You are on page 1of 7

El 12 de octubre de 1916, Hipólito Yrigoyen marcha hacia la Casa Rosada, acompañado por una multitud de

seguidores.
El primer mandatario elegido libremente por el pueblo.
Después de 25 años de lucha y revoluciones, la Unión Cívica Radical finalmente llega al poder.
Desde 1874, Argentina está gobernada por el Partido Autonomista Nacional.
Aunque la Constitución vigente establece instituciones políticas republicanas, representativas y federales, en
la práctica, son unos pocos los que manejan los hilos del país.
El Partido Autonomista Nacional asegura el triunfo de sus candidatos mediante el fraude electoral.
Esta práctica sólo es posible porque el voto no es secreto, ni obligatorio, y porque el partido gobernante
confecciona los padrones intimida a los opositores en el momento de la votación.
Pero en 1889, muchos sectores políticos opositores al gobierno comienzan a reunirse para denunciarlo.
Ellos crean la Unión Cívica, que tiene como uno de sus principales líderes a Leandro N. Alem, un político de
gran prestigio.
Si bien el nuevo frente, comienza a organizarse como un partido político, es un secreto a voces que están
preparando un levantamiento armado. La revolución estalla el 26 de julio de 1890, en la ciudad de Buenos
Aires.
Participan unas 1200 personas, entre civiles y militares. Los revolucionarios logran tomar el parque de
artillería, pero son atacados por las fuerzas militares leales al gobierno conservador.
El centro de la ciudad se convierten un campo de batalla. Los muertos y heridos de ambos bandos se cuentan
por centenares
Finalmente, después de tres días de combate, los revolucionarios son derrotados.
Sin embargo, la Revolución del Parque es el bautismo de la nueva fuerza política.
Durante los años siguientes, la revolución cívico militar será una de las estrategias más usadas por los
radicales para oponerse al sistema conservador.
Lo que pasa es que, en aquella época, la revolución estaba, en cierta medida, justificada, porque el gobierno le
pertenecía a unos pocos, y a unos pocos quería seguir perteneciendo.
La Constitución decía una cosa y las leyes reglamentarias hablaban de otra.
Al acercarse las elecciones de 1892, la Unión Cívica presenta la fórmula Bartolomé Mitre Bernardo de
Irigoyen. Sin embargo, Mitre sella una alianza con Julio Argentino Roca, el líder del partido oficialista, con la
intención de presentar una candidatura única.
Alem y muchos otros partidarios dirigentes de la Unión Cívica, rechazan este pacto de manera tajante.
El partido se divide: La Unión Cívica Nacional, liderada por Bartolomé Mitre, se nutre de aquellos que apoyan
la alianza con el partido oficialista.
Por su parte, la Unión Cívica Radical, liderada por Alem, reúne a los que sostienen el principio de no pactar
con un sistema político fraudulento, bajo ninguna circunstancia.
Así nace formalmente el que se convertirá en el partido de mayor persistencia en la historia argentina. La
Unión Cívica Radicales abstiene de participar en las elecciones de 1892.
Y denuncia el triunfo de Luis Sáenz Peña por considerarlo ilegítimo.
Al año siguiente, estallan nuevas revoluciones radicales en San Luis, Santa Fe,Buenos Aires, Corrientes y
Tucumán.
La abstención y la revolución cívica se consolidan como las armas de los radicales para oponerse al sistema.
Alem decide incorporar el nombre de Unión Cívica Radical porque decía que se nos ha llamado radicales e
intransigentes, y que aceptamos ese nombre con orgullo porque no vamos a transigir con las ambiciones de
los impacientes ni hay quien pueda matar este espíritu que se llama radical.
Y a partir de ahí, la Unión Cívica es "Radical".
A pesar de su abstención en las elecciones, la Unión Cívica Radicales se convierte en el primer partido
moderno con representación política en todo el país. Sus seguidores provienen de todos los sectores sociales.
Leandro Alem sigue siendo el presidente del partido y su máxima figura.
