You are on page 1of 23
1. Tipos de comportamiento musical Quien cavcse gue decir dexpreocupalamente qué ela scioloe ti dela misia, lo primero que respondera sera, probablemente: fos conocimientos dela relacign entre los oyenter de mica, como sere individuals sociliados,y le nsia masa, Tales conocisiento ‘equerrfan una inveatigciin emptien mks prolongada, Mas dt Slo fmperaria a set productive cuando se elevase por encima de le agra picidn de hechor sn significado, cuando Tos problemas estuviesen ya Tedricamente estruccuradoss cuando te supiewe qué et lo relevance y selec qué pode clabormrer ua cplicacién Atal ie presta um yor ail un enfoque expefico de I evextisn que le consider ‘once generiles sobre lr misia It sociedad, Por conrguients, he tmpetado por cuparme, dade un punto de vite teéticn, de los on pporimientostipiosrelativor a le escucha musical en las condiciones de a wociedad actual, En este sentida, no pueden pasase sencilla: mente por alto las siuaciones precedentes; de otro modo, se per- deri lo earacerstico de hoy. Por otra parte, y como sucede en 00s scetores dela soiclogin mati, earcecos de datas compacblesy Fdedignos dela investigacin del pasado, Su ausencia se emples con spsto en la diseuién eentfica para atenuar ls ein deo eisene tes pues se dice qc, suptestmente, antaio.no fie mejor. Cuando miss drige la investgacién al comprobacidn de datos prexitentes sin tomar en cuenta Ia dindmics, mde apologéica se wuelve ext in vestigacidns y ma tende a acepar en dkima instancia la seuscién hice de sido» reconocerl en wa debe sentido. Setaegara que los medios de produccidn mecénica y masiva han llvado la nica por primera vex a incontables personas y que el nivel de euch se his eevada por ello, segin los concepeos de generlidad estas. va eds te slg dee mice Hoy no descr mlentrarme en ete complejatoms,en sl sicesmente bbenévoo: a infrigable conviccin del progreso cular Ta jeremiads culturalmente conservadora sobre el aplanamiena afectiva son dig tas fauna de a ote. Los terns de una respuesta responsable al problema se encuentran en el trabajo de F. Suchman, sparccido en Nueva York con el isle «Invitation 10 Musics, en el volumen Re a Research 1941, Tarpoco expondré resis cargadas con la divisin elas poe de escucha, Eatin pensadas Gnicamente como petiles ot Ttativamenteindicaivosen los que centelea algo dela excucha mie sical como indicador seiolgie y quirs tambien parte de ws dif "enciacionesy determinantes. Sempre que se hagan declraciones en tono cuanticativo lo cual apenas puede evitane en consieraciones tere sciigicas-, tats deben ar eormprobdasy no erie nwa tirmaciones concluyentes, Esti de mde subrayar que los tipos deer ‘cucha no emergen quimicamente puros. Se exponen, cieramente, al ‘cepticsmo general de la ciencia empfrica conta las ipologias, en particular de la pricologts. Lo que segin una ripologl semejante R= {ira inovtablemente coma ipa mivta, no exe realidad nada deco, fino un eetimaris de que el principta de etilacién elegido ha impuesto al materials es expresiin de una dfculead del metodo, no tuna propiedad o cuslidad de Ix cosa misma Sin embacgo, los tpos ‘oo han concebidoarbteariamente. Son puntos de crseizacin de- tctminados por consideraciones fundamentals de la socologla de la ries. Si parsimos de que ls problemstiesycomplejidad sociale se apres también mediante coneraccioner nla reackn ene la po ‘Atcciény le tecepcién musicals, incluso ene sen de la extuctura deb excachs rims, ao poded experare ningin continwane ininter rmumpidio desde l esucha abolutamente adecuada hasta la cseucha sarente de relocin osicedines, sino mi bien cl que dichas contra ‘iccionesy oposiiones repercutan en la fadole dela excucha musi- cay en los habitosauditivos. Lo que se contradice apacee decants- {do on oo motun opeeicSin. La rfc sabre la problemi vocal Inside la mien al como las observacione exon ys mle tiple autocorrecién, han conducido a I dipoogia Si se ha tradi do con crteriosemptricosy se ha comprobado lo suficiente, deberd, fin dua, modifieane y diferenciare muevamente, en particular en Jo reference al tipo del oyenteentreenido. Cuante mis burdas sean las cteacionesintelectsles cuestionadas por I seta, mis ele Tipe de competion mica! v9 rados han de fe los procedimientos que descen hacer justicia al ecto de tls fendémenos, Es mucho més difldilueidar por qué tna eancién de moda es tan apreciaday otra no lo er que deteri= har por qué se reaccona mis. Bach que a Telemann, oa una sinfo- tla de Hayes ends que nun pica de Staaf. La