se juntaron, un gran quilombo de miles, y
entre esos miles cuatro o cinco otra vez armaron algo extraño que no sale en
los diarios ni en la tele. Minusculidad erosiva/amontonativa. Así funciona.
¿Cómo se lee esto? Hay que hacer una experimentación e ir obteniendo
un método. “Siempre se trata de flujos”, dice Deleuze. ¿Qué hacer con
ese enunciado para que no se vuelva de sujeto a sujeto? Una especie de
retroactiva, de rebote inmediato, de líquido que reviente contra el punto
después de la palabra “flujos” y retorne como una ola sobre el enunciado
manteniéndolo líquido. No es tan fácil leer. No es preguntarse quién lo
dice, cuál su sentido, qué significará ese concepto. No es tan fácil leer un
experimento de escritura. Se requiere un experimento de lectura, que es una
cosa mucho más rara.
Lo cierto es que desde la música se hace mucho más sencillo pensar en
un flujo no representativo, no figurativo, no significativo. El sonido es una
vibración, una cantidad de vibraciones por segundo. Pero eso no interesa,

Prólogos Clases 02.indd 13 31/10/18 11:40


lo que importa es que la definición de la física coincide con la experiencia
inmediata del tipo que se sentó a escuchar música. Claro que hay una infi-
nidad de formas de figurarla, y que no hacerlo es un trabajo. Este es el índi-
ce de que no es la esencia de su materialidad lo que importa, sino más bien
la configuración social y el régimen de los órganos en los que se inscribe.
De todos modos, el punto de partida para cualquier experimento tiene
que ser no represivo.
Primera proposición de lógica infalible generacional, es decir, felizmente
infantil: si la derecha es ultrademócrata, entonces el poder es inmanente.
Y su verificación empírica: la derecha es ultrademócrata, luego cualquier
poder solo puede anudarse antes que nada en la obediencia a sí mismo, en
la unidad y la escisión subjetiva. qed.
De sujeto a sujeto, la música también ha sido dividida, organizada. Pero
a veces se nos escurre. A veces no se puede abrir los brazos extensísimos,
abrazar todo el aire y mandarlo derecho al pecho, al centro de la mismidad.
Es el anti-Kate Winslet en Titanic. A veces no se puede sentir tomando y se
siente dejando correr. En lugar de abrazarla, la vibración gotea masivamen-
te el cuerpo. Se llueve. ¿O acaso se cree que la música se escucha? Para que
se derrame hay que ahuecarse. La música hará huecos.
Si no queda hoy ningún pastor, querer destruirlo es darle vida. Nin-
gún pastor, un único rebaño, y en cada una de las dos orejas de todos,
un eco: ¿qué hago? ¿qué quiero? ¿quién soy? No hay que contestar los
llamados, ni siquiera los del lector, ni siquiera los propios. Orejas pe-
queñas, orejas musicales.
Como si el órgano-oído tuviera alguna ventaja respecto del órgano-ojo.
Como si el órgano-ojo fuera casi una función significante, como una fun-
ción busca-formas, y el órgano-oído por momentos no. Habrá órganos-ojos
más vivos que los nuestros. Esto no importa. Lo importante es indagar en
una experiencia, en sus elementos y mecanismos: si el conocimiento no
comunica, cómo hacer una experiencia de comunicación. Indagar sobre la
experiencia musical para obtener un método.
Como parado y girando sin cuerpo en el medio del aire el oído corta
cada nota y anexa, luego de que es cortada, la que sigue: corte de nota-ane-
xión (que supone un corte). El método es extensible, pero opera siempre
produciendo una mónada y una anexión.
Ya no vamos a dar una clase sobre epocalidad. Intentamos ser tan es-
cuetos como nos es posible. Para el anterior ciclo de luchas, la cuestión del

Prólogos Clases 02.indd 14 31/10/18 11:40


deseo era cómo ponerlo a funcionar más allá del individuo. Para el presente,
parece ser cómo evitar que el deseo colectivo o individual funcione en una
posición de sujeto.
La cuestión no es quién soy, qué hago, qué quiero. En la totalidad no
hay nadie. La cuestión es cómo componer: cómo y qué bloqueo, cómo
y qué corto, cómo y qué anexo. ¿Cómo y qué máquina hago funcionar?
¿Cómo funcionar como pieza de una máquina que bloquee, corte, anexe
el enunciado de tal modo que este permanezca en el terreno de su propia
afirmación sin sujeto?
Suceden muchas cosas. Un montón acá, otro allá, cinco o veinte, mu-
cho se ha hecho en el terreno de las búsquedas llamadas autónomas y
múltiples. Con variedad de desarrollos y resultados, hay en ese terreno
toda una brecha abierta, un funcionamiento efectivo y un pensamiento:
infinidad de organizaciones, grupos y grupúsculos experimentan en nue-
vas relaciones de existencia colectiva. Minusculidad erosiva/amontonati-
va. Así funciona.
Pero cuando se trata de la producción de enunciados, parece haber una
inadecuación importante. Todas las relaciones parecen registrarse en el
modo de la asamblea, la entrevista, la declaración, el diálogo, el manifiesto,
la investigación, el ensayo o… el maldito prólogo. Es solo una intuición.
No hay –o no vemos: órgano-ojo moderno– prácticas de experimentación
en el terreno de la producción de enunciados.
Un experimento es siempre doble y no permite duplicidades: se expe-
rimenta sobre la reacción de una materia y su funcionamiento, pero se
experimenta el propio método de experimentación sobre ella.
No es una innovación de cualquier tipo. Cuando un surrealista lee una
poesía incoherente, grosera, impertinente y el público abuchea, la obra no
es la poesía, es toda la escena. ¿Qué pasa si...? Si hay “arte experimental”,
tendría que operar así. Sin realización prodigiosa ni ojos visionarios: hay
algo del azar y del orden de la probabilidad que funciona más allá del pú-
blico y del artista.
Con la mayor seriedad en el registro y en el método, hay que hacer expe-
rimentaciones enunciativas. Un experimento no es una investigación más
abierta. Un experimento no es una investigación porque se hace bajo la for-
ma “¿Qué pasa si...?”. No tiene más objetivo que poner a andar el hueco de
una indeterminación. La investigación es posterior al experimento, registra
qué pasó. Es necesaria, pero hay que someterla a él.

Prólogos Clases 02.indd 15 31/10/18 11:40


La música hará huecos. Lo molar, formal y musicológicamente ha-
blando, está en fuga: la música se organiza en capas no subordinadas
releyendo la microforma melódica del ornamento molecular. Si se quiere,
hay incluso un paso en el medio: la idea de la “no conducción”. Hay en
la música Antigua una yuxtaposición constante de variaciones (ornamen-
tos moleculares) separadas por cadencias que no conduce hacia ninguna
parte (nota técnica: de allí el llamado “fraseo corto”). Siempre se dice lo
mismo, pero no tanto. Como voces humanas en un diálogo de locos.
Hablamos de producción, de modos de producción, no de innova-
ciones. Y por eso la tradición en esta tarea, que cupo al arte durante
tanto tiempo, pesa más en contra que a favor del artista contemporáneo.
Porque en la “experimentación estética”, el “estética” le gana a la “expe-
rimentación”, la resitúa fuera de la producción y la conduce otra vez y
bajo distintas formas al espectador manos en la espalda parado frente al
cuadro con su conciencia o su inconsciente afectado (que para el caso
da igual, pues un inconsciente no deja de ser un sujeto).
Hoy primero están las letras, una canción se subordina a su letra, se
convierte en su letra, o acompaña a la letra y a su título. Es la operación
menos violenta y más escandalosa, como una invasión del signo, una ane-
xión territorial. Un añadido que se añade sobre sí el conjunto de las vibra-
ciones y produce el fondo milagroso de toda canción: el sentido (sensible
del artista). La letra no tiene la culpa, pero habría que empezar a experi-
mentar con una música sin letra. O empezar por morderse la lengua.
¿Cómo se lee esto? De sujeto a sujeto no se entiende nada o no ha
sido escrito para ser entendido. Nada es más cierto. Si el conocimiento
no comunica, es probablemente porque ocurre como con la música:
cuando la serie dispone de la pieza-oído para que cuelgue en ella cada
nota, lo que queda es el sentido subjetivo de la obra y del que escucha.
“Siempre se trata de flujos”, dice Deleuze, pero si se cuelga ese enuncia-
do a alguna serie, ya está todo perdido, solo queda el sentido subjetivo
de la obra y del que lee. No se entiende nada o nada ha sido escrito para
ser entendido.
Más allá de la lírica, está la figuración serial misma de la canción: intro
- estrofa - estrofa - estribillo - estrofa - estrofa - estribillo - estribillo - ca-
dencia o estribillo al palo. El sentido es una cosa bastante hija de puta,
mucho más de lo que suele pensarse. No es solo la conexión de un sonido
a una imagen-significado, a una imagen nombrada. Hay todo un terreno

Prólogos Clases 02.indd 16 31/10/18 11:40


de lo no-nombrado que pertenece al campo del sentido, como la serie
básica de una canción. Para señalar esto es que existe el arte no figurativo.
Se han organizado fiestas, asados, brindis y kermeses: el sólido moderno
deviene fluido en derrame. Cada vez que se solidifica suena a mentira. Pero
cada vez que se fluidifica también. La tendencia epocal no es a la fluidez sin
más, es a la fluidez impotente. Se olvida siempre que la impotencia tiene
dos extremos: o se fija el movimiento o se lo aparenta. No somos canguros:
saltar de un punto a otro no es moverse, cada salto construye dos puntos
fijos. La naturaleza no anda a los saltos, no anda sucesivamente fija. Por eso
en plástica como en música las figuras más jodidas son las no figurativas.
Nunca habló Cactus. Todo grupúsculo sabe cómo hacerlo: un miembro
o dos a quienes los demás corrigen alguna cosa, una reunión en la que se
acordó una serie de puntos que decir y opiniones que dar. Pero fundamen-
talmente hoy no habla Cactus, y esto pretende ser positivo. La cuestión no
es lo múltiple, la cuestión es qué producir en lo múltiple.
En el paso musical del Barroco al Clásico suceden cosas extrañas. El
fondo único de variaciones infinitas deviene en la sonata una disyunción
exclusiva que organiza la serie: Tema A/Tema B/Tema A. Entre la oposición
que determina las posibles combinatorias sin variación y la serie, se tragan
el infinito y se cierra la obra. Ya no digamos canciones, para cada sonido
una referencia y se tiene para cada posible la serie transversal a la que perte-
nece, de modo que cada nota no vale en relación al añadido, sino a la que
organiza la serie de añadiduras. Si la tonalidad organiza la serie transversal,
la armonía hace lo propio con la vertical: órgano oreja moderna. Es la po-
sición de sujeto en la música, es lo que se llama “oído absolutista”. Todo
empieza cuando la armonía dice: La Musique c’est moi. Eso es el clasicismo.
La posición de sujeto no es una entelequia trascendente. La Unidad no es
una entelequia trascendente. No vengan con que uno parece el Estado y la
otra la Iglesia. Son un conjunto de operaciones precisas y bien simples que
hay que conocer e intentar trabar.
El punto de partida de todo experimento tiene que ser no represivo. El
último gesto del que se ahoga en su propio mar es informar a los náufragos
de la miseria reinante. El maldito clama por represión, por que lo liberen.
El problema con la represión no es el dolor, es lo que de él se fija. El po-
der actúa por desplazamiento, nunca se fija lo que se reprime. Es bastante
cotidiano: cada vez que puteamos contra una prohibición, lo que se fija es
nuestra producción de enunciados. Doblemente jodidos.

