You are on page 1of 5

PREGUNTAS URGENTES PARA LA ASAMBLEA NACIONAL RESPECTO

DEL PROCESO EN CONTRA DE LA ASAMBLEÍSTA SOFÍA ESPÍN

Virgilio Hernández E

Una vez que la Comisión Investigadora Multipartidista que tramitó la denuncia
contra la Asambleísta Sofía Espín por la denuncia presentada por el As. Esteban
Bernal, por supuestamente haber “ejercido otras funciones diferentes a la de
Asambleísta”, ha entregado su Informe de Mayoría, se hace necesario que,
comunicadores, ciudadanos y sobre todo los Asambleístas que deberán tomar
una decisión, se hagan las siguientes preguntas, a fin que puedan determinar si
actuarán pegados a la Constitución y al Sistema Interamericano de Derechos
Humanos o en función de oscuras vendettas que no han sido desentrañadas.

El día jueves 8 de noviembre, ante falta de norma expresa en la Constitución y
la Ley Orgánica de la Función Legislativa, el Pleno N. 551 de la Asamblea
Nacional, resolvió, interpretando de forma adecuada el espíritu constitucional,
que la destitución de un legislador debería realizarse con las dos terceras partes
de los votos del total de integrantes de la Asamblea Nacional.

De forma inmediata, la Asamblea inició el tratamiento del proceso iniciado
contra la Asambleísta Espín, sin embargo, esta sesión fue suspendida luego de
que con una nueva violación a la ley y al principio de preclusión, la
Asambleísta María José Carrión reconociera que se había violado el debido
proceso y propusiera que la Asambleísta Sofía Espín en 24 horas presente las
pruebas de descargo y en 72 el pleno vuelva a reunirse para resolver sobre un
proceso administrativo que se le sigue, sin que ni en la Comisión ni en el pleno
se haya podido demostrar la falta cometida.

Indudablemente esta propuesta deja en muy mala situación a la Comisión y a la
propia Asamblea Nacional, puesto que reconoce una de las tantas violaciones
que la Asambleísta Sofía Espín ha señalado; sin embargo, queda claro que no
perseguía la posibilidad que se evacúen pruebas de descargo, sino ganar
tiempo para presionar a los Asambleístas de las diferentes bancadas y en
especial a “los del gobierno” para que, en lugar de cumplir su papel de juez
administrativo, actúen en función de consignas políticas.

Lo señalado queda claramente evidenciado con las sendas ruedas de prensa y
boletines realizados, el mismo 13 de noviembre de 2018, por la Presidenta de la
Asamblea Nacional y el propio Presidente de la República, que demuestran por
un lado, que no les importa el debido proceso ni la justicia y por otro, la
desesperación de las máximas autoridades del Estado por la votación que
pudiera presentarse en el pleno; por tanto, no les quedó otro camino que
invocar a sus “aliados”, los grandes medios de comunicación, para que
intensifiquen su campaña de presión a fin de lograr el objetivo de destituir a la
Asambleísta Sofía Espín, al parecer por haberse declarado “correísta”, falta que
en estos tiempos, siempre es sancionada.

A continuación se presentan varios grupos de interrogantes que permitirán
analizar si se actúa en derecho o respondiendo a consignas políticas que van
dejando una cadena de errores, que podrían tener a futuro consecuencias como
resultado de demandas internacionales contra el Estado y por ende la repetición
contra los responsables de las actuaciones violatorias a los derechos políticos de
una Asambleísta elegida por el pueblo. Aquí las preguntas:

1. La mayoría del Consejo de Administración Legislativa (CAL) debe
explicar: ¿cómo pudieron realizar un análisis riguroso, tal como lo
demanda la CIDH1 si en una sola reunión del día 3 de octubre de 2018, el
Asambleísta Esteban Bernal presenta una denuncia contra la Asambleísta
Sofía Espín, ese mismo día el Coordinador Jurídico de la Asamblea se
pronuncia favorablemente y el Consejo de Administración Legislativa
califica la denuncia, a pesar de que tenían cinco días para hacerlo y era
su obligación, realizar un análisis profundo de un proceso en el que una
Asambleísta podría perder su dignidad? ¿Actuaron con diligencia o
ignorando un análisis exhaustivo de constitucionalidad y cumplimiento
de los requisitos legales?.