intnciin de la pologia consis en apruparen dicha tipologa y de mancra plausible In discontinucod dele veaciones, com plenatonciencia de los n= tagonismos socials y partir del com ens, ex dein de lo minica La tipologia ha de entendetse, por lo tanto, como una tpifica «idm meramente ideal lo cual compart con todas las tipologas. Se ‘escartan ir ransiclones. Sls consieracones bea estin bien Fan- ada, entonces los tpos, por lo-menos algunos dels mismos, de- berian podetse delim en todo caso y con mayor catidad entre s {elo que probablementeimagina una actitud centfca que constiye tt grupos de manera cxcluivarecits instrumental ade sonerd aa Chifcaciin na conceptual dl matzrial cmpleice y we conforae al “cod de low fendimenos. Deberia ser pone sila rangon tans Tidos para los ditinas tipo que lara a a snrazn deciieaen acepticin sen ocasiones, con una distribucign ertableida, poder fallaralgovelerentea las covtelacionesocialesypriconociales. No obs tante, para que san fructfeos, or anlisisempiricn deers indole tendr que crintare og [a elcin dela sociedad on fo ob jetos musicales. La sociedad le sma de los ofentery no oyenter de misica, pero hs condiciones estrucaralesobjeivas dela mtsca ‘detcrminan sin duds ls resciones dels oyenes. El canon que ge Inereacin de los tpos no hace referencia por ello, corn los aedeoa ‘mpinicas de orientacign meramente subjecva, elamente a gosto, las preferencias, hs aversionesy as costumbres de los oyentes. Sur" sé fundamental es mds bien la adecuacin oinadecuaciin de la ex coche a be ecuchado. Se prempane que ls obras ton algo en af ob- Jetiarnenteesrucrurad ypleno de sentido, abiero al anslsev que puede ser percbido y experimentado con diveron grados de corre in. Sin ligure a ello de manera exesivamente etic, y sin asp fara ser exhaustive, los tpos pretenden definir un dmbico que sc tiene desde I plenaadectacion de la escucha, como secoresponde ‘on la conciencia desarolada de los misicos profesional mis van- tzuardintas, beta I absofuca flea de comprension y la complets in 10 roadie ig del mice diferencia con respecto al mate, lo cual no debe confandiese en tbsoluro con una falta de sensibilidad musical, En todo caso, lads posiidn noes unidimensional: bajo ls divers puntos de vist, puc- Ale que uno u otto de los tipos se aproxime mis a nuestro objeto de ‘atic. lw com portanicniorearectsieios son faa importants ln corceciin Kigis de la claiicacin. Se emitinin suposiciones sor lire la elevania de los sipos renltantes ene esto. Ladificultad de sensi euros ientificamente hablando del con- seni subjetivo de la experiencia musical. mae alli del indicion tis extriccos, es esi prohibits. El experimenta puede aleaneat los grados de intensidad de a reacci8n, pero apenas los de la clided Los efectos al pie del eta, fisolgicos y mensurables que la musi ‘4 ocations se han suminisrado incluso accleraciones en las pul lones-no son en modo alguno idéncicosa la experiencia estética de tuna obra de are en tanto que obra de ate La inuospeccién musi ‘ales sumamenre incerta, La verbalize dela vivenela musial cho {de len, em la mayor parte de los seresharmanos com impediments insuperable cuande ne se dispone dela terminclogi tonics prec ss; aderais ls expresin verbal ett yu profiirda yu valor de eco ‘ocimento de wacclones pmrie a doblements costonsble: Por tll, [a dferencacin de a experiencia musical en ss considerscign el caricer especitio del objeto de estudio del que se deduce elcom: [ortaminnts parce el métado mds Fuctfere pees superar stevia lidades dene del sector de una sciologa de la msi que se oc pa del eres humanos ¥ no dela msiea ens La pregunta po los Etiterios de teconocimicato del expert, a quien con fii se le tchaca le corpetencia para ell, esl aujets ella misma ala proble- dvi social ya la intinscamente musical. La conmanis opie de tn gremio de expertas en la materia no seria una bus suficiene. La txdpetis del contenido rusia se decide en la consivucin intera de as cous y ex data a ta en vread debe eoriavineulada nla ‘caper de es ct. El propio expr, como prime tipo, habrla de defines sabre la bse de unt eanicha sheolutementsalesunda, Seria el oyent plea ‘mente conacente, ale por lo general nada x leexcapa ye cual i {lecuentasal mismo Hempo deo escuchado en cada instante: Quien, por ejemplo, vise confrontado «una obra disgregaday ajena alos Silos apoyos arquteceénicos, como el segundo moviicnt del Te Tipe de compertanione moa! vs para oven de Webern, y fuse caps de designar las partes que lcon- Forman, esta persona