Prólogos Clases 02.indd 17 31/10/18 11:40


¿Qué pasa si... se sustituyen unas operaciones por otras en un texto?
¿Qué pasa con el sujeto de la enunciación si se produce desde la dispersión
a partir de anexiones no lineales bloqueando la serialización y la reconduc-
ción circular al origen?
A nivel de la producción de enunciados, una posición de sujeto requiere
en primer lugar de operaciones de serialización: producir series enunciati-
vas, cortar pequeñas unidades que actúen por diferencia (párrafos, capítu-
los, temas, épocas, conceptos, momentos, géneros, tipos, etc., etc., etc). En
segundo lugar un alineamiento de las series: operación física y externa que
pone las series en línea, como un batallón frente al general. No hay nada
en cada serie que determine una relación lineal con otra, solo la linealidad
como el efecto más probable. Por último, la circularidad: doblar la línea
hasta que toque su punto de inicio, operación de cierre. Eso es la Unidad,
eso es un sujeto de la enunciación: un conjunto de operaciones precisas.
Hay en la música Antigua una yuxtaposición constante de variaciones
separadas por cadencias que no conduce hacia ninguna parte. Siempre se
dice lo mismo, pero no tanto. Como voces humanas en un diálogo de locos.

Prólogos Clases 02.indd 18 31/10/18 11:40


AL ACECHO
APOLOGÍA DE LA VIOLA D’AMORE
Prólogo a la primera edición de Gilles Deleuze, Exasperación de la filosofía, octubre de 2006

Hacia adentro.
Hacia adentro una especie de hundimiento de la cara en lo ínfimo, en las
pequeñas ondas, relieves casi planos, leves inclinaciones se arrugan y angos-
tan, se tensan, algunas se afilan; es una nervadura –es doble– que después
de unos segundos de intensa y fija mirada… ahora sí… sale, es la continua-
ción de o solo es una hondonada suave que no… o sí… que ¿es solo una
sombra? Ahora a seguir la sombra, pero son manchas, como enchastres de
sombras todas negras pero marrón-negras, rojo-negras, azul-negras, y de
nuevo avanza como una nube de tormenta un manto que rechaza la fusión
del ojo, de nuevo todas negras. De nuevo una sombra. Bien. Empezar otra
vez, buscar a los costados. ¿Qué proyecta la sombra, una sombra de qué?
De pequeñas ondas, relieves casi planos, inclinaciones, una nervadura, una
hondonada y una sombra. Una sombra de sí misma.

Hacia fuera.
Hacia fuera, hacia afuera, hacia fuera, vamos, podemos; un brazo adelan-
te, remando, fuerza, el otro, con fuerza, hacia fuera, la pierna enterrada, el
barro, sí, sacarla, hacia delante, la otra, hacia afuera la cintura, las piernas,
los brazos, con fuerza y empuje, abrir una ventana, la otra, otra, la otra, la
puerta… luz, luz, luz… saturación de luz.
Pero si tuviera los ojos recostados en la redondez de las figuras que se
hacen en la penumbra húmeda de un cuarto oscuro, en un día de enero en

Prólogos Clases 02.indd 19 31/10/18 11:40


Bs. As. –digamos 30º– con un sol de mediodía que no se deja ver porque
brilla inmenso intenso en cada partícula de aire, nunca, pero nunca jamás,
sacaría violentamente la cabeza con los ojos redondos a un patio de 3x3
todo pintado de blanco brillante.

Hacia fuera.
Nada.
Sin puertas ni ventanas.

Hacia adentro un fondo inconsciente material común a todos, hecho de


infinidad de fuerzas, inclinaciones y percepciones, variaciones, desplaza-
mientos e integraciones. Ya estamos hechos de todo lo que podríamos ser.
Lo bueno y lo malo.

Hacia adentro:
Una habitación es como un campo gravitatorio. Fuerzas de atracción y
repulsión de objetos, un cuerpo como un planeta, como una formación de
masa por gravedad, por atracción y rodeamiento de cosas. “Mis cosas”. Y el
“mi” no es un posesivo, es una línea de fuerza de atracción que condensa un
cuerpo. Hay un inconsciente burgués en cada habitación.
El alineamiento de todas las visiones deambulantes y la confluencia de to-
das las líneas de visión en un punto; el efecto expansivo de un silencio funda-
mental y la contracción rígida de todos los oídos a la espera. Un inconsciente
condensador de masas, un fascista en cada músico, en cada profesor.
Un cuerpo diluido entero en energía volcada sobre un molde punzante
rígido, rasgar en cada papel la fosa que separa una palabra de otra, los pá-
rrafos, los libros, las tradiciones. ¡Un Imperio de Fronteras! Un inconsciente
de estadista en cada filosofía.
Es una ética porque ya somos todo lo que podríamos ser. Lo bueno y lo
malo. Es una ética porque no hay la frontera fácil y diáfana de la conver-
sión. ¿Cómo, cuándo me convertí en esto que soy? ¿Qué le pasó, cuándo
dejó de ser lo que era? ¿Cuándo se terminó la revuelta, cuándo la revolución
se convirtió en esto? Ya somos y es una integración de fuerzas materiales
inconscientes burguesas, fascistas, estatales. La pregunta es cómo se des-
plazan, varían, se amplían e integran. ¿Cómo las ondas de una vibración
infrahumana orquestada de membranas auditivas, tactos y cuerdas deviene
fuerza gravitatoria que actúa como núcleo sobre oídos rígidos en lugar de

Prólogos Clases 02.indd 20 31/10/18 11:40


objetos y acaba por girar alrededor de un “Mi” imperial? O sea, ¿cómo una
música deviene Fito Páez?
“¿Pero qué pasó?”. Nadie se vuelve de repente un hijo de puta. Nada se
convierte en una mierda. Ni Fito Páez, ni nosotros, ni la Revolución Rusa,
ni Fidel, ni El Acontecimiento 19/20 de diciembre de 2001. Ya todo está
ahí. Hay que estar alerta, al acecho. Y el acecho es una categoría ontológica.
Hay que lograr estar donde se pueda seguir el fondo de las pequeñas incli-
naciones que componen el alma. La nuestra y la de todo lo otro.

Para evitar la tiranía de El Acontecimiento. Evitar el régimen del afue-


ra, de la plena luz, del trabajo forzado. Evitar que arrase con todo, que
amontone todas las temporalidades y las vidas sobre su propio muro para
poder decir: “He aquí mi fortaleza amurallada, mi círculo cerrado revolto-
so y agitado de la pura contingencia en la línea de la necesidad”. Y sigue:
“Soy el nuevo origen, el principio, síganme, sean fieles, continúenme”. Y
sigue: “¡Vamos!, hacia afuera, hacia afuera, podemos; un brazo adelante,
remando, fuerza, el otro, con fuerza, hacia fuera, hacia delante, con fuerza
y empuje; encuéntrense, salgan, díganme, abran las ventanas, la otra, otra,
la otra, la puerta!”… luz, luz, luz… saturación de luz.

Hacia afuera.
Nada.

Sin puertas ni ventanas.


Para evitar la tiranía de El Acontecimiento:
… porque todo es acontecimiento, el mundo está hecho de eso. Una
planta, una música, una frase, un libro en un momento, un grupito, una
persona, un 19/20. Que no muchos encuentren en qué punto la curva de
las pequeñas vibraciones de una planta hace tangente con nuestra curva, no
hace a la planta menos acontecimiento. Que muchos encuentren en qué
punto la curva de pequeñas vibraciones del 19/20 hace tangente con su
curva, no lo hace más acontecimiento. Lo hace solo más peligroso.
… porque la curva singular de un acontecimiento está poblada de pun-
tos ordinarios inconscientes. Un acontecimiento es como una función
matemática, una operación singular que ordena las transformaciones de la
población de pequeñas inclinaciones o vibraciones inconscientes. Respira
el fascista en la inhalación armónica de los pulmones de la masa, tironea

Prólogos Clases 02.indd 21 31/10/18 11:40


el burgués de sus cosas, remonta el trono el estadista en cada demarcación
identitaria, en cada expulsión, en cada principio afirmado contra.
… principalmente porque hay una infinidad de porciones de curvas
(nuestras) que ni siquiera rozaron la del acontecimiento, hay todo un mun-
do que pasaba y sigue pasando al costado. ¿Por qué todos y todo tiene que
confluir en él?
… porque continúa una ética de la catástrofe. Es decir, una ética de la
reconstrucción, de la posdictadura. Rehacer, relevantar, recomponer, reagru-
parse, juntarse, ir, ir, ir, llegar, reconocerse… hacia fuera, hacia fuera, vamos,
podemos, hacia delante, hacia afuera, con fuerza, todo está afuera. Una ética
de las conexiones. ¿No es aún la pequeña inquietud inconsciente que vibra
en esos encuentros impuestos desde la pura exterioridad que construye El
Acontecimiento? ¿No es lo que vibra en las “redes”, locales o globales? Una
militancia de estar conectado o de conectar, de estar hacia fuera, salirse, salir-
se, salirse, despistarse. Una carcasa toda puertas y ventanas.

Una monadología puede ser una ética de los encuentros grupusculares.