2. ¿Por qué el CAL al momento de calificar la denuncia, omitió el requisito
de exigir una denuncia realizada bajo juramento, tal como lo dispone el
Art. 164 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa, aceptando un
simple reconocimiento de firmas?, ¿Por qué el CAL realizó un
procedimiento “express” para calificar la denuncia y no verificó el
cumplimiento de requisitos señalados en la propia normativa de la
legislatura?.

3. ¿Por qué el CAL antes de calificar la denuncia no verificó si la falta por la
que se pretendía procesar a la Asambleísta Sofía Espín, constaba como
tal en la LOFL?. ¿Por qué aceptaron que la visita a una persona privada
de libertad es “desempeñar otra función”, cuando la norma
constitucional del art. 127 y la de la LOFL se refiere a desempeñar otro
cargo y para ello solo se requiere leer la Constitución? ¿Con esta
apresurada decisión no se sienta un nefasto antecedente por el que
cualquier Asambleísta puede ser separado de su representación?.

4. ¿Por qué el CAL calificó una denuncia sin verificar un principio básico,
como es el de legalidad, contemplado en la Constitución y Convención
Americana de los Derechos Humanos? ¿Por qué se procesó a la

1 Comisión IDH. Informe No 130/17 (Fondo). Caso 13.044 Gustavo Francisco Petro Urrego (Colombia). 25
de octubre de 2017, Párr. 117.
Asambleísta Espín sin que la falta exista previamente, incumpliendo lo
dispuesto en la Constitución de la República en el artículo 76, numeral
3?.

5. ¿Por qué el CAL aceptó un informe verbal del Coordinador Jurídico y
luego tomó una resolución sin motivar su decisión, incumpliendo el
mandato de la Constitución previsto en el artículo 76, numeral 7, literal l,
de que toda decisión de los órganos públicos debe ser motivada?

6. ¿Por qué la mayoría del CAL no escuchó a la As. Sofía Espín, antes de
votar la reconsideración de su decisión, incumpliendo el derecho
constitucional a ser escuchada previsto en el Art. 76, numeral 7, literal c,
a pesar de que constaba en el orden del día de la reunión del 10 de
octubre de ese organismo?¿Por qué primero reconsideró y luego
concedió audiencia, sabiendo que no se puede reconsiderar lo
reconsiderado?

7. ¿Por qué la Presidenta de la Asamblea Nacional y el Presidente de la
Comisión Jimmy Candell, una vez que se conformó en la sesión del 10 de
octubre del pleno de la Asamblea Nacional la Comisión de Investigación,
no atendió el pedido de recusación planteado por la As. Sofía Espín
luego de las declaraciones posteriores a la conformación de la Comisión
del Asambleísta Fernando Callejas, quien adelantó su criterio respecto de
las actuaciones de la Asambleísta Sofía Espín, violando lo dispuesto en el
artículo 76, numeral 7, literal k, de la Constitución de la República? ¿Por
qué en la reunión del lunes 15 de octubre la Comisión desestimó el
pedido, en lugar de suspender el trámite como lo señala incluso una
sentencia de la Corte Constitucional2?. ¿Es válido el argumento que no
son jueces sino sustanciadores, sin entender que la LOFL confía todo el
proceso a la Comisión y tenían la obligación de actuar con imparcialidad
y con base a los argumentos de cargo y descargo?.

8. ¿Por qué la Comisión de Investigación, no atendió la solicitud de la
Asambleísta Sofía Espín de que actúen pruebas a su favor para
demostrar las infundadas afirmaciones, vulnerando su elemental
derecho a la defensa?.

