Alerta en los puertos - Colombia (11/07/07) Someter el 35% de la carga que se mueve por los puertos a controles y revisiones puede

llevar a un colapso en un servicio que lo que necesita es ganar en agilidad y eficiencia para poder competir en el mundo. Un malestar general se ha apoderado de quienes manejan los puertos marítimos y terrestres de Colombia, pero también de quienes dependen económicamente de éstos, todo por cuenta de una controvertida medida de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) de entregar en concesión a privados, en poco más de un mes y por espacio de 15 años, la revisión del 35% de la carga que entra y sale del país. Aunque se trata de un procedimiento obligado que tiene como objetivo ser más efectivos en la lucha para frenar el contrabando y el tráfico de armas, de explosivos, de insumos químicos, de narcóticos y de todo tipo de mercancía ilegal, el temor generalizado apunta a que se podría generar un trancón en todas las actividades portuarias nacionales con un costoso efecto para el desarrollo económico de los distintos sectores productivos. Es innegable que Colombia no tiene un gran desarrollo portuario, ni marítimo ni mucho menos terrestre, y que apenas las sociedades encargadas del manejo de esta tarea en los principales puertos, es decir en Buenaventura, Cartagena, Santa Marta, Barranquilla y quizás en Tumaco, han tenido que hacer ingentes esfuerzos para tratar de ponerse a tono, en los últimos años, con la demanda de ingreso y salida de mercancía de todo tipo que se ha disparado producto de la reactivación económica. Si en esos términos de reorganización paulatina se han registrado inconvenientes e incluso se registran aún, los mismos que se han agravado cuando ha habido problemas por taponamiento de vías por el invierno o por asuntos de orden público, como ha ocurrido en Buenaventura, qué decir si llega una firma distinta con mecanismos diferentes de acción para el control de las miles de toneladas de mercancía y de productos varios que se mueven. Otro asunto clave en este tema y que es al que tiene que apuntarle muy bien el Gobierno representado en quien está facultado para ejercer la función que es la DIAN, es que no toda la mercancía que entra a un puerto tiene que ser revisada o sometida a los controles rigurosos. Destacan expertos que esto no se hace en la gran mayoría de puertos del mundo donde lo que funciona es un muy buen sistema de seguridad interno y de inteligencia que apunta a atender lo necesario o lo que de manera eventual puede resultar sospechoso. Ahora, por más que muchos lo duden porque el tema parece estar embolatado, Colombia está a las puertas de suscribir un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, e incluso ya lo ha hecho con otras naciones, así no le representen el volumen de carga que tendría con la potencia mundial, pero eso sólo, sumado a los niveles de crecimiento industrial y a la disparada en los registros de exportaciones, da para pensar que el trabajo en los puertos en los próximos años se va a duplicar y si eso pasa y está vigente el mecanismo de control que se entregará en concesión no habrá formar de sortear la congestión que se presentará.

Por eso qué bueno que el Gobierno, representado en los ministerios de Comercio Exterior y de Defensa se reúnan con la DIAN y analicen con detenimiento los alcances del plan previsto para saber si es indefectible aplicar el nuevo modelo de control o si por el contrario es posible aplicar otras alternativas de vigilancia y revisión, con modernos sistemas de monitoreo, sin que se infarten los puertos, pues si eso sucede el efecto negativo en la economía sería catastrófico. Además si se corrige este asunto el Gobierno se podría ahorrar millonarios recursos que debería asumir si, de acuerdo con lo que contempla la concesión, por algún motivo no se alcanza a revisar el 35% de la carga prevista, con lo cual el Estado compensará a la firma favorecida el faltante de ingresos. Que se analicen pues salidas distintas que antes que perjudicar favorezcan la dinámica y la agilidad que debe tener el manejo de la carga en todos los puertos. (La Patria)

REGLAMENTO DE LA LEY ORGANICA DE ADUANAS TITULO I DE LA ORGANIZACION ADUANERA. CAPITULO I DEFINICI0NES DEFINICIONES ADUANERAS Regl. L.O.A. ART. 1. A los efectos del presente reglamento se entiende por Circunscripción: El territorio aduanero delimitado para cada aduana principal dentro del cual ésta ejercerá la potestad aduanera. Habilitación: Las operaciones aduaneras que pueden realizarse en cada aduana principal o subalterna. También significa el lapso fuera de las horas hábiles o en los días feriados durante el cual se practiquen operaciones aduaneras. Se entenderá igualmente por habilitación la prestación del servicio aduanero en sitios distintos a la zona primaria. Aduana Principal: La que tiene jurisdicción en una circunscripción determinada y centraliza las funciones fiscales y administrativas de las Aduanas Subalternas adscritas a ella. Aduanas Subalternas: Las adscritas a una aduana principal habilitada para realizar determinadas operaciones aduaneras dentro de la respectiva circunscripción. Zona Aduanera: Area de la circunscripción aduanera integrada por las respectivas oficinas, patios, zonas de depósitos, almacenes, atracaderos, fondeaderos, pistas de aterrizaje, avanzadas y en general por los lugares donde los vehículos o medios de transporte realizan operaciones inmediatas y conexas con la carga y descarga y donde las mercancías que no hayan sido objeto de desaduanamiento quedan depositadas. Entiéndase por zona primaria, la misma zona aduanera. Funcionarios del Servicio: Comprende, tanto el personal de la aduana como el del resguardo dependiente de la misma. Zona de almacenamiento: Area integrada por patios, depósitos y demás lugares de almacenamiento de mercancías. CAPITULO II DE LAS ADUANAS PRINCIPALES Y SUBALTERNAS