No puede ser aislamiento porque eso no existe, no es del orden del ace-
cho. Lo que existe es un fondo inconsciente material común a todos, hecho
de infinidad de fuerzas, inclinaciones y percepciones, variaciones, desplaza-
mientos e integraciones. Ya está todo, todos estamos hechos de todo lo que
podríamos ser. Nada hacia fuera.
Aislamiento es la extensión arrasada y desértica del régimen de la pura
exterioridad. La monadología es otro régimen, otro modo de estar.
Por esas cosas del azar objetivo [al acecho, en el punto tangente de nues-
tra curva, la de una población de cochinilla en un jazmín, la de la Monado-
logía y la de un pensamiento abismado en una situación revolucionaria] nos
encontramos antes de la catástrofe con un texto de Santucho, Poder burgués
y poder revolucionario. El texto lee la situación abierta por un nuevo ciclo de
luchas obreras. ¿“Lee”? ¿Qué quiere decir que “lee”? Quiere decir que pone
al Partido como superficie de escritura de una porción del mundo a través
de una modificación interna. El comité de fábrica es condición de lectura
de un acontecimiento y condición de escritura adentro. Es de la fábrica,
pero en el Partido. Una distinción más en la realidad interna, una modifi-
cación del ser que envuelve una única operación: el acontecimiento escribe
y el Partido lee. No es aislamiento, es otro régimen, es estar sin puertas ni
ventanas. No es aislamiento, es expresar el mundo. Pero lo que pasa solo

Prólogos Clases 02.indd 22 31/10/18 11:40


se expresa como una distinción más en el ser, un grado más de realidad. La
única expresión posible es la que ocurre en una modificación interna.
Una monadología puede ser una ética de los encuentros grupusculares.
Es una ética de parásitos mutantes. Hay que alimentarse, usar, incorporarse
el mundo, absorber, chupar, libar acontecimientos, parasitar vidas, pen-
samientos, energías, vibraciones, experiencias de otros. Pero únicamente
cuando podemos hacer que nos habiten en una modificación interna. Si
no se puede, no vale la pena (la pena: afuera, afuera, vamos, podemos, con
fuerza, afuera, la luz, luz, luz… saturación de luz). También dejarse parasi-
tar, pero eso es más fácil. Un mundo sin conexiones. Solo modificaciones
internas de algo o alguien habitadas por algo o alguien, eso sería una rela-
ción. En lugar de redes, un mundo hecho solamente de incrustaciones. Un
espacio grupuscular.

Hacia adentro,
sin puertas ni ventanas,
hay que estar alerta, al acecho,
hay que lograr estar donde se pueda seguir el fondo
de las pequeñas inclinaciones que componen el alma. ¿Cómo?
[Prescindencia subjetiva o expresión inhumana. Lo inconcebible es que
hayan puesto cuerdas imposibles de tocar porque están debajo de las otras,
cuerdas que no son ellas mismas superficie para el despliegue del músico
virtuoso que no solo tocaría seis, sino doce. Están allí no para expresión
del músico, sino para expresión de la naturaleza del material. La virtud del
músico es hacer sonar a la naturaleza]
Imaginen un instrumento de cuerdas que debajo de las cuerdas que se
tocan tiene toda otra serie de cuerdas que no están allí para tocarse, que
están únicamente para vibrar. [Ocupación situada por enjambre. Hay un
modo también en el que el sonido ocupa el espacio, la sala. El átomo se
prolifera, multiplica y enjambra alrededor de la caja, es esa misma acción la
que ocupa progresivamente el espacio, no se mueve sin proliferar. Se opone
a la nota que se estrecha lo más posible, se angosta, busca suprimir su fondo
múltiple para desplazarse como línea, como una flecha al oído del especta-
dor] Al tocar una nota –una sola, imagínenlo, en serio– lo que vibra, choca,
rebota y se acomoda como un enjambre alrededor del instrumento, [In-
teriorización y multiplicación del último uno. La técnica actúa en primer
lugar (aunque los efectos se trasladan) no sobre la posible combinación de

Prólogos Clases 02.indd 23 31/10/18 11:40


notas, combinación de los átomos por desplazamiento espacial, no sobre la
posible combinación con otros instrumentos, sino multiplicando el último
átomo como vibración u ondulación compuesta de infinitas vibraciones]
no es solo la vibración fundamental de la cuerda frotada, no solo los sub-
múltiplos infinitos de sus vibraciones secundarias, no solo las vibraciones
secundarias de sus armónicos, no solo los armónicos infinitos de las cinco
cuerdas que restan, sino los armónicos al infinito de las seis cuerdas que
solo están allí para eso. Para multiplicar el enjambre, para hacer aparecer
la composición infinita posible de pequeñas vibraciones que componen un
único sonido. El tal instrumento existe, se llama viola d’amore y –¡no me
digas! – es barroco.

Hacia afuera.
Nada.

Prólogos Clases 02.indd 24 31/10/18 11:40


GALERÍA
Prólogo a Gilles Deleuze, Pintura. El concepto de diagrama, septiembre de 2007

Este prólogo ya está lleno


como una foto de familia
o un cielo plomizo.
Está denso. Atiborrado.

Compresión
4 x 1,8 cm.

Prólogos Clases 02.indd 25 31/10/18 11:40


La ironía baja la guardia Capacidades diferentes No hay
evolución, hay desarrollo reación es Era dulce como la
miel Hoy lo charlé en terapia Inflando el pecho de ma-
cho Hay que ser libre Un grupo de canciones Un cuer-
po y un objeto Un nene pobre comiendo pan Contrastes
Los ricos y los pobres El sujeto es una construcción Hacé
algo con el cuerpo Un actor afectado de su personaje La
bibliografía existente sobre Las guitarras del rock barrial
Es todo política Una melodía pop Hay que actuar desde
la potencia Un país que mata a sus héroes Una noche
oscura El acontecimiento pasó El gobierno no hace nada
Un público maravilloso Lista de oradores Con el culo ha-
cia afuera y mirada de animal salvaje Otras voces Frente
ancha, nariz aguileña, Pensado lo peor Las voces anóni-
mas Visión de la totalidad El joven Marx Te va a salir
caprichoso El sur olvidado Azul como el mar Coherencia
interna Sensibilidad especial La cultura del aguante Se-
gunda placa del bicolor Los derechos de los homosexuales
Todos somos iguales No se pueden negar los avances del
hombre Estoy volviendo a casa Con los chicos no ¿Y uste-
des qué hacen? Son todos narcos Toda esa onda Toni Ne-
gri El tren de la historia La cultura del videoclip No hay
que pensarlo, hay que sentirlo Con el pueblo en las calles
Hay que pensar local y actuar global La muerte ronda-
ba Mirada penetrante, rectitud en el espíritu Fin de cita
Si no hay dialéctica no hay movimiento El cuerpo Ese
es servilleta Hay que unirse Desde la autonomía Respe-
ten al artista Pueblos Originarios Las máquinas deseantes
Pero la gente dice otra cosa La modernidad ha destruido
Hay que contar una buena historia En el presente traba-
jo nos proponemos El Dios de Spinoza es causa de sí El
Deseo es falta de lo que a La violencia si es justa Somos
capaces El último Foucault Demostraron actitud y garra
La tecnología según como se use Estado de la cuestión
Desde una perspectiva multiculturalista Lo que pasa es
que no nos escuchan Siempre te seré fiel No hay evolu-
ción, hay desarrollo Estrofa estribillo estrofa Sabor a poco
El interior de nuestro país La era de la comunicaciñon
Distintas caracterizaciones del proceso ueblos Origi-
narios Las máquinas deseantes El Deseo es falta de
lo que a almas que vibraron Una intensidad En tan-
to que Hay que reconocer lo que se hizo bien Es uno
el que habla o más bien es uno el que es hablado
Prólogos Clases 02.indd 26 31/10/18 11:40
hay
o la
ma-
uer-
stes
acé
La
rial
sde
che
ada
ha-
nte
óni-
alir
ncia
Se-
ales Al fin y al cabo lo importante es decir, expresarse ¿no?
del ¿¡No!?
ste-
Ne-
hay Compulsión
lles 7,25 x 1,3 cm.
da-
cita Un milisegundo antes…
Ese Una boca se entreabre vacilante, lenta, temblorosa. Un decir
pe- se arremolina y hace un ojo de huracán en el fondo de la
ntes garganta.
ido
ba- Un milisegundo después…
í El Del aire plomizo, denso que nos rodea, se desprenden como
mos algodón unas nubosidades atiborradas que van a hinchar los
arra huecos de la nariz y llenar luego los pulmones.
ión
a es Ósmosis I (intención)
olu- 8,2 x 4,2 cm.
oco
ñon
igi-
de
an-
uno
ado Prólogos Clases 02.indd 27 31/10/18 11:40
Nubosidad atiborrada de imágenes, ideas, modismos, fotos,
opiniones, poses, contrastes, matices, conceptos ya hechos hin-
cha los huecos de la nariz y gana luego los pulmones, as-
ciende por la laringe, atropella un remolino en el fondo
de la garganta, ganando finalmente la boca y abriendo...
palabra-opinión-voto

Ósmosis II (laríngeo-democracia)
7 x 3,05 cm.

Puesta la mente en un problema emplaza un remolino en el aire a no


más de medio metro de los ojos. Un concepto inmediatamente so-
brevuela en círculo el agujero negro. Rodea, rodea, gira, gira alrede-
dor de las sensaciones, levanta velocidad y centrípeto se arremolina,
chupa, succiona y arroja y amontona, sedimenta, edifica en torno a o
acerca de el problema.

Ciclón
8,5 x 2,95 cm.

Cara a cara frente a un tornado, a un problema. Lo atraviesa


transparente, se deshace a su paso.
No es su calma, está atado. A una técnica simple, sencilla, impen-
sada. Hizo unas marcas al azar o borroneó un poco un bosquejo.

Anticiclón I (Bacon)
8,5 x 2,35 cm.

Un concepto llega simple. Es una técnica en el bolsillo para tenerse atado.


Pero está cargado, gris nuboso. Habitado a borbotones, denso. Se lo apoya
como una esfera tensa en el piso y explota: son las sensaciones que recorren
el concepto –y no la inversa– las que llenan y hacen a presión la pequeña
atmósfera que lo rodea.

Anticiclón II (Spinoza dijo Dios)


8,5 x 2,78 cm.

Prólogos Clases 02.indd 28 31/10/18 11:40


MANUAL DE USUARIO
Prólogo a Gilles Deleuze, Kant y el tiempo, abril de 2008

1
Kant no se equivoca. Usted está aquí. Parado frente –o más bien entre– las
ruinas incólumes y majestuosas de un edifico imperial, presencia viva de
tiempos inmemoriales. De un lado, la columna de la experiencia, con sus
cosas múltiples dadas. Del otro, la del
concepto, con sus unidades de per-
cepción. Ahí… Sí, sí, ahí en medio,
está usted, el Sujeto. Usted, es decir,
dos tensores que sostienen la relación,
aún más, la correspondencia, entre la
experiencia y el concepto. El tensor R,
que opera la reducción de una diversi-
dad sensible a la unidad del concepto,
y el tensor A, que opera la aplicación
del concepto a la experiencia sensible
(ver Fig. 1). Fig. 1: Condiciones dadas.
Usted está aquí.

2
Kant no se equivoca, pero Bergson hace algo tan simple y tan lógico que
resulta hasta cómico. Cada vez que se cruza dos términos dualizados que se
corresponden y de los cuales no puede explicarse la correspondencia sin caer
en una antinomia, dice: “Miren, el problema es que están tomando dos tér-
minos como dados, cuando en realidad son producto diferencial, sedimento
diferencial de un mismo proceso fluido, móvil, en el cual se encontraban
aún indiferenciados. Esa pertenencia común es lo que explica la correspon-
dencia”. Así avanza, un paso tras otro levantado por el mismo impulso, en
el sujeto y el objeto, en el espacio y el tiempo, en la materia y la memoria.
Lo importante no es que explique, de hecho no explica nada. No “resuelve”
ningún problema, los deshace, “resuelve” la antinomia de la única manera
en que se puede, disolviéndola. Lo importante es que tiene su regla de pro-
ducción, su pequeña técnica para hacerse en cada paso su proceso y fondo
fluído, móvil, indiferenciado, para el cual los términos dados no son más

Prólogos Clases 02.indd 29 31/10/18 11:40


que los restos sedimentados a orillas de
su cauce (ver Fig. 2).