Tres ideas fundamentales se desprenden de su pensamiento: la necesidad de descentralizar limitar el poder
del Estado, el sufragio universal como medio para moralizar la política, y la creación de partidos políticos que
representen a la Nación. Pero otros dos políticos comienzan a disputar el liderazgo de Alem. Uno es Bernardo
de Irigoyen, un hombre de gran fortuna y prestigio, quien tiene una posición más moderada que la de Alem, y
está dispuesto a negociar con el oficialismo. El otro líder que emerge el sobrino de Alem, un hombre cuyo
estilo político parece propio de un conspirador.
Su nombre es Hipólito Yrigoyen.
Hipólito ha convertido la Unión Cívica Radical bonaerense en una organización de gran poder.
Pese a ello, dentro del partido muchos desconfían de él, especialmente los dirigentes ligados a las clases altas.
El ADN de las semillas sembradas en la Revolución del '90 fue continuado por Hipólito Yrigoyen, quien, con
gran perseverancia, reclamó la lucha contra el fraude electoral.
No era una persona que encantara por su oratoria, porque, de hecho, no la ejercía casi nunca, sino por el
carisma que tenía, justamente, en esa fuerza moral que trasmitía a sus allegados.
Para sorpresa de muchos, un gran cambio está por ocurrir.
El estado anímico de Alem se va deteriorando por muchos motivos, entre los que se encuentra la sensación de
fracaso político.
El 1 de julio de 1896,se quita la vida.
Tras la muerte de Alem,la conmoción política en el radicalismo es enorme.
Bernardo de Irigoyen es elegido como nuevo presidente del partido y pacta con el sistema. Decide
presentarse en las elecciones, y para aumentar las posibilidades de triunfar, propicia la unificación de la Unión
Cívica.
Pero Hipólito Yrigoyen,rechaza el acuerdo y disuelve la Unión Cívica Radical bonaerense, recluyéndose en el
campo.
El Radicalismo se debilita,está a punto de disolverse. El Radicalismo había nacido como partido de principios.
De hecho, cuando Leandro Alemfunda la Unión Cívica Radical, y después, en su legado posterior,cuando se
suicida, él dice: "Que se rompa, pero que no se doble".
Esto significaba que se podía esperar cualquier cosa, menos la claudicación ética.
En 1903, el radicalismo comienza a reunir sus fuerzas dispersas.
Dos años más tarde,Hipólito Yrigoyen vuelve a la carga e impulsa nuevos levantamientos revolucionarios, pero
son sofocados por un ejército que se ha profesionalizado y despolitizado.
A partir de entonces, los radicales abandonan la lucha armada y despliegan comités en todo el territorio
nacional, con el objetivo de impugnarel sistema político en forma permanente.
En estos años,la figura de Yrigoyen, se hace cada vez más popular. Su doctrina política se apoya en dos pilares:
el régimen y la causa.
El régimen es el sistema político corrupto que obliga a los hombres a vender su voto.
La causa es el pueblo,es el radicalismo, es la nación, que incluye a todas las clases sociales; en
consecuencia,los enemigos de la causa son los enemigos de la nación. Gracias a la amplitud de esta doctrina,
cada vez son más los seguidores de Hipólito Yrigoyen, y la Unión Cívica Radical se convierte en el primer
partido de masas de la Argentina.
Yrigoyen, en todo caso,planteaba una cuestión táctica que sí tenía en cuenta que en algún momento iba a
tener que sentarsea negociar, de alguna manera, la salida política con el régimen conservador, pero sin ceder
en absoluto en lo que para él era fundamental, que era lograr el sufragio universal; y lo logró.
En 1911, se produce un cambio fundamental en el sistema político, un cambio que posibilitará que la Unión
Cívica Radical se presente a elecciones nacionales y provinciales, después de años de revoluciones y
abstenciones.
Mediante una ley que lleva su nombre, el presidente Roque Sáenz Peña establece el voto secreto,obligatorio y
universal para todos los hombres.
Entre 1912 y 1916, el radicalismo obtiene la gobernación de varias provincias y suma una importante cantidad
de diputados nacionales.
Se inicia una nueva etapa: la del radicalismo como una opción de gobierno.
Es el acceso al poder,o la llegada al poder de los hijos de los inmigrantes, de la clase media porteña, y también
de lo que la oligarquía llamaba "la chusma", es decir, de aquellos que vivían en los conventillos y que
representaban los sectores más bajos de la Argentina.