9. ¿Por qué la Comisión NO evacuó pruebas si la misma persona privada
de libertad, señora Diana Falcón se ha declarado culpable para encausar
a Rafael Correa, sin embargo, en la Comisión de Investigación a la
Asambleísta Sofía Espín se declara inocente?¿No es acaso obvio deducir
que sea en la Corte Nacional o en la Asamblea Nacional no dice la

2 Corte Constitucional , Sentencia No. 009-15-SEP-CC
verdad? ¿Ante la duda razonable no debían buscar mayores elementos
de convicción antes de tomar una decisión?

10. ¿Por qué la jueza de garantías constitucionales no avocó conocimiento de
forma inmediata del pedido presentado el día de viernes 19 de octubre,
por la Asambleísta Sofía Espín de una medida cautelar para suspender
este proceso inconstitucional hasta que se garantice el debido proceso y
el derecho a la defensa, a pesar de que la Ley Orgánica de Garantías
Jurisdiccionales y Control Constitucional en su artículo 29 dice: “Las
medidas cautelares deberán ser ordenadas de manera inmediata y
urgente. La jueza o juez deberá́ ordenarlas en el tiempo más breve
posible desde que recibió́ la petición”? ¿Qué directrices o presiones
existieron para que recién conozca una medida cautelar 72 horas
después, a pesar de que conocía que la violación de los derechos se
realizaría en la sesión del día sábado 20 de octubre de 2018? ¿Por qué
una vez más la Comisión Investigadora, no suspendió la votación del
informe hasta que el Juez Constitucional resuelva la medida y garantice
un verdadero proceso de investigación?.

11. ¿Por qué el informe de investigación de la Comisión Multipartidista fue
remitido con una hora de anticipación cuando debió ser enviado con 24
horas, según dispone la propia Ley Orgánica de la Función Legislativa?.
¿De qué manera la mayoría de la Comisión justifica que se violentó el
artículo 163, numeral 1, sin demostrar cómo la Asambleísta Espín
cumplió otra función o cómo influyó o estableció injerencia en otra
función del Estado?, ¿Cómo puede afirmar la mayoría de la Comisión
que se interfirió en la justicia si un solo asambleísta no representa a la
Asamblea Nacional, así como tampoco una persona privada de libertad
representa a la Función Judicial?. ¿No es ridículo el análisis de que al
visitar a una persona privada de libertad se rompió el sentido nacional
de la función de legisladora, como se desprende del informe de mayoría,
o peor aún pretender que se haya querido modificar la versión, cuando
esta ya fue rendida en el proceso? O peor aún ¿Pretender
responsabilizar a la Asambleísta Espín de las posibles fallas en el
protocolo de seguridad al interior de un centro penitenciario?.

12. La mayoría de la Asamblea Nacional debe responder: ¿Por qué aprobó,
sin existir norma expresa, (en derecho público solo se puede hacer lo que
está permitido) violando el principio de preclusión, la propuesta de la
Asambleísta María José Carrión, que se suspenda la reunión del 8 de
noviembre y se conceda apenas 24 horas de plazo para que la
Asambleísta Sofía Espín presente pruebas de descargo; decisión que se
adoptó una vez que el pleno de la Asamblea Nacional aprobó que
cualquier proceso de destitución a un legislador opera con las dos
terceras partes de los votos?
Las respuestas a todas y cada una de estas preguntas son fundamentales que
realicen cada uno de los integrantes de la Asamblea Nacional y de los diferentes
bloques políticos, para poder determinar si la actuación de la Asamblea
Nacional responden a un verdadero análisis de los hechos o constituyen
falacias que no ocultan la intención de destituir una Asambleísta elegida por el
voto popular, sin que esté previamente demostrada la falta que cometió.

La Asamblea Nacional debe colocar por encima de las diferencias ideológicas el
respeto a la Constitución y la ley, sería inconcebible que la negligencia, el odio
político y la presión mediática pretendan sancionar una falta inexistente y
sentar un precedente fatal en la Asamblea Nacional.