3
¿Y cual es el valor ético de un concepto?
Hay conceptos flaquitos, colgados
de una soga como una media sola, sa-
cudidos por las brisas, bamboleados.
Pobrecitos, a riesgo todo el tiempo de
volarse y caer, revolcarse y ensuciarse.
Conceptos finitos, lineales, tendidos en Fig. 2: Un fondo móvil indiferenciado.
un hilo que va del concepto anterior al
posterior, o de un hilo que los separa y opone a otros conceptos. Y así dibu-
jan, con esas líneas finitas van armando dibujitos: fronteras, rutas, cruces,
puntos importantes… Una vez conocimos China de esa forma, mirando
el mapa.
Otros llegan como una nube negra de tormenta en el horizonte: grumos
densos de distinto gris moviéndose y deformándose en lentitud pesada, ilumi-
nándose aquí y allá por la última luz de explosiones muy, muy profundas. Vida
interna intensa. Cargados, densos pero inestables, burbujeando espesos; por
donde se los mire, sin vacío, redondeces, bolas, un abarrotamiento de borboto-
nes; cargados de choques, de descargas de
energía, de bajadas y subidas de presión
con sus respectivas sensaciones, llenos
siempre de más conceptos. Se puede vivir
ahí adentro. Bergson dice “memoria” y
se puede vivir ahí adentro. Spinoza dice
“Dios” y es ya un mundo lleno, saturado.
Son centros de alta presión, anticiclones.
A fuerza de saturación, de tensión inter-
na, de proliferación del hacinamiento
conceptual, hacen alrededor suyo una
pequeña atmósfera que rechaza y filtra,
que prehende, la experiencia y el concep-
to débil o lineal (ver Fig. 3).
Fig. 3: Un concepto anticiclónico.

Prólogos Clases 02.indd 30 31/10/18 11:40


4
Spinoza tiene también su regla de producción: “Voy a tomar un axioma,
Dios no es un hombre, y lo voy a hacer proliferar en forma geométrica”. Y
le hace proposiciones, demostraciones, conceptos y más conceptos, y donde
ve un lugarcito le mete a presión un escolio y otro, y siempre uno más del
que una obra estable puede soportar.
Se podría hacer un monstruo del juicio sintético a priori. Meterse dentro
como un Alien y deformarle las paredes, empujar y estirarle hasta donde se
pueda sus dos caras. De un lado, sería a priori no por previo a la experien-
cia, sino a la experimentación. Una técnica simple, a priori por definida de
antemano como estructura a la que atarse, someterse, para interferir la co-
rrespondencia. Del otro, sería sintético no por reunir dos heterogeneidades
dadas, sino por heterogeneizarlas, por multiplicarlas hasta indiferenciarlas.
La mounstrificación del juicio sintético a priori daría la forma de una regla
de producción. Una especie de invento de una estructura que indetermina.
“¿Qué pasa si…?” es el afecto de la regla de producción.
Bergson es una regla de producción, y tuvo su fondo y su atmósfera.
Spinoza es otra. Tuvo también su fondo y su atmósfera. Una regla de pro-
ducción –exitosa, porque todo puede fallar– interfiere la correspondencia
y heterogeneiza multiplicando los términos en tantos otros que, llegado
un punto, la diferencia de los primeros parece casi disolverse en un fondo
móvil indiferenciado. Es ese mismo fondo el que se puebla de grumos, se
plaga, prolifera en conceptos y a pura presión de hacinamiento levanta una
esfera, una atmósfera: imágenes movientes, aparatos motrices, disposicio-
nes a la acción que montan hábitos, que
son movimientos de contracción, centros
de indeterminación y movimientos de ex-
pansión, memoria; una única sustancia,
sus modos, partes en movimiento o en
reposo, composiciones o descomposicio-
nes, choques, afectos, afecciones, razón,
leyes, etc., etc., etc.
Ahí… Sí, sí, ahí, en medio, ya no está
usted (ver Fig. 4).

Fig. 4: Una regla de producción.


Usted no está aquí.

Prólogos Clases 02.indd 31 31/10/18 11:40


PROPUESTA METODOLÓGICA DE UN SISTEMA DE
VARIABLES QUE LE PERMITE AL LECTOR MEDIR EL VALOR
ÉTICO DE ESTE LIBRO Y QUIZÁ INCLUSO DE OTROS
Prólogo a Gilles Deleuze, Cine I. Bergson y las imágenes, diciembre de 2009

No es una idea rara, sino más bien, al contrario, la experiencia de lectura


más ingenua. Una filosofía tiene una unidad de conexiones lógicas y ar-
gumentales. Pero a menos que tengamos un interés profesional, a medi-
da que el tiempo pasa, esas conexiones se nos olvidan. ¿Cómo se pasaba
exactamente de tal noción a tal otra? ¿Con qué argumento se probaba tal
aseveración? Olvidamos las conexiones, y nuestro recuerdo de tal filosofía
o de tal libro se estructura como en islotes. Recordamos una noción por
aquí, otra por allá, una o dos frases que creemos fundamentales... Aún así,
sentimos en nuestro recuerdo que esos islotes pertenecen a un mismo archi-
piélago. En el vacío lógico y argumental, se atraen, se llaman, se aproximan
invisiblemente; a la distancia, pertenecen a un mismo mundo. Una fuerza
los cohesiona.
Esa fuerza que cohesiona las nociones, que lleva de una a cualquier otra
sin necesidad de mediaciones y las hace, por eso, pertenecer a una misma
constelación, ese centro gravitatorio es lo que William James llama una
“visión”. El núcleo moviente y cohesivo de una filosofía es una “visión” del
universo que nos rodea.
Las visiones, en tanto que maraña ellas mismas de fuerzas socio-psíqui-
co-orgánico-inorgánicas, deben ser muy complejas de analizar. Pero son
muy sencillas de enunciar. Para que el lector se haga una idea de esta senci-
llez, James dice que detrás de ese lenguaje farragoso que llama negación a lo
que es afirmación, racional a lo que es irracional, la visión de Hegel es muy
simple: el universo, los entes, están hechos de yuxtaposiciones y mutacio-
nes, de modo que no pueden ser descriptos bajo el principio de identidad.

Prólogos Clases 02.indd 32 31/10/18 11:40


Siguiendo el mismo método, diríamos que la visión de Bergson es que lo
humano debe ser reconducido a lo viviente, y lo viviente a los procesos de
desvío y lentitud, contracción y expansión del fondo universal continuo y
móvil en el que imagen y materia son indiscernibles. O que la de Deleuze
es la de lo humano como resultante de relaciones de fuerzas no-humanas
que operan agregados y desagregados y de flujos no-humanos que arrastran
y sedimentan.
Antes de saberse los conceptos, de armar el diccionario de la jerga para
tapar los pozos del reconocimiento y la comunicación, hay que captar la
visión.

Y luego, ¿cómo valorar las filosofías, los filósofos? En primer lugar, están
afectados por un índice de densidad, en una escala gradual que iría de lo
ralo a lo denso. Hay filosofías densas y filosofías ralas, dice James. Y ese
índice de densidad de la filosofía es índice de una potencia de poblamiento
de la visión. Esa densidad es, finalmente, una densidad de población. ¡Qué
universo ralo aquel en el que solo se atribuya vida espiritual a los sujetos! Y
justamente porque lo determinante es la visión, aunque la filosofía amon-
tone y encadene miles de categorías para describir esa vida espiritual del su-
jeto, el universo seguiría siendo ralo: puntitos de vida dispersos aquí y allá,
otro más allá, y en el medio distancias insalvables, vacíos indisimulables,
descampados, pequeños o inmensos agujeros por todas partes.
Esa potencia de llenar el mundo sin cortes, sin discontinuidades, e ir lue-
go multiplicando las fuerzas y los procesos y los agregados y sus sedimentos,
es correlativa al poblamiento conceptual que la filosofía hace de sí misma.
Acompaña palmo a palmo con sus conceptos el poblamiento del universo.
La propia filosofía se llena, se amontona, engendra y engendra, y entonces
cada concepto se aplasta con otro, lo empuja. Este hacinamiento produce
su propia presión interna, una atmósfera, una presión atmosférica propia
que filtra la percepción natural y el cliché. Esta especie de horror vacui es la
condición de su autonomía.

En segundo lugar –otra vez James– una filosofía tiene un “valor emocio-
nal”. Esto es, nos hace sentir más o menos cómodos en el universo. Pero
esa comodidad no es sinónimo de una especie de seguridad pasiva, todo lo
contrario. Deriva de la posibilidad de familiarizarnos con el universo. Se
vuelve cómodo en la medida en que nos familiaricemos con él. Es decir,

Prólogos Clases 02.indd 33 31/10/18 11:40


una filosofía nos afecta de un grado de intimidad con el universo, en una
escala que iría de lo foráneo a lo íntimo. Y este grado depende de su densi-
dad, es decir de la potencia de poblamiento de su visión.
Otra vez, en una filosofía que solo atribuya vida espiritual a los sujetos,
el universo está agujereado por todas partes, está vacío, ralo. Y por más
que esos descampados se cubran después con una voluntad divina, con el
interés consciente del individuo, con un yo trascendental, con el lenguaje
o con el deseo inconsciente del sujeto, están vacíos lo mismo. Habrá que
andar con cuidado, con recelo en esos espacios incognoscibles o misterio-
sos, terrenos de signos oscuros, de interpretaciones y malas interpretaciones
interminables, de voluntades ajenas indescifrables. Un mundo incómodo
de vivir, hostil, siempre foráneo.
El valor ético de una filosofía se decide en este problema habitacional. La
cuestión es si su densidad es capaz de afectarnos de una potencia para in-
ventar espacios habitables y para pensar adentro de ellos. Como dice James,
una filosofía debe make us feel at home. Debe hacer que en el universo, nos
sintamos como en casa.

Prólogos Clases 02.indd 34 31/10/18 11:40


SPINOZA CONTEMPORÁNEO
Prólogo a la segunda edición de Gilles Deleuze, En medio de Spinoza, octubre de 2008

Spinoza puede ser un gran racionalista. El gran racionalista. Y el gran filósofo


político. De todos, el más astuto, el más ladino. Puede haber comprendido
como nadie que la razón está habitada por afectos, que el devenir racional
–y el devenir libre en un Estado– es un camino a partir de las pasiones; que
el entendimiento es un problema del cuerpo.
Todo ello si se está dispuesto a descuartizarlo. Si se entrega el momento
religioso a la faceta del judío creyente, si se concede complacientemente el
momento místico a un dato de contexto histórico. La Ética empieza por
Dios. “Bueno, pero finalmente lo que Spinoza llama Dios es la naturaleza,
es todo y todos”, se dice.
Pero la Ética también termina en la relación con Dios. Spinoza solo es
contemporáneo porque el vector del devenir racional se dirige a la beatitud.

