You are on page 1of 3

Materialidad y riesgo

Materialidad

Definición:
El Consejo de normas de contabilidad financiera, FASB 2 (siglas en inglés de Financial Accounting
Standard Board) ha definido la materialidad como:
• La magnitud de una omisión o error de información contable que, a la luz de las circunstancias
que lo rodean, hace probable que el criterio de una persona razonable que confía en la información
haya cambiado o haya sido influenciado por la omisión o distorsión (cursivas del autor).

Existen cinco pasos íntimamente relacionados en la aplicación de la materialidad. Éstos se


muestran en la figura 9.1 y se explican en la presente sección. Comienzan con el establecimiento de
un criterio preliminar acerca de la materialidad y la asignación de esta estimación a los segmentos
de la auditoría. Como se muestra en la primera categoría de la figura 9.1, estos dos pasos se realizan
como parte de la planeación y son los temas principales en el estudio de la materialidad en este capítulo.
La estimación de la cantidad de errores en cada segmento tiene lugar a lo largo de la auditoría.
Los últimos dos pasos se realizan casi al final de la auditoría durante la fase de terminación. Estos tres
pasos se muestran en el segundo cuadro de la figura 9-1 y forman parte de la evaluación de resultados
en las pruebas de auditoría.

DETERMINACIÓN DEL CRITERIO PRELIMINAR REFERENTE A LA MATERIALIDAD El


criterio preliminar sobre la materialidad (paso 1 de la figura 9-1) es pues el monto máximo
por el cual el auditor cree que los estados financieros podrían estar equivocados y aun así no afectar
las decisiones de los usuarios razonables. (Conceptualmente, esto sería un monto que es un dólar
menos que la materialidad tal como lo define el FASB. La materialidad preliminar se define de esta
forma como una conveniencia en la aplicación.) Este criterio es una de las decisiones más importantes
que toma el auditor. Requiere un criterio profesional considerable.
La razón para establecer un criterio preliminar referente a la materialidad es ayudar al auditor a
planear las evidencias idóneas que va a acumular. Si el auditor determina un monto bajo de dólares,
se requerirá más evidencia que para una cantidad mayor. Examinemos los estados financieros
de Hillsburg Hardware Co., incluidos luego del capítulo 6 de este libro. ¿Cuál cree usted que es el
Son varios los factores que afectan al establecimiento de un criterio preliminar sobre la materialidad
para algunos estados financieros. Los más importantes de éstos se analizan a continuación.
La materialidad es más bien un concepto relativo y no absoluto Un error de una magnitud determinada
podría ser importante para una compañía pequeña, en tanto que el mismo error en dólares sería
poco importante para una compañía grande. Por ejemplo, un error de 10 millones de dólares
sería importante para Hillsburg Harware Co., porque como se muestra en sus estados financieros, los
activos totales son cerca de 61 millones de dólares y las utilidades netas antes de impuestos son menores
a los 6 millones de dólares. Un error de esta cantidad podría ser poco importante para una
compañía como IBM, el cual tiene activos totales e utilidades netas de varios miles de millones de
dólares.
Por ende, es imposible establecer alguna directriz de valor en dólares para un criterio preliminar
referente a la materialidad que se aplique a todos los clientes de la auditoría.
Se necesitan bases para evaluar la materialidad Dado que la materialidad es relativa, es necesario
tener bases para establecer si los errores son importantes. Las utilidades netas antes de impuestos por
lo regular son la base más importante para decidir lo que es material porque se le considera como
una partida crítica de la información para los usuarios. Algunos despachos utilizan una base primaria
diferente debido a que las utilidades netas a menudo fluctúan de forma considerable de año en
año y por consiguiente no proporcionan una base estable. Ejemplos de otras bases primarias utilizadas
por los despachos son las ventas netas, las utilidades brutas y los activos totales. Además de establecer
una base primaria, también es importante decidir si los errores pudieran afectar en forma
importante la credibilidad de otras posibles bases tales como los activos circulantes, los activos totales,
los pasivos circulantes y el capital contable.
Supongamos que para una compañía determinada, un auditor decidió que un error de utilidades
antes de impuestos de $100,000 o más sería material, pero un error de 250,000 dólares o más sería
material para los activos circulantes. Sería inadecuado que el auditor utilizara un criterio preliminar
sobre la materialidad de $250,000 tanto para las utilidades antes de impuestos como para los activos
circulantes. Por lo tanto, el auditor debe encontrar todos los errores que afectan la utilidad, antes de
impuestos que superen el criterio preliminar referente a la materialidad de los $100,000. Dado que la
mayoría de los errores afectan tanto los estados de resultados como el balance, el auditor no debe estar
muy preocupado por la posibilidad de errores en los activos circulantes de más de $250,000 y utilizará
un nivel de materialidad de $100,000 para la mayoría de las pruebas. Sin embargo, algunos
errores como la clasificación errónea de un activo a largo plazo como circulante, afectaría sólo al balance.
Por lo tanto, el auditor también necesitará planear la auditoría con el criterio preliminar de
$250,000 referente a la materialidad para ciertas pruebas de activos circulantes.
Los factores cualitativos también afectan la materialidad Es probable que algunos tipos de errores
sean más importantes para unos usuarios que para otros. Por ejemplo:
• Normalmente los montos que implican fraudes se consideran más importantes que los errores
no intencionales de cantidades iguales de dólares porque el fraude se refleja en la honestidad
y confiabilidad de la administración y de otras personas involucradas. Por ejemplo, la mayoría
de los usuarios consideran más importante un error intencional de inventario que los errores de
oficina en el inventario por el mismo monto de dólares.