bastriaparaencarnat este ptr tipo. Ala vez {que sigue espontineamente el decurse de una musica complica, cr ict aus momentas rooesives: fo instants pesados pesenbes yA turor de manera tan conjunts que de ello erxtaliza un enramad ple no de sentido Incusa las complicaciones de lo simultineo, es dei Warmonta complejay la polifona a vatte vooss, la pecibe distin tamente, El comportamiento plenamente adecundo podria donor nave sexccs estructural. Su hovizonte ex ln kigies musical com ‘rts tino enende lo que peribe chs ees, por lo dems nines Tteal-causal. Eagar de esta gia esl técnica a quien piensa jun- to-con st aa, los elementos aislados de lo excuchado te lehacen csi inmedintamente presntes coma elementos tkeniooa yen eatagorlat ‘Menicas ve revels evenctslmente el entrrado de sentido, Bate ipo po Aris resting hoy en cierta medida al ceca de eninicosproeno- rales, sn que todos ellos saisfgan os cites del modelo: muchos - productores de misica se opondrlan, mis bien, al mismo. Desde un [punto de vata cuantztiv, exe modce apenas entarisprobablemen- {een consideracin;sfla el valor Uimite de una serie de Figures que se distncian de él. Hemor de ser prudentes a la hore de explicar #1 Privilege de ests profeionales de manera precipitadaypartiendo del proceso de alicnaciGn social enti el espiritu abjeiv y ls individuos en fa fse burguesa tard, lo que desaeredita el propio modelo. Des- de que x conocen ls declaracioncs de los musica, éton milen con ter excusivamente a as gules el pleno entendimiento de sts ta bisjos. La creientecomplicaciin de ls composicioneshabri reduc, no abstante, el circulo dels plenamente competentcr en todo aso «en proporcin directa al eeciete auimero de ls simples oyentes de Por otra parte, quien quisiera hacer experios de soos ls ayen- tes, se comportaria de un modo inkumano y utipica bajo las con diciones sociales existences. La compulsign que la forena integral de Ia obra cjetce sobre el oyente es incompatible no scl con su condi- cn, au staan y la situacign de una forma roasieal no prof ‘itr not ae, 9 9p 3 fee ‘nga Oa cmp 15, adi ia 307) pes pcan fe we, Indi cls dee iia sional, sno también con la libertad individual Elo legitima, fente A dpa del oyente-experto, el del buen epente, Este también cuca deal cde lo asad musicalmentey hace efestvas Lex conexiones exe pontineamente, enjucia con furdamento y no de acuerdo 2 mera ‘ategorias de prestigio o la arbitariedad del goto. Pero noes cons ‘ented lx implicaciones tcnics y estruceales, o 90 To cx pena ‘ente. Comprende ls ausica como se comprende la propia lengua, fungal no sepa nada @ muy poco de a gramétcs y dees sine: a. cs poseedor inconscente de ls ligiea musical nmanente, Con ‘ste modelo nos eferimos aun ser humano masieal siempre que sm recverde la capacidad de exccha inmediatay pena de sentido y no se contente com que la misica guster. Dicha musicalidad preciara Istéciamentedeuna cierta homogeneided dea cular musical ade sade de ura cierta unanimidad dentro de ls siaci6n global, cuando menos de los gropor que reacionan las obras de aste. Algo de elle hn sobrevivido hasta el siglo XIX en los cltulos cortesanes y aristo critics, Si Bien Chopin se usa rodsviaen una carta dela forma ‘de ida dispacs em la alta soredad, al mismo tempo le otorgaba una ‘uttnten comprensin, mientsasreprochaba a le burguesa que en Iigas de esto slo fuse sensible los resultados vombross cicenses hoy dirkamox:al show» En ly obra de Proust aparece figuras en el ‘undo de Guermantes que pueden adscribinsea exe epcimen, come por ciemplo el barn de Charlus, Tendriamos que soxpschae que el item eyemte, nacramente en proporcign diets al erecient mime ro de oventes de musics, exon bien cada ver min cecaa y amenara con desaparecer ante el parable aburguesamiento de I sociedad y la victoria de ls principios de intercambio y tendimento, Se pone de manifesto una poarzacn de la rpologfa hacia os exemos so in la tendencia, hoy uno Io entiende todo 0 no entiende nada, mplice es, por supuest, el declve de la iniiaiva musical en lov no profesional bajo la presion de ox mesos de comunicaciin de zatas y de la teproducciin mecinica. El amazewr rendra las meio rex posibildades desobrevvir ain donde hubiesen perdurada restos ‘de tna sociedad arisoertia, come en Viena Entre la pequedia bur igicls apeate vo cacontara jm ete emp, foe de poléanlcos so Tiarioe que actian come expertosy con los cuales, por lo demi, lox buenos oyentee se entendieron en el pasido mucho mejor que hoy Jos lamados cultivados con la produceign de vanguard.