Prólogos Clases 02.indd 35 31/10/18 11:40


UN FANTASMA ME PIDIÓ EL DOCUMENTO DE POLITICIDAD
Y YO ME LO HABÍA DEJADO EN CASA
Prólogo a Gilles Deleuze, Cine II. Los signos del movimiento y el tiempo, octubre de 2011

I
Honestamente, para los que hicimos nuestra experiencia de politización y
la experiencia de su fracaso en la década del 90, para los que nos sobrepu-
simos buscando las llamadas “otras sociabilidades” (?), esta reaparición de
la Política –y de su correlato, la anti-Política– es justamente una aparición.
Es decir, un muerto vivo, un fantasma. Y todo el que ha visto fantasmas y
muertos vivos sabe que el suceso es, como mínimo, desconcertante.
Pero puestos a pensar, el desconcierto no es de hoy día, como se dice.
Viene de lejos. Para decirlo rápido, hasta un cierto momento para todos los
filósofos, teólogos, políticos, cientistas sociales de diverso signo, estaba más
o menos claro que lo político refería a las relaciones de mandato y obedien-
cia entre una autoridad reconocida y la comunidad que la reconoce. Los
mandatos recibían el nombre de “ley”. Pero –y solo para dar una idea de la
lejanía del desconcierto–cuando a Carl Schmitt se le ocurre que la política
es la gestión de un orden y lo político el grado de intensidad de un conflic-
to, comienza a embarrarse la cancha. Después Arendt: que la política como
violencia o como acción y promesa en el espacio público. Después toda la
saga del –digamos para resumir– heideggerianismo político francés: que la
política es policía y lo político la producción del desacuerdo, que la política
es la mismidad y lo político es la diferencia, que la política no es lo político
como lógica del acontecimiento, que los significantes vacíos... En fin, ya
no se sabe de qué carajo se habla cuando se dice “política” o “político”. Y
entonces el “retorno de la Política” es efectivamente un fantasma. Es un
nombre que no tiene cuerpo.
¿Cuál es la fuente de esta oscuridad de los signos? Es evidente: el rechazo
de esa forma clásica de la politicidad, pero al mismo tiempo la exigencia

Prólogos Clases 02.indd 36 31/10/18 11:40


imperativa de alguna politicidad. Así, no alcanza con experimentar en la
constitución de modos de existencia habitables en el trabajo, en el merca-
do, en el arte, en la cultura... Hay que explicarse o justificar por qué son
políticos. Y si no lo son, cuál es su politicidad. Por un anudamiento no tan
extraño entre política y moral, la politicidad parece extender el certificado
de moralidad social de una práctica. Certifica que al menos en intención
no es para sí, que no es egoísta, que no es una búsqueda autocentrada, ona-
nista, privada, que por el contrario se compromete o se interesa por la vida
de los demás. Y como todos queremos el certificado de bondad, buscamos
esforzadamente en lo que hacemos su politicidad, llamamos “político” a
muchas cosas, “política” a otras tantas, y la cancha se embarra y se embarra.
Las experimentaciones se desvían y se pierden, el pensamiento se confunde.

II
Moralidad y politicidad son aspectos de un estado de lo humano. Es lo que
puede leerse en la Ética de Spinoza. Los que hacen una lectura politicista de
Spinoza se olvidan de que la ética está demostrada según un orden geomé-
trico. Y de que un orden geométrico es, ante todo, un orden: primero Dios,
después la composición de los corpúsculos y las animásculas, después las
potencias e impotencias, los afectos y la razón, todo atravesado, por último,
por dos vectores o direcciones de lo humano (partes IV y V respectivamen-
te), el antropocentrismo o la beatitud.
El vector antropocéntrico es, como su nombre obviamente lo indica, una
fuerza centrípeta que arremolina y succiona percepciones, acciones, afec-
tos, pensamientos, cosas en torno de un centro, sujeto o conciencia. Opera
entonces un despoblamiento del mundo, hace un mundo ralo. A través de
cada hombre no queda nada, entre un hombre y otro, nada.
El a través y el entre son cubiertos, suprimidos y al mismo tiempo soste-
nidos como lo hace un puente con el vacío, por la ley, esos mandatos que
aceptamos autoritaria o democráticamente, asamblearia o representativa-
mente, local o nacionalmente, revolucionaria o conservadoramente. Hacer
política es ocuparse de esa enorme empresa constructora de puentes: ¿dón-
de y cuándo estarán y cómo serán los puentes que cubran, que supriman y
sostengan el vacío entre los hombres? El vector antropocéntrico conduce a
la moral y al Estado. El Estado es literalmente un estado: es el necesario y
variable estado impotente e irracional de lo humano (parte IV, proposición

Prólogos Clases 02.indd 37 31/10/18 11:40


XXXVII, Escolios 1 y 2). Por necesario y variable, importante, de acuerdo.
Pero no único, y por sobre todo, no primero.
La otra dirección de lo humano es la beatitud, la deshumanización, la
experimentación ética. Alguno dirá: Es que es esa experimentación a lo que
yo llamo “política”. Bueno, cada quien hace de su culo un pito. ¿Pero qué
se gana usando un nombre tan ambiguo, tan oscuro, tan confuso, para
designar algo que ya reclama para hacerse y avanzar un enorme esfuerzo de
pensamiento claro y distinto? ¿Qué motivo tenemos para embarrar tanto la
cancha? Hasta el más gil de los giles sabe y repite hoy que hay una lucha de
poder en torno al significado de las palabras. Lo que no es tan obvio es si
hay que participar en ella. Lo que no es tan obvio es si una experimentación
en la constitución de espacios habitables tiene por finalidad –o por una de
sus finalidades– dar esa lucha en torno al significado de una palabra. Por el
contrario, resulta bastante obvio para quien lo ha vivido que el remolino
que provoca este tipo de luchas de resignificación en una experiencia tiene
un enorme poder de succión. Absorbe casi completamente el trabajo del
pensamiento e incluso desvía hacia su centro la disposición de las relaciones
entre los cuerpos.

III
La experimentación ética supone un poblamiento del mundo. Un mundo
anterior y posterior al hombre. Un mundo solo del a través y del entre. Un
mundo lleno, denso. Cuando el mundo se puebla de acciones y reacciones
que se arremolinan, de cualidades y potencias que se conectan entre sí, de
relaciones independientes de sus términos, de contracciones, expansiones
y aceleraciones de un ser continuo, ya no se trata del cine como creación
humana. O de la pintura, o de la literatura. Menos aún se trata de una opo-
sición entre estética y política, o de una politicidad de la estética. Cuando
el mundo se puebla se entra en la pendiente de la deshumanización, en el
vector de la beatitud. A este nivel, como decía Benjamin, la socialdemocra-
cia es exactamente lo mismo que un poema malo de primavera.

Prólogos Clases 02.indd 38 31/10/18 11:40


OBRA DE LOS PASAJES POSPOLÍTICOS
Prólogo a Gilles Deleuze, El saber. Curso sobre Foucault I, abril de 2013

Una escena extraída de un prólogo anterior


Explanada del castillo
fantasma de la política: (cubierto de pies a cabeza con una sábana blanca,
pero lleva gorra de policía y tiene voz de botón): Documento de politicidad,
por favor.
camilo c. tusam: Me lo dejé en casa… digo, en el castillo.
fantasma de la política: ¡Egoísta, autocentrado, onanista, privatista!
camilo c. tusam: ¿Ser o no ser? ¡Esa es la cuestión!… ¡No ser! (y huye des-
aforadamente de la escena)

Una declaración polémica


“Hay que dejar de hablar de la política, lo político y la politicidad por 2
años y ver qué pasa” (Luis Barrionuevo).

Una cita
“Tampoco pretendo decir que no sea legítimo, si se quiere, odiar al Estado.
Me parece, sin embargo, que lo que no debemos hacer es imaginarnos que
describimos un proceso real, actual y que nos concierne cuando denuncia-
mos la estatización o la fascistización, el establecimiento de una violencia

Prólogos Clases 02.indd 39 31/10/18 11:40


estatal, etc. Todos los que participan en la gran fobia al Estado, sepan bien
que están siguiendo la corriente y que, en efecto, por doquier se anuncia
desde hace años y años una disminución efectiva del Estado, de la estati-
zación y de la gubernamentalidad estatizante y estatizada” (Foucault, Naci-
miento de la biopolítica).

Una reminiscencia onírica


Interior de un sucucho en una Facultad de la UBA, paredes descascaradas, el
piso lleno de volantes.
militante 1: Si ganamos las elecciones, hay que disolver el Centro de es-
tudiantes.
Primer plano del Centro de estudiantes en un rincón del sucucho: una fotoco-
piadora y una bandera
militante 2: (con cara de horror) ¡No, no! ¡Si dejamos el vacío, lo van a
ocupar Ellos! (Primerísimo plano de la cara de Militante 2. Se ve el detalle:
era cara de horror... vacui)

Patio exterior de la misma Facultad. Dos perros famélicos efectivamente


se ocupan del vacío que Militante 1 y 2 efectivamente dejaron... despreocu-
padamente en la parrilla. Terminada la faena del vacío, siguen vorazmente
con las entrañas.
Entra a escena un pelado de anteojos, que mira a los perros y ríe. Acaricia a
los perros mientras comen y se mata cada vez más de risa mirando a cámara.

Otra cita
“Como muy bien sabemos, el Estado no tiene entrañas, y no simplemente
en el sentido de que no tenga sentimientos, ni buenos ni malos, sino que
no tiene entrañas en el sentido de que no tiene interior. El Estado no es
otra cosa más que el efecto móvil de un régimen de gubernamentalidad
múltiple” (Foucault, La vida de los hombres infames).

Un blanco
Asumir la hipótesis de que el problema de nuestras libertades no pasa ex-
clusivamente, y ni siquiera principalmente en torno al Estado, tiene sus

Prólogos Clases 02.indd 40 31/10/18 11:40


problemas. El primero y fundamental es quizá que las nociones de la polí-
tica, lo político, o la politicidad van perdiendo gradualmente consistencia
y entrando correlativamente, cada vez más, en el régimen de las luchas
por la significación y la resignificación. Que no es el régimen de las luchas
por nuestras libertades. Entonces, hacerle caso a Barrionuevo: dejar el sig-
nificante imperial por dos años y ver qué pasa. El problema es qué pasa.
Estamos tan acostumbrados a pensar el problema de nuestras libertades en
el lenguaje de la política, lo político, la politicidad, que obligarse a pensar
más allá es casi obligarse al silencio.