De la mano de los triunfos electorales, crecen las expectativas del radicalismo para la elección presidencial. La
candidatura de Hipólito Yrigoyen es indiscutida. El radicalismo se impone como lo nuevo, es el único partido
organizado a nivel nacional, y busca incorporara todas las clases sociales.
A lo largo del país, los caudillos y los comités radicales forman parte de la vida cotidiana de los barrios.
Organizan bailes de carnaval, centros de salud,de asistencia jurídica, bibliotecas,e incluso venden alimentos a
precios económicos.
Alrededor de estas prácticas, y de las ideas de Alem e Yrigoyen, se va constituyéndola identidad radical, como
una religión cívica.
Él entendía que el éxito se debía garantizar a través de la constitución de comités en todo el país. ¿Para
qué?Para que el proyecto nacional, pueda ser nutrido de las bases populares y que las bases populares
puedan nutrir al proyecto nacional de nuevos conceptos.
Entonces se dedicó a recorrer el país, lo hacía con sus propios recursos, mantenía y compraba--Y compró, de
hecho, muchos terrenos en donde se construyeron comités con su propio salario.
El 2 de abril de 1916,por primera vez el pueblo consigue expresarse libremente en una elección presidencial.
La fórmula de la Unión Cívica Radical, Hipólito Yrigoyen-Pelagio Luna,se impone sobre la del Partido
Conservador.
Después de 25 años de revoluciones y denuncia constante del sistema político, el radicalismo tiene que
aprender a gobernar.
Hipólito Yrigoyen ejércela presidencia con un estilo nuevo.
Amplios sectores sociales sienten que son escuchados, y que alguien velapor sus intereses. Yrigoyen recibe a
cientos de personas que le piden trabajo, y muchas de ellas lo consiguen gracias a la gestión del presidente.
También recibe a delegaciones obreras sindicalistas y actúa como mediador en los conflictos laborales.
Pero cuando los conflictos están protagonizados por socialistas o anarquistas, las huelgas son ferozmente
reprimidas. En Buenos Aires, una huelga que estalla en 1919 en los talleres Vasena corre esa suerte, y deja
como saldo 24 muertos más de 60 heridos, aunque muchos historiadores sostienen que el número de
víctimas es mayor.
En la Patagonia, la protesta de los trabajadores de la esquila termina con más de mil trabajadores fusilados
por el ejército.
Una novedad del gobierno de Irigoyen, es que intervienen en la economía para fortalecerla soberanía
nacional.
La medida más destacada es la creación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.
Gracias a estas decisiones,el radicalismo consolida una posición antiimperialista. En cuanto a la
educación,apoya la Reforma Universitaria, impulsada por un grupo de estudiantes de Córdoba que busca
democratizar y modernizar la Universidad.
Así consigue el apoyo de muchos estudiantes y profesionales, provenientes de los sectores medios.
Mientras la figura de Hipólito Yrigoyen se agiganta, su estilo personalista y el ascenso de los sectores medios a
los cargos de gobierno generan el rechazo de muchos sectores radicales.
El ferrocarril, hasta la primera presidencia de Yrigoyen, exclusivamente venía del interior a Buenos Aires.
Él planea los primeros ferrocarriles que atraviesan el país sin necesidad de pasar por Buenos Aires.
Es decir, conecta Formosa, que era territorio nacional,con Cuyo, Es decir: el noreste con el noroeste; la Pampa
húmeda con Mendoza,o Rosario con Mendoza. Yrigoyen decía que su programa era la Constitución Nacional.
Yrigoyen se presentaba como un líder de la Nación. El ejercicio del poder enfrenta al radicalismo con un
nuevo problema:los diferentes sectores se disputan ferozmente los cargos.
Todos dicen ser el verdadero radicalismo y acusan a sus oponentes de utilizar las estrategias
del régimen al que se oponen.
En la provincia de La Rioja,se enfrentan los "principistas “contra los "verdaderos".
En Santiago del Estero,se oponen los "rojos", los "azules", los "negros"y los "blancos".
A su vez, a nivel nacional,el radicalismo está dividido entre yrigoyenistasy antiyrigoyenistas.
Estos últimos sostienen que el personalismo de Yrigoyen y la vaguedad de sus ideas traicionan al radicalismo
de Alem, al que ellos consideran auténtico.