Los errores que de otra forma sean menores pueden ser materiales si existen posibles consecuencias
de las obligaciones contractuales.Un ejemplo es cuando el capital de trabajo neto incluido en
los estados financieros es sólo unos cuantos cientos de dólares más que el mínimo requerido en un
contrato de préstamo. Si el capital de trabajo neto fuese inferior que el mínimo requerido, y por
ello caer en moratoria de pagos, las clasificaciones de pasivo circulante y no circulante se verían
afectadas materialmente.
• Los errores que de otra manera son inmateriales podrían ser materiales si afectan una tendencia
en las ganancias. Por ejemplo, si los ingresos reportados han aumentado 3% cada año durante
los últimos cinco años, pero el ingreso del año presente ha disminuido en 1 por ciento, ese cambio
de tendencia sería importante. De igual manera, un error que provocase una pérdida que se
ha de reportar como utilidad sería un tema de interés.

USO DEL CRITERIO PRELIMINAR REFERENTE A LA MATERIALIDAD


PARA SEGMENTOS (ERROR TOLERABLE)
Asignar el criterio preliminar sobre la materialidad a segmentos (paso 2 de la figura 9-1) es necesario
porque la evidencia se acumula por segmentos y no para todos los estados financieros. Si los auditores
tienen un criterio preliminar sobre la materialidad para cada segmento, esto les ayudará a decidir
qué evidencias adecuadas para la auditoría acumular. Por ejemplo, es probable que un auditor reúna
más evidencias para un saldo de cuentas por cobrar de un millón de dólares cuando un error de
$50,000 en cuentas por cobrar se considera material que si uno de $300,000 fuese material.
La mayoría de los contadores públicos conceden más materialidad a las cuentas del balance general
que a las del estado de resultados. La mayoría de los errores en el estado de resultados tienen un
efecto igual en el balance general debido al sistema de contabilidad por partida doble. Así, el auditor
puede asignar materialidad ya sea a las cuentas del estado de resultados o a las del balance general.
Dado que existen menos cuentas de balance que de estado de resultados en la mayoría de las auditorías
y que la mayoría de los procedimientos de auditoría se concentran en las cuentas del balance, la
alternativa más adecuada es asignar materialidad a las cuentas del balance.
Cuando los auditores asignan el criterio preliminar de materialidad a los balances de las cuentas, la
materialidad asignada a cualquier balance de cuenta se considera, según la Declaración 39 (AU 350),
como error tolerable.Por ejemplo, si un auditor decide asignar $100,000 de un criterio preliminar total
de materialidad de $200,000 a cuentas por cobrar, el error tolerable para cuentas por cobrar será de
$100,000. Esto significa que el auditor está dispuesto a considerar que las cuentas por cobrar se
presentan
objetivamente si el error es de $100,000 o menos.
Existen tres dificultades principales para asignar materialidad a las cuentas del balance general
(segmentos): los auditores esperan que ciertas cuentas tengan más errores que otras; deben
considerarse
tanto las sobrestimaciones como las subestimaciones, y los costos de auditoría relativos también
afectan la asignación. Estas tres dificultades se consideran en la distribución de la figura 9-3.
En la figura 9-3 se ilustra el método de asignación que siguió la auditora Fran Moore para la auditoría
de Hillsburg Hardware Co. En ella se resume el balance, combinando ciertas cuentas, y muestra la
asignación de la materialidad total de $737,000 (10% de la utilidad de operación). El método de
asignación
que siguió Moore de Hillsburg Hardware Co. fue utilizar el criterio en la asignación, sujeto a
dos requerimientos arbitrarios establecidos por Berger y Anthony, contadores públicos: el error
tolerable
para cualquier cuenta no puede exceder del 60 por ciento del criterio preliminar (60% de
$737,000 = $442,000) y la suma de todos los errores tolerables no puede ser superior a dos veces el
criterio preliminar sobre la materialidad (2 _ $737,000 = $1,474,000).