You are on page 1of 2

MI DIOS SUPLIRÁ

Filipenses 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus
riquezas en gloria en Cristo Jesús.
Los seres humanos tenemos diferentes tipos de necesidades, y Él Señor las
suple todas conforme a Sus riquezas en gloria. No me refiero a necesidades
económicas solamente, sino también emocionales o espirituales. Por ejemplo,
hay personas que tienen mucho dinero, sin embargo, son necesitadas de amor,
de afecto, les falta cariño, les falta una familia.
Hay personas que aprendieron el secreto de conquistar bienes pero no
aprendieron a conquistar corazones. Hay personas que saben administrar
empresas extraordinarias y no saben administrar su vida, porque no tiene al
Señor en su corazón.
Dios quiere que aprendamos a enfrentar la vida con gozo y confianza. Para
hacer esto debemos aprender a contentarnos en todas las circunstancias
variables de la vida. En esta noche aprenderemos una gran verdad que puede
cambiar nuestra vida.
¿Cuál es esta verdad? Es la siguiente: Dios y lo que Dios me da, es todo lo que
necesito.
Dios El Proveedor. La Biblia enseña que el soberano Dios del universo nos ama y
ha prometido darnos todo lo que realmente necesitamos. Él no ha prometido
darnos todo lo que “queremos”, pero sí, prometió suplir nuestras necesidades.
El apóstol Pablo dijo: Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus
riquezas en gloria en Cristo Jesús. Filipenses 4:19.
• Dios suple nuestras necesidades materiales. En San Mateo, capítulo 6, el
Señor Jesús nos dice que no estemos ansiosos por nuestras necesidades
materiales, como comida, ropa y otras necesidades de la vida. Jesús dijo: No os
afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por
vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. Vuestro Padre celestial sabe que tenéis
necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su
justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. San Mateo 6:25, 32,33.
Dios es el que provee alimento. a más de 5.000 hombres sin contar mujeres y
niños.
Dios es el que provee para pagar las deudas. El multiplico el aceite de aquella
viuda que estaba a punto de perder a sus dos hijos. 2 reyes 4.1.
Dios es que suple para sanar nuestras enfermedades.
 El sano al paralitico del estanque el cual llevaba así 38 años.
 El sano a diez leprosos.
 El sano y sigue sanando hasta el día de hoy.
• Dios suple nuestras necesidades emocionales más profundas. Salmos 51:10-
12 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de
mí. No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme
el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente.
• Dios suple nuestras necesidades espirituales. Efesios 1:3-8 Bendito sea el
Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición
espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la
fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en
amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de
Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su
gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención
por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo
sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,
La pregunta en esta noche es ¿cuál es tu mayor necesidad en día de hoy? Para
responder a esta pregunta tenemos que permitir al E. S. que es el que sabe
todas las cosas nos diga que es lo que tenemos que pedir en verdad. Romanos
8:26-27 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué
hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo
intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los
corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad
de Dios intercede por los santos.