A causa de estos enfrentamientos, muchas veces el radicalismo se presenta dividido en el Congreso,
y sus legisladores votan en contra de los proyectos del presidente.
El gobierno de Yrigoyen fue un gobierno muy especial, porque Yrigoyen, primero,era un político extraño.
No hablaba, hablaba poco,no tenía diálogo con las masas, pero sí tenía mucho diálogo individual. Se quejaban
de Hipólito Yrigoyen porque decían que atendía a cientos de personas por día, que era la manera que él tenía
de estructurar el poder contra un Partido Conservador que además le manejaba el Senado y la mayoría de las
provincias. Yrigoyen intervino en no sé cuántas provincias.
Porque las rebeldías de los gobernadores conservadores de los sistemas semifeudales que habían en las
provincias lo desafiaban muy duramente, y hubo batallas políticas muy interesantes en la época.
Cuando se acercan las elecciones de 1922, Yrigoyen propone a Marcelo Torcuato de Alvear como candidato a
presidente.
El 2 de abril, la elección popular consagra nuevamente a la fórmula radical,con el 47% de los votos, frente a la
fórmula conservadora.
Alvear es un hombre de clase alta,y pone su enorme riqueza al servicio del radicalismo desde los comienzos
del partido.
El origen patricio del flamante presidente tranquiliza a los sectores antiyrigoyenistas, quienes son mayoría en
el nuevo gabinete.
Sin embargo,Alvear se niega a intervenir la provincia de Buenos Aires,base del poder de Yrigoyen.
Este hecho provocauna nueva división en el partido. En 1924, surge la Unión Cívica Radical Antipersonalista,
conformada por los radicales opositores a Yrigoyen.
Sus líderes son Leopoldo Meloy Vicente Gallo. Bueno, la amistad entre Yrigoyen y Alvear nunca se rompió, ni
aun cuando Alvear se rodeó,en su gobierno, con algunos colaboradores marcadamente de derecha, pero él
siempre mantuvo una buena relación con Yrigoyen.
La acción política de Alvear en su gobierno fue muy consecuente, en general salvo matices,con el
pensamiento yrigoyenista.
El 1 de abril de 1928, Yrigoyen,acompañado por Francisco Beiró, es elegido presidente por segunda vez.
La fórmula obtieneel 61% de los votos, mientras la Unión Cívica Radical Antipersonalista
obtiene sólo el 31%.
El rechazo que algunos radicales sienten hacia Yrigoyen es tan grande que unen sus fuerzas con sus antiguos
enemigos, los conservadores,liderados por Marcelino Ugarte y Lisandro De La Torre, quienes comienzan a
mirar con desprecio el voto universal, secreto y obligatorio.
Desde los diarios,las campañas de prensa para difamar al presidente son incesantes.
A este delicado panorama se suma la crisis económica internacional de 1929, que repercute con fuerza sobre
la economía argentina. Los opositores al gobierno no están dispuestos a esperar.
El 6 de septiembre de 1930,el gobierno de Yrigoyen es derrocado por un golpe militar, encabezado por el
general José Félix Uriburu.
Los golpistas coinciden en una sola cosa: el radicalismo yrigoyenistano debe volver al poder.
¿Qué pasó el 6 de septiembre en Buenos Aires? Unos cuantos soldados desfilaron por sus calles, algunos
aviones sobrevolaron la ciudad, y a la noche, los grandes terratenientes argentinos brindaron con los mejores
champagnes franceses, pagados por los petroleros norteamericanos.
Se inicia una etapa oscura,que será señalada por los radicales como la "Década Infame".
Entre 1930 y 1943,el país estará gobernado por militares, conservadores y antipersonalistas.
Para mantenerse en el poder,recurrirán nuevamente al fraude. Tras el golpe de estado, Hipólito Yrigoyen es
arrestado y trasladado a la isla Martín García.
Ante la ausencia del líder,se abren dos caminos que el radicalismo ya conoce y que fueron el motivo de
divisiones anteriores: mantenerse dentro dé un sistema viciado u oponerse a él.
La actitud conciliadora,está encabezada por Alvear. Pero otros sectores retoman la primera herramienta de
lucha radical:la revolución cívico militar.