Un griterío
Un político, un intelectual, un periodista, un panelista, un técnico, un ciu-
dadano de bien: ¡Boronbonbón, boronbonbón, es la política, que ya volvió!
Un pelado de anteojos inoportuno: (Interrumpiendo el coro con sereni-
dad) Usted dijo capacidades institucionales, usted en cambio dijo debate
y reflexión, usted dijo opinión, usted administración y consumo, y usted,
sí, usted, reconocimiento (Perdiendo la paciencia, furioso) ¡Dije régimen de
gubernamentalidad múltiple, carajo!

Una iluminación pospolítica


Dijo “régimen de gubernamentalidad múltiple”. Y nadie puede decir que
no se trata del problema de nuestras libertades y de los poderes, porque
“gubernamentalidad” es “dirección de las conductas”. Es el problema de
la libertad y el poder sin suponer el centro y las distribuciones binarias de
la política, lo político, la politicidad. Porque las direcciones de nuestras
conductas suponen un campo de vectores, un campo de las fuerzas que son
las que dirigen. Y esas fuerzas son puntos singulares. A cada cual, entonces,
o a varios, o a muchos, la constelación de los puntos singulares y el cam-
po de vectores que dirigen efectivamente las conductas, los visibles y los
enunciables, la humanidad. Y habrá que ver después cómo entran Cristina,
Mauricio, el consumo y la exportación de soja en ese mapa, y si entran del
lado del poder o de la resistencia.

Prólogos Clases 02.indd 41 31/10/18 11:40


Constelación en clave comedia del empresario de sí mismo
Homo consumus Homo laboralis
¿Qué hay? Trabajo por resultados, ¿viste?
¿Qué puedo? Trabajo por responsabilidad.
¡Trabajo hasta en el baño!

Homo moralis hedonistus Homo medicinalis


¡Hay que ser feliz! Pero ¿soy feliz? Me tengo que cuidar…
¿Por qué me pregunto eso? ¿Estaré deprimido? No vaya a ser cosa
Dame una pastilla. ¡Tengo que hacerme ver! que un día me enferme…
O me muera.

Homo politicus
¿Qué opino? Homo emoticón
¿A quién apoyo? ¿Cómo apoyo? ¡Esto es indignante!
¿Cuánto apoyo? ¡Estoy aterrado!
¡No salgo en el padrón! ¡Ay, qué ternura!

Un comentario bloguero

Anónimo
Este tipo de rechazo parece el de los hippies de la década del ’60.
Anónimo
¿Y?
Anónimo
Está perimido, los hippies fueron derrotados.
Anónimo
¿En Vilcapugio o Ayohuma? ¿En Waterloo?
Anónimo
No lograron cambiar el mundo
Anónimo
¿?
Anónimo
En todo caso, no sirve para volver a pensar el retorno de la política
Anónimo
¿Y?

Prólogos Clases 02.indd 42 31/10/18 11:40


LOS MAREADOS. TANGO POSPOLÍTICO
Prólogo a Gilles Deleuze, El poder. Curso sobre Foucault II, septiembre de 2014

Un tangazo
Uno decía que el “retorno de la política” en todas sus variantes se le aparece
precisamente como un aparecido, un fantasma. Para colmo de males, el
fantasma se calza la gorra y le pide el certificado de politicidad.
Todos gritan que son lo nuevo, la nueva política, o la nueva era. Y se
Los
gritanmareados,
que son lotango pospolítico
viejo, la vieja política, lo mismo de siempre, o más de lo
mismo. Todos chamuyan la verdad y mienten al mismo tiempo con sincera
Un tangazo
deshonestidad.
Uno decía que el “retorno de la política” en todas sus variantes se le aparece
Y uno, como
precisamente como sapo de otro pozo,
un aparecido, intuyendo
un fantasma. Para cada
colmovez
demás queelelfantasma
males, problema se
calza
de laladirección
gorra y le pide el certificado
de las conductas de ya
politicidad.
no pasa por la política, por lo político,
Todos gritan que son lo nuevo, la nueva política, o la nueva era. Y se gritan que son lo
o porlalavieja
viejo, politicidad,
política, losino pordeunsiempre,
mismo régimen de gubernamentalidad
o más múltiple.la
de lo mismo. Todos chamuyan
Y uno, uno… Uno, como en una fiesta triste,
verdad y mienten al mismo tiempo con sincera deshonestidad. enguantado y embufanda-
Ydo,
uno,concomo
la sapo de otro
campera yapozo, intuyendo
puesta, cada vez
esperando más que
parado el problema
que de la dirección
le abra nadie, al lado
de las conductas ya no pasa por la política, por lo político, o por la politicidad, sino por
de una puerta que no existe.
un régimen de gubernamentalidad múltiple.
Y uno, uno… Uno, como en una fiesta triste, enguantado y embufandado, con la
campera ya puesta, esperando parado que le abra nadie al lado de una puerta que no
existe.
Una puerta
Uno,
Una en su desesperación, uno solito, se arma una puerta. Sin conocimien-
puerta
Uno, en albañilería,
tos de sin fundamentos,
su desesperación, uno solito, se fuera
arma de unaescuadra,
puerta. Sinmedio vencida de
conocimientos de
albañilería, sin fundamentos, fuera de escuadra, medio vencida de entrada.
entrada. Una puerta giratoria, que no sale de ningún lugar viejo ni entra a Una puerta
giratoria,
ningún que no nuevo.
lugar sale de ningún lugar viejo ni entra que
Una analogía-puerta, a ningún
dicelugar
más nuevo.
o menosUnaasí:
analogía-
puerta, que dice más o menos así:
Largo proceso de construcción
Reestructuración desde arriba: de hegemonía para la
industrialización por sustitución industrialización por sustitución
de importaciones Irrupción de un cambio en
de importaciones
las relaciones de poder
Crecimiento y organización del
1930 movimiento obrero urbano 17/10/45
1946
1976/ Crecimiento de movimientos 19-20/12/2001 2003
90 sociales, sindicales, culturales de
nuevo tipo
Largo proceso de
Irrupción de un cambio en
Reestructuración desde construcción de hegemonía
las relaciones de poder
arriba: para el capitalismo
capitalismo financiero/neoliberalismo
financiero/neoliberalismo

Primer mareo
Y uno da vueltas y vueltas, y al primer mareo, como que le llueve una pregunta: ¿qué
querrán decir Deleuze y Guattari cuando hablan de un nivel molecular? Y uno no sabe,
¿qué02.indd
Prólogos Clases va a 43
saber? Pero mareado, se le menta que si dicen “molecular” y no dicen31/10/18 11:40
Primer mareo
Y uno da vueltas y vueltas, y al primer mareo, como que le llueve una pre-
gunta: ¿qué querrán decir Deleuze y Guattari cuando hablan de un nivel
molecular? Y uno no sabe, ¿qué va a saber? Pero mareado, se le menta que si
dicen “molecular” y no dicen “atómico” o “electrónico”, evidentemente no
se trata de rumbear hacia lo más pequeño, sino hacia los enlaces. El nivel
de las moléculas está hecho de enlaces, piensa uno. La molécula misma no
es más que un enlace o varios. Y el nivel de los enlaces es inseparable de
una multiplicidad de fuerzas y desequilibrios energéticos, es un nivel sin
unidad, sin fronteras. “Fuerzas intramoleculares” o “intermoleculares” no
señalan adentro y afuera, sino un grado de intensidad mayor de unas fuer-
zas sobre otras en una situación de equilibrio inestable.

Segundo mareo
Y al segundo mareo, le da en el mate como una comparación. A uno. Que si
la mutación de las relaciones de poder en 1945 se produce en un estado de
las fuerzas ya relativamente estratificado, o irrumpe al nivel de agregados re-
lativamente estables (clase obrera industrial urbana, con primacía masculina,
sindicalizada, etc), en 2001 se produce en un estado de las fuerzas fuertemen-
te desagregado. Lo que se agita, lo que se corre, lo que resiste, ya no está en
los bordes de un nivel agregado de personas enclasadas y representadas, sino
al nivel de los enlaces que componen una vida. Enlaces salariales, enlaces de
votante, enlaces de consumo, enlaces con semióticas representativas, sí. Pero
junto a enlaces de grupúspulo, enlaces parasalariales, enlaces de comunidad,
vecinales, enlaces con semióticas pospolíticas, enlaces neodomésticos, enlaces
parasanitarios, enlaces de crianza, enlaces de enseñanza experimental… y de
tan mareado, uno, que ya no está en sí, no puede seguir la lista, pero seguro
que sigue y se desagrega cada vez más. Rechiflado por la fuerza centrífuga de
la puerta, o por la fuerza centrífuga de la realidad misma, ya uno no sabe,
uno ve que la “fuerza de trabajo”, o sea uno, se despliega y despliega el nivel
inestable de su propia multivectorialidad.

Tercer mareo
Y con el tercer mareo se cuela una hipótesis: que así las cosas, cualquier
fuerza o acción de dirección de las conductas ya no se aplica sobre fuerzas

Prólogos Clases 02.indd 44 31/10/18 11:40


sociales, organizacionales o personales agregadas, sino sobre sus desequi-
librios de enlace. Y que quizás sea esto lo que le da al poder neoliberal su
carácter disperso y diverso, molecular. Y su tonalidad realista o pragmática,
que todos señalan y se señalan, porque no busca en principio eliminar, trans-
formar o modelar los agregados –estructuras, organizaciones y personas–.
¿No será que la gubernamentalidad neoliberal va selectivamente tras cier-
tos enlaces, enlaces de todo tipo, no porque sean “de izquierda” o “de dere-
cha”, sino por sus efectos real o potencialmente desestabilizantes sobre otros
enlaces, pero fundamentalmente porque cualquier desequilibrio supone una
energía potencialmente aprovechable? ¿No consistirá cada vez más en intro-
ducir o intensificar enlaces para obtener asociaciones y disociaciones y regular
la tasa de transferencia energética de un enlace a otro? Por ejemplo, intensifi-
car un enlace de consumo en un compuesto parasalarial-neodoméstico que se
asocia y moviliza energía hacia un enlace escolar y uno sanitario. O introducir
un enlace de capitalización en un compuesto comunitario-parasalarial para
generar enlaces salariales y de consumo. O transferir parte de la energía de un
enlace de crianza-neodoméstico a un enlace parasalarial. Las acciones de las
agencias estatales (planes, programas, e incluso derechos o políticas que son
“macroeconómicas” solamente en sus efectos, pero locales en su aplicación
y objetivos) y los dispositivos de empresas en sentido amplio (trabajo por
resultado, freelance, domiciliario), ¿no parecen confluir cada vez más en una
estrategia de formulación de moléculas, de búsqueda de estas fórmulas de
enlaces para lograr compuestos singulares diseminados que producen efectos
socialmente útiles, económicamente rentables, simbólicamente legitimantes,
electoralmente redituables (según los casos, lo uno, lo otro, si fuera posible
todo junto, y quizás algo más que a uno se le está escapando)?