ADUANAS PRINCIPALES Regl. L.O.A. ART. 2. Son aduanas principales las siguientes: La Guaira, Area de Maiquetía, Postal de Caracas, Puerto Cabello, Los Llanos Centrales, Las PiedrasParaguaná, Centro-Occidental, Maracaibo, San Antonio del Táchira, Puerto Ayacucho, Guanta-Puerto La Cruz, Puerto Sucre, Carúpano, Ciudad Guayana y El Guámache. HABILITACION Regl. L.O.A. ART. 3. Las Aduanas principales estarán habilitadas para las operaciones de importación, exportación y tránsito. Igualmente podrán prestar servicios de trasbordo, cabotaje y bultos postales.

ADUANAS SUBALTERNAS Regl. L.O.A. ART. 4. Son aduanas subalternas las siguientes: Higuerote, Aérea de La Carlota, Aérea Metropolitana de Caracas, Turiamo, El Palito, La Vela, Tucacas, Punta Cardón, Aérea y Postal de Barquisimeto, Tucupido, Cumarebo, Chichiriviche, San Juan de Los Cayos, Adícora, Puerto Amuay, Paraguachón, Palmarejo de Mara, El Tablazo, Aérea de La Chinita, Puerto Miranda, La Salina, Puerto Encontrados, La Fría, Ureña, Boca del Grita, El Amparo de Apure, Aérea de Barcelona, Güiria, Aérea de Maturín, Puerto Caripito, Puerto de Hierro, Río Caribe, Caño Colorado, Barrancas, Cristóbal Colón, Ciudad Bolívar, Matanzas, Tucupita, Pedernales, Corcumerú, Santa Rosalía, Caicara, Maripa, Curiapo, Santa Elena de Uairén, Icabanú, Pampatar, Aérea de El Yaque y Punta de Piedras. CAPITULO III ADUANAS DE LA REGION CENTRO-NORTE COSTERA ADUANAS PRINCIPALES Y SUBALTERNAS Regl. L.O.A. ART. 5. En la Región Centro Norte Costera funcionarán como aduanas principales: La Guaira, Aérea de Maiquetía, Puerto Cabello y Postal de Caracas y como aduanas subalternas las de Higuerote, Aérea de La Carlota, Aérea Metropolitana de Caracas, Turiamo y la de El Palito. ADUANA DE LA GUAIRA. ADUANA SUBALTERNA. HABILITACION Regl. L.O.A. ART. 6. La Aduana de La Guaira en el Puerto de La Guaira y tendrá por circunscripción la correspondiente al Distrito Federal y Estado Miranda con excepción de la circunscripción correspondiente a las aduanas Aérea de Maiquetía y Postal de Caracas. A la aduana de La Guaira estará adscrita la aduana subalterna de Higuerote la cual funcionará en Higuerote y estará habilitada para la operación de exportación y servicio de cabotaje.

ADUANA AEREA DE MAIQUETIA. ADUANAS SUBALTERNAS. HABILITACION Regl. L.O.A. ART. 7. La Aduana Aérea de Maiquetía funcionará en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y tendrá por circunscripción el territorio ocupado por sus oficinas, almacenes, patios, pistas de aterrizaje, helipuertos y el ocupado por aquélla en la base aérea Generalísimo Francisco de Miranda y en el Aeropuerto Metropolitano de Caracas, sus oficinas, almacenes, patios, pistas de aterrizaje y helipuertos. A la Aduana Aérea de Maiquetía estarán adscritas las aduanas subalternas Aérea de La Carlota y la Aérea Metropolitana de Caracas, las cuales funcionarán en el Aeropuerto Generalísimo Francisco de Miranda y en el Aeropuerto Metropolitano de Caracas y estarán habilitadas para las operaciones de importación, exportación y tránsito y servicios de trasbordo.