Sin embargo,todos los intentos armados por reponer al radicalismo en el poder son derrotados.
En medio de esta situación desfavorable, el radicalismo sufrirá un nuevo revés. El 3 de junio de 1933,Hipólito
Yrigoyen, máximo referentedel partido, muere.
Su partida provoca una de las manifestaciones populares más grandes de la historia argentina.
Yo recuerdo que me contaba mi madre que, por ejemplo, lo devoraban los mosquitos y las hormigas en su
habitación de Martín García, y quienes lo tenían prisionero no le solucionaban ese problema.
Ya era un hombre de 82, 83 años,no recuerdo bien, y solamente lo trajeron para morir,directamente; si no, lo
hubieran dejadoen Martín García.
Todo eso conmovió al pueblo argentino, que es un pueblo sensible, y recordaba cuántos progresos sociales
había habido en el gobierno de Hipólito Yrigoyen, y en general en los gobiernos radicales, y no sólo eso, sino la
defensa que había hecho Yrigoyen de las riquezas argentinas, especialmente de sus fuentesde energía, del
petróleo.
Con la muerte de Yrigoyen,Alvear consolida su liderazgo. No obstante, dentro del radicalismo,surge un grupo
que mantiene la tradición yrigoyenista. Inicialmente se los conoce como Radicales Fuertes, y luego toman el
nombre de FORJA, Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina.
Su discurso está basado en un fuerte nacionalismo, político y económico.
Sostienen que el pueblo es la esencia de la nación, y, por lo tanto, el pueblo no puede equivocarse.
El FORJA realiza una intensa actividad política, pero se abstiene de participaren las elecciones internas, que
también están regidas por el fraude.
Entre sus integrantes se destacan Homero Manzi, Gabriel del Mazo,Luis Dellepiane y Arturo Jauretche.
A pesar de la oposición del FORJA,el radicalismo conducido por Alvear se presenta en las elecciones de 1936.
Para impedir el triunfo,el gobierno conservador utiliza el fraude, la violencia, la intervención federal y las
reformas electorales. Un solo radical logra atravesar estos obstáculos: Amadeo Sabatini es elegido gobernador
de Córdoba.
Se define como "el primer trabajador", y una de sus banderas es la justicia social; se acerca a los obreros y
oficia de mediador en los conflictos laborales.
Además, impulsa la economía con un ambicioso plan de obras públicas.
Y lleva adelante una reforma agraria para terminar con los latifundios
y ayudar a los pequeños productores agropecuarios.
Hacia 1942,surge otra nueva facción radical: el Movimiento Intransigente.
Entre sus integrantes,se destacan Ricardo Rojas, Carlos Noel y Arturo Frondizi.
Ellos reclaman que la justicia socia y el papel regulador del Estado sean incluidos en el programa del
radicalismo.
Sin embargo,la línea oficial del partido, liderada por Alvear, se mantiene ajena a estas preocupaciones.
Siempre hubo jóvenes radicalesque tomaron la antorcha y que con aquellos principios de siempre, la
aggiornaron a los tiempos y las demandas de la sociedad, siempre teniendo preséntela necesidad de
resguardar el partido nacional, el partido popular, que en definitiva es el gran legado que el radicalismo de
todos los tiempos le hace a la historia argentina, que fue el primer partido político moderno de masas que
tuvo este país.
Tras medio siglo de existencia,el radicalismo ya era el partido con mayor permanencia en la vida política
argentina.
Su ideología se basó siempre en la defensa de las instituciones republicanas y el federalismo.
Y gracias a su actividad en todo el país, se convirtió en el primer partido de masas en el que personas de todos
los sectores sociales creyeron encontrar su representación.
En este período,tuvo grandes líderes, como Leandro Aleme Hipólito Yrigoyen. Y también atravesó divisiones
irreconciliables.
El radicalismo nació en oposición a los conservadores, y sus herramientas fueron la revolución y la denuncia
del sistema, mediante la abstención en las elecciones.
Una vez en el poder,tuvo que aprender a gobernar.
Después de más de una década alejado de la presidencia, el radicalismo volverá a ser opositor,
pero ya no de los conservadores, sino de una nueva fuerza política de nivel nacional.