Mareado, pero atento


Y uno organización, uno persona, uno, con el marulo lleno de preguntas,
como quien dice, uno que ni siquiera es uno, uno centrifugado, molécu-
la de moléculas, compuesto de compuestos, uno en harapos, como quien
dice, arrastrando sus enlaces que se agitan, se corren, se resisten, sigue yiran-
do mareado, en su puerta giratoria, pero al menos se cuida la espalda: ¿cuál
será la formulación que le toca a mi compuesto?
Uno, busca lleno de esperanzas, un lenguaje pospolítico para sostener
sus ansias.

Prólogos Clases 02.indd 45 31/10/18 11:40


LLEGADA AL PAÍS DE LOS MOLÉCULOS
Prólogo a Gilles Deleuze, Derrames II. Aparatos de Estado y axiomática capitalista, agosto
de 2017

Finalmente, la curiosa expedición que yo lideraba logró alcanzar su próxi-


mo destino. Después de haber pasado 40 años en las Tierras del Bienestar,
rodeados por instituciones que parecían moldes y por figuras humanas, los
primeros días en el extraño País de los Moléculos no podían dejar de causar
gran impresión sobre nuestra pequeña tropa.
El nombre “moléculos” lo acuñó Mr. Batler, nuestro novelista aficionado
a la ciencia, quien militaba la idea de que la potencia intrínseca del conoci-
miento científico consistía en su capacidad de deformar el mundo, de fic-
cionalizarlo, y era por lo tanto una potencia literaria. La idea nos resultaba
incomprensible, pero el nombre “moléculos” se impuso por la fuerza de las
cosas. Es que en aquel mundo maravilloso, lo que por analogía llamaríamos
“personas” o “instituciones”, se presentaba atomizado y unido por enla-
ces abiertos y siempre en relativo desequilibrio. Un “moléculo básico”, por
ejemplo, presentaba un átomo-cuerpo con un triple enlace: a un átomo de
signos sanitarios, a otro de signos de género, y a un átomo-obtención de
moneda. Este último se enlazaba con un átomo-consumo, que presentaba
a su vez un doble enlace: uno a un átomo de signos de votante, otro que
volvía a enlazar con el átomo-cuerpo. Era muy llamativo. Cuando los mo-
léculos se encontraban “emparejados”, se constituía por supuesto un com-
puesto más complejo, en el que los enlaces se duplicaban –dos átomos de
obtención de moneda, por ejemplo, que se afectaban a la distancia a través
del resto de los enlaces–, o a veces se fusionaban –un solo átomo de signos
de votante para la misma doble molécula–. Mr. Batler juraba y perjuraba
que había llegado a distinguir compuestos más grandes, a los que llamaba
“bandas”, “grupúsculos” y “empresas”. Nadie más llegaba a distinguir exac-
tamente todo eso, pero cuando yo salía a fumar al caer la tarde, Mr. Batler
se sentaba a mi lado e intentaba mostrarme esas constelaciones de vida
como si fuera un astrónomo.

Prólogos Clases 02.indd 46 31/10/18 11:40


Su pintoresca forma de vida, sin embargo, no era para los moléculos mo-
tivo de orgullo. Se decían originarios de las Tierras del Bienestar, y aunque
se empecinaban todo el día en agujerear y corroer las paredes de todos los
moldes de disciplina salarial, de afiliación política, de fidelidad matrimo-
nial, de género, de disciplina escolar, hablaban de todo ello con profunda
y sentida nostalgia.
La conducta del Profesor Deliñí nos preocupaba un poco, pero su ca-
rácter naturalmente hosco nos mantenía a distancia. Elegía por la mañana
el rincón más aislado que pudiera encontrar, y pasaba el día sentado, ha-
macando el torso hacia adelante y hacia atrás, dibujando hojas y hojas del
cuaderno que apoyaba en su regazo, hojas que indefectiblemente arranca-
ba, abollaba, y arrojaba a un pequeño cesto que llevaba siempre consigo a
todas partes, y repitiendo sin descanso: “C’est pas un bonhomme, c’est pas
un bonhomme”.
Mi amigo Félix, más afecto a los problemas de política revolucionaria,
sufría uno de sus arrebatos de entusiasmo extático, corría de aquí para allá,
armaba encuentros, y escribía artículos que decía debía publicar tan pronto
como fuera posible. Yo no llegaba a leerlos
todos, pero él me resumía sus ideas principa-
les mientras tomábamos el café después de la
cena. Lo que le quitaba el sueño era que esa
especie de mundo químico de los moléculos
no tenía Afuera: a lo sumo efectos de cierre
por atracción, siempre relativos a los equi-
librios o desequilibrios de ese universo de
enlaces de enlaces de enlaces de enlaces...
Decía entonces que la Liberación como
afuera de la Sujeción, la Resistencia como
choque externo con la Sujeción, e incluso
la Sujeción como imposición externa más
o menos interiorizada, eran categorías es-
tériles para leer la vida de los moléculos.
“¡Están en un mundo pospolítico, Dr.
De l’yeuse!”, me gritaba eufórico. Las es-
trategias de poder y de contrapoder ope-
raban de la misma manera, y eran por
lo tanto permanentemente reversibles:

Prólogos Clases 02.indd 47 31/10/18 11:40


nada se podía hacer en ese mundo sin introducir, intensificar o atenuar un
enlace, para de ese modo intensificar o atenuar los otros enlaces alterando
la morfología del moléculo o del compuesto de moléculos. Por ejemplo,
el enlace entre cuerpo y consumo se podía atenuar introduciendo en el
medio una semiótica naturista. Pero si la energía liberada se volcaba sobre
la obtención de moneda, se volvía a intensificar el enlace de consumo. Un
ejemplo contrario. Un moléculo polarizado de un solo lado en torno de la
obtención de moneda, alrededor del cual se ordenaban el resto de los áto-
mos, adquiría la morfología de una pera. Pero la concentración de la ener-
gía en torno a la actividad monetaria hacía que los átomos más lejanos, en
la base de “la pera”, quedaran casi sueltos y listos para enlazarse a cualquier
semiótica, banda o grupúsculo antimonetario. Si esto sucedía, la energía se
redistribuía, y “la pera” se redondeaba o se bipolarizaba, como si tuviera dos
cabitos y ninguna base.
Por supuesto que en este contexto, lograr sostener la acumulación de ca-
pital en todos los niveles y un relativo equilibrio poblacional, era un terrible
dolor de cabeza. Félix había llegado a detectar que las “autoridades” de todos
los ámbitos tendían a la misma estrategia: intensificar el enlace de obtención
de moneda para que estabilice el intercambio entre el resto de los átomos
según relaciones de costo/beneficio. Cada moléculo se estabilizaba así como
una miniempresa de gestión de enlaces con fines productivos. Imagino que
Félix tenía razón, porque el Gran Debate Nacional en el País de los Molécu-
los era si la intensificación del enlace monetario para empresarializar la vida
se lograba soltando moneda a lo pavote en el ambiente o, por el contrario,
dejando a los moléculos prácticamente sin moneda. Una cosa de locos.
Por mi parte, aquel mundo maravilloso y la especie de comunicación
telepática en la que estaban mis tres compañeros, me tenían en un estado
de fantasía permanente que despertaba mi afición filosófica. Durante esos
primeros días, soñé el proyecto megalómano de reescribir la historia com-
pleta de la filosofía, no como una historia del pensamiento, sino como una
historia de la percepción alucinada.

[Fragmento del cap. III de Viajes a varias naciones remotas del mundo,
de Gilles De l’yeuse. Inédito]

Prólogos Clases 02.indd 48 31/10/18 11:40


LEIBNIZ IN THE SEA WITH DIAMONDS
Para una historia alucinada de la filosofía
Prólogo a Gilles Deleuze, Cine III. Verdad y tiempo. Potencias de lo falso, agosto de 2018

El lector lee el prólogo, que no le interesa demasiado, de un libro que le in-


teresa mucho. Y como no le interesa demasiado, su pensamiento se bifurcó:
mientras leía “El lector lee el prólogo” se preguntaba si valdrá la pena leerlo.
Y ahora se bifurca otra vez, porque cree ya haber leído la frase “El lector lee
el prólogo” más de una vez ... ¿pero fueron dos o tres veces? ¿Y es el prólogo
que no avanza, o soy yo que me pregunto cuántas veces leí “El lector lee el
prólogo”? Y se bifurca, y se bifurca, y se pierde...

Д
Y está en un barco en un río. Al lado suyo, Heráclito, los ojos caleidoscó-
picos fijos en el río como un poseso, tratando de recortar un espacio de
mismidad continuo, siguiendo dos o tres ondulaciones del agua, pero se le
quiebran, o cambian de dirección, una se monta sobre la otra y se fusionan,
o se arremolinan por un segundo y desaparecen. Y entonces hace un corte
mental en el tiempo y busca la mismidad de la secuencia. Pero tampoco, y
Heráclito ya no ve un río, ve la variación permanentemente irrepetible de
las ondulaciones del agua y dice “Devenir”. En el núcleo del concepto hay
una percepción alucinada.


En la orilla, bajo unos árboles de mandarinas, James camina por el sendero
correcto. Pero de repente se para. “¡Te quedaste corto!”, le gritan desde
el barco. James iba pensando que en el núcleo de toda filosofía hay una
“visión”. Pero se quedó a mitad de camino. Porque la “visión” es una idea

Prólogos Clases 02.indd 49 31/10/18 11:40


general todavía demasiado cosmológica. Se corre del concepto, pero ha-
cia una concepción. Una concepción del mundo no es el concepto, pero
está demasiado cerca. El río de Heráclito no es una concepción general del
mundo, es una alucinación visual singular. El mar de Leibniz, una alucina-
ción auditiva singular.


Leibniz se arremanga los lienzos y mete las patas en el agua. De espaldas
al mar, escucha esa especie de caótico murmullo sordo que ya hace la ola
cuando comienza a formarse, luego las mil efervescencias que van explotan-
do a destiempo sobre la cresta blanca, y un primer golpe, y un segundo, y
ahora tres juntos, y luego ya incontables caídas del agua sobre el agua que
hacen un estruendo. Y en ese ruido, Leibniz escucha –o cree escuchar– que
cada gota de agua choca con otras. Y el mar ruge que la función del concep-
to de alma consiste en rodear y proteger la percepción alucinada singular
para que no se disipe, para que no se olvide, para que quede disponible para
el futuro.


En un edificio de la rambla, Souriau se acuesta ya apurado por dormir. Se
tiene que levantar temprano para seguir escribiendo ese libro que lo tiene
a mal traer. Estira el brazo y apaga la luz, cierra los ojos con demasiada
conciencia, da vueltas y siente el roce de las sábanas como si fueran lijas,
las patea y se le enroscan en los pies... La hiperactividad del insomne lo va
agotando y entonces, ni dormido ni despierto, escucha que lo llama la obra
que todavía no escribió, que está por hacer pero ya está en el mundo bajo
la forma de mil interrogantes que erigen una Esfinge que con voz grave le
pregunta: “¿Y ahora qué vas a hacer?”.
Pero no termina ahí. Unos días después va a visitar a un amigo escul-
tor. Y en el punto exacto en que el cincel en la mano del artista hace una
marca sobre la piedra, Souriau ya no ve ni mano, ni artista, ni piedra, ve
las mil posibilidades de esa piedra inquisitiva que pregunta: “¿Y ahora qué
vas a hacer?”.
La percepción alucinada que está en el núcleo es el componente psicoac-
tivo del concepto, que tiene un efecto residual que se dispara mañana, el
año que viene, o dos siglos después.

Prólogos Clases 02.indd 50 31/10/18 11:40



Evitar que la pequeña percepción alucinada singular se disipe y se olvide
bajo el peso de la percepción cotidiana requiere esfuerzos monumentales.
Por eso las obras filosóficas son monumentos, pirámides de Egipto. Altura
para la notoriedad y solidez para la posteridad, conseguida a fuerza de apo-
yarse sobre el encadenado de hormigón que ofrece la Historia de la filosofía.
En el sistema arquitectónico de la Historia de la filosofía, Materia y memo-
ria, por ejemplo, se propone superar las contradicciones y las antinomias
del Idealismo y el Materialismo desde un Vitalismo, con los conceptos de
Memoria, Duración, etc. Pero esas son las columnas y las piedras apiladas,
cuya única función es evitar que se disperse lo que está activo en el pequeño
núcleo. No hay que comprender, hay que penetrar. Hay que ir al sistema
conceptual como un profanador de tumbas. Uno rasca la pared con la uña
y está demasiado dura. Martillo y cortafrío. Incólume. Pico y pala. Dema-
siado sólido. Taladro y taladro neumático. Petrificado. Dinamita entonces,
y llegado el caso lanzacohetes. Una filosofía no se abandona hasta no haber
penetrado la pared del concepto. Materia y memoria no se abandona hasta
no ver un cactus sobre la mesa del living del departamento de Bergson, un
cactus cerebralizado, hiperactivo hasta en su mínima parte, ordenando el
trabajo de cada nervadura, distribuyendo la circulación de los fluidos entre
las partes que reciben luz intensa desde la ventana y las que reciben penum-
bras desde el fondo de la habitación. Un cactus que de repente percibe una
sombra, y por dos segundos se pone en alerta y detiene su actividad. En una
habitación que sin embargo ya está llena de imágenes que la planta filtra
según las necesidades de su esfuerzo vital: el sillón Luis XV, la alfombra,
la mesa, la biblioteca, y el propio Bergson, que mientras iba del sillón a la
biblioteca, alucinó por dos segundos que era una sombra cuando pasaba
frente a la ventana.

Æ
La Historia de la filosofía y los monumentos esconden la percepción alu-
cinada singular, y a veces lo hacen poniéndola a la vista de todos como
anécdota, inspiración, metáfora, ilustración, alegoría. Un dispositivo cruel
de tortura perceptiva con prisioneros encadenados detrás de un muro en
una cueva oscura, que ven sobre las paredes sombras que se deforman al
ritmo del fuego, y oyen voces que rebotan espectrales contra las rocas... Eso
no es la “alegoría de la caverna”, es una pesadilla, un terror nocturno. Que

Prólogos Clases 02.indd 51 31/10/18 11:40


Platón convierte en alucinación diurna y núcleo psicoactivo de su sistema
conceptual.
Como con todo psicoactivo, hay que saber cuál te pega bien y cuál te
pone paranoico.

Ýå
A Descartes hay que reconocerle que no esconde nada. Ni alegoría, ni anéc-
dota, ni metáfora, ni ilustración: la solidez del sistema arquitectónico de
la res cogitans exige, depende, está atada a la potencia alucinatoria de una
percepción singular a la que Descartes llama, como corresponde, “pensa-
miento”.
En bata, frente al fuego, papel en mano, tiene esa noche tan especial.
Se autosugestiona, desconfía de la bata, del fuego, del papel, sus sentidos
se confunden, los bloquea cerrando los ojos e imaginándose sin manos, sin
ojos, sin carne, sin sangre, gas de pensamiento puro omnipotente y absoluto
que contiene y reorganiza todo un mundo; paranoiquea una batalla con
otros gases, un Dios embustero, después un genio maligno. “Yo pienso”,
dice. Es tan cierto como curioso. Uno diría que alucina.
Descartes expone impúdicamente cómo la potencia alucinatoria del
pensamiento se bifurca y se polariza en dos métodos. Hacia los bordes crece
como medio, estratagema, método para fundar el concepto, los conceptos,
la concepción, el monumento que la rodea. En el núcleo se conserva como
artefacto alucinatorio, técnica que rompe la percepción cotidiana, método
psicoactivo disponible para ser usado mil veces de mil maneras distintas.
Cuando Fechner se despoja paulatinamente de las partes angulosas e im-
perfectas de su cuerpo, hasta quedarse con la esfera ocular, y termina con-
cluyendo que los ángeles son burbujas, usa el alucinógeno que le vendió
Descartes dos siglos antes.

Ǿ
El lector se da cuenta de que hace rato ya no lee nada porque está todo
oscuro. Levanta la vista y está en el cine. La película ya ha comenzado hace
un rato con una perorata sobre las obras filosóficas, las pirámides de Egip-
to y los profanadores de tumbas. Un viejito de anteojos y pulover violeta
recostado en un sillón explica que hacen falta nuevas herramientas por-
que el régimen de la concepción es heterogéneo respecto del régimen de
la percepción. Contra la luz parpadeante de la pantalla, se bambolean los

Prólogos Clases 02.indd 52 31/10/18 11:40


extremos pinchudos de cinco cactus sentados en la fila de adelante, que
parecen festejar la ocurrencia. En la pantalla desfila entera, otra vez, la his-
toria de la filosofía. Pero esta vez ya no están las categorías que distinguen y
ordenan los conceptos y las concepciones en sus apoyos arquitectónicos: no
hay racionalistas, ni empiristas, ni monistas, ni idealistas, ni panteístas, ni
materialistas, ni esencialistas, ni existencialistas, ni nada de eso. Como en el
cine, se analizan los artefactos y las técnicas de construcción de una imagen
singular y su potencia alucinatoria. Se dice, por ejemplo, que la potencia
perceptiva del pensamiento de Spinoza no está en el método geométrico,
ni en el concepto de Sustancia ni en el de modo, sino en la velocidad del
pasaje de uno al otro, que provoca el vértigo que permite ver una araña que
teje su tela y la potencia de Dios en profundidad de campo. Spinoza sería
un aceleracionista. Sigue un acalorado debate entre dos expertos respecto de
la alucinación de las partículas de sangre en el propio Spinoza: ¿opera como
un metamorfista o como un microscopista? Parece que los metamorfistas ope-
ran por sobreimpresión de dos o más percepciones habituales. Se menciona
a Samuel Butler y se muestra la imagen de una rana viviseccionada que
adquiere potencias urbanas y políticas cuando se le sobreimprime una vista
aérea de Londres, y un grano de trigo en el estómago de una gallina al que
se le sobreimprime una figura humana. Se mencionan los cristales y las
esponjas de Simondon. Vuelve a aparecer uno de los expertos analizando la
construcción metamorfista de la escena del gusano en la sangre en Spinoza.
El otro experto explica que los microscopistas operan primerísimos primeros
planos que muestran la agitación exasperada, heterogénea e irregular que
compone lo sólido, lo homogéneo, lo liso, seguidos por planos generales del
mundo fuera de foco. La pantalla se pone negra y se oye el ruido del mar
según Leibniz. Se hace una digresión sobre los rayos luminosos de Tarde.
El uso del primerísimo primer plano da el pie para presentar a los aboli-
cionistas, que también lo utilizan, pero de otro modo: la cámara se acerca
lentamente a la cabeza de un protagonista, y en el mismo movimiento, el
mundo va quedando fuera de campo mientras la mente va ganando en ta-
maño y profundidad hasta producir el efecto alucinatorio de un espacio de
pura interioridad. La técnica habría alcanzado su punto de perfección en el
cogito. La voz en off pregunta si, tal como existen los microscopistas, existen
también los macroscopistas. Un jovencito canchero, de aire provocador y
ánimo evidentemente escandaloso, dice que la mesa ordinaria de la Sorbo-
na que toca Souriau el 25 de febrero de 1956 está a la misma altura que la

Prólogos Clases 02.indd 53 31/10/18 11:40


alucinación clásica de la pirámide de Júpiter en la Teodicea. Son imágenes
macroscopistas, explica: la percepción de nuestro mundo se deforma cuando
se lo inscribe en una especie de panorámica galáctica junto con otros tantos
mundos. El documental sigue analizando artefactos y técnicas alucinatorias
e inventando categorías que a veces se cruzan en un mismo autor, y otras
conectan autores que jamás se habían puesto juntos. Pasa por la garrapata
de von Uexküll, la casa de Simondon, los átomos de Lucrecio, la avispa y la
orquídea de Deleuze y Guattari, el cono de Bergson, las líneas de errancia
de Deligny, el hombre de las sanguijuelas de Zaratustra, etc., etc., etc...
Hasta que la pantalla se funde en negro.

Las luces se encienden y el lector lee el prólogo, que no le interesa dema-


siado, de un libro que le interesa mucho. Sabe que ya leyó “El lector lee el
prólogo” dos o tres veces, pero no está seguro de si terminó de leerlo, o si es
que jamás pasó del primer párrafo y su pensamiento divagó por un rato en
una alucinación megalómana: reescribir toda la historia de la filosofía como
una historia de la percepción alucinada.

Prólogos Clases 02.indd 54 31/10/18 11:40


Prólogos Clases 02.indd 55 31/10/18 11:40
El Noprólogo es un experimento. Lo dejamos atado al
mástil de Ulises para no sucumbir a los enunciados de
las sirenas profesionales. No puede inscribir la obra que
le sigue, no puede presentarla, no puede introducirla
ni contextualizarla, no puede valorizarla ni aplicarla. Es
absolutamente prescindible para el lector.

Amarrado e impotente, prescindible, se vuelve loco,


muerde un pedazo de la obra y lo escupe en un
collage que nada que ver, contempla en el cielo una
cosmovisión y la transcribe meticulosamente como un
dictado de reglas éticas, agarra una epistemología, le
incrusta un mango y la usa de martillo o de cucharón,
transforma el axioma en táctica, o una palabrita suelta
en un gran plan megalómano.

Allí donde la Polis y la filosofía profesional se abrazan


en la postulación, el posicionamiento, el alineamiento,
la identificación, el análisis, la opinión, el posteo,
nosotros tenemos atado al mástil a nuestro pobre
loco, el Noprólogo, hablando en lenguas y fabricando
involuntariamente tangentes enunciativas habitables.

Editorial Cactus
noviembre de 2018
15 años
(54 11) 4958 3016
info@editorialcactus.com.ar
www.editorialcactus.com.ar

Prólogos Clases 02.indd 56 31/10/18 11:40